Page 12

ESPECIAL DE GESTA DE CANTORES

“Black Sabbath” la banda que le regaló oscuridad al rock estuvo en Colombia. -

Por: Edgar Ferreira, Juglares de New York, Cine JovenNY y “Gesta de Cantores & Artistas” en Colombia. A finales de los años sesenta Ozzy Osbourne decidió probar suerte como cantante en una banda de blues rock, posteriormente llamada Black Sabbath, cuya estética oscura y particular sonido la convirtieron en una de las bandas más importantes e influyentes de la historia del rock. Al frente del grupo probó las mieles de la gloria, pero pronto las adicciones al alcohol y a las drogas lo indujeron a cometer errores por los que pago un precio muy alto. En 1979, después de varias giras y de haber grabado 8 álbumes, fue expulsado de Black Sabbath por sus excesos. Su carrera aparentemente estaba terminada.

“Black Sabbath” la banda que le regalo oscuridad al rock vino por primera vez al pais, su lider Ozzy Osbourne, el príncipe de las tinieblas, alborotó en Bogotá. Ocurrió y no pudieron evitarlo ni los moralistas ni los críticos musicales que ven en esta apuesta musical un simple culto a la necromancia: la guitarra de Tony Iommi, el bajo galopante de Geezer Butler, el pulso de Bill Ward y la voz desgarrada del rey de la oscuridad Ozzy Osbourne. Desde que crearon el “Heavy Metal” en los años sesenta el mundo no es el mismo. Después de 45 años y tras un muy esperado reencuentro con sus integrantes, la banda británica “Black Sabbath” se presentó por primera vez en Colombia y aunque el volver puede considerarse el capricho de unos viejos sexagenarios, el grupo les ha callado la boca a todos los críticos denigrantes con su nuevo álbum, el potente “13”. Ni el cáncer (contra el que lucha Iommi), ni la justa fatiga de Ozzy, ni la ausencia de Ward han amilanado a los gigantes de hierro del rock pesado. 13 es un álbum producido por el siempre exitoso Rick Rubin, contando con la batería de Brad Wilk (Rage against machine), gustó a la crítica, no solo con el sencillo

“God is Death?” sino con toda la energía propia de los ocho cortes. Según la opinión de varios críticos, es preciso que el talento innato de Ozzy esté tocado de alguna forma por la locura. Si partimos de la consigna de que la música rock es una expresión artística, entonces el veterano cantante Osbourne no solo ha rozado la demencia en más de una oportunidad; es parte de su naturaleza y le ha permitido llegar tanto al cielo como conocer el infierno. John Michael Osbourne, mejor conocido como Ozzy y apodado por la prensa desde hace varias décadas como “el loco”, el príncipe de las tinieblas o el padrino del heavy metal, es la versión británica del sueño americano. Nació en 1948 en los humildes suburbios de la ciudad de Birmingham; fue el cuarto de seis hijos de una pareja que paliaba la pobreza trabajando en fábricas en extensas jornadas laborales. Su juventud estuvo marcada por el amor a los Beatles y sus líos con la justicia por delitos menores. Ozzy parecía condenado a sucumbir en una urbe marcada por la vida difícil de la postguerra, sin embargo la música constituyo su vía de escape en un destino poco halagador, y la catapulta al éxito..

No obstante, Sharon Rachel Arden, hija del célebre promotor artístico Don Arden, apareció en la vida del vocalista como una especie de ángel. Conocedora de los secretos de la industria, revitalizó la carrera de Osbourne, por quien ya nadie apostaba un céntimo, con trabajos junto a un grupo de músicos brillantes con el que grabo en 1980 Blizzard of Ozz, su primer álbum como solista. Entonces el artista despegó de nuevo. La relación fue más allá de los negocios: Sharon no solo se convirtió en su manager, sino también en su esposa y la madre de sus tres hijos. Las millonarias ventas de discos y los conciertos multitudinarios le permitieron a Ozzy erigirse como un icono del heavy metal. Sin embargo su vida artística y personal continuó marcada por las extravagancias, las imprudencias y las adicciones. Como en un juego macabro, a cada gran logro artístico le sobrevenía una tragedia; su amigo y guitarrista estrella, el joven Rhandy Rhoads, falleció en un accidente aéreo en 1982; fue acusado de crueldad animal cuando accidentalmente le cercenó la cabeza a un murciélago en uno de sus conciertos, y de promover el suicidio a raíz de una de sus canciones. Aunque la demanda por esto último no prosperó, su imagen se vio afectada considerablemente.

Numens noviembre2013  

NUMEN´s la revista. edición de NOVIEMBRE 2013

Numens noviembre2013  

NUMEN´s la revista. edición de NOVIEMBRE 2013

Advertisement