Page 1

El oso Tommy

Alba Moreda PĂŠrez


Había una vez un oso un poco peculiar llamado Tommy, él era capaz de hablar como los humanos. Todos se reían de él y nadie le hacía caso. Una tarde, mientras paseaba por el bosque, escuchó ruidos y, al darse la vuelta para ver lo que pasaba, observó que eran unos cazadores. Empezó a correr, pero ellos fueron más rápidos y consiguieron ponerse delante de él. Al ver esa situación, Tommy empezó a suplicar que no lo mataran. Los cazadores estaban tan sorprendidos que no paraban de mirarlo y examinarlo para ver que no era una broma. Cuando se cansaron de examinarlo, decidieron llevárselo y ver qué querrían hacer sus mujeres con él. Uno de los cazadores estaba con un niño pequeño al que le pareció fascinante la idea de poder tener un oso parlante; cuando se lo comento a su padre este se negó rotundamente. El niño siguió andando disgustado y, al llegar cerca del oso, comenzó a hablarle y comentarle todos sus gustos y que le gustaría mucho que él fuera su amigo. Tommy aceptó ya que nunca antes había tenido uno y menos humano. Al llegar a casa de Elliot, que así era el nombre del nuevo amigo de Tommy, y explicarle todo a la mujer del cazador, ella vio lo bien que se llevaba su hijo con aquel oso tan raro y decidió que deberían quedárselo un tiempo ya que su hijo no tenía muchos amigos. Cuando se hiciera mayor lo devolverían a su habitad natural junto a los de su especie. Tommy y Elliot pasaron los dos mejores años de sus vidas. Pero el oso ya se había vuelto mayor y empezaba a ser agresivo, así que no se podía quedar más con ellos.


Los dos se quedaron muy tristes pero eso tenĂ­a que pasar tarde o temprano. A sĂ­ que se despidieron y los dos amigos no se volvieron a ver jamĂĄs.

FIN

Trabajo Alba  

Trabajo para el Día del libro