Page 1

UNIVERSIDAD DE MONTEMORELOS Introducción a la Ética Ptr. Manuel Octavio Pinedo Marín

Clonación Humana

Judit González Espinoza 20 de Marzo del 2018


Introducción La palabra ''clonación'' viene del término griego que significa ''retoño'' o ''rama''. ''En los últimos años, clonación ha venido a indicar cualquier copia artificial, genéticamente idéntica, de una forma de vida ya existente'' (UNESCO,2004). La mayoría de los seres vivos procrean por medio de la reproducción sexual en la que un óvulo femenino se fertiliza con una célula masculina (esperma) y se crea así otro ser vivo que comparte características genéticas de ambas células que le dieron la vida. Sin embargo, la clonación busca igualar las características genéticas de un solo organismo. Para esto se realiza un procedimiento en el que se extrae el núcleo de un óvulo no fecundado y se inserta en el (en el óvulo) el núcleo de una célula somática (Una célula somática es cualquier célula del cuerpo excepto los espermatozoides y óvulos) (UNESCO, 2004). En la naturaleza existe el concepto de ''reproducción asexual'', esta forma de reproducirse de ciertas formas de vida literalmente consiste en ''producir descendientes genéticamente idénticos'', se puede pensar entonces que en la naturaleza existen tipos de clonación. Sobre la clonación humana se ha debatido mucho acerca de lo bueno que sería para la ciencia estos descubrimientos, pues ayudaría a comprender mejor los complejos procesos químicos y reacciones que se producen en él. También se habla sobre que la donación de órganos sería más sencilla y que se podrían restaurar partes del cuerpo afectas en accidentes, etc. Podríamos considerar que


La clonación posee dos finalidades bien definidas: la reproducción del organismo mediante la duplicación del genoma y la finalidad terapéutica, que incluye la clonación de órganos y tejidos para trasplantar órganos y sustituir cadenas de genes anormales por otros sin anomalías (González, García, Leyva & Rosquete, 2007). La clonación terapéutica consiste en crear un embrión clonado para el único propósito de producir células madre embrionarias con el mismo ADN que la célula donante (National Human Genome Research Institute, 2015).

Antecedentes Ian Wilmut y Keith Campbell fueron los científicos que desarrollaron la primera clonación entera de un ser vivo. Se trató de la oveja Dolly, que vivió desde el 05 de julio de 1996 hasta febrero de 2003, en el instituto Roslin de Edimburgo Escocia. Aunque ya se había experimentado con la clonación en renacuajos no fue sino hasta la clonación del primer mamífero (Dolly) que el mundo vió una posibilidad en la idea de clonar seres humanos (González et al., 2007). A partir de este hecho se comenzó a probar la clonación en muchos otros animales como son los cerdos, gatos, conejos, caballos, etc., en los que se han tenido buenos resultados, aunque no precisamente perfectos perfectos y aún no se ha realizado en primates. El proceso para clonar un animal es también bastante costoso, considerando que de todos los ovulos que se modifican solo unos cuantos logran desarrollar el embrión (UNESCO, 2004).


Tal es el caso de a. Wilmut quien explicó que clonar a un mamífero implicaba una tasa muy elevada de fracasos, dado que de sus 277 embriones “reconstruidos”, sólo 29 se implantaron en ovejas y sólo uno se desarrolló con éxito (UNESCO, 2004). Por ahora, la clonación humana no ha sido admitida en ningún país del mundo, debido a las legislaciones y los debates en torno a la bioética que ello conlleva. No obstante, existen países donde se puede desarrollar embriones o clones de órganos de manera experimental. ''Los embriones clonados fueron empleados como una fuente de células madre, que pueden producir nuevos músculos del corazón, huesos, tejido cerebral o cualquier otra clase de célula del cuerpo'' (Gallagher, 2013). La fuente más rica de células madre embrionarias es el tejido formado durante los primeros cinco días después de que el óvulo ha comenzado a dividirse. En esta etapa del desarrollo, conocida como blastocisto, el embrión consiste en un grupo de aproximadamente 100 células que pueden convertirse en cualquier tipo de célula. Las células madre son extraídas de los embriones clonados en esta etapa del desarrollo, lo cual resulta en la destrucción del embrión mientras todavía se encuentra en el tubo de ensayo (NIH, 2015). Se han estado llevando a cabo pruebas con células madre de embriones donados para restaurar la vista a pacientes. Sin embargo, estas células donadas no corresponden al paciente, así que serían rechazadas por su cuerpo. La clonación evita este problema (Gallagher, 2013).

Problema ético


De los debates que se han dado sobre la clonación humana, ''lo que respecta a la clonación “reproductiva” -con el propósito de obtener un bebé que sea una copia genética-, se ha llegado al acuerdo general, aunque sin unanimidad absoluta, de que no es ética'' (UNESCO, 2004). La clonación reproductiva presentaría la posibilidad de crear a un ser humano que sea genéticamente idéntico a otra persona que haya existido anteriormente o que todavía exista. Esto pudiera estar en conflicto con antiguos valores sociales y religiosos acerca de la dignidad humana, infringiendo posiblemente en los principios de libertad, identidad y autonomía individual (NIH, 2015). También se toma en cuenta que la tasa de fracaso al clonar un mamífero es arriba del 90% y la mayoría de las veces en los que se logra clonarlos sus genes se alteran y surgen deformidades o algún otro tipo de anomalías (UNESCO, 2004). Otro problema ético surge en la clonación terapéutica con respecto a los embriones que se utilizan puesto que requiere la destrucción de embriones humanos en el tubo de ensayo (NIH, 2015). Y debido a la escasez de los embriones donados los científicos han desarrollado una manera de crear sus propios ''embriones'', se toman muestras de células somáticas y éstas son alteradas con proteínas para convertirlas en células madre desarrollando así ''un método para crear con confianza embriones humanos clonados" (Gallagher, 2013). Esto representa un problema ético debido a la irresponsabilidad que se podría tener con estos embriones al usarlos o reproducirlos con el fin de llegar a clonar seres


humanos. Sería bueno que se tomara la decisión de ''algunos países, como Reino Unido, que distinguen entre clonación terapéutica y reproductiva'' (Gallagher, 2013). Desde el punto de vista médico o científico, los animales pluricelulares de reproducción sexuada son individuos desde el estado de cigoto (primera fase de la formación de un embrión, justo después de la unión del óvulo y el esperma), y la manipulación de este individuo viola el principio de autonomía y justicia (asimetría de ejercicio de poder entre manipulante y manipulado). De la misma manera al no saber el daño que se le infringe al cigoto se viola el principio de no maleficencia (Valenzuela, 2005). Se habla también de la clonación de niños para las parejas que no pueden tener hijos, que en este caso la clonación parecería ser una opción viable. Pero también se debe de tomar en cuenta los problemas; como que al diferenciarse las células madres a células de otros tejidos, un porcentaje extenso de ellas derivan hacia células tumorales, por eso no se puede excluir que un por ciento de personas que recibirán implantes de células clonadas padecerán de tumores (González, et al., 2007). Conclusión Al clonar a otro ser humano existe la posibilidad de que no se le dé una identidad, de que se le trate como un objeto de estudio y que de esa manera se le deje de considerar un ser vivo igual a los demás. El desarrollo de la medicina, pone en manos del hombre tanto poder, que su mal uso podría llevar a la autodestrucción. No todo lo que se puede hacer se debe hacer. En el contexto del descubrimiento de Einsten de la teoría de la relatividad, que fue utilizada por otros científicos para


lograr la fisión del átomo y la creación y puesta en práctica de la bomba atómica, surge el descubrimiento de la biología molecular y con ello la manipulación genética y técnicas de clonación (González, et al., 2007). Desde la perspectiva de la Iglesia Adventista se promueve el avance de desarrollos tecnológicos y científicos siempre y cuando estos busquen mejorar la calidad de vida de los seres humanos y de su entorno. ''La tecnología biológica de clonación es éticamente inaceptable siempre que represente un riesgo desproporcionado de daño a la vida humana'' (IASD). Se mantiene también la idea, desde esta perspectiva, que Dios es el único creador de vida.


Bibliografía Gallagher, J. (2013). Un paso más hacia la clonación humana. BBC. Recuperado a partir de http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/05/130515_clonacion_humana_ava nce_jgc González Vidal, E., García Linares, G., Leyva Diviú, A., & Rosquete López, G. (2007). CLONACIÓN HUMANA: ENFOQUE DIDÁCTICO, CIENTÍFICO Y BIOÉTICO. Revista Archivo Médico de Camagüey, 11(1), 0–0. HopeMedia, P. (s/f). Clonación humana, recuperado a partir de https://adventista.es/clonacion-humana-consideraciones-eticas/ National Human Genome Research Institute, NHGRI. (2015). Clonación, recuperado a partir de https://www.genome.gov/27562613/Clonacin Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO. (2004). La clonación humana: cuestione éticas. París, Francia: UNESCO Valenzuela, C. Y. (2005). Ética científica de la clonación humana. Revista médica de Chile, 133(1), 105–112. https://doi.org/10.4067/S0034-98872005000100014

Clonación Humana  

Artículo de Investigación sobre la clonación humana.

Clonación Humana  

Artículo de Investigación sobre la clonación humana.

Advertisement