Issuu on Google+

EL CUENTO

EL CUENTO DE LA VIEJA

DE LA VIEJA

DIEGO RECHE

MUSEO COMARCAL VELEZANO “MIGUEL GUIRAO” Iltmo. Ayuntamiento de Vélez-Rubio (Almería)

1

2


¿Qué? ¿Hacemos unas miguicas o tienen prisa? Cuando los del museo me pusieron aquí no sabían lo que hacían.

Mira la vieja haciendo migas. Qué gracioso - dicen algunos. A muchos niños les doy miedo, y casi todas las personas mayores, cuando me ven, se acuerdan de otros tiempos, de cuando se vivía en el campo y en sus casas tenían

AUTOR: DIEGO RECHE ARTERO.

algunos cacharros de los que yo tengo por aquí.

DIBUJOS: EZEQUIEL BELTRÁN MELLADO. DISEÑO Y MAQUETACIÓN: ANTONIO SANCHEZ GUIRAO.

Luego cuando salen del museo se acuerdan de mí y

EDITA: MUSEO COMARCAL VELEZANO

empiezan a decir que éste es el museo de la vieja. A mí no me

“MIGUEL GUIRAO” COLABORA: AYUNTAMIENTO DE VÉLEZ RUBIO

molesta. Una ya está mayor, y las palabras, según como se

18 DE MAYO DE 2007. “Día Internacional de los Museos”.

digan, ofenden o no ofenden. Mi familia remanece de los campos, de la vega del Rubio, y yo toda mi vida me la he pasao en un cortijo. La vida del campo es dura, depende mucho de las cosechas, de las lluvias, de los fríos... Cuantas veces los almendros estaban ya en flor, que parecían novias, y cuando no te lo esperabas, metíos ya en el mes de marzo, te venía una helá y te quedabas con lo puesto.

3

4


En los años cuarenta y cincuenta la vida se puso mu

achuchá, y muchos tiraron pa la Argentina. Y después, a finales de los sesenta pa las Francias, y pa Cataluña. Y antes

Entonces no había en los campos ni luz eléctrica, ni

de que nos diéramos cuenta aquí quedábamos cuatro gatos,

agua en las casas. En cuanto se hacía de noche, con una vela.

malviviendo de las cosicas que nos daban los animales.

O alrededor de la lumbre, y nos acostábamos temprano para

Yo, luego, todos los sábados me venía al mercao

a

vender unos huevos y unos quesos frescos que hacía. No ha

aprovechar la luz del sol. Pero mire, también nos lo pasábamos bien, nos

cambiao na. Menudos barrizales se formaban por aquellos

apañábamos

caminos de tierra tirando de la burra.

matanzas y nuestros bailes de parrandas. ¡ Pues no me sé yo

El campo es muy sacrificao y tiene un almanaque que

como

podíamos,

y

montábamos

nuestras

coplas de las de antes !

te lo van marcando las estaciones. Podábamos las parras con

Poco a poco fue llegando el progreso y también mucha

la luna creciente de enero, para San Juan empezábamos la

gente de los campos se vino al pueblo. Aquí había de todo lo

trilla, con los mulos, la era, el pajar, las gavillas... en

necesario, empezando por el asfalto, la luz y el agua. Y ya no

septiembre la almendra y en el mes de la Pascua, con todo el

tenías que amasar la harina para hacer pan, ni ordeñar las

helor a recoger la oliva, y luego había que llevarla al arte, a

cabras... ibas a la tienda y allí lo tenías todo a mano. Aquí en el pueblo también se vive muy bien, hay

sacar el aceite.

muchas fiestas: la Navidad con los Santos Inocentes y las cuadrillas de ánimas, los carnavales, las meriendas del día de San José con el hornazo en la Fuente del Gato, la Semana Santa con sus hermandades, las fiestas del verano…

5

6


Y no le digo na de la lavadora, que nos quitó muchísimo trabajo. Antes, las mujeres nos pasábamos la mitad del día lavando a mano, allí agachás en el lavadero, con un dolor de riñones y venga platicar... Pero la lavadora era otra cosa; tú la ponías y mientras, podías hacer más faenas.

Y así

empezamos las mujeres a tener tiempo libre, y a dedicarnos a otras cosas que nos gustaban, como estudiar, por ejemplo, que parecía que eso era solo pa los hombres. Mis nietas andan por Graná sacándose sus carreras y la más chica está ya en el instituto, que ayer como quien dice estábamos Qué quieren que les diga, el progreso nos hizo la vida más fácil. Hubo un tiempo en el que vivíamos asombrados con

todavía cambiándole los pañales. Y es que el tiempo pasa como una rueda y no nos damos cuenta.

tanto invento. El pueblo se fue llenando de coches y amotos, y poco a poco desaparecieron las bestias y las ferias del ganao. Hoy los tractores lo hacen todo más rápido.

7

8


Así que antes de que no nos quede nada de nuestro

pasado, estos señores del museo tuvieron la buena idea de Cuando llegó la televisión, aquello sí que fue sonao.

recuperar todas esas cosas.

Que nos juntábamos todos en el Salón Parroquial a ver Reina

Este edificio es muy antiguo, del siglo XVIII, y fue el

por un día. Una noche se quedó la gente delante de la tele

antiguo Hospital Real, y después cuartel, escuela, teatro,

para ver al hombre llegar a la luna. ¿Ustedes se creen que

academia, y hasta los años 60 un asilo de ancianos, que

eso fue verdad? Yo nunca me lo he creído, ¿qué se le había

cuidaban las hermanitas de los pobres, pero hace ya muchos

perdío al hombre en la luna?

años que se fueron. El edificio se quedó vacío y un día

Lo malo que tiene la tele es que nos ha metío a todos en nuestras casas, y los vecinos, que antes nos salíamos con

pensaron en construir en él un museo con las cosas de nuestra comarca.

el buen tiempo al portal, a platicar por las noches, ya hemos dejado de hacerlo. A mí la tele no me gusta, antes me pasaba las tardes contándoles a los zagales historias de la familia o los cuentos de “Barbazul”. Y ahora ponen la tele, y se tiran toda la tarde viendo dibujos. En fin, qué les voy a decir, que la vida ha cambiao mucho. Y muchas de aquellas costumbres y de aquellos oficios se han perdío.

9

10


Don Miguel Guirao, era un médico muy importante de

La vasija ibérica que tiene un indalo dibujao en el culo,

nuestro pueblo, que fue Decano de la Facultad y Presidente

con perdón. Las monedas romanas, las flechas de los

de la Academia de Medicina de Granada.

cartagineses, todas esas palabras que nos dejaron los

Había ido juntando, en sus ratos libres, una colección de fósiles y de restos arqueológicos de nuestros campos. Sus

árabes: acequia, aljibe, almazara… y los restos musulmanes del Castellón.

familiares, que también han mamao el cariño y la sapiencia de nuestra tierra, donaron todos sus fondos al pueblo para

Al final de la Reconquista se bajaron a vivir al barrio del Fatín; a la vez llegaron los castellanos y los aragoneses a

montar un museo, y así comenzó todo. Poco a poco, los vecinos fueron trayendo aperos de

repoblar estas tierras, y que por eso, dicen, que acabamos

labranza, instrumentos y maquinarias de trabajo de los

muchas palabras en ico, como los murcianos. También hablan

antiguos oficios artesanos, colecciones de piezas, atalajes y

de los marqueses de los Vélez, del castillo de los Fajardo, de

utensilios que guardaban en sus cámaras, donde estaban ya

la venta del patio a los franceses y de que ahora está por ahí

casi olvidadas, y que aquí han vuelto a ser de todos, para

en un museo de Nueva York. Luego nos explican monumentos

mantener el recuerdo de otras épocas.

como la iglesia de la Encarnación, el convento de San Luis, el

Porque las muchachas que enseñan el museo a veces

parque de la Sierra de María, el Chiribello, que es una

hablan de épocas muy antiguas. Yo no me lo sé bien, pero las

estatua romana que encontraron cerca de Chirivel… en fin,

he oído mentar a los hombres primitivos, a las pinturas

muchas cosas. Estas muchachas son un pozo sin fondo. Ahora

rupestres que hay en La cueva de los letreros.

les ha dado por decir que somos la puerta oriental de Andalucía.

11

12


Bueno, pues que ustedes lo disfruten, y si dándose una vuelta por estas salas conocen algo más de nuestra comarca, mucho mejor. Yo lo único que quiero es hacer buenas migas con ustedes, y que vuelvan cuando quieran.

Encantá de haberles conocío. Me alegro de verles valientes, ¡ con Dios !

AYUNTAMIENTO DE VELEZ-RUBIO

13

14


El Cuento de la Vieja