__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

Lugar ComĂşn

Encuentro Internacional de Performance en la mitad del mundo


Lugar Común, Encuentro Internacional de Performance en la Mitad del Mundo Dirección: Juan Montelpare Curaduría: Juan Montelpare - Rodrigo Viera Cruz Registro fotográfico: Juan Montelpare - Rodrigo Viera Cruz - Gabriela Santander Realización: La Karakola, kasa de experimentación y konvivencia artística Quito, Ecuador, Enero 2014


Lugar ComĂşn Encuentro Internacional de Performance en la Mitad del Mundo

Lugar ComĂşn, Encuentro Internacional de Performance en la Mitad del Mundo


Lugar común - Encuentro Internacional de Performance en la Mitad del Mundo El Primer Encuentro Internacional de Performance en la Mitad del Mundo – Lugar Común, se posicionó como un espacio de construcción creativa desde las relaciones espaciales, temporales y simbólicas de Quito y su contexto. El proceso de arte-comunidad desarrollado por La Karakola se enmarca en acciones y objetivos políticos concretos; comunidad, seguridad, identidades, género y producción artística. Intentando generar procesos donde el arte, se transforma en una herramienta de abordaje en el territorio a partir de la puesta en valor de signos basados en necesidades propias y colectivas. Desde la convivencia y el respeto de imaginarios y creencias. El intercambio generado desde la posibilidad política que el encuentro posee, llevo a la construcción de trueques creativos entre artistas nacionales, extranjeros y la comunidad del centro histórico de Quito, posicionando un espacio de diálogos y acción artística establecidos desde el contexto de la ciudad, y sus espacios comunes. Lugar común, intentó abordar los procesos creativos desde el contextualísmo como metodología de trabajo donde las acciones no son traídas desde fuera, sino, construidas a partir de encuentros previos con el lugar y la gente. Proponiendo prácticas artísticas que partan de las relaciones con el paisaje físico-simbólico, donde el cuerpo, a partir de la presencia, dislocaciones, desplazamientos con los elementos que se encuentran en el espacio, construye. Siendo así, este, un realizador desde signos que nacen y se encuentran con el lugar común. Sin abordar acciones unidireccionales que procliven la violentación (física-simbólica) de los espacios, micros procesos colonizadores que se construyen y diluyen tan rápido como llegan. Es por eso, que a partir de la experiencia de 2 años de vida de La Karakola (2012-2014) se promueven lugares de creación otros, donde las relaciones humanas están por sobre el imaginario de obra. Y las acciones establecidas en el encuentro, afianzan el proceso de arte-comunidad que se viene desarrollando. Así, La Karakola, vuelve a generar bajo sus ejes políticos de acción, vínculos creativos que lleven a reflexionar el cotidiano mediante la elaboración de hechos estéticos desde lenguajes contemporáneos que se vinculen con los universos e imaginarios previos, del otro y otra; desde los lugares comunes como plataforma de encuentro, trabajo y creación. Juan Montelpare Participantes Internacionales: Anderson Feliciano (Brasil), Gustavo Solar, Anibal Sandoval (Chile), Areumnari Ee (Corea), Eric Scott Nelson (EEUU), Myriam Lambert, Rodolphe Yves-Lapointe (Quebec), Emilio Santiesteban (Perú). Participantes Nacionales: José Luís Macas, Juan Montelpare, María José Machado, Rodrigo Viera Cruz, Yamine El Rhorba


Performance, antiritual y anti-diálogo Ernesto Proaño Vinueza Lo importante del performance no es darte una respuesta, sino provocar cuestionamientos. Iris Atma Ser performer implica una renuncia a todas las posibles delicias del arte. James H. Wood Los artistas del performance fácilmente somos tachados de criminales. Guillermo Gómez-Peña

Aníbal Sandoval lija el cuerpo de un “niño-dios”, ese niño que la imaginería religiosa ha sido tallado para ser fetiche de la creencia, icono de la religión cristiana, un niño desnudo, vestido a veces con los más extravagantes trajes, a veces lactando de su madre María, a veces impartiendo luz a los fieles. El acto se desarrolla en el frontispicio del monasterio de San Francisco, ese mismo edificio que lleva la impronta de la leyenda de Cantuña, que fue lugar de encuentro de los yumbos, mercado donde convergieron los pueblos de la costa y la sierra, rectángulo-eje de la ciudad primigenia, de la ciudad soñada por los invasores incas y nunca construida, bisagra de la ciudad española impuesta a sangre y fuego y labrada con el esfuerzo de generaciones, explanada ventosa abierta en el corazón de la ciudad de Quito. La pintura que la lija va quitando de la escultura se acumula sobre las piedras del convento, al observador desprevenido quizás le parezca una ofrenda, más la actitud de Aníbal no es la de un penitente sino de un laborioso y desacralizador obrero, quitar la piel al niño-dios, quitarle su carga, su fetiche, frente al templo cristiano, tratar al objeto sin miramientos para exponerlo como un cuerpo sin ninguna connotación. Esta intención parece ser el eje conductual de todo el encuentro de performance organizado por La Karakola, quitar la capa exterior para demostrar que esta sólo es un película fina y fácilmente removible bajo la cual no queda nada, para demostrar que todo lo que creemos no son más que andamios sin ninguna esencia. Durante seis días, trece artistas usaron el centro de Quito, trazando un jeroglífico que nació en la calle Junín, tuvo su punto más occidental en la plaza de San Francisco, se deslizó hacia la cercana explanada del convento de Santa Clara y por el otro lado su brazo norte acabó en la Plaza Arenas, quizás esa es la esencia de la ficción que nos hace creer la ciudad tiene forma de jaguar, está construida en relación con las estrellas, comparte signos del sol, la luna, es un sincretismo de culturas y sin embargo no son más que casualidades sin hilación, superposiciones como capas de pintura en una casa vieja, en donde si las retiramos todas solo encontramos la pared desnuda, la pared de tierra que lentamente se caerá a pedazos. Así el performance cuestiona lo establecido, es un animal desbocado y furioso que destruye cualquier creencia, iconoclasta per se —incluso a pesar de las intenciones de su autor—, cuestiona y en ese proceso nos expone a todos. Antítesis del teatro —donde el actor asume un personaje, utiliza máscaras, recurre a un guión—, absoluto reverso, antiritual, pues el mentalizador de la acción se despoja y, con su acto, nos despoja también a quienes lo observamos, nos hace parte de su obra porque la finalidad de su quehacer no es la construcción sino el desmoronamiento.


En la pequeña plazoleta del mercado Arenas, rodeada por el laberinto de quioscos de los cachineros, de la venta y compra de objetos de incierta procedencia, José Luis Macas colocó una pared de bloques de adobe con el único fin de destruir cada uno de ellos hasta convertirlos en polvo, por supuesto que había un sentido ritual en el acto, cuatro puntos cardinales trazados según la cosmología andina, pero más allá de ese concepto queda en mi retina el acto de destrucción, los montículos de tierra, su disolución, el viento y la lluvia que se llevaron el barro. O la imposible siembra de quinua que intentó el mismo artista unos días antes junto con Juan Montelpare, en la plaza de San Francisco, ¿qué puede crecer en esa explanada de piedra? ¿qué puede germinar de un ritual imposible? En el arte contemporáneo el performance riza el rizo, pero no busca hacernos reír, aún cuando esbocemos una sonrisa de incomodidad, sabemos que el artista nos está tomando el pelo pero no podemos demostrarlo, la única capa que teje a su alrededor el performero es su condición de acto reflexivo, serio, conceptual, con lo cual nos vemos abocados a callar, quizás con profundo respeto, frente a una construcción que lo único que hace es provocarnos gritar. En ese sentido, dentro de las múltiples expresiones de este encuentro de creadores me ha llamado profundamente la atención la obra de María José Machado en donde vestida a medias como una atleta, a medias como una penitente, carga a un hombre que tiene como oficio cargar, así se invierte el sentido de su profesión, el cargador es cargado y la imagen resultante se me asemeja al de una baraja inglesa, el bufón, el rey de copas, la reina de corazones con un bufón, un rey de copas, una reina de corazones invertidos, sin saber cuál de ellos es el lado correcto. El artista invierte el mundo, subvierte lo conocido, demostrando por qué el arte es peligroso en su ejercicio de destrucción de sentidos. Evoco el resto de obras, algunas similares entre sí, recuerdo a la artista de origen coreano, Areumnari Ee, leyendo el horóscopo chino, anunciando la buena nueva del año del caballo en un casi incomprensible español, a Eric Scott Nelson, esparciendo pan durante tres días a las palomas de la plaza de San Francisco, Rodrigo Viera con overol blanco y portando un sombrero untado de pienso y miel apelando a la voracidad de las aves las cuales por momentos, asustadas, trazaban cortinas de colores pardos. Gustavo Solar con una pata de vaca, pelo y sangre confrontando al templo cristiano, evocando el sacrificio, conjurando el ritual como un acto absurdo. Aníbal Sandoval y Gustavo Solar, María José Machado y Feliciano Anderson, Rodolphe-Yves Lapointe y Jamine El Rhorba, todos ellos cara a cara, enfrentados, portando elementos que los acercaban y alejaban, con los cuales invocaban su individualidad pero también su disposición a transgredir lo convencional, a transgredirse en su condición humana. Como Machado marcándose la ciudad en su piel, dejando que la impronta de una puerta o la rejilla de una alcantarilla quedaran como bajorrelieves sobre su cuerpo. Todos ellos colaborando, siguiendose los unos a los otros, observando en silencio, en un silencio cómplice pero también reverente, cómplices del delito que es hacer performance, porque el arte no se circunscribe a la convención ni necesita permisos de la autoridad para expresarse, el arte en sí mismo es una contravención a las normas, es una interrogante que no ofrece respuestas, su intención es cuestionar sin que tenga la responsabilidad de dar soluciones. En el sector oriental del garabato anárquico que trazó este encuentro, al extremo del pasaje peatonal de la Junín, queda el cuerpo de Anderson Feliciano envuelto en una bolsa negra, la esquina despoblada, nadie parece reparar en un despojo más de la urbe, y esa metáfora es exacta con lo que queda del performance.


Ernesto Proaño Vinueza (Quito, 1971) Artista visual. Realizó sus estudios en la exYugoslavia y Ecuador. Ganador del Premio para las Artes No Convencionales Emiliano Segura 2010. Ha expuesto su obra visual en Japón, Cuba, Malasia, Costa Rica, Honduras, Panamá, Guatemala, Nicaragua, El Salvador y Estados Unidos. Desde el 2002, luego de llevar adelante el evento No-Salón, crítico del Salón Mariano Aguilera, se involucró con proyectos gestionados por colectivos de artistas independientes como La Corporación, Tranvía Cero y Kespues. Fue parte del colectivo Ojo Mecánico y firmante del movimiento Inhabitants de Denver, Estados Unidos.


Generar poesía a partir de lo que está, de lo que es y hay en el espa-cio, sin escenografías, sin vestuarios, sin nada más que el cuerpo, el lugar y sus elementos, componiendo desde las relaciones espacio-perso-nales. Dislocaciones, movimientos, leves desplazamientos de elementos, de un punto a otro, para construir, poéticamente, breves paisajes desde donde encontrarnos.


Acciones individuales


Anderson Feliciano


Anderson Feliciano (Brasil) Calle JunĂ­n y Montufar


Anderson Feliciano (Brasil) Calle JunĂ­n y Montufar


Anderson Feliciano (Brasil) Calle JunĂ­n y Montufar


Anibal Sandobal


Anibal Sandoval (Chile) Plaza San Francisco


Anibal Sandoval (Chile) Plaza San Francisco


Anibal Sandoval (Chile) Plaza San Francisco


Gustavo Solar


Gustavo Solar (Chile) Plaza San Francisco


Gustavo Solar (Chile) Plaza San Francisco


Gustavo Solar (Chile) Plaza San Francisco


Areumnari Ee


Areumnari Ee (Corea) Plaza San Francisco


Areumnari Ee (Corea) Plaza San Francisco


Areumnari Ee (Corea) Plaza San Francisco


José Luís Macas


José Luís Macas (Ecuador) Mercado Arenas


José Luís Macas (Ecuador) Mercado Arenas


José Luís Macas (Ecuador) Mercado Arenas


Juan Montelpare


Juan Montelpare (Ecuador) Plaza Santa Clara


Juan Montelpare (Ecuador) Plaza Santa Clara


Juan Montelpare (Ecuador) Plaza Santa Clara


María José Machado


María José Machado (Ecuador) Mercado Ipiales


María José Machado (Ecuador) Mercado Ipiales


María José Machado (Ecuador) Mercado Ipiales


María José Machado (Ecuador) Calle Junín


María José Machado (Ecuador) Calle Junín


Rodrigo Viera Cruz


Rodrigo Viera Cruz (Ecuador) Plaza San Francisco


Rodrigo Viera Cruz (Ecuador) Plaza San Francisco


Rodrigo Viera Cruz (Ecuador) Plaza Santa Clara


Rodrigo Viera Cruz (Ecuador) Plaza Santa Clara


Rodrigo Viera Cruz (Ecuador) Plaza Santa Clara


Eric Scott Nelson


Eric Scott Nelson (EEUU) Plaza San Francisco


Eric Scott Nelson (EEUU) Plaza San Francisco


Eric Scott Nelson (EEUU) Plaza San Francisco


Rodolphe-Yves Lapointe


Rodolphe Yves-Lapointe (Quebec) Calle JunĂ­n


Rodolphe Yves-Lapointe (Quebec) Calle JunĂ­n


Rodolphe Yves-Lapointe (Quebec) Calle JunĂ­n


Emilio Santisteban


Emilio Santisteban (Perú) Calle Junín


Emilio Santisteban (Perú) Calle Junín


Emilio Santisteban (Perú) Calle Junín


Acciones conjuntas


Anderson Feliciano - MarĂ­a JosĂŠ Machado


Anderson Feliciano (Brasil) - MarĂ­a JosĂŠ Machado (Ecuador) Plaza Santa Clara


Anderson Feliciano (Brasil) - MarĂ­a JosĂŠ Machado (Ecuador) Plaza Santa Clara


Anderson Feliciano (Brasil) - MarĂ­a JosĂŠ Machado (Ecuador) Plaza Santa Clara


Gustavo Solar - Anibal Sandoval


Gustavo Solar - Anibal Sandoval (Chile) Plaza Santa Clara


Gustavo Solar - Anibal Sandoval (Chile) Plaza Santa Clara


Gustavo Solar - Anibal Sandoval (Chile) Plaza Santa Clara


Myriam Lambert - Anibal Sandobal


Myriam Lambert (Quebec) - Anibal Sandoval (Chile) Plaza San Francisco


Myriam Lambert (Quebec) - Anibal Sandoval (Chile) Plaza San Francisco


Myriam Lambert

Myriam Lambert (Quebec) - Anibal Sandoval (Chile) Plaza San Francisco


José Luís Macas - Juan Montelpare


José Luís Macas - Juan Montelpare (Ecuador) Plaza San Francisco


José Luís Macas - Juan Montelpare (Ecuador) Plaza San Francisco


José Luís Macas - Juan Montelpare (Ecuador) Plaza San Francisco


Rodolphe-Yves Lapointe - Yamine El Rhorba


Rodolphe Yves-Lapointe (Quebec) Yamine El Rhorba (Ecuador-Marruecos) Plaza Santa Clara


Rodolphe Yves-Lapointe (Quebec) Yamine El Rhorba (Ecuador-Marruecos) Plaza Santa Clara


Rodolphe Yves-Lapointe (Quebec) Yamine El Rhorba (Ecuador-Marruecos) Plaza Santa Clara


Taller abierto de performance Rodolphe-Yves Lapointe


Taller de performance Rodolphe-Yves Lapointe


Taller de performance Rodolphe-Yves Lapointe


Taller de performance Rodolphe-Yves Lapointe


Gracias a los y las artistas participantes, colaboradores, a Juan Pablo OrdoĂąez, Ernesto ProaĂąo, Julio Acosta y familia. A los medios de comunicaciĂłn del Ecuador, amigos, amigas y a los siempre constantes apoyos de los vecinos y vecinas de San Marcos


KASA DE EXPERIMENTACIÓN Y KONVIVENCIA ARTÍSTICA

Café Dios no Muere

Profile for Juan Pablo Montelpare

Lugar común performance  

Lugar común performance  

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded