Issuu on Google+

un pacto con

AL OY

SE

LO

Bogotá r LA HOJA DE RUTA POR CLARA LÓPEZ OBREGÓN ALCALDESA (D) DE BOGOTÁ Julio 2011 - Edición No 11 PROHIBIDA SU VENTA ISSN: 2027 - 2200 www.bogotapositiva.gov.co www.bogota.gov.co


2 Un pacto con Bogotá Julio de 2011

PRIORIDADES

La hoja de ruta

También identificamos prioridades. Metas que merecen especial atención para completar el Plan de Desarrollo Distrital y cumplir nuestro compromiso con la ciudad.

CLARA LÓPEZ OBREGÓN Alcaldesa (D) de Bogotá

En esta publicación les quiero comunicar los resultados de la rendición de cuentas de cada uno de los sectores de la Administración Distrital y las conclusiones a las que hemos llegado. Con sinceridad les cuento lo que se podrá cumplir y lo que no se logrará.

El primero de enero de 2008 esta Administración comenzó a gobernar con un claro y contundente mandato, que se consolidó en el Plan de Desarrollo. Su propósito: crear las bases de una ciudad más incluyente, justa y competitiva. Después de un período convulsionado de gobierno he llegado al mando de la Alcaldía. En tres semanas de designación como alcaldesa he encontrado que muchas de las metas propuestas van por buen camino y otras ya se han logrado. Sin embargo, los escándalos, los problemas de contratación y la falta de una comunicación abierta y coordinada con la ciudadanía, han dejado vacíos y generado desconfianza. A veces siento que las circunstancias nos hicieron olvidar para dónde vamos. Así es difícil llegar a donde queremos y prometimos. Por ello, desde que fui designada Alcaldesa de la ciudad, mi mayor esfuerzo ha estado enfocado a evaluar en qué estamos y a inspirar a los valiosos funcionarios de esta Administración a retomar las metas con brío y compromiso. Para el final de este mandato tengo la certeza

de que cada uno de los funcionarios de la Alcaldía podrá afirmar sin temor: “Fui parte del equipo de la Administración Distrital 2008-2011 y cumplí el pacto con Bogotá, reconduciendo un camino que estuvo afirmado en un inquebrantable compromiso ético”. En esta publicación les quiero comunicar los resultados de la rendición de cuentas de cada uno de los sectores de la Administración Distrital y las conclusiones a las que hemos llegado. Con sinceridad les cuento lo que se podrá cumplir y lo que no se logrará. Yo entiendo que ustedes están hartos de promesas y compromisos de palabra. Que están cansados de escuchar problemas en el cumplimiento de las obras. Quiero ser sincera. En esta edición les presento un pacto con la ciudad. Me responsabilizo a darles los informes correspondientes sobre nuestro progreso y también nuestras limitaciones. Si fallamos asumiré las consecuencias. Les aseguro que moveré cielo y tierra para cumplirles. Pero no soy una mártir. Suficiente responsabilidad tenemos que asumir

como Administración ante los retos propuestos. En este número de nuestro periódico hemos incluido un artículo sobre la contratación distrital. Los problemas en la contratación pública no son exclusivos del Distrito Capital. El Gobierno Nacional y todos los municipios y departamentos los padecen, son propios de nuestro país. Unos tienen origen en la lógica misma de las leyes y otros, no pocos, en el accionar de personas, públicas o privadas, desviadas de su camino. El juego limpio que les he prometido no sirve de mucho si el campo está lleno de obstáculos. ¿Hay fallas? ¡Sí! Y bastantes. Ustedes saben que estoy dispuesta a admitirlo, a explicar el por qué y a corregir al máximo. Sin embargo, también he constatado que cada sector, como el que integra el IDU –a cargo de las grandes obras– ha visto vilipendiada su labor. La furia de la ciudadanía por el incumplimiento en la entrega de las obras no es siempre culpa del IDU. Algunos contratistas, amparados en un sistema de contratación problemático,

esconden su responsabilidad. Los habitantes de Bogotá deben comprender que la ley ordena que cada actuación contra una persona que, se cree o se tiene la certeza de que incumple en los tiempos de entrega en una obra o en los presupuestos, tiene el derecho a la presunción de inocencia y al debido proceso. Estos derechos, consignados en nuestra Constitución, nunca los voy a vulnerar. Pero, en los temas relacionados con la contratación quiero pedirle al Congreso de la República, al Gobierno Nacional, que tiene iniciativa legal exclusiva en muchos de estos temas, y a los entes de control, que por favor sumemos esfuerzos para blindar de los manilargos los recursos de los colombianos, El problema con los contratistas es también un reflejo de lo que, en mi opinión, nos hace mucha falta, no sólo en esta Administración sino en nuestra sociedad. Es imperativo que trabajemos en equipo. Dejar a un lado las recriminaciones y los ataques y entender que cada proyecto, cada meta y cada logro dependen de todos nosotros y no de uno. Por eso les quería contar algunas historias de los más de 50.000 funcionarios de esta Administración. Ellos hacen posible el cumplimiento del pacto que les ofrezco. Aquí encontrarán, entre otros, testimonios de un bombero, una enfermera y un guía de trámites. Ellos y ellas, al igual o aún más que un secretario del gabinete, son el engranaje que hace posible nuestra función. Juntos podemos cumplir este pacto con Bogotá.


Un pacto con Bogotá Julio de 2011

3

A partir de la rendición de cuentas de cada uno de los sectores de la Administración Distrital, cuyos resultados y conclusiones se consolidaron en el Consejo de Gobierno del primero de julio, estructuramos seis retos estratégicos por los cuales la administración trabajará en los siguientes meses de gobierno. El propósito común de estos retos es garantizar el derecho de los ciudadanos a soñar con esa Bogotá que queremos y que unidos planearemos y construiremos.

Las metas estratégicas

PLAN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL (POT) CONSUMO DE ALCOHOL RESPONSABLE

SISTEMA INTEGRADO DE TRANSPORTE PÚBLICO

PLAN 2038

INTEGRACIÓN REGIONAL COMPROMISO ÉTICO

Una ciudad incluyente sólo se logra si nos aseguramos de crear un ordenamiento urbano que rompa las barreras físicas y garantice la inclusión social. Por ello, trabajaremos para que Bogotá cuente con un instrumento de ordenamiento consistente con un desarrollo equitativo e incluyente, garantizando ese futuro que todos queremos.

Todos compartimos que la seguridad es una de las principales preocupaciones de la ciudad. Por ello, continuaremos trabajando de la mano de la Policía Metropolitana para ampliar el Plan Cuadrantes a 1.000. Quiero profundizar medidas básicas como regular el consumo de alcohol, lo cual nos ayuda a evitar problemas en el espacio público, posibilitando la convivencia y el respeto en las zonas residenciales donde las familias tienen derecho a la tranquilidad.

Una urbe como la nuestra tiene que resolver sus problemas de movilidad. Eso requiere grandes soluciones y, sobre todo, visión. No podemos depender de una sola modalidad de transporte, tenemos que lograr que una variedad de sistemas trabajen como uno. El Metro, Transmilenio, el nuevo sistema de buses y el Tren de Cercanías tienen que consolidarse como una estructura que procure la movilidad para todos. El reto en estos seis meses es dejar listo este sistema que rompe las barreras de la segregación social.

Bogotá no es una isla, es indispensable sobrepasar los límites de la ciudad. Necesitamos trabajar en equipo con la Gobernación de Cundinamarca para que esa visión de Región-Capital funcione para todos, lo que nos permitirá planificar grandes obras de infraestructura, proteger el agua y promover el progreso de esta ciudad y el de nuestros vecinos.

Saquemos la ética de los manuales. No más espacio para los corruptos, no más escándalos de contratación. Este tiene que ser un compromiso de todos. Estamos creando los mecanismos que inspiran a todos y cada uno de los funcionarios y educadores a que apropien la ética como el aire que respiramos. Durante tal proceso también definimos una serie de prioridades que aparecen en esta publicación. Compromisos que adquirimos con Bogotá por su significado especial y que necesitan de un último esfuerzo para llegar a la meta.

Tenemos derecho a soñar, quien no sueña no avanza. Sólo las utopías permiten ensanchar los límites de lo posible. Por eso quiero plasmar el sueño de Bogotá para las próximas generaciones y ampliar esa visión con la cual todos los sectores participan en el futuro de la ciudad.


4 Un pacto con Bogotá Julio de 2011

Para Neil y sus subalternos los turnos de 24 horas son pan de cada dos días. Enfrentan, en promedio, 200 eventos mensuales.

Neil Cárdenas

El apaga incendios La palabra accidente tiene 10 significados en la lengua española. Uno de ellos dice: “Suceso eventual que altera el orden regular de las cosas.” Sucesos que pueden ser provocados o involuntarios. En ambos casos los seres humanos y las sociedades buscan, algunas veces con éxito y otras sin alcanzarlo, realizar acciones o crear aparatos que eviten la extensión de los efectos de un hecho inesperado para quien o quienes lo sufren. En los sucesos que alteran el orden de las cosas se pueden perder posesiones o llegar a fatídicos desenlaces, incluso al de la muerte, ese destino contra el que constantemente pugnamos pero que, más tarde que temprano, a los seres vivos les resulta inevitable. Ni de la muerte ni del fisco puedes escaparte, comentaba un personaje de una película. El teniente Neil Cárdenas, desde el 20 de mayo de 1989, ha dedicado su vida a evitar que las consecuencias de hechos inesperados se extiendan más allá de lo posible. Es el comandante de la estación de bomberos Caobos-Salazar, ubicada en la carrera 14b No. 146-05. En la estación, que atiende el área que va desde la calle 100 hasta más allá de la 170 y desde la autopista norte hasta el oriente, esperan la ocurrencia de un imprevisto 26 bomberos que laboran en dos turnos. Todos trabajan para Bogotá y son parte del Cuerpo Oficial de Bomberos, entidad dirigida por la Secretaría Distrital de Gobierno. Entre quienes hace 20 o más años corría la picaresca de la mocedad, a la pregunta de ¿qué quieres ser cuando crezcas? la palabra bombero afloraba regularmente. La influencia de las series

de televisión y de los actos heróicos observados en las películas empujaban a muchos a querer dedicarse a la abnegada tarea de ser bombero. La mayoría, al crecer recordará el suceso como un acto asociado a la juventud o a la niñez. Pero existen colombianos para quienes ser bombero no es una ilusión pueril, sino al contrario, una realidad. Para Neil y sus subalternos los turnos de 24 horas son pan de cada dos días. Enfrentan en promedio 200 eventos mensuales, la mayoría de ellos rutinarios, pero en muchos es inherente el riesgo de perder la vida propia o ver extinguirse la de otra persona. Pugnan porque ninguna de las dos situaciones suceda. Se entrenan fuertemente para que así sea. Cada uno se especializa en una o en más áreas de la profesión. Se dividen en grupos. Están los especialistas en estructuras colapsadas, en materiales peligrosos, en incendios forestales, en rescate acuático, en rescate vehicular, en montaña, en rescate vertical y en zanjas. Cada uno de estos eventos tiene sus particularidades, una vida propia que amerita ser conocida para actuar de acuerdo con ella. Bogotá tiene 440 bomberos. Esto significa que hay 0,06 bomberos por cada mil habitantes. Los estándares internacionales recomiendan que debe existir uno por cada mil. De acuerdo con las tareas que cumplen los bomberos de Bogotá, la ciudad debería tener 1.200 efectivos. Por eso el teniente Cárdenas afirma con seguridad: “Los recursos son insuficientes.” Él habla de lo existente en la materia en países desarrollados y visualiza un futuro en el que la ciudad

pueda contar con la tecnología y los recursos físicos que tienen sus amigos de cuerpos de bomberos de otros países. Bogotá es una urbe que hace esfuerzos por resolver múltiples problemas: la salud, la educación, la vivienda, la alimentación, el empleo, la pobreza y la miseria. En asuntos bomberiles el camino es largo. Frente al reto, la Secretaría de Gobierno no se queda quieta. En enero pasado se inauguró la estación Bicentenario de la Independencia, la más moderna de América Latina; hace unos días entró en funcionamiento la nueva Estación de Kennedy; en diciembre próximo entrará un tercer turno de bomberos y en abril de 2012 operará el Comando Distrital de Bomberos y el Edificio de Crisis Distrital. Esfuerzos que permitirán avanzar hacia la meta de los estándares internacionales. Cárdenas es un hombre con disciplina de bombero. Se siente orgulloso de estar a disposición de Bogotá y de Colombia. En enero de 1999 se fue a

Armenia para apoyar las labores de rescate de la tragedia que causó el terremoto que azotó al Eje Cafetero. Recuerda con tristeza que muchos de sus compañeros cuyabros quedaron bajo los escombros por el no cumplimiento de las normas de sismorresistencia. Problema común a lo largo y ancho de las construcciones colombianas, de las cuales más de 50 por ciento se hizó en la informalidad. Parte de la historia de lo que es el drama de la vivienda en Colombia. Neil es un hombre que sigue en forma estricta las normas de seguridad. Vigila que los hombres bajo su mando lo hagan. Se preocupa porque ellos estén en constante preparación, pues una emergencia de grandes proporciones puede ocurrir en cualquier momento. Por ahora se prepara mentalmente para afrontar los posibles incendios forestales que por la época veraniega se presentan en los cerros orientales. Si los hechos lo empujan, él estará presto para apagar los incendios cuando sea necesario.

PRIORIDADES Centro Bicentenario a la Memoria, Paz y Reconciliación: En esta obra convergen los más diversos intereses de la ciudadanía. Promoverá la reparación integral de las víctimas de la violencia y es uno de los objetivos de política económica, social y de infraestructura para el cierre de mandato. Plataforma comercial del sur: Puesta en marcha de la plataforma logística y comercial Los Luceros en Ciudad Bolívar para el abastecimiento de alimentos y que repercutirá en la economía de esta zona de la ciudad.


Un pacto con Bogotá Julio de 2011

Esto es Cundinamarca, no Dinamarca En los últimos 25 años Alberto Castiblanco se ha desempeñado como funcionario público. Esto lo dice con orgullo, por eso siente frustración cuando las noticias de los medios terminan transmitiendo la idea errada de que todos los funcionarios son corruptos. Tiene la certeza de que su labor en el Instituto para la Economía Social, Ipes, el único ente de su tipo en Colombia y de los pocos en América Latina, es para llegar a una sociedad más justa. Castiblanco es consciente de la gravedad de los problemas nacionales, a los que se les deben buscar salidas de gran dimensión. En Colombia, el cuarto país mas desigual de la tierra, 20 millones de personas viven en la pobreza. Tanto el agro como la industria tienen problemas estructurales y es urgente encontrar soluciones definitivas al desempleo y al rebusque. En el Distrito, la Alcaldía busca soluciones a los problemas de las minorías económicamente vulnerables: Vendedores ambulantes, minorías étnicas, minorías sexuales (Lgtb), desplazados, jóvenes sin empleo o en peligro de caer en la drogadicción o en la delincuencia, reinsertados y microempresarios en riesgo de quiebra. Los que defienden entes como el Ipes no son ni neoliberales ni estatizadores, son socialdemócratas, explica Castiblanco quien es subdirector de Diseño y Análisis Estratégico.

formalización de su propio negocio. Durante el proceso de capacitación se les reubica en uno de los 608 kioscos distribuidos en las calles de la ciudad, 3.504 módulos comerciales o en cualquiera de los 3.846 puestos de plazas de mercado. Después de uno o dos años pasan, si el proceso es exitoso, a un trabajo formal o a montar su negocio. La dirección del Ipes también administra las 19 plazas distritales de mercado, y actualmente adelanta un estudio técnico de su forma de administración, ya sea de manera directa, delegada o por concesión. En la rendici��n de cuentas que la Alcaldesa (D), Clara López Obregón, programó, le indicó a la dirección del Ipes que las plazas no se pueden entregar ni en concesión, ni en ninguna otra forma de privatización. Diariamente más de 120 mil personas son beneficiarios directos de estos mercados, parte esencial del plan de seguridad alimentaria de los bogotanos. Los informes del Ipes, adscrito a la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico, muestran que la mayoría de las metas del Plan de Desarrollo han sido superadas. Ya hay 17.840 personas formadas para el empleo, 9.007 unidades productivas asesoradas o asistidas en créditos y con capacitación en mercadeo y producción. Además ha atendido 24.525 vendedores ambulantes. Con el Ipes trabajan también las personas de Misión Bogotá. Se ha hecho una labor juiciosa con un presupuesto extremadamente limitado que, entre 2009-2010, fue recortado en 21 por ciento por decisión del Concejo. Situación que contrasta con un problema de vulnerabilidad económica creciente.

Alberto Castiblanco tiene la certeza de que su labor en el Instituto para la Economía Social, IPES, busca llegar a una sociedad más justa.

Con la apertura económica, la situación social ha venido deteriorándose. Los niveles de desempleo y subempleo son alarmantes. Antes del Ipes, la política distrital consideraba que los andenes y parques solo eran para el disfrute colectivo. Pero en una ciudad donde millones se ven obligados a ocupar las calles para lograr el sustento diario, negar esa realidad o darle un trato policivo, es tener una visión corta. A los ambulantes se les perseguía como delincuentes y, después de sucesivas tutelas, la Corte Constitucional emitió fallos en los que señaló que así no se resolvería nada y que el Distrito, en este caso, debía buscar soluciones que adaptaran las políticas a la realidad. En otros términos dijo: “Estamos en Cundinamarca, no en Dinamarca”. La labor del Ipes “es colaborar para que haya una sociedad más justa, generando alternativas a aquellas personas que están en condición de vulnerabilidad económica”, expresa Castiblanco. El Instituto atiende, en especial, a los vendedores informales. Funcionarios como Castiblanco ubican a los vendedores en sitios que el Ipes administra. Ellos son capacitados en competencias laborales o

En los próximos seis meses, el Ipes se ha comprometido a fortalecer el plan de abastecimiento de alimentos, a financiar más proyectos productivos con Banca Capital, a mejorar la gestión y administración de las plazas de mercado, a apoyar el plan distrital de formación para el trabajo y a emitir un decreto sobre el aprovechamiento del espacio público. Ese es su pacto con la ciudad. Una de las frustraciones de Castiblanco es no llegar a toda la población vulnerable. Explica que mientras en Bogotá existen 380 mil unidades productivas, el Ipes cubre a nueve mil. Se ayuda a 24 mil vendedores ambulantes, pero en la capital hay entre 70 mil y 100 mil. Frente a una realidad que muchas veces sobrepasa las capacidades del Estado, las explicaciones de este funcionario del Distrito parecen decir: “Nuestro camino aún es largo y lleno de obstáculos.”

PRIORIDADES

Mundial Sub-20 de Fútbol. Tendremos una amplia programación que incluirá actos culturales, deportivos y recreativos en los parques de las 20 localidades y la denominada Fan Zone en el Centro Comercial Gran Estación, lugar donde también se podrán disfrutar actividades recreativas y deportivas. Elecciones transparentes y seguras. El proceso electoral tiene una particular característica por los antecedentes gubernativos de la ciudad. La campaña a la Alcaldía será intensa y, por esto, las plenas garantías de la Administración Distrital para que este debate se haga en un ambiente de democracia, participación e imparcialidad. Finanzas sostenibles. La capital ha obtenido grado de inversión por parte de importantes firmas calificadoras del mundo. Se reforzará una cultura tributaria que es ejemplo en el país y la situación de unas cuentas públicas que han tenido un manejo incuestionable. VIS: Desembolso de subsidios para la adquisición de vivienda nueva o usada de interés social o prioritario.

5


6 Un pacto con Bogotá Julio de 2011

r

N

Adopción de cuatro Planes Parciales de desarrollo.

Concertación del proceso de revisión excepcional del Plan de Ordenamiento Territorial de Bogotá.

Emisión del Decreto de Derechos de Edificabilidad.

Entrada en operación de las obras estructurales del Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos de la Eaab.

Modificación de los Planes Maestros (cultura, educación, salud y turismo).

Expedición de Decreto que adopta la clasificación del impacto para usos industriales del Distrito Capital.

Programa de Seguridad Social de Artistas – Asegurarte.

Gestión para garantía de la inversión en humedales por parte de la Eaab. Gestión ante la CAR y el Ministerio del Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial sobre Reserva Forestal del Norte y Reserva Forestal de la Cuenca Alta del Río Bogotá.

Legalización de Barrios (20 barrios legalizados).

Acompañamiento a la Lotería de Bogotá desde la Secretaría de Hacienda en el proceso licitatorio (Apuestas Permanentes – Chance) que se viene desarrollando.

F

DIN

RA

Ó I AC

Adopción del Plan Distrital del Aguas.

Gestión ante el Consejo de Estado para expedición del fallo sobre Cerros Orientales.

IN

CO

OR

PLAN DE CIERRE: M

Plan Piloto de Señalización Turística y Peatonal. Reubicación, acompañamiento y asesoría a 1.476 vendedores informales en el recinto ferial 20 de Julio. Estación Central, Plaza de la Hoja, San Victorino, Manzana 5.

CAMI Emaus y Chapinero. Hospital de Suba, Hospital de Usme, tercera etapa Hospital Simón Bolívar.

Entrega de la Man Liévano.

Finalización de todas las obras de infraestructura – Fase III de TM.

Elaboración de los de la sede del Nus

Construcción del colegio Manuel Murillo Toro.

Plan cuadrantes. Mesa de trabajo para llevar al Concejo un “Acuerdo de Hechos Cumplidos” que permita dar cumplimiento a las decisiones judiciales que se pueden constituir en pasivos contingentes gigantes para el Distrito.

EST

Terminación obras en colegio Ramón de Zubiría. Culminación de obras en colegios de Kennedy (restitución) y Bolivia.

Reubicación del Ca Usaquén.

Realización de con nios interadminist vos con la Secreta Distrital de Desarr Económico, para e fortalecimiento fin ciero y el mejoram de la infraestructu física de las plaza mercado.

Financiamiento de la Planta de tratamiento Ptar Canoas y su Estación Elevadora. (Estimación de necesidades de inversión y fuentes de financiación).

Confiable, Amable, Digno y Eficiente Ser guía de trámites y servicios en la Red Cade del Distrito implica una tremenda responsabilidad. En el 2010, la Red Cade registró 83 millones de trámites y en 2011 ya se cuentan 40 millones de servicios. Martín Oyola es uno de los 918 guías de trámites y servicios que deben atender al público en 17 Cades, siete SuperCades y 35 RapiCades por toda la ciudad. La Red Cade (Centro Administrativo Distrital Especializado) de Bogotá está en el Top 10 de las entidades con mayor reconocimiento, favorabilidad y calificación de servicio al ciudadano en las encuestas de gestión pública. Ha humanizado el trato al usuario y transformado para bien la actitud y la imagen del funcionario público. Así lo expresa Oyola, de Natagaima (Tolima), quien lleva seis años en la Red Cade, dependencia de

la Secretaría General de la Alcaldía Mayor de Bogotá. Martín comenzó como informador y después de un rápido ascenso se convierte en guía de trámites y servicios verificando que la información sea útil y efectiva para que el ciudadano no pierda tiempo y logre su gestión con éxito. A este guía lo “trasnochan” los acuerdos de pago con la Secretaría de Movilidad, las fechas de vencimiento de los impuestos, las matrículas de los colegios y, en general, los 812 trámites que ofrece la Red Cade. Dice que “en la tarea de atender al ciudadano, cada día trae su afán”, al agregar que en las fechas de vencimientos no importa extender los horarios o trabajar los fines de semana. Uno de los trámites de mayor demanda es el retiro de vehículos de los patios de tránsito, no es un


METAS ESPECÍFICAS

Julio de 2011

r

TU

Centro Amar indígena – Suba.

Escrituración de la sede de la Alcaldía Local de Teusaquillo.

Programa de videovigilancia, 1.400 cámaras integradas al centro de monitoreo.

Ejecución del cronograma para la construcción del Centro del Bicentenario, Memoria, Paz y Reconciliación.

ade

s diseños se.

L

nzana

ÍT

Equipamientos de deporte y recreación: 1) Fontanar del Río (Suba): se contratará la III fase. 2) La Tingua (Bosa): se construirán senderos peatonales, canchas deportivas y juegos infantiles.

Terminación de comando de Bomberos y de la sala de crisis de emergencias. 8 CAI (4 en los bordes de la ciudad). Escuela de formación de patrulleros. Estación de Bomberos en Puente Aranda. Terminación de la estación de bomberos Kennedy.

S

7

ICA

Política pública de prevención y tratamiento frente al consumo de sustancias psicoactivas.

Política pública de seguridad y Plan Integral de Seguridad.

CA

RA

PO

TRUC

nvetratiaría rollo el nanmiento ura as de

Un pacto con Bogotá

SP

I L ÚB

Sistema de Arte, Cultura y Patrimonio y lanzamiento oficial en Congreso Internacional de Cultura en noviembre de 2011.

Expedición del Decreto que reglamenta el Acuerdo 4230 de 2010 (“que promueve la masificación de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en los equipamientos colectivos”).

Expedición decreto sobre el aprovechamiento económico del espacio público. Adopción de políticas públicas: de participación, raizal e indígena. Formulación de la política pública comunal. Política pública de prevención y tratamiento frente al consumo de sustancias psicoactivas.

Para ver el plan de cierre en detalle por favor ingrese a www.sdp.alcaldiabogota.gov.co

trámite fácil, exige documentación y requisitos que, por lo regular, desconocen las personas. Para agilizar aún más este y todos los trámites de la Red, los servicios ahora se complementan con la web y con las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), con el canal del SuperCade Virtual y las líneas telefónicas, que agilizan todo. Siempre llegan los momentos de crisis, cuenta Martín Oyola. Como los días en que atendió las filas más largas que haya visto. Eran miles de personas que habían resultado perjudicadas por el desplome de DMG. “Una experiencia tenaz, llegábamos a las cuatro de la mañana y salíamos a las siete de la noche tratando de hacerle un poco más digna la espera a la gente. Se trató de una contingencia de 20 días, en diciembre. Mis compañeros informadores y guías de trámites llegaron a atender tres mil personas en un día.” No en vano, la filosofía de la Red Cade, por sus iniciales, representa un trato “Confiable, Amable, Digno y Eficiente,” la misma por la que se rige cada día Martín Oyola.

PRIORIDADES Garantías laborales: Formalización de la situación laboral de contratistas y supernumerarios en entidades del Distrito. Como Ciudad de Derechos, las garantías de un empleo digno y en las mejores condiciones de ingreso y trabajo son prioridad en los próximos meses.

Tasa de desempleo de un dígito: La Administración continuará programando ferias de empleo y de formalización laboral, acompañando a los bogotanos y bogotanas en proyectos productivos y de emprendimiento.

Tarjeta Ciudadana: Se llevará a cabo el proceso de licitación para la entrega de más de 300.000 tarjetas ciudadanas durante 2011 y 2012. Esto permitirá que los ciudadanos puedan acceder a los servicios sociales del Distrito de manera más eficiente.


8 Un pacto con Bogotá Julio de 2011

Ojo a la contratación El presupuesto de la Alcaldía de Bogotá es 12 billones de pesos al año. En Colombia solo dos entidades tienen un presupuesto superior al de la ciudad: el Gobierno Nacional, que gasta 147 billones de pesos, y Ecopetrol, la empresa más grande de Colombia, con 36,6 billones de pesos. Bogotá, por ejemplo, según cifras del Foro Económico Mundial, es la segunda ciudad, después de ciudad de México, que en proporción al Ingreso Nacional Bruto gasta más en educación en América Latina. Administrar recursos de este tamaño no es tarea simple. Son necesarios cerca de 60 mil funcionarios para que los recursos lleguen a resolver los problemas y las necesidades de las bogotanas y los bogotanos. En muchas ocasiones se arriba a buen puerto, en otras, se debe decir la verdad, o no se logra o se logra tardíamente. En los procesos contractuales del Distrito se conjuga un arcoíris de

intereses, unos legítimos, otros no tanto. Cuando estalló el escándalo de Agro Ingreso Seguro, por ejemplo, un columnista comentó que algunas leyes colombianas, desde su creación, venían torcidas. “La corrupción adquirió ribetes de legalidad”, comentaba. Los problemas, entonces, que aquejan la contratación del Distrito no solo están asociados a la corrupción. En la base existen más causas: las leyes, los procedimientos, la falta de controles y la imposibilidad de aplicarlos en tiempo real, la privatización de los servicios públicos, la toma de instituciones o sectores del Estado por parte de quienes tienen intereses directos en que todo funcione en beneficio propio, los actos ilegales, etcétera. A la cabeza de instituciones estatales, en muchas ocasiones, llegan individuos que autoproclamándose como los defensores del interés público trabajan, contrario a lo que pregonan, en causa propia y de las empresas privadas

que representan en el sector público. Estos no son problemas exclusivos de Bogotá ni de Colombia, sino de casi todos los países de la tierra. El verbo engañar existe porque el acto que encierra su significado también. Hay personas y empresas motivadas, en cada uno de sus actos, por la posibilidad de engañar. Y si el engaño da ganancias, son capaces de poner en riesgo la libertad e incluso, la vida. Al otro lado está el Estado, en cada una de sus acciones guiado por el principio de la buena fe. Salirse de este canon significaría siempre mirar con ojos sospechosos a cada persona, volver a las épocas de las cacerías de brujas. Tiempos en los que para capturar a un culpable, morían miles de inocentes. He aquí una de las razones por las cuales, en muchas ocasiones, el Estado hace su trabajo a posteriori. Lo contrario, es dejarse guiar por el autoritarismo.

PRIORIDADES Plan Zonal del Norte – POZ Norte. Reglamenta 2.014 hectáreas en la zona norte, convirtiéndose en una de las últimas zonas de la ciudad que se puede desarrollar de manera ordenada y ambientalmente sostenible.

Expedición de los planes parciales de renovación urbana: Estación Central y Plaza de La Hoja. La comunidad se verá beneficiada con el desarrollo de las zonas, incorporando acciones en renovación urbana para las futuras sedes administrativas distritales.

Legalización de 20 barrios: Hace posible que el Distrito pueda realizar inversiones en materia de servicios públicos, vías y espacio público en zonas que no han podido acceder a estos beneficios.

Defensa de la educación pública: Se concluirá la construcción y reforzamiento de 100 colegios, garantizando más cobertura y calidad educativa. Se incorporará el compromiso ético en los colegios distritales y se buscará reorientar la enseñanza con énfasis en derechos humanos y paz.

Lo dicho no debe entenderse como una excusa para cruzarse de brazos y dejar que el curso de los acontecimientos continue sin novedad. La Secretaría de Planeación Distrital ha identificado 36 procesos contractuales, por valor de 2,77 billones de pesos, a los que se les hará un estricto seguimiento. De ellos, uno de los más importantes es la licitación de la recolección de basuras, concesión por valor de 2,3 billones de pesos, que adjudicará la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, Uaesp. La controversia sobre la licitación versa en torno a la ganancia a la que aspiran los consorcios privados, que hoy está por encima de 30 por ciento anual. El Distrito decidió unos pliegos en los que se elevan los estándares de calidad del servicio y la vinculación en el negocio, en cumplimiento de un mandato de la Corte Constitucional, de los recicladores. Algunos de los efectos de la nueva licitación son la


Un pacto con Bogotá Julio de 2011

reducción, en el primer año, de 19 por ciento en las tarifas para los usuarios y una caída en más de 10 puntos de la tasa de ganancia de los consorcios privados. Otra solución podría ser la creación de una empresa distrital de recolección de basuras. La Uaesp exploró este camino, pero no encontró en el Concejo de Bogotá un ambiente positivo. El Instituto de Desarrollo Urbano inició proceso de caducidad de contratos en tres frentes de obra: el de la calle 153, el de la intersección de la calle 94 con carrera 9ª y el del distrito de conservación de la malla vial del suroriente de la ciudad. Los contratos tienen un valor de 153 mil millones de pesos. En el caso de la obra de la calle 26, los problemas son inocultables. Para el día de la inauguración del Mundial de Fútbol de la categoría Sub-20, estarán habilitados los carriles centrales de la obra para el tráfico mixto. La justicia, la única con

la potestad para impartir condenas, viene develando la forma cómo algunos de los contratistas, que iniciaron la obra, presuntamente se asociaron con funcionarios para defraudar el erario. Quien tenga que responder ante la justicia, que responda integralmente ante la sociedad. La Administracion ha decidido convocar a una Comisión de Ética, conformada por personas sin tacha alguna, para que hagan seguimiento, en tiempo real, a los contratos de mayor cuantía de la Alcaldía. Las actividades de los organismos de control no serán torpedeadas. Todo lo contrario. Recibirán el apoyo del Distrito. Quien intente poner trabas deberá asumir las responsabilidades del caso. La actividad económica bogotana es gigantesca, no en vano la capital

representa más de la cuarta parte del Producto Interno Bruto de Colombia. Abundan los estudios que muestran como la contratación de infraestructura en el país ha terminado en los tribunales. En la mayoría de los casos, los consorcios nacionales y extranjeros, después de recurrir a la justicia, dejan al Estado con el pecado y sin el género. El problema es complejo. Los ojos de esta Administracion se posarán sobre los grandes contratos. La Administracion invita a la ciudadanía, a los organismos de control, a las unidades investigativas de la prensa y a la justicia para que afinen la vista y se apresten a evitar que los manilargos se apropien de los recursos públicos. Y al Gobierno Nacional a que abra un debate sobre las leyes que regulan la contratación pública. Los problemas de Bogotá en la materia son ejemplo suficiente para concluir en la necesidad de

La actividad económica bogotana es gigantesca, no en vano la capital representa más de la cuarta parte del Producto Interno Bruto de Colombia. Los ojos de esta Administración se posarán sobre los grandes contratos. un cambio. Este cambio debe velar porque las obras pactadas se entreguen a tiempo, porque los nacionales que hacen negocios con el Estado cumplan y aporten al avance del país con otras condiciones legales y porque la ciudadanía tenga la certeza de que sus impuestos se invierten correctamente, con transparencia, eficiencia y oportunidad.

PRIORIDADES Funcionamiento de la EPS distrital: Con la idea de que hay alternativas a las políticas generales de salud pública que hoy privilegian el aseguramiento y la rentabilidad económica en la prestación del servicio de salud, la Administración pondrá en funcionamiento la EPS Capital Salud.

Sostenibilidad financiera en los comedores comunitarios y jardines infantiles: Se pondrá especial atención a la contratación y el uso de los recursos para este programa que es bandera del Distrito Capital y reflejo de la firmeza en sus políticas sociales.

9

Visibilizar logros y validación internacional de Bogotá: El aparato productivo bogotano es el primer receptor de inversión extranjera en Colombia y la ciudad sigue en altos puestos de la lista de mejor ambiente para los negocios. Esto se verá reforzado con la realización de importantes foros y convocatorias internacionales.

Finanzas sostenibles: La capital ha obtenido grado de inversión por parte de importantes firmas calificadoras del mundo. Se reforzará una cultura tributaria que es ejemplo en el país y la situación de unas cuentas públicas que han tenido un manejo incuestionable.


10 Un pacto con Bogotá Julio de 2011

En los próximos seis meses la Secretaría de Salud tendrá en operación una central de compra de medicinas, que bajará significativamente los costos del sistema de salud en la capital.

La mujer de las mil vacunas En el sótano de la Secretaría Distrital de Salud en el centro de la ciudad, una serie de cuartos fríos conservan cientos de miles de dosis de vacunas contra la polio, sarampión, rubeola, fiebre amarilla, rotavirus, neumococo, influenza, y hepatitis A, entre otras. Sentada entre tanto antivirus está Luz Marina Ruiz, la coordinadora de distribución de vacunas de Bogotá, quien se asegura de distribuir 300 mil vacunas al mes por toda la ciudad. Gracias a la labor de Luz Marina y de miles de funcionarios, en 2009, el Distrito Capital obtuvo el Premio Internacional a la Excelencia en el Servicio Público, que entrega la Organización de las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos. La causa: emprender o fortalecer programas que han mejorado los indicadores de salud pública. Además del saneamiento financiero de los hospitales públicos, de la creación de la EPS Distrital o de programas como Salud a su Casa, las estadísticas de la prevalencia y la incidencia de enfermedades transmisibles han disminuido. Este no ha sido el caso en el resto del país. El escándalo de la salud asociado al desfalco de dineros públicos por parte de algunas EPS ha revivido el debate sobre el modelo de salud. En esto existen dos posiciones: la de quienes

abogan por la derogatoria de la Ley 100 de 1993 y la de los que creen que con mayor regulación, persecución y encarcelamiento de los que se roban la plata de la salud se resolverán los problemas. Mientras, desde 1993 el gasto en salud y los afiliados al sistema han crecido, la calidad y el acceso tienen un registro inverso. Miles de ciudadanos han padecido la negación de una cita médica o de un servicio incluído en el Plan Obligatorio de Salud, o de fórmulas médicas en las que sólo recetan, sin importar el padecimiento, acetaminofén o diclofenaco. Con la Ley 100, los indicadores de salud pública se deterioraron. Entre 2002 y 2008, por ejemplo, los casos de sífilis congénita aumentaron 56 por ciento. En Bogotá, al contrario, se ha librado una batalla por una buena salud pública. Además de ser parte del equipo que permitió la aplicación de más de un millón de vacunas contra el neumococo, la hepatitis A y el rotavirus, Luz Marina Ruiz sabe que la cobertura del 96,7 por ciento en vacunación de menores de un año es solo uno de los muchos logros en el Distrito. La mortalidad por neumonía en menores de cinco años, entre 2008 y 2010, se redujo 40 por ciento. El índice de muertes por enfermedad diarréica aguda pasó de 11 casos a cuatro casos por cada 100 mil menores de cinco años. Bogotá es la primera ciudad en asumir el esquema

PAI, que financia vacunas de alto costo para personas de escasos recursos. La inversión bordea los 400 mil millones de pesos. En sus 36 años trabajando con el Distrito, Luz Marina pasó de vacunar de casa en casa a manejar el inventario y distribución de millones de vacunas en los 14 hospitales distritales y tres EPS que visita regularmente. El trabajo árduo de Luz Marina se refleja en el compromiso que la Secretaría de Salud ha hecho con sus ciudadanos. En los próximos seis meses la Secretaría tendrá en operación una central de compra de medicinas, que bajará significativamente los costos del sistema en la capital. Continuará reduciendo la tasa de mortalidad prenatal, materna, por neumonía y vacunará a 14 mil niñas de

bachillerato contra el virus del papiloma humano, VPH, enfermedad que no genera mayores dificultades en los hombres, pero que en las mujeres es la principal causa de cáncer de cuello uterino, responsable del 90 por ciento de las muertes femeninas por cáncer. A pesar de sufrir de artrosis, de que la EPS no le autoriza los medicamentos necesarios para calmar el dolor -las paradojas de la vida-, de estar convencida de que con la Ley 100 la salud está mal, Luz Marina Ruiz no descuida un instante el trabajo. Está comprometida. Ha vivido en carne y hueso los resultados de ese compromiso. Lo ha hecho durante años. En un frío sótano vela porque en los hospitales no falte uno de los principales insumos de la salud pública: las vacunas.

PRIORIDADES Vacunación a 14 mil niñas, en edades de 10 a 14 años, contra el Virus del Papiloma Humano: Se iniciará en tres localidades (San Cristóbal, Engativá y Suba) y una UPZ (Lucero Alto). Así como se han garantizado vacunas específicas para evitar enfermedades de la niñez y del adulto mayor, para este segundo semestre se ha programado una campaña de vacunación contra el VPH. Constitución y puesta en marcha de la Cooperativa de Hospitales del Distrito Capital: Será la más grande del país y por su impacto positivo en economías de escala e inmenso ahorro para la Red Pública de Hospitales de Bogotá, contribuirá a la sostenibilidad de esta red. Vivienda para desplazados: Gestión de viviendas en Usme para población en situación de desplazamiento interno forzado por la violencia.


Un pacto con Bogotá Julio de 2011

11

En cuanto a educación, lo que sucede en Bogotá se puede convertir en referente para otras ciudades del país. La ciudad concentra el 14 por ciento de la población matriculada en educación básica y media en Colombia.

Arquitecto de la educación Constantemente se escucha decir que la educación es fundamental para el desarrollo. Las estadísticas internacionales dan peso a la afirmación. En Colombia han aumentado los niveles de cobertura en educación pero seguimos siendo un país atrasado. Se asevera que los efectos se observan a mediano y largo plazo, pero este hecho de bulto explica que aunque la educación de calidad, gratuita y al servicio del progreso nacional resulta un pilar necesario, eso no es suficiente. El mejoramiento de la educación debe acompañarse de políticas que fortalezcan o creen una base agraria e industrial en constante progreso. Sin embargo, la globalización actual combinada con el programa económico aplicado en Colombia desde 1990, ha causado un retroceso en la base productiva nacional. En Bogotá, por ejemplo, la tasa de desempleo entre las personas con preparación universitaria y las que poseen grado de secundaria está alrededor de 10 por ciento. En Colombia uno de cada tres informales tiene educación universitaria. Quien observe desprevenidamente el andar de los países desarrollados concluirá que en ellos la educación y los conocimientos allí creados siempre encuentran aplicación en el agro y la industria. Asunto que Colombia aún no resuelve. En la discusión sobre el modelo de desarrollo está el mejoramiento de la calidad y la cobertura de la educación, un reto constante. ¿Cómo hacerlo? Una

pregunta a la que se le pueden dar muchas respuestas, pero en el caso de Bogotá se han emprendido una serie de políticas, entre ellas, la gratuidad y el aumento de la cobertura y de la calidad de la educación, para despejar el camino a transitar. Germán Castañeda es uno de los funcionarios que posibilita la materialización de la tarea. Arquitecto de la Secretaría de Educación Distrital, Castañeda es el encargado de vigilar la culminación de la obra de uno de los dos colegios distritales que quedan por entregar en 2011. Se han entregado 79 colegios en los últimos cuatro años que incluyen edificaciones reforzadas, mejoradas y nuevas. Coordinar tal operación es una tarea titánica.

Por ser la capital de Colombia, lo que suceda aquí se puede convertir en referente para otras ciudades del país y del mundo. Las cifras son elocuentes. Bogotá concentra 16 por ciento de la población nacional, equivalente a un país como Bolivia, el 26 por ciento de la economía nacional, el 15 por ciento de los

desempleados y 14 por ciento de la población matriculada en educación básica y media. De los 1,5 millones de estudiantes matriculados en primaria y secundaria, poco más de un millón estudian en los 369 colegios públicos de la ciudad ubicados en 720 sedes. En la necesidad de más sedes existe un reto, se deben construir 300 edificaciones más y las existentes deben mantenerse en condiciones adecuadas para que los estudiantes sientan ganas de aprender más y lo logren. El arquitecto Castañeda conoce bien la historia de la Secretaría, lleva 30 años viendo como los presupuestos limitan su capacidad de acción y comenta que durante largos años fue tratada como la cenicienta del Distrito. Nacido en Bogotá, hijo de padre boyacense que le heredó una labor. “Mi papá nos dejó aquí en Bogotá bregando a poner un granito de arena”. El hijo sigue en esa brega y hoy coordina el territorio centro de la Secretaría de Educación. A este lo integran las localidades de Chapinero, Teusaquillo, Santa Fe, Candelaria, Engativá, Antonio Nariño y Mártires. Lo acompaña un equipo para la reparación, mantenimiento, ampliación y construcción de instituciones educativas. Cuando ingresa a un colegio en funcionamiento, la mayoría de la comunidad educativa no tiene la más mínima idea de quién es él. Con un trabajo silencioso, él y su equipo se encargan de vigilar y proyectar los problemas y

soluciones en la infraestructura física de los colegios distritales. Es el encargado de vigilar las obras del Colegio Bolivia, ubicado en Engativá, el primer colegio distrital en la zona y uno de los dos que se inaugurarán en 2011. Edificar la institución costó 11 mil millones de pesos. Allí podrán ingresar 2.440 alumnos, hoy estudiantes en instituciones privadas a las que el Distrito paga 3.500 millones de pesos al año para que tengan derecho a la educación y a un mejor futuro. La arquitectura del colegio Bolivia es muestra de las construcciones que para estratos uno y dos se vienen realizando desde hace más de una década en Bogotá. Pues aunque poco se discuta, la calidad de la edificación donde se estudia juega un papel fundamental en el aprendizaje. “Aquí los acabados son uno A”, explica Germán. Su hablar es el de un arquitecto, lenguaje poco asociado con la educación primaria y secundaria, pero estratégico para su buen funcionar. Hombres y mujeres como Germán y su equipo permiten que todos los días, durante ocho meses al año, más de un millón de niños y niñas puedan cruzar el umbral de su colegio para educarse y construir las bases de una Bogotá y una Colombia con un futuro distinto.

Germán Castañeda


El cierre de esta Administración durará seis meses y ya algunos me han insistido en que es imposible lograr tanto en tan poco tiempo. Considero que están desesperanzados y equivocados. Me designaron como alcaldesa para gobernar, y gobernar es tomar decisiones. Los obstáculos se vencen con inteligencia, compromiso y perseverancia. Las metas se alcanzan con trabajo y determinación. Los errores sirven de lección. De ellos aprendemos y seguimos adelante con mayor fortaleza. Todo se puede si trabajamos en equipo. El equipo de esta Alcaldía es el que representa a Bogotá. Y toda la ciudadanía está ansiosa de que su ciudad progrese. Hay retos puntuales que tenemos encima. Entre ellos, el Mundial Sub-20 de fútbol, para el cual hay una amplia mesa de trabajo que estoy segura dejará en alto el nombre de la capital. También está el debate sobre la ETB, un patrimonio de la ciudad. Estoy invitando a los estamentos de la sociedad a presentar sus argumentos ante la controversia sobre una privatización. Yo no voy a dejar que se ferie el patrimonio público, eso se los garantizo. Es más, mi partido, el Polo Democrático Alternativo, ha expresado con argumentos sólidos su rechazo a las privatizaciones de empresas estatales. En el tintero también está la recuperación de la confianza de la ciudadanía. Están las elecciones de octubre en las que vamos a garantizar juego limpio y transparencia. Todos esos puntos los enfatizó el Presidente de la República al designarme como Alcaldesa. CLARA LÓPEZ OBREGÓN ALCALDESA (D) DE BOGOTÁ D.C.

ESTA ES UNA PUBLICACIÓN DE LA ALCALDÍA MAYOR DE BOGOTÁ D.C. www.bogotapositiva.gov.co adelantebogota.info@gmail.com Impreso en Casa Editorial El Tiempo

Hay un reto más trascendental. Quiero que nuestros esfuerzos lleven a que la ciudad retome su capacidad de pensar en grande. De volver realidad una visión. De soñar. Las metas que nos proponemos alcanzar en este pacto que les presento hoy no son proyectos independientes. No son sólo respuestas a problemas inmediatos. Son las bases de una ciudad que todos podemos soñar. Tenemos que recuperar esa visión. Si hacemos bien nuestro trabajo y recuperamos el diálogo entre la Administración y la ciudadanía, creo que juntos podemos hacer realidad ese sueño. Donde se levanta una obra, más que un trancón o una molestia, lo que se edifica es un pilar de la movilidad del futuro. Donde se construye un colegio, más que un beneficio inmediato, estamos frente al forjador de los líderes democráticos que el país necesita. Donde funciona un comedor comunitario, más que un alimento, se es solidario y se posibilita que miles de personas abandonen la marginalidad. Donde se construirá el metro, más que un macro-proyecto de movilidad, lo que veremos con asombro es la espina dorsal de una ciudad de derechos donde el transporte rompe barreras y la movilidad es de verdad de todos y para todos. En el próximo número de esta publicación presentaré esa Bogotá a la que queremos llegar. Esa ciudad sostenible, incluyente, justa y competitiva que, siempre he pensado, es la que nos merecemos como ciudadanos y ciudadanas. Hasta entonces.


Un pacto con Bogotá