Page 1

Varadero desconocido

Revista de actualidad de Notedije Producciones Año 1 • Número 1 • Noviembre 2013

María Pisaca Una fotógrafa tinerfeña en Nueva York Foto: María Pisaca Available on Agora-gallery.com

www.notedije.com • contacto@notedije.com


Varadero Desconocido Nov 2013 “Dar papaya” Si das papaya estás dando la posibilidad a los otros de que se aprovechen de ti. Y para muchos colombianos eso, en vez de ser una problema, es una virtud. Entonces ¿este país está avocado a no confiar ni en la madre que los parió por los siglos de los siglos?

Pag. 4

Exposición de María Pisaca en Nueva York Si alguien ve un flash con una pegatina de Superman en una rueda de prensa sabe automáticamente que es de María. Como el superhéroe americano al que tanto admira se desplaza de convocatoria en convocatoria, intentando sacarle lo mejor a un trabajo en el que ya lleva 18 años, y por el que no ha perdido el amor pero sí la fe. Pisaca, en la pequeña isla de Tenerife -España- es ya una marca, garantía de buen trabajo y originalidad

Pag. 8

Mi agradecimiento a Stanley Kubrick Stanley Kubrick es, sin lugar a dudas, uno de los genios más discutidos del séptimo arte. Amado por unos y odiado por otros, sus películas son el ejemplo perfecto de lo que debería significar realmente la “autoría” cinematográfica.

Pag. 11

Monguí, el pueblo más lindo de Boyacá A 231 km de Bogotá, en el departamento de Boyacá, Monguí dice que tiene 5200 habitantes, aunque nosotros no vimos más de 30 en tres días. Tranquilidad podría ser el apellido de este rinconcito que esperemos mucha gente no conozca, porque perdería su encanto.

Pag. 12

2


Índice 2

Contenidos

3

Índice y presentación

4

“Dar Papaya”

8

Exposición de María Pisaca en Nueva York

11

Mi agradecimiento a Stanley Kubrick

12

Monguí, el pueblo más bonito de Boyacá

¡Comenzamos! Esta revista es hija del aburrimiento y las ganas de hacer cosas nuevas; parida para crear un medio de expresión que nos permita unir en un mismo soporte periodismo escrito, vídeo, fotos, audios, opiniones, concepciones, historias salidas de las entrañas y, quien sabe si con el tiempo, una interactividad que dé a nuestra comunidad la oportunidad de colaborar con nosotros y hacer de éste un proyecto más abierto, multidisciplinar y que les pertenezca a ustedes tanto como a nosotros. Hablamos de lo que nos gusta y de lo que no, lo que nos conmueve, y nuestros textos y material audiovisual están hechos fundamentalmente con dos partes del cuerpo: estómago y corazón. Este primer número es pequeño en extensión y pretensiones pero nuestra intención es seguir adelante y ganar profundidad y variedad pero siempre ofreciendo un contenido temático muy visual, tocable y tocado, sobre cultura, arte y actualidad. Aspiramos a ofrecer temáticas que no sólo se circunscriban al ámbito regional desde donde hacemos esta revista (Colombia) como felices inmigrantes que somos, sino que nuestros reportajes conformen un mosaico internacional y multicultural.

Varadero desconocido

Este primer número sale en pdf interactivo listo para descargar (necesitas tener un lector de pdf como Adobe Reader y tener flash instalado) y en la plataforma de revistas online joomag.com (por ahora sólo para ordenador), pero también esperamos que, en el futuro, podamos desarrollar una versión específica para dispositivos móviles y tabletas.

Revista de actualidad, arte, periodismo y literatura Editores: J. Pablo Alemán Ángela Verge

Deseamos que disfrutes leyendo, viendo y escuchando esta revista tanto como nosotros hemos disfrutado haciéndola. Se distribuye mediante licencia Creative Commons porque queremos que te conviertas en parte de la misma compartiéndola, contándonos tus impresiones sobre la misma, expresando tu opinión y ofreciéndonos temas que quieras ver en ella. Porque Varadero Desconocido es un proyecto abierto, independiente y libre, como pensamos que debe ser Internet. La hacemos porque la necesitamos hacer. Ojalá tú también llegues a necesitarla. contacto@notedije.com

Fotografías: J. Pablo Alemán María Pisaca Rick Chong Contacto: contacto@notedije.com Sitio web: www.notedije.com

3

Puente de Calicanto (Monguí) Foto: J. Pablo Alemán


“Dar papaya”

¿Son los colombianos demasiado desconfiados? Lo primero que le dicen a uno los amigos cuando llega a Bogotá es: “usted no dé papaya”. No dar papaya se ha convertido en un mandamiento en una ciudad que ha engordado tanto en tan corto espacio de tiempo que se está comiendo a sí misma. Un monstruo lento y bastante torpe que se traga todo lo que pilla. Hasta tal punto que ha engullido la confianza de las personas. ¿O eso es genético y viene en la sangre? Si das papaya estás dando la posibilidad a los otros de que se aprovechen de ti. Y para muchos colombianos eso, en vez de ser una problema, es una virtud. Entonces ¿este país está avocado a no confiar ni en la madre que los parió por los siglos de los siglos? Esa es la pregunta que varios amigos se planteaban, buscando realmente las causas de esa forma de actuar y, sobre todo, con la idea de mostrar la negatividad en todas las formas que tiene no confiar. Porque no fiarse de los otros no nos hace imbéciles; nos hace productivos, competentes y eficaces. Pero, mientras, nos guardamos las espaldas, siempre alerta, paranoicos, perdiéndonos las oportunidades que la confianza brinda. Así los muchachos de Textus Media Lab y los confiados de Notedije Producciones pusieron este proyecto en marcha: un experimento social donde preguntaron a la gente, la observaron y la evaluaron. El experimento contiene realidad social, datos, preguntas, arepas y huevos.

4

Foto: Rick Chong


En busca de la confianza perdida La gente es honrada si se les da la oportunidad de serlo. Este trabajo demuestra la verdad; lo que ha de ser: sí existen las buenas personas, sí existen las personas honradas, y ellas son la esencia de toda sociedad que quiere avanzar. Textus Media Lab, o lo mismo, Andrés, Arturo y Federico, nos dieron papaya y esto fue lo que nos contaron: - ¿Saben de dónde viene eso de “dar papaya”? Porque la verdad es que es muy poco gráfico. No está muy claro el origen de la expresión pero podemos proponer dos teorías: la palabra papaya tiene una connotación sexual en algunos países caribeños, porque para ellos papaya significa vagina. Puede ser que el término llegase a Colombia, el significado mutó a tentación y de ahí a oportunidad. La otra explicación puede venir de Venezuela donde la palabra papaya es sinónimo de algo fácil de obtener, puesto que el árbol de papaya no necesita muchos cuidados para que dé fruto. Además hay una variedad de árbol de papaya que cosecha los frutos a baja altura y son fáciles de arrancar. - Esta desconfianza instalada en el país, en especial en las grandes ciudades, es fruto de la situación difícil que se ha vivido y se sigue viviendo: la violencia del conflicto, del narcotráfico, de la corrupción… vamos, de todo un poco. Pero ¿se justifica? ¿antes de que tú me jodas yo te jodo? Bajo ningún marco creemos que esta desconfianza sea justificable, como tampoco creemos que sea algo inherente a nuestra cultura de colombianos o latinos. Hasta en Suiza te pueden estafar. Somos partidarios de pensar que no es sano generalizar a toda una nación por el comportamiento de algunos.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Sed tincidunt sodales dignissim. Fusce sem justo, tincidunt consectetur faucibus lobortis, condimentum ut magna. Pellentesque massa nunc, adipiscing ac commodo ac, mattis non urna. Vestibulum neque turpis, venenatis sed condimentum at, pharetra at tortor. Nulla vestibulum elit eget metus tincidunt, in elementum erat congue. Donec blandit tortor et urna fermentum sagittis. Pellentesque eu diam rutrum, ultrices tellus non, tincidunt libero. Morbi ut fermentum odio. Proin rhoncus elit odio, sit amet tincidunt urna rhoncus in. Phasellus sit amet rhoncus magna. Etiam commodo consectetur est auctor dignissim. Vivamus sed lectus nec nulla scelerisque dapibus nec quis augue. Nulla facilisi. Pellentesque placerat lorem non nulla adipiscing varius. Nulla nec lacus ac ante varius posuere id quis dui. Sed interdum euismod leo.

Vestibulum scelerisque ante nisl, ut dictum dolor eleifend non. Curabitur velit nisl, placerat vel odio vitae, tristique dictum metus. Vestibulum lacus nisl, congue id consectetur in, posuere eget nulla. Vivamus suscipit, augue at pulvinar condimentum, leo tortor ornare neque, sit amet rhoncus dui turpis eu nisi. Quisque pellentesque est vitae eros lobortis, quis convallis dui po- Preguntarles cómo surgió esta idea sería una cuestión demasiado main- suere. Maecenas dignissim porta tincidunt. Nullam turpis quam, fermentum stream para nuestro cuerpo, pero sí que no podemos resistirnos a saber si in vehicula eu, imperdiet et urna. realmente el experimento colmó sus expectativas o pensaron que aquello iba a ser un absoluto fracaso. Experimentos parecidos ya se han hecho en otras partes del mundo con resultados muy similares. La verdad, estábamos muy confiados en que, contrario a la creencia popular, el resultado sería positivo. La idea surgió para refutar un paradigma en el cual no creemos, por más que los indicadores de confianza en nuestro país sean bajos. - En este tipo de experimentos siempre surgen pequeños inconvenientes. Mientras decenas de personas comían arepas de huevo ustedes, escondidos, veían la escena. ¿Llegaron a tener problemas con esta parte pseudovoyerista? Todo transcurrió sin problemas, dado que cada día una persona distinta monitoreaba el experimento a una distancia prudente, para no incidir en el resultado.

5


- Ustedes, parte de esta sociedad colombiana, habrán aprovechado el papayaso en más de una ocasión. ¿Por qué? ¿Qué sensación se tiene al aprovecharse del vecino? Tratamos de no hacerlo. Pensamos que hemos sido más bien víctimas. Cuando alguien toma ventaja de uno existen dos caminos: seguir el ciclo de ser estafador y estafado; o romperlo y entender que esa nefasta lógica es uno de los pilares de nuestra tragedia como sociedad. - Sería injusto culpar de esta actitud solamente a la población. ¿Ayudan las instituciones colombianas a demoler esta losa? Creemos que todos somos culpables. Lo de “no dar papaya” es un patrón cultural que se transmite de generación en generación. Debe llegar el momento en que esa creencia se rompa, pero para eso hay que visualizarlo y entender por qué es dañino pensar de esa manera. - ¿Entonces concluimos que sí hay esperanza para esta sociedad? ¿debemos seguir creyendo en ella o la dejamos por imposible? Por nuestro documental diríamos que sí hay esperanza. El tema gira en torno a que, como sociedad, debemos enfocarnos en lo positivo y dejar de glorificar los paradigmas que tanto daño le hacen a nuestro país.

Ángela Verge

6


Nuestro primer cortometraje, No te dije, se proyectará en el TEA (Tenerife Espacio de las Artes) el próximo día 11 de diciembre a partir de las 8 pm (hora canaria). 13 ¡Contamos con vuestra asistencia!


Exposición de María Pisaca en Nueva York

El triunfo de la perseverancia Si alguien ve un flash con una pegatina de Superman en una rueda de prensa sabe automáticamente que es de María. Como el superhéroe americano al que tanto admira se desplaza de convocatoria en convocatoria, intentando sacarle lo mejor a un trabajo en el que ya lleva 18 años, y por el que no ha perdido el amor pero sí la fe. Pisaca, en la pequeña isla de Tenerife -España- es ya una marca, garantía de buen trabajo y originalidad. Pero ahora mismo las cosas no es que estén difíciles por esas latitudes. Están casi imposibles. Y como Superman, cuando le clavaron kryptonita en el estómago, Pisaca ha dicho que de claudicar nada de nada, que las luchas se hacen pasito a pasito, y que la rendición es una elección que solo pueden permitirse algunos. Se va con sus mejores fotos (y nos consta que elegirlas ha sido tarea titánica) a Nueva York donde, desde el 29 de octubre al 19 de noviembre del mismo mes ya están expuestos sus bebés en Agora Gallery, una prestigiosa institución donde las miradas están puestas, más que en talentos conocidos, en los que necesitan ser dados a conocer.

8


Available on Agora-gallery.com

Esta es la entrevista que esta fotoperiodista con ganas de experimentar nos concedió. Y así nos abría las entrañas de su confianza y de sus cámaras:

necesiten tanto dinero. Esto ha servido para que unos cuantos pongan los pies en el suelo, ya que ahora no pueden vivir de las subvenciones.

- ¿No da vértigo eso de exponer en NY, paraíso despiadado de la cultura? Pues la verdad es que no. Tenía mucho más miedo cuando envié el porfolio con las fotos para que las evaluaran y decidieran que era apta para exponer allí. Esos son momentos de nerviosismo, pero cuando te aceptan ya sólo quieres mostrar tu trabajo en la ciudad en la que muchos sueñan con exponer. Es mi gran sueño desde hace tiempo y quiero disfrutarlo con intensidad. - Cuéntanos un poco cómo y por qué has elegido estas fotos y no otras. Ha sido un trabajo en equipo, quería mostrarle a la gente una obra totalmente distinta, que conocieran el otro yo de María Pisaca. En la edición de las fotos trabajé con Soraya Mesa, que logró triplicar mis obras con su lado creativo. Es genial trabajar con alguien que es capaz de potenciar lo que hago con su talento. Estuvimos trabajando con muchas fotos, pero a la hora de elegir las fotos para el portfolio de la galería, preferí consultar con amigos. Ellos te pueden dar una idea de lo que gusta o atrae la atención del espectador. En mi opinión puede gustarte mucho lo que haces, pero si no logras captar la atención del que mira tu obra, no habrás tocado su alma aunque hayas puesto la tuya delante de sus narices. Gracias a Soraya, Jonay, Itziar, Carlos, Aida, Ángela y Juan Pablo que me ayudaron a elegir las fotos para enviar a la galería de Nueva York. Finalmente fue el equipo de Agora Gallery el que seleccionó las tres fotos a exponer de las ocho que están a la venta. - En tus fotos lo que predomina siempre es el color, la fuerza, la vitalidad. Un imaginario variopinto pero que siempre tiene ese elemento en común. ¿Es todo tan colorido en tu profesión?

- El fotoperiodismo es una profesión. La fotografía artística es una devoción. Eres más conocida por lo primero que por lo segundo, pero ¿dónde te sientes realmente en tu salsa? Me gustan las dos, pero donde me siento mejor últimamente es en la artística. En fotoperiodismo tienes que reflejar la realidad y ponerle tu estilo, pero siempre dependiendo de lo que te quieran publicar. Muchas veces la gente no llega a ver lo que has hecho realmente. En cambio en la fotografía artística me expreso libremente y no me pongo límites. Es fantástico y a la vez extraño ver la reacción de la gente cuando ve una de mis fotos nuevas. Los que las han visto se sorprenden porque están acostumbrados a ver mis fotos de prensa y no se lo esperan. ¡Me encanta! - Supongo que cuando los puristas de la fotografía te critican es porque algo bueno estás haciendo. Tú no te conformas con la última tecnología, experimentas con la lomografía, por la que sientes gran respeto. Pero en el fondo es una forma bastante arcaica de hacer fotos. ¿Qué te aporta que lo digital no tiene? Me aporta mucha diversión. Llevo unos cuantos años jugando con varias Lomo y pueden ser un auténtico desparrame creativo. Pero no me obsesiona. Soy de la generación que comenzó trabajando en blanco y negro y con negativos, y me provoca risa ver como algunos pasean con Lomos creyéndose lo más in en fotografía. Todo tiene su sitio, y tanto lo digital como lo analógico son maravillosos para según qué y cómo te quieras expresar.

En prensa la cosa se está poniendo muy difícil para los profesionales con experiencia. Ahora vale casi todo. Es necesaria la inmediatez, pero por favor, que no se pierda la calidad. Las nuevas tecnologías para estar informados son fantásticas y están al alcance de casi todos. Pero cuidado, no dejemos de cuidar la calidad de las imágenes, porque lo estamos haciendo dejándola en manos de no profesionales. En prensa, como en el arte, tienes que tener tu estilo propio y lograr enganchar visualmente al lector o espectador de tu obra. Esa es la manera de engrandecer todo lo que hagas. - El mundo de la fotografía o de la cultura, por generalizar, está bastante enrarecido. ¿La culpa de todo es de la crisis o ya esto se iba arrastrando desde hacía años? Desde hace algunos años ya se veía venir. La crisis ha ayudado mucho a abaratar y a bajar el nivel. Aunque podemos verlo por el lado positivo y espero que saquemos la imaginación a pasear y creemos cosas nuevas que no

9

Available on Agora-gallery.com


- El debate sobre la propiedad, los derechos de autor y sus consecuencias es bastante aburrido y manido ya. Pero ¿tú sientes que hay un reconocimiento de tu trabajo en las redes sociales? La verdad es que nunca me he preocupado mucho por los reconocimientos en las redes sociales. Puede ser muy gratificante pero no estoy pendiente. Cada cual que utilice las redes como crea conveniente para su promoción. Hay una frase que me encanta: “vale más el huevo de la gallina que el del pato, porque cacarea cuando lo pone”. A veces se cacarea mucho y la calidad no es tanta. En cambio, si me sorprendí el otro día, cuando se me acercó una chica en un paso de peatones y me dijo que respetaba mucho mi trabajo y que tenía que estar orgullosa de lo que hago. Ni la conocía ni le pagué por decirme eso, pero me fui agradecida y más inflada que un globo. Aunque no lo he contado hasta ahora, gracias por el respeto. - Siempre consigues sacar una imagen original de los paisajes más cotidianos. Como dicen muchos, eso es el fotógrafo, no la cámara. Casi siempre es el fotógrafo y no la cámara. Una buena cámara y objetivo son importantísimos, pero el ojo y la técnica del fotógrafo son la clave. Es lo que marca la diferencia. Y ahora también es fundamental una excelente edición de las fotos, es la tendencia. - Por último una pregunta que siempre me da vergüenza hacer pero que me muero por hacerte. ¿Tienen alma las fotos? ¡Por supuesto! Las fotos tienen el alma de quien las hace y también el alma de quien las mira.

Ángela Verge

10

Las fotografías de María Pisaca podrán verse en del 29 de octubre al 19 de noviembre de 2013 en: Agora Gallery, 530 West 25th Street, New York, NY. Tel.: (212) 226 - 4151 La galería abre de 11am a 6pm y de martes a sábados excepto el sábado día 9 de noviembre por la celebración del Día del Veterano. Aunque las fotos expuestas son tres, son ocho fotografías las que están disponibles para la venta.


Mi agradecimiento a: Stanley Kubrick Stanley Kubrick es, sin lugar a dudas, uno de los genios más discutidos del séptimo arte. Amado por unos y odiado por otros, sus películas son el ejemplo perfecto de lo que debería significar realmente la “autoría” cinematográfica.

Hay directores que hacen cualquier tipo de película (generalmente por encargo, con el guión firmado por otros) y que no tienen un estilo propio reconocible; son los llamados artesanos. Hay otros directores que hacen continuamente la misma película, que tratan los mismos temas envolviéndolos en diferentes historias; estos son los autores, más aclamados y adorados -muchas veces sin razón- que los artesanos. Pero hay otro tipo de director del que Kubrick es tal vez el representante más destacado: el que crea obras que acaban siendo muy diferentes entre sí, de diferentes géneros, que tratan temas totalmente dispares, con guiones escritos por otros -que incluso pueden considerarse trabajos de encargo-… y cuyo estilo, sin embargo, sigue siendo perfectamente reconocible en cada uno de sus films. Hay quien opina que, en el fondo, las películas de Stanley Kubrick hablan todas sobre la naturaleza humana, solo que desde diferentes perspectivas. Tal vez tengan razón pero ¿acaso no todas las obras de arte acaban hablando al final sobre la naturaleza humana? Lo cierto es que la relativamente corta filmografía de Kubrick (13 largometrajes en 46 años de carrera) está conformada por películas que tocan casi todos los géneros (excepto el western) y con gran variedad de estilos: en su haber figuran cintas clásicas con un tempo reposado, planos largos y cámara estática, así como otros trabajos de gran impacto visual con cámara inquieta y montaje sincopado. Kubrick ambién fue un pionero en la utilización del sonido y sobre todo la música como un elemento más del entramado dramático del film y una influencia clara en este sentido en directores como David Lynch, Paul Thomas Anderson e incluso Quentin Tarantino.

Sería demasiado arriesgado aseverar que una única película logró todo eso, pero sin duda 2001 fue uno de los cimientos sobre los que construí mi amor por el cine, la literatura y la música. Por eso Kubrick tendrá siempre mi admiración y mi agradecimiento y por eso en el próximo número de esta revista inauguraremos un podcast sobre cine hablando de su trabajo y su personalidad. Ángela Verge, Miguel M. Benito y un servidor chalaremos sobre 6 de sus películas, escogidas según nuestro propio y particular criterio, e intentaremos analizar el trabajo del genio sin meternos en berenjenales técnicos o intelectuales. Les esperamos; hasta entonces: vean alguna película del amigo Stanley, podrá gustarles más o menos, pero no les dejará indiferentes.

J. Pablo Alemán

Yo me considero fan absoluto de Stanley Kubrick, aunque ninguna de sus películas me parezca del todo redonda excepto tal vez Senderos de Gloria. El ser un genio perfeccionista y minucioso hasta el punto de llegar a ser obsesivo hace que muchas veces su cine acabe cayendo en el exceso, tanto en su estilo visual como en sus planteamientos dramáticos y su forma de retratar a los personajes: como si fuese un entomólogo estudiando a unos insectos desde la distancia y sin ningún apego emocional, resultando en unos personajes fríos y distantes. Pero ese exceso es precisamente lo que da a sus películas una genialidad que otros sólo sueñan con alcanzar. Y a título personal tengo varias cosas que agradecerle. En concreto a 2001, A Space Odissey (1968), su octavo largometraje. Ver por primera vez 2001 cuando tenía entre 14 y 16 años supuso para mí un auténtico shock. Gracias a esa película descubrí que el cine puede ser algo más -mucho más- que imágenes en movimiento y diversión; descubrí que el cine es también reflexión y muchas veces puede estar más cerca de la filosofía que del entretenimiento. Gracias a 2001 conocí a Arthur C. Clarke y la literatura de ciencia-ficción, lo cual me acabó llevando a los perturbadores relatos de Phillip K. Dick, a la poesía en forma de prosa de Ray Bradbury, a Isaac Asimov, a Theodore Sturgeon o J. G. Ballard. Gracias a 2001 escuché por primera vez El Danubio Azul de Johann Strauss, la obertura de Así hablo Zarathustra de Richard Strauss o el Lux Aeterna de Ligetti y comencé a desarrollar un gusto por la música clásica que me llevó a descubrir a Mozart y su Requiem en Re Menor o Beethoven y su 9ª sinfonía. Estas cosas que pueden parecer insignificantes actuaron en mi adolescencia como una bola de nieve que ayudó a definir mi personalidad y mis intereses, ampliando mi experiencia vital y personal y conformando a la persona que soy ahora.

11 Foto: Wikipedia


Monguí, el pueblo más lindo de Boyacá

Madre tierra bella y sin igual eres gema preciada en Colombia (*) “Ha sido elegido dos veces como pueblo más lindo de Boyacá”, nos dice la señora mientras nos sirve sendos platos de truchas arcoíris de la zona que, junto con plátano, arroz, yuca y ensalada, completan el plato de los campeones. Monguí es chiquito. Hace frío. Y tiene el encanto de ser un pueblo por el que el tiempo ni se molestó en pasar. Es el “pequeño Escorial suramericano” según reza su página web. A 231 km de Bogotá, en el departamento de Boyacá, Monguí dice que tiene 5200 habitantes, aunque nosotros no vimos más de 30 en tres días. Tranquilidad podría ser el apellido de este rinconcito que esperemos mucha gente no conozca, porque perdería su encanto. Está cerca de la Laguna de Tota (la que aparece en la foto), la segunda más alta de toda Latinoamérica después del Titicaca, y donde hay que hacer el trayecto en el crucero de los pobres; es decir, la lanchita que durante una hora te hace el recorrido por un pedazo de laguna -porque es enorme- mientras el valiente capitán de la embarcación te explica historias muiscas de creadores y creadores.

Textos: Ángela Verge Fotos: J. Pablo Alemán (*) Estrofa del himno del municipio de Monguí

12


A MonguĂ­ hay que ir exprofeso. No es el paso para ir a ningĂşn otro sitio, es principio y fin.

13


A Monguí también hay que ir a comprar balones. ¿Balones? Sí, es la actividad económica más importante de la población, y toda la plaza principal está rodeada por tiendas que venden exactamente los mismos balones.

14


En la plaza hay que sentarse y mirar. Mirar el convento y templo del siglo XVII. Mirar el busto de Sim贸n Bolivar. Mirar la gran estatua en forma de bal贸n que hay en una esquina de la plaza. Mirar a las personas que entran y salen de la iglesia, primero solteras y despu茅s casadas; primero sin confirmar y despu茅s confirmadas a ojos de Dios.

15


Cuando nos hemos aburrido de mirar (como si eso pudiera pasar), hay que ir a caminar al Páramo de Ocetá; un paraje inmenso, verde y frío como él solo. Gigantesco. Imponente. A Monguí hay que ir exprofeso para coger aire y recordar que no solo de grandes ciudades vive el hombre.

16


Revista de actualidad de Notedije Producciones

Varadero

PUENTE REAL DE CALICANTO: Este puente, uno de los símbolos arquitectónicos de Monguí, fue construido por los españoles con el fin de pasar la piedra con la que construyeron la Iglesia y el Convento y está catalogado como uno de los mejores puentes en su clase de la época colonial

desconocido

www.notedije.com • contacto@notedije.com

Varadero desconocido 01  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you