Issuu on Google+

Vuelo 111 Corría el año 1988. Se había adaptado bastante bien a la vida de la ciudad. Los tres años de estancia le dieron para algo más que para ir y venir de la facultad. De hecho, una de sus aficiones favoritas era la de compartir buenos momentos con sus amigos los viernes por la noche. De entre ellos, había uno con el que tenía más afinidad, y no solo porque estudiaban la misma carrera, sino porque tenían caracteres muy parecidos, como si sus almas caminaran de la mano. Este amigo se hacía llamar Calato, pues este era el nombre con el que se le conocía en su pueblo, donde todo el que lo conocía decía que era un joven de mente clara y despierta, y que sin duda podría estudiar lo que quisiera. Héctor lo había conocido en su primer año de estudios. Coincidían en clase de Simbología, y ya desde el comienzo de las clases los dos despuntaban con sus originales ideas y propuestas sobre la materia. No pasó mucho tiempo hasta que se hicieron buenos amigos y, más tarde, ampliaron su círculo de amistad con personas afines de pensamiento. Era tal la afición de los dos por los símbolos y los números que no pasaba un día en que alguno de ellos no propusiera al otro algún tipo de acertijo numérico o simbológico con el que mantuviera ocupado un buen rato al compañero. Y si alguno de ellos tardaba demasiado en resolverlo, zanjaba el encuentro marchándose a casa para pasar horas y horas hasta desentrañarlo. Cierto día Calato le propuso un acertijo que le resulto curioso y fácil de recordar. Era sobre el matemático inglés Augustus de Morgan, nacido en el siglo XIX en la India, al cual le gustaba recrearse planteándoselo a sus colegas. Les decía lo siguiente: “En el año x2 tenía x años. ¿En qué año nací?”. Aunque su enunciado es muy sencillo, requiere de algunos cálculos que, para Héctor no supusieron gran dificultad. A pesar de haber congeniado muy bien desde el principio, Héctor tenía una extraña sensación de su amigo Calato. Era como si por momentos tuviera delante a una persona distinta, encerrada en su mundo, absorto en pensamientos inalcanzables, como una especie de autista sociable. Especialmente lo sintió aquel viernes por la noche cuando estaba todo el grupo junto, y que, por alguna extraña razón que más tarde se sabría, Calato estaba siendo particularmente protagonista. En 1


sus comentarios y discursos se vislumbraba una doble intención, incluso llegó a repetir en varias ocasiones la célebre frase de la película E.T. “Mi casa”. En un momento dado en el que indicó que iba a ausentarse, señalando la puerta del baño, lo hizo con un comentario que aludía a un gran mago: “Y ahora, como el gran Houdini, me tengo que marchar” Fueron las últimas palabras que el grupo oyó de su boca. Después de un tiempo prudencial Héctor decidió pasar por el baño a ver que había ocurrido, pero allí no halló otra cosa más que un sobre cerrado con su nombre. En el remite una inscripción que decía: “De Calato para Héctor. Es confidencial y si aprecias tu vida en algo tómatelo muy en serio.” Aquella noche Héctor no durmió, no solo por lo que había leído sino porque no podía creer que su amigo hubiera desaparecido sin despedirse, sin una explicación. Tal vez la explicación se encontraba dentro del sobre. Por un lado tenía ganas de abrirlo para intentar averiguar qué había sido de su amigo, pero por otra parte aquella carta no le daba muy buenas sensaciones, como las que de vez en cuando sentía cuando estaba con Calato. Era inútil esperar, sabía que tarde o temprano la abriría, así pues no alargó más la tensión y sacó el escrito que había en el sobre. Como no, Héctor tenía que haberlo supuesto, se trataba de un nuevo acertijo, no podía despedirse de otra forma. Pero aquel acertijo tenía un significado muy especial, ya lo decía el remite de la carta, así que tenía que tomárselo muy en serio. Esta vez se trataba de un acertijo numérico que proponía lo siguiente: “Es curioso como habiendo tanta diversidad de gente en el mundo pueda haber un momento en el que todos seamos uno. Prueba lo siguiente, toma las dos últimas cifras de tu año de nacimiento y suma esa cantidad con los años que cumplas en el año 2011. Realiza esta operación con cualquier otra persona. Sencillo, verdad, pero no deja de ser significativo. Acuérdate siempre de esta cantidad. De ello podría depender tu vida.” Héctor no podía comprender como había podido despedirse con algo tan sencillo pero, por otra parte, dejaba una puerta abierta a la incertidumbre y a la inseguridad más absoluta.

2


Después de trece años, Héctor había logrado bastantes cosas de las que se había propuesto. Era un respetable profesor de universidad, tenía bastantes publicaciones y tratados sobre simbología y recorría el mundo dando charlas y conferencias en una gran cantidad de campus universitarios. Sin embargo, aún, de vez en cuando, notaba como un cosquilleo le recorría toda la espalda cuando le venía a la mente el último recuerdo de su amigo. Había pasado mucho tiempo pero aquel recuerdo hacía que se mantuviera aún más vivo y despierto ante las posibles adversidades de la vida. Iba a comenzar el curso con una conferencia en Nueva York. Ya lo tenía todo preparado, equipaje, material y billetes de ida y vuelta. No le gustaba llegar tarde a las citas así que dos horas antes del vuelo ya estaba en el aeropuerto. Se encontraba en la fila para el embarque del equipaje y al abrir la cartera para sacar el billete se encontró una fotografía de su amigo Calato. Justo en aquel instante tuvo una sensación de pánico que hizo que llegara casi a desvanecerse. Tras descansar un momento sentado en un banco, decidió irse a casa tras mantener una lucha interna contra su ética profesional, pues sería la primera vez que tuviera que suspender una conferencia. Al día siguiente durmió toda la mañana y tras un rápido almuerzo se dirigió a su facultad para seguir con los preparativos del inicio de curso. Como de costumbre recogió el periódico en la conserjería y se encerró en su despacho. Apenas había terminado de sentarse y de leer los titulares cuando sintió un escalofrío que le recorrió todo el cuerpo. La noticia era aterradora, no había supervivientes, el vuelo número 111 con destino a Nueva York se había estrellado. Muchas dudas invadieron en aquel instante su cabeza, ¿por qué había tenido aquella extraña sensación a la hora de subir al avión?, ¿estaba su amigo detrás de todo aquello?, ¿quién era Calato? Pero sobre todo había algo que le inquietaba aún más, y era el hecho de no haber sabido interpretar el significado del acertijo que su gran amigo le había proporcionado, a pesar de que era ese mismo acertijo el que lo mantenía más vivaz que nunca. En aquella ocasión tuvo que ser su propio amigo Calato quien lo advirtiera. Desde aquel momento solo pensó en una cosa, quizás nuestro destino esté escrito de antemano, pero aún leyéndolo no somos conscientes de lo que nos espera.

3


vuelo_111_jos__manuel_torres