Issuu on Google+

Periódico del Sanatorio Marítimo de Gijón

Curso 2007 • Número 11

José Luis Iglesias Riopedre:

Venía por un “El Sanatorio Marítimo año y al final es un referente para la fueron cuarenta comunidad educativa de Asturias” Gerardo Alonso Matías recibió un homenaje del Sanatorio Marítimo y de sus primeros alumnos, al que no quisieron faltar el consejero de Educación, José Luis

Iglesias Riopedre, representando a la Administración Pública, los antiguos compañeros y el director del centro, Clemente Gómez. Pág. 7

Pioneros en la Educación Especial

José Luis Iglesias Riopedre no sería José Luis Iglesias Riopedre si en su vida hubiese faltado la educación. La Educación con mayúscula. Ésa a la que el consejero de Educación y Ciencia ha dedicado su vida. De profesor

de Bachiller pasó a ser gestor de temas educativos. Ahora, a sus 68 años, se define como una persona rigurosa y trabajadora. Juzga “ejemplar” al Sanatorio Marítimo de Gijón y equipara el trabajo del centro con el

que la ONCE ha desarrollado a nivel nacional. Para Riopedre, el Sanatorio Marítimo y su director académico, Gerardo Alonso -que ahora se jubila-, son los “referentes” de la educación especial en Asturias. Pág. 2

Este pictograma informa que el texto al que acompaña es de lectura fácil. La información que se da en el texto es la misma que en el texto original, pero mediante frases cortas. Cada frase expresa una sola idea. Las palabras empleadas son de fácil comprensión. En muchos lugares de Europa ya se emplea este sistema. Muchas personas, con o sin discapacidad intelectual, manifiestan que les ayuda a estar mejor informadas.

La Orden llega a Gijón en los años cuarenta del siglo pasado para atender a niños con discapacidades físicas. Recuerdo de aquella época queda el propio nombre de la institución, que ahora se dedica plenamente a las personas con discapacidad intelectual. El Sanatorio Marítimo ha sido pionero en el ámbito de la educación especial en nuestro país. Pág. 3

OBRA SOCIAL HERMANOS DE SAN JUAN DE DIOS Si deseas colaborar con la Obra Social de los Hnos. de San Juan de Dios, para financiar diferentes programas de atención, puedes hacerlo directamente en las oficinas del S. Marítimo o a través de la cuenta del Banco Popular: 0075 – 0209 – 19 – 0600468648.




Curso 2007

nº 11

José Luis Iglesias Riopedre. Consejero de Educación y Ciencia

“El Sanatorio Marítimo es un referente para la comunidad educativa de Asturias” José Luis Iglesias Riopedre no sería José Luis Iglesias Riopedre si en su vida hubiese faltado la educación. La Educación con mayúscula. Ésa a la que el consejero de Educación y Ciencia ha dedicado su vida. De profesor de Bachiller pasó a ser gestor de la administración pública. Ahora, a sus 68 años, se define como una persona rigurosa. Juzga “ejemplar” al Sanatorio Marítimo de Gijón y equipara el trabajo del centro con el que la ONCE ha desarrollado a nivel nacional. ¿Son necesarias más ayudas para continuar potenciando la educación especial? Desde 1983 las administraciones hemos hecho un importante esfuerzo para impulsar programas de integración de personas con discapacidades. En la actualidad, el nivel de integración es del 75%. Hemos trabajado mucho. ¿Cómo valora el trabajo del Sanatorio Marítimo de Gijón? Es una labor muy importante. Hay dos referencias en el mundo de la educación especial, una es la Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE) y otra el Sanatorio Marítimo de Gijón. Son ejemplos de lo que se debe hacer. ¿Destaca alguna línea de acción en particular? La integración laboral es un gran reto que ha cumplido el Sanatorio Marítimo de Gijón. Los padres y madres de alumnos han tenido visión y han puesto en marcha empresas para favorecer la integración laboral de los discapacitados. De esta forma, los alumnos tienen una expectativa positiva que mejora la actitud frente a la preparación. El trabajo del Sanatorio Marítimo de Gijón ha sido absolutamente ejemplar y hoy el centro es un referente para la comunidad educativa de Asturias. ¿Las administraciones se han esforzado lo suficiente para atender las necesidades de centros como el Sanatorio Marítimo? Las instituciones públicas han ayudado al Sanatorio Marítimo. No sé si las ayudas han sido suficientes, pero sí han sido importantes. Pero siempre se piden y se necesitan más apoyos. Las ayudas se otorgan en función del número de alumnos y de profesores. Seguramente los que reciben los fondos económicos consideran que necesitan más, pero yo creo que están bien atendidos. ¿Le parecen ajustadas las cuantías de las becas particulares dirigidas a alumnos con necesidades especiales? En general, hay buena atención. Pero estas cuantías son diferentes en función de muchos factores: la edad, los ingresos familiares, etcétera. La nueva Ley de Dependencia va a ser un impulso para mejorar la atención de los grandes dependientes. Será una revolución. ¿Ha sido un ejemplo el Sanatorio Marítimo para los centros concertados? Creo que sí. En Asturias hay gente que trabaja por la educación especial y sus centros tienen un funcionamiento bastante adecuado. Pero el Sanatorio dio un paso más para la integración laboral. ¿El futuro será mejor para los discapacitados? Tenemos que poner más medios a disposición de los centros ordinarios para que puedan integrar a personas con limitaciones. Ahora, hacemos más accesibles las nuevas tecnologías. Hay gente como Stephen Hawking que habla a través de aparatos especiales y eso ya se está haciendo aquí. Nuestro objetivo es conseguir que la gente con limitaciones viva con los menores problemas posibles. Sin embargo, muchos alumnos no pue-

José Luis Iglesias Riopedre, en su despacho de Oviedo, durante la entrevista.

den continuar su educación en centros ordinarios y los específicos son la alternativa. Por supuesto. Los dos tipos de centros son compatibles. ¿Cómo se encuentra la educación especial en Asturias con respecto a otras comunidades autónomas? La educación especial en España ha cambiado para bien. En Asturias hemos sido pioneros, por ejemplo, en la atención a los sordos. Hoy en día están perfectamente integrados. En 1984 en Asturias no había logopedas titulados trabajando en la dirección provincial y hoy hay 350. ¿Son mejores nuestras políticas de educación que las de el resto de los Estados miembros de la Unión Europea? Los países nórdicos son los más avanzados. En España y en Asturias estamos mucho más avanzados que en Francia o en Alemania. Pero no conozco las políticas

de los escandinavos, donde posiblemente estén muy avanzados.

“Una labor excelente”

El profesor y director académico Gerardo Alonso se jubila después de 41 años de trabajo en el Sanatorio Marítimo de Gijón. ¿Cómo valora su trayectoria profesional? Gerardo Alonso ha hecho una labor excelente. Sólo puedo hablar bien de este profesor. Le conozco desde 1984. Ha hecho un trabajo extraordinario junto con la asociación de padres y madres del centro. Es un referente de la educación especial; un hombre muy comprometido que ha dedicado su vida a su trabajo y a los demás. ¿Destaca alguna cualidad de este entregado profesor? Para ser un buen profesional hay que ser riguroso y Gerardo Alonso lo es. Ha sabido identificarse con las dificultades

de los demás. Es un gran profesional y un gran ser humano que entiende el sufrimiento ajeno. Usted ha dedicado su vida al mundo de la educación. ¿La especial ha ocupado un lugar singular en toda esta aventura? En temas educativos hay que empezar por los que más lo necesitan. Empezamos con muchas dificultades, pero hoy tenemos en Asturias unos 300 cuidadores. Todavía recuerdo cuando en 1984 pagábamos 30.000 pesetas al mes a las familias para que desarrollaran ese trabajo. ¿La integración será total en unos años? Va a ser muy difícil, aunque teóricamente es posible y se plantea. Hay algunas discapacidades que hacen difícil la integración en un centro ordinario y la sociedad tiene algunas resistencias. Los profesores dicen a veces que están cansados. ¿Se cansa alguna vez José Luis Iglesias Riopedre? Sólo a veces. Lo importante es tener motivación. Vivo obsesionado con resolver problemas y mejorar. ¿Cómo se define el consejero de Educación y Ciencia? Me definen las palabras trabajo, dedicación y rigor. ¿La Administración pública resuelve todos los problemas? Hacemos siempre lo que podemos. La sociedad cambia y con ella los valores. ¿Hacia dónde caminamos? En el ámbito de la educación surgen nuevos problemas, como los de conducta. Si a los niños no se les inculcan valores, lo que tendremos en el futuro son personas que no sabrán controlar sus emociones. La gente joven tiene unos valores positivos: está implicada en la protección del medioambiente, en la lucha contra la pobreza; pero esta sociedad es muy consumista y muy hedonista y no quiere ver los problemas.

El consejero de Educación y Ciencia, José Luis Iglesias Riopedre, tiene 68 años y es profesor de Filosofía. Nos ha concedido una entrevista y en ella ha hablado del trabajo del Sanatorio Marítimo de Gijón. Dice que la labor del centro es “ejemplar”. Además, elogia al profesor y director académico del centro, Gerardo Alonso, y asegura que los padres de los alumnos han desarrollado una tarea fundamental para favorecer la integración. Destaca que hayan creado una red de empresas para que pueden trabajar allí los alumnos del Sanatorio Marítimo. El consejero también indicó que España tiene mejor educación especial que otros países de la Unión Europea y que hay que seguir trabajando para lograr que las personas con alguna limitación se integren en la sociedad al 100%.

Edita:

Sanatorio Marítimo csjdgi@hsjd.es | www.hsjd.es Hermanos de San Juan de Dios Avda. José García Bernardo, 708 33203 Gijón. Tel: 985 362 311. Fax: 985 365 875

Director: Clemente Gómez

Realiza: Consejo de redacción Clemente Gómez Amador Fernández Eloy J. Castelo Gerardo Alonso Raúl Cantero Santiago Ablanedo Belén Basterrechea

Secretaria de redacción: Cristina Díaz. Telf.: 902 100 567 | Fax: 985 24 54 89 E.Mail: info@esmcomunica.com www.esmcomunica.com

Ediciones y Soluciones de Marketing, S.L.

Reporteros: Estefanía Díaz, Ana Mª Serrano y Paula Fernández. Fotografía: Juan Menéndez y Elena Lobo

Director: José Álvarez Llamas.

Imprime: Gráficas Summa, S.A.

Dirección de arte: Pedro Pablo Fernández.

Depósito Legal: M/53.993/2001


nº 11



Curso 2007

Pioneros en la Educación Especial La Orden llega a Gijón en los años cuarenta del siglo pasado para atender a niños con discapacidades físicas. Recuerdo de aquella época queda el propio nombre de la institución, que ahora se dedica plenamente a las personas con discapacidad intelectual. El Sanatorio Marítimo ha sido pionero en el ámbito de la educación especial en nuestro país.

Corría el año 1945 cuando el Sanatorio Marítimo de Gijón abrió sus puertas por primera vez. Se funda para atender a niños con poliomielitis o espina bífida, prestando especial atención a los provenientes de las cuencas mineras. El Marítimo ha sido pionero en muchas cosas. Una de ellas fue la creación de las llamadas Aulas Hospitalarias, que consistían en la atención educativa a los niños que estaban ingresados en el Centro para recibir atención sanitaria. De hecho, el aula hospitalaria del Sanatorio Marítimo fue la primera que reconoció oficialmente el Ministerio de Educación y Ciencia. Además de las operaciones quirúrgicas de traumatología y la respectiva rehabilitación, el Centro contaba también con otros especialistas: oftalmólogos, pediatras, otorrinolaringólogos, odontólogos y logopedas.

La atención a nuevas necesidades

Los niños afectados por enfermedades óseas pasaban años en el Marítimo, donde disfrutaban también de actividades de ocio.

El Marítimo fue pionero en ofrecer a los alumnos formación profesional especial.

Pero pronto la Orden se dio cuenta de otra acuciante necesidad: la atención a las personas con discapacidad intelectual. Así, en los años sesenta se comienza a trabajar en este ámbito abriendo un Colegio de Educación Especial con 30 niños.

El aula hospitalaria del Sanatorio Marítimo fue la primera que reconoció oficialmente el Ministerio de Educación y Ciencia

Pero el trabajo continuó y el Centro fue también el primero en ofrecer a sus alumnos talleres de formación: carpintería, soldadura, encuadernación, pintura, electricidad, albañilería, etc. Más tarde, el Ministerio aprueba la Formación Profesional en la modalidad de Aprendizaje de Tareas, siendo junto con otro centro madrileño, pioneros en este tipo de enseñanza especial. Uno de los grandes aciertos del Colegio fue ver más allá y pensar en el futuro de los alumnos. Gracias a la colaboración de diferentes empresas, los jóvenes pudieron aprender diferentes oficios y labrarse un futuro. Actualmente, en las Aulas Educativas se imparte Enseñanza Especial a los alumnos hasta los 20 años, distribuidos entre la modalidad de Educación Básica Obligatoria y la de Transición a la Vida Adulta. En el Colegio Sanatorio Marítimo los alumnos reciben una educación personalizada, adaptada a sus capacidades. Además de las clases académicas, disfrutan de diferentes actividades fuera del Centro, como excursiones, visitas culturales, estancias en granjas escuela y numerosas actividades deportivas.

El deporte ha sido y es una de las actividades que más éxito tiene entre los alumnos.

El Sanatorio Marítimo ha sido pionero en la Educación Especial en España. Durante sus primeros años atendía a niños poliomielíticos que recibían, además de atención médica, clases en lo que se llamaba Aulas Hospitalarias, de las primeras de todo el país. En los años sesenta el centro comienza a impartir clases a niños con discapacidad intelectual. El Marítimo es también el primero en ofrecer formación profesional en la modalidad de Aprendizaje de Tareas.




Curso 2007

nº 11

Recuerdos de una infancia en el Marítimo Secundino y Antonio tienen cuerda para rato. Podrían escribir un libro con sus historias y anécdotas de su infancia en el Sanatorio Marítimo. Una infancia marcada por la poliomielitis, pero también por risas, excursiones y compañerismo. Secundino Lage y Antonio Velázquez llegaron al Sanatorio Marítimo a finales de los años sesenta. El primero desde Moreda de Aller, y el segundo desde Palencia. Eran unos niños de apenas seis u ocho años y no sabían muy bien dónde iban. Ahora, que ya han pasado más de cuarenta años, recuerdan aquella época con cariño y algunos de ellos no pierden el contacto y se reúnen de vez en cuando. La última fue para recordar buenos momentos y desear una feliz jubilación a Gerardo Alonso. Pero Secundino y Antonio se reunieron también con el periódico del Sanatorio Marítimo para contarnos cómo fueron aquellos años. Secundino, natural de Moreda de Aller, llegó con 6 años y recuerda que incluso recibió la Primera Comunión en la institución gijonesa. En aquellos años no existían centros de este tipo en Asturias. Antonio tenía unos 8 años “cuando vine la primera vez”. Eran muy pequeños, aunque sabían que “veníamos a operarnos”. A pesar de las intervenciones qurúrgicas, de la rehabilitación, y de tener lejos a sus familias, “vivíamos bien, yo lo pasé muy bien”, dice Antonio. “Cama, clase, terraza, quirófano y rehabilitación”, así resumen su vida durante aquellos años. Todos ellos recibían no sólo atención sanitaria, sino también sus clases, como cualquier otro niño de su edad. “Era muy completo”, comenta Secundino. Uno de los grandes aciertos del Sanatorio Marítimo fue pensar en el futuro de esos niños. De esta manera, no sólo les dieron la posibilidad de estudiar, sino que posteriormente los que quisieron pudieron aprender diferentes oficios, como zapatero o joyero. “Había empresas que colaboraban con el centro dando a los chicos la posibilidad de aprender un oficio”, cuenta Secundino, quien aprendió así el trabajo de joyero.

Uno de los grandes aciertos del Sanatorio Marítimo fue pensar en el futuro de esos niños Pero algo que trasluce en sus palabras y que luego ellos mismos cuentan, es el cariño y el apoyo que tuvieron de todos los que les rodeaban en el Marítimo, desde los Hermanos y religiosas que entonces había para atenderlos, al maestro Gerardo y las madres de nuestros compañeros, sin olvidar al pueblo de Gijón que “ha colaborado siempre mucho con el Marítimo”. Antonio y Secundino recuerdan cómo los niños que no podían recibir muy a menudo la visita de sus familiares, por estar lejos o tener pocos recursos, eran acogidos por otras familias durante los jueves y domingos, días de visita. Tienen un recuerdo especial para una madre de La Felguera, que se volcó con todos ellos. Pero su tiempo no se reducía al Marítimo, sino que en cuanto podían hacían excursiones a Luanco, a Covadonga o a Celorio. Recuerdan perfectamente las veces que el maestro Gerardo les llevó a ver a la Santina en su 850.

Antonio (a la izquierda) y Secundino (a la derecha), posan con el que fue su profesor, Gerardo Alonso, delante del Sanatorio Marítimo.

Mil y una historias

Si es por anécdotas, Antonio y Secundino podrían pasar horas contando las travesuras que hicieron y las historias que protagonizaron durante aquellos años. Recuerdan los domingos en el Molinón, viendo jugar al Sporting, y de cómo les quería la gente y como les daban caramelos, chupa chups. Aunque hay un día especial, cuando hicieron el saque de honor del partido que el Sporting celebró contra la Cultural Leonesa a favor del Marítimo. Aún se recuerda aquella jornada, en la que los chavales corrieron por el campo con sus muletas y la gente les ovacionó. Pero una de las aventuras más recordadas fue la grabación de un disco de la Rondalla que se formó en el Marítimo. Secundino fue uno de los niños que se trasladó a Madrid a grabar el trabajo musical que aún se conserva en el centro con especial cariño, y que fue además el primer disco con púa que se hizo en Asturias. Gracias a las lecciones del Maestro Somoana, y con motivo del programa Club Mediodía, los chicos, acompañados por los Hermanos, Sr. Samoano, el maestro Gerardo y por otros educadores, se trasladaron a Madrid para participar en TVE y grabar su disco titulado Enséñame a volar.

Todos ellos recibían no sólo atención sanitaria, sino también sus clases, como cualquier otro niño de su edad.

Antonio guarda muy buen recuerdo de los años que pasó en el Marítimo, donde tuvo una segunda familia.

En definitiva, recuerdan con cariño aquellos años en el Sanatorio Marítimo, donde formaron una nueva familia y donde recibieron el afecto y cariño de todos. Recuerdan a los Doctores D. Luis Cueto Felgueroso, D. Francisco Palacio, Dr. Hurlé padre e hijo, a la fisio Srta. Cheres, al H. Fidel en el gimnasio, al maestro Gerardo y a tantos y tantas como pasaron por el centro.

Uno de los acontecimientos más recordados fue la grabación de un disco por parte de la rondalla, dirigida por el Maestro Somoana.

Secundino Lage y Antonio Velázquez llegaron al Sanatorio Marítimo a finales de los años sesenta porque eran poliomielíticos. De esos años recuerdan muchas anécdotas, como el saque de honor en un partido del Sporting en el Molinón. Secundino participó también en una rondalla, que llegó a grabar un disco de Madrid. A pesar de las operaciones y la rehabilitación, recibían clases, hacían excursiones y travesuras como todos los niños de su edad. “Vivíamos bien. Yo lo pasé muy bien”, dice Antonio. Además de estudiar, pudieron aprender un oficio para el futuro. Recuerdan con cariño a Gerardo Alonso, su maestro durante su estancia en el Sanatorio y a los doctores Luis Cueto-Felgueroso, Dr. Francisco Palacio, a los Doctores Hurle, padre e hijo…


nº 11



Curso 2007

La total confianza en el Colegio María Jesús, Conchita y María Ana son tres madres preocupadas continuamente por sus hijos, Carlos, Mario y Érika, alumnos del Colegio de Educación Especial del Sanatorio Marítimo, que se ha convertido en una parte fundamental de sus vidas. Antes de que sus hijos llegaran a las aulas del Sanatorio Marítimo habían oído hablar de la institución que los Hermanos de San Juan de Dios tienen en Gijón. Los comentarios eran buenos, aunque poco más sabían. Ahora conocen muy de cerca la labor del Sanatorio Marítimo, y son además miembros de la Asociación de Madres y Padres del centro. Podrían pasar horas hablando de sus hijos y del montón de anécdotas que les han ocurrido en el centro. María Jesús es la madre de Carlos, un chico de 20 años que llegó al Sanatorio Marítimo hace unos doce. Ella cree que el trabajo que realiza el Colegio con los niños discapacitados se adapta “a las necesidades de cada uno”.

“La labor que hacen es impresionante. La gente que trabaja aquí se nota que lo hace por vocación”, dice una de las madres Conchita Román habla ilusionada de su hijo y de lo que ha significado el Sanatorio Marítimo para él. “La labor que hacen es impresionante. La gente que trabaja aquí se nota que lo hace por vocación. Nunca he visto una mala cara”, cuenta. Mario, su hijo, pregunta a veces si “mañana hay clase” y las vacaciones de verano siempre se le hacen muy largas. Lo mismo les ocurre a Carlos y a Érika, los hijos de María Jesús y María Ana, respectivamente. La primera de ellas está muy contenta con el hecho de que su hijo acuda al Sanatorio Marítimo, porque además de la atención de los profesores, cuentan por ejemplo con fisioterapeuta. Estas madres valoran muy positivamente que sus hijos adquieran hábitos, como utilizar los cubiertos adecuadamente a la hora de sentarse a la mesa, vestirse, hacer la cama u ordenar el armario. Cosas cotidianas, en las que ellas han visto avances notables.

De izquierda a derecha, María Ana Crespo Rama, Conchita Román Rubiera y María Jesús Huerta Alonso.

Son varias generaciones de alumnos, y también de alguna manera de padres, las que han pasado por centro. Y estas tres mujeres, que además forman parte de la Asociación de Madres y Padres, valoran la labor de todos y cada uno los que han prestado sus servicios en el Sanatorio Marítimo, y destacan la de Gerardo Alonso. “Es una pieza imprescindible”, declaran y aseguran que ha conseguido que los jóvenes mantengan a la perfección “la línea entre el cariño y el respeto”. Sin duda, tanto profesores como alumnos lo echarán de menos. Además, lanzan una idea: que el Sanatorio Marítimo sea candidato a los Premios Príncipe de Asturias.

Especialistas en alimentación para colectivos

LAVANDERÍA INDUSTRIAL

Alimentación especializada para centros y hospitales

944 541 588

16 AÑOS PRESTANDO SUS SERVICIOS A LOS CENTROS DE SAN JUAN DE DIOS

María Jesús Huerta es la madre de Carlos; Conchita Román la de Mario; y María Ana Crespo, de Érika. Las tres forman parte de la Asociación de Madres y padres del Colegio del Sanatorio Marítimo y están muy contentas de que sus hijos estudien allí porque creen que aprenden muchas cosas. Sus hijos además de aprender, se lo pasan muy bien y a veces les preguntan si al día siguiente hay clase. Como a los alumnos, a ellas también les da pena que Gerardo Alonso se jubile porque hace un gran trabajo en el centro.




Curso 2007

El trabajo de los profesores Una de las labores que se viene desarrollando en el Sanatorio Marítimo, prácticamente desde su fundación en 1945, es la de la actividad educativa. Claustro de profesores del S. Marítimo

En sus inicios esta actividad consistía en prestar apoyo pedagógico a aquellos niños que, por estar hospitalizados en el Centro, no podían acudir de forma habitual a su colegio. Posteriormente, se inician las tareas de educación especial a niños que requerían una atención especializada. En la actualidad y desde los años ochenta, el Sanatorio Marítimo cuenta con un Colegio Concertado de Educación Especial. Este Colegio va dirigido a la atención educativa de niños con necesidades educativas especiales hasta los 20 años. Los alumnos menores de 16 años cursan la modalidad de Enseñanza Básica Obligatoria (E.B.O.) donde se refuerzan los aprendizajes funcionales que se vienen trabajando desde etapas anteriores, a la vez que se introducen aspectos nuevos que van a necesitar en niveles posteriores.

El Claustro de Profesores en una reunión.

nº 11

Al final, lo que se persigue es obtener el mayor rendimiento de las capacidades personales de cada uno de los alumnos, mejorar su autonomía y favorecer su integración en la sociedad incluyendo una integración laboral.

El fin de la etapa escolar

Una vez finalizada esta etapa escolar, las alternativas que se presentan a nuestros alumnos van desde la integración laboral en una empresa ordinaria, cuando esto es posible, hasta el empleo protegido en un Centro Especial de Empleo o en un Centro de Apoyo a la Integración, bien sea en alguna de las Áreas que el propio S. Marítimo oferta, o bien en centros externos. Para ello se vienen preparando en la etapa de Transición a la Vida Adulta desde el Ámbito de Formación y Orientación Laboral por personal especializado. El Claustro de profesores afronta el futuro del Colegio con ilusión, esperanzados en poder responder adecuadamente a las necesidades de los alumnos, actualizándose ante los nuevos retos educativos y con actitud abierta para incorporar nuevas ideas, nuevos métodos, que favorezcan la adecuada respuesta educativa teniendo en cuenta los cambios legislativos, tecnológicos y las demandas que la sociedad plantea.

Una atención personalizada e integral

Una de las premisas fundamentales del Colegio es la de agrupar a los alumnos en unidades lo más personalizadas posible

A partir de los 16 años la modalidad impartida es la de Transición a la Vida Adulta (T.V.A.). En ella se pretende dotar al alumno del bagaje necesario que le permita desenvolverse de un modo lo más normalizado posible una vez que abandone la etapa escolar.

Una de las premisas fundamentales del Colegio es la de agrupar a los alumnos en unidades lo más personalizadas posible (con un máximo de 6 a 8 alumnos por profesor), lo que posibilita una atención individualizada a cada uno de los alumnos. Desde el Colegio se plantea una atención integral al alumno. Hablamos de autonomía personal, relaciones sociales, fomento y desarrollo de la comunicación, formación ético-religiosa, capacitación profesional, adecuado desarrollo motor y de hábitos de salud… Para ello se incide desde una metodología interprofesional, en la que intervienen profesores, logopedas, fisioterapeutas, educadores, psicólogo y trabajador social de forma coordinada, en función de las necesidades de cada alumno. Para desarrollar esta labor se dispone de aulas escolares, talleres de formación, aulas de logopedia, gimnasio de fisioterapia, comedor escolar… y se establecen horarios personalizados para cada alumno

El Colegio va dirigido a la atención educativa de niños con necesidades educativas especiales hasta los 20 años.

a fin de ofrecerle la mejor atención posible. Dentro de los horarios escolares y con el objetivo básico de la integración en la sociedad, se programan múltiples proyectos y actividades fuera del Centro fun-

damentados en el contacto con la naturaleza, desenvolvimiento en el entorno urbano, participación en competiciones deportivas y actividades culturales, de ocio y Educación Vial…

Colegio de educación especial Colegio concertado con la Consejería de Educación y Ciencia Objetivos: La preparación del alumno/a para el trabajo y para la vida adulta a través de una formación integral que contemple la futura incorporación a un sistema de trabajo, paso previo, a una total integración social. Edades: De 6 a 20 años

Forma de Ingreso: Derivados por la Junta de Escolarización de la Consejería de Educación a propuesta de los Equipos de Orientación Psicopedagógica Estructura: • Unidades de EBO (Educación Básica Obligatoria) • Unidades de TVA (Transición Vida Adulta) Horario: De 10h a 16:30h

Una de las principales labores del Sanatorio Marítimo es la actividad escolar. En los inicios se daba apoyo pedagógico a los niños que estaban hospitalizados en el Centro y no podían acudir al colegio. Más tarde, se inician las tareas de educación especial a niños que necesitaban una atención especializada. Desde los años ochenta, el Sanatorio Marítimo cuenta con un Colegio Concertado de Educación Especial. Este Colegio va dirigido a la atención educativa de niños con necesidades educativas especiales hasta los 20 años.


nº 11

Curso 2007



Le llega la jubilación ¿después de cuántos años trabajando en el Sanatorio Marítimo? Llevo 43 años en la enseñanza y 40 ininterrumpidos en el Sanatorio Marítimo. Usted nació en la provincia de Valladolid, ¿cómo llegó a Gijón? Yo nací en Pedrosa del Rey, en la provincia de Valladolid. Estudié en Valladolid y terminé la carrera de magisterio en la escuela Pablo Montesinos en Madrid. Con el título de maestro volví a Valladolid a buscar trabajo. Estuve tres años trabajando en el Colegio de educación especial que los hermanos de San Juan de Dios tienen en la ciudad castellana. De esos tres primeros años guardo muy gratos recuerdos. Conocí la gran Obra que los Hermanos iniciaban en el campo de la educación especial. El Sanatorio Marítimo de Gijón daba sus primeros pasos con niños discapacitados intelectuales y se ponían los cimientos de lo que hoy es un gran Centro de Acción Social. Los Hermanos me ofrecieron venir a trabajar con ellos a Gijón; necesitaban gente con cierta experiencia. Yo acepté encantado venir por un año y al final, han sido cuarenta, toda mi vida laboral.

“Han sido muchos años los que he convivido con los Hermanos y sólo tengo palabras de agradecimiento hacia ellos” ¿Y por qué se quedó? ¿Qué encontró aquí? Cuando llegué a Gijón lo que más me costó fue acostumbrarme a la lluvia. Asturias me recibió muy bien desde el principio. Además, el trabajo que se me encomendó me gustaba. Los Hermanos desde el inicio me acogieron muy bien, me ofrecieron vivir en el Centro (los sueldos en aquellos años apenas cubrían la pensión), y en el Marítimo encontré mi casa, mis amigos y el trabajo que realizaba con los chavales me satisfacía plenamente. Así transcurrieron los tres primeros años de mi estancia en Asturias. A partir del cuarto año fui nombrado maestro del Aula Hospitalaria que funcionaba en el centro con los alumnos internos hospitalizados de larga enfermedad, que eran los enfermos encamados que padecían en su mayoría la terrible poliomielitis y otras enfermedades óseas. Con ellos me sentía más maestro, más realizado, estaba haciendo lo que más me gustaba. De estos niños aprendí lo que era el sufrimiento, el compañerismo, la solidaridad, el convivir con los demás, el compartir lo poco que teníamos, lo que significaba estar lejos de la familia, en fin, muchos valores, que me sirvieron después para comprender mejor la vida. El Sanatorio Marítimo ha sido algo muy importante en su vida, y no sólo en lo profesional, sino también en lo personal. ¿No es así? Así es. En el Sanatorio conocí a la que hoy es mi mujer, Loli. Era profesora del Colegio, después fue Logopeda y en el Marítimo nos casamos. Tenemos tres hijos. En mi casa, el Marítimo ha sido tema de conversación constante: nuestros hijos han vivido el Marítimo en toda su extensión. ¿En qué ha cambiado la Educación Especial en estos cuarenta años que lleva usted dedicándose a ella? Hablar de educación especial en esas fechas (finales de los 60) era hablar de incomprensión, de abandono total a estas personas, por no haber no había ni legislación… ¿Sabes quién se preocupaba de

“Venía por un año y al final fueron cuarenta” Gerardo Alonso Matías llegó al Sanatorio Marítimo de Gijón en el año 1967. Vino por un año, pero al final en Asturias encontró su sitio y lleva en esta tierra 40 años. En esta entrevista, el director académico del Colegio nos cuenta sus experiencias. tienen las mismas con estos niños y jóvenes y eso marca. Yo necesidades bási- no los olvidaré nunca y en mi encontracas de amor, ca- rán siempre al amigo. Será bastante duro riño, vestido, etc. abandonar esto, pero en la vida nadie Quiero decir, que es imprescindible y el Marítimo seguirá los niños disca- adelante como siempre lo ha hecho, esté pacitados tienen quien esté. Esta Institución tiene unos citambién estas ne- mientos y un armazón muy firmes, como cesidades, y que las vecinas rocas de la mar. Seguro que en ciertos casos seguiré viniendo con frecuencia, a visivan a necesitar tar a todos y a ayudar en lo que me piunos apoyos es- dan los alumnos, los compañeros o los peciales. Necesi- Hermanos. Llevaré con enorme orgullo el tan un ambiente apellido con el que muchos gijoneses me familiar seguro, conocen: Gerardo el del Marítimo. estable y que los ¿Qué les diría a los Hermanos de San padres les acep- Juan de Dios después de tantos años de ten como son. La trabajo y convivencia? sociedad en geneSólo tengo palabras de agradecimiento Gerardo Alonso con sus primeros alumnos en el Marítimo. ral y los que tra- hacia ellos. Desde el principio me acogiebajamos en este ron como un hermano más. Confiaron mundo de la edu- plenamente en mí. Yo he participado en estos niños? Sus padres y algunas institu- cación especial, debemos dar el máximo muchos eventos de la Orden Hospitalaciones religiosas, entre ellas la Orden Hos- apoyo a las familias. La colaboración entre ria, he compartido en las alegrías y en las pitalaria de San Juan de Dios. Los niños la familia y el colegio, el equipo de orien- penas con ellos, días muy difíciles y días discapacitados intelectuales no asistían tación, los profesionales etc. es clave y se muy alegres… 40 años dan para mucho. a la escuela, no estaban escolarizados, la han de acentuar las medidas, teniendo Y me enorgullezco de que el año pasado marginación era total. Pronto surgen las muy en cuenta siempre las necesidades me concedieran la Carta de Hermandad primeras Asociaciones de padres, Asprona, de cada familia. de la Orden Hospitalaria de San Juan de que luchan denodadamente buscando algo ¿Qué va a hacer ahora que se jubila? ¿No Dios, solicitada por los Hnos. de la Comupara sus hijos con discapacidad. Los padres echará todo esto de menos? nidad de Gijón y concedida por el Padre empiezan a no conformarse con que sus Han sido 40 años día a día conviviendo General de la Orden. hijos sean excluidos del sistema educativo ordinario. Todo el mundo tiene derecho a utilizar los servicios de la comunidad y a tener una vida lo más normalizada posiGerardo Alonso Matías, director académico de Sanatorio ble, y en los 70 comienza a hablarse ya de Marítimo se jubila. Llegó a Asturias por un año, a finales la Integración Escolar. de los años sesenta, y finalmente se quedó cuarenta. En el ¿Qué importancia tiene la familia en la Marítimo conoció a su mujer y pasó los años más felices de formación y educación de los niños con su vida. Gerardo destaca la importante labor que ha desadiscapacidad? rrollado la Orden en la Educación Especial, y agradece a El tener un hijo con discapacidad significa enfrentarse a tareas nuevas e ineslos Hermanos que desde el principio le acogieran como a peradas. La familia es el componente más uno más. importante para la seguridad y el desarrollo del hijo. Todos los niños, TODOS,




Curso 2007

nº 11

Puesta en marcha del programa de Educación afectivo-sexual La sexualidad, globalmente entendida, forma parte de todos y cada uno de nosotros. Las personas con discapacidad no son una excepción. Su forma de vivir la sexualidad no se diferencia del modo en que lo hacen las personas sin discapacidad. Sin embargo, éste ha sido un aspecto que en numerosas ocasiones se les ha negado, tildando sus conductas

de exageradas o inexistentes. El modo en que la familia percibe la sexualidad de sus hijos es muy importante, pues de ella depende básicamente la intervención de los profesionales. Impulsado por la Consejería de Vivienda y Bienestar Social, el Centro de Apoyo a la Integración y el Área de Residencia han puesto en marcha un programa de Educa-

ción Afectivo Sexual que interviene sobre tres agentes: los profesionales, las familias y los propios usuarios del Centro. El objetivo es lograr que cada uno de los usuarios viva su sexualidad de forma positiva. Es, por tanto, un programa que atiende a la diversidad, partiendo de la aceptación de la heterogeneidad del grupo con el que trabajamos y sus necesidades. A través de

este proyecto las personas con discapacidad aprenderán a conocer sus sentimientos, explicitar sus demandas, reconocer deseos en los demás y a respetarse a sí mismo y a aquellos con los que convive. A través de dinámicas de grupo se trabajan aspectos relacionados con los sentimientos, relaciones de pareja, conocimiento del cuerpo humano, relaciones sexuales, etc.

Gerardo Alonso da su última clase en el Marítimo El director académico del Sanatorio Marítimo, Gerardo Alonso Matías, recibió recientemente un emotivo homenaje promovido por sus primeros alumnos con la colaboración del centro, al que no quisieron faltar, el consejero de Educación, José Luis Iglesias Riopedre representando a la Administración Pública, los antiguos compañeros de trabajo, y el director gerente, Clemente Gómez. Los antiguos alumnos emocionaron a Gerardo y a su familia

con la proyección de imágenes de la época que pasaron junto a él. Iglesias Riopedre alabó la labor de Alonso Matías, “pionero en la Educación Especial y un referente para muchos maestros”. El homenajeado hizo suyas las palabras de Unamuno para agradecer el cariño recibido: “El mejor regalo que puede recibir un maestro es la gratitud de sus alumnos”. A todos ellos les quiso hacer saber que “Gerardo, el del Marítimo, siempre estará a vuestro lado”.

Campeonato Nacional de Fútbol Sala en Málaga

Salidas culturales del Colegio

Los miembros del equipo del fútbol sala participaron en el Campeonato Nacional organizado por la Federación Española de Deportes para Discapacitados Intelectuales, que tuvo lugar en Benalmádena (Málaga). Los chicos obtuvieron un meritorio tercer puesto en su categoría.

Campeonato de Special Olympics en Vigo El equipo baloncesto obtuvo el segundo lugar de su categoría en el campeonato de España celebrado en Vigo, logrando en deporte adaptado una medalla de oro y dos de plata.

Los alumnos del Colegio realizaron una visita guiada al Acuario de Gijón, donde pudieron ver de cerca ejemplares que habitan en los distintos mares, ríos y océanos de todo el mundo. Otra de las salidas del colegio fue al Zoo de Santillana del Mar, donde disfrutaron de todo un día en contacto directo con diferentes especies de animales.


sanatorio maritimo num11