Issuu on Google+

                                                                         

                                                                         

Primera Edición              

               

         


¿Redes  sociales  o  redes  de  poder?    

Juan  Del  Corral  

  Desde   que   en   1971   el   primer   correo   electrónico   fue   enviado   de   un   ordenador   a   otro   por   medio   del   internet,   el   mundo   ya   no   iba   a   ser   el   mismo.   Las   relaciones   interpersonales,  el  mercadeo,  la  comunicación,   y   toda   área   que   pueda   existir   sobre   este   planeta,   sufriría   una   irreversible   modificación.   Bien  sea  por  practicidad,  por  modernismo,  por   información   o   por   modalidad   adaptada,   este   iba   a   ser   “el   punto   del   no   retorno”   para   el   avance  de  nuestra  sociedad.     Muchísimo   más   adelante   y   luego   de   un   gran   número   de   invenciones   en   cuento   a   redes   sociales   se   refiere,   en   el   2006   se   inaugura   la   red   social   microblogging,   más   utilizada   de   todos   los   tiempos…   Twitter.   Para   bien   o   para   mal   de   muchos,   un   portal   libre   de   censura   (hasta   cierto   punto)   en   el   que   por   medio   de   140   caracteres   los   pensamientos   se   convierten   en  letra,  y  según  la  cantidad  de  fama  dentro  y   fuera   de   la   red,   se   convierten   también   en   opinión  pública.   Pero   ¿qué   pasa   cuándo   el   mensaje   enviado   a   través   de   esta   famosa   red   social   se   convierte   en  opinión  pública?,  ¿a  qué  teoría  o  modelo  de   comunicación   responde   esta   nueva   modalidad?,   ¿puede   el   poder   y   dominio   formar  parte  de  este  “vicio”  colectivo?   Tomando   en   cuenta   que   existen   aproximadamente   175   millones   de     usuario,   y   respondiendo  en  orden  inverso  a  las  preguntas   planteadas,   la   respuesta   es:   ¡si!...   y   ¿por   qué   en   este   orden   las   respuestas?   Porque   al   parecer   es   más   importante   controlar   a   la   gente,   y   hacerles   creer   que   también   eso   es   algo  importante  para  ellos  mismos.  

Entre  el  año  2012  y  el  año  2013,  el  presidente   (para   ese   entonces,   y   según   lo   que   se   vive,   para   la   actualidad   también)   Chávez,   desde   un   punto   lejos   del   país,   sin   caer   en   detalles   geográficos,   continuamente   enviaba   “tuits”   o   mensajes   desde   esta   red   social   a   todo   el   pueblo   venezolano,   con   ordenes,   saludos,   palabras  de  ánimo  o  de  información,  que  días   más   tarde,   incomodó   a   un   sector   del   país   por   esta  nueva  manera  de  gobernar.  Sin  embargo,   mensaje   que   se   enviaba,   mensaje   que   era   obedecido   y   parte   principal   de   la   palestra   informativa.   Esta   red   social   obedece   a   varias   teorías   de   la   comunicación,   entre   ellas:   el   Modelo   de   Scharmm,   el   Funcionalísmo,   la   Aguja   Hipodérmica,   y   otras   tantas   que   en   otra   oportunidad   podré   explicar   con   mayor   detenimiento,   no   obstante,   estas   3   teorías   convergen   en   algo   similar   que   pudiésemos   enunciarlo   de   la   siguiente   manera:   un   emisor   líder  de  opinión,  un  mensaje  que  se  decodifica   conforme   a   la   cultura,   un   medio   masivo   para   emitirlo,   y   un   receptor   con   una   reacción   única,   masiva  y  sin  mucha  interacción.  Aunque  es  una   red   social   y   todos   la   utilizan,   los   lideres,   no   obtienen   el   feedback   adecuado   debido   al   volumen  de  respuestas  que  generan,  es  decir,   no  las  pueden  leer  todas  y  no  lo  van  a  hacer.     Por   otro   lado,   el   líder   de   la   oposición   Henrique   Carpiles   Radonski,   en   el   periodo   de   campaña   electoral   del   año   2012,   y   durante   los   fuertes   enfrentamientos   del   2013,   sus   mensajes   llegaron   con   contundencia   a   un   sector   que   obedecía  a  estas  opiniones,  y  a  su  vez  crearon   una   acción   única   en   consecuencia   de   dichos   mensajes,   es   decir,   que   tanto   de   un   lado   como   del   otro,   esta   red   social,   se   ha   convertido   en   el   micrófono,   en   la   palestra,   en   el   escenario   perfecto  para  poder  persuadir,  informar,  dirigir   e  influenciar  a  las  masas  que  les  sigue…     Es   por   eso   que   los   sistemas   sociales   siempre   contarán   con   un   testigo   omnipresente para poder controlar o descontrolar a conveniencia, ¿de qué manera utilizará la sociedad a ese mismo testigo?    


Mercaderes  de  la  fe.     Jesús  Acosta  Medina     No   se   necesita   datar   de   una   fecha   en   específico   para   conocer   el   origen   de   las   mercaderes   de   la   fe.   Desde   que   el   mundo   existe,   existe   la   necesidad   de   sobrevivir,   de   ganar   dinero,   y   de   convertirse   en   el   más   apto   para  vivir.     Las   religiones   no   es   el   blanco   de   esta   epidemia   que  ha  crecido  con  más  mesura  en  los  últimos   tiempos,   o   con   más   descaro;   es   la   debilidad   de   muchos   que   le   dan   la   importancia   y   el   sitio   a   este   tipo   de   prácticas   o   de   personas.   Ellos   no   entran  si  no  hay  lugar.   Puede   que   se   abra   un   espacio   de   debate   entre   la   existencia   de   un   Dios   o   no,   que   le   diera   un   inicio   interactivo   a   este   artículo   que   lamentablemente  es  unidireccional,  pero  este,   tampoco  es  el  punto  central  de  esta  temática,   porque   si   existe   o   no   un   Dios,   apartando   las   creencias   que   rigen   mi   vida,   no   creo   que   obligue   a   la   gente   a   dominar   o   manipular   a   otras  tantas  para  conseguir  este  elemento  que   rige  la  “superación”  o  el  “éxito”  de  muchos.  Es   decir,  no  creo  que  necesite  el  dinero.   Las   personas   tienen   poder   porque   otras   se   lo   dan.   Los   líderes   gobiernan   porque   otros   los   eligen,   y   los   dominantes   abundan   porque   alguien   en   un   instante   sucumbió.   El   estudio   de   miradas,   de   gestos,   de   mentes   y   situaciones   que   estas   personas   poseen   como   habilidad   indiscutible,   no   solo   se   enfrascan   en   el   tema   de  la  fe,  también  en  el  legal,  en  el  emocional,  o   en  cualquier  otro  que  involucre  una  necesidad   que  se  deba  suplir.   Entrar   en   el   tema   de   la   fe   no   sólo   inmiscuiría   a   todas   las   personas,   sino   que   cada   un   quisiera   arraigarse   de   la   mas   favorable   para   ellos.   La  

necesidad   de   un   ser   supremo   que   tiene   el   poder  de  crear  o  destruir,  de  hacer  o  mandar  a   la   calma,   de   enseñar   o   demandar   es   imperativo  para  cada  ser  humano,  y  eso,  para   otros,   es   debilidad,   y   cuando   existe   debilidad,   automáticamente,   sin   nadie   haberlo   llamado,   por  otro  lado,  llega  el  poder.     El   poder   también   es   una   necesidad,   pero   la   debilidad   de   esta   es   más   poder   y   la   suplencia   de   esta,   es   aun   más   poder.   Sinónimo   de   debilidad   también   son   los   gritos   de   las   emociones  que  (hay  personas)  llevan  como  su   prenda   mas   notoria   y   más   preciada.   Pero   que   sólo   los   débiles   por   el   poder   se   atreven   a   cubrir,  y  a  cambio  de  esto:  dinero.     ¿Es  el  poder  malo?  No.  ¿Es  el  dinero  malo?  No.   ¿Son   entonces   las   emociones   malas?   Para   nada,   sólo   que   la   ambición   nos   desvía   y   la   codicia  nos  corrompe,  sin  estas  características,   somos  una  persona  menos  para  el  beneficio  de   los   mercaderes,   No   como   superhéroes,   sino   como  ser  humano.   ¿Es   entonces   la   fe   mala?   No.   La   ceguera   espiritual,   sí   lo   es,   y   eso   precisamente,   es   la   falta  de  fe.     “La   ambición   de   poder   es   una   mala   hierba   que   solo   crece   en   el   solar   abandonado   de   una   mente  –(o  vida)-­‐  vacía”  Ayn  Rand.   “Porque  la  raíz  de  todos  los  males  es  el  amor  al   dinero,  por  el  cual,  codiciándolo  algunos,  se   extraviaron  de  la  fe  y  se  torturaron  con   muchos  dolores”  La  Biblia                              


Poder  y  dominación  en  la  política   Geraldine  Concepción   La   intención   de   este   artículo   es   de   poner   algunos   hechos   en   facto,   que   el   lector   cuestione   si   la   teoría   del   poder   y   la   dominación   tienen   lugar   en   la   realidad,   no   basta   con   simplemente   dar   un   punto   de   vista,   los   hechos   se   estudian,   la   política   también     y   es   amplia   por   las   herramientas   que  presenta.     En  nuestro  acontecer  diario    estamos  bajo  el   poder   y   la   dominación   de   distintas   instituciones,   pero   ¿Cómo   creer   esto   si   supuestamente  somos  libres?  No  nos  damos   cuenta   pero   estamos   bajo   la   subordinación   de   las   leyes,   bajo   las   decisiones   de   un   gobierno,   hasta   bajo   las   propias   leyes   de   nuestra  casa.  Max  Webber  hace  referencia  a   las   distintas   políticas,   menciona   hasta   la   política  de  una  mujer  para  intentar  gobernar   a   su   marido.   Entramos   entonces   en   la   cuestión   ¿la   política   se   relaciona   con   el   poder   y   la   dominación?   Claramente   que   si,   en  cuestiones  para  mantener  el  orden  social   en   teoría,   para   que   los   gobernantes   perduren   en   el   poder   también.   Algunas   instituciones   jurídicas   funcionan   como   el   medio  para  hacer  entender  que  si  las  normas   no  se  cumplen  se  tendrá  consecuencias,  si  no   funciona   luego   se   toman   otras   medidas.   Llegamos   al   punto   en   que   si   la   violencia   entra  en  la  ecuación.   Para   Webber   el   estado   se   vale   de   cierta   violencia   disimulada   para   mantener   el   control;  ciertamente  es  así,  pero  no  se  usa  o   no   se   debería   de   usar   este   medio   para   cada   eventualidad  que  haga  el  ciudadano.     Hemos  visto  en  los  medios  de  comunicación   como   gobiernos   de   otros   países   en   su   afán   de   mantener   el   poder   utilizan   la   violencia   y   represión   en   contra   de   los   ciudadanos   para   mantener   lo   que   ellos   sugieren   como   “tranquilidad”.   La   dinámica   de   la   política   debería   intentar   mantener   la   armonía   entre   ejercer  el  poder  de  manera  psicológica  en  los   ciudadanos   y   en   la   amenaza   de   las   consecuencias   de   su   desobediencia.  

Actualmente   en   nuestro   país   observamos   como   un   presidente   se   vio   ilegitimado   pero   aun  así  se  intentaba  mantener  el  control  del   poder,  se  vio  el  uso  de  una  fuerza  desmedida   y   de   fuertes   represiones   hacia   estudiantes   que   no   estaban   de   acuerdo   hacia   una   política.     En   sentido   general   el   estado   tiene   distintas   maneras  para  ejercer  el  poder  en  un  sentido   en   que   los   ciudadanos   no   se   sientan   que   están  bajo  un  gobierno  dictatorial,  represivo   o  todopoderoso;  sino  dar  el  efecto  contrario   que  es  un  estado  benevolente.                                                                                


Dominación  y  control  de  los  medios  de   comunicación  social   Angélica  Linares   Si   Max   Weber   denomina   el   poder   como   la   habilidad   para   influir   en   otras   personas   en   este   artículo   cabe   perfectamente   hacer   alusión  al  poder  y  la  dominación  que  tiene  el   Gobierno   a   través   de     los   medios   de   comunicación   social   en   el   comportamiento   de  los  ciudadanos  venezolanos.   El   poder   del   Estado   venezolano   lo   ha   llevado   a   conformar   una   “hegemonía   comunicacional”,   la   cual   tiene   como   fin   sacar   ventaja   de   los   mensajes   que   se   emiten   ya   que   no   existe   un   principio   de   igualdad   política   ciudadana,   sino   más   bien,   son   canales  de  comunicación  política.   Para   el   año   2012   habían   en   Venezuela   280   medios  llamados  “comunitarios”,  15  de  ellos   en   el   estado   Carabobo   entre   radios   y   televisoras;   sin   contar   los   impresos   y   los   de   la   Internet.     Para   2004   de   un   canal   Venezolana  de  Televisión,    el  Gobierno  pasó   a  7,  Tves,  Antv,  Ávila,  Telesur,  Venezolana  de   TV,   TRV,   TVR,   el   manejo   de   3   circuitos   nacionales,   Radio   Nacional,   YVKE   Mundial   y   Rumbo,  repetidoras  de  línea  oficial.   Según  el  editor  del  Diario  Tal  Cual,  Teodoro   Petkoff,   la   estrategia   tiene   un   desmesurado   aparato   comunicacional   que   lo   maneja   el   Presidente   de   la   Republica   y   aplastar   a   los   medios   independientes   (no   es   materia   analizar   cómo   se     han   afectado   los   medios   privados).     Un   estudio   realizado   por   el   investigador   en   comunicación   de   la   Universidad   Central   de   Venezuela,   Bernardino   Herrera,     indica   que   más   del   70%   de   un   día   de   programación   regular   en   VTV   contiene   información-­‐ opinión   sesgada,   propaganda   partidista-­‐ gubernamental   y   las   repeticiones   de   las   alocuciones     presidenciales.   Debería   ser   un   tema  aparte  el  análisis  de  los  mensajes  y  de   grabaciones   del   fallecido   presidente,   Hugo   Chávez,   para   manejar   a   través   de   esos  

mensajes,    la  estimación  que  más  de  la  mitad   de  la  población  sentía  por  ese  personaje.                                                                                                


Razones Politicas