Page 1

CONTINUACIONES DEL LIBRO DE ALFREDO GÓMEZ CERDÁ CON LOS OJOS CERRADOS

1


Carmen Pino González 3º de ESO D

Después de diez años, aún me acuerdo de lo sucedido, y lo recuerdo con una especie de humor. Ahora me encuentro trabajando como profesora de Historia del arte. Lo cual parece un chiste, ya que antes de conocer a Javier esa asignatura no me gustaba nada, como decía mi abuela 'no hay mal que por bien no venga'. Paella ha cambiado mucho, nadie podría decir a simple vista que cuando era joven le llamaban así, ya que ahora se ha convertido en alguien muy apuesto, o bueno, es normal que lo piense yo, ya que es mi novio. Él está trabajando en algo muy raro, es, por decirlo de algún modo, historiador. Él y yo estamos mejor que nunca. A veces es muy crío y me recuerda al de hace diez años. Algo que me gusta verdaderamente de él es cómo es capaz de tener paciencia conmigo y de darle un toque de humor a todo. Después de lo sucedido con Javier, fuimos muy buenos amigos y, con el paso de los años, el tiempo hizo que él fuese para mí algo más que un buen amigo. En cuanto a Javier, tanto tiempo después, no le guardo rencor por lo sucedido, pero ahora llego a entenderlo todo mucho mejor. Él volvió a España al tiempo de lo sucedido con el cuadro. Por lo que pude enterarme, él y su amigo se pelearon. Yo creo que eso no era amistad ni era nada y que la codicia a veces puede sentenciar a las personas. Javier me llamó por teléfono cuando volvió y se disculpó, algo maduro por su parte. Yo, después de haber estado esperándolo tanto tiempo, cuando volví a hablar con él me di cuenta de que hacía mucho tiempo que me había dejado de gustar. Y después de esto no volví a saber de él. Ahora mi vida es un árbol que aún está creciendo. Me quedan miles de locuras por vivir, pero, cómo no, junto a Paella y a mis amigos, claro está.

2


Mariana Manzano Soto 3º de ESO D Yo estoy ya en la universidad. Llevo unos cuantos años estudiando Arte. Hoy teníamos que exponer la vida de algún artista famoso, y he elegido a Velázquez. He de reconocer que en los últimos días me ha venido mucho a la cabeza aquel suceso ocurrido diez años atrás. Recuerdo cómo Javier nos engañó a todos, pero sobre todo a mí, y cómo Joaquín huyó con el cuadro, pero, en fin, de eso hace ya demasiado tiempo para darle importancia ahora... De repente, José Luis me llamó, nos tocaba a nosotros exponer… Sí, Paella estaba en mi misma clase incluso tantos años después, y seguía gustándole todo lo que estuviese relacionado con el arte. Él se lo pensó mucho para elegir esta carrera, pues pensaba que no le serviría para trabajar en ningún sitio, y sospecho que sigue pensando así. Él pretendía estudiar empresariales, pero finalmente decidió que quería estudiar algo que le gustase de verdad, y eligió el arte. Ambos nos levantamos y nos fuimos al frente de la clase, cuando pensaba cómo había cambiado todo casi me parecía mentira que todo aquello estuviese ocurriendo de verdad. Estuvimos unos cinco minutos exponiendo con todo detalle la historia de su vida, resaltando sus obras de mayor importancia... Cuando terminamos, la profesora fue al frente de la clase y, tras felicitarnos por nuestro trabajo, dijo lo siguiente: -¿Sabéis qué ha ocurrido hace tan solo una hora? ¡Un Velázquez! Hace unas semanas murió un venezolano que era muy rico, y le dejó el cuadro como herencia a uno de sus hijos, después de estudiarlo, han verificado que es verdadero y ahora tratan de encontrar escritos que hablen de él. Mirad, en el cuadro aparece un niño. En ese momento, la profesora nos mostró una imagen del cuadro, miré a Paella que también me estaba mirando, ambos sonreímos. Aquel era sin duda alguna nuestro cuadro, aquel que entregamos a Joaquín diez años atrás.

3


Paula Molina Cortés 3º de ESO D

Después de diez años de noviazgo con Paella, en los que me han pasado cosas maravillosas con él, ahora no veo tan claro mi amor hacia él. Resulta que hace tres años empecé a estudiar mi carrera de Historia del arte y, este año, mi profesor de Arte rural es Javier, el mismo que me dio Historia del arte hace diez años. El lunes pasado quedé con Javier, cita a la que al principio no quería asistir. Por culpa de quedar con él, ese día corté con Paella y empecé a salir con él. Javier me contó que se sentía muy arrepentido de lo que había hecho y que la distancia le había hecho darse cuenta de que realmente estaba enamorado de mí. Esas palabras me hicieron olvidar todo lo que Javier me había hecho pasar y volver a sentir ese cosquilleo en la barriga al pensar en él. Sin darme apenas cuenta, me había vuelto a enamorar de aquel hombre que hizo que empezara a interesarme por las clases de Historia del arte. Por eso, empezamos a ser novios, y hoy, una semana después de nuestro reencuentro, me ha pedido matrimonio. Seguro que todos pensáis que dije que sí como una desesperada, pero mi respuesta, aunque todavía no estoy muy segura de ella, fue que no. Mi rechazo se debió a que, justo en el momento que me pidió matrimonio, la primera persona que me vino a la cabeza fue Paella, y pensé: -Más vale pasar mi vida con alguien que siempre me ha apoyado y nunca me ha engañado, no vaya a ser que me arremangue y todo el culo se me vea.

4

Continuaciones de Con los ojos cerrados  

Continuaciones del libro Con los ojos cerrados elaboradas por alumnas de 3º de ESO

Advertisement