Page 1

                     

  PATRONES EXTRAPOLABLES                                  Nos han enseñado que no hay diferencias objetivas entre buenos y  malos edificios, entre buenas y malas ciudades.  La verdad es que la diferencia entre un buen edificio y un mal edificio,  entre una buena y una mala ciudad, es una cuestión objetiva. Se  corresponde con la diferencia entre salud y enfermedad, entre lo  integral y lo escindido, entre la autoconservación y la  autodestrucción. En un mundo sano, integral, vivo y  autoconservador, la gente puede estar viva y ser autocreadora. En un  mundo incompleto y autodestructivo, la gente no puede estar viva:  inexorablemente será autodestructiva y desdichada.   

Christopher Alexander. – El modo intemporal de Construir.          

     

7


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

7. Patrones Extrapolables.    Intentaremos  ahora,  establecer  algunos  patrones  sustentables  para  la  construcción  de  la  Periferia en la RMSP. Los patrones que describiremos se basan en las experiencias del proyecto  PAT Prosanear Jardim Irene, pero creemos que su aplicación es válida a la mayor parte de la  periferia de la región metropolitana.    La hipótesis que planteamos es que los patrones son válidos como herramientas de aplicación  amplia,  porque  la  favela  Jardim  Irene  enfrenta  problemas  análogos  a  la  gran  mayoría  de  las  favelas  de  la  Región  Metropolitana,  y  además  porque  Jardim  Irene,  las  demás  favelas  y  los  barrios precarios son el producto de un único proceso de ocupación del territorio.     Ahora bien, como se caracteriza a estos patrones sustentables? Alexander (1.979) afirma que:    “Cuando  un  patrón  está  vivo,  resuelve  sus  propias  fuerzas,  es  autosustentador  y  autocreador, sus fuerzas internas se mantienen continuamente a sí mismas.” [a su vez]  “Un edificio o una ciudad cobran vida cuando todos los patrones que contienen están  vivos:  cuando  permiten  que  cada  una  de  las  personas,  cada  planta  y  animal,  cada  arroyo y cada puente, cada pared y cada techo, todos los grupos humanos y todos los  caminos cobren vida en sus propios términos.”1     En  nuestro  caso  particular,  deberíamos  entonces  buscar  patrones  que  permitan  convivir  armónicamente con los arroyos, y ocupar las  laderas con seguridad y sensibilidad ambiental.  Debemos constituir espacios públicos que sean significativos de modo a que la comunidad esté  interesada  en  conservarlos  para  su  uso  y  para  beneficio  del  medio  ambiente.  Debemos  estructurar  respuestas  habitacionales  prácticas  y  económicas  que  permitan  resolver  las  necesidades de muchas personas, con alguna flexibilidad en el proyecto y la gestión, de modo  a reconocer las necesidades de individuos específicos, como los discapacitados, los ancianos, o  las familias muy numerosas.     Definimos a continuación estos patrones:    7.1. Como ocupar la interfase valle – ladera:    7.1.1.Las lecciones de Le Corbusier y Reidy.    El  primer  patrón  sustentable  que  definiremos,  es  el  de  un  patrón  edilicio  que  permita  edificar con racionalidad en la interfase valle‐ladera. Este patrón  se basa en las propuestas  de Le Corbusier  para Argel, recogidas a su vez por Reidy en dos de los edificios modernos  más importantes de la arquitectura latinoamericana: el Conjunto Habitacional Pedregulho  (Rio de Janeiro), y el Conjunto Habitacional Marques de São Vicente, localizado en Gávea  (también en RJ).    Podríamos  definir  a  este  patrón  como  un  “Edificio  serpenteante  con  calles  elevadas”.  La  sinuosidad permite adaptarse al relieve, y la calle elevada permite acceder al edificio desde  la ladera, y no solo desde el valle, como sería habitual   

186  


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

Además, como el patrón concentra un número considerable de residencias, los costos de  obras  geotécnicas  de  contención,  ya  reducidos,  se  amortizan  entre  más  usuarios,  produciendo una economía mayor en el conjunto.    El problema práctico que encuentra este patrón es que al momento de la elaboración del  proyecto  PAT  Prosanear,  no  existían  líneas  de  financiamiento  del  Gobierno  Federal  o  de  instituciones como la Caixa para proyectos de esta naturaleza. Esto a su vez, obligó a las  autoridades  municipales  a  asumir  respuestas  más  costosas  y  menos  eficientes,  pero  que  contaban con líneas de financiamiento disponibles.        

  Ilustración 64: Edificio serpenteante con calle elevada. 

      7.1.2. Casas aterrazadas:     El  segundo  patrón  sustentable  de  ocupación  que  proponemos  para  la  interfase  valle  ladera, son los conjuntos de casas aterrazadas, como los que hemos elaborado para este  proyecto.  Es  un  patrón  bastante  preciso,  que  establece  que  podemos  ocupar  con  seguridad y economía, sitios que estén en la franja de 30% a 60% de pendiente.    Este patrón que podríamos denominar “conjuntos de viviendas aterrazadas”, se apoya en  una  estructura  urbana  de  calles  peatonales  y  escalinatas  para  acceder  a  las  viviendas  y  bolsones de estacionamiento en cotas inferiores o superiores.     Criterios complementarios para estos conjuntos aterrazados son: equilibrar los volúmenes  de  tierra  cortada  y  rellenada,  y  disminuir  al  mínimo  posible  la  altura  de  los  muros,  de  manera a reducir costos.          187   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

 

    Ilustración 65: Casas aterrazadas 

    7.1.3.Terrenos consolidados:    El último patrón sustentable que queremos proponer para la ocupación sustentable de la  interfase  valle  –  ladera,  es  una  simple  variante  del  previo,  las  “casas  aterrazadas”.  Sin  embargo, creemos útil profundizar en la reflexión al respecto.    En escenarios de recursos siempre escasos y grandes déficits, se debe discutir siempre que  es lo realmente prioritario. Así, en la discusión de la vivienda de interés social, cuando hay  más  solicitantes  que  recursos  (y  esto  siempre  ocurre  en  nuestras  realidades),  generalmente  se  opta  por  dar  un  cierto  número  de  viviendas  terminadas  a  un  número  menor de familias.     La experiencia y la historia, nos muestran sin embargo, que los ciudadanos comunes han  sido capaces de construir millones de unidades habitacionales en la Región Metropolitana  de São Paulo, prácticamente sin asistencia técnica alguna.     Ante  esta  situación,  creemos  que  en  casos  de  recursos  limitados,  las  administraciones  públicas  deberían  focalizar  sus  recursos  en  detectar  lugares  apropiados  para  la  implantación  de  viviendas  y  construir  las  obras  de  contención  e  infraestructura  urbana  (calles  peatonales,  redes  de  drenaje  pluvial,  cloacas,  agua,  electricidad,  etc.).  A  esto  denominamos “Terrenos Consolidados”.  En lo que refiere a la vivienda en sí, el papel de  los municipios podría limitarse a brindar asistencia técnica y facilitar el acceso a materiales  de construcción a mejores precios, comprando en volúmenes importantes.    Afirmamos  esto porque consideramos  que  lo verdaderamente esencial  para  la  seguridad  de la vida y los bienes de los habitantes, y para la preservación del medio ambiente, es la  ocupación  sensata  del  sitio,  y  la  correcta  ejecución  de  las  estructuras  de  contención  y  188   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

drenaje.  Estos  problemas  normalmente  están  más  allá  de  las  capacidades  técnicas  y  financieras  de  los  vecinos  y  es  aquí  donde  deben  concentrar sus esfuerzos  los  gobiernos  locales.         

        Ilustración 66: Terrenos consolidados. 

    7.2. Como ocupar el valle:    7.2.1. Parques lineales y lagos:     Creemos que es profundamente necesario abrir el debate con pobladores y autoridades acerca  de  los  cursos  de  agua  urbanos.  Es  necesario    mostrar  que  existen  otras  opciones  de  convivencia  con  los  arroyos,  diferentes  de  la  canalización  en  lechos  de  hormigón  cerrados  o  abiertos.     En este sentido, implantar parques lineales y pequeños lagos artificiales en los arroyos urbanos  pueden  brindar  innumerables  aportes  a  la  calidad  de  vida,  a  la  conservación  del  medio  ambiente y a la reducción de situaciones de riesgo de inundación en la RMSP. Además, estos  parques  pueden  servir  como  ejemplos  vivos  de  un  modelo  alternativo  de  ocupación  de  los  valles.   

189  


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

Desde  hace  casi  un  siglo,  cuando  se  optó  por  el  modelo  rectilíneo  de  Ulhoa  Cintra  para  rectificar  los  ríos  Tieté  y  Pinheiros,  hemos  venido  tomando,  reiteradas  veces,  decisiones  equivocadas. Es momento de romper con esa dinámica.    

  Ilustración 67: Parques lineales y lagos. 

    7.2.2. Edificios de valle:      A  diferencia  de  lo  que  sostiene  la  legislación  ambiental  vigente,  creemos  que  los  valles  de  cursos  de  agua  urbanos  pueden  y  deben  ser  ocupados  con  usos  compatibles,  como  la  implantación  de  equipamientos  comunitarios  (escuelas,  hospitales,  guarderías,  hogares  de  ancianos, etc).    Creemos  que  una  de  las  formas  más  potentes  de  hacer  que  la  comunidad  se  comprometa  a  preservar  un  valle,  defendiéndolo  de  ocupaciones,  o  evitando  que  en  el  mismo  se  arrojen  basura, escombros, etc.; es haciendo que el valle se vuelva un espacio significativo para su vida  cotidiana.     Si  el  valle  es  simplemente  la  tierra  de  nadie  que  no  se  puede  ocupar,  no  habrá  nunca  mecanismos  suficientes  de  control  urbanístico  para  protegerlo.  Si  el  valle  se  convierte  en  el  parque que rodea la escuela de mis hijos, por otra parte, es menos probable que se llene con  sofás viejos y escombros.    Es  perfectamente  posible  (lo  hemos  visto  en  este  trabajo)  proyectar  edificios  que  ocupen  el  valle de un modo sensible, permitiendo que la gente se acerque nuevamente a los arroyos y  ríos urbanos en su vida diaria. En este sentido, es necesario tener la voluntad política necesaria  para implantar obras como estas, utilizando las brechas legales que ya existen, como la citada  Resolución 369 del Conselho Nacional do Meio Ambiente.            190   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

 

      Ilustración 68: Edificios de Valle 

    7.3. Como ocupar la ladera:      7.3.1.Contención geotécnica leve:     Hoy  en  día,  están  disponibles  tecnologías  de  ingeniería  que  permiten  contener  inclusive  construcciones hechas en localizaciones que son un atentado a la lógica. El hecho de que esa  posibilidad exista ha producido en muchos técnicos una especie de pereza intelectual del tipo:  “no hay problema, el hormigón lo resuelve”.     Este  fetichismo  tecnológico  esconde  una  omisión  profesional,  en  el  mejor  de  los  casos,  y  en  otros, intereses comerciales concretos, pues la implantación masiva de concreto y varillas de  acero en las laderas es mucho más costosa.     Estas tecnologías de uso masivo de hormigón pueden contener inclusive paredes verticales de  seis o más metros, pero también impermeabilizan la ladera, acelerando la velocidad superficial  de  escurrimiento  del  agua,  rebajando  las  napas  al  impedir  la  infiltración  de  la  lluvia  y  empeorando las inundaciones aguas abajo.     La experiencia del proyecto PAT Prosanear Jd. Irene ha mostrado que es posible, con menores  costos  e  impactos  ambientales,  contener  las  laderas.  Para  esto,  recurrimos  al  patrón  que  191   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

denominamos  “contención  leve”.  El  mismo  se  basa  esencialmente  en  la  implantación  de  taludes autoportantes con rellenos compactados y vegetación.     No  existe  ningún  criterio  contrario  a  los  muros  de  contención,  solo  el  principio  de  que  si  el  patrón  es  “autosustentador”,  como  ocurre  con  un  talud  bien  implantado  y  con  cubierta  vegetal, la respuesta es mejor en términos económicos y ambientales.       

   

Ilustración 691: Contención leve. 

  7.3.2.Edificios y parques de ladera:     Los  edificios  y  parques  de  ladera,  siguen  la  misma  lógica  desarrollada  para  los  valles.  Contrariamente a lo que establece la legislación ambiental vigente, nosotros creemos que las  laderas  deben  ser  ocupadas  con  equipamientos  comunitarios  significativos,  implantados  con  sensibilidad e inteligencia.     Claramente  los  parques  de  ladera  no  pueden  albergar  muchos  usos,  como  los  campos  deportivos.  Pero  ciertamente  pueden  articularse  por  una  red  de  camineros,  rampas  y  escalinatas, combinadas con espacios de estar y vegetación.     Del  mismo  modo,  la  implantación  de  edificios  estará  condicionada  fuertemente  por  la  topografía.     Aún así, creemos que convertir estos espacios en lugares significativos para la comunidad es la  mejor  forma  de  defenderlos  de  nuevas  ocupaciones  predatorias.  Edificios  de  estas  características  podrían  contribuir  a  establecer  lazos  harmónicos  entre  los  intereses  de  la  comunidad y las necesidades del medio ambiente.    192   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

   

Ilustración 70: Edificios y parques de ladera. 

  7.4. Recuperando cuencas (una a la vez):     Por  fin,  reunidos  todos  estos  factores,  tenemos  una  metodología  clara  de  cómo  recuperar  micro cuencas hídricas en áreas urbanas. Inclusive los aspectos gestivos como la financiación y  la legislación han sido citados, de modo que a pesar de que se ha hecho un gran énfasis en el  diseño, en el buen proyecto y la buena forma, no se puede acusar a estas propuestas de ser  “solo bellos dibujos”.    Ahora bien, porque es importante recuperar pequeñas cuencas?.     Porque es un camino concreto para lograr mejorar de forma potente la calidad ambiental de la  RMSP. Entiéndase bien: nadie puede hoy sanear el Tieté o el Pinheiros. Recientemente se han  invertido  miles  de  millones  de  Reales  en  un  proyecto  de  rebaje  del  lecho  y  dragado  de  residuos, pero las dinámicas que generan el problema continúan intactas. Y por esto, a pesar  de todo el esfuerzo, la contaminación y las inundaciones han seguido.    Sin  embargo,  si  en  vez  de  preocuparnos  por  recuperar  el  Tieté  mañana  mismo,  estableciésemos una agenda concreta de intervenciones en microcuencas urbanas como la de  Jardim Irene, el efecto sinérgico potencial en una década sería enorme.     Simplemente  se  trata  de  sanear  una  microcuenca  con  los  patrones  que  hemos  descripto  anteriormente.     Luego otra, y luego otra.    Después de algunos años, el Magini el Medeiros y otros afluentes del Arroyo Guarará estarían  significativamente  más  limpios.  Por  lo  tanto,  el  propio  Guarará  estaría  limpio.  Cuando  el  Guarará  y  muchos  otros  de  sus  afluentes  estuviesen  limpios,    el  Tamanduateí  comenzaría  a  correr más limpio.   193   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Y finalmente, el Tieté, el Pinheiros, la represa Billings y el litoral Santista serían recuperados.    Otra  virtud  que  tiene  este  patrón  de  “recuperemos  cuencas,  una  de  cada  vez”,  es  su  característica  de  proceso  genético.  Como  no  se  trata  de  un  solo  megaproyecto,  sino  de  muchos pequeños y medianos proyectos, es posible realizar ajustes particulares y brindar un  grado de atención al detalle que son imposibles en las grandes obras.     Este  patrón  permitiría  que  en  cada  cuenca  se  busquen  respuestas  ligeramente  diferentes  dentro  de  las  mismas  lógicas  rectoras.  Se  puede  experimentar  con  diversas  estrategias  de  implantación de edificios, formulas de dimensionamiento de los lagos artificiales, dimensiones  de parques lineales a los lados de los arroyos, etc.      Este principio de diversidad en la unidad es magnífico, por que se asocia con la conformación  de  buenas  ciudades  o  de  sistemas  vivos.  No  hay  una  sola  mente  rectora  y  brillante  que  lo  controla  todo,  sino  miles  de  actores  involucrados  en  la  construcción  de  sus  entornos  inmediatos,  tomando  decisiones  que  son  buenas  para  ellos  y  correctas  para  el  conjunto,  dentro de las directrices de una estructura compartida.     Nos llevo poco más de un siglo destrozar casi por completo el territorio y los recursos hídricos  de la RMSP. Por lo tanto, puede llevarnos cincuenta o cien años deshacer el entuerto.     Lo que ya no se puede afirmar, es que la situación está perdida.    Existe un camino. Ahora toca recorrerlo.   

                   

Ilustración 71: Recuperar cuencas, una a la vez. 

194  


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

      REFERENCIAS DEL CAPÍTULO 7:                                                               1 ALENXANDER, Christopher / “El Modo Intemporal de Construir” / Editorial GG – Barcelona – España – 1981 (p. 110 y p 115)

  

195  

Valles y Laderas, Capítulo 7  

Séptimo capítulo de la tesis de FLACAM

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you