Issuu on Google+

         

LA PROPUESTA:                                           

6


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

 

  6. La propuesta concreta. Estudio del Proyecto Pat PROSANEAR Jd. Irene:  6.1. Remoción Vs. Consolidación:   La  problemática  de  la  remoción  o  consolidación  de  los  habitantes  del  barrio  fue  probablemente  el  principal  leit  motiv  de  discusión  del  proyecto.  Como  hemos  visto  en  este  trabajo,  aproximadamente  el  80%  de  la  favela  Jd.  Irene  estaba  asentada  sobre  un  territorio  inadecuado,  que  no  debería  ser  ocupado,  de  seguirse  los  lineamientos  de  la  legislación  ambiental.   A  partir  de  este  escenario,  diversos  sectores  que  participaban  en  el  proyecto  proponían  conceptos diferentes de cómo encarar la problemática.   •

El  banco  mundial,  propugnaba,  en  las  directrices  del  programa  Pat  PROSANEAR  la  intención  de  reducir  al  mínimo  las  remociones  necesarias.  Esta  idea  se  basaba  en  el  reconocimiento de que en el pasado, las políticas de remoción y creación de conjuntos  habitacionales  de  vivienda  de  interés  social  habían  tenido  consecuencias  negativas,  como disociación de los tejidos sociales, alejamiento de los lugares de trabajo, etc. 

Este  credo  de  la  reducción  al  mínimo  de  las  remociones,  era  también  esgrimido  por  algunos  sectores  de  la  administración  de  Santo  André,  quizá,  con  la  intención  de  reducir la complejidad del proyecto para el municipio. Cada familia a ser relocalizada  requiere que el municipio establezca una alternativa de relocalización, lo que encarece  y  dificulta  el  proceso.  Para  hablar  con  estricta  justicia,  debemos  decir  también  que  otros técnicos de la municipalidad, altamente comprometidos, esgrimieron la posición  de  que  el  análisis  de  las  remociones  debía  hacerse  velando  por  la  seguridad  y  el  bienestar de los habitantes, sin considerar cuanto trabajo implicase para el municipio. 

 En  contraposición  a  este  principio  de  “remoción  mínima  para  no  disgregar  a  la  comunidad”,  se  tenía  la  tesis  sustentada  principalmente  por  algunos  técnicos  de  la  secretaria de medio ambiente de Santo André, en este caso el SEMASA, la institución  que  desarrollaba  el  proyecto.  Estos  técnicos,  consideraban  que  la  opción  de  la  “remoción total” era la más adecuada. El planteo, nítidamente legalista, afirmaba que  si  la  legislación  ambiental,  específicamente  el  Código  Florestal,  determinaba  que  ciertas  áreas  debían  ser  consideradas  de  Protección  Permanente,  esto  debía  respetarse sin consideraciones o análisis posteriores.   A  partir  de  esta  posición,  los  técnicos  consideraban  que  lo  correcto  sería  remover  al  80%  del  barrio  Jd.  Irene,  y  buscar  una  nueva  solución  habitacional  para  unas  1000  familias y 3600 personas. 

Los  miembros  de  la  comunidad,  y  sus  líderes,  en  una  posición  perfectamente  comprensible  estaban  aprehensivos  con  respecto  a  las  remociones.  Querían  saber  quienes  serían  afectados  (incluso  cuando  los  miembros  del  equipo  técnico  aún  discutíamos quien seria o no removido), y que alternativa se les brindaría.  102 

 


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Recordemos una vez más lo ya expuesto en el desarrollo de este trabajo. El lugar de las  clases  menos  favorecidas  en  Sao  Paulo  siempre  se  hizo  en  áreas  ambientalmente  inadecuadas  y  normalmente  al  margen  de  la  legislación,  pero  contando  con  la  permisividad  del  poder  público.    La  relación  entre  favelas  y  administraciones  municipales  ha  sido  tradicionalmente  basada  en  la  desconfianza  y  en  una  dualidad  reivindicación  –  clientelismo.  Construir  un  diálogo  franco  y  sensato  era  un  desafío  enorme, aún en una administración como la de Santo André, con una larga tradición  en  proyectos  de  reurbanización  de  favelas,  que  le  habían  valido  inclusive,  reconocimientos internacionales.  En  medio  de  toda  esta  cacofonía,  el  equipo  técnico  del  proyecto,  intentó,  junto  con  los  funcionarios de la municipalidad de Santo André, y los vecinos de Jd. Irene, construir una salida  viable, adecuada y sustentable.   Para aproximarnos al problema, intentamos discutir lo más amplia y creativamente posible las  premisas de todas las partes involucradas.   No  nos  pusimos  en  el  sayo  de  los  defensores  del  medio  ambiente  que  consideran  que  toda  ocupación humana solo destruye el medio ambiente, soslayando el hecho de que sí es posible  construir un paisaje humano de manera adecuada.   Resistimos  a  la  tentación  de  aplicar  el  credo  sociologista  del  banco  mundial  de  que,  en  lo  posible, nadie debía ser removido para preservar las redes sociales, si nuestro mejor juicio nos  decía que algunos locales hoy ocupados ponían a la población residente en un elevado riesgo  de perder sus residencias y hasta su vida.  Sorteamos las posiciones legalistas que afirmaban que si la ley ambiental (específicamente el  Código Florestal) determina la imposibilidad de ocupar ciertas áreas, esto debe ser cumplido,  sin considerar, que esas leyes fueron hechas para preservar valores ambientales, pero que en  el  caso  de  la  Favela  Jd.  Irene,  no  se  podía  hablar  de  preservación  sino  de  mitigación  y  remediación del impacto ambiental.   Hablar  de  “Áreas  de  Preservación  Ambiental  Permanente”  en  Jd.  Irene,  roza  el  cinismo  o  la  ironía cruel. Casi nada quedaba ya en Jd. Irene para ser preservado, al momento del inicio del  proyecto.  La  alternativa  de  “intervenir  en  la  naturaleza  Vs.  No  intervenir”  es  una  falacia:  la  favela, las dinámicas socio‐económicas que hemos descripto extensamente en este trabajo ya  habían antropizado, del peor modo posible ese territorio.   La pregunta nueva, la única verdaderamente válida, era: “que modos de ocupar este territorio  pueden  mejorar  esta  situación,  estableciendo  patrones  mas  benéficos  para  la  población  y  el  medio ambiente?”.  Pero  pasemos  a  explicar  detalladamente  las  características  del  problema,  y  las  decisiones  proyectuales tomadas.  103   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  6.1.1.Removemos a todo el barrio?:  Tuvimos que desarrollar un gran ejercicio de proyectación ambiental para tratar de encontrar  una  respuesta  a  esta  problemática.  Sentíamos  la  necesidad  de  dar  bases  más  solidas  a  las  decisiones  del  proyecto,  y  ninguna  de  las  aproximaciones  iniciales  nos  parecía  adecuada.  No  parecía sensato remover a toda la comunidad, ni consolidar a toda la comunidad en los lugares  que hoy ocupaban en el barrio.   Algunas claves (teóricas) de cómo enfrentar el problema fueron obtenidas a partir del aporte  de dos investigadores: Flavio Farah y Luciana Travassos.  Travassos1, rescatando la teoría de riesgos ambientales, nos recuerda que   “(…) los riesgos son los productos indeseados que surgen como efecto colateral de aquello que  de  hecho  es  buscado  por  la  sociedad,  de  lo  que  la  misma  consume,  o  de  la  forma  en  que  produce. Cuestiones como el cambio en la producción – del sector industrial al de servicios, por  ejemplo  –  el  patrón  de  ocupación  del  suelo  y  de  producción  de  infraestructura,  legan  a  las  ciudades un pasivo ambiental, que coloca a la población en situación de riesgo, a través de la  aceleración  de  los  procesos  de  degradación  del  medio  ambiente  y  de  la  calidad  de  vida,  así  como de la destrucción de recursos naturales.” 

Como  lo  enuncia  Travassos,    el  riesgo  no  surge  de  las  condiciones  físicas  del  territorio,  sino  como  una  consecuencia  no  buscada  de  nuestras  acciones  como  colectivo,  como  una  externalidad  negativa.  En  el  caso  de  las  favelas,  los  riesgos  surgen  como  una  externalidad  negativa de las acciones de la colectividad para hacerse de un lugar en la ciudad.  Si aplicamos el pensamiento a Jd. Irene, podríamos afirmar que los riesgos para la población no  derivan  del  hecho  de  que  existan  altas  pendientes  o  valles  de  inundación,  sino  de  que  un  patrón inadecuado de ocupación humana se asienta en este territorio.   Es la  combinación  de las  características  físicas  (ladera de  alta  pendiente) con  una  modalidad  concreta  de  ocupación  humana  (normalmente,  cortes  sin  contención  y  rellenos  sin  compactación, ausencia de soluciones de drenaje pluvial, etc.) lo que produce el riesgo de los  deslizamientos de tierra.   Del mismo modo, es la combinación de las características físicas (valles estrechos, rodeados de  colinas), con una modalidad concreta de ocupación humana (casas construidas en la planicie  de inundación, remoción de la vegetación ciliar con el consecuente aumento de la erosión en  el cauce, etc.) lo que produce el riesgo de las inundaciones.  Por  su  parte,  Flavio  Farah,  nos  orienta  por  medio  de  un  recorrido  histórico,  a  ver  que  la  condición  de  habitar  en  laderas  no  está  indisolublemente  unida  al  riesgo  de  deslizamientos,  como podría afirmarse desde el sentido común del habitante urbano en Brasil, acostumbrado  a la publicación regular en los medios de prensa de noticias que informan de muertes y daños  materiales por eventos de este tipo.   104   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Farah afirma que:     “(...)  Se  ha  ocupado  bien  laderas  en  otros  periodos  históricos,  tanto  en  el  Brasil,  como  en  Europa, cuna de muchos conceptos urbanísticos que heredamos.    Ocupaciones urbanas en laderas fueron bastante comunes, por ejemplo, en la Europa de la Edad  Media.  En  este  periodo,  la  búsqueda  de  sitios  de  implantación  que  suministrasen  seguridad  desde el punto de vista militar hacia valiosos, entre otros lugares estratégicos, a las cumbres de  colinas o montañas, desde donde la defensa era más fácil: la visión de eventuales movimientos  enemigos era completa y el acceso era difícil para los atacantes. En las cumbres se implantaban  castillos, monasterios o sedes episcopales, con guarniciones militares; alrededor de muchas de  estas cumbres, protegidas por murallas, brotaron ciudades (…)     (...)Desde el período colonial el Brasil también ya presenta innumerables ocupaciones urbanas  em  laderas.  Herencia  de  la  no  lejana Edad  Media,  la  tradición  de  escoger  sitios  elevados,  por  requisitos militares de defensa, desembarcó con los portugueses. (…)    Algunas  de  las  ciudades  coloniales  brasileras,  implantadas  en  relieves  montañosos  y  que  aún  mantienen sus núcleos históricos preservados, nos dan muestra que la tradición constructiva de  los portugueses, en lo que refiere a la construcción en laderas, fue suficiente para que algunos  testimonios atravesasen los siglos”. 

  Por  qué  surgen  entonces  los  problemas  de  estabilidad  geotécnica  que  resultan  en  los  deslizamientos  de  tierra,  con  sus  consiguientes  pérdidas  materiales  y  humanas?.  Farah  sostiene que una parte de la respuesta puede encontrarse en las diferencias entre los sitios de  implantación de las ciudades en Europa y en el Brasil.    Desde el punto de vista geológico, la mayor parte de Europa y regiones mediterráneas presenta  capas de suelo poco profundas, a veces ausentes, y las construcciones se fundan prácticamente  en  roca  madre.  Este  hecho  parece  haber  influido  en  los  portugueses  al  momento  de  escoger  sitios  de  implantación  en  el  Nuevo  Mundo.  En  las  implantaciones  en  acrópolis,  buscaban  terrenos rocosos, por lo menos para la construcción de fortificaciones (…)    Para  el  desarrollo  de  las  ciudades,  sin  embargo,  las  construcciones  acabaron  ocupando  com  frecuencia,  terrenos  con  camadas  más  profundas  de  suelo  en  laderas,  lo  que  no  raras  veces  produjo serios accidentes.    

  Tenemos  aquí,  una  clave:  la  transferencia  directa  de  modelos  a  contextos  físicos  diferentes  produce resultados inadecuados. Se hace necesario, imprescindible, conocer las características  esenciales del sitio en el que se desea intervenir.     Esto,  a  su  vez,  planteaba  una  agenda  concreta  para  el  proyecto  de  la  Favela  Jd.  Irene:  debíamos conocer en profundidad las características geológicas y geotécnicas del sitio. Como  se  comportaba  ese  suelo  ante  la  erosión,  cuál  era  su  cohesión  y  su  capacidad  de  carga?  Además,  que  efectos  tenía  sobre  este  suelo  específico,  el  patrón  actual  de  ocupación  del  territorio?  La  forma  de  parcelar  la  tierra,  de  conducir  las  aguas  de  lluvia,  las  cloacas,  y  depositar las basuras, etc.    Y a partir de estas respuestas, como sería sensato, seguro y ambientalmente correcto ocupar  las laderas?  105   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

    6.1.2.  Estudiando Escenarios de remoción y consolidación:     El primer escenario, afirmaba que debíamos remover al 80% de la población de la favela. Era el  producto de la simple superposición de las restricciones jurídicas y normativas al territorio.  El  segundo  escenario  que  fue  construido,  se  elaboró  a  partir  de  una  serie  de  hipótesis  de  trabajo:    • En Jd. Irene ya no cabe hablar de áreas de “preservación” permanente:     La legislación ambiental brasilera, específicamente la Ley 4771/65, conocida como el “Código  Forestal”,  establece  áreas  denominadas  de  Preservación  Permanente,  conocidas  en  la  jerga  técnica como APP (área de preservación permanente).     Esta ley determina que una franja de 30 metros a ambos lados de los ríos o cualquier curso de  agua  deben  ser  considerados  como  APP,  si  el  río  en  cuestión  no  tiene  más  de  10  metros  de  ancho (siendo este el caso de los Arroyos Magini y Medeiros, en Jd. Irene). También determina  que  una  circunferencia  con  radio  de  50  metros  alrededor  de  las  nacientes  (aún  las  intermitentes), las cumbres de los cerros y los sectores de una ladera con pendientes mayores  a 45º o 100% deben ser definidas como áreas de preservación permanente.2    En  estas  Áreas  de  Preservación  Permanente  queda  prohibida  la  supresión  de  vegetación,  quedando  exceptuados,  “solamente  (…)  casos  de  utilidad  pública  o  interés  social  debidamente  caracterizados”    Ahora bien, creemos importante discutir estas cuestiones, porque en los círculos técnicos del  Brasil,  principalmente  en  el  de  los  profesionales  relacionados  con  el  área  ambiental,  el  cumplimiento de estas normas se toma como una bandera de lucha y compromiso. Y nosotros  no consideramos que las APPs, por lo menos de la forma en que normalmente son entendidas  y aplicadas sirvan para resolver los acuciantes problemas socioambientales de las metrópolis  brasileras.    Debemos recordar que el primer artículo del Código Florestal determina que:    “Los bosques existentes en el territorio nacional, y las demás formas de vegetación, reconocidas como  útiles a las tierras que revisten, son bienes de interés común a todos los habitantes del país, ejerciéndose  los  derechos  de  propiedad,  con  las  limitaciones  que  la  legislación  en  general  y  especialmente  esta  Ley  establecen”   

Es  decir,  se  trata  de  una  ley  orientada  principalmente  a  la  preservación  de  bosques  y  otras  formas de vegetación útiles a las tierras que revisten. Recién en un párrafo único al final del 2º  artículo encontramos que:    “En el caso de áreas urbanas, así entendidas las comprendidas en los perímetros urbanos definidos por  ley  municipal  y  en  las  regiones  metropolitanas  y  aglomeraciones  urbanas,  en  todo  su  territorio,  se  observará  lo  dispuesto  en  los  respectivos  planes  directores  y  leyes  de  uso  del  suelo,  respetados  los  principios y limites a que se refiere este artículo [30 metros a ambos lados de cursos de agua de menos  de 10 metros de ancho, etc.].   

106   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Es  así  como  súbitamente  una  ley  que  fue  creada  para  preservar  áreas  boscosas,  manglares,  vegetación de dunas, etc., se convierte en una legislación que establece restricciones al uso del  suelo urbano.     Lo  interesante,  es  que  en  nuestra  opinión,  aún  podría  considerarse  el  uso  de  los  criterios  establecidos en el código florestal, para el manejo sustentable de reservas, públicas o privadas  de  bosque  urbano,  pero  difícilmente  parece  tener  sentido  aplicar  una  ley  que  determina  parámetros generales de “preservación ambiental” de bosques, en áreas urbanas donde lo que  debemos discutir son medidas de mitigación y remediación de impactos ambientales. Es decir,  lugares  donde  se  debe  discutir  un  proyecto  de  antropización  benéfica  del  ambiente,  para  corregir o mitigar daño ya hecho.    Miremos  detalladamente  el  caso  de  Jd.  Irene,  por  ejemplo.  En  el  momento  de  iniciarse  el  proyecto existían casas literalmente construidas sobre el lecho del arroyo Magini.     Cuando comenzamos a evaluar el impacto de la legislación ambiental sobre el área y el hecho  de  que  según  esta  legislación  debíamos  remover  a  la  casi  totalidad  de  las  familias,  se  hizo  evidente  que  eso  no  era  viable,  principalmente,  por  que  como  hemos  documentado  extensamente en este trabajo, Jd. Irene no es más que un caso de aislado en un vasto anillo  metropolitano, donde millones de personas (mal que bien) habitan. No es posible remover a  toda esa población.     Ahora  bien,  desde  una  concepción  proyectual,  y  no  legalista,  intuíamos  que  las  áreas  que  representaban los problemas más críticos (desde el punto de vista de los riesgos a los vecinos y  como impacto ambiental) eran dos: las laderas en alta pendiente, y la planicie de inundación  de  los  arroyos,  especialmente  en  los  primeros  quince  metros  inmediatamente  adyacentes  al  cauce.     Desde este punto de vista, las cumbres (ver ilustración 30) áreas con pendientes relativamente  menores y ocupaciones altamente consolidadas, calles asfaltadas, con redes de agua potable y  servicio de transporte público, no parecían locales en los que se pudiese hablar con lógica de  Áreas  de  Preservación  Permanente.  Eran  un  barrio  consolidado,  que  debía  completarse  e  integrarse a la ciudad.    Por eso comenzamos a dibujar y pensar, y se elaboró una propuesta de remover y sanear una  franja de 15 metros a cada lado del lecho de los arroyos, complementada con las respectivas  redes de desagüe cloacal y pluvial.  Las otras áreas que queríamos preservar eran las laderas  de alta pendiente, donde la combinación de la morfología del terreno y la precariedad de las  edificaciones ponían en riesgo de vida a los pobladores.     Fue de este modo como llegamos a la propuesta graficada en la imagen a continuación:   

107   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

 

Ilustración 41: Segundo escenario en el estudio de remociones.   

 

  En  este  escenario,  se  contaban  591  casas  a  remover,  básicamente  motivadas  por  que  las  construcciones estaban en las áreas más críticas de riesgo de deslizamientos o en la franja de  quince  metros,  inmediatamente  adyacentes  a  los  cursos  de  agua.  Un  número  aún  elevado,  pero en principio, más viable.    Ahora bien, quizá parezca bizantina toda esta discusión de si se ha de respetar o no un Área de  Preservación Permanente, en la cual en la práctica, no hay nada más que preservar. Realmente  se  hace  difícil  describir  a  alguien  que  no  participe  del  medio  técnico  del  urbanismo  y  medio  ambiente  del  Brasil  la  cantidad  de  tinta  que  se  ha  gastado  para  discutir  este  asunto,  y  lo  encendidas que son las posiciones.    Sin embargo, la realidad es que aún cuando parezca un desafío a la lógica, la interpretación de  muchos  técnicos  y  activistas  ambientales  es  que  las  “APP”  deben  ser  respetadas  por  particulares y el poder público, aún en las situaciones en las que una ocupación como la favela  Jd. Irene ya ha destrozado casi totalmente los valores ambientales que se deben preservar.     108   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Entendamos  bien,  lo  que  el  código  florestal  establece  es  la  prohibición  de  remover  la  vegetación de las APP. Normalmente lo que ocurre en los casos de urbanización de favelas, es  que la remoción en cuestión ya ha ocurrido.     Sin embargo, según la interpretación  “ecologista”, el hecho de que se proponga recuperar una  franja marginal de 15 metros con un parque lineal, es una violación del Área de Preservación  Permanente, como si fuese que las municipalidades pretenden reducir la cobertura arbórea de  30 metros a cada lado del curso de agua a meramente 15.     En verdad, lo que pretendíamos con la propuesta era justamente lo contrario: establecer una  franja  de  parque  lineal  de  quince  metros  a  cada  lado  de  los  arroyos,  en  una  favela  donde  existían casas construidas sobre los cauces de los arroyos.    Existe un dato más a aportar a esta discusión: la Ley 9605/98 estableció las sanciones penales y  administrativas para los crímenes ambientales, estableciendo penas privativas de libertad no  solo para los autores, sino para:    “(…) el director, administrador, miembro de consejo y de órgano técnico, auditor, gerente, representante  legal o mandante de persona jurídica que sabiendo de la conducta criminal de otros, deja de impedir su  práctica, cuando podía actuar para evitarla”   

Esto  creó  una  sensación  de  gran  inseguridad  jurídica  entre  los  técnicos  de  los  municipios  y  órganos ambientales del Estado y la Unión. Ante la posibilidad de ser acusados de complicidad  en  el  delito  ambiental  de  degradar  una  APP  (que  dígase  una  vez  más,  ya  estaba  completamente destruida), los funcionarios en general siempre optan por responder que esa  área  debe  liberarse  totalmente,  aún  cuando  eso  carezca  de  cualquier  sentido  proyectual  o  viabilidad financiera, técnica o social.     De  este  modo,  y  por  increíble  que  parezca,  la  propia  legislación  de  protección  ambiental  se  convierte  en  un  cerco  que  impide  realizar  intervenciones  benéficas  en  el  medio  ambiente,  inclusive  en  los  casos  en  que  este  se  encuentra  profundamente  degradado  y  se  podría  contribuir  significativamente  a  su  mejoría  con  la  introducción  de  obras  de  infraestructura  (redes de cloaca, desagüe pluvial, etc.), paisajismo y relocalización de viviendas. Se postula que  el estado debe, por ejemplo, liberar la franja de 30 metros, o no hacer nada, dejando que la  gente viva, literalmente en una cloaca a cielo abierto, con todos los efectos negativos que eso  tiene para su salud y para el medio ambiente como un todo.     El mundo abstracto de la ley y la burocracia, que deberían servir para guardar la vida, aplican  un  principio  de  dudosa  lógica  que  solo  tiene  algún  sentido  dentro  de  los  mecanismos  del  propio aparato burocrático.     Y  mientras  los  funcionarios  afirman  que  no  se  puede  firmar  un  dictamen  apoyando  la  recuperación  de  quince  metros  a  cada  lado  del  arroyo  (ya  que  no  tenemos  dinero  para  recuperar la franja de 30 metros, ni lugar a donde llevar a todas esas familias), en el mundo  real, las casas se consolidan sobre el mismo.    La  salida  jurídica  para  viabilizar  nuestra  propuesta,  nos  llegó  con  la  Resolución  del  Conselho  Nacional  do  Meio  Ambiente  (CONAMA)  369/06.  Esta  resolución  establece  los  “casos  109   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  excepcionales  de  utilidad  pública,  interés  social  o  bajo  impacto  ambiental  que  posibilitan  la  intervención o supresión de vegetación en Área de Preservación Permanente”    Esta resolución ya no habla solo de la posibilidad de suprimir vegetación, sino de “intervenir”,  para  implantar  “obras,  planes,  actividades  o  proyectos  de  utilidad  pública  o  interés  social”.  Esto es pues justamente lo que se haría en Jd. Irene, intervenir para impulsar un proyecto de  utilidad pública e interés social.     El artículo 2º de la referida resolución, establece que son actividades de utilidad pública (entre  otras) “las obras esenciales de infraestructura destinadas a los servicios públicos de transporte,  saneamiento  y  energía”,  además  de  considerar  obras  de  interés  social  (entre  otros),  “los  proyectos  de  regularización  sustentable  de  tierras  en  áreas  urbanas”.  Esto  último  aplica  específicamente a la reurbanización de favelas.    El  artículo  3º  determina  que  la  intervención  solo  podrá  ser  autorizada  cuando  el  solicitante  compruebe:     “la inexistencia de alternativas técnicas y de localización de las obras, planes, actividades o proyectos  propuestos”.     Finalmente el artículo 5º, establece que el órgano ambiental competente establecerá, antes de  otorgar la autorización para intervenir en la APP, las medidas ecológicas de carácter mitigador  y compensatorio. En el párrafo 2º del mismo artículo se lee que     “las  medidas  de  carácter  compensatorio  que  se  mencionan  en  este  artículo  refieren  a  la  efectiva  recuperación  o  recomposición  de  APP  y  deberán  ocurrir  en  la  misma  sub‐cuenca  hidrográfica,  prioritariamente  I – En el área de influencia del emprendimiento o,   II – En la cabecera de los ríos.” 

  De este modo, vemos que la resolución da soporte jurídico al proyecto. Se propone intervenir  en  áreas  de  APP  para  realizar  obras  de  utilidad  pública  (infraestructura  de  transporte  y  saneamiento  ambiental),  e  interés  social  (proyectos  de  regularización  sustentable  de  tierras  urbanas).     La imposibilidad de alternativas de localización ya se ha explicado extensamente, no podemos  mover  a  1150  casas  de  1400….  Y  si  las  sacásemos,  a  donde  llevarlas,  en  una  región  metropolitana que comparte básicamente la misma problemática?    Tenemos  entonces  configurados  casos  legítimos  de  excepción  a  la  prohibición  legal  de  intervenir en APPs, y hemos demostrado que no existe una alternativa de localización. Quedan  por definir las medidas de compensación.    Se  entiende,  que  el  municipio  debería  ofrecer  medidas  de  compensación  ambiental  por  las  áreas de APP que serían convertidas en barrio. Digamos, el espacio entre los 15 y los 30 metros  a  ambos  lados  de  los  arroyos,  donde  no  se  removerá  a  la  población  y  se  consolidará  la  infraestructura, las cumbres de las colinas, y las adyacencias de las nacientes que también se  convertirán en tejido urbano.    110   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

 

    APP 

Areas de  riesgo de  deslizamiento 

Ilustración  42:  Al  momento  de  iniciar  el  proyecto,  teníamos  viviendas  en  franjas de APP de cursos de  agua,  nacientes,  y  cumbres  de colina.   Además,  casas  implantadas  en  laderas  con  alta  pendiente  y  riesgo  de  deslizamiento. 

APP 

               

          Ilustración  43:  La  propuesta  de  recuperar  parte  de  las  APP  (15  metros  a  cada  lado  de  los  arroyos).  Los  sectores  marcados  en naranja se consolidarán como  tejido  urbano  a  pesar  de  ser  APP.  Como  compensación  se  propone  plantar  árboles  en  las  áreas de riesgo de deslizamiento  y  en  las  márgenes  de  los  cursos  de agua.   

                111   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

      Las medidas de compensación ambiental consistirían en plantar especies del bosque atlántico  en  las  laderas  de  alta  pendiente,  contribuyendo  a  consolidar  y  dar  estabilidad  geotécnica  al  terreno ya que la cobertura vegetal es la forma más eficiente de consolidar suelos como el de  Jd. Irene. Se plantarían arboles, además en una franja de quince metros a ambos lados de los  arroyos y entorno a las áreas de naciente.     Por  tanto,  las  medidas  compensatorias  estarían  en  la  misma  sub‐cuenca  hidrográfica,  en  el  área  de  influencia  directa  del  emprendimiento  (considerándose  al  emprendimiento  como  el  proyecto de reurbanización de la favela), y en un área de cabecera de ríos.      • En Jd. Irene no puede sostenerse una posición de “no remoción”:    Como hemos expuesto, el Banco Mundial, introdujo como una de las directrices generales del  Programa, el concepto de reducir al mínimo el número de remociones.     Ahora  bien,  un  problema  permanente  en  cualquier  iniciativa  a  escala  nacional  en  Brasil,  es  justamente,  el  de  establecer  directrices  generales.  Difícilmente  los  instrumentos  resultan  adecuados, ya que deben adaptarse a realidades demasiado diversas.     La  intención  de  reducir  al  mínimo  el  número  de  remociones  surge  a  partir  de  una  crítica  razonable  a  los  proyectos  de  vivienda  de  interés  social  ex  novo.  Se  constató  en  numerosas  iniciativas  que  los  vínculos  sociales  y  de  comunidad  eran  una  parte  importante  de  las  estrategias  de  inserción  laboral  de  las  familias,  y  que  al  relocalizarlas  masivamente  en  conjuntos nuevos, lejos de sus lugares de residencia, se producían numerosos inconvenientes.  Muchas familias acababan volviendo a las favelas para recomponer sus estrategias de vida y  trabajo.     Ahora bien, uno puede estar de acuerdo en el principio y diferir completamente en cuanto a la  forma de aplicación del principio.     En el caso de Jd. Irene, el resultado de los estudios geotécnicos demostraba que existían áreas  de  altas  pendientes,  ocupadas  con  viviendas  precarias.  Los  estudios  de  suelo  apuntaron  a  la  existencia  de  un  sustrato  de  buena  capacidad  portante  y  capacidad  cohesiva,  siempre  y  cuando la cobertura vegetal de gramíneas y árboles se mantuviese.     En  este  contexto,  el  propio  proceso  de  implantación  de  estas  viviendas,  basado  en  cortar  la  ladera, y luego, realizar abajo un relleno de material suelto con precaria contención constituye  el principal factor de riesgo. Súmese a esto el hecho de se arrojan libremente aguas cloacales  ladera abajo, erosionando el terreno. Las aguas de lluvia, actuando sobre el suelo al que se ha  quitado su cubierta vegetal, también se erosionan rápidamente.   Las basuras arrojadas en la  ladera  también  eran  un  factor  de  riesgo,  pues  muchas  veces  los  vecinos  fundaban  sus  casas  sobre estos rellenos inestables, comprometiendo la estabilidad de sus precarias viviendas.         112   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  La ladera cubierta de vegetación absorbe  el agua de lluvia, y limita la velocidad  superficial del agua, disminuyendo la  erosión.

Para implantar construcciones, se remueve  la cubierta vegetal y se corta la  ladera. Se  conforman rellenos mal compactados y  precariamente contenidos. 

  Más construcciones se implantan, y  las cloacas vertidas en la ladera, y las  basuras arrojadas colina abajo,  comprometen aún más la estabilidad  del conjunto. 

La ladera “petrificada” impide la  infiltración de la lluvia, rebajando la napa  freática y aumentando la velocidad de  deslizamiento superficial, produciendo  inundaciones aguas abajo.  Eventualmente, la erosión superficial,  los  cortes y la remoción de la cubierta  vegetal protectora, se conjugan con las  lluvias de verano, produciendo  deslizamientos. La propia dinámica del  patrón es auto destructiva.   

  Ilustración 44: el patrón actual de ocupación de las laderas y valles, en la favela 

113   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

 

   

 

Ilustración 45: el patrón actual de ocupación de las laderas y valles, en la favela 

      114   


PENDIENTES

> 60 % 45 a 60 % 30 a 45 % 15 a 30 % 0 a 15%

Anfiteatro del arroyo A. Magini, con las áreas de alta pendiente. Existen pocas casas en el sector, todas sumamente precarias.

Foto del Área de Riesgo 3.1 - Vista General

Planta del equipo Geotécnico Se indica el área de riesgo 3.1.

Planta del equipo Ambiental Pendientes en el área de riesgo 3.1.

Estado de la ocupación del área de riesgo al momento de iniciarse el proyecto.

El arroyo, con las márgenes ocupadas por la población, lo que resulta en condiciones de vida insalubres y peligrosas, además del deterioro del lecho.

Referencias: Remociones en el área de recuperación ambiental de arroyos

Foto del Área de Riesgo 3.1 - Detalle de la Ocupación

Remociones en el área de riesgo de deslizamientos Remociones por abertura de calles Vegetación remanente

Construcciones precarias generan cortes y rellenos en las laderas, con la intención de generar lotes. La falta de infraestructura sanitaria empeora la situación, pues las cloacas y drenajes pluviales aceleran los procesos erosivos.

LÁMINA 1


D

C

B

A

Axonometría del Área de riesgo

836

828

28,73

50

845

845

820

41,7

816

811

33,74

CORTE B

100

847

Pendiente: 48,35%

Pendiente: 53,82%

814

48,8

CORTE A

Pendiente: 74,09%

831

816

811

25

Planta del Área de Risco 3.1.

Pendiente: 40,76%

Pendiente: 40,98%

Pendiente: 59,17%

0

3.1.

66,88

59,97

CORTE C

CORTE D

Cortes del área de Riesgo (cuadrícula de 1x1m)

3.1.

LÁMINA 2


Construcciones precarias Laderas con escasa ocupación antrópica

Laderas expuestas a procesos erosivos

Vista del anfiteatro

Detalle de la parte inferior del anfiteatro - Jd. Irene III Construcciones precarias

Vista del Anfiteatro

Casas precarias apoyadas en taludes expuestos

Vegetación remanente.

Laderas de gran pendiente

Vista desde la parte superior del anfiteatro

LÁMINA 3


Pendientes

> 60 % 45 a 60 % 30 a 45 % 15 a 30 % 0 a 15%

Planta del equipo ambiental. Pendientes en el área de riesgo 3.2

Estado de la ocupación del área de riesgo 3.2, al momento de iniciarse el proyecto

Referencias

Planta del equipo geotécnico. Se indica el área de riesgo 3.2

Remociones en el área de recuperación ambiental de arroyos Remociones en el área de riesgo de deslizamientos

0

25

50

100 Remociones por abertura de calles

Referencias: Posible área de relocalización Área de remoción

Planta del equipo geotécnico. Posible área de relocalización

A.R.3.2

Referencias : Sector desconsiderado considerado comocomo de riesgo luego de la visita técnica Setor áreamedio de risco requiere intervenciones para mantener la estabilidad de las casas, pero se considera ocupable. Remoción para relocalización y densificación. Área de remoción para contención geotécnica.

Diagrama final de ocupación del sector

LÁMINA 4


B

A

C

Axonometría del área de riesgo

Planta del Área de Riesgo 3.2.

3.2.

Sector desclasificado como área de Riesgo Alto luego de la visita técnica. Es un sector de riesgo medio, requiere intervenciones para garantizar la estabilidad de las casas.

Pendiente: 86,13% 850 844

Pendiente: 68,02%

Pendiente: 39,47%

850

832

830

826 818 810

807

5,88

11,61

CORTE A

0

25

50

CORTE B

100

38

CORTE C

Cortes del área de riesgo (cuadrícula de 1 x1m)

3.2.

LÁMINA 5


Fotografías del área de Riesgo 3.2

Cortes en las laderas, hechos por los vecinos para construir casas.

Asentamiento de los rellenos

Casas del sector desclasificado como área de riesgo alto

Área que sufrió un deslizamiento

Estructuras de contención dañadas

9 grados

Construcciones precarias inclinadas

Laderas con rellenos inestables (basura, escombros) Estructuras precarias de soporte

Daños en estructuras precarias de contención, asentamiento de los rellenos

LÁMINA 6


Pendientes:

> 60 % 45 a 60 % 30 a 45 % 15 a 30 % 0 a 15%

Planta del equipo ambiental, pendientes en el área de riesgo 3.3

Referencias:

Estado de ocupación del área de riesgo 3.3 (inundaciones), al momento de iniciarse el proyecto

Referencias:

Remociones en el área de recuperación ambiental de arroyos

Área de riesgo de inundaciones

Remociones en el área de riesgo de deslizamientos

Área de riesgo de deslizamientos

Remociones por invasión del corredor de Alta Tensión Remociones por abertura de calles

Planta del equipo geotécnico. Se indica el área de riesgo 3.3

Lecho del Arroyo Magini El mismo está sufriendo un acelerado proceso de degradación debido a la ocupación de sus laderas con casas y a los escombros y la basura arrojados.

Referencias: Área de recuperación ambiental de arroyos.

Propuesta de áreas a recuperar.

LÁMINA 7


Vista del Arroyo

Arroyo Magini, con sus márgenes deterioradas por las construcciones, vertido de cloacas, escombros, etc.

Detalle de la Canalización

Canalización precaria que actúa como punto de estrangulamiento del arroyo, produciendo inundaciones

Fotografías del área de riesgo 3.3

LÁMINA 8


Pendientes:

> 60 % 45 a 60 % 30 a 45 % 15 a 30 % 0 a 15%

Planta Equipo Ambiental - Pendientes en el área de riesgo 4

Planta Equipo Geotécnico - Indicación del área de riesgo 4

Estado de ocupación del área de riesgo 4 al inicio del proyecto

Referencias: Remociones del área de recuperación ambiental de arroyos. Remociones por área de riesgo de deslizamientos. Referencias : Posible área de relocalización Área de remoción

Planta del equipo geotécnico, posibles áreas de relocalización (AR 4)

Referencias : Área de recuperación ambiental del Arroyo Medeiros.

Setor desclasificado como área de Riesgo Alto luego de la visita técnica. Es un sector de riesgo medio y requiere intervenciones para dar estabilidad a las casas. Área de remoción para contención geotécnica. Área de remoción para relocalización y densificación.

Diagrama final de ocupación del sector

LÁMINA 9


C

B

A

Axonometría del Área de Riesgo 4

Planta del Área de Riesgo 4 Sector desclasificado como área de riesgo alto luego de la visita técnica. Configura un área de riesgo medio - requiere intervenciones para garantizar la estabilidad de las casas

Pendiente: 79,05%

Pendiente: 81,63%

Pendiente: 75,81%

839

812

835

814 806

CORTE A

Cortes del área de Riesgo 4 (cuadrícula de 1x1m)

835

810

810

803

CORTE B

CORTE C

LÁMINA 10


Taludes expuestos Vegetación remanente.

Vista del Anfiteatro - Área de Riesgo 4 Área con pendientes menores que puede ser usada para relocalización y densificación

Talud erosionado

Área expuesta a procesos erosivos donde ya ocurrieron deslizamientos. Construcciones precarias al pie del talud.

LÁMINA 11 Cortes realizados por vecinos para implantar casas

Cortes realizados por vecinos para implantar casas


Pendientes:

> 60 % 45 a 60 % 30 a 45 % 15 a 30 % 0 a 15%

Planta del Equipo Ambiental - pendientes en el área de riesgo 5

Estado de la ocupación del área de riesgo 5 al momento de iniciarse el proyecto

Referencias: Remociones en área de riesgo de deslizamientos.

Planta del Equipo Geotécnico - Se indica el área de riesgo

Fotografías del sector

Fotografías del sector

LÁMINA 12


Axonometría del área de riesgo 5

Pendiente: 45,07%

Pendiente: 34,00%

890 Pendiente 39,37%

882

870

879

875

Pendiente: 48,52%

854

851

849

C

Planta del área de riesgo 5.

893 Pendiente: 51,97%

B

A

D

842 832

CORTE A

828

CORTE B

CORTE C

CORTE D

LÁMINA 13 0

25

50

100


Fotografías del área de riesgo 5 Vista Superior del Anfiteatro

Área de fondo de valle, permanentemente expuesta al riesgo de deslizamientos por estar en la línea de drenaje

Vista del Anfiteatro

Detalle de casas en situación de riesgo

laderas expuestas a erosión y sin cobertura vegetal.

Cortes verticales erosionados y desprotegidos ponen en riesgo la estabilidad del suelo que soporta a las casas

Las casas se inclinan considerablemente

LÁMINA 14


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  El otro aspecto a considerarse al hablar de las remociones, era el de las viviendas en el valle de  inundación de los arroyos Magini y Medeiros. Como se ha venido discutiendo, nuestra posición  sostenía que se debían impulsar acciones para recuperar la franja inmediatamente adyacente  de 15 metros a cada lado del cauce. En estos sitios las condiciones de vida de la población eran  dramáticas  al  momento  de  iniciar  el  proyecto,  con  la  población  siendo  constantemente  afectada por las inundaciones que ocurrían con cada lluvia. Las mismas aguas que invadían sus  casas  estaban  contaminadas  con  las  cloacas  de  las  casas  asentadas  en  cotas  superiores,  provocando enfermedades de la piel, vómitos, diarreas, etc.    A partir del segundo escenario de remociones, producido a partir del cruce de bases de datos  gráficas de hidrografía, geotecnia y urbanismo, procedimos a un minucioso trabajo de campo.  Los  resultados  de  este  trabajo  permitieron  rectificar  imprecisiones  en  las  bases  de  datos.  Descubrimos que cauces que figuraban en la base de datos de hidrografía eran simplemente  líneas de drenaje, y que dos brazos del arroyo Magini ya estaban canalizados, y sobre ellos se  había construido parte del Jd. Irene II.    Llegamos  entonces  al  3er  escenario,  que  con  ligeros  ajustes  posteriores  fue  el  definitivo  con  respecto a las remociones. Este escenario puede verse en la imagen que sigue:      Ilustración  46:  Tercer  escenario  en  el  estudio  de remociones. 

                                                  129   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  En  este  escenario,  210  construcciones  deben  removerse  por  estar  en  áreas  de  riesgo  de  deslizamiento.  Otras  83  construcciones  están  en  las  áreas  de  recuperación  ambiental  de  los  arroyos. Debajo de la línea de alta tensión, al este del complejo encontramos 5 construcciones;  y finalmente, 10 construcciones deben ser removidas para la abertura de vías e implantación  de obras de infraestructura. El total asciende a 308 construcciones.    Ahora bien, lo que queremos resaltar en este punto, es que conceptos que son válidos como  principios  generales,  por  ejemplo,  potenciar  y  respetar  la  cohesión  de  la  comunidad,  deben  necesariamente  ser  contrastados  con  la  realidad  concreta  en  que  se  actúa.  De  otro  modo,  buenos principios, motivan errores graves de praxis, o sirven como máscara para encubrir una  voluntad de omitirse a resolver un problema porque este resulte oneroso o complejo.     Ningún criterio de potenciar valores comunitarios o redes de solidaridad podía ser esgrimido  como  argumento  contrario  a  la  remoción  de  estas  353  construcciones,  localizadas  en  los  puntos más críticos del barrio, y que eran desde todo punto de vista, locales inhabitables.     Estudiamos  profundamente  las  áreas  de  riesgo  del  proyecto,  llegando  al  punto  de  haber  visitado cada una de las casas que se encontraban en las laderas y en los valles de inundación.   

  Reuniones  con  los  vecinos,  en  cada  uno  de  los  sectores  de  Jd.  Irene,  para  discutir  y  explicar  el  proyecto,  y  la  necesidad  de  las  remociones. 

         Detectamos que del total de viviendas que debían ser removidas, un 76% eran construcciones  de  madera  y  chapas  sumamente  precarias,  y  solo  24%  estaban  construidas  con  materiales  cerámicos, aunque de modos muy precarios.    

130   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Considerando  estas  barracas  de  madera,  el  73%  no  alcanzaba  los  36  metros  cuadrados  de  superficie.  Es  decir,  unidades  muy  inferiores  en  calidad  constructiva  a  la  más  económica  alternativa de vivienda evolutiva que se podía obtener con apoyo municipal. 3     Con  esto,  quedaba  también  refutado  otro  argumento  normalmente  esgrimido  contra  las  remociones  y  a  favor  de  la  consolidación  de  los  vecinos  en  los  lugares  que  ocupan:  el  argumento  de  que  se  debe  valorizar  la  inversión  ya  hecha  por  los  habitantes,  completarla  y  asistirla técnicamente. Nuestros estudios permitieron concluir que además de estar en locales  críticamente peligrosos  (con  riesgos de  inundaciones,  deslizamientos, o  electrocución  por  las  redes de alta tensión), estas viviendas eran las más precarias, y sus habitantes los más pobres  de entre los desprotegidos.     Esto  es  perfectamente  coherente  con  la  cronología  de  cómo  se  produjeron  las  ocupaciones:  primero  se  ocupó  el  área  relativamente  plana  del  Jd.  Irene  II.  Luego  las  cotas  más  altas  al  oeste, en el límite municipal con São Bernardo do Campo. Luego, por último, las laderas con  pendientes de 60% o más, fueron ocupados por los últimos en llegar, o por aquellos que tenían  menos  recursos  y  podían  comprar  a  los  “grileiros”  solo  lugares  en  las  peores  áreas  para  la  ocupación urbana.    De  esta  forma,  quedaban  configurado  el  grupo  de  familias  que  debería  ser  removido  de  sus  actuales lugares  de residencia.  Estaban determinadas  las áreas  principales  de  actuación  para  las tareas de recuperación del paisaje: las laderas inestables con riesgo de deslizamiento y la  franja inmediatamente adyacente de 15 metros a ambos lados de los cursos de agua que aún  se podían recuperar.     Y con esto se planteaban nuevas preguntas: Donde, y como asentaríamos a estas familias? Y  que  tipo  de  equipamientos  comunitarios  (escuelas,  centros  comunitarios,  plazas)  serían  ofrecidas a la favela para convertirla en barrio e integrarla a la ciudad?    6.2. Más allá de la teoría sobre las remociones: los eventos del 11 de enero de 2005.     El 11 de enero de 2005, severas precipitaciones, normales en el periodo de verano, produjeron  una serie de deslizamientos de tierra en varios sectores de la favela Jd. Irene. En total, 65 casas  fueron  destruidas,  siendo  que  el  78%  de  las  mismas  estaban  en  localizadas  en  las  áreas  que  habíamos señalado como sectores de remoción obligatoria. El 22% restante, se localizaba en  sitios  inmediatamente  debajo  de  las  áreas  de  riesgo,  y  fueron  impactadas  por  las  masas  de  tierra que se habían desprendido de las laderas.     Además  de  las  casas  destruidas,  otras  91  viviendas  fueron  consideradas  en  situación  de  alto  riesgo y su demolición fue ordenada y cumplida por la Defensa Civil.    Diversos  factores  contribuyeron  a  que  no  hubiese  víctimas  fatales  que  lamentar:  los  deslizamientos  ocurrieron  de  día,  lo  que  incidió  en  el  hecho  de  que  numerosas  casas  estuviesen vacías, además de facilitar el rescate de los vecinos, y la respuesta por la Defensa  Civil.    Los  vecinos  cuyas  casas  fueron  destruidas  o  removidas,  fueron  relocalizados  en  barracas,  localizadas en terrenos vacíos dentro de la propia Favela.   131   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

    Pasada  la  crisis,  caben  algunas  reflexiones.  La  primera  refiere  al  alto  grado  de  validez  del  diagnóstico, y al hecho de que si sabemos donde estos eventos van a ocurrir, ya no podemos  referirnos  a  ellos  como  accidentes.  Tecnologías  relativamente  simples  y  el  concurso  de  un  equipo de profesionales capacitados puede proveer directrices bastante precisas acerca de los  sitios de los que las familias deben ser removidas.     La  segunda  apunta  al  hecho  de  que  los  sitios  donde  se  produjeron  los  deslizamientos  no  volvieron  a  ser  ocupados,  debido  a  un  control  más  estricto  de  la  defensa  civil,  y  también  debido  a  que  la  comunidad  ha  sentido,  una  vez  más,  en  carne  propia,  las  externalidades  negativas  de  esta  forma  de  ocupar  el  territorio.  Por  ahora,  la  memoria  inhibe  el  deseo  de  ocupar estos sitios.    La última, refiere al modo en que se dio respuesta a la necesidad de vivienda de los vecinos  que  perdieron  sus  casas:  fueron  relocalizados  en  barracas  en  sitios  mucho  más  apropiados  para la ocupación, en la propia favela.     Ahora  bien,  normalmente  la  lógica  de  las  instituciones  es  que  no  se  puede  intervenir  en  las  favelas  hasta  tanto  se  hayan  solucionado  los  problemas  de  regularización  de  la  tierra,  las  incontables  instancias  burocráticas  hayan  aprobado  el  proyecto  y  se  haya  obtenido  la  financiación.  En  el  caso  del  Proyecto  Jardim  Irene,  por  ejemplo,  desde  su  finalización  en  setiembre de 2005, se han estado gestionando aprobaciones y financiamiento y solo ahora al  momento de escribir estas líneas, en el año 2009 se ha llamado a licitación.     Conociendo  estas  características  del  funcionamiento  de  las  instituciones  en  Brasil  y  en  la  mayoría  de  nuestros  países  latinoamericanos  (a  saber,  la  lentitud  de  hacer  que  la  máquina  institucional se mueva para implantar las respuestas), parece sensato proponer que medidas  preventivas  de  carácter  crítico,  tales  como  la  relocalización  en  barracas  relativamente  precarias  que  estén  en  sitios  seguros,  sean  implantadas  mientras  se  ponen  en  marcha  los  proyectos integrales.     Una vez garantizada la vida y la integridad física de los vecinos, se gana tiempo para gestionar  y  construir,  sin  sentir  la  presencia  constante  de  una  espada  de  Damocles  sobre  nuestras  cabezas.                              132   


Evaluación de los deslizamientos y localización de las viviendas de emergencia

N

Referencias: Casas destruídas Casas a remover Casas en evaluación Áreas de riesgo de deslizamiento y de recuperación ambiental de arroyos. Barracas de relocalización

LÁMINA 15


Viviendas de emergencia en Jd. Irene III

Viviendas de emergencia en Jd. Irene II (terreno del puesto móvil de salud)

Viviendas de emergencia en Jd. Irene II (lote de la Asociación de vecinos)

Otra vista de las viviendas de emergencia en el lote de la Asociación

Viviendas de emergencia en Jd. Irene II, cerca del arroyo Magini

LÁMINA 16


Area del arroyo A. Magini, que sufrió inundaciones en el dia de los deslizamientos.

Calle destruida (Caminho dos Vianas) y deslizamiento de tierra en la parte superior del área de riesgo 3.1.

Casa en el área de riesgo 3.1, cuyos soportes fueron erosionados por las lluvias.

Deslizamiento en el área de riesgo 3.1. La casa en el cuadro, construida con albañilería y hormigón, tuvo su losa destruida, lo que demuestra que ni siquiera construcciones con materiales sólidos garantizan la seguridad en estas áreas.

Deslizamientos puntuales fuera de las áreas de riesgo señaladas.

Edificio con fundaciones expuestas en el área de riesgo 3.1

LÁMINA 17


Casas de emergencia en Jd. Irene III (Rua do Shopping)

Casas destruidas en el รกrea de riesgo 3.2

Otra vista de las casas destruidas en el รกrea de riesgo 3.2

LรMINA 18


Otra vista del área de deslizamientos cerca del callejón california.

Área destruida cerca del callejón “California”, esta fue la principal área de deslizamientos en el Jd. Irene IV

Casas destruidas en el valle del Medeiros, cerca de la Calle Amazonas.

LÁMINA 19


Casa destruida en Jd. Irene V

Casa a demoler por la defensa civil, debido al riesgo de desplome.

Fondo del valle, impactado por la tierra desprendida de las laderas. Notese las varias casas destruidas (Irene V)

Deslizamiento de tierra del Jd. Irene V sobre el Caminho dos Vianas.

LĂ MINA 20


La parte frontal de la casa se desmoronó debido al deslizamiento del suelo (Jd. Irene V)

Casa de albañilería con la fundación expuesta debido a los deslizamientos.

Principal área de deslizamientos en Jd. Irene V. Nótese que el sendero peatonal ha desaparecido bajo el deslizamiento.

Otra vista del principal área de deslizamiento. El material desprendido se depositó en el fondo del valle.

LÁMINA 21


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

    6.3. La  propuesta  Urbanística,  los  proyectos  de  relocalización  de  viviendas  y  equipamientos comunitarios:    6.3.1. Urbanismo:  Como se articula, a partir todo cuanto hemos expuesto, la propuesta urbanística?         Área de Recuperación Ambiental    del Arroyo Magini    Área de Recuperación Ambiental    del Arroyo Medeiros. 

    Ilustración 47: Perspectiva de la propuesta urbanística. 

  La  Ilustración  46  muestra  la  referida  propuesta.  Se  constituyen  áreas  de  recuperación  ambiental a ambos lados de los arroyos Magini y  Medeiros, en una franja de 15 metros. Las  construcciones son removidas de estos sectores, y de las laderas con pendientes importantes.  Se propone la  consolidación  geotécnica  de  las áreas por medio  de vegetación,  el medio  más  eficiente  para  consolidar  suelos  con  las  características  de  Jd.  Irene.  Además,  al  preservar  las  laderas vegetadas, no solo se contribuye a consolidar geotécnicamente los suelos, sino que se  contribuye a preservar el sistema ladera‐valle.     Las  laderas  vegetadas  son  esenciales  para  garantizar  la  infiltración  de  las  aguas  de  lluvia,  preservando el nivel freático, y por tanto, la existencia misma de los cursos de agua. Además,  140   

 


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

 

  al contribuir con la infiltración de las aguas de lluvia, se reduce el caudal de agua que se desliza  superficialmente hasta los valles, lo que ayuda a reducir las inundaciones.    Además, brindan al barrio áreas verdes de las que este carece totalmente, permitiendo que la  población encuentre lugares de recreación.    Quizá este sea uno de los aportes conceptuales del proyecto y que refleja nuestro esfuerzo por  formular una propuesta holística. Normalmente los ingenieros de saneamiento ambiental y los  arquitectos  urbanistas  hacen  su  trabajo  en  oficinas  separadas  y  luego  se  ve  como  se  sobreponen las propuestas para resolver los problemas.     En el proyecto que se desarrolló para Jd. Irene, no existen límites precisos para definir aquello  que es una solución de paisajismo, de urbanismo, o de saneamiento ambiental. Los parques en  las  laderas  y  en  las  márgenes  de  los  arroyos  resuelven  una  amplia  gama  de  problemas,  simultáneamente.  El  efecto  sinérgico  positivo  se  sentiría  en  toda  la  micro  cuenca,  ya  que  al  recuperar las áreas de cabecera, la posibilidad de inundaciones se vería reducida, y la calidad  de las aguas mejorada.      6.3.2.Viviendas de relocalización:    Luego del estudio hecho para determinar cuáles viviendas serían relocalizadas, empezamos a  buscar sitios dentro de la propia favela que pudiesen ser reacondicionados de modo a permitir  la implantación de viviendas.     En  un  principio,  barajamos  la  opción  de  construir  pequeños  edificios  de  4  a  6  plantas,  en  locales  de  interfase  entre  el  valle  y  la  ladera,  que  tendrían  pendientes  menores.  La  idea  era  concentrar  a  la  población  en  estos  edificios,  lo  que  permitiría  ganar  suelo  permeable  en  las  áreas de gran pendiente, con todas las ventajas ya citadas.       Concepto FLACAM:  Interfase:  Este  concepto,  usado  en  la  Teoría  General  de  Sistemas,  la  ecología  y  la  física,  refiere  a  las  áreas  de  encuentro  y  superposición  entre  sistemas  diferentes.  Dentro  de  la  epistemología  desarrollada  en  FLACAM se presta especial énfasis a las interfases, porque ellas se constituyen en los lugares de máximo  intercambio de materias, energía e información.   En  este  estudio  se  ha  analizado  –  en  una  escala  macro  –  a  la  periferia  urbana  de  la  RMSP  como  una  interfase entre el ambiente urbano y áreas ambientalmente valiosas y delicadas.    En una escala micro, observando solo a la favela Jd. Irene, adquieren especial importancia para nosotros  las interfases entre las laderas de grandes pendientes y los valles de los arroyos Magini y Medeiros. Estos  lugares tienen un gran potencial para intervenciones que permitan mejorar la integralidad de la favela. 

  141   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Existía además un criterio económico en la propuesta, ya que al implantar edificios en laderas,  los  costos  de  contención  geotécnica  constituyen  uno  de  los  rubros  proporcionalmente  más  caros.  Los  edificios,  si  están  bien  implantados  permiten  reducir  los  costos  de  inversión  necesaria  para  contención  de  suelos  por  cada  unidad  de  vivienda,  ya  que  estos  costos  se  dividen entre todos los apartamentos, en lugar de incidir en los costos de una casa aislada.         

 

  Ilustración  48:  Perspectiva  conceptual  de  la  primera  alternativa  contemplada  para  las  viviendas  de  relocalización. 

  Sin embargo, nos encontramos con un problema de gestión para esta alternativa. No existían  líneas de  crédito disponibles para proyectos de este tipo. La única línea que podría de algún  modo ser compatible con una iniciativa de estas características, era un programa de la Caixa  Econômica Federal llamado PAR – B. Desgraciadamente, este programa es vinculado de modo  directo  a  un  tipo  arquitectónico  que  no  puede  adaptarse  (una  planta  simétrica  de  cuatro  apartamentos por piso).    Teníamos además el hecho de que solo 68 familias, del total de 308 a ser removidas, tenían la  renta  mínima  necesaria  –  2  salarios  mínimos  –  para  acceder  a  este  programa.  Es  decir,  no  resultaba viable pensar en relocalizar a todas las familias que debían abandonar sus casas en  edificios, aún cuando la tipología arquitectónica impulsada por la Caixa resultase adecuada.    Por  estos  motivos,  se  optó,  en  conjunto  con  los  técnicos  del  municipio,  por  desarrollar  una  alternativa de viviendas progresivas en lote propio.   142   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Teníamos una serie de directrices claramente establecidas por el comitente:    • Debería  haber  acceso  directo  desde  la  vía  pública  para  todas  las  casas,  permitiendo  que  tengan dirección oficial y acceso a los servicios de infraestructura y saneamiento.  • Ocupar las laderas con criterios de eficiencia económica y técnica, de modo a no producir  nuevas situaciones de riesgo.  • Los  lotes  serían  de  45  metros  cuadrados,  con  una  vivienda  en  primera  etapa  de  36  m2,  ampliables a 72 m2.    Por otra parte, los asesores geotécnicos nos pusieron ante un desafío interesante. Al funcionar  como un voladizo vertical, los muros de contención de cortes o de relleno, se ven enfrentados  a momentos de fuerza que crecen con el cuadrado de la altura. Es decir, a iguales condiciones  de  carga,  un  muro  de  contención  de  3  metros  soporta  un  momento  de  fuerza  que  es  aproximadamente 10 veces mayor que un muro de contención de 1 metro.     Esto planteaba varias cuestiones: la primera era que los muros no podían ser demasiado altos,  una  vez  que  serían  impracticables  en  términos  financieros.  Además,  manteniendo  los  muros  en  alturas  pequeñas,  las  soluciones  constructivas  se  simplificaban,  y  podían  ser  implantadas  incluso con ayuda de los vecinos.     La  otra  cuestión  era  que  ante  una  enorme  complejidad  de  casos  individuales  no  podíamos  calcular  los  muros  de  contención  individualmente.  Por  lo  tanto,  se  diseñaron  muros  que  funcionaban según rangos de altura. Establecimos tres tipos:    • Muros A: para cortes o rellenos ≤ 1,20 m.  • Muros B: para cortes o rellenos > 1,20 m   ≤1,80 m.  • Muros C: para cortes o rellenos  > 1,80 m   ≤2,40 m.   

Ilustración 49: Muro tipo A, para cortes o rellenos hasta 1,20 metros. 

  143 

 


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

 

 

  Ilustración 501: Muro tipo B, para cortes o rellenos entre 1,20 metros y 1,80 metros 

     

Ilustración 512: Muro tipo C, para cortes entre 1,80 y 2,40 metros. 

 

  144   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

 

 

Ilustración 523: Muro tipo C, para  rellenos entre 1,80 metros y 2,40 metros. 

  Estas  tres  tipologías  de  muros,  junto  con  el  criterio  de  equilibrar  los  cortes  y  los  rellenos  de  modo  a  que  no  fuera  necesario  ni  importar  material  para  rellenos  ni  exportar  material  sobrante de los cortes, configuraron las respuestas.      

 

Ilustración 534: Equilibrio de corte y relleno, como criterio para definir la cota de implantación de los  lotes.    

145   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Ahora bien, quizá la discusión de que se repite y que es singular, es una de las cuestiones más  importantes cuando se habla de vivienda de interés social, donde los recursos económicos son  siempre limitados.     Al ser limitados los recursos, se impone algún grado de estandarización, de modo a simplificar  los procesos constructivos y reducir costos por economía de escala. Por otra parte, tenemos un  local  de  implantación  de  tal  delicadeza  y  variedad  que  el  hecho  de  pensar  en  una  solución  única parece inviable.    Como encontrar una solución de compromiso?    En  este  caso  particular,  la  vivienda  tipo  es  única  y  se  repite.  Su  cota  de  implantación,  sin  embargo, es absolutamente singular. Cientos de cortes de estudio fueron realizados de modo  a garantizar  que la cota de  implantación  permitiese  la  menor  altura posible en  los muros  de  contención, y el equilibrio de los volúmenes de tierra cortados y rellenados.     En las láminas 22 a 39, ilustramos detalladamente este proceso de diseño.    Otra  cuestión  a  considerar  eran  las  condiciones  de  ventilación  e  iluminación.    Despues  de  considerar diversos modos de ocupación de la parcela, optamos por una tipología de Casa con  Patio. La idea era que siempre que fuera posible, intentaríamos conjugar los patios de modo a  mejorar las condiciones de insolación y aireación de las casas. Es que trabajando con lotes tan  exiguos, implantar retiros significativos era simplemente imposible. 

  Ilustración 545: Esquemas de ocupación en planta con la superficie inicial (36 m2), en un terreno de 45  m2. Adoptamos la opción B, que configura una Casa con patio.         

   

146   

 


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Ilustración 556: estudios de insolación en corte. La  opción de los patios conjugados ofrece mejores  condiciones de habitabilidad que la opción con  retiros. 

                La casa tipo está modulada espacial y estructuralmente, de forma que se conjuga con el diseño  de los muros de contención del tipo C (entre 1,80 y 2,40 metros). Al ser más altos, estos muros  requieren  contrafuertes,  tanto  en  el  caso  de  el  corte  como  en  el  del  relleno.    La  respuesta  arquitectónica considera e incorpora estas necesidades especiales   

  Ilustración 56:  modulación espacial y estructural.   

147   


N Jd. Irene V Parque y centro de barrio Jd. Irene III - 1 Parque

Planta general - lotes para viviendas de relocalización

Franja de Recuperación ambiental del Arroyo Magini (15 m) - plaza

Jd. Irene III - 2 Parque 24 lotes para viviendas de relocalización

Franja de recuperación ambiental Arroyo Magini. - 30 metros Parque Arroyo Magini.

49 lotes para viviendas de relocalización Franja de recuperación ambiental del Arroyo Medeiros (15 m.) Parque.

Jd. Irene IV Parque Arroyo Medeiros Franja de recuperación ambiental del Arroyo Medeiros (30 m.) Parque. Posible terreno para el programa PAR -B

LÁMINA 22


Número del lote Cota del lote

Corte Relleno Perfil natural del terreno

Referencias: Puntos de cota del terreno natural

Estudio de implantación de cotas de terreno. Grupo de lotes 1 y 2 Planta

Grupo de lotes 1 y 2 Cortes

LÁMINA 23


NÚMERO DE LOTE RELLENO

Cota del lote

CORTE

PUNTOS DE COTA DEL TERRENO NATURAL PERFIL NATURAL DEL TERRENO

Referencias

LÁMINA 24


GRUPO DE LOTES 4 Y 7 PLANTA

LÁMINA 25


Grupo de lotes 4 y 7

Referencias

Cortes NĂšMERO DEL LOTE

Cota del lote

Corte Relleno Puntos de Cota Natural del terreno Perfil natural del terreno

LĂ MINA 26


NÚMERO DE LOTE

CORTE

COTA DEL LOTE PUNTOS DE COTA DEL TERRENO NATURAL RELLENO PERFIL NATURAL DEL TERRENO

REFERENCIAS

LÁMINA 27


NÚMERO DE LOTE CORTE

Cota del lote RELLENO PUNTOS DE COTA DEL TERRENO NATURAL PERFIL NATURAL DEL TERRENO

Referencias

Estudio de implantación de cotas de terreno.

LÁMINA 28


CORTE

NÚMERO DE LOTE

Cota del lote RELLENO PERFIL NATURAL DEL TERRENO

Estudio de implantación de cotas de terreno.

PUNTOS DE COTA DEL TERRENO NATURAL

Referencias

LÁMINA 29


Planta general - viviendas de relocalización.

N

Relocalización en áreas libres Grupo de lotes 05

Jd. Irene V Parque y centro de barrio Jd. Irene III - 1 Parque

Relocalización en áreas libres Grupo de lotes 06

Franja de Recuperación ambiental del Arroyo Magini (15 m) - plaza

Relocalización en áreas libres Grupo de lotes 08

Jd. Irene III - 2 Parque 24 lotes para viviendas de relocalización

Relocalización en áreas libres Grupo de lotes 10 Bolsón de estacionamiento, 30 lugares

Franja de recuperación ambiental Arroyo Magini. - 30 metros Parque Casas para discapacitados 05 unidades 11 lotes para viviendas de relocalización

Arroyo Magini.

37 lotes para viviendas de relocalización Jd. Irene IV, parque, área verde. Franja de recuperación ambiental del Arroyo Medeiros (15 m.) Parque.

Arroyo Medeiros Franja de recuperación ambiental del Arroyo Medeiros (30 m.) Parque.

Relocalización en áreas libres Grupo de lotes 02 Relocalización en áreas libres Grupo de lotes 01

Bolsón de estacionamiento, 20 lugares Colecta de residuos sólidos

Posible terreno para el programa PAR -B Relocalización en áreas libres Grupo de lotes 03

LÁMINA 30


Referencias: Corte o relleno en calles. Corte en lotes Relleno en lotes

Proyecto de viviendas de relocalización Grupo de lotes 1 y 2

LÁMINA 31


Grupo de lotes 1 Planta arquitectónica de conjunto

Grupo de lotes 1 Fachada de conjunto

LÁMINA 32


Referencias: Corte o relleno en calles. Corte en lotes Relleno en lotes

Proyecto de viviendas de relocalización Grupo de lotes 3

LÁMINA 33


Grupo de lotes 2 Planta arquitectónica de conjunto

Grupo de lotes 3 Planta arquitectónica de conjunto

Grupo de lotes 2 Fachada de conjunto

Grupo de lotes 3 Fachada de conjunto

LÁMINA 34


Referencias: Corte o relleno en calles. Corte en lotes Relleno en lotes

Proyecto de viviendas de relocalización Grupo de lotes 4

LÁMINA 35


Grupo de lotes 4 Planta arquitectónica de conjunto

Grupo de lotes 4 Fachada de Conjunto

Grupo de lotes 4 Planta arquitectónica de Conjunto

Grupo de lotes 4 Fachada de Conjunto

LÁMINA 36


Proyecto de viviendas de relocalización Grupo de lotes 5 y 6

Referencias: Corte o relleno en calles. Corte en lotes Relleno en lotes

LÁMINA 37


Referencias: Corte o relleno en calles. Corte en lotes Relleno en lotes

Proyecto de viviendas de relocalización Grupo de lotes 9

LÁMINA 38


Grupo de lotes 9 Fachada de Conjunto

Grupo de lotes 9 Planta arquitectónica de conjunto

LÁMINA 39


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Como se ha podido ver en las láminas previas, las viviendas de relocalización propuestas están  reunidas en Grupos de Lotes. Estos Grupos se implantan en áreas de donde se ha removido a  la  población,  o  en  áreas  que  estaban  vacías  dentro  de  la  propia  favela.  En  ambos,  casos,  se  utilizan las obras de contención geotécnica para conformar suelo horizontal en las laderas.   Considerando  las  tecnologías  disponibles  (muros  de  hasta  2,40  metros),  los  costos  de  implantación y las características del suelo, los grupos propuestos se implantan en pendientes  de  hasta  63%,  aproximadamente.  Combinado  con  taludes,    la  implantación  de  terrenos  es  posible en pendientes aún ligeramente superiores, pero no puede ir mucho más allá.   De este modo, nuestra búsqueda de lugares de implantación estaba claramente definida: sitios  de la favela con hasta 60% que estuviesen sub utilizados, o de los que la población debería ser  removida.  Buscando validar nuestras reflexiones sobre la pendiente máxima en la que es recomendable  implantar viviendas, recurrimos una vez más al trabajo de FARAH (2003) 4 que afirma:  “Si  bien  es  viable,  desde  el  punto  constructivo,  ocupar  terrenos  con  pendientes  incluso  superiores  a  100%,  lo  que  generalmente  ocurre  es  que  este  tipo  de  ocupación  tendería  a  demandar recursos tan elevados que la ocupación se hace inviable por motivos económicos.  Aun cuando no existe un límite de pendiente consensualmente establecido en el medio técnico,  para la ocupación de laderas con casas, es frecuente, como ilustración, la mención de 50% como  un  límite  deseable.  En  varios  trabajos  asociados  a  la  ocupación  de  laderas,  el  Instituto  de  Pesquisas  Tecnológicas  ya  llegó  a  considerar,  de  acuerdo  con  condicionantes  específicas  del  medio físico, pendientes de hasta el 60%.” 

Lo  afirmado  por  Farah,  coincide  con  las  orientaciones  de  nuestro  propio  equipo  geotécnico,  con  el  cual  habíamos  acordado  el  criterio  de  que  por  motivos  económicos  y  técnicos,  deberíamos hacer lo posible para que los muros siempre tuviesen la menor altura que fuese  posible. De este modo, aunque las estructuras permitían trabajar hasta 63% de pendiente, en  la  mayor  parte  de  los  casos,  el  proyecto  funciona  cerca  del  50%  de  pendiente  citado  como  deseable por el autor, reduciendo los costos de obras.   Otro aspecto a considerarse, eran las calles de acceso. En los conjuntos propuestos, no hicimos  más que formalizar lo que la comunidad ya había comenzado: estructuras urbanas de acceso  preferentemente peatonal. Respecto a esta problemática FARAH (2003)5 que afirma que:    “Se  considera  que  las  calles  solo  para  peatones,  como  acceso  exclusivo  a  unidades  habitacionales en laderas, pueden y deben ser utilizadas en escala mucho más amplia de lo que  se  verifica  hoy  en  nuevas  ocupaciones.  Desde  que  haya  definiciones  de  límites  para  desplazamientos  verticales  (pues  exigen  mayor  esfuerzo  físico),  el  recurso  es  altamente  favorable para mejorar la ocupación de las laderas.” 

166   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Y complementa, con respecto a la posibilidad o intención de hacer que todas las casas tengan  acceso a estacionamientos propios:  “Las  soluciones  espontaneas,  en  este  sentido,  muestran,  al  no  intentar  asegurar  el  acceso  de  vehículos a cualquier punto de la ladera, gran sabiduría, porque la eventual apertura de calles  necesarias,  inutilizaría  fragmentos  importantes  de  terreno,  francamente  utilizables  para  la  implantación de habitaciones.” 

De  cualquier  manera,  era  necesario  prever  espacios  para  estacionamientos,  ubicados  en  espacios públicos, como se puede apreciar en la lámina 30. También se previó la implantación  de  viviendas  para  personas  con  discapacidades  o  dificultades  de  locomoción,  en  las  áreas  relativamente planas adyacentes a los valles, y con acceso directo desde una calle que permite  el tránsito de vehículos.   

    Ilustración  577:  Estructuras de  contención, combinadas con  taludes calles peatonales  y  escaleras de  acceso. Piezas de una ciudad de la ladera. 

 

  167 

 


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

 

Al  alternar  los  muros  de  contención  con  taludes  que  respetan  la  inclinación  natural  del  terreno,  es  posible  localizar  lotes  en  áreas  de  pendientes  importantes.  Al  mismo  tiempo,  estos  espacios  sirven  como  patios  que  aseguran  una  correcta  iluminación y ventilación de las casas. 

       

 

 

 

    Ilustración 58: Combinación de muros de contención (para corte y relleno) con taludes, en los Grupos  de Lotes. 

  168   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Finalmente,  dentro  de  todo  este  conjunto  de  factores,  tratamos  de  dar  algún  grado  de  flexibilidad a la propuesta de la vivienda, de modo a que pudiese crecer en etapas sucesivas, y  albergar programas con alguna variedad.     De  este  modo,  la  vivienda  permite  una  vez  construida  la  superficie  total  de  72  metros  cuadrados  tener  hasta  4  dormitorios;  o  3  dormitorios  combinados  con  un  pequeño  local  comercial o una cochera, si la casa está implantada frente a una calle para vehículos.    El crecimiento de la vivienda es muy simple y esto no ocurrió por casualidad. Ante condiciones  tan complejas de implantación, y teniendo la estabilidad de la ladera como primera directriz,  optamos por un partido que creciese por simple adición de superficie a una losa ya construida,  evitando nuevos cortes o rellenos, que podrían comprometer al conjunto.                 

 

            Ilustración 59: Implantación progresiva de la vivienda tipo. 

    169   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

           

Planta Baja                1er. Piso 

Primera Etapa 

Primera Etapa  + 4 dormitorios 

Primera Etapa  + 3 dormitorios y  sala ampliada 

Primera Etapa  + 3 dormitorios y  comercio 

Primera Etapa  + 3 dormitorios y  cochera. 

 

 

Ilustración 8: Flexibilidad en el crecimiento. 

            170   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  6.3.3. Una propuesta para las laderas: Parques y un edificio.    La  propuesta  urbanística  para  la  Favela  Jd.  Irene  proponía  la  reconversión  de  las  áreas  de  riesgo de deslizamiento en áreas verdes.     Sin embargo, aún esto requiere una propuesta proyectual adecuada. Los daños hechos por  los  pobladores  en  su  intento  de  hacerse  de  un  lugar  donde  vivir  eran  tan  significativos  que  no  bastaría solo con removerlos.     Perdida  la  cubierta  vegetal,  y  con  las  cicatrices  en  forma  de  cuña  tan  características  de  las  laderas  excavadas  para  permitir  la  implantación  de  casas,  estos  locales  solo  seguirían  deteriorándose  si  fuesen  dejados  a  su  suerte.  La  resiliencia  del  sistema  ladera  había  sido  completamente agotada.     La  propuesta  debía  establecer  entonces,  una  estrategia  de  recuperación  de  las  laderas.  El  primer nivel de esta recuperación, refiere a los trabajos geotécnicos y de cobertura vegetal.         Canaleta 

Relleno compactado 

Superficie natural  del terreno. 

Escalones para  encastre del relleno 

       

 

Ilustración 619: Recuperación de laderas. 

        171   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  En  la  ilustración  60  podemos  ver  un  esquema  gráfico  de  la  intervención  propuesta.  Es  necesario  cavar  la  ladera  en  forma  escalonada,  y  luego  comenzar  a  rellenar  el  terreno,  por  camadas  compactadas,  desde  abajo  hasta  arriba.  Se  debe  dar  al  suelo  compactado  una  inclinación de 3 (horizontal) a 2 (vertical).    Además,  debe  darse  a  la  ladera  una  adecuada  solución  de  drenaje  pluvial,  con  canaletas  colectoras en la parte superior, así como canalizaciones y escaleras hidráulicas que permitan al  agua desplazarse sin erosionar la ladera ni comprometer su estabilidad.     Finalmente, en lo que refiere a la vegetación varias especies pueden contribuir a la estabilidad  de la ladera, entre ellas:    • Gramíneas:  al  plantarse  gramíneas  en  toda  la  superficie  de  la  ladera,  se  mejora  la  cohesión del suelo y se disminuyen los procesos erosivos.  • Bambú: se recomienda que sea plantado en los bordes superiores e inferiores de los  taludes. El bambú posee raíces fasciculadas, capaces de mejorar mucho la resistencia a  la tracción, impidiendo la formación de grietas en el relleno, evitando así la infiltración  de agua.  • Eucalipto: Al ser plantado en las laderas y los taludes, posee la propiedad de hundir sus  raíces,  fijándolas  en  el  suelo  residual.  La  longitud  de  las  raíces  de  los  eucaliptos  es  aproximadamente dos veces la longitud de su tallo.    Cabe destacar que existen otras tecnologías para  consolidar laderas. Incluso se implanta  con  frecuencia  en  la  RMSP,  un  método  llamado  de  “suelo  presillado”,  donde  se  inyectan  en  la  tierra varillas de acero que se solidarizan luego con una camada de hormigón proyectado. De  esta  forma,  el  “suelo  presillado”  permite  consolidar  incluso  paredes  verticales  de  alturas  considerables.     Sin  embargo,  preferimos  optar  por  una  intervención  lo  más  leve  posible  en  las  laderas.  El  “suelo  presillado”,  si  bien  permite  consolidar  situaciones  que  no  podrían  resolverse  con  el  relleno  compactado  y  la  vegetación,  tiene  otras  consecuencias  negativas.  Este  método  impermeabiliza  la  ladera,  lo  que  afecta  negativamente  al  proceso  de  recarga  de  la  napa  freática y empeora la problemática de las inundaciones aguas abajo.    El relleno compactado y la implantación de vegetación, conjugadas con un adecuado drenaje  pluvial, son una solución eficiente y económica para las problemáticas de Jd. Irene. Esta opción  reporta además las ventajas adicionales de contribuir a recuperar el equilibrio hidrológico de la  micro‐cuenca  y  establece  nuevas  áreas  verdes  para  los  vecinos,  en  un  barrio  que  carece  completamente de espacios de recreación o expansión.    Ahora bien, estas consideraciones refieren a cómo recuperar la ladera. Pero enfrentábamos un  problema más: sabemos que los espacios abiertos no ocupados, pueden volver a ser ocupados.  De hecho, sabemos que antes de la ocupación, Jardim Irene era un área con una importante  cubierta vegetal. Que se podría proponer para evitar nuevas ocupaciones?.     Por  una  parte  están  las  medidas  de  control  por  organismos  de  la  Municipalidad,  como  la  Defensa Civil. Pero sabemos también que en nuestras realidades los recursos son escasos y la  172   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  presión  para  invadir  mucho,  por  lo  que  tarde  o  temprano,  los  controles  suelen  verse  rebasados.     Otro  método  posible  para  hacer  que  los  espacios  verdes  no  vuelvan  a  ser  ocupados  es  integrarlos al uso y al interés comunitario. Un dicho común en Brasil reza que el único espacio  que nunca se ocupa en la favela es el “campinho de futebol”. Si bien el criterio puede parecer  demasiado simple, nuestra experiencia confirma su validez: los espacios que son considerados  importantes por la comunidad, se mantienen libres por acuerdo social.     Claro está que las laderas de los cerros, no podrían albergar campos de futbol. Las geometrías  son  incompatibles.  Se  abre  entonces,  la  pregunta:  qué  tipo  de  usos  podemos  ubicar  en  las  laderas, que consagren al lugar como un edificio público que preste servicios a la comunidad?    Nuestra respuesta a esta pregunta puede verse en las láminas 40 y 41. Explorando geometrías  y problemáticas ya enfrentadas en los conjuntos de viviendas, elaboramos la propuesta de una  guardería  y  centro  comunitario  en  la  ladera  del  Jardim  Irene  V,  enfrentando  pendientes  de  aproximadamente 52%.     La  intención  era  proponer  un  edificio  que  “colonizase”  la  ladera,  de  un  modo  benigno,  leve.  Como se puede observar en las láminas, los programas se albergan en edificios modulares de  planta  prácticamente  libre.  Es  el  zócalo  el  que  se  adapta  a  las  características  del  terreno,  girando para adecuarse a las curvas de nivel. Los cortes revelan nuevamente la preocupación  de  usar  muros  de  contención  pequeños,  de  compensar  los  volúmenes  de  tierra  cortada  y  rellenada,  además  de  garantizar  buenas  condiciones  de  iluminación  y  ventilación  a  los  ambientes.    

 

 

Ilustración 10: Edificios modulares sobre un zócalo que se adapta al terreno.   

173   


Centro de Barrio Corte 6

Esquema general de corte y relleno del terreno.

Talud 1:1,5 Talud 1:1,5

Muros de contención

Muros de contención Muros de contención Talud 1:1,5 Corte 1

Talud 1:1,5

Centro de Barrio, guardería, anfiteatro. Arquitectura.

Corte 5

Muros de contención

Talud 1:1,5

Talud 1:1,5 Muros de contención

Muros de contención

Muros de contención

Talud 1:1,5 Muros de contención

Muros de contención

Corte 2

Talud 1:1,5 Muros de contención

Centro de Barrio, guardería, anfiteatro. Implantación.

Talud 1:1,5 Muros de contención

Talud 1:1,5 Muros de contención

Corte 3

Talud 1:1,5 Muros de contención

Corte 4

LÁMINA 40


Centro de Barrio, guardería, anfiteatro. Fachada de conjunto.

Aislamiento de la humedad del suelo Iluminación natural Correcta Ventilación

Volumen de Corte Volumen de Relleno

Centro de Barrio, guardería, anfiteatro. Esquemas en corte

Centro de Barrio, guardería, anfiteatro. Perspectiva

LÁMINA 41


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

    Los  edificios  se  complementan  con  un  conjunto  de  rampas  y  escaleras,  y  un  pequeño  anfiteatro  al  aire  libre  para  actividades  culturales.  La  intención  es  que  la  ladera  y  sus  áreas  verdes  se  integren  a  la  vida  diaria  de  la  comunidad,  lo  que  haría  difícilmente  posible  que  nuevas ocupaciones ocurriesen.           6.3.4.Una propuesta para el valle: más espacios públicos y otro edificio.     Ya hemos hablado de la propuesta de recuperar 15 metros a cada lado de los arroyos Magini y  Medeiros,  como  un  mecanismo  de  recuperación  urbanística  y  ambiental,  así  que  no  nos  extenderemos demasiado sobre el particular.     Queremos solamente destacar que la misma lógica desarrollada para el Centro Comunitario y  las  laderas,  aplica  a  los  valles.  A  saber:  es  necesario  convertir  los  espacios  recuperados  en  lugares  significativos  para  la  comunidad,  bajo  el  riesgo  de  que  si  no  hacemos  eso,  enfrentaremos nuevas ocupaciones.        

   

 

Ilustración 63: Recuperación del Valle del Arroyo Magini, propuesta. 

  Ahora  bien,    desarrollar  un  simple  parque  lineal  puede  parecer  una  iniciativa  simple,  pero  creemos  que  es  un  gesto  extremadamente  potente.  Potente  por  que  los  habitantes  de  la  RMSP,  en  especial  los  habitantes  de  las  favelas  carecen  completamente  de  referencias  de  convivencia  positiva  con  los  cursos  de  agua.  Para  ellos,  el  arroyo  solo  es  sinónimo  del  cauce  que se desborda en cada lluvia grande, que huele mal, en el que se vierten cloacas, se arrojan  basuras, y viven ratones.     No sorprende que en el imaginario popular la única respuesta posible a la problemática de los  cursos de agua urbanos sea la canalización cerrada, con una calle asfaltada encima de lo que  era un arroyo. Hacer desaparecer al “enemigo”. Doblegar a la naturaleza.  176   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

      Construir  espacios  que  permitan  una  relación  positiva  con  el  agua,  no  es  solo  un  factor  que  contribuye a la salud pública o que pueda contribuir a disminuir la incidencia de inundaciones,  sino  que  además  permitiría  ser  un  elemento  vivo  de  educación  ambiental.  Ya  que  nuestras  decisiones, expectativas y reivindicaciones se basan en la realidad que conocemos, poner a la  población en contacto con iniciativas de esta naturaleza podría tener un efecto benéfico muy  importante para Santo André.    Ya es hora que nuestro repertorio de soluciones vaya más allá de la canalización cerrada y las  avenidas  marginales,  hacia  soluciones  creativas  y  viables  que  permitan  una  convivencia  armónica entre las dinámicas ambientales y socio económicas.     Un ejemplo de esta búsqueda, es el proyecto desarrollado por el Equipo de Brasil Arquitetura  para el edificio del CESA (Centro Educacional Santo André) Jardim Irene.     Este proyecto fue realizado en el año 2007, por tanto dos años después de la finalización del  PAT  Prosanear  Jardim  Irene.  Se  desarrollaba  un  proyecto  conjunto  entre  el  SEMASA  y  la  Universidad Federal do ABC,  donde estudiábamos patrones de ocupación sustentable para las  cuencas cercanas al área de protección de manantiales. Fue en este contexto que la Secretaría  de  Educación  y  el  equipo  de  Brasil  Arquitetura  contactaron  con  el  equipo  del  SEMASA  para  indagar que restricciones y planes había para el sector.     Explicamos a los profesionales de Brasil Arquitetura la voluntad de recuperar la micro cuenca  hídrica  como  una  totalidad,  y  los  rasgos  principales  del  proyecto  PAT  Prosanear,  para  la  recuperación urbana y ambiental de la Favela Jardim Irene. El equipo de arquitectos se mostró  entusiasmado y elaboraron un magnífico proyecto que no solo respondía a las necesidades de  un programa complejo, sino a las especificidades de un local de implantación ambientalmente  complicado.     El proyecto, que puede apreciarse en las láminas 42 y 43, va mas allá de solo adecuarse a la  normativa ambiental, o no causar daño a los recursos hídricos. Es una respuesta proactiva, que  modificando el ambiente, lo cualifica de modo positivo.     Implantado  en  un  valle  de  inundación,  el  edificio  está  concebido  como  una  pasante  que  permite relacionarse con un macizo de vegetación importante,  enclavado entre Jd. Irene I y el  resto  del  la  Favela.  Los  espacios  públicos  están  enriquecidos  con  un  pequeño  lago  artificial,  que  actúa  como  amortiguador  de  picos  de  caudal  durante  las  lluvias,  disminuyendo  la  posibilidad de ocurrencia de lluvias aguas abajo.     Gracias al lago, cuyo volumen y capacidad fueron largamente estudiados, la modificación del  valle con los rellenos necesarios para implantar el edificio no tendría consecuencias negativas.  Las  cubiertas  del  edificio  son,  además,  todas  terrazas  jardín,  lo  que  reduce  la  velocidad  de  escurrimiento  de  las  aguas  de  lluvia.  Esto  también  contribuye  a  preservar  el  equilibrio  en  el  ciclo hidrológico.        177   


Centro Educacional Santo André (CESA) Jardim Irene. Implantación, perspectivas, corte.

LÁMINA 42


Centro Educacional Santo André (CESA) Jardim Irene. Planta, perspectivas.

LÁMINA 43


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

    Por todas estas características, el edifício proyectado por Brasil Arquitetura es un gran aporte.  No  solo  resuelve  un  complejo  programa  con  calidad  técnica,  estética  y  economía  de  costos,  sino  que  convierte  los  conflictos  de  un  local  delicado  de  implantación  en  potencialidades  plenamente aprovechadas, beneficiando a la comunidad usuaria y al medio ambiente.    Y esto, a su vez, reafirma una de las premisas iniciales de este trabajo: la premisa que sostiene  que la búsqueda del buen proyecto y la buena forma, siguen siendo de extrema importancia  en la construcción de un futuro sustentable.    6.3.5.Sobre la participación en la elaboración de la propuesta:    No podríamos concluir la descripción de la propuesta de recuperación urbana y ambiental de  Jd. Irene sin explayarnos brevemente sobre un aspecto que se ha vuelto, en el discurso  o en la  práctica efectiva, un componente ineludible de las búsquedas proyectuales contemporáneas: a  saber, la participación comunitaria.     Nuestra  experiencia  nos  lleva  a  reflexiones  que  por  un  lado,  valorizan  los  procesos  participativos,  pero  por  otra  parte,  desmitifican  su  condición  de  “herramienta  mágica”  que  garantiza  automáticamente  la  calidad  proyectual  y  la  honestidad  en  el  manejo  de  los  bienes  públicos.    A los manuales técnicos de organismos multilaterales, donde leemos que la participación es un  mecanismo que  garantiza  la transparencia gestiva, podemos responder con  conocimiento  de  causa que este raciocinio no siempre verifica.     Recordemos que no fueron líderes políticos externos a la comunidad, ni técnicos autocráticos  los que mantuvieron a Jd. Irene en el abandono y la postración por más de una década. Fueron  sus propios liderazgos, personas que vivían junto a la comunidad a la que estafaban, quienes  recogieron  por  años  el  aporte  en  dinero  que  debería  servir  para  pagar  a  los  propietarios  legales de la tierra invadida.     Y  sin  embargo,  por  años,  captaron  estos  recursos,  y  se  quedaron  (la  ley  manda  decir  –  se  presume‐) con ellos.    Normalmente estos mismos manuales rezan que ante malos liderazgos, es necesario que surja  un movimiento de base amplia y democrática que los remplace. Nuestra experiencia tampoco  pudo verificar esto.     En el caso de Jd. Irene, lo que ocurrió fue que surgió un nuevo grupo de líderes. Estas personas  veían  sus  propiedades  esencialmente  como  un  bien  de  uso,  no  como  un  bien  de  cambio  o  fuente de rentas. Se sumaba a esto, que tenían mejor formación y alguna participación en la  vida política de la ciudad. Por eso, cuando tras años de pagar, no había nunca respuestas sobre  el proceso de pago y adjudicación formal de la tierra, se decidieron a tomar cartas en el asunto  e informarse.     Este  fue  el  proceso  que  acabó  con  el  liderazgo  del  “Movimiento  de  los  Sin  Tierra  por  la  Vivienda de Santo André”, e instauró nuevas relaciones entre la comunidad, la Prefeitura y los  180   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  propietarios, lo que ha dado por resultado la regularización de la tenencia de la tierra en el Jd.  Irene II, y diversos otros avances en la totalidad de la Favela.    Pero  mirando  a  la  comunidad  como  un  todo,  este  nuevo  liderazgo,  altamente  benéfico  si  comparado con el previo, se basa más en una mejor educación y una capacidad de actuar en  los  medios  políticos  para  obtener  información  y  hacer  presión;    que  en  una  base  popular  amplia. Recordemos lo que se ha expuesto previamente: solo 4,8% de las familias afirma ser  parte de la Asociación de Vecinos.     Establecida  la  salvedad,  debemos  rescatar  que  el  trabajo  de  estos  nuevos  liderazgos  ha  contribuido en gran medida a resolver problemas concretos, como la tenencia de la tierra en  Jd. Irene II, o la designación de la totalidad del área como Zona de Especial Interés Social, lo  que lleva a una prioridad en la asignación de recursos para re ‐urbanizar y legalizar el área. Es  decir,  los  nuevos  liderazgos  comunitarios  de  Jd.  Irene,  han  conseguido  resultados  mejores,  y  desarrollan  en  general,  prácticas  más  democráticas  que  sus  predecesores.  Pero  no  son  para  nada el producto de una vida comunitaria activa, en la que la mayoría de los vecinos participa y  se informa.     Otro descubrimiento precioso del trabajo son los liderazgos alternativos. A veces, más que el  presidente de la “Associação de moradores”, existen otras figuras respetadas que pueden ser  la llave a conocer en profundidad los problemas de la comunidad.     En  nuestro  caso,  los  jóvenes  agentes  del  programa  “Saúde  da  Família”,  fueron  un  apoyo  invalorable. Estos jóvenes, recorren toda la favela llevando medicación a niños o ancianos que  no pueden subir y bajar las laderas constantemente pero que deben someterse a tratamientos  prolongados.  En  casos  urgentes  o  cuando  el  paciente  no  mejora,  informan  a  los  médicos  y  agencian  el  traslado  de  los  enfermos  al  puesto  de  salud  en  la  comunidad  o  a  un  hospital  mayor,  conforme  las  necesidades.  Fueron  ellos  quienes  nos  guiaron  a  cada  una  de  las  308  casas  que  debían  ser  removidas,  y  nos  esperaban  mientras  conversamos  –  personalmente  –  con cada una de las familias que debería ser relocalizada.     Lo bueno de estos liderazgos alternativos, como los agentes de salud o los pastores de iglesia,  es que normalmente gozan del respeto de la comunidad pero funcionan en esferas paralelas a  la lucha política en la que normalmente están inmersos los líderes oficialmente reconocidos.  Así,  un  líder  alternativo  puede  ser  un  puente  a  personas  que  están  en  disputa  con  los  dirigentes “oficiales”, permitiendo tener un contacto menos sesgado, y menos filtrado con la  comunidad.    Finalmente, debemos rescatar el momento de participación comunitaria más intenso y rico en  el proyecto. Fue la discusión de la necesidad de remover a las familias de las áreas de riesgo e  interés ambiental.     Explicar a un vecino que será removido siempre es un tema altamente sensible. Es necesario  explicar con solvencia y claridad que realmente no hay alternativa. En el caso de Jd. Irene, la  discusión se dio en dos momentos: una primera instancia en la que se visitó la casa de todas  las familias que estaban en esta situación, para informarles básicamente lo que ocurría. Luego,  una ronda de reuniones en cada sector de la Favela, para construir consenso.     181   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Recordando esos días, quizá lo que más nos sigue sorprendiendo es la extrema racionalidad de  los cuestionamientos. Prácticamente no hubo reacciones temperamentales o emocionales. La  gente, en general, preguntaba:    • Quien deberá ser removido? Me toca a mi salirme de la casa?: Esta es una pregunta que se  hacía  toda  la  comunidad,  durante  el  tiempo  en  que  analizábamos  la  legislación  y  las  características de la favela. Se ha explicado previamente este análisis, la construcción de los  escenarios,  etc.,  así  que  no  nos  extenderemos  sobre  el  particular.  Basta  recordar  que  finalmente 308 familias debían ser removidas.     Sabiendo que deberían salir, las familias preguntaban:    • Es  imposible  quedarme?  Realmente  no  hay  soluciones  técnicas  o  jurídicas  que  permitan  que me quede donde estoy?: Siempre hay cierta resistencia al  cambio, principalmente en  personas  que  han  construido  su  lugar  en  la  ciudad  al  margen  de  la  formalidad  y  en  una  dialéctica  constante  de  complicidad‐persecución  frente  a  las  autoridades  constituidas.  Era  necesario  repetir  en  varias  ocasiones  que  la  remoción  tenía  por  principal  objetivo  salvaguardar  primero  su  seguridad,  luego  el  medio  ambiente,  y  en  última  instancia,  el  cumplimiento de las normas, para construir el consenso.    • Si  salgo,  a  donde  iré?  :  La  pregunta  clave  una  vez  aceptada  la  idea  de  que  no  puedo  quedarme  donde  estoy.  Si  debo  salir,  a  donde  iré?  Para  responder  a  esta  pregunta  con  solvencia  fueron  importantes  dos  componentes.  El  primero,  responsabilidad  de  nuestro  equipo era el proyecto en sí. Era necesario definir los locales de reubicación, definir cuantas  casas podrían ser relocalizadas dentro de la favela y cuantas deberían implantarse fuera de  la misma, etc. El segundo, era la experiencia y la credibilidad del equipo de la Prefeitura de  Santo André. Ellos formularon un principio claro y contundente: Todo aquel que debe salir,  saldrá;  pero  nadie  será  desplazado  sin  tener  una  alternativa  definida.  Este  principio,  respaldado  por  la  credibilidad  de  los  técnicos  del  municipio,  ganada  en  años  de  trabajo  recuperando otras favelas de la ciudad constituyó un punto central para construir consenso.    • Tendré  que  pagar  por  la  nueva  casa?,  cuanto?:  Otra  pregunta  altamente  razonable,  considerando  el  perfil  socio‐económico  de  la  población.  Recordemos  que  del  total  de  308  familias  que  debían  ser  relocalizadas,  solo  68  –  aproximadamente  un  22%  ‐  tenían  dos  salarios  mínimos  o  más,  y  podrían    por  tanto  aplicar  al  programa  PAR‐B,  de  leasing  de  viviendas de la Caixa Económica Federal. El 78% restante debería ser incluido en programas  de  subsidio,  como  el  Programa  de  Subsidio  Habitacional  (PSH),  en  el  que  se  trabaja  en  régimen de subsidio compartido entre el Gobierno Federal y el Municipio.   El principio general que podemos abstraer de la experiencia, es que además de saber donde  será  relocalizada  en  términos  físicos  (adentro  o  afuera  de  la  favela,  a  una  casa  o  a  un  apartamento,  etc.),  debe  existir  una  respuesta  gestiva  para  los  diversos  segmentos  de  la  población. Se deben detectar, captar o construir mecanismos de subsidio, crédito, etc., que  hagan económicamente viable el proceso de reubicación.     • Estaré  obligado  a  vivir  en  una  tipología  determinada  o  tendré  alguna  posibilidad  de  escoger?:  Normalmente,  en  una  situación  tan  acotada,  con  recursos  limitados,  viviendo  precariamente,  y  ante  la  obligatoriedad  de  mudarse,  los  vecinos  no  tienen  demasiadas  opciones. Y no hay soluciones mágicas, en estos casos las opciones��son limitadas, siempre.  182   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  Ahora bien, lo deseable es que la posibilidad de escoger exista, para que aquellas personas  que más lo necesiten puedan hacer uso de esta posibilidad.  Generalmente,  las  familias  que  piden  respuestas  diferenciadas,  enfrentan  problemas  particulares:  o  son  demasiado  numerosas,  o  tienen  personas  con  discapacidades  o  enfermedades  graves  entre  sus  miembros.  Es  importante  que  la  respuesta  proyectual  arquitectónica reconozca estas singularidades y les dé cabida. Además es fundamental que  el proceso de relocalización se haga de un modo transparente e inteligente.  En  este  sentido,  los  técnicos  de  la  Prefeitura  habían  desarrollado  una  metodología  interesantísima en otros proyectos de reurbanización de favelas.   Esta  metodología  consistía  en  que  no  solo  aquellos  que  debían  obligatoriamente  ser  removidos podían manifestar su interés en la relocalización. Por ejemplo, un vecino de Jd.  Irene  II,  que  vivía  en  una  casa  razonable  y  en  un  área  sin  riesgos  ambientales,  podría  expresar  su  interés  de  ir  a  un  apartamento  del  programa  PAR  B,  ofreciendo  a  cambio,  su  casa, cuyo valor sería deducido del monto que tendría que pagar.   Esto permitiría contar con una casa unifamiliar más, donde podría relocalizarse a una familia  que no pudiese ocupar los apartamentos tipo, por ser demasiado numerosa.   Este  método  de  trabajo,  arduo  por  cierto,  ya  había  sido  implantado  con  éxito  por  los  técnicos de la Prefeitura en proyectos anteriores, adaptando y flexibilizando el proyecto a la  realidad.    Estas  eran,  de  algún  modo,  las  inquietudes  que  reiteradamente  enfrentábamos.  El  proyecto  creció  y  se  afianzó  en  la  medida  que  estos  debates,  reiterados,  permitieron  construir  un  consenso en la comunidad.     Como  se  ve,  entonces,  las  reflexiones  que  hacemos  sobre  la  participación,  en  base  a  la  experiencia del proyecto PAT Prosanear nos llevan a conclusiones matizadas:    • Por  un  lado,  se  disuelve  la  idea  de  los  líderes  comunitarios  como  personas  que  automáticamente son virtuosos y democráticos defensores de los intereses de sus pares.     • Por otro, se limita la idea de que el buen proyecto se hace con la gente: Las decisiones que  tomamos acerca de quien debía o no ser removido se basaron en criterios técnicos, y no en  decisiones asamblearias de voto popular. Lo que si se hizo fue un intenso proceso posterior  de  construcción  de  consenso,  apoyados  en  datos  claros,  propuestas  concretas  y  en  la  credibilidad de la Prefeitura.    • Y finalmente, se recoge y se valora la inmensa sabiduría y sentido común del favelado. Del  individuo  que  día  a  día  construye  su  lugar  en  la  megalópolis  trabajando  toda  la  semana  y  construyendo su casa en los fines de semana. Ese individuo que vive su vida en un constante  ajedrez en el que los factores son el trabajo, el dinero, las autoridades (con su complacencia,  ayuda o persecución), los líderes locales (que los estafan o los promueven), la criminalidad  (cruelmente presente), y la naturaleza. Personas que sobreviven a todo esto, prosperando la  más  de  las  veces,  no  pueden  ser  individuos  poco  preparados.  Su  opinión  y  sus  preguntas  merecen por tanto, cuidadosa atención. No por solidaridad o bondad, sino por compromiso  profesional  con  los  proyectos  y  por  respeto  hacia  ellos,  los  seres  humanos  que  son  los  constructores de la ciudad real.       183   


Valles y Laderas – Patrones Sustentables para la construcción de ciudad en la periferia de la Región  Metropolitana de São Paulo  

  REFERENCIAS DEL CAPÍTULO 6:                                                               1

TRAVASSOS R. F. C., Luciana. – Riscos e Incertezas das intervenções nos fundos de vale urbanos: caminhos teóricos de análise. Disponible para descarga en http://www.anpas.org.br/encontro/segundo/papers/gt/gt14/luciana_travassos.pdf 2

El Código Florestal establece muchas otras categorías de APP (por ejemplo, franjas de preservación 50 metros para ríos entre 10 y 50 metros de ancho, franjas de preservación de 100 metros para ríos de entre 50 a 200 metros de ancho, etc). No estudiaremos todas las restricciones establecidas por la ley, solo aquellas incidentes en el caso específico de Jd. Irene, a saber: franjas a ambos lados de cursos de agua de hasta 10 metros de ancho, áreas de protección de nacientes, áreas de protección en cumbres de cerros, y en laderas con más de 100% de pendiente. 3 La “vivienda semilla” impulsada por la municipalidad tiene 36m2 pasibles de duplicarse. 4  FARAH, Flavio / “Habitação e encostas” / Coleção Habitare – IPT – SP – 2003. (p.148 y 149) 5

 FARAH, Flavio / “Habitação e encostas” / Coleção Habitare – IPT – SP – 2003. (p. 94 y 95)

184   


Valles y Laderas, Capítulo 6