Issuu on Google+

Un oído en el Pueblo y el otro en el Evangelio Homilía del 12º Domingo Ordinario, ciclo C, 23/6/13

Monseñor Enrique Angelelli, Obispo de La Rioja, Argentina Asesinado el 4/8/76 en Punta de los Llanos

(La Rioja) Monseñor Angelelli, con su lema: "Un oído en el Pueblo y el otro en el Evangelio", nos da una pista para la lectura del Evangelio de  este domingo. Leer Lucas 9,18­24

Angelelli Me  vino  a  la  memoria  un  obispo  que  tuvimos  en  la  Iglesia  en  Argentina,  que fue  asesinado  en  el  año  1976,  Monseñor  Angelelli.  Él decía  y tenía  como  un lema  su  vida,  que  tenemos  que  tener  un  oído  en  el  Evangelio  y  el otro  en el Pueblo.  Un oído en lo de Dios y otro en lo de los hombres. Para eso tenemos los  dos  oídos.  Con  uno  tenemos  que  escuchar  a  Dios  siempre  y con  el  otro escuchar  lo  que pasa,  porque  tenemos  que estar  acá, no estamos en el cielo. Estamos  acá  pero  también  somos  del  Reino,  por  eso  lo  de  Dios.  Es  decir,


somos  ciudadanos  de  dos  mundos simultáneamente,  lo  eterno  y lo  temporal, estamos allí inmersos. Dos Preguntas Por  eso  Jesús  realiza  a  sus  discípulos,  a  los  que  lo  quieren  seguir,  dos preguntas. a. La Gente La  primera:  "¿Qué  dice  la  gente?,  ¿Qué  se  dice  donde  nos  movemos nosotros?  ¿Qué  dicen  acerca  de Dios?  ¿Qué dicen  acerca  de  Jesús?  ¿Qué dicen  de  los  Religiosos?  ¿Qué  dicen  de  la  Iglesia?  ¿de  la  vida  de  la  Fe? ¿Qué  palpamos  nosotros?  ¿Qué  es  lo  que  estamos  escuchando,  viendo,  si estamos  atentos...?  Porque  ahí  es  donde  tenemos  que  anunciar  el Evangelio...! Ahí;  pero  si  nosotros  no  sabemos  lo  que pasa, lejos estamos de anunciar  lo  que  la  gente  está  necesitando.  Entonces,  tenemos  que  saber, conocer,  y  por  otro  lado  no  perder  nunca  la  sintonía  con  el  Evangelio,  con Jesús mismo, porque justamente, allí está la fuente, desde allí nace todo. b. y para mí? Y  cuando  Jesús,  como  hombre de  Dios,  hace  una  pregunta  a sus  discípulos, no es una pregunta que uno dice, ­ bueno yo ya la estudié, ya la sé la respuesta. ­  "Yo  cuando  estuve  en  la  Catequesis,  en  el  catecismo,  me  dijeron,  me enseñaron quién era Jesús, entonces ya sé...!" No es esa la respuesta. No es que uno tiene que decir, bueno: ­ ¿Quién es Jesús? ­  "Jesús es uno  que  vivió  allá en Nazaret, que en Jerusalén lo asesinaron en la Cruz, que enseñó un montón de cosas y que era el Hijo de Dios". No  es  esa  la respuesta.  La respuesta  va  a ser  mi  vida!  Mi vida va a responder quién  es  Jesús  para  mí.  No  puedo  responder  con  una  frase  aprendida,  sino que tengo  que  responder con mi propia actitud frente a las cosas de todos los día,  mi  propia  vida,  mi  propios  sentimientos,  mi  propia  respuesta  diaria;  allí estoy diciendo quién es Jesús para mi. Profundizando


Por  eso  las  preguntas  del  maestro,  son  preguntas  que  van al fondo,  a  lo más hondo  nuestro.  Como  si  dijera:  ¿Dónde  está  ubicado  Jesús  en  mi  vida...;  en cada  minuto  de  mi  vida,  en  mi  día,  en  cada  hora,  en  mis  24  horas  dónde  lo tengo a  Jesús ubicado...? Siempre  está?  Y allí ya estoy dando la respuesta...! ¿Está,  no  está?  Entonces  Jesús  no  es  tan  importante...  Si  Jesús  está  en  el centro,  quiere  decir  que  todo  gira  alrededor  de  él.  Si  el  centro  soy  yo, entonces  Jesús  está  a  un  costado,  Jesús es  quien  me ayuda, porque  yo  soy el  más  importante.  Se  dan  cuenta  como  yo  puedo  armar  mi  vida  y  dar  una respuesta.  ¿Quién  es  Jesús,  entonces? Y  alguien que  me ayuda...! Que está ahí  cuando  lo  necesito.  Entonces  él  es  como  un  cadete, cuando  necesito un mandado  le  pido:  ayudame,  decile  a  Dios  que  necesito  tal  cosa...  Lo  tengo como un nene. O Jesús es el Señor! Señor Y si  es  el  Señor,  tiene  que  ser él  el  que decide todo,  por  eso  lo  tengo  que  seguir.  "El  que quiera  venir  detrás  de  mí,  debe  negarse  a  sí mismo",  debe  dejar  de  ser  el  centro,  quién tiene  que  ser  el  centro?  Jesús.  Cargar  su cruz, todo  lo  que  es  lo  de  cada  uno,  su  propia historia,  su  propios  problemas,  sus  cosas, cargarlas  encima, y  seguirlo,  a donde él vaya. Y Jesús me lleva a los lugares más insólitos, a dónde él quiera, donde se mueve el maestro  y  nos va mostrando los caminos día a día. No sé dónde voy a estar esta  tarde,  no  sé  dónde  voy  a  estar  mañana,  si  voy  siguiendo  al  maestro,  él me  va  a  llevar.  Si  soy  yo  el  que  decido,  entonces  yo  voy  a  dónde  yo  quiero; entonces,  Jesús  está  atrás.  No  es  el que  maneja.  Yo  soy el  que  manejo. Por eso  es  importante  esta  pregunta,  para  saber  dónde  nosotros  colocamos  a Jesús. Si lo colocamos en el centro... Círculo de la vida


Recuerdo  una  vez  que  hice  un  retiro  y  el  sacerdote  que  nos  predicaba,  nos dibujó un círculo. ­  Esta  es  nuestra  vida.  Dónde  nosotros  en  este  círculo  tenemos  ubicado  a Jesús?  Hagan  una  cruz,  ubiquenlo  en  su  propia  vida.  Si  lo  tenemos  ubicado fuera del círculo, quiere decir que Jesús está fuera de mi vida. Está fuera, está en  otro  lado.  O  en  algún  momento lo  tengo  en  algún costadito o ubicado en el lugar  central.  Si  está  en  el  centro,  quiere  decir  que  todo  gira  en  torno  a él. Y todo  es  todo!  Pensamientos,  reacciones,  modos  de  hablar,  modos  de conducirse,  modos  de  responder,  moral,  todo.  Cómo  me  manejo,  cómo conduce él, mejor dicho...! Los Santos

Y por  eso el modelo van a ser siempre, en este sentido, los santos. Miramos a


María  y  miramos  a  todos  los  santos,  la  vida  de  ellos  y  vamos  a  descubrir  lo que dice San Pablo: "Ya no soy yo, es Cristo que vive en mí!" Dice  María:  "Es  el  Señor  el  que  hace  la  obra,  yo  soy  instrumento,  yo  soy  la esclava, él  hace maravillas"; "El Señor hizo en mí maravillas, y sigue haciendo" (María). Por  eso  creo  que  es  importante  volver  a  este  lema  que  tenía  Angelelli.  "Un oído  en  el  Pueblo  y  el  otro  en  el  Evangelio",  porque  necesitamos  conocer permanentemente  lo  que  Dios  dice,  siempre,  porque  estamos  viviendo  en este  mundo,  caminando  en  medio  de situaciones, en medio de problemas, de dificultades,  y  allí  tenemos  que  poner  una  palabra  que  no  es  nuestra,  que es de Dios, por eso tenemos que conocer el terreno donde estamos caminando. Conclusión Yo  creo  que  necesitamos cada día  más  hacernos  esta  pregunta  con la mayor sinceridad  que  seamos  capaces.  ¿Quién  es  Jesús  para  mí?  ¿Quién  es? ¿Qué  significa  en  mi  vida?  ¿Qué  significa  concretamente  en  todo  lo  que diariamente,  en  cada  momento,  en  cada  instante,  en  cada  opción  que  tengo que  tomar,  porque  él  es  el  Señor.  Y  desde  allí,  podemos  seguirle  y  nuestra vida  será la vida  de él. "El  que  quiera ganar  su  vida  la  perderá y  el  que pierda su vida por mí, la encontrará". Allí alcanza luz el Evangelio de hoy.


Un oído en el pueblo y el otro en el evangelio