Page 1

Quién puede tirar la primera piedra...! Homilía del 5° Domingo de Cuaresma, ciclo C 17/3/13

El texto de la mujer adúltera nos hace pensar en nuestra iglesia, que es sorprendida por el mundo porque estuvo adulterando el Evangelio de Jesús y los signos de Dios son muy claros. El mundo tampoco está en condiciones de arrojar la primera piedra, pero es el tiempo de la conversión, de la compasión de Dios. Leer Juan 8, 1­11

Papa Francisco Estos  días  han  sido  realmente  sorprendentes  para  nosotros,  como  Iglesia, por  los  signos  de  Dios,  tan importantes,  especialmente la  elección  del  nuevo Papa,  Francisco,  Argentino,  insólitamente.  Alguien  fuera  de  Europa,  y  de nuestra  Patria!  Esto  por  un  lado.  Por  otro  lado  como  que  se  abre  una  luz de esperanza  para  el  mundo,  para  la  Iglesia,  para  la Fe,  porque  hay  un  signo de Dios allí, muy fuerte, muy importante. Algo nuevo...!


Y si  lo  vemos  en  la  Palabra,  esto  que  ilumina  un  poco  la  situación  nos encontramos  con  la  primera  lectura  de  hoy,  donde  sorprendentemente  se encuentra este  Pueblo muy  mal,  que  estaba  en  el  exilio, el Pueblo de Israel, y viene  el  profeta  Isaías  a  darle  un  mensaje  de  esperanza,  y  el  mensaje  dice así: "Así  habla  el  Señor,  el  que  te  abrió  un  camino  a  través del  mar y  un  sendero entre  las aguas  impetuosas..." Entonces va diciendo: "...no se acuerden de las cosas  pasadas,  no  piensen  en  las  cosas  antiguas.  Yo  estoy  haciendo  algo nuevo, ya está germinando. No se han dado cuenta?" Ahí  está  lo  de  este  tiempo. Algo nuevo  está  surgiendo,  por  eso  los  ojos  muy atentos. Cambia nuestra suerte...! "Grandes cosas  hizo  el  Señor por nosotros" dice el salmo. Pero, veamos, que el  salmista  también  dice  esto:  "Cambia  Señor  nuestra  suerte,..."  Un  poco  un tiempo  en  que  vemos  como  la  Iglesia  está  como  en retirada,  en  disminución, como  a  la  defensiva,  como  cerrada  en  sí  misma.  "Cambia  Señor  nuestra suerte",  dice  el  Salmo.  "Los  que  siembran  entre  lágrimas,  cosecharán  entre canciones" Mujer: Iglesia Y  finalmente,  llegando  a  la  Palabra  del  Evangelio,  un  texto  muy  fuerte,  el  de esta mujer sorprendida en adulterio. Yo quería que tomemos un poco esto: paréntesis:  Este  texto,  difícil  de leer en el Evangelio de Juan, porque parece que no pertenece a este Evangelio.  Parece que fuera  de  Lucas,  se  asemeja  bastante  al  estilo  que  tiene Lucas. Posiblemente haya  sido  un  fragmento que andaba por las comunidades de los primeros tiempos y no se sabía muy bien  su  origen,  pero  después  fue  incorporado  al   Evangelio  de  Juan,  pero  es  más  del  Evangelio  de Lucas,  no  se  si me  expreso  lo  que  quiero  decir?  Es  un  texto  que  coincide  con la Teología de Lucas. Si  ustedes  recuerdan  lo  que  veníamos  leyendo,  en  la  Parábola  del  Hijo Pródigo, por ejemplo, tiene el mismo  mensaje  que  éste.  El mismo. Donde están los fariseos y los escribas que acusan al hermano menor,  los judaizantes o los que son judíos  cristianos y los  que son paganos que se hacen cristianos, que no son bien recibidos, ese es el ambiente en que escribe Lucas. Por  otro  lado   aquí  nos  encontramos  con  una  acusación,  también  aparecen  los  escribas   y  los fariseos, aparece el Templo y la mujer sorprendida en adulterio (como el hermano menor).

Cómo debemos  leer  esto  hoy?  Yo  voy  a  hacer una  lectura  personal,  que  me


parece va  por  ahí  la  cosa.  Esta  mujer  sorprendida  en  adulterio  es  la  Iglesia hoy.  Por  qué?  Porque  “adulterar”  significa  cambiar  las  cosas,  cambiar  la esencia.  Entonces  nosotros  con  el  paso  del tiempo,  como Iglesia hemos ido cambiando  las  cosas  del  Evangelio  y  hoy  estamos  llamados  a  renovarnos profundamente, a ir de vuelta al Evangelio. Por eso el nuevo Papa puso signos que  son  tan  del  Evangelio  que  nos  sorprenden:  la  sencillez,  la  austeridad,  la pobreza,  cosas  que  son  claramente  del  Evangelio  que  sorprenden  al  mundo de  hoy  porque  parecen  que  fueran  una  cosa  rara.  No, eso  es  profundamente del  Evangelio.  Entonces  estábamos  adulterando  el  Evangelio,  lo  habíamos cambiado;  y  por  eso  el  mundo  nos  juzgaba  y  nos  juzga  porque  no  estamos haciendo  lo  del  Evangelio.  Entonces  hoy nosotros nos  miramos en esta mujer y  decimos:  hay  que  cambiar  un  montón  de  cosas,  nuestra  vida  tiene  que cambiar. La primera piedra... Pero  también,  por  el  otro  lado,  al  mundo,  le  está diciendo que  no tenemos  que ser jueces de nadie, sino  descubrir  que  somos  todos  pecadores, necesitados  de  la  misericordia  de  Dios.  Es  decir que si nos ponemos en el lugar del hermano mayor de  la  parábola,  en  el  lugar  de jueces, Jesús nos va a  decir:  "¿Quién  de  ustedes puede tirar  la  primera piedra...?"  ¿Quién...?  Entonces  es  ahí  donde  nos miramos,  en  ese  texto  de  hoy  y  decimos,  claro...  ahí  está  el  tema  de  este tiempo. No te condeno Y por  otro  lado,  a esta mujer,  sorprendida en adulterio,  Jesús  le  dice:  "Yo  no  te condeno...!",  pero  hay  que  hacer  pasos  de conversión.  Y  estamos  todavía  en  el  tiempo de  Cuaresma,  tiempo  en  que  Dios  tiene paciencia  con  nosotros,  con  su  Iglesia, "Santa  y  Pecadora",  como  decía  San Agustín,  (lo  decía  mucho  más  fuerte:  Santa  y  Prostituta).  Esta  realidad, necesita siempre de purificación.


Iglesia para los pobres

Creo que  el  gran  signo  de  estos  días  es  mirar  al Papa  Francisco  que  nos  dice:  "la cosa  va  por  acá, muchachos...,  no  se  equivoquen...la  austeridad,  la pobreza,  la  sencillez,  los  pobres."  "Yo  quiero  una Iglesia  pobre  y  para  los  pobres",  dijo.  O  sea  que hay empezar a  mirar  las cosas desde el Evangelio. Estábamos  "adulterando"  la  Buena  Noticia. Estabamos  yendo para otro lado, hacia la sociedad consumista,  una  sociedad  que busca todos  los  placeres,  que  busca todas las cosas fáciles, hay  que empezar a cambiar las cosas. Dios nos tiene reservada para  nosotros  la  Buena  Nueva  del  Reino  y  por  eso  tenemos  que  irla descubriendo porque en estos días nos la está mostrando.

escuchar en: http://www.goear.com/listen/02496dc/130317­que­tiren­la­primera­piedra­5cuarc­juan­jose­gravet

Quién puede tirar la primera piedra...!  

El texto de la mujer adúltera nos hace pensar en nuestra iglesia, que es sorprendida por el mundo porque estuvo adulterando el Evangelio de...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you