Page 1

La solidaridad Por: juan JosĂŠ arenas Grado: 7-c 24/05/2012 Colegio san JosĂŠ de la Salle


La solidaridad: En un pueblo muy lejano y muy pobre en el que no había vegetación ni nada parecido, Una madre y su hijo vivían en una pequeña casita. El pequeño enfermó de fiebres blancas que se fueron pegando los compañeros de su colegio. Un colegio, tampoco muy acogedor, es más, con solo una clase y hecha de mantas. Los niños enfermaban, uno detrás de otro. La madre fue a una curandera y esta le dijo que existía una medicina: la roca negra líquida. Era una planta dura, como la piedra, y negra, como el grafito, que se cocía y se comía, como si fuera un caldo o sopa. La madre cogió una navaja y se fue en busca de la medicina. La roca negra yacía en Blackrok, que era un pueblo de ingleses sanísimos gracias a la roca negra, pero que la deshabitaron porque había problemas en su ciudad natal. Allí había un niño con el pelo rapado y una gran luna creciente en el cráneo, una marca de nacimiento. Estaba sentado y la madre se acercó a el: -¿Te pasa algo?- preguntó la madre. -No.- respondió él y se puso un gorro en la cabeza, para que no se la viese. Y siguió buscando. Halló una mina enorme y entró en ella porque vio un cartel que decía: Roca Negra Líquida. Allí había millones de plantitas negras con muy buen aspecto. Cogió un cubo que había allí y cortó cientos de ellas. Tan contenta la madre volvió con su hijo y se encontró de nuevo con el chico de la luna. Este tosía y estaba muy pálido. La madre le dió un cuarto de todas sus plantas. Gracias, lo necesitaba. Dijo alegre el chico. Cuando llegó a su pueblo la gente le pedía plantas para sus hijos y la madre solo se quedó con un brote. Se fue para su casita y vio a una mujer con un bebé llorando en sus brazos y la mamá le dió su último brote al pequeño, pero ella se quedó sin nada. De pronto surgió de la nada el chico de la luna y se acercó a ella: Toma, para tu hijo. Y le ofreció la mitad de brotes que ella le dio cuando lo necesitaba. La mamá se quedó sin palabras pero de pronto: Por favor, quédate en mi casa, yo te cuidare, y no tendrás que preocuparte por tu salud. dijo ella


Pero el chico se negó, le dió las gracias y ascendió hasta desaparecer en el cielo y cuando llegó, brillo una estrella dorada y enorme, que cayó en el suelo en forma de oportunidades: Dinero, comida, ropa y una nota en un sobre rojo: Ayuda a los demás como ahora, así serás feliz. Firmado: El chico de la Luna.

la solidaridad  

la solidaridad

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you