Page 15

  

// página 15 // número tres // enero 2010

aunmetro desevilla

MUSEOS

Museo de la inquisición en el castillo de San Jorge Fue sede del Tribunal de la Santa Inquisición en Sevilla, desde el siglo XV al XVIII y fue protagonista de numerosas ejecuciones

// Alberto Ojeda

— El proyecto de Valentín Trillo, que ha costado casi 2 millones de euros y ha sido financiado por el Plan 5000 (promovido por el Gobierno socialista de Zapatero), aseguran que es un nuevo reclamo turístico, que ayuda al visitante curioso a acercarse a la historia de la capital sevillana, albergando incluso la posibilidad de ponerse en la piel de los antepasados sureños, a través de los diversos mecanismos que ofrece este Museo gratuito, a cuya entrada reza la sentencia “Un marco para la ref lexión”. Y es que el Museo, que fue sede del Tribunal de la Inquisición en Sevilla (desde 1 481 hasta 1785) cuenta con múltiples y modernos instrumentos pedagógicos que busca, además del fomento de la diversidad cultural, una invitación a la ref lexión de las “injusticias como el abuso de poder, la intolerancia o la indefensión”, proponiendo una “mirada a los procesos para combatirlo como el respeto, la solidaridad y la tolerancia”, como ha declarado el Ayuntamiento de Sevilla. Se trata de 1 400 metros de exposición, que comprende 2 plantas y 6 áreas, entre las que se encuentra la llamada Sala Sensorial, el Muro de la Memoria, la Pasa-

rela Interpretativa, la Sala de Audiencias y las ruinas del propio Castillo, de las que se pueden disfrutar a través de una perfecta visita guiada, que alberga pavimentos y muros de la época. Esta nueva atracción turística ha supuesto la restauración y la musealización de los restos arqueológicos del Castillo, la urbanización y eliminación de barreras arquitectónicas del edificio, para transformarlo en un lugar adaptado al siglo X XI, con elevador, aire acondicionado y un complejo intrincado eléctrico que da vida a dicho Museo. Durante los 304 años de vida del Castillo de San Jorge como sede en Sevilla del Tribunal de la Santa Inquisición, los reos eran sometidos a interrogatorios del mismo y, si era pertinente (como ocurría en la mayoría de los casos), era sometido a duras torturas. También era el lugar en el que los reos esperaban a ser ejecutados, a la “relajación al brazo secular”, eufemismo que era usado en la época para maquillar el término “pena capital”, mientras eran expuestos en sus celdas a condiciones demasiado húmedas o demasiado cálidas, que provocaban la mortalidad de los internos por diversas enfermedades.

aunmetro:desevilla  
aunmetro:desevilla  

Número tres del periódico "a un metro de Sevilla", diseñado y maquetado por Juan Ossorio. ....................................................

Advertisement