Issuu on Google+


Había una vez un gallo llamado Titi. Era peludo y grande. Vivía en una casita rodeada de muchas flores y mariposas. Una mañana se levantó muy feliz y contento para ir a comer maíz al conuco, como acostumbraba siempre. Pero, cuando iba a empezar a volar, no podía hacerlo porque las hormigas le habían comido una de sus alas.


El gallo volador

H

abía una vez un gallo llamado Titi. Era peludo y grande. Vivía en una casita rodeada de muchas flores y mariposas. Una mañana se levantó muy feliz y contento para ir a comer maíz al conuco, como acostumbraba siempre. Pero, cuando iba a empezar a volar, no podía hacerlo porque las hormigas le habían comido una de sus alas. 1


Desesperado empezó a gritar tan fuerte que salieron todas las mariposas. Se asomaron y le dijeron: -Hola, gallo peludo, ¿qué te pasa? Y él solo trataba de volar. -¡Háblanos! -dijeron las mariposas. Ellas le vieron una de sus alas muy herida pues las hormigas la habían comido, y le dijeron: -No te preocupes, te ayudaremos a recuperarla. Te buscaremos una experta gallina que prepara una excelente pomada.

Pero cuando iban para la casa de la gallina, de repente se apareció una vaca y les dio una carrera. La vaca no logró alcanzarlas y buscaron otro camino para llegar a la casa de la gallina. 2


Cuando llegaron le dijeron: -¿Puedes preparar un remedio para el gallo, que las hormigas le comieron una de sus alas y no puede volar para ir a comer maíz al conuco y está muy triste? Y la gallina le contestó: -Claro que sí. Y preparó una pomada. Y le dijeron: -Muchas gracias. Entonces, le llevaron la pomada y la untaron. Era de noche y el gallo se acostó a dormir. Cuando amaneció ya estaba sano y se fue feliz volando para el conuco a comer maíz. Colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Autor: Anderson Evangelista de la Cruz. Edad: 7 años Escuela: Buenos Aires. Curso: 1ro. A Profesora: Rosa Heredia

3


El mango saltarín

H

abía una vez un mango llamado Mellito. Era largo y amarillo. Vivía en un bosque con muchos animales y rodeado de muchas flores. Una mañana se levantó muy feliz y decidió salir a jugar con los animales, pero cuando empezó a jugar alcanzó a ver una comparsa de cucarachas. Al verla dio un salto, chocó con un gigante árbol, se dio un machucón y gritó:

4


-Auxilio, auxilio. De repente, los animales escucharon los gritos. No se habían dado cuenta de que él se dio un golpe. Al verlo triste y llorando le dijeron: -¿Qué te sucede, amigo?

Y él los miraba llorando y muy triste. -Háblanos -le dijeron sus amigos. Pero el mango solo se doblaba del dolor. Ellos le dijeron: -No te preocupes, te ayudaremos a curar tu golpe. Te llevaremos al médico. 5


Se lo subió uno de los animales en los brazos y empezaron a caminar. Tenían que cruzar un enorme río. De repente, empezó a llover y el río creció y no podían pasar. Entonces apareció una ballena. Ellos le dijeron: -Por favor, ayúdanos a cruzar el río, que está hondo y nuestro amigo está enfermo y vamos al médico. Y ella les contestó: -Para mí es un placer ayudarlos. -Gracias por cruzarnos. Llegaron al hospital, los médicos lo curaron, y regresaron felices y contentos al bosque a jugar. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Autora: Jeiminelis Javier. Edad: 6 años Escuela: Buenos Aires. Curso: 1ro. B Profesora: Rosa Heredia

6


El cocodrilo volador

H

ace mucho tiempo, había un cocodrilo de color amarillo llamado Samuel, que vivía en el bosque y le gustaba volar y leer libros. Una mañana el cocodrilo estaba volando y vio una gata gorda y blanca en el suelo. El cocodrilo bajó hacia donde ella y le dijo: -Hola, ¿cómo te llamas? 7


Ella le dijo: -Me llamo María. Luego le preguntó: -¿Por qué estás tirada en el suelo? Ella respondió: -Estoy enferma. El cocodrilo le dijo: -Yo te ayudaré. Entonces el cocodrilo montó a la gata en su espalda y se fue volando para el médico. Después de volar y volar llegaron al hospital. Acostaron a la gata en una camilla y le pusieron un tratamiento. Al día siguiente la gata gritaba: -¡Ay, ay, me duele, me duele, me voy a morir! El cocodrilo se puso triste y le dijo: -No llores, que el médico te va a sanar con el tratamiento. 8


La gata dejó de llorar y el cocodrilo le leyó una historia. Cuando él terminó, ella le dijo: -¡Qué linda historia! Tres días después la gata se sanó y el cocodrilo la llevó para la casa de ella. La gata le dio las gracias por todo lo que él había hecho, y fueron amigos para siempre. Colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Autora: Yeimi Daniela Moreta. Edad: 8 años Escuela: Fundación Pro-Desarrollo. Curso: 1ro. A Profesora: Julia Miguel

9


La estrella y sus amigos

H

abía una vez una estrella llamada Layla, de color azul, con ojos negros y pelo negro largo. Vivía en el cielo con cuatro amigos: la luna, el picaflor, la paloma y el carpintero. Una noche sus amigos se fueron cuando Layla estaba durmiendo. Cuando ella despertó se dio cuenta de que sus amigos se habían ido. La estrella se sintió triste y se puso a llorar.

10


-Ay, ay, ay, ¿dónde están mis amigos? Ay, ay, ay -dijo la estrella llorando. Buscando y buscando encontró dónde estaban sus amigos y era que le estaban preparando una fiesta de cumpleaños. ¡Sí, era su cumpleaños y la estrella no se acordaba! Layla se puso muy feliz porque encontró a sus amigos y la sorpresa que le habían preparado. 11


La estrella, muy contenta, empezó a llorar de la felicidad: -Ja ja ja, ¡qué feliz me siento! Gracias, amigos, por haberse acordado de mi cumpleaños. Y luego la estrella y sus amigos celebraron cantando, jugando, volando y saltando, y continuaron siendo amigos mucho tiempo. Autora: Liliana Carmen Luna. Edad: 6 años Escuela: Francisco José Cabral. Curso: 1ro. A Profesora: Ingris Bottier

12


La mariposa roja

H

abía una vez una mariposa llamada Ana, que era roja y grande, y vivía en el bosque. Siempre estaba molesta por ser ella la única mariposa de color rojo. Pero un día decidió pintarse de muchos colores y estaba feliz. Entonces el cielo se puso oscuro y llovió, se fue toda la pintura y ella se enojó. Entonces apareció en el bosque una mariposa mágica. 13


-¿Qué te pasa? -No quiero ser la única mariposa de color rojo -dijo Ana. -Yo puedo darte el color que quieras, pero primero vamos a pasear por el bosque.

Y, al ver mariposas de todos los colores, ella estuvo feliz de ser una mariposa roja.

Autor: Roaldy Medina. Edad: 7 años Escuela: San Felipe. Curso: 1ro. B Profesora: Isaura Reyes

14


La flor a la que le gustaba pasear

H

abía una vez una flor de color rosado llamada Sol, que vivía en un castillo muy hermoso. A ella le gustaba pasear por el bosque todos los días. Un día, mientras ella paseaba, se encontró con una mariposa gigante de muchos colores que estaba muy triste.

15


Le preguntó: -¿Por qué estás tan triste? Ella le dijo: -Porque no puedo volar. Luego la flor le dijo: -No te preocupes, yo te ayudaré. Iré a buscar a mi amiga la paloma, que es muy inteligente y vive en un país muy lejano. Inmediatamente la flor fue en busca de la paloma. Mientras iba por el camino, se le apareció una serpiente muy mala que la quería morder, pero ella se fue corriendo y se alejó. Al llegar la noche, llegó al pueblo de la paloma y fue para su casa y la abrazó. -Encontré una mariposa que no puede volar. 16


¿Puedes ayudarme? La paloma dijo: -Claro, déjame buscar mis alas que tengo guardadas. Cuando la paloma encontró las alas vio que estaban sucias y dijo: -Vamos a pintarlas de color rojo. Las pintaron y se acostaron. Al amanecer volaron y volaron hacia el bosque donde estaba la mariposa. Cuando llegaron le pusieron las alas que ellas llevaron y la mariposa empezó a volar. Ella dio las gracias a la flor y a la paloma, y todas fueron felices para siempre. Colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Autora: Sofía Guano. Edad: 7 años Escuela: Fundación Pro-Desarrollo. Curso: 1ro. A Profesora: Julia Miguel

17


Cuentos infantiles prueba