Page 1

F E

P A R A

H O Y

Ser feliz aunque duela

JUAN FRANCISCO ALTAMIRANO

El éxito no consiste en sobreponerse a la apariencia física y ser aceptado, sino en la determinación de amarse tal como uno es. “Cuando los vientos de cambio soplan, algunos construyen refugios y se ponen a salvo, otros en cambio, construyen molinos y se hacen ricos”—Klaus Möler. —¿Duele? —Sí. —¿Mucho? —Sí. —Bien; eso significa que aún hay mucha vida —dijo el médico. El dolor es nuestro sexto sentido. Es una alarma que advierte la pérdida del equilibrio; y de esto trata la felicidad: del balance. Desde la caída de la familia adánica se infiltró en nuestros genes el desequilibrio del mal. Un trágico accidente siega la vida del único hijo que se estaba por graduar. Un joven contempla impotente la agonía de su esposa, víctima de un ataque de asma en plena luna de miel. Una pareja se frustra porque no puede procrear a pesar del tratamiento contra la infertilidad. Es imposible vivir a salvo de los zarpazos del miedo, de la angustia, de la soledad, y de cualquiera de los tentáculos del mal. No podemos huir; el mal se ha incubado en los genes. Mario Benedetti, el poeta uruguayo, confesó: “Nunca pensé que en la felicidad hubiera tanta tristeza”.1 18 EL CENTINELA


Nos arroba la luna guarnecida de sombras. Nos atrae la rosa que se escuda entre espinas. Merece el premio Nobel de Literatura el poeta que, inmerso en la nostalgia, confiesa que puede “escribir los versos más tristes esta noche”.2 En la noche, cuando nos vence el sueño, ensayamos la muerte, pero al amanecer celebramos la vida. Dios creó al ser humano capaz de ser feliz sin recurrir a máscaras frente a la tragedia. El apóstol Pablo nos propone dos decisiones para ser feliz aunque duela:

Aceptar el sufrimiento inevitable

ISTOCKPHOTO.COM

“Aunque tengamos toda clase de problemas, no estamos derrotados. Aunque tengamos muchas preocupaciones, no nos damos por vencidos. Aunque nos persigan, Dios no nos abandona. Aunque nos derriben, no nos destruyen” (2 Corintios 4:8, 9, Palabra de Dios para todos, la cursiva ha sido añadida). Negar la realidad que describe la Biblia con las palabras “problemas” y “preocupaciones” es un planteamiento enfermizo. Sin embargo, “la vida no es un problema que tiene que ser resuelto, sino una realidad que debe ser experimentada”,3 porque, como dice el refrán: “Mientras más corras de tus problemas, más cansado vas a estar cuando te alcancen”.4 La felicidad consiste en enfrentar la realidad aunque nos atemorice. Según el psicólogo Carl Gustav Jung: “Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma”.5 ¿Por qué asociar la tragedia con la felicidad? , te preguntarás. La desgracia no es virtud. Enfrentarla sí lo es. El pasaje bíblico contrapone un nivel de superación a cada desventura. En medio de los problemas y preocupaciones, del dolor y la angustia, resurge el alma herida, como el lirio victorioso sobre el fangal, y desafía la injusticia. “Dios no nos abandona” (vers. 9), es la explicación para ser felices aunque nos duela.

Renovarse en el sufrimiento

“Por tanto, no nos desanimamos. Al contrario, aunque por fuera nos vamos desgastando, por dentro nos vamos renovando día tras día” (vers. 16, Nueva Versión Internacional).

Alguien dijo que la luciérnaga solía ser una simple mosca, y que cuando se vio rodeada de oscuridad, decidió ponerse las pilas y vestirse de luz. La “felicidad aunque duela” reluce al reencenderse desde las cenizas del infortunio. ¿A caso no ha prometido Dios a quienes lo aman que “todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8:28)? Lizzy Velásquez, conferencista motivacional de 24 años de edad, tuvo que asumir de golpe su realidad desde el primer día que asistió al jardín de niños, porque sus compañeritos huyeron cuando vieron su nariz puntiaguda y su piel envejecida.6 Tiempo después, encontró en Youtube, un vídeo que le habían tomado el cual se titulaba “La mujer más fea del mundo”. Leyó los comentarios que la catalogaban como un monstruo y que le sugerían quitarse la vida. Otros decían que quien la mirara quedaría ciego. Lizzy lloró y se derrumbó, pero no aceptó ser destruida ni destruirse. En su lugar, ha impartido más de doscientos talleres sobre la estima propia y el manejo de la intimidación. Es coautora de su biografía, y escribió el libro Sé bello, sé tú. Actualmente está escribiendo su tercer libro, por pedido de una editorial. Dueña de sus sueños, Lizzy Velásquez graduó en 2012 de la carrera de Comunicación en la Universidad Estatal de Texas.

Un cuerpo escultural y un perfil apolíneo no implican felicidad. Lo que no destruye, fortalece. El éxito no consiste en sobreponerse a la apariencia física y ser aceptado, sino en la determinación de amarse tal como uno es. Un cuerpo escultural y un perfil apolíneo no implican felicidad, así como estar fuera de la cárcel no asegura la libertad. Es feliz quien aprende a caminar luego de perder sus piernas, no quien condiciona su felicidad al hecho de poseerlas. Lizzy no es la única. Hay otros gigantes de la felicidad. En la cima de su carrera musical Beethoven se quedó sordo, y ahora nos deleitamos con las obras que compuso desde el silencio. Hijo de sobrevivientes de un campo EL CENTINELA 19


SERMONVIEW.COM

de concentración, y paralizado de la cintura hacia abajo desde los cuatro años de edad, Itzhak Perlman se ha elevado en las notas de su música hasta la cumbre de su ideal de superación y nos deleita con sus galas de violín.7

La felicidad

¿Qué esperas para ser feliz? ¿La solución de todos tus conflictos? ¿Que desaparezca la posibilidad de enfermar? ¿Quedar bien con la gente? ¿Que asome a tu puerta el príncipe azul? ¿Que venga a pedir perdón el que te ofendió? ¿Vivir tus fantasías? ¿Que cambie tu pareja? ¿Que por arte de magia todos te quieran? ¡Vamos! ¡Esta es la vida real! La felicidad no es lo que sucede cuando todo va bien. La

palabra felicidad inicia con FE porque Dios es la fuente de la felicidad, aunque no todo vaya bien y el sol deje de brillar. La felicidad se debe a que eres objeto del pensamiento de Dios. Tu interés en este momento se centra en leer este párrafo, pero tu felicidad consiste en que Dios entiende lo que sientes antes que sepas y puedas decírselo. Al centro de tu pecho hay un corazón que envía la sangre a más de ochenta mil millones de células8 porque eres un prodigio del divino Hacedor. Alza tu vista al cielo y agradece a Dios por los bienes intangibles que te ha concedido, y porque has contemplado el arco iris, porque te deleitas con la risa de un bebé y por las canas que matizan tu cabellera. Con la mano en el pecho siente tu corazón latir con fuerza, como diciéndote: Estás vivo porque puedes ser feliz aunque algo te duela. 1. http://www.proverbia.net/citasautor.asp?autor=1107. 2. El poeta chileno, Pablo Neruda (1904-1973), fue galardonado con el premio Nobel de Literatura en 1971. Véase: www.los-poetas.com/a/neru1.htm. 3. es.wikiquote.org/wiki/Søren_Kierkegaard. 4. nuevoencristo.com › Pasa la voz › Adoradores. 5. es.wikiquote.org/wiki/Carl_Gustav_Jung. 6. Lizzy Velázquez padece una enfermedad de la que solo se conocen otros dos casos. Carece de grasa corporal y pesa solo 27 kilos (60 libras). Véase: http://www.aboutlizzie.com/ o http://www.beliefnet.com/ Espanol/Entrevista-a-Lizzie-Velasquez.aspx. 7. Ted W. Engstrom, Álas de águila (Miami, Florida: Editorial Vida), pp. 91, 92. 8. http://candidoweb-biocuriosidades.blogspot.com/2013/10/ cuantas-celulas-hay-en-un-cuerpo-humano.html.

Francisco Altamirano es licenciado en Teología y escribe desde Nampa, Idaho.

¡SUSCRÍBASE HOY!

Si ha disfrutado al leer las páginas de El Centinela®, adquiera una suscripción y recíbala mensualmente en su casa por un año. El costo por suscripción es de US$13.20 dentro de los Estados Unidos.

q SÍ– Deseo adquirir una suscripción a El Centinela® por un año.

Nombre_____________________________________________ Dirección____________________________________________ Ciudad_______________ Estado__________ Zip____________ Teléfono____________________________________________ Adjunto un cheque/money order por la cantidad de

US$________________________ a nombre de Pacific Press® 20 EL CENTINELA

Envíe este cupón por correo a la siguiente dirección: El Centinela

P.O. Box 5353 Nampa ID 83653-5353 O llame por teléfono al: 1-888-765-6955 Para hacer su pedido por Internet, visite www.ElCentinela.com

Ser feliz aunque duela  

La vida contiene el elemento injusto del sufrimiento. Saber sobrellevarlo es clave para la felicidad.