Issuu on Google+

IMAGE EVALUATION TEST TARGET (MT-S)

LO

!f:lá¿ ;^ ;•

^ ii£

IIIIIM

IIIIIM

lio

l.l

1.25

1.4

1.6

V] <^ /a

Á

c*i

VI

'^i

.V

¿?

7

Photographic Sciences Corporation

23 WEST MAIN STREET WEBSTER, N.Y. MS80 (716) 872-4503


,.v^^ 'tĂ­.

CIHM/ICMH

CIHM/ICMH

Microfiche

Collectlon de microfiches.

Series.

Canadian

Instituto for Historical Microreproductions / Institut

canadien de microreproductions historiques


Technical and Bibliographic Notas/Notes techniques et bibliographiques

Instituta has attempted to obtain the best copy availabla for filming. Features of this copy which may b« bibliographically uni^ue, which may altar any of the images in the reproduction, or which may significantly changa

The

original

the usual

method

of filming, are

checked below.

Coloured covers/ Couverture de couleur

D D D D D D n D

Covers dambged/ Couverture endommagóe

Covers restored and/or laminated/ Couverture restaurée et/ou pelliculée

Cover Le

missing/ de couverture

title

titre

manque

Coloured maps/ Cartas géographiques en couleur

Coloured plates and/or illustrations/ Planches et/ou illustrations en couleur

Bound with other material/ Relié avec d'autr'3s documents

may cause shadows or distortion along interior margin/ La reliure serrée peut causer de l'ombre ou de la distortion le long de la marge intérieure Tight bínding

^

D

is

Pagas damaged/ Pages endommagóes Pagas restorsd and/or laminated/ Pages restaurées et/ou pelliculées Pages discoloured, stained or foxed/ Pages décolorées, tácheteos ou piquees Pages detached/ Pages détachées

Showthrough/

D D D D

filmed at the reduction ratio checked below/ est filmé au taux de reduction indiqué ci-dessous.

Ce document

Coloured pagas/ Pagas de couleur

Transparence

Additional comments:/ Commentaires supplémentaires;

This Ítem

10X

D D n

Coloured ink (i.e. other than blue or black)/ Enere de couleur (i.e. autre que bleue ou noire)

Blank leaves added during restoration may appear within the text. Whenever possible, these have been omitted from filming/ II se peut que certaines pages blanches ajoutóes lors d'une restauration apparaissent dans le texte, mais, lorsque cela était possible, ees pages n'ont pas été filmées.

D

microfilmé le meilleur exemplaire été possible de se procurer. Les détails de cet exemplaire qui sont peut-étre uniques du point de vue bibliographique, qui peuvent modifíer une image reproduite, ou qui peuvent exiger une modification dans la méthode nórmale de filmage sont indiques ci-dessous. L'lnstitut a

qu'il lui a

Quality of print varíes/ Cualité inégale de l'impression

Includes supplementary material/ material supplémentaire

Comprend du

Only edition availabla/ Seule édition disponible

obscured by errata have been refilmed to ensure the best possible image/ Les pages totalement ou partiellement obscurcies par un feuillet d'errata, une pelure, etc., ont été filmées á nouveau de facón á

Pages wholly or

partially

slips, tissues, etc.,

obtenir

la

meilleure image possible.


The copv filmad haré ha* baan raproducad thanks

L'axamplaira filmé fut raproduit gráca é

to tha ganarosity of:

flénérosité da:

Douglas Library Queen's Univarsity

The images appaaring haré ara tha best quality possible considering the condition and leglbillty of the original copy and in keaping with tha filming contract spaciflcatlons.

Original copian in printad papar covers ara filmad beginning with the f ront cover and andlnu on the last paga with a printad or illustratad tmpression, or the back cover when appropriata. All

other original copias ara filmad beginning on the paga with a printad or illuatratad impression. and ending on the last paga with a printad or illustratad impression.

first

recorded frame on each microfiche symbol »> (meaning "CONTINUED"). or the symbol (meaning "END"),

The

last

shall contain the

Y

whichever appiies.

Maps, platas, charts. etc., may be filmed at different reduction ratios. Those too large to be entérely included in one exposure ara filmad beginning in the upper left hand córner, left to right and top to bottom, as many framas as required. The following diagrama illustrate the method:

Douglas Library Queen's Univarsity Les images suivantes ont été raproduites avac la plus grand soin, compte tenu de la condition et de la nettoté da exemplaire filmé, et en conformité avac les conditions du contrat de filmaga. Les exemplalres originaux dont la couverture en papler est imprimée sont filmes en commen^ant par la premier plat et en terminant soit par la derniére paga qui comporte une empreinte d'impression ou d'illustration, soit par le second plat. salón le cas. Tous les autres axemplaires originaux sont filmes en commen9ant par la pramiére paga qui comporte une empreinte d'impression ou d'illustration et en terminant par la derniére paga qui comporta une teile empreinte.

Un des symboles suivants apparaítra sur la derniére image de chaqué microfiche, seion

-^

symboie signifie "A SUIVRE", symbole V signifie "FIN". cas: le

le

le

Les cartas, planchas, tableaux, etc., peuvent étre filmes é des taux de reduction différents. Lorsque le document est trop grand pour étie reproduit en un seul cliché, il est filmé ¿ partir de rengle supérieur gauche, de gauche é droite, et de haut en bas, en prenant le nombre d'images nécessaire. Les diagrammas suivants illustrent la

1

la

méthode.


m^mi

^?^(V

VIAJES AL POLO NORTE

* .1

*;•


''

^,^

x-^

'I

%

J


I


VIAJES Al.

POLO NORTE i'i'li

i:f.

CAPITÁN NARES CON

I.OS

«UQI'BS DK

l.X

MAi.iNA

m'.X,. I„„ V

,AV„:A

i'iin

Kl,

»LE,T. V

,'.,.

-DlSCOím.

i:t.

DOCTOR NORDENSKIOLI) EN EL

.'VEGA.

(|N7!i-|H,S0)

TRADUCCIONES OEL INOLÉS Y DEL SUECO RESPECTIVAMENTE

mil D.

ENRIQUE LEOPOLDO DE VERNEÜIL, Y

D.

CARLOS ANTONIO TALAYERA

BARCELONA LA POPULAR, CASA EDITORIAL DE FRANCISCO PÉREZ

laaa

ii«;5.i«:,n


^n^^e^

f.v.

Fs l'KOPIRPAD

I

ni:

I.A

CASA linnollIAI.

I, A

l'lil'l I.AIl,

J

-

f

Barrelona: Imp. de

l.iii»

Tnsso, rnllp

lU'l

Arco

del Trnlio, entre lo» iiúiiipri>s 21 y 23,


La

l'i>iM,.\n

Los CAPITANES

lleras 31

y

23.

NAKES

Y

STEPHENSON.


PREFACIO T,as si^MiiciiIcs

un

l»U(|ues la Atrr/'i las

|)!'i;,nii!is

reíalo

y lid

sencillo

y

10 lar^'o

do

las

al

\iaJo de los

Dcsnrhit'fln

la

exploraciones con

dirección

no son más (lUc del

playas ó sobre

polo Norte.

como

de

delier

a(|uellos (|ue,en

y de

trineo efeclii.idas á los liielos,

Las publico

instrucción de los futuros viajeros V ,.i.,.l»ien

,

.',Tatitnd

In;,''luterra

en

parii

Íaíh 11

esperanzas

podido

no

lle^^'ar

(¡ue

se lian al

de justicia para con

apresuro

¡i

con un simjile deber

los

bravos marinos (|ue el

mal éxito

reconocido por causa

la

imposibilidad

i'i

mis órdenes,

la

de conspfíuir nuestro objeto por

el

expedición se sometieron

bo

(¡ue

iban liii

me

s«tlo

el

real

y de

natural reco;j;idas por los sabios a^'re^rados ii

ú todos

no líenos

Alerla,

bU presidente, las colecciones de bistoriii

,

(jiuí

estudio de

s al

ios

luz pública en

visio

yi

la

los periiidicos cientilicos.

ap(hi(ücc de

i'\

la Ali'iii^

esta obra,

nuestro

acompañó

;i

ba tenido por conMMiiente resu-

¡'itcresantes pá^Miias.

nándonos otras de su propia las

muclias

diversos ^'rupos, es-

ami;,'o el capitán Keilden, (|ne

mir tan

personas

después sus respectivos informes.

i'riliiendo

Imi

.'i

íi'u consa;,'iMdo

Alíj:unos de estos trabajos lian

concibieron respecto realizado:

la

y NL Mitcdiell. recomendación dnl Consejo

compotent

y otros puntos,

pojo; ])ero

declarar, cumpliendo

iVir

cirujano de

l';;,'erlou

^lrt¡co^.

nos lian luanit'estado sus buenos deseos y afectuosas simpatías.

no.'ütros

i'Idnardo \íoss,

teniente

proporciocosecíia

,

<'ii

cuales produce sus observaciones ¡ter-

so na les.

cstrecbo .1.

S. Naimís.

de Sniith.

Las se

ilustraciones

componen

de

nuestra edición

])rincii)alniente

becbos en vista do

SlllllIToN,

Allllll.

los boscpiejos

Nota.

que tra-

Lns

disliinrinK so cxprosiin nciior; jnciile

kilómclros, y los

zaron on

Tomo

los

I.

DK IS7S

de ^'rabados

diversos luiíares

ol

doctor

:il

};ri\(los

Inniiómcli'o conligrndo.

cu

do U-miiuraturo se rcliercn


"^

Ăş

3SS

^sss^Bsm


LlISTA

1)1]

LOS OFICIALES V

P»BRS03Sr-A.3Li IDE

Al marchar amhos hiiques

lii

expedición,

el efectivo

ora el siguioiite:

de

Dlíl,

LA TRIFULAOION

.\diim Aylcs, gaviero, lüiriíjuc

Jaime J'ara la Alerta:

Manii, carpinlero.

íiuillcrini) Maslu'l!,

OiniOIA.IjB3S.

Cfipitdii II. l'clliiim

Míii'liimni,

W.

A. A. Vnvv. Ti.

primer lenionlc.

W.

David

id.

Milclii'll,

'l'omás

H. Pullcn, limo.siioro.

lígurloii,

^\||ite,

id.

id.

id.

id.

suLienieiitc.

Simpson,

id.

fluillcrnid Malloy,

id.

Joi'go \\'in.slone, id. (iuillernio Loi'imer, id.

Jaime

I"r.

Cañe, armero.

Holiorlo J(jiner, primer íbgonisla.

Jiiimo Woottoi), muquinistu.

Jorge

Alfredo I'earce,

id

T. Colmi, ciriijiino demurinii.

Hov.

id.

Juan Pearson, id. Guillermo l'"i'rl)raclie,

Hoherlo Symonds,

E. L. Moss, cirujiino.

Jorge

id.

id.

((Miieiito.

a. Gillurd,

AV H. Muy,

comnndiinlo,

I'Vildon, imliinilislu.

Aldricli,

Jorge CranslíMi,

Heulien Ki^anconilie,

Jorgo S. Moros,, capitán. II.

id.

Wüoiloy,

(luillernu)

Alliorlo

niariiieiu tlisUnguiík).

Sell',

Juan

Sliirley,

logonislu.

id.

T. Stuhhs,

id.

riuiiier'mo Gorc, id.

l»ffA.K,IN"E3R,OS. Jorge

J.

Burrougiis, despensero.

José (iodd, primor conlramiicslre.

Guillermo Hunl, cocinero. Eml.arcüdos en Groenlan,

.a:

N. C. Pelersen, intér-

prete; F"cderico, esquimal.

Juiín Itadmore, muestro ciirpintero.

SOLIDADOS

Vicenle Domiiiics, cocinero.

r>H3

MARINA..

Tliores, Cunlramuoslre hnllciicro. Jdimc Ho-rie, id.

Guillermo Wood, sargento abanderado. Guillermo Kllard, soldado.

Diivid Dcucluirs,

id.

Juan Hollins,

lídwin Lawrencc,

nrlillero.

Tomás

Juíiii

Juimo Doidge, gaviero mayor. Daniel

W.

Harloy,

id.

Spero

Cai),T(o,

mayordomo

Tomás

id.

Oakley,

Para

id.

artillero.

la

id.

Desnihicrta:

del capitán.

Jorge Komisli, mayordomo de

Juan Hawkins, tonelero. Juan Simons, gaviero.

Jorge Pottcr, Elias Hill,

Tomás Sluclvl)erry, id. Tomús Bawlins, gaviero. Tomás JollilTo, id.

id.

Smitli,

los oficiales.

OFIOIALiES. Enrii|ue Stephenson, capitán.

Lewis Bcautnont, primer teniente.


sen

isa

VI\JliS AL Itol)L>l'l()

Ki'innldo KulTorl,

Wviitl Kiiwsoii,

Ci'ii'lus

Miguel

ciriijiiiio

Uicnrdo Coppiíifior,

Hod^son,

(2liiclieslcr

NOHTH. id.

Diiniei Oirnrd, id.

id.

tetiiciito.

ncl);rnvo Niniiiü,

l'Dl.ll

Hunjnmin Wyiill,

Al'clll'l-, ll'llil'lllc.

de

mnriiiii.

cirujiiiiu.

Juan Modges, Jaime

cnpollnii.

Hnrt, nnliirulistn.

llegiin, id.

Tuinas Clinlkley,

Pedro

Diiniel CMi'lmiil, miic|u¡iiísla.

Jorge Leggiill,

Miiliiis Millcr,

Huberto

Juan

T. Milolioll, Imbiiitiido.

.

Tlioi'nb'icU,

Alfredo Hindie,

Coiiybcnrc, sul)loni('nlo.

id.

id

id.

(íraig,

id.

id.

id. id.

Ilitclioock, id.

.S.igcrs,

Jaime Ilnnd, Carlos Pablo,

id. id. id.

Enricjue W'indscr, id.

Jorge (f.

Kddy. A.

Siirali,

despensero.

Emmerson. primor (ii'iiy,

Dongiill,

Isdunrdo Tiiw.s,

!•'.

id.

Jone.s,

Samuel Uulley,

Mans

id.

l'ogonisbi.

logonista. id.

(Uiillermo Swccl,

Üry.iiil. j-Mvii'ro

Chalcl.

Jeremías noui'ke. primer l''raiiU

coritriimiioslro L'illeiicro.

(luillt'rino

.loi't:!'

Jaime Pbilips, eocinero.

coiilriimiiestre.

roiilriiiiiiicstre.

id.

lleindi'ielí,

i.'ai|uimal,

embarcado en

id

l)avid Siew.irl,

id

SOrjI3.^I30S TDm

^/í¿^-RIl<fA.

TiiiiiAs Suimiiiiii.s, id. Joi'frc

lUiiiyiiii,

Guillermo Wcllington, sargiMito.

conli'lci'ii.

liuillerino Wiird. iiriiioro.

Wiison üobbing,

Jiicolio Slieplierd, tonelero.

Juan Crop,

,lu!in

(iriii'n-

landia.

Smilh, muestro de

veliis.

Jonís Genr, despensero de

liisoliiMaJe.-í.

lílijaeb

artillero.

id.

Haynei',

id.

Guillermo Waller, soldado.

Joi'ge Slcme. gaviero.

Tomi'\s Darke,

id.

Jiiime Cooper,

Jnan Murray,

id.

id.

Enri(|ue Cdwords, marinero distinguido.

Enri(]ue Petly,

id.


.

INSTUUCCrONKS iii;i,

CONSEJO DEL ALMIRANTxVZUO

1.

S. .M.

Jones, quedará temporalmente bajo las ór-

niiiyn IST'i.

2.'i

denes de V. acordado

Ilaliioiulo

una

do

la iiiarclia

^'(d)ioriio

ol

do

ox-

oxpndit'iou

para practicar dcsculiriiiiiiMilos

[iloradora

tenido

lian

mando do

bien

íi

tud soidontj'ional, l)es(l(> el

nna olovada

ó

¡¡artidas

encardadas de estudiar

La

el

lati-

y si posible fuore, al punto elevado para in-

vernar enviará V. tas.

á V.

Ksta omprosa tondrú por

olla.

principal ohjoto llo^^ar á

polo norte.

coiiliar

las costas

y

í)()"

mente para

M.,

S.

este .servicio

se le conferirá

el

dichos buques se hayan

Con

i'i

\. que

áQueenstown

equipado y estfín deherá diri-

ellos

para compl(>tarIa can-

tidad de carbón uecesaria, ó

si lo

croo

más

conveniente, podrá utilizarse del \uileros<> ,

que ha

orden do escoltar á

recil)ido

la

expedición hasta Disco, lina vez llegado á este

punto, en

el

estrecho doDavis, ¡¡rose-

su marcha hacia

guirá

\'.

l)ahia

de Baflin v

el

el

norte por

la

estrecho de 8mith

para emprender los descubrimientos y exploraciones que se le 3.

— El

llevará

conductores

dosj)ues

penetrarán

un

buque de

han recomendado. S.

M.

,

el

Alertii las

T).

— En

Valeroso,

y

la

colonias

esquimales,

en

l'na vez a(|uí,

Smitli.

la

á

Ui>erni\iU ¡¡ara proporcionarse

de Proven perros,

se

etc.,

estrecho

el

V. Juz^^'ará

si

un

os

víveres

de los cahos Isahel

deberán examinar todas

costas á tin de elegir

y do

Carey.

las islas

las cercanías

y Alejandro

niando tan pronto como

del todo corrientes.

Disco,

y una embarcación en

recibido do

sus Señorías la orden do uotilicar

do

salir

inmedia-

la

y he

,

— Al

conveniente dejar un depósito de

de lon¿.íitud Oeste.

—Los buques de

ijfirse

4.

JJi'sndticrla se d¡ri;j;irán

secciones

Alerto y la Desrtibierta, han sido destinados especial2.

su

buque.

navofíacion debe quedar limitada

éntrelos 20"

en

trasl)()rdar

volverá á Davonport con

dicionarios,

polares, los loros comisarios dcd Aliiiiraii1az;,'o

y dospuíís de

,

Discolas provisiones destinadas á los expe-

sitio

las

seguro, bien

ó para anclaje del buque de en caso de ser muy prolongada la ausencia de V. y los suyos, marcharía á los mares polares en 1877. No es

para

dei)i'»sito

socorro,

(juo

posible determinar este sitio do

antemano,

y por lo tanto se debe fijar el punto en que un l)uque llegado de Inglaterra pueda en-

En

contrar las noticias necesarias.

de

las

competentes,

autoridades

Lyttelton responde á todas

de semejante

punto de

las

cita;

opinión la

isla

exigencias

y de consiella un

guiente mandará V. construir en r/'irii (1),

visible

depositar en él

á gran distancia, para

un informe; en

el

lado

norte de este cairn se dejará otro relato,

sepultándose

un

tercero á veinte

pies de

distancia, en la verdadera dirección norte.

repue. to de carbón

y víveres y en caso necesario de remolcador. Su capitán, Lol'tus

para la expedición

,

servirá

(I)

Espi'ck'

viiiiliido

lie

sobro uiiM

lúmulo: tumljií.

nioiitocil!o

de piedras

!c-


wm f

ti

H.ll.N

\

Kil cslus (loc'UiiK'iilos

nw'uorcs

para

iiulisj)Oiisul»les

i'iiis

por-

en

los

noli-

ro

uno de

el

.

de sd-

l)ii(|iie

— La

Áli'rlii \ la

rapidez iiosildo,

la

nhirrln remolí—

l)('si

de

oslreclio

<d

huseará

eoslas

\'.

posiciones

á

cairns

\

da

de

.

de

el

ista

\

la

camliios

los

parecieren ojiortunos.

¡ijer-

expedición, y de jilan ijne le

son las inslruccio-

ues que más importa cnmiilir. 7.

ten

— Convendrá que

más de

uno de cabos '

k

Citaremos,

otro.

y

Kste:

la

se envié

los

IJack

v

(1

no

dis-

10 kil(imetros)

jior

ejem[ilu, los

IJeecliev,

en

la costa

de Jackson y iJryan en la costa los marinos á (juicnes

atención de

en busca de

mente en

^'.

natural-

se lijará

estos jiromonlorios. Sin

ventajoso dejar en al/^-uno,

ti

eu

duda será \

arios

dt;

dichos puntos, un jiequeño deiiósito de vores y

una emliarcacion.

(jnc

\

i-

uti-

jiijilriaii

las trijiulaciones

liuques.

No

en

olvide

.

secundo bu(|ue no

Kn

«2.

\

diendo

muy II.

— Ln cuanto en

(|ue

tanto,

en

la

la

la

de

eliM'cion

costa

la

del

l'lste

se

mantiene

vida

la

estación rii^urosa. y i»or posición del bu(iue seria l'avorala

primavera

jiara

explorar

ri-

las

beras septentrionales de Groenlandia é

adyací

las

en

lites; ¡lero

la

tierra parece continuar

la

is-

costa occidental

más

ven-

lejos,

que llevaría consiii-o nuiyor facilidad para la comunicación entre los buques y su cooperación en las empresas subsiguientes. Como quiera ([ue sea. queda \ en libertad taja

.

(ie eleii'ir:

pero

si

ojitase

por

el

Oeste,

dará de depositar un informe en opuesta, bien á la ida

A

falta del

<)

cui-

la costa

un poco más

tarde.

cairn ([ue se divise desde lejos,

no dejará de Imscar á veinte

cuantas

me-

te, los

papeles que se

cual fuere

los oticiales

y tripu-

La expedición va abundantemente halirá recibido

\'.

del

10.

cibidas,

más

o

una Memoria sobre este punto. H. Seyun el jilan iL,'eneral del Almirar.-

(MI

delierán tomar jiarte

de

1

1

.

le

tum-

la

Nor-

recomienda deposi-

— Kl capitán del secundo Inujue, sea

ilel)erá

director ¿4'eneral de sanidad de la marina

i)iés

ba de Hall, en la verdadera dirección

salud y liieuestar de

bii(|ii(>s

la

animal durante

tar allí.

tazgo, audios

á

se

su jiropia experiencia y la de sus antecesores, ¡lara conservar la buena

y ya

licitado aipii. explorar

baya de in\('rnar. las circunstandecidirán cuál deba preferirse, Sabido

cias

lo

hi

pn-

iiiijiortante.

un

rii^nirosa estación,

provista de todo,

más

elevadas latitudes.

donde es

una \ez

.,

dado asegurar ya

es

realización del objeto

elegir á tiempo

le su.:i:iera

lantes.

punto

este

A

delie pasar del paralelo

todo bu(|ue ó toda sección que visítela bahía donde invernó el Pularts, hacia el 81" 3.'/,

anclaje seyuro para la invernada, adojitan-

en tan

de Smitli. Mn su consecuencia.

estriM'lio

los

caso(l(>

\

puedan,

valiéndose de barcas y trineos, llegar al bu(|uede socori'o estacionado en la entrada del

abandono de

lizarse jior las partidas exploradoras, ó ])or

didas

de refugio en caso de acci-

si'ilo

tida jiara (|ne las dos trijuilaciones

I)le

diclios cairns

sesenta millas

i<'razer,

Oeste;

(lo,

no

sirva,

condi*-

No

soliro todo. i|iie escriliir el

relato de los proirresos de

dar cuenta de

fácil (l(>s-

mismas

las

los

conslrnyan

la isla liVttollon.

.

las

en

siilo

se

iine

deberán ntilizarse con oiones (|ne

en

sei^uridad jtara

lodií

d(í

promontorios nolaltles. dondo sea cniliarcar. JiOs

iiavej,'a-

la

('uidadu>aiiieiite

pero deteniéndose

los lnKiues,

con

Suiilli

iiiieiilras los hielos

lio op(ini,'an ^'ra\t' ultstáciilo

eioii;

descubrimientos y exploraciones; ¡leellos ha de siliuirso de modo que

dente yrave. sino también de punto de par-

tun'm dosjivips toda

.NlUlll

los

\

corro. ((.

l'ill.ll

toilas las

referir;!

su viajo, diiiuld

dfi

Al.

la

posición en que se

cumplir

las instrucciones

ya en

momento déla

el

le

sitúe,

de V. reseparación

tarde.

— Antes

de separarse de su reserva

auxiliares verá ^

.

si

es

conveniente de-

jarla provisiones para seis meses, por

si la


INSTItLCC.loXIíS DKI.

Alerta

siiiriesíMilLriiii

consejo del liciiipo y \'¿.

— Cuando

sitio s(';,'uro

\

.

su

t'ii

zar las conipa

tas

trijiuiacioii los

destinada^ á

filas d<< trine()

extienden hacia

el

Ñor-

lierá

si'u'uirá

cido, mientras lo permita

oluño.

la ai)i"oximacion did

y

hielos

que

mirantaz-íío opina

los

estado

el

los

d(í V.\

Al-

dos buques no de

invernar ú más de descieiitas millas uno

lien

de otro; y

si

desdi! IS?.") trasi)asara \'. este

limite con la Atcr/a, hará dospties todo lo posible para volver á situarse ala disbuicia prescrita, l'uedí! darsfí el

conveniente reunir í)U(iues

para

las

las

caso

(|Uñ sea

d(>

Tuerzas de

exploraciones

tUr la

ambos prima-

vera y del verano de 1x7 (i. 1."}.

continua,

la

una

costa continua ó casi

cual deberá se^'uir hasta ur

<

latitud septentrional bastante elevada, apro-

costil

íi

lardo,

barcar de trecho en trecho peqiu>ñas canti-

dades de provisiones y construir cairns los inlbrmes oiili^'atorios.

a

lialiiti

¡1"

3u',

a tuiíi-

n N-ordeposi-

(pie

contenpui 14.

o lejos, sil

— Una vez reforzada

mando, como

hombres de con

//ív;

los cuales

la

triimlacion do

se ha indicado ai-.tes,

berá V. tener por

menos

lo

y cuatro trineos de princi[)io de

el

de-

seis partidas

dará V. principin á

pediciones desde

la

de

silúo,

V. n'laraciou

I

destacada hacia

})olo

ir

I

i

j

de

el

Mile delor si la

.

nos á ;

norte,

la

(jik!

partida deiierá

reconocimiento de

las

— Se deho tener presente que cuando

no hay tic

ras continuas,

me-

lo

— Cuidará V.

Descubierta detalladas instrucciones,

de entre^nir

al c;'.i)itan

sobre todo res])ecto á las

campañas

berá em|irend(>r durante

la

verano de vernar á caso,

y

;Lrran

si

primavera

de

y

el

los

licitado v\ otoño

diliii'encia

de-

((U(>

jirimavera

buques han de indistancia uno de otro. En tal

lK7(i,

cipios (lela

\

de

ó á prin-

IS?."),

1K7(), la

ib;

priuKMM

será reconocer la respec-

.

1¡\a posición de los bn(|ues, lo cual se con-

seguirá sin duda, á nn'uos de ser

muy

des-

favorables las condiciones, con los trineos lirados por perros, sin (jue por esto se re-

la

no se ha encon-

No

empresa.

cribii' al

olvide V., sobre todo, pres-

caititan de la Desnibierln lo (pie

deberá hacer

si la

separación hubiere do ser

deliiiitiva.

17.

— Va

s(!

ha dicho

(pie los límites

de

compnniderán entre los •JO" y S)l)" de loniíitud Oeste; pero aun en este espacio podría ocurrir una separación iinal. á causa de al^'uii movimiento inesla

nave^'acion se

perado y repentino de

los hielos,

les lio sería posible retirar

buques,

lineas de costas. li).

provisto de todo

la

este

nna embarcación por lo m<'su vuelta, algunas semanas después, el

\'.

está

l(i.

exprima-

provista de

podrá V. practicar rosorva

marcha de

de hie^'o en activar

expedicionarios recorrer

los

jor (pie se ha construido en este ^'énero.

])erros, las

vera. Todas estas fuerzas se ocuparán desuo. spa

las cos-

condiciones (|ue

|)res(Mitars(>

y barcas: ya j

vechará y. esta oiiortunidad para dcseiii-

cm-

de

lo lar;,'o

mu-

trasen las exploraciones (pie son objeto de

Si la Alcrt'i <'ncontrase. después de

separarsí! de V.,

I

medio de marchar

el

distancias limitadas, por medio de trineos

la

V. avanzando, y derecorrer con su l)u<iue el mar descono-

Después

podrían

permitieran á

del l'olo, oljrlo prineipai de la ex-

las costas ((uoso

te.

>nUANTA/(iO.

aun Jamás

en una ^n-ande extensión de mar helado;

[ii'ro

pedición, y do las oxi>loracionos secundarias

de

\l

cho tiempo con trineos á

on

lioniliros (|U(í Ju/>,ni() necesarios ])ara refor-

campaña

liKI.

Irado

ciiTuiislaiicias.

d(í las

la ¡)csnibicvl<i se lialh'

í'lt'í^'irá

lONSK JO

\'.

porcaiicc. Tmiiará

()

:;easo les dos.

mismo

de

uno ú

cua-

Taml)ien se darla

eiiüjoso resultado si el

por ejemplo, fuera impelido hacia la

los

otro de los

el

buque, Sur ])or

corriente que bordea las costas orientales

de (iroenlandia, suponiendo que esta tierra sea

una IH.

isla.

— Ks por

lo

tanto imposible dar A V.

iuslrucciones terminantes pecto á

y

precisas res-

en que deberá separarse de poro ha de hacer todos los es-

la (ipoca

su reserva

;

fuerzos posibles para reunirse con ella

du-

rante la estación navegable de 1.S7G,

em-


w 8

VIAJKS

proiuliciido (lospucs la Icrra,

las caniiiañas

si

tonido un éxito

iiiiiiclia liácia

de

han

la iiriiiiavcra

rpi,'\ilai'.

caso

el

l'lii

At.

sor

dfí

iipcosaria olra oslacicui para coiaplotar (>x-

ploracinnos do noioria

vorá

no

dospiios

^'..

más prudonlo

soria

si

oon

rouiiir la Alerta oii ol

si

punió

soptonlrional dondo haya invernado; ul^nuia

medios

duda

so olVeeioro aoorca

¡¡ara retirarse

del)erá enviar el

rosol-

n.'lloxioii,

ou voz do dejarla

ol ()1rn l)ii(|uo

más

iiisiilicioiicia.

madura

d(>

do

los

on dellnitiva, no

so

Descubierto más hacia

la

i\

un camino do

Sur, A íin de asegurar

sal-

vación.

'J'¿.

1S77 quedará

\'.

cu i)lona

li-

bertad do ¡iliaudonar su buque apenas croa indispensahle

la

medida,

exploracio-

si las

por su exi)eriencia de

si

l^Tóó

estaciones navegables do

gara V. de

las

1H7(). a])ri-

serios temores sol)re la posibilidad

en

lil)rar el Iiuíjuo;

derezar su

unirse con

caso deberá

tal

rumbo de modo que pueda el l»u([ue

do socorro en

semana do setiembre de

1«7(),

la

8i prellriese

regiones durante si

que

ó los

haber dejado on

duda

los

ticias

los hi(dos el

conveniente enviar toal

buque

la isla Lyttelt(jii.

t'bi<'rla,

ó tal voz

nuevo en 1H77,

mismo año, eventualidad

si

ape-

indican», instrucciones contrarias á lo

navegable de 1H7S.

la estación '2li.

— Kn

el

caso de (juo, dadas las cir-

cunstancias previstas on

Si quedare forzosamente detenido en el

cita.

el

párrafo 20, las

tripulaciones en retirada llegaran ou \H~H á la isla Lyttelton

y no hallasen buque

]>odi(lo llegar.

Kn

tal

d(>

esto indicará

ha im-

circunstancia, los

hom-

bros (¡no tonga \. á sus (irdenos dob(U'án lo

posible para llegar á Uperni-

Do todos modos,

to.

cioii visitará ol

tando en 2

4.

él

el otro

deberá esperarle

parajes frecuentados

los

mes do mayo al

regrosar

al

de agos-

la

expiMÜ-

cairn de Lyttelton, deposi-

sus informes.

8i la estación navegal)le de

no i)ermite á ralelo 7í),

la

expedición traspasar

V. resolverá

si los

1875 el pa-

buques han de

invernar en esta latitud ó volver á Inglaterra i)ara pros(>guir

— De todos modos, tendrá V. presente

punto de

lugar que

dispuesto, volverá á Inglaterra á fines de

am-

giones polares durante la estación riguro-

el

el

accidiMito improvisto lo

se consiguiera ponerlos á salvo en el in-

estrecho de Smith,

tampoco

ni hallar

depositados en

que algún

que en ninguna circunstancia convendría que \Mi buque permaneciera solo en las re-

en

los pajiolos

\'.

caso de no ad([uirir no-

el

la ex|)edicion.

re-

nas probable.

.sa.

de

advertir á V. que encontrará tal voz algu-

bos, invernarán, pues, de

vierno de este

(|ue aparejo

verano de 1877, para

liombres que no necesite

ó la iJcs»

\'.

vik con sus propios recuj'sos; inútil ])arece

de socorro estaciítnado en

21.

y en

ros polares;

nos l)allenoros on

La Alerta no

encargará

por olios desdo ol

es

po-

para un recomendándolo la llegada on la nllima senuma de agosto (\o ls77. Ksf(! bu(|no irá convenientemente e([uipado para invernar on los male

documomo alguno,

cuando más

os

¡lunto dotorniinado en su nota,

buques que exigieran auxilio, desi

Kn cuanto

cairn.

el

socorro ni

jirimora

y

indicar estas órdenes do antemano, sin

sililo

bu-

berá resolver dos

el

dep(tsito,

Jiytlolton

la isla

V. pornuuiecer en esas

consiguearrancar do

ver

do

atenerse á las instrucciones que pudiera V.

hacer todo

eslrocho do

al (•

en-

tarde.

2U.

1M77 so enviará

l']n

con orden do tocar en

nes del año anterior han sido á su parecer definitivas,

Smifh un bu(|ue do socorro

011

— Kn

1!).

01,0 Nfiini'.

lii^la-

su misión

al

año si-

guiente. 25. se

—Aunque

la

campaña cuya dirección se consagra á las ex-

ha confuido á Y.

ploraciones y descubrimientos, delie recordar que no es necesaria una inspección muy

minuciosa do fía é

los lugares.

Para

la

geogra-

hidrografía del país bastará bosquejar


.

9

INSTHl!c.<:loNKS dki. ce iNSKjn DKI, AI.MIII\NTA/aO.

el

contorno

ih

ííonoriil

tan oxac-

las rostas,

como lo pcrniilan las circunstancias, y (le modo (|uc le reconozcan los tutu ros navcn;¡in1cs. Mn cnanto ú la dfitcrmitanicntc

nacion astroníimica

dfi

do

la ¡¡osicion

los

l>untos principales, no doboní oponerse du-

da

al;,niiia soltre

la

exactitud de los resul-

contiar

fuera

cumplir con las

mismo,

la

í^rática

de Londres han entre^^ado

trucciones detalladas que

Se

í,'uia.

lo

¡lA'. ins-

tos perfeccionados

para ¡¡racticar

tigaciones (juo han de hacerse en

inves-

las

los diver-

ramos de estos estudios, y varios de los oficiales de la expedición se han ejercitado ya especialmente en practicar las obser-

otra causa,

ú

odcial

más antiguo,

mismas

d(>be proceder

al

.

las

manera más acertada para

la

justiticar

confianza del Almirantazgo. no.

— Aprovechará V. todas

ocasio-

las

nes posibles para transmitir por

mi conducto á sus Señorías noticias sobróla marcha de la exjjodicion.

servirán de

ha provisto á V. de instrumen-

lo

V

le

»mi

presentes instruccioiu>s,

las

trasmitirá

que en virtud de

de las ciencias natura-

do esta expedición, y ])or lo Sociedad Keal y la Sociedad (leo-

enfermedad

por

j)osible,

la

¡)ro;j:reso

al

cualquier periodo del servicio no

peto y con lianza.

— Kl

propio bu(|ue Si

d(!

vil).

de

más antiguo de sus subordinados.

tados adquiridos, «jue merecerán todo res-

les ps el objeto

mando

el

su

•il.

l)e

regreso á Inglaterra,

.-o

presen-

Almirantazgo para entregar á los del Consejo un informe compl(>1o de

tará V. al lores los

hechos ocurridos;

los oficiales

y

otros in-

sos

dividuos de

la

tregado

antemano sus notas, cartas

vaciones (jue se les piden. Cuidará \. de

geográficas y dibu,os, con las observaciones (jue hayan podido recoger. Los diarios

proporcionarles

ocasión

])ara

que por su

parlo contribuyan á la utilidad

do

la

em-

'¿1

y documentos

— Dos

naturalistas

expedición: queda

acompañan

á la

qu(>

le

habrán en-

no tengan carácter ofi-

serán devueltos cuando el Almiran-

cial les

tazgo

presa.

de

expedición

haya

tomado los datos para las que se han de presenfar á la

pul)licaciones

encargado de facilique consistirán en recoger y preparar muestras do animales, vegetales y minerales, debiendo proporcioi.arles en los l)uques, en cuanto fuero posible, el es])acio que necesiten para conservarlas. Es-

que, teniendo plena confianza en su prudencia y recto juicio, y sabiendo además que conoce el servicio ártico hace mucho tiempo, no

tas colecciones serán propiedad del gol)ier-

creen necesario dar

\'.

nación.

tarles sus trabajos,

no, á

cuya disposición deben ponerse

gresar 28.

expedicionarios.

los

Si

alguno de

un percance

los

irreparable, los oficiales

las disposiciones

tes para la

29.

— En

marcha el

el

y

la

ado])-

más convenien-

ulterior de la empresa.

caso de verse V. obligado á

dejar la Alerta

para tomar

otro,

,

sus Señorías

mando de

la

le

— Sus

me

Señorías

manifieste

á

encargan,

de

por

V.

áV.

instrucciones

precisas que las precedentes.

más

Bien provis-

todo

lo necesario quedará V. en cambiar las condiciones del programa según las circunstancias, recordan-

to

buques sufriese

tripulación se trasladarán al

tando V.

al re-

M2.

último,

,

libertad de

do siempre

el

recomienda, y todo lo demás.

Soy do

V

objeto principal al

cual

que

se lo

debe subordinarse

afectísimo S. S.

autorizan

Desrnbier/a;

y

V. mismo fuese víctima de algún fatal accidente, el capitán Stephenson sería el

RoBEiiTO Hall.

si

designado Tomo

para i.

reemplazarle,

debiendo

Al capitán G. Narrs, comandante del buque de S. M. H., la Alerta.


^

1

T tr nt i

i

TriMHPWWM—


INTIIODUCCION

So

(Helio

lia

nación

la

le:,'a(lo

con frernoiifia quo son del

polares

ciiIiriiiiiiMitos

dominio

liritiVniea,

(|iie

dos-

le

do furt

por Havis,

Irescienlos años

hace

los

doiuiíiio

HalTiii y otros marinos ilustres, nomhres y trabajos conservari'in siempre un lu^ar lionorilleo en la historia

lludson,

cuyos de

í!u

pais.

Sin eml»ar¿j;o,

^'obierno no

el

aceptó esta herencia hasta ¡lOCOs años des-

pués do comenzar

presente

el

si^'lo: el íin

de una lar^'u ^Mierra era en efecto mi'is

favorable para estimular

el

la

hora

esj)iritu

emprendedor y aventurero trasmitido de edad en edad desde los más remotos periodos marítimos, y (jue constituyo uno do rasi^os

los

característicos

do

la

carrera

transcurridos entre 1H17 y 18 15 luciéronse coiilinuos esfuerzos para ])en''trar en las

y

la

antartico:

dolos

los

vegantes casi tan eminentes, se cubrieron diversas expediciones.

Muchos de nuestros oficiales v marineros se formaron en una escuela en que la austera necesidad les ensefií) á contar solo con-

sigo mismos, á tener esa

tenacidad y abnegación que más pronto ó más tarde debían ¡¡roducir su afecto en la carrera naval, y que ninguna potencia marítima

podrá nunca apreciar demasiado. las jirimeras

lares del siglo

XIX,

expediciones po-

por brevemente que

perseverancia de un hombre, de

sir

se liiciera, seria

admirador de

los

digamos tan solo que excepto la tentativa de Parry para llegar al polo, en

.lohn Darrow,

ardiente

«antiguos marinos del polo,» cuyas cróni-

ha sabido trazar tan bien dudoso es, no obstante, que las series de brillantes hechos últimamente realizados en el helado cas

,

1H27, y

la

expedición á las tierras antar-

de un prol)lema

paso Noroeste.

los anales

de

los tres

Barrow, y la influencia que tenía por su posición en la administración naval aseguraron el buen éxito de su proyecto sir

favorito, cual era

la

continuación de los

descubrimientos polares.

Durante

los

años

repeticiones

emprendida por Santiago Ross en 1S40, todas las demás tuvieron por objeto

hubieran enriquecido

sigularmente resuelto

en

ticas,

la solución

reinos. El carácter

incurrir

ociosas;

Norte, y que se distinguieron por tanta audacia tanta, abnegación y sufrimiento,

de

y

de gloria en estas

Enumerar infatigable energía

la

allá

nombres de Parry, ele Franklin y Uichardson, de Juan y Santiago Uoss. de Heechey y otros na-

náutica.

Pero A no ser por

más

regiones que se extienden círculos ártico

el interés

general:

el

que absorbía

descubrimiento del

La última de todas, la de Franklin la única que debía tener un desenlace fatal, ,

abandonó en mayo de 1845 las costas de Inglaterra para no volverá verlas jamás. Treinta años después la

Alerta

y

la

,

en

mayo

Descubierta

de

1875,

inauguraron


>r?=^

*I*JK«

ti

muño

(lo

el

\ iají'

(ilio

en

cspcilicioii rcticiv

t'l

j'>rr* tU'

liiisiiio

lüs pá^iii.'i" il" p^\''

|)(>s|»||('s (le

Kraiikliii. r<M'('r.

Cnidí) rPiiUfH'ió. al

Uciiií»

<•!

cslinlii»-;

Xf'iiitf (Mialni liii(|ii('s.

su

(|iiilla

años,

LTtilii'Tiii».

y

lo-»

cuiisaurároiisc

hiiscaí* ol l'!rr/iii

y

|»:i-

|K>r

y

i\\U'

triifos

<iis

iliir.iiiti*

lii»'!i»-i

p\clu>'iv:iiufMití'

'/rrror;

el

ciiliriiiüciilos ciiMitilicos

lili

y sus

fiii-rtiii

«Ics-

sino

¡ii-

ruiK'sla cxpcdicinii de sir JFioii Kraii-

tan

klíii tifMio

mos

al

rmi

rrlacínn

íiitiiiia

sirvo doasiiiitii !

I

proscnto libro,

la (|U<'

croa-

í|ii<»

caso, á |iosar do las niiniorosas ¡ni-

(lol

Micaciouos

á (|iio lia dadiMipiiroii

.

rorordar

paso, no po-

ol

y

comercio;

el

útiles para

científicos,

por

compriMididos entonces

nit'uios

ahora, coiitrií)Uveiido

;:loria

iia-

en resolver alj;unos pridilomas

lo intuios,

(luo

la

|ioro coiiliábase.

iW

asi á

mavor

la

nación.

la

Ilov conocemos á fondo los hechos, v nos

parece inexplicable

más

«US idea

(|iio

ni á

ex|iortos colenas

l''i'aiiklin

ni á

ocurriera

los

la

un socorro oveiitualiimnto necesa-

(lo

rio. ;.('iiliio lioso adoptíi

ción antes ra (d caso

d(> la

no de 18

precau-

los bu(|Uos. pa-

un desastre posible? Ahora

\\i^

dobiii

disponer (|ue en

(d estre(dio

punto indicado

t\i'

lo

el vera-

hallase una soi^uiida

17 so

dición en

niiiLTUiia

mandia de

expe-

do Harrow. en al^'un

antemano, donde so acan-

otoño (bd año si^'uiento; y do esto modo, los (jue s(direvivioron de la tonaría basta

(d

f

i

más

lina voz

luos soj;iiir I

!

los

los hocdios jiríjicipaios: <|iifr<!-

al^^iuios insfaiifos lus pa<;os

do

diiraiito tanto tioiii|Mi

y

lioiiiliros (|iio.

tan inúlilmiMilo, trataron do arraii'-ar á las

molos do !

siis

prodccesoros.

Franklin y sus compañoros hadían chado con la osporanza do doscuhrir

mino

Noroosto.

dol

coiiduco dosdo

Norlo dol las

//'-•.'>•

quo I

socroto ipio onrorralian.

lii(do ol

como muídios do

Asi I

tes resultacbts |irácticos.

sabemos: so

cidciilcs scciiiidariiK.

La

Si so lloaraba á descubrir

dían esperarse, en nuestra opinión, brillan-

ciiaks fiuToii

los

(«1

|i,it¡ii(>s i|)>

mares

sdrcariiii los

{\

\ít<

11

<!«•

ait-U'

rt'i>rtuail:i'(

.

(!(•

|Mir

M'iiiti'

Lis

|i(»lar»'s,

sulisii,'iii('iitt's

0(|iii|>a(lii>:

fXffilirioli

i|i'M;.rril('Í.iil!l

|;i

los

¡i

(•aiii|iarias

(lie/

M>MIK.

vei_'acion

liliro.

culi

'1

las iiivosti;r!ic¡oii»N pnlar*»**. «mii-

priMHÜciiilo |;i

«I

(

docir

Pacilico.

ompres;i

Ia.s

do un

011 la lii¡)(ilesis

(ludalia de (jno ol

tenia

;i

;i

la

\

á la ida

uolta. l''niiikliii

su disposición dos Itiionos Imquos.

los uiojores (jue so haliian dostinarlo

iban

•servicio especial;

oscasamente,

cuanto á

i'«xíto:

doscalaliro. uadio

camino se^^uido

continuaría abierto

difí—

]H)<|jaso

.

contar ra/.oiialilomontf! con un huou

y

al

oxaclo soria docir Hni''hl'is) soinojanto

(lo

ca-

Con ayuda do

so ])osoiaii ont jucos respecto á

cuMad(>s

paso quo

ol

Noroosto dol Atlántico

ol

)iM'aiio

(m.'is

os

mar-

las

i\o

provistos,

uiáquinas

do

á osto

aunquo y en

vajwir.

tripulaciones, era la tlor do

marina británica.

la

priuKM'a.

los

('»

mas de

hubieran con-

(dios,

volver á su patria. Lo do(M:ilos asi

se;,'-uido

¡Hjniuo se ha podido dotorminar

(d sitio

(|iio los

bu(|uos rnoroii abandonados,

(jue

sabe (|uo no os imposible

.so

esto sitio; iiiienfras (|Uo cien millas jos, hacia el Oeste, todo

y

en

por-

lloi^ar á

más

b'»-

esfuer/o hubiera

fracasado por precisión. Desagraciadamente,

cualquiera («poca

oii

(pie se liubiíM'an lie(dio

las tentativas para salvar la (>\podi(doit

ha-

brian sido forzosamoiilo inútiles, pu(>st(.(|uo

no

se

con

tuvo

la [)rovisioii

l''raiiUliii.

cias do esto

de ontonderso antes

Ahora tocamos

las

rep(dirá más. Do todos modos, 110

hubiera reconocido

dad de enviar una

consecuen-

y ya no

fiinosto descuido,

si el

ont(')nces la

S(^jL,'un(la

so

^oliier-

necesi-

expediídon uno

ó dos años después de salir la primera ;.habría dado la (írdon de li'rrur'i

marcha

¿Habría admitido

al

Krehn y al expedi-

(juo las

ciones debían sucodersc hasta

la

vuelta (bd

buque ausente? Después de ocurrido el hecho, los toíjricos se esforzaron jmr demostrar (pie en todos los lary;os d infructuosos


IN IIIIIIH

ISO. ní.

po-

11(1

Iirilliiii-

hi

i;ira

iia-

iúliasi». |iof

|)rol)l(MiiaM S (MlloilCCS

mayor

la

viejos pfoctiiadoH con ol olijolo

y nos

iiUliii

ni á la

•iii'i'it'ra

te iit'Cfsa-

prccaii-

a

iKjiii's.

|ia-

Ahora

?

íii

lo

p1 vera-

nda P\]IO<Mi al^'ini

,

(lo

so iican-

LTuionlo;

y

¡iToii (lo la

coii-

ii(>raii

lociüios asi el sitio 011

los,

y

por-

llo;,'ar

lo

las ;o

más

á

!('>-

liulii(>ra

oiicontrar

donaliaii

ir.

razoiíamioiito nos p.iroco os-

l')l

pncioso; poro o\aiiiinonios los lioclios.

comunicadusá

(arriónos

omprosas, no so

romo

coiisojos

(|||o

cliar 0011 las

|niodoii ooii^idorar síiki

do

lian

on

soi;iiil'so

los (|uc

lian

iiavoi^'aoioii

la

linmillacion; todo falto, laclen-

iiosiii cierta

cia y

buen juicio do

id

|ioi|ii(>rio

y sus

klíii

solo al

/'*.'•.

bu(|Uo ('(inipado por lady

l''ran-

mando de Mac

al

tentativas

Olivas

toidx.

y

amÍL.''<is,

Sndoosto.

011

diroocion

al calió

no

de sesenta millas (lio

kliii

visto

monl(i

Juz;4'ado

(d

más

(pío I'arry

estaba reservado descifrar

a;i1es.

taniliieii

retro-

Hoo(di(>v:

isla

la

mismo

cerrada

)osto,

(

tantos intrépi-

cidad indomable,

dos y padecimientos do (|uo rara vez hubo ejemplo.

'rerminomos ya esta oxpluracioiios

y

l''raiikli!i

suerte de

primera,

la

Erdn) y

en

el

lú^nibro página recoi^ida ('linto(d<

en

la

jior

Tierra d(d

]>olo.

practicadas

Prineijie íiuilhM'ino.

men

ningún hmino

Krchn y al is oxpedi-

revelaha

la historia ¡trobahle

de

la

muerte

FA único de

y demasiado

manera

ves-

(d

parlo,

consii,''o (d

pesijuísas

las

y el minuídoso exa(d l'Jn'hn

de inmensas líneas do costas á ni

Para (doctuar esto trabajo ha sido n(>cosario

y meses,

jior las

riberas

(hd

semanas

mar

(lomos-

ha nacido un arte (luetal vez desdo

íVuctuosos

has de la isla Ijeechey, condújolos jiroba-

cipio sí'jierfoccioiK) en

la

las (|ue

han^o podrían acercarse.

expedición ¡lerdida, descubierto ontí'mces por los exploradores, las tres tuniti;,'io

cam-

¡ntori's so concentn'i

(d

arrastrar jiosados trineos, durante sip;nií¡cativo

al

paso del Nor-

(d

de enconlrar

7'cn'oj\ llevaron

ciuMita del

do todos hacia diez años.

osla

Por otra á fin

iniora ¿lia-

y oii la cual s(\ dalia abandono de los buques. Así so

asi.

y limitado de

Tcrrar, hasta

el

(|iie

enormes, cerraron indelinida-

por decirlo

de osluilio. lodo

i|ue traz() la

posar

continuos esfuerzos

Ai'

pi)

seguida por

(d

la trá^i'ica

el disi,'usto

y

de

busca

Ao las se;jfundas

('xito

rula,

la

so

(d

diez

nionto. oeste:

inllueiicia:

nación oxporinioiitii por

la

^'astos

á h'ran-

habían ido on su

una doble

ejercieron (jue

expedición

La

polares.

las (|no

y do

ocurriera

(|iio puvohaniusá las

di;,'resiuii.

diera parecer inoportuna, y

la estola de un hiujuo y no se oncoiitni ni un p(^lo

y con una tena-

despi(|uo de diriciilta-

á

años

no

preilece-

los

Mandiando en-

hablan pnisoM-njíbi su rula

alino;_'acioii

Al'

el ^.jolilor-

Mac

tro las tinieblas

con ;;onorosa

de

nn-rito

el

cabo

mv

dispouian Ar ilimita-

sores del arrojado capitán.

cabo W'aikor ha-

allá did

klin la idea de eK(!riliir, para indicar

^^ente do

en nada

mal

Sudoeste. Poro

pa¡)(d: tal

oculto á

le |»r(idnjo el

afio. consi^i'uií'i pe-

^oiiseouen-

la

v

riv'iirsos.

enib:ir;4'n.

I''ran-

liasla (d 77"

oiiconti-aso

invornar on

tardo, on

espacio

ol

saltemos, (juo ro-

lo

liiolos la salida liácia ol

codií) para

dos-

paso did Sn-

(d

W Clliiiiiton mo

\ort(>; dospnos

por los

más

punto,

|iracticalilo.

duda cerrado

canal do

ol

Uiliniiotros) liácia ol

ciorfo os. Iioy

lii

ol

y

sin

liall(')

doosto:

on

canal do Widlinü'toii.

l']sto, ol

lo

lo^'ralia pasiir Ai' osle

doliia tratar ih^ rocorror, solo

lialiia

W'aikor:

oxtcndiaso

allá (h^ esto jironiontiirio coiiocid,!, Si

las (|iio

So;;'iin

niarcliar liácia

dazo de

)r

'lin-

fracasado

hahiaii

Msto triiinro no disminuyo, sin

mnorta. d(diia

l'"raiiklin rcciliio,

iorso aillos

rido ol ho-

(

dos

ror/osaiiiojito lotrii

á s(>r

llo^-ar;iii

ost(''ii.

se horra pronto,

vuella del

y perseveran-

más capaces;

cia Ao los jrd'os

,niiii|ue

cia (d

uno

más expertos na-

los

\cy;aiiles polares, la eiior;,'ia

(d

alejo

los

ti(>m|)o

JVocMso os coiilosarlo,

dos marinos.

Ilion id(>adas (pío

puost(.(|iio

(licioii

mismo

al

s(>;.'iiido

por

lición

uoc.osi-

lii-

di'

poro

l''raiiklin:

d(d olijeto deseado.

liahia

(|iio

(d mistoriii (|Uo so

netrar hasta

ía

sonda

Idcjijciito poi- la

ártica, os casi so^'uro (|no las instniccionos.

(M'aii liocli((

lio

tal

tt

u:iuN.

«

¡cisitudos de

\

I,as

losjolos iW somojaii-

cual condicioir. y para

más

va

niiu

so;.miÍ(1(i

mala diroocion. \ "[iio so doliio Imsoar á l''raiiklin allí dondo sus inslnicoionos lo or-

adamoiito,

lia-

perdida so haliia

la o\po(l¡oion

los •líos,

A*'

pero

d(!

estas lar^-as

y

fatigosas

el

más

helado;

campañas el jiriii-

alto errado.

Por


n

MAIl;»

tul priK't'tliinítMito se hiiti n'cdrritlit

citMltlH

tirar

lioiiilirc

ciiilii

(7 10

lllilllH

<!«>

pntN ixioiK'H,

lifinH,

IIMVfMltlI

))

HÍoIIIkIo

I>II

un ohjcto

rror ootí

loH va.stuH

f'tc.

Nllllu

•'loo

(Iiiniiitf

li||<|l|)'

!i|iri-

Ílll(M<(IÍll

rccD-

|t'>Jns tli'l

lialiiau iViui-

cniíipiitrinta^^

y este

tuvo su

al

^íolticmo

cuipnMulcr nuo\as cxploracioni's. larca

fati;,'osu y ardua cdiuo pocas, puesto (|uc después de liiilicr-^c renunciado dcllniti\a-

niciilc

victoria,

el

dormito entre

no-^-

años,

olistante, hus alio;,'ados no se desani-

perseverancia no

de

la

lo-i

nece-^i-

diversos presiden-

Sociedad Heal de

(ieo^'rat'ia

para

permítaseme esta palabra, (pie la la asamblea se concentrase en

iihíiti'ir,

¡t

atención de

su proyecto favorito liasta que

la

ejecución

lle^'ase ser un punto de lionor nacional Ks un error creer que las empresas árticas i'i

I

fueron populares desde la pérdida de pedición Franldin: salvo nes,

la

i»rensa

no

al;L,nj

la

ex-

mis excepcio-

se luostralm

ia\(irali|e á

ellas: los ¡¡rincipales diarios ,'uardal)an si-

lencio

()

ciencia se

no la

hacían una (q)osieion formal;

mantuvo

se adhirió al lin

marina, en

de oiro

más

(I

consi^^uieron

haya acelerado

;,'éMero

buscar

á

los

habían coadyuvado

ipie

los

limpies

do

anda

nii'nos felices, para alcanzar ha-

Norte una elevada latitud, y en es(e concepto Hall consi;,nii() casi arr(d»atar la palma de manttsde l'arry. Peterniann, el eminente ;,'e();,'Tal'o de (lotha. abn;,'alia c(>-

patriotas. li/.a.

|»or la

causa de

despertando

y

Iludían

si

los

estudios po-

la

alicionenlre sus com-

Stiecia

y

Austria entraban en

con

escasos

los

medios de

disponer no hicieron

descubrimientos

(1).

(pie

importantes

demostraron, cuando

y la perseverancia son también su patrimonio. Hajo el punto mf'iios, (pie la

eiiei';,''ia

de vista cientilico sus trabajos son

i;,nial-

inente notables; y por último, c((sa más de eloiriar aun, sus expediciones, enyos re-

cursos eran

más

escasos, hicieron frente á

mayiu'(!s peli;;ros, sufrieron lias

(pie las nuestras,

más rudas prue-

y re^n-esaron todas sin

la

expiM'inientar nin^'un desastre irreparable.

tiempo alejada, y sino j)or compromiso;

Ksto solo huljiera bastado para I)ürrar la profunda impresión jiroducida por el fún(>-

lar;,'o

;,'eneral. reluisaba

su apro-

bre tlesenlace did viaje de l'"ranklin.

prendiose (jue

yo número era comparativanu'ute muy escaso, podían esperar tomar parte en tales empresas; y los honores y recompensas que

l)ian

habían de favorecer á los pocos eloj^jidos no debían servir sino para enlorj)ecor más aun

m

al (in

l''ranUlin, hicieron varias tentativas

bación; solo al^'unosde sus individuos, cu-

el

y Itawlison,

probable, sin emiiar;ío. (pin

;,'enerosamente

losamente

altura de su

por sáliios p<ó-

como Murchison

Mslados-rnidos.

lares,

¡(^ut'

formado

ción otros países no permanecían ociosos;

malian; eran solo un puñado de liomiin-s. la

iiabiai:

durante nuestro periodo de inac-

ees,

más de veinte

mejor buena

i'ls

pre><ion

éxito;

pero su inllueiH'ia estuvo á

tes

y

la

cia (d Polo

tarian. j)or ejemplo,

cuates

los

táculos y alumnos más; y

nuevos

entusiasmo,

de

IncJiaroM valerosamente c(Uilra dichos obs-

expedi-

por espa<Mo de

No

la

yrafos, tales

pc«i(|uisas relativas a la

desc'Vibriuiientüs polares

otros

dados de

l'ranklin, la idea de hacer

|;is

,1

ción de

Puesbien! al;,'unos honíbre» entusias-

!

una

ik

(|ii<>

ar;.'uuii'iitu

pcsu (Muiiulo se Iratinlc inducir i'i

»as.

parle de las ex[iedici((ues anteriores, secun-

i'i

t>\clusivaiu(>uti< cicutíllcí»

para hu-^car

<|U»>;iili)

1''

1

un poNodn voo

pxlcusioncs (pu' se

aitaliaii sctcorro;

Nuil

tas, los nnts

llil'lllS.

|ii><

ciintn»-

l'lll.ll

Ixílllllictriis), lll>)lil>iulll

r(|iii|>(».

cil'll (IÍ!|>4,

Al.

curso de las promociones en

un

servicio

lanzado á

A^Erflm y lo

son ya 'tan esca-

'íi'fvor

desconocido sin

inquietud respecto á

la

medida al^'una para

ase¿,Mirarla,

tales

(1)

circunstancias,

No

la

("omS(!

ha-

menor

vuelta, sin adoptar

y que en

nin^'una precaución

es nocosnrio decir rjiio en lii (ípocn oii (|ucse no se liiiliiii lloviidn i\ ciilio In foliz y sueco NorduiisKiüld.

cscriliió osld iiun

(|ue las probabilidades

el

íilrt'vida PX|icdici(Mi <k'l

i


lianfailo piini ;,'iiriiiil¡/ar "ii

liiitniíiiii liiiltifni

Siiliiiisc

Miil\:iciiiii.

pdlii

al

cin'iiiixrritii

(iiicilar

ili'lii>

cxpciliriiiii

lina

i|nt'

vil

su

i'i

(lo iiiiiiicra

<|un los

iiiiniíiiiiiii.

Mil

una

palalira, el cspirilii pú-

pais

iiucslru

iiiailiirailt):

lialiia

lilico

al

n'<luz('aii

.-»>

ríes;,'!,,-

i'ipmi

socorro

(le (li'sculipiíiiiciitoM, |ip('|tarrn(|iwi' ol

á

ilia

fuerzas vivas

la roiKivin'iitii di' las (»xp<'-

¡\

[•'ailalia

íiiipoiiia

po

ron en

hecho su

primeras

las

servicio.

en

olira

lilas

«

llanto

y

el

((lie

camim no se

ja

I'',!

prác-

tiem-

marcha-

los ijne

ilcscmpcñaron

<i

jos

\

ante-

injes

más reducido conveniente en-

era tanto

¡u>í;,'al»a

un jefe de escuadra á la-i re/^'iones árlicas. Después de repetidas delilieraciones viar

llamar

acordiise

al

hallaba entí'mces al

capitán Nares, freiiti^

cion cientíilca conliada el ('/'"/ Ir II i/cr.

reemplazara, esta

empresa

que

muy

el

al liii(|ue

dehiii ser

de S. M, M.

nolalile; pero

haliia

aun-

cuando tonni parte en

j(iven

Nares

se

De cualquier moduíiue se le perjuicio que iba ú sufrir

última expedición dispuesta por 110,

(|iie

de iimi expedl-

\

lu

f\ ^n)lii(<r-

uelto tan instruido en la

ciencia de las cosas polares, (pie los sufra^'ios del

almirantazgo deliian favorecerle.

Hacia ya mucho tiempo

autori-

(|ue las

dades competentes tenían trazado en hos(juejo el

plan ¿general de operaciones. Sin

las

mi'is

iuucIkjs

no

altas

años

(d

((uo se

Mu

y

esfuerzos seria

Polo Norte, por lo m(Mios

Durante

latitudes posibles. las

sociedades de

luibiau tratado á fondo

In

los

el oli-

la

^'eoíj;rafía

cuestión,

y como

mucho

uuia C(M1-

llU(lii>

espacio (|ue se («xtiende entre

reciente

Nueva

la

/eiubla.

del Miir lihrr i/rt ¡'n.

Icoriii

práctico

funda-

iiin;.'iin

cientillco; auni|U(> se

(I

demostrar por

(d

hu-

cálculo i|ue

una temperatura media aly:o iiii área donde (d sol se mantiene durante seis meses consecutivos sobre lUi'is

elevad.! en

hurizonte y otros seis d(d)ajo de

(d

hubiera aibdautado miudio

lio

('d,

esto

conoci-

los

mientos, pues ibd iii\icrno

(d derretimiento de los hielos no depende únlcameiilí» de los

calores del verano;

tades

de

la

asi fuera, las dillciil-

si

iiave;,'acioii ártica

desaparee

í-

rían á cada estación, por corta (|ueesta fuese, '"ambieii iiK'iios

y de

desmenuzar lóric();

¡nter\ ieiieii otros a;,'eu1es no

importantes, (uiln» otros

los vi(Mitos

las

la

acción

de,

mareas, necesaria para

los hi(dos a^^rietados por (d ca-

pero se necesitan sobre todo canales

para (lue los restos

puedan verterse fuera cuenca polar; y ya

(bd vasto recinto de la

sabemos que estas salidas Por otra parle,

(d

menor

faltan (bd

todo.

iiroiiiontorio

puede

hacer las veces de liarrera, y durante (d fu verano. al¿junos días de viento desfa-

LTaz

vorablí!

bastan

piíra

tanta importancia (»

(d

rio

si

(d

no tenia, sin eiubaryo.

/'I,

til,

y colaterales:

jeto princijial de todos

'II

I,a

cos. ])ero secundarios

alcanzar,

con

taba

(iroeiilandia y

dudase ofrecerían diversos asuntos jiara los estudios j^'poyrá lieos puramente cienlili(')

de bu tie-

expedicioiiOM

las

penetrar

sus antecesores; pero

era probable

funciones importantes en li'.'ros;

b'jos (|ue

necesidad de eiictintrar un

á

fisjca

de

los jefes

(•speran/a de

biera podiilo

misma de semejante

lialiia

al;,niiia

todo

de experiencia ad(|uir¡(la en

lionilire lioii

la

pues

deJclV.

clecciuii

lii

apenas á

jilba

mento

dlcioiK's polares,

coolormacion

l,a

rras en las rey:ioiies d(d círculo |iidar iioile-

puesto de lionor. aplii-aiido su»

recolirar o\

s(>

asunto.

decidir

como

si

canales de

(d (>stre(dio

(bsSmith

dn \\'(dlin^'ton quedarán cerrados

rantíí toila la estación.

Desde

el

du-

observato-

que pudi(>ra ofrecer la punta de un másla cima (l(> una montaña, el lio(t

rizonto visibb; está liioilado ¡mr

la curvatura que han nave<^a(lo en esas re^'iones saben que basta una hora para convertir en inextricable caos de hielos un mar

del

¿,'lo1)o;

y

los

libre al parecer. Kl «cielo

de a^-'ua» engaña

era natural, debieron producirse divergen-

con frecuencia; puede ser producido por

cias entre los sabios niAs

una estrecha

versados en

el

faja,

por

una

¿grieta ó

hondi-


VIA.IKS

16 (lui'u iusif^Miiliciiutc;

misible

tío la

y

la

Al.

única prueba ad-

una

exisloiiciu do

l'ol///iin,

ó

eueiica jioiar, seria el testimonio do los bu-

ques ^

hubieran atravesado. tenían

la

oi'^^'anízai'

(|ue

el

)eéano Artioo fueso navo^-ablo; ¡)ero podo-

rusas ra/ones los indueian á (»sporar ([ue

modio

si

o al

'

jxir

una

trineos seria dado llo^^ará

tío

titud bastante oh'vada.

mismo

la-

polo.

Los americanos, á las órdenes de Hall, babian invernado al SI"

Norte,

;<S*

mi'nos

á

iiu<!vecientos kilómetros del eje septen-

(le

trional del ¿j'lubo;

(lose

y sus inlormes alimonta-

creencia de que las costas, coiiliniián-

roii la

hacia

mucho

norte, facilitarían

el

el

buen éxito de la empresa. Decidiíise pues. unanimidad, que el estrecho de Smith

l)or

fuera

ruta de los dos buques, y estos so

la

liicieron á la vela bajo

acompañados de

ausi>¡cios.

y de

esperanzas

las

No debemos

d(>

más

los

los

lavorabh^s

buenos deseos

un

todo

país.

anticii)ar el relato

do esta

expedición meuiorable. Todo fué bien hasta el

día en

que

el

capitán Nares

s(í

vi(')

obli-

giu\o á situar la Alerta en la ribera libre del

mar

cuadro

polar, á los 82' 27'

de latitud;

se oscureció entóneos,

y

la

el objeto

Desdo

más

no

la

alta

se veía tierra

principal de

cima de

hacia

el

los

l;i

el

vista ex-

perta del jefe debió recí^uocer (jue no se

canzaría

al-

empresa.

alrededores

norte; lalin'ábase

la mirada en un lúgubre desierto do liiolo, cuyas anfractuosidades y desorden parecían

desaliar todo esfuerzo cir allí

un

humano

buípie ó trineo:

y

o MiIlTK

apenas so hallaría diferencia apreciablo en-

á introdu-

solo las costas

organización de esta campaña y la emi)rondidas para buscar á l''ran-

tn» la

áy

las

Kliii.

misión de

nuevas expediciones no eroian

las (

(|ue la

os (juo

i|

seniíjanles casos

l']n

iieno á

éxito do la

(jue fornuiu

ih' los

Iiargo, las

han impedido esta voz corbuto, (pie abicí) á lantes después

bro

estado do las

el

Mac

y de

llinson

cuatro inviernos

mucho menos

(mi.-

la

invasión del eslodos los tripu-

sola

tripulaciones do

C'o-

en una latitud

¡)asados

elevada, no se registran ca-

mismo sucedió en otros viamás cortos; y este hecho se observo aun más marcjidamente en expediciones sos graves; lo

jes

cuyos individuos padecieron y se fatigaron excesivamente durante sus correrías con trimM)s. por otra ])arte, los diarios que so

han hallado de

los iulelic(>s

Franklin, reüeron cer año se

ellos

consecuencia del

onfermedad,

mil trescienlos solo

trar

emprender trineos.

los

escorbuto

habían

los

aquí

cerlo, érales

á

sur,

al

y buques de-

tarea de arras-

hechos

cuya explicación no del

muy se

ha

vapor no

nunca lo l)astante: en buques d(íbíau mantener-

elogiar

otro 1iom[)o, los

durante

otra

podrá de-

invernado

onlioso que las ventajas

podrán

Sifué

de

más

la terrible

poderosas máquinas de vapor.

í^

y cuatro

oliciales.

kilómetros

signilicativos,

so

nueve

después de abandonar

bieron

omi»añeros de

cosa ({wa nadie

os

nunca, pero

cirlo

(

desde linos del ter-

contaban ya veinte

muertos, entre á

(pi(>

se aforrados al

Cierto (jue

Sin

Clure, al cabo do tres ó

expedición y de la ventaja que tenia so])re las precedentes, por ir ¡¡rovista de bien equipados y abastecidos de todo: mas por tal concepto

ella.

invíM'uada; y aun podemos diiriios por cunlentos con (jue la mortandad no hava excedido á la At" las campañas anteriores. Kn los informes so-

de

muy

buen

el

bienestar de

casi

una

d(>

encontrado todavía.

ambos bu(jues iban

cosa:

más minuciosas precauciones no

que se dirigían hacia el esto ó el oeste ])rometían algún éxito ¡lara los trabajos do los exploradores en la prinunera siguiente. Háse hablado mucho acerca del equipo la

de

parte

gobi'-rno no

el

más que una expedición y el

vista

la

vai'ias

hielo de tierra, á

semanas; y

forzoso

si

menudo

no podían ha-

derivar liácia

el

sur

cuando el campo de hielo comenzaba su marcha. Hoy día, provisto de sus máqui-


n

iNTnonücrios.

rcfiahlc

h

1m';iii-

tancia ((ue

buon

el

l'raiH|nea

Sin IMU-

ilol t's-

iiv(M-na(la;

con

líos

o

la

i'i

y

las

inronuos so-

mes il)ü

Co-

(le

una

oa-

la

hora misma

(Mi

ncz

el

re-

su \iihi.

l'ari'V, tal

de todos

los ^ lajeros

]io(li;i

cuatro

días,

<;uindalezas ú de

y

la isla Midville^

abrir

su partida de

y por poco considerable que sea su esseria que el Índice 6 las dil'ícil paletas le perforasen como que un bmjue

jier

])¡do oficial

atravesara la costra terrestre.

aun

conducidos por

C'luro,

consiguiera

pesor, tan

exploradores

Oeste do

el

y aunqvK! Mac

trineos

ruta de^

la

y por mas que

del ¡¡(•(iii\

bajo la

cidebre predecesor,

su

qu(í

PaGri'

el intn^-

informe

depositara su

con

treinta

de invierno del

cifico á los cuartídes

iiiisma lúí'dra

cade-

alorhiiiado

liendo del Allántico, trasjiasar

con-

y

quien

(pie sacrificaba

más

do,

si los

(l(>

pobfes. no pudo, sa-

años más tarde llegar por

da

envidiar á iiin^'uno de sus antece-

(pi(>

sores.

se observó

)

na, en

es

osla

helado. JM'anklin

último anillo

dos meses se

Nares no han alcanzado su objeto supremo, no podemos decir tampoco qm; t(Mi,i,Mii na-

otros via-

311

mar

]»roiior('ioni') v\

se extiMidian ciento treinta kilómetros

de bielo

lijo

entre

ol Lircs/i{//'dor,

situado

(')

latitud

(>í;'isti'uu

las

riberas del

el bielo. Va sabemos que esto es mucho; pero cuando sií ll(>;^a al hielo sidi-

Pero

Iros

(1(!

(J

docks en

i\nfí

áo.

de uno

ahora en tres ó

tinuamente de

los li'ipu-

)s

nii'iios

no

\ela

liu(|ne d(>

el

evita el penoso trabajo de tirar

así so

•luicioiii's lio

ision

en

correr

lioiipslar (le lll.

dis-

suficiente para maniobrar: la

es|)a('i()

lio

L;'()lii"ni(i )s;i:

buque se abre paso, aunque sea en un mar obstruido, donde quiera que baya

lias, ol

la

y

mpiifüi ;ir

eii-

La

nave^-aciou hábil

los

ha perinilido

de

lo posible,

lleii'ar

al

y atrevida

(]uo

extremo límite

en

bahía de Morci, Tierra de Hanks, y

la

extremo alcanzado por Parry

limito

isla Mídville. ('ada

uno de

marinos tiene su parte en

más

septentrional;

estos

(d

(mi la

ilustres

paso noroerto

el

toda

la tiene

l''rankliu

cxpedic'ioiies

se ratiy;aroii

f

sición

correrías coa

cu que

trado todavía iarios (lUC so

polar, es

liiupañoros

nos del ter-

iiin¿,nin

buque había arrosde un invierno

los

rigores

verdaderamente

solo de la

si el

<''xito

de

otra

podrá do-

i(!

uvernado

á

M m

dad,

lio

do á

lo (jue

á que

y buques de-

muy

el (''\ilo

lecbos

muy

coiioH'o luuhi

vapor no

u nianteuer-

ú

menudo

podían ha-

bácia

el

sur

onienzaba su e

sus

al

sur; pero

aun desde

el

ningún uno al

l)U(|ue

otro

corresponde

ha nav(^gado

Ocí'-aiio. ]<]n las

exploraciones siguientes no se pudo tani-

máqui-

lioco

llegar por

A decir verque haya sobrepuja-

E. Helchor;

larde

el

Kellet con

del

oeste tan

en cuyo año

b'jos

como

lo coiisig'MÓ

división de la escuadra do

mientras que

como

último y

esto

Kvcbo y

el

Terror

en ISIT), no lograban franquear

la

entrada

sus buijuos, asi

el

AN'ellington.

¿No

seria

tan

evaluar

poco generoso como inexacto decir (pn^ so

([ue

ha malogrado el ('íxito de esas distintas empresas? Si no dieron t'do el resultado

íiii

podríamos decir que todas

expediciones de que nos hablan

el

IH')2,

una

d(d canal de

verdaderamente justo

de una empresa por

lio se lia

bastante: en

10

el

Parry basta

pocas han igualado.

se proponía,

les polares lel

más

Si fuera

rea de arras-

iüu

descubrimiento d(d que

en

dependido

hubiese

hicieron oficiales y marineros, sul'riondo fatigas y penalidades

sur,

al

is

del que la

voluntad humana.

cialcs. Si fiKí

u

di^i^iia

y demuestra cuánto hubiera podi-

do hacerse

y cuatro

to

la

(1Ȓ

dirigió, i

Alcrhi en una po-

situando

los

las

ana-

han fracasado también. Los co-

apetecido fué sim¡)|(nieiue al

porque no está

alcance del lionihn^ vencer

las

fuerzas

nocimientos que tenemos del canal nuirítitimo que enlaza los dos Océanos á lo largo

de la naturaleza en osas regiones inhospi-

do

No nos aventuraremos á predecir que jamás buque alguno surcará los pasos del

las costas

Norte de Ann-rica, son

sultado do los esfuerzos continuos

ol re-

é indi-

vidualmente infructuosos de los oficiales de la Compaaía de la bahía dclludsony délos do la marina británica, desde la época en que Hearne y Mackensio siguieron

los

dos grandes rios

Tomo

I.

árticos hasta las

talarias.

noroeste, ni

(|ue

dejarán do renovarse las

tentativas para llegar al Polo Norte: estas

dos ambiciones son dignas do

un pueblo

marítimo; ya so intentará algo más tardo,

y

tal

vez con buen éxito.

El primero do 3


18

vi.v.ii:s

esos proyocios se

po (|no (le

s,'^

abandonó

cuando

solo

muy

se

(pío

no

y

por

una

única vía que

mar

el

del 8pitzr/er^'.

nin.ij^una

expedición

nuestras costas sin

serie conii)leta de trineos,

mismo modo que nuestros 1)uques ordinarios no marchan nunca sin sus embarla

sencilla

aquellos vehículos son

los

razón

tes

¿será

los

dos

de (juo

únicos medios

para recorrer tales parajes. Pero do

si

¡¡res-

objetos citados

an-

razonable, solo por la satisfac-

ción de trazar

en la

carta ^^eográílca Tina

linea de costas desoladas, cubiertas de hielos eternos,

y que

nadie visitará nunca

después; será razonable, repetimos, lanzarso

ben

á las

¡os cuarteles

buques, y no á

en una expedición or^'anizada especial-

mente para emprender viajes que han de costar enormes sumas y horribles padeci-

Aun

llos.

la

do invierno de

los esfuerzos

lar¿.,'as

de las par-

distancias do aque-

queda inmenso cam])0 para

los

buen éxito de

las

descubrimientos, iiivest ¡Ilaciones

raza

¡¡radicadas en

ex])loraciones

inmediación do

conquista

la

(i(d

cindimos

hasta ahora,

podrá intentar su

polar se alejará ya de

por

los resultados obtenidos

tidas enviadas á

por

ofeografía

adviértase que son considerables, so de-

los

Es indudable que

caciones,

y

La

vez menos.

la

En cuanto

el hélice,

provista de

Todos

decidirá.

ciencia tal

y

que ofrece

hasta ahora no ha parecido imiionetrable

ir

país

es el

sino con el vapor,

para

mientes? El ;j:anaria poco,

éxito.

más esperanzas de buen no

una

la TiíU'ra

(\(\

cara parece indicar,

obstante, que ese camino

al i)olo,

1)U(]Upí!

nna cxjx'noncia

dol voy (¡nillornio:

costado

lo-:

AL rot.o NOliIK.

liom-

(imvlulia

rula imr explorar, la dol oslo

lia

mismo

ú liuscar

rcuiuicial);!

l''r;iiikliii,

al

humana,

y

del

podría beneficiarse toda la Infjlaterra

,

más

(¡ue

las

ha emprendido una tarea

otras naciones,

que debe considerarse como un deber; pero ¡cuántas cosas se^íuir el

le falta

En

objeto!

hacer antes de contiempos de paz,

buques del gobierno surcan centenares,

sin

más

los

ocv^'icion

prepararse á la guerra; !

;ie

se

los

Océanos á

que

la

de

dedican á

obtener resultados cientiíicos apenas dejan

en

la

naturaleza

misma do

las cosas

más

que el que ofrecería la estela do un buque, muy pronto borrada. Una pequevestigio

ñísima parte del (~)céano, medida con avara por

la

mano

primera potencia del mundo,

marca con indeleble sello las obras de utilidad general, que durarán perpetuamente. JoiíGE

Eniuqle Richauds.


La

fíPo;;'!'!!

fía

I

voz lUÓllüS.

s

hasta ahora,

do-

raidos, so

¡cadas on

•1

YIÁJES AL POLO NOriTE

hi

iiiviornodc

(lo

do his par-

'.os

do

icias aiii])0

1ST5

aqiie-

para

éi

1ST6

los

óxito do his

1

iciarso lo(Ui hi

quo

ináfi

una

ido lia

his

lai'oa

CAPÍTULO PRIMERO

dobor; poro

do coii-

nulos

do paz, los

)S

los

Ocóauos

Siilida ¡'i

ion que la do 10 so

de Porlsmoulli.— Bullía do n.intry.— Aves mariniis.— El Valeroso so piorrtc do vislii.— Fuorlcs brisas Mcapariciun del Vulcrvso.—Voiina y morsos.— líl campo de lialloiia niuorla.— Hielos.

Palomas viojoras.— Una

hielo y los hielos antáriicos.— Una

dodioau á

tcmpcslud.— Decoloración del mar.— Pesca eu

el

banco de Torskc.

— Mar

de hielo de Groenlandia,

apouas dojau

!

las

cosas uiás

a la estela do la.

Unapoquc-

lida íi

con mano

del

oln'as

El 29 do

Mayo

la tarde, dos g'losa, la

las cuatro do do 1875 buques do la marina roal in,

i'i

Alerta y la IJescubiertc salían de Porlsmouth para hacerse á ,

y los marineros cul)rian los mástiles do los buques de guerra; todos nos saludaron al paso, mientras quo

en

ol

aire

resonaban

mundo,

del puerto

formidables hirn-as, proferidos on las ori-

de

la alta

mar. El jelc de la expedición acababa de recibir de su auí^usta soberana el si¿,niiente telegrama, fechado on IJal-

todas las embarc-aciones quo se oprimían

ulili-

rpótuamento.

LlCII.VRDS.

moral:

á V. y f^o

la

«Mis mejores ;'i

deseos

firme confianza de quo

;

abri-

obtendrá

buen

óxito en una obra tan valerosamente emprendida.» Esta marcada prueba de afecto fuó trasmitida al punto á los olicia-

y subalternos, que se mostraron profundamente conmovidos. El interés que íl todo el país inspiraba la expedición, se acentuó más aún cuando llegó el momento de la marcha. Ninguno

les

capitán, á quien des-

el

de ahora dejamos

la palabra,

podrá olvidar

nunca tan afectuosa despodida: una compacta multitud ocupaba los muelles,

nando también

la plaza

longándose hasta de

la

la

en

lle-

de Southsoa y pro-

ciudadela; las tropas

guarnición estaban sobre las

armas

el

en

los

vapores, en los yaclits,

y on

la rada.

A

acompañun

sus iutrí^pidos compañeros

de nosotros, dice

llas,

la

altura de Spitliead nos dio alcance

Vclcroso,

mandado por

tus Francis Jones,

mos

los laros

el

capitán Lof-

y poco después dobla-

cargando velas, á causa de

los vientos del

Norte.

Aun

nos acompaña-

ban varios yachts; pero poco á poco viraron de bordo; y á las ocho do la noche, hallándonos

al

Agujas,

uno

de la punta de las mantenía fiel; iba dirigiilo poi' ol reverendo Conybeare, padre de un oficial de la Descubierta. A media noche pasábamos por dolante de los faros de Portland, y nuestros tres buques bogaban á toda vela on el canal de la Mancha con la rapidez de seis niidos por hora. solo

sur

so

Al día siguiente, estando on de Eddystone,

el

Keppel,jefo de

la

almirante

las sir

aguas Ilenry

marina en Plymouth,


20

viA,ii:s

vino

Vulcrosd,

del

(le carliiiii

iiios iilñ'ij'os á

cu

de

."

1

Al dia ala

siiíuiciilc nos haciainos

de inio\(i

y

la

Viih^vnso. {[\w

tierra soplaba

las

cuatro de

un viento

Los QW

el

y

dd

nos ocultaba

'l'nro

la

la

iioidie,

{^¡lissi

buenos,

l)risas liiíoras:

Ó

]irimera

ve/,

el

que uos acompañij basta

nuestra entrada en .

bandazos

ob^ije

el

Suiitli. .

resis-

(bd Atlántico,

observar

con

c""rto

luarcba relativamente trauíjui-

la Dcsii'hii'iin

eml)ari:'o,

do

ambos lados, y su

]ior

juirecia

des[ii(iue la

estrecbo

el

pesadauKMito carii'ada

con dilicullad

tripulación

y más allá del vimos ¡¡or

Norte

petrel de los bielos (Proic-

llf'rin i/l'ir/'i'Hs.)

Tia .\l''rlii

y

del

]'(ilcrüs().

no se lucieron esperar las

8iu

tril)u-

último, y por más que sus ruedas, cubriéndose do

laciiuies para este

desembarazó lona.

TÍO

lindo competir on li.n'oreza

nuestros l)uques,

su

Va\

cita

con

consecuencia

permití separarse do nosotros

como punto do

,

Godbaven,

lo

señalándole al

norte do

Ciroenlandia, on los ¡irimeros dias de julio.

Kn

la

mañana

del

refrescó por el norte,

corrernos bácia

bácia

norte, osperan<lo bailar

(d

este,([uo de ordinario rei-

las brisas (bd

parabdo

(d

;

pero niu'stros

al

dia sii¡;uionto

TxS

esfuerzos fueron inútiles. banuuidi'o

\\\ '

viento

(d

saltii

liajaiía

mentó su

.

y

noroeste, oblii^'ándouos á

al

continuarcon rundió '

poco

al sur:

á

poco au-

\iolencia; furiosas olas barrieron

las cubiiM'tas d(> nuestros Imqiies. sobrecar-

gados en demasía, y

Kn

las escotillas.

necesario cerrar

fu(''

tarde del 12, liabiendo

la

í»

y

de junio

el

viento

tu\ irnos

el

gusto

tempestad,

la

comenzábamos

á

mar comenzii

ante

lelicdlarnos

barómetro volvió á

cando

el

])ajar

á

esta

cuando

do buen tiempo,

lierspectiva

apa-

varios ]nili-

los liuípies

latitud

(b;

1

nos

(¡•ichir/i/ld'j

"''¡/lorinit):

iios (/'í'//""''^'

d(d viento.

lado

(d

semana anterior babiamos tratado de

Tia

serenarse y pudimos destapar las abíM'turas para ain^ar y secar la batería liaja. Va

fueron bastant(>

;^'avio1as

impi-

calmado

primeros dias (¡ue pasamos

cuali'n

Atlántico

l)aralelo

de

la

i'uta.

recieron cerca de

la

'

dii'udola cabecear por

para

fnvsca

equilibrio,

ya delinitivauK'ute

liabian sei;uido desde tierra; tainbi(Mi

dando

y á de-

.

con alternativas de calma y

tía

i

liastante

brisa

Alerta en

la

Irlanda: la expedi-

liabía lan/.adf»

alti'unas

I

Iclt'^^'ranias.

lavcu'alilo.

Antes de cerrar

la ^'aca.

on su

i

d(!

pasábamos jior del Ternero y

tai'de

la

lante de las rocas

salido

lialiia

nos alcanzii iniiy

diarios

on1ri\i;'oiiiis

])(>

se

mantener

ivdw

n la \is|i(M'a.

una

s(Mitir

(lo

i

Jllliin.

pronto, y

ción

ihnx-

á

ll(\i;'aroii

niai-: el

bruma

iiHi-

l(;s

Ih'si-nliiriin

Qnccnslow

de

jjnnision

(l('s|iii('s

Noliii;.

l'oi.o

dohia coiu-

de Haiilry,

lialiia

la

Ale lili

la

áudoiKis

l!i'\

.

nos

iiocIk»

la

(|ii<'

cu (^ucoiistowii imcslra

]»l('1aj'

i\i'

Iukuks. Por

visiliir los

¡'i

so]iiii'!niios

M,

el

de nuevo, refres-

viento del sudoeste.

el

Duranb! \árias bácia

ri.^'ieron

lioras nortí;

(d

los

buques

so

di-

con objido do evi-

nueva borrasca, pero las ráfa,i;'as. aumentando en \iolencia, nos uliliii-iron tar esta

á

disminuir

las velas,

conservando sólo

el

contrafoque y la mayor caru'ada: la Dcscnhirr/ii por su jiarte, esforzábase [lara .

mantenerse on su imsicion.

l'na inlinidad

de petrídes y pulinos rozaban con sus alas las estelas (b; ambos buquí^s. y entro los

segundos vimos

da

i)or

con raiüdoz, y era evidente

cábamos

al

mantuvo riHuetro

á la caiia.

ba furioso, y

muy

¡lero

no

(juc nos

centro del ci(don:

marcó

vista

nombre de

El barómetro desceiidia

niiijor.

Pt(//i/it>s

grande espcíde designa-

la

naturalistas con el

los

7:51

la

A

la

acer-

Alrr/n so

media nocb(Md ba-

milim..el viento solda-

iJrsciíbiciin

S(!

[lerdió do

Con la esperanza do conseguir un candiio mandé virar do bordo; pudimos evitar una onornuí

que vino á fortuna

pronto.

estrellarse

sin

contra

deteriorarla:

la jiroa

.

ola jior

escorado á os-


iVosca

i'ura iiii|ii-

lirio,

viciilo.

(k'l

Iraliulo 'audii

i'ci-

ililiiii'in

To

(le

lialliir

mioslros

ia siiíuioiilo

liu'ámluiios á

au

1)000

'O á

-

as l)arrioi'on ^s

snliiociir-

.

cerrar

'sarid

lialticiido

'2,

cüiiionz») á

i'

aborlu-

las

Ya

ria liiija.

ante

esta

cuaiulo

,

o\

nevo, rolVos-

iiques se

f^'

(li-

.úm.i^

ijelu (le e\ i^^''"'"

rálai,'as,

la.s

4-É

::'.

obligaron

Ds

ando

S('ilo

el

la

iJcs-

záliase

para

la:

na

iiiliiiidad

con sus alas

y

los

(^nlre

crie designa-

nonilire de i'o

10

descendía nos acor-

A le I'/"

1

so

m

iiMdie el lia-

lili

iíb,iiíi

ii'ulo soplare

i)erdi('i

unza de ir

d(!

liordo;

enorme la

proa

lirado

do

coii-

ola

.

jior

á

es-

lí'':'

iliiii iiiiiiiiii::iiiii|iiiiiiiii!ii;iii

nilHunii'irtllÉi'

Iíwímhíi'

iiihiíiwki*

iiaiw«*.|.; i£

w


f

1

,


..o

íi'ilxir

Iiii,|U('

('I

luií'ntriH

(jiic

iinlMiriKiIcs;

el

(liiliii

rucrlcs l)an(liizos,

!i;xii!i

])('iM'1r;il)!i

olii,

lililí

tttras, n)iii|i¡(i iinodí" Ios^^mtIIos (icjáiiiliilc sus|)(!ii(li(li>

II

los

ikii'

fiiriosii (iiic las

iiiiis

T] KM 1(1

¡I'

de

¡iiiiiirrc,

lian lie II le,

I

21

I

y

lalcs

sacudidas

MI

'¿\

y

])('ro el (ilfajc

ron

muy

\iu^\A

'fl'i (MI

así

más

el

No

se vela la

y durante

jo,

ansiedad

(•(imo

aun

de inquietarnos

Taili])oco dejaiía

I)fscii~

c.\[iu('s1as

(l(d

apuro.

em-

ciou

(lál)aiiios lio

MI

á ciiva salva-

viento,

más

el

oleaje so-

más ruer1e,yla Alcrla camás desa^'radalilementc que nun-

iSin

eml)ar;4'o

,

excepcional del l)U(iue saiuonte para

molestaban

la

los

á

¡ui'racias

solidez

la

construido exjire-

,

nav(>^acion

])olar,

no nos

cruyidos incesantes de

tabiques, de las escalas y poleas; y ser por la caida de los libros, de las

y

el

do

mobiliario liu'oro.

(1(>

un

un

])elrol

sil(Micio

de

nal

donde

le

tres

(lias

áo

sufrimos

])roruiido. MI

sillas

disfruta-

IN

\iiiios

el

juinto

más

2(i"

síqiteiitrio-

liemos obstn-vado. l)espnes de Iukmi

volvi() á bajar '¿O

]iubi(''raiiios

los

ano

las lenii)estades á los 57"

de latitud norte,

la

tiempo

de nuevo; tercera

do

los la

sur,

es jirobablo

dmiíbí

tumba en

mar.

alta

Ross en a(iuellos i)arajos,

sir .loliii

Cui'mi-

volvio-

ron á Mscocia y á su iialomar; osla leyenda ba sidor(>petida en nuudias obras populares sobre las expediciones

árticas:

'

lútil ])a-

decir quo no merece nin^nin crédito.

r(!co

MI

liallándonos

"J.""),

un buqiu;

ciento ochenta

;'i

cabo iMirowell

kibnnetros del

juinas de

,

divisamos

Mscocia con

un

procedente do

las

á

volvía

(jiio

días

11)

y

temjiestades

Mvi,L;'tok.

¡/n'sctis.)

Al día

llena franca

y

si¿,niionto

[Bahina

lo.s

[Pi'//in/(S

vimos una ba-

mi/stireluí;.)

muerta

llotando lioca arriba.

MI '¿1 nos acercamos á la ii'ran corriento que con su enorme car;;"! do hielos contornea el

(d

cabo

norte;

l''are\\ell, dirio-iéndose

una espesa

ni(d)la

temperatura del aire 2"

cent lirados;

lu'icia

nos rodea;

varia entre -{-.)"'/_,

la del a<^'ua es

do

la

y

A° '/¿.

l'n viento fresco del Norte nos permito

avanzar hacia distancia que

po de hielo, co

mer puente. Nuestra reducida provisión de volátiles había sucumbido á las intcini)ories,

los

dis-

^'uviotas,

pulinos ¿grises

y

que en

tiempo estaba oscuro y búmedo, y ajienas nos parecía respirable la alnuisfera d(d pri-

entro ellas las

rulniar(^s

las

do aves comien-

zan á revolotear alrededor del buque, 1in,n-ui(''ndose

te.

tres semanas nos ll(\yabaii del oesTeníamos las escotillas cerradas; el

Al acercarnos á

diversí.d especies

tierras,

bar(>iiie1ro

el

y

el

su

ciirn'amento de criolita,

siendo

Itecealia

bácia

i.

poca importaiieia.

IT) caliiKJ el

o;uia

ca.

Valeroso,'iv

el

mas después do

rededor del buquo

tres vueltas al

()

])a-

tase (|ue dos ])alomas viajeras, s(dtadas por

suelde

la

do un carpinuMito do carnerus vivos liarcados en

dar dos

Aiirovecluiso

conliábamos (|ue volvería

reunirse con su bembra;

á

muy bubrisas fa-

Hierras

en libertad una

d(>jar

doiiK'stica;

(|ue bailara

cm-

salido

liahria

loiiia

dirijiíise

nos preiiainláliamos con

(|uc las nuestras,

calma para

en

la

tres dias,

nuestra mandia.

vorecieron

tranquilo,

manleiiía

el bai'('»m(>tro se

\(das,

y como sus

más

csliihaii

l)ii(|uo

liiciiuos cniili-

(|iie

niiinniiia [lartc.

hai'cacioucs

.\|i(Mias

la lai'di'.

aparcjaiuos las

iiiaiiloiicr

dando Imiidazos.

iim»

olru día:

al

loiuiicstad no se calilla-

la

vertical; pero \)úr

(ii

piicii

iiii

avanzada

Id |H'riiii1i(i el viíMilo ('s|)('r'uid()

so

(|U('

mar estaba mucbo más

,(A

aun(|ue

esta

liai'iuiiciro siiliii)

I']|

dcsimcs.

siilVi»!

(Mimijlold.

])()!•

los oficia-

se servían al^íuiias i^allinas abolladas.

les

I

iimfiliz('i

mesa do

susurn'ibase quo en la

y

la

para reconocer la

tierra

hay entre la ribera yol camla bruma se disipa poco A po-

y encontranos este último á los T)!)" WX do latitud por I!)" de longitud oeste: el ,

parli (1) parece

(1)

\n\

lliiiiiiiii

compacto

los iiij;lcses

i\

ó inlranqueable.

uno grande extensión


VUJKM

22

La

mar

áo\

IfMiiporalura del ai;\ia

ovidoiitomcnto la proximidad de

do

to

y ocho kilíhnotros del pack nos

cinco ])razas.

.

1.

M

.

;{.

í¡l

>,

'3,

(J.'J

»

veinte

A

orillas

quince brazas,

y dos brazas del

la

+1°

II

fría

baña

Sí)

;

3"

Til

de

del

era

cinco ¿grados sobro liielo

de

el

mar

es do

decir de dos á

centi^'rados, es

'/j

punto do fusión del

salada, los íloes do las in-

a;,'ua

mediaciones so disuelven con ^ran rapidez. El camiK) de

reduce do

liielo,

modo

tal

norte, que

;'i

muy mermado

ya,

derivar hacia

al

se el

trescientos treinta kilómetros

del calió Desolación

no queda más que una

partícula sólida del hielo iirocedeiite de las costas orientales de Tierra N'orde.

El viento soplaba con día,

que

el

tal

mandé

y costeamos aprovechar la suerte

al otro

vapor nos huliiera costado un

enorme consumo do carbón cuencia

fuerza

el

;

en su conse-

hacia

íj;obernar

campo de

el

hielo á

las corrientes polares.

norte, í!n

de

Tuvimos

de llegar á una quo nos permiti()

franquear treinta kilómetros diarios, y estoy seguro de que habríamos encontrado algo mejor

más

En

lejos

si

nos hubiéramos

de tierra, en

el

mantenido

agua menos

fría.

varios sitios veíanse algunas pequeñas

norte, reconocí ijue

más

ternado hielo,

y

fin'!

kibiinetros

que llega nos habíamos in-

más do

la

superficie del nuir

medio de los hieagua casi libre. La del

era de O" centígrado en los

y do

2"

7S en

airo se resentía

el

también mucho do

mediación do aquellos 2° 7S y r 11. Sobro

T.)

in-

entro

el hielo vimos un y algunas focas que dormían pror' fundamente, Habíamos penetrado lo suliciente en el pf'f/i para quo nos fuese fácil estudiar su estructura, muy distinta do la que so observa en el mar de Ballin: cada una do sus partos tiene aíjuí una superlicie plana, desprovista de //tinuicir/is montónos de (>

asperidiides iigudas, de hielos rotos ó

He

turados.

compone do

reconocido quo este

tri-

jmc/,' so

moles desprendidas de

lloes ó

formación antigua, quo surgen á ocho ó

mar, y veces profundamenaguas, bajo las

diez pies sobre el nivel del á diez ó

doce: cada

te cortado

á

llor

t'i

Iloe está

de las

cuales proyecta enormes lenguas que for-

man una

base

muy

ancha. Esta gigantes-

ca mole no presenta fuera del

mar más que

altura,

(|ue

ahora

mide unos treinta ó cuarenta pies. Si todo el campo do hielo de las costas de la Groenlandia oriental es de la

dd

la

oscilaba

y

inorso

za,

hielo. (N.

campo de

la costa.

nosotros podemos dosi};nnr con el iioiiil)re de ciirtipo ó llanurii de liielo, (N. del T ) Lo.s //ocá son liis pnrlos, do diversiis dimensio(1)

cumpo de

oii el

preciso alejarse unos quince

\ina cuarta parte de su

licliidií, (|iiü

hielo

el

razonalile

(h) lo

montañas do hielo. Por la mañana reapareció el Valeroso, cuyo capitán nos manifestó por medio de

nes, despreiididutí dul

ruda

viento,

el

mar.

el

La temperatura de

temi)eratura del

la

carneros

tan

2i), al

acumula naturalmente

Groenlandia meridional.

Cuando

disminuyó

en

costas de

las

los

pasar á unos .setenta y cinco kiliMuotros del cabo Desolación, (binde so

desmostrado que cerca do

a^ua

el

:

á bordo; con

que

mucho en

travesía. Por la tarde

El

no tiene una temperatura superior

tierra

bien

iba

su[»iiiios

hablan padecido

bruma cubría

»

/loes

los

todo

gran satisfacción

costeando

Cciiti^'.

hielo marcalta .T

y entre

superlicie

ü° Xi. (rraah lia

i'i

4.72"

.

que

señales

y avanzamos con vapor hacia el norte, o\ banco de hielo: una espesa

resallado:

la siiperlicie.

A A A

roto kkhtk.

lio

o\ si;,'iii(>n1<!

En

la

(.'orrit,' li-

liiolo.

A diez da

la

AI.

indica

misma naturale-

no debemos extrañar la catástrofe del 11(111 sil cuando so efectuó la expedición ,

alemana de 18CÜ á 187G.

s9


\i-liil.o

No ¡ordo; con

carneros

is

ruda

liiii I

o[ \ ionio, ol

iiortí",

na ospesa

la

leñemos ahora duda

de Maciinicnlo, la edad y el espesor do estos hielos: son los ñllimos restos do les «campos» lormados (>n el Océano to al lu^í'ar

treinta mey que alcanzan más d(> de altura. I'lsas molos, dosomhocando

ártico, tros

estuario abierto el sur por ol vasto onlrocl Spitzberg' y Círoonlandia, son arras-

hacia

2.1 I.

más

Salimos del

if^josde tierra.

bruma

la

un

chuliasco d-d norte,

n;()l)(-iMiar

(lid

con

á ser

lle;,'ó

may(U' y las velas

;.;"iv¡a

la

cual

ol

vimos precisados á

que nos

tan furioso,

cuan-

ahuyentada por

desapareció,

do

|)ack

artinion.

La corriente, que opuesta á

las rála^'as

se^'uia

direcciíui

la

parecía

,

coinnnicar

y cinco dóndo so

quo

llo^'a

¡unios

iii-

(jaiui)o

.

al^'una rospoc-

mar

del

io

de

do

quinco

IOS

los hio-

Ladol

)re.

de

la

inl)IsriilTu l'E (juhiiAAii.

aba entro contra

costas

dureza

mar; y

al

atormentadas

olas,

las

vimos un

iradas por

niian pro-

orientales de esto último país, doblando (d

de continuo, desarrollábanse i)osadamonte,

cabo Kai*e\\ell, y se derriten \m'() á poco al contado do las a;^nias más cálidas que ol Atlántico envia al estrecho de Davis;

proiluciendo

r

onto ^t

c'i el

adiar su se üb-

[ue

una do

os ú

Iri-

jif'c/;

so

didas do á

oclio ó

y á

norte

Como oMo

p"c/i

que

los

austral,

podemos

las

encuentran más

so

do Godhaab,

punto á

hacia

al

jiaralelo (54.

el

asemeja punto por

so

so hallan

en

deducir quo

el

Océano

los hielos

antarticos se hallan en condiciones análola

¿,'as p(jr

edad y

arrastrados á

Una

\'eces

iidamen-

corriente

modo quo ya no

de

io plaini,

liónos do

la

el

volumen antes de más templadas.

espesa l)ruina

mañana

ser

nos

impidií»

por

la

clogÍT los mejores pasos practica-

y hubo que

el

cionales.

Por

la tarde,

lija

á

749

.

Si todo la Ciro-

oblií.?ados

teramente libro

La

á retroceder hacia

sur, llegamos de repente á

la

un mar en-

temperatura de

línea divisoria entre el ai^ua

yol

'.]"',].

hielo,

muy

strolb del

bien marcada, indicábanos que no hubiéramos encontrado todos aquellos obs-

Kpodiciou

táculos

natnralc-

si

nos

hubiésemos mantenido aun

cuando salíamos del

milímetros;

el

el cielo, claro

en

sentaba por

tiempo el

vastaba

cénit, pre-

norte admirables celajes

el

do color do oro, velados por

invadieron todo

el

coinciden

(jue

pack, la presión atmosférica so mantenía

mento vernos

no ahora

,

:

cerrar las esco-

descenso del barómetro, son excep-

más que

lor-

el

pro-

muy maltratadas,

Las ráfagas del norte, con

ig'antos-

(jiio

dos en

más

Atlántico. Varias

tillas.

bruma, pero en

las

])rol'nndo,

el

resi^^narso á

banco de hielo á las diez después de abrir penosamente una via en una parte tan compacta qne temimos un mo-

liajo

on

(¡ue

embarcaciones quedaron

sereno, y

re<.,'ioucs

un rumor

nunciado aun

menos

una

ligera

de media hora

desaparecieron estos entre

un cúmulo do

nubes que avanzando con terrible rapidez el sol

el

firmamento. Al ponerso

(10 de la noche)

cendía á

7.'}9

corrían, entre

ta estaba

barómetro des-

horizonte,

el

el

auna

oesto

altitud

algunas nubes do color y de aspecto ventoso. La tormen-

de veinte grados rojo vivo

el

milímetros; por

en su

,

máximum

,

soplaba con


VUJRS

¡2(

el lüii'oiiictri)

:tii

iiicdio

un

«lia.

sucodió

!i

lioiii|»o

i'l

la

nos

sur

di'

pcriuaucccr á

hcsdc

los

durante

<d liii-

muy

no-i

I''ri'd»*rii'»liaalt

un

al»»j(>

,

más do

|»<><"o

fuínos forzoso

l'^skonao-*.

uinnia di-^tancia do

la

la

y

luiKi oscuro, lo cual es

Mu

rahles infusorios.

un

,

y

íico, las

lelo

dol»¡ilo

ai'oi-

á inniimo-

fuoric de la

uUia

lo

las ola-s parecía

dt;

hacía

lianmietro

ol

(le la

'.)

(¡;}

julio

un

do

lo señalalia

con

lijcza.

el

para-

y

habíamos tras-

la costa,

liabia el

pasado

banco de

rápidamente como así

de

nn'is

/L,'ra-

pelii4;ros.

.\l

día

siü'uienle,

pruel»as

las

i'i

con

la

treinta brazas (l.V

de latitud,

puntodondo nos detinimos con la esperanza do hacer una pesca abundante. I.osmade

riuíM'os

la

hrsi

iiJiii'vIa consi;,'uier(Ui

ocho irados enormes,

^'er

á

'¿T)

La

. I

co-

(jue

pesaban de

t'eliz:

á cau.sa do

libras cada uno.

/(';•/''

la pi-rdida

nK'iios

fui''

de nuestra embarcación no pu-

dimos izar á bordo los poces í|ue ya estaban en la superllcie del a^^ua. Ilaldt'udoso bajado

pasado todo hanco de hielo aparente: pero

la

la dra^ixa, subitiso al

poco tiempo y

encontramos medio llena de

f^uijarros

tal

vez (piedáran

témpanos c(>rca (le la orilla. Se<.'nn la más exacta observación nos lialláhamos á medio día

cuarzo, de ^'ranito y irneis, mezclados con alíennos de basalto, estos

en

el

zos

todavía al;.'unos

,

borde occidental del lianco de Torske,

Iie(|ueños de

muy

últimos en

corto lu'nnero; los

que iban pendientes de

la

lampa-

dra^a esta-

i'i

la altura del liordo (iro.-de

de

I-'¡«kenaes,

ban cubiertos do es([UÍnos y asterias (1),

í'i

70

Kn

este j)unto

pruel»a evidente de

kilí'imelros

de

la costa.

echamos la sonda; pero l.'io brazas de cadena no bastaron ])ara tocar fondo: á esta profundidad la temperatura mínima era de

+0,

80.

A

las

1

de

nuevas pruebas con

la tarde.se

la

obtener mejor resultado;

misma el

hicieron

.«onda, sin

yacimiento del

banco estará, pues, mal indicado en

marina; esta

es bastante

la carta

correcta respecto

animal en esta

En mos

la

che, hallándose el

la

vida

nocho del 4 do julio IVanqueába-

el circulo ¡lolar

bajo

de

ri((uezn

la

part(' del Dcc'auo.

Ártico: á media no-

el sol

horizont(í

á nu-nos de un lirado

íjoreal,

el

crepúsculo

vespertino y la aurora se confundían en la misma luz; y hasta el \i de setiembre, dia

en que

el astro continuíj

su curso hacia

el

ú las líneas principales; pero los detalles

norte (precisamente Ih^y-amos entonces al

dejan

lu¿,'av

([\ie

desear.

Poi' la tarde

divisamos

la

Descuhirrln,

que nos alcauzíj muy ¡ironto. Efectuado el camino y comparación de notas, tuvimos el ¿,'usto

de

ver

(|ue

nuestra

había padecido más que

fu(''

nuestra estación de invier-

de

la

oscuridad

noche.

muy

Tuvimos

buen tiempo hasta nues-

reserva no

nosotro-:

so hablan alejado

que

no), no de])iamos conocer ya la

los dos

(I) l:is

buques no

L

'J'.K

sonda dieron por resultado en (d banco do Torsko,

*¿0

norte, á unos ochenta

de

ves

prt'ixima á la

fortuna.

[lor

:

buipie, (|ue so pr(\servó

tieuipj ma;rní-

luañaua, estando en

d(! latituil

tres kil('imotro.s

i

vonlo

color verdo amarillo .sucio.

Eli. "de

A

cresta

la

linl*?

tempestad del

la

mala noche

kili'i-

se asemejaban.

pack. como nosotros

el

hielo derivaba casi tan el

coMa.

alrededores del calio Kap.'Well

de noventa

la

demasiado

,

A im-

df

do do color, tomando un

teuipestud

/h'srii/iii'f/ii

\,\i

(|ue

\icisitudes

iKirtcá niotlio vajuir.

d(d eaiii|)o de Iiiolo. ol a^rna lialjía (.•ampia-

distancia

inelros, y sus

cosía, y co;;ida en

noclio si;.'u¡<;nU?. hallándo-

y ú

mayor

a\;iii-

piick

tiorra, al

liornioso

y

<<i'r«'iio

al

poto NonTK.

riiloiiri'«i

M'iila kildiiit'tro-i

dfd

ri|)iil:iiiicii1(*:

y

IciiilM'stiul;

l;i

ziiiiiKs lii'icia

dcrn

t'loNf»

s(>

Al.

manan;! dol

Kii la

iiiipoiioiito.

iiiin fih'rzíi

uno de otro á

Los csquinos son un fiónrrodo O(|u¡notlormos; vulpiíi-mcnlc csli fll;is do mur,

nsU'i'ias, llnniiiiliis

pertenecen á

hi

mismii ckise.

(A',

del T.)


novi'iihi

i|i'

asoiiicjaliaii.

flo

I

lili

'^!>

una

,(>l

liaiicii

(lo

ttsí

ll(';,ni(ltt

más

unos

dio/

y la

de

una

lincii

liradora

;

á

más

v

ya esta-

¡^niids,

basalto,

a

y

o^uijjiri'os

ranito v

los

;

estos

lampa-

dra^^a cstaastorias

ozn

de

(

1

),

vida

la

lÜO.

iVamjueábaá media os de

un

lió-

Lrrado

crepúsculo

I

fu lidian

en

la

tiembre, día urso liácia

ol

entonces

al

s

de invier-

II

la

oscuridad

basta nuesD

la

las

llabióndoso

ro

liajas,

por

lo

proseiifa-

nie\(>.

acá

ciirtada

.

y allá Mancura desluui-

de

distancia la

0(|uitiodormo8;

csti ellas (lo

cumltres

allá, en las altas

A causa do

do

viento ora

ponente altura

apenas podíamos se-

i|ue

,

con

la

vista sus

Hasta

la

isla

;,'nir

lo (i7

de

de

cuando

latitud

das

;

id

al;.ninas

atrevidos contornos.

l\ni;^'lit,

liajo el

parale-

vimos de vez en montañas de bielo aislanorte,

acercarnos

á la

lialiia

cuna más meridional de

de

doscientos A

nieve culiría aun

(d

las

de Disco,

la

montañas de

bielo del oriente de

de

las

colinas;

v

tierras, los glaciares

mar,

T.)

Tomo

1

valles, sepultando

las

cimas

(

Iroenlandia

.

observé

número era muidio más reducido: duda las arranca de la costa, al sur de

i|ue su

sin

llolstídnbor;,''.

nía-

I,()s

poco tiempo la

á

latitutl,

ircacion no ])uf|ue

nc;íra

por al;,'un liarruiico

pesaijau do

ña,

vapor,

dol litoral,

(d

^'cncral desprovistas

•iMisi^Miicnuí cu-

ns

cuando tierras

ocupábanlos

diz:

iiiodio

i^

Uiliiniolros

vola

trescientos metros,

mlaiiti».

sus moles do alabastro.

la

la cspcraii-

(|ii(!

Oídlo

Itastanto fuorto. J,as

llanco

con

í

bi^ji)

sobre las cuales (devábansc picosa tan im-

/^ra-

con

do

<!.")"

htiquos

I

nit^nos elevadas

(li>

treinta bruzas

)

dns

jns

:

cidisorva

avaii/aliaii lio

lian

l»ruoI)as

do !il;runas

posar

a

Disco,

rt,

scptotifriimalos

ouiploando

coiuo

liiilaiiK'iilc

AI'lHI.ll

tra

lii

:'i

iiti^otriH

hüliíii pasüili)

.

1 brisas

pri'ixiiiiii

t'oriio

,

<;

kili't-

bácia

(d

norte.

lu

corriente

ijue

remonta


CAPITULO Cxl'diiil liDKpiliiliiliiil

Miirilnnn»

ilr

iiiviU - Siiliilii

ln«|iuclur.

ili'l

liii-ld.

Hili'iilii'iiU

ili'

Kl

Julio,

(If

*')

Ih'í^Mr

iil

andado dias

cslaha

pnielias por

en

nosotros

liielo, liahianse

de

Hacía

de

l.ii

la

dos

siilVir las

liahiaiiios pasa-

la

peijueña

hatería si-

casa princi|»al de

paso,

salud(') al

las ])ale-

l,ie-

coi'tesía (pie

inclinainlo

(>|

uie

palie-

me

Disco

Kii

comi>lacio

con

Smitli. ^'olicrnador de tentrional.

La

(lición fué ])or

de

lili

Mr.

aco^^'ida ipie liix.o á la ":

consa^^n-arse

Smitli

nos

muy

canihio se hacía

En

de

\

l/eii(''\

la

dijo

i)e

ola:

eiitevaiii!';ite

sus visitas

ajila/ii

las factorías

sido

Iraliar

Krani|i

(¡roenlandia sep-

la

demás afectuosa

nuestro servicio, i"!

mnclio

inspeclor

el

á

(pie

heni^^iio,

invierno

(>1

pero

esperar niuclio

(pie la

en

prima

una considerable cantidad de nieve cutiría aun los collados y los valles; mientras que á orillas dfd mar veíanse los témpanos acumulados por las ráfavera.

«ías

todavía (|ucd.ilian

efecto,

de viento. LI

I."),

al

salir

de Di.sco,

rpcr

Las escarpaduras de

cas,

das de un mus;,'o

Man-

luaiiclias

la

costa, semlira-

\erde claro, adijuiriaii

más oscuro: y en cavidades preservadas del aire, (d un

(liariauK.'iite

al;,'uuas

en al;.'unos

restos, ipie

parecían

playa

sitios d(> la

ti'ite

l'rnlnciii US xinilis coinniiicalia á

de

de

rojo

uii

nieve

la

lia

saii^^re.

en pleno ve-

liii;'laten'a

rano, y se nos resistía creer (pie apenas aipií el deshielo, y (pie aun fahaliaii dos (i tres semanas para (pie co-

coiiKMi/alia

meii/ase

ftintrable

fs/i>r¿(,ti

la

del

deseaha (>xtraer

Siiiith

para Mr. Alien Voiiiiir, capit'in de //(//•í/

el

.

estalla

me

cual

conducción,

cuhierto de

meilio de MI

(lia

.

\()s.

las

la

ribera

de

del

sii

cantera de

.v

frió, (pie

el

ca|ii1aii

el

¡'aii-

la

la

nieve aun,

[lor

comenzar antes 7

contramos en i'izas

suelo de

el

polo. carlioii

eii('ar;;'a(l(i

lialiia

pero

modo endurecida

perii'i-

circunsci'ipciou.

l)lrtC(i.~

ili'

l'iovcn -

iiiliiiitiii>li'iii'ii)ri iliiiirMii,

Mr. Krarup

conocimiento

-

imi'iiju |iidiit'.— I<'iii'iniii'iiiti ^rouliigiiM

liíainos salido

.

Uon.

lialiia

— l'ii

lnihiii

lii

li(/c/'i<;<(;

«li'l

averiado un poco

apresuré á reconocer

dicas

'ri'lii|iri;iliii'ii lU'

I)i'f.|ii(li(|ii

una coloración de

de sus ruedas. La

y á

A Ovíl'nl»,

Wiiiunl.

cuando se ocnun camino en el campo de

tuada delante de vely nos

— VímíIh

iIi'

iiiiiiiliirui di' liiolo.

Vulrrosn

al

<>\1(<i'¡oi-.

Desolación

ald'ii'se

lU.

siidoí'stc

después

allí,

([iic

el callo

l'Iii

palia

lialiia

la

i'ii

(|ii(>

uim

coloiii;! dii-

l:i

!i

iil

cHcoiiIraiiKK

¡•¡^('11.

lie

¡sla

tas

t'iii riiÍN

tliiiin l|i>iiidrii'li.~S^iiidi'i'>i)ii.

lii'nvi,

ln

íImiimI

i'i

IK'su (le liif'vcly, siliiiiila

do.

A>i|>i'i'li) di'

— Kiili'iTs. - Hiliiiln'iil». — AmiirnidiiB

II

no

tal

liulio

ITdeJulio.

l''(Ml(leii

y yo en-

un nido de

ciiilie-

de las nie\es. ipie conteiiia seis hiic-

Ai)rovecliando una

pocas plantas

(pii'

son

l'u,i.''ay.

a(pií

de estas lúo;ul)res soledades surarse á florecer.

primavera, la

sonrisa

parecen apre-

La blanca andromeda.

muestra diminuta de nuestros brezos natales, cnhre las rucas con sus modestas campanillas:

la

amapola

ártica,

con sus


M'l

nna. y

|»'dicular

i'\

fsnmllalian lutMios

de color

|ictalos

iirillaiiti''^

dos uu'scs

(!<•

un hiaiico sudarlo. des

la

(|i>

r<i

dio osfnntii do

liUoo.—

liiiliiii ili'

l'lOM'll

-

-

lilllll-

si'Uilira-

,

iidijuiriiiii

Dsciin»:

y

en

(Id aire, el

;is

ilia

iiicvi'

lii

ii

lia

saii^írc.

vc-

|)|(MI(l

II

aun

f|m'

y

<|U(' <•()-

para

(le!

liojii.

Ntracr carlMiii

tas

escarpaduras

las

ludadas por

y

d

liido.

un

i'<\{\

diiraulo

jliscn,

la

ni.is

sn

uccosi

ciiiial

las al-

;

i-í|(de

al

de

estroidio

dtd

tanto

lo

diiiia iiiudio

di-^lVnta

de

(

do

III

iianco do liiido á los

huiiuos

pillaros.

puerto esta

y puedo

situados

y

.

de su

di'

lili

inlcn^s

capitán

l''oildoii,

y

iil;.'Uiios

id ilidi;,'0lia

de

-itio,

al

ahs(dutauien1o

arrastradas

lirian sido

si<

y á posar no iiivosli^^aoiorios,

dilicultad,

;;rau

minuciosas

-^us

cmindo

cual no

lo

nada.

;.lla-

por

piedras

las

(d

dd

proco-

comunicacionos

las

periodo

moses.

(loséis

tlujo

el

un

durante vez en

le

cuan-

montañas díduido

pe(|uofias

al;,''uiias

I

maii1i('-

jior

canal

cd

d(d

ya on irranos del

en

o

re-

mineral osla

Mste

t'ra;íiiieiitos

parti-

ospeido

oncuoiilinin

partíeiilas disemiiiadas en (d metal misii)< lo

cual indicarla su

dislriliuidoii

á

do

la

olhdalos y marineros

mayor

a;,'ua al

landosa ora do

1"

deváhaso á

'/,

!)"

rios errados al

dulce:

a.u'iia

do por

lo".

sur

'/.• •'" .

'•'

los

tres liU((Uos.

la

tom-

la

costa ;,'roon-

'"aliia d(>

oxcodiendo

punto do

la

di'

de

\r<\rio

Ids

di'

So^íun nuestras ohsorvacionos.

peraluradd

ui

con

ot¡(do di\ ino,

Santa Cena, asistiendo

la

ceremonia

esta

d

colonia

la

asi

Davis

oii

va-

l'usiou del Ídolo

del aire ora

de

con rrecuoncia

Las montañas de hiolo se alirian desprondianse onormos

todas partos:

llllllll

y yo 011idd de oiiihc-

Ooste y disominanso en

puorto exterior:

(d

poro Ids liiídos do siiticiento

maltratar

los liuipios

volnnion para

onoallaii

durante

la

iiiídes

y

so procipitahan

ospanloso ostri'pito. disminuiíhis do

on

ahismo con

(d

Estas montañas,

volumen

,

piordon su

asi

e(|ui-

('11

marea

liaja

antes úo alcanzar

l)iiraiito la

sois liuo-

iiia

Siuith

me

dijo ipio

la

sonrisa

(|uimal (|Uo [lasalia to

lai'ocen apre-

andi'onicda, lirczos Mata-

(l(d sitio

lialló los

UKjdostas

pus

1S71 tica

.

con sus

oscarpaduras

de

.

donde

anclaje

lilirio

Mr.

Ovllak

visto dos piedras bajo las a;j:uas,

ea >

do las

(d

Krarup (d año anterior, un o.sen su kayak [lor didan-

convorsacion

/ priuiaviM'ii, lí

.

orip'ii tidurico,

MI domin>;o. 11 de julio. c(dd)róso en capilla de

:

diciemhro.

,

rt

lardo

muestras

!il;,'uiias

sitio.

cual se

y do otros glaciares jiero desde la haliia

de

yolaii hasta linos

aijud

(«11

cular do hasiilto.

II

de

nos pro|iorcionaron co^'idas

mar? Más

del

ai^'itaidmi

la

so voriau

n<)

i\

una

está ouhiorto en las iniíie-

esto

al

oausa de

«das,

las

liastanto ;,q'Uosos, Clin

r(';^ioiios

lijojo

de

torlifdliiio

lal

dr julin.

17

llo;;ado

de-<ciilirieroii

servir do ostaoicui

montañas do

de

pondrán con ijUC

tonioule Aldridi.

los siio-

(d'roceria

d

mozídado

mes de mayo (losa|iareceii casi complotainonto. y como las a;;Mias no se cdii-

do II

el

(|ue

a(|U)d paraje,

las

una

lilu'o

rrecueiitaii las

(|Ui'

mar

Kl

(liadoiios

su

.

caiitcra

la

(•

|'aroc¡<^ndomo

examinar

do

al

un

¡roenlaii-

dia. I'or otra parto, auii(|Uo se halla á

elevada latitud

i\('

lía-

i\i'

d

ijiie

lieiii;4'iio

doiiiás oslaoioiios coniorcialos

iioiise

ir;;'a(l((

oos.

coiihí^'uIó sin

rolónos.

proser\iin

lirisas

l'/ui-

la

ili'

JT

II

desculinniioiito era idéntico

liulderon

ln'lc-

el

hlc

M

p<'t|uiMio

un

un ostrocdio

(jiK' ;iii('iias

.

I

liomlires uiandiarim áOvil'alv; poro

vfi'di's

de

doiites (Id ,I(ic(dislia\

T

Itajo

ociilla

I.ii'voly. estaldocida oii

isla

la

en

(|ii('

II

¡iiilVacfuosida

la>pe(|Uoñas euil»arcacioiios

ii

vis,

i'd.

las

corroído por

alta iiiaroa. por li|o

'osta

de

sjciiila

separada do

suH

Sftl

iil

sii\jt'rii^'iis.

('('siicd

(|U(>itiiria I'ln

in'o,

'|ll'l'

I

niu'iüii ^culú^icii

llilIK'llIlS

de

liasallicii,

ii

Iiiiiia

I,;

is|(do

al;,'iiu»s

la altoiiiliiM

de

aiuai'illo

d

halda

muy

cor-

profesor Nordonsldold

supuestos motooritos roco;^idos on

|)or

v(ui Otter.

la

exi>cdidou

oseandinava

de

Kl ¿jroeniandós pensaba que su

y oscilan de addaiite atrás, nuuoa^uas con ^ran ruiílo hasta quo

vieiido las

vuelven

á

encontrar su centro de ^'rave-

dad y una nueva linea de llotaciou aldfuiias veces encallan en las ¿,'randos profun;

didades, Kstos colosos do cristal se sin cesar

deben jiroducir en

.

el

airitándo-

suelo

ma-

rino formidables erosiones: de ello tenemos

una prueba en los montones de alj^as laminares que suben á la superlicie del mar, y


. :

2R

>'i

011 los

poros iimortns rccnuidns

oii Iris

Mr«.

Al.

pni

Nuestra provisión d'

tVosca so lia-

au'iia

(1

\(1|!

r.

I

kayak; mas no sin que uno de ra un L;ravo jieliy'ro. ('naiido

pliiyus

Uiscd.

(lo

,

.

cioii ^•roi'iilandosa

abofado, y para ronnvarla di lU'don do ('01,'or (iiia t\o la> moles do liioh) (|U0 llola-

i

verá

embarca-

la

no os

zo/.obra

I

liia

ello- corrie-

vol-

fácil

colocarla en su iiosicion natural: ha-

ce las veces de tlolador. y

el

tripu-

iiifoli/,

I

hau

puorlo

011 ol

Iloiuolcada por

.

Al'rln

la

rodiu'ida (lospuosil pedazos y ochada

t'uó

uno do

iiuostros depósitos: poro id airo

do este no

frió

masa sólida,

oii

luj'is

en coiivortii'la ou una

tardi'i

'pío

.

preciso dorrelir ver-

fui'

que

ponen

se

de piel do foca do las

l)o1as

soliro el

de airo

les

por

frió i|ue so d(>sli/an

eauíarotos;

los

mismo

plantillas del

aibiuirir

(|iiis(>

material

|)ara

el

suelo

ba

.

Nadie

tante de tan preciosa piel, niiicho

lo

bas-

hallar.-'i

los

oidores

los

dos

(1(^

r/ii s/iriinliil is

y

el

la

Ai'

abundan

ol

Sdiitah'—

Sunii/rri" ntoll issiiiia

Los naturales nos trajeron una infinidad arreboláronse para

la

mesa

parecieron i»\cidoiites.

á

bordo, y nos de la mala

á

posar

rejnitacion que se atribuye á oslas aves. El

pescado, entre otros

!

el

abadejo de

nada dejaba que desear des;_q'acia

canlidad:

la

mas por mismo de la

calidad:

no podíamos decir

lo

nuestros hombros (>staban

ocupados, que no liabian tenido echar sus rodos to á las costas i

las roca>

y una especio ^W trucha salmonada. Ií;;miraba di¿,'namo!ite entre los demás platos:

í

Las

linyeras

al

de la

mar. aun tan

tan

tienii)o

rico

de

jun-

isla.

canoas de lona de

do

la

roconocer

do

de furri/

A'(Jt.'ít

millas marinas

siete

como

do es arrastrada de

les

se halla

una

ó

dos

HerUion.

¿grandes servicios. rieron

mucha

nos prestaron

[lersonas.

Algunos

práctica en

oficiales adqui-

la

sur

al

do

lejos

allí

la

maniobra

del

faja

do

mo-

señalan.

hi(>lo (jue le

noche del

la

precisamente en

ó

1

.

después de obtener

datos satisfactorios para

la

roctiti-

de nuestros croniimetros. y do re¿xistrar á bordo la entro,¡.;a(le veinte y cuacacifin

nuii su la

marcha para

expedición conti-

Ritoiiboiik. situado en

extremidad sudeste del estrecho de Wai-

^L Krarup Smith tuvo la liondad de acompañarnos ])ara (jue nos fuera fácil ob

;íat

.

tener

al;.;'unos

porros

más de

como

tiro, asi

también un suplemento do carbón destinado

\'(ili'r:iso

al

Jones fué

.

y

([uo

á roco_i;er

capitán Loftus

ol

en

la orilla

izquierda

del canal (

llevábamos provisiones para tres

'orno

años, nuestros buques cala])an demasiado:

paño-

los

])uontes estallan obstruidos y ¡os

les

coni[ilo1amonte llenos. Temeroso de al-

líun

percance,

áo

muy

posible

durante

la

trecho

(te

bahía de Melville y del esSmith. mandé' preparar de anto-

mano

ol

car¡j:anionto de

travesía

la

cada

!

jiara

la

si-

,

puede ofrecer peligros cuan-

del paso,

tro porros es(iuimales. la

isla

especies

medio

Kn

podido de antiMiiano.

el

alrededores

aprisionaba, y

lo

tratamos

ó

á seis

al,i,'unos

en Disco una cantidad sulicionto

no liaco

Ku

la

tuada

e\i)odi-

muestra no

si

Inútilmente l)osiciou (>\acta

más du-

rion do

de

(jue

piel

jíracias á esto se salv(i.

indudalilo. y

una

iniporlancia

;

bastante destroza y presencia do ánimo para dos|»roii(lerse á la vez do sus pantalones

los lior-

radera que nini;'un otn^ cuero: la

Nuestro tuvo

serenidad

la

d(d puerto: la existencia de este arrecife os

como desea-

proveer nunca

se podrí':

siluacion.

peli^'rosa

lambioii

cpfíuios do viajo, poro los iiidiyenas no pu-

dieron proporciouarmo t;intas

iná>

la

compañero no perdió

cal/ado. útiles sobro

todo |)ara preservar los pies de las corrien-

do

en

y del saco do

tiendo sobro olla a^'ua liir\ieii1o. Coilipraiuos

lante (|Uoda debajo con los pies hacia arriba,

barcos y

los

depositándose en

ya

uno do los mes

víveres necesarios [lara un

esco^ji^idas

puente

las

provisiones

y arrc'^dadas en

Li^'laterra

el

m


ollo> rorriP-

I'

l;i

I

(I

ps

(Miilüircii-

vnl-

iVicil

ii;itiiriil

I

iiifi'li/,

lia-

:

Iripu-

h;'ici;i ¡irrilia.

•!

ion.

Nupstrn

cuidad; liivo do

áiiiiüo

-

i)a

US paiilalniíes prisiniiaba

rocduncci" 'i'

L'iii'ri/

,

uai'iiias al s((>

.

y la

si-

sur

ari'PcilV es

pi-isauícutc cu pi^linTos a laja

cuau-

de uio-

h


#'

Ă­

*^-

I!

il

#


.

,

.

(APhll.O

raso

qno rmf sf rn expedición obligada;^ desamparar los buques, debiera para

el

retirarse

pii

sur en

el

hi'icia

fardos señalados coa

una de

rían en

sus

en

i-'razer,

el eslreclio

se deposita-

Cary, en

las islas

Haíln, y los marcados con

el

B en

la

mar de

de (¡roenlandia

preferible á

la

en

víspera de su metamorfosis

la

gunos días después

tenbenk, sus hordas nonos dejaban momento de reposo: la calma de la atmósfera

mismo

brían todo

rstos insoportables insectos cu-

puente.

fd

«Tenemos ahora en

sido

primera de esas estaciones:

la

ora :M'cesar¡o preservar nuestros depó-

V cinco en

de

([ue llenan los estrechos

esquimales sjüvajes que habitan

entre

el

cabo York y

bahía de

la

Kl tiem])o estaba sereno,

y se;;-uimos

hi

aunque brumo-

sur de

costa

la

de

isla

Disco avanzando entre numerosas monta

ñas de hielo:

el

Ki lle4,'amos

á

Ritenbenk

mañana, y se echó el ancla en un fondo de diez y siete brazas. Esta

A las once de

hi

colonia data de IToT); tin, (jue diri/^na

el

entonces

ministro Berkenlos

asuntos ^groen-

landeses, se entretuvo en trasmudar las letras

cuales

la

de su nombre, bautizando con

nuestros fardos,

Profundo, y expuesto á los hielos flotanno era muy seg'uro. Mientras

nuestro comisario

acabalia de

hacer

sus

les

conduce á

y ladran estrepitosamente, produciendo un ruido atronador que interrumpe de vez en cuando algún aullido lastimero. Las jaurías se componen de individuos comprados en diversos puntos, y los más de ellos extraños \mo á otro; sus el rey de cada una de ellas está atado ;

subditos y subditas, agrupados al rededor, se echan á sus pies.

mucho que hacer gobernar sus vasallos, cuyas hembras

Estos monarcas tienen l)ara

tes, el anclaje

mi

dice

parajes desconocidos

él la

iiueva colonia.

.

corredores por los

entre

circula

se

parecen comprender que se

Hartstene so,

Alerta

esquimales, y veinte Drscifbicrf 'i '.ef^tos animales,

diario, treinta perros

mas

los

cuando leva-

fovorecía sus e\oluciones; y

mos ancla,

hubiera

Al-

.

hallándonos en Ri-

.

sitos

las costas

se

distinguen sobre todo por su instinto va-

gabundo; y para mantener su autoridad, les

se

ve siempre tirar con furia de su cuerda

compras, algunos compañeros se dirii^ieron

gruñendo sordamente, porque esperan an-

un punto inmediato, situado en la costa noroeste de la isla de Arve l'rins, donde abundaban mucho las urias, según se nos

decidir quién será

á

dijo;

*

20

II.

tos

cabo

el

de Smilli. El

continente

Los

botes.

A

letra

|¡i

.

y volvieron por

la

noche

muy

satisfe-

medirse con sus rivales y

siosos la hora de

el

jefe

supremo. Cada

cual ol)tiene su rango por la lucha, y sólo

una larga

combates puede estable-

serie de

más rabusto y

chos de su cacería, travéndonos setenta v

cer la autoridad del

cinco de estas aves, entre las cuales vimos

autoridad que. sin embargo, no se respeta

algunos pico Tordii)

.

Ya

tijeras (/I.

BrinmiiliH y A.

no debíamos

aves desde Waigat. polares difiere por

de

la

al

rededor de

especie afine

\a\

ver

más

uria de

los

estas

mares

su pico corto y grueso .1. Iroila, tan común

las islas

Británicas.

vuelo no sería posible reconocer

la

En

el

diferen-

los

estanques de agua dulce de

God

hav' n isla de Disco) habíamos observado

una enorme cantidad de

larvas de mosqui-

motines

estallan

fomentados por algún ambicioso, do observa que

minuye

por

de pelear es existencia. '.as

el

agrada

el

tumulto

los,

conservar

hembras, bastan

ejerce sus

;

el

A

afán

condición natural de su

la

Para

la

los

reina favorita, que, excepto

juicio;

cuan-

vigor del soberano dis-

edad ó por otra causa.

la

estos perros les

entre

cia de estas dos aves

En

mucho tiempo, porque

atrevido,

disciplina

dientes de

el

la

caso de ce-

prerogativas con

no poco

hasta se ve al rey someterse sin


.

.

80

VIA.!i:s Al

proleslar cuiuido

la

IMPI.o

MUlTH

faltó

y poco para que sufrieran graves averias.

Al

atravesar por Atauekordiuk reunie-

botos do los pescantes exteriores

pareco ciki-

soljcniíia

1

Jarsc. K(-(l('rico

¡

os(|uiiiial.

ol

lioiiKts

([UÍími

;'i

.

Jaurías, dcscnipcña sus l'uncioucs liastautc

con nosotros cinco kayai<s y un umiak tripulados [)ormujoros. (juo remaron largo

ilion. Su rostro, ^•nuido y aplaiuulo, aunque do aspecto Jovial no tiene nadado

iW ofrecerles bizcocho,

contratado

para cuidar de las

Liovcly

(mi

roMS(>

tiempo Junto

,

l)Ut|ue.

al

Tuvimos ol

cual

ol líusto

recibieron

I

muy

hernioso: pero nos lian dado

luionos

infornios de esto indi^^ena, y tiene ]>recial)le

VA 17.

la ¡iia-

Suponiendo (|ue el Valeroso no podría camino entro los hielos con sus grandfvs ruedas, habíamos renunciado á to-

VhIo-osd se habla

'".i

.

soi)arado de nosotros

'

para car¿^ar su carl)on al oeste

mos J

iCÍa

m

al-^unas horas

l.is

minas situa-

de este mismo canal. Nos

vela

á la

la

samos en

costa norte innumeraiiles

la

hici-

coa un viento sur. y á la bahía de Svarte \'ogel di\i-

entrada de

\irias.

El Waigat estaba ocupado por montañas de hielo y fraiíiuentos, qu(> desprendidos del glaciar inmediato de Tossukatek y arrastrados por

hacia

una

desemboca sobre

Su

fuerte Jirisa

noroeste á

el

trav«''s

la isla

,

dirigíanse

del fiordo

que

de Arve Prins.

un blanco

color, de

del glaciar

y aunque

temperatura del

r."í, no había corroído lo moles para alterar su equili-

las

Sumamente

brio.

irregulares por eliieríil.

asemejábanse á enormes témpanos redondeados por

el

deshielo y unidos

más bien

te, ó

deben bajar á casi

de

nn

la

i'uerza

tabular de

glaciar

gida en

las

nuevamen-

á esos ríos congelados que

vertical; algunos

perficie

los

por

un

])asadizo

presentaban

que

se

la

su-

desprenden

cuya parte anterior, sumer-

aguas, forma ligeros ángulos.

Las más grandes de estas montañas do hielo apenas medían cincuenta pies do altura; pero su

número bastaba para que

travesía fuese peligrosa. dificultad

^—Jii.

,

da esperanza de (Micontrarle, tarde

No

lo

ca do la

la

previendo esta

habíamos dejado suspendidos

los

iioro

por la

vimos anclado trauíiuilamente cer mina. Después supimos que había

descubierto un canal bastante l)ueno cerca

de tierra, ("onio deseáiíamos conliarle nuestras últimas cartas,

mandó

virar de bordo;

pero una esp(>sa niebla nos hizo temer

la

Alerta y la iJi'sni.bierld y hubimos {W renunciar al proyecto prosiguiendo nuestra ruta húcia el norte. A separación do

la

media noche, despr.es de atravesar la parta más obstruida del estrecho, el viento la

bruma

siempre y buques á una

persistía

fué necesario amarrar

los

montaña de

impedir que deri-

vasen

hielo para

.

Hallándose en nn buque de vapor, nada

de

fuese

suñcientc

la

abrirse

calmó; pero

sucio terroso, in-

dicaba que en otro tiemjto formaba n parte

agua

carne del buey almizclero y pes-

uiuy toniprano, salimos de Riten.'

das

s()lo

cado aceitoso

j'k'sri'li/críit

la

couuM'

ventaja de no estar casado. »

beak A todo vapor, gobornando al norte Waigat y remolcando por el estrecho á

con alegría, como gente acostumbrada á

es tan sencillo

desde

el

\vav\\

bauprés

ol

marinero como bajar

medio de una

al hielo, jior

escalado cuerda, y evitar las puntas demasiado agudas de aijuol: pero si ha de

una eml)arcacion no es tan fáuna montaña do hielo. A fin de lijar un ancla y una guindaleza envié una lancha hacia una do las moles que infundía más confianza; y á pesar del mal estado do la «montaña*), que comenzaba á desgastarse, un hombro pudo llegar sano y salvo hasta la cima; pero al primer hachazo, un enorme trozo se desprendió y rodó al mar, por fortuna bastante lejos de la embarcación y sus tripulantes La parte servirse de

cil

,

al)ordar

.


.

.

c.apItuLo

iTiorcs

y poco

,

ivcs averias.

I^cnlluk rciiiiic-

equilibrio de

rciiiaroii lar^^o

sus cainaradas, maniobraba

icostumlirada iiiizclero

pero

la

una ardilla en su jaula circular; comedia no dejó de ofrecer peli^^ro

para

el

actor.

Una

y pos-

Ku

Wai^'al y en

el

todos

con sus

¡'i

en

impelido por

irnos (jiio liabia

de bordo;

lizo

louior

la

Ih'sinhiciiii

•royecto prosi el

i

lio,

A

norte.

avesar

par-

la

síonipro

y

una

;i

dori-

(lir (jiie

va¡)or.

'

nada

como bajar medio de una

ro

s

puntas de-

libro

lia

de

no os tan

fá-

si

A

liiold.

lili

daloza envié

moles que

í<

>esar del n

mal

primer

sano lia-

losprendió

y

ante lejos de es

,

La

parte

iiorlfí.y

al

mucbas molas ráfa-

la

i)or

en

mañana

la

Svarton-lluk

cabo

(el

permitiéndo-

niebla se disiiía,

y

di-

de

tal

modo

idénticas por su l'orma y color

I

á

lo

largo do esta costa, que en tiempo ne-

buloso sería difícil hallar

el

camino.

Entre Kingasak y Tukingarsuk

mitad

lacia la

pasar

fuert(>

vien-

el

sudoeste os roomi)lazad() por

to del

una

corriente de mar(>a que nos obliga á

marcha, y entramos en el puermedia noche, remolcando á la Desrubii'rtii Los habitantes, con sus abi-

gas del sudqsto; mientras que en la isla de Haré, por el contrario, vimos muy pocas. Casi derretidas ya, erraban en un mar

acelerar la

donde

termómetro marcalia 4", .">; las profundas ranuras que los surcaban indicaban sus antiyuas lineas de notación y los

garradas vestimentas, nos esperaban en

frecuentes cambios que liabian sufrido.

llegar al anclaje directamente por el sur;

el

clima producida por

exposición de cada

que costean

el

una do

las

estrecho es délas

la

cordilleras

más

nota,

ya señal de nieve en la costa de Groenlandia que da frente al Mediodía; pero aun s(! conservaba en las penbles

.

Kl

1

S no había

dientes do la isla

d(>

lUsco. l)osdo la cima

to

hacia

.

la

formando pintorescos grupos. Según la carta marina, se creería posibhí ])laya,

poro

un

arrecife oculto liajo las

aguas

cier-

canal y ol)liga á los buques á contornear un islote para inti-oducirso por el norra

te

(,'1

en

el

pequeño puerto

.

Como

el

mar

era

muy

profundo por todas partes, excepto sobre un banco ([uo liordoa la costa, nos fué necesario

un

an-

piloto para llegar al

sucesivos de

poco seguro y muy pedregoso Durante la noche, el viento de mediodía so-

formando cascadas de hielo que imitaban una escalera de gigantes cubierta de enormes moles erráticas. Estas

pla con violencia; las cadenas rechinan contraías rocas; pero las anclas resisten bien

Sjde sus glaciares perpetuos, cristal

descendían por

algunos

ios i)isos

ríos

de

las altas tierras,

l^escarpaduras heladas, con sus nieves sus-

Ipendidas, no presentan morenas al pié, cosa que no he podido explicarme.

comenzaba

lo lle',''ar I

J

viento

el

luquos

.

amonfoiíadas de este modo por

les

Jja diferencia del ^tía

viento, acumúlase

del (íanal baliíamos encontrado

corea

coiidarle uues-

i

el

donde este cesa

el sitio

al

rigirnos á Proven. Las puntas do tierra son

la

entrada y s(> oxtin^'iiou nienudf) antes de haber recorrido toda la lon^uítud del i)aso; el liíelo,

lülaiiieiile cor

.'irar

rapidez

11),

nos ver las islas de Skalo y Kingasak

por altas colunas, las brisas

son del todo locales; soplan con fuerza ;'i

pero por Ja

te 1)110110

del

Ituena brisa del sudoeste nos condu-

Negro),

canales

los

podi'ia

üiuiicíaclo á to-

(\

ce con

i'i

circunscritos

líelos

corriente.

ble en aquella superllcio resbaladiza; pare-

roi'iliicron

lio

risa de mejor posi-

lo

¡4'iisfo

cíanos

'oso

Italan-

pobre marinero, que, con ^ran

iiiuialv

iviiuos el i'iial

montaña; y vimosla

la

!Í1

II.

duiudel rioMakkali, (|ue baña la península do Nursoak, distinguimos á la distancia {](' cinco ó sois kilóniotros las aguas grises y cenagosas, cargadas de aluviones ó imItelidas aun por la fuerza de su primiti\a

el

eearso de adelanto atrás, llevando siempre al

ytiu

iiKs '

desprendida era sulicionte para cainl)iar

Kn ambos los

lados del estrecho, algunos do

más pequeños

dos aun,

lo

variaciones

torrentes parecían hela-

cual era debibo, según creo, á

de

temperatura

.^locales, pues al cruzar por

onteramento la

desemboca-

claje

,

,

En Proven no hay más que ciento seis En la época de nuestra visi-

habitantes.

ta la colonia estaba administrada por el go-

bernador Moldrup, sequioso

(jue se

mostró

muy

ob-

para completar nuestras provi-

siones.

El puel)lo está situado sobre gneiss;

las

que

se

ven más

una

isla

al sur,

y

de la


•M

MA.ii:-> Al,

^'i'au

pnniíi^ula do Svarlon

Ijiíblciwiilo (lo isla (le

Una

I!\iU.

formación análoga

Disco y de

hi i)onins\ila

línea tirad" dosdo

ol

;i

la

do

la

do NnrsoaU

esto

Proven, v continuada

trav(5s do

son pro-

al i>ii

int(>-

<iliri'n

y

menos antiguas

las rocas

.

Las

mon-

tañas, sucediéndose indeíinidamonte por norte

:'i.

largo de

lo

flancos corroídos por los hielos

las

Al (letonernie on Proven landí^s Ilaiis Iloindrich.

ca anterior,

otro, á los cata-

1

!

uii'is

blandas.

estas cubrían

En una

les,

Proven; lodala

algunas de

siones: la tos

y

ra de

ellas

mayor

sienitas

.

panado ya A al

mar; poro

al

ver desde lejos

toso

.

Hans práctico

es

un excelente cazador, y

en conducir perros.

En

cuando acompañó á la expedición del doctor Kane. apenas tenía diez y nueve años: después de prestar inmensos servicios A sus compañeros durante su larga invernada on

al

nor-

la

de

mo-

Smith se casó con Morkut hija do Shan gu, una <auontañesa polar» que le había cuidado durante su enlermedad en la bahía

de prodigiosas dimen-

Mucho

falta

rica

para que

como

la Bef/d'i luinn ü

la

la llo-

do Disco:

abedul ena-

bahía

Reussolaer,

on

estrecho

ol

,

de Hartstone; y á consecuencia de este enlace abandonó al doctor Kane cuando este se

vio precisado á

desamparar su buque

para volver en un barco á Upernivik

Algunas bandadas de

prestar sus servicios á bordo con su

zona Ártica

.

saxícolas [Sajcicola

cenante) revoloteaban sobre las rocas cerca

do

.

co años después

la

muy

185;j,

hay

;

i

el

Las emberizas de las nieves no escasea])an on los nidos vimos numerosos hijuelos cubiertos ya de pluma.

no de

U:

en

osta1)a

expediciones americanas

Iros

do Smith. Cuando llegamos

estrecho

isla está llena

parlo son gneiss, grani-

Proven sea tan

pero alninda

épo-

probablemonte

todas las colinas do gnoiss que te do

qno halda acom-

mujer, anunciíuios que nos seguiría gus-

clismos que borraron todo vestigio de las

capas terciarias

mi principal

decli-

capas horizontales,

modo ú

.

erráticas.

estralosdo diversos coloros y las columnatas de basalto ¡¡rueban que el suelo se ha

de un

r/icii/t, cheii/i.

objeto ora solicitar los servicios del ¿íroen-

los

sustraído,

todas i)artos rosonalia su

jior

conocido

nuestro buque volvió apresuradamente, y después de una breve entrevista con su

y sus

ves culñertos de enormes moles

Las mesetas del sur.

el

costa, presentan sus

la

la orilla:

l)ien

hr MONtAÑR*!* Mili, u-

rior, serviría casi de límite entre los granitos

do

.

ooslo á ol

poic) Nimii

le

encontró en

y su hijo

,

,

on 18G0

el

,

el

doclor

cabo York,

('

.

Cin-

Hayes

invitóle á

mujer desembarcando á esta familia en


capItulo

partos rosoimlm su

lS(i Diez años más Merkut y sus tros hijos volvían marchar con el capitán Hall; contáronse en el número de aquellos á quienes un '^<.)\\ic de viento separó dol Pulavis, y (juo duran-

Upornivik en

Haiis,

mi

)V(Mi.

pniicipiil

'M'VicioS (1p1 ^TOPIl-

q>in

,

tardo,

liiihia

acoiii-

te el

¡'i

invierno de 1K72 á iHT.i deri-

larn:*)

varon

una mole do hielo desde

sol)re

trecho de Smitli hasta

de íudson. Hans I

varon il

la

el

es-

el

sur del estrecho

y su compatriota

.loe sal-

vida do sus compañeros merced

esfuerzos ínlati^ablos y

¡i

su destreza como

cazadores de focas.

Después do haberse despedido Hans de su familia salimos de Proven en la noche '

dol 21

raos

¡'i

tiempo estaba sereno, y ¡'vanza medio vapor remolcando la JJcs;

el

,

nibñ'rla.

seguimos w'

^ loiies

iimericaua.-,

"^naiido

lle¿^-aiiios

y itrfivista con su í)s son-nina <r„s_

un

piloto,

canal interior, á travos de las

el

ieioii

t'i

mar

hasta

una

ni-

el

altura de trescientos

cuatro cientos metros

;

estas rocas, de

una un

inconcebible riqueza de tintes, forman contraste singular con los glaciares

>s

y^

el

qiip

;l

sus

de

punta

ordenar

botes,

el

y que

bruma que me

obligó

regreso á los tripulantes de los dio al traste con la ciencia de

nuestro piloto groenlandés; solo con xilio

de

la carta

el

au-

llegamos á Upornivik, cu-

yas casas no podíamos distÍTiguir á

ciori

niebla.

la

mañana,

á las cinco de la

sin

quo nadie hubiese echado de ver nuestra presencia; dos ó tres montañas de hielo, encalladas sobre el banco que presenta el anclaje durante la marea baja, ocupa;, la

mayor parte

del puerto

;

este

mismo

banco,

al

ro

escoltaron durante algún tiempo, y apode-

cuencia á

ráronse con destreza de los víveres que les

é invitóle á

con su mujer esta familia en

I

el

anclaje no puede ser

el hielo flotante

los

muy

segu-

debo obligar con fre-

buques á cambiar de posición.

En üpernivik vimos al gobernador

Flies-

A media noche nos hallábamos frente al hermoso cabo de Sanderson's Hope, donde nos detuvimos un par de horas; nuestros

gleses desde que se emprendió la primera

gusto de entregarle un regalo de vajilla de

cazadores se apresuraron á saltar á los bo-

parte de sir Leopoldo Mac-Clintock,

vacías.

:|

y

cher y á su esposa Sofía, la amiga tan justamente apreciada de todos los viajeros in-

había

buque

mar, ,

botellas

bahía '||

occi-

á juzgar por su escarpadura, debo ser la

encuentro dos naturales en su kayak. Nos

la

pernivik. Cin1 doclor Haves I"',

"

la

le

su

íi

cadas del campo de hielo, sean arrastradas

iciadeeste enne cuando este irar

hembras, que detondieron

sobrevino una espesa

dental, cuando vimos avanzar á nuestro

regalamos, arrojándoselos atados

dad en

las

enérgicamente su propiedad picando con fuerza la mano del ladrón. Poco después

que Sanderson's Hope forma

Shan

(lo

do

debajo

morena de un antiguo glaciar. En la primavera, antes que los /loes, ó partes desta-

estrecho íiijí'

y

resca bahía de la isla de Karsorsoal-:, en la

invernada en

i

'1

trepar á las rocas

nos trajo algunos, cogiendo varios hasta

muy

dol doctor

servicios

A pesar de la marejada,

185;^

nuevo años:

V

caer de los nidos.

un cazador consiguió

«mar do hielo» Pasábamos por delante de una ¡¡equeña estación situada en ia pinto-

cazador, y

Km

al

pico-tijera, especie

Anclamos

escarpaduras de gneiss

.

i'os.

cinto y dos urias, y no

ningún

dioso: magnificas

elevan perpondicularmente desde

ciento

vimos entro ellas que se asocia con aquellas aves en Ritenbonk. AI acercarse nuestros bmiues, mihís do volátiles ompnmdioron la fuga tumultuosanumto, tro pozando con sus huevos, queso rompieron \

metros do distancia á causa de

.

vel del

ísuradaiiicnte,

h bordo

más que

numerosas islas diseminadas en el mar entro Proven y Upernivlk El paisaje es granse

ver desde lejos

1

¡'i

Como teníamos

j

3.1

II.

aml)os ])uquos no trajeron

tes,

¡1,

porque es fama que en este punto

abundan mucho las urias; pero el botín no fué tan rico como hubiéramos podido esperar,

sobre todo

comparándole con el de nuestros predecesores. Los cazadores de Tomo

I.

expedición en busca de Eranklin

¿Pensarán algunas veces

:

tuve

los viajeros

paso en los largos períodos de

frió

y

el

de

oscuri-

dad que los residentes daneses atraviesan en Groenlandia? Disco y Ritenbenk se hallan bajo la misma latitud que Iglulik, don-


34 (lo

.

Eduardo Parry inverní^

lH'j:t,

y

lii

(iiKí

Tierra del

ontrcí

'vy

doiulí" so pordiíM'Dii lus hiKiuos

VIAJKS

Al,

\H'¿1

y

(í\iill(>riii(),

de

l''rankliii.

Upeniivik no fisaponusmiisinoriilioiial el ostrecliü

do Laiicastcr

expediciones

Para

liul)ieroii

los (ixploradores

,

en

o\

que lautas

do pasar su invierno.

(jueaun conservan

calor del sol natal, lauíonolonia de ble estación

que

(jiu!

se sabe

la terri-

de antemano

soríi

tan helada y lúí^-ubrc, niitipise considera-

blemente por

el

encanto déla

novedad;

dia del sur),

con

mat(>rial

ra

mejor éxito, y

hallan establecidow lo

larfxo

paternal del

el

^^o-

fíios

sos olira

hoy delinitivamente

do a(|uolla

,

de

los

inhorentos civilizados,

i'i

costa

y de

reli;,'ion,

todos los privile-

las costumltres

VMa

A

inhospitalaria,

bonollcios do la

la ley

política

neros ([uo so han sucedido hace

de los pal

ilustrada es

do los a^'ontes oliciales y de

sable itaciencitt

i'i

de Tier-

bierno se ojorce con tanta sabiduria y benevolencia para los naturales, que estos se

menos de inspirarnos cüumisoracion

los

los esquinuiles

la so])erania

dio.

valor

la niojora

Sus esfuerzos han oblenido

año anterior. Su existencia os vordado ramento muy desagraciada, y no puodon el

la

ocnpail»

lian

perseverancia do

y moral de

V(!rile.

del orden

empleados y misioneros que tienen de resignarse ella.

dañosos so

los

inlati^^'ablo

disfrutando do

del

I

Desdo 1721, fecha en que se fundó

colonia de K;;eda, en fíodhaab ((iroonlan-

poro loa i'ülonos daneses, siempre aislados

no tienen más distracción que la de comparar la tristeza de a(|uolla oscuridad con iii

.1

NonTK.

sufrir l¡i en pequeños n;nipos, ol)liu:a(los repetición anual d(> una noche de tinieblas, i'i

ñ

l'OI.O

los

misio-

y meSus desinteresados trabajos, su incan-

y su oscura

si;4;lo

abne<.|;acion.

son una de las glorias de Dinamarca.


qne

so

liiial)

so

liuii

do

iciii

fundó

Iii

((inir'iiliiii-

ocupado lii

lucjor.'i

i|uiiMidos doTi(>r-

luui oldoiiido

CAPÍTULO

(<l

ipatfirnal dolf^o-

III

sabiduría y Lelos. (|U<'

OSIOS

S(>

eliuilivauíouto

Siilidii dii

de lareli^'ion,

3S

odos

5

— Niivcíjnrion

difícil.

—Ln

Alerta loca (om\o. —f/iclo

Ai/una del iVoríc,— Niiliirnlcs drl cnlio do

centro.

ilcl

Lii Imliíii

do Molvillo,— El

York.— Costil» do Huvcrioy.— Islas

Ciiry.

— Islus de

«»

de los pai

ilusfrada os

y de

los luisio-

liace si¿,'lo l'iíjos,

ira

líiK

los ])rivilo-

Miliros

ica

y

Norlliumburlniul y de Hukluyt.— El cubo Alojimdro.

inhospitalaria,

í

Upornivik.

YoiU

ciihf)

¡i

y

nie-

su inoan-

al)n(!,t,^acion.

iuaniarca.

Salimos

do Upornivik on

la

nocho dol

22, después do haber hecho ol)sorvacione3

íi

causa de

luz

la

hielo. El perfil

para rectiticar nuestros cronómetros.

Una

mente deprimidas

mar nos

obli-

tas do su

espesa niebla procedente del

gó A cambiar do dirección; y con ayuda do un piloto esquimal nos aventuramos on los canales estrechos y complicados que condu-

agrietadas,

las las

Kanfi^itak:

estos ])asos

pintorescos.

lu'icia

nosotros,

y cubier-

que indican

las

ondulaciones

Con gran sentimiento nuestro, neveras de la costa quedan ocultas por

dol suelo.

solitarios son

i'i

snmamento

mar de

blanquísimo manto, ofrece como im festón de eminencias redondeadas y

Primeramente se penetra en un desfiladero pedre^'oso que

cen

reflejada del

do las tierras altas, ligera-

pequeñas

das en

islas

pedregosas

disomina-

tegida por su cristalina faja, la atmós-

y ¡I su vez circuidas de innumerables moles de hielo, tan claramente reflejadas en la superficie líquida, que es difícil distinguir los huecos intermedios. Todo este paisaje está brillantemente iluminado por el esplendoroso sol de media noche. Nuestro piloto había prometido guiarnos sin obstáculo hasta más allá de Kangitak; en Upernivik nos siguió sin murmurar y su kayak fué izado á bordo pero después notó que se entristecía íi medida que iba prolongándose la distancia que le separaba de su hogar. Seguramente nos hubiera abandonado, dejándonos sin guía en aquel laberinto de islotes y nieblas, si no hubiese tenido la precaución de encerrar su kayak bajo llave. Convencido de que la fuerza estaba de nuestra parte resignóse á cumplir con su deber pero sin

fera es trasparente

el

apenas tiene cincuenta metros do anchura;

á

la izquierda,

algunas som1)rías rocas pa-

recen estar suspendidas sobre los mástiles;

mientras que

<l

la

derecha

las orillas se re-

cortan, dejando ver la tierra lirme bordea-

da por una línea de escarpaduras do tresLos

cientos metros de altura.

p:ir>'antescos

pórticos do estos fiordos, cortados por los ciares,

y que interrumpen

la

«gla-

uniformidad

do la costa, presentan líneas do estratifica cion admirablemente simétricas. Es^e pasadizo, do cuatro kilómetros do longitud, se

ensancha después convirtióndose en un extenso mar interior sembrado de hielos flotantes.

En

el

Océano todo está oculto bajo

densa bruma, tanto que apenas se reconoce la base de las islas nai'is próximas; pero en la dirección de Groenlandia, prola nuls

y todos

los

objetos se

distinguen de una manera maravillosa; sola la linea del horizonte

no se define bieu,

el

litoral

,

,

;

,

.

menor entusiasmo. El buen tiempo nos secundaba tan bien,

que permanecíamos encerrados entre

las


W

VIAJK8 AL POLO NORTK.

orillas;

I

poro

fratAbamos de arprcariios

si

'

i'i

la alt:i

la liniiua rjot

rodeaba

al [tuií-

t(i.

mar, ("erra de

K!iii¿,'¡tak, la isla iiiA»

exterior

dfil

^nijio, nos

quo aclarase; <i

vimos oidí^dos

la

veces nos ocultalia

eada

¡i

proa.

ii

esperar

niebla era tan densa (lue

Kii

la ¡>>si

vano

(

me

niu^'una montaña de bielo

i!

Habitándose disipado lal)riima. al piloto, (|ue

parecía ele

ra hacer cumplidos, y se siguió avanzandd.

que prodiician remolinos

jH'lif^'rosos.

Después de haber honleado lentamente durante seis mortales horas, y como aclarase de improviso, divisamos dos esquimales,

cada uno en su kuyak. que remaban cerca del fl

liuque.

Todo estaba tan tranquilo

al

rededor de nosotros; y tan falto de vida nos parecía aquel nebuloso o<.'éano, que es-

me

ta súbita aparición

extremeció; pero

los

pobres diablos no debieron experimentar

menos asombro al ver nuestros buques surgir de la bruma. Después de un breve coloquio con

Petersen y nuestro piloto, consintioron en conducirnos á un anclaje.

Avanzando poco vapor

detrás de los kavaks, con

y sonda en mano, sentimos de

pronto una violenta sacudida:

el

buque

había encallado. Por medio de la bocina ordenó inmediatamente al oíicial de guardia do la hi'xi'tíbií'rfn

que

se

nuestro buque,

la

ra antes de

que

.se

detuviese; pe-

hubiera podido aligerar inversión de la marea

le

A

l;i

,

niente intentar

no seguir

(juo

neando

teniendo

al otro buque junto ¿i nosotros suuna guindaleza. Aprovechando esta detención forzosa sal-

el

paso del I/ielo drl rcntia

la

ruta ordinaria, contor-

bahía de Melville.

la

Kn su

conse-

cuencia, los dos buques gobernaron hacia oeste, compitifMido en ligereza durante su marcha en diníccion al cabo York; en el

encontramos una do cena de montañas de hielo Pasada la media noche cuando nos hallábamos á cien kilómetros de las islas Brown tocamos de este trayecto apenas

,

,

pronto en del

el

mar do

¡liólo

BaH'in.

había variado de

tlfl

mos en

el

coi/ru

(1), ol

La temperatura

campo de

pack

del agua

2" 5 á ü" 5; á la

una y

mañana penetrába-

treinta minutos de la

hielo,

compuesto de

jiorciones desprendidas

que dotaban libremente, y las mayores de las cuales no llegaban á cuatro pies de altura. Las primeras moles que divisamos podían medir unos pero

tente, fué preciso

|i¡i-

cuatro, al pasar entre las islas

doscientos

bruma era persismantenerme á la capa,

se delu\(»

Brow ii, un mar libre de todo olistúculo. Kl bannnetro marcaba buen tiemim lijo, y como estábamos bastante h'Josde costa groenlandesa parecióme más convelas

mo

la

no

navíígi'ibamos en

bahía sujetado sólidamente á la costa. Cohabía poco fondo y

¡'i

nor avería

de fondo, y las moles encalladas estaban tan cerca de tierra,

la roca de norte sur. Durante la alta marea se llame) á los rezagados, yantes de incílio dia el bucpie tlotaba do nuevo sin haber sufrido la me-

despedimos

ífible; toiiiamos cien brazas

I

atraviesan

de anclar:

bierln, reniol-

traté

tante grandes se ven vetas de cuarzo que

el

cincuenta metros de

hielo

estaba podrido

y

ancho; ofrecía

poca cohesión. Conservábamos la línea recta en cuanto era posible, apartando los pe

servaciones con el magnetómetro; mientras

queños fragmentos sin más perjuicio j)ara nosotros que una detención momentánea del buque y algunos arañazos en sus costados; cuando una mole más grande oponía

que

mayor

jeto por

tamos en

tierra:

algunos

otros, provistos

oficiales

hacían ob-

de sus carabinas, cor-

resistencia,

manteníase en equili-

rían en busca de alguna caza.

Se raataron eideres de dos especies y cogiéron.se algunas hembras en sus mismos nidos La isla se compone de gneiss rojo; en granates bas.

(I)

Hielo del centro, ó pnk dol miir de Butíin,

p.s

unu vastu extensión do hielos Holunles do todus Ibi^miih y diverso origen, más ó menos ucumulados y soidudo.-^ entre

si


hapItui „

''tas »rt<!

sur.

i'i

s(>

í

cuarzo quo

(Ifl

llaiiK^

<'<l¡i)

(lia

;'i

los rc-

«•!

hiKjiic

sufrido la

l'f'r

iu(._

ilisipado lalinuua, K'

Sü (hiluVO

111)

J»¡|-

si^'uió avauzaiidn.

rn las islas Urowii,

do todo ohs-

Iil>ro

rcal)a Itucu ticuiiid

•asíanle h'josde

más

•ciúino

la

coiivf-

Ilielo del centra •rdiiiaria, ill<'.

contur-

En su

coiiso-

^TobeniaroM hacia

lipToza duranlo al cabo York; on ontraiuos lo

una do

Pasada

lallábamos

"own

la nie-A

cien

tocauíos do

,

'"/'•o(l), el jnu-k

peratura del '•"

a^'u;i

la una y iñaua penetrábalo,

'>;

ílotabau libre-

10

las cuales

lura. 3ilían itros

drido

no lleLas prime-

medir unos de ancho;

y

ofreciii

á

brio

parar

momentánea

is

íírande oponía

líase

1

mor

itos (lo

en equili-

fio

Baffin,

(odas

ps

(bi'niiih

mullidos y soldudcs

l:i

pncí á otro

las

moles alcanzaban dimensio-

nes formidables, midiendo aliruiias veces hasta mil

odiociiMitos metros de

anchura,

cuando no más; do modo que oblicuaban otlcial

cioso cuidado los pasos

al

más minupor donde debíamos

vigilante á elef,'ir<'on

el

37

III

te del

l'it/i/ir drl.

|)uen1e, sin

poco

dad,

que

hielo es

muy

se extiende al rededor del

difícil

indicar

buque,

una ruta normal

si

no hay ninc'un objeto saliente que sirvado jalón, y por lo mismo di orden de poner

una brísenla en

el

puesto del vigia.

Al;.íunos estrechos canalizos de a^'ua bre, te?,

el

que

se diriy:íaii del noroeste al

li-

sudes-

nos permitieron avanzar rápidamente; y *¿1, á las ocho do la noche, habíamos

recorrido cien kilómetros á través del pack.

Kl hielo no

nunca

liastante compacto temor do quedar ajirisionados; pero siempre nos costó mucho íw''

l)ara inspirarnos el

elegir nuestra ruta. Los bancos

más

c'i'ue-

no excedían de cuatro pies de altura, /iummüc/is,6 restos de hielo acumu-

lados por sucesivos choques, elevábanse á

más de dos metros. Poco á poco los canales ser más anchos y numerosos, y en vista de ello modifiqué gradualmente

comenzaron á

nuestra ruta, acabando por gobernar directamente sobre el cabo York. A media noche, estando á la latitud de 79"

t»'

N. y á

la

longitud de

(55°

30' occi-

dental, á doscientos sesenta kilómetros oes-

.\

basta para

bioii

más pesados y

por ser

do guar-

decir ver-

llegar á sor

jóve-

(!stos

los hielos

quo,

mayor

altu-

llolar á

deben respetar, y los que la proa puede golpear impuiiemento. Por otra parte, si se comete una equivocación, tanto peor para los cronómetros y las personas nerviosas á (|uienes un choque hace subir ra se

cubierta [loseídas de imiuietud.

la

La temperatura

timelro,

Cuando desde la cima del palo examina el inmenso desierto de

del vigia.

muy

nes distinguen

partida á travi^s de aquellos tortuosos pa-

se

ayuda tiempo

práctico en las cosas árticas, y

che es

mavor

el oficial

pre-

.so

dia dirige la maniobra, p('rmaiiecieiido en el

Kn este vasto hiberinto no encontramos más que una montaña de hielo, y auii(|ue peiiueñii, fueiios muy útil como punto de sadizos.

diablo, el hiido

senta tan es|)acíado, (|uo

á

deslizamos.

jiero los

zos en sus costá-

Milviendo

este

compacto;

ipartando los pe 911

á po(;o

modo hablamos abierto camino en el i)acU en un espacio do cincuenta kihuuetros; pero el hielo era cada vez más l)()

sos

perjuicio ])ara

iiiái|MÍna,

la

lado.

inios la línea rec-

lis

poco

la proa;

otros restos so amontoruiban al rededor, y esta acumulación del hielo oblicuábanos á

i'i

compuesto de

travos de

'/;,

grado,

mar durante

del

y en

la

sui)erllcie

la

no-

.so

for-

ma

una costra de hielo de más de un cenlo cual demuestra que la salsedumbre del Océano no es muy considerable en e.tos parajes. Al acercarse

la

mañana,

auii antes del deshielo del día, veíanse iiu-

de

niei osos espacios libres

arrastrado

el

tlondií

había sido

hiido do formación reciente,

quedando en su lugar un cristalino lago en el cual se reflejaba el aparejo y la carena de los bu(|ues, con tanta lim])ieza quo era

difícil

distinguir

la

ilusión dr 'a reali-

rechinamiento de romper las delgadas capas de hielo era lo único quo nos distraía un poco en medio del silencio de muerte que reinaba en aquellas soledades, silencio no turbado por los centenares de urias que nadan cerca de nosotros. Estas pequeñas av- ristribuídas en numerosas bandadas, mauircstaban la mayor conrtanza, y solo cuando las tocábamas casi sumergíanse todas á un tiempo; nadaban bajo la superficie líquida con gran rapidez y reaparecían más lejos en el mismo orden. En el Hielo del (entro hemos visto un oso, un inorso y dad. la

Kl ruido seco y

i)roa

el

al

dos especies de foca [Plioca (jra'nlundica

y P.

/lispida);

varios petreles

entre las aves flguraban

y gaviotas de

color plateado

{Pagophila ebúrnea), algunas urias y un


VUJKM

,18

I

colimbo so on

(Cofi/iiihits).

hiiiosit

llcim

¡miiimlilloM iif>^'ni/-

iIm

co«; nsla matnriii viva cnlirn tiiinl>icn foriiiiiiido

cuorpo

niyoH del

sol,

'¿H

im, poi

do

H: y

(?oii

Julio, á

fUi'ibaíiMo

ya

(I

,'i

ocliouta

oii ol

y

do

iiuovn do

liiH

lloc,

jiai'to

h

la

iiniMa-

las oiicfi

ostA-

tros kilóinotrosdol

pro-

^i

lUíMitorio,

y babíainos

[»oiiotra<io i'caliiUMi-

to en las

At/itas del

Norte, después

t'raii(|uoar

í^l

d(i

I/irlo del rfnh'n en treinta

poto NonTN la

colonia establecida en

cabo

Mientras

York.

y

curvatura orien-

la

ho recorta al

tal d(^ la babíii i|ue

este

del

l)fsriibi''rla

(pie la

anclaba Junto h una muralla de hielo, Ioh cazadores mataron un narval hembra [Mo-

muchas

noilon iHiiiiori-ros) y Quinc(5 homlirtís y

HalTiii,

horizotito las tier-

ras altas del cabo de York;

bainos

pop su

hiiliiii

lii

d

al»sorvor los

iil

cotitriliiiyc

disf.:rc^'!ir ol liiolo (lo

VA

Al.

ciortossitios vnlii-

«'¡mtidiulfs uiin susfiuiciii dd

^TimdoH

aspecto

En

en tres

trin<!os,

visitu.

vestimenta era

su

'

di ..

tirias enaiuis.

(juo

res,

muy

llevaban

polirt^;

unos cha(|uetonos con capucha do foca lla;

y

de

(íalzon

de oso hasta

piel

la

de

rodi-

estas dos parles del tr^je so i^ju^laban

muy mal una se

piel

ibati

a potío el luKiue;

conoce

sobre otra, y

como

a(iui

no

ropa blanca interior, presenta-

la

cuatro boras. Do tan fíxcopciotial rápido/

ban una desagradable •solución de continui-

no so

dad. Dimos á los

«lobo (Inducir (hk^ estos pjirajes. temi-

dos con justa razón do viajeros polares,

los

ini'is

bayan lle^Mdo A

atrevidos

narval,

ser do

con

t'íi-

acceso y se puedan arrostrar sin peli-

cil

;j:po.

Si

bnbiera soplado una

cuando estallamos en

el

encerrados sin remedio,

brisa t'uerte

y creía oporlos

es-

quimales acantonados entro el cabo York y Puerto Fulko; en su consecuencia dispuse capitán Stepbenson marchase al ca-

bo Y'ork y tratara do ponerse on comunicación con los naturales La Üesrubiertn ticas

me

muy

pronto detriis de magni-

montañas do

cuales,

liielo, algunas de las do superficie plana, pareciéron-

de origen reciente,

es decir

últimamen-

mayor parto do ellas ballilItanse encalladas en la parte más anterior del cabo. Procedentes sin duda do las gran te

formadas;

la

des neveras de

la babia do Melville, debieron ser barridas por la corriente noroeste, que contenía su marcha hasta la bahía de Hartstene, A la entrada del eátrecho de

Smíth.

La mayor parte de so el

color de

[)or hil

y

cuchillos,

los

esquimales, inclu-

su ruta

[)r()seguia (Mitre tanto

I

hacia las islas (,'ary para establecer

el

pri-

mero do nuestros depíJsitos do provisiones y dejar alli un barco, indispensable en el caso do SíMMios forzoso abandonar los bu(pios,

(;omo dos expediciones habían dehido

hacerlo antes que n(»sotros.

Con

la

esperan-

za do hallar una corriente que procediera del sur,

dear llas

y

casi lifiro d(! hielo, resolví

Imr-

groenlandesa á unas dos mide tierra, niAs allá do una inmensa cala costa

dena de montañas do hielo encalladas paralelamente á

la costa.

En

las

escarpaduras

de Ueverley quedaba muy poca nieve: divisábanse el lo lejos bis cimas de los glaciares de Groenlandia;

y

hi vista

deslumhrada

podía seguir los contornos de las superfícies

de alaf)astro que descendían por

barrancos, entre negras rocas,

cuñado de Hans, estaban ausentes de

y

dejánuoios maravillados

munificencia.

Alarf

lia

sus rostros

Stephensou

ha.

IV)s|'oros, bi;

separóse de ellos

tuno anunciar nuestra presencia á

desapareció

d»>

atpKíllos

los blan-

indígenas contras-

modo singnlarcon

distribuyó

Hans Ib'iudricb desnaba que su cuñado

mejor gana;

taban de un

monos por al-

al

la

d(í

aplanados,

se aírrei^asp h la exptídicion,

ol

dientes de

cos incisivos

pack. (|nedáliumos

¿funos días.

qun

los

(íS([iiiniales una parte del cuya carne cruda despedazaron

extremidad

ban

inferior,

hí'icia el

los

hasta su

desde donde avanza-

mar. Al rededor de

los glacia-


I ('iirv!itm'!i()rií»ritrtii

r>Nt(>

iil

la

hidd,

los

;il

li(Miil»r;i (/V/o-

liM

uriiiH

'

i»(»l)n>;

lirhii

llt>viil)iiii (1(1

haHta

p¡(>| ,|o

los

t'ii

su Unte

ilciri

iiii;,'iilos

mejor

de

prole;,'idoM

(b> lirias

desde

el

véjaselas emprender mar á sus nidos, con las

el

Como

superllcie

de

:í<)0

vuelo

bra/as no

orden do

di

\in

allá

era

alto para

pero. I.a sonda

fondo, l'n

toc(')

los [¡rimeros

termóme-

marmás

(ui el uji^ua,

veinte metros;

de veinte lirazas sefialó solamente

otro instrumento

mejillas

mar

Tsry, y deseaba

las islas

elltis,

tru ordinario, sunutr^'ido

có 4" para

del

no conocltt nuestra pi>sicion

esperar A (|ue aclarase

y en la enanas en-

de lamilla;

T).

no pasar de

trenzábanse lrani|nilamente h sus deberes

A

I'.

la

exacta respeclo h

las peudieiiles pedre/^osas;

escarpada cresta, miles

el lMi(|iin;

|»()(M)

más

perl'ccto

I' ^/j;

habría

iiidi-

rodi-

la

i\justal)aii

ijo H«í

como

f

onamis.

quo

'reí,

)

y

|!)

III.

temperatura de

veíanse cain'bales me<liaii(»M y laterales;

descubríanse con ayuda del untMojo espacios pequeños de nieve rojiza. Un ll(|uen amarillo. (|n<i créela en los declives, coloraba C()n

(ln|

/Jf'sri/hii'f'/a (If

ll.i

ApItIILO rfí"

aipii

lio

i'iior, prcsciita-

ion

(le coiitíiiui-

í

lina partt» dfl

i

doHjxulazaroii los Idaii-

^'iiiia; i;,'<!iiiis

coiitras-

sus rostros

coii la.

Sft'{)li('iiHon

y

«Micdiillos,

y

CimiAH

grotoscamonto infladas por tanto su ruta

í

il)l('c,(>r

o!

pri-

provisiones

1(!

)nnHal)ln

«n

idonar los

el

bu-

labian debido /"un

la

esperan-

|ue procediera resolví bor-

,

unas dos mi-

inmensa ca-

ii

ncalladas pa-

OHcurpaduras Dca nieve: di-

llevaban á su

BiVIllLKV.

deslumbnwla

o las

superíi-

lídían

as,

por

los

hasta su

onde avanzade los glacia-

pro;,'(3nie;

el

alimento quo

algunas

uiii^ntras

cado sin duda otra capá más cálida deba.jo. Mis compañeros do la Üesrubicrtd hallaron

ya de

gaviotas de Islandia [Larus Iciicojilcrus)

«" á :J2 brazas, cerca

permanecían inmóvilos on

pero este resultado anormal se puede atri-

hielo; es la latitud

las salientes

do

más septentrional don-

do hornos reconocido esta variedad do aves marinas. El lontauanza divisábanse innu-

formaban una inmen-

merables urias,

(jue

sa a¿,'rupacion

cerca del cabo de

Parker

Snow. Mi intención era pasar por debajo de la Roca do Conical; mas al acercarnoa, un fuerte viento, refrescando de repente, permitió hacer vela hacia el

flos

norte,

impeliéndonos á cuarenta y cuatro kilómetros más allá de dicho punto. El 20, á las seis de la

de los glaciai

lll

maravillados

)S

mañana, había

jcalmado la brisa, y como la corriente padecía conducirnos al sur resolví valerme .otra

vez del vapor:

el

tiempo estaba sere-

no; pero velado por la bruma.

A

medio

las islas

Cary;

buir á causas locales.

Llegada la tarde, y habiéndose disipado bruma, pudimos reconocer que nos hallábamos á veinte y siete kilómetros al sudeste de las islas Cary. La Descubierta avanzaba rápidamente sobre nosotros por la parte del cabo do York. A media noche costeábamos la isla situada en la extremidad sudeste del pequeño archipiélago, y efectuóse el desembarco de tres mil seisla

cientas raciones.

Sin duda hubiera sido más positarlas en la

cómodo de-

de Northumberland ó en tierra íirme; pero según ya he dicho, temía las depredaciones de los esquimales isla

día, hallándonos ú veinte

nómadas. Antes de salir de Disco había dejado una nota manifestando al capitán

de

Alleu Young, ó á cualquiera otro, que

la isla

y siete Idlómótros de Wostenhobue por sudeste, la

si-


40

VI.VJKR

nuostros pasos,

fíuiorii

mi dosi^nio

AL

ora osla-

isla tío Cary, on una oslacioii cu la inisina doudo (>1 aliniranlo Auslin dosoml)ar('(i cu iSMi |)ara coiistruir un cairu.

blfM'or

1

Sin (Mul»ar;ío.

huir do

;'i

la

situación

los jiarajcs

olili-

depósito

lo

retirada,

cerca posihle de

in;'ifl

es decir, en la

el

la línea

de

Los

isla sudeste.

víveres, las l'urnituras de toda especie

y

el

harco colocáronse en una ^^rieta de

la roca,

fuera del alcance de las olas y de

la

pr(^-

una

sion de los hielos. Después se depositó

memoria con varias elevado en

el

en uu cairu,

cartas

punto culminante de

la

me-

metros de altura. Algu-

seta, á doscientos

nos fíuijarros de arenisca

cuhren

rojiza

la

parte superior de la isla, formada casi com-

pletamente por gneiss rojo que se inclina hacia

el

oeste en ¡'m^'ulo

muy

a^udo. Kn

cubiertos

plumón, pues

i'iun

de

sólo contarían cuatro ó cinco

días desde sn nacimiento.

repliegues de

el

es-

a¿fua salada nadal)an al_ii'unos eideres

coltando A sus hijuelos,

En

los

s'erdosos

una escarpadura hahia ani-

dado lina numerosa bandada de biirgomaestres (Lariis tros

(/luarus):

uno

(lt>

nues-

compañeros, despojándose del traje y escaló la

descalzándose,

roca

y me

trajo

dos hijuelos que ya habían echado pluma.

Entre

que vimos, figu-

las pocas plantas

NO'ITl;.

convenía con tudiadas

raba una potentila amarilla,

la

coclearia

la

rifhii'i'l'i,

do

la serio

las corrientes es-

noche anterior, hallándonos

sudoeste* de

bi

de

Roca

(

(|ue goiiernaba

cia el cabo

York,

halbt

La

'onical.

al

M'.v-

directamente ha-

una co-

tanii)ien

rriente orientada hacia el sudoeste.

Al nvledor de

scptcntrionalos

estrecho do Siuith, resolví colocar

do!

í;

rcllcxionar en

al

de una partida do fugitivos

l)rol)al)ln

fjados

«

l'Ol.()

mmerosas moles

las

de

hielo <>ncalladas en los fondos l)ajos del ar

temperatura del agua

cliipiélago (.'ary, la

de

la superficie

().'¿7t\

5 á

traspasado

el

descondta desde

mas apenas

hul)inios

4".

hielo, dirigiéndonos á la isla de

es

'/o,

lo

cual coincidía

la

víspera.

.'}

V:i

un hecho de

todo

por el

las

si

los

á 1

observaciones de

el('V(tsi' (l(>sde

ron

Halduyt.

se

más

los

compara con

los

notables,

Este sobre

datos recogidos

aborígenes, quienes pretenden que

mar no

so hiela

nunca en

los parajes

de

Ilakluyt.

Durante todo

el

día continuó el tiempo

sereno y claro del 2(5; por la tarde, los dos buques, remolcado uno por otro, pasaron entre las

islas

cer

de

donde

Ilakluyt,

Northumberland y de

la

sonda nos dio á cono-

una ])rofundidad de cien brazas con

fondo pedregoso. Las urias eran

tan

nu-

merosas que ennegrecían completamente la superficie

del agua; estas aves tienen su

allí es donhembras ponen y crian su progenie en grande escala. A cada lado del canal que separa las dos islas elévanse escar-

estación al imrdeste de la isla;

de todas

las

paduras cortadas á pico, de más de dos-

una especie de amapola (Papaver nudiraule) y uu sauce enano. Observamos

cientos cincuenta metros de altitud;

distintamente huellas de

trastan con el amarillo claro de los bancos

oficinal,

zorros

y de

tari-

superiores,

ganes.

El 27, á

mos las

las

cinco de la mañana, tenía-

marea en las la noche hasta

alta

doce de

hasta

estratos do arenisca roja de su base

que

carrera,

la

islas

Car y: desde

las dos, es decir,

á la mitad do su avanzaba hacia el

el flujo llegó

corriente

norte; á las tres inclinábase

y de cuatro á

seis,

al

nordeste;

cuando habíamos

salido

del archipiélago, volvía hacia el sur. Esto

ofreciendo á la vista

agradable conjunto;

el

y los con-

más

todas estas capas se

Sur bajo un ángulo de La cima de la isla de Northumberland, cubierta de nieve, representa una perfecta miniatura del mnr de /¿/t'/o groenlandés: fatigada la vista por la deslumbrante blancura de aquellos ríos inclinan hacia

el

cuatro á cinco

grados.

de alabastro, se

fija

con gvsto en

las

sua-


(;apíti:I,i>

corriontos

s

)iü('iil.

ves tintes de

fis-

hiilliViKioiios

,

que

iil

Dcs-

liii

irccIiiiiKMiln

rizontales so reproduc(Mi idénticamente en las rocas

permanencia de innume-

Al pasar cerca

A

este del cabo

ii(loost(\

de

se extiende

del g'olfo de In^íb'lield, al

Aclaud, vemos

desdo una

i'i

que

otra

el

orilla,

de tierra lirmo

lia:.ta

bahía de

la

Sonla^.

rables aves marinas.

lií'i-

molos

arenisca y do la vofíotacion

coroiui los rebordes de la escarpadura,

fertilizados por la

iimhÚMi una co-

rosas

la

^1

iii.

primera hora de

samos

mañana

la

cabo Alejandro.

el

del 'JH ra-

de

(l(>¡ando la isla

hielo

Sutherland á tres UihMuetros de distancia.

obs-

Esta

isla, d(!

cien metros

(1<í

altura,

com-

los I)!ijos del ar

del

iilui'ii

osdo r.

a^'ua T)

í'i

traspasado

f

de

la

el

Halduyt,

cual coiiundia a víspera,

lisio

sobre

notables,

datos reeo¿^idos

pretenden que los parajes

1

de ÍM a un

inuó

a tarde, los dos

truyándole

pasaron

navegables

r

otro,

y de

de

cono-

las

niberlaud IOS (lió

il

cen brazas

eran

con

nu-

tan

completamente

la

completamente; pero aun los

Ballena. Distínguenso perlectamente

eleva

escar-

de

partir

del

Cary y montañas de islas

treinta

metros

solare

el

nivel del

mar.

dos-

En

altitud;

noroeste

del cabo

Acland

hay escarpaduras de

de los }?ancos

bablemente de arenisca, cuyos estratos ho-

más

vista el

estas capas

se

uu

de

ánt^ulo

iina de la a

isla

de nieve,

tura del

re-

mnr

la la vista

por

aquellos

ríos

to

en

las

suaTomo

^

dro es un promontorio (|ue se eleva atrevi-

hi'illaso

I.

color rojo vivo,

pro-

el

uiar á 430 metros;

aislado del continente por dos enor-

nno de

los

cuales

se desliza basta la bahía Hartstene,

mien-

tras

glaciares laterales,

que

el

otro baja por detrás

de Sutherland.

La

base

de

la isla

del cal)o

está

formada por una arenisca de color amarillo claro con estratificaciones horizontales, de

cnyo centro surge una negra columnata basáltica;

la parte

y los su base con-

por

presión de los glaciares. El cabo Alejan-

mes

i'i

enormes dimensiones, y las más de ellas son tabulares. Los tripulantes de la Descubierta miden una que se

ida lado del ca-

la

que se corro hacia el norte, cabo Faraday; al norte de las hielo presentan

crian su pro-

piiesta de arenisca, parece desgastada

damente, dominando

hasta el cabo Alejandro, las

bhanse

y

Montañas del Principe do Cíales, en la Tierra de EUesmere, así como la cordillera

aves tienen su

nías

son

estrechos de Mxirchison

a; allí es doii-

y

Nnl;rill,MI^I.]ll.AMi.

tiempo

el

nisca ción

algunas capas de basalto y are-

alternan hasta la cumbre,

común á

Hartstene.

disposi-

toda la parte sur de la bahía


*

CAPÍTULO Ln

hnliín Hnrlslono,

PiiLTlo

Lf\

pnsonndn del Life Doat

do Piíyur.— Ci\l)0

Siiliiiii».

(liolo

-Estroclio do

IV

snlvn vidns)

— Ln

Huyes.— Puoi-lo

islii

Lilllolon.— Eliili.

Alej.

.

— Los

— Cnbo

ftliiciiims

Isnbel.

Gemelos, — I.os

osi|uimnlos y susomifíriicionea.

Mientras .

M

i!

oiin

iQ:ol)ern!U)amos al

y

retardó nuestra marcha; pero el 28 á las

siete de la niañaTia al

l?l

í

rededor

del cabo Alejandro sopló la brisa del norte

estábamos ya anclados

norte de la balda de llartstene, con

fondo de doce brazas, en

la

un

extremidad sur

de la «Punta del Sol levante;» era una pequeña ensenada muy cómoda para estación; pero

practicable

sólo

cuando reinan

vientos del este y del norte.

Un

los

banco de

boyas; y algunas rocas derrumbadas cubrían varios parajes de la

t

costa.

Un

se vierte

torrente bastante caudaloso, qiie

en

la bahía, lleva todas las

aguas

del valle situado al norte de las colinas de

Dodge. 4

'

Elgneifts rojo constituye la capa inferior

i

del suelo, y

i

Ib

en

él se

apoyan

las

capas se-

dimentarias y los basaltos del fiordo de Foulke; la costa de Etah es de la misma natura-

\

i

Las rocas granitoides y gneisoides paal norte del cabo Ohlsen y de la ensenada del Life llnat hasta donde alcanza la mirada en el interior de las leza.

:

I

i

I

>!

recen prcjdominar

tierras.

A r' i

1

;

t

el hielo

de

pesar de la fuerza del ^iento no veía-

ca1)o

la parte septen-

lizado ya hacia el sur,

y el banco del norno marchaba todavía por el estrecho de Smith. Algunos días después, el espacio te

comprendido entre

el

cabo Sabina y

Como

la isla

modo que

habría sido imposible franquearlo.

la

el

trional do la bahía de Baífin se había des-

tinuidad formaba como una muralla en

jantes á grandes

*

oportunamente;

Littleton estaba obstruido de tal

veíanse acá y allá restos desprendidos por las tempestades anteriores, seme-

i

(1) entre

York y el estrecho de Smitli; el gran pack que se extiende más allá no estaba roto aun, y por lo taulo no podíamos llegar más

hielo que ofrecía varias soluciones de con-

orilla;

I

mos ningún drift-ice

viento del norte soplaba siempodíamos avanzar á fuerza de carbón; di, pues, la orden de alto, y aproveché esta circunstancia para visitar la ensenada del Life Boaf, donde una parte de pre,

el

sólo

buque americano el Poinvernó dede 1872 á 1873: esperaba hallar el péndulo y otros instrumentos la

tripulación del

l'iris

abandonados por tirada

los

exploradores en su re-

Dejando los buques enibarqueme en una ballenera con el comandante Markham: una fuerte brisa que soplaba hacia el sur entorpecía nuestra marcha, y nos costó mucho trahacia

el

sur.

anclados,

(I) El drift-icc es un campo de hielo que deriva acarreando materias extrañas, rocas, tierras, guija-

rros, etc.


cAPfrui.o

contornear la Punta del Sol levante;

bajo

más

pero

de

allá

la isla Littlelon

calmó

el

bruma desaparecúí) y pudimos de una tardo ma,ií ni llca. La ense-

viento, la disfrutar

Uíula es tan poco profunda,

mucho encontrar truida

l*'d

Ií'>ifsc

'/v'v

una

pul.^'ada:

el

el

el

cabo

gran

pacj^

estaba

10

luos llegiiT

(Casa del Polaris.)

a parte

pero varios pedazos de

iior-

de

íes, el espacio

vbina

y la isla modo que

tal

Muy

colección heterog-é-

señalaban

pronto descubrimos el

doctor Bessels

el

el

lu^^ar.

que

cairn de

y Mr. Uryant, y

donde, seg-un ellos, habíanse encerrado los

instrumentos de precisión; pero ya

estaba vacio.

En

esta

pequeña península,

y no lejos de la casa, se habían príicticado numerosas cavidades que contenían carne de foca y de morso. También encontramos cuatro ó cinco maletas al aire libre; tenían la tapa sujeta

eu

dras;

por una cuerda,

y estaban con grandes y ¡¡esadas pieprimera se halló un termóme-

el suelo

en

la

(desgraciadamente sin registro); restos de pieles, unos mitones viejos, útiles de tro

yaprove-

Ito,

sitar la ense-

na parte de icano el li

Po-

esperaba

3:

nstrumeiitos i'es

en su re-

íos la

buques

ballenera

lina

fuerte

entorpecía

uucbo tra-

quo

(lorivn

tierras,

guiju-

lo

Los eideres, en

la ribera

de

muy

numerosos, anidaban

la isla principal; la

más

larlo.

á fuerza de

siete kilóme-

y una

tijas

oplaba siem-

os

y

ternero marino,

libros ó

e.strecho

3l

ma-

muc'

á treinta

el hielo

tros de la isla Littleton.

parte do los hijuelos parecían

.sepieii-

banco del

contramos

de calzado, y de pieles de

roto

se ]ia1)ía de.s-

de

mi observatorio no se descubría á lo lejos la menor partícula de hielo, pero nuestros cazadores, que habían trepado á las tierras altas del continente, vinieron á decirme que hacia el norte se distinguía un ¿cehliii/i, (1): al día siguiente tuvimos la prueba de quo no se habían engañado; en-

restos de ropa,

hablan

más

costó

intacto ni el espacio

nea de otros objetos,

ontre

suelo

el

y no nos

dera, al<.ifunas cajas de liojadelata,

;

I'olnis

donde fuó cons-

el sitio

No encontramos

que

entrada;

despejado de nieve

estábil

>li— Cnlio Lsnbel.— vos Gomólos. — [,os

misma

á la

débil) encallar

43

IV.

dicación de nuestros futuros planes. Desde

carpintero, agujas

y

linuis,

cosas

todas

muy buscadas por los esquimales, lo cual probaba que no habían visitado el sitio desde la marcha de los exploradores. Separáronse alg;unos libros para

enviarlos á

los

Estados Unidos; pero no encontramos ningún péndulo, ni cronómetro, ni termómetro

Aun

conservaban en buen estado tres embarcaciones de cuero de foca abandonadas en la orilla y sujetas por un diferencial.

se

montón de guijarros; tomamos

la más pequeña para trasladarla al cabo Sabina. Al volver al)ordamos la isla Jjittleton, donde mandé levantar un cairu eu la parte

sudeste para depositar

un breve relato como una in-

del viaje hasta aquel día, así

mayor

no contar

(le una semana; pero aun debían namuchos. Durante la alta marea, la corriente interinsular se dirigía hacia el nordeste: las horas del Unjo y del reflujo concuerdan con las observaciones del Dr. Ha

cer

En

la memoria depositada en el cairn mi proyecto de atravesar otra vez inmediatamente el estrecho de Smith para

yes.

ex[)use

dirigirme hacia occidental. trineos no

el

Para

norte, bordeando la costa

caso de que

el

nuestros

comunicar fácilañadí que si no deposi-

se pudieran

mente con la isla, tábamos nuevos partes antes del mes de junio se encontrarían en el cabo Isabel; esperal)a además dejar informes en el cabo Sabina,

en

la

bahía do Dobbin, eu

Karl Ritter, y en

la

de

cabo Bellot.

el

Durante mi corta ausencia nuestra genno permaneció ociosa; el capitán Stephenson, acompañado de varios oficiales, te

había explorado minuciosamente

de Fulke á fin de ver

si

el íiordo

convendría para

invernar; y después remontó el valle, pero

menos felices que el Dr. Hay es, que pudo matar bastantes renos para abastecer á su gente, nuestros cazadores no vieron más que siete de estos animales, y sólo cogieron uno, al

ñn

de

mente penosa por

|l)

Aspecto

una excursión suma-

las

pnrliciilin-

pendientes inmedia-

do

la

iUmósforn, blnncurn

del liorixontc debida á la reverberación

de

jos hielos.


VIAJKS AL l'OLO

44

Estas ormaciones, que consisten sieni-

estación de Ktah; pero

pre en arenisca de diversos colores, presen-

indigcnas estaban ausentes: se compo-

tando ondulaciones sedimentarias, y (jue están mezcladas con trap¡) (1) y Imsalto,

bién hié visitada los

ne de

tres

la

///h'/s

cou

ó chozas formadas

y una más

¿grandes guijarros,

íj:rande, cu-

Acá y

bierta de lona sostenida por estacas.

diseminados alü^unos restos del

allá veíanse