Page 1

IMAGE EVALUATION TEST TARGET (MT-S)

LO

!f:lá¿ ;^ ;•

^ ii£

IIIIIM

IIIIIM

lio

l.l

1.25

1.4

1.6

V] <^ /a

Á

c*i

VI

'^i

.V

¿?

7

Photographic Sciences Corporation

23 WEST MAIN STREET WEBSTER, N.Y. MS80 (716) 872-4503


,.v^^ 'tĂ­.

CIHM/ICMH

CIHM/ICMH

Microfiche

Collectlon de microfiches.

Series.

Canadian

Instituto for Historical Microreproductions / Institut

canadien de microreproductions historiques


Technical and Bibliographic Notas/Notes techniques et bibliographiques

Instituta has attempted to obtain the best copy availabla for filming. Features of this copy which may b« bibliographically uni^ue, which may altar any of the images in the reproduction, or which may significantly changa

The

original

the usual

method

of filming, are

checked below.

Coloured covers/ Couverture de couleur

D D D D D D n D

Covers dambged/ Couverture endommagóe

Covers restored and/or laminated/ Couverture restaurée et/ou pelliculée

Cover Le

missing/ de couverture

title

titre

manque

Coloured maps/ Cartas géographiques en couleur

Coloured plates and/or illustrations/ Planches et/ou illustrations en couleur

Bound with other material/ Relié avec d'autr'3s documents

may cause shadows or distortion along interior margin/ La reliure serrée peut causer de l'ombre ou de la distortion le long de la marge intérieure Tight bínding

^

D

is

Pagas damaged/ Pages endommagóes Pagas restorsd and/or laminated/ Pages restaurées et/ou pelliculées Pages discoloured, stained or foxed/ Pages décolorées, tácheteos ou piquees Pages detached/ Pages détachées

Showthrough/

D D D D

filmed at the reduction ratio checked below/ est filmé au taux de reduction indiqué ci-dessous.

Ce document

Coloured pagas/ Pagas de couleur

Transparence

Additional comments:/ Commentaires supplémentaires;

This Ítem

10X

D D n

Coloured ink (i.e. other than blue or black)/ Enere de couleur (i.e. autre que bleue ou noire)

Blank leaves added during restoration may appear within the text. Whenever possible, these have been omitted from filming/ II se peut que certaines pages blanches ajoutóes lors d'une restauration apparaissent dans le texte, mais, lorsque cela était possible, ees pages n'ont pas été filmées.

D

microfilmé le meilleur exemplaire été possible de se procurer. Les détails de cet exemplaire qui sont peut-étre uniques du point de vue bibliographique, qui peuvent modifíer une image reproduite, ou qui peuvent exiger une modification dans la méthode nórmale de filmage sont indiques ci-dessous. L'lnstitut a

qu'il lui a

Quality of print varíes/ Cualité inégale de l'impression

Includes supplementary material/ material supplémentaire

Comprend du

Only edition availabla/ Seule édition disponible

obscured by errata have been refilmed to ensure the best possible image/ Les pages totalement ou partiellement obscurcies par un feuillet d'errata, une pelure, etc., ont été filmées á nouveau de facón á

Pages wholly or

partially

slips, tissues, etc.,

obtenir

la

meilleure image possible.


The copv filmad haré ha* baan raproducad thanks

L'axamplaira filmé fut raproduit gráca é

to tha ganarosity of:

flénérosité da:

Douglas Library Queen's Univarsity

The images appaaring haré ara tha best quality possible considering the condition and leglbillty of the original copy and in keaping with tha filming contract spaciflcatlons.

Original copian in printad papar covers ara filmad beginning with the f ront cover and andlnu on the last paga with a printad or illustratad tmpression, or the back cover when appropriata. All

other original copias ara filmad beginning on the paga with a printad or illuatratad impression. and ending on the last paga with a printad or illustratad impression.

first

recorded frame on each microfiche symbol »> (meaning "CONTINUED"). or the symbol (meaning "END"),

The

last

shall contain the

Y

whichever appiies.

Maps, platas, charts. etc., may be filmed at different reduction ratios. Those too large to be entérely included in one exposure ara filmad beginning in the upper left hand córner, left to right and top to bottom, as many framas as required. The following diagrama illustrate the method:

Douglas Library Queen's Univarsity Les images suivantes ont été raproduites avac la plus grand soin, compte tenu de la condition et de la nettoté da exemplaire filmé, et en conformité avac les conditions du contrat de filmaga. Les exemplalres originaux dont la couverture en papler est imprimée sont filmes en commen^ant par la premier plat et en terminant soit par la derniére paga qui comporte une empreinte d'impression ou d'illustration, soit par le second plat. salón le cas. Tous les autres axemplaires originaux sont filmes en commen9ant par la pramiére paga qui comporte une empreinte d'impression ou d'illustration et en terminant par la derniére paga qui comporta une teile empreinte.

Un des symboles suivants apparaítra sur la derniére image de chaqué microfiche, seion

-^

symboie signifie "A SUIVRE", symbole V signifie "FIN". cas: le

le

le

Les cartas, planchas, tableaux, etc., peuvent étre filmes é des taux de reduction différents. Lorsque le document est trop grand pour étie reproduit en un seul cliché, il est filmé ¿ partir de rengle supérieur gauche, de gauche é droite, et de haut en bas, en prenant le nombre d'images nécessaire. Les diagrammas suivants illustrent la

1

la

méthode.


m^mi

^?^(V

VIAJES AL POLO NORTE

* .1

*;•


''

^,^

x-^

'I

%

J


I


VIAJES Al.

POLO NORTE i'i'li

i:f.

CAPITÁN NARES CON

I.OS

«UQI'BS DK

l.X

MAi.iNA

m'.X,. I„„ V

,AV„:A

i'iin

Kl,

»LE,T. V

,'.,.

-DlSCOím.

i:t.

DOCTOR NORDENSKIOLI) EN EL

.'VEGA.

(|N7!i-|H,S0)

TRADUCCIONES OEL INOLÉS Y DEL SUECO RESPECTIVAMENTE

mil D.

ENRIQUE LEOPOLDO DE VERNEÜIL, Y

D.

CARLOS ANTONIO TALAYERA

BARCELONA LA POPULAR, CASA EDITORIAL DE FRANCISCO PÉREZ

laaa

ii«;5.i«:,n


^n^^e^

f.v.

Fs l'KOPIRPAD

I

ni:

I.A

CASA linnollIAI.

I, A

l'lil'l I.AIl,

J

-

f

Barrelona: Imp. de

l.iii»

Tnsso, rnllp

lU'l

Arco

del Trnlio, entre lo» iiúiiipri>s 21 y 23,


La

l'i>iM,.\n

Los CAPITANES

lleras 31

y

23.

NAKES

Y

STEPHENSON.


PREFACIO T,as si^MiiciiIcs

un

l»U(|ues la Atrr/'i las

|)!'i;,nii!is

reíalo

y lid

sencillo

y

10 lar^'o

do

las

al

\iaJo de los

Dcsnrhit'fln

la

exploraciones con

dirección

no son más (lUc del

playas ó sobre

polo Norte.

como

de

delier

a(|uellos (|ue,en

y de

trineo efeclii.idas á los liielos,

Las publico

instrucción de los futuros viajeros V ,.i.,.l»ien

,

.',Tatitnd

In;,''luterra

en

parii

Íaíh 11

esperanzas

podido

no

lle^^'ar

(¡ue

se lian al

de justicia para con

apresuro

¡i

con un simjile deber

los

bravos marinos (|ue el

mal éxito

reconocido por causa

la

imposibilidad

i'i

mis órdenes,

la

de conspfíuir nuestro objeto por

el

expedición se sometieron

bo

(¡ue

iban liii

me

s«tlo

el

real

y de

natural reco;j;idas por los sabios a^'re^rados ii

ú todos

no líenos

Alerla,

bU presidente, las colecciones de bistoriii

,

(jiuí

estudio de

s al

ios

luz pública en

visio

yi

la

los periiidicos cientilicos.

ap(hi(ücc de

i'\

la Ali'iii^

esta obra,

nuestro

acompañó

;i

ba tenido por conMMiiente resu-

¡'itcresantes pá^Miias.

nándonos otras de su propia las

muclias

diversos ^'rupos, es-

ami;,'o el capitán Keilden, (|ne

mir tan

personas

después sus respectivos informes.

i'riliiendo

Imi

.'i

íi'u consa;,'iMdo

Alíj:unos de estos trabajos lian

concibieron respecto realizado:

la

y NL Mitcdiell. recomendación dnl Consejo

compotent

y otros puntos,

pojo; ])ero

declarar, cumpliendo

iVir

cirujano de

l';;,'erlou

^lrt¡co^.

nos lian luanit'estado sus buenos deseos y afectuosas simpatías.

no.'ütros

i'Idnardo \íoss,

teniente

proporciocosecíia

,

<'ii

cuales produce sus observaciones ¡ter-

so na les.

cstrecbo .1.

S. Naimís.

de Sniith.

Las se

ilustraciones

componen

de

nuestra edición

])rincii)alniente

becbos en vista do

SlllllIToN,

Allllll.

los boscpiejos

Nota.

que tra-

Lns

disliinrinK so cxprosiin nciior; jnciile

kilómclros, y los

zaron on

Tomo

los

I.

DK IS7S

de ^'rabados

diversos luiíares

ol

doctor

:il

};ri\(los

Inniiómcli'o conligrndo.

cu

do U-miiuraturo se rcliercn


"^

Ăş

3SS

^sss^Bsm


LlISTA

1)1]

LOS OFICIALES V

P»BRS03Sr-A.3Li IDE

Al marchar amhos hiiques

lii

expedición,

el efectivo

ora el siguioiite:

de

Dlíl,

LA TRIFULAOION

.\diim Aylcs, gaviero, lüiriíjuc

Jaime J'ara la Alerta:

Manii, carpinlero.

íiuillcrini) Maslu'l!,

OiniOIA.IjB3S.

Cfipitdii II. l'clliiim

Míii'liimni,

W.

A. A. Vnvv. Ti.

primer lenionlc.

W.

David

id.

Milclii'll,

'l'omás

H. Pullcn, limo.siioro.

lígurloii,

^\||ite,

id.

id.

id.

id.

suLienieiitc.

Simpson,

id.

fluillcrnid Malloy,

id.

Joi'go \\'in.slone, id. (iuillernio Loi'imer, id.

Jaime

I"r.

Cañe, armero.

Holiorlo J(jiner, primer íbgonisla.

Jiiimo Woottoi), muquinistu.

Jorge

Alfredo I'earce,

id

T. Colmi, ciriijiino demurinii.

Hov.

id.

Juan Pearson, id. Guillermo l'"i'rl)raclie,

Hoherlo Symonds,

E. L. Moss, cirujiino.

Jorge

id.

id.

((Miieiito.

a. Gillurd,

AV H. Muy,

comnndiinlo,

I'Vildon, imliinilislu.

Aldricli,

Jorge CranslíMi,

Heulien Ki^anconilie,

Jorgo S. Moros,, capitán. II.

id.

Wüoiloy,

(luillernu)

Alliorlo

niariiieiu tlisUnguiík).

Sell',

Juan

Sliirley,

logonislu.

id.

T. Stuhhs,

id.

riuiiier'mo Gorc, id.

l»ffA.K,IN"E3R,OS. Jorge

J.

Burrougiis, despensero.

José (iodd, primor conlramiicslre.

Guillermo Hunl, cocinero. Eml.arcüdos en Groenlan,

.a:

N. C. Pelersen, intér-

prete; F"cderico, esquimal.

Juiín Itadmore, muestro ciirpintero.

SOLIDADOS

Vicenle Domiiiics, cocinero.

r>H3

MARINA..

Tliores, Cunlramuoslre hnllciicro. Jdimc Ho-rie, id.

Guillermo Wood, sargento abanderado. Guillermo Kllard, soldado.

Diivid Dcucluirs,

id.

Juan Hollins,

lídwin Lawrencc,

nrlillero.

Tomás

Juíiii

Juimo Doidge, gaviero mayor. Daniel

W.

Harloy,

id.

Spero

Cai),T(o,

mayordomo

Tomás

id.

Oakley,

Para

id.

artillero.

la

id.

Desnihicrta:

del capitán.

Jorge Komisli, mayordomo de

Juan Hawkins, tonelero. Juan Simons, gaviero.

Jorge Pottcr, Elias Hill,

Tomás Sluclvl)erry, id. Tomús Bawlins, gaviero. Tomás JollilTo, id.

id.

Smitli,

los oficiales.

OFIOIALiES. Enrii|ue Stephenson, capitán.

Lewis Bcautnont, primer teniente.


sen

isa

VI\JliS AL Itol)L>l'l()

Ki'innldo KulTorl,

Wviitl Kiiwsoii,

Ci'ii'lus

Miguel

ciriijiiiio

Uicnrdo Coppiíifior,

Hod^son,

(2liiclieslcr

NOHTH. id.

Diiniei Oirnrd, id.

id.

tetiiciito.

ncl);rnvo Niniiiü,

l'Dl.ll

Hunjnmin Wyiill,

Al'clll'l-, ll'llil'lllc.

de

mnriiiii.

cirujiiiiu.

Juan Modges, Jaime

cnpollnii.

Hnrt, nnliirulistn.

llegiin, id.

Tuinas Clinlkley,

Pedro

Diiniel CMi'lmiil, miic|u¡iiísla.

Jorge Leggiill,

Miiliiis Millcr,

Huberto

Juan

T. Milolioll, Imbiiitiido.

.

Tlioi'nb'icU,

Alfredo Hindie,

Coiiybcnrc, sul)loni('nlo.

id.

id

id.

(íraig,

id.

id.

id. id.

Ilitclioock, id.

.S.igcrs,

Jaime Ilnnd, Carlos Pablo,

id. id. id.

Enricjue W'indscr, id.

Jorge (f.

Kddy. A.

Siirali,

despensero.

Emmerson. primor (ii'iiy,

Dongiill,

Isdunrdo Tiiw.s,

!•'.

id.

Jone.s,

Samuel Uulley,

Mans

id.

l'ogonisbi.

logonista. id.

(Uiillermo Swccl,

Üry.iiil. j-Mvii'ro

Chalcl.

Jeremías noui'ke. primer l''raiiU

coritriimiioslro L'illeiicro.

(luillt'rino

.loi't:!'

Jaime Pbilips, eocinero.

coiilriimiiestre.

roiilriiiiiiicstre.

id.

lleindi'ielí,

i.'ai|uimal,

embarcado en

id

l)avid Siew.irl,

id

SOrjI3.^I30S TDm

^/í¿^-RIl<fA.

TiiiiiAs Suimiiiiii.s, id. Joi'frc

lUiiiyiiii,

Guillermo Wcllington, sargiMito.

conli'lci'ii.

liuillerino Wiird. iiriiioro.

Wiison üobbing,

Jiicolio Slieplierd, tonelero.

Juan Crop,

,lu!in

(iriii'n-

landia.

Smilh, muestro de

veliis.

Jonís Genr, despensero de

liisoliiMaJe.-í.

lílijaeb

artillero.

id.

Haynei',

id.

Guillermo Waller, soldado.

Joi'ge Slcme. gaviero.

Tomi'\s Darke,

id.

Jiiime Cooper,

Jnan Murray,

id.

id.

Enri(|ue Cdwords, marinero distinguido.

Enri(]ue Petly,

id.


.

INSTUUCCrONKS iii;i,

CONSEJO DEL ALMIRANTxVZUO

1.

S. .M.

Jones, quedará temporalmente bajo las ór-

niiiyn IST'i.

2.'i

denes de V. acordado

Ilaliioiulo

una

do

la iiiarclia

^'(d)ioriio

ol

do

ox-

oxpndit'iou

para practicar dcsculiriiiiiiMilos

[iloradora

tenido

lian

mando do

bien

íi

tud soidontj'ional, l)es(l(> el

nna olovada

ó

¡¡artidas

encardadas de estudiar

La

el

lati-

y si posible fuore, al punto elevado para in-

vernar enviará V. tas.

á V.

Ksta omprosa tondrú por

olla.

principal ohjoto llo^^ar á

polo norte.

coiiliar

las costas

y

í)()"

mente para

M.,

S.

este .servicio

se le conferirá

el

dichos buques se hayan

Con

i'i

\. que

áQueenstown

equipado y estfín deherá diri-

ellos

para compl(>tarIa can-

tidad de carbón uecesaria, ó

si lo

croo

más

conveniente, podrá utilizarse del \uileros<> ,

que ha

orden do escoltar á

recil)ido

la

expedición hasta Disco, lina vez llegado á este

punto, en

el

estrecho doDavis, ¡¡rose-

su marcha hacia

guirá

\'.

l)ahia

de Baflin v

el

el

norte por

la

estrecho de 8mith

para emprender los descubrimientos y exploraciones que se le 3.

— El

llevará

conductores

dosj)ues

penetrarán

un

buque de

han recomendado. S.

M.

,

el

Alertii las

T).

— En

Valeroso,

y

la

colonias

esquimales,

en

l'na vez a(|uí,

Smitli.

la

á

Ui>erni\iU ¡¡ara proporcionarse

de Proven perros,

se

etc.,

estrecho

el

V. Juz^^'ará

si

un

os

víveres

de los cahos Isahel

deberán examinar todas

costas á tin de elegir

y do

Carey.

las islas

las cercanías

y Alejandro

niando tan pronto como

del todo corrientes.

Disco,

y una embarcación en

recibido do

sus Señorías la orden do uotilicar

do

salir

inmedia-

la

y he

,

— Al

conveniente dejar un depósito de

de lon¿.íitud Oeste.

—Los buques de

ijfirse

4.

JJi'sndticrla se d¡ri;j;irán

secciones

Alerto y la Desrtibierta, han sido destinados especial2.

su

buque.

navofíacion debe quedar limitada

éntrelos 20"

en

trasl)()rdar

volverá á Davonport con

dicionarios,

polares, los loros comisarios dcd Aliiiiraii1az;,'o

y dospuíís de

,

Discolas provisiones destinadas á los expe-

sitio

las

seguro, bien

ó para anclaje del buque de en caso de ser muy prolongada la ausencia de V. y los suyos, marcharía á los mares polares en 1877. No es

para

dei)i'»sito

socorro,

(juo

posible determinar este sitio do

antemano,

y por lo tanto se debe fijar el punto en que un l)uque llegado de Inglaterra pueda en-

En

contrar las noticias necesarias.

de

las

competentes,

autoridades

Lyttelton responde á todas

de semejante

punto de

las

cita;

opinión la

isla

exigencias

y de consiella un

guiente mandará V. construir en r/'irii (1),

visible

depositar en él

á gran distancia, para

un informe; en

el

lado

norte de este cairn se dejará otro relato,

sepultándose

un

tercero á veinte

pies de

distancia, en la verdadera dirección norte.

repue. to de carbón

y víveres y en caso necesario de remolcador. Su capitán, Lol'tus

para la expedición

,

servirá

(I)

Espi'ck'

viiiiliido

lie

sobro uiiM

lúmulo: tumljií.

nioiitocil!o

de piedras

!c-


wm f

ti

H.ll.N

\

Kil cslus (loc'UiiK'iilos

nw'uorcs

para

iiulisj)Oiisul»les

i'iiis

por-

en

los

noli-

ro

uno de

el

.

de sd-

l)ii(|iie

— La

Áli'rlii \ la

rapidez iiosildo,

la

nhirrln remolí—

l)('si

de

oslreclio

<d

huseará

eoslas

\'.

posiciones

á

cairns

\

da

de

.

de

el

ista

\

la

camliios

los

parecieren ojiortunos.

¡ijer-

expedición, y de jilan ijne le

son las inslruccio-

ues que más importa cnmiilir. 7.

ten

— Convendrá que

más de

uno de cabos '

k

Citaremos,

otro.

y

Kste:

la

se envié

los

IJack

v

(1

no

dis-

10 kil(imetros)

jior

ejem[ilu, los

IJeecliev,

en

la costa

de Jackson y iJryan en la costa los marinos á (juicnes

atención de

en busca de

mente en

^'.

natural-

se lijará

estos jiromonlorios. Sin

ventajoso dejar en al/^-uno,

ti

eu

duda será \

arios

dt;

dichos puntos, un jiequeño deiiósito de vores y

una emliarcacion.

(jnc

\

i-

uti-

jiijilriaii

las trijiulaciones

liuques.

No

en

olvide

.

secundo bu(|ue no

Kn

«2.

\

diendo

muy II.

— Ln cuanto en

(|ue

tanto,

en

la

la

la

de

eliM'cion

costa

la

del

l'lste

se

mantiene

vida

la

estación rii^urosa. y i»or posición del bu(iue seria l'avorala

primavera

jiara

explorar

ri-

las

beras septentrionales de Groenlandia é

adyací

las

en

lites; ¡lero

la

tierra parece continuar

la

is-

costa occidental

más

ven-

lejos,

que llevaría consiii-o nuiyor facilidad para la comunicación entre los buques y su cooperación en las empresas subsiguientes. Como quiera ([ue sea. queda \ en libertad taja

.

(ie eleii'ir:

pero

si

ojitase

por

el

Oeste,

dará de depositar un informe en opuesta, bien á la ida

A

falta del

<)

cui-

la costa

un poco más

tarde.

cairn ([ue se divise desde lejos,

no dejará de Imscar á veinte

cuantas

me-

te, los

papeles que se

cual fuere

los oticiales

y tripu-

La expedición va abundantemente halirá recibido

\'.

del

10.

cibidas,

más

o

una Memoria sobre este punto. H. Seyun el jilan iL,'eneral del Almirar.-

(MI

delierán tomar jiarte

de

1

1

.

le

tum-

la

Nor-

recomienda deposi-

— Kl capitán del secundo Inujue, sea

ilel)erá

director ¿4'eneral de sanidad de la marina

i)iés

ba de Hall, en la verdadera dirección

salud y liieuestar de

bii(|ii(>s

la

animal durante

tar allí.

tazgo, audios

á

se

su jiropia experiencia y la de sus antecesores, ¡lara conservar la buena

y ya

licitado aipii. explorar

baya de in\('rnar. las circunstandecidirán cuál deba preferirse, Sabido

cias

lo

hi

pn-

iiiijiortante.

un

rii^nirosa estación,

provista de todo,

más

elevadas latitudes.

donde es

una \ez

.,

dado asegurar ya

es

realización del objeto

elegir á tiempo

le su.:i:iera

lantes.

punto

este

A

delie pasar del paralelo

todo bu(|ue ó toda sección que visítela bahía donde invernó el Pularts, hacia el 81" 3.'/,

anclaje seyuro para la invernada, adojitan-

en tan

de Smitli. Mn su consecuencia.

estriM'lio

los

caso(l(>

\

puedan,

valiéndose de barcas y trineos, llegar al bu(|uede socori'o estacionado en la entrada del

abandono de

lizarse jior las partidas exploradoras, ó ])or

didas

de refugio en caso de acci-

si'ilo

tida jiara (|ne las dos trijuilaciones

I)le

diclios cairns

sesenta millas

i<'razer,

Oeste;

(lo,

no

sirva,

condi*-

No

soliro todo. i|iie escriliir el

relato de los proirresos de

dar cuenta de

fácil (l(>s-

mismas

las

los

conslrnyan

la isla liVttollon.

.

las

en

siilo

se

iine

deberán ntilizarse con oiones (|ne

en

sei^uridad jtara

lodií

d(í

promontorios nolaltles. dondo sea cniliarcar. JiOs

iiavej,'a-

la

('uidadu>aiiieiite

pero deteniéndose

los lnKiues,

con

Suiilli

iiiieiilras los hielos

lio op(ini,'an ^'ra\t' ultstáciilo

eioii;

descubrimientos y exploraciones; ¡leellos ha de siliuirso de modo que

dente yrave. sino también de punto de par-

tun'm dosjivips toda

.NlUlll

los

\

corro. ((.

l'ill.ll

toilas las

referir;!

su viajo, diiiuld

dfi

Al.

la

posición en que se

cumplir

las instrucciones

ya en

momento déla

el

le

sitúe,

de V. reseparación

tarde.

— Antes

de separarse de su reserva

auxiliares verá ^

.

si

es

conveniente de-

jarla provisiones para seis meses, por

si la


INSTItLCC.loXIíS DKI.

Alerta

siiiriesíMilLriiii

consejo del liciiipo y \'¿.

— Cuando

sitio s(';,'uro

\

.

su

t'ii

zar las conipa

tas

trijiuiacioii los

destinada^ á

filas d<< trine()

extienden hacia

el

Ñor-

lierá

si'u'uirá

cido, mientras lo permita

oluño.

la ai)i"oximacion did

y

hielos

que

mirantaz-íío opina

los

estado

el

los

d(í V.\

Al-

dos buques no de

invernar ú más de descieiitas millas uno

lien

de otro; y

si

desdi! IS?.") trasi)asara \'. este

limite con la Atcr/a, hará dospties todo lo posible para volver á situarse ala disbuicia prescrita, l'uedí! darsfí el

conveniente reunir í)U(iues

para

las

las

caso

(|Uñ sea

d(>

Tuerzas de

exploraciones

tUr la

ambos prima-

vera y del verano de 1x7 (i. 1."}.

continua,

la

una

costa continua ó casi

cual deberá se^'uir hasta ur

<

latitud septentrional bastante elevada, apro-

costil

íi

lardo,

barcar de trecho en trecho peqiu>ñas canti-

dades de provisiones y construir cairns los inlbrmes oiili^'atorios.

a

lialiiti

¡1"

3u',

a tuiíi-

n N-ordeposi-

(pie

contenpui 14.

o lejos, sil

— Una vez reforzada

mando, como

hombres de con

//ív;

los cuales

la

triimlacion do

se ha indicado ai-.tes,

berá V. tener por

menos

lo

y cuatro trineos de princi[)io de

el

de-

seis partidas

dará V. principin á

pediciones desde

la

de

silúo,

V. n'laraciou

I

destacada hacia

})olo

ir

I

i

j

de

el

Mile delor si la

.

nos á ;

norte,

la

(jik!

partida deiierá

reconocimiento de

las

— Se deho tener presente que cuando

no hay tic

ras continuas,

me-

lo

— Cuidará V.

Descubierta detalladas instrucciones,

de entre^nir

al c;'.i)itan

sobre todo res])ecto á las

campañas

berá em|irend(>r durante

la

verano de vernar á caso,

y

;Lrran

si

primavera

de

y

el

los

licitado v\ otoño

diliii'encia

de-

((U(>

jirimavera

buques han de indistancia uno de otro. En tal

lK7(i,

cipios (lela

\

de

ó á prin-

IS?."),

1K7(), la

ib;

priuKMM

será reconocer la respec-

.

1¡\a posición de los bn(|ues, lo cual se con-

seguirá sin duda, á nn'uos de ser

muy

des-

favorables las condiciones, con los trineos lirados por perros, sin (jue por esto se re-

la

no se ha encon-

No

empresa.

cribii' al

olvide V., sobre todo, pres-

caititan de la Desnibierln lo (pie

deberá hacer

si la

separación hubiere do ser

deliiiitiva.

17.

— Va

s(!

ha dicho

(pie los límites

de

compnniderán entre los •JO" y S)l)" de loniíitud Oeste; pero aun en este espacio podría ocurrir una separación iinal. á causa de al^'uii movimiento inesla

nave^'acion se

perado y repentino de

los hielos,

les lio sería posible retirar

buques,

lineas de costas. li).

provisto de todo

la

este

nna embarcación por lo m<'su vuelta, algunas semanas después, el

\'.

está

l(i.

exprima-

provista de

podrá V. practicar rosorva

marcha de

de hie^'o en activar

expedicionarios recorrer

los

jor (pie se ha construido en este ^'énero.

])erros, las

vera. Todas estas fuerzas se ocuparán desuo. spa

las cos-

condiciones (|ue

|)res(Mitars(>

y barcas: ya j

vechará y. esta oiiortunidad para dcseiii-

cm-

de

lo lar;,'o

mu-

trasen las exploraciones (pie son objeto de

Si la Alcrt'i <'ncontrase. después de

separarsí! de V.,

I

medio de marchar

el

distancias limitadas, por medio de trineos

la

V. avanzando, y derecorrer con su l)u<iue el mar descono-

Después

podrían

permitieran á

del l'olo, oljrlo prineipai de la ex-

las costas ((uoso

te.

>nUANTA/(iO.

aun Jamás

en una ^n-ande extensión de mar helado;

[ii'ro

pedición, y do las oxi>loracionos secundarias

de

\l

cho tiempo con trineos á

on

lioniliros (|U(í Ju/>,ni() necesarios ])ara refor-

campaña

liKI.

Irado

ciiTuiislaiicias.

d(í las

la ¡)csnibicvl<i se lialh'

í'lt'í^'irá

lONSK JO

\'.

porcaiicc. Tmiiará

()

:;easo les dos.

mismo

de

uno ú

cua-

Taml)ien se darla

eiiüjoso resultado si el

por ejemplo, fuera impelido hacia la

los

otro de los

el

buque, Sur ])or

corriente que bordea las costas orientales

de (iroenlandia, suponiendo que esta tierra sea

una IH.

isla.

— Ks por

lo

tanto imposible dar A V.

iuslrucciones terminantes pecto á

y

precisas res-

en que deberá separarse de poro ha de hacer todos los es-

la (ipoca

su reserva

;

fuerzos posibles para reunirse con ella

du-

rante la estación navegable de 1.S7G,

em-


w 8

VIAJKS

proiuliciido (lospucs la Icrra,

las caniiiañas

si

tonido un éxito

iiiiiiclia liácia

de

han

la iiriiiiavcra

rpi,'\ilai'.

caso

el

l'lii

At.

sor

dfí

iipcosaria olra oslacicui para coiaplotar (>x-

ploracinnos do noioria

vorá

no

dospiios

^'..

más prudonlo

soria

si

oon

rouiiir la Alerta oii ol

si

punió

soptonlrional dondo haya invernado; ul^nuia

medios

duda

so olVeeioro aoorca

¡¡ara retirarse

del)erá enviar el

rosol-

n.'lloxioii,

ou voz do dejarla

ol ()1rn l)ii(|uo

más

iiisiilicioiicia.

madura

d(>

do

los

on dellnitiva, no

so

Descubierto más hacia

la

i\

un camino do

Sur, A íin de asegurar

sal-

vación.

'J'¿.

1S77 quedará

\'.

cu i)lona

li-

bertad do ¡iliaudonar su buque apenas croa indispensahle

la

medida,

exploracio-

si las

por su exi)eriencia de

si

l^Tóó

estaciones navegables do

gara V. de

las

1H7(). a])ri-

serios temores sol)re la posibilidad

en

lil)rar el Iiuíjuo;

derezar su

unirse con

caso deberá

tal

rumbo de modo que pueda el l»u([ue

do socorro en

semana do setiembre de

1«7(),

la

8i prellriese

regiones durante si

que

ó los

haber dejado on

duda

los

ticias

los hi(dos el

conveniente enviar toal

buque

la isla Lyttelt(jii.

t'bi<'rla,

ó tal voz

nuevo en 1H77,

mismo año, eventualidad

si

ape-

indican», instrucciones contrarias á lo

navegable de 1H7S.

la estación '2li.

— Kn

el

caso de (juo, dadas las cir-

cunstancias previstas on

Si quedare forzosamente detenido en el

cita.

el

párrafo 20, las

tripulaciones en retirada llegaran ou \H~H á la isla Lyttelton

y no hallasen buque

]>odi(lo llegar.

Kn

tal

d(>

esto indicará

ha im-

circunstancia, los

hom-

bros (¡no tonga \. á sus (irdenos dob(U'án lo

posible para llegar á Uperni-

Do todos modos,

to.

cioii visitará ol

tando en 2

4.

él

el otro

deberá esperarle

parajes frecuentados

los

mes do mayo al

regrosar

al

de agos-

la

expiMÜ-

cairn de Lyttelton, deposi-

sus informes.

8i la estación navegal)le de

no i)ermite á ralelo 7í),

la

expedición traspasar

V. resolverá

si los

1875 el pa-

buques han de

invernar en esta latitud ó volver á Inglaterra i)ara pros(>guir

— De todos modos, tendrá V. presente

punto de

lugar que

dispuesto, volverá á Inglaterra á fines de

am-

giones polares durante la estación riguro-

el

el

accidiMito improvisto lo

se consiguiera ponerlos á salvo en el in-

estrecho de Smith,

tampoco

ni hallar

depositados en

que algún

que en ninguna circunstancia convendría que \Mi buque permaneciera solo en las re-

en

los pajiolos

\'.

caso de no ad([uirir no-

el

la ex|)edicion.

re-

nas probable.

.sa.

de

advertir á V. que encontrará tal voz algu-

bos, invernarán, pues, de

vierno de este

(|ue aparejo

verano de 1877, para

liombres que no necesite

ó la iJcs»

\'.

vik con sus propios recuj'sos; inútil ])arece

de socorro estaciítnado en

21.

y en

ros polares;

nos l)allenoros on

La Alerta no

encargará

por olios desdo ol

es

po-

para un recomendándolo la llegada on la nllima senuma de agosto (\o ls77. Ksf(! bu(|no irá convenientemente e([uipado para invernar on los male

documomo alguno,

cuando más

os

¡lunto dotorniinado en su nota,

buques que exigieran auxilio, desi

Kn cuanto

cairn.

el

socorro ni

jirimora

y

indicar estas órdenes do antemano, sin

sililo

bu-

berá resolver dos

el

dep(tsito,

Jiytlolton

la isla

V. pornuuiecer en esas

consiguearrancar do

ver

do

atenerse á las instrucciones que pudiera V.

hacer todo

eslrocho do

al (•

en-

tarde.

2U.

1M77 so enviará

l']n

con orden do tocar en

nes del año anterior han sido á su parecer definitivas,

Smifh un bu(|ue do socorro

011

— Kn

1!).

01,0 Nfiini'.

lii^la-

su misión

al

año si-

guiente. 25. se

—Aunque

la

campaña cuya dirección se consagra á las ex-

ha confuido á Y.

ploraciones y descubrimientos, delie recordar que no es necesaria una inspección muy

minuciosa do fía é

los lugares.

Para

la

geogra-

hidrografía del país bastará bosquejar


.

9

INSTHl!c.<:loNKS dki. ce iNSKjn DKI, AI.MIII\NTA/aO.

el

contorno

ih

ííonoriil

tan oxac-

las rostas,

como lo pcrniilan las circunstancias, y (le modo (|uc le reconozcan los tutu ros navcn;¡in1cs. Mn cnanto ú la dfitcrmitanicntc

nacion astroníimica

dfi

do

la ¡¡osicion

los

l>untos principales, no doboní oponerse du-

da

al;,niiia soltre

la

exactitud de los resul-

contiar

fuera

cumplir con las

mismo,

la

í^rática

de Londres han entre^^ado

trucciones detalladas que

Se

í,'uia.

lo

¡lA'. ins-

tos perfeccionados

para ¡¡racticar

tigaciones (juo han de hacerse en

inves-

las

los diver-

ramos de estos estudios, y varios de los oficiales de la expedición se han ejercitado ya especialmente en practicar las obser-

otra causa,

ú

odcial

más antiguo,

mismas

d(>be proceder

al

.

las

manera más acertada para

la

justiticar

confianza del Almirantazgo. no.

— Aprovechará V. todas

ocasio-

las

nes posibles para transmitir por

mi conducto á sus Señorías noticias sobróla marcha de la exjjodicion.

servirán de

ha provisto á V. de instrumen-

lo

V

le

»mi

presentes instruccioiu>s,

las

trasmitirá

que en virtud de

de las ciencias natura-

do esta expedición, y ])or lo Sociedad Keal y la Sociedad (leo-

enfermedad

por

j)osible,

la

¡)ro;j:reso

al

cualquier periodo del servicio no

peto y con lianza.

— Kl

propio bu(|ue Si

d(!

vil).

de

más antiguo de sus subordinados.

tados adquiridos, «jue merecerán todo res-

les ps el objeto

mando

el

su

•il.

l)e

regreso á Inglaterra,

.-o

presen-

Almirantazgo para entregar á los del Consejo un informe compl(>1o de

tará V. al lores los

hechos ocurridos;

los oficiales

y

otros in-

sos

dividuos de

la

tregado

antemano sus notas, cartas

vaciones (jue se les piden. Cuidará \. de

geográficas y dibu,os, con las observaciones (jue hayan podido recoger. Los diarios

proporcionarles

ocasión

])ara

que por su

parlo contribuyan á la utilidad

do

la

em-

'¿1

y documentos

— Dos

naturalistas

expedición: queda

acompañan

á la

qu(>

le

habrán en-

no tengan carácter ofi-

serán devueltos cuando el Almiran-

cial les

tazgo

presa.

de

expedición

haya

tomado los datos para las que se han de presenfar á la

pul)licaciones

encargado de facilique consistirán en recoger y preparar muestras do animales, vegetales y minerales, debiendo proporcioi.arles en los l)uques, en cuanto fuero posible, el es])acio que necesiten para conservarlas. Es-

que, teniendo plena confianza en su prudencia y recto juicio, y sabiendo además que conoce el servicio ártico hace mucho tiempo, no

tas colecciones serán propiedad del gol)ier-

creen necesario dar

\'.

nación.

tarles sus trabajos,

no, á

cuya disposición deben ponerse

gresar 28.

expedicionarios.

los

Si

alguno de

un percance

los

irreparable, los oficiales

las disposiciones

tes para la

29.

— En

marcha el

el

y

la

ado])-

más convenien-

ulterior de la empresa.

caso de verse V. obligado á

dejar la Alerta

para tomar

otro,

,

sus Señorías

mando de

la

le

— Sus

me

Señorías

manifieste

á

encargan,

de

por

V.

áV.

instrucciones

precisas que las precedentes.

más

Bien provis-

todo

lo necesario quedará V. en cambiar las condiciones del programa según las circunstancias, recordan-

to

buques sufriese

tripulación se trasladarán al

tando V.

al re-

M2.

último,

,

libertad de

do siempre

el

recomienda, y todo lo demás.

Soy do

V

objeto principal al

cual

que

se lo

debe subordinarse

afectísimo S. S.

autorizan

Desrnbier/a;

y

V. mismo fuese víctima de algún fatal accidente, el capitán Stephenson sería el

RoBEiiTO Hall.

si

designado Tomo

para i.

reemplazarle,

debiendo

Al capitán G. Narrs, comandante del buque de S. M. H., la Alerta.


^

1

T tr nt i

i

TriMHPWWM—


INTIIODUCCION

So

(Helio

lia

nación

la

le:,'a(lo

con frernoiifia quo son del

polares

ciiIiriiiiiiMitos

dominio

liritiVniea,

(|iie

dos-

le

do furt

por Havis,

Irescienlos años

hace

los

doiuiíiio

HalTiii y otros marinos ilustres, nomhres y trabajos conservari'in siempre un lu^ar lionorilleo en la historia

lludson,

cuyos de

í!u

pais.

Sin eml»ar¿j;o,

^'obierno no

el

aceptó esta herencia hasta ¡lOCOs años des-

pués do comenzar

presente

el

si^'lo: el íin

de una lar^'u ^Mierra era en efecto mi'is

favorable para estimular

el

la

hora

esj)iritu

emprendedor y aventurero trasmitido de edad en edad desde los más remotos periodos marítimos, y (jue constituyo uno do rasi^os

los

característicos

do

la

carrera

transcurridos entre 1H17 y 18 15 luciéronse coiilinuos esfuerzos para ])en''trar en las

y

la

antartico:

dolos

los

vegantes casi tan eminentes, se cubrieron diversas expediciones.

Muchos de nuestros oficiales v marineros se formaron en una escuela en que la austera necesidad les ensefií) á contar solo con-

sigo mismos, á tener esa

tenacidad y abnegación que más pronto ó más tarde debían ¡¡roducir su afecto en la carrera naval, y que ninguna potencia marítima

podrá nunca apreciar demasiado. las jirimeras

lares del siglo

XIX,

expediciones po-

por brevemente que

perseverancia de un hombre, de

sir

se liiciera, seria

admirador de

los

digamos tan solo que excepto la tentativa de Parry para llegar al polo, en

.lohn Darrow,

ardiente

«antiguos marinos del polo,» cuyas cróni-

ha sabido trazar tan bien dudoso es, no obstante, que las series de brillantes hechos últimamente realizados en el helado cas

,

1H27, y

la

expedición á las tierras antar-

de un prol)lema

paso Noroeste.

los anales

de

los tres

Barrow, y la influencia que tenía por su posición en la administración naval aseguraron el buen éxito de su proyecto sir

favorito, cual era

la

continuación de los

descubrimientos polares.

Durante

los

años

repeticiones

emprendida por Santiago Ross en 1S40, todas las demás tuvieron por objeto

hubieran enriquecido

sigularmente resuelto

en

ticas,

la solución

reinos. El carácter

incurrir

ociosas;

Norte, y que se distinguieron por tanta audacia tanta, abnegación y sufrimiento,

de

y

de gloria en estas

Enumerar infatigable energía

la

allá

nombres de Parry, ele Franklin y Uichardson, de Juan y Santiago Uoss. de Heechey y otros na-

náutica.

Pero A no ser por

más

regiones que se extienden círculos ártico

el interés

general:

el

que absorbía

descubrimiento del

La última de todas, la de Franklin la única que debía tener un desenlace fatal, ,

abandonó en mayo de 1845 las costas de Inglaterra para no volverá verlas jamás. Treinta años después la

Alerta

y

la

,

en

mayo

Descubierta

de

1875,

inauguraron


>r?=^

*I*JK«

ti

muño

(lo

el

\ iají'

(ilio

en

cspcilicioii rcticiv

t'l

j'>rr* tU'

liiisiiio

lüs pá^iii.'i" il" p^\''

|)(>s|»||('s (le

Kraiikliii. r<M'('r.

Cnidí) rPiiUfH'ió. al

Uciiií»

<•!

cslinlii»-;

Xf'iiitf (Mialni liii(|ii('s.

su

(|iiilla

años,

LTtilii'Tiii».

y

lo-»

cuiisaurároiisc

hiiscaí* ol l'!rr/iii

y

|»:i-

|K>r

y

i\\U'

triifos

<iis

iliir.iiiti*

lii»'!i»-i

p\clu>'iv:iiufMití'

'/rrror;

el

ciiliriiiüciilos ciiMitilicos

lili

y sus

fiii-rtiii

«Ics-

sino

¡ii-

ruiK'sla cxpcdicinii de sir JFioii Kraii-

tan

klíii tifMio

mos

al

rmi

rrlacínn

íiitiiiia

sirvo doasiiiitii !

I

proscnto libro,

la (|U<'

croa-

í|ii<»

caso, á |iosar do las niiniorosas ¡ni-

(lol

Micaciouos

á (|iio lia dadiMipiiroii

.

rorordar

paso, no po-

ol

y

comercio;

el

útiles para

científicos,

por

compriMididos entonces

nit'uios

ahora, coiitrií)Uveiido

;:loria

iia-

en resolver alj;unos pridilomas

lo intuios,

(luo

la

|ioro coiiliábase.

iW

asi á

mavor

la

nación.

la

Ilov conocemos á fondo los hechos, v nos

parece inexplicable

más

«US idea

(|iio

ni á

ex|iortos colenas

l''i'aiiklin

ni á

ocurriera

los

la

un socorro oveiitualiimnto necesa-

(lo

rio. ;.('iiliio lioso adoptíi

ción antes ra (d caso

d(> la

no de 18

precau-

los bu(|Uos. pa-

un desastre posible? Ahora

\\i^

dobiii

disponer (|ue en

(d estre(dio

punto indicado

t\i'

lo

el vera-

hallase una soi^uiida

17 so

dición en

niiiLTUiia

mandia de

expe-

do Harrow. en al^'un

antemano, donde so acan-

otoño (bd año si^'uiento; y do esto modo, los (jue s(direvivioron de la tonaría basta

(d

f

i

más

lina voz

luos soj;iiir I

!

los

los hocdios jiríjicipaios: <|iifr<!-

al^^iuios insfaiifos lus pa<;os

do

diiraiito tanto tioiii|Mi

y

lioiiiliros (|iio.

tan inúlilmiMilo, trataron do arraii'-ar á las

molos do !

siis

prodccesoros.

Franklin y sus compañoros hadían chado con la osporanza do doscuhrir

mino

Noroosto.

dol

coiiduco dosdo

Norlo dol las

//'-•.'>•

quo I

socroto ipio onrorralian.

lii(do ol

como muídios do

Asi I

tes resultacbts |irácticos.

sabemos: so

cidciilcs scciiiidariiK.

La

Si so lloaraba á descubrir

dían esperarse, en nuestra opinión, brillan-

ciiaks fiuToii

los

(«1

|i,it¡ii(>s i|)>

mares

sdrcariiii los

{\

\ít<

11

<!«•

ait-U'

rt'i>rtuail:i'(

.

(!(•

|Mir

M'iiiti'

Lis

|i(»lar»'s,

sulisii,'iii('iitt's

0(|iii|>a(lii>:

fXffilirioli

i|i'M;.rril('Í.iil!l

|;i

los

¡i

(•aiii|iarias

(lie/

M>MIK.

vei_'acion

liliro.

culi

'1

las iiivosti;r!ic¡oii»N pnlar*»**. «mii-

priMHÜciiilo |;i

«I

(

docir

Pacilico.

ompres;i

Ia.s

do un

011 la lii¡)(ilesis

(ludalia de (jno ol

tenia

;i

;i

la

\

á la ida

uolta. l''niiikliii

su disposición dos Itiionos Imquos.

los uiojores (jue so haliian dostinarlo

iban

•servicio especial;

oscasamente,

cuanto á

i'«xíto:

doscalaliro. uadio

camino se^^uido

continuaría abierto

difí—

]H)<|jaso

.

contar ra/.oiialilomontf! con un huou

y

al

oxaclo soria docir Hni''hl'is) soinojanto

(lo

ca-

Con ayuda do

so ])osoiaii ont jucos respecto á

cuMad(>s

paso quo

ol

Noroosto dol Atlántico

ol

)iM'aiio

(m.'is

os

mar-

las

i\o

provistos,

uiáquinas

do

á osto

aunquo y en

vajwir.

tripulaciones, era la tlor do

marina británica.

la

priuKM'a.

los

('»

mas de

hubieran con-

(dios,

volver á su patria. Lo do(M:ilos asi

se;,'-uido

¡Hjniuo se ha podido dotorminar

(d sitio

(|iio los

bu(|uos rnoroii abandonados,

(jue

sabe (|uo no os imposible

.so

esto sitio; iiiienfras (|Uo cien millas jos, hacia el Oeste, todo

y

en

por-

lloi^ar á

más

b'»-

esfuer/o hubiera

fracasado por precisión. Desagraciadamente,

cualquiera («poca

oii

(pie se liubiíM'an lie(dio

las tentativas para salvar la (>\podi(doit

ha-

brian sido forzosamoiilo inútiles, pu(>st(.(|uo

no

se

con

tuvo

la [)rovisioii

l''raiiUliii.

cias do esto

de ontonderso antes

Ahora tocamos

las

rep(dirá más. Do todos modos, 110

hubiera reconocido

dad de enviar una

consecuen-

y ya no

fiinosto descuido,

si el

ont(')nces la

S(^jL,'un(la

so

^oliier-

necesi-

expediídon uno

ó dos años después de salir la primera ;.habría dado la (írdon de li'rrur'i

marcha

¿Habría admitido

al

Krehn y al expedi-

(juo las

ciones debían sucodersc hasta

la

vuelta (bd

buque ausente? Después de ocurrido el hecho, los toíjricos se esforzaron jmr demostrar (pie en todos los lary;os d infructuosos


IN IIIIIIH

ISO. ní.

po-

11(1

Iirilliiii-

hi

i;ira

iia-

iúliasi». |iof

|)rol)l(MiiaM S (MlloilCCS

mayor

la

viejos pfoctiiadoH con ol olijolo

y nos

iiUliii

ni á la

•iii'i'it'ra

te iit'Cfsa-

prccaii-

a

iKjiii's.

|ia-

Ahora

?

íii

lo

p1 vera-

nda P\]IO<Mi al^'ini

,

(lo

so iican-

LTuionlo;

y

¡iToii (lo la

coii-

ii(>raii

lociüios asi el sitio 011

los,

y

por-

llo;,'ar

lo

las ;o

más

á

!('>-

liulii(>ra

oiicontrar

donaliaii

ir.

razoiíamioiito nos p.iroco os-

l')l

pncioso; poro o\aiiiinonios los lioclios.

comunicadusá

(arriónos

omprosas, no so

romo

coiisojos

(|||o

cliar 0011 las

|niodoii ooii^idorar síiki

do

lian

on

soi;iiil'so

los (|uc

lian

iiavoi^'aoioii

la

linmillacion; todo falto, laclen-

iiosiii cierta

cia y

buen juicio do

id

|ioi|ii(>rio

y sus

klíii

solo al

/'*.'•.

bu(|Uo ('(inipado por lady

l''ran-

mando de Mac

al

tentativas

Olivas

toidx.

y

amÍL.''<is,

Sndoosto.

011

diroocion

al calió

no

de sesenta millas (lio

kliii

visto

monl(i

Juz;4'ado

(d

más

(pío I'arry

estaba reservado descifrar

a;i1es.

taniliieii

retro-

Hoo(di(>v:

isla

la

mismo

cerrada

)osto,

(

tantos intrépi-

cidad indomable,

dos y padecimientos do (|uo rara vez hubo ejemplo.

'rerminomos ya esta oxpluracioiios

y

l''raiikli!i

suerte de

primera,

la

Erdn) y

en

el

lú^nibro página recoi^ida ('linto(d<

en

la

jior

Tierra d(d

]>olo.

practicadas

Prineijie íiuilhM'ino.

men

ningún hmino

Krchn y al is oxpedi-

revelaha

la historia ¡trobahle

de

la

muerte

FA único de

y demasiado

manera

ves-

(d

parlo,

consii,''o (d

pesijuísas

las

y el minuídoso exa(d l'Jn'hn

de inmensas líneas do costas á ni

Para (doctuar esto trabajo ha sido n(>cosario

y meses,

jior las

riberas

(hd

semanas

mar

(lomos-

ha nacido un arte (luetal vez desdo

íVuctuosos

has de la isla Ijeechey, condújolos jiroba-

cipio sí'jierfoccioiK) en

la

las (|ue

han^o podrían acercarse.

expedición ¡lerdida, descubierto ontí'mces por los exploradores, las tres tuniti;,'io

cam-

¡ntori's so concentn'i

(d

arrastrar jiosados trineos, durante sip;nií¡cativo

al

paso del Nor-

(d

de enconlrar

7'cn'oj\ llevaron

ciuMita del

do todos hacia diez años.

osla

Por otra á fin

iniora ¿lia-

y oii la cual s(\ dalia abandono de los buques. Así so

asi.

y limitado de

Tcrrar, hasta

el

(|iie

enormes, cerraron indelinida-

por decirlo

de osluilio. lodo

i|ue traz() la

posar

continuos esfuerzos

Ai'

pi)

seguida por

(d

la trá^i'ica

el disi,'usto

y

de

busca

Ao las se;jfundas

('xito

rula,

la

so

(d

diez

nionto. oeste:

inllueiicia:

nación oxporinioiitii por

la

^'astos

á h'ran-

habían ido on su

una doble

ejercieron (jue

expedición

La

polares.

las (|no

y do

ocurriera

(|iio puvohaniusá las

di;,'resiuii.

diera parecer inoportuna, y

la estola de un hiujuo y no se oncoiitni ni un p(^lo

y con una tena-

despi(|uo de diriciilta-

á

años

no

preilece-

los

Mandiando en-

hablan pnisoM-njíbi su rula

alino;_'acioii

Al'

el ^.jolilor-

Mac

tro las tinieblas

con ;;onorosa

de

nn-rito

el

cabo

mv

dispouian Ar ilimita-

sores del arrojado capitán.

cabo W'aikor ha-

allá did

klin la idea de eK(!riliir, para indicar

^^ente do

en nada

mal

Sudoeste. Poro

pa¡)(d: tal

oculto á

le |»r(idnjo el

afio. consi^i'uií'i pe-

^oiiseouen-

la

v

riv'iirsos.

enib:ir;4'n.

I''ran-

liasla (d 77"

oiiconti-aso

invornar on

tardo, on

espacio

ol

saltemos, (juo ro-

lo

liiolos la salida liácia ol

codií) para

dos-

paso did Sn-

(d

W Clliiiiiton mo

\ort(>; dospnos

por los

más

punto,

|iracticalilo.

duda cerrado

canal do

ol

Uiliniiotros) liácia ol

ciorfo os. Iioy

lii

ol

y

sin

liall(')

doosto:

on

canal do Widlinü'toii.

l']sto, ol

lo

lo^'ralia pasiir Ai' osle

doliia tratar ih^ rocorror, solo

lialiia

W'aikor:

oxtcndiaso

allá (h^ esto jironiontiirio coiiocid,!, Si

las (|iio

So;;'iin

niarcliar liácia

dazo de

)r

'lin-

fracasado

hahiaii

Msto triiinro no disminuyo, sin

mnorta. d(diia

l'"raiiklin rcciliio,

iorso aillos

rido ol ho-

(

dos

ror/osaiiiojito lotrii

á s(>r

llo^-ar;iii

ost(''ii.

se horra pronto,

vuella del

y perseveran-

más capaces;

cia Ao los jrd'os

,niiii|ue

cia (d

uno

más expertos na-

los

\cy;aiiles polares, la eiior;,'ia

(d

alejo

los

ti(>m|)o

JVocMso os coiilosarlo,

dos marinos.

Ilion id(>adas (pío

puost(.(|iio

(licioii

mismo

al

s(>;.'iiido

por

lición

uoc.osi-

lii-

di'

poro

l''raiiklin:

d(d olijeto deseado.

liahia

(|iio

(d mistoriii (|Uo so

netrar hasta

ía

sonda

Idcjijciito poi- la

ártica, os casi so^'uro (|no las instniccionos.

(M'aii liocli((

lio

tal

tt

u:iuN.

«

¡cisitudos de

\

I,as

losjolos iW somojaii-

cual condicioir. y para

más

va

niiu

so;.miÍ(1(i

mala diroocion. \ "[iio so doliio Imsoar á l''raiiklin allí dondo sus inslnicoionos lo or-

adamoiito,

lia-

perdida so haliia

la o\po(l¡oion

los •líos,

A*'

pero

d(!

estas lar^-as

y

fatigosas

el

más

helado;

campañas el jiriii-

alto errado.

Por


n

MAIl;»

tul priK't'tliinítMito se hiiti n'cdrritlit

citMltlH

tirar

lioiiilirc

ciiilii

(7 10

lllilllH

<!«>

pntN ixioiK'H,

lifinH,

IIMVfMltlI

))

HÍoIIIkIo

I>II

un ohjcto

rror ootí

loH va.stuH

f'tc.

Nllllu

•'loo

(Iiiniiitf

li||<|l|)'

!i|iri-

Ílll(M<(IÍll

rccD-

|t'>Jns tli'l

lialiiau iViui-

cniíipiitrinta^^

y este

tuvo su

al

^íolticmo

cuipnMulcr nuo\as cxploracioni's. larca

fati;,'osu y ardua cdiuo pocas, puesto (|uc después de liiilicr-^c renunciado dcllniti\a-

niciilc

victoria,

el

dormito entre

no-^-

años,

olistante, hus alio;,'ados no se desani-

perseverancia no

de

la

lo-i

nece-^i-

diversos presiden-

Sociedad Heal de

(ieo^'rat'ia

para

permítaseme esta palabra, (pie la la asamblea se concentrase en

iihíiti'ir,

¡t

atención de

su proyecto favorito liasta que

la

ejecución

lle^'ase ser un punto de lionor nacional Ks un error creer que las empresas árticas i'i

I

fueron populares desde la pérdida de pedición Franldin: salvo nes,

la

i»rensa

no

al;L,nj

la

ex-

mis excepcio-

se luostralm

ia\(irali|e á

ellas: los ¡¡rincipales diarios ,'uardal)an si-

lencio

()

ciencia se

no la

hacían una (q)osieion formal;

mantuvo

se adhirió al lin

marina, en

de oiro

más

(I

consi^^uieron

haya acelerado

;,'éMero

buscar

á

los

habían coadyuvado

ipie

los

limpies

do

anda

nii'nos felices, para alcanzar ha-

Norte una elevada latitud, y en es(e concepto Hall consi;,nii() casi arr(d»atar la palma de manttsde l'arry. Peterniann, el eminente ;,'e();,'Tal'o de (lotha. abn;,'alia c(>-

patriotas. li/.a.

|»or la

causa de

despertando

y

Iludían

si

los

estudios po-

la

alicionenlre sus com-

Stiecia

y

Austria entraban en

con

escasos

los

medios de

disponer no hicieron

descubrimientos

(1).

(pie

importantes

demostraron, cuando

y la perseverancia son también su patrimonio. Hajo el punto mf'iios, (pie la

eiiei';,''ia

de vista cientilico sus trabajos son

i;,nial-

inente notables; y por último, c((sa más de eloiriar aun, sus expediciones, enyos re-

cursos eran

más

escasos, hicieron frente á

mayiu'(!s peli;;ros, sufrieron lias

(pie las nuestras,

más rudas prue-

y re^n-esaron todas sin

la

expiM'inientar nin^'un desastre irreparable.

tiempo alejada, y sino j)or compromiso;

Ksto solo huljiera bastado para I)ürrar la profunda impresión jiroducida por el fún(>-

lar;,'o

;,'eneral. reluisaba

su apro-

bre tlesenlace did viaje de l'"ranklin.

prendiose (jue

yo número era comparativanu'ute muy escaso, podían esperar tomar parte en tales empresas; y los honores y recompensas que

l)ian

habían de favorecer á los pocos eloj^jidos no debían servir sino para enlorj)ecor más aun

m

al (in

l''ranUlin, hicieron varias tentativas

bación; solo al^'unosde sus individuos, cu-

el

y Itawlison,

probable, sin emiiar;ío. (pin

;,'enerosamente

losamente

altura de su

por sáliios p<ó-

como Murchison

Mslados-rnidos.

lares,

¡(^ut'

formado

ción otros países no permanecían ociosos;

malian; eran solo un puñado de liomiin-s. la

iiabiai:

durante nuestro periodo de inac-

ees,

más de veinte

mejor buena

i'ls

pre><ion

éxito;

pero su inllueiH'ia estuvo á

tes

y

la

cia (d Polo

tarian. j)or ejemplo,

cuates

los

táculos y alumnos más; y

nuevos

entusiasmo,

de

IncJiaroM valerosamente c(Uilra dichos obs-

expedi-

por espa<Mo de

No

la

yrafos, tales

pc«i(|uisas relativas a la

desc'Vibriuiientüs polares

otros

dados de

l'ranklin, la idea de hacer

|;is

,1

ción de

Puesbien! al;,'unos honíbre» entusias-

!

una

ik

(|ii<>

ar;.'uuii'iitu

pcsu (Muiiulo se Iratinlc inducir i'i

»as.

parle de las ex[iedici((ues anteriores, secun-

i'i

t>\clusivaiu(>uti< cicutíllcí»

para hu-^car

<|U»>;iili)

1''

1

un poNodn voo

pxlcusioncs (pu' se

aitaliaii sctcorro;

Nuil

tas, los nnts

llil'lllS.

|ii><

ciintn»-

l'lll.ll

Ixílllllictriis), lll>)lil>iulll

r(|iii|>(».

cil'll (IÍ!|>4,

Al.

curso de las promociones en

un

servicio

lanzado á

A^Erflm y lo

son ya 'tan esca-

'íi'fvor

desconocido sin

inquietud respecto á

la

medida al^'una para

ase¿,Mirarla,

tales

(1)

circunstancias,

No

la

("omS(!

ha-

menor

vuelta, sin adoptar

y que en

nin^'una precaución

es nocosnrio decir rjiio en lii (ípocn oii (|ucse no se liiiliiii lloviidn i\ ciilio In foliz y sueco NorduiisKiüld.

cscriliió osld iiun

(|ue las probabilidades

el

íilrt'vida PX|icdici(Mi <k'l

i


lianfailo piini ;,'iiriiiil¡/ar "ii

liiitniíiiii liiiltifni

Siiliiiisc

Miil\:iciiiii.

pdlii

al

cin'iiiixrritii

(iiicilar

ili'lii>

cxpciliriiiii

lina

i|nt'

vil

su

i'i

(lo iiiiiiicra

<|un los

iiiiniíiiiiiii.

Mil

una

palalira, el cspirilii pú-

pais

iiucslru

iiiailiirailt):

lialiia

lilico

al

n'<luz('aii

.-»>

ríes;,'!,,-

i'ipmi

socorro

(le (li'sculipiíiiiciitoM, |ip('|tarrn(|iwi' ol

á

ilia

fuerzas vivas

la roiKivin'iitii di' las (»xp<'-

¡\

[•'ailalia

íiiipoiiia

po

ron en

hecho su

primeras

las

servicio.

en

olira

lilas

«

llanto

y

el

((lie

camim no se

ja

I'',!

prác-

tiem-

marcha-

los ijne

ilcscmpcñaron

<i

jos

\

ante-

injes

más reducido conveniente en-

era tanto

¡u>í;,'al»a

un jefe de escuadra á la-i re/^'iones árlicas. Después de repetidas delilieraciones viar

llamar

acordiise

al

hallaba entí'mces al

capitán Nares, freiiti^

cion cientíilca conliada el ('/'"/ Ir II i/cr.

reemplazara, esta

empresa

que

muy

el

al liii(|ue

dehiii ser

de S. M, M.

nolalile; pero

haliia

aun-

cuando tonni parte en

j(iven

Nares

se

De cualquier moduíiue se le perjuicio que iba ú sufrir

última expedición dispuesta por 110,

(|iie

de iimi expedl-

\

lu

f\ ^n)lii(<r-

uelto tan instruido en la

ciencia de las cosas polares, (pie los sufra^'ios del

almirantazgo deliian favorecerle.

Hacia ya mucho tiempo

autori-

(|ue las

dades competentes tenían trazado en hos(juejo el

plan ¿general de operaciones. Sin

las

mi'is

iuucIkjs

no

altas

años

(d

((uo se

Mu

y

esfuerzos seria

Polo Norte, por lo m(Mios

Durante

latitudes posibles. las

sociedades de

luibiau tratado á fondo

In

los

el oli-

la

^'eoíj;rafía

cuestión,

y como

mucho

uuia C(M1-

llU(lii>

espacio (|ue se («xtiende entre

reciente

Nueva

la

/eiubla.

del Miir lihrr i/rt ¡'n.

Icoriii

práctico

funda-

iiin;.'iin

cientillco; auni|U(> se

(I

demostrar por

(d

hu-

cálculo i|ue

una temperatura media aly:o iiii área donde (d sol se mantiene durante seis meses consecutivos sobre lUi'is

elevad.! en

hurizonte y otros seis d(d)ajo de

(d

hubiera aibdautado miudio

lio

('d,

esto

conoci-

los

mientos, pues ibd iii\icrno

(d derretimiento de los hielos no depende únlcameiilí» de los

calores del verano;

tades

de

la

asi fuera, las dillciil-

si

iiave;,'acioii ártica

desaparee

í-

rían á cada estación, por corta (|ueesta fuese, '"ambieii iiK'iios

y de

desmenuzar lóric();

¡nter\ ieiieii otros a;,'eu1es no

importantes, (uiln» otros

los vi(Mitos

las

la

acción

de,

mareas, necesaria para

los hi(dos a^^rietados por (d ca-

pero se necesitan sobre todo canales

para (lue los restos

puedan verterse fuera cuenca polar; y ya

(bd vasto recinto de la

sabemos que estas salidas Por otra parle,

(d

menor

faltan (bd

todo.

iiroiiiontorio

puede

hacer las veces de liarrera, y durante (d fu verano. al¿junos días de viento desfa-

LTaz

vorablí!

bastan

piíra

tanta importancia (»

(d

rio

si

(d

no tenia, sin eiubaryo.

/'I,

til,

y colaterales:

jeto princijial de todos

'II

I,a

cos. ])ero secundarios

alcanzar,

con

taba

(iroeiilandia y

dudase ofrecerían diversos asuntos jiara los estudios j^'poyrá lieos puramente cienlili(')

de bu tie-

expedicioiiOM

las

penetrar

sus antecesores; pero

era probable

funciones importantes en li'.'ros;

b'jos (|ue

necesidad de eiictintrar un

á

fisjca

de

los jefes

(•speran/a de

biera podiilo

misma de semejante

lialiia

al;,niiia

todo

de experiencia ad(|uir¡(la en

lionilire lioii

la

pues

deJclV.

clecciuii

lii

apenas á

jilba

mento

dlcioiK's polares,

coolormacion

l,a

rras en las rey:ioiies d(d círculo |iidar iioile-

puesto de lionor. aplii-aiido su»

recolirar o\

s(>

asunto.

decidir

como

si

canales de

(d (>stre(dio

(bsSmith

dn \\'(dlin^'ton quedarán cerrados

rantíí toila la estación.

Desde

el

du-

observato-

que pudi(>ra ofrecer la punta de un másla cima (l(> una montaña, el lio(t

rizonto visibb; está liioilado ¡mr

la curvatura que han nave<^a(lo en esas re^'iones saben que basta una hora para convertir en inextricable caos de hielos un mar

del

¿,'lo1)o;

y

los

libre al parecer. Kl «cielo

de a^-'ua» engaña

era natural, debieron producirse divergen-

con frecuencia; puede ser producido por

cias entre los sabios niAs

una estrecha

versados en

el

faja,

por

una

¿grieta ó

hondi-


VIA.IKS

16 (lui'u iusif^Miiliciiutc;

misible

tío la

y

la

Al.

única prueba ad-

una

exisloiiciu do

l'ol///iin,

ó

eueiica jioiar, seria el testimonio do los bu-

ques ^

hubieran atravesado. tenían

la

oi'^^'anízai'

(|ue

el

)eéano Artioo fueso navo^-ablo; ¡)ero podo-

rusas ra/ones los indueian á (»sporar ([ue

modio

si

o al

'

jxir

una

trineos seria dado llo^^ará

tío

titud bastante oh'vada.

mismo

la-

polo.

Los americanos, á las órdenes de Hall, babian invernado al SI"

Norte,

;<S*

mi'nos

á

iiu<!vecientos kilómetros del eje septen-

(le

trional del ¿j'lubo;

(lose

y sus inlormes alimonta-

creencia de que las costas, coiiliniián-

roii la

hacia

mucho

norte, facilitarían

el

el

buen éxito de la empresa. Decidiíise pues. unanimidad, que el estrecho de Smith

l)or

fuera

ruta de los dos buques, y estos so

la

liicieron á la vela bajo

acompañados de

ausi>¡cios.

y de

esperanzas

las

No debemos

d(>

más

los

los

lavorabh^s

buenos deseos

un

todo

país.

anticii)ar el relato

do esta

expedición meuiorable. Todo fué bien hasta el

día en

que

el

capitán Nares

s(í

vi(')

obli-

giu\o á situar la Alerta en la ribera libre del

mar

cuadro

polar, á los 82' 27'

de latitud;

se oscureció entóneos,

y

la

el objeto

Desdo

más

no

la

alta

se veía tierra

principal de

cima de

hacia

el

los

l;i

el

vista ex-

perta del jefe debió recí^uocer (jue no se

canzaría

al-

empresa.

alrededores

norte; lalin'ábase

la mirada en un lúgubre desierto do liiolo, cuyas anfractuosidades y desorden parecían

desaliar todo esfuerzo cir allí

un

humano

buípie ó trineo:

y

o MiIlTK

apenas so hallaría diferencia apreciablo en-

á introdu-

solo las costas

organización de esta campaña y la emi)rondidas para buscar á l''ran-

tn» la

áy

las

Kliii.

misión de

nuevas expediciones no eroian

las (

(|ue la

os (juo

i|

seniíjanles casos

l']n

iieno á

éxito do la

(jue fornuiu

ih' los

Iiargo, las

han impedido esta voz corbuto, (pie abicí) á lantes después

bro

estado do las

el

Mac

y de

llinson

cuatro inviernos

mucho menos

(mi.-

la

invasión del eslodos los tripu-

sola

tripulaciones do

C'o-

en una latitud

¡)asados

elevada, no se registran ca-

mismo sucedió en otros viamás cortos; y este hecho se observo aun más marcjidamente en expediciones sos graves; lo

jes

cuyos individuos padecieron y se fatigaron excesivamente durante sus correrías con trimM)s. por otra ])arte, los diarios que so

han hallado de

los iulelic(>s

Franklin, reüeron cer año se

ellos

consecuencia del

onfermedad,

mil trescienlos solo

trar

emprender trineos.

los

escorbuto

habían

los

aquí

cerlo, érales

á

sur,

al

y buques de-

tarea de arras-

hechos

cuya explicación no del

muy se

ha

vapor no

nunca lo l)astante: en buques d(íbíau mantener-

elogiar

otro 1iom[)o, los

durante

otra

podrá de-

invernado

onlioso que las ventajas

podrán

Sifué

de

más

la terrible

poderosas máquinas de vapor.

í^

y cuatro

oliciales.

kilómetros

signilicativos,

so

nueve

después de abandonar

bieron

omi»añeros de

cosa ({wa nadie

os

nunca, pero

cirlo

(

desde linos del ter-

contaban ya veinte

muertos, entre á

(pi(>

se aforrados al

Cierto (jue

Sin

Clure, al cabo do tres ó

expedición y de la ventaja que tenia so])re las precedentes, por ir ¡¡rovista de bien equipados y abastecidos de todo: mas por tal concepto

ella.

invíM'uada; y aun podemos diiriios por cunlentos con (jue la mortandad no hava excedido á la At" las campañas anteriores. Kn los informes so-

de

muy

buen

el

bienestar de

casi

una

d(>

encontrado todavía.

ambos bu(jues iban

cosa:

más minuciosas precauciones no

que se dirigían hacia el esto ó el oeste ])rometían algún éxito ¡lara los trabajos do los exploradores en la prinunera siguiente. Háse hablado mucho acerca del equipo la

de

parte

gobi'-rno no

el

más que una expedición y el

vista

la

vai'ias

hielo de tierra, á

semanas; y

forzoso

si

menudo

no podían ha-

derivar liácia

el

sur

cuando el campo de hielo comenzaba su marcha. Hoy día, provisto de sus máqui-


n

iNTnonücrios.

rcfiahlc

h

1m';iii-

tancia ((ue

buon

el

l'raiH|nea

Sin IMU-

ilol t's-

iiv(M-na(la;

con

líos

o

la

i'i

y

las

inronuos so-

mes il)ü

Co-

(le

una

oa-

la

hora misma

(Mi

ncz

el

re-

su \iihi.

l'ari'V, tal

de todos

los ^ lajeros

]io(li;i

cuatro

días,

<;uindalezas ú de

y

la isla Midville^

abrir

su partida de

y por poco considerable que sea su esseria que el Índice 6 las dil'ícil paletas le perforasen como que un bmjue

jier

])¡do oficial

atravesara la costra terrestre.

aun

conducidos por

C'luro,

consiguiera

pesor, tan

exploradores

Oeste do

el

y aunqvK! Mac

trineos

ruta de^

la

y por mas que

del ¡¡(•(iii\

bajo la

cidebre predecesor,

su

qu(í

PaGri'

el intn^-

informe

depositara su

con

treinta

de invierno del

cifico á los cuartídes

iiiisma lúí'dra

cade-

alorhiiiado

liendo del Allántico, trasjiasar

con-

y

quien

(pie sacrificaba

más

do,

si los

(l(>

pobfes. no pudo, sa-

años más tarde llegar por

da

envidiar á iiin^'uno de sus antece-

(pi(>

sores.

se observó

)

na, en

es

osla

helado. JM'anklin

último anillo

dos meses se

Nares no han alcanzado su objeto supremo, no podemos decir tampoco qm; t(Mi,i,Mii na-

otros via-

311

mar

]»roiior('ioni') v\

se extiMidian ciento treinta kilómetros

de bielo

lijo

entre

ol Lircs/i{//'dor,

situado

(')

latitud

(>í;'isti'uu

las

riberas del

el bielo. Va sabemos que esto es mucho; pero cuando sií ll(>;^a al hielo sidi-

Pero

Iros

(1(!

(J

docks en

i\nfí

áo.

de uno

ahora en tres ó

tinuamente de

los li'ipu-

)s

nii'iios

no

\ela

liu(|ne d(>

el

evita el penoso trabajo de tirar

así so

•luicioiii's lio

ision

en

correr

lioiipslar (le lll.

dis-

suficiente para maniobrar: la

es|)a('i()

lio

L;'()lii"ni(i )s;i:

buque se abre paso, aunque sea en un mar obstruido, donde quiera que baya

lias, ol

la

y

mpiifüi ;ir

eii-

La

nave^-aciou hábil

los

ha perinilido

de

lo posible,

lleii'ar

al

y atrevida

(]uo

extremo límite

en

bahía de Morci, Tierra de Hanks, y

la

extremo alcanzado por Parry

limito

isla Mídville. ('ada

uno de

marinos tiene su parte en

más

septentrional;

estos

(d

(mi la

ilustres

paso noroerto

el

toda

la tiene

l''rankliu

cxpedic'ioiies

se ratiy;aroii

f

sición

correrías coa

cu que

trado todavía iarios (lUC so

polar, es

liiupañoros

nos del ter-

iiin¿,nin

buque había arrosde un invierno

los

rigores

verdaderamente

solo de la

si el

<''xito

de

otra

podrá do-

i(!

uvernado

á

M m

dad,

lio

do á

lo (jue

á que

y buques de-

muy

el (''\ilo

lecbos

muy

coiioH'o luuhi

vapor no

u nianteuer-

ú

menudo

podían ha-

bácia

el

sur

onienzaba su e

sus

al

sur; pero

aun desde

el

ningún uno al

l)U(|ue

otro

corresponde

ha nav(^gado

Ocí'-aiio. ]<]n las

exploraciones siguientes no se pudo tani-

máqui-

lioco

llegar por

A decir verque haya sobrepuja-

E. Helchor;

larde

el

Kellet con

del

oeste tan

en cuyo año

b'jos

como

lo coiisig'MÓ

división de la escuadra do

mientras que

como

último y

esto

Kvcbo y

el

Terror

en ISIT), no lograban franquear

la

entrada

sus buijuos, asi

el

AN'ellington.

¿No

seria

tan

evaluar

poco generoso como inexacto decir (pn^ so

([ue

ha malogrado el ('íxito de esas distintas empresas? Si no dieron t'do el resultado

íiii

podríamos decir que todas

expediciones de que nos hablan

el

IH')2,

una

d(d canal de

verdaderamente justo

de una empresa por

lio se lia

bastante: en

10

el

Parry basta

pocas han igualado.

se proponía,

les polares lel

más

Si fuera

rea de arras-

iüu

descubrimiento d(d que

en

dependido

hubiese

hicieron oficiales y marineros, sul'riondo fatigas y penalidades

sur,

al

is

del que la

voluntad humana.

cialcs. Si fiKí

u

di^i^iia

y demuestra cuánto hubiera podi-

do hacerse

y cuatro

to

la

(1Ȓ

dirigió, i

Alcrhi en una po-

situando

los

las

ana-

han fracasado también. Los co-

apetecido fué sim¡)|(nieiue al

porque no está

alcance del lionihn^ vencer

las

fuerzas

nocimientos que tenemos del canal nuirítitimo que enlaza los dos Océanos á lo largo

de la naturaleza en osas regiones inhospi-

do

No nos aventuraremos á predecir que jamás buque alguno surcará los pasos del

las costas

Norte de Ann-rica, son

sultado do los esfuerzos continuos

ol re-

é indi-

vidualmente infructuosos de los oficiales de la Compaaía de la bahía dclludsony délos do la marina británica, desde la época en que Hearne y Mackensio siguieron

los

dos grandes rios

Tomo

I.

árticos hasta las

talarias.

noroeste, ni

(|ue

dejarán do renovarse las

tentativas para llegar al Polo Norte: estas

dos ambiciones son dignas do

un pueblo

marítimo; ya so intentará algo más tardo,

y

tal

vez con buen éxito.

El primero do 3


18

vi.v.ii:s

esos proyocios se

po (|no (le

s,'^

abandonó

cuando

solo

muy

se

(pío

no

y

por

una

única vía que

mar

el

del 8pitzr/er^'.

nin.ij^una

expedición

nuestras costas sin

serie conii)leta de trineos,

mismo modo que nuestros 1)uques ordinarios no marchan nunca sin sus embarla

sencilla

aquellos vehículos son

los

razón

tes

¿será

los

dos

de (juo

únicos medios

para recorrer tales parajes. Pero do

si

¡¡res-

objetos citados

an-

razonable, solo por la satisfac-

ción de trazar

en la

carta ^^eográílca Tina

linea de costas desoladas, cubiertas de hielos eternos,

y que

nadie visitará nunca

después; será razonable, repetimos, lanzarso

ben

á las

¡os cuarteles

buques, y no á

en una expedición or^'anizada especial-

mente para emprender viajes que han de costar enormes sumas y horribles padeci-

Aun

llos.

la

do invierno de

los esfuerzos

lar¿.,'as

de las par-

distancias do aque-

queda inmenso cam])0 para

los

buen éxito de

las

descubrimientos, iiivest ¡Ilaciones

raza

¡¡radicadas en

ex])loraciones

inmediación do

conquista

la

(i(d

cindimos

hasta ahora,

podrá intentar su

polar se alejará ya de

por

los resultados obtenidos

tidas enviadas á

por

ofeografía

adviértase que son considerables, so de-

los

Es indudable que

caciones,

y

La

vez menos.

la

En cuanto

el hélice,

provista de

Todos

decidirá.

ciencia tal

y

que ofrece

hasta ahora no ha parecido imiionetrable

ir

país

es el

sino con el vapor,

para

mientes? El ;j:anaria poco,

éxito.

más esperanzas de buen no

una

la TiíU'ra

(\(\

cara parece indicar,

obstante, que ese camino

al i)olo,

1)U(]Upí!

nna cxjx'noncia

dol voy (¡nillornio:

costado

lo-:

AL rot.o NOliIK.

liom-

(imvlulia

rula imr explorar, la dol oslo

lia

mismo

ú liuscar

rcuiuicial);!

l''r;iiikliii,

al

humana,

y

del

podría beneficiarse toda la Infjlaterra

,

más

(¡ue

las

ha emprendido una tarea

otras naciones,

que debe considerarse como un deber; pero ¡cuántas cosas se^íuir el

le falta

En

objeto!

hacer antes de contiempos de paz,

buques del gobierno surcan centenares,

sin

más

los

ocv^'icion

prepararse á la guerra; !

;ie

se

los

Océanos á

que

la

de

dedican á

obtener resultados cientiíicos apenas dejan

en

la

naturaleza

misma do

las cosas

más

que el que ofrecería la estela do un buque, muy pronto borrada. Una pequevestigio

ñísima parte del (~)céano, medida con avara por

la

mano

primera potencia del mundo,

marca con indeleble sello las obras de utilidad general, que durarán perpetuamente. JoiíGE

Eniuqle Richauds.


La

fíPo;;'!'!!

fía

I

voz lUÓllüS.

s

hasta ahora,

do-

raidos, so

¡cadas on

•1

YIÁJES AL POLO NOriTE

hi

iiiviornodc

(lo

do his par-

'.os

do

icias aiii])0

1ST5

aqiie-

para

éi

1ST6

los

óxito do his

1

iciarso lo(Ui hi

quo

ináfi

una

ido lia

his

lai'oa

CAPÍTULO PRIMERO

dobor; poro

do coii-

nulos

do paz, los

)S

los

Ocóauos

Siilida ¡'i

ion que la do 10 so

de Porlsmoulli.— Bullía do n.intry.— Aves mariniis.— El Valeroso so piorrtc do vislii.— Fuorlcs brisas Mcapariciun del Vulcrvso.—Voiina y morsos.— líl campo de lialloiia niuorla.— Hielos.

Palomas viojoras.— Una

hielo y los hielos antáriicos.— Una

dodioau á

tcmpcslud.— Decoloración del mar.— Pesca eu

el

banco de Torskc.

— Mar

de hielo de Groenlandia,

apouas dojau

!

las

cosas uiás

a la estela do la.

Unapoquc-

lida íi

con mano

del

oln'as

El 29 do

Mayo

la tarde, dos g'losa, la

las cuatro do do 1875 buques do la marina roal in,

i'i

Alerta y la IJescubiertc salían de Porlsmouth para hacerse á ,

y los marineros cul)rian los mástiles do los buques de guerra; todos nos saludaron al paso, mientras quo

en

ol

aire

resonaban

mundo,

del puerto

formidables hirn-as, proferidos on las ori-

de

la alta

mar. El jelc de la expedición acababa de recibir de su auí^usta soberana el si¿,niiente telegrama, fechado on IJal-

todas las embarc-aciones quo se oprimían

ulili-

rpótuamento.

LlCII.VRDS.

moral:

á V. y f^o

la

«Mis mejores ;'i

deseos

firme confianza de quo

;

abri-

obtendrá

buen

óxito en una obra tan valerosamente emprendida.» Esta marcada prueba de afecto fuó trasmitida al punto á los olicia-

y subalternos, que se mostraron profundamente conmovidos. El interés que íl todo el país inspiraba la expedición, se acentuó más aún cuando llegó el momento de la marcha. Ninguno

les

capitán, á quien des-

el

de ahora dejamos

la palabra,

podrá olvidar

nunca tan afectuosa despodida: una compacta multitud ocupaba los muelles,

nando también

la plaza

longándose hasta de

la

la

en

lle-

de Southsoa y pro-

ciudadela; las tropas

guarnición estaban sobre las

armas

el

en

los

vapores, en los yaclits,

y on

la rada.

A

acompañun

sus iutrí^pidos compañeros

de nosotros, dice

llas,

la

altura de Spitliead nos dio alcance

Vclcroso,

mandado por

tus Francis Jones,

mos

los laros

el

capitán Lof-

y poco después dobla-

cargando velas, á causa de

los vientos del

Norte.

Aun

nos acompaña-

ban varios yachts; pero poco á poco viraron de bordo; y á las ocho do la noche, hallándonos

al

Agujas,

uno

de la punta de las mantenía fiel; iba dirigiilo poi' ol reverendo Conybeare, padre de un oficial de la Descubierta. A media noche pasábamos por dolante de los faros de Portland, y nuestros tres buques bogaban á toda vela on el canal de la Mancha con la rapidez de seis niidos por hora. solo

sur

so

Al día siguiente, estando on de Eddystone,

el

Keppel,jefo de

la

almirante

las sir

aguas Ilenry

marina en Plymouth,


20

viA,ii:s

vino

Vulcrosd,

del

(le carliiiii

iiios iilñ'ij'os á

cu

de

."

1

Al dia ala

siiíuiciilc nos haciainos

de inio\(i

y

la

Viih^vnso. {[\w

tierra soplaba

las

cuatro de

un viento

Los QW

el

y

dd

nos ocultaba

'l'nro

la

la

iioidie,

{^¡lissi

buenos,

l)risas liiíoras:

Ó

]irimera

ve/,

el

que uos acompañij basta

nuestra entrada en .

bandazos

ob^ije

el

Suiitli. .

resis-

(bd Atlántico,

observar

con

c""rto

luarcba relativamente trauíjui-

la Dcsii'hii'iin

eml)ari:'o,

do

ambos lados, y su

]ior

juirecia

des[ii(iue la

estrecbo

el

pesadauKMito carii'ada

con dilicullad

tripulación

y más allá del vimos ¡¡or

Norte

petrel de los bielos (Proic-

llf'rin i/l'ir/'i'Hs.)

Tia .\l''rlii

y

del

]'(ilcrüs().

no se lucieron esperar las

8iu

tril)u-

último, y por más que sus ruedas, cubriéndose do

laciiuies para este

desembarazó lona.

TÍO

lindo competir on li.n'oreza

nuestros l)uques,

su

Va\

cita

con

consecuencia

permití separarse do nosotros

como punto do

,

Godbaven,

lo

señalándole al

norte do

Ciroenlandia, on los ¡irimeros dias de julio.

Kn

la

mañana

del

refrescó por el norte,

corrernos bácia

bácia

norte, osperan<lo bailar

(d

este,([uo de ordinario rei-

las brisas (bd

parabdo

(d

;

pero niu'stros

al

dia sii¡;uionto

TxS

esfuerzos fueron inútiles. banuuidi'o

\\\ '

viento

(d

saltii

liajaiía

mentó su

.

y

noroeste, oblii^'ándouos á

al

continuarcon rundió '

poco

al sur:

á

poco au-

\iolencia; furiosas olas barrieron

las cubiiM'tas d(> nuestros Imqiies. sobrecar-

gados en demasía, y

Kn

las escotillas.

necesario cerrar

fu(''

tarde del 12, liabiendo

la

í»

y

de junio

el

viento

tu\ irnos

el

gusto

tempestad,

la

comenzábamos

á

mar comenzii

ante

lelicdlarnos

barómetro volvió á

cando

el

])ajar

á

esta

cuando

do buen tiempo,

lierspectiva

apa-

varios ]nili-

los liuípies

latitud

(b;

1

nos

(¡•ichir/i/ld'j

"''¡/lorinit):

iios (/'í'//""''^'

d(d viento.

lado

(d

semana anterior babiamos tratado de

Tia

serenarse y pudimos destapar las abíM'turas para ain^ar y secar la batería liaja. Va

fueron bastant(>

;^'avio1as

impi-

calmado

primeros dias (¡ue pasamos

cuali'n

Atlántico

l)aralelo

de

la

i'uta.

recieron cerca de

la

'

dii'udola cabecear por

para

fnvsca

equilibrio,

ya delinitivauK'ute

liabian sei;uido desde tierra; tainbi(Mi

dando

y á de-

.

con alternativas de calma y

tía

i

liastante

brisa

Alerta en

la

Irlanda: la expedi-

liabía lan/.adf»

alti'unas

I

Iclt'^^'ranias.

lavcu'alilo.

Antes de cerrar

la ^'aca.

on su

i

d(!

pasábamos jior del Ternero y

tai'de

la

lante de las rocas

salido

lialiia

nos alcanzii iniiy

diarios

on1ri\i;'oiiiis

])(>

se

mantener

ivdw

n la \is|i(M'a.

una

s(Mitir

(lo

i

Jllliin.

pronto, y

ción

ihnx-

á

ll(\i;'aroii

niai-: el

bruma

iiHi-

l(;s

Ih'si-nliiriin

Qnccnslow

de

jjnnision

(l('s|iii('s

Noliii;.

l'oi.o

dohia coiu-

de Haiilry,

lialiia

la

Ale lili

la

áudoiKis

l!i'\

.

nos

iiocIk»

la

(|ii<'

cu (^ucoiistowii imcslra

]»l('1aj'

i\i'

Iukuks. Por

visiliir los

¡'i

so]iiii'!niios

M,

el

de nuevo, refres-

viento del sudoeste.

el

Duranb! \árias bácia

ri.^'ieron

lioras nortí;

(d

los

buques

so

di-

con objido do evi-

nueva borrasca, pero las ráfa,i;'as. aumentando en \iolencia, nos uliliii-iron tar esta

á

disminuir

las velas,

conservando sólo

el

contrafoque y la mayor caru'ada: la Dcscnhirr/ii por su jiarte, esforzábase [lara .

mantenerse on su imsicion.

l'na inlinidad

de petrídes y pulinos rozaban con sus alas las estelas (b; ambos buquí^s. y entro los

segundos vimos

da

i)or

con raiüdoz, y era evidente

cábamos

al

mantuvo riHuetro

á la caiia.

ba furioso, y

muy

¡lero

no

(juc nos

centro del ci(don:

marcó

vista

nombre de

El barómetro desceiidia

niiijor.

Pt(//i/it>s

grande espcíde designa-

la

naturalistas con el

los

7:51

la

A

la

acer-

Alrr/n so

media nocb(Md ba-

milim..el viento solda-

iJrsciíbiciin

S(!

[lerdió do

Con la esperanza do conseguir un candiio mandé virar do bordo; pudimos evitar una onornuí

que vino á fortuna

pronto.

estrellarse

sin

contra

deteriorarla:

la jiroa

.

ola jior

escorado á os-


iVosca

i'ura iiii|ii-

lirio,

viciilo.

(k'l

Iraliulo 'audii

i'ci-

ililiiii'in

To

(le

lialliir

mioslros

ia siiíuioiilo

liu'ámluiios á

au

1)000

'O á

-

as l)arrioi'on ^s

snliiociir-

.

cerrar

'sarid

lialticiido

'2,

cüiiionz») á

i'

aborlu-

las

Ya

ria liiija.

ante

esta

cuaiulo

,

o\

nevo, rolVos-

iiques se

f^'

(li-

.úm.i^

ijelu (le e\ i^^''"'"

rálai,'as,

la.s

4-É

::'.

obligaron

Ds

ando

S('ilo

el

la

iJcs-

záliase

para

la:

na

iiiliiiidad

con sus alas

y

los

(^nlre

crie designa-

nonilire de i'o

10

descendía nos acor-

A le I'/"

1

so

m

iiMdie el lia-

lili

iíb,iiíi

ii'ulo soplare

i)erdi('i

unza de ir

d(!

liordo;

enorme la

proa

lirado

do

coii-

ola

.

jior

á

es-

lí'':'

iliiii iiiiiiiiii::iiiii|iiiiiiiii!ii;iii

nilHunii'irtllÉi'

Iíwímhíi'

iiihiíiwki*

iiaiw«*.|.; i£

w


f

1

,


..o

íi'ilxir

Iiii,|U('

('I

luií'ntriH

(jiic

iinlMiriKiIcs;

el

(liiliii

rucrlcs l)an(liizos,

!i;xii!i

])('iM'1r;il)!i

olii,

lililí

tttras, n)iii|i¡(i iinodí" Ios^^mtIIos (icjáiiiliilc sus|)(!ii(li(li>

II

los

ikii'

fiiriosii (iiic las

iiiiis

T] KM 1(1

¡I'

de

¡iiiiiirrc,

lian lie II le,

I

21

I

y

lalcs

sacudidas

MI

'¿\

y

])('ro el (ilfajc

ron

muy

\iu^\A

'fl'i (MI

así

más

el

No

se vela la

y durante

jo,

ansiedad

(•(imo

aun

de inquietarnos

Taili])oco dejaiía

I)fscii~

c.\[iu('s1as

(l(d

apuro.

em-

ciou

(lál)aiiios lio

MI

á ciiva salva-

viento,

más

el

oleaje so-

más ruer1e,yla Alcrla camás desa^'radalilementc que nun-

iSin

eml)ar;4'o

,

excepcional del l)U(iue saiuonte para

molestaban

la

los

á

¡ui'racias

solidez

la

construido exjire-

,

nav(>^acion

])olar,

no nos

cruyidos incesantes de

tabiques, de las escalas y poleas; y ser por la caida de los libros, de las

y

el

do

mobiliario liu'oro.

(1(>

un

un

])elrol

sil(Micio

de

nal

donde

le

tres

(lias

áo

sufrimos

])roruiido. MI

sillas

disfruta-

IN

\iiiios

el

juinto

más

2(i"

síqiteiitrio-

liemos obstn-vado. l)espnes de Iukmi

volvi() á bajar '¿O

]iubi(''raiiios

los

ano

las lenii)estades á los 57"

de latitud norte,

la

tiempo

de nuevo; tercera

do

los la

sur,

es jirobablo

dmiíbí

tumba en

mar.

alta

Ross en a(iuellos i)arajos,

sir .loliii

Cui'mi-

volvio-

ron á Mscocia y á su iialomar; osla leyenda ba sidor(>petida en nuudias obras populares sobre las expediciones

árticas:

'

lútil ])a-

decir quo no merece nin^nin crédito.

r(!co

MI

liallándonos

"J.""),

un buqiu;

ciento ochenta

;'i

cabo iMirowell

kibnnetros del

juinas de

,

divisamos

Mscocia con

un

procedente do

las

á

volvía

(jiio

días

11)

y

temjiestades

Mvi,L;'tok.

¡/n'sctis.)

Al día

llena franca

y

si¿,niionto

[Bahina

lo.s

[Pi'//in/(S

vimos una ba-

mi/stireluí;.)

muerta

llotando lioca arriba.

MI '¿1 nos acercamos á la ii'ran corriento que con su enorme car;;"! do hielos contornea el

(d

cabo

norte;

l''are\\ell, dirio-iéndose

una espesa

ni(d)la

temperatura del aire 2"

cent lirados;

lu'icia

nos rodea;

varia entre -{-.)"'/_,

la del a<^'ua es

do

la

y

A° '/¿.

l'n viento fresco del Norte nos permito

avanzar hacia distancia que

po de hielo, co

mer puente. Nuestra reducida provisión de volátiles había sucumbido á las intcini)ories,

los

dis-

^'uviotas,

pulinos ¿grises

y

que en

tiempo estaba oscuro y búmedo, y ajienas nos parecía respirable la alnuisfera d(d pri-

entro ellas las

rulniar(^s

las

do aves comien-

zan á revolotear alrededor del buque, 1in,n-ui(''ndose

te.

tres semanas nos ll(\yabaii del oesTeníamos las escotillas cerradas; el

Al acercarnos á

diversí.d especies

tierras,

bar(>iiie1ro

el

y

el

su

ciirn'amento de criolita,

siendo

Itecealia

bácia

i.

poca importaiieia.

IT) caliiKJ el

o;uia

ca.

Valeroso,'iv

el

mas después do

rededor del buquo

tres vueltas al

()

])a-

tase (|ue dos ])alomas viajeras, s(dtadas por

suelde

la

do un carpinuMito do carnerus vivos liarcados en

dar dos

Aiirovecluiso

conliábamos (|ue volvería

reunirse con su bembra;

á

muy bubrisas fa-

Hierras

en libertad una

d(>jar

doiiK'stica;

(|ue bailara

cm-

salido

liahria

loiiia

dirijiíise

nos preiiainláliamos con

(|uc las nuestras,

calma para

en

la

tres dias,

nuestra mandia.

vorecieron

tranquilo,

manleiiía

el bai'('»m(>tro se

\(das,

y como sus

más

csliihaii

l)ii(|uo

liiciiuos cniili-

(|iie

niiinniiia [lartc.

hai'cacioucs

.\|i(Mias

la lai'di'.

aparcjaiuos las

iiiaiiloiicr

dando Imiidazos.

iim»

olru día:

al

loiuiicstad no se calilla-

la

vertical; pero \)úr

(ii

piicii

iiii

avanzada

Id |H'riiii1i(i el viíMilo ('s|)('r'uid()

so

(|U('

mar estaba mucbo más

,(A

aun(|ue

esta

liai'iuiiciro siiliii)

I']|

dcsimcs.

siilVi»!

(Mimijlold.

])()!•

los oficia-

se servían al^íuiias i^allinas abolladas.

les

I

iimfiliz('i

mesa do

susurn'ibase quo en la

y

la

para reconocer la

tierra

hay entre la ribera yol camla bruma se disipa poco A po-

y encontranos este último á los T)!)" WX do latitud por I!)" de longitud oeste: el ,

parli (1) parece

(1)

\n\

lliiiiiiiii

compacto

los iiij;lcses

i\

ó inlranqueable.

uno grande extensión


VUJKM

22

La

mar

áo\

IfMiiporalura del ai;\ia

ovidoiitomcnto la proximidad de

do

to

y ocho kilíhnotros del pack nos

cinco ])razas.

.

1.

M

.

;{.

í¡l

>,

'3,

(J.'J

»

veinte

A

orillas

quince brazas,

y dos brazas del

la

+1°

II

fría

baña

Sí)

;

3"

Til

de

del

era

cinco ¿grados sobro liielo

de

el

mar

es do

decir de dos á

centi^'rados, es

'/j

punto do fusión del

salada, los íloes do las in-

a;,'ua

mediaciones so disuelven con ^ran rapidez. El camiK) de

reduce do

liielo,

modo

tal

norte, que

;'i

muy mermado

ya,

derivar hacia

al

se el

trescientos treinta kilómetros

del calió Desolación

no queda más que una

partícula sólida del hielo iirocedeiite de las costas orientales de Tierra N'orde.

El viento soplaba con día,

que

el

tal

mandé

y costeamos aprovechar la suerte

al otro

vapor nos huliiera costado un

enorme consumo do carbón cuencia

fuerza

el

;

en su conse-

hacia

íj;obernar

campo de

el

hielo á

las corrientes polares.

norte, í!n

de

Tuvimos

de llegar á una quo nos permiti()

franquear treinta kilómetros diarios, y estoy seguro de que habríamos encontrado algo mejor

más

En

lejos

si

nos hubiéramos

de tierra, en

el

mantenido

agua menos

fría.

varios sitios veíanse algunas pequeñas

norte, reconocí ijue

más

ternado hielo,

y

fin'!

kibiinetros

que llega nos habíamos in-

más do

la

superficie del nuir

medio de los hieagua casi libre. La del

era de O" centígrado en los

y do

2"

7S en

airo se resentía

el

también mucho do

mediación do aquellos 2° 7S y r 11. Sobro

T.)

in-

entro

el hielo vimos un y algunas focas que dormían pror' fundamente, Habíamos penetrado lo suliciente en el pf'f/i para quo nos fuese fácil estudiar su estructura, muy distinta do la que so observa en el mar de Ballin: cada una do sus partos tiene aíjuí una superlicie plana, desprovista de //tinuicir/is montónos de (>

asperidiides iigudas, de hielos rotos ó

He

turados.

compone do

reconocido quo este

tri-

jmc/,' so

moles desprendidas de

lloes ó

formación antigua, quo surgen á ocho ó

mar, y veces profundamenaguas, bajo las

diez pies sobre el nivel del á diez ó

doce: cada

te cortado

á

llor

t'i

Iloe está

de las

cuales proyecta enormes lenguas que for-

man una

base

muy

ancha. Esta gigantes-

ca mole no presenta fuera del

mar más que

altura,

(|ue

ahora

mide unos treinta ó cuarenta pies. Si todo el campo do hielo de las costas de la Groenlandia oriental es de la

dd

la

oscilaba

y

inorso

za,

hielo. (N.

campo de

la costa.

nosotros podemos dosi};nnr con el iioiiil)re de ciirtipo ó llanurii de liielo, (N. del T ) Lo.s //ocá son liis pnrlos, do diversiis dimensio(1)

cumpo de

oii el

preciso alejarse unos quince

\ina cuarta parte de su

licliidií, (|iiü

hielo

el

razonalile

(h) lo

montañas do hielo. Por la mañana reapareció el Valeroso, cuyo capitán nos manifestó por medio de

nes, despreiididutí dul

ruda

viento,

el

mar.

el

La temperatura de

temi)eratura del

la

carneros

tan

2i), al

acumula naturalmente

Groenlandia meridional.

Cuando

disminuyó

en

costas de

las

los

pasar á unos .setenta y cinco kiliMuotros del cabo Desolación, (binde so

desmostrado que cerca do

a^ua

el

:

á bordo; con

que

mucho en

travesía. Por la tarde

El

no tiene una temperatura superior

tierra

bien

iba

su[»iiiios

hablan padecido

bruma cubría

»

/loes

los

todo

gran satisfacción

costeando

Cciiti^'.

hielo marcalta .T

y entre

superlicie

ü° Xi. (rraah lia

i'i

4.72"

.

que

señales

y avanzamos con vapor hacia el norte, o\ banco de hielo: una espesa

resallado:

la siiperlicie.

A A A

roto kkhtk.

lio

o\ si;,'iii(>n1<!

En

la

(.'orrit,' li-

liiolo.

A diez da

la

AI.

indica

misma naturale-

no debemos extrañar la catástrofe del 11(111 sil cuando so efectuó la expedición ,

alemana de 18CÜ á 187G.

s9


\i-liil.o

No ¡ordo; con

carneros

is

ruda

liiii I

o[ \ ionio, ol

iiortí",

na ospesa

la

leñemos ahora duda

de Maciinicnlo, la edad y el espesor do estos hielos: son los ñllimos restos do les «campos» lormados (>n el Océano to al lu^í'ar

treinta mey que alcanzan más d(> de altura. I'lsas molos, dosomhocando

ártico, tros

estuario abierto el sur por ol vasto onlrocl Spitzberg' y Círoonlandia, son arras-

hacia

2.1 I.

más

Salimos del

if^josde tierra.

bruma

la

un

chuliasco d-d norte,

n;()l)(-iMiar

(lid

con

á ser

lle;,'ó

may(U' y las velas

;.;"iv¡a

la

cual

ol

vimos precisados á

que nos

tan furioso,

cuan-

ahuyentada por

desapareció,

do

|)ack

artinion.

La corriente, que opuesta á

las rála^'as

se^'uia

direcciíui

la

parecía

,

coinnnicar

y cinco dóndo so

quo

llo^'a

¡unios

iii-

(jaiui)o

.

al^'una rospoc-

mar

del

io

de

do

quinco

IOS

los hio-

Ladol

)re.

de

la

inl)IsriilTu l'E (juhiiAAii.

aba entro contra

costas

dureza

mar; y

al

atormentadas

olas,

las

vimos un

iradas por

niian pro-

orientales de esto último país, doblando (d

de continuo, desarrollábanse i)osadamonte,

cabo Kai*e\\ell, y se derriten \m'() á poco al contado do las a;^nias más cálidas que ol Atlántico envia al estrecho de Davis;

proiluciendo

r

onto ^t

c'i el

adiar su se üb-

[ue

una do

os ú

Iri-

jif'c/;

so

didas do á

oclio ó

y á

norte

Como oMo

p"c/i

que

los

austral,

podemos

las

encuentran más

so

do Godhaab,

punto á

hacia

al

jiaralelo (54.

el

asemeja punto por

so

so hallan

en

deducir quo

el

Océano

los hielos

antarticos se hallan en condiciones análola

¿,'as p(jr

edad y

arrastrados á

Una

\'eces

iidamen-

corriente

modo quo ya no

de

io plaini,

liónos do

la

el

volumen antes de más templadas.

espesa l)ruina

mañana

ser

nos

impidií»

por

la

clogÍT los mejores pasos practica-

y hubo que

el

cionales.

Por

la tarde,

lija

á

749

.

Si todo la Ciro-

oblií.?ados

teramente libro

La

á retroceder hacia

sur, llegamos de repente á

la

un mar en-

temperatura de

línea divisoria entre el ai^ua

yol

'.]"',].

hielo,

muy

strolb del

bien marcada, indicábanos que no hubiéramos encontrado todos aquellos obs-

Kpodiciou

táculos

natnralc-

si

nos

hubiésemos mantenido aun

cuando salíamos del

milímetros;

el

el cielo, claro

en

sentaba por

tiempo el

vastaba

cénit, pre-

norte admirables celajes

el

do color do oro, velados por

invadieron todo

el

coinciden

(jue

pack, la presión atmosférica so mantenía

mento vernos

no ahora

,

:

cerrar las esco-

descenso del barómetro, son excep-

más que

lor-

el

pro-

muy maltratadas,

Las ráfagas del norte, con

ig'antos-

(jiio

dos en

más

Atlántico. Varias

tillas.

bruma, pero en

las

])rol'nndo,

el

resi^^narso á

banco de hielo á las diez después de abrir penosamente una via en una parte tan compacta qne temimos un mo-

liajo

on

(¡ue

embarcaciones quedaron

sereno, y

re<.,'ioucs

un rumor

nunciado aun

menos

una

ligera

de media hora

desaparecieron estos entre

un cúmulo do

nubes que avanzando con terrible rapidez el sol

el

firmamento. Al ponerso

(10 de la noche)

cendía á

7.'}9

corrían, entre

ta estaba

barómetro des-

horizonte,

el

el

auna

oesto

altitud

algunas nubes do color y de aspecto ventoso. La tormen-

de veinte grados rojo vivo

el

milímetros; por

en su

,

máximum

,

soplaba con


VUJRS

¡2(

el lüii'oiiictri)

:tii

iiicdio

un

«lia.

sucodió

!i

lioiii|»o

i'l

la

nos

sur

di'

pcriuaucccr á

hcsdc

los

durante

<d liii-

muy

no-i

I''ri'd»*rii'»liaalt

un

al»»j(>

,

más do

|»<><"o

fuínos forzoso

l'^skonao-*.

uinnia di-^tancia do

la

la

y

luiKi oscuro, lo cual es

Mu

rahles infusorios.

un

,

y

íico, las

lelo

dol»¡ilo

ai'oi-

á inniimo-

fuoric de la

uUia

lo

las ola-s parecía

dt;

hacía

lianmietro

ol

(le la

'.)

(¡;}

julio

un

do

lo señalalia

con

lijcza.

el

para-

y

habíamos tras-

la costa,

liabia el

pasado

banco de

rápidamente como así

de

nn'is

/L,'ra-

pelii4;ros.

.\l

día

siü'uienle,

pruel»as

las

i'i

con

la

treinta brazas (l.V

de latitud,

puntodondo nos detinimos con la esperanza do hacer una pesca abundante. I.osmade

riuíM'os

la

hrsi

iiJiii'vIa consi;,'uier(Ui

ocho irados enormes,

^'er

á

'¿T)

La

. I

co-

(jue

pesaban de

t'eliz:

á cau.sa do

libras cada uno.

/(';•/''

la pi-rdida

nK'iios

fui''

de nuestra embarcación no pu-

dimos izar á bordo los poces í|ue ya estaban en la superllcie del a^^ua. Ilaldt'udoso bajado

pasado todo hanco de hielo aparente: pero

la

la dra^ixa, subitiso al

poco tiempo y

encontramos medio llena de

f^uijarros

tal

vez (piedáran

témpanos c(>rca (le la orilla. Se<.'nn la más exacta observación nos lialláhamos á medio día

cuarzo, de ^'ranito y irneis, mezclados con alíennos de basalto, estos

en

el

zos

todavía al;.'unos

,

borde occidental del lianco de Torske,

Iie(|ueños de

muy

últimos en

corto lu'nnero; los

que iban pendientes de

la

lampa-

dra^a esta-

i'i

la altura del liordo (iro.-de

de

I-'¡«kenaes,

ban cubiertos do es([UÍnos y asterias (1),

í'i

70

Kn

este j)unto

pruel»a evidente de

kilí'imelros

de

la costa.

echamos la sonda; pero l.'io brazas de cadena no bastaron ])ara tocar fondo: á esta profundidad la temperatura mínima era de

+0,

80.

A

las

1

de

nuevas pruebas con

la tarde.se

la

obtener mejor resultado;

misma el

hicieron

.«onda, sin

yacimiento del

banco estará, pues, mal indicado en

marina; esta

es bastante

la carta

correcta respecto

animal en esta

En mos

la

che, hallándose el

la

vida

nocho del 4 do julio IVanqueába-

el circulo ¡lolar

bajo

de

ri((uezn

la

part(' del Dcc'auo.

Ártico: á media no-

el sol

horizont(í

á nu-nos de un lirado

íjoreal,

el

crepúsculo

vespertino y la aurora se confundían en la misma luz; y hasta el \i de setiembre, dia

en que

el astro continuíj

su curso hacia

el

ú las líneas principales; pero los detalles

norte (precisamente Ih^y-amos entonces al

dejan

lu¿,'av

([\ie

desear.

Poi' la tarde

divisamos

la

Descuhirrln,

que nos alcauzíj muy ¡ironto. Efectuado el camino y comparación de notas, tuvimos el ¿,'usto

de

ver

(|ue

nuestra

había padecido más que

fu(''

nuestra estación de invier-

de

la

oscuridad

noche.

muy

Tuvimos

buen tiempo hasta nues-

reserva no

nosotro-:

so hablan alejado

que

no), no de])iamos conocer ya la

los dos

(I) l:is

buques no

L

'J'.K

sonda dieron por resultado en (d banco do Torsko,

*¿0

norte, á unos ochenta

de

ves

prt'ixima á la

fortuna.

[lor

:

buipie, (|ue so pr(\servó

tieuipj ma;rní-

luañaua, estando en

d(! latituil

tres kil('imotro.s

i

vonlo

color verdo amarillo .sucio.

Eli. "de

A

cresta

la

linl*?

tempestad del

la

mala noche

kili'i-

se asemejaban.

pack. como nosotros

el

hielo derivaba casi tan el

coMa.

alrededores del calio Kap.'Well

de noventa

la

demasiado

,

A im-

df

do do color, tomando un

teuipestud

/h'srii/iii'f/ii

\,\i

(|ue

\icisitudes

iKirtcá niotlio vajuir.

d(d eaiii|)o de Iiiolo. ol a^rna lialjía (.•ampia-

distancia

inelros, y sus

cosía, y co;;ida en

noclio si;.'u¡<;nU?. hallándo-

y ú

mayor

a\;iii-

piick

tiorra, al

liornioso

y

<<i'r«'iio

al

poto NonTK.

riiloiiri'«i

M'iila kildiiit'tro-i

dfd

ri|)iil:iiiicii1(*:

y

IciiilM'stiul;

l;i

ziiiiiKs lii'icia

dcrn

t'loNf»

s(>

Al.

manan;! dol

Kii la

iiiipoiioiito.

iiiin fih'rzíi

uno de otro á

Los csquinos son un fiónrrodo O(|u¡notlormos; vulpiíi-mcnlc csli fll;is do mur,

nsU'i'ias, llnniiiiliis

pertenecen á

hi

mismii ckise.

(A',

del T.)


novi'iihi

i|i'

asoiiicjaliaii.

flo

I

lili

'^!>

una

,(>l

liaiicii

(lo

ttsí

ll(';,ni(ltt

más

unos

dio/

y la

de

una

lincii

liradora

;

á

más

v

ya esta-

¡^niids,

basalto,

a

y

o^uijjiri'os

ranito v

los

;

estos

lampa-

dra^^a cstaastorias

ozn

de

(

1

),

vida

la

lÜO.

iVamjueábaá media os de

un

lió-

Lrrado

crepúsculo

I

fu lidian

en

la

tiembre, día urso liácia

ol

entonces

al

s

de invier-

II

la

oscuridad

basta nuesD

la

las

llabióndoso

ro

liajas,

por

lo

proseiifa-

nie\(>.

acá

ciirtada

.

y allá Mancura desluui-

de

distancia la

0(|uitiodormo8;

csti ellas (lo

cumltres

allá, en las altas

A causa do

do

viento ora

ponente altura

apenas podíamos se-

i|ue

,

con

la

vista sus

Hasta

la

isla

;,'nir

lo (i7

de

de

cuando

latitud

das

;

id

al;.ninas

atrevidos contornos.

l\ni;^'lit,

liajo el

parale-

vimos de vez en montañas de bielo aislanorte,

acercarnos

á la

lialiia

cuna más meridional de

de

doscientos A

nieve culiría aun

(d

las

de Disco,

la

montañas de

bielo del oriente de

de

las

colinas;

v

tierras, los glaciares

mar,

T.)

Tomo

1

valles, sepultando

las

cimas

(

Iroenlandia

.

observé

número era muidio más reducido: duda las arranca de la costa, al sur de

i|ue su

sin

llolstídnbor;,''.

nía-

I,()s

poco tiempo la

á

latitutl,

ircacion no ])uf|ue

nc;íra

por al;,'un liarruiico

pesaijau do

ña,

vapor,

dol litoral,

(d

^'cncral desprovistas

•iMisi^Miicnuí cu-

ns

cuando tierras

ocupábanlos

diz:

iiiodio

i^

Uiliiniolros

vola

trescientos metros,

mlaiiti».

sus moles do alabastro.

la

la cspcraii-

(|ii(!

Oídlo

Itastanto fuorto. J,as

llanco

con

í

bi^ji)

sobre las cuales (devábansc picosa tan im-

/^ra-

con

do

<!.")"

htiquos

I

nit^nos elevadas

(li>

treinta bruzas

)

dns

jns

:

cidisorva

avaii/aliaii lio

lian

l»ruoI)as

do !il;runas

posar

a

Disco,

rt,

scptotifriimalos

ouiploando

coiuo

liiilaiiK'iilc

AI'lHI.ll

tra

lii

:'i

iiti^otriH

hüliíii pasüili)

.

1 brisas

pri'ixiiiiii

t'oriio

,

<;

kili't-

bácia

(d

norte.

lu

corriente

ijue

remonta


CAPITULO Cxl'diiil liDKpiliiliiliiil

Miirilnnn»

ilr

iiiviU - Siiliilii

ln«|iuclur.

ili'l

liii-ld.

Hili'iilii'iiU

ili'

Kl

Julio,

(If

*')

Ih'í^Mr

iil

andado dias

cslaha

pnielias por

en

nosotros

liielo, liahianse

de

Hacía

de

l.ii

la

dos

siilVir las

liahiaiiios pasa-

la

peijueña

hatería si-

casa princi|»al de

paso,

salud(') al

las ])ale-

l,ie-

coi'tesía (pie

inclinainlo

(>|

uie

palie-

me

Disco

Kii

comi>lacio

con

Smitli. ^'olicrnador de tentrional.

La

(lición fué ])or

de

lili

Mr.

aco^^'ida ipie liix.o á la ":

consa^^n-arse

Smitli

nos

muy

canihio se hacía

En

de

\

l/eii(''\

la

dijo

i)e

ola:

eiitevaiii!';ite

sus visitas

ajila/ii

las factorías

sido

Iraliar

Krani|i

(¡roenlandia sep-

la

demás afectuosa

nuestro servicio, i"!

mnclio

inspeclor

el

á

(pie

heni^^iio,

invierno

(>1

pero

esperar niuclio

(pie la

en

prima

una considerable cantidad de nieve cutiría aun los collados y los valles; mientras que á orillas dfd mar veíanse los témpanos acumulados por las ráfavera.

«ías

todavía (|ucd.ilian

efecto,

de viento. LI

I."),

al

salir

de Di.sco,

rpcr

Las escarpaduras de

cas,

das de un mus;,'o

Man-

luaiiclias

la

costa, semlira-

\erde claro, adijuiriaii

más oscuro: y en cavidades preservadas del aire, (d un

(liariauK.'iite

al;,'uuas

en al;.'unos

restos, ipie

parecían

playa

sitios d(> la

ti'ite

l'rnlnciii US xinilis coinniiicalia á

de

de

rojo

uii

nieve

la

lia

saii^^re.

en pleno ve-

liii;'laten'a

rano, y se nos resistía creer (pie apenas aipií el deshielo, y (pie aun fahaliaii dos (i tres semanas para (pie co-

coiiKMi/alia

meii/ase

ftintrable

fs/i>r¿(,ti

la

del

deseaha (>xtraer

Siiiith

para Mr. Alien Voiiiiir, capit'in de //(//•í/

el

.

estalla

me

cual

conducción,

cuhierto de

meilio de MI

(lia

.

\()s.

las

la

ribera

de

del

sii

cantera de

.v

frió, (pie

el

ca|ii1aii

el

¡'aii-

la

la

nieve aun,

[lor

comenzar antes 7

contramos en i'izas

suelo de

el

polo. carlioii

eii('ar;;'a(l(i

lialiia

pero

modo endurecida

perii'i-

circunsci'ipciou.

l)lrtC(i.~

ili'

l'iovcn -

iiiliiiitiii>li'iii'ii)ri iliiiirMii,

Mr. Krarup

conocimiento

-

imi'iiju |iidiit'.— I<'iii'iniii'iiiti ^rouliigiiM

liíainos salido

.

Uon.

lialiia

— l'ii

lnihiii

lii

li(/c/'i<;<(;

«li'l

averiado un poco

apresuré á reconocer

dicas

'ri'lii|iri;iliii'ii lU'

I)i'f.|ii(li(|ii

una coloración de

de sus ruedas. La

y á

A Ovíl'nl»,

Wiiiunl.

cuando se ocnun camino en el campo de

tuada delante de vely nos

— VímíIh

iIi'

iiiiiiiliirui di' liiolo.

Vulrrosn

al

<>\1(<i'¡oi-.

Desolación

ald'ii'se

lU.

siidoí'stc

después

allí,

([iic

el callo

l'Iii

palia

lialiia

la

i'ii

(|ii(>

uim

coloiii;! dii-

l:i

!i

iil

cHcoiiIraiiKK

¡•¡^('11.

lie

¡sla

tas

t'iii riiÍN

tliiiin l|i>iiidrii'li.~S^iiidi'i'>i)ii.

lii'nvi,

ln

íImiimI

i'i

IK'su (le liif'vcly, siliiiiila

do.

A>i|>i'i'li) di'

— Kiili'iTs. - Hiliiiln'iil». — AmiirnidiiB

II

no

tal

liulio

ITdeJulio.

l''(Ml(leii

y yo en-

un nido de

ciiilie-

de las nie\es. ipie conteiiia seis hiic-

Ai)rovecliando una

pocas plantas

(pii'

son

l'u,i.''ay.

a(pií

de estas lúo;ul)res soledades surarse á florecer.

primavera, la

sonrisa

parecen apre-

La blanca andromeda.

muestra diminuta de nuestros brezos natales, cnhre las rucas con sus modestas campanillas:

la

amapola

ártica,

con sus


M'l

nna. y

|»'dicular

i'\

fsnmllalian lutMios

de color

|ictalos

iirillaiiti''^

dos uu'scs

(!<•

un hiaiico sudarlo. des

la

(|i>

r<i

dio osfnntii do

liUoo.—

liiiliiii ili'

l'lOM'll

-

-

lilllll-

si'Uilira-

,

iidijuiriiiii

Dsciin»:

y

en

(Id aire, el

;is

ilia

iiicvi'

lii

ii

lia

saii^írc.

vc-

|)|(MI(l

II

aun

f|m'

y

<|U(' <•()-

para

(le!

liojii.

Ntracr carlMiii

tas

escarpaduras

las

ludadas por

y

d

liido.

un

i'<\{\

diiraulo

jliscn,

la

ni.is

sn

uccosi

ciiiial

las al-

;

i-í|(de

al

de

estroidio

dtd

tanto

lo

diiiia iiiudio

di-^lVnta

de

(

do

III

iianco do liiido á los

huiiuos

pillaros.

puerto esta

y puedo

situados

y

.

de su

di'

lili

inlcn^s

capitán

l''oildoii,

y

iil;.'Uiios

id ilidi;,'0lia

de

-itio,

al

ahs(dutauien1o

arrastradas

lirian sido

si<

y á posar no iiivosli^^aoiorios,

dilicultad,

;;rau

minuciosas

-^us

cmindo

cual no

lo

nada.

;.lla-

por

piedras

las

(d

dd

proco-

comunicacionos

las

periodo

moses.

(loséis

tlujo

el

un

durante vez en

le

cuan-

montañas díduido

pe(|uofias

al;,''uiias

I

maii1i('-

jior

canal

cd

d(d

ya on irranos del

en

o

re-

mineral osla

Mste

t'ra;íiiieiitos

parti-

ospeido

oncuoiilinin

partíeiilas disemiiiadas en (d metal misii)< lo

cual indicarla su

dislriliuidoii

á

do

la

olhdalos y marineros

mayor

a;,'ua al

landosa ora do

1"

deváhaso á

'/,

!)"

rios errados al

dulce:

a.u'iia

do por

lo".

sur

'/.• •'" .

'•'

los

tres liU((Uos.

la

tom-

la

costa ;,'roon-

'"aliia d(>

oxcodiendo

punto do

la

di'

de

\r<\rio

Ids

di'

So^íun nuestras ohsorvacionos.

peraluradd

ui

con

ot¡(do di\ ino,

Santa Cena, asistiendo

la

ceremonia

esta

d

colonia

la

asi

Davis

oii

va-

l'usiou del Ídolo

del aire ora

de

con rrecuoncia

Las montañas de hiolo se alirian desprondianse onormos

todas partos:

llllllll

y yo 011idd de oiiihc-

Ooste y disominanso en

puorto exterior:

(d

poro Ids liiídos do siiticiento

maltratar

los liuipios

volnnion para

onoallaii

durante

la

iiiídes

y

so procipitahan

ospanloso ostri'pito. disminuiíhis do

on

ahismo con

(d

Estas montañas,

volumen

,

piordon su

asi

e(|ui-

('11

marea

liaja

antes úo alcanzar

l)iiraiito la

sois liuo-

iiia

Siuith

me

dijo ipio

la

sonrisa

(|uimal (|Uo [lasalia to

lai'ocen apre-

andi'onicda, lirczos Mata-

(l(d sitio

lialló los

UKjdostas

pus

1S71 tica

.

con sus

oscarpaduras

de

.

donde

anclaje

lilirio

Mr.

Ovllak

visto dos piedras bajo las a;j:uas,

ea >

do las

(d

Krarup (d año anterior, un o.sen su kayak [lor didan-

convorsacion

/ priuiaviM'ii, lí

.

orip'ii tidurico,

MI domin>;o. 11 de julio. c(dd)róso en capilla de

:

diciemhro.

,

rt

lardo

muestras

!il;,'uiias

sitio.

cual se

y do otros glaciares jiero desde la haliia

de

yolaii hasta linos

aijud

(«11

cular do hasiilto.

II

de

nos pro|iorcionaron co^'idas

mar? Más

del

ai^'itaidmi

la

so voriau

n<)

i\

una

está ouhiorto en las iniíie-

esto

al

oausa de

«das,

las

liastanto ;,q'Uosos, Clin

r(';^ioiios

lijojo

de

torlifdliiio

lal

dr julin.

17

llo;;ado

de-<ciilirieroii

servir do ostaoicui

montañas do

de

pondrán con ijUC

tonioule Aldridi.

los siio-

(d'roceria

d

mozídado

mes de mayo (losa|iareceii casi complotainonto. y como las a;;Mias no se cdii-

do II

el

(|ue

a(|U)d paraje,

las

una

lilu'o

rrecueiitaii las

(|Ui'

mar

Kl

(liadoiios

su

.

caiitcra

la

(•

|'aroc¡<^ndomo

examinar

do

al

un

¡roenlaii-

dia. I'or otra parto, auii(|Uo se halla á

elevada latitud

i\('

lía-

i\i'

d

ijiie

lieiii;4'iio

doiiiás oslaoioiios coniorcialos

iioiise

ir;;'a(l((

oos.

coiihí^'uIó sin

rolónos.

proser\iin

lirisas

l'/ui-

la

ili'

JT

II

desculinniioiito era idéntico

liulderon

ln'lc-

el

hlc

M

p<'t|uiMio

un

un ostrocdio

(jiK' ;iii('iias

.

I

liomlires uiandiarim áOvil'alv; poro

vfi'di's

de

doiites (Id ,I(ic(dislia\

T

Itajo

ociilla

I.ii'voly. estaldocida oii

isla

la

en

(|ii('

II

¡iiilVacfuosida

la>pe(|Uoñas euil»arcacioiios

ii

vis,

i'd.

las

corroído por

alta iiiaroa. por li|o

'osta

de

sjciiila

separada do

suH

Sftl

iil

sii\jt'rii^'iis.

('('siicd

(|U(>itiiria I'ln

in'o,

'|ll'l'

I

niu'iüii ^culú^icii

llilIK'llIlS

de

liasallicii,

ii

Iiiiiia

I,;

is|(do

al;,'iiu»s

la altoiiiliiM

de

aiuai'illo

d

halda

muy

cor-

profesor Nordonsldold

supuestos motooritos roco;^idos on

|)or

v(ui Otter.

la

exi>cdidou

oseandinava

de

Kl ¿jroeniandós pensaba que su

y oscilan de addaiite atrás, nuuoa^uas con ^ran ruiílo hasta quo

vieiido las

vuelven

á

encontrar su centro de ^'rave-

dad y una nueva linea de llotaciou aldfuiias veces encallan en las ¿,'randos profun;

didades, Kstos colosos do cristal se sin cesar

deben jiroducir en

.

el

airitándo-

suelo

ma-

rino formidables erosiones: de ello tenemos

una prueba en los montones de alj^as laminares que suben á la superlicie del mar, y


. :

2R

>'i

011 los

poros iimortns rccnuidns

oii Iris

Mr«.

Al.

pni

Nuestra provisión d'

tVosca so lia-

au'iia

(1

\(1|!

r.

I

kayak; mas no sin que uno de ra un L;ravo jieliy'ro. ('naiido

pliiyus

Uiscd.

(lo

,

.

cioii ^•roi'iilandosa

abofado, y para ronnvarla di lU'don do ('01,'or (iiia t\o la> moles do liioh) (|U0 llola-

i

verá

embarca-

la

no os

zo/.obra

I

liia

ello- corrie-

vol-

fácil

colocarla en su iiosicion natural: ha-

ce las veces de tlolador. y

el

tripu-

iiifoli/,

I

hau

puorlo

011 ol

Iloiuolcada por

.

Al'rln

la

rodiu'ida (lospuosil pedazos y ochada

t'uó

uno do

iiuostros depósitos: poro id airo

do este no

frió

masa sólida,

oii

luj'is

en coiivortii'la ou una

tardi'i

'pío

.

preciso dorrelir ver-

fui'

que

ponen

se

de piel do foca do las

l)o1as

soliro el

de airo

les

por

frió i|ue so d(>sli/an

eauíarotos;

los

mismo

plantillas del

aibiuirir

(|iiis(>

material

|)ara

el

suelo

ba

.

Nadie

tante de tan preciosa piel, niiicho

lo

bas-

hallar.-'i

los

oidores

los

dos

(1(^

r/ii s/iriinliil is

y

el

la

Ai'

abundan

ol

Sdiitah'—

Sunii/rri" ntoll issiiiia

Los naturales nos trajeron una infinidad arreboláronse para

la

mesa

parecieron i»\cidoiites.

á

bordo, y nos de la mala

á

posar

rejnitacion que se atribuye á oslas aves. El

pescado, entre otros

!

el

abadejo de

nada dejaba que desear des;_q'acia

canlidad:

la

mas por mismo de la

calidad:

no podíamos decir

lo

nuestros hombros (>staban

ocupados, que no liabian tenido echar sus rodos to á las costas i

las roca>

y una especio ^W trucha salmonada. Ií;;miraba di¿,'namo!ite entre los demás platos:

í

Las

linyeras

al

de la

mar. aun tan

tan

tienii)o

rico

de

jun-

isla.

canoas de lona de

do

la

roconocer

do

de furri/

A'(Jt.'ít

millas marinas

siete

como

do es arrastrada de

les

se halla

una

ó

dos

HerUion.

¿grandes servicios. rieron

mucha

nos prestaron

[lersonas.

Algunos

práctica en

oficiales adqui-

la

sur

al

do

lejos

allí

la

maniobra

del

faja

do

mo-

señalan.

hi(>lo (jue le

noche del

la

precisamente en

ó

1

.

después de obtener

datos satisfactorios para

la

roctiti-

de nuestros croniimetros. y do re¿xistrar á bordo la entro,¡.;a(le veinte y cuacacifin

nuii su la

marcha para

expedición conti-

Ritoiiboiik. situado en

extremidad sudeste del estrecho de Wai-

^L Krarup Smith tuvo la liondad de acompañarnos ])ara (jue nos fuera fácil ob

;íat

.

tener

al;.;'unos

porros

más de

como

tiro, asi

también un suplemento do carbón destinado

\'(ili'r:iso

al

Jones fué

.

y

([uo

á roco_i;er

capitán Loftus

ol

en

la orilla

izquierda

del canal (

llevábamos provisiones para tres

'orno

años, nuestros buques cala])an demasiado:

paño-

los

])uontes estallan obstruidos y ¡os

les

coni[ilo1amonte llenos. Temeroso de al-

líun

percance,

áo

muy

posible

durante

la

trecho

(te

bahía de Melville y del esSmith. mandé' preparar de anto-

mano

ol

car¡j:anionto de

travesía

la

cada

!

jiara

la

si-

,

puede ofrecer peligros cuan-

del paso,

tro porros es(iuimales. la

isla

especies

medio

Kn

podido de antiMiiano.

el

alrededores

aprisionaba, y

lo

tratamos

ó

á seis

al,i,'unos

en Disco una cantidad sulicionto

no liaco

Ku

la

tuada

e\i)odi-

muestra no

si

Inútilmente l)osiciou (>\acta

más du-

rion do

de

(jue

piel

jíracias á esto se salv(i.

indudalilo. y

una

iniporlancia

;

bastante destroza y presencia do ánimo para dos|»roii(lerse á la vez do sus pantalones

los lior-

radera que nini;'un otn^ cuero: la

Nuestro tuvo

serenidad

la

d(d puerto: la existencia de este arrecife os

como desea-

proveer nunca

se podrí':

siluacion.

peli^'rosa

lambioii

cpfíuios do viajo, poro los iiidiyenas no pu-

dieron proporciouarmo t;intas

iná>

la

compañero no perdió

cal/ado. útiles sobro

todo |)ara preservar los pies de las corrien-

do

en

y del saco do

tiendo sobro olla a^'ua liir\ieii1o. Coilipraiuos

lante (|Uoda debajo con los pies hacia arriba,

barcos y

los

depositándose en

ya

uno do los mes

víveres necesarios [lara un

esco^ji^idas

puente

las

provisiones

y arrc'^dadas en

Li^'laterra

el

m


ollo> rorriP-

I'

l;i

I

(I

ps

(Miilüircii-

vnl-

iVicil

ii;itiiriil

I

iiifi'li/,

lia-

:

Iripu-

h;'ici;i ¡irrilia.

•!

ion.

Nupstrn

cuidad; liivo do

áiiiiüo

-

i)a

US paiilalniíes prisiniiaba

rocduncci" 'i'

L'iii'ri/

,

uai'iiias al s((>

.

y la

si-

sur

ari'PcilV es

pi-isauícutc cu pi^linTos a laja

cuau-

de uio-

h


#'

Ă­

*^-

I!

il

#


.

,

.

(APhll.O

raso

qno rmf sf rn expedición obligada;^ desamparar los buques, debiera para

el

retirarse

pii

sur en

el

hi'icia

fardos señalados coa

una de

rían en

sus

en

i-'razer,

el eslreclio

se deposita-

Cary, en

las islas

Haíln, y los marcados con

el

B en

la

mar de

de (¡roenlandia

preferible á

la

en

víspera de su metamorfosis

la

gunos días después

tenbenk, sus hordas nonos dejaban momento de reposo: la calma de la atmósfera

mismo

brían todo

rstos insoportables insectos cu-

puente.

fd

«Tenemos ahora en

sido

primera de esas estaciones:

la

ora :M'cesar¡o preservar nuestros depó-

V cinco en

de

([ue llenan los estrechos

esquimales sjüvajes que habitan

entre

el

cabo York y

bahía de

la

Kl tiem])o estaba sereno,

y se;;-uimos

hi

aunque brumo-

sur de

costa

la

de

isla

Disco avanzando entre numerosas monta

ñas de hielo:

el

Ki lle4,'amos

á

Ritenbenk

mañana, y se echó el ancla en un fondo de diez y siete brazas. Esta

A las once de

hi

colonia data de IToT); tin, (jue diri/^na

el

entonces

ministro Berkenlos

asuntos ^groen-

landeses, se entretuvo en trasmudar las letras

cuales

la

de su nombre, bautizando con

nuestros fardos,

Profundo, y expuesto á los hielos flotanno era muy seg'uro. Mientras

nuestro comisario

acabalia de

hacer

sus

les

conduce á

y ladran estrepitosamente, produciendo un ruido atronador que interrumpe de vez en cuando algún aullido lastimero. Las jaurías se componen de individuos comprados en diversos puntos, y los más de ellos extraños \mo á otro; sus el rey de cada una de ellas está atado ;

subditos y subditas, agrupados al rededor, se echan á sus pies.

mucho que hacer gobernar sus vasallos, cuyas hembras

Estos monarcas tienen l)ara

tes, el anclaje

mi

dice

parajes desconocidos

él la

iiueva colonia.

.

corredores por los

entre

circula

se

parecen comprender que se

Hartstene so,

Alerta

esquimales, y veinte Drscifbicrf 'i '.ef^tos animales,

diario, treinta perros

mas

los

cuando leva-

fovorecía sus e\oluciones; y

mos ancla,

hubiera

Al-

.

hallándonos en Ri-

.

sitos

las costas

se

distinguen sobre todo por su instinto va-

gabundo; y para mantener su autoridad, les

se

ve siempre tirar con furia de su cuerda

compras, algunos compañeros se dirii^ieron

gruñendo sordamente, porque esperan an-

un punto inmediato, situado en la costa noroeste de la isla de Arve l'rins, donde abundaban mucho las urias, según se nos

decidir quién será

á

dijo;

*

20

II.

tos

cabo

el

de Smilli. El

continente

Los

botes.

A

letra

|¡i

.

y volvieron por

la

noche

muy

satisfe-

medirse con sus rivales y

siosos la hora de

el

jefe

supremo. Cada

cual ol)tiene su rango por la lucha, y sólo

una larga

combates puede estable-

serie de

más rabusto y

chos de su cacería, travéndonos setenta v

cer la autoridad del

cinco de estas aves, entre las cuales vimos

autoridad que. sin embargo, no se respeta

algunos pico Tordii)

.

Ya

tijeras (/I.

BrinmiiliH y A.

no debíamos

aves desde Waigat. polares difiere por

de

la

al

rededor de

especie afine

\a\

ver

más

uria de

los

estas

mares

su pico corto y grueso .1. Iroila, tan común

las islas

Británicas.

vuelo no sería posible reconocer

la

En

el

diferen-

los

estanques de agua dulce de

God

hav' n isla de Disco) habíamos observado

una enorme cantidad de

larvas de mosqui-

motines

estallan

fomentados por algún ambicioso, do observa que

minuye

por

de pelear es existencia. '.as

el

agrada

el

tumulto

los,

conservar

hembras, bastan

ejerce sus

;

el

A

afán

condición natural de su

la

Para

la

los

reina favorita, que, excepto

juicio;

cuan-

vigor del soberano dis-

edad ó por otra causa.

la

estos perros les

entre

cia de estas dos aves

En

mucho tiempo, porque

atrevido,

disciplina

dientes de

el

la

caso de ce-

prerogativas con

no poco

hasta se ve al rey someterse sin


.

.

80

VIA.!i:s Al

proleslar cuiuido

la

IMPI.o

MUlTH

faltó

y poco para que sufrieran graves averias.

Al

atravesar por Atauekordiuk reunie-

botos do los pescantes exteriores

pareco ciki-

soljcniíia

1

Jarsc. K(-(l('rico

¡

os(|uiiiial.

ol

lioiiKts

([UÍími

;'i

.

Jaurías, dcscnipcña sus l'uncioucs liastautc

con nosotros cinco kayai<s y un umiak tripulados [)ormujoros. (juo remaron largo

ilion. Su rostro, ^•nuido y aplaiuulo, aunque do aspecto Jovial no tiene nadado

iW ofrecerles bizcocho,

contratado

para cuidar de las

Liovcly

(mi

roMS(>

tiempo Junto

,

l)Ut|ue.

al

Tuvimos ol

cual

ol líusto

recibieron

I

muy

hernioso: pero nos lian dado

luionos

infornios de esto indi^^ena, y tiene ]>recial)le

VA 17.

la ¡iia-

Suponiendo (|ue el Valeroso no podría camino entro los hielos con sus grandfvs ruedas, habíamos renunciado á to-

VhIo-osd se habla

'".i

.

soi)arado de nosotros

'

para car¿^ar su carl)on al oeste

mos J

iCÍa

m

al-^unas horas

l.is

minas situa-

de este mismo canal. Nos

vela

á la

la

samos en

costa norte innumeraiiles

la

hici-

coa un viento sur. y á la bahía de Svarte \'ogel di\i-

entrada de

\irias.

El Waigat estaba ocupado por montañas de hielo y fraiíiuentos, qu(> desprendidos del glaciar inmediato de Tossukatek y arrastrados por

hacia

una

desemboca sobre

Su

fuerte Jirisa

noroeste á

el

trav«''s

la isla

,

dirigíanse

del fiordo

que

de Arve Prins.

un blanco

color, de

del glaciar

y aunque

temperatura del

r."í, no había corroído lo moles para alterar su equili-

las

Sumamente

brio.

irregulares por eliieríil.

asemejábanse á enormes témpanos redondeados por

el

deshielo y unidos

más bien

te, ó

deben bajar á casi

de

nn

la

i'uerza

tabular de

glaciar

gida en

las

nuevamen-

á esos ríos congelados que

vertical; algunos

perficie

los

por

un

])asadizo

presentaban

que

se

la

su-

desprenden

cuya parte anterior, sumer-

aguas, forma ligeros ángulos.

Las más grandes de estas montañas do hielo apenas medían cincuenta pies do altura; pero su

número bastaba para que

travesía fuese peligrosa. dificultad

^—Jii.

,

da esperanza de (Micontrarle, tarde

No

lo

ca do la

la

previendo esta

habíamos dejado suspendidos

los

iioro

por la

vimos anclado trauíiuilamente cer mina. Después supimos que había

descubierto un canal bastante l)ueno cerca

de tierra, ("onio deseáiíamos conliarle nuestras últimas cartas,

mandó

virar de bordo;

pero una esp(>sa niebla nos hizo temer

la

Alerta y la iJi'sni.bierld y hubimos {W renunciar al proyecto prosiguiendo nuestra ruta húcia el norte. A separación do

la

media noche, despr.es de atravesar la parta más obstruida del estrecho, el viento la

bruma

siempre y buques á una

persistía

fué necesario amarrar

los

montaña de

impedir que deri-

vasen

hielo para

.

Hallándose en nn buque de vapor, nada

de

fuese

suñcientc

la

abrirse

calmó; pero

sucio terroso, in-

dicaba que en otro tiemjto formaba n parte

agua

carne del buey almizclero y pes-

uiuy toniprano, salimos de Riten.'

das

s()lo

cado aceitoso

j'k'sri'li/críit

la

couuM'

ventaja de no estar casado. »

beak A todo vapor, gobornando al norte Waigat y remolcando por el estrecho á

con alegría, como gente acostumbrada á

es tan sencillo

desde

el

\vav\\

bauprés

ol

marinero como bajar

medio de una

al hielo, jior

escalado cuerda, y evitar las puntas demasiado agudas de aijuol: pero si ha de

una eml)arcacion no es tan fáuna montaña do hielo. A fin de lijar un ancla y una guindaleza envié una lancha hacia una do las moles que infundía más confianza; y á pesar del mal estado do la «montaña*), que comenzaba á desgastarse, un hombro pudo llegar sano y salvo hasta la cima; pero al primer hachazo, un enorme trozo se desprendió y rodó al mar, por fortuna bastante lejos de la embarcación y sus tripulantes La parte servirse de

cil

,

al)ordar

.


.

.

c.apItuLo

iTiorcs

y poco

,

ivcs averias.

I^cnlluk rciiiiic-

equilibrio de

rciiiaroii lar^^o

sus cainaradas, maniobraba

icostumlirada iiiizclero

pero

la

una ardilla en su jaula circular; comedia no dejó de ofrecer peli^^ro

para

el

actor.

Una

y pos-

Ku

Wai^'al y en

el

todos

con sus

¡'i

en

impelido por

irnos (jiio liabia

de bordo;

lizo

louior

la

Ih'sinhiciiii

•royecto prosi el

i

lio,

A

norte.

avesar

par-

la

síonipro

y

una

;i

dori-

(lir (jiie

va¡)or.

'

nada

como bajar medio de una

ro

s

puntas de-

libro

lia

de

no os tan

fá-

si

A

liiold.

lili

daloza envié

moles que

í<

>esar del n

mal

primer

sano lia-

losprendió

y

ante lejos de es

,

La

parte

iiorlfí.y

al

mucbas molas ráfa-

la

i)or

en

mañana

la

Svarton-lluk

cabo

(el

permitiéndo-

niebla se disiiía,

y

di-

de

tal

modo

idénticas por su l'orma y color

I

á

lo

largo do esta costa, que en tiempo ne-

buloso sería difícil hallar

el

camino.

Entre Kingasak y Tukingarsuk

mitad

lacia la

pasar

fuert(>

vien-

el

sudoeste os roomi)lazad() por

to del

una

corriente de mar(>a que nos obliga á

marcha, y entramos en el puermedia noche, remolcando á la Desrubii'rtii Los habitantes, con sus abi-

gas del sudqsto; mientras que en la isla de Haré, por el contrario, vimos muy pocas. Casi derretidas ya, erraban en un mar

acelerar la

donde

termómetro marcalia 4", .">; las profundas ranuras que los surcaban indicaban sus antiyuas lineas de notación y los

garradas vestimentas, nos esperaban en

frecuentes cambios que liabian sufrido.

llegar al anclaje directamente por el sur;

el

clima producida por

exposición de cada

que costean

el

una do

las

estrecho es délas

la

cordilleras

más

nota,

ya señal de nieve en la costa de Groenlandia que da frente al Mediodía; pero aun s(! conservaba en las penbles

.

Kl

1

S no había

dientes do la isla

d(>

lUsco. l)osdo la cima

to

hacia

.

la

formando pintorescos grupos. Según la carta marina, se creería posibhí ])laya,

poro

un

arrecife oculto liajo las

aguas

cier-

canal y ol)liga á los buques á contornear un islote para inti-oducirso por el norra

te

(,'1

en

el

pequeño puerto

.

Como

el

mar

era

muy

profundo por todas partes, excepto sobre un banco ([uo liordoa la costa, nos fué necesario

un

an-

piloto para llegar al

sucesivos de

poco seguro y muy pedregoso Durante la noche, el viento de mediodía so-

formando cascadas de hielo que imitaban una escalera de gigantes cubierta de enormes moles erráticas. Estas

pla con violencia; las cadenas rechinan contraías rocas; pero las anclas resisten bien

Sjde sus glaciares perpetuos, cristal

descendían por

algunos

ios i)isos

ríos

de

las altas tierras,

l^escarpaduras heladas, con sus nieves sus-

Ipendidas, no presentan morenas al pié, cosa que no he podido explicarme.

comenzaba

lo lle',''ar I

J

viento

el

luquos

.

amonfoiíadas de este modo por

les

Jja diferencia del ^tía

viento, acumúlase

del (íanal baliíamos encontrado

corea

coiidarle uues-

i

el

donde este cesa

el sitio

al

rigirnos á Proven. Las puntas do tierra son

la

entrada y s(> oxtin^'iiou nienudf) antes de haber recorrido toda la lon^uítud del i)aso; el liíelo,

lülaiiieiile cor

.'irar

rapidez

11),

nos ver las islas de Skalo y Kingasak

por altas colunas, las brisas

son del todo locales; soplan con fuerza ;'i

pero por Ja

te 1)110110

del

Ituena brisa del sudoeste nos condu-

Negro),

canales

los

podi'ia

üiuiicíaclo á to-

(\

ce con

i'i

circunscritos

líelos

corriente.

ble en aquella superllcio resbaladiza; pare-

roi'iliicron

lio

risa de mejor posi-

lo

¡4'iisfo

cíanos

'oso

Italan-

pobre marinero, que, con ^ran

iiiuialv

iviiuos el i'iial

montaña; y vimosla

la

!Í1

II.

duiudel rioMakkali, (|ue baña la península do Nursoak, distinguimos á la distancia {](' cinco ó sois kilóniotros las aguas grises y cenagosas, cargadas de aluviones ó imItelidas aun por la fuerza de su primiti\a

el

eearso de adelanto atrás, llevando siempre al

ytiu

iiKs '

desprendida era sulicionte para cainl)iar

Kn ambos los

lados del estrecho, algunos do

más pequeños

dos aun,

lo

variaciones

torrentes parecían hela-

cual era debibo, según creo, á

de

temperatura

.^locales, pues al cruzar por

onteramento la

desemboca-

claje

,

,

En Proven no hay más que ciento seis En la época de nuestra visi-

habitantes.

ta la colonia estaba administrada por el go-

bernador Moldrup, sequioso

(jue se

mostró

muy

ob-

para completar nuestras provi-

siones.

El puel)lo está situado sobre gneiss;

las

que

se

ven más

una

isla

al sur,

y

de la


•M

MA.ii:-> Al,

^'i'au

pnniíi^ula do Svarlon

Ijiíblciwiilo (lo isla (le

Una

I!\iU.

formación análoga

Disco y de

hi i)onins\ila

línea tirad" dosdo

ol

;i

la

do

la

do NnrsoaU

esto

Proven, v continuada

trav(5s do

son pro-

al i>ii

int(>-

<iliri'n

y

menos antiguas

las rocas

.

Las

mon-

tañas, sucediéndose indeíinidamonte por norte

:'i.

largo de

lo

flancos corroídos por los hielos

las

Al (letonernie on Proven landí^s Ilaiis Iloindrich.

ca anterior,

otro, á los cata-

1

!

uii'is

blandas.

estas cubrían

En una

les,

Proven; lodala

algunas de

siones: la tos

y

ra de

ellas

mayor

sienitas

.

panado ya A al

mar; poro

al

ver desde lejos

toso

.

Hans práctico

es

un excelente cazador, y

en conducir perros.

En

cuando acompañó á la expedición del doctor Kane. apenas tenía diez y nueve años: después de prestar inmensos servicios A sus compañeros durante su larga invernada on

al

nor-

la

de

mo-

Smith se casó con Morkut hija do Shan gu, una <auontañesa polar» que le había cuidado durante su enlermedad en la bahía

de prodigiosas dimen-

Mucho

falta

rica

para que

como

la Bef/d'i luinn ü

la

la llo-

do Disco:

abedul ena-

bahía

Reussolaer,

on

estrecho

ol

,

de Hartstone; y á consecuencia de este enlace abandonó al doctor Kane cuando este se

vio precisado á

desamparar su buque

para volver en un barco á Upernivik

Algunas bandadas de

prestar sus servicios á bordo con su

zona Ártica

.

saxícolas [Sajcicola

cenante) revoloteaban sobre las rocas cerca

do

.

co años después

la

muy

185;j,

hay

;

i

el

Las emberizas de las nieves no escasea])an on los nidos vimos numerosos hijuelos cubiertos ya de pluma.

no de

U:

en

osta1)a

expediciones americanas

Iros

do Smith. Cuando llegamos

estrecho

isla está llena

parlo son gneiss, grani-

Proven sea tan

pero alninda

épo-

probablemonte

todas las colinas do gnoiss que te do

qno halda acom-

mujer, anunciíuios que nos seguiría gus-

clismos que borraron todo vestigio de las

capas terciarias

mi principal

decli-

capas horizontales,

modo ú

.

erráticas.

estralosdo diversos coloros y las columnatas de basalto ¡¡rueban que el suelo se ha

de un

r/icii/t, cheii/i.

objeto ora solicitar los servicios del ¿íroen-

los

sustraído,

todas i)artos rosonalia su

jior

conocido

nuestro buque volvió apresuradamente, y después de una breve entrevista con su

y sus

ves culñertos de enormes moles

Las mesetas del sur.

el

costa, presentan sus

la

la orilla:

l)ien

hr MONtAÑR*!* Mili, u-

rior, serviría casi de límite entre los granitos

do

.

ooslo á ol

poic) Nimii

le

encontró en

y su hijo

,

,

on 18G0

el

,

el

doclor

cabo York,

('

.

Cin-

Hayes

invitóle á

mujer desembarcando á esta familia en


capItulo

partos rosoimlm su

lS(i Diez años más Merkut y sus tros hijos volvían marchar con el capitán Hall; contáronse en el número de aquellos á quienes un '^<.)\\ic de viento separó dol Pulavis, y (juo duran-

Upornivik en

Haiis,

mi

)V(Mi.

pniicipiil

'M'VicioS (1p1 ^TOPIl-

q>in

,

tardo,

liiihia

acoiii-

te el

¡'i

invierno de 1K72 á iHT.i deri-

larn:*)

varon

una mole do hielo desde

sol)re

trecho de Smitli hasta

de íudson. Hans I

varon il

la

el

es-

el

sur del estrecho

y su compatriota

.loe sal-

vida do sus compañeros merced

esfuerzos ínlati^ablos y

¡i

su destreza como

cazadores de focas.

Después do haberse despedido Hans de su familia salimos de Proven en la noche '

dol 21

raos

¡'i

tiempo estaba sereno, y ¡'vanza medio vapor remolcando la JJcs;

el

,

nibñ'rla.

seguimos w'

^ loiies

iimericaua.-,

"^naiido

lle¿^-aiiios

y itrfivista con su í)s son-nina <r„s_

un

piloto,

canal interior, á travos de las

el

ieioii

t'i

mar

hasta

una

ni-

el

altura de trescientos

cuatro cientos metros

;

estas rocas, de

una un

inconcebible riqueza de tintes, forman contraste singular con los glaciares

>s

y^

el

qiip

;l

sus

de

punta

ordenar

botes,

el

y que

bruma que me

obligó

regreso á los tripulantes de los dio al traste con la ciencia de

nuestro piloto groenlandés; solo con xilio

de

la carta

el

au-

llegamos á Upornivik, cu-

yas casas no podíamos distÍTiguir á

ciori

niebla.

la

mañana,

á las cinco de la

sin

quo nadie hubiese echado de ver nuestra presencia; dos ó tres montañas de hielo, encalladas sobre el banco que presenta el anclaje durante la marea baja, ocupa;, la

mayor parte

del puerto

;

este

mismo

banco,

al

ro

escoltaron durante algún tiempo, y apode-

cuencia á

ráronse con destreza de los víveres que les

é invitóle á

con su mujer esta familia en

I

el

anclaje no puede ser

el hielo flotante

los

muy

segu-

debo obligar con fre-

buques á cambiar de posición.

En üpernivik vimos al gobernador

Flies-

A media noche nos hallábamos frente al hermoso cabo de Sanderson's Hope, donde nos detuvimos un par de horas; nuestros

gleses desde que se emprendió la primera

gusto de entregarle un regalo de vajilla de

cazadores se apresuraron á saltar á los bo-

parte de sir Leopoldo Mac-Clintock,

vacías.

:|

y

cher y á su esposa Sofía, la amiga tan justamente apreciada de todos los viajeros in-

había

buque

mar, ,

botellas

bahía '||

occi-

á juzgar por su escarpadura, debo ser la

encuentro dos naturales en su kayak. Nos

la

pernivik. Cin1 doclor Haves I"',

"

la

le

su

íi

cadas del campo de hielo, sean arrastradas

iciadeeste enne cuando este irar

hembras, que detondieron

sobrevino una espesa

dental, cuando vimos avanzar á nuestro

regalamos, arrojándoselos atados

dad en

las

enérgicamente su propiedad picando con fuerza la mano del ladrón. Poco después

que Sanderson's Hope forma

Shan

(lo

do

debajo

morena de un antiguo glaciar. En la primavera, antes que los /loes, ó partes desta-

estrecho íiijí'

y

resca bahía de la isla de Karsorsoal-:, en la

invernada en

i

'1

trepar á las rocas

nos trajo algunos, cogiendo varios hasta

muy

dol doctor

servicios

A pesar de la marejada,

185;^

nuevo años:

V

caer de los nidos.

un cazador consiguió

«mar do hielo» Pasábamos por delante de una ¡¡equeña estación situada en ia pinto-

cazador, y

Km

al

pico-tijera, especie

Anclamos

escarpaduras de gneiss

.

i'os.

cinto y dos urias, y no

ningún

dioso: magnificas

elevan perpondicularmente desde

ciento

vimos entro ellas que se asocia con aquellas aves en Ritenbonk. AI acercarse nuestros bmiues, mihís do volátiles ompnmdioron la fuga tumultuosanumto, tro pozando con sus huevos, queso rompieron \

metros do distancia á causa de

.

vel del

ísuradaiiicnte,

h bordo

más que

numerosas islas diseminadas en el mar entro Proven y Upernivlk El paisaje es granse

ver desde lejos

1

¡'i

Como teníamos

j

3.1

II.

aml)os ])uquos no trajeron

tes,

¡1,

porque es fama que en este punto

abundan mucho las urias; pero el botín no fué tan rico como hubiéramos podido esperar,

sobre todo

comparándole con el de nuestros predecesores. Los cazadores de Tomo

I.

expedición en busca de Eranklin

¿Pensarán algunas veces

:

tuve

los viajeros

paso en los largos períodos de

frió

y

el

de

oscuri-

dad que los residentes daneses atraviesan en Groenlandia? Disco y Ritenbenk se hallan bajo la misma latitud que Iglulik, don-


34 (lo

.

Eduardo Parry inverní^

lH'j:t,

y

lii

(iiKí

Tierra del

ontrcí

'vy

doiulí" so pordiíM'Dii lus hiKiuos

VIAJKS

Al,

\H'¿1

y

(í\iill(>riii(),

de

l''rankliii.

Upeniivik no fisaponusmiisinoriilioiial el ostrecliü

do Laiicastcr

expediciones

Para

liul)ieroii

los (ixploradores

,

en

o\

que lautas

do pasar su invierno.

(jueaun conservan

calor del sol natal, lauíonolonia de ble estación

que

(jiu!

se sabe

la terri-

de antemano

soríi

tan helada y lúí^-ubrc, niitipise considera-

blemente por

el

encanto déla

novedad;

dia del sur),

con

mat(>rial

ra

mejor éxito, y

hallan establecidow lo

larfxo

paternal del

el

^^o-

fíios

sos olira

hoy delinitivamente

do a(|uolla

,

de

los

inhorentos civilizados,

i'i

costa

y de

reli;,'ion,

todos los privile-

las costumltres

VMa

A

inhospitalaria,

bonollcios do la

la ley

política

neros ([uo so han sucedido hace

de los pal

ilustrada es

do los a^'ontes oliciales y de

sable itaciencitt

i'i

de Tier-

bierno se ojorce con tanta sabiduria y benevolencia para los naturales, que estos se

menos de inspirarnos cüumisoracion

los

los esquinuiles

la so])erania

dio.

valor

la niojora

Sus esfuerzos han oblenido

año anterior. Su existencia os vordado ramento muy desagraciada, y no puodon el

la

ocnpail»

lian

perseverancia do

y moral de

V(!rile.

del orden

empleados y misioneros que tienen de resignarse ella.

dañosos so

los

inlati^^'ablo

disfrutando do

del

I

Desdo 1721, fecha en que se fundó

colonia de K;;eda, en fíodhaab ((iroonlan-

poro loa i'ülonos daneses, siempre aislados

no tienen más distracción que la de comparar la tristeza de a(|uolla oscuridad con iii

.1

NonTK.

sufrir l¡i en pequeños n;nipos, ol)liu:a(los repetición anual d(> una noche de tinieblas, i'i

ñ

l'OI.O

los

misio-

y meSus desinteresados trabajos, su incan-

y su oscura

si;4;lo

abne<.|;acion.

son una de las glorias de Dinamarca.


qne

so

liiial)

so

liuii

do

iciii

fundó

Iii

((inir'iiliiii-

ocupado lii

lucjor.'i

i|uiiMidos doTi(>r-

luui oldoiiido

CAPÍTULO

(<l

ipatfirnal dolf^o-

III

sabiduría y Lelos. (|U<'

OSIOS

S(>

eliuilivauíouto

Siilidii dii

de lareli^'ion,

3S

odos

5

— Niivcíjnrion

difícil.

—Ln

Alerta loca (om\o. —f/iclo

Ai/una del iVoríc,— Niiliirnlcs drl cnlio do

centro.

ilcl

Lii Imliíii

do Molvillo,— El

York.— Costil» do Huvcrioy.— Islas

Ciiry.

— Islus de

«»

de los pai

ilusfrada os

y de

los luisio-

liace si¿,'lo l'iíjos,

ira

líiK

los ])rivilo-

Miliros

ica

y

Norlliumburlniul y de Hukluyt.— El cubo Alojimdro.

inhospitalaria,

í

Upornivik.

YoiU

ciihf)

¡i

y

nie-

su inoan-

al)n(!,t,^acion.

iuaniarca.

Salimos

do Upornivik on

la

nocho dol

22, después do haber hecho ol)sorvacione3

íi

causa de

luz

la

hielo. El perfil

para rectiticar nuestros cronómetros.

Una

mente deprimidas

mar nos

obli-

tas do su

espesa niebla procedente del

gó A cambiar do dirección; y con ayuda do un piloto esquimal nos aventuramos on los canales estrechos y complicados que condu-

agrietadas,

las las

Kanfi^itak:

estos ])asos

pintorescos.

lu'icia

nosotros,

y cubier-

que indican

las

ondulaciones

Con gran sentimiento nuestro, neveras de la costa quedan ocultas por

dol suelo.

solitarios son

i'i

snmamento

mar de

blanquísimo manto, ofrece como im festón de eminencias redondeadas y

Primeramente se penetra en un desfiladero pedre^'oso que

cen

reflejada del

do las tierras altas, ligera-

pequeñas

das en

islas

pedregosas

disomina-

tegida por su cristalina faja, la atmós-

y ¡I su vez circuidas de innumerables moles de hielo, tan claramente reflejadas en la superficie líquida, que es difícil distinguir los huecos intermedios. Todo este paisaje está brillantemente iluminado por el esplendoroso sol de media noche. Nuestro piloto había prometido guiarnos sin obstáculo hasta más allá de Kangitak; en Upernivik nos siguió sin murmurar y su kayak fué izado á bordo pero después notó que se entristecía íi medida que iba prolongándose la distancia que le separaba de su hogar. Seguramente nos hubiera abandonado, dejándonos sin guía en aquel laberinto de islotes y nieblas, si no hubiese tenido la precaución de encerrar su kayak bajo llave. Convencido de que la fuerza estaba de nuestra parte resignóse á cumplir con su deber pero sin

fera es trasparente

el

apenas tiene cincuenta metros do anchura;

á

la izquierda,

algunas som1)rías rocas pa-

recen estar suspendidas sobre los mástiles;

mientras que

<l

la

derecha

las orillas se re-

cortan, dejando ver la tierra lirme bordea-

da por una línea de escarpaduras do tresLos

cientos metros de altura.

p:ir>'antescos

pórticos do estos fiordos, cortados por los ciares,

y que interrumpen

la

«gla-

uniformidad

do la costa, presentan líneas do estratifica cion admirablemente simétricas. Es^e pasadizo, do cuatro kilómetros do longitud, se

ensancha después convirtióndose en un extenso mar interior sembrado de hielos flotantes.

En

el

Océano todo está oculto bajo

densa bruma, tanto que apenas se reconoce la base de las islas nai'is próximas; pero en la dirección de Groenlandia, prola nuls

y todos

los

objetos se

distinguen de una manera maravillosa; sola la linea del horizonte

no se define bieu,

el

litoral

,

,

;

,

.

menor entusiasmo. El buen tiempo nos secundaba tan bien,

que permanecíamos encerrados entre

las


W

VIAJK8 AL POLO NORTK.

orillas;

I

poro

fratAbamos de arprcariios

si

'

i'i

la alt:i

la liniiua rjot

rodeaba

al [tuií-

t(i.

mar, ("erra de

K!iii¿,'¡tak, la isla iiiA»

exterior

dfil

^nijio, nos

quo aclarase; <i

vimos oidí^dos

la

veces nos ocultalia

eada

¡i

proa.

ii

esperar

niebla era tan densa (lue

Kii

la ¡>>si

vano

(

me

niu^'una montaña de bielo

i!

Habitándose disipado lal)riima. al piloto, (|ue

parecía ele

ra hacer cumplidos, y se siguió avanzandd.

que prodiician remolinos

jH'lif^'rosos.

Después de haber honleado lentamente durante seis mortales horas, y como aclarase de improviso, divisamos dos esquimales,

cada uno en su kuyak. que remaban cerca del fl

liuque.

Todo estaba tan tranquilo

al

rededor de nosotros; y tan falto de vida nos parecía aquel nebuloso o<.'éano, que es-

me

ta súbita aparición

extremeció; pero

los

pobres diablos no debieron experimentar

menos asombro al ver nuestros buques surgir de la bruma. Después de un breve coloquio con

Petersen y nuestro piloto, consintioron en conducirnos á un anclaje.

Avanzando poco vapor

detrás de los kavaks, con

y sonda en mano, sentimos de

pronto una violenta sacudida:

el

buque

había encallado. Por medio de la bocina ordenó inmediatamente al oíicial de guardia do la hi'xi'tíbií'rfn

que

se

nuestro buque,

la

ra antes de

que

.se

detuviese; pe-

hubiera podido aligerar inversión de la marea

le

A

l;i

,

niente intentar

no seguir

(juo

neando

teniendo

al otro buque junto ¿i nosotros suuna guindaleza. Aprovechando esta detención forzosa sal-

el

paso del I/ielo drl rcntia

la

ruta ordinaria, contor-

bahía de Melville.

la

Kn su

conse-

cuencia, los dos buques gobernaron hacia oeste, compitifMido en ligereza durante su marcha en diníccion al cabo York; en el

encontramos una do cena de montañas de hielo Pasada la media noche cuando nos hallábamos á cien kilómetros de las islas Brown tocamos de este trayecto apenas

,

,

pronto en del

el

mar do

¡liólo

BaH'in.

había variado de

tlfl

mos en

el

coi/ru

(1), ol

La temperatura

campo de

pack

del agua

2" 5 á ü" 5; á la

una y

mañana penetrába-

treinta minutos de la

hielo,

compuesto de

jiorciones desprendidas

que dotaban libremente, y las mayores de las cuales no llegaban á cuatro pies de altura. Las primeras moles que divisamos podían medir unos pero

tente, fué preciso

|i¡i-

cuatro, al pasar entre las islas

doscientos

bruma era persismantenerme á la capa,

se delu\(»

Brow ii, un mar libre de todo olistúculo. Kl bannnetro marcaba buen tiemim lijo, y como estábamos bastante h'Josde costa groenlandesa parecióme más convelas

mo

la

no

navíígi'ibamos en

bahía sujetado sólidamente á la costa. Cohabía poco fondo y

¡'i

nor avería

de fondo, y las moles encalladas estaban tan cerca de tierra,

la roca de norte sur. Durante la alta marea se llame) á los rezagados, yantes de incílio dia el bucpie tlotaba do nuevo sin haber sufrido la me-

despedimos

ífible; toiiiamos cien brazas

I

atraviesan

de anclar:

bierln, reniol-

traté

tante grandes se ven vetas de cuarzo que

el

cincuenta metros de

hielo

estaba podrido

y

ancho; ofrecía

poca cohesión. Conservábamos la línea recta en cuanto era posible, apartando los pe

servaciones con el magnetómetro; mientras

queños fragmentos sin más perjuicio j)ara nosotros que una detención momentánea del buque y algunos arañazos en sus costados; cuando una mole más grande oponía

que

mayor

jeto por

tamos en

tierra:

algunos

otros, provistos

oficiales

hacían ob-

de sus carabinas, cor-

resistencia,

manteníase en equili-

rían en busca de alguna caza.

Se raataron eideres de dos especies y cogiéron.se algunas hembras en sus mismos nidos La isla se compone de gneiss rojo; en granates bas.

(I)

Hielo del centro, ó pnk dol miir de Butíin,

p.s

unu vastu extensión do hielos Holunles do todus Ibi^miih y diverso origen, más ó menos ucumulados y soidudo.-^ entre

si


hapItui „

''tas »rt<!

sur.

i'i

s(>

í

cuarzo quo

(Ifl

llaiiK^

<'<l¡i)

(lia

;'i

los rc-

«•!

hiKjiic

sufrido la

l'f'r

iu(._

ilisipado lalinuua, K'

Sü (hiluVO

111)

J»¡|-

si^'uió avauzaiidn.

rn las islas Urowii,

do todo ohs-

Iil>ro

rcal)a Itucu ticuiiid

•asíanle h'josde

más

•ciúino

la

coiivf-

Ilielo del centra •rdiiiaria, ill<'.

contur-

En su

coiiso-

^TobeniaroM hacia

lipToza duranlo al cabo York; on ontraiuos lo

una do

Pasada

lallábamos

"own

la nie-A

cien

tocauíos do

,

'"/'•o(l), el jnu-k

peratura del '•"

a^'u;i

la una y iñaua penetrábalo,

'>;

ílotabau libre-

10

las cuales

lura. 3ilían itros

drido

no lleLas prime-

medir unos de ancho;

y

ofreciii

á

brio

parar

momentánea

is

íírande oponía

líase

1

mor

itos (lo

en equili-

fio

Baffin,

(odas

ps

(bi'niiih

mullidos y soldudcs

l:i

pncí á otro

las

moles alcanzaban dimensio-

nes formidables, midiendo aliruiias veces hasta mil

odiociiMitos metros de

anchura,

cuando no más; do modo que oblicuaban otlcial

cioso cuidado los pasos

al

más minupor donde debíamos

vigilante á elef,'ir<'on

el

37

III

te del

l'it/i/ir drl.

|)uen1e, sin

poco

dad,

que

hielo es

muy

se extiende al rededor del

difícil

indicar

buque,

una ruta normal

si

no hay ninc'un objeto saliente que sirvado jalón, y por lo mismo di orden de poner

una brísenla en

el

puesto del vigia.

Al;.íunos estrechos canalizos de a^'ua bre, te?,

el

que

se diriy:íaii del noroeste al

li-

sudes-

nos permitieron avanzar rápidamente; y *¿1, á las ocho do la noche, habíamos

recorrido cien kilómetros á través del pack.

Kl hielo no

nunca

liastante compacto temor do quedar ajirisionados; pero siempre nos costó mucho íw''

l)ara inspirarnos el

elegir nuestra ruta. Los bancos

más

c'i'ue-

no excedían de cuatro pies de altura, /iummüc/is,6 restos de hielo acumu-

lados por sucesivos choques, elevábanse á

más de dos metros. Poco á poco los canales ser más anchos y numerosos, y en vista de ello modifiqué gradualmente

comenzaron á

nuestra ruta, acabando por gobernar directamente sobre el cabo York. A media noche, estando á la latitud de 79"

t»'

N. y á

la

longitud de

(55°

30' occi-

dental, á doscientos sesenta kilómetros oes-

.\

basta para

bioii

más pesados y

por ser

do guar-

decir ver-

llegar á sor

jóve-

(!stos

los hielos

quo,

mayor

altu-

llolar á

deben respetar, y los que la proa puede golpear impuiiemento. Por otra parte, si se comete una equivocación, tanto peor para los cronómetros y las personas nerviosas á (|uienes un choque hace subir ra se

cubierta [loseídas de imiuietud.

la

La temperatura

timelro,

Cuando desde la cima del palo examina el inmenso desierto de

del vigia.

muy

nes distinguen

partida á travi^s de aquellos tortuosos pa-

se

ayuda tiempo

práctico en las cosas árticas, y

che es

mavor

el oficial

pre-

.so

dia dirige la maniobra, p('rmaiiecieiido en el

Kn este vasto hiberinto no encontramos más que una montaña de hielo, y auii(|ue peiiueñii, fueiios muy útil como punto de sadizos.

diablo, el hiido

senta tan es|)acíado, (|uo

á

deslizamos.

jiero los

zos en sus costá-

Milviendo

este

compacto;

ipartando los pe 911

á po(;o

modo hablamos abierto camino en el i)acU en un espacio do cincuenta kihuuetros; pero el hielo era cada vez más l)()

sos

perjuicio ])ara

iiiái|MÍna,

la

lado.

inios la línea rec-

lis

poco

la proa;

otros restos so amontoruiban al rededor, y esta acumulación del hielo oblicuábanos á

i'i

compuesto de

travos de

'/;,

grado,

mar durante

del

y en

la

sui)erllcie

la

no-

.so

for-

ma

una costra de hielo de más de un cenlo cual demuestra que la salsedumbre del Océano no es muy considerable en e.tos parajes. Al acercarse

la

mañana,

auii antes del deshielo del día, veíanse iiu-

de

niei osos espacios libres

arrastrado

el

tlondií

había sido

hiido do formación reciente,

quedando en su lugar un cristalino lago en el cual se reflejaba el aparejo y la carena de los bu(|ues, con tanta lim])ieza quo era

difícil

distinguir

la

ilusión dr 'a reali-

rechinamiento de romper las delgadas capas de hielo era lo único quo nos distraía un poco en medio del silencio de muerte que reinaba en aquellas soledades, silencio no turbado por los centenares de urias que nadan cerca de nosotros. Estas pequeñas av- ristribuídas en numerosas bandadas, mauircstaban la mayor conrtanza, y solo cuando las tocábamas casi sumergíanse todas á un tiempo; nadaban bajo la superficie líquida con gran rapidez y reaparecían más lejos en el mismo orden. En el Hielo del (entro hemos visto un oso, un inorso y dad. la

Kl ruido seco y

i)roa

el

al

dos especies de foca [Plioca (jra'nlundica

y P.

/lispida);

varios petreles

entre las aves flguraban

y gaviotas de

color plateado

{Pagophila ebúrnea), algunas urias y un


VUJKM

,18

I

colimbo so on

(Cofi/iiihits).

hiiiosit

llcim

¡miiimlilloM iif>^'ni/-

iIm

co«; nsla matnriii viva cnlirn tiiinl>icn foriiiiiiido

cuorpo

niyoH del

sol,

'¿H

im, poi

do

H: y

(?oii

Julio, á

fUi'ibaíiMo

ya

(I

,'i

ocliouta

oii ol

y

do

iiuovn do

liiH

lloc,

jiai'to

h

la

iiniMa-

las oiicfi

ostA-

tros kilóinotrosdol

pro-

^i

lUíMitorio,

y babíainos

[»oiiotra<io i'caliiUMi-

to en las

At/itas del

Norte, después

t'raii(|uoar

í^l

d(i

I/irlo del rfnh'n en treinta

poto NonTN la

colonia establecida en

cabo

Mientras

York.

y

curvatura orien-

la

ho recorta al

tal d(^ la babíii i|ue

este

del

l)fsriibi''rla

(pie la

anclaba Junto h una muralla de hielo, Ioh cazadores mataron un narval hembra [Mo-

muchas

noilon iHiiiiori-ros) y Quinc(5 homlirtís y

HalTiii,

horizotito las tier-

ras altas del cabo de York;

bainos

pop su

hiiliiii

lii

d

al»sorvor los

iil

cotitriliiiyc

disf.:rc^'!ir ol liiolo (lo

VA

Al.

ciortossitios vnlii-

«'¡mtidiulfs uiin susfiuiciii dd

^TimdoH

aspecto

En

en tres

trin<!os,

visitu.

vestimenta era

su

'

di ..

tirias enaiuis.

(juo

res,

muy

llevaban

polirt^;

unos cha(|uetonos con capucha do foca lla;

y

de

(íalzon

de oso hasta

piel

la

de

rodi-

estas dos parles del tr^je so i^ju^laban

muy mal una se

piel

ibati

a potío el luKiue;

conoce

sobre otra, y

como

a(iui

no

ropa blanca interior, presenta-

la

cuatro boras. Do tan fíxcopciotial rápido/

ban una desagradable •solución de continui-

no so

dad. Dimos á los

«lobo (Inducir (hk^ estos pjirajes. temi-

dos con justa razón do viajeros polares,

los

ini'is

bayan lle^Mdo A

atrevidos

narval,

ser do

con

t'íi-

acceso y se puedan arrostrar sin peli-

cil

;j:po.

Si

bnbiera soplado una

cuando estallamos en

el

encerrados sin remedio,

brisa t'uerte

y creía oporlos

es-

quimales acantonados entro el cabo York y Puerto Fulko; en su consecuencia dispuse capitán Stepbenson marchase al ca-

bo Y'ork y tratara do ponerse on comunicación con los naturales La Üesrubiertn ticas

me

muy

pronto detriis de magni-

montañas do

cuales,

liielo, algunas de las do superficie plana, pareciéron-

de origen reciente,

es decir

últimamen-

mayor parto do ellas ballilItanse encalladas en la parte más anterior del cabo. Procedentes sin duda do las gran te

formadas;

la

des neveras de

la babia do Melville, debieron ser barridas por la corriente noroeste, que contenía su marcha hasta la bahía de Hartstene, A la entrada del eátrecho de

Smíth.

La mayor parte de so el

color de

[)or hil

y

cuchillos,

los

esquimales, inclu-

su ruta

[)r()seguia (Mitre tanto

I

hacia las islas (,'ary para establecer

el

pri-

mero do nuestros depíJsitos do provisiones y dejar alli un barco, indispensable en el caso do SíMMios forzoso abandonar los bu(pios,

(;omo dos expediciones habían dehido

hacerlo antes que n(»sotros.

Con

la

esperan-

za do hallar una corriente que procediera del sur,

dear llas

y

casi lifiro d(! hielo, resolví

Imr-

groenlandesa á unas dos mide tierra, niAs allá do una inmensa cala costa

dena de montañas do hielo encalladas paralelamente á

la costa.

En

las

escarpaduras

de Ueverley quedaba muy poca nieve: divisábanse el lo lejos bis cimas de los glaciares de Groenlandia;

y

hi vista

deslumhrada

podía seguir los contornos de las superfícies

de alaf)astro que descendían por

barrancos, entre negras rocas,

cuñado de Hans, estaban ausentes de

y

dejánuoios maravillados

munificencia.

Alarf

lia

sus rostros

Stephensou

ha.

IV)s|'oros, bi;

separóse de ellos

tuno anunciar nuestra presencia á

desapareció

d»>

atpKíllos

los blan-

indígenas contras-

modo singnlarcon

distribuyó

Hans Ib'iudricb desnaba que su cuñado

mejor gana;

taban de un

monos por al-

al

la

d(í

aplanados,

se aírrei^asp h la exptídicion,

ol

dientes de

cos incisivos

pack. (|nedáliumos

¿funos días.

qun

los

(íS([iiiniales una parte del cuya carne cruda despedazaron

extremidad

ban

inferior,

hí'icia el

los

hasta su

desde donde avanza-

mar. Al rededor de

los glacia-


I ('iirv!itm'!i()rií»ritrtii

r>Nt(>

iil

la

hidd,

los

;il

li(Miil»r;i (/V/o-

liM

uriiiH

'

i»(»l)n>;

lirhii

llt>viil)iiii (1(1

haHta

p¡(>| ,|o

los

t'ii

su Unte

ilciri

iiii;,'iilos

mejor

de

prole;,'idoM

(b> lirias

desde

el

véjaselas emprender mar á sus nidos, con las

el

Como

superllcie

de

:í<)0

vuelo

bra/as no

orden do

di

\in

allá

era

alto para

pero. I.a sonda

fondo, l'n

toc(')

los [¡rimeros

termóme-

marmás

(ui el uji^ua,

veinte metros;

de veinte lirazas sefialó solamente

otro instrumento

mejillas

mar

Tsry, y deseaba

las islas

elltis,

tru ordinario, sunutr^'ido

có 4" para

del

no conocltt nuestra pi>sicion

esperar A (|ue aclarase

y en la enanas en-

de lamilla;

T).

no pasar de

trenzábanse lrani|nilamente h sus deberes

A

I'.

la

exacta respeclo h

las peudieiiles pedre/^osas;

escarpada cresta, miles

el lMi(|iin;

|»()(M)

más

perl'ccto

I' ^/j;

habría

iiidi-

rodi-

la

i\justal)aii

ijo H«í

como

f

onamis.

quo

'reí,

)

y

|!)

III.

temperatura de

veíanse cain'bales me<liaii(»M y laterales;

descubríanse con ayuda del untMojo espacios pequeños de nieve rojiza. Un ll(|uen amarillo. (|n<i créela en los declives, coloraba C()n

(ln|

/Jf'sri/hii'f'/a (If

ll.i

ApItIILO rfí"

aipii

lio

i'iior, prcsciita-

ion

(le coiitíiiui-

í

lina partt» dfl

i

doHjxulazaroii los Idaii-

^'iiiia; i;,'<!iiiis

coiitras-

sus rostros

coii la.

Sft'{)li('iiHon

y

«Micdiillos,

y

CimiAH

grotoscamonto infladas por tanto su ruta

í

il)l('c,(>r

o!

pri-

provisiones

1(!

)nnHal)ln

«n

idonar los

el

bu-

labian debido /"un

la

esperan-

|ue procediera resolví bor-

,

unas dos mi-

inmensa ca-

ii

ncalladas pa-

OHcurpaduras Dca nieve: di-

llevaban á su

BiVIllLKV.

deslumbnwla

o las

superíi-

lídían

as,

por

los

hasta su

onde avanzade los glacia-

pro;,'(3nie;

el

alimento quo

algunas

uiii^ntras

cado sin duda otra capá más cálida deba.jo. Mis compañeros do la Üesrubicrtd hallaron

ya de

gaviotas de Islandia [Larus Iciicojilcrus)

«" á :J2 brazas, cerca

permanecían inmóvilos on

pero este resultado anormal se puede atri-

hielo; es la latitud

las salientes

do

más septentrional don-

do hornos reconocido esta variedad do aves marinas. El lontauanza divisábanse innu-

formaban una inmen-

merables urias,

(jue

sa a¿,'rupacion

cerca del cabo de

Parker

Snow. Mi intención era pasar por debajo de la Roca do Conical; mas al acercarnoa, un fuerte viento, refrescando de repente, permitió hacer vela hacia el

flos

norte,

impeliéndonos á cuarenta y cuatro kilómetros más allá de dicho punto. El 20, á las seis de la

de los glaciai

lll

maravillados

)S

mañana, había

jcalmado la brisa, y como la corriente padecía conducirnos al sur resolví valerme .otra

vez del vapor:

el

tiempo estaba sere-

no; pero velado por la bruma.

A

medio

las islas

Cary;

buir á causas locales.

Llegada la tarde, y habiéndose disipado bruma, pudimos reconocer que nos hallábamos á veinte y siete kilómetros al sudeste de las islas Cary. La Descubierta avanzaba rápidamente sobre nosotros por la parte del cabo do York. A media noche costeábamos la isla situada en la extremidad sudeste del pequeño archipiélago, y efectuóse el desembarco de tres mil seisla

cientas raciones.

Sin duda hubiera sido más positarlas en la

cómodo de-

de Northumberland ó en tierra íirme; pero según ya he dicho, temía las depredaciones de los esquimales isla

día, hallándonos ú veinte

nómadas. Antes de salir de Disco había dejado una nota manifestando al capitán

de

Alleu Young, ó á cualquiera otro, que

la isla

y siete Idlómótros de Wostenhobue por sudeste, la

si-


40

VI.VJKR

nuostros pasos,

fíuiorii

mi dosi^nio

AL

ora osla-

isla tío Cary, on una oslacioii cu la inisina doudo (>1 aliniranlo Auslin dosoml)ar('(i cu iSMi |)ara coiistruir un cairu.

blfM'or

1

Sin (Mul»ar;ío.

huir do

;'i

la

situación

los jiarajcs

olili-

depósito

lo

retirada,

cerca posihle de

in;'ifl

es decir, en la

el

la línea

de

Los

isla sudeste.

víveres, las l'urnituras de toda especie

y

el

harco colocáronse en una ^^rieta de

la roca,

fuera del alcance de las olas y de

la

pr(^-

una

sion de los hielos. Después se depositó

memoria con varias elevado en

el

en uu cairu,

cartas

punto culminante de

la

me-

metros de altura. Algu-

seta, á doscientos

nos fíuijarros de arenisca

cuhren

rojiza

la

parte superior de la isla, formada casi com-

pletamente por gneiss rojo que se inclina hacia

el

oeste en ¡'m^'ulo

muy

a^udo. Kn

cubiertos

plumón, pues

i'iun

de

sólo contarían cuatro ó cinco

días desde sn nacimiento.

repliegues de

el

es-

a¿fua salada nadal)an al_ii'unos eideres

coltando A sus hijuelos,

En

los

s'erdosos

una escarpadura hahia ani-

dado lina numerosa bandada de biirgomaestres (Lariis tros

(/luarus):

uno

(lt>

nues-

compañeros, despojándose del traje y escaló la

descalzándose,

roca

y me

trajo

dos hijuelos que ya habían echado pluma.

Entre

que vimos, figu-

las pocas plantas

NO'ITl;.

convenía con tudiadas

raba una potentila amarilla,

la

coclearia

la

rifhii'i'l'i,

do

la serio

las corrientes es-

noche anterior, hallándonos

sudoeste* de

bi

de

Roca

(

(|ue goiiernaba

cia el cabo

York,

halbt

La

'onical.

al

M'.v-

directamente ha-

una co-

tanii)ien

rriente orientada hacia el sudoeste.

Al nvledor de

scptcntrionalos

estrecho do Siuith, resolví colocar

do!

í;

rcllcxionar en

al

de una partida do fugitivos

l)rol)al)ln

fjados

«

l'Ol.()

mmerosas moles

las

de

hielo <>ncalladas en los fondos l)ajos del ar

temperatura del agua

cliipiélago (.'ary, la

de

la superficie

().'¿7t\

5 á

traspasado

el

descondta desde

mas apenas

hul)inios

4".

hielo, dirigiéndonos á la isla de

es

'/o,

lo

cual coincidía

la

víspera.

.'}

V:i

un hecho de

todo

por el

las

si

los

á 1

observaciones de

el('V(tsi' (l(>sde

ron

Halduyt.

se

más

los

compara con

los

notables,

Este sobre

datos recogidos

aborígenes, quienes pretenden que

mar no

so hiela

nunca en

los parajes

de

Ilakluyt.

Durante todo

el

día continuó el tiempo

sereno y claro del 2(5; por la tarde, los dos buques, remolcado uno por otro, pasaron entre las

islas

cer

de

donde

Ilakluyt,

Northumberland y de

la

sonda nos dio á cono-

una ])rofundidad de cien brazas con

fondo pedregoso. Las urias eran

tan

nu-

merosas que ennegrecían completamente la superficie

del agua; estas aves tienen su

allí es donhembras ponen y crian su progenie en grande escala. A cada lado del canal que separa las dos islas elévanse escar-

estación al imrdeste de la isla;

de todas

las

paduras cortadas á pico, de más de dos-

una especie de amapola (Papaver nudiraule) y uu sauce enano. Observamos

cientos cincuenta metros de altitud;

distintamente huellas de

trastan con el amarillo claro de los bancos

oficinal,

zorros

y de

tari-

superiores,

ganes.

El 27, á

mos las

las

cinco de la mañana, tenía-

marea en las la noche hasta

alta

doce de

hasta

estratos do arenisca roja de su base

que

carrera,

la

islas

Car y: desde

las dos, es decir,

á la mitad do su avanzaba hacia el

el flujo llegó

corriente

norte; á las tres inclinábase

y de cuatro á

seis,

al

nordeste;

cuando habíamos

salido

del archipiélago, volvía hacia el sur. Esto

ofreciendo á la vista

agradable conjunto;

el

y los con-

más

todas estas capas se

Sur bajo un ángulo de La cima de la isla de Northumberland, cubierta de nieve, representa una perfecta miniatura del mnr de /¿/t'/o groenlandés: fatigada la vista por la deslumbrante blancura de aquellos ríos inclinan hacia

el

cuatro á cinco

grados.

de alabastro, se

fija

con gvsto en

las

sua-


(;apíti:I,i>

corriontos

s

)iü('iil.

ves tintes de

fis-

hiilliViKioiios

,

que

iil

Dcs-

liii

irccIiiiiKMiln

rizontales so reproduc(Mi idénticamente en las rocas

permanencia de innume-

Al pasar cerca

A

este del cabo

ii(loost(\

de

se extiende

del g'olfo de In^íb'lield, al

Aclaud, vemos

desdo una

i'i

que

otra

el

orilla,

de tierra lirmo

lia:.ta

bahía de

la

Sonla^.

rables aves marinas.

lií'i-

molos

arenisca y do la vofíotacion

coroiui los rebordes de la escarpadura,

fertilizados por la

iimhÚMi una co-

rosas

la

^1

iii.

primera hora de

samos

mañana

la

cabo Alejandro.

el

del 'JH ra-

de

(l(>¡ando la isla

hielo

Sutherland á tres UihMuetros de distancia.

obs-

Esta

isla, d(!

cien metros

(1<í

altura,

com-

los I)!ijos del ar

del

iilui'ii

osdo r.

a^'ua T)

í'i

traspasado

f

de

la

el

Halduyt,

cual coiiundia a víspera,

lisio

sobre

notables,

datos reeo¿^idos

pretenden que los parajes

1

de ÍM a un

inuó

a tarde, los dos

truyándole

pasaron

navegables

r

otro,

y de

de

cono-

las

niberlaud IOS (lió

il

cen brazas

eran

con

nu-

tan

completamente

la

completamente; pero aun los

Ballena. Distínguenso perlectamente

eleva

escar-

de

partir

del

Cary y montañas de islas

treinta

metros

solare

el

nivel del

mar.

dos-

En

altitud;

noroeste

del cabo

Acland

hay escarpaduras de

de los }?ancos

bablemente de arenisca, cuyos estratos ho-

más

vista el

estas capas

se

uu

de

ánt^ulo

iina de la a

isla

de nieve,

tura del

re-

mnr

la la vista

por

aquellos

ríos

to

en

las

suaTomo

^

dro es un promontorio (|ue se eleva atrevi-

hi'illaso

I.

color rojo vivo,

pro-

el

uiar á 430 metros;

aislado del continente por dos enor-

nno de

los

cuales

se desliza basta la bahía Hartstene,

mien-

tras

glaciares laterales,

que

el

otro baja por detrás

de Sutherland.

La

base

de

la isla

del cal)o

está

formada por una arenisca de color amarillo claro con estratificaciones horizontales, de

cnyo centro surge una negra columnata basáltica;

la parte

y los su base con-

por

presión de los glaciares. El cabo Alejan-

mes

i'i

enormes dimensiones, y las más de ellas son tabulares. Los tripulantes de la Descubierta miden una que se

ida lado del ca-

la

que se corro hacia el norte, cabo Faraday; al norte de las hielo presentan

crian su pro-

piiesta de arenisca, parece desgastada

damente, dominando

hasta el cabo Alejandro, las

bhanse

y

Montañas del Principe do Cíales, en la Tierra de EUesmere, así como la cordillera

aves tienen su

nías

son

estrechos de Mxirchison

a; allí es doii-

y

Nnl;rill,MI^I.]ll.AMi.

tiempo

el

nisca ción

algunas capas de basalto y are-

alternan hasta la cumbre,

común á

Hartstene.

disposi-

toda la parte sur de la bahía


*

CAPÍTULO Ln

hnliín Hnrlslono,

PiiLTlo

Lf\

pnsonndn del Life Doat

do Piíyur.— Ci\l)0

Siiliiiii».

(liolo

-Estroclio do

IV

snlvn vidns)

— Ln

Huyes.— Puoi-lo

islii

Lilllolon.— Eliili.

Alej.

.

— Los

— Cnbo

ftliiciiims

Isnbel.

Gemelos, — I.os

osi|uimnlos y susomifíriicionea.

Mientras .

M

i!

oiin

iQ:ol)ern!U)amos al

y

retardó nuestra marcha; pero el 28 á las

siete de la niañaTia al

l?l

í

rededor

del cabo Alejandro sopló la brisa del norte

estábamos ya anclados

norte de la balda de llartstene, con

fondo de doce brazas, en

la

un

extremidad sur

de la «Punta del Sol levante;» era una pequeña ensenada muy cómoda para estación; pero

practicable

sólo

cuando reinan

vientos del este y del norte.

Un

los

banco de

boyas; y algunas rocas derrumbadas cubrían varios parajes de la

t

costa.

Un

se vierte

torrente bastante caudaloso, qiie

en

la bahía, lleva todas las

aguas

del valle situado al norte de las colinas de

Dodge. 4

'

Elgneifts rojo constituye la capa inferior

i

del suelo, y

i

Ib

en

él se

apoyan

las

capas se-

dimentarias y los basaltos del fiordo de Foulke; la costa de Etah es de la misma natura-

\

i

Las rocas granitoides y gneisoides paal norte del cabo Ohlsen y de la ensenada del Life llnat hasta donde alcanza la mirada en el interior de las leza.

:

I

i

I

>!

recen prcjdominar

tierras.

A r' i

1

;

t

el hielo

de

pesar de la fuerza del ^iento no veía-

ca1)o

la parte septen-

lizado ya hacia el sur,

y el banco del norno marchaba todavía por el estrecho de Smith. Algunos días después, el espacio te

comprendido entre

el

cabo Sabina y

Como

la isla

modo que

habría sido imposible franquearlo.

la

el

trional do la bahía de Baífin se había des-

tinuidad formaba como una muralla en

jantes á grandes

*

oportunamente;

Littleton estaba obstruido de tal

veíanse acá y allá restos desprendidos por las tempestades anteriores, seme-

i

(1) entre

York y el estrecho de Smitli; el gran pack que se extiende más allá no estaba roto aun, y por lo taulo no podíamos llegar más

hielo que ofrecía varias soluciones de con-

orilla;

I

mos ningún drift-ice

viento del norte soplaba siempodíamos avanzar á fuerza de carbón; di, pues, la orden de alto, y aproveché esta circunstancia para visitar la ensenada del Life Boaf, donde una parte de pre,

el

sólo

buque americano el Poinvernó dede 1872 á 1873: esperaba hallar el péndulo y otros instrumentos la

tripulación del

l'iris

abandonados por tirada

los

exploradores en su re-

Dejando los buques enibarqueme en una ballenera con el comandante Markham: una fuerte brisa que soplaba hacia el sur entorpecía nuestra marcha, y nos costó mucho trahacia

el

sur.

anclados,

(I) El drift-icc es un campo de hielo que deriva acarreando materias extrañas, rocas, tierras, guija-

rros, etc.


cAPfrui.o

contornear la Punta del Sol levante;

bajo

más

pero

de

allá

la isla Littlelon

calmó

el

bruma desaparecúí) y pudimos de una tardo ma,ií ni llca. La ense-

viento, la disfrutar

Uíula es tan poco profunda,

mucho encontrar truida

l*'d

Ií'>ifsc

'/v'v

una

pul.^'ada:

el

el

el

cabo

gran

pacj^

estaba

10

luos llegiiT

(Casa del Polaris.)

a parte

pero varios pedazos de

iior-

de

íes, el espacio

vbina

y la isla modo que

tal

Muy

colección heterog-é-

señalaban

pronto descubrimos el

doctor Bessels

el

el

lu^^ar.

que

cairn de

y Mr. Uryant, y

donde, seg-un ellos, habíanse encerrado los

instrumentos de precisión; pero ya

estaba vacio.

En

esta

pequeña península,

y no lejos de la casa, se habían príicticado numerosas cavidades que contenían carne de foca y de morso. También encontramos cuatro ó cinco maletas al aire libre; tenían la tapa sujeta

eu

dras;

por una cuerda,

y estaban con grandes y ¡¡esadas pieprimera se halló un termóme-

el suelo

en

la

(desgraciadamente sin registro); restos de pieles, unos mitones viejos, útiles de tro

yaprove-

Ito,

sitar la ense-

na parte de icano el li

Po-

esperaba

3:

nstrumeiitos i'es

en su re-

íos la

buques

ballenera

lina

fuerte

entorpecía

uucbo tra-

quo

(lorivn

tierras,

guiju-

lo

Los eideres, en

la ribera

de

muy

numerosos, anidaban

la isla principal; la

más

larlo.

á fuerza de

siete kilóme-

y una

tijas

oplaba siem-

os

y

ternero marino,

libros ó

e.strecho

3l

ma-

muc'

á treinta

el hielo

tros de la isla Littleton.

parte do los hijuelos parecían

.sepieii-

banco del

contramos

de calzado, y de pieles de

roto

se ]ia1)ía de.s-

de

mi observatorio no se descubría á lo lejos la menor partícula de hielo, pero nuestros cazadores, que habían trepado á las tierras altas del continente, vinieron á decirme que hacia el norte se distinguía un ¿cehliii/i, (1): al día siguiente tuvimos la prueba de quo no se habían engañado; en-

restos de ropa,

hablan

más

costó

intacto ni el espacio

nea de otros objetos,

ontre

suelo

el

y no nos

dera, al<.ifunas cajas de liojadelata,

;

I'olnis

donde fuó cons-

el sitio

No encontramos

que

entrada;

despejado de nieve

estábil

>li— Cnlio Lsnbel.— vos Gomólos. — [,os

misma

á la

débil) encallar

43

IV.

dicación de nuestros futuros planes. Desde

carpintero, agujas

y

linuis,

cosas

todas

muy buscadas por los esquimales, lo cual probaba que no habían visitado el sitio desde la marcha de los exploradores. Separáronse alg;unos libros para

enviarlos á

los

Estados Unidos; pero no encontramos ningún péndulo, ni cronómetro, ni termómetro

Aun

conservaban en buen estado tres embarcaciones de cuero de foca abandonadas en la orilla y sujetas por un diferencial.

se

montón de guijarros; tomamos

la más pequeña para trasladarla al cabo Sabina. Al volver al)ordamos la isla Jjittleton, donde mandé levantar un cairu eu la parte

sudeste para depositar

un breve relato como una in-

del viaje hasta aquel día, así

mayor

no contar

(le una semana; pero aun debían namuchos. Durante la alta marea, la corriente interinsular se dirigía hacia el nordeste: las horas del Unjo y del reflujo concuerdan con las observaciones del Dr. Ha

cer

En

la memoria depositada en el cairn mi proyecto de atravesar otra vez inmediatamente el estrecho de Smith para

yes.

ex[)use

dirigirme hacia occidental. trineos no

el

Para

norte, bordeando la costa

caso de que

el

nuestros

comunicar fácilañadí que si no deposi-

se pudieran

mente con la isla, tábamos nuevos partes antes del mes de junio se encontrarían en el cabo Isabel; esperal)a además dejar informes en el cabo Sabina,

en

la

bahía do Dobbin, eu

Karl Ritter, y en

la

de

cabo Bellot.

el

Durante mi corta ausencia nuestra genno permaneció ociosa; el capitán Stephenson, acompañado de varios oficiales, te

había explorado minuciosamente

de Fulke á fin de ver

si

el íiordo

convendría para

invernar; y después remontó el valle, pero

menos felices que el Dr. Hay es, que pudo matar bastantes renos para abastecer á su gente, nuestros cazadores no vieron más que siete de estos animales, y sólo cogieron uno, al

ñn

de

mente penosa por

|l)

Aspecto

una excursión suma-

las

pnrliciilin-

pendientes inmedia-

do

la

iUmósforn, blnncurn

del liorixontc debida á la reverberación

de

jos hielos.


VIAJKS AL l'OLO

44

Estas ormaciones, que consisten sieni-

estación de Ktah; pero

pre en arenisca de diversos colores, presen-

indigcnas estaban ausentes: se compo-

tando ondulaciones sedimentarias, y (jue están mezcladas con trap¡) (1) y Imsalto,

bién hié visitada los

ne de

tres

la

///h'/s

cou

ó chozas formadas

y una más

¿grandes guijarros,

íj:rande, cu-

Acá y

bierta de lona sostenida por estacas.

diseminados alü^unos restos del

allá veíanse

de

l'uliiris; rojias viejas, hojas

y

ras, botellas

anzuelos.

libros, tije-

Numerosas cavida-

des, practicadas en las iniuediacioues,

uu

brieron

trin(>o,

tabricailo todo

él

con

huesos; los constructores habían utilizado

muy ingeniosamente los colmillos del para lormar

.

i-:;

los patines: inútil jun-ecíí decir

de antiguas

culonias; el lugar

ocupal)an está indicado por enormes

i

(jiu;

mon-

muy

Puerto

I

abundante

determiiuir

pero no se

;

eji

otro tiempo.

edad de estos ¡¡uede dudar que la

ulke no haya sido una estación do

más productivas y l'recuenladas: mentas de renos y morsos forman

las

las osala

casi

totalidad de estos restos de cocina, ó h'iwhhcii

i)Hi;diii¡/i'i\

usando

como

dice

se

expresión danesa consagrada en

la

una ¡¡rolongacion de nos de

la

isla

La bahía Hartstene de invierno de toda

la base,

á fin de faci-

extracción del cerebro; también ha-

llamos restos de focas, de zorros

y

mf.les de

En ambos

liebres,

cedente del sur, baña las

que

continuación de

los estratos

septentrional

ton y Ohlsen hacen desviar ta

la

otra

margen

eslrechamienlo

muy

mientras

orillas;

promontorios avanzados de Hather-

los

violentas,

la

el río

este

merced á

más

mareas

las cuales

quedan

fría.

ta cierta dulcilicacion del

el

produce

grandes espacios

estación

polar has-

del canal de Smitli;

de

De

clima

agua,

de

esto resul-

en-

local,

contrándose además

aquí una vegetación

relativanaente rica y

una grande abundan-

cia de vida animal. Puerto Fulke,

ble todos los

reinar

el

En

accesi-

sur á menos es

de por

en extremo recomendable como

estación para

por

el

un mal tiempo excepcional,

tanto

lo

años por

las

expediciones que

vayan

estrecho deSmith. la

para

mañana el

del 29 nos hicimos á la ve-

cabo Isabel, con un tiempo

EUesmere

se

muy dibu-

jaba en lontananza, y sus negros promontorios, que separan valles convertidos en ríos

de hielo, perfilábanse majestuosamen-

un fondo de uniforme blancura.

El cabo Sabina, compuesto de sienita

en forma de atrevidas escar-

cabo Alejandro.

costa

de Groenlandia: una corriente cálida, pro-

te sobre

lados del fiordo de Fulke las ro-

cas se elevan

paduras,

y

huesos de urias enanas.

mejor estación

es la

la

favorable: la Tierra de

litar la

mioce-

península

la

Nursoak.

dose abierto los cráneos en

parte frontal

capitán

el

depósitos

los

de Disco y de

la

la

ex-

la

llórelo.

la ciencia. La mayor parte de los huesos que tienen ntódula estaban rotos, habién-

y algunas veces por

\\

siemi*re,

de

lejos

Oespuesdeun breve examen,

aun en

de

que un

fc'isiles

Eeilden opinó que estas formaciones son

pruel)as incontestables de la existencia

vestigios

í^

tremidad del

descubiertos

Difícil sería

[y

recogimos más

pedazo de hulla, hallado no

tones de huesos que se elevan sobre el suelo,

una launa

I

No

altura.

uiorso

que después de admirar el ol)jeto largo rato le dejaron en su sitio. También se hallaron flechas en las chozas y en los alrededores. En la costa que separa la punta Jensen del pueblo de Ktah existen numerosos vestigios

reposan en rocas gneisoides y llegan á tener hasta trescientos cincuenta metros de

wn-

tenian grasa de foca y (' aiorso; y en una brecha de roca, nuestros c()mi)añeros descu-

NOll'li:.

Tam-

tas al ^ílaciar del «Horiuano Juan.»

del (1)

Roca volcánica,

roja,


insisten

sioni-

'oloros, proson-

y

(1)

y

<f''"

y que

¡ntarías,

l)asallo,

llei^an ú te-

nia metros do

que un

fúsiles

de

lejos

ex-

la

'0.

-il

len, el capitán

rnuu'iones son

niinee-

)ósito.s

península

la

3

mejor estación septentrional te cálida,

pro-

mi(^ntras

illas;

(/)

de Hather-

(los

O 04

río polar has-

'\

el

s

mareas

s

de Smith;

oduce

tA

cuales quedan

de

ios

O

agua,

De na

local,

la

vegetación

Q

esto resul-

en-

nde abundan-

<

,rm

as

<

<

m:-:

-I

ul

i.e,

accesi-

y.

menos de

á

ional, es

por

como que vayan

ndable s

cinios á la ve-

liempo ere se ros

muy dibu-

promon-

ivortidos

en estuosamene

blancura,

sienita roja,

ábm

iiiiiJii

I

I

ii

^

,!;;5

''^M

1

t

S5#


#.

^


:

ui.o

pontrastii por sus

sombrío de del litoral.

his

que

los tripulantes

una

construirían

señal en

importaba niuídio

])ero

individuos de

los

idea fué enviar á la

para prepariir una

¡)i'snilii>'yl(i

mií^ntras

nocer

pedregosas

proiniíieiiclas

Mi primera

la

Alcrfa Isalj(d;

la posición

exacta

depósitos de víveres.

d(>

pudiese co-

lodos nuestros

que

Por minuciosas

sean las iudivaci ones hedías á los viajeros, es bastiente dificií

*

la

f I?''

primavera un

para

ellos

ciiirn ó

Ion establecido el

cualquier otro Ja-

año anterior, cuando

sitio

na atención, pues ner

i'i

los

el

nieves.

merecía también alguera preciso no

si

navegantes

¡'i

perder

el

expo-

tiempo en

infructuosas pesquisas, también era urgen-

aun existen, según

!

Mientras que nuestros compañeros

dura.

estaban en tierra, la embarcación no pudo

permanecer en i

la

la costa;

Kl

mos

á

.'{(».

cuatro de la tarde, había-

las

según

recorrido,

serva estaba cerca de

nueve

Tie-

campo de

hielo.

tal)a el

era trasparente,

cairn que contenía las ins-

Al llegar

una tempes-

asaltónos

al calió

tad de nieve que liegal)a del sudoeste. seoso de aprovechar

un viento

reconociendo además que

favoralile,

ráfagas

las

De-

y im-

pedirían á los tripulantes de la DcsíVihicrdistinguir la posición elegida para señal,

Stephenson orden de continuar su ruta hacia el cabo Sabina. El comandante Markhiini, acompañado del capitán Feilden. abord(3 una pequeña bahía

di al capitán

en

horizonte

la

extremidad meridional del promonto-

la costil,

el

conducir

numdé gobernar en

salida se ocultó de pronto

de nuevo.

A

eso

de

las

ron,

y

la

corriente de

cien metros

algunas

más

abajo sepultó-

que contenía

los

partes

y

latas de carne en conserva.

El cabo Isabel

se

compone de granito

oeste, la

y nos detuvimos nueve, un poco

marea que llegaba La iJcsm-

movido, y nosotros pack para llegar á la costa. A las tres y media dé la tarde conseguimos con gran trabiijo anclar los buques en un pequeño puerto formado por un grubicrla

no

se

atravesábamos

había

el

un

A

el

del norte disminiiyó su fuerza.

ción déla islaLecomte.

barrilito

una abertu-

hacia

antes de la pleamar, los hielos se desunie-

á doscientos treinta metros sobre el nivel

un

atmósfera

esta dirección; pero

cairn sobre el espolón exterior de la punta,

se

la

se divisara á lo lejos

parecía

jió

del mar.

de

ocul-

tiempo estaba sereno

y después de escalar penosamente los declives de un barranco, construyeron su rio,

bruma nos

la

terrestre,

y

sei)arada de

mar.

el

Como ra que

las.

t:i

en

encontrar-

mismo

ó diez kilómetros

Aunque

visiones en las grietas de las rocas,

un

el

á las cinco se anunció que nuestra re-

sitio;

se asegura, en la

trucciones indispensables para

unos

guindola,

había obligado á pernuinecer en

rra de EUesniere. (Vultanios, pues, las pro-

distancia de

la

y entóneos hicimos alto \vAVA esperar á que aclarase un poco. Durante h) noclie, una corriente de hielo nos

se1(Mi1a Idlónietros;

por

coi'ta

y

nieve.

nosotros

i'i

era

las ciiu'O

continuamos nuestra ruta hacia el norte: el tiempo continuaba oscurecido por la

que

los

tan peligrosa

envié á buscarlos á

resaca;

esquimales

prevenirse contra

te

:

encontrar en

suelo estaba casi despejado de sus

La elección de

I

uno do

que cada

la exi)edicion

gris, de pasta flna

eslaeiou;

cabo

de

el

46

II,

y compacta, y do un feldespato muy tosco; estas dos rocas, diferentes por su color, distínguense perfectamente en la cara vertical de la escarpa-

vivos colores con el louo

de islotes pedregosos, que según

titud,

suponemos

se halla

en

la

la la-

inmedia-

La bruma se disipa y nos vemos dentro de la isla Brevoort, á menos de cuatro kilómetros del poco,

cabo Sabina, que, dicho sea entre paréntesis, se

ha figurado en

geográficas diez millas

las

últimas

más

lejos

de

cartas lo

que


1

ll* r^

!i


'¡^

r.M'l-l i'i.o

ciianflo

\>\o

lie

(l<í

No

f'l

sus-

'i'Iios

so

lüos;

poro

entrada

el

su

i'i

sur,

y por un canal

cada vez más;

las

lalos t'oiivioiio

el

laer, á lo lar^'o

de consi^íuiente no

dc

011

dio ([UO

ra ol caso

im

asaltó

un huracán de la tierra

yele;,nr

una montaña de

hielo,

cual se conserva todavía

pasamos una hora; poro

para en-

comienza

en recocer

:

lüturos pla-

^

pennitirian

ii's del.

rcii—

hielo parecía

os

I)uqu(!S se

»recha. <

pero ¡cnáu-

.

sle

en

lóuietros;

íion

arnos

al li-

juionzar 'iso

n as

y

sudes-

la

atraveesfuerzo al

este

ligera des-

norte, entre nosotros y

la

Al no

así.

isla loache,

más que

hielos. Sin embargo, dumarea efectúase un movimiento rái)id(): lióos y montañas do hielo remontan con el flujo impetuosanuMito al

se veían

rante

la alta

(Micuentro do las ráfagas,

bastante

fuerza;

con

([uo sojjlan

enormes témpanos,

los

hielo

ser aplasta-

del banco.

Por la tarde aclara ol tiempo, y aprovecho esta circunstancia para hacer observaciones con el teodolito desde

na, que so eleva á unos cuatrocientos

y el flujo contenía el descenso del campo de hielo hacia el sur. Había moti-

canal que sei)ara la isla Bache de la Tierra

temer que

me

indujo

el

i'i

Ellesmero

de

lle^mr á la ribera,

mos

y

seguir adelante á cie-

y de

la l)ruma.

mucho tiempo do aquel pack y un viento

muy

la

tar-

fuerte

del

noroeste impelían hacia

el sur témpanos y poco después quecercados nuevamente. Nos resig-

claramente

las

Sabi-

me-

montañas Victoria y

Alberto, distantes noventa kilómetros; el

\\\\

de desgracia; pero antes de acabar de, el rellujo

muy

(d calx)

mar. So distinguen

tros sobro el nivel del

pack, soldándose de

puerto de Payer. Esperaba haberme

despedido por

,

una

la presión del pack. Es emprender la retirada al punió; deson^ánchanse prontamente las anclas de hielo y escapamos sanos y salvos. El viento había refrescado por el nor-

;,,.del

es-

el

bahía, y

la

viento manteníale aun

dable, y las anclas de hielo son arrancadas

'.to

penetrar en

ib'l

en

El mejor éxito coronó esta audacia, y proneché (lo ver que volvíamos á la entrada

la

amos {i las una de la campo de

en

lil)ro estal'.a

viación

hasta

s(')lida

único espacio

1"11

viento salta

gas, á despique de la nieve

aplicado

su anchura.

tbí

preciso

esta idea

la

centro

la

y vamos ú

;^Ti('vo, nos impidiese

caininoí'i tra-

el

estrecho, viole

el

inmensa mob;

dos contra ella por

.vos i)ara

,,

formando una

allí

deste,

Eran

pocos niinu-

•anqueado

á ;;'irar,

(b;

colina para oltservar

al)rigo de

la dirección opuesta; la monlafia de ó

una

(pu! subió á

a^^ua libro;

al el

el

agosto, uno

mis hombres,

profundamente sumergidos, .so mueven con más lentitud que (d pack; á las once do la mañana sufrimos un chubasco formi-

pasos practicables aun para loshuíjues. Esperando umi calma amarramos junio á

los

al

IJreuort conirias

Sabina y bordear

cabo

al

iMuy pronio nos

l(>\au-

caiiMi

volver

nievo, impidiéndonos ver

trineos

extiende

de riberas tan expuestas; y me (piedaba más reme-

las costas occidentales.

.

3res so deposi )

puerto Rensse-

al este del

l)rs(ii-

ida do

otra

camino

capilaii

desear-

\>w

abrirse

la

qne yo

Kano,

doctor

ha ¡¡i'obado ([uo es inúlil tratar do

Kl

iones

eslrecliaha

so

(luo

partí?,

d(!

'.

en diri^'irnos direc-

laniiMitc al norlo, en

oeste, ("orno

rI

SO podía pensar

medio do la enorme acumulación de hielos que deriva])au hi'icia

la orillii,

Vi

IV.

me

parece casi cerrado

por

grui)o de islotes pedregosos; pero creedivisar al oeste de la isla

so dirige

hacia

archipiélago

el

comandante del

norte.

Tf¡/elthof.

El viento soplaba con l)iés

frío

un paso que

Damos

al pequeño nombre de Cari Woyprecht

el

furia; tenía

los

mojados y me aquejaba de tal modo el después de franquear las rápidas pen-

dientes de la colina, que trazar

me

contenté

un simple bosquejo y hacer

con

las prin-

namos, sin embargo, seguros de que más glbajo, por el norte, el agua queda cada jrez más libre y nos prepara un camino. El viento, combinado con la marea,

Entre el cabo Sabina y la isla Littleton no se divisaba el más pequeño espacio líquido; el estrecho, libre algunos días antes, hallál)ase completamente obstruido. Alas once y cincuenta y seis minutos tuvimos pleamar; la diferencia entre la marea alta y la marea baja era

bontinuaba impeliendo

de once pies.

'i^

montañas de

dá,l)amos

hielo,

los hielos: el 1.°

de

cipales observaciones.


T VIAJKH AL

48

Laa rocas do cabo

Saltiiui

y

sitMiita

roja

las islas iruiií'diatas al

to (le l'ayor son

piMaiias

pst/'rilfs

y

tn's días

tliiraiitfí los

lo suiíio:

<\\io furinaii

el

do

vida

la

liasta

marehar. Sin

narvalos (|uo tribu

(le ;^M\

todo se

carpadura, y cinco añadir quo nuestros

una ol

li;,'eradel nu'diodía

Imliia,

una

trepando

on una alta osnidos do oidor, l)ol)o

mataron

cazadores

toca do irran i.un-.iñn ^I*/'Oca Ixirb i/c),

i/s/'/i

(lo

los

;^'roonlandeses.

y una ó

dos urias nof^'ras [Uriu yv///''), caza escasa,

si

quo hay

se

compara con

la írran

Puorto Fulko.

oii

A

muy

cantidad

poca distan-

más

]i;u']»on

la

muy tros

ra ol hielo.

d(>

unos veinte

p¡»'s. ]»odria

sor

un trineo tirado por ocho hombros; era la única embarcación que por Hice la el momento tenianios di-^ponildo. pruelia on compañía do los tenientes Aldrich y May, con cinco marineros de los más robustos: pero hubimos de volver después do una milla de marcha, porque el hielo era on extremo anfractuoso v la ombarcíacion demasiado lar^^a. Quedaba el Ijote de quince pies, raAs cómodo para adaptarle al vehículo; pero era ya muy tarde para emprender una segunda excursión, tanto más cuanto que esperaba A cada instante

trasladado en

los

hielo

ol

(li'l

propósito

ii

p;ua

nuestros buijucpero

declives de la orilla; se desliza

en

esti'

ins-

el

tante supremo, y la corriente nos conducf á tan corta distancia do la ribera

tremidad del timón toca so.

que

la ex-

fondo pedregn-

ol

Apenas repuestos de esta emoción,

aguas; durante

Hoja, no prometía mejora para ol dia,

marea montim-

la

impedir un choque do

punta de hierro forjado.

lo

poco, y interrogué ol hori-

muy

nuestra izquierda,

(juo sen'i preciso

cual encaramó á varios do los nuesque contorneasen r'i caho Sabina á íin de reconocer la naturaleza do las costas. Imporlfiljanio también sabor si un lióte pa-

por

brisa

un

un pasadizo. ('(Hitamos con un gran témpano que se halhi a

ojomplo,

brisa,

una

soplase

tan i)rontoconu) so abra

como

la

y d

fórmanse grietas en algunos sitios; y prop;irom(> jiara doblar ol cabo Sabina

conóceso quo

VA hielo nos rodeaba siempre, y

tiempo so mun-

l)uorto;

liallainos

i)or

do

pornuliriu

roanimí''

nuevo,

también

recientes,

con

existió

me

produce una sacudida on

témpano improvisado

un

V

colina,

contra

vesti^íios

H

la

las

un eanipamonto do verano de esquimales ni'imadas. Los huesos diseminado-; al rededor, cubiertos de liq\ien. suponen para estas ruinas do primitiva arquitectura una antiallí

¿íiiodad rospotabje: ¡)ero

11

to

i'i

A

zonte.

mo

cia do! puerto Pavor, alj^'unos recinto« do

piedra indicHU que

!

como

Kl H do ,\gosto,

sois

posarlas

inllueneia

la

cmil

oinbari,'o. el

redujo á

ri'tozaltati oii la

iotas

lo

tu\o sereno y linderamente brunmso, paek no cedi(>.

iiianif<>stacioii(>s

al;;iiiias

aiiiiuid;

hielo bajo

ol

marea crocioute,

la

ri'sidíMicia forzosa pii a(iu<'llos parajos ¡ipf^-

nas ol)S(>rvamos

NOliTK,

ver romperse

puer-

nucslra

do

l'ol ,(>

el

rr-

hielo vuelve h cerrarse,

bordear hasta Ih'gar

;'i

y las

la alta marea no somos y el buque debe rel'ugiarsf lorzosamonte en su pequeño puerto; jieni nii'is

felices,

este continuo virar do bordo, esto

de un choque entre

los

buques

peligro

ó contra

la

mantienen entro nosotros una saludable excitación. Llegada la« noche, el roca,

viento refresca por

da del puerto en

tro cuadrado; pero

na

la

sur

y

barre la entra-

kilóme-

espacio de \in

más

allá del

cabo Sabi-

vasta extensión del pack

inmóvil. Al día to

el

el

impele hasta

siguiente

muy

el

continúa

mismo

cerca de los

vien-

buques

moles de restos que interceptan nuestra ci»municacion con la orilla, excepto por medio de

un

do todos

bote que se traslada franqueanlos

obstáculos.

madrugada, mientras

me

A

las

dos de

hallaba

la

en mi

observatorio esperando el reflujo, que en

mi concepto debía libertad, los floes

ser la señal de nuestra

comenzaron á moverse

á

1


iapItui íiitliiciK'iii

ili'

altura del cabo Sabina, derivando fuera

|H>nui1ii'i;i

del osln-clio de Hayos. Kiilóiiees. di la se-

tiempo so maii-

vala vela y preparar (d del (üitrada de la pasamos por; puerto cuando se abro un canal á In lar^'o del proiuoiitorio, y nos apresuramos á lan-

l;i

la iMi'

I

l)rumoso,

>

y

un poco,

hielo

el

fU al^Miiios

cubo

ol

del

poro

orilla;

lesliza

en

tentrional del cabo Sabina, indican

i

iiis-

Mito nos coiului'o i

ribera

5sta

emoción,

'Ive

i'i

liasta l!"gar

las

debe

do, este

a

la«

por.

peni

una

tada,

un

el

la entra-

Idlóuif-

del cabo Sabi-

pack continúa ,e

el

mismo

ca de los

vieu-

buquo8

eptan nuestra

e

dos de

hallaba reflujo,

en que

sin

muy

ensancha

pronto y avanzamos algunas millas por el W'oyproídit

golfo; poro al cruzar las islas

nos detiene otra vez

vemos

hielo. Por fortuna

el

sudoeste un

al

enteramente

llonh»

despejado, de (|UÍUco kihuiiotros de longi-

tud

cinco de aindiura;

jior

montañas

cuhifM'tas

orillas

las

son

de nievo, de sotocio.n-

metros de rdcniícion y de paredes casi

tos

verticales; algunos glaciares llenan la parsu|(erior

te

l>(>ro 1110

de sus salvajes desliladoros;

parece quo

mar; una

el

el

re-

viento del

ninguno

hasta

llega

situada en la abertura del

do

costa,

largo de

que

so eleva

la orilla.

sobre

Las escarpa-

das montmüas de la costa septentrional de EUesmere tienen de cuatrocientos ¡I quinientos metros de altura, y en varios si*! tios se ven glaciares que descienden hasta el mar. A las nueve de la mañana estábamos frente á un enorme muro, en el cual

no hubiéramos podido abrir paso ni en

se

«'Pros

oportunidad dd continuar nuestra

formaba un paso suficiente, entrada

abertura delante de contrar aguas de

d<d la

ruta

si

quisimos

en

puerto,

una

cual esperaba en-

poca profundidad;

pero

como la sonda nos dio á conocer un fondo de más de cincuenta brazas á otros tantos metros de

una

la ribera, fuó preciso

milla, hacia

una pequeña

retroceder

caleta pedre-

gosa apenas bastante ancha para contener los dos bu([ues, y situada en la punta extronni do un espolón do las ^Montañas del Príncipe de dales: dímosla

el

nomlire de

Puerto Alejandra. Tranquilizados ya respecto ú los

recciones, í'i

los

buques

cazadores se diseminaban en todas di-

lo

buscando alguna buena pieza:

largo de la costa,

cuya longitud

era

llanura comparativamente rica en vejeta-

lui

buques hacia el hielo en descomposición, tratamos de formar docks provisionales; mas por desgracia, el floe se quebraba y hendía sucesivamente. Al cabo de ima ho-

cu

ra de espera ábrese

la

señal de nuestra

aron A moverse

á

espacio de

una

el

que

nombre de

anclar á la

del va-

próximo á

(d

oeste

el noroeste se exuna ribera })oco recorpasamos liajo la montaña del dar--

islote

han designaHermanas.» Deseosos sobre lodo de no perder ninguna

do con

so

Nuestra ruta por lo

nes del canillo de hielo, y en ella se elevan tres conos pedregosos

y un

la

al abriy;o

isla

de unos cuatro kilómetros, extendíase una

excepto por me-

las

pasadizo

los

co-

slada franqueaii-

A

efectuarse

y oblíganos avalemos

hedli(il{c\ tricornio,)

la

salu-

noche,

V barre io do un

cesa

tendía á

peli¿,'n)

núes ó contra sotros

al

parece arrancada

estrecho de Sniith. Mien-

al

que avanzamos

la brisa

reru¿,'iars('

eño puerto;

ya témpanos

tenia

poco pasada; bastaría

tras

marea no somos

s('

(d

po(|ueño golfo protcgolí! contra las invasio-

para impelirla

y

bajo la quilla;

embargo,

La helada extensión comprendida eiiln! Bache y la Tierra (U\ Kllesmero data evidontomente (bd invierno; muy tersa y sin ^TÍota al/^-una, lo cual indica que ol

cionteinento, desprendida do la ribera •^'tt

j'i

re-

la

dos pulgadas de agua

el

deshielo d(d otoño,

rf-

cerrarse,

l'lnor-

'•

iV.

ciente presión del pack.

mar no

que lao\-

fondo pedro^n-

r>l

lle-^a-

la isla

osle

el

norte;

noroeste y

el

amontonados a mus de diez medo distancia contra la extremidad sep-

tros

Coli-

hiKiiiis

luiostros

linea recta del

las a^^uas lihrcN del ostrecdio.

mus á

para

propósito

i

nos iiiler-

lues hitdos

Sal)iiia

no quo se halla

la

pero nos diri^Miuos por

sitios;

pasadizo.

I,os hielos

los Imkhios.

('d

ceptuu siempre

inoulim-

niarfii

in

zar en

y

lnui-

írro;;ut^ ol

011

apenas

brisii

o|)liiso iiiiii iiiiiin''

ñal do hacerse á

i'l

5

piiigada.

estrecho paso

A

cion; en frente veíanse dos

y cuyas olas de hielo, rehusando unirluchaban unas contra otras. La escena era grandiosa; los que visitaban el valle de

y nos introducimos por con gran peligro, pues apenas tenemos

los

¡.

que

lla,

se,

Tomo

glaciares

bajaban de dos valles en forma de horqui-

lo

.largo de la costa él

un

Impeliendo

Gemelos quedaban bien recompensados 7


-

VISJKH

W) til'

(l<>

SUS

l'iitijjriiM

l)i)i-<>iil.

y

qup

los li'iniiiWKi^

se

un

la

man

lits

dcclivfs cdii

la orilla soptiMitriutial

Kllcsiucrc

'

uia;xnili('n torren-

por

iirt'('ii»itaria

cfiii

rdiiiposicimí dolas rofas

l'ln hi

,

i

loniiar

1

l'iM" NiiMTR.

¡miti'cvistn

t's|i|t'ii(ltir

t'l

(l»>slii('In hiililii (It-lijiii)

iiicvt'

|iaisaj(>

ai|Uf>l l'll

|M)r

Al

pero á

iiita;

íroH

las

altura de

la

la

(1(>

Tierra

^'iiciss

i»!

|ir<'(!itiiiiii¡iii

y

la

di'

sic-

nip-

(|uini('iitfis

culiicrtas de

ciiiias csti'iu

l'nr-

(|iii'

lipTUs

,

t

I

1

w

l'.«ftll'i lili

^'randc cstrépiln; piTo udsotnis im

ya más

(juc

metros de iinelinra. s

[dayas resecas

K\\ las

matas enormes de

irnos

li;illaiui)s

un cristalino arroyo de veinte fHjiila-

ei)ilol)os

biHni /'////o/í'í(/«,)cuyaslmnitas corolas son-

rosadas uo armoni/alian

fondo del paisaje

]»olar.

muy

cou

liieu

el

todas parles se

l'or

de rcuos y almizcleros; pero desagraciadamente laltalia

reconocían huellas

reci(>iites

tiempo para corror por umutes y valles en persecución de aquella preciosa caza, y el liotiii

al;,Muias

horas do asueto; mas

volver á b(»rdo hul)ierou de traer en pa-

rihuelas á

uno de nuestros hombres,

cual aprendía por ¡trímera vez 'I

ta recorrer

con

traje de invierno.

'"Sii^'TTt

••

lar¿,'a

í'müo en

como

el

tránsito de

las rocus

;'i

¿.¡'rain'ti-

estrecho

deSmith. 1

turante la noche

nos

ílujo,

[taso, (jue

sali.

pués

la

la

en

fornutse

por

dirij'imos

conduce

favoreciilos

á

del 5

el

una abertura orientada hacia el oeslas nueve d(! la mañana, sef^un el re-

oeste

buqu(>s

'ali/a arci-

cas en las orillas occiilentales del

el

los

el

extractos de

capas sedimentarias

las

que cuesdistancia

el

se la piiede considerar

•'

li,

«Tres

las ui

ulta

rante la marea

un

d amenté

y sudneando des-

las hornillas,

muy

h las

mas,» junto

la

esperanza

itroiito.

dos

el

'

brisa dismiinr

de

la

Encendidas madru^'ada

dejamos atrás un grupo de jtequeñas pero veo que

do

favorable seguimos

lindero del ¡lack, pero la

y nos al)an(loaa

costa,

brisu del

ileí

í'on

í)ajii

estrecho

arrecife, peligroso du-

un viento mas

patías

%> lu

jiu.rto.coni

cual se

hallar

aquel

la

buena

a

••

is.

ya que no fallaba l)uena caza en aquellos parajes, la presencia de los marineros car¿j;ados con su camarada hizo creer que llevaban alyun reno, tan deseado era, y l;i decepción fuá ¿general cuando se vio al lisiado, (juien no mereció ya tantas simse sabia

iM

de prisa una

lo

compacta. Kn

(Jómelos v.^nse en

calidad olrece un ^'ran interés ^eolójirico;

te; á

marineros

los

los ^^'laciares

y areniscas d(> textura muy lina. Aunno encontramos iVtsil al^'unti, esta lo-

lln>a (|Ui'

La tarde

de

d(!

le(dio d(d torrente

la lifscnhicrhi.

ol)tu\ icroii

!

valle

hielo

mairnitica, v todos

muy

capas de una caliza

mataron

los tripulantes

I

IIaUI.

se redujo á tres lielires. (|ue

estaba

al

liH

islas:

estrecho se inclina deci.

demasiado hacia

al oeste;

-

entón-


1

CArtTUtO

eos (le

I

lii

KiH'isM

Tit'rní de

y

Kl)llll>\M>y,

iiio-

(lo

liii'lo

do

lilip' ijiu'

ii;^Mia

ili<

(^ii)

la HH<-

l|llÍtlí('llt()H

IlojíiuMl

ni<> (iltstIiH» (MI

íjfriiiulo

vniins

ilItlKWISDM

<ll<

iiicoNaiiti'

(l<>

rarii'lc,

nos vciims

dos por

ílocs iiiimIIo

A

poro

rofhíjo

y tan

("(írroiilns,

hii |iio

í.a

marca,

dori\ar jioco

(|iii>

á

taño-:a nos

tddía

i'i

poco hacia

el cstí»,

hace suponer

norte de

no sea

tenemos

licclio

nos

^olt'o

i)

proveccion de lucordillora

nada

(|iie

\o|-

el

en

a

el

esto

de

ver

eiiirada

del

satislaocion

(¡isuiinu.'e á

ostrociio, [ireparúii 'olio

i

la

i|Ufí

nieiio.s

las re^'io-

\\ volver hacia

inmoiisii

hielo

paso

el

á lai'y:a distancia,

la

do

mon-

(¡no delie pridoii-

de Hache,

la isla

nes oocideiitales.

popa.

nos haliia

(i

<|ne

la corriciilc i|(d

proa

estrecho

indica <|ne se coinniiii|iie con

sc-

liciiipo cslá

nos impiden deter-

visniíl

pci'iinctro del

|,a

!na

so interponen entro

;;arse indcliiiiilainente hacia el oeste;

Maii-

liiiv al

Ac

lialaiH'oaii d(»

i'l

llaves.

i>|

piicdoii

iio

mar y nuestra

minar

á otro.

los rciiioliiios

lilis

el

coiiiplctaiiii'iito li|ni|ii('a-

la liocln' siiíiiiciitc, el

roiio;

con

5t

escarpados islotes i|uo

ClllllpOS

traliajo

IV.

fura. ol)S(»rvanios con sonílinlontn (¡uo

pero dospiics

doM ya, ({wo miostros IiouiltrcM pasar de un

nspa-

la |Miiitu

i>ii

»l('MC()iil|ios¡ci()ii;

(>ii

llora

niiii

alll\

llll'lS

un

una \ia

lihro on-

4 'ompaota.

Kn

el

'los

on

el

i^nso

\

de

v'ali/a

arcí-

¡iniy lina.

Aun-

!

l^nino,

ores el

í)

s

lo-

e.sta.

;,'eol()ií¡('o;

tránsito do

rnc;is¿;Taniti-

os del

estrecho

formóse en a

lii'icia

a,

según

üíiiiel *

la

el

oes-

el

vio

cesta,

El caiiitan Stephenson y yo, deseábamos o.\amiiiar el canal desde lo al-

y sud-

it'fneando deslí.anas,»

i

junto

pelífjrcso du-

esperanza

íilo.soyu irnos

isa

do '

dismínuN.'

do

-ki

^

i'i

conducir por

to de

gar

i'i

olla

oíicialos los

costónos

entón-

lihres

aj,nias

necesario el

arrastrar hielo;

lle-

largo

algunos

acompañaban para explorar

alrededores, pero teniendo cuidado do

señales.

-

nos

mantenerse

madru¿,'ada

nolina deci.

fué

tiempo nuestro hoto por

Encendidas islas:

sur A las

una eminencia inmediata, y para

la

loquoñas

el

la costa.

0.

oeste;

Ij;:

e.strocho

brisa del

3,

lilA' lAII

l.liH

(iKMliln^.

el ro-

couveniento distancia de las Dosemharcados en la baja mar, íi

mucho

traliajo

trepar por los

em-

Sabina y Alborto; y entonces apresuramos voIv(M' á los luiquos,

tro los cabos

nos

i'i

resueltos á

teando

la orilla

MI hotin

lagopo

marchar hacia (hí los

[ljii¡/(ijti/s

faltaban

norte

cos-

cazadores se redujo h y it/j)i'sfn's,)

que habiamos visto ou

No

el

oriental do la isla Bache.

el

insectos,

el

prii>;oro

estrecho de tSmith. solire

todo

mos-

verdaderamente insoportables; y también .se cogieron mariposas de tres ó cuatro ospocios. La orilla estaba cubierta

quitos,

pinados y resbaladizos declives del banco de hielo; y al llegar á la cima de nuestro

de antiguas viviendas de esquimales, y vi-

observatorio, de quinientos metros

de verano. Las costillas de una enorme ba-

de al-

mos

nunioi'osos vestigios de

campamentos


VIAJES

52

Al.

algún paso mejor protegido, por el oeste de la Tierra de EUesuiere. Kn ausencia del capitán Stephenson, los de la fJcscnlnt'i-f'i hicieron un sondeo que

veíanse

in(Uc(i cuar-'^nta y dos brazas. La temperatura mínima del agua entre esta profun-

de

inmediaciones

los

(i

casorios»

numerosas osamentas de bueyes almizcleros, de focas, morsos y narvales.

Mucho

siento que nuestra limitada per-

manencia en

estos parajes, no

al

haya

noü

qué atenernos respecto Hayes. ¿Ks un canal qne

permitido saber

¡'i

estrecho de

conduce á un mar occidental, ó S(M.'íí simplemente un fiordo, os d 'i' un golfo sin

Lo

salida?

cierto

marca parecía otra

parte, el

de los

más

.

s

que

en

mismo re-

el

sultado.

La temperatura de Smith, excepto caldeada

Océano

¡¡or

el

estrech;>

ligera capa exterior

la

como

verano, es

el

r4

agua en

del

siempre bajo

la del

pierden naturalmente una parte de su es-

roíiore

ciiandc

el

im])ulso de la marea, lo cual,

este bajo el

diversos puntos nos dieron

que dos

concienzudos,

mas por

;

buque estaba anclado, notó que el hielo de la gran corriente se encaminaba hacia el t

Un

PaiT, obseivador

corriente de

dirigi.-se al oeste

teniente

1". didad y la superficie era de 5. gran número de observaciones hechas

punto de fusión del hielo do agua dulce. Las monta1°. ñas de hielo flotante en un mar A 55

la

veces, hallándose de guardia

!

POLO NOnTK.

duda la li. uii/stíc(vti/s,) cuyos pedazos median cinco pies do longitud por uno de ancho, iiabian servido de annazon para construir una de las cabanas; en las (sin

llena

¡i

astral,

el

pesor en

los

rayos

en enormes

-'uhos

expuestas

porciones

del sol, convirtiéndose

íi

allanados que tienen por cima la primitiva superficie del glaciar de emisión; arrastra-

^

no obstante,

se

podría atribuir á vientos

locales ó remolinos del Unjo.

No vimos

cas vivas, poro sí sus osamentas

das

aci'i

y

bIIí'i

al

¡o

I

'•

I

í

;'i

la

bahía de Baffin,

tomp(;ratura

si la

ruta que

deaba

los glaciares

de

bahía de Baffin, ó

la

sin

duda

parajes:

pero

procedentes

de

la

siguieron Ijorcosta si

occidental

aprovecharon

las

aguas

disgregan

pronto las partes sumergidas, y la línea de flotación cam])ia según se van hundiendo esas moles, que desigualmente de-

popularizadas por

tribus,

superior

muy

rretidas, adquieren las

no sabemos

V

de una

que no so observa en una bahía cerrada, donde el agua se hiela mils pronto que en un canal.

Algunas

I

prueba

la región, cosa

del sur, frecuentaron estos

i

cual

das después

suficientemente que aquellos anfibios 'ibun-

dau en

i

disemina-

rededor de antiguos cam-

pamentos de esquimales,

'

fo-

los viajeros polares.

guna

formas fantásticas

los relatos

de esas montañas

Montañas

el

mar en

dibujos de visto

al oeste del

cho de Hayes; sin duda bajan hasta

y

No hemos los

ninestre-

glaciares

no

estas orillas, que las

del Príncipe de Gales protegen

probablemente contra del sudoeste.

los

húmedos vientos

ti


por

oeste

el

íteplionson, los

un soiidoo qun Lii tfiínpera-

=!.

esta profun-

?

— r.

íes

5.

Un

hechas

en

el

luisnio

on

el

CAPÍTULO V

reVhogi'cso

estrecho .

capa exterior

como

:

el e.

fin, las

'?

aguas

orí los

isla

liiolos.

— DobUimos

ol

Pinrco.

Lii lialiiii Fi'iinkliii

-Ln

Wasliiiiglon Yrviiifí.

5te del

,

apoya en

el

>•'

í '

protegen .

la costa

veían at^á

mismos

las

ledos vientos

se

.desprendidos

estre-

que

Buchauan.

avanzábamos veíainos

v^ sólo se

glaciares no 'illas,

(le

haliíii

— Los

de noi)l)in.

morsos.

Lii

Nor-

isla

Lus perros onrormaii.—

-

cabo Friizcr,

Stephenres-

sitios

y

del

A

raedida

ensancharse

'anal estrechado

tre la Tierra de Ellesin.Mv

dibujos de

nin-

sur, el capitán

son V vo habíamos vuelto A nuestros

que

fantásticas

visto

un viento

considerablemente

n se van hun-

lies

i.ii

y

sur de

el

]'ack

la isla

campo do

tonde tres

hielo,

días antes

mos de

lindero del pack nos alejaA once kihhnetros este del

cabo Victoria. Retrocediendo un poco

cerca de las orillas de la isla Bache; tamlúen divisamos un estrecho pasadi/o, de unos cuatro kilómetros de longitud, (|ue se dirigía

Hawks, desde donde

en

los

no

se

en linea recta

que

to espacio libre la

se extiende al

Tierra de Grinnell,

quear

seis

Kran

aunque no

ú ocho millas de

las diez

de

sur do

sin fran-

hielo.

marea cotiempo estaba sere-

la noclie: la

•meuz'iba A subir,

no. El pack, recien aburrió

por

navegantes polares, indicaba el yacimiento del gran pack. A la altura del cabo Allierto apiííá-

del oeste, ó impelido por él

hi'icia el

en gran número montañas ('e hielo y témpanos monstruosos, encallados los unos, y reunidos los otros en grupos por

en

por

el hielo, el iré hliiih

de

los

ba.ise

los

remolinos de

la corriente.

to aflojaba, fué preciso

Como el vien-

apelar al vapor,

iba ú

voher

¡'i

y

cabo

h;'icia el

se podía llegar al vas-

menor charca de agua. Por el este hacia el horizonte, un resplandor retl(\jado halló la

nos

vía navega-

l)le

que

Bache;

una

huiíierasido posilile hallar

en-

algunos témpanos

alhl

el

la tierra

Por seguir

de agosto á raedio día, soplando de

(j

chos de Hayes y

gidas, ylalí-

s

pectivos buques, y poco después nos hacíninosfi, la vela i'ilcia el este de los estre-

disgregan

lalmente de-

El

-

^tierra

la primitiva

y

llawks.

Posición peligrosa do los liui|ucs.

iion; arrastra-

is

Smilli.— Cofiidos

ciil)0

^

55

de su es-

A los rayos lormes -ubos

or

fl(>

punto de Las monta-

is

lii

osli'C'clio

11)1111

la del

lar ;'i— r. irte

iil

I-ockyor.— El

'^

el

el

su estación primera

viento, este,

y A ce-

rrarnos toda salida. El sol polar proyectaba las

aguas y en

el hielo

deslumbrantes

rcsplandor(>s, haciendo rníis difícil trar

un sendero

practicable

encon-

bu-

para los

ques; pero ¿habíamos de renunciar A la es-

muy

pronto en

Tierra

y

peranza de tocar

entonces avanzamos rápidamente hacia

el

de Grinnell? No.

* norte, buscando, aunque sin resultado,

el

reparar en

se'

Apenas habíamos recorrido dos millas, cuando quedó cortada nuestra retirada y

canal que, según las cartas geográficas, halla entre los cabos Victoria

divide en dos porciones ra estamos convencidos tal estrecho.

y Alberto y la isla Bache. Ahode que no

existe

el

«¡Adelante!»

la

dije,

riesgo rae lancé en el

nos viraos encerrados en

Ninguno de

los floes

y

sin

canal.

la ratonera.

de aquel campo de

hielo rae parecía bastante

ancho para abrir


5i

VIAJES AL POLO NORTE.

un camino

dieran pasar.

Por otra parto,

prudente aprisionar

sido

buques pu-

por donde los dos

contra los cuales

en su curso

asi

no habría

nos cercaban, y por limitó A conducirlos á un gran

h mi

guardia

1

iit

espacio de

dis])osiciones, retirába-

cuando

camarote,

me

envii)

i'i

de

oficial

el

decir que el hielo volvía

todas sus partes.

En

electo,

al

habla con

pero

Descubierta;

la

I

fuerzos de los hombres

y del vapor. Es preciso resignarse á quedar amarra-

(

dos, los

y en su consecuencia mando

timones y

y en una

tes .sobre cubierta,

retirar

colócanse los bo-

los bélicos:

palal)ra, adáp-

tansc todas las precauciones iudispensa])les.

Al

principio

cubierlji se crítica; pero

conducía ú

en

la

la

que

Bastante pesados de por

para resis-

acometida del pack, agrupáronse de-

tir la

la montaña, formando como un inmenso ángulo de hielo, muy á propósito

lante de

para corlar

y dejarnos en libertad, la manera más feliz. buque comenzó á dar bandazos, el floe

Alcr/a

Cuando

directamente

ruta de la montaña, contra cuyo

se

acumulaba siempre

.sobre

flanco

el hielo reciente,

pack

el

se

hu-

una simple capa de

cin-

})aso. Si el

trabajando con igual

oliciales,

el héli-

y muy pronto ninguno tuvo otra cosa que hacer sino armarse de paciencia para esperar y ver lo que iba ;i ocurrir: la cornisa del floe

desprendió

se

y en medio de la confusión de restos que se hundían, la AlcrUi se deslizó sin averías á lo largo do los flancos do con

la

estrépito,

montaña de

hielo,

mientras que la ücs-

c.ahierla. oculta hasta

entonces por

la

leer

las anclas

espacio de

el

usadas para

agua

libre por la derivación lo

de

el hielo,

más

rápida del hie-

la superficie.

Durante las treinta horas siguientes sostuvimos una lucha incesante contra el pack, situándose los buques tan pronto al abrigo de una montaña como de

La

otra,

lo

co á

del

tiempo y

la

nos dejaron ni media hora de reposo.

sidad

de la mole

en que nos

nos salvó esta vez de riesgo. El encuentro rnitipo

sufrió

agrietarse,

el

la

se

choque

hallábamos

inminencia del efectuó: sin

y durante algunos

nuestro

moverse

y

(¿uedado

había

qu(!

gún

.seis pies de espesor, que la arista de mole habría despedazado tVicilmente, estábamos perdidos sin remedio; pero la den-

mo-

en nuestro mástil la señal «¡Todo va bien!» Los buques quedaron amarrados entonces al viento de la monta-

pudo

le,

ña por

el

de

ce en seguridad,

en

giratorio

el

marineros y

más

la

biera compuesto de

cual sucedió

Des-

un movimiento

cual se rompía ú su

h

alternativa-

mente en ambos lados del floe, contra el cual avanzaba la montaña de hielo, acabó por romper fragmentos enormes, algunos de los cuales nn'díau cien pies do diáme-

la

algunos minutos después,

hielo, haciendo

\*

ble presión de este, actuando

situación

nos i)areció

halla1)a

del

pocos minutos la formida-

ardimiento, apresuráronse á poner

¡'i

1

impulso

poderoso

el

los

ña de hielo situada solo cuatrocientos metros. Al punto hice la señal convenida con el capitán Stephenson, que pudo ponerse

I

¡'i,

lo

desgraciadamente en el mismo pack, donde permaneci(í inmóvil y rebelde los es-

I

pack; pero

apenas llegado A cubierta, vi que el otro buque estaba bloqueado por moles enormes con las cuales derivaba lificia una monta¡'i

,

contuvo

hasta

tro.

ú unirse por

i

mo

tanto

lo

libro.

Adoptadas estas

me

chocar

montañas de

nninerosas

las

hielo que

agua

liuquoií,

los

liubieran podido

I

Si

requería los

cambios de

hubiéramos permitido á

derivar con

trado

el caso.

al

el hielo, este

sur,

tancia en

el

se-

inconstancia la

marea no

los

buques

nos hal)ria arras-

internándonos á gran dispack;

no quedaba, pues, más

ni

alternativa que estar preparados con el va-

momentos

por, a fin de aprovechar el primer instante


i

so

impulso

(Id

utos la Ibnnida-

do

coiilrii el

hielo,

(lo

orillos,

acalló

aln^uiios

pies de

diínue-

así

do-

i^Tupilroiiso

así

y

dades esenciales en

para rosis-

»!•

como en todos los casos anteriores, prestáronse mutuamente muy 'buenos servicios. La Dnsnihierla iba niandaibi por un lioml)i'een<^rgico, de recto juicio y (le un valora toda prueba, dos cualilos buíiues,

iiltprnaf¡\a-

Hop,

I

capItui.

como

ligros;

siempre

])('ro

como un

uy

¡¡ropósilo

siguiendo

nuestra

libertad,

taña y

tl()(>,

i'i

en

os

más

ora

feliz,

los

dar bandazos,

i

de

ando con igual poner el liéli-

r

armarse de l(j que iba á

se

desprendió

le la

confusión

Alerta se deslos flancos

que

as

Des-

la

ees por la idstil la

de

mo-

señal

lies

quedaron

de

la inonta-

I

a el hielo, ihia

y

(juedado

ípida del hie-

graves

salió victorioso.

buque escapó

obsiruyi) detrás

ave-

contra

te III

pronlo

de

otra,

Teniendo míanos bao que

más

proa

la /!/t'r/í',

y una roda más

fina

una

saliente, el

la

p

para que

los

:M jarse, á la í^

* modo

que para tomar impulso y

vez

golpear otra vez

como con un

ariete.

De

este

abría hasta seis metros de brecha en

antes que la fuerza del golpe se hu-

i|

el hielo

'^

hiera disipado. Los

'

>es

de uno á

cuatro

un poco por el deshielo, nonos ofrecían ninguna difiI cuitad; pero el hielo más alto ó de mayor

f

pi(5s

de

espesor,

rtoSi.^:..-ilados

'^

dureza nos imponía

el suliciente

ri^speto

lio i)arecieroii

lo

mucho. comprenderá que el man-

resentirse

dicho se

i

gran dis-

íi,

pues,

más

con

va-

abrirse paso, el capitán

labria arras-

os

el

aer instante

fuerza

hora del re-

la

brazos, de carbón

(b;

no puede delegar su responsabilidad en nadie; ha de vigilar

y de

pólvora acabamos por halar los buques en

un espacio donde y

los

costeando

(lesd(> allí,

compacmás libremente;

ñoes, mért

permitíanlos moverse

tos,

r:

pack sin atacar-

el

pudimos llegar á eso de

le,

las siete

da, separada

Victoria por

de

solo

aguas

las

una simple

la

del

cabo

reconocióse

nntipos

los

de

líqui-

de hielo sóli-

faja

lormucion,

y retrocediendo bruscamente restos flotantes pudieran ale-

na-

se-

el tiempo estaba próximo á ceder;

:]|

Por

buques

del S,

hielo parecía

m

do de una expedición ártica dista mucho de ser una canonjía. En los hielos, sobre todo, donde una orden inoportuna puede entorpecer ó anular las probabilidades de

los

A

flujo.

él

disgusto que

Debo decir en elogio de nuestros cronómetros y de las cajas en que estaban sujetos, que á pesar de las violentas sacudidas

rei)oso.

y

Llegados á esta barrera,

al

marea no

mañana

la

con

para que no pensáramos en atacarle.

inconstancia

En

do.

abrirse i)aso en el pack; en su

la

seis

manas.

consecuencía cargó á todo vapor contra ól, haciendo vohir en pedazos los hielos de más reciente

,:i

de

vegación polar sólo dura de tres á

buqu(! estaba en mejores condiciones para

>*

m

el

se-

fortuna, pues no se podrían arrostrar largo

mañana á una magnifica extensión

rías.

^

cargando Por

tieuii)o tantas fatigas, la estación

pero se avanzó poco hasta

.i|

íguieiites sos-

mismo,

peso de sus resoluciones.

Una

casualidad,

al lin casi sin

el

sereno,

estela entre

({ue se

con todo

pe-

encerrado en aiiuclla prisión

la Alo'lir, el

cori'i(')

constantemente por

¡¡olar;

una monavanzaba por un canal de

(>strech(is,

de hielo

ninguno

'onlo iH»

iin

más

navegación

ojfunplo á la

cito este

vez. y

la

buque,

otro

el

lando II

separados

estuvieron

favorable. Rara vez

volvían á

unirse á medida que lijamos abriendo paso.

Después durante

de media hora de rudo trabajo, el

cargaron á

cual

muy

Imques, quedando

vez ambos

la

averiada la barra

del timón de \a.Alerl(i, observé que el Hoe,

en su

movimiento

proyectaba

giratorio,

hacia nosotros la extremidad adelgazada de su base: esto era

la salvación.

Virando de

improviso, llegamos precisaniente

po para tranquear

más

débil: los

el

dos

á tiem-

obstáculo en su parto

buques,

concierto, le vencieron de

operando de

un

solo golpe de

y el agua libre nos recibió una vez más en sus ondas, sin más averías que la ariete,

(le los

timones, encorvados por los esfuer-

zos en la batalla. se veía

ya un

Media hora después no

solo

es})acio

líquido en

las

cuatro millas de superlicie helada que aca-

bábamos de atravesar á

costa de tantos

pe-

ligros.

Felizmente para nosotros,

la

superficie

del pack apenas tenía de cuatro á

de espesor; solo algunos el

floes

.seis

campo median de doce á veinte

altura; la superficie

pies

perdidos en pies de

superior consistía en


!

VIAJUS

'

8fl

una

sér¡f> rio

AI.

peqneñíi^: oiniíioncia^ do color

total.

autí^'uo

habla de un íloo encallado en cuarenta y dos pies de agua, y el doctor Kane halló

ori^Líoii.

Antes do (juo

salir

(>sto

do In^latorra nic

liiolo

de

ol dnsliiolo os raro:

muy que lo

conipetonto

(mi

habían

tan coiupaoto no se

forniaha aponassinó on ciíM'fas

y

htista

I)a]iías

don-

unajiorsona

cosas árticas nio

reco¿jieso pruebas ciertas do

quo

ro¿í()

ol hie-

de agua salada puede alcanzar más

quo el do Hayos, uno de

sois ó siete

l»esor

j)i(5s.

es-

3>

llega

muy

por

congolacion directa,

la

[)ronto á su

do altura

añadiendo quo

mares

del Spitzberg, Seoresby nos

presenta

re-

le

como una capa uniforme que

eleva á cuatro

se

seis pies sobre el nivel del

agua, contando de diez á veinte por debaque da un total de veinte y seis pies

'*

jo, lo

de espesor

(8

m.

<i().)

En

cuando oeste del cabo Hay, 1820,

Parry avanzó hacia el en la isla de Melville, á la entrada del mar polar, prorumpió en exclamaciones al referirse á la altura de un floe que, medido por el capitán Beeciiy, no excedía de cuarenta y dos pies (12 m. 50.) Sir Roberto

^,

5

'

Mac Clure

habla del

hielo

que vio cerca do la desembocadura del río Mackenzie y de la costa occidental de la tierra de Banks, y dice quo calaba cincuenta pies de agua, y á veces hasta setenta y ocho (1(5 á 24 m.) Todos los viajeros que visitaron el estrecho de Behring aseguran que las capas de hielo se elevan cinco ó seis pies sobre el nivel del mar, lo

de

campo

lo parecieron más bien monhummocks, pues uno do ellos se elevaba á más de diez y ocho metros en

línea vertical.

Llegados á vimos

la

del cabo

altura

de

bahía

la

cnl)ier1a del hielo

la

Princesa

formado

y no derretido aun;

Victoria

Margarita

año anterior.

el

pequeños

los

espacios

separados por sinuosos tabiques

libres,

lindero del

antiguos navegantes sobre Al describir el hielo de los

del

de hielo quo

pesor; pero no dejan do ofrecer int(>rés los

particular.

(estrecho

tañas (pie

consecuencia

el

i

máximun

Richar roUinson

sir

Sniith) porciones desprendidas

jamás ha visto tloe alguno do superíicio plana cuya arista excediera do. dio/ y ocho pies. Hó a([ui porque nos sorprendió encontrar moles do tan inmensa profundidad. Hoy sabemos que ol Molo del mar polar j)uede medir más de sesenta metros do esrelatos de los iif

los

El almirante

corea del puerto del Refugio

El doctor

últimos exploradíjros, y autoridad incontestable, opina que ol hielo I

cual equivaldría á unos treinta de espesor

azulado, sin duda iv^tos do lunuuiooks do

dioho

i

oi.o NninH.

hielo ya blando,

abríanse en

de

una

íloe

el

salida hacia el abismo.

pack principal y el hielo de origen se encontró á dos millas al norte

El

costero

impedíanos avanzar.

del cabo ó

te

anclamos

íloo,

mo

la

ái\

de nieve

é

su

en

el

comandanestudiar la natu-

mimitras que

Markham marchaba

raleza del

En

l)uques

los

el

campo de hielo en el otro extrebahía: la bruma y las tormentas obligaron á volver

le

inmediata-

mente con el capitán Eeilden. que le había acompañado. Las escarpaduras del cabo

componen de

caliza gris,

que

reposa sobre un conglomerado sólido.

Los

Victoria se

que hemos hallado pertene-

pocos fósiles

cen á

las capar, silúricas superiores.

Durante

la

marea

creciente,

que en

la

el oeste, el

pack

volvió á soldarse, oprimiéndose de tal

modo

habíase encaminal)a hacia contra

delgada capa de hielo, sobrecar-

la

gada por

la

peligro de

ir

nieve,

que

la

Alerta corrió

á estrellarse contra la orilla.

El capitán Stephenson, que había

mantenerse más

lejos

de

la

podido

costa, abrióse

paso hacia parajes menos ol)struidos. Llegado el reílujo, y como el hielo de la bahía comenzase íi derivar hacia el este, abrióse una vía navegable por el lado de la Tierra de Grinnell; entonces nos apresuramos á


CAPÍTULO

¡uta

espesor

(lo

CoUinsoii

'liar

en cuarenta y Kaiie

ov

halló

do

(esti'oeho

)

del oanipi)

Lias

mon-

bien

li'is

penetrar en

otro,

nno do

ellos se

pero

la

A

esa

Victori:i

Mari;-aril;i

año anterior,

1

leños

espacios

de

tabiques

js

en

de

lielo

una

íloe

el

millas

orip'ii

al nor1(>

En

anzar.

las diez

extre-

la

lo

do

Norman Lockyer

bahía do Frankl'„ Pierce, la costa; el

de

demostrábanos que

al

y anclamos en

muy

el

li-

el

pack

impedíanos

ir

más

La bahía Franklin te para

la

Pierce sería excelen-

invernada; mas por

demos juzgar,

la

caza escasea

lo

que po-

mucho en

que

sólido.

Los

la orilla oeste de la bahía,

que

1.

uras

le

había

del

cabo

lado perteneeriores.

que en

ite, 1

la

oeste, el pack

de

3se

ielo,

tal

modo

sobrecar-

Alerta corrió ntra la orilla,

había

podido

costa, abrióse istruídos.

Lle-

de

bahia

elo 1

lo

la

este, abrióse

de la Tierra

ipresuramos á

á,

co metros sobre

el

á,

sesenta

y

balazos,

tros

el

mayor

y aunque gravemente heridos,

muy

des-

del agua; el

pronto debajo

el floe, medía tres mey ochenta y un centímetros de longi-

tud, por 3'50

de contorno; sus

colmillos

excedían de 45 centímetros.

La carne y

la

grasa llenaron cinco tone-

les

do doscientas cincuenta libras cada uno;

la

primera trasladada á la cacerola, fué apreciada, y en cuanto al hígado,

fo á todo vapor,

banco de

los

pasando entre

Morsos; pero

;

Tomo

I.

se

rega-

laron con los restos.

una partida de ambos buques; nuestros pobres perros, una vez desembarcados comenzaron á correr locos de alegría; algunos de ellos, enganchados á Después organizamos

,

un

la tierra

proporcionaron á

trineo,

ocasión de instruirse

en

y

muy pronto un

los novicios

difícil arte

el

do

conducir este vehículo.

La marcha

fué grotesca, pues cada per-

ro tiraba á su antojo en

inmenso campo nos dejó enclavados en el tiempo estaba sereno; el termómetro marcaba de 9° á 3° 5. Mientras se amarraban los buques en el lindero del floe vimos tres morsos dormidos á corta distancia: el comandante Markhan salta á una ballenera, armado de su 1? carabina-harpon mientras que otro de nuestros compañeros atraviesa el hielo A hielo; el

considerado excelente; los perros

cin-

nivel de la alta mar.

El hielo se dilataba, formando acá y allá canalizos practicables en la dirección del cabo Prescott, y los buques salieron del golel

harpon contra

pelota para los tripuiantes do

inmediaciones.

liza gris,

inmediata-

Br

se arroja el

muy

lójos.

El 9, á las cuatro de la mañana, abordó media milla este del cabo Harrison, acompañado del capitán Feilden y del doctor Moss. El relato de nuestro viajo fué depositado en un pequeño cairn erigido sobro el espolón de colinas colcáreas que forma

tormentas

las

y

de los morsos; los otros dos reciben varios

muerto, izado sobro

poco resistente,

levantan

cabeza á intervalos y miran á su alrededor con indiferencia. I^a ballenera consigue, pues, acercarse á pocos pies de distan-

el hie-

agua bañaba en

la barca;

la

la orilla al efectuarse el deshielo del

so adhería á la tierra ó

fuga antes do llegar

la

aparecen

otoño anterior. Por la parte del oslo

las

prenden

pero lejos do manifestar recelo,

sur do

bahía, que contaba

la

ya una estación y era bertad

pió, con la esperanza de descargar por lo menos un tiro si los enormes animales em-

cia

de la noche penetrábamos por

la Tierra de Grinnell,

su

buques en el 10 el comandan:udiar la natuel otro

en

los

parajes.

la parto oe^te do la isla

cabo

Descubú'rtn, cogi-

no podían siempre introducirse en

mismos

metros en

("lio

ella,

da en una angostura del Iloe, detuvo algunos instantes nuestra marcha, dilación do las más peligrosas, pues el movimiento del pack so acentuaba y los dos buques, aunque situados sólo á, cuatrocientos metros uno de

B?

V.

un hombre males con

direcion distinta;

iba delante atrayendo á los ani-

la

perspectiva de

carne. Después de media los perros

un pedazo de

hora do lucha,

acababan siempre por

tirar á

su

capricho, arrastrando á sus guías á través

do varias charcas, donde

siempre agradable;

y

el

baño no era

esto á posar del

fre-

cuente uso de una especie de látigo formado con largas correas, que en manos novicias azotaba mas á menudo á los automedontes que á sus indóciles tiros.

Un

sondeo nos dio cuarenta

y

seis bra-

zas soTjre fondo pedregoso; la temperatura

de

la

superficie era de 0°,

y

debajo, de

1

'

11/!


viAjKs

AI,

roLo NoniR.

poquoños lugos so cul)r¡oron por la noche do liioio, y esto no so dorretía va durante el día en los sitios in;'is

das partes, y on las mallas quedaron prisioneras muchas comátulas. Estos magni-

resguardados.

ücos criuoideos,

r'/j.

Todos

lo.s

i:

luscos; los

equinodermos pululaban por

In-

quo abren y cierran sus

TiiiNEO TIUADO pon rEiinns.

!í;|

En !i

muy

poco

ol

verano, merced

el

horizonte,

tarda

extremas

estas latitudes

tura baja

y

;'i

;'i

tempera-

pinulas cuando

medianoche, duran-

nos recordaban

la

la altura del sol sobre

por eso

el hielo

más en formarse en

reciento

en

aquellas,

dicha estación, quo en la bahía de Melville ó en cualquier otro punto meridional

de

eleva

el astro se

don-

menos A mediodía.

El 10 de agosto reinó una calma mo-

í.;

var con i'

'

i

á

la corriente

manutención de i

^

lejos

tendía

de marea.

más

do para cierto tiempo

la

y no

ratos de ocio,

colecciones seis especies

árticas.

dejó de

nuestros

enrií^uecer las

Encontramos cinco

ó

de peco» y nueve ó diez de mo-

ca-

que nos impelía

norte.

el

El día

1 1

las

nubes llegan del noroeste;

pero las escarpaduras del Prescott intercep-

tan las corrientes aéreas,

y nuestra

ción no

tiempo continúa

sereno,

les perros.

La pesca con draga, á ima profundidad

libre,

muestras nos hizo deplorar

imperiosa necesidad

hacia

deri-

Un segun-

de trece brazas, ocupó útilmente

.

;'i

do morso nos proporcionó siete barriles de carne, asegur:

i

lo

aire

completamente antes do cada descenso del aparato. La variedad asi como la abundansi la

observábase que

al

mimosas sensitivas;

y se necesitaban muchos pares do y manos activas para despejarlos

tijeras

cia de estas

el

expone

necidos,

pack permanecía inmóvil en nuestra inmediación, aunque

y

les

las

tampoco faltaban los erizos de mar (^echinus drobtir/iíc'iisís.) En una palabra, los lampazos quedaban completamente guar-

nótona; una ligera lluvia aumentaba nuestra impaciencia;

.se

lluvia.

se modifica;

aunque cae Creíamos

el

cesar

nna menuda

que esta

temperatura

.sin

benigna, coincidiendo con de

las

situa-

el

movimiento

mareas, nos permitiría continuar

nuestra ruta; pero debemos desengai5arnos: este es el suplicio do Tántalo,

y

veo


;

capItulo .ilul!il)nn

por

lo-

qufidaron pri-

!

K'^tos

y

1

m!xy;iii-

ciorraii sus

ha producido entro nosotros un rápido dosconso (MI el «barómoiro social. Entretanto exploramos la isla Norman Lockyor, y no sin trabajo, pues con gvm\ que

so

<>

corta

diliciiltad

boto el biolo reciente

el

l)aja

do

la isla

m de noventa metros sobro

tiene lUíínos

ni\el marítimo

una sucesión de playas escalodo veinte pies unas de

actual; es

nadas h

el

no

va

i'i

cuyo punto culminante so

roca,

trescientos metros, es

una

ele-

caliza fjris,

estrías debidas á la acción del hielo.

Por

los

huesos de morso

tonados en la playa

y de

foca

amon-

recouócensc antiguos

campamentos de esquimales;

estos

vesti-

gios son mi\s abundantes cerca de dos pe-

queños lagos de agua dulce que hay ú pocos tiros de fusil de la ribera.

aun en

listaba] nos

aire

as

libro,

sensitivas

de mar [erhi-

cuando donos

las

nubes

al fln

La bahía de

a palabra, los

p.irte libre,

amenté gxuir-

extendíase

so

la

cima de

disiparon

la

isla

permitién-

hacer algunas observaciones. la

Princesa María estaba en

y A la altura del cabo un magnííico espacio

uchos pares de

pero en la dirección

ra despejarlos

nordeste continuaba obstruido, prolongándose á lo iníinito la cristalina capa. Antes

descenso del

necer en

del cabo llawks, el

oculta á

nuestros ojos por una es-

buques sufrieron ligeras marea lanzaba

averías por los liielos que la

contra nosotros.

Durante

el Ilujo,

una brecha: preparase á

la

marcha; pero tenía inutiliza-

el

molcase al otro buque, de nuevo sin dejar

la

muy

A

de tarde, habiéndose disipado

bruma, tuvimos el gusto de ver que el hielo se movía hacia el sur en .sentido inverso de la marca, lo cual indicaba quo había comenzado á soplar el viento de la

tierra.

Dos horas más tarde ábrese una vía ó el buque, siguiendo

introducimos en ella

las sinuosidades de la costa. Algunas escarpaduras do quinientos metros de elevación confunden sus soberbias cimas con

del noroeste;

nubes; y

el este del

una ancha

mundo

méntula temperatura

bién varios nidos de eideres, cuyos polluelos no habían salido aun del cascaron.

nífico glaciar

ría

continuar

desengañarIntalo

,

y

veo

A

las

ocho do

noche, después déla comenzó á dirijirse lensur; á media noclie in-

la

tamente hacia tenté avanzar

el

un poco eu

la dirección este;

y

G.

J.

el

estrechos decli-

nivel de las aguas.

cabo de

que

geogi'áíico

profesor

alta marea, el hielo

rápidos

Ijahía

drina de mar y otras dos ó tres aves, cayeron á nuestros tiros; y cogiéronse tam-

movimiento

los

ves perillán sus pendientes á doscientos

inpo continúa lina

hielo se había unido

pronto su limón.

las tres

Por

iuestra situa-

el

menor abertura. Albr-

tunadamente, nuestros amigos compusieron

cincuenta pies sobre

scottintercep-

abrirse

timón, y antes deque yo pudiera disponer lo necesario para que la Alerta redo

aguas poco profundas que hay entre la isla y el banco do los Morsos; los hijuelos no volaban aun; tres ánades, una golonlas

dilataba,

se

señales para que el capitán Stephenson so

b.indadas de eideres buscaban su alimento

en

pack

momento do

acto continuo so hicieron las

im])elia

deplorar ca-

e nos

I

el el

las

50

perma-

á una milla de la

sitio peligroso,

de bajar mandé construir un cairn y depositó eu él los papeles obligatorios. Algunas

abundan-

10 la

hielo,

por efecto do la

pesa nielda; los

Victoria líquido;

campo do

el

pronto

pareciendo próximo

de estructura lina y origen silúrico; toda la cima está pelada y presenta profundas

al

de

recorrido nucvccien-

corriente do marea, obligábanos A

la distancia

otras.

La

retrocediendo

costa,

íuriiiado las noclios anteriores.

La parte

59

V.

mas apenas habíamos tos metros, cuando

Urville

se dio

bajo

los

cruzamos

á conocer al

«

auspicios del

Allinan, presidente de la so-

En la cima se ve un magque llega á dos kilómetros de la costa, y al que daremos el nombre de Juan Evans, en recuerdo del digno presi-

ciedad Lineana.

I

dente de la Sociedad de Geología.

El cabo

Hawks, que

occidental do

la

bahía do

fo.nna

la

punta

Dobbin, es un

'I''


,

no

VIAJES AL roto NOnTE.

prnmonforín do nialrocionfoíi ouarpnla me-

rian

tros do

tivos;

to

iillurii.

on una

Uccori'oir.os todo su circui-

tardo,

ina^'iiíHca

admirando

Viiriados colajes do la coloración parda

vemos

roll(\¡arso

on

ol a^^nia lími»ida

loH

(|uo

del ca-

Di. i:miii

y

nal;ficcion

aun mAs

realidad nos parecen

grandiosas por elcontraste que ofrecen con la

argentada

banco de hielo,

faja del

voluntarianionto pensamos en

Tal era

la

^

iu-

roca do

que podría compararse

Gibraltar, con la

justamente

la

el cal)o

Hawks.

transparencia

que ol teniente May obtuvo A media noche nna meridiana excelente de

¡i ¡

!

destrozarla

bahia

bien

res¿,'uardada,

A dos

uiillas al

IIawks.

norte del cabo IIawks, os el paraje

mayoría niAs

parece A la

(b^sonibárcanse, pues,

qu<^

conveniente;

allí los

víveres

y un

barco; y varios do nuestros compañeros sitan la isla

buscando un lugar para

se i)ueda

como \nm altura desde donde

ver

En uno se elevaba

vi-

erigir

de

ol

mar.

los

puntos culminantes, que

A trescientos metros, encontra-

explorador conocido de aquellas regiones

digiosa cantidad de nieve que deriva hacia

septentrionales.

bajo el

polo,

sirvióndoso

fatigosas, dos

desembocadura del canal que

isla

mos, después de una ascención de

se-

I

En

sur á impulsos de la marea, con la rapidez

derrumbamiento de

de milla y media por hora. Inmensos lloes, que corroen la base del cabo Schott y el

tiempo, las piedras

el ^t

paso

ao^'uramouto sus botes; y por lo tanto ora preciso buscar otro 'punto. Una poíiuoña

bo Hawks, cruzamos A través de una pro-

En la para la 1

alcanoo dolos fufji-

de Washington Irving del ca-

altura del sol

del astro reílojado por las aguas.

i

al

hielo do

ol

las más montones de piedras que seguramente eran demasiado antiguos para deber su existencia al doctor Hayos, único

la

I

poro

elcairn, así

y tranquilidad

del agua,

)

rolativamonto

lado este de la

isla,

nos detienen

buques en

hora,

y anclamos

ña de

hielo, á cuatrocientos

lla,

sobre

los

un fondo de

mal monta-

en

la

metros de

treinta

y dos

la ori-

brazas.

Al principio pensé establecer en este punto mi segundo gran deposito de tres mil raciones, porque en caso de retirada forzosa

y abandono do

ios

buques, se halla-

parto destruidas por la roca

ol

y

la acción del

estaban

cubiertas do

liqúenes que se propagaban de

una en

otra

indicios incontestables de la antigüedad de

aquellos cairns, que, por lo demás, nocon-

teniau documento alguno. Desde nuestro

punto de observación, que veíamos era la de

la

única agua libro

la

bahía de Dobbin,

protegida por una barrera de

hielo;

esta

última ofrecía una solución de continuidad por

el

nordeste excepto en algunos puntos

A


,

61

capI ruLo V.

ICO

(lo los

iso

fufíi-

(lo.sfni/aria

lor lo (íiiifo ciM

Uiiíi (los

•''-

del pack,

dondo brillaban varias charcas

solitarias.

Kn

pcíiuoñii

clero

millas

llamos

ul

el

cabo

Hawks

roconociaiiso

un buey almizalgunos renos; mas ai)eiias hamenor indicio de vegetación.

huellas rocioiitos do

las

y

(le

ni

A

sieto do la

las

nuevo

(i

mañana,

cumbre de

la

subir do

al

vimos nues-

la isla,

Ini])('rial.

Principo

la isla del

Destaco varios hombres con orden

hacerlos volar, mientras

(le

blo-

ensanchaban

algunos estrechos istmos

hacia el norte:

obstruían la entrada do

aju'ovechando

que nosotros,

retirada monioiit!'inea del

la

marea descendente, salimos de la bahía A todo vapor, aunque S(5lo para reconocer muy pronto que un enorme Iloe hielo en la

coiivenioiitc;

víveres

'S

y un

'

[?oinparioros ví-

ra desde

ha cruzado á través de

aproximación d

procédoso

dondo I

tancia do la isla

nízanse

al

y de

011

en

hay

se-

para

Hayes, úuico

'

ellas

regiones

stfuidas por '

el

la acción del

cubiertas do

í

una en otra antigüedad de le

lemas, nocoa3esde nuestro ica

agua

libro

ía

de Dobbin,

e

hielo;

ie

esta

continuidad

yfuuos puntos

continuo

f

igual

tierra llrme,

dis-

y orga-

punto expediciones cinegéticas. los

que

A.Cto

formar diqu'>s provisionales

Al regresar

encontrade las más

!iiiti¿,'uos

6 impido inmedia-

en

cabo lülgard. á

ros,

licdras

las

ruta

la

la costa

para resguardar los buques, A ,

minantes, que

se la

ciones del

para erigir

,'ur

á

los valles

cazadores, liebres

nos dicen que

y tarmigans, y

que la vegetación parece más rica quo do costumbre.

A cada

lado do la bahía elévanse escar-

pada? colinas do cuatrocientos altura,

metros do cuyas paredes, vivamente colora-

das por

extractos do arenisca roja, y do una inclinación uniformo de grados, ofrecen una notable analogía entre sí. En :.

los

pasados siglos,

corroída sin

y de aquí

el

)

la

glaciar,

simetría de los bancos

y su

la

corriente central.

á la

y excepto en

lii

pequeña había inmediata, cerca del eaho Napoleón, era el único que la estación actual había dejado intacto.

Nocabíadnda

deque, violentamente agitado á su vez, s(>guiría muy pronto el camino d(! los demás. El glaciar más antiguo del fondo de bahía, líos

más considerable do

el

quo fjocavan

otros con el

quio A

la

todos

la

aípií!-

costa occidental del es-

la

designado por nos-

trecho de Smith, fué

nombre de Eugenia, en obse-

ex-emperatriz

que

manifest(')

tanto interés por nuestra expedición. iHirante la noehe del 13, el biido, bruscamente rechazado contra el cal)o llilgard, formó en la base de las escarpaduras xiiia nueva muralla do hummoks do veinte pies de altura por lo menos. Obligado á sacar el

mejor partido posible de esto contra-

tiempo, resolví

ir

al

cabo Napoleón para

y encamíneme A acompañado de Feilen, Aldrieh y dos marineros; el trineo, tirado por cinco hombres, llevaba una lancha y víveres para un día. Las charcas de la superficie estaban todas heladas y bastante endurecidas para sostenernos; M. Rawson, M. Kart, el ver qué debería hacerse,

él,

doctor

de se

Coppinger,

la Descubíerff/,

y algunos marineros apresuráronse A reunir-

un pequeño

lago

do un cuarto de milla de anchura nos

obli-

ga

%

con nosotros.

En

el

cabo

Hilgard,

á poner á Hoto nuestra ligera emljarca-

cion. Se necesitan tros

do del valle,

portar

montañas cubiertas do nieve tienen una elevación que varía entro mil y mil doscientos metros; los barrancos que las separan son glaciares, uno de los

y

hielo

¥.\

sólido se exteiulia desde (d cabo Scott

perfecta concordancia en altura. p]n el tbnlas

los

hielos del invierno para salir do la bahía

área intermedia fué

duda por un antiguo

do estas

romjiieran

se

(|uo

isla del l'rínci[»e Impi'rial;

(piiMda; pero las brochas so

qup

hielo, ('na larga lila

era absolutamente estiMúl.

tra ruta do la víspera comi)Ietamento

parnjn

(!<!

parecía esperar

agregarse A

í

ol

el

sus moles

un botAnico apasionado hubiera tenido valor para decir que aqmdla región no S('»lo

f

hasta

enorme capacidad, desciendo mar, donde descarga poco á poco

do

cuales,

paña;

viajes

para trans-

camy después tiramos rápidamente del los

hombres y

trineo sobre el

hielo

el

material de

uniforme del banco

hasta la extremidad del cabo, donde la so-

I


!'

Iiuiiuilock«»

lo-!

nos pormito uvuu/ur sin

jiOrdidii (lo

tiempo.

Mu

lii

I)iiliiii

oüslü

pt'(|iit>rio r:uilp<»

ñiisde hielo «ueiillailas;

del

[cii'lv

cendente

componen do

iVisiles,

(|ue

avanzada marea des-

llil;,'aril

restos

cal<"áreos llenos

de

un

niay:uiílco ^daciar sitnailo

de

y Napolen

N(U'Uiau I.oekyor. \'is¡tamo.s

on

un vallo

cuatro kilóujetros y V.n cuanto .á caza, n<i vi-

y

la lialiia

il

oprimidos entro

lloes

y cla-

ramente limitados por otras tantas murado hielo rotas ó sobrepuestas por

choques.

eiu-alJadas

mediaciones el

(l(d

b¡dsa

conlusamonto en

las in-

Frazor, nos olVeciau

caiio

único rolu^ño posible para

caso en (pH'

fuera rechazado hasta la ribera.

el |iack

l(i,

tiempo

<>l

estalla sereno,

záliamos rápidamente, cuan<lo á la

lo-i

conm

estaban

molos

.Vl^'unas

encostradas en a(|uella lormidabb! otras,

MI

<jue so

do evidentcMieiite coucuerdun con

la isla

de onoruíos

ruta.

ensoñada

di' la

lo-i

al oste

orí-

parto

racilitar.i des[»ue,s nn''?«lra

pstroídia entro los cabos se

<l(!

(Iocousí;lju¡cu1».',

peijiiu'io, la

iri'ilu

Los altos doidives

I.

y

l'raiuiuear la

sin

no

X;ipoIP(in

(Inl riiho

sujeto por al^'uua-; uioula-

lorrcstrc,

podemos

grúa

poto NonTP.

llas

(|un uii

f|ilO(l;i lUi'is ;^'(Mi

!

tioclio

fio lü

aiitcriiir lui

si

M

vtKtr.n

(>2

lipcposicioii,.!*^

mañana

y avan-

la

una do

nos detuvo un istum do

hielo,

donde ol rollujo nos al)ri(') más tardo uiui pequeña ^^'aleria: cada paso queso adelantaba era una empeñada lucha; pero á las seis y media nos hallábamos á menos do dos kilómetros del cabo Hayos. MI i)aso vuelvo á cerrarse;

medio del mar. mos ni la sombra de nu animal, y por lo que liaco á la vef^t^tacion, taltaba coinjd(!-

contra

lamento: Keildon halló on cambio una ver-

taña

dadera mina do

brazas; la Dcsr/fhiertc, no pudiendo situar-

ves1i;,'¡os ^'eoló;^icos

é])oca diluviana. ]iiente

MI doctor

Moss y

una

^lay nos trajeron

de

la

te-

el

liebro,

.«¡ois

tarmi^'ans y tres aves, cazadas estas últi-

cuando bu.scaban

luas

.su

alimento on

la

<,'ran

ol

mar. fKjosto.

a;L!:ua

vía

jar

— Como

del cabo llili,'ard

liiire, o('u[io

á toda

extensión

continuaba toda-

mi

;^cnto en despe-

hielo que se extiendo dolante de nos-

el

otros;

mas aponas

abiertos al¿,'unos metros

do vía, la presión exterior atrae de nuevo

Por

la tarde,

y las explosiones sucesivas abrieron un ])aso. La Alerta so deslizó sana

jxUvora, a! iin

y salva, pero

la iJcsrnbit'rta

mor un percance, pues su fondo,

y

arrojar el

la

avenida de

buque contra

nos hizo te-

quilla

los hielos la orilla.

raspó

el

amenazó

Una

vez

inora do la bahía, la ruta se ensanchó,

y

el cabo Luis Napoleón en un camedia milla de diámetro. Kl pack so comi)onia á nuestra derecha

sobro un

hielo

fondo do treinta

una milla hacia el oeste donde consi;^-uo anclar al abri¿,'ü do tres montañas do hielo. El pack so aproxima y so une al rededor

se al lado, retírase

maiulo

colocar las chalupas

sobro cul)ierta y nos ])reparamos á sulVir un

Las montañas nos preserva-

sitio terrible.

Amenos que un pequeño para pasar entre costa nos arrastro on su marcha.

rán del empujo inmediato, íloo

bástanlo

ollas

y

la

Tal vez

el

cuando ol campo estuvo relativamente fijo, di orden de emplear la tloo.

pack

amarrada á una mon-

Alerlii ([uoda di>

do nosotros;

15 do

La

ol Ilujo arrastra el

la orilla.

asilo to

á

ol

cabo Frazer nos ofrecería un

más seguro;

hora de

á fin do

asogurarmo sal-

con

Markham y

Foilden, á

la alta

marea, pues

sabemos

tierra

la

(juc

se abrirá el hielo, á monos un viento fresco, lo cual no es de presumir. Franqueamos cinco ó seis kilómetros en la dirección norte; pero la ba-

durante esta no do

sojilar

hía de «Gould,» obstruida por el pack, no

nos ofrece ninguna ventaja positiva; nues-

compensación

doblamos

tra única

nal de

ger algunos

fósiles

en

se

reduce á reco-

los declives

que so .

extienden sobro una altura do sesenta me-

^


*pfTI)I.O V,

delante

rededor

al

banco de bieln recohuellas bien marcadas de

do sus nidos; y

oii el

jiociórouso las

un

duda

las rocas, sin

d(!

revololcaliaii

p-aviotas

dos plateadas

tros;

Ouraule

furmáronse

rellujo

el

li^^eras

grietas en la helada superllcie; pero no po-

díamos p«nsar

y

nifestado sintomas de hidroibbin. T.DM doc("oían

tores

y Ninnis trabajaron mucho la naturaleza del mal y tra-

para reconocer

oso.

en

doblar

cabo

el

vista (hd poco au.xilio (jue

0,11

ítt

ornn frecuentes, y varios do aipudlos pobres perros murieron después de haber nui-

en

esperar

moles

las

i-'razer,

(bdiia

se

encidladas,

tar de cortarle. Nosotros estábamos sc^'uros do que esta afección no era la hidrol'obia

hemos

pues

v.irdadera,

visto

numerosas

juras.

re.Jolvi

tiempo

l']I

amarrar los ]iu(|ues en un ^'ran Iloe (lue divisábamos liíicia el oeste, y (|ue dos enormes montañas debían mantener casi in-

(d

m(')vil.

con

17

y

derivar en

mantuvo

se

is,

el

la

al lin el

y

dirección sudoeste con

do cinco millas por día,

]>¡dez

rellujo

el

sereno

taujbien

pack comenz() á

v

(leteni(''ndose

ra-

la

avanzando durante

el \

J)esp\u!s

de un corto intervalo utilizado

por la Descubu'rla para escapar de su i»ri-

Ucfíamos

sion,

al citado

formar diques; pero ii

una

il

(lo

(lo

iiu)ii-

troiiilu

kIícikIo sihiiir-

hacia

brigü

nada contra un

ol oeste

tres

(le

el

lindero

seis

.•'i

me-

proyecta enormes es-

(|U(,'

tribaciones A profundidades

En

pueden

no

de cinco

biftlo

de espesor,

tros

so inbjnta

y

Iloe,

las sierras

del

desconocidas.

produce una

se

Iloe

abertura delante de nosotros, v dov

()r(Ien

de introducir en ella los binjues, prepara-

mo

al rededíji-

chalupas

las IOS

i'i

sufrir

un

os prcserva-

pasar

brevenir; en

entre

su marcha.

un

ofrecer a i

4'urarnie sal-

sabemos elo,

o

(3

'

el

la

ba-

pack, no

luce

(i

nues-

reco.

se

sesoala me-

entre

avanzadas.

el hielo

sa adliería al Iloe estal)a

cada tes,

poi"

te pi(^s

de J)obl»in.

y

la

atmiisfera

avanzadas de nuestro

las

la línea peli^'rosa

hasta

."}"

'/_,;

déla

alfa

layes,

el

monte Carey,

la

media medio día cima más

meridional del estrecho do cubierta ent(inces de nievo y de orilla

ofrecía

un

brillo

deslumbrante á

ciento diez kil(3metros al sudoeste.

Hacia esta (ípoca fu(5 cuando los perros que iban á bordo do la Desruhicrld experimentaron los primeros ataques de la enfermedad que aniquila tan (i menudo los de estos animales,

polo para los trineos.

aire,

las

humedad de y sobre todo

principales

los la

empleados en

el

La cautividad forzopuentes, la falta de

de ejercicio,

causas:

las

fueron

convulsiones

ii

lo

Iloe

sí-

fuí"!

la

haotra,

acercaba á nosotros,

metj'os,

dis-

hacia

mismo

el

riesyo,

tanto no podíamos pensar en

A(|uella tros

t

vein-

pero sin oposición; á la

sur, so hubiera corrido (d

troceder.

íl

recien-

restos s(d)repuestos

bían sido arrasadas una después do

y por

elevóse

'/.•>"

linca

de altura.

Como

noche marcaba

La

movibb; y el (|ue claramente indi-

\ina cerca de luimmoídvs

montones do

transparente; el tonmiraetro, que A

sa, la

lives (jue

la ])abia

El tiempo estalja sereno

tiros )sitiva;

¡'i

(¡uo

seis kil(3-

pero

separados

divisoria

tancia de cuatrocientos

hielo,

mellos

íi

caso de quedar

jiasaruna terrible sacudida,

llevándosí! sus obras

rá diri^nrse

la

cual no es de

puede so-

le imprimi(') al

lentamente,

J

á

'eiklen,

el

lo (]ue

i'll

por los hielos, el cajiitan Stephonsoii debe-

un

K'iKis ([ue

1

dos lo nif^jor posible para

campo en que nos habíanu)s lijado permaneciiJ en su sitio, aunque el pack Unjo,

re-

primera vez que nues-

contramaestres balhuieros, hombres ex-

pertos en la navegación boreal, víím'ou hie-

El encuentro de dos lloes que midiMi cada cual más de cincuenta altura no puede compararse sin(j ¡)i(''s de con el do dos muros movibles de un arsenal, que se unen sobre un buque condonado A muerte. A medida que disminuía el diámetro de nuestro iloe, los dos buques perdían, con gran sentimiento de todos, una parto de lo que habían adelantado hacia el norte á costa de tantas fatigas. En la noche del los semejantes.

t

%


64

t

VM,ir«

IH

lap)

(uiití;,Mi()

cuya

la iiinic,

una

un

i'i

hm

('ual<>H

liiclo

ili>

st>

apoyalta

pack

niiiialia el ;,'ran

Imisí'

«I.

|i(>i|Ui>rio

iiinntafias

(li)s

ii

conini

rncalliida^,

(li>

junto

lialláhiiinoM

iiiiM

uiaiicra alarniant<>.

El ¡u'íiucño t'slaiKiuc, nilscro rcfui^io dn

,v

llc;,'{'i

;'i

ser laii

cnii»uji' del

cxi^'uo, «juc

hm

i>ack

e\iden('ia

de que

menor

el

liubicra aniquilado;

nuestra angustia ho

¡«To

culiiii\

anto

nada iwdiainos

acontecimientos.

mos hacer

csporur

único (|no deliia-

mantener los lmi|ues uno ile otro. .\ eso do

era

posible

li'Jos

l,o

la

hacer;

era preciso conllur sólo en Hius y los

lo iuAh

la

me-

dia nocho ol hauprt's de la Alrr/f so proyoctalia ya

allá d(!

una de

cuando do repente cesó

ñas, los

nií'is

hifdos

las

la

monta-

presión do

oxterioros 8ol»ro ol fleo, y

pronto comonzaron

después

ol a^'ua

¡'i

daní

derivar;

muy

media hora

vista

<lo

tralmjo arrastrar

Desdo tos

cima

la

l

poco

(le

terreno; pero estábamos dispuestos

marchar hacia

abriese

una

oA cal)o

Frazor apenas so

vía favorable.

el

boto.

monte Joy

del

te (d enorme grupo do montañas do hieln acumuladas en la bahía ih^ Poabody; frente el glaciar do llumboldt extondíanso nume-

y más allá, á cicuito cuaront.i y ocho kilómetros do distancia, V(da porllrosas balsas,

larso la blanca

línea de

hington, que sopara dol

ol

la

su|»onen mil ochocientos metros

altura,

dos á tros grados do inclinación.

En el

momento do

el

(1

hielo de

bajase

¡'i

la

profundidad

cuyos propulsores funcionaban re¿íularmento. Una vez en seguridad los buques, algu-

la Dcsciibiertít.

!as

roinjiorso

costas

muy

que

bajar oJiservó

marea creciente,

presentaba indicios

pronto: esperando que

más aun la situamarcha ó hice á los bu-

nnjoraría

relhijo

ción, apresuró la

ques señal

¡)ara (jue

encendieran

las

má-

quinas.

Cuando

ol

vapor estuvo dispuesto,

los

canales se habían ensanchado ya conside-

rablemente,

en

y después do

el (>s{tacio

perforar

el

pack

de dos millas, penetramos en

un pasadizo (jue nos condujo do nuevo A la un poco al norte del cabo Frazor.

las

(jue

Was-

forma \ina especio do pico, cuyas puntas prolongadas sólo tionon do do

pequeños témiiauus acumulados en ol fondo del pozo outorpocíau ol juego do aqu(d, Forzoso fuó que nos remolcase

tierra de

glaciar do llumboldt

do Potormann. Su punto culminante,

al (jue s('

costa,

iini)idiondo

(seiscien-

cincuenta metros) distinguía (daramen-

Al tratarse de volver A colocar el liélico de la Alcrld ochamos d(! ver qu(! aly:unos

apetecida.

liie

in

do

¡i

cual

ol

compacto en las posiciones resguardadas, que nos costó mucho reciente era ya

lo

y los hi^lices: no podíamos abandonar demasiado jironto aquella pelio;rosa posición. Los pasos s(! abrían sobro todo hacia (d

y anclamos en un semicírculo formado por la reunión do tres inmensas montañas encalladas. Habíamos perdido un

bi^jo

poro sin

primera señal. Kl

la

bajo la intluoucia do la

recorrimos dos kilómetros en esta

orilla;

palndlon

ol i'i

la

¡'i

dor do nosotros, y ontoncos di (irden do calentar las calderas y ajustar los timones

oeste;

l4

perder

pasaron

didiian reunirse

so extendía al rede-

dirección,

h

nos nllcialos

so conlniíu [mico A ikico,

nii(>stros 1)U(|ueH,

I

POI.O Ni'IITK.

Este promontorio, donde so encuentran corrientes

polares

y

las

dol

mar de

ha considerado largo tiempo como una do las puntas más difíciles do doblar; nosotros lo hornos hecho sin gran Baffin,

se

obstáculo quince días antes do terminar la estación

Nuestros corazones

navegable.

laten de impaciencia

y

esperanza.


poro sin

Drillíi;

Kl

aofiíil.

i

uto s

cüstó

liii'

pdxi-

flil IllH

muclm

CAPITULO

J(ty (sciscicii-

VI

,'ui!i clariiiiKMi-

ilariits

liiolii

(l(^

t'aliddy; froiifc

Dciriihiftíd—li»* liUOJOH iilliii/cliTON— Si'|iiinii'iiili

iiMito euiírniit,!

voía

icrra r (lo

luiiciun |it'ligro»ii.— ICii

lil)(.'itii(l,—

l'll

I.m Imlilii

ciiliu

de HrnnclH.— I'uorlo

Ul'CClli'y.

i'l

I'lll

ilo

pilik,— Si

ciiIjo Liiiuii,

I')!

ííy

abierto mientras duró

!e¡o

dcreclia, el

¡)¡eo.

(lo

tionon

(le

observó quo

rea creciontc, indicios

itatia

;[)oruiulo ([uc

un

la

lico

á

eran

situa-

bu-

los las

niá-

los

ya cousidepack

lií'icia

;'i

'd

y mcdin por

la uoclio,

durante

iKM'te, á

en

liora.

la

A

marea,

j'i

más

lejos,

bajo

el

¡'i

buques quedaron amarrados á un campo retenido por tres magnllicas montañas de ^(•illte

y

dos brazas, y que doblan preservarnos del empujo del pack.

Los lucios continuaban su uiarcba

'forar el

marea

bficia

de

enetranios en

el

do nuevo A

uunlo quo bablamos traspasado los limites

la

cabo Krazer.

encuentran del

mar de

argo tiempo difíciles

sin

lio

do

gran

terminar

la

corazones

liza.

sur,

do

í'i

pesar do

la

creciente;

región donde so encuentran

la

corrientes oceánicas.

Como

A

líos

al capitán

este objeto

ño bote; pero

el

termedios, lii

buena

l'Vilden,

al

co-

aspecto del nuir.

proveyéronse de

un peque-

la costa; y coniiaudo de nuestros bu()ues para

dilicultad los obsti'iculos in-

bajó

noticia,

comunicar al i)unto A con gran sentimiento de

quo seguía ya

la pista

V ulviértiiso que

el

celoso

baba de descubrir una tada de norte.

fiisiles,

Cediendo

y

al

al lin

cai)a

de caliza ates-

punto olvidó

el

jiolo

ú las rei)elidas lla-

madas de ^Markham, deslizóse i)or el declive, cargado con numerosas muestras, bajo cuyo peso debió arrastrarse ])enosanu'nte por

los hielos; estos so haliían cerrado do nuevo, y no les costó poco A nuestros hombres conducir el pequeño bote A través do

hummocks

los

A

do reciento Ibrmacioa.

mi voz estudié

el

pack en

las

diversas

movimientos, y al observar la variedad de estos suspendí la marcha hasta fases do sus

después do la alta nuiroa, hora en que

altura de algunos centenares de pies, reco-

la

I.

naturalista

no estaba menos poseído que nosotros de la lielii'(> boreal; pero en aquel momento aca-

rellujo nos abriría tal vez

Tomo

do alguna

miii'av'ila concliiológica.

que cubría los pequeños lagos estaba ya bastante endurecido para sostener el peso de una persona. Apenas hubo escalado Markham la el hielo reciente

lu'icia el

largo de

l'raiKiuear sin

Feilden y

marineros, que trepasen á la cima del

cabo Juan para ver

Con

dos

necesitaba des-

cansar algunos instantes, encargué

uuindante Markham,

las

Iii

ligereza

la

cuatro kilómetros

cabo Juan Uarrow. Los

en un fondo de

existencia de aguas libres

lii

nuestra

¡'i

cuarto nos (lelíMiíanios

noció

sur con

punto de quedar blociueados por un innu'uso Iloe, quo después do oscilas nueve ni(>nos lar un poco se alejó; y estuvimos

liielo (Micalladas

lisimostn,

permaneció

rcihijo;

el

pack derivaba

de

uclio

la costa

.'i

cchiridad de milla

la

las

ion.

os

Was-

(l<>

íiontos metros

3

|illi|lli'>-

IIuiul)()UU

El canal paralólo

'

lo»

ili-

i)(M-li-

o cultuiíianto,

6\i)

eiilm CoimlilucMiri

Illlllll'lil

ia,

Hiirrow.— Rl culo CollinHon.— Apiin liliro.— F,l

ciilio Jiinii

1:1

ll(líitIlSI>

una

salida

el

más

practicable quo las angostas grietas forma-

das hasta entonces. zó,

Mi esperanza

se reali-

y el 20 de agosto, ú launa y cuarto de mañana, continuábame*' nuestra ruta

m


If

(


.

capItulo

lino hasta las

Gü hielo, amarré

muy

do ai^ua,

tvconofor

l;i

(|U(' cslí'iii

Por liis

(iclio

contra

A

y

la

compacto

hacia

pesar do q\io

iljlos

para-

las (lesigna-

y olDr.

Ila-

oficiiia hiclro-

Para

U(/ceffablc\

lu'

o\ual KouutMly [a (le Hayos, la

una

del

p;irto

redujo',

y cada día

cifras

diez,

el

norte

el

y

luoii'o

que podían consi¡haber intluí-

medida que avanziiramos hi'icia agua estaría menos obstruida;

y por otra i)artc adípairíamos la certeza de que el canal do Robeson se comunica con

mar

ol (

ol

En

Ocupamos nueslros el

ralos de ocio en des-

cabo CoUinson doscientas

á unos cien metros del declive costero,

Este

sobre la

d(;i)üsito

nieve de

los

no

se

de

lin(>a

ha tocado

inviernos debe

y

ú,

aguas.

las

nioii-

irecía

hacer

!

la costa, re-

prolony^aba 3ut()rio

on

.

á

la

El un-

ía gi^'antes-

ute do hiela

Teiuoroso del

campo

ranza do

([ue se

No

lo

abran

hielos

los

conseguimos, y

b¡'icia ol

mos

leb-

montaña

feli-

sola

no

sería parii nuestros l)nques ¡¡roteccion sufi-

cionto. el

Por

la

noche,

habiond

refrescado

viento del norte, que nos trajo alguiuis

avalanchas do nieve, y bajo una temperatura de+ 2"7r), coml)inó el capitán Stephenson

agua

una nueva tentativa para Hogar al libre, que parece estar en medio del

En

estrocho.

su consecuencia, antes de la

marea baja hacemos vela y vapor en la parto m;'is densa del pack, y después de

permitirnos elegir nuestra ruta. Este buen resultado nos reanima,

algunos

y hasta

to doiule

se

encuentran

las

el

pun-

corrientes del

un y aguas tranquilas que corren hacia el norte. Cuando nos hallábamos A la mitad del canal, una norte

y

del mediodía, encontraremos

mar comparativamente

libre

des¡)ues: la

violenta tempestad nos obliga A maniobrar

contra el viento;

i)ero

después, bordeando

draga y pudimos agregar algunas formas animales á la lista de nuestras espeRoconocióronse huellas de liebres v

haber sido peor algunos días antes: enor-

las

señales indioadoras.

la

cies.

bruma y «paisaje» un

de osos; pero la

las

nicaban

aspecto

al

nieves

comu-

desolado

que nos oprimía el corazón. Entre el capitán Stopheuson y yo quedo convenido que si los hielos llegaban sel)arar

nuestros buques la Descubierta so

dirigiría A la bahía do Karl Ritter.

El 21

,

A

poco

poco

.

fondo de setenta l)razas se bajó

;'i

ivaba en

nos ¡¡rojionemos sepa-

y aprovechando cuidadosamente los menores pasos favo'"" '•de acabamos por encontrar una ruta nuvS El contorno de los tloes indical)a que la mar, por gruesa que nos pareciese, debió

En un normo

(jue

cubrirle,

y probablemente ha hecho desaparecer ya

los diversos

montaña

rar del banco de hielo costero, con la espe-

piensan que, habiendo franqueado

cuarenta raciones, que fueron sepultadas

pit^s

tra la

alcanzaros un espacio bastante libro para

que había produci-

presión extraordinaria

treinta

nuestro anclaje. Los

esfuerzos df^sosporados, rendidos do fatiga,

no ofrecía ningún vestigio de

embarcar en

;l

lado norte del cabo

el

por las acumulaciones do; el sur

y volvemos

esfuerzos do todos se emi)leau después con-

progreso del hielo era visible

Polar.

oUinson,

ühsórvas(> (pu; los canales so inclinan hacia

citarnos de ello, i)ues la

m.ir-'ía

do ])oco los vionlos hacía al^'un tiempo. Así, pues, A

pack; pero á dos millas

la

permanecía

como normales, por

derarse

ol

norte.

hacía derivar cinco millas,

lo

atravesar

Avanzado en

espacio do cualro horas.

estacionario por

Cada marea

durante

sur

dirección

la (lo los

el

do

calillcacion

.

meridional

y aunque menos este, no merecía la

do la bahía llichardson;

l)osicion,

1

costa

la

kiló-

Cil

vi

tamo.'-!

el sur,

parto del norte, el hielo oslaba

la

a''umulado

.

campo.

atinel

l;ilifii(l('s:

y

l)alsa

corea do la montaña, on la

exiromidad sur do lílS,

buqiios on

los

niiii

á las cuatro de la

mañaua, inteu-

f.

mes

¡..

restos de hielo, redondeados por el fro-

tamiento, habían sido lanzados

al lindero

como guijarros A una playa. A medida que nos acercamos

del pack,

22.

estrecho parócenos que la costa

más obstruida que bruma no nos permite

está

las lineas del litoral.

la

al

oriental

de enfrente:

la

divisar claramente


VIAJES AL POLO NOHTE.

(18

A medio día penetramos cu Kennedy: aquí es donde vemos >i

de

lei'sioncs

a¡,'ua

Morlón, uno do

La

libre do

el

que nos

los oficiales del

canal

esas

l)r.

ex-

lialila

Kano.

descripción que hace del cal)o Coustitu-

ciiin,

y

la

posición respectiva do las islas

Frankliu y Crozier, nos permiten recono'

!

buena

sido registradas con la mejor

para mí también llegara sin duda

y

hora

cada voz más desdo que

veo siempre

(lo

abandonó

ífi,

la

carrera) en que mis propios

la

descubrimientos deberán pasar

{'i

la

misma

categoría.»

A

decir verdad,

observador tiene á

si el

I

H

i

fíli í'.i.

cor sin dificultad

inomorable

o)

sitio

expedición

Rensselaer enjnnio de

m

il

i:ai¡o CoNSTITL'iilCi.v.

exacto donde

la

IF

deroi-ho de

el

refutar

dieron haberse hallado en circunstancias

menos favorables que

La experiencia en las cosas polares nos ha enseñado ahora que estos espacios des-

está en

cubiertos son (lel)idos á la rapid(>z de

pu])hcaron

bts

movimientos de la marea en el canal relativamente estrecho que pone en comunicación dos cuencas muy extensas. El estudio hace veinte y cinco años, y el l)r. Kane tenía buenas razones para creer en la realidad de

una vasta Poli/uin. (1) Para hacer la memoria del sabio explorador,

;'i

permítaseme reproducir las líneas siguicute?', en las que, con motivo de la campaña de Morton, compara con sus descubrimienpersonales los de otros viajeros polares

tos

quebablaron del mar libre: Todas estas conquistas ilusorias habían <í

naje

(1)

El Dr.

Ivi-iiio ilió

el

nombre do Polyniuiúmür

el

á

las

suyas, también

deber de tributar un justo homeintegridad absoluta

la

el

con

que

resultado de sus investiga-

ciones.

Ll viento se colma por la noche: los buques navegan de conserva á través del cabo Constitución; ceñimos las velas de la proa y de la popa y nos lanzamos ligeramente en los pasos abiertos. A media noche tenemos la isla Hrins á nuestra izquierda,

y

al este

se perfila

la costa

de Juan

Barro w.

El agua está completamente límpida; pero algunas corrientes de hielos nos im-

piden acercarnos á la

escarpadura

los

orilla occidental.

de ciento

de altura fornuí isla

lil.re.

las

185), se vio oldi-

gada á retroceder.

justicia

alguna de

deducciones de sus predecesores, que pu-

de

de estas regiones estaba menos adelantado .

veces

Puerto

calida

la ribera

Una

cincuenta metros meridional

de

la

do llans; sus promontorios, así como de su gem-..

j,

la isla

de Franklin, pre-

sentan señales evidentes de la presión de

I


cai'Itulo vi

Iniona fé,

1'

(luda

la llora

desdo

li'is

mis

o

A

11'

y

(ju(!

pack se amontonan hasta una altura do quince metros. Al rededor del cabo Andrós Jackson el

los hielos; los restos del

pro])i().s

declive es la

misjuu

\ador tiono á

mente

muy

bajo,

pero relativa-

escarpado;

y aun

deprime más hacia

so

en la dirección del f^laciar do Ilumque un notable ire-hlink nos permi-

el esto

bolt, tía

momento de

ver claramente en el

la

declinación inferior del sol. Desde el cal)o

Andrés Jackson litoral

de

la

cabo Constitución,

al

Tierra de

Washington

el

se eleva

gradualmente hasta su punto culminante, que es el promontorio ya citado; pero desde allí al cabo Hryant comienza deprimir¡'i

se.

'1

oda

la cosbi

esf;'i

escar])adura á pico,

picos de Victoria :il;^-uiia •l'OS,

do

fjuo

las

pu_

ircunstaiifias

también

5'as,

jusfohonie-

1

coa

ta s

(jiif,

iuvesti¿,fa-

pales de

una

y

de

montañas cónicas

aisladas, elevan sus

puntas de plata á más (le mil quinientos metros do altitud. A juzgar por la perspectiva, al sudoeste de la liiiliiade Scoresby es donde se hallarán ¡os gigantes de la cordillera, que va disminuyendo lloco á poco hasta el fondo del

estrecho de lady Frauklin.

noche;

i

los

A través del

as

velas de

íiinos lindera-

media nostra izquier-

sta de

Juan

límpida;

ite

ílos

nos im-

dental.

Una

nta metros ional ',

así

de

la

como

iiklín, jire-

presioü de

en esta región.

S()lo

y luego inmensas corrientes de que en una anchura do cinco kihímetros bordean las costas del canal de Kennedy; impelidas por el viento sur y la corriente del redujo, nos impiden llegar á hielo

una pe(iuoña ensenada que

hemos

visto

una

foca

más

rrada;

tardo

y perdida

maneciera libro durante el verano. El 23, á las cuatro de la mañana, distínguense á cincuenta millas de distancia por

el

nordeste,

las

montañas del cabo

parece

la el

bahía Polaris;

á,

ce-

última probabilidad de

la

Des-

á la isla

visto

un

mando recoger

al-

Hannah, donde hemos

excelente anclaje.

A

la altura del

paso

gunas velas y anclamos en un fondo de ocho brazas sobre un banco que se extiende

al

me

oriente de la

existe sin

isla.

la

Cerca de tierra

fir-

duda un canal más profundo

mar

el

á los hielos de

bahía de Bessols, verdadera sala de espe-

ra de las las

montañas de

hielo.

De

la

cima de

escarpaduras que limitan este puerto

desbordábase

un inmenso mar helado que

aprovecha cada grieta, cada barranco, para deslizar sus glaciares hasta el Océano,

donde deja caer sus moles,

La marea

encalladas corría sobre

las

en el

más délas los

fondos

banco con

que teníamos los cables dispuesel caso de que los hielos viniesen á chocar contra el buque. Desempeñada su misión, la Besri'bierta tal rapidez,

tos para

deslizamos en

v

vino á anclar cerca de nosotros, y después visitamos la isla llannrdi. En su punto

la b'a-

más elevado encerróse en un cairn un

horizonte

un estrecho que condujera

la en-

misión do depositar doscientas cuarenta raciones en el cabo Morton, mientras que yo vuelvo á conducir á la Alerta

bajos.

Kennedy per-

comprendimos,

cithíertd la

inexplicable

Lupton, situadas cerca de la tierra se deprime bajo

lo

avanzi.r sobre esta costa, confío á la

cuales quedan

canal de

cabo Dofosse

de Petermann estaba

íl(jrdo

y algunas urias negras; ui una gaviota ni una mérgula. Esto sería de todo punto si el

el

domina; y virando do bordo gobernamos directamente sobre el cabo Morton con la es¡.eranza de encontrar otro favorable. Por

que da salida hacia

Nuestra admiración no cesa en todo el dia, al observar que 'as violentas corrientes del norte no cubíon de hielo el mar que nuestros buques surcan; tampoco podemos comproader la escasez do la vida aniaial

Cuenca de

isla Joe,

fortuna,

Alberto, cimas princi-

serie

la

Poco después distinguimos \\\\ campo que se extiendo desde el cabo Lieber á la

trada del

lo

acercamos á

Hall.

trecientos metros de

djí

Favorecidos por un Imen

viento sur nos

ibuKiueada por una

menos, y nigua liordo corta aquella larga muralla, cuya única sesgadnra os la que Corma la l)abía Lalayette. Al oeste del canal do Kennedy, los elevación por

(50

Nowman.

hía

I

>'í

Vil


é

1

i

I ;

in

r


7r

c.apItiu.o vi.

Iliinnali, 'ohi'G ol

varias algias

una estrella de mar y dos aiu''lidos; poro en cambio descubrimos alj^unos fósiles silúricos en los ban-

do

lorto bajo

íl

laminares, una astarloa,

quo

estrecho

adheridos

cies (le zoófitos

os

nivel

lotanics

al

oslaba bordeada do f?u¡jarros caídos de la escarpadura; s()lo so encontraron tres espe-

lúgubre y

I

y

de ocho brazas,

con

Mn¡)larl;i

subirla vimos que

cos do caliza

la

quo circunscriben

la

ma-

ñana, el oílcial de ¿,'uardia viene á decir-

pr()l)abilida-

me que

La por prime-

ravesia.

dibujarse

•abo Liebet.

de la noche de

i

Hesselfí,

hasta

3

ente

'ds

ll;¿i^a-

rededor de

abundau-

ado su dorpadura, y s y venidas

viento sur ha calmado

el

com-

Archer; este espolón es

cabo Daly, que lleva presidente

nombro

el

Estados -Unidos. Está sepiírado

los

f

un

mientras que otra cordille-

ra de cimas aplanadas, protegida al prin-

con creces las fatigas del escalamiento y la piM-dida del almuerzo.

duras á pico

La mañana estaba magnífica; sólo algunas ligeras mibcs empañaban el cielo de vez on cuando el viento iVío que an-

ta kilómetros,

molestaba había cesado, y podía trabajar sin guantes, aunque el termó-

la línea

metro marcara

cuarenta millas (74 kilómetros)

seis

ó

siete

grados bajo

ducido

por

parécome

el

muy

fatigoso

muy

el

uu

calor pro-

escalamiento

desagradable

de mis ropas; de

y humedad

la

,

modo quo me doy por

contento con ponerme de nuevo el

capole desdeñado al principio. El golpe de vista es dista ucia te,

ú

verdaderamente magnífico: de sesenta millas, por

el

elévanso las montañas Alberto

¡i

la

sudoes-

y Victoun centi-

de Hans, semejante A nela avanzado, guarda el cabo Bryan, A cuyos pies se halla como arrinconada la ria; la isla

para

pequeños

y de \o¿

isla

la lí(|uid!i

"%

cabo Defosse.

montañas

del litoral las

menor

punto

suceden sin

se

el

intervalo hasta la cadena de Daly,

te fortaleza el

este

cabo do Lieber, imponen-

el

pedregosa ijatida por

las olas,

y

cabo Baird, colina poco alta en forma de

mesa, que so proyecta bastante en el

en

norte;

el

las

mar.

regio-

nes de la Tierra de Grant la acumulación

de las montañas continúa;

mente al te,

escarpa-

las

Union,

cabo

del

perfecta-

annquo distan ciento treinforman el límite extremo canal de Robeson. Por el nor-

visibles

oeste del

nna

ligera solución de continuidad en

de costas indica

canal se

vierte

en

punto donde

el

mar

el

polar.

A

el

unas

al este del

estrecho, el cabo Lupton, otro gigante bo-

Sin embargo, apenas transcurrido

M

En

Seguimos hacia

cuarto de hora, ya no siento

^

negra mole que forma el cabo Back, extiéndese desde la bahía Karl Rit-

Hannah; y más lejos, hacia el norte, y soberbio el espolón de

destácase altivo

:

cipio por la

una altura de seiscientos metros, y el espléndido panorama que se desarrolla á nuestros pies nos compensa i'i

;:

parecer

al

de las montañas do dicho fiordo por vallo;

el

did sabio

Sociedad geográfica do

d(! la

ramificada en

cero.

uu fondo

canal

el

fiordo

el

lón. El oficial Tomás Ra\\lin¿j^s me acompaña por la escarpada pendiente, desdo cuya cima podremos juzgar del estado de los hielos. Después de una penosa ascensión

tes nos

leiito

ol otro

por

ter hasta el

;

al r.ido,

Kennedy y en

por

lado

pletamente; y persuadido de que al fin veremos abrirse una ruta cerca del cabo Lieber, doy orden de abordar el cabo Mor-

nos detenemos

sostener el

a

en un

.1!;

üicado Hall,

iit

doble cadena costera, bañada

profundo

bahía.

El 21 do agosto, h las cuatro do la

rounióroiiso

la

defiende los

real,

parajes

desiertos

promontorio Polaris; dcs})ues se hallan

mismo nombre y

del la

las

monótonas

llanuras que conducen al golfo

Newman.

bahía del

A

mis

pies, los cabos

Tyrson y Mary Cle-

verly, de trescientos metros de

son los pnntos

que

elevación,

más notables de

se extiende al

septentrión

la orilla

del fiordo

do Petermann.

Merced

al

viento del sur,

el

hielo es-

taba dislocado en los alrededores del cabo

Lieber y en el estrecho de Lady Franklin. El canal de Robeson, la bahía del Polaris,

y

la

entrada del estrecho de Petermann,

no eran accesibles aun,

si

bien se

distin-

I,

'^>i


wm

"2

VIAJKS AL POLO NOUTE.

guian al^íunas

La

isla

onire

clinrcas diseminadas

Heet'hy y

el cal»)

el

do OH'loy, situada

norooslo del

al

do Potormann, no nuiv liMos délas

fiordo

rociónos donde los tripulantes del Polaris hicieron en olro tiempo provisión de

Ime-

yes almizcleros, seducíame particularmen'i!

como punto do invernada para

te

del capitán Stephenson;

en

y la

la costa este,

pero

buque

el

se

hallaba

obstrucción del fiordo

toda tentativa de

desembarco:

en su consecuencia resolví

conducir de

oponíase

.'i

nuevo los buques h la orilla occidental. Apenas Ile¿2fado á mi embarcación hice la señal de levar anclas

de

lir

la

bahía de

y

volví h Ijordo al sa-

Atravesamos

liéssels.

canal A la vela sin quo nos ofreciese

el

y;ran

divisó

remon-

A

obli¿í'()

tar hacia la orilla del norte del estrecho de

con sus altos muros cortados creímos sería

el

pico,

vestíbulo natural del

occidental, nos pareció,

miento,

ti

I''ranklin

y que mar

con gvnn senti-

mucho menos ancho

de

lo

que

se

representa en la carta geográlíca.

La

excelencia del puerto doiule acabába-

mos de anclar

era incontestable: la Desnt-

hierta podría establecer

de invierno; pero

allí

sus cuarteles

una espesa alfombra de

nieve reciente cubría

el suelo,

y

el aspecto

egion era tan lúgubre, (luc no pude menos de compadecer á la tripulación de la

"

condenada

;'i

pasar

allí

un

año,

ó acaso

sin

cuidarse

de

noMes reglas do

las

nes en persecución de su presa; las correrías

fueron largas

lieron

La

que

satislaccion

episodio

aumentó con

mos de boca do huellas

nos el

que volvíamos

la espalda;

región

los hóroes: la

les

ganes.

Ya no debemos donde

pensarlo

más;

allí

es

Descubierta invernará; y sin pérdida de tiempo nos preparamos para la sela

Wyatt Rawson y

El teniente

una compañía de

trineo pasan á bordo

la

Alerta para reforzar

fin

de repartir entre

expedición

al

otoño próximo

de á

honores de nuestra

volverán á bordo

los

separarse demasiado

y

ambos buques, en

los

polo: si

el personal,

butpies no

uno de

el

llegan á

otro.

Es imposible que dos tripulaciones hayan tral)ajado en una obra común con más perfecto acuerdo que lo hicimos nosotros, y por lo tanto sentimos más que el deber nos obligue á separarnos tan pronto.

Por la noche escalo la montaña que domina el Pnerfo de l/t Descubierta á una altura de cerca de cuatrocientos metros esta ascensión fué de las más peno:

sas; el suelo, agrietado por los

hielos, re-

presentaba bastante bien una gleba que arado acaba de surcar

y romper; una

del terreno,

aquel paraíso de los bue-

este

que oí-

fértil,

alfombra de nieve ocultaba

il

produjo

relato

y veíanse numede zorros, liebres y tarmi-

parecía bastante rosas

penosas; pero nos va-

y

nueve cabezas de caza mayor.

Nuestra salida de la bahía de Bessels había dado origen íl varias alusiones melancólicas sobre

la

montería disemináronse en todas direccio-

más.

yes almizcleros

ani-

estos

pronto por mo-

al

do piedra negruzca. Acto continuo desembarcaron cinco ó seis caxadores, que

cuanto sea posible,

buques. El estrecho de I.ady

doctor Moss,

les

'¿5, las dos de la mañana, quedaban ya convenienteuionte situados

los

\i

tornado

lialiía

])aracion.

i'i

el

una pe(|ucña manada de

Lady Franklin. En nuestra ruta descubrimos en una isla una bahía muy aceptable, bastante ancha y protef,''ida en un lado por una pequeña península que forma el cabo Hellot. El

puerto,

el

acecho de las buenas ocasiones,

al

males, que

dificultad el liielo hasta la altura del cabo

Lieber, donde el pack nos

entrar en

l)ero al

siempre

deLnpton.

los

el

espesa

accidentes

aunque no era bastante sólida para sostener el peso de un hombre. Varias veces cal; pero díme por muy contento con hallar, en vez de las calizas duras

y

los can-


rArÍTiii.o vt.

los

rodados

suelo los

1;iu

(|iir'

uu

conofísunos,

liioii

díjiulf crecíuii ulnmdaiitciiiciilf!

IV'rlil

sauces onanos, las saxífragas y algunas

gra mineas.

que

experimenta dulces y

ni¡'is

hacen

cálidos,

recuerdan vivamente

tos, ()ue

emberiza de

tria lejana. J/a

cu

resonar

primeros can-

sus

soledades árticas

las

cuando eso-í meses

viajero

el

seres, precursores de los

graciosos

el sur,

las

lapa-

nieves será

siempre para nosotros un amigo cuyamar(iha contrista,

hacia climas

anuncia

lla

pues

emprender su vuelo

al

más benignos, las

la

tiermí aveci-

próximas tinieblas y

el

lú-

gubre silencio del invierno ¡¡olar. Desde mi elevado observatorio pude reconocer que el hielo del estrecho estaba roto y era poco compacto; algunas charcas parecían esperar sólo

el

viento de la orilla

para convertirse en caudales navegables.

El bre ('.AIlE/.\

nCEV AI.MIZCI

t)K

sol

demasiado hacia

I!IU).

La formación geológica do las calizas

otro lado

.s()lidas

do

delgadas capas de caliza to

constituyen

¡'i

en

las

menudo

ofrecen lineas

frecuencia se hallan

\

otas

de cuarzo y horustein.

cinco;

las

interpres)

el

se

aves torna piedras

(^Strejj^ilf^

eran las m/is comunes;

p-ro

los

torrentes, las

cubiertos de

niman

Tomo

I.

las

donde

las

estaciones,

la

pulac

-a>s

:>i\í«^s

operaciones

de

los

Alert" mar<*ha A Istes

hiel«.

lus

aves rea-

emoción

futuras,

y

las

tri-

dos buques se despiden:

;i

nieves buscaban ansiosas

templadas,

todas

á nue-

la del 2G doy al capitán mis instrucciones con arreglo

maña

la

un poco de agua olvidada por el hielo en alguna grieta de la roca. Difícilmente pueden comprender los que viven en las regiones

la

de

que durante la iiiarea baja vapioan por el suelo en busca de su ilimeuto A nriU-< emberizas de

En

Stephpn«!«>n

acuí'iticos

familias

tringas {Tringa ranu(iis) ó fonU-

de

tanta inlluencia en la navegación que aun podíamos abrigar la espe-

ranza de tocar la tierra situada bajo el paralelo H I. según el informe de la expedi-

diri-

sur en grupos de cuatro ó

también reducidas

.veíanse

ejercen ártica,

ción del PoJaris.

Algunas zancudas rezagadas gían hacia

imnto de congelación; ci. juclo reciente Ibrmaba mucho más pronto húcia el sur en pleno día. Sin embargo, los vientos se

más irregula-

esta se

to, oí

inmediatas;

el 20 de Agosmantuvo constantemente bajo

ratura á medio día. Desde

el

las colinas

nmy

y hasta

verticales; con

do

La ¡úzarra y las dura y de esquis-

estratificaciones ¿on de las res,

alrededo-

la do IJossols,

estrecho.

del

los

coniplelamento

norte para que su ele-

el

modilicasc sensiblemente la tempe-

vaci(,in

res de la haliia diíieve

de media noche brillaba aun so-

horizonte; noro habíamos avanzado

el

su

cuítipiíir

carias geográttcas

y

niision;

relatos

los

y de

no curecen de exacsegmn todas las -^vi)podrán regocijarse ba''iiii.<i*K'l-»s humanas, do la gloriosa empresa que les ha sido reiestro< predece-^res

titud. SMS tripulantes,

servada. Nuestros amigos

'^e

t/i,

á quienes dejamo^^ atrás,

Ims

esperanzas de

en

se

asocum á

us compañeros, aunque

contristado.^ ^'or verse pel secundario

la Ifesnihier-

el

reducidos á un pa-

programa

gpn(>r&l. 10


VlAJRfl At. pot.o

Ti

Desdti nuestra salida dol pnorlo vuelven

pomonzar so apoya en

,1

nionte

el

las dilicultadcs; el

y (ihslniye coniplcla-

la cosía

estrecho

pack

¿;i'an

Lady

(hi

FranUliii; al^'U-

nas partes desprendidas del campo de hielo deslizáhanso r.-'ipidamento hiVcia lahahia de

Para impedir un cho-

la Di'sciihicrtd.

mediodía, excepto en

el

el

tiempo

esti'i

sereno, y bajo

jera presión ¡¡rocedente del norte

avanzan

dol canal.

Llegada al sur

rea baja,

ralla los hielos

tras

tardo,

la

el

pack, que derivaba

durante

,

un poco de

aleja

se

aprovechamos

vemos que no

muy

pronto eslo

puede pasar,

so

obliga A volver A la bahía de

y amarrar á

proseguir

la

la

ma-

la costa,

y canal im-

r\ita

Rawson bordearon

lo

cual nos

la Desrt/bier-

entrada, dispuestos

la

Marckham, Foilden y en un boto pa-

la costa

ra observar el hielo del cabo Murchison:

pack estaba siempre en

el

mar

¡'i

apenas se abra camino.

El comandante

drinas do

el

algunas golonmurruva) anidaban

allí;

(stcnuí

hueco do una roca de

Bollot,

la isla

y encontróse un hijuelo sin pluma; también se vio una familia de eideres muy jóvenes.

En

esta etapa de nuestr.o viaje creía-

mos aun que so

el

canal Ilobcson era

bastante estrecho,

el

un

pa-

cual pondría en

comunicación la Cuenca de Hall con un mar casi semejante en el rorte. Las dificultades que halló el Pcluris para navegar en este estrecho noí demostraban que no podríamos avanzar luuclio á menos que ,

el viento del oeste despejara

dental.

guna

Cuando ya no

otra dirección

las corrientes

que

,

la orilla

occi-

sopla, o salta en al-

el hielo

acarreado por

se dirigen hacia

el sur-

debe cerrarse sin remedio otra vez.

En que

el

li-

balsas do

agua

La marea

ir

mi'is lejos, lil)re (|ue

dejando

con

fre-

de un bulo á olm

creciente, diilgiéndoso

produce un resnlludo análogo; y gracias al concurso de ciertas circunstancias se podría conducir un buque desde los parajes de la bahía do Lincoln á la de Newman, ,

Esta detención forzosa á

provisado; pero A la altura del cabo Oistant

/a

más

los enor-

liAeia el norte,

pesar del viento

íl

la ,

mes témpanos se acumulan entro sí y cierran completamente el j)aso. Al sur de esta mu-

bajaron las embarcaciones y se

el

más

promonlori» Polarisiüjlí. cuan-

lleíH'hoy yel

do

cuencia permitirían

al¡¿;eró

parto

la

estrecha del canal U()l)eson, entreoí cabn

que nos desviamos liruscameiile, lo cual pudo cosíamos caro, pues el buque encalló y estuvo en esta sitiuicion hasta que so cargamento.

I'.l»

noutk.

hacia

no tardamos en reconocer movimiento del pack se orientaba

efecto,

Dfsrnbierld

,

y cuando

la

la

vista de

la

estación favora-

ásu fin, nos hacía perder la paLos vigías colocados en la cima del mástil, ó en observación en la orilla, acechaban ansiosos las menores señah's de ble tocaba

ciencia.

cambio: ban; de

las

nordeste predominanubes descendían sobro el flanco

las brisas del

las

colinas; poro el cielo

snbr(! las

estaba puro

tierras orientales; ol pack

\aba siempre hacia

compactas

el

díM'i-

sudoeste en moles

y la marea influía poco en su marcha, excepto en la hora del reflujo, durante el cual permanecía inmóvil, remontando á veces un poco hacia el nordeste. Los floes so mantenían por lo regular sobrepuestos

,

;

pero cuando

el

pack llegaba á

tropezar con algún promontorio ocurría trastorno

un momentáneo; formábanse gran-

abrigo de la punta, hasta que la presión del campo de hielo predomiexpensas de sus obras avannaba por fln zadas; apoderábase de nuevo del espacio des charcas al

t'i

vacío y volvía á reinar la calma en el campo de batalla. Todo este hielo debía provenir, cosa que yo ignoraba entonces, del estrecbo de

Lady Franklin que

to del sudoeste

,

el

vien-

había despejado poco antes.

El 27, á las nueve de

la

luañaua, vo-


capItui o VI. iiios (losdo lo ul(() f|iu' el

vuolvo

se

diiraiilo

iioclio,

iniovo olra cliurca

([uc

Por

oxcelonto estación bajo el punto do vista

soldar

i'i

bMiíjamoH lioiniiodo uiilizur la

antes

vapor.

cabo Miirclii-

piicU so abro liikia ol

jicro

soii;

inaroa

la

(MI

ol

fórmaso do

,

mismo

el

mas

sitio;

podomos atravesar ol hielo intormedio. KI 2H tuvimos una brisa magiiílica, con las qclio ionio quo soplaba dol sudosto;

lio

\

¡'i

coso,

y

campo do

el

A

cios dtí ahrirso.

las

hielo

presentó indi-

onco,

al

Unjo quo so diri¿,na hacia

comenzar norte,

el

el

di (ir-

don de aparejar, cuando la bruma Wogó cubrir las a^Mias. colocando nuestro liorizon;'i

toi'i

veinte metros do distancia. Por la tardií

baja,

y

teníamos marea

niebla, pero

so disipó la

el retlujo haliia

un

75

más suaves y cimas menos escabrosas que las (jue se vea on hw costas del canal do K()boson,y sería .sin duda una

imosfro obsorvalorio

(le

acumulado

al rede-

dientes

do

la

mismo cabo

caza. Al norte del

las es-

carpaduras están como suspendidas el

mar, y excepto en

puertos, ol terreno no sería ])ara los

sojjro

extremidad de

la

muy

los

favoral)lo

buoyos almizcleros. Si otros exaventuraran on estas regiórecomondaró (juo examinen el

I)loradoros so

nos

les

,

valle orientado

nordeste,

detrás

pues supongo que

comu-

hacia

del cabo Bcocliy

,

ol

nica con otro quo dosciondo á la bahía de

Siguiendo

Wraiigol. os de

misma

la

dirección

suponer so encontríirá un tercero quo

enlace entre

las bahías

do AVrangol y do

impedía movernos;

Lincoln á espaldas dol monto Parry y dol calió Federico VIL Por regla general no

liotos

deben aconsejarse

dor del buque

(úeno que nos

l)anco de

baji'ironso al punto los y acumulamos oii olios todos los lardos l'áciles de trasladar do nuevo al buque

cuando éste

do un paso mar nos permita franquear

horas mortales delante

tres

abierto á el

Esperamos

hallara á Hoto.

so

que

el

obstáculo; por'fui hacemos

;'i

;'i

y desuna mi,

en una escaramuza contra un monstruoso íloo, la caña del timón ya muy resentida por una cirdel cabo Beochoy. Allí,

lla

,

cunstancia análoga zada.

Como

sobre

el

la

,

queda por

campo de

presión dol

cabo parecía ser

fin inutili-

muy

hielo

fuerte hacia

doy orden de amarrar el buque á unas inmensas molos que tomé por montañas de hielo encalladas, y que no oran sino fragmentos desprendidos del pack polar. el

norte de nuestra posición

Mientras se recomponía

,

el

timón

,

los ca-

zadores fueron á perseguir cinco hueyes almizcleros que pastaban á orillas de

lago helado

,

á dos kilómetros de la ribera;

poro sólo mataron tres. ros

comprendida entre

Patricio

y

el

un

La cadena do cor-

San cabo Beechey presenta penla

bahía de

las

rutas terrestres; pe-

tampoco puedo olvidar

las

diíicultades

que se nos ofrecieron en nuestras excursiones en trineo sobre el

casi insuperables

hielo dol estrecho.

El día

la Üescit-

bierta la iiltima señal de despedida

pués nos acercamos á todo vapor

ro

2Í)

fuó hermoso

parecía abrirse

el

;

y

sereno;

el

pack

descenso del liarómetro

anunciaba una brisa procedente dol sur. El pack continuó por la mañana unido al banco de hielo dol cabo Beechy. Después del servicio divino

,

M. PuUen Eger,

ton y yo hacemos una corta excursión en boto á lo largo de la orilla, y conseguimos

un pequeño barranco en de manos y pies. Al llegar á la cima vemos que aun se han de recorrer tres kilómetros por la montaña para encontrar un pico desde donde so ^:"0trepar al cabo por el

que

es preciso valerse

el canal Robeson y su desarroHundiéndonos hasta la rodilla nieve blanda, conseguimos por fin

da observar llo costero.

en

la

el o1)jeto

deseado; pero nuestro cansancio

y

el

el pié

en

ora excesivo,

cual pono

ro que le precede la

excursión.

,

cuidado con que cada la

huella del compañe-

indica cuan fatigosa es

Egerton, que

el

día antes


1

liUI VUiK* AL

76

había iladn tnrroiir» (l(>s(lo

ca/ii al

oliscrvalorio

luii'sti'i»

por la urllja

una

IIo^m hasta

y

hi<>lo

y

(luo nos

so

coniiinicú

nueva

quodauíos

muy

do un leming'

caho

»•!

riiioii.

Ilcccliy,

fslalia

,

ciriMinstancia quf»

f'ni'i';,'ia.

do

satistoclios

i'i

la

captura

\i\(\ futi/udis lorijniiiiii)',

Tierra

la

y (hí

Fcildcn hahía extraído al;,'unos

pequeño roedor de un peló-

liuosos de esto

vomitado por un Ituho de las iiiovps (ui/cU'(i scnndiacd) del valle de los Glaciares

le

,

muy

fíemelos, ya nocía

h

lii

muy

isla

lejos

por

liien el lemin;^''

el

sur. V<i co-

desde mi viaje

Melville; su distribución

^'eo;j:r!'i-

ílca en toda la rey;ion circum[»olar es un hecho de los m;'is ¡uteresaiite^. Por una señul trasmito al buque la i'irden de aparejar; bajamos apresuradamente

w I

C"LI) NiIRTIt

Ali'i'la avanzaba soltre un fundo de veinte y dos brazas, cerca de un lloe dn la estación, formado de hielu apenas si'dido y de un

(li> la montana, y volvemos h bordo procisamento á tiempo para marchar. A las ocho do la noche pasamos por delante do

brepuestos y cimentados sólo sión

mocKs de ocho agosto.

.'10

la

barcar mil raciones en nal.

metros sobre pliegue de

la.

lado de

marcha

hi'icia el

jarle en rapidez

sur, y era preciso aventa-

de evitar que nos

á tin

aplastase contra las escarpaduras do la orilla,

¡(¿ué carrera

nuestra!

la

A

¡'^né

pro-

y media, un poco antes de la alta marea, tocamos por fin en la bahía de IJncoin. Teníamos el

fundas enaocioues!

las diez

paso libre hasta dos millas

más

lejus; ¡lero

temiendo una \uel1a ofensiva del pack duredujo, resuelvo esperar. Mis re-

rante

el

celos

cían

muy

pronto,

fundados;

y

ño puerto no

se

agua en toda

la

fuera

el

hielo

se

unió

de nuestro jteque-

una sola ^^ota de inmensa extensión. La vio

colina la

frente

,

;'i

la

costa, á partir de

primera la

punta

de distancia.

el

levantamos un

aquí

tierras;

cairn qu(; se podrá distinguir

una milla

á

— No hemos tocado después á

que sin duda se hallan aun donde se colocaron. .\ medio día, durante la alta marea, el hi(do se abría á gran distancia ¡lorel norte; aparejamos inmediatamente y llegamos sin Iroiiiezo á tres millas del cabo Union, esestas provisiones,

jterando recc)rrer su circuito, gracias á

fraiKjuear

impelido en su

seplentrio-

bahía y á pocos metros por

las

del

:i

,

v\

la

sesgadnra do de

la orilla

queda colocado A nueve ni vid del mar, en un re-

depí'isito

I']st(>

est(>

prf»-

costra de hielo

la

derivaluí sobre la costa,

bahía de \\ rany:el

diez pies de espesor.

i'i

— La marea creciente ha

una abertura, cual nos aprovechamos para desem-

ducido en de

pre-

¡)or la

componía de hum-

superllcie se

la

;

la vista y después del cabo Federico Vil, cuyas rocas sus]t(^ndidas surgen á ¡tico del mar y no presentan banco de liieln. l'n inmenso lloe hi

de toda edad, so-

('ony:liimerailo de restos

ii(»3

oirá partí',

I'nr

larde \inios niiirlids en

(irinncll.

proldii^íu

cuho

<'l

soparaha del canal alirirso,

ili'

un

«>ii

<l¡-<1iii;riiimos

;,'rii'la i|iif'

acuinulado cdiilra

Kl

ini'is

aliiii/.<'l<>rn

oslalia (IfHlallociilo; pero

aii!'ilo;,'(),

|i(M'tVclaiii('iitt>

punió

huoy

1

serenidad del tiempo y á las numerosas

do conlinuidad d(d

soluciones b.iído.

Avanzamos en

enemigo, y tres

caiui)o

(bí

línea recta al centro

impulso nos permite

este

millas

por

(d

pack;

i)ero

nniy pronto no es posible seguir adelante,

y en vez de V(dver

refugio de

al

de liincoln, esperamos en

go á que

se

tiein])o

sitio

donde

midable, dos; se

dejándome

tarde,

para deslizar los l)uques el

el pu(dc

el

no se realiza; y á

eso de las cuatro de la

un

la-

abra un nuevo canal hacia

norte. lOsta esperanza

apenas

bahía

la

un pe(|ueño

hi(do parece

menos

en for-

nos bloquea por todos la-

compone de enormes

lloes

do veinte

y cuatro metros de espesor por trescientos á mil doscientos de diámetro. Los intervarestos de toda

los

están rellenos de

cie

y de toda ilimensiou

,

desde

los

espe-

hum-


i:Ai'(rui

Sdlll'PpUCStoS

IIKK'ks |i¡is(»

(tcasioiiüii iiVf'ríiis

lles,

hasta los

dos^us-

|)('qu(M"i()H Fra;,'iU(Mit(H

cantos rodados por

(1(>

^mu-

laii''lms

liis

por los cliíxiiics y nMlin'idos al

tailos III)

en

ul

ro/.,'iinl(iii()s

(|llf

lama-

rápido lorroii-

uti

la masa más cmlcltlí! y cohesión, producto do una nevada re-

para nosotros, con

ti'.

l'or lortiiiia

ilfl

pack Ho moz(!la un

sin

liit>lo

el

Saliina

cal)o

avan/í'ihauíoH

caniltio í^radual

Iialiia

Inicia

á

tras ({uo cerca

más

más

^'ruosos

de altura; mien-

diez pies

del caho Krazer, otros hie-

parecían

anti^Mios

medir hasta que Uc-

un mar donya á los de la

liamos á la inmediación de

de

los lloes

no se parecen

hahia do Hairin ó del estrocho de Laiu-astcr: este nuir es rd

Cliireá

daori;j;on á los cain-

ll'idoi'

en

la

orilla

,

peli^^Tosa

noroeste do

mismo

Inccsti-

al

Morcy después campaña en

do

hahiíi

memorahlo y

de su

Mac

América,

altura de la costa de

la

hloquearon para siempre

ipie

la

quo

de hielo hallados por Collinsoii y

jios

la

Tierra

(h^

Banks.

que detuvo á l'arry y sus intrépidos oficiales, cuando en 1H'20 Iv-ile

intentaron Melville

;

hielo es el

avanzar

Erebo y

al

cesto do la

este hielo es el

estrecho do

(d

el

Mac

isla

do

quo, liajando por

Clintock, sepult()

el

7tTrür,nuindados por FranUlin

y Crozier; y es, en fin, el que, deslizándose en la costa de la Groonlaiulia oriental, destruyó

el

Hanm

do

la

expedición

^;"er-

mánica.

No

sieiulo

posible

l.arrera, el objeto

zos c

y la sul)maconsiguiéramos des-

rina; pero antes (|ue

volviti

un espacio de agini su-

la pojta

para ajuslar

llciento

cernirse

\\

y

timón,

c| furt

hielo

el

desarmar

preciso

der; comienzan de nuevo los preparativos

,

veinte pies. Mra evidente para mi ^^•á

de cehu'idad entro

lu suimm'Iícío

un

norte

el

encontramos prinieramenle apenas tn-

nian de ocho

los

la dilorern'ia

corriente do

pejar por

el

;_'randes, sin dudíi

tlor>s

A las once y media de la uuiñana pareció por segunda vez ([ue iba á ce-

cada vez más sonsiblo on

naturaleza de los lloes: los

({iii>

cuusa do

la

on

más

lindero do los \\

|ioci>

de nuíno.

Desdo

la

77

VI

tuuinas cerradas, dilatóse un

ohservado,

ciente.

seyuíi

.

perforar

semejanto

de todos nuestros esfuer-

quedaba reducido á volver á

la

y

so

el

buíjue avance

más:

un

cor-

es preciso re-

sigmirse á permanecer inmóviles.

Al día siguiíMito, MI, volvenu)s á continuar nuestro trabajo durnnto la marea creciente, y con gran dilicultad separamos los hielos (jue rodean la ]iopa; el timón no se ha sujetado lo bastante

perder

y

mucho tiempo. Por

esto nos

hace

último, á las

nuevo y media aprovechamos una deten-

momentánea

ción

del hielo

y

la Ali'r/a

so

pone en movimiento; avanzaiulo

y retro-

alternativamente, acaba

j)or abrir-

cedí' 'ndo

so bastante espacio para

tomar impulso y

caer con ímpetu sobre las partes del campo:

ras

entonces

nos

menos dudeslizamos

que uo? conduce á

la

Labia

Pocas cosas podrían exasperar

al

capi-

por un canal

de Lincoln. tán de

un

liuquo polar tanto

accidentes sin

como

gravedad inmediata,

impidiendo utilizar en

el

estos

que

momento mismo

pueden tal ó cual movimiento del hielo, comprometer ó retardar el buen éxito do toda una expedición. 8i el ajuste del timón hubiera durado cinco minutos más, (iuedábamos en el eje de una tempestad del sur, que estalló poco después y duró ^

de dos días. Durante nuestras detenciones forzosas

nu'is

orilla;

dentáronse, pues, las dos calderas y nos para aprovechar la primera

consigue que

trecho; poro nada

to

en

el

pack

me

inquietó

mucho no estar dimen-

pre])aramos

más cerca de un

A las diez de la noche, el pack, que hasta entonces cargaba al sur en co-

siones, en el cual fuera posible refugiarme en caso de pérdida dei buque. Bien

ocasión.

tloc

de regulares


/. •tr

V

V,

<0

:/.

%

f/j

fA

IMAGE EVALUATION TEST TARGET (MT-3)

ltó|28

1.0 "

"^

IIIII25

111112

2.0 l.l

1.8

1.25

1.4

1.6

#

V]

'm e.

^V

a.

I

\\

V

VI

^9)

^^

O/

Photographic Sciences Corporation

^.:*^ 17

MAIN STkEET WEBSTER, N. Y. )4S80 (716) 872-4503

23 WEST

^

ó^


VIAJES AL poto NonTR.

78

voiumos uno A un cuarlo de poro

lanciii;

manera, quo no

lo de tal

hul»¡(^ranios

aun pasar nosotros

ba^jajos, ni

po-

do nuovo nudos por hora,

y

ton,

cuando

el J'olnrís se

vi(')

tancias análogas, es decir, que

en circunssi se

come-

de enredarse en un pack no

te la torpeza

queda más remedio que alojarse do ól cuanto antes. Sólo la afectación y la ignorancia podrían

aconsejar

estoy seguro de que no

nuestros amigos de

muy

parecieron todos vuelto

la

contrario,

lo

me

y

contradecirán

1*1

I

I

el

moviniioulo

proa ó por la popa,

lo

que era imposi-

antiguos navegantes con sus

Todos

H4*20', donde

al

la

nuestros

.se

Tieria del Pre-

una de la tarde nos vemos detenidos de repente, y de la manera más imprevista. Mientras avanzábamos al oe.ste, hacia lo que más tardo vimos que era la entrada sidente; pero á la

del

mar

noroeste y cesó

Koltoson y el

polar, el viento saltó

muy

pronto:

la

al

anchura

do nuestro canal disminuyó nipidamente; y á la altura del cal)0 Sheridaa el pack volvió á reunirse con el

hielo encallado.

de Lincoln,

rra;

el

Sin

viento refrescó por

el

sud-

acompañado de tormentas de nieve, cielo adquirió un aspecto amenazador.

el

cuanto podíamos juzgar á través de

bruma y

los

impelía

el

pack hacia

pero no

.se

la

espesos copos, la tempestad

me

co navegable

jf

el norte.

monos

el

norte del estrecho;

ocultaba que debían pasar

algunas horas antes que se abriese un sur-

í

línea de costas se

Era imposible ir más lejos, y de consiguiente amarramos en un enorme floe ar-

En j

la

embargo, todo tiene sus limites, y nadie sabe aun construir un buque capaz de oponer resistencia A la presión de dos campos de hielo quo están á punto de unirse. Cuando ya estuvimos seguros en la bahía

y .

no obstante, de que

continúo sin intervalo hacia

litoral

los

ten-

nos bloqueados por los hielos, á condición,

septentrional del canal de

para

tierra,

lo

oeste,

t'

de

la brisa .«sople

agradabl'^ soíruridad de no ver-

la

mismo en su marcha ordinaria, cuando semejante á un ariete abre camino en-

propulsores actuales.

j

Mientras

dremos

do llegar por

barcos de vela, es casi fácil con

'

general.

conjparados con la enorme pot3ncia del va-

ble

;

norte, ol punto máw septentrional que jamás alcanzó luique alguno, onarbolumos la ])andera eu medio del entusiasmo titud

de haber

satisfechos

tre los tloes dislocados:

I

la-

esperanza, bien legítima,

l)or

i

A

hallándonos á los «2* 24' do

supone que está situada

la

el

la

que entorpece

de un buque por

y proparado

abrigúbumos

También tuvimos ocasión do o1)Sorvar, y no por primera vez, cuan fútiles son los esfuerzos de una tripulación para separar el hielo

celeridad

fuese necesario utilizarle.

si

día,

hielos,

los la

Alerta, los cuales

la costa.

í'i

vapor por

medio

niisnjos.

consejo del capilau Ihiddin^í-

el

y

niivogando viento en popa con

Ksta última aventura nos hizo comprender mojor

i.uestra ruta entre la costa

ro-

provisiones

nuestras

transportar

dido

do dis-

railhi

oí Iiiolo iiitoriucdio ('sliii)a

más

por

lo

1.°

de setiembre.

allá del

cabo Union, y

tanto esperé ha.sta la

En este

mañana

del

día proseguimos

queado contra el pack. El tiempo continuaba siempre brumoso, y cada vez que aclaraba parecíanos distinguir hacia el norte algo parecido á la tiesupusinios que habíamos llegado

al

AriHii Fiord de la carta del Polaris; pero

nos cxtt-añaba qup

bábamos de

tempestad que acano hubiese barrido el

la

sufrir

hielo do la orilla.

No

nos parecía que nuestra detención

debiese prolongarse dos da la

mucho

tiempo.

mañana, observando que

A

las

el reflu-

jo se dirigía hacia el noroeste siguiendo la

y que á pesar de esto el pack r.e aproximaba lentamente á la orilla, busque

tierra,


capItui o

una posición monos crilica al ahri^j^o do liiolos eneuUados corra ilo la playa,

al^nnos

Dosdo nuestra onlrada en

ol cslroclio

j

j

do

VI,

7!»

do

torrentes do verano baja de

los

rranco la

i'i

otro hasta llegar á osi

cual derrito

j

Sinilh liaMa observado

la falla

casi total

de la cadena continua do liuniniocUs paralelos

á la orilla, que se desarrolla en los ca-

nales al oeste del estrecho de Lancaster.

La

i

poro

.so;

la

y de

¡¡ara aorirse pa-

presión del pack, impelido con-

tra la muralla,

que cierra

y disgrega

un babarrera,

el

lorma una nueva estacada

canúno. Los restos de tierra

rocas arrastrados por

agua do

el

los

avenidas;

no pudiondo abrirse ya una vía, aglomóranso al otro lado do la muralla do hielo y constituyen una mole que aumentada rápidamente se convierte al fin eu una segunda playa, la cual adquiero poco á poco un gran espesor cuando el lecho marino ofrece una inclinación favorable. Hacia el norte del canal Robeson la cos-

poro la naturaleza de los hielos costeros es

ta se dirige al noroeste suavizando sus pen-

existencia de osas

dunas

cristalinas redun-

da on beneficio del a^^ua encerrada en este sinuoso pasadi/o, que al

abrigo de las in-

pack puede convertirse eu

vasiones del

una especie de galería de hielo perfectamente plana. No es necesario demostrar las ventajas que ofrecen aquí

muy

antemano

.•'i

trincos estas

los

y debo resignarme do ver como nuestra gente avan-

valles,

distinta,

dientes, que acaban por extenderse á lo

¡'i

lejos bajo el

mar; y

así es

que cerca del

caminos abiertos con mucha menos ligereza que las compañías de las diversas expediciones enviadas en busca

cabo Sheridan van á encallar pesadas

do Franklin.

tros de la ribera,

za por esos

Eu los

á

el

canal do Robeson,

puntos en que

escarpadura so eleva ni

reborde donde

ol

fondo, formando á ciento ó doscientos

que el

un

mo-

y doce brazas de

me-

recinto interrumpido

se eleva de diez á veinte

nivel de las aguas.

A

la

altura de esta

costa abierta, sin

de distancia, por un mu-

anguloso, erizado, compuesto de frag-

pasar el invierno; pero la Providencia no

pueda

alojarse, el litoral está bordea-

do, A pocos pasos

mentos de

fióos

que

el

pack acumuló en

el

m

metros sobre

más protección que la de aquellos colosos de hielo, era donde nuestro buque iba á

hielo

ro

la

pico sin planicie

exceptuando

polares entro ocho

les

permitió

que

el

viento soplase

una

¡f

sola f !l

banco primitivo, y que miden de quince altura. El agua íi treinta y cinco pies de

vez on son de tempestad contra la costa durante nuestros once meses de cautiverio.


' 1

•i

CAPÍTULO

Podíamos esperar que nal a lo tros

lar^o

(lo la

abriría un camas aunquo

se

cosía;

i'i

kilíimelros do distancia

so

forma])a

una magnífica avenida de dos millas do anchura, donde se a^jilaba un li¿?ero olea-

F.i.

que procedía del canal de

cAiio

Vil

marea

se

conjuraban conira nosotros, que

temí no poder ínlroducir

Alerta;

la

allí

sólo la idea

me

brazos,

costa de numerosas guindale-

y

(i

hizo teml)lar.

A

fuerza de

zas rotas empiijamos frenéticamente el bu-

José ENniQi'E.

mente cerrado. Ni aun con el reflujo se formó ninguna abertura en el hielo de la orilla, detenido sin duda por alguna pre-

que con la popa dirigida hacia la costa. ¿Quién llegará primero, el pack ó la Alerta? Ya estábamos rendidos de cansancio; pero ¡qué alegría cuando vimos la proa del buque balanceándose en las aguas libres

sión del viento ó de la corriente.

de su puerto de refugio hasta

je el

Robeson,

cabo Sheridan se mantenía inflexible-

Obligados

íi

trabajar casi de continuo,

pudimos apreciar las ventajas de un sol que no descendía jamás bajo el horizonte. Hacía ya largo tiempo que no se veía la luz del sol media noche en las latitudes ;'i

menos elevadas. En la mañana del 2,

el

viento

saltó

bruscamente del sudoeste al noroeste, conduciéndonos de nuevo los floebergs y rechazando el pack liAcia la costa. Como el barómetro indicaba un cambio probable, fué preciso maniobrar sin desi'i

canso para extraer

cable del hielo,

el

al

que estaba sujeto fuertemente; mas había dado orden de preparar de situar el buque en

el

vapor y tratóse

una

menos veíase un pe-

posición

peligrosa; á corta distancia

queño "espacio más preservado; pero las aguas tenían tan poco fondo y la entrada era tan angosta, sin contar

Tomo

I.

en que

el

lindero del

que viento y

campo

instante

el

se

unía con

nuestra barrera de hielo!

Esto era la seguridad relativa; ya podía-

m »

mos

con calma

apreciar

la

y poseí-

y admiración, veíamos

pa-

enormes moles, arrastradas al este con la celeridad de iina milla por hora bajo el impulso irresistible del viento y la marea. Las puntas a^anzadas de cada floe que encallaba cerca de la ribe: en un fondo de diez brazas, eran violentamente arrancadas por los bordes del pack en marcha; sar aquellas

y como la presión continuaba siempre, estos mismos floes, algunos de los cuales podrían pesar treinta mil toneladas, eran impelidos

poco á poco sobre

la orilla; de

modo que

m^ estuosamente

se

ii

extensión del

peligro que acabábamos de correr;

dos de temor

polares

I

81

el declive

de

elevaban lenta

y

á diez ó doce pies sobre 11

^'!

I

i';

I


VIAJRS AL POLO NORTR.

82

primera

SU

línoii

de

acumuh(l)an detrás,

una muralla do

muy

roriniiiKlo

cerraba toda salida,

fl

cual nos

la

protei^'it'ndonos

pero

in-

mediato del temible pack. ligero viento del noroeste nos envió

la tarde espesas

y

través del velo de copos -(jue oscurecían

ú,

derivaba

reflujo, A la vez

muy

paso la

ver que

volvió

íi

la

el

altura de

conducir

(i

hielo al sudeste; pero asi

la víspera, las

el

como

inmediaciones del cabo She-

ridan quedaron obstruidas.

La

agua de mar,

aceleraba la formación del hielo

reciente,

el cual se espesó de tal manera por la tarde que nos costó mucho mantener las comunicaciones con la orilla por medio de los

botes.

El termómetro descendió A

Me ;|tí

I

'

í

I

quieto

al

m 'j-

la

pensar en

'

I!

mismo pack

Kl

playa, bastante

la iiosicion del

in-

bmiuc,

componía de ranijox

se

bastante pequeilos, reunidos por montones

de restos; largo de

¡larecían

los floes

1,

reciente tiene

el hielo

fuerza para

noche

mayores á

sostenernos; á

desciende

el sol

bajo

lia terminado, pues, toda navegación rela

estación presente.

querido trasliidar tes

de organizar

Yo hubiera an-

el

buque

la

invernada; pero ¿sería

prudente intentar

á otro sitio

menor movimiento

el

de hallar un refugio

sin tener la seguridad

mejor?

dante

el

día 5 dispongo

Markham v

el

que

el

coman-

teniente Aldrich va-

van á examinar una pequeña bahía da en

prolongación de

la

millas hacia el oeste.

En

la

situa-

costa á ocho

según

estal)ah¡a,

vos;

presión

horizonte

el

tados h derecha é izquierda

la

ya sulimedia

del norte.

su inlbrme, hallaron un puerto

por

lo

la costa.

Kl día

ciento

Desde 8 grados,

seguro y bien preservado, protegido por hielos nue-

mas desgraciadamente,

la

línea de

el

lecho del mar, dete-

floebergs encallados á la entrada les pare-

níanse precisamente

en nuQstra inmedia-

cía infranqueable.

ción; los declives no presentaban

gún

vestigio de ellos,

y

y.i

nin-

esta particularidad

Debíamos limitarnos, mejor partido

posilrlo

de

pues, á

sacar

la situación,

el

y de

desvaneció un poco mis recelos.

consiguiente procedí sin tardanza á desem-

La diferencia entre la alta y la baja mar me pareció muy poco sensible, lo cual indicaba un notable cambio en la coníiiru-

barcar las provisiones de toda especie que

litoral, probando evidentemente que habíamos salido de un estrecho canal y esti'ibamos ya en el mar polar. En los tres días siguientes tuvimos lige-

todo

ras brisas del oeste; la t,3mperatura oscila-

nuestro retiro, en las inmediaciones de

ración del

H

raban unas de otras.

cuando al mirar ¡i mi alrededor observó que los grandes montones de grava levande les hielos sobre

!

A sufrir los efectos del frío.

paseaba por

smleste.

pero grandes

de milla de anchura;

gular por

nieve, mezclada con el

y comenzamos

marea;

la

hacia (d

agua de media milla de longitud por un c.üirto

de nuevo un

se abría

flujo

el i)acU

arrastrado por

cerca de nosotros,

El

costa.

campo de

que

movit^ndose con

sunia derivaba

En la extremidad sudeste de los floes de grandes dimensiones formábanse balsas de

avalanchas do nieve;

noroeste,

al

la costa

extensiones de hielo compacto las separa-

por

la perspectiva, parecíanos

II

pero en

tiempo de cualquier aliKiue

propio

Un I

siempre

dosciontos niotros de an-

chura por quince de elevación, al

so

pronto

Otros

flotación.

ba eutre

y

13°;

y

el

pack rozaba

obstruían

los

puentes y

la

bodega, y

las

cuales no debíamos tocar, sin embargo, en el

invierno,

aun en

el

caso

de una

emigración hacia parajes menos expuestos. El 5 se mataron cinco eideres,

algunos tarmiganes á cabo

al

cual dimos

el

y vimos

seis kilómetros

nombre de un

do

uu

oficial


rAPlrui .0

(|iie

el

Descubierta,

la

(lo

iiivionio

pasar

Iriiieo ilia á

campo de

liio-

quo liahia visto preocupaba mucho; y

polar, laii distinto do lo

mo

hasta onloiiccs,

mi

cii

del & escribí

diario

siguiente:

lo

mañana vemos un lloo de una milla de extensión, poco más ó menos, cuya altura es de cuatro pies en la parto más baja; vKsla

deriva hacia

el

nos rodean es

el

En

trineo.

y de todos

este,

alcanza, ol paclc

los

quo

único quo dará paso á un

mirada soría infranqueable. Fal-

todo el espacio

que

la

quo podrá hacerse en la primavera, cuando las capas do nieve endurecida hayan colmado las ^'rietas, comunicanta saber lo

do

conjunto cierta uniformidad: por

al

el

ha de pensar siquiera en aventurarnos. ¡Esperemos que hacia el norte habrá una tierra, á lo largo de la cual sea dado prose;L?uir nuestra ruta con pronto no

.se

sea,

y

há¿íase lo

muy

bajo será

bamos en

Como

buque!

los trineo'! ó el

que

que

diferente del

los hielos

(juiera

quo

haga, nuestro tra-

se

jiracticú-

unidos del estrocho de

Lancaster. Dase principio al dosemliarque

de

los fartlos,

sostener ya

pues

el hielo

los trineos;

reciento

¡lodrá

auu)ntónanse

los

unos sobre otros, y fórmanse con ellos las paredes do un vasto cobertizo, el cual cubrimos con una vola grande. Dábarriles

moslc m.tren

el

nombre de Mdirklidia Mardiliain».

Este

IInll ó .1/-

fuó

nuestro

principad depósito durante el invierno.

uLa tcnipcrtura

.se

mantiene á

II

grados, y á pesar de la desventaja de la posición, resuelvo permanecer aquí, tanto

mAs cuanto quo

buque está embutido en los hielos y no me queda el recurso de elegir. El doctor Moss ha matado una magnífica liebre,

el

única caza terrestre que se ve en

estos parajes. Las colinas

que

se

extienden

á uini veintena de kilómetros, en el interior,

parecen completamente

algunos repliegues do

la

roca ocultan

una

menor

ves-

mísera vegetación, no vemos

ol

tigio de ella al redodrr de nosotros.

iiucslra coiii[)ariia.

oii

Kl Ibriiiidahlo aspecto del lo

Rawson,

tonionto

ol

con su compañía dn

N

vil.

estériles;

si

A

medida que avanzábamos por el caRobeson, habíamos reconocido con sentí. (liento quo el número de focas disnal

(lo

minuía; ahora faltan

todo,

del

mente cuando contábamos con

precisa-

estos ani-

males piíra alinuuitar los perros; y yo me pregunto con ansiedad como conservare-

mos durante el largo invierno estos fieles servidores. Jamás rechazan nada de lo quo so

i

puede llamar carne; pero rehusan obs-

tinadamente

la

galleta

preparada para

ellos.»

Durante tres días nevó sin cesar, y ya habíamos observado hasta qué punto su mezcla con el agua salada aceleraba la formación del hielo reciente. Esta vez notamos quo los copos acumulados en su superíicie contienen el crecimiento en altura. «Nuestro hielo re.;onto, de un espesor de ocho á diez centímoiros, no ha podido soportar más el peso de dos pies de nieve; se hunde gradualmente, y el agua, filtrándose á través, elévase á ocho centímetros sobre ol antiguo nivel, E.sta cubierta superficial es tan mal conductor, que aunque la temperatura^ ambiente sea de 9° '/;,, la del agua del deshielo se mantiene á 12 7;|. Atendida la rapidez con que se derretía el hielo bajo aquella nieve humedecida, fué necesario suspender

el

transporte de

buque á la orilla. No esperaba yo un movimiento decisivo del hielo en el agua muerta; pero antes de enviar á nuestros viajeros á sus excurefectos desde el

siones respectivas,

mandé desembarcar un

depósito de víveres para su uso en el caso

de que ocurriera algún accidente cual

que,

lo

muy

probable.

ciones,

Adoptadas estas disposi-

teniente

el

bu-

al

consideraba entonces como

Rawson y

nuestros

hombres emprendieron

cha hacia

el

siete la

de

mar-

canal de Robeson, el cual te-

S'\


M

VIAJSS AL P0I.0 noutü.

de explorar. El teniente Aluconipañado del doctor Moss, del

nian órdon

sólo el

dricli,

allá

capitán l'VüdtMi, y con tros trincos lirados por veinte y cuatro perros, niarclió el

visual.

dia 9 liAcia el interior en

día

la

dirección

del

Rawson

Kl teniente

volvió

habla

10:

el

reconocido ([ue su cal)o era infraiKiuealtle;

En

mi

causa de

rapidez

la

d(í las

playa de

los Floeber^'s

[Flocho nj-

Beorli), se¿,'un llanulbamos entonces

alrededores de la Alerta,

que soplaba do

la orilla,

reflujo, abrió al lín, por

de nuestra llegada, se extendía

;'i

un

de

sistencia

1

primera vez

los

des-

estrecho canal que

1,

niAs

allá

hi

per-

gracias

esto

la brisa,

il

un viento oeste combinado con el

una media milla

del cabo Sheridan. El

¡I

mismo paso

se

ensanchó en una mitad más, y prolongándose á seis millas hacia el oeste terminó I

de pronto á una legua

una

vía inesperada,

y

Markham

l)otes

de

de

muy

trasladar hacia el norte

visiones

un

la

orilla;

oportuna

era

para

depósito de pro-

reserva.

El capitán

empreudií) la marcha con

numerosa sección de auxiliares,

no

una sin

trasportar antes las embai-caciones por en-

cima de

la sólida

barrera de hielo en

dio-de la cual estaba

me-

incrustado nuestro

buque. solver nuestras dudas

i.(

'

>,

*

\\M

r

la

navegación ártica,

buciuo en

un mar de aque-

naturaleza sería una insigne temeridad.

«Es evidente para mí, esc'ribo el 11 en diario, que esa agua libre, vista por los tripulantes del l^ohiris cuando alcanzaban su latitud más septentrional, no era otra cosa sino charcas separadas,

navegable.

en

la

En

el

y no un canal

estrocho de Lancaster ó

bahía do üalfin, una balsa en

mediando

el

el

pack

concurso de circunstancias

favorables, puede prolongarse

mente, facilitando

el

paso de

indefinidalos

buques;

verdaderamente polares, un jefe no podrá nunca abandonar el abrigo do la costa para lanzarse en el campo do hielo sin tener asegurado antes un camino para la retirada. La exprepero

en

aquí,

los

hielos

sión a(ja(i libro es de las

debería aplicarse

á un

Cuando únicamente

se

más vagas, y sólo mar navegable.

habla de charcas ó

pequeños lagos, convendría indicar siempre las dimensiones aproximadas.

A

fin

de hacer

experimentos sobre

las

temperaturas invernales del suelo, sepul-

un termómetro á la profundidad de y cinco centímetros, sin que pudiéramos perforar más á causa de la extremada dureza de la tierra; y aun para tóse

respecto á la tierra

anunciada por la expedición del Poloris. En el primer momento creí entreverla; los reflejos sombríos producidos en la bruma

obtener este resultado

ligera por algunas charcas diseminadas en

Al llegar á lo. Playa de los habíamos fijado la atención en un banco de nieve del año anterior, apoyado en la escarpadura septentrional de nuestra colina, que se eleva A ciento cincuenta metros sobre la línea de las aguas. Algunas neveras, aun intactas

campo de

y aumentadas por el espejismo, ofrecían un conjunto que se asemejaba asombrosamente al de una tierra; pero una detenida observación y la movilidad de las manchas oscuras convenciéronme, con gran sentimiento mío, de que el

I

el

cuarenta

El cielo se había serenado; íbamos á re-

h

como lo hubiera comprenmi Ingar, por poco ex-

bien,

que aventurar

y por mar, en vista de las oscilael que no os(') aventuaun con el bote.

la

muy

perto que fuese en

lla

íi

ciones del pack, en rarse ni

de nuestro horizonte

Esto nos desanimó mucho: yo compren-

pen-

por tierra, itentes,

extendían más

los hielos se

límites

h)s

dido cualquiera en

noroeste.

\

mar y

de

hielo,

necesario

insignificante

trabajar tres

días:

muy

fué

poco

después, la tierra volvió á helarse encima del aparato.

Floohenjs


W

tapItui o vil

on los punios

mAs

ra, (Ifiiiucstnin

prAsorviulos do lu llanu-

quo

l¡i

iiiovo

vn todas purtos diiraiilo I 'J

no so

—Tíoiupo varia nutro — ló'y —

vicio,

i:r.

Dos-

ofhno divino,

^'racias

Dios por lialiornos liliradodi! tan-

i'i

ol

voy con ul;;nnos ollciulcs al calu) Ilawson para cnteranao del estado de cosas. Ki hielo, acumulado h una altura los peligros,

media do treinta

y erizado de a;,'udas camino espanloso, por

pi(^s,

puntas, lorma uii el

i

cual damos

|»uos del

cual no podrían pasar los trineos tirad(»s

y

muy

;\.

aun sufl-

temperatiira,

la

puente más distante do

falso

cocinas ha llegado á ser

las

muy húmeda;

remedio colocando otra es-

pero ponemos tufa.

sudoeste. —Tempestades termómetro bajado; pack, retiránvuelve ú subir á — y /.V

y

del

/ /.

agua

liltre

ahrir

[te-

sa-

sostener los vehí-

causa de haber bajado

la i)arto del

hacia

hlo

difícil

\

dose

son tan rápidas, qnejuzyo indispensa-

muy

culos.

I

mando tes

fu»^

carlo; el hielo reciente no tenía

El !)arómetro ha

salientes onduladas, y las i)endien-

pronto fuera de ser-

ciento resistencia para i

media

sólo

de ellos desaparecii» en un

uní»

hombres ó por perros; las neveras s(> amontonan contra las escarpaduras, forpor

llevaban

trineos

los

<[ueño lago de donde

seroiio. MI tcr-

oii

Aunque

carga, (piedaron

dorrito

el voraiio.

selicmbre,

iiKMUotro

i

el

7",

En

un paso antes do aventurarnos

la

á

el

nordeste, deja

el

largo de

lo

uuiñana

un canal do

la costa.

11, la borrasca sopla-

d(>l

procedente del

ca-

ron los vehículos.

ba de tierra;

Ilawson, Cíillard y yo trepamos por un estrecho barranco lleno de nieve, y lle^'a-

nal de Robeson indicaba (|ue se había roto

dos

¡V

la parto esto del

cabo Kawson,

mos observar ol campo de hielo en todo espacio que la vista alcanza.

el

Kn nuestro apresurado escalamiento nos volver á l)ajar hu-

y en su consecuencia trepamos hasta la cima, jurando biera

ser

sido

más

niiVs

peligroso;

contra la costa,

cuerpo con

la orilla;

Robeson se oprimía que parecía formar

á

lo lejos

hielo del sur.

lo alto

de nuestra colina de obser-

vación, ala cual no podía trepar sin

divisé

un canal

veíanse al-

gunas charcas diseminadas, y al rededor del buque el pack se había unido con los

(jue

en

de diez millas se dirigía que; pero

mucho

A

el

espacio

al

cabo

do más

.losó

hielo terrestre se adhería

el

que nunca á las diez

Enri-

más

la costa.

de

la

mañana,

el

oleage co-

romper el hielo alrededor del butpu»; y apenas hemos subido los botes á bordo cuando la Alerta se halla á Hoto en una especie de estanque do agua muy límpida. El hielo reciento y algunas do las

mienza

cautos otra vez.

El hielo del canal tanto

Desde

trabajo, á causa do la violencia del \iento,

aventuramos imprudentemente en un pasadizo casi inaccesible:

campo de

el

j)ode-

oleaje

el

á

moles más grandes son arrastradas hacia

En

más

fuerte de

la borrasca,

lloebergs.

el nuir.

Aldrich y su destacamento volvían A bordo en la noche del 12 después de cua-

hombres que maniobraban en una ballenera, interpretando mal una orden, se han separado del buque, remando ha-

tro días

de ausencia: habían conseguido

es-

tablecer su depósito

y explorar el litoral á una distancia de treinta y siete kilómetros hacia el noroeste. El viaje fué de los más penosos, atendido el mal estado del hielo y la profundidad de la nieve, que reposaba sobre un cieno viscoso y medio helado.

lo

cinco

cia la orilla;

tra

á

á,

un

lo lejos;

un golpe de viento los arrasmas por fortuna se agarran

ílocberg situado á doscientos metros

de aquel que sirve de amparo á nuestro buque; la tempestad arrecia con furia de tal

manera, que

los

marineros no osan di-


80

VIAJM AL poto NOnTR.

fil

coiisc^MiiiMos

p)s; una

Sin

ellos!

hiistii

llt';,'ur

¡No os

nosotros.

r¡;,'irs(< Iw^ciii

«mu liar;,'»,

costa do coiitíiiuados

rt

s(';;;iiiulu

lo

rics-

efectúan

l!ir;,'o

misma

la

ealtle;

los

nianiohra,

lanzando una cuerda siMueJanle, de que ballenera

In

provista por

iíta

fortuna;

y

de

pobres

los

marineros, roudidos viento no

un

pe-

cu-

pensando en lo que debían sufrir nuestros viajen):;, cuando divisé Marlvliam en la orilla frente ú bierta de

lado

otro,

il

i'i

Aunque

nosotros.

la

distancia que nos se-

paraba do tierra era

iusi;jfnilicante,

número

preciso doblar el

dt}

dio de

un

cal)le

fué

remos y apro-

vechar una calma para establecer

jtor

me-

una especie de barca de

pasaje, do la cual so aprovechó el teniente (íitrard,

comunicarse con

para

los

recien

y sus hombres marcha por la mafiana con umi brisa favorable; mas á medio día sorprendióles un chuliasco. No sin muchas dilicultades levantaron sus tiendas sobre el Iloe, pero como este comenzara Ue^'ados.

El

couui'i.iante

habiau emprendido

la

¡'i

crujir por todas partes, fuéles preciso

nerse en salvo

i'i

I

•ni-

d(i

briéronla por lin, y

por

la

barca;

¡'i

las

yriotas

quo

«'i

toda prisa, so

po-

franqueando

aluían rápidamente.

Hombres y baijajes llef^an á la costa en el momento en que el pack se desprende; pero uno do los marineros ostá completamente extenuado; Markhaní resuelvo conducirle inmediatamente al buque; A cuyo lin elijo un trineo para colocarle; varios homl)res se uncen al trineo, y nuestro amigo toma la delantera apresuradamente para

avisarnos.

Ya

se disponía

í'i

volver

de un

Kn

teniente

la

peíjuena

media noche

la

pasalia

hahombres intré-

mariiKM-o

vida del

la

se

recolira-

lui

hasta después de

fuerzas

s\is

(lias

al

tormenta; descu-

la

bía salvado; pero aquellos

do

lialtia

bellinos nieves mezcladas con arena y queños ^'uijarros. Vo pasealiu por la

1!

mi'dio

ron

dejado de muifir, arrastrando en sus tor-

'1

Duratíte una hora buscaron partida en

pidos estaban desfallecidos, y

y yertos de frió. Durante la noche, gl

.i I-

en su lugar

ciivÍ!'

con algunos hombres.

(iitl'ard

y otra parte, las dos einliarcaciones consiguieron aproximarse, salvándose asi la vi latif^a

i

cansado, que

después de [xdi^Tosos movimientos por una

dii

en busca de su ^ente; mas pareci(')me tan

(Muliarcacioii vira viento

en popa, provista de un niiufra^jos

iikMios dill-

cuatro

rejioso absoluto.

mañana

del ló el vionto se calma

poco á poco, y los hombros quo nos faltan vuelven ¡I bordo conducidos por el teniente Parr.

duraron

Mientras

cautividad en su tienda

las

les

ráfagas, la

había parecido

larguísima. Desde mi (dtservatorio vi (pie el hielo

del

oeste

derivalia á lo

de-

l"jos,

jando un buen camino, del que aun podríamos aprovecharnos. Kntonces hago la señal de preparar

el

vapor y ajustar

el ti-

món; pero cuando se (juiere bajar el hélice vemos qntí ya no se adapta al árbol. Kn el monuMitü de retirarle, á lin de desalojar el hielo acumulado, la nieve comiiMiza á caer

abundantemente, acomi»añada de una espesa bruma que nos deja siimidos en las tinieblas, imi)idiéndonos n, ovemos, .\ntes do media noche apogeo. costa,

que

Al

la

temi)estad llegaba A su

estrellarse las

olas coiítra

cargábanse de barro de

los declives

tal

la

modo,

de nieve quedaron

muy

pronto cubiertos de un cieno gris, ase-

mejándose desdo lejos á bancos de grava. Entonces tuvimos ocasión do reconocer que el agua salada á la temperatura 2° había convertido en hielo .sólido do

neveras sobre quo fué

las

impelida por

la

tempestad.

10.

— Como

el

barómetro liabía vuelto á

subir, trató de ajustar el hélice para

em-

prender una exploración por las costas, apenas se hubiera disipado el chubasco;

mas cuando que

el árbol

sólo falta una pulgada para quede ou su lugar, prodúceso


caHtulo

en

tiiiü av**pÍ!t

iikkIo í|U(^ os

(lo hil

i;il(i;

so iiiiii'va

;4iiir (|ur>

un proyecto en

(¡no

lidad de lialtur

nwjnr

iiur-

.amento y

llevar á cmIio

se^Minda an(da .sepultada en

inverna-

auxilio

un

impelido

\,:i

niañanii se

para mi en cojitínuas

pasc'i

la

infoiuina,

W'ootlou componía,

la

rueda de

¡sitas al

escobones,

las

once y

atestado do

liielo

duro y teñido ^\^) mis-

ma extremidad

so habría

(hd culto

roto.

I'na voz colocado el Indico, y dispuesto el

vapor tuvimos cer

A tierra.

ol

Kontimionto do recono-

marcadauuMito

jtack so acercaba

(|U(! ol

A

las

dos do

tardo lle^^aba al

la

cabo Shoridan: ¡ya no iwdriamos movernos de

allí

Desde douí')

en todo

el

más

la orilla

tra posición;

en

la

á

la

no ahauizíiuiorda d(í nueshielo

dorodui, por

el

contra-

rio, y cuando el viento soplaha d(d oeste, siempre (¡ucdaha al^'un espacio libre entro

nosotros

Más

y

tarde, después do

examinar dotcni-

durante

otoño y la primavera, vimos quo no existía niny:una

(lamento

liahía

ol litoral,

el

sutkientenienle abierta para recibir

aliierlo

el

palabra, el accidente ocurri-

el hélice, y al que debemos nuestra permanoucia en Floeber¿j-l{each, conside-

do con

róse después

como un

feliz

incidente.

las costas;

por

.sopla

la

poro no pro-

han arrastrado

cabo Uawson

d(d

le-

(|U0(la

esto vien-

ol

olisorvalorio; y por fortuna no hahíamos desembarcado aun nin;j^nno do los instrumentos: hablo como si dídiif'Tamos avanzar hasta la bahía quo /Vldriídi ha descubierto; [lero ^.podíunos contar que otro huracán nos facilitará las vías antes do terminar la estación? Un viento continuo que .soplara del la

única

desunir estas mol(>s. rant(!

luna lo

ll(>na

Pohiri's, tuvo

nosotros?

á avanzar á

¡tara

du-

oeste, con

do íin de setiembre.

mismo con

redujese

fuerza capaz

101

días brisas d(d

(|uinc(!

'la

¿Sucederá

Si la cuestión

so

toda costa hacia

ol

ó doce millas más; poro

han do tenerse en cuenta otras consideraciones: en primer luí^ar d(d)enios bu.scar el m(\¡or la

invernada,

muy

impedir que

(lue

En una

de

sur haspunta l'nion. Kn la vís|)ora do la tempestad nos ocupábamos en instalar un

I)udiéramos romperle antes do soldarse el l)ack.

loa

resistió

diario:

un Inmenso estanque, y

cen

y

melálic(»

extendoni sin duda hacia

en todo caso el hielo do las inmediaciones era demasiado esposo para que

liu{|ue,

roce en

el

norte, se<ínrainonto podría adelantar diez

canal do U(d)esün.

el

altura

la

sudoeste sería

invierno!

arjuel instante el

lo lar^^fo

i'i

A

la

tan

mi

¡i

las rála;^'as ant(>rioros la

jos.

ta

orin, (jue al principio creimos ([uo la

¡abones es-

los

duce muídios torindlinos do nievo, ])orquo

Ih'Hco v¡(')SO(iu(í el fondo (hd pozo ostalia

(|uifado

caidíí

Con

la orilla.

maniobra era do

y aun(|ue

a(|u<d

N'olvamos

lo

huho

so

la

«lina fuerte brisa noroeste

to

Cuando

futi

periectamonte Iden.

do nuevo

media. el

en^'rana^^'o,

no terminíi hasta

(pío

traliajo

donde Mr.

calabrote,

aplastados por

alf^'o

noche

cuarto de

\

taban

el

\ieuto sin remedio.

balandra,

d(> la

las m.'is sencillas,

paek,

á lo lar^'o dfd

nos liuliiera

cual

el

asalli»

Imsca de un

idea de liordear sin vapor en

ciintra

uioineuto

hielo nos

el

puerto proMeniútico,

<d

buque,

amarrado lami)íen por medio de una ;,Miindaloza do alambro entalin^nida sol)ri> una

pndialti-

la

de renuneiar á toda

lnil)o

sujeto ya en la proa con

para

sitio

poro

vela;

ú (ilrn

c(>saba la tempestad, el

alí^íuija

(jue penst'

Alrrtí/,

(le la

utilizar la

veia

coiisc-

uno

oii

nú deseo do

sciititltt. 'l'al orii

ila

iiii|t(isili|(>

culiu

ol

ruando

del apii-

(iiiü dt- liH iüiIüiicih

87

Vil.

y

estos

punto para

hununoks nos

ofre-

escasa protección.

Es necesario adoptar precauciones para el hielo

imposihilite el uiovi-

mionto del árbol del ludice. Mr. Wootton, subiere la idea de abrir en el cubo un conducto central, por hasta

el hélice

una

el

que

so

introducirla

corriente de vapor,

el


'

VIAJRM

fW

cual

muy

(lorritiriii

uciiiitiilast'

pii (»sl»i

de

'I

<|n('

j

la liasi>

«'ii

con

lii

so

ilc liit'Io

i IK

bahía íihrosc un

y

1ravi^«

i'i

camasud-

estrecho

desaparece nniy jironto con

la

paclv deriva Inicia lA

rea creciente;

el

oeste con

cejeridail i|ne Aldricli

una

en (Um millas por

hora,

creo

(|ue

una milla

medio

u\ííh

seria (d ti^rmino

teriniMuetro ha bajado á

>•'/-'>

Markham,

Parr, .\blrich

y yo no

!

el

cumbre de la colina de observación no so ve ni una solt gota de agua. Dudo que esta región niarltima produzca lloes de una sola estación. bote

;

il

— Kl

hielo reciente se reforma con tal ra|»i-

el

dez, q\ie

apre-

;iuni|\ie

muy

<'onseguimos sin gran trabajo llegar con

(

cia

nie/clada

nuevo y forma un cómodo para los pu-

HcantoH.

del calió SJit'riilaii;

y

mucho tiempo.

los de»- ¡ves,

hiela do

tierra, se

banco inmenso,

sin íMiiliarp), la

campo

Kl

suliir;

li

lado del jiromoiilorio,

iiiiosira

nal

vuclv»*

— T.y

á

«'slii

It'iiipi'slail ciiiifiíiúa.

ha reformado

esta temperatura no durará

se

Iii<>|ii

Lu nieve que cubre

lian»iin>tro

Ifiiipcraluní

cuaiitu

POLO NOtlTR

Idriiii.

<>ii

— Kl

77.

[iroiiti»

Al.

.i

i)esde

la orilla.

la

I

Kn

exacto. MI \ieiitoyla elevada temperatura

han

destruiíli) dtd todo el

cion reciente en el interior de los Ihxdier^s.

La presión noche última, to á (dro ver

y

<d l>U(|ue

tierras.

t:!

La

del

pa(dv

qu(?

esperaha

tan

erii

d(>

í'nerte

linea interior

nn momen-

el

decdivede

rechazada á una el

distancia

opinión deltia destrozarlo todo

ha encallado en nn fondo de

el

la

orilla

en ¡i

li)r-

nuestra su paso,

doce Itrazas, linea

defensiva. Tres grandes fragmentos, ¡wran-

han quedado

eados al paso, y que

sirven para re'orzar nuestras lloeherg

()l)ras

monumental,

entre nuestro anclaje y el cabo se elevaba

ii

atn'is,

avansituado

Sheridan,

unos veinte metros,

lia-

'

últimos diez dias; pero esta

mañana

he visto tuni])ado de lado, dividido en

le

dos

moles cristalinas do un admirable tinte azul,

cuya

superlicie

tros del nivel del itS".

n

Li

casi

Knrique el hielo ofr fenómeno de no abandonar

bajo

la

I

termómetro ha subido hasta dos

(l(d

iníluencia del

deducir de

sudoeste

la cordillera

la

viento de

de

los

han

aipii

sido

que

los

desviados

Kstados-l'nidos, y

entrada

<lel

mar

polar; las increíbles di-

mensiones de estos tloes son para mí una prueba evidente de ello. Si no hubiósemos visto con nuestros propios ojos la cons-

hubiéramos podido tomarla por un caos de montanas de hielo, cuando sólo son restos do origen exclusivamente marítimo. trucción fortuita de esta fortaleza,

El polvo terrestre que en

el

lloebergs;

muy

el

viento

recogió

suelo descubierto ha ensuciado este

tenues en

Hoy

los

polvo se reúne en capas el

que y roba

fondo de las balsas

ocui)an aun la superficie del el color

excep-

y el deshielo súbito comunica una humedad espantosa nuestro puente; pero ii

Hf

me-

mar.

grados, .1

sobresale seis

— Esta noche ocurre un caso

cional; el

agua

que convirtit'udoso en simples brisas d(d oeste sólo ejercen ya inlluencias locales? Ahora me convenzo de que nos hallamos A

bia resistido á la ])res¡()n del pack durante los

espacios de

los

cúbrense de restos

.losé

singíilar

\ientos

por

los (jne

precisamentí; cuando locaba nuestra

y que

cabo

el

ce

tierra. ^,l)ebeníos

moverse.

Vn lh»e enorme, muestra de man el campo de hielo, y que

nn

Kn

las

recinto interi((r ha

.sostenido la aconujtida sin

zadas;

pero

lo h'jos

instantáneamente.

de-

de nuestras

producirsíí el

poilria

j

fensas ha sido

de cien metros; pero

\.i

que hay á

de un

preservados dcd borde

hi(do reciente;

la

nuestra cindadela aplastaila

lanzado contra

los sitios

banco de hi(do, aun

de jurma-

Iiiido

floe,

A este A bastante profundidad.

disfrutamos de un reposo completo,

legítimamente ganado por

las

fatigas

de

este último periodo.»

El tiempo estuvo sereno durante toda

la


c.^p^nu> si^MiitMitc;

HiMiiitiiii

lUK'stro

Ita.

roiitiinialia

liii(|ii(>

d mar

íMicajado en

Muy

iiroiidi

A

de

iniili<> si> iiUidi'i

un

^'as, pufis

y so

volantes y

suhre

tendidas

|iiiso><(>

dejándolo las

durante

no hc averiarían

vorin-

el

vierno.

80

un perro del tiro eniprendió la l'uj^u presa de un vitdento acceso; volvió al cabo d<' ocho días, sin conservar ya mas qin> la

dricli.

m'p-

considei

iiit

Ahora

desde un priocipio;

allí

centro del primer puente so d

y

ina(|uinistas 8e;,'i'/i(bid

cariiinteros:

ileposi1.se

;v

'lUÓi'i

para

p(dvor:i

la

el

los

im or en uuu

Uárbara de nievíí lovantiida cu

la

muy

so hac(> noche

po

llegan

Wd do

dos bajo

el

ha descendido á

seis grik-

El t('niente .\ldrich, Federico

y

os

y dos

trineos cargados de víveres

unos (piinco '¿'¿

con

ol)ji

emprenden

días,

de explorar

no

(.irue;

el

se l"ugt', irá

de

h)S trineos: es

y

por

lo

tanto se introdujo en los do-

uno de

aiyunos

l'.sta

una modilicacion

(|ue dio

buenos resultados; pero asi nosotros como iiiu'stros compañeros do la Dfsnthífrld, liubimos de li(|uidar

en

las calderas

directamente

para obtener

el

el

a^'ua

húmedo

es

muy

l'atal

ellos,

que rompió

tativa,

i'i

bordo:

uno de

el hielo al liacer la

ha perecido ahof^ado;

estuvo que otros varios

ten-

y en poco

sul'rieseii la

misma

suerte. El 12, durante la excursión de Al-

ToMO

I,

el tiro.

como

visiones tan lejos

depiisifo

de pro-

sea posible báci;i el

noroeste: lleva tres trineos,

quo padecen calambres y criSo sitúan con preferencia sis nerviosas. junto al cañón del calorij'ero de la cocina; pero como r'ste calor no les sirve de nada los envío á titrra con I'Vderico hasta que el hielo esto baatant(í duro para permitir las comunicaciones rftpida>5 con la orilla. Esto no agrada (i los inlelicos canes, quo obstinan en volver

mejores para

mañana ha marcliado una segunda

lo, el

los perros,

se

los

hielo

para

había

cuan-

los demás á uno un intrépido animal, y

compañía paraeftablecerun

siete

Esto tiempo

Mitras

(|uo

uncido con

,sul¡-

ciento.

el

inme-

las licirras

rcícorrido úlliui .ni(Mit(> les alrededores

do

pósitos

para

marcha

la

llamado Miguel,

producía

saria,

ma-

diatas al cabo José Enri(|U«). So lleva para

bastante calor para derretir la nieve nece-

estul'a

los

rineros Ayles y Sinnnons, con catorce per-

do

la

(i

horizonte del nitrte.

cada perro unu ración diaria de dos

de

con

media noche, venios unu estrella, la primera desde (jue atravesamos el círculo po-

Kn la cocina, pie/a (]tie so lia mejorado mucho desde las primeras e\|)( diciones árcanon

en

setienilire,

orilla.

ticas, el

habíase

pronto:

pero ilespues

las tiníe'ilas;

asoniiirosa rapidez. El

inente, despejí'indole de todas las ¡¡roví -io-

nes acumuladas

cainl)Ío

estas altas latitudes se esperan largo tiem-

lar ártico; el sol

Kl comedor se ensam

fc'anta

huesos; pero en

piel y los

curado perl'ectamente.

la (listriliiicioii del tra-

todo el aparejo,

his vidas ^^raiidcs

otoño,

las v('Ia>< i»<>(iu('rias,

iiiaiiioltras

las

(MI ItlHMi iM'dtMi

nuliM-

li'

iuk'sIii)í< |tn'-

(<x<'iirs¡()iiort i\o

bajo. I'fco^'it'roiisíi

bajaron

|HM'tVctaiu<>iitn i|iu'

lii< |(»

coiinMi/auuis

puralivos parii las

puru; y

atiiióMtVni

la

vil

ol

Marro Po-

Viiiorid, cada cual con su equipo de

hombres, y

el

Ilrnulrs,

(|ue necesita

mandada por

once: esta expedición vá

el

comandante Markham y '')s tenientes Parr y May, que llevan víveres para veinte días. A las nueve do la mañana, después do

reeditarse

oliciales

y

oraciones .sobre

las

el

hielo,

y marineros están en su puesto,

se procedo

alegremente

.^i

las

des do la marcha.

La

se halla al parecer

en Itastanto

cada hombre deberá

Ibrmalida-

superlicie del banco

tirar

lni(!n

estado;

do un peso de

menos. Todo va

doscientas libras

\w\'

bien hasta que

Hercules, cuya carga es

el

lo

de dos mil doscientas libras, liielo

encuentra

reciente de cinco pulgadas de

espe-

\^


)

1

!' VIAJES

00

sor,

quo crujo y

AI.

bajo su poso;

so ro' po

por fortuna so oonsi<i:ue retirarle sin que so

i<

mojo mucho; Purr vuelvo

al

l)uquo

para

tomar otro trineo menos posado y apresúrase reunirse con sus compañeros. Durante la nodío, la temperatura haja i'i

1

un grado; pero

el tiempo continua sereno. Los pocos hombres que han quedado & bordo se ocupan en levantar ol cable, que

toca

i'i

fondo, h lln de impedir que so con-

gelo en ¡1.1

el hielo

que

se formará este invier-

un segundo cable pasará desde la proa á un ancla lija en el declive. Los oficiales no;

.

I

inspeccionan

las inmediiK'iones del

je ó se ocupan

<

ancla-

u levantar un observatorio.

El 29, una espesa niebla cubrió después supimos que la bahía de cuhierla recibió su parte

como

la costa: la

Dcs-

nosotros,

y

el

indefinible

al fin esta

aburrimiento

atmósfera cargada

de nieve.í y de bruma? No se distingue una sola sombra; no se ve ni una línea en el

horizonte; la distancia

existen ya; la tierra

'Ȓ!

i

cabafia do

nieve:

y

el

y la altura no mar, igualmente

esto

monu-

magnifico

mento, de ocho pies do diámetro, tiono la forma do una cúpula, bajo la cual pueden

uno junto á no son demasiado exigentes. La cabana so ha conservado todo el invierno; y la hubiéramos levantado mucho antes si hubiésemos tenido á nuestra disposición

estar echados cuatro hombres, otro,

si

nieve

más

sólida; pero

A mediados de la

quo

la

desgraciadamente,

estación

se onciientra

tudes es blanda; de

de viajes toda

en estas elevadas

modo que

los

lati-

explora-

dores polares deben agregar tiendas ó sus bagajes. El capitán Hall, llegado á las in-

M. Chester y

que produce

el te-

Uawson y cuatro marineros, una

niente

mediaciones de

Los paisajes árticos son poco variados, lo sabíamos de antemano; pero ¿quién

bajo su

inmenso sudario. El 30 comienzo á construir, con

chas de nieve.

podía esperar

iiji

blancos, no so diferencian entre

que iba acompañada de frecuentes avalan-

ya

I

poto NOUTR.

la

los

bahía do

Newman

dos esquimales

Joe, refiere que el 22 de octubre

necesitaron dos horas

con

Hans y de 1871

y 40 minutos para

una choza de nuevo pies de diámetro por cinco y medí, de altura; es demasiado tiempo para unos hombres que han tirado del trineo por espacio de diez ú construir

once horas, sufriendo raturas que

las

ya sabemos.

terribles

tempe-


CAPÍTULO Segundo

viiije d<í

Rnwson.-- Rorpcso de

infructuosos pnrn comunicnrnos con

la

Aldricli.

— Su excursión

VIII ni

cnbo

Jos(^

Fnriqíio.

— Ln

nieve.

— Esfuerzos

Descubierta.— \un\li\ de Markliam.— A/orrffrfiíras del liielo.— Resullndü

de las expediciones de otoilc

Muy

deseoso

comunicarme con

de

capitán Stephenson antes que impidiese del todo,

el

frío

el

bu<|uo

lo

hundían hasta

2 de octubre envié a^

teniente RaAvson con sus siete hombres para estudiar

el

estado del hielo en las inmedia-

ciones del canal de Robeson.

que

los

M. Egerton,

acompaño en un espacio de cinco

kilómetros para juzgar de las probabilidades de

como te,

la

empresa, nos dijo

el hielo

al

volver, (lue

no era todavía asaz resistenlos cinco

el

Los perros se

hocico en la nieve blanda,

abandonar el vehombres no hubiesen tirado de él. Los pobres cuadrúpedos habían sufrido atrozmente por eiecto de las convulsiones, y fué indispensable matar uno de ellos; otros dos huyeron durante un acceso. Aldrich, no obstante, pudo llegar al cabo José Enrique, donde permaneció tres

y hubiera

hículo

sido necesario

los

si

La

días para

últimos días

Hoe])ergs

habíales sido forzoso tomar tierra.

nieve caída durante

antes de la noche.

el

explorar las inmediaciones. Los

y

los hielos

acumula-

angulosos,

protegía también el agua que llegaba del

dos contra

pared vertical de

la

escarpa-

mar

dura, habían irapedilo doblar

el

promon-

al hielo

ficaba aun,

nuevo, que éste no se

aunque

la

temperatura del aire

hubiese vuelto A bajar

sumamente húmedo,

solidi-

i'i

13°.

El

Ilop,

era casi impracti-

cable.

El día 4 nuestros instrumentos indican 1 1", y me sorprende ver que los crista-

les

de nieve, por

mientras reinan

lo

las

regular tan tenues

temperaturas bajas,

sean ahora gruesos y coposos, como cuando el termómetro está próximo A marcar

punto de congelación del agua. El día 5 fué triste y frío, pues no dejaba de nevar. Aldrich llegó por la noche el

con once perros y un trineo lo menos cargado posible, habiendo dejado el resto de la

gente A pocas millas, á

fin

de llegar

al

torio

con

la

el

trineo; pero

creer que detrAs

todo

inducía

A

del cabo sería accesible

camino de tierra en la primavera jjróxima. La estación estaba ya tan adelantada que Markham no hubiera podido utilizarse el

de

m '

' ;

i

ir 'A

I

I

ella.

El

1.°

de octubre recibimos noticias de

este gefe: hallAbase todavía A

lómetros de distancia

mAs

unos once

ki-

promontorio; el hielo reciente le había dado mucho que hacer, tanto que le fué preciso tomar tierra,

allA del

seguir todas las sinuosidades de la

costa é izar los trineos sobre las colinas por

detrAs de las puntas escarpadas.

A

pesar de todo se avanzaba: los que

tienen alguna experiencia de las explora-

HiMHHÉÉll


II.

lili

i

i

!

I

I

i

i

i

1

•i

Ülj I

!'

1,

.j


CAPÍTULO

nieve; el suelo estd desnudo en todas salvo algunos sitios

fes,

par-

que seguimos de cu-

preferencia. El hielo se halla en parte l)ierto

muy

de otro

antiguo desprovisto de

y termina por un espacio

nieve,

cristalino

no tiene diez pulgadas de espesor;

ijue

el

agua que hay debajo mitte una profundidad do diez

y

liciosa;

pi(^s;

fe

i'i

para beber es fresca y de-

que todos

est;'il)amos

muy

sedientos.

A

las tros

retiramos otro perro del

los

accesos

le

tri-

acometen nueva-

mente y ya no cesan. Preguntóme entonces si no será nuis humano matar estos pobres animales en vez de abandonarlos así; pero reflexiono que pueden curar y prestarnos Inienos servicios: prueba de ello es Miguel,

que volvió sano

al

buque después de una

ausencia de diez días, conservando sólo de su enfermedad

un hambre

cuerdas

:

,

embreada, todo en ataques;

cuya cara norte se pierde bruscamente en el vacío de una escarpadura nífico pico

que se eleva íi trescientos metros sobre el nevado valle abierto en la base. Las colinas que forman la cerca de nue.stro observatorio me ocultan la línea de costas

pero ta

y una vez

arneses, fin, se

extensión de algunas millas;

lejos, el

espacio se pierde de vis-

aprovechando todos niel)la se aclara,

los instantes

tinentes en las regiones

la

más septentriona-

pero más allá de los dos cabos solo

les;

diviso la inmensidad de los hielos, lo cual

me

induce á creer que por esta parte no orilla ni comienza

prolonga ninguna

se

tro

arrancó cuatro pulgadas en cuadro de hier-

en que

do la existencia do islas ó con-

te cuestión

tampoco, cuando menos en

uu gran cu-

promonto-

para estudiarla importan-

imposible de

charon de metal, que de una dcntallada

los

bien definidos, centinelas avanzados

correas, lona

con tanta glo-

tonería sobre el contenido de

la

de la tierra; paso tres horas en las alturas,

resiente de sus

se lanzó

en

más

y puedo tomar nota de

rios

neo, pues

aplacar

93

VIII.

el

área de nues-

rayo visual.

1

."

octubre.

—Temperatura, —

fuera

de la tienda de campaña; esta noche ha

nevado mucho; pero á aclara

un poco

el

las

tiempo.

ocho y media Ayer noche se

nos olvidó volver á guardar en la caja del y el resto del

ro batido.

trineo el saco de galletas

la marcha h;'icia el oesacompañado sólo de Ayles, y medio día llegamos A la cima de una montaña de setecientos metros, que se ele-

jamón, y al salir esta mañana de mi e mirlo, áeso de las cinco, he tenido el disgusto de ver que nuestros merodeadores lo han devorado todo. Por fortuna conservábamos algunas provisiones en el morral, y también tenemos víveres en el depósito del

El 27 emprendo

te noroeste, !'i

\a cerca del cabo José Enrique;

miento no es sitios,

llas

bre,

difícil,

donde nos hundimos

en la nieve blanda,

donde

la

el

escala-

excepto en algunos

y

liasta las

rodi-

cerca do la cum-

pendiente es más rápida. El

tiempo no parecía todavía dispuesto A favorecernos:

una espesa niebla cubría

la

lago; pero se necesitarán dos días para volver, al

y hétenos aquí

obligados á renunciar

proyecto de estudiar cuidadosamente la

línea de costas

y determinar

la

profundi-

con rigurosa

las bahías, etc. etc.,

dad de

en un espacio de quince kilómetros noroeste al uord nordeste. En las ascensiones sucede con frecuencia que

exactitud, la cual no es posible cuando la

cuando se cree llegar il la cima sólo se encuentra alguna meseta prolongada, cuyas ondulaciones se extienden á lo inñuito;

mocks.

tierra

desde

el

pero esta vez nos hallábamos en

uu mag-

principal preocupación consiste en buscar el

camino más corto á través de

A

la

una y media,

la

los

lium-

voz de ¡alto!

que oimos á cierta distancia, anúnciame que Markham y su gente deben hallarse

en

las

inmediaciones.

A fin

de cerciorarme

í»!


Oi

VIAJES

AI.

POLO NoniH

'i

escalo i

ífl

una

una mole, y

milla, ocupados on izar con

un

irabajo sus trineos sobre fícil

diviso A cosa de

los

do franquear por

la

liielo

mucho

muy diNew-

parte de

Point. Consigo llamar la atención de mis

i

It

compañeros y nos reunimos muy pronto. Después de comunicarnos las principales noticias, nuestro amigo mo dice que todo xa. bion; sus hombres se distinguen en el trabajo; pero hace tres días que recorren el

camino mfls espantoso

do preciso detenerse I

desenganchar

iV

sien-

posible,

cada instante para

los perros é izar los

trineos

sobre los hummocks. Yo les recomiendo el camino por donde he llegado, que es algo

mejor;

pero

mucho tiempo después de

nuestra separación oimos de nuevo

h

la

pa-

la

penuria de nuestras provisio-

Al marchar habíamos tomado víveres para tres hombres y ocho días mientras

nes.

;

que somos cuati-o y deberemos pasar cerca de dos semanas fuera del buque. ^. Tiempo brumoso con avalanchas de

nieve; atravieso la bahía, brújula en

mano,

tratando de seguir la linea recta en cuanto es posible,

para

lo

cual

me

guio por

los

nos hundimos

el

se veía ni vestigio

cubre también

el

do

pozo.

tro

una espesa capa y nos cuesta bas-

ella;

lago,

tante trabajo encontrar

la

posición de nues-

Deljemos valemos

de un pico

para descubrirle del todo, pues

hielo

el

tiene ya m;ls de dos pulgadas de espesor.

El esquimal l''eder¡co que se había encargado de darnos de beber, me anuncia que se ven peces; corro al sitio y veo algunos de unas seis pulgadas de longitud, que nadaban debajo del hielo. No consigo atraer-

con algunos pedazos de bizcocho; pero

los

tenia

se dirijía hacia nosotros. El bra-

l)arranco

el

muslo en la nieve que las cubre, siendo así que al pasar la primera vez no hasta

compañeros no han podido franquear la muralla de hielos angulosos que defiendo la entrada del banco de hielo al sur del cabo. Hacía poco que liabíamos comenzado A tomar un refrigerio, cuando de repente diviso íi Markham, que saltando entre los vo comandante nos traía rom para suplir

;i'

que rodean

tes

como

un poco '

nuestra comida. Al franquear las pendien-

labra ¡alto! lo cual indica que nuestros

hummocks

agua para

ansiosos sobre todo de obtener

se preparaba el segundo almuerzo y más de una hora de tiempo, fabrico un anzuelo con un alfiler encorvado, y poniendo por ce1)o un poco de tocino, cojo

tres peces, los cuales

para llevarlos

íi

mos eran de

la

guardo entre

bordo. Todos

misma

el hielo

que vi-

los

y tenían

especie

igual dimensión; son pequeños salmones,

probablemente umbras. J.

— Como ha nevado mucho,

la

marcha

¡Y tanta esperanza que teníamos de volver esta noche abordo! Dirijidos por la brújula, y A pesar de la niebla, senl penosa.

tratamos de seguir una línea

lo

más

recta

Después del almuerzo, resueltos á llegar á toda costa, los hombres se enganchan á los vehículos fraternalmente con posible.

los

perros; pero los

pobres animales han

i

\

hummocks. La nieve ha cambiado completamente el aspecto de los alrededores; lo que antes era hielo accidentado parece ahora un floe d' superficie plana. Es imposible hallar nuestro camino; revolviénI

'

'

donos continuamente en tan pronto damos de

la nieve

blanda,

narices contra

hummock como caemos en un

un

ve y se duermen al punto; es preciso plantar la tienda á nueve kilómetros de la Aler/a.

Almorzamos á las ocho, y después 5. emprendemos la marcha; el tiempo está sereno, pero .sigue nevando;

barranco.

Por fin distingo la señal sobrepuesta en nuestro depósito y avanzamos hacia

agotado sus fuerzas; insensibles á todos los medios de persuasión, échanse sobre la nie-

él.

ha caido

mente

esta

noche no

nuestra

todo

facilitará

locomoción.

En

lo

que

seguraefecto,


agua para

ra;

pondieii-

s

cansados do tirar con

cubre,

vpz no

ra

íspesa capa

ba»-

tiesta

de nues-

9

un

pico

el

espesor.

encar-

)ía

uncia que

y

cenagoso, preferible, sin embargo, á nues-

fuerza; en los íloes de superficie plana cor-

que

se

hielo

s le

hielo reblandecido

hunden hasta el hocico en la nieve blanda. A la una y media nos detenemos para hacer colación, compuesta de

objetos de

voces se

)n

un

tro terreno do los días anteriores.

los

trineo, al las

largo tiempo en

más bulto en ini solo engancha toda la trailla; los marineros y yo nos encargamos del otro, abriendo la marcha para trazar el camino á nuestros fatigados corceles, que a

uios

huiulimfls

los perros, colocii-

i

m

r.APtTülO VIII,

avanzamos con una lentitud que desespe-

carne helada y polvo de bizcocho; no tothé, porque se necesitarla demasia-

mamos

do tiempo para calentar

el

agua. Conclui-

perros no son do gran utilidad cuan-

í,os

do

entonces

das:

más do doce pulga-

nieve se «díiva ú

la

comienzan á estar

m

smu-

y ya no saben sacar partido de su

tios,

por

ren,

mas

si

el

contrario,

muy

rápidamente;

por desgracia so ven los hombres

obligados á prestarles auxilio en

un paso

pierden todo su impulso y unidad de acción y no caminan sin repugnancia. difícil,

algunos

'O

id,

que na-

igo atraer-

ocho; pero Iniuerzo y po, fabrico iorvado,

y

icino,

cojo

;re el

hielo

que vi-

>s

y tenían salmones,

marcha

la

a que te-

Diri-

»rdo!

a niebla,

más

Trinbo db

FEnitos.

recta

[•esueltos A

engan-

36

nente con

han

nales

todos los

i

)re la

K'iso

ros

nie-

plan-

de

la

después nnpo está

do el refrigerio volvemos á tirar de los vehículos;

mas convencidos

que segura—

In

efecto,

pronto de

al buabandonamos uno en el fondo de una bahía, á cuatro kilómetros v

que no podremos llegar esta noche que con

ios dos,

medio de la Playa de los Floebergs; aquí queda la tienda, la gran piel que sirvo de colchón, las colchas impermeables, el hacha, la pala

Y

)do lo

muy

alijerados,

y

la sierra

para el hielo. Así

nuestra marcha es más rápida,

Explicase

muy

bien

la

impaciencia de

los

hombres que arrastran el vehículo, cuando después de inauditos esfuerzos para ponerle en buen camino ven que algunos perros no quieren tirar ya y que los infelices

otros

No

so

apresuran á seguir su ejemplo.

obstante, son unos fieles

y

malo,

también debemos

si

y

útiles ani-

de ellos podemos decir

males,

pensar

mucho mucho

bueno

y pronto doblamos la punta que nos ocul-r taba el buque; alas ocho de la noche pa-

hielo tiene ahora 20

samos á bordo después de haber chapotado

sor

Playa de

los

ñoebergs, 6 octubre.

— El

centímetros de espe-

y cúbrele una pulgada de agua; sigue

i


VIAJKS

90

At.

dospnos una capa dp niovo niodio liclada,

y

oirá do

reducida

soca,

iii(;vo

vo. El hielo rocionlo so de la nieve,

lia

lino pol-

i'i

cedido bajo

y desprendióiidoso

tado del Ituque, lü'dlaso ahora hajo

descendido d

aunque

la

pe-

(juiíico

hetemperatura haya

centinietros do agua, la cual no

lado todavía,

el

del con-

se ha

10°.

<'i

mucho que Aldrich y

alegro

hom-

sus

La nieve, rechazada por el viento, se acumula en montones que cubrirían A un hombre hasta la cintura; y aun debe elevarse más en tierra; pero nos hemos guardado muy bien bres se hallen seguros A l)ordo.

de

ir

verlo.

i',

á nuestro observatorio,

cientos metros dol

acercarme

El puente se ha llenado de

continuas avalanchas de nie-

tines. Estas

ve blanda

un hecho nuevo en

son

la costa oeste

do Groolandia al-

go parecido. Temo que nuestros viajeros hayan de sufrir mucho; pero al menos no les faltarán

las ¡¡rovisiones.

En

cuanto á

mí, no podría decir quó aborrezco más, tencia.

Es imposible hacer trabajar á

nes para ellos.

Las brisas de ayer han alejado de

la orilla; desd' el

Rawson háse

tarde se disipa

la

y en

mar.

8. halla

los

declives protegidos

Brisas ligeras,

peratura de

calma;

2°, la

:'i

el

íloe

esta

se

tem-

nieve que cae de cones ya de sesenhumedece mucho y

y cuya profundidad

centímetros,

liasta le disuelve

le

en parte; no nos ha cos-

tado poco traer aquí

un

trineo cargado de

hielo, extraído de la superficie

de un floe-

berg A cien metros del buque. A fuerza de golpes con la pala se consigue abrir un camino, mas apenas separada la nieve, el

agua de

mueve

se

la superficie

conviértese en

una

al

cabo

en pocas horas un

abiíjrto

im-

los

mas paréceme que no

tanto.

— Esta mañana ha cambiado

completamente;

to

el vien-

temperatura es do

la

23"; y parece que se nos alijera el corazón á medida que la bruma, expulsada por la brisa

norte, nos

del

nubes.

deja ver

un

cielo

cambio infundirá nueva energía á nuestros viajeros, que esperan sin duda con viva impaciencia un termómetro menos alto, y de consiguiensin

en un estado deplorable:

tinuo, ta

velo de

ráfaga ha barrido las

cimas inmediatas: Viltimas nieves en los hielos del

el

pack

el

cabo Sheridan

paso de doscientos á trescientos metros de

.'>.

bruma y nos permite contemplar un momento las la

los

perros, porque no podríamos iabricar pati-

de tiempo.

Por

si

continua ó esta nieve sin consis-

la niebla

pulsos de la marea;

la oscuridad antes

los

anales polares; sólo la expedición alemana

nadie parece agradarle la idea de ver nues-

buque invadido por

sonl

á los pa-

anchura. El pack es aun sensible á

tro

¡i

do Markhaní;

una vía y apelar

modo, que se discute un momento sobre ái convendrá protegerle durante el invierno con una tienda de campaña; mas íi tal

>:

que sólo dista trosno ho jiodido

l)U(|ue;

al depósito

necesario abrir

observó en

El 7 sopla el viento del oeste, acompañado de trombas de nieve; nada se distinla distancia de cincuenta pasos, y gue

me

POLO NonTK.

te

Este

feliz

una nieve más firme y un

floe

más

seco.

A

las

ocho y tres cuartos hemos visto,

por espacio de algunos minutos,

elevaba

el sol

enlandia.

como se Gro-

sobre las montañas de

Su ruta

es tan

que á medio día estaba

sólo

poco inclinada á

un grado

del

horizonte; las colinas nos le ocultan por el

sur completamente.

Ha

estado seis horas

como

pasta viscosa que se resiste á la congela-

en nuestro

Las cosas están peor en la donde he necesitado media hora de

en Inglaterra en su día más corto: dentro de setenta y dos hcas habrá desaparecido

ción.

zos,

orilla,

esfuer-

arrastrándome de rodillas, para llegar

cielo, casi

por algunos meses.

tanto tiempo


CAPÍTULO

Hoy hemos hecho

(lista tres-

)

tivos para la invernada

ho podido será

vliiun;

pa-

r á los

de

iiio-

evo en

los

liiis

mos aplanada el

puente

y

la

lolandia al-

ofreciendo

menos no

I

delhuque; ya tene-

nieve ([no se acumulí) en

diiranle las úllimas

los trabajos exteriores.

che

viajeros

la

primeros prepara-

lorinentas,

cubriremos con grava cuando so ter-

minen

)n ahMiiaiui

•os

los

el cielo

(jue al

A

media no-

ha resplandecido do repente,

un

brillanle

linb?

anaranjado,

pronto creímos seria una aurora bo-

real; pero el sol

no estaba entonces

sin(')

á

Vf

viti.

mente magnillco, V(!stigio 101 sol,

menor

sin

de vapores en

([ue á

se

vea ningún

el cielo

anaranjado.

que

medio dia estaba

altura,

iluminalta las

casi en

su

pendientes

meridionales de las montañas groenlandesas

dos,

y do la cordillera de los Estados Unidorando las cimas de los hummocks (i

tres ó cuatro millas

ser por la inquietud

A

no

que nos inspiran

lo3

hacia

el

norte.

ausentes, pronto olvidaríamos las

brumas

ñ cuanto A

diez grados bajo el horizonte, yeso no pue-

nii'is, si

de ser mas que una reverberación crepus-

Por primera vez, desdo nuestra llegada, he hecho algunas

cular.

observaciones

izco

sin eonsis-

ibajar

de estos últimos días.

astronómicas;

hasta

ahora

los

i'i

ibricar pali-

ido el

park

idan

cabo

al

horas un

is

metros de

s

ble

los

(i

i

Mí-

eme que uü el vieu-

ado

es do

atura

era el cora:

pulsada por er

un

cielo

infundirá ros,

que

iciencia

es-

un

íonsiguien-

u

Iloe

más

emos visto, os, como se Las de Groinclinada

TniNEOS EN LA MBV8.

ÍO. octubre—, Rawson y su gente, A quienes esperamos de un día á otro, halla-

rán más ñ'icilmente su camino en si

n grado del

oscuro;

ultan por

la

a

seis

el

horas

empo como )rto:

dentro

lesaparecido

la

de guía algún objeto de

les sirve

bruma color

y en su consecuencia colocamos en cima dol cabo Sheridan una especie de

cairn

formado con barriles sobrepuestos.

no habíamos visto más que una y sólo durante algunos minutos.

líawson y sus hombres han vuelto esta Como era de suponer, no ha podido

tarde.

seguir la costa más allá de una gran escarpadura que se eleva A veinte y dos kilómetros de aquí. Enormes fragmentos de

acumulados á más de treinta pies de las rocas, y la aglomeración de las nieves en la desembocadura de los barrancos, paralizaron su marcha, obligán-

El termómetro vuelve á marcar por la no-

hielo,

che

altura contra

Id".

Toda la noche ha soplado del noroeste una fuerte brisa; pero el día es verdaderaTOMO

I

estrella,

13


08

VIAJR8

At.

más

retroceder. El canal era

dolé al fln A

peligroso que de ordinario A causa de las oscilaciones

del hielo,

y Rawsou no

osó

Por

do nieve firme costóles

falta

una choza,

me propongo

que

las

Por desgracia,

7.

la

mucho

primera de

establecer entre

Descubierta y nosotros, y

más cómodamente

allí

la

esperaron

huracán del temperatura del inte-

el fin del

la

mucho más elevada que la (— S)°), resultando de aquí

era

rior

(+

del

exterior

que

el tejado

7°),

no tardó en hundirse; entonpuerta y practicaron un

ces abrieron

la

agujero en

techo para tener

el

más

ventila-

ción; pero todo se estrelló contra la obsti-

una especie do salsedumbre, y he-

lándose á

agrega á

su vez,

La nieve

aumenta con al

rededor dol buque quedan sepultados

muy

término medio dos travesía del ca-

la

nal de Robeson, asaltáronles dos veces violentas ráfagas del sur; mientras que en la

Playa de

los

gunas horas,

Floebergs, que sólo dista el

al-

tiempo continuó siempre

sereno.

Í3.

— Cielo magnífico y

ido al cabo Sheridan,

sin nubes.

acompañado de

He

Feil-

den, con la vana esperanza de encontrar á los otros exploradores.

Estados Unidos,

de rosa por

La

teñida

cordillera de los

de

un vivo

color

sol, ofrecía

los reflejos del

un

aspecto magnífico.

Como

tempestad del

agua que cubre, ni aumenta jamás por la .superficie. Aunque estamos rodeados de hielos de una edad muy rospctal)le, difícilmente hatrar por el

llamos algunos del todo despojados de

La

liquefacción

nos da en ciertos

pero

sino

el

paladar no po-

no beba-

exije que

agua perfectamente pura. El

que nos servimos se extrae de la cima tabular de un gigantesco floeberg de ochenta pies de altura, sólidamente encallado en el fondo é impelido contim la hielo de

por la presión del pack.

orilla

En

parte

la

compacta que cubre la superficie, y que en mi concepto ha debi-

inferior de la nieve

do

resistir al deshielo estival,

costra de nieve

hállase

de

cristalizada

centímetros de espesor, bajo

la

una

algunos

cual se ex-

una capa de veinte y cinco á treinta del más fino alabastro, la cual reposa sobre el hielo salobre de que se compone el

tiende

Una

cinco centímetros bajo la superficie actual

estrato granujiento

agua salada que se ha infiltrado á través del hielo hundido bajo el peso

con

hielo de

el

línea horizontal se-

agua atmosférica

para

del floe. El

que

.sal.

sitios

presencia del mineral;

doctor Colan

el

mos

la

resto del floeberg. 7

floe

de sostener sin moverse un enorme peso do nieve, no se deja pene-

ha barrido del floe la alfombra de nieve que le cubría, el frío comienza de nuevo á manifestar su fuerza. El viento del 12 so ha llevado la poca nieve que aun quedaba, y el hielo aparece hoy duro y uniforme. La extensión formada primeramente por la congelación del mar, hállase ahora á veinte y la

Un

pronto bajo las capas heladas.

antiguo, capaz

dría reconocer la

En

superficie

nevadas siguientes. He

las

agua potable, en

kilómetros diarios.

la

aquí por qué todos los objetos que se dejan

era tan

cío sólo recorrían por

mezcla con

nieves produce por su

las

éstas

blanda y profunda, que durante todo el trayecto fué preciso abrir una vía con la pala; de moi o que con el trineo medio va-

nación de las goteras.

í

de

primitiva un nuevo estrato, cuyo espesor

aventurarse con un bote. trabajo construir

POLO NOnTK.

del do

agua de mar, siendo este último el menos blanco, aunque ambos tengan igual transparencia; otro carácter distintivo consiste

en

las

capas de polvo que yacen á profun-

y abundan en el hielo de agua salada. Sucede también algunas veces que la línea divisoria se corre por un didades diversas

y

lacio,

contrastando

compacto tejido de los bancos inferiores y superiores. Después de examinar el


M m

<;apItulo VIII.

con

zcla

y ho-

o,

luperücie

espesor

)

He

ntea.

se dejan

epultados

Un

.

floe

atentamente muchos ñoebergs, deducir que todo

produce por

pene-

menta

ja-

de

líente ba-

su-

perficie de los antiguos lloes. El polvo

nii'is

denso, mezclado con la nievo, se amasa en

fondo del estanque durante

el

tos

sitios

mineral;

no bebapura. El trae de la

floeberg

nente encentra la parte

la

i

cubre

la

ba debillasó una algunos ual se ex-

á treinta

El 14,

doctor Moss, que había ido á

el

bahía do Dumbell, experimenta

la

yor alegría sin tregua los

encontrar

al

en

te;

tres

ú,

cada paso encuentran. el día

cidido á volver

Markham y

al

Abordo ¿marchas forzadas.

rae envió A Parr para avisarme,

punto dispuse que

se preparara

traban desde su partida.

Los hombres estaban poseídos aun de ardimiento

y de

valor;

mas aunque avan-

sufrido

ya

las

mordeduras

del hielo.

había conseguido establecer su

Enrique:

bielo de

junas ve•e

por

un

itrastando icos

infe-

examinar

A

las dificultades del viaje

depósito de provisiones en el

¡1

hielo ponetró al

el

sé-

principio,

demasiado elevada, baja de continuo;

cipio

las

de

y cada hora lleva su conhumedad glacial. Las tiendas,

la víspera,

tingente de las colchas

las ropas

tal

al fin

y modo que

y

de

adquieren una tenaz rigi-

ellas; las pieles

dez,

impregnan de

se

es difícil servirse

pegan tan fuertemente, que

so

es

medias y las polainas que mis hombres se ponen por la

difícil desarrollarlas;

las

mañana, húmedas aun de

la

marcha

ante-

los

cabo José

marineros se rien ya de

los

padecimientos sufridos y nos dicen alegremente: «Rudo es el aprendizaje; pero la prActica de semejante trabajo no se

quiere en

junto A

la

los

libros,

calentAndose

ad-

los piós

chimenea.»

Las exploraciones con trineos ofrecen peligros en otoño que en ninguna otra época del año, y ademAs suelen eraprenderlas hombres completamente novicios en esta penosa tarea. En la primave-

mAs

I!

adhiérense por la noche tan íntima-

rior,

mente A

que es necesario cortarcon la colcha mientras se duerme, para que el calor del cuerpo acabe

!ll

las botas,

las ó cubrirlas

por ablandarlas.

No de

la

es esto todo:

humedad

la

creciente

atmósfera de otoño somete A otras

pruebas A

viajeros Árticos;

los

añade

al

y de

de los víveres

los trineos,

peso de

los

baga-

suyo, y en proporciones tan considerables, que para dar una idea re-

produzco

el

las cifras siguientes:

zaban todos A buen paso, algunos habían

ca del do

consiste

que

las

canse y se sanean poco A poco. En otoño, por el contrario, la temperatura, al prin-

jes,

izontal se-

á profun-

una

comida bien caliente para los viajeros y que toda mi gente saliera A su encuentro. Encontróseles en el cabo Sheridan, en el momento en que iban A salir de las nieves blandas para caminar sobre el hielo unido, el primer camino bueno que encon-

Markham

ual trans-

siguien-

pero la perspectiva do otra noche sin

despique de todas

menos

luchando

sueño bajo una tienda helada, habíales de-

mpone

el

ma-

de nieves contra

esperaba basta

los

la

comandante

al

partidas,

el desierto

obstáculos que

Yo no

aumenta cada vez mAs y los padecimientos disminuyen A proporción: el material de campamento y las ropas, en calor

ra, el

cada día se agregan nuevas dificultades A

eposa soel

los calores

del estío.

os de sal.

ur no po-

la nie-

la

Alarkham y sus hielos

de agua dulce se

congelación de

la súbita

ve derretida que forma charcas en

moverse leja

el hielo

vengo A

OBJETOS.

tu»

Tienda do campaña. Vela Colcha Píel-colchon

.

Manía impermeable. Saco colcha. Morral

.

.

mAs

Markham

lurki.

tm

I li Tidti,

55 17

21

00 04 04

48 40 29

02 04

17

11

7

La campaña de dante

li

onzas.

l'i

01

8

.

tipni^ir

9 18

.

.

il

31 lib.

tres

18

semanas del coman-

figurará

como una de

las

laboriosas entre las exploraciones Ár-

ticas:

nuestros amigos no

esperaban de

ningún modo encontrar esa nieve reblandecida que les llegaba hasta fué para ellos

un

el

muslo y que

obstAculo continuamente

repetido. Tres oficiales

marchaban

al fren-

,

i*


VIAJRH AL POLO NOBTR.

100 tft

para ahrir una senda,

para

ol trinoo

nuMito,

'U

y

al <iuo so

número do hombros 80 ponia

la

(i

nieve era

dificil

aun

¡iiiiiodiufa-

(Mi/íuncliabii

cada sección

posible;

orilla, ¡i

correas. Ksta sencilla modiíicacion jtrodujo

y después

se bacía

poca

Kl

hielo re-

resistencia,

(luo

numerosas á lo lar^'o de la Juzí^'ü nii'is prudente volver

sor tan se

tierra para seguir las interminables si-

nuosidades de la linea de costas.

Kn

los

los viajeros h

Mar-

no hal)ía encontrado una sola vez

nievo bastante firmo para construir chozas,

muy

preleribles á las tiendas para preser-

varse del viento y del

MI teniente

frío.

i*arr mat(')

cinco liebres en

cabo Richardson, donde so vieron hue-

el

como en

cabo

llas

De los veinte y cuatro hombres quo componían la caravana, siete marineros y

oscilaba entre y huracán obligó á la expedición á permanecer ociosa durante dos días. Kl :} do octul)ro hizo buen tiempo en

oficial

fueron prcs/r del la

frió,

hal)iendo

amputación á

que guardaron cama

la

ma-

de tarmiganos,

así

'M)°

.

Un

las

Los trineos cargados rompieron cuatro veces la costra de hielo; pero los hombres salieron del paso con un baño forzoso, sin otra consecuencia, lo cual sucede siempre que se puede mudar la ropa. Las peligrosas ynordeduras del hielo provienen más bien de la humedad engendrada por los

pestad en

furioso

Playa de

la

el

Kl termómetro

yor parte del invierno.

Floobergs; mientras que

los

ráfagas del norte soplaban el

cabo

.losé

como tem-

Knrique.

Kl descenso de la temperatura, observael It á bordo de la Alerta, parece ha-

do

berso manifestado algunas horas antes en la

posición ocupada por

Markham,

sólo á

catorce kilómetros hacia el noroste.

Para

satisfacer el deseo general,

la

ra-

pastosos.

ción cuotidiana de aguardiente se reempla-

El agua, infiltrándose desde abajo ú través del floe, conservábase liquida á una

esta bebida so preferiría á todas las demás,

hielos podridos

y

temperatura de más de veinte y dos grados bajo el punto de congelación. Los viajeros, obligados á seguir aquel camino esponjoso, eran todavía demasiado inexpertos

para echar de ver que aquel caldo de nieve

I

penosa

l)nranto su

kham

José Enrique.

tres de ellos,

}'

expedición,

bles sacudidas.

cargas una colina de doscientos cincuen-

sido necesario practicar

l^i

vehículos terri-

las

ta pies do altura.

un

i

escalar con sus

ln-i

más

admirablemente

resistieron

alrededores del cal»o Richardson, un estan-

que obligó á

resultados, pues

los mejorcis

comen-

por otra parle, las charcas

que

carecían de elasticidad,

avan-

trineo,

la

solo se podía pasar sobre él con li^'oras car-

y

los trineos

nuestros viajeros suplieron esta falta reti-

rando las clavijas quo reunían los montantes con el timón, para reemplazarlos con

cionto otVocia tan

zaban A

sangre.

la

Como

profunda, todos liraban do

zar los otros sucesivamente.

gas;

siado tarde para restablecer la circulación

do

mayor

ol

cabeza por turno; cuando

muy

un mismo

muy

los sof4;uiii

((110

zó con

y

la

la

de

hubiera prescrito antes

mordido antes que

cho de que

mudarse ropa, pero algunas veces era ya dema-

si

no hubiese

gran inconveniente de exijir una detención de una hora por lo menos, circunstancia enojosa para los hombres que. tiran del trineo, por quedar expuestos á que

individuo se inquie-

yo estaba seguro de quo

ofrecido el

y hielo humedecía poco á poco su calzado, y de aquí resultaba que el pié quedaba el

té:

los sobrecoja el frío.

Markham

nos ha referido los

cañones de

el

las

curioso he-

carabinas,

tase. Reconocíalo por la noche, al

contraídos por las heladas, se habían estre-

la

chado hasta

el

punto

de ser necesario


CArlrui..0 VIII.

iirriinrap la mhiorlii

cvtcrior del cartucho

los

su

viu^o do

siguiólos dfisdo

i'i

los

i'i

li\jos,

HO inducir al torco

hombres

rp;,'roso,

osquimalos,

perros

Aldrich, oiK'oiitni

uno do

aliatidoriüdo

por

cNpedicioiiarios y

sin (juo

animal

¡I

tiuda

escoltii

piidic-

acorcarso á los

menos de cuatrocientos

niontos metros. Los

la

primavera próxima; expe-

si hion han costado muy coon oxtronu) preciosos; y desíuilirimiento de una tierra á lo largo de la cual

rimentos que,

üiúfíA (lo introducirlo.

Duriiiito

11)1

viveros para

á (pii-

hasta (pie estu-

ros, son

nos proponemos \iajar df^spues no,

auxiliaros

bandera

la

otro ingiós en

el

invier-

haber plantado

gloria de

más camino

lirifánica

dd

y A sus bravos

robar A l'arry

para

lójos

<|uo

la

ningún

del Polo.

vo h una Jornada del hufpie; después se perdió de vista, y ya no le vimos hasta

Josó línriquo, hacia

algunas semanas después. Los resultados de las campañas en

norte, paralelo h que Parry i)udo llegar en 1X27, recibiéronlos nombres gloriosos

neo durante así:

estt!

tri-

otoño se pueden resumir

establecimiento do un gran depósito do

Las tierras descubiertas ol

al oeste del

K2°,

IT)'

cabo

do latitud

do nuestro predecesor y do sus

compa-

ñeros.

I

# m

wjmunífsetMmái^


CAPITULO IX Propiirnlivo» piirn

RnfermPdnd Ho

invepiindn.

lii

l.i«

porro*.— Coini do nievo.— Vciililucion dr un

—Trujo u»ik1o pnrii iiivornnr.— Olmi'rviicioneií iiiílri>n<\micii«, — Aurorn liorcnl. — Ln lunn. Dama». — Tonlro rrnl di-l polo -L'n pornuclonio. — Lit noche Arlion. — Nnvidnd.— Fin do nfto.

Dospups

(lo hiil)(Mso

thiMivunicnto

todo

larse de activar II

parativos

para

posild»'

indicio

,

IVa^nuMitario de los

estado

dfl-

pre-

los

Tucra

tloclirr^'s, pl

paseos

s\is

ln

.••ol

dcliiu tril-

invernada.

la

nuestro recinto de

tinuaba

(Iflspodido ol

iiosnirns, .^olo

(lt>

de

pack condel

se^j^uro

en

hielos

el

Uobeson; y do consiguiente era preciso, con ^ran sentimiento imf>stro, estrecho de

renunciar

toda comunicación con

¡'i

antes do

ciibierlii

Rawson y

El teniente

yendo volver A

l)ordo

lo (jue

1«76,

sus hombres,

i'i

los

cre-

pocos dias, uo

se habían provisto de efectos de

pero

la iJcs-

primavera de

la

yo no encontr»^ para

invierno: ellos

en

la

almacén fué ^'eiiero.><amonto ofrecido por los compañeros, y pudieron reserva

pasar

como

la

estación

fría

tan

cómodamente

i])a l)j.en

á l)ordo de

la

Áh'rta, ex-

nuestros infelices hcliidns.

Si

mis

hombres hubieran sido más expertos en las no se habrían dejado coger

cosas árticas, asi;

pero las

máximas y

ventivos serán siempre

experiencia enseña sus pies pueden

al

los consejos

inútiles;

un

uui se aperciba de ello, hasta que

Ihh

solí-

cito

compañero

le

advierte (jue sus orejas,

las

mejillas

la

nariz

Illanco

(i

lívido:

ínula

un color

tienen

temer,

se didie

sin

embargo, mientras se prolttngue la sensación aguda del frío. Nuestro caso más grave es el de un marinero que no se descalzó

por

la

ría

Los

noche,

heladas,

SUH botas

mejor secarlas i)crros

treinta q»ie

nos dan

á

causa

de

estar

pareciéndole que soal

calor

mucho

primeramente

d(í

la

colcha.

cuidado: de so

los

embarcaron,

ya hemos perdido quince, unos por efecto la epidemia que les ataca, y otros por haber huido (> ser forzoso darles muerte. Debo advertirse q\ie habíamos elegido estos animales con mucho cuidado en los distride

tos

de

la

Groenlandia septentrional, libres

circulación sanguínea.

De

la

enformcdad de (juo han sufrido más menos todos los establecimientos daneses. Algunos perros, al parecer muy sanos, tosa

ó

son atacados repentinamente de crisis bastante parecidas á la epilepsia. Sólo

el

ver las

la

convulsiones de estos pobres animales causa

que

una impresión dolorosa; en el intervalo de los accesos vagan de un punto á otro co-

sólo

viajero polar

sostenerle largo

pre-

tiempo

después de haber cesado completamente

la

misma ma-

nera, el rostro es atacado sin que la vícti-

lii

ilo

hasta aliora. según so supone, de la espan-

los demí\s.

Todo cepto

del

>iui|uo polnr.

Avonidn

mo privados de conocimiento, llena de espuma la boca, ó bien muerden y acometen á sus compañeros de tiro, así

como á cuan-


caHtvlo

porHonas

tuH

Arn^juiiso

más

al

tiMiiio.

oiicuontritn

mar,

cosus

oslan

ciiiindo

rt

i\

corr»'ii

(froonlandía profesa lio visto

[MMidioiiti'

de hielo

áis so a('or('al)a,

el

so

piios

porro do

horror iiivonoihio

iiii

nmi

soltri'

ilumiliaha

i|ll)'

hielo

ol

arrii's;,'aii

ol

uno oohutlo

oomprendiondu por

no:

alciinco.

Hohro

i|iin Jaiiii\s

lnionos,

al a^iia.

su

i\

ol

(

K'óa-

iiislinln (|iio la cri-

pobre

hacía es-

¡iiiitiial

Mt

i\

y Kutouii HÍompro, dosprondii^iidOM

laii dt«

umi consídorablo

\\i'

tiono u\i\H

de cocerla.

para ver

'nidn

aullando lastiinosaniento; pero huh piernas

codimíonto no

lo

dolido

nn

p

solí-

orojas,

lis

ciilor

lili

Muer,

sin

sensa-

la

raso

inAs

no so desdo

estar

que socolcha.

do

Jo:

los

barcaron, )or efecto

sosleniíiii,

se

y

hubiera

ahismo,

íin rod('» al

al

aho;^^a(lo

uno de

si

los

sal;

me

Los

siado rigurosa.

Colaii

y

escrupuloso ('iiidado

(jue

de aipiellos

después nos fueron

101

y anima-

dor del

muy

Kl doctor Niniiis ha puiílicado su

útiles.

informo

perdiendo

resultado del pro-

maravilla". Ksto os

|)i)r<

la

procai'v'ion

d(

nievo, p-i-

una temperatura dema-

trabajo do levantar murallas al rede-

el mi'is

trataniieiito

ol

(^n

lo¿;raroii salvar al^'iinos les,

Niniiis,

Hel;¡:rave

do anillos biniuos, tmioron

ol

que no tuvo, como iKHolros, dt! ponerlos en una despensa ra preservarlos do

d()ctor(>s

socan ante^

iii\

al hielo,

poro

nuestros no hubiese corrillo en su auxilio.

iihVIícos

su

resistirán

si

exceso do

'lUque poinr.

lio

Mi

la car-

on la Mr. Kennedy no consiguid ol objeto. 'J'or coiis(>Jo do mis olicialos, dice, mando enterrar on la nieve «Miarlos do buey salado á lMr»!¿

»\i

liiH

la

sal;

ornada do l^<ül Tierra de Somersel do\ nortí»,

>iir:inte

1

fuerzos inauditos para ronionlarol doclivo,

ili>

euaiidn

saliiir

do

por(*ion

l(U(|iie

so

hace con

una lenlMud

enojosa, pues los niatorialos (|Uo tenemos 11

nuestro alcance se agotan

y

se lian de

emplear

muy

los trineos

pronto,

parar

ir

oílcial sobro esa

buscar más á

ción,

triiímos dos magnilicos observatorios para

extraña y misteriosa afecy sentimos mucho (iiio este trabajo no dé iiiiiyun nuevo dolallo. La oiileriiiodud ofrece en varias de sus lasos mucha semojan/.a con la rabia; pero no se conoce en (íroonlaiulia un solo caso do quo ol liomhro mordido haya sido atacado d(> hidrofobia. Por otra parte, las curas que he-

estudios

los

la orilla,

donde tamliien cons-

astroinunicos y

nuestros hombros

tánoamonto con

I

j'i

magnéticos:

han baúl izado osponnombres do A'cir y

lt)s

los

Gri'ciiiriili. I,os aniuilectos ti«Mien la suer-

te

de encontrar

bancos do nievo

al lin

dura, acumulada por

las

muv

i'l

ráfagas de setiemI

por

otros

niuorto.

mos

distri-

al, libros

ospan-

la

rido

luAs

os

dano-

iiy

sanos,

rísis basol

ver

les

las

causa

ervalo de otro la

de

co-

de

la

el

carne en

raciones de

la salazón,

latas.

para tres días, y

Como la

al

es difícil

cuarto

para

Tenemos

so hace

comemos

los

pan

^'allo-

exploradores

primavera llevar consi¿jo conservas

de frutos, nuestros postres del invioruo se

mejoran A satisfacción do cada cual.

He mandado

construir sobre

un ñoe

zas do nievo para guardar los cuartos de

buey salado. Mientras la temperatura se 17" no se hie1(5° ó mantenga sobre

cuan-

i

trabajo

inferior,

el

sobraiite ocasiona

VI

inmediación de nuestros diversos ar.senales un desorden quo no nos honra

en

la

mucho:

la

atender á les,

noche so acerca y lo

más

r.rgento.

es

Algunos

preciso oficia-

deseando lucirse, forman pequeños pa-

bellones de nieve, donde colocan el sobrante

de las riquezas contenidas en sus estre-

chos camarotes.

Los floebergs quo cho-

es-

á,

el

;

icometen i)

esto

de calidad

huey almizclero para un mes; ta.

á

doctor Colaii acerca del réí,'¡meii quo se

vese aumentar, A expensas de

de

gracias

avanza activamente pero como se desvían con ninclio cuidado todas las molos

debería se^niir durante el invierno, resuól-

las

bre último, y

Después do numerosas couforoncias con

presencia del verdadero virus n'ihico.

^ido ostos )s

visto, contradicen toda hipótesis

se

elevan en nuestra

vecindad, so componen generalmente do

marino muy firme y compacto; pero en uno do los mayores observamos una caverna de un metro de elevación por dos hielo

4


« lüi

VIAjnS

de profundidad, ahiVrla ra de- notación

habí

'

lle^ad(»

línea prime-

oii la

lionipo después de

nuu-lio i'i

AI.

más

lonipcraluru

e.s1ar la

baja que

el punto de conj^olacion. La bóveda se halla cubierta de una especie do

de hielo que aumeniau cada voz más, y de las cuales se desprenden aun gotas de agua muy st ada, con un frío do 2(i". El agua se inliltra pues en estalactitas

el hielo sólido al

la

mar

las

y mientras, que condensa ¡¡ara i'or-

parecer,

más pura

porrion

se

estalactitas, el

agua

nu'is

cargada

Aun

no

se

ha encontrado un

sistenuí per-

para caldear y ventilar un bu(iuo en las regiones más favorecidas. ¡Cuanto fecto

más

dil'icil

res árticos,

no ha de ser la cosa en los madonde la temperatura de la ba-

tería baja do

un buque

deben adaptarse

difiere á

veces en

del exterior!

Por eso

más minuciosas pre-

las

y disminu-

cauciones á fin de impedir que el aire frío que viene do afuera se encuentre sin transición con la atmósfera cálida y rareficada

yenen proporción al calor de la atmósfera. El frío avanza A grandes pasos y nos

de abajo: allí donde se efectúa la mezcla, prodúcese una evaporación que precipita

hace sentir todas

su

á su vez, se derriten

dehielo,

las molestias

consiguien-

una permanencia á bordo de

ques árticos:

bajando por

bu-

los

de aire glacial,

la corriente

la

chimenea de

los hornillos,

un humo espantoso

ocasiona

que nos

,

obliga á suprimir los conductos horizontales

que

corren

se

para

bajo los techos

mayor economía de combustible, y á sustituirlos

con tubos verticales de cierta

pero la

tura;

humedad producida

encuentro del aire cálido con

al-

por el

el aire

en

la

!

que

y

cima del tubo se acumulan témpanos cegarían completamente, si no pu-

parte, las

Menos

fácil es

extraer

sobre los objetos inmediatos.

atendida la enorme diferencia

de

dos temperaturas, la ventilación es in-

finitamente menos malsana,

pues

la

cor-

riente que dirije hacia abajo llega á ser á

veces tan violenta que es necesario juoderarlji.

los

Después de su tercero y último viage á mares polares, sir Parry escribió lo si•

guiente:

«Ningún

le

siésemos remedio.

humedad

Para caldear completamente un buque ártico se necesitarla más carbón del que pueden contener sus pañoles; y por otra

frío

del exterior se congela gradualmente,

íi¡

midas, y es preciso valerse de la esponja continuamente á íln de evitar las goteras.

28°, cocuando el termómetro baja á mienza á solidificarse, para recobrar el esta-

tes á

m

mantiene una masa de vapor que se aumenta con el que se escapa de las ollas durante la preparación de las co-

treinta grados de la

do fluido apenas vuelve á subir; las agujas

I

ladores; la brusca inva.«ion de las corrientes exteriores

de sal consérvause todavía en estado líquido;

fll

POLO NOnTE.

bien,

sistema de caldear funcionará

mientras.no se tapen de antemano

más pequeñas

aglomera en el interior, y no leñemos más recurso que dejarle derritirse á su antojo; después corre por las junturas de los tubos y se recoge en bar-

se comunino se necesita más abertura que las chimeneas y las dos escalas. So preguntará sin duda si todas estas

reños.

precauciones contra la atmósfera exterior

el hielo

Pero nada,

que

la

se

mayor calamidad de una inver-

aquella de que jamás pudo

nadie

las

quen con

el

no peijudicarán á tes, ó

grietas que

interior;

la

salud de los tripulan-

á la buena conservación del fuego

'V

sustraerse hasta aquí, es la iiil

se

acumula

sin remedio

humedad, que

en

primer puente, sobre todo en ciones de la gran escotilla

>

ll-J Sí.

baos del

los

las

y de

inmedia-

los

venti-

de las estufas.

En mi

concepto,

el aire se

renueva suficientemente siempre que se abre una puerta. No perdamos de vista que cuanto más elevada sea la temperatu-


CAPÍTULO

en

ra

puenies,

los

zar al que se rico»

tralarú

lia

airo

ol

reempla-

capas superiores, de

las

frió (le

más

rareficado por

caló-

?\

la

buque

polar (exceplo la Estrella

itcl

Norte), y yo esperaba que con iiiíinilos cuidados lograríamos disuiinuir, sino alejar del lodo, la enojosa enfermedad que fué

chimefueron

útiles."

bordo de ambos buciues se

liahia reco-

nocido la necesidad de aumentar, en cuanto fuese posible, las

mara grande. Con sobre cada abertura tejado de

dimensiones do

un

tablas,

cá-

la

formó

objeto se

este

En

más

jóse

dose

el

y entre

cir-

li^ .'e

otras cosas, ale-

tabique del centro, establecién-

comunicaciones

permanentes entro

proa y ¡¡opa.

Completadas estas modificaciones, y desel

puenic una capa de dos pies de nieve, vigas del piso inferior se mantenían

las

casi

en buen estado con

las

temperaturas

mas era necesario enjugarlas

ordinarias;

de continuo en la inmediación de las es-

ensanchándose

cotilliis

los

de comunicación.

la

culación del aire,

alero de nieve con

vestíbulos de entrada en la cima de las escotillas

biera podido interceptar abajo la

pués de extender con mucho cuidado sobre

durante nuestro invierno.

el azotí

un

cerca del techo,

la (>stufa,

sumamente

la

Se sacrilicó sin reparo todo cuanto hu-

Alerta halla para cada hombre un espacio m!\s considerable que en ijiiiy;un

A

Unos agujeros practicados en

nea de

.

En

otro

105

IX.

da.

Alerta construyeron en

el

puente,

sobre la cocina, mías barracas de nieve de

y en

ángulos más alejados de cámara del capitán estaba

los

las estufas. lia

completamente seca; mas apenas circulaba el aire en los camarotes de los oficiales (juo conumican con aquella habitación; los

quince pies de altura por nueve de ancho; vapor se condensaba en ellas á medida

infelices habitantes de estos reductos,

el

má?

que subía de las calderas de abajo. Se duplicó la anchura de los pórticos y transformáronse en cámaras de ocho pies cuadrados; como las paredes se componían de moles de nieve endurecida, en las que se

obligados á

practicaron agujeritos para la ventilación, el aire

UxTíi

introducido adquiría

una

tenipera-

relativamente elevada antes de llegar

primer puente. El lavadero y el secadero, aunque situados abajo, hallábanse en al

la

extremidad del buque,

de la cámara de

de proa se convirtió en cial

muy

la tripulación

un

.

castillo

aparato espe-

de condensación, que recibiendo

vapores húmedos trasmitíalos por

distantes

El

al

los

exterior

un tubo de emisión.

No

se olvidó

tampoco practicar algunas

aberturas de ventilación para dar salida aire rareficado ya; pero sólo las

que

se

al

hi-

cieron sobre las escotillas llenaron el objeto;

fué necesario cerrar las otras, porque

solían ser

TOMO

más á menudo conductos de I.

baja-

extender sobre sus cuadros

colchas impermeables que recibían el

de

los

y húmedos del buque, veíanse

tristes

las goteras.

La

agua

supresión de la mayor

i

1:^!

parte de los tabiques

me

parece ser

el

úni-

co remedio posible.

So ha propuesto hacer pasar por una za contigua á la estufa la ventilación del

el aire

buque; pero

pie-

la

acumula-

ción de los vapores helados que se adhie-

ren

pronto los tubos para que este consejo

la

i!

Descubierta han producido

muy

buen resultado los tubos Henos de agua caliente, que partiendo de un calorífero circulaban hasta la extremidad del buque. Siempre que la diferencia de temperatura entre el interior

pasar de veinte

y

y

el exterior

seis ó veinte

y

llegaba á siete gia-

dos, el aire rareficado, subiendo desde abajo, escapábase por la

tilación

y

se

i|

me

parezca practicable.

En

If

demasiado

paredes obstruye

á las

i

destinado á

boca del tubo de ven-

condensaba

al

punto en espe14

Mi


I

I

IjüüIÜ'

i

<


capItulo IX tal

mo-

oelie,

el

tarda-

o

preciso

una cúpula de nieve que le protojeni (le los nevazos rodados, manteniendo el agua A una temperatura conveniente. Co-

to de

mo

once grados

os

nu'is

elevada que

del

la

lo, el te-

jnteuido tal

liielo

ocupaba el

ser-

alrededores la capa do

posibles para el caso en

garan

i'i

helarse; pero

las

que

como más

aspirante de éstas está

nea de

las

aguas,

el

las la

I)ombas

lle-

válvula as-

baja que la li-

tubo no se obstruye y

nos basta durante iodo

A

el

yada contra el floeberg elévase á medida que el agua se congela en la grieta, cada

lo

está

ocupados en

la

erección de

un obser-

han permanecido fuera dos horas sobretodo y sin más abrigo en el cue-

por el reflujo

lo

el

poste del marégrafo,

stronó-

servaciones hasta que se repare la

cubier-

20.

— La mañana

tiempo de

la

ob-

las

avería.

es admirable: el

buen

última quincena nos hace ol-

vidar nuestros padecimientos pasados.

Las montañas de Groenlandia

se divisan

perfectamente á cincuenta y cinco kilómetros de distancia, iluminadas por los refle-

embargo á, cinco grados bajo zonte. La noche última hemos

el

hori-

visto los

campo

más

así

Ya

nuestros

distinguimos la

i'i

aceleración

lo

de

marea abrió ayer, á un cuarto de milla

de distancia, dos estanques de cien metros

Hoy

cada uno.

se

han vuelto á cerrar

casi

deducimos que no so efectuará ningún cambio importante en el pack antes del deshielo de la próxima estación. Sin embargo, la probabilidad de del todo, de lo cual

estalle

me

una borrasca en

dirección á

infunde inquietud, porque enton-

floebergs

y buques

serían lanzados

— Henos

aquí

encía, ados por todo el invierno en

una

á lo lejos contra las

playa completamente

costas.

abierta,

detrás

del

inseguro abrigo de una línea de hielos

mados sobre

el

for-

mar, y que ofrecen una

prueba irrecusable del espesor fenomenal de los floes de estos parajes. Sea como fuelos

re,

exploradores futuros harán

muy

bien en abstenerse de segviir nuestro ejemplo.

Excursión

jos anaranjados del crepúsculo; el sol está sin

fortificando

algunas charcas, y

ces,

arrancado del hie-

que se había helado: se suspenden

ado en

nosotros,

que

amenté

Jura,

visto floo])orgs arrancados del

primitivo, que fueron á encallar cerca de

tierra

— Ayer tarde fué

día.

pack uingun movimiento paralelo á El 17 es el último día en que se

el

sin

que su corl)ata de seda.

medio

21 no hemos observado

la costa.

vatorio,

24.

si

hie-

el

con las manos descubiertas. Los oficia-

llo

eto;

en

la

se

atmósfera es bastante benigna para que

les,

el

el

lejos

mis hombres puedan trabajar sobre

as baja

— Desde

la

10°.

ente

.)*/.

aumento ha

la

carcha,

mcha.

Estrellas visibles á

atrincheramientos.

y cinco en

el

el hielo

el

—El termómetro ha elevado desdo — 31" á — El tiempo sereno, y

el

y

centímetros por debajo, mientras que sido de veinte

entre

encallado sube y baja alternativamente. La extremidi d apoprincipal

floe

han

23.

ca-

se acerca la hora de las gran-

y ocho centímetros de espesor; pero vciüte y cinco provienen del aumento de la superficie por la congelación de la nieve medio derretida; el día 1 .° de este mes tenía veinte; de modo que sólo ha ganado tres

superficie.

el

—Ya

vez más

invierno.

Üescuhierla se observó

la

mismo fenómeno.

des mareas; el témpano formado

brir

bordo do

tanibien el

Vuelvo h mi diario: «22. El hielo reciente tiene cuarenta

liaLlar

principio del viaje.»

el

<!27

precauciones

sudeste,

el

primera que hemos contemplado desde

la

forma debajo.

los días se

liemos adoptado todas

modo

ruínenlo

que todos

los

una aurora bo-

orientada hacia

real incolora,

exterior, la atmósfera de este reducto adel-

gaza mucho en

107

brillantes resplandores de

y

el doctor

tura

al

cabo Sheridan con Aldrich

Moss; brisas

lijeras;

tempera-

26, bastante dolorosa para el ros-

I


VIAJES AL POLO NOnTB.

108

tro,

mientras caminamos por tiorra; poro

en

la

está

'!

I

inmediación do

la

Alerta

el hielo

más resguardado y apenas sentimos

y media, y después

inaugurado

la escuela

en

uno y medio encima

cuando no

."

noviembre.

del tloo.

— El doctor Colan escri-

jo

que en vez de darse

hora de

al

la

monitores

comida,

medio día se servi-

mos

tres

de

letra,

y

tor Colan,

los

pongo á

que

me

muy

3

noi'icmhre. la altura

— El

la

el

hombre más

barómetro se elevó

pero ahora baja y tenemos

mm.;

una tempera-

tura menos rigurosa, con cielo brumoso,

A

del dia.

El servicio del domingo termina por

órdenes del doc-

excepcional de 778

fagas del sur.

duran-

las

parece

á propósito para enseñarlos.

permanecer más tiempo en

menos oscura

traba-

habitación está

y os muy cómoda. Sólo tenehombres que no entienden nada

indicio infalible de

te la parte

un

bien aireada

rá á la una, para que la tripulación pueda el hielo

han

se

derecho

de

llama á otra pu.te

les

El

tripulación.

suporintcndencia general;

más urgente. La

ayer á la

la

son

oficiales

la

c:uMAM)ANTE Maiimiam.

dosis de ron.

Se ha cambiado

encargado do los

se

primer puente

el

comandante Markliam y M. Pullen

que hubiera procedido más juiciosamente si no hubiese salido de su país. Dos veces á la semana se dará por la noche un vaso de cerveza, y los demás días una segunda

-i

á las diez

paseo obligatorio. Esta larde se ha

El puente está del todo cubierto; colocamos la caja del termómetro sobre un zócalo de nieve á siete metros del buque y A

El.

I

el

con asistencia do toda

be hoy su informe mensual: os satisfactorio excepto para uno de los mayordonjosj

I

da

el frío.

1

ii

mañana

las diez

de

la

que se acercan

las

mañana apenas hay

flcieute claridad para ver á cierta

rásu-

distan-


109

capItui o IX.

do observación, desde

viento

donde diviso una charca do un cuarto do milla de anchura, que se extiende entro

azotan

cia; escalo la colina

Rawson y Sheridan.

cabos

los

Kl borde del

un

hielo adherido á la orilla forma desde

y

los

helados copos de nieve quo

el rostro, y estos postes indicadono servirán de gran cosa. Cuento más con los anillos nogros de la cadena que enlaza la popa del buque con la costa.

res

continua

La luna

que avanza d nueveciontos metros de tierra, lo cual prueba quo el viento del sur ha debido soplar esta noche, aunque en nuestra posición resguardada sólo hayamos sentido una lijora elevación de tempeperatura. A medida que el crepúsculo aumentaba reconocíamos que la nieve haljía sido barrida de las cumbres de las colinas agrupadas al rededor del cabo; á medio

de la tarde

día, las ráfagas limpian las últimas aristas,

fuerza para abrir

promontorio

y

á.

una curva

otro

huracán, cargado de trombas de nie-

el

ve, fáciles de prever después de estas tres

semanas de calma, alcanza h la Playa de los Floebergs, El comandante Markham y Giffard, absortos en sus observaciones con

magnetómetro, notaron al fin que la amontonaba la nieve delante de

el

son los últimos «fulgores del alba,» que

no contemplaremos ya en mucho tiempo. 5.

ma

— Una

esta

la

de

el estre-

Esta mañana so ha retirado

mado en

el

sitio

pozo,

los torbellinos

lejos

algunas charcas;

pero este viento no parece tener bastante

un canal de

cierta consi-

deración.

En

mundo, cuyas

nuestro pequeño

fron-

teras son las paredes del buqne, todos es-

tán muy perplejos sobre la elección de juegos convenientes para recrearse durante la noche. Muy lejos de pensar en prohibir

permito cualquier pasatiempo con

y hasta le estimulo; pero si losoflciales se contentan con apuntar en su libro de me-

morias

las pérdidas

y ganancias, dos mar-

tes por ficha, los marineros,

en cambio, no

han descubierto aun ninguna bagatela de

cho de Robeson. para ponerle en

sudoeste for-

fresca brisa del

mañana á lo

ellos,

hay agua en

seguro;

el

hélice

el hielo

for-

aunque preservado de

de nieve, tenía ya veinte

y

ocho centímetros de espesor.

uso corriente que pueda reemplazar la

mo-

No hemos ohidado sario

destal de dos metros de altura, A veinte

y

todas las ceremonias de rigor. El maniquí,

está serena; el pack se

con una linterna en la boca, y sugeto en un trineo, ha sido escoltado por la música,

ha cerrado y la temperatura baja. Nueshombres han puesto entre la Alerta y

que tocaba la «Marcha de la canalla», hasta la cima de uno de los mayores floebergs;

cinco metros del buque.

— La mañana

tros los

dos observatorios una línea de barriles

esta noche el aniver-

de la Conspiración de la pólvora,

procedemos

al suplicio

una vez aquí

se

le

de

Guy Fawkes

iza sobre

un

y

con

barril

escalonados á seis metros unos de otros;

impregnado de alquitrán y prendémosle

pero las trombas de nieve hacen bajar in-

fuego; las llamas le rodean

voluntariamente

la

cabeza para evitar

el

i

neda menuda; hemos visto jugar fósforos; y ya se ha pensado en las belas, pero este artículo tiene ahora demasiado valor para que permitamos sacrificarle así.

La noche se oscurece rápidamente; retiramos de la orilla los termómetros de máxima y mínima y se colocan en un pe-

</.

if

sur adquieren hoy cierto tinte de ladrillo;

los naipes,

unos veinte grados sobre

reduce una luz bastante viva

de mayor dimensión. Las nubes del

líts

su puerta, y viéronse obligados A hundirla para efectuar su retirada. La temperatura se eleva

¡)

para oscurecer todas las estrellas, excepto

l)orrasca

ayer; probablemente

está ausente; pero el crepúsculo

muy

pronto

chisporroteando, y gracias á los petardos

Sf'i


.

VIAJKS AL polo NORTK

lio

sus miemhros saltan uno después do otro.

bre

La

do sus movimientos tiene

pólvora oculta en

el

cuerpo estalla por

último produciondo una detoiuicion

ibrini-

dablo, y lió a([ui ol fin do las trihulacioiios del conspirador. No sahemos lo que el es-

para nosotros, que publicamos

mensual en

se

un

boletín

da cuenta detallada

y cuatro horas proseguirá su ruta

después de comer,

pronúncianso

Su Alteza

escogida quo

biblioteca

(le

7

i.

nunca,

sin descansar

Cuando su

circular,

rededor de nues-

al

regaló A los dos buques so aprecia cada día

tro polo.

más por oficiales y marineros. La temperatura ha sido esta semana excepcionalmente elevada; hoy vuelve á ba-

su esplendor, brilla sobre nuestras cabezas,

jar de pronto

más

— 20

;l

y

el trio

riguroso que cuando

si-

nos parece

termómetro

el

tuada sobre tura es de

+

(5

de

el interior

y

+

Sobre

la

+

la

se

escotilla, la

tempera-

mósfera sus inlluencias perturbadoras. La

1"; la

de abajo varia entre

choza de nieve donde se guardan nuestros

13".

cúpula que recibe hornillos se

el

ha dc-

en gran parte y es preciso hacer

ve se han convertido en una pared

de hielo;

si

mono-

tuviéramos bastantes sería

mejor construir un armazón interior. La nieve se ha endurecido mucho después de la última tempestad, y cortamos moles do medio metro de arista en los

témpanos rodados del asi

que

se utilizan

tarde el cielo llegó al

máximum

Iloe,

por primera vez.

Ayer

de oscuridad que jamás ha conocido nin-

guna expedición i?.,

inglesa.

A

pesar de que

atmósfera está perfectamente serena,

el

.epúsculo no da bastante luz para permii-

la lectura

buey conserva una temperatu11°. La carne pierde poá poco su exceso do sal; hoy la hemos

cuartos de

la cocina, la

ra uniforme do

co

pio1)ado

de un antiguo número del

aun teniendo la hoja vuelta hacia el sur. ¡Y aun tenemos ante nosotros ochenta y side días de tinieblas más in•nes, ni

Sin embargo,

y nos parece excelente.

nieve que rodeará

la

luna reaparece ya so-

el

J J

la

buque, y en

trucción de chozas sobre

el

cerca de la

cons-

puente.

— Esta noche habrá sesión

literaria

música y canto, pequeña fiesta que se repetirá todos los jueves á la misma hora: la he inaugurado con una conferencia sobre astronomía. Apenas me ha sido necesario recordar á los hombres forcon lecturas,

males que esta ciencia nos presenta

al Cria-

dor poniendo á contribución, para bien de la

humanidad,

las estrellas,

al sol, la

tierra, la

luna y

toda esa obra que una vez

terminada, declaró ser «buena».

77.

— Temperatura

enseña cada vez más

el

brumosa, que nos caso que debemos

hacer de la sombra, bien provenga de

luna ó del

la

sol.

Cuando no

tensas!

Se continúa trabajando en

frecuentes reparaciones, iios cubos de nie-

lita

gran

aire caldeado por los rritido

casa do nieve,

órbita alcanza todo

y señala para los habitantes del sur el período en que su creciente se desvanecerá del todo. Gracias á ella no sabremos lo quo sería la vida en completa oscuridad. 32"; JO. El termómetro ha bajado á el viento del sur no ejerce ya sobre la at-

estacionaba en 20".

En

IH

que

cipe de Gales.

í),

La

''

el

y cada uno importancia

entusiastas brindis por la salud del prín-

VA

I;!

tal

sus paseos por el cielo. La luna es verdaderamenlo la diosa soberana de la larga noche polar; nos ofrece un rellejo del sol en cada una de sus visitas de diez días y diez noches; v durante diez veces veinte

quimal Federico pensara de esta ceremonia do los hombres blancos.

:

horizonte meridional,

el

so produce, los

tintes de la

nieve son tan monótonos y sus blancuras


capItülo

tan

confusas,

exporiüiontaii las

so

qiio

mismas sonsacionos quo cuando

anda

so

entro linidilas: se vacila, so palpa, y no so sabo si al dar ol paso siguiente so oncontrará torrono ürmo, alguna

molo caída

(')

ol

borde de un precipicio. Kii su úllima excursión,

Rawson adelantó

su pió sobro

el

tran(iuilamont(í

vacío y rodó al fondo do

IX.

pieza e.xije

mucha

lim-

la

asiduidad.

El doi)artam(Mito do

oficiales

los

es

un verdadero Aontilador: os un gran tubo que se abre á la altura de ocho pies sobre el puente

y baja después hasta el suelo del cuarto; perfet'tamonte para airear, pero en

sirvo

cambio nos trae mucho

llena.

En la nieve blanca y pura del lloe, sombra del buque reproduce la nii'is pequeña cuerda con escrupulosa lidelidad.

pero la atmósfera

la

da

Nuestros pobres marineros helados siguen

veces de cinco centímetros de reneve,

bien; pero la triste luz del quinqué no les

fresco tan refrigerante,

Miguel, nuestro famoso perro Miguel, ha terminado ya sus correrías, pues ayer so le encontró muerto. El trabajo no le asustaba; pero era un animal poco sociable quo vivía separado de sus compañeros, los cuales se vengaban teniéndole en cuarentena.

Ih.

como

— La luna nos abandonará la

todos se

noche será entonces muy apresuran á reunir cerca del bu-

que una cantidad de hielo masque sulicíente para no morirnos de sed antes del regreso de la viagera. La cu alera se halia

á trescientos metros

do aquí, y

dero que conduce á ella es lo;

no

me

parece

el sen-

sumamente ma-

prudente aventurar á

nuestros hombres en

el

conduce hielo

dédalo de los

hum-

no

(le

exterior,

el aire le

frío.

los

Como

sólo

cristales

de

más húmeda y

la habitación deposita

rarefica-

sobre

el

tubo

esfloresconcias cristí'linas,

á

La nieve te

en

se

la costa

ha endurecido

más en nuestras dad y

al fin

bastan-

para quo podamos adelfiritar correrías; pero la oscuri-

impiden alejarse demasiado. El doctor Colan ha utilizado nuestros raol frío

de ocio para trazar un paseo de

cionto.s

tras conservas (por

supuesto vacías), colo-

cadas á diez metros unas de otras.

Este

camino cómodo y llano, al que hemos dado el nombre de Avenida de las Damas, será

Desde

la colina

uua charca á

la

de

observación

vemos

entrada del estrecho de Ro-

más

las lineas del

resultado,

aristas vivas de las

la

das por el fulgor grisperla que es ahora

lentando

aire cáli-

la corriente fría

allá del cabo

Vistas con esta tranquila claridad lunar,

sas;

sólo

paisage son vagas é indeci-

á medio día se distinguen las

cimas del sur, ilumina-

todo nuestro crepúsculo.

ÍS.

— En vez de

las sesiones literarias

y

lo

musicales del jueves, hemos inaugurado de

llega

nuevo esta noche, después de un intervalo

que baja á

i

nicas del invierno.

Las manr/as de aire que atraviesan las cúpulas de nieve han producido muy buen

la parte central, ca-

>

excelente para las peregrinaciones higié-

Rawson.

columna de

MI

escalonado por montones de latas de nues-

beson, cuatro kilómetros

do que sube, pasa por

!U

oclio-

á nuevecientos metros de longitud,

mocks, y por otra parte, si se desprenden moles á la luz de la bela, sería fácil excavar hasta el hielo de agua salada.

interior del tubo; la

|i

reque ha sido necesario retirar el tubo del centro de la pieza para revestirle de una cubierta de madera.

las

y nos sirven para dos finos: humedad congelada se acumula en el

H'

obstruyen nunca interiormente;

magníficas

tos

20, y oscura,

el

la

única habitación donde funciona

una f^riota de tres metros de prol'undidad. La bruma se disipa por la noche, y pódenlo.-, leer un diario á la luz do la luna

consuela mucho.

y

III

modificada ya seusiblemonte; poro

fl.

largo de las paredes heladas,

y nos

!l

I


i

:,'

VIAJKS AL roto NoflTK.

112

do

menos veinte y

al

reitl

Polo. Las dimonsionos del imoii-

(li'l

to inferior

una

Te/Uro

tres años, ol

nos porinilen IcMior do

tonip(>ratnr¡i

el

salón

ventaja

10",

¡;L,nial-

nionte ai»rec'iada por artistas y espectadores. Un ensayo que se liizo sobro eulderta

cuando

marcaba

1erni()nietro

el

.*)ü"

cero liabia enfriado noiabbMneiite siasnio,

La

acto.

lar¿;uis¡nio

i)arecieiido

el

bajo

úUiíno

distribución de los papeies se ha

y todo marcha A las mil maravillas. Aldrich toca el ¡¡iano y merced A su infa1i¿^al)le coini)lacencia no es necehecho nuiy

l)ien,

una orquesta;

cuidarse de formar

sario

buen

toca con

y en

¿justo,

la

noche del jue-

ves, después de la reunión ordinaria,

valses

y rigodones han

Hoy

los bailarines.

za titulada:

Como

el

la batería

era

muy

bre

el

que

sirvió

la delicia

do

ha ejecutado la pieAmcrini e Inglate-

so

\<A/fstrt(r,

rra disputándose

sido

sus

polo norte».

baja de la Descubierta

mismo

íloe

la

i'i

un

vasto casino de nieve

vez de teatro y de salón de

«10.

— El

magnetómetro y

electr(3-

el

nietro indican algunos síntomas de pertur-

bación.

uu

A

las seis

y

treinta

minutos apa-

paraselenio magnífico,

que traza y medio de abertura; vemos tres falsas lunas

rece

un

arco de cuarenta

y

tro

y

las otras dos

del prisma están

que atraviesa el rojo es el

muy

los

una

ú cada lado;

marcados en

el halo

dos espectros inferiores;

más próximo

á la luna verda-

dera; la reflexión de la barra vertical no so

define claramente 'f

lu'icia

la

cima y parece

una mancha luminosa; pero más

abajo cor-

:i

ta en ángulos rectos la brillante línea rizontal,

pasando por

la

ho-

luna misma, que

punto de intersección de una cruz inmensa y espléndida. Nuestros marineros, más acostumbraviene á sor

Más

así el

dos á usar los picos que las azadas, no re-

acertados que nosotros,

tripu-

los

lantes de la I)esrubiert<i construyeron

bonita y pequeña fragua nieve. «-c'i'.

—Temperatura —

38".

de

la

mucho menos;

proa

tes de los oficiales dejan

sear; si hace frío, la

sobre las vigas, teras.

Hemos

y

si

tenido

una de

cubos

con

En

parto

la

baja, el techo de la pojta no gotea ya,

el

y

pero los camaro-

de-

siempre que

humedad

se

congela

hace calor fornuí go-

una

brisa del

fresca

nahan sufrido mordeduras, aunque no

noroeste; algunas mejillas y no pocas

bastante graves para interrumpir

el

traba-

jo en la parte exterior del buque. Falta

nievo para terminar desde

la

cuna do

la Alerta

aguaceros de setiembre ha caído

los

poca; la serenidad de la atmósfera es

que ya no vemos neveras rodadas. Algunas flechas luminosas de aurora boreal cruzaron anoche el cénit, dirijiéndose

tal

de norte á sur.»

En el

la

bahía de la Descubierta se observó

mismo fenómeno. «Aldebaran

sobre el aslos coloros

instrumentos,

fotlos estos

lado en el castillo do proa.»

cuatro grados

dispuestas en semicírculo,

estas

ó

muy

conferencias.

emplear

tentación do

menos averiados, dan mucho que hacer al herrero, cuyo taller so ha insta-

más

rices

reducida, fué necesario elevar so-

la

aquí resulla que

enlti-

el

á

sisten

como palancas para separar una molo antes que so d(>sprenda compbdamente, y do

por una lo

(I) estaba ayer casi oculto

bruma

comunicaban

muy

baja, cuyas el aspecto

fluctuaciones

de movimientos

marcados: algunos vinieron á decir-

nos que la estrella saltaba en

el cielo;

tonces se liallaba á seis grados sobre

el

enho-

mucho; esta última disminuyó gradualmente por la noche, y el creciente do la luna que rasaba

rizonte

y

la refracción variaba

las colinas

meridionales se había alterado

tan poco, que pudimos ver hasta

como desaparecería

(1)

Gran

cstrollQ

do

el

el

fin

cuerno superior de-

la constelación del

Toro.


capItulo

estas

)lo.ar L

molo aii-

tras de la tierra:

ya no volverA hasta de

aquí á trece días.

y do

UMito,

,<^5.

trumontos,

— Cielo sereno;

por primera micliü

(|uo

ha ínstatripu-

los

lycron una CUl)OS

(lo

parto

?Ai la

ea ya, 3s

y el camaro-

que

3

ío

(lo-

con^j'ola

forma gobrisa

del

pocas nalunqiu!

no

ir el

tniha-

juo.

Falla

la Aleríii; 3

lia

caido

náslera es a das.

aurora borijiéndose

40'.

Como

vez; el

el

mercurio

sereno

so-

observación no ho visto esta tarde agua ó

vapor de agua: pero una elevación de veiny tres grados en la temperatura me hace suponer que el hielo debe haberse abierto

mente serena, este frío extremado no ofrece ningún peligro y se continúa trabajando fuera. Comenzamos & oir los crujidos

te

de que hablan

los viajeros

anteriores;

saltó el viento del

más

medida que

se

fuertes á

el aire está

bro las montañas. Desde nuestra colina de

(i

baja

son

acercan las

I

estacionarias, indicán-

estA completa-

termíimotro

la atmíísfera

so biela

113

IX.

humo; permanecen donos con esto que

mucho en

el

canal do Roboson.

sud sudeste

terni()metro bajíj trece grados.»

Apenas

al oeste, el

1


m y

VlAJRt AL polo Notirr.

como on

to

csIh

lio

tus ottns parios dol npinainoiilo

jKirociu uu'is oscuro

cu

las

iumo-

— Kl ücuipo

y uos doja uu ciólo excopcioualiuoulo ])uro, auu ou esta reííiou, doudc las uubos son tau raras. La calma dol airo y una toMiporatura de sólo

!¿7

"

se

lljii

cepto

¡'i

por

^

i

i

ahora

(|ue

al mi\s alio

triimlacion

la

prA-

en nu'dio del dia luiu Pularis.

<lel

A

la

exdis-

sur, y estando el cielo pertectanu;ntn

el

puro, sólo so distin^'uia

te

en

les,

¡I

la

la

una.

A

cumbre de

apenas

se

(¡1

medio las

Itucjue

día,

desde las

y precisamen-

colinas uu^ridiona-

transparentaban

de primera dimensión

PAIIASELENR.

ii

T.lo^'aiiios

tancia do cuatrocientos cincuenta metros,

once

poruiilou prolou¿^ar los paseos.

JiíS. Nueva y brillaiile aurora boreal, compuesta de ondas lijeras y como coj)osas; lia cubierto el cénit, siempre de norte

I

podido conocer nuestros predecesores,

diaciouoH del uietooro. -¿T.

.'iO.

do de oscuridad

¡i

travos

las estrfdlas dt;

un

liub?


caHtvlo

nova

liriú'lduH

una

(1(1

tiiiuidtid,

¡iiíliicnííi.i

CM la

i[\\o

Nobn^

lii

do

iiit(Misi(larl

moral do

los

(|ii(«

Apenas

so jiubo osfaliI<>{'¡(lola Mi'r/a

«u estacioíi,

primera dili^^oncia

la

purso do las palomas

ensoñarías

dfi

elltts

so

¡'i

volver

tros en liltortad á

del

lir

l)ii(|uo.

al

l'i

i'i

so ostacion(» el

en

baja. Sin ombar;,'(j, padecían tanto

puente;

quo volvimos

íi

mas

los rigores

iVid.

balería

la

por

subirlns

¿i

niendo

todo intitilos para los explora»

(l(d

dores de un país nuevo. «

,"

I

di' ilififitiltrf.

— Día magníllco,

w;j";

después do dar una vuelta por

ramento

(Milor,

tarnos uno do los (rhaloeos interiores.

Los marineros

.se

despojan do sus cha-

(|uetonos do piel do foca para trabajar fuera;

(M)

esto

momento desprenden

cables hundidos en

del bielo

cieno y la nieve, que so heló sobro ellos en setiembre. Lelos

vantado por frío,

al

que

la

nuestro

marea, y contraído por

(loe

los anillos

el

de

cruje sin cesar,

cadena quo

la

so

ha in-

crustado tim sídidamento no puedan resis-

de

tir la

la

atuKwlora, por los ser-

tensión que dobe soportar en los sidonde atraviesa las grietas. Al hacer su visita mensual, el doctor

tios

extremada, revoloteaban tan posadíimontí!

f'olan declara (juo todos están buenos,

que

cepto

no tardaron en atrapar dos;

los perros

son consiguió conservar una paloma todo invierno; en

el

mes do

julio,

temperatura estuvo sobre cero,

apenas

la

soltó

la

diez kilómetros del buque, pero no

á

volvió

nii'is.

Nos habían confiado yéndose que

si

se

las

estas palomas credojal)a

en libertad,

en cualquiera latitud, volverían á su jaula á vuelo tendido; poro así

como

otros

mu-

chos sores, estos correos del espacio necesitan que se les enseñe lo que

hacer.

En primer

hayan do

lugar es preciso acos-

tumbrarlos bien á su nueva morada; des-

pués se han de llevar, aunque no jos,

siguiendo

la dirección

muy

le-

en que deberán

emprender más tarde su vuelo final, y esta distancia se aumentará gradualmente hasta que conozcan la región que han de recorrer á la vuelta. Las brumas, los vientos fuertes

y

las lluvias copiosas

desorien-

el

mayordomo,

muy

Los más do nuestros

último fué condenado á enriíjuecer nues-

tra provisión de caza. El cajdtan .Stepben-

A verla

el

y temo

era noccsacio acoslumbrarliis

que podían prestarnos. Las inlolices uves, sobrecopdas por aquella temperatura

el

la

tenemos vordadetanto que so habla d(< (|ui-

Afi'iiiila di! las l)iiin(is

la

vicios

el

so-

reno, cielo claro y brillante; temi)oratur!»

a do

y dejáronse

Un de aeostumliriirlas como no ([uisieron sa-

buque apenas

cautividad

tratar

pero

destinamos un rincón

las

ocii-

I'ik'

¡¡ara

al |)unto;

por(li() casi

los alrededores;

viiijoras

oii

A estas avos complotameuto,

entonces

(IoIkmi ¡livernur oii el p(do.»

ill

IX.

tan

dcsastroHa

tan

cJíM'cp

la pnrl(>

La con-

cnrlfoii.

((lio

nspesn.s

las

cotí

de

iiiiiiii

hÚMi

tiiiiM

ii()('li(>,

lii

coinpnnir

podria

ex-

enfermo aun.

oficiales

so

quejan

de apetito, y tamhien algunos marineros; pero como su trabajo al aire libre

de

falta

es

más regular, no

se aperciben tanto

del

cambio de costumbres. La oscuridad nos hace más sociables, y pocos de nosotros tenemos 1)astante fuerza de voluntad para

emprender

solos

mendado por

el

paseo higiénico reco-

el doctor.

Ya

está casi termi-

nada la cerca de nieve que protejerá nuestro buque; pero la proa de la Alerta eleva de tal modo sobre el floe, que el peso

m

es excesivo para el hielo, el cual se

poco á poco;

.será

necesario cerrar el

hundo hoyo

destinado al fuego, á fin de impedir

la

inundación do nuestra balsa. -£*. Día brumoso; lijeras brisas del nor-

22". Como nos termómetro marca luna, á duras penas conseguimos hallar nuestro camino, ni aun en la Avenidn. de las Dimias, cuyos jalones se ha^ lian á treinta pies unos de otros. Desde

te; el

falta la


m

VUJM

haofi ftifíun cialfí8

ó

como no

tlmnpo no rooonozco rntro ofl-

iniiriiuToH

son por su

liiridiid (1p

AL rOLn NORTR.

tiillii

tuve

proponen

cninbiar nunstriis ptrnis dn

pi»»|

por altos cascos

d»»

s<)l)r»>p\iostos

dt»

foca

A

Kl calor

la cíipula

do niovo olnvada on il

poco,

y

truirla ú repararla cada ocho dias.

za de trabajos y cuidados

la

recons.\

fuer-

ventilación del

camarotes,

los pol)res

donde, á decir verdad, no i)uede circular aire,

de

porque están obstruidos con

ios señores oficiales.

bitación inferior,

el

los efccloi

Consumimos

un poco más de nuovecientos

kihi^'ramos

de carbón por semana; para la cocina so gastan 105 libras diarias; para el capitán la

'¿H;

para cada una

cámara grande, 28;

para una pequeña del refectorio, 25; y para lavadero 15. Todos estos fuegos mantie-

el

nen una temperatura media de 9 grados. .V. El banhiietro bajaba hoy lentamente al soplar una lijera brisa del sud sud4". IVhsé este, y el termómetro subía A al pronto que alguna tempestad del süi

habría roto los hielos del canal de

dy, recalentándose

agua

el aire al

libre; pero á las

pasar

Kei'nc

dos do la tarde vi-

1°, es decir, más alta que la agua de mar bajo el hielo: 2. 5. Al consultar yo mismo el instrumento, vi que 2°; en el observatosólo marcaba ya rio, el termómetro de máxima, regulado mediodía & 1, 16, se había elevado á

del

i\

-f-1,

11,1o cual corroboraba

pero supuse

aun que

cierta

el

informe;

combinación

de accidentes podía haber producido algún

el

mismo

al

siete

la

y cada

misma

1

Kew

11.

,

y de

altura;

y

observaciones del todo

independientes una de otra. Por otra parte, el

de máxima,

term(')motro

22 á

las

la

regulado

A

dos de la tarde, había subido

intervalo á +1".

prueba que

67, todo lo cual

elevación de temperatura es

debida á otra causa, y no á la formación de espacios de agua libre en el canal Robeson.

do

la

La tempestad viene probablemente

bahía de Hallin,

tal

vez del Atlántico;

una temmás elevada que la de cualquier mar, á menos de mil cien kilómetros de

el ¡lire

cálido quo^nos trae tiene

peratura

nuestra posición.

Algunas observaciones subsiguientes del además que en la

doctor Moss demostraron

cinia del mástil, al abrigo de la influencia

refrigerante del sol

y

del hielo, la

ratura era uno ó dos grados

A

-

u/ur.; el

nieron á decirme que la temperatura se

elevaba á

variable,

días,

cinco nos volvió á dar

teníamos

el

encendidas contínuanicnto.

de las estufas do

así

en

tres estufas

los

(rreenwich marcaban

ha-

;j;ran

muy

dos grandes instrumentosde

2'.

la

por la tarde

los (|ue se iisan todos los

uno de

donde hay

25; para los oficiales,

con

Kl refectorio de los

marineros está caldeado por

fu<*

tiempo ocupados en comparar termómetros

liOs

buque no deja mucho que desear, oxceptuando, no obstante,

y

posición

abrigo de toda coamocioa

al

doctor Moss y yo nos hallábamos

colina se

la

preciso

(>s

utuí

coincidencia, el teniente Gitrard,

feliz

osta tcniporatur.i, rclativanionto alta,

dorrito poco

en

con chubascos del sud sudeste. Por una

de un aninial cuahpiicra. •

—2

registro h

el

lijarle

exterior.

figura

la

cuidado de

conveniente,

ú nl^utiii piirficu-

Aljíunos

sus fornms.

poner

error. Volví A

iiidiv-idiio

iiiii^uti

¡\

las diez

de

la

noche

el

más

tempe-

elevada.

viento salta al

y el termómetro baja al punto; á iS'/j.» media noche no marca ya más que Más tarde supimos que esta corriente de norte,

aire tan cálido del sur atravesó la latitud

de

la

Desrubiertn sin cambiar en nada

la

que se mantiene 5°, estos días á un término medio de con cielo sereno y lijeras brisas del norte. «/. Desde media noche hemos tenido seis horas de calma ó de viento flojo del sur; pero comienza á soplar como tempestad por esta parte, y durante media hora, temperatura de

la bahía,


capItvlo

—2

A

)

y

posición

in

coQiuocion

termómetro vuelve i\ stibir A 5; A las ocho reina de nuevo la calmil y miirca otra re/ 17. Durantt" «I pasco todos su que-

el

jan del variable,

f

I'or

.

un A

üiirard, el iniRino

s al

irinómetros ias,

II.

I,

Kcw

!

y de

altura;

del

s

tura es de

mómetro

y

mAs

á

fíí^ulado

ibia subido

formación

hace tres días que

el ter-

cuba precisamente este punto,

rigurosa.

lo

cual es

afectó del

muy

la

una tempestad

curioso,

mismo modo

Desruhiertn

que nosotros,

el

«lUc

termómetro.

«Las últimas rAfagas han acumulado la la proa del buque; el hielo

nieve cerca de cede

bí\jo el

peso y estA cubierto por trece

centímetros de agua.

Como

el rtoe

Kl aire,

mAs

cAlido estos

nuideras

(|ue las

y

objetos

últimos días

de hierro del

humedad en bonitos plumosa que cubren las hasta i|ue el l)U([ue se ponga A la

precipita su

liutiue,

cristales de nieve

bandas:

misma temperatura de

lu

la si-

tuación del buque, colocado sólo A veinte

un enorme

floeberg,

pletamente despejadas. El muro levan

do

qu

se

rededor de

al

aumenta en espesor,

piós de distancia de

la

Alerta,

y

el hielo

acumuló en el puente, nos protejen t»ü bien, que apenas so ha enfriado la tem^. ratura de abajo A pe.sar de hallarse

Ro-

nos infunde alguna inquietud, ocasionAn-

puertas abiertas.

zablemente Atlántico;

donos no poco trabajo. Antes de lijar deflnitivamente la Alerto en su posición ac-

mómetro marca aproximadamente

una tera-

tual

canal

cualquier

metros de

habíamos previsto este entorpecimiento; pero el agua era tan profunda, y la

,

tierra

estaba

imposible alojar Liientes del

que en

i

la

influencia la I

tempe-

la

latitud

nada la mantiene

L

de —5°, leí

norte.

IOS tenido flojo

del

tempes-

dia hora,

me

fué

peligroso

Por fría que sea la temperatura, el hielo que puede levantarse por efecto de la marea no se unejamAs con un cuerpo tijo,

como por ejemplo con

rriente de

que

mAs A nuestro

tañas

!— I5V2.»

cerca,

vecino.

salta al

punto; A

I

tan

elevada.

to

de

hielo

la costa, ó las

sólidamente

mon-

encalladas.

Atendido que la superficie del agua es mAs extensa en la pleamar que durante la marea baja, el hielo congelado en el momento del ñujo actúa como una cuña para separar los objetos mientras el

buque

hay

reflujo,

y

lado opuesto A este. El hielo acaba de

abrirse A pocos pies de nosotros

una

7.

y

especie de bisagra,

y forma

cuyo Ángulo varia con el floe y el reflujo; de modo que la cerca de nieve que protejo este costado de

— Día sereno, pero

brumoso;

todos se quejan de calor;

los

las

el

ter17°,

marineros

que trabajan sobre el hielo, y los oficia: .s que han ido A pasear, despójanse de sus chaquetones de piel de ternero marino. Durante los grandes fríos, este abrigo, de ordinario tan agradable, no conviene A los que deben hacer ejercicios violentos, porque entonces se traspira mucho, y las cálidas emanaciones del cuerpo, no pudiendo

acumúlanse en impregnan toda la ropa, in-

atravesar el espeso cuero, el interior

é

cluso la piel de foca;

apenas

el

esta última se

hiela

individuo se detiene en su tra-

y adquiriendo la rigidez de una taHz, impide todo movimiento.

bajo,

13.

es impelido así lejos del floeberg,

obligAndolo la presión A dar A la banda por el

am-

atmósfera

aumentarAn en loiijitud sin convertirse jamAs en hielo, como sucede con las cristalizaciones auAlogas si el termóme10". Ayer cuando volvió A tro sube A l)ajar A '-¿U" '/.., las esflorescencias comenzaron A evaporarse, y hoy vemos que las paredes exteriores del buque estAn combitMite,

Ksta vez, sin embargo,

Jo lo cual

)oratura es

'¿.'1";

sufrió cuatro horas después

todo

otra parte,

ni;ii

tompt»ra-

la

y el calor parecía sofocante, porque acallábamos de sufrir uiui temperatura mucho

y cada

r

aunque

frío ri^^uroso,

m

la Alrrtn desvia durante ln« grandes mareas y exige continuas reparariones.

—Termómetro —34°; tiempo sereno;

día magnífico; no puedo decir noche, por-

que

la

luna llena nos ilumina con toda su

luz; el floe se

ha alijerado mucho, y

sombras proyectadas por así

como

los

los

las

hummocks,

bancos de nevazo, nos permi-

ten andar con toda confianza; poco A poco

i


'118 fie

VIAJP.fl

ha fonsefíuido desviar todas

contra

las

AL POLO NORTE.

cuales tropozíibamos durante las

La teníi)eratura de nuestra despensa de nievo se ha estacionado hace al11°. La salsedumbre ¿.^ogunos días en tinieblas.

tea de la

carne sobre

ol

hielo

por eso se forma un mar en

miniatura debajo de

nen

los f^aríios

que

sostie-

de buey, espectáculo inu-

los cuartos

el principio del

invierno no he-

tenido escarcha en las vergas ni en

poca que se acumula sobré termómetro ó en los bordos del buque no alcanza nunca mucho espesor, y al día

las Jarcias; la el

siguiente desaparece por la sin

agua volvió

i'i

subir j'i

¡I

través de la grieta

estribor del buque, cu-

briendo en más de treinta centímetros esta parte del floe. El nuevo hielo, el de la estación, tiene

un metro y dos centnnetros

de espesor; la superficie se eleva á cinco sobre el nivel del mar, y después sigue

una capa de nieve firme de t!

tros

trece centíme-

El buen tiempo parece haberse estacionado. Para que llegue hasta nosotros el

inmenso volumen de

airo

cálido que

ha

elevado nuestra temperatura de treinta y un grados, conservándola sobre el término

medio desde el 25 de noviembre, la fuerza puesta en acción ha debido ser tremenda; y no me extrañaría saber más tarde que ha

muy mal

efecto de la

la atmósfera.

era

muy

En

evaporación,

extremada sequía

setiembre y

octubre

distinto; todo el aparejo se cubría

continuamente de una capa de escarcha que triplicaba ó cuadruplicaba el diámetro primitivo.

J7.

—La luna

declinaba hoy sobre

horizonte del norte, y hemos visto

el

un pa-

brumoso del radio acostumbrado.

raselenio

reñexion parecía efectuarse á unos dos-

cientos cincuenta metros entre nosotros la tierra, y

buque.

A

y

avancé hasta que cayó sobre el mayor distancia, los objetos pa-

recían sepultados en el vapor por la parte

iluminada de

mientras que

la atmósfera,

aquellos que se miraban á través de las capas

oscuras del aire aparecían distintamente y presentaban contornos bien definidos.

Atlántico.

El magnetómetro ha sufrido en estos dos

que después de nuestro regreso á Inglaterra tuvo á bien hacer en mi obsequio el capitán N. Hofi-

últimos días algunas lijeras perturbacio-

.reinado .

de

duda por

La

de grueso.

_

m

Desde

mos

bergs. Durante la alta marea de ayer tarde,

que se extiende

De

tiempo en

el

las investigaciones

vemos muy pocas auroras boreay á veces ninguna; la luz del astro de

nes; pero les,

noche es quizás demasiado brillante para que se trasparenten las manifestaciones dé-

.meyer, director del Instituto meteorológico de Copenhague, resultó que en todas

la

las estaciones de la costa oeste de

biles.

Jandia, entre Ivigut I

de agua.

sitado en invierno en la Playa de los Floe-

el

ñ

de observación

la colina

vemos en ol hielo, á dos kilómetros de dis» tíincia, una pequeña grieta de la cual se elevan de vez en cuando ráfagas de vapor

que hay

debajo, bastante saturado ahora de sal para ilerretirse;

«/•/.— Desde

moles

las

soplado vientos el

y Upernivik, habían

cálidos del sudeste desde

19 de noviembre al

.con

Groen-

12 de diciembre,

una elevación de temperatura

idéntica

'

Jueces.

'-

.-•

— Noche de l&smás magníficas:

el

comandante Markham se nos ha presentado como Májico del Norte. Antes de nuestra marcha había tomado en secreto lecciones

& la que habíamos experimentado, demos-

de prestidigitacion, proveyéndose de

trándose que la causa perturbadora exten-

aparatos necesarios;

muy

y

los

complacidos

dió su acción á toda la región intermedia.

tadores,

Ja cual comprendía al menos dos mil cua-

espectáculo, dieron el

trocientos kilómetros.

á nuestro amigo. Todos

más de al

los

los espec-

terminarse

el

nombre de hechicero los

helados e&ta-


rwlTVio

ban presentes; su convalecencia

me ha

pa-

m

IX.

descuido en lia

nor del i^édico, que no hemos tenido mi\s

obsequio

ellos

y

mayordomo;

el

la at-

sitio

húmedo; y

el resto se

repartido hoy; inútil parece decir que el

recido bien larga; pero debo añadir, en ho-

enfermos que

un

mereció

más favorable aco-

la

gida.

En

mósfera exterior es tan seca y sana, que nadie se queja de reuma, tos ni dolores de

jor gusto, los manteles se cubren de apetito-

ninguna

sos manjares:

especie.

— El

el

primer puente, decorado con

en cada mesa

se

ve

un

el

me-

cuarto

ha llegado esta mañana á su posición más meridional; ya ha trascurrido la mitad do nuestro primor invierno, y aun-

de buey almizclero ó de carnero fresco,

que apenas nos separan del polo cuatrocien-

este

cincuenta y tres millas (480 kilómetros), todavía podemos permitirnos hablar del dirr

carne, la capa de grasa medía dos pulga-

i?-^.

sol

tas

tnhH corto del año:

¡I

mediodía un tinte ver-

doso iluminaba vagamente

y

el sur,

la

extremidad opuesta del cielo. Esta aurora ha bastado para eclipsar las estrellas de la vía láctea, A treinta grados sobre el hori-

zonte del norte y del mediodía; apenas se distinguían cuando nu'is las del cénit. Para llegar A las regiones

no existo ya

sería

ciento veinte millas al

polo norte;

donde

este crepúsculo

necesario

más

allí el sol

acercarnos

('¿20 kilómetros)

desciende por detrás

del horizonte, durante el invierno,

y ocho grados,

límite sobre el cual sus pri-

meros albores permiten el

mundo -55.

á diez

al

centinela en todo

dar la señal del día.

— Salvóla ausencia del

das;

gran

día;

en

la

sol,

ausencia

aJ libitum\

parte exterior de la

nunca he comido nada tan

tierno

y

sabroso.»

Se había matado la res á fines de agosto;

que se descuartizaron en julio del año

las

siguiente estaban

«Desde que .SI"

y

— 41°

mucho más

flacas.

la

temperatura oscila entre

el

techo del primer puente,

cerca de la escotilla de entrada, se

hume-

dece cada vez más: sólo es cuestión de carbón; mas no dejado tener gravedad.

no

se

ocupa esta

me

ni de noche,

samente

jiarte del

buque

Como

ni de día

limito á enjugar cuidado-

los baos,

frotándolos después con

pedazos de paño. El doctor Colan piensa, y yo que una temperatura de

bién,

lo

creo tam-

— 35°

es el

hombre puede soportar impunemente, á menos que la atmósfera esté del todo serena. Cuando el límite inferior del frío

que se puede reconocer más ó menos i'ácilmentc en el color de cada uno, tenemos una Navidad espléndida: cielo estrellado y sereno, con un indicio de aurora á medio-

y

los víveres ordinarios

mejores tajadas se han reservado para

las

hasta

una nube de bruma en

reflejábase en

además de

que

el

termómetro baja más necesítanse grandes precauciones. "

'^uestros

convalecientes se han restable-

para

cido casi del todo; ciertamente debían estar

que sea más higiénico nuestro paseo sobre

ya cansados de su encierro, donde no po-

el hielo.

dían disfrutar del sol ni del aire.

día,

bastante agitación en

el aire

pedida en Queenstown, que contenía re-

Uno de nuestros animales de tiro, abandonado por Aldrich en octubre á gran distancia del buque, había vuelto en un estado deplorable; vélasele vagar errante

galos para todos los individuos de la expe-

por

Autes de

salir

de Inglaterra habíamos

cibido de parte de la señora Coote, otros parientes de sir

Pawy, una

caja

y

re-

de

ex-

los alrededores;

pero no dejaba á nadie

conspiraban

dición.

acercársele,

fijada

Por desgracia, antes de la época fué necesario distribuir lo que ence-

rfaba

ñno de

evidentemente para declararle «fuera de la ley» Nuestros hombres han conseguido

los

paquetes, colocado por

.

y

los otros perros

m


m cogerle,

Viajes aí POLO NORTfe.

y he dispuesto

de una libra

se le

de conserva de carne diaria, además de

lo

que obtenga de la caridad pública. Con este régimen comienza á engordar ahora demasiado, y por lo tanto le sometemos otra vez á la ración tasada. Sus compañeros le acogen ahora con buena voluntad porque han visto que le tratábamos con deferencia;

hoy es el rey del más serviciales.

tiro,

y uno de

los perros

!

I

)0

cuotidianos

y

visitar los dos observatorios

Kew

una, y

recien nacidos.

los

A

las

las

es de

chozas de nieve de

2°,

20";

18,

y

la

de

la del

11° más hoyo para el fuego continúa elevada que el aire exterior. Difícil es impedir que nuestras polainas

'I

los

y aunque por muchos conceptos se debe elogiar á Federico, nunca se le podría

tro bajo la superficie,

I

para trabajar;

para entregarse á sus ejercicios

oficiales

termina su trabajo diario. Los oficiales permanecen fuera hasta

de perder uno de el único

hembras que están á punto de parir (ahora tenemos dos, instaladas en barriles vacíos), no queremos conservar ningún perro á bordo; jairas duermen tan bien como al aire libre. La temperatura del suelo, á medio me-

I

esta hora todos salen del

que sobrevivía á otros cinco de la misma edad. Los esquimales no sirven para «oíír«-

excepción de

,

A

la tripulación

nuestros mejores perros jóvenes,

enseñar á cuidar de

i

es á las diez.

buque,

y de Greenwlch. Los marineros van á comer á la una y vuelven al hielo hasta las cuatro de la tarde, hora en que

Zds,

r

el hielo y se pasa revista. Los oficiaalmuerzan á las ocho y medía, y ya no tienen casi tiempo de emprender ningún trabajo antos de la llamada general, que

les

de

En cambio acabamos

I

primer puente, van á trabajar una hora sobre

el

la

tiempo que media desde su en-

trada hasta la comida, es decir hasta las dos

y

treinta minutos, trascurre con sor-

prendente rapidez. Después se fuma y reina el silencio á bordo; algunos duermen la siesta; pero el thé despierta

todo el

á

las siete

á

mundo.

Después se

asiste á la escuela,

hasta las nueve,

momento en que

mera vez, durante

el día,

que dura por pri-

podemos prose-

guir nuestros estudios en paz, seguros de no ser molestados. Las lámparas reglamentarias se

apagan á

once; pero ¿se extra-

las

ñaría ver bugías de contrabando iluminar

may"^ mismo

de lana se deslicen hasta los talones, y así es que los calcetines se gastan muy pron-

la

to.

Para caminar rápidamente, los oficiapueden llevar medias de telar y borceguíes, sin temor de que se enfríen los pies; pero los marineros que trabajan y deben estar largo tiempo derechos en el mismo sitio han de ponerse las botas con suelas de corcho, más sanas, aunque menos cómodas. Se cree que el tiempo debe parecer muy largo á bordo de los buques árticos, y hasta nostros pensábamos leer y escribir mucho; pero voy á decir cómo se pasaban

tan sabiamente, que no

les

za

el

para

amigos

se

parte de los camarotes,

y

hasta

salón? Estas veladas se utilizan

quejarme;

me

siento con fuer-

pero como

nuestros

acuestan tarde, no se levantan

temprano; y si todos deben presentarse á la revista de la 'uañana, algunos han de aplazar su almuerzo hasta la comida, como

no quieran reemplazarle por una cena á las once, lo cual es beneficioso para la despensa. Este arreglo se prestaría á la crítica con otros hombres que no fuesen nuestros oficiales, jóvenes,

cundos en recursos.

trabajadores

y fe-

Sin duda no tendré

nuestros días.

que hacer ninguna modificación en todo

Los marineros almuerzan á las siete y media, y después se ocupan en limpiar el

invierno.

el

Se come temprano para economizar el


ra

CAflIULO

carbón; los hoi'niDos de

gan h

cuatro, el

las

cuece en una de

la

cocina se apa-

agua para

el tlié

se

las

oraciones,

pasa revista fuera del buque, y luego todos, \inos para pasear por

so

se dispersan el hielo

y de la munión vicio.

en que

otros por tierra; la extensión de

y

excursiones depende de

las

so

la

temperatura

los días

de co-

hace la llamada antes del ser-

— A medio día

•iJ

En

luz de la luna.

distinguíase clara-

el buque desde la extremidad de la Avenida, y reconocemos un progreso sensible en la duración y la intensidad del

La luna reaparecenl mañana, pasado mañana, y excepto una ausencia

crepúsculo.

deberemos quejarnos de

la

se

nos

puede dispensar mejor que A otros nuestro deseo de que el tiempo trascurra con rapidez; pero debo decirlo en confianza: jamás reunión alguna de oficiales y marineros soportó con más tranquilidad y mejor ánimo la vida solitaria y monótona de

Después de hacer varios cálculos para

momento

preciso en que da-

noche en Inglaterra, nos reunimos todos á las 7 y ó.") minutos la

de la noche para felicitarnos por

el

mutuamente

día de año nuevo; después se brin-

amigos de quienes nos hemos separado, y por el buen éxito de nuestra empresa, deseando que sea tan próspero el

da por

fin

los

como

sus rayos nuestras encajonadas en sus hielos, y no se refleja ya en los cristales de los hummoks;

orillas

pero ea nosotros brilla una cálida y dulce luz que ilumina las sombras de Groenlandia: la

esperanza hace

latir

nuestros cora-

y

crepús-

el

culo extinguirse; pero nada nos arrebatará

nuestra alegre Pascua; ni

nieve arremo-

la

linada, ni la ola que se hiela congelarán

nuestra hilaridad, eco del hogar

encendemos de nuevo entre

feliz,

los floes

que bo-

reales.

del teatro

como en

reproducimos

la batalla

de

la

vida, i

que

ellos

hicieron antes

dieron llegar,

y erigimos nuestras

señales

cerca de orillas vírgenes, no holladas to-

davía por la planta del hombre. Sin embargo, complácenos ver descritos en las pá-

polar,

de

fieles

triunfos de

la

historia

antiguos

los

nuestra raza en esta región

donde nuestros valerosos predecesomarcadas sus huellas.

res dejaron

«El telón se levantará cias

muy pronto,

gra-

á nuestros humildes esfuerzos para

horas hemos hecho cuanto podíamos; vuestra imaginación surecrear nuestras

que

plirá lo

miento

,

y

falta. ¡Sólo

vosotros

¿Donde están

el principio.

lo

de nosotros; pero más favorecidos que ellos, nos elevamos á latitudes á donde no pu-

ginas

los desiertos árticos.

de

jado de iluminar con

«¡La llama había brillado ya! ¡Ninguno

El año termina pacíficamente: desterra-

el

medio día ha de-

de nosotros quisiera olvidar que somos hijos de nuestros padres! Así en las tablas

dos voluntarios en estas regiones,

doce

desdeñoso

el espíritu

ó la crítica útil. El sol de

oscuridad de la

enero,

noche.

rán las

temor de encontrar en

no

de quince días hacia fines de

determinar

aleja de nosotros el

zones. El sol puede ponerse,

mente

ó

121

Su indulgente sonrisa

tedes la bienvenida.

tan buena compañía

las estufas.

El domingo, después de

[\.

tenemos un senti-

debéis

compartirle

los rostros queridos,

las

mi-

El 18 de noviembre de 1875, al abrirse de nuevo el Teatro del Polo, habíase re-

radas de amor, y las voces dulces y sonoras? Allá abajo, en la isla natal, en las

citado el prólogo siguiente (no le he trans-

agradables moradas que las personas que-

crito

en su lugar), obra de nuestro limos-

H. W. PuUen. «Amigos: tenemos el gusto de dar TOMO

I.

ridas

animan con su presencia. |No qui-

siéramos llamarlas aquí!.... Pero sus pen-

nero, el reverendo

á us-

samientos siguen todos nuestros pasos; á itt


viAjus

vil

través del frío

mar

dirigen hikia

el

y;ris,

i'iiid

el

y aqui las alma y el cora-

NonT;;.

¡Dios las bendiga

sus recuerdos so

Polo Norte,

correspondemos con zon.

AI.

'

y

las

conserve bajo

su poderosa mano, y también h nuestras esposas ó prometidas y al querido país natal!

%


lei've .

bajo

nuestras

crido país

X

CAPÍTULO —

El miirOgrafo.— líl iilbn,— Lo vúi

li'ioton. Connolncion del mercurio. Kstndo snnitnrio.— Ln cnrnc dol l)Upy mizcloro.— Ftillu do iilnnelus.— Ciiplurii de un leming. Trincos y perros. Tcmperulurn del mor. Vuellu sol. Ln presión de los hielos. Ln vegctncion poliir.

El largo período de calma de que acabadisfrutar terminó el 3 de enero con

violentos chuliascos del sur,

de

iil-

dd

mos de

un descenso

acompañados

del barómetro

y sombríos

más

la estación

y

septentrional de la Alerta.

la

durante treinta y seis horas, temperatura se mantuvo constantemen-

te

en

El 8

el 9,

la

Bahía de Playa de

la

Descubierta á

43°,

nubarrones que se acumularon sobre el cabo Ra^vson, A la entrada del canal de Ro-

y en

beson. El cielo, excepcionaimente claro en

y un grado en favor del país que más al norte. Es verosímil que el

se halla

moviera entonces en

Robeagua li-

el

cénit,

un aspecto

ofrecía

tiempo continuó

muy

siniestro;

el

variable hasta la no-

che del 10. El 6 casi

y

en su

horizonte

medio

lleno, la

día, estando la

la

el 7,

considerablemente

i'i

tiñó

de

un

color

temperatura variaba cada salto de viento.

El 8 y e 19, y durante la mañana del 10, tempestad del sur y termómetro más elevado; las ráfagas hacían rodar el

nevazo

for-

y que

10. to, se

en

el

muro de este

el hielo;

En

pudo determinar

de

la

buque, y las fluctuaciones del termómetro no fueron tan considerables como en

vien-

causa de

ha hundi-

corriendo ahora sobre

á estribor, cerca del temible

floe-

ÍM

menos dos piés de proEsta misma presión ha sido

fundidad.

Bahía de la Descubierta son

el

inmediación de nosotros,

la dirección del viento.

completamente idénticas; y sin embargo, ninguna de aquellas tempestades llegó al otro

la

se filtra,

l)erg, tiene por lo

dos barómetros de la Playa de los Floe-

y

agua

A

peso, el floe se

toda la noche del D no se

¡Cosa notable! las cifras dadas por los bergs

cinco piés de altura.

aumento de

do muclio en el

últimas rá-

impelidos por

han acumulado desde proa á popa lado este del buque, formando un

interrumpieron magnéticas.

hielo se

estrecho de

— Mientras .soplaron las

y

observaciones

el

existiesen espacios de

fagas, los hielos,

mando torbellinos, que impidiéndonos salir, nuestras

Floebergs sólo era do

bre al viento de nuestra posición.

atmósfera brumosa del

del norte se

anaranjado;

luna

los

22", resultando esta diferencia de veinte

son,

7, A

la

la noche se arrancabuque repentinamente de su lecho, elevándose un pió, poco más ó menos; de aquí se ha seguido una perturbación con-

causa de que durante se el

siderable del

marégrafo, y por desgracia

ha quitado el techado del buque para repararle, se ha recogido también la cuando

se

w


124

VIA.IUS

AL

NOUTK.

l'Ol.O

I

nguja

yo

(le

rogistro

la eorreccioii

el hielo

so

untos de

liiihor

atravesaban rápidamente

iiuolado

que era necesaria: cuando

oprime sobre

doeste al nordeste, unas nubes

instrumento,

el

expulsadas do

aumenta siempre. Se podrá remediar que ha sido causa del movimiento inesla

estal)]ecer

regularmente

Alert(i\

pero

es m;\s

cuando

su

máximum

poste del marégrafo;

de altura sobre

pero

12,

más

A

nueve de

mañana

uno de

la

tempe-

20". Difícilmente se creerá

el

termómetro marcaba

29", 4.

indica viento y lo contrario hace

una atmósfera variable; un tiempo sereno, y de consiguiente más tolerable, aunque muy frío. Por primera vez en todo el año he podido escalar con Feilden la colina de observación hasta la cumbre. Fuera de la bahía, ¡os campos de hielo, iluminados por

tiempo era espan-

frió;

la

que nos quejáramos, y no obstante, todos estal)an muc'io monos satisfechos que ayer,

esperar

cantidad de aquella carne, convertida en piedra por el exceso do

sema-

sol; la

pero procedía de la

Una elevada temperatura

el

rounióndose

había coloreado de un

cuando

las

ratura era de

habíamos permitido á los perros suy no tardaron en descubrir y dovorar en un momento una considerable ellos,

me-

deseando hartarse más, ha trepado hasta

la

obenques A bastante altura, y enredándose en el aparejo, no ha podido retroceder ni avanzar. Federico no ha tenido escrú-

dio día, parecen

ridan, distinguíase

pulo en aprovecharse do

de agua, procedente sin duda de alguna

los

ia

luna llena y

los

vagos albores del

sumamente

escabrosos.

A

unos dos kilómetros del norte del cabo She-

enojosa posición

una columna do vapor

de su discípulo y á juzgar por los aullidos que estamos oyendo, el infeliz ha pagado

grieta formada por la marea.

su culpa y la de los otros. Al franquear con Feilden

la

olvidando

ro,

el frío,

Mi compañe-

quería ya trabajar con

draga.

pendiente

Este año hacaido poca nieve, relativa-

inferior

de la colina, nos ha parecido dis-

tinguir

á,

mente, y por eso vemos en las alturas mucha menos que el otoño último. La que se había acumulado en nuestra colina de ob-

mar

libre;

lo lejos

más

al

la

un pequeño volver por

espacio de

la tarde,

sólo

he visto hielo: con el débil crepúsculo que forma nuestro día, la sombra proyectada por una cadena de hummocks puede tomarse fácilmente por agua. A mediodía

m

aproximación del

el cielo se

La ráfaga ha desprendido uno de los cuartos de buey almizclero suspendidos de

Como

regiones ba-

día el horizonte presen-

eslA helado.

maniobras.

y

entrada del estrecho

matiz casi semejante;

costa

bir á bordo

Mf

la

na última

toso,

f!|

la

luna.

las

ir

las

sudeste,

que de costuml)re; la acción del viento contra el pack ha producid una marn» muy baja, tal como hubiera sido ca e! mar cuando no ia

if^d'^

sido

cálidas

verdoso bien pronunciado,

tinte

debido á

I

M

— A medio

un

taba

el

mulación del hielo nos obliga á renunciar. Esta última torm nta ha hecho encallar los tloes

más

de Robeson.

rápida acu-

la

altas,

A las seis do la tarde,

al

en pesadas masas á

el

nimum y

regiones

calma reinó en

la

dirigióronse

jas,

buque se hunde poco il poco. La única manera exacta de proceder seria anotar el nivel del agua misma en su mí-

cuando

las

centenares de millas.

difícil

observaciones

las

muy

aparecen durante las

sólo

procedían de un punto que distaría varios

error

perado de

del su-

evidentemente habían

tempestades;

mthins alta do

el

nimbas que

esos

ha de marcar for'"''amon1o la marea lo que es en realidad, y el

t''sto

el cielo,

'

servación, y que resistió á los vientos de setiembre y octubre, ha desaparecido ya,

dejando

y

á

el

suelo completamente desnudo,

nuestra disposición una gran cantidad


125

i:AffTULO X.

do piedras

como

para construir tantos

se nos antoje; barrida do

las

cairiis

cuando

tierras

La marcha no

acumulado sobre los declives y el hielo; pero ¿podremos darla todavía el nombre de nievo? Ya no oirece la menor estructura coposa; helada una y otra vez, desmenuzada por el viento, que la hace rodar en forma de torbellinos, ya no es más que blanco polvo, nevazo. Todos nuestros hombres se ocupan en altas, hiise

despejar las inmediaciones de Grecnnn'cli

de

Kcw: por

y

fortuna, las chozas se habían

so

un

arquean sobre

demasiado

es

dirección de los

espacio hueco. difícil

en

la

por los demás

s<istriiiji\

puntos es de las más fatigosas, y un solo hecho bastaría para probarlo: después de recorrer un centenar de metros por aquel penoso camino,

si

por casualidad se en-

cuentra un espacio donde la nieve esté bien unida, la misma suma de esfuerzos que debía emplearse para avanzar lentamente necesítase entonces para correr.

En

de una montaña se ha observado

la

el

cima

mismo

de altitud

construido sólidamente con moles de nieve

fenómeno:

de dos pies de grueso, pues han quedado

andamos durante algunos momentos más de prisa que por una llanura; sólo conservamos el paso ordinario sobre la nieve bien

completamente sepultadas bajo chas que rodaron

al pié

de

las avalan-

la colina; el

rredor que pone en comunicación

las

codos

un techo de trozos planos, cortados en el hielo más duro; pero por lo mismo ahora se doblegan bajo su propio peso y el de la nieve que los cubre; felizmente, al amontonarse ésta se ha enestaciones

durecido,

tenía

lo

cual nos permite retirar sin

al

franquear

la línea

unida de los declives inferiores de las colinas, y en el fondo de lo.-s valles abiertos en la dirección del viente más frecuente.

El termómetro ha vuelto á bajar á .?S° y anuncia un tiempo sereno y claro. El alba

ha eclipsado

las estrellas

á veinte grados sobre

el

de la vía láctea, y

horizonte no se dis-

de primer tamaño. El

avería el techo primitivo.

tinguen ya sino

La nieve blanda no nos infunde ya desde primeros de diciembre la menor inquie-

tinte del cielo pasa del al

amarillo-pálido: este crepúsculo, tan dé-

tud; sólo se abrevian nuestros paseos por

bil

aun, nos hace comprender hasta qué

las tinieblas, ó por el

temor que nos sor-

prenda á cierta distancia

flel

buque una

tormenta de nieve ó un súbito descenso de la temperatura. Los pies no se hunden ya;

las

gris-perla-brillante

punto llegarla á ser densa

pero esto no quiere decir que el camino sea

días de ausencia del sol,

bueno: no sólo tenemos

las diversas

los sisírn///',

de nevazos rodados, 'orientadas en ción del viento predominante,

ú

olas

la direc-

que éste surca la llanura formando hondonadas cortas, profundas é irregulares, cuya altura varía de algunas pulgadas á dos pies, asemejándose á la superflcie de algún mar revuelto que se hubiera helado de repente. Los caballones, minados por debajo á causa de las últimas tempestades,

cuando

los

sino

se

pisamos; son asaz resistentes

para contener patines; pero estos se perían

muy

abren

pronto por

el

rom-

peso del cuerpo

la

oscuridad en

mes de diciembre al rededor de nosotros. En dicho mes no nos llamó esto mucho la atención; mas al compulsar el número de el

espantan

las tinieblas

la

reconocidos por

expediciones polares, casi nos

mucho más densas

que hemos atravesado. causa de

ir'

En

cambio,

menor inclinación de

la

y á ruta ,'."'

del sol sobre nuestro horizonte, el crepús-

mucho más tiempo antes ó dessuma anual de luz y de oscuridad es la misma para todos los culo dura

pués déla tarde. La

puntos de nuestro hemisferio. Aquí tene-

mos un largo

día

y una larga noche; allí mós útilmente.

están repartidas las cosas

El agua ha invadido el hoyo para el fuego, obligándonos á practicar otro algo mas

I-

m


120 It^Jos

VIAJKM AL l«OLO NORTE.

Al arrancar

del biKjuo.

maré^íralb liemos hallado,

el

poste del

adherida á

la

parte inferior, una í^ran cantidad do cieno

duro y

do modo que uiAs cerca de

f^ris;

orilla, el

lecho del

mar debería

l'or el contrario, allí

lada puede

donde

liltrarse

i'i

estar libre.

ne

mar que

no sa-

el a¿íua

través del fondo,

congélase invariablemcnto mientras peratura del

la

{i—2\ Esta tarde soi)Ian nlfagas del sur;

termómetro marca

40",

el

elevilndose onco

veinte minutos para volver h

¿grados en

bajar ocho en diez.

En

nuestros paseos

al-^o

raro que, engañados por la

una mole do

hielo,

no es

lejanos

vaga

buena pipada, trumento

silueta de

creamos ver algún

poco,

4

4",.");

impo-

Nuestra salud os oxcdonte: á ílnes del año no podíamos consumir ya nuestra ración diaria, la misma que apenas nos falta ahora. No podría explicar nuestra falta do

la

grava del

choza de hielo cons-

la

si se

deja caer nieve so-

suelo, encuéntrala al día

carcha en

el interior

mente

produce un hecho análogo deba-

se

evaporada y condensada en esde la bóveda. Probable-

jo de la capa nevosa que cubre

tierra;

la

El buque se inclina ahora de dos á tres grados sobre babor: cuando el mar sube ó

en poco tiempo se forma un espacio libre de una ó dos pulgadas de altura, donde trotan los lemings y crecen las plantas achaparradas de la región; la temperatura

baja desencájase de su sitio por la acción

es

de la marea sobro

de

que

la

gruesa bisagra de

se halla entre nosotros

y

berg á estribor, y por el peso do que recarga el hielo á babor, hacia

á

él floe-

menos que

mismo fenómeno debajo

nieve

contribuir en alto grado á la

parte

cendente del glaciar.

29. el

del

la

tubo do sus pipas sea

muy

no tarda en quedar obstruido por cristales de jugo de tabaco que resisten á las

uniforme y excede en varios grados á la atmósfera ambiente: si so produce

la

corto,

'i

menudo en

siguiente

Nuestros fumadores no están contentos:

I

bas á

emoción cuando las inciertas claridades de la luz que vuelvo nos permiten ver una roca ó una mole de hielo que ofrezca alguna semejanza de forma con el te-

do tierra.

ÍHii

la Asistt'iK ia.

El doctor Moss se ocupa en hacer prue-

duda, pocos de nosotros pueden reprimir

hielo

:

meses de noviembre y di-

bre

estación actual. Sin embargo, en

mible cuadrúpedo.

I

los

dos en

cierta

i

en

ciembre; pero en 1852 y 18r)3, Eduardo Belcher hizo la misma observación á bordo

truida en la orilla:

la

;

marcó con bastante exactitud hasta

sibilidad do la presencia de esos plantigrala

muy

bajo este punto el fenómeno se pro-

de

la casi

mantiene en buen esta-

le

duce irregularmente y el mercurio disminuyo mucho de volumen.

los alrededores,

De aquí deducimos

d(d

buque,

termómetros, que sólo se contrae poco

í'i

muy

las focas.

el

saca fuera endurécese

se

ins-

El mercurio se ha helado; uno de nuestros

apetito

abundante, pues no hay mar lil)re en y de consiguiente escasean

enciende en

so

el

calor

el

pronto.

Muy difícil sería para estos animales acechar y coger su presa en las tinieblas, y aun esta presa no debe ser

oso blanco.

si

noche con

la

temperatura

la

do; poro

ha deshelado

se

si

por

Cuando

cuerpo.

tem-

la

cubro so mantie-

le

contentarnos con fumar cuando mi\s una

agujas y á los alambres. En nuestros viajes por el hielo debemos

tros;

—Barómetro muy

bajo:

aire

50°, 5.

temperatura de

muchas narices vamos, con

la

está

el

se

A

737 milímecabo

el

sereno á

una

pesar de que

han resentido

,

todos

cabeza bien tapada, á dar

corto paseo por

l,a

el

debe

marcha des-

vénso nubes negras sobre

Rawson; pero

m

hielo,

la

un

Avenida. Las capuchas


c'MM'Ifl.il V.

adiiptadiH ú los chiKjuctoiu's

son

pero

bastante altri^o;

(lo

fórniase

de

i\o piol

un borde de vapor

coiiioiizadu

Ibcii.

rededor

ul

diríril

lieludo,

noche,

parte inferior del rostro, se hielan sobre

la

pero en

ahora

Uno

de nuestros

disgusto de recono-

el

El alba de medio dia síí ensancha con mirando hacia el sur pode-

^íran rapidez:

un hombro ¡I la distancia de y cinco metros; por la parte

distinguir

ciento veinte

del norte, vueltos de espaldas

vemos ú setenta y

temperatura,

el

hielo

cada vez más v cruje cerca del

Inique; en cada

mómetro marca

una de

las ^^-rietas, el

ter-

que en nuestro con-

H)",

cepto constituyen la temperatura

máxima

del vapor que se eleva del agua. Así pues,

dado que no

mar

so

forme alguna gran exten-

en las inmediaciones, el termómetro no subirá apenas de nuevo an-

sión de

libro

tes de volver la

retroceso tierra

de

y

seis

das por

ha abierto entre

la

una

de que ,

todos

á dar

un

japuchas

un cuarto do hora.

cincuenta y cinco minutos, el termóU.V', y desmetro se eleva desde 47 á

pués de un brusco salto de viento l>a¡ar

norte,

al

doce grados en media hora.

Las Uuctuaciones termomótricas frecuentes durante

invierno,

el

tan

,

demues-

tran en (jué torpe error se incurriría

adoptaran como únicas bases, para terminación del

polo

más

frío,

si

se

de-

la

tem-

las

de

la

región.

sur por

el

Un

viento local llegado del

estrecho de Smíth y

el

canal de

Robeson produce una elevación del ternu)metro que no se tendría seguramente á setenta ú ochenta millas al oeste, en alguna estación únanos abrigada. La temperatura media de nuestro año estará en proporción directa con el número de chubascos del sur.

A juzgar sobre

el

por la poca

bruma que vemos

canal de Robeson, calculo que la

última tempestad no ha sido bastante fuer-

centímetros de anchura, separa-

te

una

distancia de cien

el

buque con

la

metros;

el

costa ha retrocedi-

do dos centímetros

y medio; y

mo no admitamos

que

la

en

fin,

co-

Alerta se haya

alejado de la ribera con su

10 á

puente; mástiles

los lloebergs, dos grietas paralelas

tonel destinado á sostener la cadena que

enlaza

En

primavera. La fuerza de

del hielo

el

peraturas reconocidas en diversos puntos

tinco.

liajo esta ri^'urosa

se contrae

la luz, le

á

violentas

intijir

vuelve á

cerlo así prácticamente.

mos

la

ráfagas que pasan

entro el aparejo durante

al lado

do helarse.

nueve do

superior de los

oímos

peli;j:ro

las

es casi sereno eii

part^o

viduo que se lleva corre

cabo

la

barba, lorniando enerpo con

oficiales tiene

el

el aire

A

variable

|

ella; y el indino puedo ver lo que pasa y advertir A su compañero, que

milíiue-

mure, una tempo

muy

la

(niitar.

soplar diiraiitc la noche, tru

ratura

Los tapabocas, qne cubren

do

¡i

d(

masa de

floo-

para poner en movimiento

el

hielo;

toda la superficie debe estar todavía congelada, por

una

diferencia de cuarenta

cinco grados entre la temperatura del

y

la del aire; la

y

agua

atmósfera continúa siem-

pre brumosa sobre toda extensión algo considerable de

Más

mar

libre».

tarde supimos que nuestros compa-

bergs y su tloe de ciento cuarenta metros de ancho, nuestros cables, que tienen

ñeros no tuvieron en la Bahía de la Descu-

han de-

bierta ni viento del sur ni brusca varia-

ciento sesenta metros de longitud

bido acortarse considerablemente;

en

el

ción del

termómetro;

la

temperatura se

— 49 y — 53°

otoño no estaban apenas tirantes,

había mantenido entre

necesitamos alargarlos dos

«Podemos estudiar fácilmente en los depósitos de nevazo como rebota el viento contra una escarpadura, dejando en la base una zona de calma. Cuando la columna de

y ahora metros y medio

más.

El viento del sur, anunciado durante la noche por el descenso del barómetro, ha

'/a-


\

I'.'S

airo hullii uiiu barrcni. divídese ul IKisaiido

t'i

la doroclüi,

^^

la

I

»,n;s AI.

l'üKl NdlIlK

punlu,

buíine. prueba do (¡ne

izquierda y por

encima, vou uiiu fiiriii imiclio iiiuyor aun; poro las masas atniosfóricas, \ iolcnlamcn-

ahandonan

to roi'ha/adas,

alejará I

rodaban en sus torbellinos, y estas se ncumulan en declives cuya altura es proporcionada á .77.

jior

la cerca

del

y exceptuan-

lo",

hielo de la orilla

esta terrible

l)ajo

y que nuestro campo no so ahora; las grietas continúan

abriíhidose á estribor

\

la del obsti'icubi.

— Toniperalura —

el

más

b'inperalura,

nieves que

las

contrae cada vez

s(>

y á babor

do nieve ha caldo

del

buque;

consecuencia

ii

cambio de domicilio de nuestro vecino,

es ])rociso traliajar do

(Irme para ropa-

rar el desperfeclo. I

y el '¿H, durante alf^unas horas; mercurio do los terniómolros continúa

do

el i¿4

el

helado desde hace once días. El baja,

y

los sfr/'lifs,

brados do

l)arónie1r()

precursores acoslum-

vientos del medio dia, acu-

los

muíanse sobre el cabo Uawson. cerrar varios Nos vemos precisados ventiladores: cuando la diferencia entro la temperatura do nuestras habitaciones y cuala del exterior se manlione inferior í\

(i

renta

cinco grados. los tubos

y

esparcen

paso á una frió

combustible para

de ó

impedir

í;;randes

expulsar

la

baos del tocho.

Todas en

columna

su condensación on

las

semanas

se quitan

raspaderas los cristales la

parte

con fuertes

de hielo formados

en

superior de las escotillas;

mi camarote, completamente seco, mantiénese una temperatura constante de 5° ¡I pero la varilla de hierro que atraviesa pared del buque es tan buen conductor

15°; la

del frío,

que

la

extremidad

se

nuamente de una capa de

¡

i

cubre conti-

hielo de

\ina

pulgada de diámetro. Spero Capata, mi la raspaba cuidadosamente todos los días; pero ya se ha cansado y la

periodo do

nos abandone,

cuan-

el

albu

dará bastante luz para que se pueda leer tres horas al airo libro.

Ahora guir

se esfuerzan los ojos para distin-

los caracteres

únicamente

los

ordinarios do imprenta;

miopes leen mejor. Nues-

la

haberse fortificado desde

luna nos impido resohcr J

sita

."

de Febrero.

— Se

la

cuestión.

ha girado la vimédica mensual: todos siguen bien,

excepto dos marineros que dormían cerca de entrada, y cuyas hamacas á cau-

do

la escotilla

so

habían impregnado de humedad,

.sa

de haberse condonsado esta en lluvia:

el

doctor les señala otro sitio para dormir.

la estación mido 1'" ¡30 do gran sorpresa mía, no lia variado desde el '2li de octubre; yo esperaba que la evaporación rebajaría notablemente la superficie del íloe.

El hielo do

espesor: con

-i*, y .V Brisa del nord noroeste, que ha durado veinte y cuatro horas. Según costumbre, el 1)arómetro subía; pero, cosa ex-

traordinaria,

deja crecer en paz.

nevadas; y la temperatura, en vez de ba22.° El 3, el viento jar, se ha elevado á

la

ocul-

tación de Marte. t

satélite

el

á (juinco días,

mayordomo,

La bruma nos impide observar

I

do nuestro

invadiendo

que,

primor puente, nos impondría

los

I

Do aquí

las tinieblas.

principios dol invierno; jiero la llegada de

humedad

S

considerar como terminado

tra vista parece

el

i

nuestros

sobre

siendo ahora la desviación de cerca de cin-

í^astos

ún-i

oslará mailana

dos horizontes, y aunque el sol no aparecerá hasta dentro de dos meses, podemos

fuera la corriente de aire recalentado; pero

cuenta y seis, dan descendente de aire

m

La luna

[

El

floeberg,

nuestro amigo,

nuestro enemigo,

se

sigiie

ó tal

acercando

vez al

hemos tenido también

fuertes

salta al

S.-S.-O. durante ocho horas;

el

barómetro continúa .subiendo, y el termómetro sigue marcando una temperatura

comparativamente cálida»


capItci.1.0 X.

la urilla

i«>

torriblo

til

upo no se lOiitinVüUi

l)uquc;

lol

En

bahía de

la

la

y una elevación del (ermópoco viento.

taiubioii u'ioxo

muy

nietro; pero

ro veciuo,

ara roj)a-

iiupslros

aparo-

podeinos

do

nevazo; pi>ro la luz avanza rápidamente, y jmco tardaremos en abandanar este sende-

procedente del norte, que conlinúa hasta las

ocho del dia

tii

si<jfuiente

noche del

la

y

muro de

bien resy:uar(lada por su

,

calma Dcsruhier-

sólo se

5. Jia

altas

albu

ol

)Uoda loor

ra distiii-

Nuos-

ir,

ado desde Icj^ada

de

(uu'slion.

do

vi-

la

bien,

iion

lian corea

lianiacas ul,

i'i

cau-

Mi lluvia:

a dormir. 1'"

30 do

10 lia

va-

esperanotable-

que ha

cosa ex?n fuertes 'z

el

do baviento

boras;

el

ú termóiperatura

Hawson y hemos

En

de

libro

el

consta que á

bitácora

divino en

una columnata de moles de nieve dura, de un pió de elevación por dos de ancho te

,

que

viento

r.i

metro en

,

la

so corría

más de medio sur. Calmada la

dirección

y

Los engala falta

de

surcos con

los

las zanjas.

El último de nuestros lieludos ha subi-

do por

lin al puente después de haber estado cuatro meses abajo, casi siempre «solo con sus pensamientos.»

De nuestros cuatro

perpendieularmen-

fué impelida A

hielo.

ñosos fulgores del crepúsculo

el oficio

puente, por primera vez este

el

menudo en

resbalado á

agudas aspi-ridades del

sombra nos hacen confundir

siones del otoño,

durante

prisión

y el

lisiados de las excur-

á pesar de su

invierno,

monótona se han

tres

tempestad, vinids á gran altura, fenóme-

restablecido tan bien, que desde los prime-

no raro, unos cirro-cumulos que se dirigían hacia el sudoeste.

primavera pudieron continuar su trabajo y ocuparse en el hielo como sus compañeros; poro ya no formarán nunca parte de las compañías enviadas á lo lejos con los trineos.

Es de notar que en aquella ocasión temperatura era mucho más elevada en Bahía do la Descubierta, preservada por que en

tierra,

la estación

de

la la la

canto,

y nuestras damas

ros días de la

¡K

la Alerta, por

dondo soplaba el viento. .?. Las reuniones del jueves están ahora más concurridas que nunca; todos asisten á. ellas y el entusiasmo no se enfría. ]iOS actores so lanzan con buen óxito en el bien adornadas.

e,

He ido con Eeilden que desemboca debajo del cabo

del sur con harta frecuencia».

causa del mal tiempo se celebrará

las

demasiado conocido.

ro

al vallecilo

las

invierno,

iiiipnMita;

la

¡iiimas está obstruida por varios hancos de

montañas. s()lo sintió lif^eras brisas; pero en cambio hallábase expuesta las rA.fa¿;as

ías, cuaiie,

AreniAa de

con toda su fuerza una violenta tempestad

,

¡'i

loriodo

ha contri-

nieve,

la

buido á que nuestra marcha sea más penosa (jue de costumbre:

un poco en lio

en

I)rofuiidos surcos

del norte, trazando

Después do disfrutar al;j:unas horas de buen tiempo en la mañana del estalla 1

isccuoncia

táO

La última (empestad

Ih'scubierla luvirron

se presentan

muy

El doctor Colan nos ha

— Desde

tenido

un

los

cielo

últimos chubascos hemos

hermoso;

ñala ahora precisamente

el

termómetro

se-

punto inferior

el

de congelación del mercurio.

al

Voy

al cabo Rav\son con M. Pullen: las escarpaduras del valle, cuya nievo han barrido las últimas tempestades, regocijan

nue^>tras miradas con

sus tintes de color

obsequiado hoy con una conferencia, cuyo asunto era: Lo que comemos, asunto algo

Para un habitante del sur, trasportado bruscamente á este dominio de

árido al que supo comunicar amenidad,

los hielos,

semejante escena sería sin duda

el triunfo

de

y

que no deja de ser instructivo, G.

— Domingo de comunión. Por prime-

ra vez he pasado revista á cada trineos;

compañía de

mas apenas distinguía

á nuestros

pr:

:.i

(iscuro.

exquisita.

miten prolongar

ce

Tomo

I.

la

pero á nuestros

eterna blancura, esas esos

sombríos, reflejan tintes de

paseo cuotidiano.

de

rocas de coloies severos,

hombres en medio do la bruma. La calma 29" nos perdel aire y una temperatura de í;iiiestro

la desolación;

ojos, fatigados

En

el

una

espacio de seis millas,

vista magnífica:

en

precipicios

una suavidad el

pack

la cara 17

ofre-

meri-


T*

VIAJK» AL l'OLO NORTK

lÉt

(looadu

tUoiiul

hummock,

las nifivos,

mente

de pu-

cAlida,

que

corrientes oceAnicas

las

I

risituu l)laiicura, brillan iluiniíiudiis pur

trasportan liAciu

lo!4

el norte.

I

las

moles dn

la orilla

forman-

albores anaranjados dtd alba;

bordean

hielo encalladas

Sólo en Ion canales estrechos, donde A

cansa de

do nn festón de quinienloH á oclioiienlos metros; y los

extit^ndense

ciorta distancia

A

antiguos

divididas por

lo (jue

\ü^ cercas fifi

rida<l, es

Slierard Osborn llama

barreras de

¡xiisdjc lirtico^

j

'

causa

amontonados, de todas formas y altnras. Pero ¡ayl ¿cómo haremos pasar nuestros trineos? Ksto serla lo mismo que hielos rotos,

sien miestro país lanzi'iramos

mar

el

níares

Kn

la

expertos en

la

ma-

pique

navepicion de

deshielo

ol

de ciertas críticas,

la

carne había

mayordo-

el

para ver por sus propios ojos nuestro hielo.

mo

'ación había

El buque estulta todav

cauíbiado de parecer. At

bahía úo

HuíHn, pasaran

ia

¡"i

la

Ater/ft

tan sólidamente

terrible van^aiardia del

berf,'s,

pack, que

za, esperé la

I

h)s tres

«¡Jam.'is le sacarán ustedes

muy

de ahí!» Es-

naturales ante aquel

espectáculo. Si la desaparición de los hielos formados

desde setiembre A mayo, durante dos ses de

de

la

un invierno en que

la

me-

temperatura

atmósfera es siempre inferior al punto

de congelación del a^^ua salada, dependiese sólo del calor emitido por el sol

en

los

no-

venta días del verano, estos mares quedarían

muy

prontos completamente blo-

queados; pero

campo de

la

deriva hacia

el

sur del

hielo polar viene A restablecer el

pack emprende la marcha las regiones templadas, donde se disuelve poco A poco, dejando tras sí espacios libres equilibrio: el

para los buques.

¡'i

No

olvidemos tampoco

un

agente importante en esta obra desorganizadora:

me

refiero

al

agua, comparativa-

ndo A una

comida do

mudan-

pero A todos renegar del perfume de almizcle de que estaba impregnada la

entonces

exclamaron A una:

tas palabras eran

vino A decirme que la*

jinivencion cualquiera esta brusca

incrustado en su maciza muralla de tloe-

*;?

principios del verano,

parecido excelente; pero ayf

la

\t

y desde

ton lie desaparece con

gran campo que lo rodea. No podemos dudar hoy que el buey de las regiones pida res merece sobradamente su calificativo especial. Hasta aíjui, A des-

priniavcra si^jfuionto se acordó que

muy

rinos

l'A-

acción de las tempestades:

del

quistado toda entera dentro de pocos meses. tros contramaestres de la Dcscifhicrta,

lilires;

el iiielo

Imbrá recon-

la

la

en invierno se encuentran, aunque A decir verdad rariis veces, pequeñas polini'ts ó

dad nn cocho á travt^s de los campos. Al contemplar esa inmensidad helada, apenas

podemos creer que

su poco espesor, so desgasta

i\o

cilmente por

casuali-

la

¡I

ol verano. En los '•anales de Robeson y de Kennedy, y ei cirecho do Uellot, por ejemplo, fórmase tarde, y A

durante

de snperlicies ondidadas,

floes

poca anchura del paso las comarease lanzan con toda celedonde (d hielo se derrite in silu

hi

rrientes de

los

oficiales;

carne. Sin embargo,

para no perder una

buena comida, nos resignamos una vez mAs. Las consecuencias han sido enojosas; no podemos quitarnos de la boca este detestable sal)or, y la cosa ha servido de pretexto para pedir tabaco y un vaso mAs de bebida; esto ha sido peor aun; hasta los que no probaron el remedio se quejan de dolor de cabeza.

que no se habrA desollado y animal inmediatamente después muerte: de estas dos operaciones no

Seguro vaciado de la

es

el

podría decir cuAl es

mAs

necesaria, pero

que ambas son indispensables A brevedad.

La mayor

parte

la

sí,

mayor

de nuestros

bueyes almizcleros, cazados este otoño á bastante distancia del buque, no pudieron ser trasportados

y preparados hasta más


CAPITULO

oceánicas

tarde,

y

esto

perjudicial

fut^

nuestra

píira

mu-

despensa, porque ho hubieron do tirar

donde

,

,so las

ú.

co-

colo-

tiidii

in si tu

(1

do Uo-

i>s

recho de irdo,

y

íi

s¿,Msta tU-

(jun está

más corea

piel es la (|U(> tiene el olor

uii'iH t'iiorfi».

chos do

de

lii

— Terniiinictio,

/'.

vuelto

masiado

KV.

l'arecf

sereno podemos

aire

ol

re;,Mi!ar el calor

cuerpo por uua marcha

menor

ue

ó

rápida; pero la

1

deshielo

verse la cabeza en

1

buey de

zonte, precisamente á la

Antes de ayer

radainflnte ¡'i

des-

iriie hal)Í!t

mayordo-

i

icion había

ndo A una

mudan-

•a

pero

ales;

perfume ognada la )ordor una a vez

nii'is.

no

lojosas;

detesta-

te

e pictexlo

de bebida;

que no de

os

o dolor

lesoUado y lie después

brisa nos obliga ol trajo

Kgerton

momento de

el

ptíligro.

estaba bajo

día

misma más

ol-

el

hori-

distancia

1802 185;) y de 1853 A 1854); para compensar su larga ausencia viiya con más celeridad y llega con gran aparato: avanza un grado cada tres días. A medio día no distinguíamos en un cielo muy puro las estrellas de segunda dimensión sino en las regiones del norte. Por el sur, sin embargo, Venus iluminaba aun las colinas con su magnífica Aq\ Resuelto, inviernos de

'

luz blanca, desapareciendo á veces

detrás

de una cumbre para brillar de nuevo en los recortes

más de

de

la cordillera.

A

diez grados

liebre;

procura efectuar más largas

encontrará

o cesario

e

muy

hacerle

desaparecer cuanto antes, pues (nninto más

más

se cuece esta carne,

su olor Jí^.

para

— Comenzamos

la

se

imitregiui de

(íara(íterístico.

campaña de

la

pronto 80 despliegan

prepararlo

á

todo

primavera, y por

lo

tiendas sobre el

las

hielo á fin do examinarlas

y agrandarlas,

demaAhora tendrán cuarenta y dos centímetros por hombro, ó más exacto, ochenta y cuatro por cada pareja de durpues

el

otoño

nos parecieron

v'iltimo

siado pequeñas.

mientes, echados cabeza contra cabeza.

En

más calor; pero también, probablemente, más calambres nif^nos

en

espacio tendrían

las piernas.

Parr y yo hemos visto ayer una cama do liebre en la nieve.y Markham ha encon-

¿Cómo escapan

zan á dejarse ver; en

se

costa las

hoy un estofado de

Kl cocinero nos d

buey almizclero, y

mamente Ahora

la

doctor Moss, nues-

cazador,

muy

tarde.

el

¡ironto la pista del imlire animal.

que sabían donde buscar conseguían descubrir á Marte: son los dos únicos planetas que nos han visitado durante el invierno, y aun han llegado sualtura, los

en

oltscrvado

lia

una

diligente

tro

corto que t\i-

estrecho de Lancastcr (á bordo

(|(>

¡qurt

para nuestros trineos!

fatal terreno

huellas

de nieve pa-

trado otra.

do

los zorros,

también?

A

estos animales

cuyas huellas reconocemos

decir verdad, estás últimas son

contadas. Los

lemmings (1) comienla inmensa alfombra

de nieve reconócense

poj*

todas partes sus

nuestros

otoño á

que. Todos se quejan de tener la respiración

mejantes á un fino bordado; prefieren re-

no

pero

la

o

lenta n

I.os luirn^os

agujeros, aberturas que sin dúdales sirven

ia,

te

el

ol

el sol

á que so halló en

vimos en

liummooUs del norte

los

hemos abandonado la Avenida de las Damas, aunque al volver olvidamos nuestras fatigas cuando ponemos el pió en este sendero tan popular en otro tiempo: parécenos estar ya en el bu-

iciones

3

está

tapabocas de sontrrn para eu\

bolsillo el

[ui,

excursión por

de invierno, pero cada cual lleva en su

verano,

el

hom-

una marcha forzada.

Amv

de nues-

mi'is

más

Dolini'is

varios

bres vigoroso?* escupir f^angre después do

recen suílcientemente compactos; pero

á emprender la retirada. Vestimos

decir

\ísto A

producía

nos impido alejarnos de-

iipestades: fí

He

idénticos efectos.

jVío,

con Mr. Wooton.

buíiue. Mientras

(It'l

'

excesivo

ol

soreno de este otoño; pero

li(>nipo

ol

el ri^'or del frió

tro

carne

ellos: la

131

X.

causa, ea decir

sí,

mayor

pudieron

hasta

más

expediciones,

corta:

y

casi

no recuerdo

padecí de

lo

mismo;

si

en

sólo para airear sus sol;

la isla Melville

es pro'bable

que igual

viviendas ó espiar la

no les agrada aventurarse en la nieve, donde sin embargo vemos acá y allá sus diminutas y bonitas huellas, sevuelta del

(1,1

Véase

el

Apéndice.


VIAJES AL POLO NORTE,

132

correr los espacios vacíos de que hablamos

andar sobro una superficie plana, ésta ce-

antes, bajo la bóveda endurecida, donde la

do bajo

temperatura no suelo bajar

íi

un punto in-

deben sor mucho más cálidos; los he buscado largo tiempo, observando que no se encuentran nunca cerca de la extremidad d(7l conducto por ferior A

donde

18°; sus nidos

animal llega

el

¡i

superficie del

la

poso del cuerpo, y la sacudida

hunde.

A

sa sopla durante diez minutos, lo bastante

para que en esta terrible atmósfera padez-

can dolorosamento de cada individuo.

la

nariz

y

las

sear sobro el hielo; el frío 'parece afectar

la

/S. oppusi-

nieve,

he reconocido claramente los botones verdes. Hallándome en la isla Melville, en frío,

febrero

de

1853,

matamos uu lagópodo

cuyo buche estaba

lleno

retoños de

de

sólo sus

extremidades; pero no se queja

nunca, mientras siete

la

excursión no exceda de

ú ocho kilómetros; después

acumu-

MlhlK UF GnilENLAMllA.

i;i)»lA

Hoy

al

medio día distinguíase

la silue-

pobre animal. Nuestros perros esquimales

un hombre A nuevecientos metros de -^'stancia; y loshummocks se coloraban débilmente de verde y azul; desde primeros

esperan pruebas semejantes; en

de noviembre

dibujan

ta de

el

hielo nos

había parecido

siempre de un blanco perfectamente puro. 13. Se ha dado de alta el último de

nuestros enfermos. El aire es sereno,

termómetro se mantiene inmóvil á la

parte del sur

y

la

semana comenzarán sus Los montes de

que

15°.

hemos llegado más .

mucho; cuando

se

piensa

los

dirección

puertas de

morada

Estados-Unidos

ya varios

se

días

groenlandesas.

muy

las escotillas,

está

próxima

opuesta distinguimos

las alturas

resquebrajaduras

la

ejercicios.

noroeste; hace

Habiéndose cerrado del

bien las dobles

tapándose ciertas

vestíbulo,

mucho más

nuestra

seca á pesar del

frío.

desfavorable; pero la poca seguridad

del suelo fatiga

en

al

claramente

el

«Brecha de Dunloe» La nieve es blanda algunas veces, y en ninguna parte de

muy

se

lan entre sus dedos bolitas do nieve helada, quo con sus cristales cortan la carne del

sauce.

Por

mejillas

y que

no protegida por

tifolia),

allá

se

nuestro regreso, una ligera bri-

tanto estaba expuesta al extremado

Al examinar una saxsifraga lo

el

mucho más penosa que cuando uno

Nelia, la perra do Markham, y el animal mimado de nuestra batería, enloquece de contento cuando su amo la lleva á pa-

suelo.

por

es

Las grandes mareas continúan agrietando

el hielo

é impeliéndole entre el

buque


.

133

CArlTULO

y

el floeberg

inmediato; éste último se ha

fracturado ya en varios

uno

se

sitios, bajo la acextremado rigor del invierno; otros muchos campos ábrenso en el centro; las grietas so ensanchan, y las dos mita-

ción

del

des acaban por separarse del todo.

17

— Igual temperatura, serena y

vemos una

lijera

niebla suspendida

ii

fría;

menos

de un centenar de pasos del hielo, y sobro ella una atmósfera maravillosamente límpida. Desde el caira

del vigía distinguí iso

montañas de Groenlandia, cuyas

las

cimas atraviesan

la

altas

superficie completa-

mente plana de la niebla. Como el termómetro se cubre de hielo apenas se retira del agua, no es tíiuy fácil exactamente

determinar del mar.

y

la

La primera vez he

temperatura hallado

2° 2", 22 y reformaban sin cesar, 30; hoy pongo el instrumento, á. cada observación, en agua caliente, para que el hielo se

en

el

desprenda; y no vuelvo íi sumergirle mar hasta que marca 4° '/:'• I'^l tér-

raiuo medio de siete observaciones hechas

á cuarenta

y

dos pies de profundidad

me

ha dado 2"; y á dos pies bajo la superficie marca igual temperatura. Si se pone la bola en el cieno marino medio congelado, 2°, 22, lo cual se puede consideseñala rar como la temperatura h que el agua del mar se convierte en hielo; baja considerablemente npenas se expone al aire una parte cualquiera de la bola. Los cristales que se acumulan sobre la cuerda tan pron-

to

como

se

retira

del

agua,

derrítense

sumergimos de nuevo en el mar. Ahora tenemos un tiro de nueve perros bastante buenos y robustos; y nos sería difícil alimentar mayor número; los más débiles han muerto, habiendo sido necesario cuando

la

deshacernos de algunos este invierno por ser

completamente

inútiles.

Han comenza-

do los ejercicios preparatorios para emprender

un

viaje á la

Bahía de

la

perros

Descubierta,

el

más

si

es posible,

Rawson, y

allá del cal)o

sólo

uno ha sufrido ataques nerviosos durante este trayecto de once kilómetros por un

En

terreno erizado de obstáculos.

dedores del promontorio

el

los alre-

camino ha pa-

menos malo; las largas pendientes de nieve que se extienden en la base de las rocas no son tan rápidas como durante recido

el

otoño.

diez

Hoy han

y ocho

recorrido en tres horas

kilómetros.

El termómetro

n.

Dos perros han padecido convulsiones; ahora damos á cada uno su ración cuotidiana de dos libras de carne en

marcaba

48°.

conserva.

A

2",

después, A causa de los cristales que se

en los primeros días de marzo. Ra'vson, Egerton y el esquimal Federico han conducido nuestros cual so efectuará,

medio día

el

sol

bajo el horizonte: no

está á cinco grados

vemos

estrellas;

los

se pronuncian cada

tintes azules del hielo

vez más.

Después de crepúsculo,

el

liebre; está

en

tres días de caza á la luz del

Moss ha matado su buen punto, y según

docto?

muy

>e ha reconocido, alimentábase de hojas de saxífraga, de sauce y de liquen. ¿Cómo vivió este animal durante la larga noche

de invierno? ¿Cómo soportaron las plantas una temperatura que, aun al abrigo de la nieve se mantiene normalmente inferior á

18°?

Son cosas que no me

explico. Se

ha

observado una pista de armiño, pero sin descubrir ningún agujero ó madriguera.

Los lemings se contentan sin duda con lo que encuentran debajo de su bóveda de nieve endurecida; las pocas huellas que reconocemos no se dirigen hacia los sitios descubiertos donde se ve todavía un poco de vegetación.

Ayer comparamos nuestros

diez term()-

metros de alcohol, y se ha obtqnido asi un 49 '/si sólo dos distérmino medio de

crepaban en más de grado y medio; ferencia entre los otros

Después se observó

la

la di-

no llegaba á

0. 2.

temperatura á diver:

1

*


13i

VIAJES AL POLO NORTE.

sas elevaciones sobre el

obtuvimos Mm. !

I

1

campo de

hielo,

los resultados siguientes:

y


CAPÍTULO \.

horas ráfagas del sud sudoeste;

termóha subido de pronto desde 46° á

metro uuos

el

media noche el viento norte 10". Desde hale hace marcar de nuevo ce diez y seis días no hemos visto el mercurio líquido más que durante cuarenta y 20"; pero á

ocho horas».

En

la

noció

bahía de la Descubierta no se coviento ni

este

tal elevación

temperatura. Después de

un breve

de

la

período

de calma, un chubasco procedente del sud hizo subir

de los

termómetro como en

el

Floebergs; pero

la

Playa

aunque nnjstros

compañeros observasen la ráfaga arremolinarse á lo lejos con las nieves de las altas tierras, no cayó ni un copo en el buque. Tanto ellos como nosotros tuvimos una temperatura de 26". 25. He ido al cabo Rawson con M. Pullen, acompañándonos Rawson, Egerton y

Federico con los perros;

y

nífico

el

el

día era

mag-

tiempo estaba bastante sere-

no para permitirnos distinguir hacia el sur un enorme floe antiguo que ocupaba

menos

anchura del canal; su aspecto nos prometía un camino tan excelente para nuestros trineos, que le bautizamos con el nombre de Témpano del pu-

al

soje. •

La

la

mitad de

parte

nábase hacia se

la

norte de Groenlandia incli-

el este

y acababa por perder-

profiriendo ligeros gritos

y

agudos, procura defenderse con sus extre-

midades anteriores. Una rápida fuga, para resguardarse en su madriguera, es el único recurso de estos roedores contra sus crueles enemigos, la lechuza harfango y el ester corarlo de larga cola. Los perros y los zorros les dan muy pronto alcance á la

Al volver á bordo, M. Pullen y yo seguíamos el trineo desde lejos, cuando de pronto le vemos desaparecer; entonces carrera.

apretamos

el

con inquietud

paso

;

nuestros hombres surgen de nuevo,

pero

y

los

vemos caminar como antes á ochocientos metros de distancia. ocurrido:

como

el

aquí

lo

que había

atmósfera era demasiado

la

brumosa para que

se produjeran

sombras,

conductor no había observado que su

tiro

había penetrado en

un banco de nieve una pared per-

cortado bruscamente por

pendicular de ocho pies de altura, ni vio el

peligro hasta el instante en que los pe-

Egerton y

rros desaparecían en ei vacío.

Federico pudieron echarse hacia atrás; pero

Rawson lugar

el

con los peunas moles de hielo endurecido,

se precipitó, revuelto

rros, sobre

menos á

Por fortuna, ni

Al bajar de la montaña por la nieve encuya cubierta nevosa ha si-

frieron

propósito para

el tiro

ninguna grave

ni

los

una

caída.

hombres su-

avería.

do arrastrada por la reciente tempestad,

El último golpe de viento ha barrido en muchos puntos las colinas, gradualmente

Rawson

blanqueadas bajo

por el

precipitación de la nieve fina,

perdió pió y resbaló de cabeza, empinado declive. Creyendo que era alguna de sus travesuras, pensé que buscaba un camino más expedito para llegar á la base del promontorio;

rapidez creciente de la caída

prender

muy

me

pero la

hizo com-

gravedad del caso. Por fortuna, nuestro compañero tuvo la supronto

la

ficiente serenidad para drigirse por la nieve

blanda, donde quedó detenido después de seis

jero Qb nieve,

en un lejano espejismo.

durecida,

ite

13.^

Encontramos un leming con su pelage de invierno: cuando el pobre animal no ve medio de escapar se arrincona en un agu-

recorrer así

más de un centenar de metros. -%

la invisible

y

constante

que siem-

pre se efectúa en invierno, aunque la at-

mósfera esté serena.

Nuestro ñoe tiene verdaderamente buen aspecto bajo las nuevas capas de nevazo acumuladas cerca del buque. Paseándonos por tierra firme, á unos ochocientos metros de la costa, hemos observado un estrato que evidentemente formó en otro tiempo parte del lecho del mar,


Nome.

VIAJES aL polo

136

y que hoy se eleva á cuarenta y cinco metros sobre el nivel actual del estrecho. Recogemos varias conchas, algunas de ellas tan bien

conservadas, que las valvas

están reunidas aun por las charnelas y dos pedacitos de madera de unas cinco pulga-

das de longitud, que ofrecen todavía señales del trabajo

la orilla

las

que se tomó sin duda la madera. El rápido levantamiento de ^as vez más

de Grinell nos O

enorme fuerza de

la

jantes.

'ST. Ahora se traslada junto al buque para cargarlo á bordo durante el verano,

todo el carbón que se almacenó este otoño

en

humano. Mas tarde encon-

tramos encalladas en

la Tierra

estado actual, y do que los depósitos fueron formados en condiciones físicas seme-

claridad á medio día, que al bajar á la cá-

de

paras, necesitamos algunos instantes para

mara orillas

lUestra

una

que

la retina se

acostumbre

al

las

lám-

cambio.

que el domingo se pasó hielo reconocemos con gusto que revista

la

hielo polar, que poco á poco hace surgir los

sobre el

bancos de cieno y de grava que forman uii muro en la costa. Allí donde las puntas de tierra penetran en aguas de mediana pro-

nuestro cutis recobra su color normal; sólo

qué punto

estas moles

sus predecesoras

y

influyeron para que se elevase la parte del

fondo del

mar sometida

á su terrible pre-

Cuando dos promontorios están pró-

sión.

dos ó tres de nuestros

hombres conservan

todavía su palidez del invierno.

^S. ca

— Magnífico

45°;

Como

ble.

día; el

bruma muy

termómetro mar-

baja;

cielo

la refracción del sol

admira-

debe verse

un permiso general para que todos puedan disfrutar del espectáculo. La bruma viene á interrumpir la fiesta;

hoy, concedemos

ximos, estos bancos continúan aumentando á cada levantamiento sucesivo de la playa

les

marina, y acaban por producir una barra que extendiéndose desde un cabo al otro forman una bahía resguardada, donde ya

hacen olvidar casi el percance. Tres de nuestros hombres han prolongado su paseo

no puede polar.

ir h'oducirse

Uno y

otro año,

campo de

el

los

hielo

barrancos de la

montaña vierten su cieno y sus restos; y como el levantamiento del suelo contribuye por su parte, el pequeño golfo se con-

mas por

y

mesí

que engalanan

más de

á

un

En

nivel la

más

bajo.

Tierra de

Grinnell,

modo, hallamos á diversas ó,

del

altitudes,

mismo y aun

trescientos metros sobre la línea de las

costas, prue>'' s irrecusables de el período

que durante

representado por ese enorme le-

y

azu-

el car-

firmamento nos

el

y su ausencia nos ha

Egerton, y Simraons con los han tenido un día sumamente frío. Llegados al cabo Union, reconocieron que Giífard,

perros,

los

materias acumuladas, y rompiendo vuelven á depositar su contenido

regular,

lo

tubre no

las

tintes

causado cierta inquietud.

vierte en lago; este último se llena des-

de

la parte del norte, los

violados del horizonte, el oro

pués; los torrentes se abren camino á través la barra

1,3-

donde aun arden

del buque,

En

este pesado

fundidad, las cordilleras de floebergs en-

\m

no aparece aun, pero hay tanta

sol

vigas de

callados nos permiten ver fácilmente hasta

!l

la costa.

El

partes depositados por

Rawson en oc-

fueron recogidos por nuestros

compañeros de la Descubierta. Sin duda les habrá sido posible arrostrar los hielos del canal de Robeson. Para lo sucesivo sabremos que cuando los fríos son extremados no se debe hacer no

nunca galopar á los perros. Si el termó46", el aire, por sereno metro marca que esté, produce en los seres que le cortan

vantamiento del suelo existía una fauna

con rapidez

idéntica á la de las regiones polares en su

como

brisa

el

mismo efecto que si soplase una persona inmóvil.

sobre

i

:*


> CAPÍTULO

Simmons, que

se

había sofocado lioy

mu-

cho corriendo dohinte del trinco, lanzado ú

gran velocidad, sentóse después para conducir

el tiro;

su brazo derecho, descubier-

imprudentemente, ha sido presa del trio, y antes que el infeliz pudiera sospecharlo, el hielo le mordía tan gravemente, que el doctor Colan ha debido inscribirle en su

no podría introducirse; mientras que el calor mantenido por las velas que so encienden durante los trabajos no puede exterior

volver

A

to

de enfermos.

lista

ií9.

— Rawson yEgerton han conducido

perros A la

los

cumbre de

la

colina, desde

donde pvulieron contemplar la curva superior del sol, que viene íi despertar la naturaleza de su sueño invernal. Ligera brisa al rededor de nosotros; en las colinas sopla un viento del sudeste con bastante fuerza para levantar de vez en cuando torbellinos de nieve. Caso raro: el

I8r

X.

i'i

bajar

misma

la

¡'i

lo

largo del pasaje.

ley física debemos que la

buque haya podido mantenerse agua libre todo el invierno, lo cual nos ha reportado las mayores ventajas. Cubriendo cuidadosamonlo la escotilla de la ci'imai'u do las máquinas, ó impidiendo que el aire frío penetre en la bodega, hemos tenido casi siempre una temperatu2°, ó sea la ra que nunca l'uó inferior á quilla del

en

el

del nuir debajo de la Alerta.

En

mucho más felices que el Weyprecht y sus compañeros del Tegettoíf, cuyo buque estuvo completamente encajonado eu el hielo durante los esto somos

teniente

46°; mientras termómetro marcaba sólo que nosotros descendemos á 52°, 5 en la in-

dos inviernos de 1872 á 1873 y de 1873 á 1874; la temperatura llegó á ser tan fría,

mediación del biique. Mas tarde supimos que en

ron completamente.

que la

Babia de

la

la

mayor

parte de los víveres se hela-

Descubierta se tuvo una temporal ra de 46° en la parte por donde soplaba el

prolongar nuestros paseos por

viento.

casi despejadas de sus nieves,

«En medio

de esta atmósfera tan

fria, el

vapor de nuestro aliento podría hacer creer que somos incansables fumadores, y cuando

un rudo

trabajo prodúcela traspiración, el

Ahora que

la

luz del alba nos permite las alturas,

observamos que sólo hay algunos vestigios de plantas fanerógamas; únicamente los liqúenes se desarrollan mejor que cerca del mar. Los valles

los declives

y

más

expuestos

al

norte nos

una verdadera neblina. Al regresar el tiro, hombres y perros estaban circuidos de vapor, lo mismo que un buque después de una salva de artillería. La blancura del paisage, poruña parte, y la bruma, por otra, nos impidie-

de lo que hubiéramos pensado: esto es debido evidentemente á la gran fuerza que durante el verano tiene el sol, el cual, cuan-

ron ver á nuestra gente hasta que estuvo

horizonte.

individuo se ve rodeado de

muy

cerca de nosotros. El aire cálido tiende

frío

á bajar;

prueba de

en

la

se

y

el aire

una

choza de nieve que nos

sirve de observatorio

no

subir

en la

costa.

Aunque

enciende fuego, la temperatura se

18°; penemantiene siempre inferior á tramos por una especie de corredor cubierto y en extremo inclinado, donde el frío

Tomo

indicios de vegetación

do sale por la parte del norte, permanece varias horas á diez

calorífica á,

todos los días tenemos

ello

ofrecen

más

ma

Como

y

seis

su altitud

grados sobre

y su

el

influencia

no pueden menos de aumentar y atendido que la su-

cerca del polo, total ut! la luz

,

el otro factor

para la producción de

la vida,

necesario

es precisa-

el mismo, podemos deducir que si una tierra en el polo norte, la vegetación debe ser por lo menos tan rica como

mente existe

en la inmediación de la Playa de

los

Floe-

bergs. 18

I.


CAPÍTULO Considcrncionos geogrAIlcos.— Folio do

— Adoptamos

el

XI.

norlo. — Nuestras tres llnons do exploración.— Los holcs, — El oscíorliuto.— Los componías de trinooi. — Egorlon mnrclia A do Potorsen.— Los ¡¡eiTos— Nuestros visilanles. — Lobos y bucycsnl-

liorriis

oii

ol

plan de Bir Edwnrd Porry.

Bullía do In Descubierto.

-Enferniodod

lu

mizcleros.

Al trazar el programa de los trabajos do verano debo tomar naturaliuoiite en con-

más próximas,

sideración el resultado de nuestros descu-

norte; mientras que

brimientos

que por

reconocido

del cabo José Enrique, la

tierra se dirige al

ciento

Hemos

anteriores.

el oeste

norte en

cuarenta kilómetros,

nuestra estación;

i)ero

me

el íi

espacio de partir

de

es imposible de-

inclina después también al norte bruscamente al sur. La costa de Groenlandia se extiende hacia el nordeste en la misma longitud poco niíis ó menos: aun estamos conjeturando sobre lo que será mAs corto. Al norte de la Alerta, el campo de hielo se desarrolla inmediatamente, incir si se

ó gira

^

las

á fin de ver

sigue

dos tierras

si

una ú otra

dirección

la

por los hielos para observar

te irá

sobre la naturaleza

y

movimientos de Polarís

los

este hielo; pero la experiencia del

nos permitía suponer que rriría pronto, si

En

el

deshielo ocu-

no hal)ía comenzado

su consecuencia, á

fin

mAs

es posible».

alta latitud, el

Cuanto más con-

sidero la naturaleza de los hielos de las in-

mediacion'ís,

más me convenzo de que

nuestra única probabilidad de obedecer á éstas órdenes consiste

go de una

en avanzar á

lo lar-

línea de costas; pero ¿dónde en-

contraremos esta línea?

Me

decido pues á explorar las

que

el

pack

porcionarles

les cortase

un

el

rom-

la retirada

ellos, era

el

caso do

necesario pro-

barco á propósito para este

género de navegación. Estos barcos, por desgracia, tienen todo el peso que pudiera arrastrar una compañía entera de trineos,

y

el

conducir semejante carga desbarata

adoptados

planes

los

comunmente para

viajar á lo largo de las costas árticas.

Cuando

se

agrega un bote

indispensable del trineo,

el

al

bre,

y no

se

equipo

«peso constan-

te» asciende á doscientas libras por orillas

ya.

de asegurar

piéndose detras de

si

el

sería posible intentar el año próximo una marcha hacia el norte con las fuerzas combinadas de ambos buques. Poco sabíamos aun, ó más 'bien nada,

que nuestros predecesores polares declararon inaccesibles para los trineos.

bidas, es «alcanzar la

si

pack permanece estacionario ó nó; y sí, en la hipótesis de no descubrirse otro camino,

regreso de nuestros hombres en

polo norte

del

una parte de mi gen-

penetrable para los buques, é idéntico & los

El supremo objeto de nuestros esfuerzos, según lo previenen las instrucciones reci-

(fí;

de

hom-

deben añadir provisiones más


ro

capItulo

que para dos ó

minar

(los

do ca-

tres días. Si se trata

ó tres semanas,

el

car^'amonto

mí'iximo lloganl A doscientas cuarenta li-

y en este caso os preciso renunciar método empleado de costumbre, que

bras, al

un

consiste on arrastrar

sólo trinco

extrema distancia que

la

abasteciéndole por

se

basta

ba do recorrer,

un sistema do

relevos

y

compañías de refuerzo, que vuelven al buque una después de otra. Los edículos mi'is minuciosos me inducen á proceder como en otro tiempo sir Parry: ios viajeros transportan diariamensu bagaje en dos veces; primeramente

te

un

llevan

ven

i'i

trineo

el

partida para buscar el

cual se cargan los víveres

do campamento. Mi antigua experiencia me lo liabía enseñado, y el

y

camino.

el material

décimo quinto párrafo de mis instrucciones lo repetía: no habiendo tierra continua, jamás se ha encontrado el medio do caminar largo tiempo ron trineos en tni'f

gran extensión de mar helado. Yo esperaba, no obstante, que mis hombres avanzarían

lo suficiente

rar

para estudiar la natu-

si se podría aventualguna futura expedición con barco ()

raleza del pack

y ver

sin él. ¡Quien sabe

si

se divisaría

alguna

tierra hacia el norte!

No

ignoraba yo cuan rudas son

gas de

los

jante tarea, la

las fati-

hombres que emprenden seme-

y

por

lo

tanto resolví enviar á

vez dos compañías

de trineos

animasen mutuamente y lor en caso necesario.

que

se

se prestaran va-

La exploración del noroeste parecía ser más importante, y ofrecí la dirección al comandante Markham; pero éste, consi-

la

derando como ilusoria la esperanza de ver tales tierras continuarse hacia el norte, prefirió ponerse á la cabeza de los que debían caminar sobre el hielo.

Los tenientes Aldrich y Giñ'ard, con catorce marineros, recibieron pues orden

i:)!)

de seguir

el litoral

de

Tierra do Grant;

la

mientras que Markbam,

teniente Parr

el

y quince hombres, á quienes acompañarían dos trineos suplementarios hasta que abandonasen la costa, debían marchar por el

pack para dirigirse hacia

el

norte.

El

capitán Stephenson, los oficiales y la tri-

pulación do

la

Descubierta irían á explo-

rar la costa septentrional do Groenlandia,

¡)rocurando asegurarse do

si el

Fiordo do

Peternum no sería un canal que conduce al Océano glaciid; tamlúen debían examinar la bahía do I^ady Franklin, que se consideraba como un estrecho.

Como

y su bote y después vuel-

su punto de

segundo, en

XI.

Descubierta se

la

hallaba á

más

do trescientos sesenta kilómetros del cabo Isabel,

punto señalado para reunimos, re-

que enviar una sección

flexioné

allí sería

disminuir demasiado nuestras fuerzas; su-

poniendo que algún buque procedente de Inglaterra visitara el cabo durante el vera-

no de

187G, su jefe comprendería

muy

habíamos comunicado con aquel puesto, situado en la desembocadura meridional del estrecho de Smith, sería porque debíamos hallarnos ya mucho más lejos liácia el norte, y en mejor posi-

pronto que

si

nos

ción para nuestras exploraciones. Esta fué,

en

efecto, la

deducción de

sir

Alien

Young

cuando llegó en el mes de agosto siguiente. Apenas volvió el sol, el subteniente Egerton se preparó para la marcha con el trineo

y

los perros,

á fin de llevar mis ins-

trucciones á la Descubierta

.

Rawson que-

acompañarle para entenderse con el capitán Stephenson, encargado de organizar ría

la excursión á

Groenlandia, de la cual de-

bía formar parte nuestro amigo.

La expedición ha sufrido, desgraciadamente, graves padecimientos á causa del escorbuto; y como en algunas localidades nos han acusado de no haber procedido con

men

acierto

en

la cuestión

del régi-

á que se sometió á nuestra gente, creo

un deber extenderme

sobre este punto,


VIAJRS AL POLO NOnTK.

iH)

aunque

dudas on

siulioiulo dojar

expli-

la

cación do la verdadera causa do esta torriblo enfermedad.

A

In^'laterra, encarcompuesto do tres almirantes y dos uuHlicos. que procediera

nuestro regreso

il

uu Comité,

góse A

iluua invosti^^acion; reuuióronse

y no

punto,

al

«No-

tardaron en emitir su parecer.

sotros atriliuimos,

dijeron,

\a

prenifitnra

aparición del escorbuto entro las conipañias de trineos (yo soy quien subraya la

palabra prematura)

limón ou jeros (7

mayo

falta

la

i'i

el ré^i^imen

de

zumo do

cuotidiano de los via-

1877)».

Pero poco después de

la

publicación do

1875,

los

Mac

do

Co-

almirantes

sir

Clintock.

Sir Richards escribió en 20 do

mayo

do

1877:

«Esta propiedad anti-escorbática del zu-

mo

de limón sólo so funda en una opinión

sin pruebas,

y hasta

era el verdadero escorbuto.

«El hecho es que siempre so consideró

i'i

do cualquier otro marino

sir

fueron tan raros y beniglos módicos sobro si

que aun discuten

como imposible proporcionar á las tripulalaciones zumo do limón helado, pues lie-

tocante

nuestros días; eran dos individuos del

H. Richards y

declaró la epidemia, ó por lo

so

los casos

via-

lo

jar por los hielos polares sobrepuja se^yura-

mité ártico de

no

menos,

que escribían dos

hombres cuya ciencia en la

esto

nos,

esto informe, hé aquí lo

mente A

mis tripulaciones de ese medilas grandes campañas en trineo, que fué necesario emprender en los primeros moses del año. Cierto que algunas compañías hicieron uso de él ])ara las expediciones cortas, y cuando el frío era moderado; poro lo repito, muchas personas expuestas á las mismas intemperies é ¡guales sufrimientos, y durante periodos mucho más largos, no tomaron una sola dosis (lo zumo de limón. A pesar do so sirvieron

camento, ni aun durante

diró

una opinión

dia

lado está, el

mes do

y

mantiene durante todo mayor parto de mayo.

así se

abril

y

la

En

todo caso, no conozco jefe alguno que haya hecho la prueba. Afirmo además, sin temer que nadie me contradiga, que no hay on la actualidad ningún oficial que no hubiera adoptado en un todo las disposiciones del capitán Nares, por poco exporto que fuese en las cosas po-

I!

metralmente opuesta á

la

experiencia de

to-

lares.»

dos los viajeros polares. Do los testimonios

Comité resulta que sir Mac Clintock no llevó nunca zumo de limón, ni lo creyó necesario, en sus diversas marchas Árticas, durante las cuales producidos ante

el

franqueó varias miles de millas.

La

opi-

nión del doctor Rae, después de sus notables viajes, y su prolongada práctica al servicio de la

Hudson', en la tifit

Compañía de la bahía de América del norte, no jus-

^n tampoco las conclusiones en que se

fija el

Comité.

te los siete

meses que he pasado sobre

hielo, diversas veces,

«il*

órdenes más hombres de

i!

ningún i«

r 1^

i

el

y teniendo A mis los

que jamás tuvo

otro jefe en estas regiones,

nunca

Mac

Clintock se expresaba en

«Creo inútil ofrecer á sus compañeros riencia

los si-

común do

el

al

capitán Nares y

testimonio de la expe-

todas las expediciones po-

lares anteriores. Si estuvo desacertado al

proveer de

zumo de limón á

de trineos, quédele

el

no

sus compañías

consuelo de que to-

hemos errado como él. «Yo he dirigido entre los hielos numerosas marchas, cuya duración varió entre dos

veinte

<'En cuanto á mí, debo decir que duran-

,

Sir

guientes términos:

y veinte y cinco

po no tuvimos lo

días;

y en

zumo de limón

mismo sucedió con

las

este tiem-

ni escorbuto:

demás expedicio-

nes que fueron en busca de Franklin. Procediendo como siempre experiencia

y no según

lo

hice,

según

las teorías,

la

por sa-


capítulo

quo lliido OH

piírozcan;

liul)iora

nl)stoii¡(lo,

Lias

y

liiyur

ol

(lol

lo

si

mn

liubioso

liii-

capitán Naros, uio

quo

luisiuo

del

ól,

zumo do limón.» Dos do

los

recorrido on porsona las rnfT;ioncs Ijoroaics,

y ps do sentir quo cu su inrornio hayan omitido las diversas noticias quo podían tantos relatos do viajes en

óxUo por

efectuados con buon

trineo,

el

harón do Wrauíjell, Parry, Franldin, Richardson, Ikck, Richards, Sliorard, Osborn,

Mac

Clintoclv',

CoUinson, Kellet, Rae,

Ilamiiton, Mechaní, .mi

te ol viaje,

pedazo

dtí

Mayes y

otros

tomporatura permitiera derretir

al

do

las cosas

de modo que pudiera

más

los depiisitos

(luo

AUon Young, M. Kennedy en cambio sus tripula-

ciones diezmadas por la epidemia;

mero

salió

mayo do

do Puerto Leopoldo

18-Í9: la

pri15 do

tomporatura era bastante

cálida para permitir

de

el el

una distribución

diaria

zumo de

limón, y A pesar do esto, sus compañero? de trineo volvían li bordo al

cabo de treinta y siete días tan desfallecidos, por lo quo los médicos llamaron debi-

como

lidad,

los

Al proceder

nuestros por al

el

escorbuto.

abastecimiento do nues-

compuestas do homy algunos de los cuales

Por

lo

demás,

bras

sólo

do

invasión

la

í^/^^/riVib;i/)rí;>}ia//<rcí

el escorbuto más pronto ó más tarmonos do un cambio completo del régimen alimenticio y do algún descubri-

miento que,

expulsando

venientemente para

y

consejos;

un

párrafo prescribía el

uso del zumo de limón para las exploraciones con trineo; pero como las pocas compañías que llevaron esto preservativo en

meses de abril y mayo, las do Horacio Austin en 1852 y las de Eduardo Belcher los

humedad

del

bien general.

esta opinión; creo

quo

con trineo, efectuados felizmente cuando se busca1)a á Franklin, infundieron los viajes

una confianza pelimás de ellos estuvieron

á los marinos polares

próximos, sin sospecharlo, á ser ata-

aprovechará á

neral de Sanidad, conteniendo recomenda-

el

Soy en un todo do

medidas de mis antecesores. El Almiran-

ciones

la

interior del buque, permitiera airearle con-

cados por

informes oficiales do sus viajes, así como una Memoria redactada por ol director ge-

advierten, pues,

esperar

muy

los

el

uso de dicho

de, á

habían efectuado el otoño anterior viajes de veinte días sin experimentar síntoma alguno do enfermedad, adopté las mismas había remitido una copia de

el

á todos los futuros exploradores, que deben

bres

mo

viajeros

ó junio.

ha servido para retardar enfermedad. Las pala-

grosa; pero quo los

tazgo

abastecer

he comprendido bien

si

tras tripulaciones,

robustos,

mayo

informo do esos señores,

la

Bellot, vieron

zumo do

lejanos para los

debían llegar en

medicamento

decantado específico.

el

limón sin demasiado trabajo. Combiné pues

nuestros hombres, y sin embargo no lleSir J. Ross,

so endurece como un y atendido quo después do

poripie roca;

vaban

y M.

duran-

más do cien días todas las demás partidas exploradoras habían regresado en buena salud sin hacer uso del medicamento, resolví no sobrecargar un material, ya muy posado, antes qu«^ la

muchos;

rt^^imon alimenticio era análogo

el

él

lina ausencia do

individuos dol comit(^ habían

proporcionarles

141

XI.

en IHól, no pudieron servirse de

la

terrible

epidemia declarada

entro nosotros.

Espero quo nuestra los

triste

experiencia

exploradores

futuros.

Mientras no se trate do socorrer á seres hu-

manos cuya vida

esto en peligro, opino quo nadie debo exponerse en lo sucesivo durante el mes de abril y principios de mayo á las crueles privaciones de un viajo con trineos, sufriendo temperaturas que seguramente so mantendrán casi siempre á 35° bajo el punto de congelación del agua.

He

estudiado cuidadosamente todas las


VUJKH AL POLO

IV2

do

circufilnnciiia

la

musa, ysi

nuofitrnsf^x-

plonulorcs hiiu sufrido tanto, uiicntriis (|n«

NtiniK.

pasando por

A

otros inuclios l'ucroii rcliilivaiiiciitc felices,

creo poder expliear esta

diiereiifia jtor los

prolon^^ados trabajos de nuestras ciouos, por las nievos

de

rribles hielos

fripuhi-

acumuladas y

los liuuiniocks,

los te-

no menos

(jue por la falta absoluta (hí caruf! fresca; las

otras; pur el contrario, tuvieron

de vez en

cuando caza, y hasta alf^unas mataron tantos anímalos

como noccsitahan para su

sumo. y."

m(ir:o.

— Kl

53", 5, con brisa

para

los perros,

los p(d)res

lerniómetro marca del noroeste.

Ha-

animales rehusan entrar on su

buscan cuidadosamente un abrif.,'0 contra el viento. No os posiblo hacor hoy fuera del buquo mas trabajos quo los indispousal)les: los paseos

y cada cual

agua rechazada sobro

han sido

cor-

so luí valido de todos los

á

la

apenas expuesta

al frío,

adquiero

la

dureza

mármol; será imposible deshelarla cu camino, y nuestros pobres animales de-

del el

berán trabarla á

la

temperaturr. de

hnjo el punto en que comienza

.'15"

ó 40"

el hielo.

No

será do extrañar, pues, quo sufran convul-

yo creo que apenas volveremos con alumno á Groenlandia. En vista de que se economizará muclio

siones;

zumo do limón durante

la

ausencia de

nuestros viajeros, doy orden de doldar ración diaria: obligatoria;

la dosis

la

de la noche no es

ol íloo

podreuíos

remediarla antes del

Fortuna es quo Unjo y

tre el

la diforeiuúa

la

parto del oeste, del sur,

quo

el

j)uerto (¡racias á Dios.

— Como

1''.

los preparativos

iu)s

ocupan

ahora todo nuestro tiempo, este jueves será el

último en (jue nos reuniremos para las

conferencias y otros recreos; todos echareuu)s do nu^nos las agradables veladas, pues

siempro excitaron

guno

falt(t

/.

l'll

el

jamás á

mismo

aparece á las

sol

la

marcha

¡nter¿s

y nin-

elliis.

once y media

Habíase lijado para

del trineo á la

Había do

la

Descubierta; pero decididamente hace de-

masiado

frío.

La temperatura media do

tos últimos días era de

mejores termómetros marcáis n ayer

En

e.'!-

57"; nuestros dos

— 59°

cumbre de la coii^'a de Observación, que mide cuatrocientos ochen-

bajo cero.

la

ta metros de altitud, la

temperatura era á

medio día de tros grados más que en la inmediación del l)uque. Las pendientes meridionales de los montes de

Groenlandia se coloran de carmesí á nuevo sol, alegrando nuestros

la luz del

ojos;

tes

y

al contempliitr esos

admirables tin-

frío, que hiela médula de los huesos. Parry y May han estado á punto de que-

olvidamos

hasta

el

intenso

la

mientras observaban

las ocultaciones de las estrellas;

por

en

Poltivis

el

dar helados en

vientos cálidos

deshielo.

caso correríamos

tal

nn'smos peligros (lue

pero pocos son los que dejan

cas millas de aquí,

pre-

no alcaiuio mayores

ol rellujo

La temperatura media de febrero ha sido 39° de 72, y íiun debe ser más baja á pofuera de los

la

do altura en-

de tomarla.

forma en

por

banda por babor: la inclinación es do y "luy marcada á la vista; pero no

la

hoy

sacado do las cajas

(jue so

1" '/j

la carne conmanutención do los perros que van de camino; so corta en pedazos de dos libras y f^uArdase en sacos do lona, mas lia

acumulación

la

sión do las marcas, obliga á la Alcrln á dar

so])re la colina del sur.

So

MI

ternu^metro.

el

buque,

uiedios posibles para resguardarse el rostro.

servada para

'.

el

mi pMite, y también

recinto; pero

tos,

del

gradual del hielo reciente,

los

juz¿^ar por su aspecto;

¡'i

estribor

proporciones, pu(>s en

li^j^era

ce muclio frío para

con-

estrecho de Roheson nievan

el

•ons¡dt>rableniente

de

los

el sitio

y el alcohol

tubos de nivel se había espesado de

modo, quo no era posible utilizarlo. Para comparar nuestros termómetros de

tal


rAi'Irtil.o

Uawson, M^^í^fon y yo

eupirilu do vino,

n nloviui

JKimoH (Ichido pasar una hora sohn!

de pronlo comon/.ó

lo;

una

soplar

A,

hie-

el

l¡;,'era

M

lt:i

marca

Kl terMii'tinetro

alcanza ann dos

;.,'rados

17" al sol,

sobro

nu

(pn»

el liorizonto.

Las (Uiarices heladas» están á

del

lo (^rd(Mi

IMlllU'ioi)

y como

hrisu,

roniiiMMi

como no

inslrnnienfos

pro-

r lu

cubiertas do mitones rtn

{i

Olí

Í'S

locar esos

apiiuas so pue(l(!n

sea con

muy

manos

las

d(!liiamos

linos,

(liip

relevarnos continuamente (1(1

no

l)(>ro

y ejecutar con

nuestros hrazos una ^'imni'istica desonl'r((-

nuda por espacio do diez minutos, d

11

n do

yu sin un comjtañero ipu; pueda advertirle el p(Oigro. Mstas temperaturas tan baja^j no van jamás aeompadas de vieiito; de lo contrario ningún s(^p

y nadie

(lia,

sale

humano podría resistirlas. Hemos observado un parelio con

colorea

(Icsliiolo.

(|ue nuestros pobres

dedos a(l(iuirieson bas-

tante

miiyorcs

calor

permitirnos

])ara

una

hac(;r

nueva obsíírvacion. Kl whisky

(1) colocado helado en pocos minutos,

iToríaiiion

en

sobre

el Iloo

y

amantes do

los

la

bebida lian tenido

rara fortuna do probarlo en estado .>.

lOVOS

so lia

rísimo pohit

— l)urantola revista sobro

la

s(')lido.

el liielo, el

do.

nieve, ú

más

linos

átomos; vélaselos pasar sobro una do lúa

curvas

arco luminoso, desaparecer y nuevo en la parte corres-

(b'l

el

ocnpiin

is

lig(í-

Iuími

(Ml-

ItUI'll

•is

un

caía

irisados á cadií lado del sol;

presentarsí! do

pondiente so

al otro

demostraba

lado del astro, con lo cual

(¿uo

cada

m()l(''cula d(!

nieve,

S(M'i'l

parece habors(! ensañado en ol rostro ih

frío

pura

las

aunque

varios do nuestros hombres,

se les

observador y la oxtromu distancia, contribuyo á i)ro(lucir (isto fenóentre

el

ojo del

oc.luiro-

is

pues

itlas,

y nin-

éa

liirmente sobre

de la

hace dedo

rápidamente en ductores del

aun

yer — 50° ^a,

de 01)-

ochen-

tur a era

cu

!

dado

y

Las carotas no va-

la boca.

más prudente

los paseos

que

es

so

no llevar

dan

al

un capuchón, con

el

re-

cual se

protojo sobro todo la parte do la cabeza

no ofrecía tintes pris-

Un

perrillo, nacido hacia

desapiírecido

ha

tres días,

misleriosament(!;

sospéchaso

madre le ha devorado. l:)", termómetro nuircaba ay(>r comenzábase jiero á el trineo; equipar y como la temperatura vuelvo á bajar hoy A 51°, doy contraorden". Tal era esta mañana la calma del aire en la colina do (Jbsíírvaciou, que acalorado aun por el ejercila

([\\o

— Kl

.V.

que

cio, lio

un cuarto

podido dibujar cerca de

viento puede tocar diroctumento. Díceso so

debo frotar inmediatamente con

do hora con las manos desnudas; un

más

tarde,

y aunque

cía aptjnas agitada,

nieve la parte helada: la «nuestra» es de-

sistir

masiado

día,

jmoo

la atmósfera no paro-

no hubiera podido n;-

dos minutos sin guantes.

A

medio

(i

nuestros tinhiela

para aplicárnosla; no tenemos

más remedio que

restablecer la circulación

un termómetro colocado sobre un pedazo do paño negro y expuesto al sol, (juo

poco á poco. Si

mordedura

ahora está á tres grados sobro

fria

la

de que-

el alcohol

arrancaría la epi-

dermis.

jservahan I

es su})eríicial,

bastará aplicar suíivemente la mano, pues la nu'is ligera, fricción

|to

mayor cui-

el

dedor del buque. Para las excursiones lejanas so usa

la iu-

carmesí

la nariz

nada durante

que

gue

huíMios con-

el sol

i\

los raon-

Ihles

muy

cual no pu(íden cn itar

tapan con

los (juo so

len í,'ran cosa; lo

el

I

cristales,

frío, lo

línea (|Uo so elevaba per[)en(licu-

máticos.

advierte (jue su nariz está á ])unto

est-

estros dos

s

les

de helarse. Kl aliento helado se transforma

ni lia

risible ver la c(')lera

monlidos cuaiulo un atento cama-

los

rada

ijudo para aliía

meno. La

timo instante. Ks cosa do

y media

i

hal)ía ])ermiti(lo hacer ejercicio hasta oÁ úl-

6, la

—La temperatura

cumbre de

la colina

está á

como sobre

ol

así

en

üoe.

Ipesado do

horizonte, la somíjra.

Los instrumentos de bola ennegrecida, para

medir .50°,

ol

marcaba doce grados más que á

curio

la radiación solar

y no pueden

son todos do

servir aun:

nadie

merhu-

biera creído posible que se helase el mercurio

cuando

el calor

del sol basta para ele-

itilizarlo.

letros

de

(1)

Aguardiente de cebadii ó avena. (N. del T.l

var tan cousiderablemento

la

temperatura.


1M

VIAJR»

Mis

liniiiliroH so iicupiín

oslrilior del Imqiic,

¡"i

(Usniinuir

la

prcHÍon

con

(M

bion, el bu([ue

bhi helado en »jna estrechez defectuosa del

lii

(«spcran/a do

tubo, y no pudiendo dilutarsu lu inferior,

impidiendo

jiopa,

bi

nii'is

ti

luetros.

— Mañana brumosa;

ÍJÍ.

el

barómetro ha uííih que

bajado; la leniperalura no está ya á

.')r>";

muy

(«xcesivos acabarán

los fríos

nuintúvoso liquida.

babor. Kl hio-

ha elevado treinta centí-

s(>

pot.0 NnnTK.

foso

¡'i

por

\o so lia btiiidido ni.'is

Al.

iilirir

hielo,

indino lauto

quft uqu(d ««

un

en

— Hoy conuMiznmos A retirar

y.V.

buque

del

ver sus colores á

luz del día; pero la hu-

la

condensa tan rápidamente en

medad

UawHon y Poter.son. Cada cual de los nueve perros deberá urrastar un poso do cin-

piarlo do continuo.

cuenta

viajeros estarán sin

Paseando con yMdrich hemos cruzado

la

pista trazada por nuestros animales durante

s(!

— Ráfagas

/ /.

duda encerrados en su poro como el termómetro marca

tienda; sólo

nuestros

noroeste;

del

— 28*, sus padecimientos A

do sus

los

jiredecesores polares. Los hielos en-

muchos

oltservar sobre el tloo los

callados al rededor de nosotros indican

forman entro sus dedos cuando trabajan durante estos fríos

sin

tan espantosos. El calor del pié derrite la

deste las oleadas del mar,

rones do saii^'re q»io

so

cou-

nieve, formándose unas bolitas que, vcrlidas en

hielo,

introdúcense entro

Ku

1H5Ü, á bordo

dedos y cortan

la

del Ih'sucltn,

hiciéronso para los

unos botitos do peor (¡re

el

carne.

fieltro;

mal:

pero

los

el

perros

remedio era

impre<^'naba de

la tela se

humedad, helábase y desarrollaba

ten-

los

dones porsleriores de la pierna. El otoño último liabíaso vuelto do un lado á otro

una enorme molo do

clavada junto á

la

que antes tocaba ra

una

superíicio

hielo

proa del buque:

la tierra

la

en-

parto

nos presenta aho-

mamolonada, cubierta do

guijarros redondeados, lo cual prueba cla-

ramente que

los

lloebergs ó hielos enca-

llados socavan el fondo del

sión de la

en

marea

ó del

las rocas erosiones

ocasionan

mar bajo

pack, p'oduciendo

que por des-

semejantes á

los jílaciares.

la pre-

Se

luí roto,

las

gracia, el gran termómetro que se había

colocado

medir

eu \ina montaña de hielo para

la conductibilidad de éste;

la

parte

superior de la columna de mercurio se ha-

el

interior del cristal, ([ue seria necesario lim-

sus ejercicios preparatorios,

y ho podido numerosos cuaja-

to-

]);ira

pronto, y de eonsi;;uiente hoy marcharán con el trineo M. K^^erlon, el teniente

libras.

ol

que entro toda la luz posible; pero no nos atrevemos á (juitar la niovc do las escotillas. El doctoi Moss, quo so entretiene en pintar on su camarote, ha quitado la nievo do su (daraboya á Un de

chado

duda por

el

viento que impelo al nor-

llarse este oltsfruido

consiguiente

el

á ])esar do hapido

y de

estribor,

agua subo con

ahora mido ya dos pies sobre del

No ha

todavía.

hielo do

el

ri>tirar

l)osil)l(^

una

ocasionada

e\cepcionalmente baja,

mare;i

el

Ilujo;

superdcio

la

campo.

líe leído

píiblicamento

el

programa do

con trineo: ollciales y marineros, á pesar de las duras pruebas porque ¡tasaron el otoño, solicitan todos con ardimiento los viajes

una plaza para formar ¡tarte de las expediciones que más lejos deben ir, consideran< isla do do como favorecidos á los que '-

tantas fatigas deben abr

se

camino

íi

tra-

vés do los hieb

Me

ha

sorpr*

de la partida

no poco

dt

t-sta

erton,

causa. Peí'

la

te enfermo.

Uosde

el

rseí

greso noche c' ontrariandomo está

gravemen-

segundo día

sintióse

acometido de calambres y vómitos; poco después, como su estómago no podía conservar

el

alimento, érale imposible reco-

brar calor,

y

el frío se

apoderó de

él.

Los

dos oficiales, sus únicos compañeros, sin


.osi.

'ctuosn del inforior,

a

penMr quo

(•()iisíh;ii¡(..

el

ron

i'irculafioii.

Al dia si-

iliciones presentes son

mojorado

id i'iircniío,

la

rostal)l('('(>r

rar el

to-

Í^Miiontc, lio liahioiido

Uiz

n'solviiTon couducirli'

quitar

i

la

Moss, quo iiarotí», hii i

lia

i'i

(I(>

^'olpos do viiMitu d(d II

como on

nuircha, y siado frió

(

co do nievo

iiiiposiliilitalian la

practicaron cu un liau-

H'-¿°),

d cual

un hoyo,

caldcaron con

su

raturu A

oficiales

consi^'uieron conservar

oHario

liiii-

li'iini>ara

de calor en nuosli'os

idos

<>n

marca

tro

do sus

i)s

liúdos

1

su

cii-

uor-

al

lo

Iia-

<1(!

ir

ha pido

f)

Con noblo

do un

momento

i\

]»r(íocupacion

A

que

la

mal terreno,

sin mi'is

de conservar una chis-

desgraciado comiiañcro;

el rostro

y

los pies

helados.»

pesar de la cieiuda y do los incesantes

M. Kgerton, cuya conducta no elogiar lo bastante, da cuenta de

compañero en

«Con le

la

de su

prc ede para elegir el

enl.-e los

lu.inmocksy

camino mrtnos asperidades

las

rreas para tirar taml)ien. V.n los pasos difí-

sobre las aglomeraciones do restos an-

sus fuerzas, hácenle fraiujuear

por

c'liijms

tanto

muy

cierta timidez trato de manifestar-

todo lo que

el

teniente

do tres ó cuatro raro

quo

se

Rawson ha hecho

quo

la

quo

es

conducida

lo

avanzar quo puedan hacerlo los

conductores sin sofocarse. Al regresar con

mucho

agradable,

trabajo

á Kgerton impedir quo los pori'os corriesen

tan pronto (!omo comprendieron que so les declive de nievo profunda que

atención de us-

por

se debe permitir al tiro

más deprisa do

mis deberes

la

lo

más

de una legua en dos horas, y 'a trip\ilacion de un trineo tirado por porros ¡mdeve mu-

conducía hacia

no llamase

Ks por

re>;orrer

por mí en aquella ocasión; pero faltaría h si

obstáculo

el

])iés.

pueda

su trineo casi vacío, costóle

los si^j^uientes tt^rminos:

con-

él. Los ros, sin

le

malo

hombres, podrán arrastrar.

conductores anda ó corre Junto guiando los animales con su látigo;

Nunca

se podía

ía

e reco-

al tiro,

otro

los

con todos

los jierros,

los

hombres.

poco

siutioso

de

cho más

al

)s;

iveinon-

menudo

equipo que

el

avanzar, y nuestros liombres, tirando entonces poco á poco del vehículo con todas

y ocho

ted sobre el generoso auxilio quo prestó íi mis esfuerzos; sin su infatigable ayuda y afectuoso celo, jara As hubiera podido conducir al buque á nuestro infeliz paciente.» Créese generalmente que nada es tan

jfreso

iandorao

y á

Uno

repuso nunca y murió de consunción cabo de tres meses.

isidorau-

de

es necesario cargar el trineo

víveres y lodo

cuidados did doctor Colan, l'etersen no so

Mo pnsa-

^ tra-

el

posi-

otro podría atacarlos rt,su

muy

kili'muitros por

pero ya tenia

f'osta

lo

gulosos, los perros ndiusaii absoliilamento

vez, recorrieron unaetai)a de veiiito

Ilujo;

cxpodi-

de

y esto en distritos donde no se encuenninguna especio de recursos; de modo

quo los

prolongar

liinib's

(juo

Sufriendo aquella terrible almiisfera,

ol

dinii«Milo

la ni:i-

l<ln

tra

extremos

con*

ciles,

suporlicio

s

su lado.

ble,

siempre

eiisi

i's

p(>ro laH

distintas: nues-

rar el trineo todo lo posible.

pa do vida en su

lariüoros,

¡'i

eidi.'in-

objelit

tro

viiye hasta los

muy

de hielo; y A res' o de la gente empuja id trineo por dotiu", cuando no coge las co-

y do

do

un poco

alimento para algunos días;

hana del IT» Potersen parecía más aliviado, y como el tiempo mejoraba emprendieron la marcha hi'icia el buque después do alije-

bor,

ijfraiii;»

tcinpc-

la

ahno^^acion, los

cuerpo del enlernio

(d

duse alternativaineiite

dican una )casionada

do alcohol, (dcvando 14°.

los

tiouda hacia doiua-

la

anlo

(>l

pero

liU(|Ut';

al

[u>To la luíí'ii

Ilft

mientras no «o haya do llevar sino

b''jos;

rouso do una parle do su ropa y

toda

la

vida, dcspojá-

arrios^'aliau su

el

el

buque; escai)áronse en

cabo Rawson, y se

el

contornea

precipitaron

r

la

pendiente á una altura de treinta pies, por fortuna, en aquel instante no se hallaba el

carrera eu trineo en las regiones polares.

enfermo eu el vehículo. Mientras que nuescompañero arreglaba los arreos, después de reponerse, hete aquí que los impacientes animales vuelven á emprender la marcha

Si el vehículo

y

bruscamente, arrastrándole todo magulla-

de prisa y

do en una extensión de más de cien metros,

uniforme

rápido

y

es ligero,

el liielo, se

Tomo

I.

excitante

bueno

puede

ir

como una el

tiro,

tro

10


.

.

iW

y

ViAJfis

AL poto noutg.

sin parar hasta q:ie el cuerpo del oficial,

encajonado

eiítre

dos moles de hielo, oblí-

gales A detenerse forzosamente

«Durante

el viaje,

dice Egerton, toda la

excepto Bruin, ha trabajado bien,

jauría,

Todas las noches que permanecían bastante tranquilos, menos Fio, el cual sabe siempre desatarse. Todos parecen devorar con sin sufrir crisis nerviosas.

ataba

la

los perros,

mayor

satisfacción su ración cuotidiana

de dos libras de carne, helada y dura como

una

piedra.

IG.

— Hoy

ha quitado la nieve de primer puente y do mi camarote, y vemos con alegría nnevamente la luz; pero desgrac" lamente nos trae también el frío. La diferoncia de temperatura entre los dos lados del crif tal ha bastado para que se parta uno antes que el se

las claraboyas del

medio día, cuando la temperatura 2í)" 5, el termótuetro sombra ora de de bola negra marcaba 4- 4° 5 al sol. Un

i'i

poco de nieve saturada de

puesta so-

al,

un barril, se derritió rápidamente, quedando las duelas secas; y lo mismo sucedió con la que cubría la parte del bubre

que pintada de iegro, que se evaporó sin mojar la madera. Nos ha costado mucho trabajo encontrar la choza de nieve donde se depositó la pólvoi'a que por precaución desembarcamos este otoño; estaba enteramente cub'crta de aglomeraciones de nevazo; el poste

que indicaba cido. i^O.

la

posición

— Día magnífico y

había desaparesereno, con

brillante; sobre las colinas de

sol

Groenlandia

gular espectáculo de una nevada á domi-

hay bruma, presagio seguro de que se fijará el buen tiempo. M. Egerton, el teniente Rawson, Juan Simi}ions y Miguel Regan, uno de L s hombres del capitán Stephenson, marchan hoy la bahía de h; Desriibicrla con un trineo y siete perros, cada uno de los cuales tirará de un peso de setenta y ocho li-

cilio.

bras por término medio.

vapor del interior

se

una capa bastante Durante

el

pudiera condensar en

espesii para

poco tiempo que

conservó claro, .'

A

iiv

el frío

formaron

— Sol

17

cristal se

penetraba tan rápi-

muy pronto

damente en mi habitación que se

protejerle.

ol

copos, ofreciéndome el

sin-

i'i

maguirico, pero cierzo pene-

Nuestras compañías han comenzado sus

trante, con ráfagas del sudoeste; atm(3slera

preparativos para las próximas excursio-

muy

nes.

serena.

He

ido al cabo

Rawson con

Parr y Jorge Bryant, capitán de trineo de la Desci'.bi'.'i'ta,

para enseñarle

el

Témpa-

no del Pasaje, que se extiende á una distancia de seis ó siete millas

ii

través del

estrecho de Robeson.

En

el

barranco norte del cabo, en

un

pequeño espacio que presenta algunas señales de vegetación, he reconocido huellas frescas de tarmigan, precisamente en el násrao sitio que el año pasado; uno de nuestros hombres asegu-.i haber observado

el

10 tres avecillas;

'^in

dudasen

ces blancas, nuestras primeras lia tripulación del Pol'.ris

del

25 de marzo.

perdi-

visitantes,

no las vio antes

A

fin

de utili/a

su trabajo

Témpano

mando

es-

un gran depósito de provisiones, que Beautablecer cerca del

del pasaje

mont encontrará más tardo. En una excursión de veinte kilómetros hemos reconocido varias huellas de animales además de las de un armiño y mi zorro; este último, asi como nuestros perros esquimales, había derretido bajo la nieve

vi

cuerpo

de su madriguera, ahora cubierta

de hielo. El aire era tan sereno, y tan poderoso que de pié y vuelto hacia el me-

el sol,

diodía,

sentí realmente calor,

aunque

el

termómetro marcase aun 35" y el hielo se acumulara sobre nuestras cejas hasta el


CAPÍTULO

punto de impedirnos ver. Durante es :e paseo de seis horas, el frió ha ponetratlo do ropas, que un cludeque llevo sobro un espeso iza-

modo en nuestras

tal

co

(le lan'i,

ban y un pardesú de lana, oslaba cubierto de cristales de hielo. Jos cuales he debido

un

quitar con

cepillo.

no se

Al

fin

un

sobre

la linea

de costas comienzan á tener

bastante consintencia, y ofrecerán un buen campo para los trineos; pero no debemos esperar que se encontraran íloes de superficie

unida como

los

que hallaron

las ante-

riores expediciones.

En compañía

de las once

dia del viajero polar

laboriosas horas del

147

XI.

de Feilden y

tentado llegar ayer hasta

el

May

he in-

monte PuUen,

traje todo sa-

situado á doce kilómetros á vuelo de pája-

turado de humedad, que nunca se puede se-

ro. Al cabo do tres horas de una penosa marcha, y cuando sólo nos faltaba franquear dos kilómetros para alcanzar el

¡on (jué estado

y que

car del todo, to

durante Venios

se

ha de conservar pues-

noche!

la

muy

poca nieve en las tierras

sólo ti'^ne

altas;

liallarA

dos pies de espesor por

si el invierno no hubiese aun habría mucha menos.

término medio; sido sereno,

El nevazo, impelido por los chubascos biijo la

forma de lino polvo, depositase en

los huecos ó ante los formando así bancos, \ina do cuyas caras disminuyo continuamente por las rAfa^^as, mientras que en la otra continúa la nieve acuniublndose; de este modo cambian sin cesar de sitio y avanzan l)ajo el impulso dei viento, presentando por una

punto apetecido,

mos

barranco que seguía-

el

ensanchó en forma de una cuenca poco profunda, de unos novecientos metros

se

de ancho;

nieve,

la

acumulada

al

abrigo de la montaña, era tan alta y blanda que delñmos renunciar á cruzarla, y preciso contentarnos con escalar

una

delgadas capas en

fué

obsti'iculos,

colina de poca elevación, á la cual dimos

te

en

cuatrocientos metros de altitud

rApila pendiente y por la ntra muy inclinado: el calor crecien-

nieve se evapore, sobre todo

sembrado de moles erráticas de granito y

pared meridional. Altas nubes del

de otras rocas; pero la montaña misma se compone de pizarras duras, de color muy

declive

hace que la

nombre de «Dean». Esta colina tiene

más de

y monte Pullen por una profunda cortadura que ¡¡arece enteramente una gigantesca zanja de camino de hierro: sólo un glaciar puede haber dejado este inmenso espacio vacío. El Dean está

una

parte

un

ol

la

está separada

del

que la atmósfera volverá ;l ser húmeda: podemos esperar copiosas nevadas, fenómeno

orientadas del este al oeste. Desde la

muy

bre se disfruta del

sur, visitantes imprevistas, nos dicen

raro el invierno último.

24.

— Mai'kham ha

ido

ra ejercitar los perruoi

jI

hoy

al

pack pa-

fuerza de golpes

oscuro, que forman capas casi verticales,

vista; por el noroeste

mente 25.

ríamos por contentos

franqueasen cinco

tro

Tal vez encontrarán en

día

más espaciosos, bordeados do cordilleras de hummocks menos anchas. Temo que la bruma sea para los perros un

sin

kilómetros el

al día.

norte floes

adversario terrible.

Las nieves rodadas que cubren

la tierra

elévanse las colinas

piramidales de la cordillera de los Estados-

han recorrido sólo cerca de tres kilómetros en hora y media, aunque los trineos no llevaban más carga que los botes. Nos dasi

cum-

más magnífico golpe de

Unidos, cuyos perfiles se dibujan clarabajo

un

cielo

— Continúa El indica —

muy

claro.

la calma; el

37".

sol

termóme-

no está á medio-

más que á diez grados de altura, y embargo, la reverberación de la nieve es ya muy enojosa cuando se debe marchar hacia el sur. A fin de que la vista repose un momento nos volvemos de vez en cuando para contemplar nuestra sombra,

t


VIAJES AL rOLO NORTR.

148

en qno nuestros ojos se pueden fijar. Los diminutos cristales de hielo acumulados en las pestañas y en las pieles de las gorras convii^rtense en único espacio no

ñ

que refractan deslumhran nuestros pohres ojos. otros tantos prismas

En donde i

los

l)arrancos,

los

vientos

y en

la luz

y

han harrido

la

105 de anchura y 80 de espesor; su punta alta elevábase á 63 pies sobre el ni-

más

vel del agua: suponiendo cincuenta

co libras para

todos los sitios

nieve ve-

de

ha evaporado

Como

sin

que

lo

observemos.

pintura blanca de

la

cansaba mucho

la vista,

los

botes

amenazada

conti-

nuamente por la oftalmia, el doctor Moss ha mandado pintar de diversos colores las laiichas que debe llevar la compañía de Markham. En la superficie posterior de los

sacos de lona de nuestros futuros via-

han bosquejado también diversos cuando tiren de las correas del vehículo podrán reposar la vista en las espaldas de sus compañeros. Cada cual es libre de elegir su escudo de armas: el efecto

jeros

se

dibujos:

general es de los más extraños.

El hielo tapar

el

se

ha espesado

orificio

lo

bastante para

del tubo de descarga;

es posible servirnos

de

las

bombas;

el

no tu-

bo de aspiración de la máquina para

el

fuego se abrirá más abajo y continuará libre mientras que la temperatura interior

buque no baje á menos de 2". Paseándome hoy en el cabo Rawson con M. Pullen he examinado las rocas del promontorio: han quedado pulimentadas, sobre el mar, hasta una altura de dosciendel

tos pies por la acción

de

los floebergs ó

de

un banco de hielo; y las rayas se distinguen claramente, á pesar del largo período de años que

el

sol

ser

tanta altura:

que

el

le

y

cin-

pié cúbico,

ser de

veinte

el

y

Este ñoeberg dista

uno de

inmediaciones,

las

un

los

pero

más grandes de ninguno tiene

escalamos fácilmente mien-

declive no forma con el hori-

más que un ángulo de 30"; después debemos valemos del alpenstock (1); á los 3.")° marcamos el paso á taconazos; á los 10" es preciso emplear el hacha; y á los 50" nos detenemos, no porque la subida zonte

sea imposi])le,

si

se

forma una escalera,

sino porque la bajada no podría efectuarse sin cuerdas.

La parto despejada

primer puente

del

un espectámás animados: uno ú otro de los oficiales, y el rnpitin de su trineo, manejan alternativamente los pe.sos y las balanzas, sin que acaben nunca sus cálculos. La preparación de los víveres es un asunto de los más importantes, pues los expedicionarios no deben contar con más recursos que los que lleven: una vez emprendido uno de esos viajes que duran de ochenta á cien días, ya no es tiempo de remediar un error ó un olvido, pues el hielo sólo produce agua, y aun para obteofrece desde hace algunos días

culo de los

nerla so necesita carbón. Si se llevan de-

masiadas provisiones; ceso

un

trineo

toma poco

ya las

si

carga con ex-

se

muy

pesado; ó

si

se

con.secuencias pueden

ser fatales. Hé aquí porqué el gefe de la compañía no se fía más que de sí mismo. Cada artículo, pesado con la más escrupulosa minuciosidad, empaquétase después lo

ha debido necesitar 1

para elevarse ú esta altura.

\V-^

peso de

cinco mil toneladas.

tras

se

el

masa entera debe

han matado tres desde la vuelta del sol, cuyo calor comienza (i tener bastante fuerza. La escarcha ha desaparecido de las rocas negras expuestas al sur;

iSSI

la

mucho de

se

encallado en

120 pies de longitud por

costa: tiene

la

mos acá y allá huellas de tarmiganes; tamhien hemos ohservado algunos excrementos de liebres, pero no abundan en las inmediaciones: sólo

li

Hemos medido un Hoeberg

l)rillante

1)

Pillo

monUiñus.

fcrnido i(ue se emplea

puru escalar las


i

CApItüLO

más

lijeraraente posible.

Al cabo de tres

ocupados en embalar

días,

de boca en percal amarillo,

ha descubierto que arsénico,

y ha

la

las provisiones el

doctor Moss

tintura

contenia

sido necesario buscar

otra

cosa.

Apenas hace un mes quo ha reaparecido y ya no se distinguen h media no-

podrían vivir aqui.

mo

muy

salvaje,

la

No podemos

bahía del Poloris

decir lo mis-

y de otros puntos

Smith, donde las charcas

de agua libre permiten dar caza á

hoy un harfango (1) que nunca permitió al cazavisto

dor ponerse á tiro.

las fo-

Deben faltar completamente en estos parajes una mitad del año, desde el mes cas.

de noviembre

do abril».

al

Nuestros amigos de

bahía de la Des-

la

cubierta vieron diversas veces

che las estrellas.

—Parr ha

de

del estrecho de

el sol

^0.

140

XI.

tos animales en enero

«El azogue de

muy

hoy más que

espejismo

En

el

es-

los espejos reflectores

riguroso

el

frío.

termíímeí' o no marcaba

35°.

la costa

muy

uno de es-

febrero.

deteriorado por

Sin embargo,

.30.

y

un

de Groenlandia,

notable

me

ha permitido

una montaña, situada aparentemente al norte de las orillas que distinguimos desde aquí; pero en estas altas latitudes todo depende de la distancia: una reconocer

efectuarse

tierra lejana

puede estar realmente

al

sur

de nuestra posición, aunque parezca inclinarse hacia el nordeste. Situada á nuestro verdadero este, hallaríase necesariamente

más lejana del polo que nosotros. Con una temperatura de —35°

-^-nJ

Un

á la

termómetro de bola negra marcaba -\- 4, 5, observamos por primera vez este año que el sol ejerce sombra, mientras que

una acción apreciable sobre

tov de digote.

"B

el

la superficie

de

comunicándola un aspecto vidrioso y resbaladizo. Los borceguíes con suelas de cuero muy delgado nos prestan buen servicio; pero cuando se llega á los sitios la nieve,

Esta noche hemos

tenido ráfagas del

sudoeste, con temperatura elevada

guidas de cirro-stratus,

hemos

los

y

visto desde el invierno, por lo

nos en forma tan pronunciada. llevado

<l

la

se-

primeros que

Hoy

costa el instrumento de

mese

ha

Fox

para hacer las observaciones de base, pero las diversas partes se

temente que no

No tos

se

han helado tan

fuer-

ha podido hacer nada.

ven huellas de esquimales por esparajes; bien es verdad que tampoco se

descubiertos, los restos de pizarra to los estropean

Véase

el

Apéndice.

y

esquis-

pronto.

Los trineos están alineados á lo largo ya para el lunes, 3 de abril, si el tiempo es fiívorable. Esta mañana hemos oído i." abril. del buque, dispuestos

hablar de

un

lobo que se paseaba por los

alrededores: el doctor

Moss ha marchado

presuroso para buscarle; pero ha vuelto con las

(1)

muy

manos

vacías, por lo cual

ha sido blanco

de las bromas de sus compañeros. Afortu-

Ki


VUJRS AL POLO NOnTB.

150

Tiadamente para

la Iruiiquilidad

de nueslro

amigo, liAnso reconocido dislintamento el

cabo Negro

las huellas "del

nas mayores que

las

nuestros perros. Por

del

animal, ape-

m;\s

grande de

noche hemos

la

oii

visto

dos lobos, y Federico desciibre laliuella de tres

bueyes almizcleros;

los

cazadores han

ciente para que no se

lo

sufi-

pueda beber en un

vaso ordinario sin haberse deshelado antes.

Un

tapaliocas arrollado en la parte inferior

do

la

ella,

junto

cara forma

y para

fuego.

al

muy

pronto cuerpo con

quitársele es preciso derretí) lo

Ahora bien, dentro de

la

cogido inútilmente sus escopetas; no cabe

tienda, donde la temperatura se mantiene

misma

h una veintena de grados bajo cero, no se

duda que

los

carniceros codician la

presa.

tiene á

mano

re(;urso

que cortarse

este remedio,

y no queda más

En

Los bizcochos de pemmican preparados según los consejos de M. Tomás Grant,

cuanto A

son miu'ho

crecer siempre, cada cual se resigna á su-

,

niils

preferidos

jI

los otros,

carga una buena provisión en

Todos

y

se

los trineos.

la

las pestañas,

frir el hielo

que

las

invade sin cesar; por

regular se deshielan pasando snavemento

lo

fícilmente se les reconocería al primer golpe

hiciese así ocuparían el

de vista.

Cuando

I

FV.-tfi-r*:terr»**

mano desnuda, pues

los fríos

si no se ángulo de los ojos. son extremados y no per-

aliento

barba y del bigote, foruna especie de uanja do hielo que

temporalmente ciego y no puede ver por donde va.

apodera de

mando

so1)re ellas la

miten quitarse los guantes, los párpados se aglutinan de tal modo que el % lajero queda

indispensable, pues la se

1)arba al rape.

como no volverían á

y soldados do las futuras expediciones acabando afeitarse; dilos oficiales

Esta precaución es prudente, ó más bien

1

en uiénos de dos horas se espesa

la

humedad del


VI;

CAPÍTULO Miii'clia tic loa

Irinoos.— Noticinsdu

Moss

do! doc.lor

— Llognda del Excursión

En

iil

y do

ciipitiin

ütopiíen.son.

cobo Josó Enriíjuo,

mañana

la

h\

Descubierta.

M. Wliite.— Llo^ndii do

— Vaoilii

— El viajo de E^^orlon. -Expedición D</'icuhifrta. — Arciior de

loá trineos

do

XII

riilTiii'd

— El

del 3 de abril, día fijado

lii

i)nliíii

cscoi-bu lo.— Regreso de Egerloii y

— El monte Julia. — Regreso ú

A

del Polaris.

deFeilden.—

Alerta

la

subyugarían su espíritu viril. la marcha: en la

los peligros

para la marcha délos trineos, todos estába-

á Gi-oonlandiii.— RoRreao

visitii

In

once se rompe

las

mos muy contrariados íi bordo, al ver que Rawson y Egerton no llegaban con noticias de la Dcsrubierla. Esperábamos que

primera división cada hombre debía

nuestros exploradores hubieran podido ale-

gunda. El teniente Aldrich, auxiliado por una compañía de trineos mandíida por el

buque con la seguridad de que sus amigos hablan pasado un buen in-

jarse del

teniente Giflard, debe explorar las orillas

vierno.

de

El tiempo parecía fijo y favorable; el 32" y 35°, termómetro oscilaba entre temperatura que habían tenido los anterio-

oeste,

mes de

tirar

de un peso de doscientas treinta libras, y de doscientos cuarenta y dos los de la se-

la Tierra lo

;'i

de Grant hacia

el

norte

y

el

largo de la línea de costas des-

cubierta por él en otoño. El comandante

Markhíim y

el

teniente Parr, con dos bar-

abril,

cas y provisiones para setenta días, avanzarán hacia el norte por los hielos, sepa-

marcha.

rándose de tierra cerca del cabo José Enri-

res

viajeros

al

polo

durante

el

y de consiguiente di la orden de A cincuenta y tres ascendía el número de expedicionarios, todos ellos en quedaban conmigo seis y otros tantos marineros. Todos se

buena salud; oficiales

sólo

reunieron para la oración sobro

junto A

los trineos alineados

el

hielo,

que, y les acompañarán tres trineos á las órdenes del doctor Moss y de Mr. Jorge

White, en cuanto

lo

permítala cuestión do

víveres.

y empavesados

4.

— Día sereno; temperatura —

con banderolas que flotaban á impulsos de

por la noche ha bajado á

la brisa.

debe hacer en

Sólo el pobre Peterseu quedaba A bordo, donde soportaba valerosamente sus padeci-

son, sus dos

mientos. Mr. Pullen terminó el servicio

bierta después de

ordinario

por la Doxología; la escena era

conmovedora; lodos

los

corazones latían de

entusiasmo, y todos abrigaban la certeza de que ni las fatigas, üi las privaciones ni

gan á el

las

las tiendas!

hombres y

43.°

35°, poro

¡Qué

Egerton,

frío

Raw-

los siete perros lle-

la

Descu-

viaje,

durante

ocho de la Bahía de

un penoso

cual el termómetro ha oscilado entre

— 27" y — 42

'

'/j

.

Están alegres y consersi se exceptúan algu-

van su buena salud;

nas narices doloridas y dedos helados, no


.

VIAJRS AL POtO NonTB.

152

mucho. Las noücias

lian sufrido

del rd\ñ-

tan Stepheuson son bueinis; prescindiendo

un

de

caso do escorbulo, todos nuestros

amigos siguen bien y

pasado

lian

vierno felizmente, pues en

el

el

otoño mata-

permitió abastecerse abundan-

temente de carne

fresca.

parece

Inútil

haber sido necesario descargar

los trineos.

«Nuestra primera etapa no es larga; á

in-

ron una treintena de bueyes almizcleros, lo cual les

queamos los malos pasos del cabo Rawson; y á las 11 y 15 los del cabo Negro, sin

las cuatro

acampamos

al pió

padas rocas donde comienzan

de las escarlas

do un camino

ras dificultades

verdade-

muy

por doquiera, excepto en la base de

A las

malo

los pro-

decir que recibieron d nuestros viajeros

montorios.

con gran emoción y mucha alegría. ¡Oficiales y marineros iban á tomar también

saco, á excepción del cocinero,

sus funciones en la tienda misma,

su parte en las oxpeci ir iones polares! Acti-

contribuirá á caldear la temperatura;

vábanse

lámpara de espíritu de vino y nuestros cuatro fumadores espesan la atmósfera de tal modo que parece una bruma de Londres; mas á pesar de esto tapamos cuidadosamente los agujeros de ventilación para que no se pierda nada de este calor pre-

preparativos,

los

y

el

capitán

Stepheuson acababa do enviar una sección A la Cuenca de Hall para que visitara el depósito del Polarís en el Puerto Gracias á Dios, á

de asegurai

fin

nes abandonadas por

los

se si las

provisio-

americanos podrían

en beneficio Je nuestras com-

utilizarse

aquí

el

mandante de el

programa presentado

al

co-

la iJi'i'cubierla.

duos y tres trineos, irán á explorar las orinorte de Groenlandia. El teniente Ar-

llas

cher y Mr. Conybeare, con dos trincos y diez y ocho hombres estudiarán el estrecho de

Lady Franklin Cuando Conybeare haya .

regresado A abastecer

y

el

Descubierta,

la

lado de la

después de

trineo del teniente Archer, él

su gente transportarán

y en

el

un barco

al otro

Cuenca de Hall, á fin de que el comprometa el regreso de Beau-

el

exterior

—A

núa

hará en condiciones

la

marcha de

la

livision de Groenlandia.»

El informe oficial de Mr. Egerton dará alguna idea de las dificultades de la travesía del canal Robeson. «.20 marzo. Salimos á las 9 y 45 minutos de la mañana; á las 10 y 40 fran-

22°,

muy

distintas de las

que concurrieron cuando conducíamos á Peterseu enfermo. A las diez llegamos ala choza, ó

más bien

al

agujero, donde nos

detenemos para quitar que

le

cubre,

nieve de

la

y después

la

se carga

lona

nue-

El camino comienza á pues seguimos las sinuosidades costa; las acumulaciones de nevazo

vamente

el trineo.

ser peor,

de la

hummocks presentan un

entre la roca

Lady Franklin, y después

la

la

declive considerable, á veces

de

cual

41°, 5.

mont. El capitán Stephensou escoltará durante algunos días á la sección que se dirige

vendrá á conferenciar con nosotros á la Playa de losFloehergs, donde presenciará

lo

termómetro marca

deshielo no

al estrecho

que ejerce

las nueve de la mañana contimarcha; con los dos excelentes trabajadores que nos acompañan, el viaje se

¡¿I

«Los tenientes Beaumont y Rawson, con doctor Coppinger, veinte y un indivi-

cada cual está en su

cioso.

En la tienda,

pañías.

seis

pado,

y

los

y forman una

serie

muy

escar-

no interrumpida

de hondonadas. Poco nos cuesta bajar, aunque el trineo vuelca á menudo; pero es muy si bien somos esta vez cuahombres robustos. Los perros no sirven aquí más que de estorbo; uno de nosotros marcha delante para conducirlos, mientras que los demás, después de formar con el hacha una planicie bastante ancha para los tres, toman posición y cogen las correas.

distinto subir, tro


(.Ai'írui, (I

cabo Rawson;

el

cabo Ne¿fi'o, sin

rgar los trincos.

no es larga;

si

do las osear-

í(3

an

vcrdado-

las

muy

luino

malo

base de los proestá en

[jual

su

ces

menos

ra

con Iddn

c(>lori(liid

(le

para

liajar

}K)r

y dejamos

hacer?

la

que

al

es

preciso soltarlo todo,

;l'ls

l)ios (luiera!

sea lo

y

Kl trineo, superiormente

los

restos

d(>

hielo,

y después llegamos

íi

un campo perlectamente uniforme, situado (lel)ajo de la muralla fornuida por los bu

uno de

-_>-

li'i-

que ejerce misma, lo cual

ero,

emperatura; ino

la

y nuestros atmósfera de

la

ruma de Lóntapnmos cuida,'entilacion

marca

ro

para

calor pre-

!sto

mañana

22°,

conti-

excelentes tra-

m,

viaje se

el

de las íonduciamos A

listintas

llegamos A la

t.

donde nos

o,

eve de

la

lona

carga uue!ii-;

i'N

íriNr"

comienza á sinuosidades

de nevazo

es

presentan un

muy

iigo en mano y muy lentamente: modo conseguimos evitar algunas

ita ;

halh'mdose todo completamente obstruido

muy

por

períicie del pack,

esta vez cuadros

no sirven

por

brmar con

el

nclia para los las

correas.

;

el actual,

y

tanto resuélvese hacer la prueba.

lo

Nos hallamos á unos

mientras

la su-'

debajo de nosotros, no

•puede ofrecer peor camino que

de nosotros los,

que aquí llaman «casquijo»,

lo

seis

mocks y

los íloebergs encallados;

exterior presenta el pulimento de

tan deliciosa vía,

bajar, aun-

pero es

de este caldas.

«Después de franquear un kilómetro por deducimos al fin que,

escar-

interrumpida

metros de altura

«La fortuna no debía sonreimos largo á cada cien metros, poco más ó menos, hallamos una línea de hummocks, entre los cuales debemos abrirnos paso con

tiempo;

el pico

y

la

azada;

un poco más

llanura misma está invadida por

agua,

hummocks comienzan á

ser de-

cididamente infranqueables,

las

Tomo

amárrause detrás

cuerdas de 1.

las tiendas;

las

co-

nos ase-

tomar

los

la

lejos la el

mos

y

pared

una lá-

bidas al rechinamiento del pack en marcha.

y como

los perros;

la

pida de mármol, con estrías paralelas, de-

perpendicular; para bajar el trineo desata-

rreas

«!|,i!

vehi<'ulo deslizarse...

construido, resiste el choque; atravesamos

que dura has1a

nosotros avanza delanie de los perros,

como

*)'l;

lado y comienza lina serie de saltos su-

que, instruido por la experiencia,

scJlida

¡Las cuerdas son demasiado corlas! ¿Qué

Kl vehículo se inclina

cesivos, sistema do viajar

JCht

posible

resisfencia, coiiliiiuiíii su cnrrc-

pondientí» upuesla.

MI.

giiramos en una base tan

Kl tri¡A la una, á las dos, íi las tros! neo se eleva; y los perros, hallando enton-

volvemos á

vía de tierra, frente al tercer ba-

!::^i


VIAJES AL POLO NOttTK.

154

rranco que so encuonfra A di.'l

del cuini

p¡irtir

cabo Union. Despuos do recorrer un

lómetro por este camino se vuelve á el

Cuando

trinco sobro el lloe.

ki-

liiijar

camino

el

por casualidad, Ra\vson y yo precedemos A los perros, (jue van pisándonos los talones; mientras que los liombres es practicable

ocupan sucesivamente

A

chero.

las seis

pescante del co-

el

y cuarto

lle¿;;amos al

do-

y acampamos hombres y perros están muy can-

pósito de la bahía de Lincoln

debajo:

no

— 39"

«El termómetro marca

— en «3S. — Buen 20°

y

pletamente en

aire li-

al

nos han dado que hacer; poro

(le la

cable,

hielo en

la

humraocks

la

bahía do Linse orienta

dirección

punto impracti-

muy

mar por una

pendiente do unos treinta y cinco grados, y su base está culiicrla de hummocks impelidos sobre los hielos.

el

Es

declive por la presión de

preciso, pues, bajar el trineo

desde una altura do siete ú ocho metros,

una galería abierta agolpes do azadón; que costea la orilla está llena de agua y nos es forzoso hacer un rodeo conl)<)r

uno ó dos más favorables, en los que comienzan do nuevo nuestros ejercicios do montañas

com-

que debemos

fioes

rusas.

«A

un agujero de hielo

hielo.

trineo queda cogida en

rompe. Mas cerca do

del cabo Federico VII, la

tierra,

á través

línea de

hum-

mocks vuelve A comenzar de nuevo; la nieve empieza A ser blanda y nos sostiene; la superficie del floe es

demasiado acciden-

tada para que se pueda abrir camino, y es preciso volver A tierra: todo va tan mal

como en

las

primeras horas de ayer;

perros tiran con dificultad, las vueltas del trineo,

teriores

se

rompen

hummock.

los

al

los

y en una do un

do mucho

los

calambres.

«La marcha continúa alas espacio de dos kilómetros nos

junto A

excepto Fio,

diez.

En

el

mantenemos

la costa, sobre los declives

de nieve

¡Dura tarca! es preciso volar continuamente en auxilio de los perros los ñoes.

montones de restos; los hielos unidos y sin agua escasean cada vez más. Los campos que contornean el cabo situado en la extremidad meridio-

las

noches se dejan atados

conforman con

el

cual sabe

muy

el los

esta regla,

bien des-

prenderse de sus ligaduras; pero una vez satisfecho de su victoria, échase después

La temperatura no es demasiado baja; pero no podemos entrar en calor; mis dedos, helados en la última excursión, se despellejan ahora y ocasiónanme agudos dolores. pacíficamente.

«Nos ponemos en marcha á las nueve y Un buen floe nos

cuarto do la mañana. tierra

y tocamos en

IJeechey á las once,

el cabo después de atravesar

un cúmulo de hummocks. Magnífico el

que hay más allá de los hummoks; pero el camino llega á ser impracticable y volve-

é izar el trineo sobre los

Todas

conduce á

y media acampamos sobre

las sois

porros, que se

montantes pos-

chocar contra

32". «Termómetro JS3. La noche última nos han aqueja-

mos á

cami-

fuese á pió; las rocas,

escarpadas, sumórjenso en el

seguir; pero la extremidad del patin del

se

costa es de todo

aunque

que

los el

siderable; pero al fin Uogamo.^ á

la tienda.

coln; la línea de

y

de Wrangell son

bahía

d(! la

la grieta

sados.

bre

nal

más

camino no ofrece

muy

mal

día;

aspecto: la

sed nos obliga á detenernos algunos

minu-

tos para derretir la nieve.

«A

lo

Rudder y bien; después encon-

largo de la bahía Shift

avanzamos do

prisa

tramos otra cortadura más profunda, de im kilómetro de anchura; el ñoe parece invitarnos á pasar; pero la nieve no puede sos-

tenernos apenas, siendo más blanda á dida que

avanzamos hacia

el

sur.

me-

A

y cuarto plantamos nuestra tienda norte del puerto de San Patricio, seis

las

al


.

,

capItulo

«Tcrmrtmoiro

«24

— 35°

— Coniinúa lamarclia

cuarto, (.'nizamos cio sobro

ol

un enorme

;'i

las iiiiovo

y

puerto de San Patritloe

de superficie a/ul;

pero la nieve no tiene bastante consistencia.

Distingüese una ilota

mos

el sitio

donde

la

y reconoceAlcvla tocó el año úlisla,

timo. Habiendo vuelto á la costa hallamos

mano y

de 11

menudean

las pre^nintas;

tenemos

n la calma,

que todo va bien. bordo.

30.

bandera liolandesa

en una pequefia

que

ir-."i

XII.

nuestro encuentro;

al airo libro.

—A

Alerta con

A

el

los

apretones

y restablecida al gusto de saber cinco suliimos

las

i\

medio día marchamos A la teniente Rawsnn. La nieve

el

está

mucho más dura que

res,

gracias al viento del oeste que sopla

los días

anterio-

TllIMÍlis |;AJ,\Nlic/

un runos miuu-

sendero trazado ya, en

el

cual se lan-

desde antes de ayer;

el cierzo es

penetrante

mayor ardimiento. Numerosos promontorios nos ocultan aun

y produce remolinos de nevazo. Atravesamos la bahía de San Patricio y acampamos

la Descubierta; pero

en

zan

los

perros con

el

disting

mosla

al fin

la

extremidad norte.

ver A nuestros

amigos muy pronto, la perspectiva de una noche en quo olvidare-

«Termómetro 39" «.')1. Hermosa mañana, sin viento. Costeando el litoral, avanzamos á buen

mos

paso hasta

á

un kilómetro de

distancia.

El placer de

el frío y los calambres, nos transportan de entusiasmo, y proflérense tres enérgicos hurras: uno ó dos hombres que

andan cerca del buque detiénense para mirar hacia donde estamos, y muy pronto resuena un cuarto Jncrra. Todos corren á

el

cabo Beechey. Dos kilómetros

el mar á trahummocks, y después de cruzar un pequeño campo de hielo alcanzamos un buen floe, donde la nieve es suficientemente dura. Termómetro 42° Ys-

más

lejos

nos dirigimos hacia

vés de los


1


rAi'lTti.o \n.

1'

1

rcdi-dor do nosotros. Kii osto

al

(lo iiifno

pasamos

coniodidiid

la noclio

pero la

('lIcriiKtso dia;

d(d calió Nc^'id;

mas

perros Vccuiioccii

los

jamiento y so lanzan el

trinco les

toma

ntia ve/ ol il

el

triiici)

con

'I'iraiiios

.

muy

es

iiuirclia

paia escalar

l'iKM'zas

cu

toilas

la

mero

ahajo; no sé

contramos

paso.

y

la

}'i

Mj\I.

prestan auxilio, ocho. tros

Mucho

el

El

(i

huen Juicio de

que nos

y volvemos ú hordo

;i

las

voy con Feilden

al

mfis

el

lie vuelto

i.'ii*

lilM.Mi.i

ouropco. ;'i

encontrar en

caho

el

Raw-

ivfi.

das.

Los perros, conociendo que estaban

cerca do su destino, emprendieron

con

el

vehículo casi vacío, en

lanzaron

mentar

los

cuatro hombres

el peso.

Llegados á

la

el

el

galope

cual se

fin de aucima de un

i'i

cabo Negro á

declive, ruedan revueltos por la escarpada

favorable para

pendiente hasta una profundidad de veinte

camino que debe seguir la división groenlandesa. El hielo, amontonado la

píes, y, cosa

elevación de cinco ó seis metros sobre

ñazo; el vehículo no tenía tampoco la

abrir el

;'i

el

forma una barrera de cuatrocientos metros de anchura, y no presenta un solo floe,

los

maiu'Jo del

o\

señales de la últinuí de sus numerosas caí-

May y PuUen,

sitio

el

son las huellas del trineo de Egerton y las

nos contraria saber que nues-

el

paciencia,

y su hahilidad en

arre/^dan para

se

compañeros han marchado ya, pero

de elegir

se pued(> prescindir de la fuerza

la

caho Hawson en-

Celebramos haber vuelto en buena salud.» fin

no iguala

pri-

i:n

dondo

látip) de lur^'as correas, son cualidades (¡no

bajada;

llc;,'a

sumamento

fuerte (|ue el esíjnimal, es

entro las moles de hielo; poro en lo»

¡ndii^'cnas,

camino do su alo-

cómo

Kn

y

útil

corporal,

cima,

Tiiim:'i

evitarle al

nos aí-ompafia con sus perros

más

sitios

dcídivos

lo'^

oscapn por

la d(daiitora

la

lon^'itnd de un trineo.

parece ahora uncoiiduclor muypresentahle;

horas, pues

amcmuln

vii(d(':i

luu'slras

Simmons

las tifMidas,

(ni(> (MI

píMiosa duraiito dos se

foso

con muclia iuAh

ITi?

.

líspncio llano de

admirable, hombros y perros

se levantan sin haber recibido

un

solo ara-

me-

nor avería.

«La curva superior

del sol

aparece A


VUJM

\'M

media noche en el linri/.uiitf del diuulo unn rofraccioii do inrts do ini/iufns.

Alior.i iM'riiiaiioct'n'i din

iiuostro riólo,

cii

uiotro

y sin

ontro

í)so¡lii

pro;.;unto

tes

y

(jui^

1°.

1

iioclin

y

sucodcr.'i

Vo

lioniiio.

lar;j;o

con

soxtaii-

los

lonior

so justillcrt síik^ en parto;

lio

estuílo se affriotó on tnimonlos pudieron modo.

otootu; jioro iitilizarso

los

d(>l

ol

ins-

mismo

«Hoy ha

regresado .lorgo Hryant con su ÍAmier, después do escoltar la compafda de Markliam hasta ol cabo Hitrineo

el

i'i

rhardson,

rt

dondo

lloi;'ó ol

capitán

traliajo

y de

la falta

extraordinario principio.

dohle

frió.

Para

eíjuipo

do sueño, debida

Siempre trineos

los

Uno

.

de ürvant tiene

do

el rostro

al

suc(h1o asi al

ora

los

li;íeramonte he-

el interior

del

buque

está nu'is seco,

pero también menos cálido.

Rawson y Mr.

24°. El teniente

han marchado

r ti 4

les

ha costado

E^íerton

más

ésta á

una experiencia

cara, nuestros

mismos y

del

la

la

de a(|Uolla,

\

la-

necesario, ni

trinco de (luo

medida do si

servar on

los

s\i

os perezoso

buyo algunas de metal, que

so

Iioca, ó

Distri-

deben con-

morrales con todo el calor

jiosiblo.

sol so

l'll

eleva lioy h (piinco grados so-

muy

bro el hurizünte; la reverberación es fatigosa,

y con

este espantoso

frío

no es

protegerse los ojos. Si se hace uso de

los esjx'juelos, la

evaporación se condensa

tan pronto sol)re los cristales, que es pre-

Un

cada dos ó tres minutos.

velo de gasa sería

menos cómodo aun,

porque no se podrían quitar

pesados del teuiente ]íeaumont, procedente

los

Esta gente caminará

las

antes que se enfrien, (.'ada cual debe arre-

el sol

.

be-

h

fuerza

depende su vida. Equipos, ropas, provisiones, todo ha sido oxaniinado con la más minuciosa atención. Las ciudiaras de cuerno han dado margen á la chistosa crítica do todos, porque se funden y aplanan al calor do la sopa y es preciso modelarlas do nuevo

trineos, cuatro hombres y siete jierros; deben buscar, á través del canal líobeson, un camino practicable para los trineos mt'is

do la Dcscnbicvtii

las

conocen cuánto importa

niiMios;

ni

hielo.

osla tardo con dos

muy

jeros llevan lo estrictamente

pequeños

los

pedazos de

Los casos do oftalmía son raros cuando no ha pasado de una altura de ca-

torce grados; la luz no es penosa mientras

rayos forman con la nieve ángulos que

no llegan á veinte y dos grados.

En

caso

por la noche para evitar la claridad deslum-

contrario los refracta, y cuando la atmósfera

bradora del

es pura,

sol

de medio dia, que puedo

y para dormir duperiodo menos frío de las veinte y

ocasionar la oftalmía,

rante

el

Primeramente duermen la y cenan bien, y aunque en el buque se acostumbra por lo general A beber un vaso de grog á la hora de retirarse, todos nuestros expedicionarios, oficiales y mari-

cuatro horas. siesta

íi^

Prácticos yo, nii-rced A

que

ciso limpiarlos á

— El termómetro marca A medio día

dan

no

espirituosas

cafó;

y

\ci

piornas.

fácil

Desdo que marcharon nuestros compa-

10.

bidas

necesario

compañeros

lado.

ñeros,

noroi^,

ya .snbon, hace mucho tiempo, que

glar su i'uchara á

(!.

mo oscrilio (\\\o los homhros han padecido mucho ú causa do su rud(( I']l

han podido eilA 4IOoho

cuidar de

.sus osjicjos.

«Mi

-"

POtO NOUTK.

l'^sporoiiios

osta foiupora-

(|iio

üira forriblo no durara

mo

troiiita

cniltiir^n, ol lornu'»-

y

(»"

para miostros viajoros

Al.

norte,

veso en cada diminuto prisma

de nieve los más vivos colores prismáticos, que combinándose entre sí forman sobre blanca alfombra un arco brillantísimo, cuyo resplandor deslumhra y ofusca la la

vista.

Este seuiicírculo de polvo de

dh-

mank' se abre cada vez más á medida que aumenta la altura del sol: en el arco reful-


CAl>(Tltl.O

gtnÍ6 en quo cndu áespIrÍP sus

ps el

más

prÍMMiti

Lus colores irisados vcci's;

iias

linio rujo

iii!in;iilJIous t'iH';,'u>i, el

td

quo

los

¡illos

admirar

al¿^'ii-

iluiiiiiiaii

podoiiios

(Npccfáculo

<|\i('

160

f'stfí

OH

(¡f>iiipo

muy

I)UO!io

para los viajeros,

raslf Clin (d cspaiifoso frío

¡(¿lió coiif

primera semanal Se frahaja sohre

priixinio al asín» rey.

c'irro-cuimiliis,

aun más

iiiicritsciipico

SU,

sólo para

Mu

es

(ifrcccii

día

inaravillosu.

misma mpa

cotí la

la

di'

el

su

hielo

añadiendo

qiin d ^ordo,

cabeza una ^orra sin orejetas. pendientes expuestas al medio

lii

las

nieve se (Midurece y cristaliza

á

los

•f|

8lMlt:fn>:t'i.u

Los tenues nubes, en veinte

que componen estas

cristales

el interior

de

de un círculo do unos

y dos grados de

radio,

cuyo

sol es el

ihii.vo

un |||AM^^T||,

cálidos rayos del sol; la

do tres centímetros, cantidad

centro, presentan todos los tintes del es-

rior A la

pectro solar; pero se confunden tan suave

porado

y armoniosamente,

mezclan de

so

tal

ma-

que ha caído en

.

algunos espacios verdosos de res,

más cercano

más intenso en

al

sol;

mientras que

decididamente

la franja

jjor

el

su color

luminosa de cada

J^. al

fin

— Día sereno: á medio día —

el

termómetro marca

17° centígrado.

ropas puestas al sol se secan

muy

Las

pronto;

los

alrededo-

vana esperanza de encontrar para el enfermo uno ó dos tarmigaues. Hoy hemos visto un magnífico halo de color; rodeaba el sol al propio tiempo que con

la

algunos parahelios, los

tintes

los cuales,

ofreciendo

del arco iris, aparecían á cada

lado y encima.

gente con

nubecilla.

infe-

Petersen sigue mejor: ahora exploramos

predominante en un punto determinado, ó que brilla con más gloria en esta escena fantástica. Después de observar con el mayor detenimiento, parócemo que el violeta rojo se distingue

muy

de aquella que debe haberse eva-

nera, que no se podría decir cuál es el tono

es el

las

últimas seis semanas sólo forma una capa

el

Un

segundo

círculo,

primero, pasaba por

el

tanfalso

sol superior.

Ya hemos tales do la

abierto las escotillas con cris-

gran cámara, y

la

luz del día


VlAJR» AL POLO NOUTi;.

460

sustituyo

i'i

la

de nuesiras

paras; poro ¡([uó sucio io

ahumadas lám-

para nosotros una ligera brisa; pero sopló

todo,

coniü tempestad

ost;'i

s(W'didu!

y (juo

y/.-- El doclor Moss, M.

.

sus Irinoos han escoliar

i'i

AN'hilo

En

la

dospuos do

M. Markham hasta

uii ¡loco uiás

Kiiriquo.

extensión do diez ó doce kilúniotrus,

después de pasar del promontorio,

m

i

y

al lin

llo¿,'adü

dol dopúsilo del oaho Josú

allá

infol-

í[U(''

pecto de los hielos

no parecíj favorable;

pero esperi'ihase encontrar des tloos

más

monos escabrosos y

hummocks más

A

cordilleras de

que

largo de la orilla,

Aldrich trataba de cruzar trás del cabo.

gran-

lejos

El camino era

angostas.

lan malísimo á lo

as-

el

la tierra

por de-

excepción de un soldado

de marint:, cuya enfermedad databa, se-

gún

buenos frío,

un

decían, desde

costa de Oro,

y caminaban

no obstante,

das pruebas, narices

y

que hizo á

viaje

como

con entusiasmo.

El

había sometido á ru-

los

lo

dedos; pero

probal)on algunas^

doc-

la solicitud del

tor había cortado el mal.

Markham y Parr

amenazados de oftalmía, hallábanle mejor desde que viajaban por la noche. En cuanto á caza, habíase matado una liebre y reconocido huellas de lobo en el cabo José Enrique. Después de franquear la mitad de •la etapa hízoso alto para tomar el té, bebida tan deseada por iodos, que apesar del frió

en los pies, nadie se quejo de

la

pro-

longada detención que fué menester para -hervir el agua. Después de haber entrado en

calor, parecióle

menos penosa á nuestra

la segunda parte Según costumbre, el

gente

del

tiendas; esta es

camino.

los pocos

bagagos

l)or hoinl)re),

el

lleras

temperatura de bien,

f

Há'

1

salud y mu^,

satisfechos de

diez días. El viento

al

prin-

un trabajo extraordinario v una

ahora siguen todos

1'2",

y emprenden sus

largos viajes des-

pués de diez días de animados ejercicios en el arte

de conducir los trineos y arrastrarde que jamás disfrutaron

privilegio

los,

otras tripulaciones polares.

El capitán Stephenson

me animcia

en

su informe que Archer y Coppinger, con dos marhieros, Hans, un trineo y doce perros,

cada uno de

los

cuales tira de

un pe-

y cuatro libras, marcharon 28 de marzo para visitar la bahía del

so de cincuenta el

El trineo ha sufrido graves averías en medio de los

Polaris por la cuenca de Hall.

hummocks; jK^ro las han reparado, y el hielo, más uniforme, les ha permitido llegar al cabo Lupton sin otro contratiempo. El ül se hallaban en la tumba de Hall, y procedían al examen de las provisiones utilizables, aunque el oljservatorio üonde estaban almacenadas se había convertido

en una ruina. La tumba del capitán Hall

casi

ba bastante bien: en

A

la

conserva-

se

cabecera hay xina

W.l.

me

doctor

...

mkmühia

VAPOR

i.os

VV.l.

Pül.AUIS) DE

I,A

MAHINA

"

«Yo soy nquel

lo

,

F.sVADos-l'.Ninos,

GKiK di; i.a i:xim:dr:ion ai. roto noeitk; MLKUIO EN 8 DK NOVlUMIUtH DE 1871 A I,A EDAD DE 50 AÑOS.

su marcha de

norte de ayer sólo fué

i.\

CAni.os PnANcisco Hall, COMANDANTIÍ

el

posar de

han tenido que vencer gran-

de hummocks. Maltratados

cipio por

doctor iodo

Beaumonl,

A

llevaban (l'iü libras

q\uí

placa con la siguiente inscripción:

Cappinger y catorce hom ores con dos trineos, llegan de la Descubierta en perfecta tf

más duras prue-

apetito de los via-

meros días; pero al marchar iba bien por esta parte.

-

las

des didcultades para franquear las fordi-

jeros se resintió durante los dos ó tres pri-

Í6. — El teniente

una de

bas en las exploraciones polares.

la

todos los hombres estaban

estrecha cliimenea

la

i)or

que fcrma el canal do Robeson, y nuestros compañeros hubieron de permanocer en sus

rcsuiTCCcion y

(|'ic

lu vidn;

eren en mí, vivirá

*'

luinquo

.

iiiiva

muerto.»

ti


pero sopló

i;

;lm cliiiucnea

y nuesiros

1,

iinocor on sus

duras prue-

s

A

;s.

pesar de

(iTiO liliras

,n

vencer granar las

ados

ordi-

f

al

inario

prin-

v una

siguen

t(xlos

viajes des-

s 3

ejercicios

3

y

en

arraslrar-

,s

disfrutaron

e

anuncia en

)ppinger, con

y doce peun pemarcharon

leo

ira de is,

la

baliia del

lU.

El trineo

medio de

los

y el permitido Ue-

}pí)rado,

outratiempo. la

de Hall, y

|s

provisiones

atorio

I

uonde

convertido

II

conserva-

se

[era

hay una

3Íon

lili

l.V


VIAIKS

l(!2 Ilí<i

demasiada rapidez por

hummock,

los

contra

el lado

mento

las

AI.

pendienie de un

la

montantes anteriores chocan opuesto, haciendo

car¿4'a-

el

veces de ariete. Para evitar esto

debería retener el vehículo por detrás,

se

valiéndose de

tiros

reservados;

pero en

tiempo de bruma es tan incierta la marcha sobre la nieve, que los conductores no ven el

despeñadero hasta

el

inumento mismo

pul.n \oirrr.

de

campaña Rawson

la

per

se apresuró á

suyo para venir á pedirnos

el

rom-

otro. Si la

acusación es fundada, nuestro amigo tiene

más

l

suerte do la que merece, pues no ha-

llándose E^j^erton aquí,

puede apoderarse

del objeto codiciado, con el cual desaparece

á toda prisa. 5.?.

— Acaba

de llegar

el

capitán Ste-

phenson con M. Mitchell, Hans

el

esqui-

:

l^H' i.lAL'L'IIA

IjL

L>

El.

CABO RaWSON.

I

de caer en

él;

vivamente á

entonces deben

Tin lado para

y su cargamento no Afortunadamente, se halla casi

les

la base

que

desviarse

el

vehículo

mal, Will Dougal. contramaestre, Enrique Petty, soldado de marina,

y doce

perros.

caigan encima.

Han

de

rante la excursión les han acosado los vien-

los

declives

siempre cubierta de una espe-

donde hombres y hunden sin sufrir daño. Los tri-

y du-

salido de la Desrubierta el 18,

tos del norte; pero

sa capa de nieve blanda,

tor,

cosas se

buenos.

á,

excepción del conduc-

atacado de oftalmía, iodos parecen estar

neos grandes, más largos y ¡sólidos, resisten mucho mejor el esfuerzo; uno de ellos

de

El doctor Moss, que se declara en favor los viajes nocturnos, mr ;cha esta noche

ha efectuado ya

al

cabo José Enrique, donde establecerá un

y

el

el viaje

de

la

Dcscnhiorla

de Groenlandia; ha sobrevivido á sus

depósito de provisiones, que nuestra prin-

numerosos vuelcos y soportado valerosamente las acometidas de los hielos: Lé aquí porqué Egerton y Rawson se disputan sin cesar su posesión. Sus compañeros han to-

cipal

mado

extensión de cuarenta kilómetros al tenien-

to,

por entretenimiento enredar

pretendiendo hoy que desde

el

asun-

el principio

compañía

utilizará á su vuelta.

cual de sus hombres tirará de

Cada

un peso de

doscientas siete libras.

El capitán Stephenson ha escoltado en te

Archer, que se dirije

al estrecho

de

la

La-


CAPItüLO

dy Franklin; ha podido darle algunos consejos, y evitar así uua parte de las diíicul-

suró á rouiotro. Si la

)s

anii^^'O

1

no prácticos hallan

tados que los viajeros

ticno lia-

siempre en estos parajes. La lineado costas

apoderarse

que nuestros amigos siguen está muy resguardada, y la nieve es más l)landa que

pues no

desaparece

apitan Steiis

csqui-

el

en otros puntos; los patines de acero del trineo más grande han sido arrancados, pero se le reemplaza con otro vehículo excelente,

aunque más pequeño.

y después de haberme despedido de ellos hacia el buque con M. Miller,

me encaminé

alas cuatro de

15,

el

la

sólo

seis días.»

la

Descuhiertn han per-

moda de adornar con pintura

dorso de los panlesús de lona blanca, á

fin

de que se repose la vista de

ñeros que les siguen

:

cos escudos

los

compa-

cada hombre adopta

un blasón particular, y cho más agradable que

el

conjunto es mu-

el

de

los

fantásti-

nur-tros hombres

de

de

la

Alerta. El capitán Stephenson ha elegido

el

18,

y dd-

u del conduciarecen estar

lara en favor la

esta noche

stablecerá

un

nuestra prinvuelta. 3

Cada

un peso de

quedan

al sur;

tuada en otro

la

sí el penacho del príncipe de Gales. El invierno había sido poco más ó menos como el nuestro á bordo del otro buque; los

para

que desearen más detalles hallarán el informe del capitán Stephenson en los documentos parlamentarios; nosotros publicaremos sólo el extracto de las observacicnes meteorológicas y muertos.

la

parte del floeberg

si-

dirección, el hielo, en

tiempo trasparente, enturbiase y se

En

fina pelusa.

semejantes á

las

la

más

grietas recientes

se

puede estudi;ir la estratificación del ñoe cargado de nieve, reconociéndose que la capa inferior de ésta adquiere un aspecto graniijiento; los glóbulos se

24.

—El

la

hielo será

lista

de

los anímale.^

muy pronto

imprac

-

y aumentan por

acumulan verla amalgama,

dejando entre

mismo sucede

del

espacios llenos de aire; lo

cerca del buque:" fórmanse

Una

reñejado.

calórico

plancha

cual no se hubiera podido arrancar á la sombra sin que se desprendiesen partículas leñosas, fué expuesta al sol durante algunos \h° tan minutos á una temperatura de sólo; y entonces se vio que el hielo se separaba de la madera, en la cual penetraba el calórico sin derretir más que la parte en la

contacto con aquella.

Ahora nos basta ya

el

aire

libre para

secar nuestra ropa: al regresar los expedi-

en

cionarios, cuelgan

nal del

buque

el

las pieles

costado meridio-

de las tiendas

los cuales

parecen evaporarse

menudo

al

te-

restablecido de su hehnla

que busque un camino por

posible. Se

tros al tenieu-

ton, que desea compartir sus trabajos: lle-

triste vivir

van algunos perros.»

lla el sol

le

acompañará con M. Woo-

ha quitado

la

nieve de

con cristales y de las claraboyas; pero abajo nos servimos todavía del

las escotillas

tierra.

Feilden

los

y renovarse lo más á

paduras del canal Robeson: envío

May, ya

y

que se cubren inmediatamente de numerosos y diminutos cristales, sacos-colchas,

sin cesar: es necesario sacudirlos

niente

de

pino cubierta de una capa de hielo puro y trasparente, de diez centímetros de espesor,

ticable para los trineos al pié de las escar-

del otoño, para

de La-

en

misma

cubre de una capa de admirables eñores-

scoltado en la

rcclio

15°;

termómetro de bola negra marca al sol + 26°, y así es que se ven largos colgantes traslucidos sobre las pinturas negras délos costados del buque, y en las escarpaduras el

huecos debajo y detrás, y en ello vemos la prveba de que todo ese trabajo proviene

el

(sado los vien-

á

en

feccionado la

Enrique

se eleva

ticalmente

modo que

Los viajeros de

dooc perros.

— La temperatura

empleé día y medio para recorrer á pié el mismo camino que nuestros pesados trineos franquearon

tarde; de

stre,

103

28.

cencias cristalinas,

«El 14, dice Steplienson en su informe, los acompaño hasla la hora do la colación,

pasando á bordo

XII.

aceite

y

las bujías.

en

las

Es

sin

tinieblas,

embargo

muy

mientras bri-

fuera durante las veinte

y

cuatro


VIAJES AL POLO NOnTR

164

horas del día, obligándonos, apenas sali-

mos á

protejeruos los ojos con gafas de cris-

tales de color.

A los

hombres que no parecían bastante

robustos para

encargado

les falta trabajo, '''

l;!

con

ir

los trineos se les

el servicio del

ha

buque; pero no

llos

se rehusa el auxilio de todos aque-

de nuestros compañeros que ofrecen mano fuera de las horas de regla-

May y

El teniente

convulsiones.

las

sus

hombres han

vuelto esta noche de la bahía de Lincoln;

han

ido por tierra hasta el cabo

donde

les

Union,

fué preciso volver al hielo.

La vegetación en

se ha desarrollado bastanextremidnd de la había; han en-

prestar

te

mento. El moho ha reemplazado A la humedad en todos los sitios donde esta reinaba, y ocasionaría grandes perjuicios si no se

contrado numerosas huellas de liebres y tarmiganes, pero ni uno sólo de esos bue-

pusiera remedio: papeles,

maderas, ropas,

libros,

todo queda invadido continua-

la

yes almizcleros con que contábamos. Des-

pués de recorrer cuarenta kilómetros en busca de la caza, sólo han cogido una lie-

mente.

bre, la cual traen para Petersen.

Seguimos midiendo la nieve: la capa formada durante los meses de marzo y

cabo José Enrique, donde ha colocado su

trece centímetros de espesor;

abril tenía

pero como la evaporación es ahora más rápida, esta cifra no representa sin duda toda

que ha caído realmente. Las cimas y flancos de las montañas, completamente desnudos en febrero y marzo, ocúltanse bajo el ligero velo blanco que cubre todo el

la

paisaje, excepto las rocas expuestas al sol;

ha convertido primeramente en hielo, y éste ha desaparecido después sin humedecer la sombría escarpadura. Por las inmediaciones vemos pasar algunos tarmiganes, que sin duda van á busnieve

la

núan aun debajo de Todas

nosotros.

hemos

El doctor Moss vuelve á media noche dol depósito en

la nieve

alrededor de

huellas

de aves que

las

hacia el noroeste;

visto se dirigen

reconócese por elhis que esos seres van apa-

un

do del diente de

sitio

los

muy

bien

presci-va-

animales, pues la vida

de nuestros compañeros podría depender de esta precaución. Tres de sus hombres se quejaban de rigidez en

las piernas;

sus marchas forzadas explican

mente

tales

padecimientos:

pero

suficienteel

diario

de

todo viajero polar ofrece numerosos casos. 1

se

car mejor pasto; los sauces enanos conti-

mai/o.

— Jorge

Emmerson, capitán

de una de las compañías auxiliares de

la

división groenlandesa, acaba de llegar de

Repulsa para tomar un segundo cargamento de víveres. A Beaumont le lia la bahía

parecido bastante penosa la

travesía del

canal de Robeson; sus dos pequeños trans-

han sufrido averías, y un hombre ha quedado cogido entre un trineo cargado portes

V

el hielo

hummock, ocasionándose

de un

descubiertos, donde esperan hallar alguna

algún daño: fuera de esto, todo va Ijien. ^. M. Egerton marcha á Groenlandia

vegetación; buscando verdes retoños, co-

con

reados

rren á el

y que

lo

viento,

riallí

sólo se

detienen en los

sitios

largo de los surcos abiertos por

y

emprenden

ll'Í«

muerto á consecuencia de

pues apenas tienen tiem-

po para respirar el aire libre. Los oficiales no dejan de ayudarlos fraternalmente, y

tampoco

30. Después de haber permanecido una semana en la Playa de los Floebergs, Stephenson emprende la marcha con llans y dos marineros; Mr. Mitchell se queda con nosotros; uno de sus mejores perros ha

donde

al llegar el

al

límite occidental

vuelo para caer

la tierra está

más

lejos,

despojada de nieve.

el trineo

auxiliar

y

ciento

sesenta li-

bras por hombre.

Trasmitirá

al

doctor Coppinger la orden

de dirigirse á la bahía del Polaris, visitan-

do en

el

camino

los cairns

levantados por


CAPITULO el

capitán Hall ó sus compañeros

.

Nuestro

MI

XII.

temo que

la

bruma

tiempo.

persista largo

amigo lleva uno do los barcos Berthon, que Beaumont podrá uülizar A su vuelta. Todo ha salido bien hasta ahora: hemos

Nuestros amigos no tendrán ya ni aun la

norte del estrecho de Smith, al

plar los hielos eternos, pues á causa de esta

llegado

al

limito extremo de la navegación;

buque

está

nuestro

un poco

sar

montañas nevadas para repocansada de contem-

la vista,

densa bruma confúndense con

el cielo'gris.

admirablemente situado para

¡Qué imaginación sería bastante poderosa

com-

para representarse, bajo su lúgubre reali-

las futuras exploraciones;

y

niiestras

pañías de trineos, compuestas de hombres

parecer robustos

al

silueta de las

y sanos, acaban de

dad,

los

padecimientos de nuestrofj explo-

radores durante

marchas monótonas de hielo, on me-

esas

marchar en circunstancias tan favorables como es posible, excepto en lo concerniente á la naturaleza de los hielos. Sin embargo, el doctor Colan me anuncia hoy que cinco de los hombres que han quedado con-

en

migo presentan síntomas de escorbuto. Cada caso se puede explicar, no obstante, por causas determinadas, y aun no me

7. El doctor Colan manifiesta mucha inquietud por Peter=;en; nuestro pobre da-

alarmo formalmente por

debilita cada vez

estado sanitario

el

dio de la niebla

—El teniente Giffard

noche, habiéndose separado de Aldrich á treinta millas

más

allá del

cabo José Enri-

que. Todos siguen bien, y el buen

humor

los

,

penetra con su huelegir la

camino

el

aglomeración de

nés, siempre paciente, siempre sereno, se

El

ha vuelto esta

que

medad impidiéndoles menos malo á través do hummocks!»

de la tripulación. 3.

los escabrosos desiertos

teniente

(ciento sesenta

mós. Giffard

y

,

un

con

tres libras

trineo

por hombre),

ha ido á completar los depósitos de provisiones que se necesitarán á la vuelta del

y un

teniente Aldrich; lleva víveres

bote

res

da retarda mucho la marcha. Los cazadohan visto un tarmigan y matado cua-

Berthon para el comandante Markham. En los antiguos fondos de los lagos secos, el cieno, duro como una roca este in-

tro liebres.

vierno, se ha ; eblandecido

está á la orden del día; pero la nieve blan-

El teniente May emprende la marcha con los perros (sesenta y ocho libras para cada uno) en dirección á Groenlandia; va en busca de M. Egerton, que debe dejar allí el

trineo auxiliar de la expedición Beaii-

mes último hubiera

el

guijarros

.i

ya notablemente;

sido difícil arrancar

conchas con un instrumento de

metal; hoy se puede hundir sin dificultad

un

palo ó los dedos en la tierra, mullida

por la evaporación; la escarcha ha desa-

mont. José Self sustituirá al conductor Simmcns, á quien la enfermedad obliga á

parecido del aparejo del buque;

permanecer á bordo.

la tensión.

El hielo del fué su

floe

máximum

tiene ahora 2"'05: este

durante

el

año.

«Ayer tarde sopló una fuerte brisa del bruma y tormenta de nieve. La temperatura ha bajado á 23°, y la escarcha so acumula en los mástiles por primera vez norte, con

en la estación. Este viento gulai-; espero,

metr<i

en favor de

no será causado por

el

húmedo es sinMarkham, que

deshieb) del pack:

9.

el higró-

marca diez grados de diferencia en

—May y Egerton vuelven de

la costa

groenlandesa: su expedición será por ahora la última de nuestras excursiones á la extremidad norte del estrecho. El camino re-

currido por tantos trineos está suficiente-

mente

trillado ahora,

y ofrecerá una buena

vía para el regreso de nuestra gente. el

En

depósito de la bahía Repulsa Egerton ha

encontrado á Coppinger, quien

le

ha dado

ív


;

!

ir


.

CAI'ITULO

nosotros,

e •as

regiones

lor

primera

por

frío

de

la

hielo. El

!

de 8"

A

canales.

la

grava expuestos

hoy al que con-

n, qrie con seis

por la

ilacas

secas

grimas

gua-

17

— El doctor Moss ha cazado una em-

Aunque la temperatura del aire no todavía más que de O", 5, el termóme-

que cada montaña do hielo so adorne do

lea

bonitos collares de cristal.

pueda

un

sólo

la

La nieve desaparece por evaporación en cumbre de las colinas. Nuestro higró-

?sentan sín-

metro no vale gran cosa; cuando

dispensable

mos funciona bien dos

acados son

pués se para.

eros

y

tres

19,

sido este biert'i.

izones á las

ca.

siempre en lecido esta

1

El

descanso,

enfermero no hasta

el

estado de

omienza á agua corre

limpia-

ó tres días,

y des-

conducido

el

una

cadáver

altura

si-

tuada A cuatrocientos cincuenta metros del buque, donde la nieve no se estaciona nuu-

nador inco-

gonía.

—Hoy hemos

le

de Niels Cristian Peterseu á

El

bue-

nos y traen dos tarmiganes. Nuestros pobres enfermos no mejoran; les sería indispensable la carne fresca. su plumaje de verano, tido de su pelaje de la

y un leming, revesmisma estación. La

temperatura del agua del mar, así en la superficie como á una profundidad de diez

y

metros,

seis

cuarto de grado ni con

que

mucho

la

acusa

1°,

un

decir

es

5,

más que en

invierno,

y

atmósfera haya remontado

A menos de haalguna corriente oceá-

á tal nivel.

nica, no sabría explicar tan interesante pro-

tro colocado cerca

orden de

sus hombres vuel-

sea

ad de carne

lales

Woütou y

del cabo José Enrique; todos estar,

ber intervenido

nuestros

ido

— Mr.

^0. ven

beriza.

de la costa, y circuido de floebcrgs, marca -i- 10, á lo cual se debe

les

las expediciones enviadas en busca de Franklin.

esto antes

medio.

Mr. Mil:-

^.

encontraron

Se han cogido algunas emberizas con

una prol'undidad de cuarenta y cinco centímetros en el suelo el termómetro marca 21°. La temperatura media del aire es por lo tanto ahora más cálida que la de la tierra. La nievo caída desde el 28 de abril ha formado una capa de tres centímetros y

ido dejar el

'sion

nieve se evapora

A

ositos están

y

al sol, la

1(17

gada provista de patines; pero esto calzado no valdría nada para hielos eomo los que

lirontameute sin derrelirse.

cisiones de

Self

el

que por este lado no so podría cruzar A pié enjuto. En los montones de tierní ó do

lado 30

Convendría despejar

buque cuanto antes; pero nuestros pocos hombres no pueden atender á todo. El peso do la que arrojamos fuera del buque ocasiona el hundimieulo do la superficie del Iloe, la cual se cubre de agua do tal modo,

ísoarpadura 'is

las

XII.

Su tumba estará, puc»:, ea-i sÍ4^M|pn y tendré cuidado de no depo>.rar

blema.

Al practicar un hoyo en el hielo para medir su espesor, hemos visto que estaba saturado del agua que ot¡ vierte en oi orificio, como la que A través del suelo cae en

un

pozo: durante el frío estaba completa-

mente

seco.

hiendo la temperatura exterior de

8°, 88,

un termómetro introducido en un floeberír. A la profundidad de cuarenta y seis centímetr.is,

ha señalado

11°,

65 en estos

tres

algunos grados menos que a. aire. De aqui nodcraos deducir que, raiv,:ras un fragmento de hielo de uno ó Viltimos día-

.

es decir

metros de altura se saturado

humedad

visible,

de-

documento alguno en los alredores, á fln de que otros viajeros no tf'iii:-tn ne-.'esidad

y

iiu

5

cin<o metros de espesor conserva su tem-

de tocarla.

peratura baja, y difícilmente se deja invadir por el agua. Siento uiuchoque nuestro

'!if

tardo

>^n disol^

Los pequeños guijarros expuestos sii sol comienzan á labrar uu camino en k t»i''ve,

jflH»

pero

este lavieriio por la

con inúa todavía intacto. Los grandes copos qiie en este momento espesan la atmósfera difieren mucho de las Anas el hielo

partículas que el viento arrastraba durante el

invierno. Hablase de organizar

una

bri-

Iwmumetro de

curio:

pr*e, tiü

flo."^.

glaciar se

de veinte

haya

congelación del

roto

mer-

debemos renunc'nr A importantes

observaciones. ií4.

—Aniversario del nacimiento de Su

Majestad

nos limitamos a

empavesar

el


VIAJHS AL POt.o NOIITK.

108

aplazo la fiesta general para mo-

buque, y

mento más oportuno.

bina, municiones,

para

el

de-

próximo regreso do Aldrich. El trabajo so ha hecho pronto y bien; pero desgraciadamente tenemos dos hombres pósito para el

atacados do escorbuto.

nuevamente cuan indispensable al pió

de

es

cumplir

la letra las disposiciones

adopta-

das de antemano para los trineos: A faltar

si

llegase

un convoy de víveres en un punto

de reunión, esto podría ocasionar la pérdida do toda una compañía; pero nuestro vale-

y ha sabido

roso oficial conocía su deber,

cumplirle

Hó de

aquí

íl

extracto de su diario:

sería necesario dejarle atrás, en

de nieve, para llegar yo mismo los víveres

que

se

me

en

una choza á,

tiempo

habían confiado.

introduce en su saco, y me despido un pronto alivio.»

Cinco días después,

el diario

decía

lo

si-

guiente:

«El 18 hemos visto á A\'oolley, quo avanzaba á nuestro encuentro; nos dijo que Lorrimer no estaba mejor, y quo sería necesario ponerlo en el trineo;

mismo

el

"WooUey trataba do hacer algún

ejerciulu

rígidas; la nievo era

poco largos. Mis dos hombres no habían

ningún

una voz una gaviota. La choza dondo estuvieron no era demavisto

viviente;

ser

W'oolley creyó oir

«El 13, mientras se preparaba la colaque se colocara al enfermo en dirigiéndome yo á

tiago Ross, á fin de buscar

la

bahía de San-

un

sitio

á pro-

choza. Así en la

como sobre el mar, la nieve era demasiado blanda; mas por fortuna, cerca de la orilla vimos un antiguo hummock que tierra

fría,

sólo

grito de

el

siado

ción, dispuse

demasiado pro-

funda y blanda al rededor de la «ambiilancia» para que se pudiera dar paseos un

pero quejábanse de la

salida del buque.

una

sus doloél

del paciento deseándolo

más desde su

pósito para construir

ha ofrecido

las piernas, so

El pobre hombre había empeorado cada vez

el trinco,

ile

mismo como enfermero para cuidar á su camarada: conducimos á Lorriinor á la choza, res

muy

«Desde el 12 de mayo Lorrimer padecía tal manera, que muy pronto reconocí

con

cuchillo

de vez en cuando, pero tenía las piernas

toda costa.

un

y un

no hacerle andar más, ú causa

so le

demuestra

nos

Esta corta expedición

sierra

«W'oollev, que ignoraba mi intención do

El teniente GifTard y su compañía lian vuelto (lospuos de haber preparado

una

la nieve.

pues no penetraba

viento;

el

humedad ocasionada

por la nieve, que se derretía durante su

sueño. los

En

aquellas largas horas de soledad

Nues-

naipes les han distraído muc^o.

tra llegada parece

ciente,

reanimar un poco

al pa-

que está débil y abatido, sin fuerzas

para dar

Desde

un la

paso.

choza

al

buque, Woolley hubo

de colocarse en el trineo;

y

al día

siguiente

ventajas apetecibles.

de su regreso á la Playa de los Floebergs,

El paciente y su enfermero tendrán para abrigarse por la noche sus dos sacos, la

un tercer individuo de aquella i)equoña

nos ofrecía todas

piel

grande,

ton; para la

las

y las colchas de molecocina una olla y la gamella, la vela

que puede servirles de lámpara, transformación fácil, hecha por mi esta mañana; y para su distracción un libro, «Peveril du

partida fué atacado del escorbuto; de los

cuatro restantes, dos pagaron también su tributo á la epidemia,

los veinte y mes y medio de haber adoptado nuevamente el régimen es-

tablecido en el buque.

Al

Pie,» con dos barajas, de las regaladas t

cada trineo por

la

emperatriz Eugenia. Les

he dejado además una brújula, una cara-

^^r.

uno á

cuatro días y el otro al

es

oeste del cabo José

,•«

Enrique

cada vez menos consistente en

la

nievo

los

ba-

rrancos preservados de los vientos; los trans-


:

rAPlTUI.0 XII.

un

cucliillü

quedan sepultados hombres se hunden hasta portes

ntencion do

mismo su cama-

lo él

{'hoza,

la

i'i

(licioiies

minar sobre

(lospidü

lito

alivio.»

decía lo si-

([uo

nos dijo

o;

y que seria ); el mismo ejercicio

Lin

piornas

las

uno y

conipafiía

otro al

Estados-Unidos. Asi como GitVard, han

que

visto

las llanuras

y barrancos preser-

«ambu-

la

!

xr

paseos iiu

s

no habían

ó\o

una voz

ma

¿gaviota.

)

era

i

el

demaviento;

ocasionada

1

durante su ,s

de soledad

icJio. 1

Nues-

poco al pasin fuerzas

^oolley lía

hubo

siguiente

Floebergs, lia

pequeña

buto; de los

también su los

veinte

y

Y medio de régimen

es-

* que

la

nieve

en los batos; los

tran s-

quo separan

las

pendientes meridionales de

la cordillera

do

los

los

Estados Unidos; en

(iroenlandia distingüese á blanca,

tal

las tierras

hemos

otros; á cuatro liebres

miganes

so

espacio de unas veinte las

el interior

dirección norte, hánla seguido en el

cuales no pudieron

millas, al cabo de

ir

más

A siete

k\jos.

kilómetros del punto dondo se detuvieron elevábase perpondicularmonte lla

una mura-

de hielo ó de nieve, de cuarenta

¡'i

cin-

cuenta pies de altura; después do cerrar

ol

valle continúase hacia las tierras del oeste,

donde

las

cimas de

montañas, que mi-

las

den quinientos á seiscientos metros,

de esta

las nieves (1)

y varias

El esquimal Federico ha vuelto enfermo, i'i

Atendido

como

oii el

cainino.

ya están ¡)reparados todos nuestros depósitos para el regreso de los quo,

ausentes, resuelvo á

ir al

de examinar yo

lili

cabo José Enrique

mismo

hielo

ol

de

montañas de esta región. 25, acompañado del teniente

Tina de las altas

Marcho el May y del capitán Filden; costeamos el litoral mientras es posible, y el 29 llegamos al

promontorio,

VA tiempo era notablemente sereno, y al punto la ascención al monte

perl'i-

gantesco declive de nieve.

Julia, la inútil-

botín

atacado del escorbuto, y esto pesar do quo tomaba sus dúsis de Jugo do limón,

efectuamos

tratado

otros tantos tarel

nuestros cazadores han visto

(!\l)edidion;

lanse A la distancia de treinta sobre el gi-

Nuestros viajeros han

y

reduce todo

tanto á bordo

la

íini-

almizcleros quo tan preciosos serían para nos-

de 82" lO* V so exli.Mide Jiácia

en

más

alta

cima de

la

orilla (cerca

do seiscientos metros); la base se hallaba A

mente de llegar A esta barrera; no pudie-

siete kilómetros de la

ron franquear las capas de escarcha, y por lo tanto no les fué posible reconocer si las

miento A través de las nieves fué muy fatigoso, habiéndose necesitado niAs de cinco horas para llegar A la cumbre. El panorama era magnífico: en una

acumulaciones de algún

ocultarían

glaciar.

En

las

efecto,

avanzadas parécenos

poco probable que semejante cantidad de nieve (trescientos metros de espesor por lo

tamente no puedo decir que hemos visto glaciares en las costas de la Tierra de Gri-

gunos

del país.

Tomo

los

escala-

una sola nuinmediatamente debajo de largo de las playas y en al-

ol cielo;

nosotros, A lo

valles, veíase

una bruma

baja

(Ij

el

suyo

que

desaparecía sobre el mar; numerosas cor-

y el 83°; pero todo hay en el interior

Parécenos que contiene I.

El

horizonte al zenit no había

be en

nell entre el paralelo 82°

tienda.

atmósfera maravillosamente límpidi, desde el

menos) pueda acumularse de tal modo sin que la presión la convierta en hielo. Cier-

induce á creer que

>.íJ

visto do osos l)uoyos

emberizas.

la

línea

,\lgunas boñigas, frescas aun, oslo

un ploctrófano do

causa de

una

lo lejos

el

inmensa cantidad de niove blanda quo so ha acumulado. Introduciéndose por una ancha depresión que desemboca en la costa la altura •'i

alturas de

las

mar úc hielo, que cubro situadas más al norte, vez

vados del viento del oeste son del todo imI)rac1ihles,

;'i

lasiado pro-

grandes

valle.s

co quo

Egerton y el capitán FoiUhMi han vuelto 24 de su expedición h la cordillera do

el

100

cada uno do

mismo

tiempo.

los

ooUoy,

do

todo para ca-

Ninguna

el hielo.

el

las ex])e-

para

generales, y sobn;

podría encargarse do

mo

más

patines; pero este \u\o

los

la rodilla: ol tri-

neo plano prestaría mejor servicio que

de sus doló-

L

menudo, y

i'i

Especie de mochuelo. ;X. del T.¡ 22

'

í


1?0

VIAJRII AI.

dillcrus

se (i

y

uiontiiriiiH piruiiiidalos oxtoiidiaii-

oostü

ttl

im espacio do

(111

('ionio oiiuMionta kihuiiotriH,

variando su

y más do mil (|iiimotros. IIouios dado los nonihros

do Rawlinsoii y

más

Kriro

IJartlo

Por

sühorljios.

ol oslo,

á

do dosciontüs voinlo kiUiíuolros dislin¿^uians« los inonles

en

los

por ^\ui

V(>sti;^'io d(>

1

lo

luónus.

Hrilania;

mas

()l)sor\atorio ol iuter-

qucños

circunscrilo cada cual

líinilo visible

y cu lodo

el

ol

conl'undiaso con

ol

espacio ([ue

podía-

mos divisar, el cual abarcaría por lo menos un arco do ciento sesenta grados, no so A'oía una sola charca do agua libre, ni ol más ligero vapor. Estamos complotaineute convencidos tierra

el

do que no puedo existir

alguna elevada á

ninguna en

al

norte

la

distancia

de

di'l

cal)o .losó Knriíiue;

tierra se divisaba, orectivanionto,

cincuenta millas (noventa y dos kilómetros) que cerraban el horizonte de las

nuestra atalaya. Tenemos, pues, por seguro

que

el

íormidablc pack contra

bieron de luchar

inmensa super-

la

blanca ni una roca ni una molo errá-

tica.

so

En

haya

el

mes de agosto, cuando vez

tal

(l(>rretido,

los

lo

Markham y

cual

el

hu-

sus compa-

pronto debemos renunciar á

la

nes con

el teodolito;

Haya

o

nó tierra en

el eje

el límite

el espacio

que se

do nuestra vista y

septentrional del globo, esto es cosa

al trabajo.

pués bajamos de nuestro elevado pedestal,

no haber podido continuar

sintiendo

El monte Julia se compone de una caliza conchífera gris, (l(í

y

al

reunir

como

jo tan «-glacial»

bamos en luscos v

En

vivían

los días

los

una barrera que

allí

será imposil)le atravesar se-

prisioneros

en

la

ción so había llenado felizmento, y on intervalos

de

los

Jl

los

chubascos utilizábamos

nuestros ratos de ocio en desprender numerosos losiles embutidos en los estratos descu-

caliza de

montaña

un barranco do al

las

período de la

ó caliza subcarbonífera.

que cargamos

volviendo las más delicadas

Jior-

retuvieron

objeto principal do nuestra larga expedi-

nor duda, que jamás se llegará

polo

mo-

un mar

tienda; pero el

Inútil parece decir

al

en

rayos del sol tropical.

nn^todos empleados actualmente; y por lo tanto creo poder asegurar, sin la melos

¡laisa-

pensá-

siguientes no cesó de nevar;

inmediaciones: pertenecen

gún

j»iedras

h^jana en que los

la (^poca

corales

templado por

era posible,

norte del cabo José Enrique,

presentan

las

nuestras señales, on medio do un

biertos do las orillas de

influir de

las

observaciones.

ningún modo en con trineo. Sesenta millas de esos hielos, que ahora sitian el que no puede

la cuestión de los viajes

re-

Antes do marchar erijiinos un cairn. lo bastante grande para que se pudiera ver desde el buque, y desnunciar

menudo

paralelo

el

esperan-

(pío l'uó lorzoso

fuertes ráfagas del oeste nos

de latitud, hasta

la

poco á poco nos

p(>ro

sentimos tan ateridos,

ñeros se extiende desdo la costa de Gri-

84.

nieve

Pasamos más do una hora en la cima do montaña, ocupados en hacer observacio-

nell, á los 83°

prolonga entre

la

bueyes al-

za do dar principio á nuestras cacerías.

ochenta millas (ciento cuarenta y cuatro kilómetros)

punto de no verse en

íici(!

por

acunmlados; en

sus I)arroras do restos

horizonte;

surcadas

mizcleros hallarán buenos pastos; nnvs por

ierra.

parecía componorso do po-

extremo

grandes llanuras,

las

anclias y profundas corrientes d»! agua, ([ue so extiondon entre dos montañas y la

bahía do Santiago Ross, oslaban cubiertas

miual)lo pack floes,

bién <|uo ]tor

todavía do una espesa capa do nievo, hasta

parto dol uorlo no divisál)amos nin-

Desdo nuestro alto

camino del estrecho do Snnth. no poco disgusto (d)sorvamos tam-

ol

'on

picos

do (¡roonlandia

alrododoros del caho

la

(

distancia

los

iV

la

por

te

ciiMito troiiila

alliliid oiitro soiscioiilos

niontof4

POLO NonTR.

los

tri-

neos con aquellas preciosas muestras,

en-

en nuestras

I


CAI'lllll.O

ropas

rcpupslo;

(le

lo

llováriioslus

latidiible celo

no dehia facilitar

y

í\u) i)rociso

dos niitados do

to (>n

lina dospni's

tan

dn otra,

de

dii'icil

poro osto

todiis;

dividir

el viajo

do

car^^ainon-

el

la-:

cnalcs

l'lu

al^^iuios síliosora

lVan(|Ui'ar el

tiráltainn-i

ompapado

llni<,

en a^iia, que con Irocuonfia doblamos hacor alto,

vcliícnlo y comenzar maniobra de costumbro á las

ali^''(>rar el

do nuovo

la

tos do

do FfMlden.

res-

\:ir¡os

vegotacion dol año último, y algudo bueyes almizcleros nos

nos osquelotos

un poco más tardo un buen terreno para cazar. do Junio omprondimos de nuevo la Kl marcha liáciíi el biKiu*', dejando on la griepara Markliam y su ta do un ilooberg, indican (juo esta región ofrecerá

.'{

gente,

tros

liel>ros

única caza que

Muy

encontrar.

que en

aquel

regular tamaño,

do

hemos tenido lójos

la suerte

amigos, acampados

sa

do

estábamos de pensar

mismo momento nuestros s()Io

á

ilos

distancia, hallábanse ocultos por

do

millas

una

espo-

bruma, que impidiéndoles encontrar su

camino, liabiales extraviado en un caos do

Según tuvimos el disgusto de saberlo más tarde, de los dos oficiales

y quince

marcharon sanos y

duos que

indivi-

robustos,

cinco estaban miserablemente tendidos en los trineos

arrastrados por sus camaradas,

otros seis padecían

y

masó menos. Todo cuan-

podían hacerlos cuatro restantes, inca-

paces de prestar su ayuda para cíase á

acampamos en

i

cabo Uichardson:

punlu meridional

la

segunda bahía que

la

se ¡ibro al

nr del

suelo, bastante

el

duro,

os suave ¡¡ara nuestros pies después de tan

larga marcha

sobn»

el

ceiiagosi) (loe.

muy

emlicrizas de las nieves,

regocyan con su canto;

nos

tringus

las

intérpre-

(Iriiu/fi ranHfifsJ, los estre[)silas

y loscalidris de

tes fs/rcpsihis ¿nlcrjircsj, las iii'ouii^

Las

numerosas,

an'iit/yn'), picotean las

fffi I i/Iris

color violeta,

cuya vegeta-

ción está bastante desarrr)llada.

Msta bahía, á 'vl'nerfo

(l(>

de

guardada que la

cual he dado

la

se

el

í'anutosH, es la

los

encuentra en

nombre más rescosta en

la

dirección del norte; los grandes lloes no

pueden penetrar, porquo su estrecha desembocadura apenas mide cuatrocientos metros de ancho; me ha parecido que la caza

mayor

l'recuontará las

inmediaiüones

de i)referencia á ninguna otra región si-

tuada

al

norte do

la

bahía de

Descu-

la

bierta.

YA

(!,

después de cruzar

la

costa por

detrás del cabo IJelkuap,

acampamos en

angosto istmo que separa

las

el

dos partes del

lago Dumbell, y con gran disgusto obsercolinas y llanuras están cubier-

vamos que

liielos.

to

de

saxil'ragas do

voces de: ¡una, dos, tres, arriba! Imi la piMiinsnia

171

Kl

iinico qiuí aentíiunos

oni no poder

vuolta,

MI.

el tiro,

redu-

caminar arrastrándose á Un de no

muy

entorpecer una marcha ya tes, ropas, provisiones,

lenta.

Bo-

todo cuanto no era

de absoluta necesidad se dejó á un lado para aligerar los vehículos, llenos de enlbrmos. Si nos

hubiéramos encontrado aquel

es probable

bre Jorge

que

se hubiese

Porter, quien

una semana después.

salvado

el

tas (le nieve;

desdo

otoño no habíamos

Kl hielo del lago no ha comenzado á derretirse

medirlo

agua

aun y tiene

!í"',n;)

practicamos

de espesor; para

un hoyo, donde

se eleva á cerca de

el

veinte centíme-

tros sobre la superticie. Kste

lago no

.se

y más tarde pescamos en sus aguas muchas pequeñas umbras (Salmo arctcriis). Jamás he visto helarse del todo un lago donde los pece.í puedan vivir. Después de una marcha do veinte kilóheló completamente en el invierno;

día,

metros llegamos

po-

reblandecida por

murió menos de

el

visto tanta.

meda y tra

el 7

la

al

buque:

la nieve,

última tempestad, hú-

pesada, ha entorpecido

mucho nues-

marcha.

Jilr


IMAGE EVALUATION TEST TARGET (MT-3)

25

1.0

2.2

2.0 i.i

.8

1.25

!

1.4

i

1.6

V}

'<0 i9 /}

^;í

V \\

'c*l

<!>

;.

"é,^^

//.

0^

.^s^ ;v^

y

Photographic Sciences Corporation

% 23 WEST MAIN STREET WEBSTER.N.Y. I4SB0 {716) B73-4S03

"^%>


f/j

\


VIAJES AL POLO NORTE.

172

Durante mi ausencia, M. Egerton había medido la temperatura del agua ú. cierta distancia del cabo Negro: h dos brazas el 2°; A cinco, termómetro marcaba r,7; r,tí7; y A treinta, á veinte, r,07; el

espesor de

una estrecha

faja

de hielo for-

mada durante el invierno era de r",25. Como la temperatura media del aire

*

de

las

pequeñas charcas que suben y y el reflujo, rodeando los

el flujo

floebergs encallados, desgastan rápidamente el hielo

sitó el

sobre que reposan.

Aunque

cabo José Enrique durante

las

vi-

más

pude reconocer que la altura aguas es decididamente menor que en

bajas mareas,

de es

— r,

bajan con

las

los parajes

donde

la

Alerta ha invernado.


CAPÍTULO

XIII il

Siempre

el

oscorbulo.—Conj'l)Piii'o y sus viajes.

(ii'oeiilüridin. viiijo

Lii Imliíu

del

—Rl

liordo

í'olaris.—\A\ luinbu del

ilo

Liidy

Frnnklin.— Su cnvinn

liotos A

cosIm

In

do

Hiill.— El cruiiómetro.— Vilulidiid del Irigo.— El

c.i¡iilnii

de Coj)f)ingcr.

M Desde principios de junio fué preciso agregar á la lista do los atacados de escorbuto tres individuos que habían lornxado

recordó que, reconociendo cuan terrible era

parte de las partidas de tiradores; hacía tres

y por

semanas que dos de

tomaban, sin em-

ellos

bargo, sus dosis reglamentarias de

zumo

el servicio polar,

bres

bir

más

los

hom-

tanto estaba

muy

lejos de esperar que íbamos á reci-

tarde.

El 31 de mavo, durante nuestra excur-

El 7 contábamos bres de la Alerta

ti

bordo catorce

y dos de

hom-

la Descubierta^

que estaban o habían estado en tratamiencausa del escorbuto; solo uno acaba-

ba de darse de alta; los demt'is no so hallaban aun en vías de curación, á pesar de que su régimen alimenticio era lo m;'is variado posible, excepción hecha de la car-

ne fresca tan

difícil

de encontrar.

Salvo uno ó dos casos en cada viaje,

compañías de «tiro» de

las

las

expediciones

sion al cabo José Enrique,

y atendido

el

esmero que

se te-

Mr. Conybeare

había llegado á bordo después de do nueve días. oI)servar

que

el

En

el

un

viaje

canal Robesou pudo

agua procedente de

la

ma-

rea remontaba acá y allá por las grietas e

inundaba los hielos, empeorando así un camino siempre penoso. A cierta distancia del cabo Federico VII veíanse ya tres pequeños lagos, el mayor de los cuales podría tener por lo menos trescientos metros de anMr. Conybeare

traía noticias

de nuestra

reserva: el teniente Archer había vuelto

2 de mayo, después de explorar

ya

nía en la elección de los víveres, la apari-

el

ción del escorbuto entre nosotros era tan

deLady

inesperada como inexplicable. Sin embar-

de la Descubierta, y había hecho las siguientes observaciones:

go,

me reanimó

al

saber por los relatos

mis predecesores que

de"

enfermedad cedía muy pronto con el reposo, durante el verano, asi como con el cambio de alimento; si la salud de nuestros numerosos amigos, aun ausentes del buque, era en aquel momento lo que más me inquietaba, también la

'., I

chura.

polares habían escapado hasta ahora de la

epidemia,

lo

habíanse elegido

vigorosos de ambas tripulaciones;

las desastrosas noticias

de limón.

to por

más

el

golfo

Frauklin, al sudoeste de la bahía

La profunda escotadura encajonada que tomó por un estrecho, es en realidad un fiordo que penetra á ciento al principio se

veinte kilómetros en la Tierra de Grinnell.

De una anchura de

diez

y

seis

kilómetros

en la entrada, ramificase en otros dos gol-

i-rñ

m


VIAJES AL POLO NORTS.

174

fos

treinta

íi

seis kiióinotros del

y

cabo Dis-

I

después de una ausencia de veinte y cuatro

cuarenta kilómetros, en

días.

oeste,

hasta

el

Ella

y da

la

dirección del sur-

en

Beatriz.

fiordos, las

bahías de

La playa presenta en

empinadas escarpaduras que se elevan ú, mAs de nuevecientos metros en la punta extrema del golfo. Casi todas las aguas estaban obstruidas aun por espesos

todas partes

tos flotantes, viéndose

una -

I

I

f

I

pocos floes de

estación.

En

la ramificación más meridional, un enorme glaciar ocupa un valle descendente de los montes Victoria y Alberto, cuya al-

tura parece

:

muy

ser de nuevecientos metros,

según cálculo de los diez

bera,

y ocho

los

exploradores;

y de consiguiente

todavía

muy

el

ri-

canchal se halla

sobre el nivel del mar.

Después de lamiento en

cesa á

ó veinte kilómetros de la

siete horas

las orillas

de penoso esca-

liebres;

Archer llegó á la cumbre del monte Neville, cuya altura evalúa en unos setecientos metros. Al oeste noroeste veíase la cordillera de los Estados-Unidos, y en uno de sus valles un glaciar que terminaba A vina inmensa elevación. Desde el pequeño ti ordo hasta la base de estas montañas extiéndese una vasta llanura de veinte millas de ancho, poco más ó menos; por el oeste, las colinas no pasan de cuatrocientos metros y van á perderse en un punto lejano y desconocido. Archer extrañó mucho no ver por el este ninguna cima elevada.

En

la

orilla

meridional del golfo, dos

dos

fueron todo

la

bahía de Ella, nuestros

do el

una mana-

pequeños animales

estos

botin que llevaron al

M. Conybeare, encargado la

buque

del trineo au-

de aquella expedición, había vuelto A

xiliar

Descubierta después de un viaje de doce

hombres gozaban de buena uno tenía un pié lijeramente

días; sus once

salud;

sólo

helado: habían cogido lla

sur de

El

'¿

de

una

liebre

en

la ori-

la isla Bellot.

mayo

salía

nuevamente

del

bu-

que con once tiradores, para trasportar por la cuenca do Hall á la bahía del Polnris, en la costa de Groenlandia, un ice bont (bote para el hielo) de cinco metros de longitud; pero el 5 del mismo mes, como la vuelta del teniente Archer dejaba mayor número de trabajadores á disposición del

un segundo y enviar un trineo con perros para que volviese M. Conybeare, quien se hacapitán, este resolvió expedir

barco

llaba

ya á once kilómetros de

El 7 vohía á marchar

de la bahía de Bea-

triz,

de

da de once bueyes almizcleros, y en otros puntos reconocieron numerosas pistas de

hielos; las deniAs desaparecían bajo los res-

!

los parajes

exploradores vieron desde lejos

cabo Record, donde termi-

na por dos pequeños

i'

pequeños glaciares que liajan de las montañas de la península del Juez Daly solo se prolongan hasta dos kilómetros del mar;

que se ha dado los nombres de Conybeare y Archer; el primero, el más septentrional de los dos, parece extenderse sólo íl quince ó veinte kilómetros al este de la punta de Keppel, peroles exploradores no le siguieron hasta el Un; el segundo, que en su punto do unión tondriV muy bien ocho ó nueve kilómetros de anchura, continúase en el espacio do unos tante, f^olfos h

Fulford, diez

para

el hielo

la costa.

con

el

teniente

y ocho hombres y un de

seis

bote

metros de longitud.

Al día siguiente encontraban el otro bote en el mismo sitio donde le habían dejado; once hombres se uncieron al más grande y siete al

más pequeño. El

12, después do

cinco días de camino,

las

embarcaciones

quedaban

sin

contratiempo

depositadas

cerca de la bahía del Polaris, á donde llegó la

misma noche

el

capitán

Stephenson

acompañado de M. Hart. Durante la travesía del canal, la atmósfera se mantuvo cargada y brumosa, soplando con tal fuerza una brisa del sur, que


CAPÍTULO

175

xiit.

al

Hall algunos

pacio de cinco idlómetros, Hedíamos al cairn

fj^randes

íloes

bien unidos y

do nueva farniacion; pero en ambas orillas del estrecho,

en la aglomeración do

sobro

todo

costa, los

hummocks y la restos formaban barreras difíciles de franqiiear. Kl 13 de mayo on presencia do veinticuatro hombres, entre oficiales y marineros, el

capitán Stephcnson plantó la ban-

dera americana sobre la Hall,

colocando

al

pié

tumba del capitán una plancha do

<ft.

bronce traída de Inglaterra, y sobre la cual se había grabado la siguiente inscripción:

A

oriento del cabo

siguiendo

la

costa hacia el oeste en el es-

d(d capitán Hall.

En una

piedra vimos ¿gra-

badas en /grandes caracteres «Diez pies E.»; socavamos

el

el

con un breve informo

.sobro

nuestros via-

y proyectos; y después de cruzar

la ha-

IIai.I.,

lúa

me

«campamento de los bardonde una partida de marineros

dirijo al

cos,» sitio

MRMOniA

DEL CAPITÁN F. C, HaLL DEL DUQUE DE LOS ESTADOS-UNIDOS KL «PoLARIS,» ÜUE SACRIFICI) SU VIDA A LOS PnOOnESOS DE LA CIENCIA. 8 NOVIEMBHE DE 1871.

prendido una marcha órdenes de

M.

efectivamente,

«Esta plancha fué colocada por

la

expe-

indicaciones,

hi'icia el

em-

norte A las

como

lo

expresan nuestras

h nuevecientos metros del

cabo Sumner; pero sólo

pasos de su predecesora se utilizó de su ex-

del cairn

periencia.»

fioo

El doctor Coppinger se reunió con sus

del ve-

Chester. Este sitio se halla

dición inglesa de 1875, que .siguiéndolos

il

una parte

1872, con motivo de haber

rano en

de Hall.

¿i

ocho kilómetros

Nos situamos

sobre el

cuatrocientos metros del antiguo cam-

puerto Refugio. Reproduciré aquí un ex-

pamento; pero las rAfagas C'.. sur nos tienen casi siempre prisioneros en la tienda, y durante cuarenta y ocho horas apenas po-

tracto de su informe:

demos examinar rápidamente

compañeros

el

día 15, después de visitar el

«El punto de la bahía donde

me detuve,

después de cruzar la tierra desde Repulsa, se halla

á,

el

puerto

unos nueve kilómetros

que

los

los depósitos

americanos dejaron aquí.

A

la

en-

un barranco encontramos una tienda de campaña desarmada y en parte cu-

trada de

I

re-

en buen estado do conservación; lo saco de su estuche para copiar exactamente ol documento; vuelvo il dejarlo en la fosa lato

jes

II

suelo h esta

y hallamos efectivamente

distancia,

del PoUiris había pasado I..V

palabras:

las

^•''•ií

TUMIIA DE

imosa, so-

Brevoort; desde aquí,

marcha fué sumanicnic desagradable. Nuestros amibos vieron en la Cuenca do la

i

I


VIAJM AL poto NonTR.

176

do nievo; amarrado h unas jírandcs

biortii

d

piedras cu

ciono helado,

i'i

vemos una barca con

orilla,

cion

jiiés

do

lu

la quilla al aire,

y después de buscar mucho descubrimos al lin el bote do lomi, sepultado en la nieve á doscientos metros do está

hundida A

tienda. I.a l)arca

la

estribor; pero no faltan los

materiales necesarios para

aun

reparación,

muy

i)rcstarno3

podri'i

la

buenos

y

ser-

vicios.

«Las provisiones, colocadas debajo de

la

barca, están poco averiadas por las intemperies;

aun

se

podrán utilizar unas veinte

libras do galleta

diseminada en varias ca-

jas; pero las pieles

lado de

y

sacos se

los

modo, que

tal

han he-

lista

como

las circunstancias, coloco

en

construye un cairn de

sulicientes dimensiones,

donde

se deposita

informe de nuestros trabajos; recójense

luego

cárganse

vehículos y proseguimos nuestro camino hacia el este.» las tiendas,

los

Durante su permanencia en el puerto Gracias á Dios, el capitán de la Ikscuhicrtu dispuso que el teniente Fulford y el doctor Coi)i)inger estableciesen

de provisiones en

Newman,

la

orilla

un

depósito

la

bahía de

de

á fin de abastecer á la partida

del teniente

su vuelta

Beaumont en

le

cerrasen

el

el caso

pa.so

de que á

las

nieves

amontonadas entre dicha bahía y el Reposo de Hall. Desde el 12 al ló de mavo, Stephenson y su gente sufrieron mucho por efecto de las ráfagas del norte. El barómetro bajó el 16; poco después comenzó á soplar una tempestad por la misma parte que la anterior,

y

las

y

siete

horas, dejando tras

niente Knlford

y

sí al

te-

doctor t'oppinger con

al

dos hombres y ocho perros: estos oficiales tenían orden de explorar el fiordo de Pe-

terman y volver á tes del

la

bahía del Polaris an-

15 de junio; esperábase que en esta

so encontrarían con los tenientes Heauuíont y líawson al regresar de su viaje á la Groenlandia septentrional.

fecha

Al rededor de

la

bahía del Polaris las ro-

ciento cincuenta metros de altura, que en-

los trincos los

instrumentos y papeles que creo oportuno trasladar á la bahia del Polaris. Terminada

el

diez

el

los

de todos lo

sí.

capitán y sus treinta compañeros atravesaban nuevamente el canal en Kl 17,

permitían

que cada bote debe tener su tienda, he buscado inútilmente la segunda largo tiempo; hallazgos, tan completa

d(í

componen de una caliza dura que no contiene fósiles, aunquepor todas partes los vemos en los guijarros rodados que cubren el suelo. Algunos bancos de cieno, de

rrarlos para sacar el contenido. Suponieiulo

esta operación se

torno

comunicarse entre

seria preciso desga-

y después de hacer una

apoyar las tiendas unas contra nevazo rodaba tan aimnilante imi ellas, qiu) los viajeros no podían

Inútil era otras; el

tormentas de nieve

los

tuvieron prisioneros en su campamento.

cas se

numerosas conchas marinas, demuestran la reciente elevación en las costas. 8o han ol «ervado huellas de zorros, de lemings, de 'iebres, de tarmiganes y de emberizas de las nieves; M. llart ha reco-

cierran

gido musgos, liqúenes y restos secos de ocho plantas fioriferas. Al norte del cabo

Lupton, el capitán Stephenson reconoció que el banco de hielo ora más macizo y el pack más espeso que al oeste del canal do líobeson

Todos dos en

documentos y objetos recogiPolaris y el campa-

los

la

mento do

l)ahía del la

bahía

Newman,

así

como

el

pabellón americano que Stephenson plantó

en

la

tumba

del capitán Hall

cuando

la vi-

con su gente, fueron enviados por el Almirantazgo al gobierno de los Estadossitó

l'nidos apenas volvimos á Inglaterra. El

abandonado durante cuatro

cronómetro,

años á los rigores del cielo polar, funcionó

perfectamente cuando estuvo á bordo de la

Dcsnihiertd hasta ,

la

llegada del buque á

Portsraouth, en noviembre de 1876.

En

la


i::

rAPlTtlI.O Kiii.

l)ahia

(lol

Polnris Imltínno rocnf^ido ¡wl^iiiAs

uii siifjuilo (lotri;í(),

enviado,

mal no

si

ro-

ciicrdo, por el Instilulo do Wasliin^'lon,

do avfiriyiiar hasta que punto pueden

íin

extremados.

resistir estos cereales los fríos

Sir Ilooker semhró en

una ])equena durante cuatro

i\e\v

cantidad do ese /^rano, ((uo inviernos soportó las duras la

i'i

temperatura

i'irtica;

vicisitudes de

sólo ^j^erminó

un

se-

senta y dos por ciento; lo denuis fué devuelto al Instituto americano.

Para evitar

el

temiMo pack que

tiendo al rededor del calm

so

ex-

Hrevo<irt,

las

tripulaciones que so hallaban

Groenlandia volvían

¡I

promontorio, tomando

norte do

al

principio do

el

A

medio.

las frecuentes

le

ráfagas

los veliíciilos,

en día y

franqiioi'»

mes, Rawson, trineo,

lle-

y atacado

oftalmía, necesitó poco

y después, en junio, cuando agua

ya

dioz do

la

mañana proseguimos

nuestra ruta remontando los tres

una llanura de ancho,

en

valle, (|ue

el

cuatnj primeros kilimietros forma

()

cual

la

cuatrocitMitos

desciende hacia

metros de el

sur por

una pendiente muy suave, liordeada en ambos lados de antiguas líneas de costas de reconocer.

fáciles

A

derecha ó izciuierda

elévanse escarpaduras y picos de ochocientos á nuevecientos metros do altura; las

componen de

rocas do su cara oriental so

ban el área del antiguo lecho marino. Algunos de los ribazos levantados presentan

el

más do

doble tiempo para recorrer i^'ual trayecto;

superficie estaba

15"

las

suelo do

fines de dicho

mismo de

«X

do caliza arcillosa y sin conchas. Hasta este sitio, numerosos restos de moluscos indica-

vando un enfermo en su él

ratura

capas rectas ó ligeramente contorneadas

un buen camino para

doctor Coppin^jer

l)iamos recorrido siete kilómetros, 'renipc-

Mac Cor-

paso de

mayo, cuando

nieve solidilicada por oirecía

tiempo: en tres horas lia-

tierra por detn'isdel el

mick.

A

mucho

ron hace

la

nieve de

casi toda derretida

y

el

corría A torrentes por el barranco del

Heaumont y su partida de lisiad'^s perdieron cerca do una semana para fran-

paredes cortadas do unos veinte pies de

en

tura,

las

al-

cuales so ven depósitos de

cieno estratilicado

y de arena, do unos cinco

centímetros y medio cada uno. «El suelo pierde poco á poco su aspecto

marino, y penetramos en un estrecho y sinuoso valle llanquoado por colinas redondeadas de unos sesenta metros de altura.

En

cima de una de esas eminencias, á trepo para examinar el paisage,

la

sur,

la cual

quearle.

hallo un fósil desgastado por las aguas, seguramente un pólipo de coral; las rocas del

Acabemos ahora de dar cuenta

del viaje

do Coppinger. «Después de completar

el

depósito de la bahía Repulsa, dice, prose-

guimos

la marcha el 8 de mayo, dirigiéndonos por un oxcelonto banco de hielo hi'i-

borde del l)arranco, despejadas de nievo, so

componen anas veces do caliza i)izarrosa, y otras de una masa confusa de ])izarra arcillosa, que Ibrma como unas varillas rectangulares do uno á dos pies de lon-

Mac Cormick. Las escarpaduras de la costa, por debajo de la cual caminamos, forman una pared resistente de caliza negruzca que no me parece contener fósiles; pero en cambio pre-

gitud

senta indicios de encerrar mineral amarillo,

diente A

duda pirita de hierro. A la entrada del paso acampamos en una pequeña meseta rodeada de antiguos ribazos que se eleva-

de una costra de nieve dura.

cia la abertura del valle del

sin

TOMO

I,

.

«El camino se prolongaba siempre por las sinuosidades del valle en la dirección del oeste al sur; se podía andar bien, tres horas llegamos

más

una meseta bastante

lejos

Newman,

divisamos á

y en

por una suave pen-

el

floe

una legua de

alta, cubierta

Un

kilómetro

de la bahía de distancia.

De-

h '!


17R

VlAJlíS Al. pot.n NoiiTR.

lanto

(lo

nosotros nbríaso

uim

aventuramos en

la osipe-

rt,

las

nuevo y treinta el barran-

minutos, nos encaminamos por co,

que

muy

pronto so convierte en un

desfiladero tortuoso

y

estrecbo, cuyas es-

En una

menudo de

tal

modo, que

apeo-

nas dejan paso para nuestro trineo. El

terior

haliia

(le la

toda edad,

extiende entre

so

campamento de

el

lo

rairn

el

barcas. El in-

estaba lleno de lloes de

cual demostraba que en el

otoño anterior

el

pack había podido pene-

trar antes de la congelación general.

La

jiista

de un oso en

los hielos del gol-

nos hace suponer que uno ds esos ani-

fo

males habrá conseguido este invierno haaquí bastante alimento para no morir

llar

nevazo, y como las escarpaduras verticales le preservan del sol, espero que ofrecerá un

de hambre.

buen camino hasta principios de

nuestro amigo franqueo en dos días la me-

vera; pero la pendiente es

declives nevosos los

la

muy

prima-

rápida y

mucbas horas en

los

para abrir camino entre

bancos de nevazo de

las

vertientes

Auxiliado por un buen viento del oeste, seta do ciento cincuenta

que aun todas

separaba do

partes

de

metros de altura la

onduladas nieves

bahía del Polacubiertas

blandas,

menor huella de cuadrúpedo las

de cinco metros de altura.

pueda».

así

le

«llanuras

ris,

como para franquer con el trineo las partes más empinadas: una vez fué necesario bajarle por un muro de nieve opuestas,

:

que

tersa

Hall y

(le

Nowman, el hielo do ha formado una planicie

fondo, no obstante, está bien cubierto do

será necesario perder

4

hnhía

bahía de

la

sola estación

muy

cabrosas paredes de pizarra y arcilla so api jximan A

la

y nos detenemos par desayunarnos».

nos

fi'u'il

y en la noclie del 9, las siete y cuarenta y cinco minutos, establecemos allí nuestro campamento. ella,

Al dia siguiente, A

«Kl 10, a mediodía, llegamos á

corliulura (\no

bajaba por oslo lado, y abri^íaiulo ranzu de bailar un camino más

cuales ofrecen á

la

vista

por

sin

la

ni

ave,

y

el

aspecto

más lúgubre y monótono que imaginarse


;r

r

CAPÍTULO XIV Hcgroso dol tcnionlo Pnrr.— Knojosn situnoion do If do Jorgn Portor.— Vinjo do MurKIinm.

loa oxpodit'ionnriog del

norlo.— So

los

envían socoitos,

— Mueri

.y El toniento Parr so presentó en del 8 A bordo de la

la noclio

Alerta, y al crnzar

puente, saludando silencioso con

el

lif^eros

movimientos do cabeza il los dos ó tres hombres que encontró al paso, todos leyeron on la expresión do su rostro la fatij^a y la inquietud; do tal modo q\io en pocos instantes se propagó en todo el buque el temor de una desgracia. Las penalidades ocasionadas por el viaje habían cambiado tanto

li,

nuestro compañero, que tonulndo-

le por Beaumont, su amigo, quo es sumamonte moreno, preguntólo con ansiedad cual era el desastre quo le obligaba A vol-

ver tan pronto de

la

costa do Groenlandia.

Entonces supo la dolorosa noticia: la mayor parte de los hombres de Markham eran presa del escorbuto

pronto auxilio;

el

y

necesitaban

un

víveres recorrió veinte millas sin detenerse, hasta llegar al

puesto do caza do

Dum-

bell-bay, donde se detuvo para hacer

una

taza de thó; cuando la hubo tomado, aquel

hombro valeroso

se puso otra vez en cami-

no, terminando en

veinte

cuatro horas

y

tan larga, fatigosa y solitaria etapa. media noche, habióndo^e prepar

'o

ya

..-

A

todo, dos compañías, con sus corres^

dientes oficiales, salían del buque para

ir

en auxilio de sus compañeros. íll teniente May y el doctor Moss; calzados de patines, iban delante con

rios.

los

perros

y

el

vehículo

medicamentos más necesaMerced A una marcha forzada, los

cargado do

los

expedicionarios llegaron al

Markham

campamento de

cincuenta horas después de

la

salida del mensajero.

Sólo su presencia bastó para reanimar

comandante, auxiliado

por algunos trabajadores aun válidos, ha-

al

bla conseguido enviar los enfermos

los

compañeros; más por desgracia era ya de-

cin-

masiado tarde para uno: Jorge Porter acababa do espirar, y habíanle sepultado en el floe, cerca del camino. Al día siguiente, A primera hora, llegué

alrededores del cabo .losé Enrique,

á.

il

cuenta kilómetros del buque, y hacía todo lo posible para continuar su marcha; pero cada día aumentaba la intensidad de la

epidemia y

el

número de

los atacados.

El

teniente Parr se había ofrecido noblemente

para venir

ú,

reclamar nuestro

Provisto de su alpenstock

auxilio.

y de unos pocos

punto

yo con la

ol

el resto

esperanza

bía

espíritu

perdido

pronto; los

y

de nuestros pobres

do la compañía de socorro; la confianza,

del

todo,

que nadie ha-

renacieron

mismos enfermos

muy

salieron de

'ii

!


VUJKN

i80

su

('xlnMiiadií

poslriici'tii,

Al,

POLO NoniK.

onliiia-

cIVcl»»

TomAs

JollilVe.

rosos,

estaban sninamonto

AuiKiuo eran

los mi\s

vigo-

débiles;

pero

I

rio

(l«<

lialiia t

cpidiMuia, aiiiuiuo su aliatiiiiionto

la

auuu'iilado ¡mr

la

antes de abandonar su puesto do honor,

umhtIc rociouto do

(juo les

han prosonciado somojaiilos (vscciias (MI medio do los lú;;ultros dosi(>rlos polares no puodon ibrmarso una idea dol uspocto do aquellos inlelices; que lueliando

do apisonar

ron sus padecimientos Irataluhan de arras-

del

trarse hacia (d Imuiuo.

la

Los (|uo

lio

Níarkliam abría

hoinhres;

^'uialo el se^'iindo, arrastrado

tres individuos;

dos enfermos.

s(>-

tamhien por

y en cada vehículo ihan con las i)ieles y

al)ri^'ados

colchas necesarias para conservar

calor,

el

un lecho tan cómodo como

i'ormanrlo

lo

j)ermi1ían las circuntancias. El qninto en-

fermo iha tendido en

el

último trineo, que

do

brazo, apctyados

obra do sus desfallecidos compañeros.

No

encuentro

para

palabras

do

hombres, su resignación para más duros Iraliajos, su lucha contra

los

el

valor

cada

do

a(|uell<)s

hielo desi<íual, escabroso

y

dos indicaban que no podrían jos, pero

resistían

ir

muy

con valor; mientras no

fuese do todo punto indispensable, no

rían

ya

aumentar

muy

ros,

el

le-

que-

peso de los vehículos,

compañemismos

sobrecar^'ados para sus

poco menos débiles que

los

enfermos.

Aquellos cuatro infelices omprendian

marcha todas

las

mañiinas antes que

resto de la cxpedicon.

sabiendo

muy

perseverancia. Después de verlos compren-

do

quo

lo

('lint()(d¿

los al

esquimales decían á

profunda; con frecuencia

los

Kranklin. «Caían y morían andando». mañana del l2 acampaban con noso-

sir

Jia

en

la orilla del

cabo Hichardson; y en

vez del lúgubre espectáculo de las heladas

ra es la transición del

la

silencio

pack á

los

dulces trinos de las emberizas de las

los

agudo de

afortunadamente para nosotros llegan por fin del sur y buscan un albergue. Esto cambio repentino,

los solícitos cui-

dados del doctor, un alimento variado, y abundantes raciones de caza fresca y zu-

mo

ciendo casi inmediatamente

minuto, debo

de limón; combatieron

del tri-

efectos

citar

voy.

;'i

de tripulación Juan Radmore y

las tringas,

quo formaít pequeñas bandadas; y A veces las notas más profundas do las ocas, que

miento, continuaban su doloroso viajo.

el Viltimo

espantoso

rumores del nrevo verano;

del

tras tiendas, el grito

vez en pié, y después de dirigirles alguna una sonrisa de agradeci-

los jefes

su vista,

nueva vegetación, pobre aun, que comenzaba á cubrir las colinas bien conocidas de nosotros y ya despejadas do nieve. No menos consolado-

ahora podían contemplar

palabra alegro ó

neo hasta

hummocks,

hacia dos meses fatigaban

(lue

el

bien

halhlbamos

tiró

Mac

nieves que so reúnen al rededor de nues-

tendidos sin fuerza en la nieve, pero una

Además do Markham, que

sir

hablar do los compañeros do

la

que no podrían levantarse solos si llegaban A caer en la nieve ó si tenían que atravesar una barrera do nevazo excepcionalmente

los

más espantosos caminos y su infatigable

soledades, del caos informe de

el

elogiar

uno

bastante

lo

penas sobre

l)a;:;ay;es

uno en

y conservando bien tendida la correa trineo: de esto modo lacilitaron mucho

otro,

tros

adeiiü'is el resto

cubierto de nieve; sus miembros contrai-

(/

vehículos, avanzaban

los

o\

y viveres; otros cuatro hombres, atacados también del mal, caminaban dotrAs ú duras llevaba

II

do

dos dándose

los

trabajo extraordinario

el

nievo con sus pies para fa-

la

cilitar el paso

marcha, tirando del

la

l>rimer trineo con otros dos

ii

imponía

su ('amarada.

Al

en

los

el

mal, produlos

enfermos de aquel

mejores

triste con-

dirigir la palabra á las dos

compa-


m

CAPITULO XIV. filas

do otiiprpiidcr

nnfos

friiioo«»,

(Ift

oxprosado ou estos tér-

iiüircha, liabianio

minos: «I,n

olirii

quo oiiiprcndcinoH, auiiquo no

(ilVíM'o uiiiH ¡lolif^'pos (jiio

las dcuíás «'xpodi-

seri'i sin duda i'irdua y pny niomitoiía en extremo. I,os pro;,'ro-

cioiics polares, no-sa,

de cada día lian

siis

dfl

necesariamente

ser

mismo más aun;

se delien'i recorrer el

lentos; (ios

voces,

por

I

y con frecuencia

mismo

hielo

pero

dar pruebas de

se necesita

la

porsevorancia

y ener^'ia suílcientos para vencer lodos los ol)stácul()S quo nos esperan, sean cuales i'ueren.

único viajo comparable con

«l']I

el

nues-

tro es la tentativa heclia por sir I'arry para

ú elevadas latitudes polares con

una

tripulación semejante; osla expedición

du-

lle^'ar

mismo número do

ró el

bendición do Dios, no ser

la

que lies

(jue vosotros

mt''no.s lolices

aquí ahora

que trasmití

el

al

resumen do las ordenocomándate Markham ol

do abril de 187(5. «Se^^uido

do

los

trineos

Morro

Victoria, Dunli'ihxj, Alejandra

y

so

dirigin'i

desde aquí hacia

el

«La empresa quo ol)joto

Polo,

Liinicr,

con víveres para unos setenla días l)arcas,

y dos

cabo Parry, y norte por los liiolos.

V.

so lo

al

confía llene por

mus alta latitud posible, para una expedición mejor or-

alcanzar la

estudiando,

rano, y aprovechando los espacios do

^ran

dillciiltad.

la nuiyor cony roclo juicio, dejándole enteramente libre en cuanto al arreglo de todos los detalles del viaje, debo recomendarle que lijo muy en particular

«Así pues, auiKiuo tengo

fianza en su inteligencia

su atención en

en un camino quo

y en

su consecuencia,

quo emprenderA V. será más laborioso que lo son en general las excursiones A las demás regiones polares. Las condiciones del hielo quo V. debe atravesar han opuesto hasta aquí una barrera invenel viajo

cible

íl

todas

cruzarle;

y

los

las

tentativas hechas para

formidables obstáculos quo

.° I

ol

voz desaparezca de-

lo es

mucho

monos quo hacia

quo á

la

los fardos;

el

fin

do

la

estación es probable que los hielos estén en

movimiento y (jue ya no se disipo la bruma, uno de los más temibles olistáculos. En el pack estacionario, por escabroso quo sea, Abrenso varios caminos; poro una voz la balsa en marcha, sólo balirá uno. «Si durante la ausencia de V. so efectuara

ol deshielo

general, contrariamente á

nuestras previsiones, ó

si al

llegar á la ex-

tremidad del hielo firmo vieran que se ha roto ya ol banco exterior, deberá V. consi-

como

to á (luo

k lo lejos,

tal

vuelta habrán disminuido

derar

los hielos

puntos siguientes:

trás do los expedicionarios. Cierto

ta el Polo Norte.

«En la hora presente sabemos muy poco, más bien nada, sobro el movimiento de

los

gravo peligro do no comenzar la retirada tan pronto como se haya agotado la mitad de los víveres; y." la imprudencia quo so cometería si se dividiera la genio en varias partidas, oso dejasen depósitos do vivorea

ganizada, las probahilidaaes do llegar has-

ó

agua

Uoss y I'arry no rocorrieron más de tres millas, y esto con libro entro los Iloe»,

pero no

a(iuel ilustro viajero.

\\(i

:<

días

nosotros esperamos, con

pensáis emplear;

cuando aun se halla estacionado, aumentarán en gran manera apiWias comience el deshielo. Hasta en medio del ve-

ofrece

limito do la exploración el punha llegado, y después de hacer

todas las observaciones practicables, regro-

sará al buque.»

Roproduciró aqui

el relato

do esta expe-

dición heroica tomándole del informo oficial

de su jefe. Alborto Hastings Markham.

«3 abril. las

once de

— Emprendemos la

mañana,

al

la

marcha

á,

mismo tiempo

que á las órdenes marchará algunos días con nosotros. El camino es malo, la niove que

la división del oeste,

del teniente Aldrich

»


,

.

m

VUJKB AL POLO Nonri.

profiitidu,

iipt^iias

y

es

l¡i

primoia

las

tiendas en

tiorrii quo uno con ol conpunta llamada dü los llontjos.

litiento lu

Nuestra ícente manlíl(>s1a luíento.

en linea 1

oste do

la orilla

nuestra salida

pados sobre

mons;

So

lian

mayor ardi-

el

recorrido once kili')metros

recta.

— Kn

el

«lo la

Sim-

ÍHla

oh mejor; el

>rmóme-

t

todo es lúgul)ro y frío

— Otra noche

«fi.

día

pasada en blanco;

al

bajo cero; nuestro ecpiipo

La maniobra con

gido.

ol

— 37*,

tenenws

magnillco, pero

es

r)

helado y rí-

estrt

los trineos se prac-

mismo (¡ue ayer y anteayer; pero caminamos mejor sobro una faja dn hielo tica lo

marcha

ti

y treinta

siete

las

reciente,

on

la

tros viajes por la vía

terrestre, (jue fo-

cubierta de nievo; pero es

muy

fali^'oso

ti-

La marcha

rar de estos pesados vehículos.

alrededor del cabo llarley ha sido

muy

la-

y como mis hombr<>s j)arcccn estar rendidos, mando acampar h las cinco monos cuarto; todos nuestros efectos catán completamente helados; podemos decir, como boriosa,

almirante Richards, quo

sacos p/irc

los

y A

las cinco

nos d(>tenenios en

El trineo í.iitui-r, que ha cumpli-

do su misión, ocho do

la

emprende

mañana

marcha

la

volver

j)ara

sus tripulantes nos han li

y treinta minutos A la vista do

el ttimj)0,

punta del ¡h-pnniln,

«7

lizmonto para nosotros ostA todavía hien

dormir

corea

lloe,

— 13";

Estamos acam-

bu<|ue.

«¡<>l

camino no

tro baja A

minutos. So necesita poner doble eiiuipo en cada uno do los trineos y hacerlos avanzar

el

el

rededor de uítsotros.

la ItMi^uu

<•

\oh

Imeo-

«tupii,

las

i\

arman

so

no (IohIí/iiii

(*oti (liticiiltad

cinco y treinta iiiitiutoM, los lioinlircN dan señales d(í l'atij^a,

alto

liios

h

y

Como

IriiicoH.

saludado con tres

muy

arras. Día magnífico, aunque

Dos ó

tres

hombres

.se

¡las

i'i

buque;

al

frío.

han dejado tnord'r,

poro gracias á los oportunos auxilios so re-

ponen muy i)ronlo. La marcha do hoy es una muestra de lo (jue nos espera: lloes

han convertido on palastro; el queja de quo sus pastas so asemejan A una masa do latón; pero el hambre esti'i A la orden del día y todos de-

rugosos festoneados de hummocks, sobre

el mayor apetito su ración de pemmican. So han iVanqueado diez y ocho kilómetros; pero sólo diez de camino efec37° 5. tivo. El termómetro marca

galarnos cuando se llegue

se

cocinero

so

voran con

«o.

-

—Aunque

-32°, 5

en

la

temperatura estaba

el interior

de

un

hemos

la tienda,

doruñdo un poco mAs A gusto, ó

si

i'i

se quie-

los

cuales se deben izarlos trineos. El doc-

tor

Moss ha tenido

suerte de uuitar

la

una

liebre cerca del cabo; se^uardan'i para re-

titud

posible.

alta lala

completamente. Acampamos sobre

tierra

un

más

la

i'i

El espejismo desfigura

floc

cerca de la punta de Hércules. El

termómetro marca

tl,r».

La marcha ha

sido de veinticinco kilómetros;

íi

vuelo de

pAjaro, siete.

— Día hermoso, aunque

menos mal; pero tenemos los Obsérvase el mismo orden de marcha en los sitios difíciles do

sar de nuestro afanoso cuidado para evitar

franquear, poniéndose doblo tiro en los

los

re

tri-

Mis hombres tienen las piernas rígidas y dicen que les han aquejado mucho

neos.

esta noche pasada los dolores en los

bros;

de

«<S*.

i-oco

pies ateridos de frío.

miem-

también padecen bastante por efecto

la sed.

El único vestigio de vida ani-

mal observado hasta ahora de lobo, que vemos todos

es

una huella

los dias

desde

la

temperaA pe-

tura se obstina en mantenerse baja.

hummocks en cuanto

es posible, A

me-

nudo nos detienen barreras excepcionalmente gruesas, en las que es preciso practicar una salida con el pico y la azada. Los trineos llevan doble ce el barco, de veinte

tiro; el

y un

patina pesadamente, pues

que condu-

pies de longitud, el

peso carga en

ambas extremidades. La reverberación

es


.

1

r*rÍTiii.o

iiiny

nievo mo imoiiioja

h\

fiilij^o«<ii;

iil^^iiiiaH

ú la aríMiii trnic^ii y parcco iiií'ih cristalí/ada (¡iic de (•O'^luiiiltro. Purr y yi) oo\(>c('H

iiioii/niiio.s

padccor do

¡\

al;,'iiiioH

coiiiitanoros.

ri'ida liu

sido do dio/,

marca

lorníóin(!lro «/?.

— Sionipro La

radas.

mía

nn

Ition i'irdua

.15',

ol

y odio

kil<')inotros.

Mi

do pa-

iuíhimo aislonia

do Parr no niojora; Las

la

do color

j^'aias

liacorso

salió ol

los

útil,

camino, tarou Ininuuocks.

tomporatura

coiiiiníio

vor^as do

las

s

sai'

(0.1...

La

las Itarcas

pronto do sacos, piólos y col-

muy

niov.T,

profii ida oii los liio-

A

retarda nuestra marcha.

ios,

so

muy

y así os qir^ quedan ompa

cuya extremidad vemos con i'ion

el

teiii'''»se

dojxisito

que

«/(f. p¡(^

do

.Iosí^

Enrique;

So han reco-

cuhiorto.

rrido veinte kilómetros;

tiva es

;,'ran satisl'ae-

caito

del

nuevu on

Iloo,

nieve do las últimas lor-

la

iiionlaM le lailiiese

el

las

levantan las tiendas sohro un

la

distancia efec-

— Dejando nuestro campamento en

marchamos con un que

depósito,

trineo vacio

lu'icia

kilómetros;

dista cuatro

un camino A través do hummocks que sirvo de ])a-

pero cuesta tanto abrir do la linea

quo no Ue^'amos al cabo Los hombres vuelven al canipamcnto; mióntras quo Aldrich, (iiirrera

ii

la costa,

hasta las once.

fard,

Moss y yo escalamos

la

colina del

Mirador, cuya altur? es do doscientos tros.

El pfimijc no es

seducirnos: norte

&

lo

un mar de

el

más

lejos so

propio

puestos do pequeños floes

mepara

extiende por

hielos irregulares,

hummocks. Cuántos ¡

hummocks

el

com-

y do grandes marcha lenta

días de

y de rudo trabajo tendremos que pasar aun! El sol calienta tanto que el hielo comienza

correr por

la

pon-

Mañami marchanueve

]iara

doliomos recurrir

que da un

senninaii

sorrt

espanto-

1'.

al

sistema do

kiliínietro

de distan-

H

cio franqueada ]ior cinco do verdadero tra-

A

yecto.

oslo puso,

contentos

si

aun nos daremos por

so recoiron dos por etapa.

('En la costa olisorvamos

numerosas hue-

do liebres y tarmiganes; poro las prolongadas batidas del doctor ^íoss, nuestro llas

I

cazador, son complotamonto infnic-

'tsas. '<

vii

— Dia sombrío;

I /

bashinte-

cielo

nublado; nio-

Moss viene en nuestro auxilio

por úlfMna voz para elegir camino; los ojos d

Parr se niegan

viten

ganar

niucbo

rt

servirlo,

y

los

míos no

Aldrich so dispono á

m;'is.

muy

juioiosamonto

v.n mi puede pasar por el «Vallo do lu.s nievo'^» on vez do dar la vuelta poi el cabo José Enrique. A la una

la tierra,

coiu epto,

.so

para ver

si

em;iavesalian los trineos

mos do

la

compañía

.

y\

y nos despedi-

del oo.ste ^ de los dos

trasporto.'; au.viliares,

//«rn's desaparecen

siete.

i^

y para avanzar nn medio dol cAoh do

so,

tionc ahora liaslanto i'uor/a

flol

para socar nuestros ofoclos,

agíia

largas; ol poso do los trineos

','rttn (i

o|

remos con viveros

do ordonan/a y nos

Moss

la

rooo-

dorrolirw» y

diento sur del montocillo.

tiros dobles,

despojar

«Aíinqiio

taiiiliioii

distancia

en medio do

íi

y

.'ir/.

cí|ui|>o

[loco.

ayiidándonifí

— La

misino.

lo

forman parto dol alivian

ol

oftalniia

si;,'iio

los oJoh,

f\

que on medio do

muy

los

pronto dotráa do

hummocks; mientras que nosotros continuamos nuestro camino lulcia el norte. Parr va en la vanguardia con media locolos

na de hombres armados do picos y palas; de los trineos en lila. «Después de haber caminadu sobro un Iloo de superficie desigual, caemos en un laberinto de gruesos hummocks, donde no se vo salida alguna; pero los esfuerzos perseverantes do los zapadores hacen maravillas. Los floes, pequeños y muy malos, deben tener una altura vertical considerable; opino que habrán empeñado alguna lucha gigantesca, cuyo resultado es esa inmensa aglomeración quo cubro las inmediaciones, compuesta de restos de todas formas y tamaños, desde los colosos de los otros tiran

Ir


VUJRS AL POLO NORTR.

184

seis Ó siete metros hasta los guijarros

dondeados en

q\io trop-ízamos.

nes de nevazos rodado

muy

son

re-

Los montoprofundos

los intervalos de estos liunimocks, tanque nos sumerjimos hasta la cintura; pero nada desanima ¡I nuestros heroicos trabajadores. Tal vez so encuentren l(\jos del cabo José Enrique lloes nn'is grandes y menos nieve; do todos modos, el camino no podrá ser peor, y esto nos consuela. Mis

en to

muy

hombres,

cansados

pan en levantar

las

al

parecer, se ocu-

un han La marcha

tiendas después de

dia de rudo trabajo, durante el cual no

dejado apenas

el

y

pico

la pala.

ha sido de diez y nueve kilómetros;

la dis-

tancia efectiva de tres. í 3.

— Un cambio de temperatura, tanto

mejor acogido cuanto era menos esperado, nos proporciona una noche relativamente buena.

En

el interior

mómetro marca

de

y

9°,

la

tienda el ter-

mi(Mitras

cenamos

Después del almuerzo marcho con media docena de hombres para tranuesbajar en los hummocks, dejando sube á

5", 5.

i'i

tros

compañeros ocupados en recoger

las

tiendas y hacer los paquetes, para conducir después los trineos, nuestras otros, tan lejos

como

lo

permita

el

camino. El dia es

hermoso, y el sol brillante; los mástiles y vergas balancean en los aires las pieles

é

las

y

las

que está mejor, tra-

colchas. Parr,

y cubierto de montones de nevazos he'ados de cinco ó seis meperficie ondulada,

tros de altura. Se hace alto

muralla de

restos, entre los

bres se ocupan en abrir tras

que otros arman

es tirar de esos pesados trineos

en

el caos

de hummocks, detenerse á cada paso, de continuo

oir

palabras ¡una,... dos,.,,

las

y obtener tan pobre resultado! hemos avanzado dos kilómetros de los diez y seis ó diez y siete que debíamos re(res... alto;

Sólo

correr.

—Después

de atravesar unos dos-

cientos metros de

hummocks encontramos

i.?.

im magnífico sin fatiga

lómetros

en ¡lor

que nos permite viajar

floe el

espacio de cerca de dos ki-

el

verdadero norte; después

compuesta de enormes acumulados unos sobre

de

sus zapadores.

otros á

los hummocks por un peque termina muy pronto; esta tarde no hemos avanzado más que nueve-

Este pe-

tura era deliciosa hoy; pero ¡qué fatigoso

restos

desayunarnos, y des-

un camino, mien-

las tiendas.

tenemos agrietada la piel por la acción combinada del sol y del frío, y sentimos agudos dolores, principalmente en los labios, las mejillas y la nariz. La tempera-

otra cadena

alto para

cerca de una que varios hom-

noso día ha fatigado á nuestros hombres;

vemos

«Se hace

alejarse tanto este pe-

queño sár? ¡Estamos á cinco kilómetros del punto más avanzado de la costa! Aprovechando algunas fajas de hielo reciente y una muy ancha de hummocks, llegamos á un inmenso fioe de antiguo or'gen, do su-

un negro con el pico y la pala, dirigiendo al mismo tiempo los trabajos de baja como

hielo,

más de veinte

pies de altura. Sin

embargo, es preciso pasar: después de to-

pués salimos de

mar

queño

pre dirijidos por Parr, ingeniero de pri-

floe

cientos metros.

En brilla

la superficie

de

los

campos

la

nieve

con los más hermosos colores irisa-

dos; el hielo

que pisamos parece sembrado

de piedras preciosas, de diamantes, rubíes, esmeraldas y záfiros que despiden sus fue-

gos por todas partes.

1í:i

servamos huellas recientes do un leming.

¿Cómo habrá podido

A

las tres

horas ob-

el té

á mediodía,

los

zapadores, siem-

mer orden y trabajador infatigable, comienzan intrépidamente á practicar la trinchera, y esto con tal energía, que alas seis avanzamos con nuesteos trineos y conseguimos llegar á otro antiguo campo bordeado también de hummocks, que ceden á su vez á los esfuerzos de mis hombres. Al fin tenemos la satisfacción de acampar en


185

CAPlrm.o XIV.

un bornioso

\in Icminfi;.

1

que nos proporcionará

Iloo,

an(o osto po-

mañana algunas

¡lómelros

complace mucho poder decir quo Parry está completamente curado de su of-

sla!

cil.

df^l

Aprovp-

s,

p'[,'en, tío

«Un

antiguo campo en cuya superficie ha incrustado profundamente la nieve helada dificulta mucho el paso de los trineos; después haUamos \ina zona do pe-

so

su-

de monloico ó seis mo-

le

huunnocks y

({ueños

cerca de una varios

Me

talmía.

recienio y llogamos á

lo

horas do buen camino fá-

tamaño. Estas

bom-

otro

fajas de

lloc

nientos metros.

¡qué

en

nOy..

Temperatura

2".

barrera de

el caos

trineos.

oír

dos,...

bre resultado! íjmetros de los

debíamos re-

hummocks

menos rudamente.

una

anclia

á lin de pasar con los

El viento refrescaba,

en honor de

«A

la

atmósfera

reina, dirigiéndonos otros

la

mutuamente para mantener

las

la

so recogen las marcha. Shirley

cinco do la tarde

y emprendemos

no puede andar; se

lo

la

coloca en

un

trineo,

dentro do su saco, bien cubierto do pieles

y

colchas: es

un

trabajador

carga más. Después del

floo

menos y una del campa-

mento vemos una barrera de hummocks enormes, de seiscientos metros de anchura por

lo

menos,

la cual

circunscribe

muy

po do supcrílcie

escabrosa.

un camCierta-

comenzaba á ser brumosa, y en su consecuencia hemos armado las tiendas más ])ronto que de costumbre. Se frotan con la

mente nos contentaríamos con esto; mas por desgracia, esos fioes io so extienden

mano

aplícanso los

ofreciendo sólo unos cien metros de camino

remedios necesarios á Juan Shirlcy, quo se

comparativamente llano. La iiltima tempestad ha impelido sobre el mar las nieves

las

narices heladas,

queja de dolores en

ermite viajar

ción, á causa de

unos dosencontramos

IJ.

—Día

y

ol tobillo

y

la rodilla.

horrible sobro toda pondera-

una espesa nevada, con

muy

lejos á

de la tierra, cil;

pesar de su gigantesco espesor,

y

la

marcha

es

aun más

difí-

entre los grandes íloes se hallan á in-

mucho más

tervalos pequeños espacios de hielo nuevo,

invierno durante los

sobre los cuales avanzan los trineos perfec-

de enormes

chubascos del sur. Colchas, sacos, pieles,

tamente; pero ¡ay! nunca tienen más quó

unos

todo está helado

termómetro

algunos metros cuadrados de superficie.

marca 30", 5. Esta temperatura tan baja prueba que no hay probablemente ninguna vasta extensión de agua libro por el norte ó el oeste del punto que acabamos do alcanzar. «Í6. La tormenta continúa, aunque menos fuerte que ayer; el viento es tan frío, y nieva tan abundantemente, que sería imposible hallar un camino entre los hummocks; de modo que es prei;iso quedarnos en la tienda. ¡Jamás se ha pasado fiesta de Pascua tan triste! ¡Cuarenta y

Nuestra inacción forzosa en los sacos nos había cansado más que una jornada tirando

rea de dos kiorte;

después sobre

altura. Sin

espues de toadores, siem-

niero de pri-

co-

atigable,

la

practicar gía,

que

trineos

y

íi

las

con-

campo borque ceden

i'i

bonibres. Al e

Un cierzo

Esta tarde liemos tra-

ar

c

ó

bajado para abrir camino en

fatigoso

cada paso,

más

tratado á todos

en los li'iLa tempera-

ite

JOS

es la faja.

penetrante que sopla del norte nos ha mal-

y sentimos

),

campo más ancha

armamento do nuestros

lauques; todos proferimos á coro tres /turras

tiendas

Por regla gcnoral, cuanto más antiguo es el

acción

sario del decreto de

alegría.

anchura que varía entro cincuenta y qui-

la

ol

una

das. Este peros lioinbres;

bajo

muchos

imino, iiiien-

3or

una temperatura do 37° punto de congelación y sin poder dormir! A pesar del frío no se olvidan los brindis obligados do la noche del sábado, tanto más cuanto que es el primer aniverráfagas, con

las

de regular tienen

restos

ocho horas encerrados en un saco, durante

acampar en

ráfagas del noroeste

espantoso que

el del

y

rígido,

de nuestra tienda

l'OMO

I,

y un

frío

y

el

de los trineos,

hacer alto

Parry,

y de consiguiente

muy

pronto.

la tierra

Más

es preciso

allá del

más lejana que

cabo

so ve ahora

por el oeste, distínguense dos pequeñas nubes, tal vez los

drich, ó acaso

montes Cooper Key de Al-

un

efecto de espejismo.

La

marcha ha sido de trece kilómetros por uno y medio en liaoa recta. «Nos ponemos en camino á las once de la mañana, y es preciso colocar d« nuevo 24

Ü--


m -

I

4

VIAJES AL POLO NORTE el trineo; Porter

ha quedado

& Shirley en también fuera de combate y sufre cruelmente; lo más que puede hacer es cojear detrás de nosotros; ahora contamos dos trabajadores menos. El día ha sido magnífico, con la temperatura á 32°. Nuestros hom-

bres se acostumbran

á,

sus gafas

vez se las quitan durante

|i

'i'

y

camino,

raía prefi-

,

debíamos luchar más cerca de la orilla. la etapa de la tarde el aspecto de los hielos cambia completamente. Salimos do la región de los floes planos y circuidos de les

En

hummocks para

entrar en la do los floes

paleocristícos, antiguos

cuya

campos de gigan-

riendo sufrir alguna molestia ó exponerse

tesca altura,

La nieve es muy espesa, y nuestra marcha muy pesada; nos cuesta mucho trabajo arrastrar la barca grande, y

cubierta de espesa nieve: la tigosa

rara vez se la hace avanzar algunos pasos

sufra avería ni daño alguno

maniobra acostumbrada. Muy pronto encontramos una faja de hummocks, á través de la cual se hace preciso abrir un camino; sigue un pequeño floe y otros hummocks, que caen bajo los esfuerzos de Parr y sus infatigables zapa-

que iba en

A

uI

el

mocks y difieren mucho de los enormes restos acumulados entre sí, contra los cua-

la oftalmía.

sin apelar á la

después otro

dores;

y

floe,

así

sucesiva-

y

diez

seis

kilómetros, pero sólo dos efec-

es fa-

mas

Victoria zozobra;

el enfermo montante de la delantera del Mí/reo Polo ha sido arrancado. A las cinco de la tarde, una brisa del sudoeste él; el

hace bajar súbitamente 36°, 5,

y

la

temperatura á

os forzoso preservarse

deduras. ¡Diez

y ocho

de

las

kilómetros

mor-

y medio

de trayecto por menos de dos efectivos! «lí?.

— ¡Magnífico

más

son

día!

Nuestros sacos

habitables esta noche, pues el sol

de la víspera ha evaporado en gran parte la

humedad;

las

«Eugenias», preciosos ca-

potes de montaña, regalados por la

empe-

abrigan bastante y cómodos; mis hombres los aprecian

ratriz á la expedición,

muy

son

mucho. «El paso de un

á otro continúa ofre-

floe

ciendo grandes dificultades, pues sucede á

tivos.

«Í8.

— Después de

trineo grande,

medio

y pesada. El

rugosa está

marcha

por fortuna se consigue levantarlo sin que

mente.

«Algunos de estos campos de hielo sobresalen más que los inmediatos, y entonces debemos bajar ó subir los vehículos desde la arista del uno á la superficie del otro. Después de la colación, Jorge Porter, que ya no podía andar, ha debido colocarse en un trineo; la marcha de hoy ha sido de

superficie

alijerar

la

carga del

veces que uno de ellos se eleva dos ó tres

emprendemos

la

marcha á

metros sobre

día. Shirley está

mejor y sigue á

la

retaguardia. Nuestros sacos estaban

tan

que

en

rígidos anoche,

el

introducirnos

los inmediatos.

Después de

y media de repetidos esfuerzos empleados en las mismas maniobras, para no adelantar más que trescientos metros, tres horas

una operación verdaderamente laboriosa; pero la temperatura era un poco menos fría y hemos dormido bastante bien.

resuelvo, no sin oprimírseme el corazón,

En

arrostramos ahora,

ellos

la

fué

primera parte del camino atravesa-

mos campos de

superficie

muy

desigual,

franqueando eminencias sin auxilio de la pala; pero la nieve profunda dificulta mucho

tirar

de

los trineos.

estos floes son impelidos

contra otro,

La mayor

y

parte de

estrechados uno

mas no hay ahora

tantos

hum-

abandonar

la

barca grande;

si se

efectúa el

deshielo entre moles semejantes á las que la

bastará para pasar de

á otro.

A

fin

á una

de hielo reciente que ofrece un

mag-

las siete

faja

más pequeña nos

un campo

do

la tarde

llegamos por

donde nos deslizamos alegremente, franqueando nuevecientos metros en dos horas, celeridad á que no estanífico camino, por


.

CAPITULO XIV.

enormes

is

levantan

las

cua-

tiendas sobre un floe verdaderamente antiguo, cubierto do montecillos de hielo de

de los

;cto

ocho

Salimos de ircuídos de [lo

«20,

fa-

irlo sin

quo

enfermo las

sudoeste

eratura A

de ros

mory medio

Fectivos!

pues

sacos el

sol

gran parte )reciosos ca)r

la

bles el

empe-

bastante

de

la

hummocks. La nieve

y

los aprecian

•ntinúa ofreles sucede d

es

muy profunda,

paisaje lúgubre; A las ocho se aclara la

un poco y llegamos A un enorme donde una pequeña faja de hielo re-

atmósfera floe,

ciente nos proporciona algún descanso.

marcha ha

las

3stros

las diez

tan brumoso, que apenas

estos

a delantera

el

el airo es

puede encontrar el camino A través de campos de hielo, de estos intermina-

se

mas

A

— La bruma, húmeda y penetrante,

mañana;

)zobra;

cado.

— Quince ki-

menos de dos en

nos impide marchar antes de

ugosa está

ol

diez metros de altura.

línea recta.

los floes

ii'cha es

i'i

lómetros do marcha por

do gigan-

3

se

la orilla.

;ra los le

mos acostumbrados; después

sido

de quince kilómetros;

La la

verdadera distancia recorrida de dos. Tem-

187

la travesía

de estos campos proviene de las

innumerables grietas ocultas bajo la nieve, que se corren en todas direcciones; A cada paso perdemos pió y nos hundimos hasta las -caderas. Diez y siete kilómetros de marcha, por tres de distancia efectiva. «Los enfermos parecen estar mejor: Por-

continúa en el trineo, pero Shirley avanza junto A nosotros, apoyado en un bastón. El viento, que soplaba en rAfagas esta noche, salta súbitamente al norte. ¡Qué aspecto debemos tener! Sin duda parecemos verdaderos fantasmas, demacrados, desfallecidos, escuAlidos, con el rostro deforme, hinchados los labios y la nariz; las extremidades de nuestros dedos carecen de sensibilidad A consecuencia do tan espantoso frío; pero el buen humor sigue A la ter

peratura— 26° «21 Tiempo brumoso y cielo nublado,

orden del día.

con viento penetrante del norte. Por la ma-

espesa

ñana encontramos un poco de

la oculta A

hielo bueno,

«22.

— Cielo

poco menos

pequeños hummocks; pero después de recorrer dos kilómetros vuelven á comenzar, ó mAs bien continúan nuestros tra-

grandes; uno de

ó

Bs preciso desviarnos liAcia el este, A fin de dar la vuelta A una mole de espesos restos, en la cual necesitaríamos algunos días para abrir una trinchera. Entre tanto, nuestros zapadores no se desaniman. Desbajos.

y

un y mucho mAs

nuestros ojos. Los floes son

obstruido A veces por grandes montones de

nevazo

nublado y sombrío; una

niebla se extiende sobre la tierra

accidentados ellos

podrA tener, según

nuestro cálculo, dos kilómetros de norte A

unos catorce de contorno; diríase que no han chocado entro sí con tanta fuerza como los que hemos visto antes, pues casi nunca se ve la faja de restos. Después de atravesar algunos hummocks

sur, por

esfuerzos

Shirley en el trineo, pues no puede andar

mAs, encontramos un floe bastante plano; pero A las nueve de la noche, la bruma y espesas avalanchas de nieve nos obligan á

iobras, para

bastante de prisa para mantener el calor

buscar

a dos ó tres

Después de )s

tos

metros,

el

corazón,

se efectúa el es

á las que

pués de

vital tro

la

colación se vuelve A echar A

en su cuerpo debilitado. El termóme-

marca solamente

es terrible,

y

28°; pero el viento

parece que nos corta; no he-

mos experimentado un

frío

semejante desde

equeña nos

nuestra salida del buque; algunos de mis

A

hombres tienen heladas superficialmente varias partes de su cuerpo; y de consiguiente hacemos alto mAs pronto que de

po á otro.

á una un mag-

)or fin

ce

slizamos alecientos

me-

jue no esta-

costumbre.

A

lo lejos se

extiende

un mag-

que nos ofrece buen camino para mañana. Una de las mayores molestias en nífico floe

un

refugio en las tiendas. Durante

todo el día ha soplado

un

viento

muy

frío;

en el rostro llevamos las señales. La marcha ha sido de diez y siete kilómetros, por cuatro efectivos.

«23. Sol magnífico; la bruma se refugia en las costas. Latitud, 82° 58' 37". Penetramos en un vasto campo sobrepuesto de nuTr>erosos montecillos y cubierto de una nieve profunda y blanda, que difícilmente pueden franquear los trineos. Esta mañana se adelanta

mucho;

el

termómetro de la


VIAJGH AL POLO NORTE.'

188

6° 5.

tienda marcaba lenta í

penosa, pues

y

La marcha ha sido hemos debido abrir

cuarteles de invierno.

.'}6°

(i

«J!¿4.

floe

la

por

La temperatura

lo míis.

es

media noche.

— Desde

la

extremidad do nuestro

de campamento podemos contemplar

mAs lúgubre

moks, de

oclio

aparecen

acíi

y á lo

y

perspectiva: enormes lium-

nuevo metros do

íl

allá

altura,

en revuelta confusión,

no se ven m;ls que hielos

lejos

mes acumulados unos

sobro otros.

prendo que tendremos

muy

mal

de cuatro metros; se sube, se baja

la

tien-

y

vico-

campos son de mediana extensión; poro en cambio tienen un espesor enorme: aunque parecen separados xinos

versa; los

infor-

de otros, sus bordes so enlazan por fajas do restos do cuatro á doce metros de

día,

y de

A través de las cuales no.

más

con sus zapadores;

los

nos abren

Tan pendientes son difícil es

pasar

anchura,

un cami-

los declives,

el trineo

que

desdo un

lo

floe

demíis hombres permanecen en sus tiendas,

á los hummolcs

pues sopla un viento penetrante y no os justo que esperen inmóviles, transidos de frío, hasta que sus compañeros abran una

guiente. Nuestras tiendas están situadas

las

á

cuatro do la tarde queda abierta una

vía para los trineos.

pamento, tómase las tiendas

viento es

guimos

De vuelta

la colación,

y emprendemos

muy

Practicado

la

se

al

cam-

recogen

marcha. El

desagradable, pero conse-

utilizarle

vela que alivia tiro.

poniendo en

un poco el

(i

los

barca una hombres de

la

despejo por nuestros in-

trépidos zapadores, tenemos la satisfacción

de franquear el paralelo 83. Porter continúa en el trineo; bien ó mal, Shirley ha podido seguirnos ó. pió. Se han recorrido

nueve kilómetros, por poco más de dos efectivos. El termómetro marca 3 '/i iil

y

desde estos

al floe

si-

en la extremidad norte de un inmenso campo. Por el este, el oeste y el norte extiéndese un infranqueable océano do hummocks en todo el espacio que la vista alcanza; diríase que es el «fin de todas las cosas» La marcha ha sido de doce kilómetros; pero sólo se han avanzado dos y medio. El termómetro marca +7° al sol. 27. Parr y su media docena de zapadores marchan á continuar su trabajo, mientras que los otros recogen las tiendas y acercan los trineos. Después del desayuno hemos avanzado cuatrocientos metros, y á medio día nos hallábamos á los 83° O' 41". Los enfermos no se han aliviado mucho. Hawkins no puede apenas tirar del trineo; Pearce se esfuerza para continuar .

mucho de Nuestras pobres palas, que no

sol.

su trabajo, aunque se queja

los

«Dia claro; pero el frío es muy penetrante; el viento nos hace sentir á cada

tobillos.

re-

momento de la manera nnls enojosa que tenemos nariz, ó más bien algunos restos

m

.

marcha á mediodía,

19°. Las aglomeda era de 4-2°, y fuera raciones de nevazo tienen á menudo cerca

consiguiente encargo al teniente Parr que delantera

la

nuestros

con Tina temperatura deliciosa; en

tomo

la

— Continúa

pico,

Com-

senda. Estos trabajan con tal afán, que

m

«<fO.

A

íloebergs

los

encallados en la inmediación de

M!

una pared cortada

restos.

Trayecto: diez y ocho kilómetros,

I

la otra por

asemejándose en pequeño á

paso á través de interminables zonas de

dos efectivos,

on

un momento,

han

ambas por cerca del mango, pero consígnese componerlas. Alas nueve y media doy orden de

posan

se

roto

colocar las tiendas. Rendidos de fatiga he-

íloe es bueno, pero la de este apéndice, nieve siempre profunda; la mayor parte de Ids hummocks, lisos y redondeados en la

mos avanzado dos kilómetros, siendo do

cima y en una de sus

—23".

caras,

termínanse

trece

el

trayecto. El termómetro señala


dW

CAI'ItULO XIV.

ida &

pico,

floeberfís

is

nuestros

le

«S8. — Día d nevar,

y

y brumoso; comienza una elevada. Espantosos hunitriste

por primera vez, reinando

temperatura

rido,

ha do transemprender la retirada hacia el Algunas horas do reposo reanimar.-'in y

del corto período que

currir para sur!

mocks, nevazos profundos, espesas brumas, lodo, en lin, contribuye ¡I retardar nues-

tal

Las aj^lonie-

marcha; lo más difícil es elegir camino, pocos pues no se distingue cosa alguna

presenta el hermoso mes do moi/o: latitud 83° 10' 30". Nuestros en-

Miudo cerca

jiasos

rededor de nosotros,

fermos no están mejor: Hawkins no puedo

más que

seguir tirando, y 8hirloy,muy débil, parece abatido; creo que Porter tiene el escor-

inediodia,

í'i

en

la

tien-

y

aja

vice-

tra

.•'i

por

de distancia;

al)ajo

y

al

arri])a,

no

se

ve

ana exten-

un

un

que va Porter vuelca sobro un montón de casquijo; el único mal sufrido so reduce A

espesor

unos

irados

por fajas do

anchura,

[le

n un caniiives, ([ue lo físde

un

floo

si-

al lloe

án situadas in inmenso qI norte exno de hum-

la

tinto blanquizco

y

lívido. El trineo

pérdida de tiempo.

«La nievo profunda de uno do los flocs que hemos franqueado esta tarde se cubre do una costra de liielo de más do dos centímetros do espesor; con gran sorpresa vemos entro los hummocks las huellas recientes de una liebre; el pobre animal debía estar

muy

fatigado, lo cual se recono-

ce por la poca desviación de los pasos, que

gran manera nuestro

vista al-

ta en

e

todas las

estamos

¡i

interés,

leguas do

siete

porque

la tierra

loce kilóme-

próxima. La marcha ha sido de once

y me-

metros; hemos avanzado novecientos

dos

tros.

al 3ol,

ena de zasu trabajo, las tiendas

del desayu-

metros,

os los

83°

iviado

tí'

mu-

as tirar del

continuar

ucho de que no

ambas por corapo-

se )y

orden de

fatiga he-

siendo etro

«^9.

do

señala

— Día

viento

sol;

co por pequeños íloes y

Al

lin

nn'is

lo

de

la

más kiló-

me-

una agrada-

buto. Después do la colación llegamos á '.

un gran

que nos proporciona dos kilómetros y medio de buen camino; su tersa superlicio impide que la nieve so reúna en montecillos l)ajo el impulso del viento. A las nuevo nos rodea una espesa bruma y acampamos en medio de hummocks que el horizonte.

y

La marcha ha

siete kilómetros, por

— — Comienzo á temer

de diez

23°.

termómetro marca «2.

sido

cuatro efectivos. El

que nuestros

enfermos estén atacados del escorbuto; pero no conozco bien los síntomas, y hasta ahora nada nos hacía prever la invasión de esta epidemia. Las fuerzas de todos dis-

muy

poco á po-

hummocks enormes.

etapa vemos al rededor de los

desgracia

por

«El día es magnífico; pero impelida por

muy

cortas.

la brisa del

noroeste, la

sobre el litoral

y

bruma

se cierne,

muy

pronto A

ocúltale

nuestra vista. El camino es infernal entre las

dunas de nevazo;

se

ha conseguido

avanzar ochocientos ó nuevecientos metros

y no mucho más

antes de la riolacion;

tancia efectiva. Temperatura h media no-

fin de la etapa .«completamente extenuados, plantamos las tiendas sobre un pequeño floe en medio de un ejército de hummocks.

—2°, 5. «30. Ayer

tardv:;,

apenas estuvimos

al

y comenzó A nevar de continuo; la atmósfera era tan densa, que no se podía ver na-

La temperatura ha bajado esta tarde á 28°. Doce kilómetros y medio de mar-

de algunos pasos, y de

«3. Día sombrío y brumoso. Los hummocks, aunque muy espesos aun, no parecen estar taii estrechamente amontonados como los de ayer; pero es en extremo difí-

en

da

las tiendas, la brÍLd refrescó bastante

á,

la distancia

consiguiente

m

i'

Trece Idlómotros y medio por dos de dische,

!

floo

parecen extenderse indefinidamente hacia

penetrante

extensos campos algunas fajas de hie-

reciente,

satisfacción de todos,

mañana nos

minuyen rápidamente. de

del noroeste; adelantamos

los re-

ble

se dirigen hacia el sur: este incidente exci-

ia

>

en

vez á nuestros trabajadores.

«Con

una peligrosa dédalo de hummocks.

hubiera sido

locura lanzarse en

el

¡Qué angustiosa nos parece esta pereza obligada, en vista del poco terreno recor-

cha, por dos de avance.

cil tirar

de

los trineos

por encima de las

íi


VUJBS AL POLO NORTR.

100

aglomeraciones do nevazo.

do uno de

los moutecillos,

En

travesía

la

uno de

los

tri-

neos se ha sepultado completamente, y para sacarle ha sido preciso retirar todo el car-

gamento.'

Una bruma

desagradable, aun-

que no bastante densa para impedirnos caminar, nos rodea de continuo y aumenta nuestra fatiga, imponiéndonos un trabajo más, el de elegir un buen camino entre el laberinto de huramocks. Por la noche so plantan las tiendas en la orilla de un floo, para llegar al cual, aunque muy pequeño, ha sido necesario hacer un rodeo considerable hacia el esto. Dos kilómetros y medio de marcha, por dos do progreso. «Nieva rápidamente y en abundancia. La enfermería se va llenando; Francombe padece de tal modo, que le echamos en un trineo; la mayor parto de mis hombres se quejan de rigidez en las piernas ¿No

repítese la operación

y

sar en

horror

la

inacción forzosa,

mos en nuestros

rán algunas horas sin ver tosa do desolación que

rodea,

sin

el

tiempo aclara durante

emprendo

la

la

co-

marcha con una nu-

merosa partida de trabajadores y "conseguimos trazar un camino de mil quinientos metros de largo. Los pocos campos que cortan este caos de restos no miden más de cincuenta á cien pies de diá«ietro; algunos hummocks de color blanco sucio rodean uno de estos floes; el cieno y la arcilla que los cubren explican ese aspecto insólito. La etapa ha sido de cuatrocientos metros. El 21° á medio día. termómetro marca «5.

— Día oscuro

y lúgubre; sigue ne-

vando. Marcho con un trineo, dejando á los enfermos una tienda; en la extremidad del

camino abierto ayer tarde doy orden de ÍB

establecer otra; vuelvo á buscar

un

tras-

por doquiera nos ojos

la

inclinándose á los

cila todo el día,

18".

Trayecto, siete kilómetros; sin adelantar

más que uno y medio. «6'. Hermoso día de

sol;

latidud 83°

El estado de nuestros enfermos no mejora mucho; ahora se cuentan tres en los trineos. Esperando hallar una salida IG' 3G".

en este espantoso laberinto escalamos uno de los más altos montones que nos rodean;

ñados unos sobre

«Como

modo pasa-

escena espan-

uniforme blancura de ese siniestro océano de hielos y de nieves. El termómetro os-

recorrer cuatrocientos metros, llegamos á

lación,

la

que fatigue nuestros

pero en todo

tiendas.

permanecere-

sacos; de este

sólo se divisa

de hummocks, que con seme-

que

bruma y nieve no so puede penir más lejos, y aunque nos inspire

tanta

temida? Parr y yo comenzamos á temerlo asi. Despuos de emplear cuatro horas para tal laberinto

hasta

toda mi gente se halla instalada aquí. Con

será este el principio de la epidemia tan

jante atmósfera seria imposible avanzar; y de consiguiente doy orden de armar las

';

porto

el

espacio |ue la vista alcanza

un mar inconmensurable de

restos de hielos oprimidos,

sonda medimos

otros.

acumulados,

Con una

la altura

api-

especie de

de nuestro obser-

y vemos que se eleva á más de cuarenta y tres pies sobre la superficie del campo. No es un floeberg, sino un convatorio

glomerado de moles cimentadas por diversas espesuras concéntricas de nieve que forman un conjunto sólido y enorme. Aun-

ha brillado todo el día, la tem24°. Marcha: once kilómetros, por menos de dos efectivos. «7. En medio de este desierto de hummocks y de nevazo emprendemos la marcha que

el sol

peratura baja á

con

el

primer trineo, pero á cada instante

oyen las palabras ¡una, dos, tres... alto! Después de recorrer doscientos metros de este modo, Pearce y Shirley no pueden absolutamente dar un paso más; se les echa se

en

el vehículo, el cual

lejos posible; precédese

arrastramos

lo

más

á descargarle, vol-

vemos á buscar los bagajes, y mente para todos los efectos.

así sucesiva-


.

CAPItULO XIV.

hasta

quo

aquí.

Con peñ-

iodo

inspire

os

iianecerelodo pasaina espan-

juiera nos os ojos

la

«Estas continuas idas y venidas fatigan muchísimo A mis hombres, y aun es más para ellos tirar de un trineo sobro la

fácil

nievo profunda quo caminar sin

una salida damos uno rodean;

IOS

sta alcanza

isurable de liados, api-

especie de

obser-

stro

más de

á,

lerficie del

un con)or diver-

nieve que

rme. Aun,

tem-

la

once kilóos.

«S.

—El

parece

la

nos

lo

más

garle, vollí

sucesiva-

de vigorosos trabajadolos

que tiraban del

sido atacados do oftalmía,

dos enfermos, á

y

y

establecida la ambulancia, volvemos

á buscar otros dos inválidos; después traen último trineo con

de

el resto

los

bagjyes

y el quinto do nuestros pobres enfermos: ya son más de las ocho cuando este último queda instalado en su albergue. «Nuestro camin9 de hoy ha sido tan

si-

modo serpenteaba entre hummocks, que hemos debido recorrer

los

trece kilómetros

muy

de nieve

para ganar solamente uno

profunda

y medio. Una

neos. Desde la cima de

campamento, los zapadomarcha á fin de preparar el camino do mañana. Después do maduras reflexiones he resuelto, muy contra mi voluntad, que este campamento sea el último hacia el norte; cinco do mis hombres se hallan en un es-

hielo divisamos á lo

tado de postración completa; otros cuatro

y

para secar las pieles

marcho con mi

tarde

un

norte á fln de buscar

espejismo,

y por la ingeniero hacia el los sacos,

paso para los

tri-

un montecillo de lejos una tierra, ó su

manifiestan graves síntomas do la funesta

epidemia; y de consiguiente, sería una insigne locura seguir adelante. Ya tenemos

volúmenes; algunos so elevan hasta

doce metros.

«9.

—Muy á pesar

nuestro, Parr

y yo

que todos nuestros enfermos están realmente atacados del escorbuto, y á decir verdad, no bajo su forma menos grave. Si estos temores son

no debemos esperar ninguna ol

estado de los pacientes antes

de haberlos sometido al régimen de carne

y legumbres

agotada más de

la

frescas.

posibles

Hacemos

para que

nuestra inquietud,

:; !í:

mitad de nuestras pro-

hace treinta y nuevo días que marchamos, y no nos quedan víveres más

y

todos los es-

no

sospechen

entre tanto les propi-

que para treinta y uno, del jefe,

todo,

nuestro deseo de te,

un completo

en

fin,

prudencia, la

ir

más

horas sería cosa

enfermos,

y

recibidas

se conjura contra lejos.

Por otra par-

reposo de cuarenta

y

ocho

excelente para nuestros

utilizaremos este tiempo en

hacer diversas observaciones, como

com-

pensación del mísero naufragio de nuestro glorioso proyecto.

dóranos sueños!

grog para «purificar la sangre»; pero no tenemos en cada trineo más que dos bote-

á fin de aprovechar

de este anti-escorbútico tan elogiado.

la

aritmética, las órdenes formales

no dosis de nuestra escasa cantidad de zumo de limón, el cual beben en vez de

llas

t'¡\

visiones;

nos vemos obligados á confesar

fuerzos

el

res prosiguen su

restos presentan al

los

rededor do nosotros todas las alturas, todos los

voz organizado

á dos ó tres grados del norte

del cabo Aldrich;

nuoso, y de tal

armados do palas y azadones, so alejan á medio día con Parr para abrir un camino que nos permita reconocer si este laberito de humraocks es realmente interminable. Aprovéchase esto hermoso día válidos,

mejora en

metros de pueden able les echa

10°.

por fortuna benigna. Todos los hombres

hum-

;res... alto!

tiendas

do barracas ambulantes

ol

Marro Polo han

marcha

a instante

los cuales

ol

nuestras

do

interior

más bien

fundados,

de

;o

soste-

tura— 23".

Cuatro hombres de

enfermos

ir

metros bien contados. Tempera-

la habitación

entan tres

15" ó

da,

tos veinte

res.

I

trineo poco cargado

nidos por las corroas del vehículo. Distan-

quo

atidud 83"

un

cia recorrida á vuelo do pájaro: cuatrocien-

les— 18". adelantar

sólo

termómetro señala Marcho á medio día con ol

conducimos hasta la extremidad del camino abierto ayer. Colocada la tien-

océano metro ostro

i91

El día es hermoso;

«íí

¡Qué

triste

fin

de tan

— So almuerza alas ocho y media, un

pahombres comiennuevo hielo que hay encalor favorable

ra los trabajos del día; los

zan á perforar

el

:l

,


m

VIAJES Al POLO NORTR.

hunimoclcs,

tro. los

so abro

hoyo;

el

altura de

1'",

y

pa1)0

al

esto

(3.'3;

Iloo

echa

so

dn

f

ros horas

ya una sonda, y con

iiíido la

gran sorpresa no hallamos más que tenta

i

y

dos

brazas de

se-

Por

profundidad.

medio do varios f^fanchos colocados en el plomo para reco^j^er alguna muestra del fondo, consígnese subir una pequeña cantidad de restos arcillosos, los cuales encierro en

i

una

para llevarlos

l)otella

du-

al buíjue; la

reza del lecho marino nos impide despren-

der

niils.

tical

A cada diez

reconocemos

tomporatura del agua;

la

entre la superllcie

— —

mómetro marca

brazas de altura ver-

y veinte brazas el ter2°, y entre treinta bra-

1. Hü. y el fondo Algunas pruebas ulteriores del doctor Moss establecen que el peso especiíico del agua de la superíicio del mar es, h la tem-

zas

—15

peratura de

m

y 1.0241, tomándose por unidad la densidad á +3, 9. La acción de la marca es visiJjle; pero de 1.024(S

'/.,;

no tenérnoslos instrumentos necesarios pa-

que se dirijo del noroeste al sudoesío. Improvisando una draga, en la cual se ponen á guisa de cebo las raspaduras de la olla, bajámosla por el ra estudiarla:

hoyo y no j! 1

;i

,

hasta

retiramos

la

que han

algunas horas: entonces

transcurrido -

i'uróconos

la

vemos completamente cubierta de pequeños crustáceos que nos parecen pertenecer & dos especies; ponemos algunos en espíritu de vino,

y después

anzuelo,

pero inútilmente.

se intenta pescar

con

Hemos hecho

dobles series do observaciones magnéticas

sobre la inclinación

«IS.

y

y

la fuerza total.

— Se almuerza á

las

ocho y media,

acto continuo, dejando á los enfermos al

cuidado de los cocineros, hacia el norte con

el

nos

dirigimos

sextante, el horizonte

banderas y banderolas de ambas compañías. La marcha es difícil; nos artificial,

y

las

hundimos en

m

y en

á veces las

la

nieve hasta la cintura,

desaparecemos completamente

grietas:

conducir

los

trineos por

una tarea inlerminahlo. «A las doce uk'wios veintfj minutos hacemos alto: cobicase el horizonte artilicial, y aquí hubiera sido

muy

pronto flotan

pabellones alegre-

los

mente, agitados por una brisa del sudoeste que nos parece á todos más penetrante (jue nunca.

A

mediodía alcanzamos una buena

altura, establccicndu nucstra'imsicion á los

8.r 20'20" N. Proclamada esta latitud debidamente, se profieren los tres Inirrns de rigor,

y después do pronunciar

el

cuarto

en honor do nuestro capitán, todos entonan á coro la canción titulada «La antigua bandera de la vieja Inglaterra»; sigue después

«(Irán Coral

el

Paleocristico»;

y

á

fuer do leales subditos terminamos con el

«Dios salve á

la reina».

Estas pequeñas

demostraciones excitan saludablemente á nuestros hombres, que á decir verdad han

manifestado hasta aquí tan

buen humor

como

la

Terminada

intrepidez.

empaquétanse

los

ceremoi.ia

instrumentos, se arrollan

las banderas y nos volvemos hacia el sur. Las tiendas y los trineos quedan empavesados en el campamento hasta la noche. Se

destapa un frasco do aguardiente, regalado el deán de Dundee con la condición de no tocarle hasta llegar á la más alta latitud posil)le, y cada cual bebe su vaso de

por

grog. Esta atención es acogida con titud que se morece,

nador en tes»

el

y no

la

gra-

se olvida al

do-

brindis «á los amigos ausen-

.

«Nuestra cena, por

lo

demás, no es des-

muerta por

doctor

preciable;

la liebre

Moss en

punta del Depósito, y repartida

la

el

equitativamente entre las dos tiendas, constituye

un maravilloso manjar, que

se

cue-

ce en la ración ordinaria de peramican; este plato, antes

ción, parece

desagradable por la repeti-

hoy más

sabroso,

excelente.

Después de cenar distribi'iyense en rueda algunos cigarros que May rae había dado para' esta ocasión y la fiesta termina con ,

varias canciones en las cuales

toman parte


tapItiio

firminablc. Hitos hace-

alogresudoeste

el

-ítranto í|ue

una buona isicion

los

íi

latitud

de-

Intrras do

i

cuarto

el

r

— Hrisa

«/.V.

y

irlillcial, i»'s

mismos oníVrmos. Todos parecen dichosos en este momento. Iiusla los

fresca

noroeste,

del

<|ne

nova/o y borra un camino ya muy difícil de encontrar otra v(>/,. Los enIVrnms no parecen 'nás aliviados d'^spnes impele

el

este reposo de dos días. Níarclio con dos

di'

dejando dclrás

trineos,

ambulancia y sus

emprendemos «Llegados

mos

la j'i

las

infelices

tiendas de

la

habitantes,

y

marcha hacia

cievüi

el sur.

distancia descarga-

iblouientc á

nuevo al campamento; recógonse las tiendas; so coloca íl dos enfermos en cada uno de los pequeños vehículos, y otro en el bote, y emprendemos la marcha por cortas Jornadas, conduciendo primeramente los dos trineos monos pesados; los hombres válidos retro-

verdad han

ceden después para uncirse

men humor

liículo:

dos ontüiiau auti^'ua

[/a

sif^ue des-

;

istico»; Liüos

y

con

'i

ol

pofiuoñas

s

i

ceremoina

1,

se arrollan

sur.

lacia el

in

empáve-

la

noche. Se

te,

regalado

:ondicion de lati-

alta

is

su vaso de con la graIvida al

do-

gos ausen-

los trineos jiara llevarlos d(!

al

último ve-

decimos esto \ina vez para siem-

pre, pues tal seríi en adelante el orden do

La jornada ha

nuestra marcha.

sido de dos

kilómetros.

«11. mosa; las

— Cielo nublado; parecen

los hielos

nubes; A causa do

la luz,

y aunque

jI

tienen

que la caravana se camino.

la

no el

y

es des-

igual de

oscuros se dis-

de dos ó tres metros;

mucho que hacer para mantenga en el buen

doctor

repartida

endas, cons-

que se cuetnmican; es-

sin

ninguna

pálido;

confunden gradualmente,

línea divisoria bien marcada.

El tinte amarillo proviene sin duda de la presenciado diatónicas. Desde hace ocho ó diez días nuestro

apetito

ha disminuido:

— Unen día sobro

«/•>.

ra aparece cubierta I

tura de rostro. el

camino abierto ya, y deseo

razón que

lo

I.

d<í

todo co-

el fin,

pues so

mucho tiempo para practicar Mardw: dos mil setecientos metros.

otro.

')

'iia. Nuestro apetito disminuye de una manera alarmante; no comemos casi nada, pero en cambio nos atormenta la sed, que no podemos mitigar fuera de las horas

l'M

reglamentarias, pues nuestra escasa próvipíou do combustibles no nos permito derre

sino en las principales paradas.

tir el hielo

So ha recorrido un kilómetro y medio. El 15", 5. termómetro señala

Brisa ligera del

Hace tanto

noroeste;

sol

que la temperatura de nuestro dormitorio so eleva después do cenar A

calor,

10"; las botas

y

las gorras,

que se han colgado fuera, están perfectamente secas cuando nos las ponemos. Después de largas deliberaciones se resuelve abandonar el bote que nos queda apenas

hombre para

el tiro.

enfermo mAs es un nuevo peso para trineos,

y

es preciso llegar al

Un los

buque A toda

costa antes que se concluyan por completo las

provisiones.

izando

La mañana

vehículos

en

el

se

ha pasado

dédalo de

hum-

mocks; pero al fin respiramos un poco en el gran floe, nuestro antiguo conocido. Los

muchísimo.

Tomo

hallemos hasta

necesitaría

trabajos

ermina con toman parte

lo lejos.

una tempera-

teníamos realmente un hambre voraz, y A la hora de la cena, cada cual hubiera des-

pachado con placer \ina doble ración de pemraican; mas ahora apenas podemos con la mitad que nos sirven. Los enfermos no

de brumas A

— ir.

la tier-

14", nos maltrata cruelmente el So tiene imicho cuidado en seguir

excelente.

en rueda

ol hielo;

n viento dtd sudoeste, con

durante las tres primeras semanas de viaje

había dado

mil seiscientos cin-

cuenta metros. El termómetro marca

se inii tilico otro

y amarillo

aun humedecida.

ni

recorrida,

repeti-

r la

se

los dos tintes se

galbíta,

la

l)istancia

magnífico.

la difusión

dos colores, azul oscuro

mascar

confundirse con

«Pasamos cerca de una mole de hielo de ,

la

deciden A comer sin gran repugnancia; boca les duele tanto (juo no les permito

«17.

los objetos

camino

los batidores

s(!

atmósfera bru-

tinguen aun A cierta distancia, es imposible ver el

IM

XIV.

y fatigas de zapadores en la primera parte del viaje nos aprovechan hoy «El anciano Joé, como nuestros hombres llaman irrespetuosamente

al

Eny vol-

cabo José

rique, destaca A lo lejos su silueta,

85

II


VIAJKX

Ifti

voinos A ver rioso:

monte

el

Piilleii.

At.

eii-

Ileclio

obsorviimos las huelliin de una liebre

A cuaronla y tres kilónietros de tierní; en

manto

es posilile Ju/^'ur, dín'í^'ense

p| norte; lu jutca lon;i:itud

de

liáciii

in-

los salios

bruma

y el sol brilla; pero á eso una espesa nitdila (|ue llega del norte nos rodea completamente durante todo el dia; una lluvia de escarcha, en se eleva

do las doce,

parte disuelta, nos moja hasta los

huesos.

no parece sentir su inlluencia. Nuestra escasa cantidad do zumo do limón so agota por momentos, aunque la economi-

han frauíjueado dos kihtnKílros y nu'dio. «^0, Kl termómetro marca <r,r»: la atmósfera brumosa dillculta mucho encontrar el antiguo canuno; pero cueste lo (jim cuesto es preciso seguirle. Desde que \nisamos la primera vez, los hummocks se Imn despojado poco á poco de la nievo que los cubría, perdiendo su aspecto do «pan

zamos celosamente^;

de boda»; ahora se festonean de largos tóm-

dica que

el

animal

eslal)a eansado.

Dis-

«i a.

— Kl calor

del sol deshiela

y seca

todo cuanto so extiende sobre un obj(>to de color oscuro; pero la

cubre

nieve (jue

los

lloes

sólo se la propino

i'i

los

panos

enfermos do dos en dos días.

«La marcha es muy íati-j^osa en este camino anguloso, lleno do nieve profunda; os preciso dotencrso á menudo y sondar á derPcha 6 ¡Zípiierda para encontrar el catrazado, tan difícil de seguir en me-

mino

dio de la

bruma.

mucho mAs ancha, y en una capa do

A

tímetros de espesor.

de esta grieta,

mock

la

situado en

mayor el

el

y

i'i

ocho cen-

doscientos metros

un humde un floe ha

parto de

exterior

perdido su equilibrio lado:

sus inmediaciones

restos de dos

vuéltoso del otro

estado de las nieves al rededor

prueba que

el

hecho

es

([uc les

nuevo. Tal vez pro-

comunican

cierto aire

fan-

— Hemos recorrido dos kilómetros y medio. «i'I. — Día oscuro y brumoso; nieva

tí'istico.

abundantemente. Los trineos han debido hacer alto varias veces;

rigen juntos

«Diversas señales anuncian un cambio próximo en el estado do nuestra balsa: una grieta que habíamos observado en el hielo, reciente hace tres semanas, aparece hoy se ve

>Se

tancia electiva, cuatro kilómetros.

los

oíieiales se

di-

extremidad del tice; uno se encamina después h;'icia el este y el otro por el lado o])uesto, á fin de buscar en la línea de hummocks la trinchera abie-ta i'i

la

por los azadones. Apenas reconocida, vol-

vemos

íi

tirar

de

fatigosa;

vehículos; pero esta

los

continua tensión de

la vista es

nos duelen hasta

sentimos rigidez en

sumamente

los

huesos, y

miembros. Marcha: dos kilómetros y medio. « "> -El termómetro marca fuera +7:', y +10" en el interior de las tiendas. El los

•->

día es tan triste

como

el

de ayer; nos ex-

movimientos do la mareas; pero de todos modos

traviamos de continuo, y una vez hallado el sendero, cuéstanos mucho conducir á él

nos aconsejan alejarnos cuanto antes. La

hundimos en los montoy costeamos hummocks enormes. El último que hemos franqueado resulta tener más de quince metros, según

vengan también acción de las

estos

etapa ha sido de dos kilómetros y medio. «í 9. Cielo nublado y brumoso; espe-

m:

POLO NonTR.

sas avalanchas de nieve. El

y

camino

es malo,

nuestros enfermos sufren rudas sacudi-

das.

Otras

dos

grietas

so

han desviado

mucho desde nuestro paso por aquí; la primera, abierta entre dos grandes lloes, indica que una ú otra, ó tal vez las dos, comienzan á moverse. A las diez de la noche la

los

vehículos; nos

nes de nevazo

nuestro aneroide

de

bolsillo,

y

bajo

su

espesa capa de nieve parécenos reconocer

un

floeberg;

una de sus paredes

estó corta-

da k pico, sirviéndole de sólida muralla mu-

hummocks y restos de hielo. La temperatura es muy elevada, y como mis

chos pequeños


,

cAPlri'i

hombros traspinuí miiclio tirando do hi

friii('o>i,

lariios

un

(1(>

menor

frió.

(IcttMirioii liasla

marcha

-a

s(«

para lic-

ha reducido

i'i

y medio,

Ivilíimotro

— Kl

I

los

o XIV.

105

Kaw lin^'s y Simpson no

valen muclio niAs.

De treinta y cuatro piernas s()lo contamos doce i)uenas, y aun varias de ellas comienzan h vacilar. Marcha: dos kilómotro.s y

continúa nuhlado, poro ya comienzan h hos([iieJiirsn entre la bruma el cabo .losi'» |"¡iiri(|U(í y el Monte d(d

medio.

Cono. MI camino ha sido nn^nos malo, aun-

y amontona sobre los lb)es; prealmuerzo h lin do aparejar apenas aclare; pero no llega el momento, y Ínstenos ai|ui condenados cruzarnos do brazos.

«'¿.'{.

que en

cich)

Hemos

niovo.

nii'is

ora

al;,'iinoM sitios

d(>

muy

profunda

la

en dos hununocks

reco;,Mdo

al^'unas muestras

hielo p;ira analizarlas

tarde. iOtapa de tres kilómetros.

«Kl ma;,'nilico

del dia

sol

nos permito

nuestro anti^'uo senAhora se \e la tierra distintamente; al^'unas manchas oseuras de las colinas anuncian que el verano se acerca; los llanse^juir sin dillcultad

dero.

cos del cabo Jos»^ Knriquo se despejan do 8U.s

nieves. Al emprender do nuevo la nuircha hemos tenido que bregar mucho en medio de una larí^a cadena d(í hnmmocks; mas al salir de ellos, el camino ha sido •relativamente fi'icil. Hoy debo celebrarse el ani-

delareimí, y do prijnera parada mando

versario del nacimiento

en

consifj:uiente,

la

como brindamos por S. M. izar el pabellón;

<.<25.

— Este

y espesas nuiíes

y por

el

fieles

subditos, todos

.se

muy

triste;

sombrías

ciernen sobre nosotros,

un

sudoeste sopla

viento

muy

netrante. Varias veces nos perdemos,

encontramos

el

H<^<¡, Tempestad del smleste, acompañada de abundantes nieves, que la tormen-

ta im¡)el«^ [láraso el

¡'i

l'!s

imposible acercar

los

enfermos

camino

Se atraviesa nn ancho

sin ^'ran

íloo

pe-

y no

trabajo.

cubierto de nie-

ve profunda y oljstruído por montecillos, los quo es una operación do las nu'is la-

en

vehículos y colocar queden sepulta-

(^stos

dos bajo espesos torliellinosdo nevazo; y por otra parte, no se distinguiría el cjuniím, ni

aun á dos varas de distancia. Ksta dilación nos inquieta mucho, pues cada hora tiene una importancia vital. ;,(¿ui(Sn sabe cuAnto tiempo podremos tirar aun do los trineos?

— Kl

v<f7

viento se calma; pero la at-

Ka onormo can-

míisfera continúa sombría.

tidad do nieve que ha caído dificulta

cho

la

marcha, y conu)

ele /a,

una

deshielo

el

la

mu-

temperatura

convierto

quo

especio de l)arro viscoso,

so

nievo on

la

hiela

so

en nuestro calzado y en los patines de trineos, siendo por lo tanto muy difícil

los ti-

rar de ellos. Kl descanSo ha sido niAs per-

judicial que

sumamente molesta para

los

inutili-

para

útil

enfermos;

los

«averiados»,

están

Maskell.

Ha

donar

bote

el

los

Radmoro y momento de abanque no sean do

los oljjetos

II

absoluta necesidad. Nuestro único objeto

debo reducirse

llegar al

i'i

buque

más

lo

pronto posible.

«Colocamos bien

la

la vista,

il

embarcación en un sitio así como se hizo con la

y

ll

queda tiempo para echarse A un lado rodando antes que el zados, h quienes apenas

trineo les paso sobre la cabeza. sufre

mucho

al parecer;

seguir tirando;

el

Ferbrache

pero so obstina en

pobre hombre no sirve

de gran cosa, pues apenas puede seguir paso, pero al

menos no aumenta

el

la carga.

excepto

llegado el

y

i

mis hombres

oficiales resisten; pero todos

boriosas izar los trineos; la bajada es tam-

bién

que

sifi

los

'

hermoso tiempo no podía

durar: el dia ha sido

nos ex-

i

primera, depositase en

un

taño una nota quo índica

ximada del obligan ca

al

'/2-

floe

y

los

cilindro de esla posición

apro-

motivos que nos

abandono. El termómetro mar-

So han franqueado

rail

ocho-

cientos metros.

«Media taza de pemmicau

es todo lo

quo

;•

I


VIAJRN AL

1(M

nuostro

piií'do

ost(iii;ii>,'o

(lij^'orir;

Noiirn

roi.i)

mirar

al^fuiiox

el

luonsiyero que lle^a d«

;,'r«cio?io

I

lotiiurlo yii,

li()ml)r«»s lio (|ii¡('r(Mi

un

poco

uii

y <>l ^to^; >iun <|ui>(la quo el cociiioro no oco-

rt'husit lu pipil

t(>H

<l(i

jaiiioií,

«i*<V

'

larp) rato,

^rue

hacia

inientruM

el caito Jost^

le mí>

dirye hu vui'lo

La marcha hu

Knrique.

nido de cuatro kili'imctros.

iioiiii/.ii.

han

tan lejanas re^'iones. Nuestra mirada

y A (^tds

— Los onformoM del primor convoy

visto

un avo i[w,

Hi»^\m su dcscrlp-

"¿'.'^.

día; dcsiiues

Ma^íuitlcfi

bruuui en

las

rece

es¡ihMidido

iníis

últimas etapas,

temperatura,

á

estA

todavía

l.V.

«A las

nos pu-

que tdras veces. La

emltargo,

sin

do tanta

el sol

hora del desayuno ho doaplie;;an

la

banderas para cfdebrar

el

aniversario

de nuestra salida de l'ortsmonth. al ;^Tan Iloe

de abril

la

Lle;,'ados

en que hablamos dejado

— Kl

den de colocar

las tiendas.

efectivo no

á cuatro Uilómetros.

«.>Vy.

bruma y mienza

á

el

i'.)

primera embarcación, doy or-

lle^ra

trayecto

mal tiempo, con la desayuno corefrescar una fnert»; brisa que so-

la

lia vuelto el

nieve. Antes d(d

convirtiémloso casi en nevazo que impele nos obliga

pla del noroeste, I''miikiii/.\

uk

i

t<Mnpestad;

a» Mi:\tii.

i'i

el

colocar las tiendas en

de un gran cion, debo ser

un

cslropsilas. (I) Kl ciclo

parece (Misancharsc lijcraniciitc;

de atravesar

I

moñudo

í'i

los

el sol

trula

vapores que nos rodean, y Las acumu-

se cnlreté la tierra.

laciones de nevazo sobro los (loes y

al¿;uiias charcas

de a^'ua salobre, y

el

mucho la nuircha. momento de levantar las tiendas nuestra ^eiite ha experimentado una

deshielo entorpece

«En toda

el

impresión por

^'rata

emberiza de al

las

del

rededor

la

¡¡reseucia de

una

nieves (¡ue ha revoloteado

campamento, produciendo

sus alegres trinos. ¡Ya hacia nueve meses

que no veíamos un ser alado! Nuestros enlos vehículos, han solicitado que se les descubra la cara y se

fermos, echados aun en

les

iucorpore

un

poco, para escuchar

y ad-

los

l'urr

la

extremidad sur

liemos extraviado

y yo exploramos en el campo,

hummocks que bordean

distancia recorrida: dos millas setecientos

metros,

el hie-

reciento son'nu'is ¡¡refundas y ¿,'i;,'antoscas que hace tres semanas; acfi y allá se lo

ven

completamente;

vano

nos

(loe;

«V/, Ln nuircha á las ocho de la noCon ayuda de mi compañero había

che.

tiempo nuestro antiguo camino, del cual nos habíamos desviado nu'is

l)Usca(lo largo

un Idloniíitro hacia el oeste; se franquea una cadena de Inunmocks que seguramente se ha movido desde la primera vez quo d(i

pasamos, y poco después nos causa grande alarma ver (jue el hielo reciente de un pequeño lago se rompe bajo el trineo. Hemos do hacer grandes esfuerzos para preservar el vehículo de una inmersión completa, que hubiera sido

fatal

felices inválidos,

trineo.

La

para uno de nuestros insíMidainente amarrado al

costra tenía sólo ocho ó diez cen-

tímetros de espesor, (I)

.1 í

-(

:

51.

Véase

ol

Apéndice.

«El viento,

que sopla de nuevo como


caHtui.0 XIV.

tf'inpcstad, nos dotlcuo •ailii

h'i-

l(>

vuelo

Hii

hu

iiurchu

S(ÍC

tlllltil

ol iioH

pu-

V<'l'<!S.

1,11

toduviu

\

ver cosa al;,'una

i)lft

il

i\

dos varas do distiiu-

iia;oslauioM mojados, ycrlos do frío; la nievo

cao sin cesar, y d ncva/.o impelido por nUapis nos inutulun complot ''nto. No hoinos recorrido ni HÍ(|uÍHrii un kili^metro. /." de junio. La violencia del viento m upaci^mi un po(*o; pero la bruma no m

tres restantes rec();,'en la tienda

(losvaneco;

las

ratafias

Nuestro

tas d(> ci^^iirro

iS

doy

(tr-

Irayocto ros. l>o,

lii

qiiP so-

cu

casi

I

l/i

marclia es

hundimos hasta

I.a

etapa ha sido

mar-

«^

lídad sur

helados

xtraviado

mos más

campo,

de enfermos

lista

litt

aumenta:

Uawliufís y Siinpson están completam(Mito fuera do .servicio, y me maravilla (|uo ha-

yan

cu

tres

d(^

5.

nos oMi^'a

)niui(is

los

resistido tanto tieniiio. I,a\\ ronce tiene

brazos y las ¡¡iernas; ya no soquo ocho, dos oficiales y sois ma-

los

me

no

rineros,

atreverá

á

decir

váli-

nuestra frente en

hummocks. hespnes cimos á

los trineos,

por

bruma (|uo el sol no puedo atravesar. Ks preciso abrir salida en una ancha faja de hunnnocks, y después serptMitear entre montones de nevazo y hielo reciente, sobre sa

la

nieve profunda y pastosa; por

mos un pequeño el

(loo

y hacemos

cruzaba

los aires

perezosamente en

rección dol noroeste ó del

«Dejando á

bo, pero sin verle.

¡ado

más

rraníjuca

,'uramen-

vcz quo a í^ruude o.

un pc-

).

Hornos

)roscrvar Icta,

que

po-

es

lo

sible,

y después volvemos en busca de

otros

dos, repartiéndose entro

tros l)razos.

didamente

La bruma ha obtenido la

victoria,

nuestros esfuerzos

pues

los

nues-

ellos

deci-

pesar de

il

hemos perdido

la ¡¡ista,

y se ha do trabajar otra vez con las palas y azadones. A menos quo la atmósfera no so despejo ol

suficientemento para encontrar

camino, vamos á enderezar

el

rumbo

'stros íu-

hacia tierra, en dirección al «Valle do las

¡irrado al

nieves».

diez cén-

Acampamos en un pequeño íloe, completamente rodeado de hummocks, quo hemos debido minar.

\o

como

dos kilómetros

Se han franqueado

y medio,

fin imana-

para

alto

desayuno. Se ha visto una gaviota quo

marcha

primero hasta donde

maila-

«/. Apenas nos ponemos en camino quedauíos de nuevo rodeados do una den-

(i^uo ca-

el

la

liMuetros.

do por perros, y oímos

otros cuatro,

cinco de

las

fjran trineo, dol cual tira todo el personal,

y

un-

fin á

Ho-

la

vehículos,

sudor

el

retroceder nos

d(^

nro hal)ia

de

dos, (.'inco do

lióos, ni jíratides ni

mr'dio de| (hádalo do

mis hombres ocupan ya los quo sufren uñónos, van cojeando detrás. Kl orden de marcha so ha dispuesto del modo sin^uiente: el

ilccicutos

los

a<'ercan

y

un ma^'tiiflco floe, cual acampamos. Marcha do dos ki-

Hedíamos el

y

Ne;,'»iir,

duro trabajo queso re-

A

pilo varias veces.

en

mente mojadas. ca -

do

muy

pas(».

hombros; nuestras botan están completa-

lyiino fusil

Im reconoce por pun-

kilómetros y modio. Kl lernuimelro

con

las

so

Ya no hay

los trineos.

na

veces nos

A

camino

del)enios

pe(|ueños; es preciso avanzar con

cajas de hojalata, vesti^^'ios

de nuestro primer penosa;

ulternan con

unti;j:m)

horrado del todo; sólo so

,

quo

ticar el sendero

('S|)I¡»';;¡ui

|<,)

exploradores, á las 7 y tTi tanlo; tres hombres nos HÍ;»íien para prac-

las

iiivcrsiiiiii

<'l

nmrcha,como minutos de la

la

(|un

novadas.

jado

107

«Parr y yooinprendemos

las tros; ns iniposi-

con mi

recientes do

orilla

la

hombres y de un trineo

gran

después en

el

sabemos quo

han venido

al

el

tira-

un

lo-

encontramos

una nota por

la

cual

May

y Feilden cabo y han vuelto á, marchar

el

capitán,

y cuatro horas antes

Han

aullido de

descontento

dapósito

ayer tarde en dirección trado!

ocupados en

Parr; aquí observamos huellas

fiel

«Con

los trabajadores

llego á duras penas á

su tarea;

di-

la

Monto Cono.

tenido la

los

buque. ¡Veinte hubiéramos enconal

atención de ocultar

tres liebres para nosotros oj^.tre dos

hum-

mocks. Recogidas nuestras cartas y la caza volvemos en busca de la gente; como ha terminado la caminata, transportamos

y se colocan nuestras tiendas en una pequeña llanura de hielo, á, trescientos los trineos

metros de

la orilla, '


VIAJKS AL POLO NOnTR.

198

«5.

— Día

claro

y hermoso ¡Quó

causa ver do luiovo

cijo

ol astro

to-

do su csplíMidor! Paroco que nos devuelve las fuerzas; y hasta nuestros inválidos re-

En

cada tienda

han

tonino anoche \ina liebre para cenar,

lie-

cobran nueva vida.

«Ninguno de

reiro-

rey en

nosotros conserva fuerzas

suficientes para disputarlo este honor,

y tenemos la mayor conlianza en su buen juicio y bravura. «7. Hermoso día: aunque el termómetro marque todavía dos grados biijo el pun-

bre do la cual participaron lodos con deli-

to

de congelación,

el sol

mucho á

la

temperatura

eleva en

y que

cia,

so<^urauiente aliviará

enfermos.

los

A

las

once tocamos en tierra

se

escrito al capitán Nares;

dos meses.

la

«La

brisa del sudoeste sopla en

de

son

niniifuno

do

sumo

come

muy

ha costa-

á gusto; nos

tirar

trab'.ijo

de

los

trineos

ráfagas

impelen hacia nosotros nubes de que nos ciegan. Acampamos junto

nevazo

nieve profnnda del declive;

sito.

«0.

— El viento de

al

depó-

pañan! Todos mis hombres sufren y apenas pueden moverse. Porter está evidentemeuto

muy «.V.

el

ha

íln

ha estado

el

Porter ha fallecido hoy

diez minutos;

sido tranquilo.

funto.

tempestad nos ha dejado

otros, excepto cuatro

hace varios días!

la

«Después de una larga conferencia con Parr, resolvemos que marche á la mañana siguiente hacia el buque si el tiempo me-

cinco

más pronto

kilómetros nos separan

aun do

biertos de profundas capas de nieve

y

el

y

ílan-

capaz de cumplirla.

asta

pabellón

el

la

bandera á

cadáver iba cubierto con

nacional; se ha

leido el

oficio

de difuntos, depositándose después los restos mortales en su helada sepultura, sobre

una toF-.ca cruz, un remo y un montante de

cual hemos puesto

mada

por

fortri-

neo, con la siguiente inscripción: Aqi'í

yacen

los restos montalks DE

Jorge Pomisn U. M. A muerlo oii 8 de junio 187(5. «CÚMPLASE Ti; VOLUNTAD')

la

queados por espesos hummocks; pero so encarga noblemente de esta misión y créese

media

Cincuenta y

Alerta: Parr deberá cruzar entre íloes cu-

hombres que no podían

pié; llevábamos

enfermos es pedir

posible.

,

tenerse en

alternativa (^ue nos queda

para salvar á nuestros

y ahora temo

«El cortejo fúnebre ha salido de la tienseguido de todos noslas niieve

«Con gran sorpresa nuestra encontramos por la tarde uno de los perros esquimales errante entre los hummocks; le 11amamcs, acércase con timidez y devora con ansia el pemmican que le damos. ¡Es Fio. espantosamente ílaco, y escapado sin duda

auxilio lo

esperaba yo, ha-

demás pacientes, muchos de los cuales enfermos como el di-

da á

La única

Ya

ha conservado

última hora, v su

se consideraban tan

respirar al fín

jora.

la

abatimiento de ánimo que resultará para

rancado; sólo esperábamos ya quedar sin la

v

conocimiento hasta

los

cuando

enfermo.

— El pobre

á las doce

A punto de arrastrar nuestra tienda; una de las cuerdas cede y un palo ha sido aralirigo,

lo

ce días, este triste desenlace, esta noche

á

He

y Parr emprende más lijeramente po¡Nuestros ardientes votos le acom-

marcha equipado

sible.

sobre

las

la

mi tienda

llegando á ser casi insoportable.

-f-^K",

iírme después de una ausencia de más de

tempestad hasta el momento ea que nos detenemos para desayunarnos; de modo que

calienta tanto que

De

todos los penosos deberes que he de-

bido llenar en

el

trascurso de mi vida, no

recuerdo otro tan lúgubre.

En

las actuales

circunstancias, esta muerte abate á los que

sobreviven: durante la ceremonia todos es-


109

CAPÍTULO XIV.

fa1)an

y algunos

conmovidos,

lloraban,

Hoy, después de

la

vemos llepunto doy or-

colación,

brisa Día do viento y bruma fresca del norte. Nuestros enfermos se hallan muy postrados, (i pesar do los

gar

constantes esfuerzos para reanimar su aba-

amigos. Poco tiempo se pierde en palabras,

miradas so rjan ansiosas luieia ol sar, de donde esperamos el socorro. Emprendemos la niarcba con el

pues so emprende

trineo grande,

y apenas recorrida

dos tirarán de los otros dos,

mera mitad de

la etapa,

/V.

;

Tolas

tido espíritu.

mos penosamente r

volvemos á

liuscar

la

vanza entre

bruma un objeto los hummocks; s\i

marcha rápida nos hace presumir que de perros,

tiro

y

la

es el

emoción produce en

vemos

todos cierto desfallecimiento. ¡Ay!

gente del capitán;

tra alegría el

al

capitán

reconocer

May y

;'i

apretones de manos,

aumenta cuando casi todos

y

retaguardia á

buena;

desempaquétase

van ú

de un convoy do

doy orden de hacer

la batería

instante; se derrite

el

que

se nos dice

alto;

de cocina en un

hielo para

obtener

agua, y acto continuo, Moss nos propina una buena dosis do zumo de limón guisa ;'i

de aperitivo para digerir tá

ya en

mo por siese

carnero que es-

y cual

tomar parte en

si la

la tiesta,

la

de con sus porros y acampa milla hilcia el sur: tanta prestarnos

por

auxilio,

i'i

prisa

que hacía

tenia

<.<10.

y con

la

Todos

fundo, de donde mis hombres, siempre do-

y de

«/ó''.

— Tenemos muy débiles

pier-

las

á bor-

do os la mejor muleta. El trineo con perros

vuelve á buscar más gente: "Winsy Harley marcharán ahora

mismo. En

la

to el exceso

punta do

los

do equipo,

y

Hongos los

que jamás hemos disfrutado.

i

3

deposi-

tienda preparada. Por flu llegamos al

la

buque

el viernes, 1-i,

á la una y media de

la tarde.

lizaron

uno

tras

otro, siendo

forzoso

con-

ducirlos en los trineos de oocorro.

«No me

sería posible describir lielmente,

considero imposible llegar al polo norte por

más

y

víveres «u

corazón.

el

5 1

tone, La\^renco

hemos saboreado ayer,

carnero; ha sido la comida

deliciosa de

sacar su vehículo

nas; pero la idea de volver pronto

mu-

incluso los enfermos, nuestra ración de va-

ca

no consiguen

grandes esfuerzos. Winstone, apoyado en su palo, puede caminar aun.

que se me acusara de exageración, los numerosos obstáculos que detuvieron nuestra marcha; pero no debo ocultr.r, y mi opinión sobre este punto es definitiva, que

esperanza en

'*•

únicas dificultades que se han

de nuestros vehículos; los demás se inuti-

una media

un momento Ya esti'i el camino bien marcado, v ahora podemos avanzar más de prisa, algo restablecidos

las

se

bruma

no descansaba

chas horas

delantera con sus

la

prece-

naturaleza qui-

disipa y el sol reaparece. \[\\\ nos

veni-

enfermos

«De los quince hombres que me habían acompañado, sólo tres, Radmore, Jollitre y Maskell tiraron hasta el íln de las correas

El espíritu se reanima co-

la olla.

encanto,

el

los

hallado son los montones de nevazo pro-

y nues-

oficiales

los

la cabo':a

víveres. Entonces

Moss.

— May toma

<I2.

sin

los

y

animales, que conducen á Shirley y Pearson. La etapa de hoy ha sido notablemente

den nuestros hombres arrancar un

Sígnense

los recien

que habían andado hasta ahora irán cebados en los vehículos de que tiran los perros.

loridos,

de su pecho

marlia inmediataen-

la

cargan de un solo trineo;

desplegarse la bandera; nuis apenas pueIiitrra

al

Uícnte; mis hombres, pobres cojos, se

segundo convoy, dis-

el

tingüese on medio de oscuro que

pri-

l:i

Mientras conduci-

enfermos.

demi'is

los

las

la

den de empavesar, y á las doce y cuarenta y cinco minutos nos reunimos con nuestros

sin

el

pack de esta región:

mi

sabio colega, es en

parecer.

el

un

teniente Parr, todo del

mismo

'1


i


y iii.^s reada del te,

compañeros loffhla al)

José, lian

en ninguna uar una larpack polar,

1

o: la

tro

enojo-

CAPÍTULO XV

nosotros

«fianzas

.fi

que

y^ Nuestra inquietud

sobi-o

Aldricli y su

compañln.

— Se envln

ni

teniente

May en

su buscn.

— Bernac'es

y ¿nodos.

— Regreso de los vinjcros. — Principio del dcsiiiolo.— Extrnctosde! informe oficial del teniente Aldricli.

s

v í

El triste estado de la compañia de Markliam á su regreso no podía menos de inspirarnos profunda inquietud respecto á la

Al marcliar Aldrich, ha-

partida del oeste.

y mañana, cuando

rique,

podrán hacernos i 5.

— Los

to;

ciaban

que

las

hasta entonces

las

recibi-

noticias

anun-

permitían prolongar su

el

pero no se ha enarbolado

el

pabellón en

I

cabo Richardson.

Aunque hielo sube

á

primera vista parece que el la marea, no está del

y baja con

todo libre, pues en las grietas del floe

mos aun

insuperables.

obstáculos imprevis-

Apesar de

esto,

hacia

el

veagua elevarse y descender des-

y ocho centímetros. El buque continúa encajado en su prisión, y el

de diez á diez

frecuentes peregrinaciones á la colina de

vaivén del

observación, desde donde, á la distancia de

del marégrafo,

y

cincuenta

cinco

kilómetros,

veíase

la

mole sombría del depósito dibujarse vagamente apenas se desvanecía la bruma. Después de inspeccionar nuestra enfermería, distribuyendo el champaña de Sherard Osborn á los que tenían permiso del doctor para beberle, he subido á nuestro observatorio. El montón de cajas del depósito me parece haber disminuido un poco desde nuestra última ascensión: de modo

que Aldrich habrá llegado TOMO

I.

al

cabo José En-

fi

distinguir el depósi-

davía que en aquella exploración no se hatos ó

y

excelentes.

viaje seis o siete días más, esperábamos to-

bría tropezado con

im-

enfermos siguen mejor,

sus disposiciones morales son

provisiones economizadas le

con tanta

las señales

Enrique; pero como

trineo auxiliar nos

el

paciencia esperadas.

La bruma nos impide

el

en

puerto que hemos llamado de los Canutos,

bíamos convenido con éste que arreglarla sus etapas de modo que pudiera llegar hacia el 13 de junio al depósito del cabo José das al "volver

se halle

i

del reflujo en el registro

y

flujo

fijo

en

el

buque, nos obliga

á corregir continuamente

— Hoy

17 pósito

se

perfila

el

instrumento.

claramente

y reconozco que no

le

el

de-

han tocado

mañana señaun destacamento en su busca. Tengo la más absoluta confianza en el bravo oficial que manda la partida; aun

les

:

si

nuestra gente no da

de vida, enviaré

pero estas campañas con trineo son real-

mente mejor

muy

fatigosas,

provistaí^

y

las expediciones

pueden verse obligadas &

detenerse.

«

26

i


VIAJES AL POLO NORTF:.

202

La

saxífraga violeta florece en los para-

magnifico ramo.

do

El termómetro, que durante dos días se liabia mantenido en el punto de congela6°, 5. ción, ha bajado la noche última A

marchase el solo. Uno de los marineros, aprovechando hoy la ocasión de hallarse el vehículo vacío, saltó dentro en cierto sitio del camino donde era difícil avanzar de prisa; un peso de doscientas li-

los viajeros,

porque hallarán mejor camino

Acá y allá, las comienzan á ser húmedas y pesadas; pero el deshielo no se produce .resueltamente, aunque hace rápidos jjrogresos en la inmediación del buque. El humo y el hollin que salen de la chimenea acu-

en

península Feilden.

la

nieves del

floe

múlanse sobre la acción

de

los floebergs,

rayos del

los

y

facilitando

contribuyen

sol,

de agua dulce; apenas se

hielo

el

pone

bras era demasiado para el pobre perro;

aun

le

la carga,

me

y

parece verle volver la cabeza de

vez en cuando como para repr. ider dis-

cretamente

20.

—A

fectamente flotar

en

al intruso.

las tres

de la

mañana

depósito; á las

el

los aires

Una pequeña

veía per-

nueve parecía

por efecto del espejismo.

golondrina marina (sterna

por su parte á destruir nuestra cindadela de hielo. Un puentecillo construido con dos

marrura), de cabeza negra y alas de un color azul pizarra claro, se ha dejado matar

grandes mástiles de reserva nos sirve para franquear la charca que se va ensanchando

naientras revoloteaba sobre

cerca de nosotros.

dirijen

Se ha llevado la pólvora á bordo, mas para almacenarla definitivamente espérase á que una temperatura más cálida seque

hacia el sur.

completamente

los pañoles.

lo lejos

una charca. A vemos pasar algunas ocas que se al noroeste; una pareja retrocede

Los hummocks, erizados de puntas, y floebergs, desgastados por la edad y semejantes á monstruosos hongos, están los

una pesada franja de témpaenormes, é interceptan las aberturas

El depósito está todavía intacto; el teniente May, con Malley, Self y Thoru-

cubiertos de

back, tres hombres robustos,

perros bien

de las cavernas; las aristas vivas se des-

descansados, marcharán esta noche en busca

puntan más pronto de lo que esperábamos. No deben necesitarse muchos años para la

y

de Aldrich; tienen orden de continuar su viaje,

si

sito del

no

se le encontrara, hasta el depo-

cabo Colan, donde los ausentes de-

bían hallarse ya hace doce días.

La nieve cubre aun

el país;

inútilmente intentarían ¡

con sus demás compañeros; pero

nos presta grandes servicios, transportan-

la

Este tiempo riguroso serA favorable para

I

al trineo

mesa figuraba un

en

jes bien situados;

alguna pieza en

la

los

de

formación de esos montecillos que vemos sobrepuestos en los antiguos floes fuera de la

modo que

cazadores coger

cadena de hummocks,

restos angulosos el hielo

menos obs-

toca el agua,

Parr y Feilden, provistos de un ligero trineo, se dirigen al puerto de los Canutos, donde encontrarán tal vez alguna caza

mente;

la

gente de Aldrich.

Nuestros dos gatos están enfermos,

de

ahora de

te es

y

compuestos de

y oprimidos. Mientras que

la superficie se

la influencia

los

truidas por la parte del cabo Richardson.

para

de

bu-

inmediación de

ques; pero las colinas parecen

nos

los

descompone bajo sol, el que

rayos del

cuya temperatura constan-

1°,

derrítese

más rápida-

ranura que se abre

así en la comunicar á los floes una extraña semejanza con un enorme boleto (1), cuyo pié proyectara in-

la

línea de flotación acaba por

ofre-

ciendo síntomas del escorbuto; Nellie,

el (1)

viejo perro esquimal, rehusa dejarse uncir

El boleto Gs una cspocic de hongo. (N. del T.)


— i.

capítulo XV,

mensas prolongaciones bajo la superficie del mar. Entre dos y nuevo metros, la 1° temperatura del Océano es de Va» ^^ decir un tercio de p;raAo mtls elevada que

durante

lo era

el

está en vías de

propiedad

invierno. Si

el

hielo que

formación no poseyera

de desprenderse

de la

la

parte de su salsedumbre, este calor bastaría para disolverle

muy

pronto;

la pu-

capa cristalina

reza relativa de la espesa retarda la descomposición,

mas

y en

las tres úl-

timas semanas no ha ocurrido gran cambio al

rededor de nosotros.

203

La temperatura

terrestre

cuarenta

íl

cinco centímetros bajo la superflcie sólo

como

^14", 5

nii'isalta

durante

la del aire

el

suelo,

y

últimos días,

una voz helado,

es

muy mal conductor del calórico. La bruma se interpone entre nosotros y

el

depósito; nuestra inquietud aumenta.

Por

la

parte de sudoeste llega

de doce

se

la

una bandada

de cabeza gris (Lomateria

¡'inades

spertalitisj, los primeros

en

iir

mide

ha sido mucho

los ciiaronta

dol)omos creer que

mayor

ill

presente estación:

que hemos visto

probablemente no

m

han apareado aun.

i

Punto mAs lejano alcanzado pon ALDnicii.

Sí en

.

—He pasado una hora con Markham

Durante

las

cazadores:

buyo

de madera á

la

desaparición del fondo de las nie-

ves, que ponían en relieve la oscura mole

de los cajones amontonados.

Por primera vez reconocemos la existende una inmensa balsa líquida en la ori-

cia

lla,

protegida por una roca expuesta al sur.

consume mucha menos carne agua en que se lava no es suy ficiente para nuestra cocina. Es cosa singular que se haya olvidado la sal en nues-

Ahora

salada,

se

el

tra lista de víveres, tan lo

completa en todo

demás.

22.

— Se ha levantado una

fuerte brisa

que continúa soplando y ha hecho subir el termómetro á V'/s'. con esto se acelerará, seguramente el deshielo. del oeste,

dos ó tres horas que estu-

han mante-

vieron en las inmediaciones se

de Observación, y A pesar de la transparencia de la atmósfera no hemos podido distinguir el depósito, alo cual atrila colina

nido

distancia

á respetable

nuestros

de

un eider guisa de reclamo en un pe-

el

doctor

Moss

colocó

queño lago cerca del buque; pero las aves de paso no suelen entretenerse ni se dejan cqjer fácilmente.

Al comparar llera

de

los

las

montañas de

la

cordi-

Estados-Unidos, de donde ha

completamente, con

desaparecido la nieve

nuestro suelo

cubierto

aun de su blanca

alfombra, no nos sorprende la falta de caza

donde estamos. ¿Qué clase de animal se detendría donde apenas hay alguna piedra en que sentar el pié, mientras que los terrenos cubiertos de

verdor

le

llaman

al

cabo Richardson?

Los ánades de cabeza gris se han presentado en nuestra región casi al

mismo

i

f


2M

VUJRS AL POLO NOBTE.

tiempo do comenzar

En

el deshielo.

hía de los Floeborgs los vimos

un

la

el

bado

!¿2

lo

zaban A precipitarse

después de

día

do en tierra

el

barrancos. El

'¿

amigos vieron que

bola señalaba 35°. Los

hal)oi'se formapequeño \iv¿q át que antes habló; en la Bahía de la Descubierta aparecieron el 12; pero desde el 11 comen-

junio,

Ji^J.

—Las ráfagas

una temperatura do

pié se

algunas bandadas

de junio de 1872,

el capi-

día;

termómetro marca

las

desaparecen dejando 4°:

de ánades cruzan en dirección del medioestas aves

y

tres

(\.

líi

que ex-

acumulaciones de nevazo,

hunde hasta

el hielo.

las

embargo,

lentitudes de la es-

la

atmósfera se acla-

y en vista de ello voy con algunos do mis compañeros á visitar la colina del )bscrvatorio: Markham, Gitlard y Egerton so han calzado los patines. Con gran satisfacra,

-¡-2"73;

ser tan blanda,

hallan evidentemente

ho

tación. Sin

cepto en

hielo

por sus

corriente en la bahía del Polaris,

—El

d

el

directo del sol.

el calor

poco satisfechas de

i?.?.

ientos del sur, por

demás, lienen tanta parte en

como

tán Buddington vio arroyuelos de agua

nieve comienza

termómetro do

el a

los torrentes

días después aparecieron los eideres.

La grava y

el

las

(

ción veo

una tienda plantada sobre

May

el hielo

no volvería

cenizas que en la inmediación del buque

en

habíamos arrojado sobre

y por lo tanto podemos contar con la próxima llegada de dos compañías. Al mismo tiempo aparece en el cielo un halo magnífico, que colora las nubes con sus brillantes tintes irisados, rodeando el sol de una auréola de gloria. Seguramente nos trae de la altura un misericordioso mensaje de Aquel que es el

tivamente.

En

el

Hoe

el

apresurar su descomposición

le

de

fin

;i

corroen ac-

verano de 1853,

un mes antes en

hielo se efectuó

el des-

de

la isla

Melville (paralelo 73.)

Prescindiendo de otras causas modifica-

un invierno

doras, parece que después de

riguroso te

el sol

no adquiere fuerza suficien-

para despejar

la tierra

carcha hasta que sube

Ii

tros

de su capa de es-

ya

á

una altura

de 30°; y por lo tanto me inclino á creer que la nieve no se derrite jamás en el Polo Norte.

En

cuanto

al

clima no se caldea bajo

los

Floebergs

el sol

alcan-

misma altura que en Londres 12 de marzo y el 2 de octubre. de

bola

negra

el

subió

á 53°5; en la bahía de la Descubierta, en un. sitio

resguardado y expuesto al medioinstrumento indicaba una tem-

H'a, dicho

rratura igual desde el G

dn que el astro se hallaba en

de junio el

comenzar

el

deshielo (14

nadie podía esperar que

(i

20 de

el

jiinio),

viaje de

y

May

zan á liquidarse, y los perros son ya inVitiles hasta que se vierten del todo las aguas; pero la vista del campamento nos tranqui-

zó 31°, la

El termómetro

Padre y Protector de todos. Ya había pasado la época en que suelo

fuese tan rápido, cuando las nieves empie-

agua templada, es positivo que deshielo no se produce. El 21 tuvimos el día más estival del año;

en la Bahía de

sin noticias de Aldrich,

el

rrientes de el

bahía de Dumbell:

de co-

Polo Sur, donde la influencia

la

día

mismo pun-

sobre el horizonte. En mayo, cuando marcaba todavía 23°, 5, que es su altitud sobre el Polo á mediados del verano, nues-

lizaba respeto á la situación particular de

nuestros amigos.

May

no necesitaría aven-

turarse en busca de Aldrich los valles obstruidos

Enrique.

Un

más

sentimiento de gratitud

nita reemplazaba poco á poco á las tias

allá

de

de nieve del cabo José

de la víspera; y de

infi-

angus-

todo corazón di

gracias á Dios por aquel nuevo beneficio.

Y no fué este el único, pues más tarde supimos que aquel mismo día el teniente Rawson encontraba á Beaumont y á los suyos, inútiles casi todos, y en camino hacia la bahía del Polaris, última etapa

que


M6

capItulo XV.

óinotro de

por

ol sur,

d

el

liielo

hubieran podido recorrer sin aquel inesperado auxilio. Combinando la hora de

modo que no

tida do

la par-

interrumpiese

so

al

y sus hombres mientras descansaban, emprendimos la marcha por teniente Aldrich

)n dojando

bandadas del mediolentemonfo a de la esi

noche y encontramos A nuestra gente li unos nueve kihjuietros del buque. El escorbuto minaba A todos, y habíase la

mucho. De

l»adecido

los

Markham;

Aldrich y Giffard sei)aráronse de nuestro amigo, y con sus el

dos trineos

1 1

de

al)ril,

península de

atravesaron la

Keilden, cuya línea de altitud se eleva A ciento setenta

y cinco metros sobre

Santiago Ross; en

ocho hombres que

cuíitro liel)res, las cuales

teniente Aldrich

inmodiatamonto á

y cazaron

fueron destinadas

va se acla-

formaban

Adam

tenía esperanza de encontrar otras;

na dol ( )1)Egerton so

Ayles eran los únicos que podían trabajar aun; Jacobo Doidge y David Mitchell

que debían comer durante

un satisñicbre

el hielo

volvería

10

tanto po-

3

valerosamente con

echarse en

y después

liabía

es

el

decla-

i'i

rarse en la primera parte del viaje; pero no

la vuelta.

después de emEntonces manifestáronse

todos los síntomas del mal,

gos opusieron

y nuestros amimás enérgica resistencia;

la

y su puñado de hombres mostrároncuando ya no distaba más de

el jefe

se heroicos;

que suele e junio),

de

ije

y

May

empie-

ives

n ya

inViti-

las

aguas;

un

kilómetro

el

El 16 av^anzan por

cabo José Enrique, cuatro

fijo si se

la

de

''

los vientos del oeste,

muy

por

la línea

cum-

ó en la

á causa

nieve.

compañeros. Imposible

los

hielo esté

grandes dificultades para

es describir la ale-

mar

hallan sobre el

hombres de los ocho se declararon vencidos y Ayles iba á marchar en busca de socorro cuando se presentaron May y sus gría de todos, pero abreviáronse

sin saber á

la bahía,

Ninguna grieta indica que el próximo á romperse, 'Uio no sea cerca de la orilla, donde aparece lijeramente levantado, sin duda por el movimiento del reflujo, lo cual prueba que si las aguas del golfo Jacobo RoSs no se desembarazan nunca completamente de su coraza cristalina, no se hielan tampoco hasta el fondo. La bahía está resguardada de

comenzado

so sospechó el peligro hasta

que

fuéles forzoso

el trinto.

La epidemia

prender

un mi-

el viaje.

costa; tan semejantes son entre

naturaleza,

tiene la nieve

neos. Aldrich visita

fijo

del

de

el

cual se man-

el

paso de los

separa el hielo

en verano, parte de un

plidos porque el deshielo

promontorio situado á cinco kilómetros

oeste del cabo José Enrique; pasa á dos ki-

taría aven-

franqueado

nás

hielo

lómetros de la isla y parece prolongarse á corta distancia del cabo Hecla. El 19 se

allá

de

cabo José

il

atitud Ínulas

angus-

corazon di beneficio. nxAs tarde el

nt

teniente

y

il

camino

comenzó á derretirse, de lo cual tuvieron una prueba Parr y Feilden por haberse retrasado veinticuatro horas.

diéndose hasta la

la

cintura en el agua

abríase otro abismo bajo sus pies; ser por

s\i

vigor

físico

jamás hubieran podido paso.

htl-

La buque

y

atraviesa la península de Parry,

que mide

cinco kilómetros de anchura,

se llega á

fría

la isleta

y

y á no

su robusta salud,

salir

de aquel mal

una

mismo tiempo que

(l|

la

el

comandante

de Clemente

y

Markham

(l).

Desde

altura de setecientos pies se ve la ca-

dena continua de hummocks, que extendiéndose al oeste cruza por una caleta inmediata en dirección al cabo Colan, donde

partida del oeste había salido del al

al

Hun-

nieve pastosa, apenas recobraban ánimo

los

eíapa que

la

avanzaba y era Apenas hubieron bahía de la Roca Negra, el

Clemente Markham, primo del comandante de

Alerta, y presidente de una sociedad geográfica do

Londres.

I

tri-

preciso andar de prisa.

tranqui-

fe

17 la isla Crozier;

hummocks que

flotante,

lo

ii

blanda, ofreciendo esto

rticular de

)s

ti

mas por

desgracia, ésta fué la única carne fresca

mana

que colora de gloria,

cacerolas, pues se

punto

es irisados,

ira

las

ayuda de sus bastones; los otros cuatro habían resistido tanto como lo permite la hu-

llegada do

po aparece

arrastraban

se

y

ni-

camino vieron hue-

el

de perdices de las nieves

llas

algunos do

la partida, el

el

vel del mar. El 15 llegaron á la bahía de

'

í

i


Ui

i

í):

un

i

'

rm *-'TB\


CAPItULO XV.

A esta pro,

mas

era

lento ó do

proceden-

'

costa. Es-

cuya

jera,

pendiente, o la costra s

iinflíjuo,

lla-

íotros

mo no hay que

cimos

nosálas cinco: el teniente Giffard trascon borda un auniento de provisiones las cuales tendremos para cuarenta y cuatro días, y nos despedimos do nuestros ,

con afectuosos apretones de

compañeros

manos,

después de

cual continuamos

lo

solitariamente nuestro camino».

La semana siguiente

emplea para Hogar al cabo Columbia. El trineo pesadamente cargado, no avanza sin grandes diflculades por la nieve blanda, que entorse

marcha continuamente. Frente

pece la

cabo JacoboGood,

20:

un

viéndose tro ella

y

vacío de cinco centímetros en-

último

el hielo; este

me

parece

de fecha reciento y no pertence á la categoría do las «cimas azules», que so corren

de noroeste á sudoeste paralelamente A

hummocks. «La temperatura ñana de

20°;

en

los

macampamento de me-

del aire era por la

el

dio día elevábase á -|-4°, 5 en el lado de la

tienda donde da el nosotros!

«30

al

abril.

¡Qué

sol.

— El viento

fiesta

para

Emprendemos la y cincuenta minutos con todo el cargamento, no porque el trineo se haya alij erado mucho, pues muy por el contrario, la humedad quo impregna las pieles y colchas compensa con creces el peso de los

cesado anoche.

que

llamado en obsequio al nombre, Aldrich escribe en su libro de apuntes lo siguiente: «Nuestros hombres están desfallecidos; lo mismo cansa el trineo pesado que el ligero en estos abominables barrancos' de nieve; tenemos el cuerpo materialmente dislocado por efecto de las continuas sacu-

levazos ro-

didas; el sistema do doble tiro basta para

mentada más aun por

la

hallar mejor camino. Se

acampa á

las tres

treinta, después de recorrer seis

kilóme-

ca entera-

asi

teniente de este grietas de e anchura, )rte

á sur:

de cuatro r la.s

pare-

larece

desanimar igualmente

en

la

el

nieve

tiempo

rancos in-

no obsde

antes

cualquiera;

á.

y cuando después

y

que sólo hemos adelantado cuatro ó cinco reconozco en las miradas do

tros.

kilómetros,

mis

compañeros que no es culpa no haber adelantado más. Aunque es ardiente, hace mucho frío. El ter-

infelices

suya

una,

dos,

ítona

ma-

ñana,

ra

au-

perspectiva de

Bien poco nos parece; pero hoy es

La tracción ha mejorado; la temperatumenos fría y la seguridad de avanzar

rápidamente han hecho subir

el

«baróme-

y cansar

biéndose aligerar la carga; entonces se ha-

una como la nuestra. Después de cenar se han leído las oraciones. «Uno de mis hombres viene á enseñarme una fea mancha rojiza, que tiene sobre

nadie

llaban á pocos kilómetros al este del cabo

el tobillo; la

Columbia.

chada.

cada

mo-

ni

nuestros

lo

cual ocasiona ligeras oftalmías».

El 29 se recorrió

pertenece

Por

mediodía:

la

última etapa, de-

la parte del noroeste, el

produce en

ente para

inmensos espacios líquidos, y es preciso observar algunos minutos atentamente pa-

ningún montorio, aralela á

lejanos la

ra que se desvanézcala ilusión.

de

hummocks

La cadena

se destaca á seis ó siete

cami-

íteniéndo-

hallo

ventaja

inapreciable en

pierna está lijeramente hin-

«l.°mai/o.

— Esta

mañana no ha

sido

necesario despejar la escarcha del interior

humedad ha desaparecido. «Emprendemos la marcha á las tres y

de la tienda; la

veinte minutos; á las cuatro cruzamos por el

cabo Aldrich, dirigiéndonos por un es-

nieve

pacio despejado de nieve á la cima del es-

una profundidad de tres metros y y ahora es más compacta que antes

polón cuya arista prolongada se corre hacia

lómetros de distancia. Al excavar •zo

ki-

social»,

partida tan escasa

espejismo

imagen de

o por tier-

los floes

tro

medio,

la

el norte.

i|

m 'lili

tiramos

domingo, y además tengo intención de cambiar las horas de marcha.

el

el sol

sino porque

del trineo con extraordinaria energía,

de nueve horas de incesante fatiga se ve

mómetro que llevo colgado en el pecho 34°. 24°, 5 y en mi espalda marca «Tenemos la luz de frente toda la ma-

Esta ma-

las seis

víveres consumidos,

m

ha marcha á

del noroeste

I


VUJRH AL POLO NonTK

9116

«Nos ha

ofrecido alguna dülcultad colo-

car nuestro depósito, pues no se

una

veiii

tamente

al (leste; los

hummocks

grande en los alrededores. Kl Buolo, quo opono mucha resistencia al azadón, so compone do arcilla y de menu-

ra lirme.

dos restos do osquislo, mezclados con ca-

cien metros de la ribera,

sola piedra

hielo (¡uo probablemente se IbruK»

pas do

con

nievo dorrolida

la

al sol

y

helada de

nuevo antes de haber podido penetrar en la tierra. Cuatro do mis hombres, relevándose áucosivamenle, necesitan dos

horas y

media para practicar un agujero do

diez

pulgadas de profundidad, sulicient(>meiito

ancho para el fondo de la caja do cautchuc, que á su vez se envuelve en una cubierta.

Ahora llovamos

trescientas libras uitmos do

poso. Después

do almorzar mis hombros

emprenden

la

hace mucho es

marcha alegremente,

frío

obligatorio

on

bnjo

esta

noroeste

El viento del

'¿(5°.

temperatura do

A

altura del cabo Columbia, á unos

la

ser de

f(>cli:i

más

hielo parec((

(>1

ha cennprimi-

antigiui; se

do simp!((men1e contra

los restos

de roca y

moles despríuididas quo rodean

las

el

cabo,

y no forma hunnnocks; pero está cortado y presenta anchas grietas. En el interior de la cadena de casijnijo do «lue hemos liablael hielo es sólido y complelanuMile liso; mas por desgracia tiene muy poca extensión. Llegamos al .:íaboá lastres de la tarde y so establecí! el campamento en el antiguo Iloe, un poc; más allá do las grietas.

do

«SegiMi nuestras observaciones do hoy, el

cabo Columbia se halla á

los

7'

H'.i",

de

latitud oeste (Greonwich).

con

so])la

conti-

se

niian por el noroeste, alejándose do la tier-

porqu*!

colina y el ejercicio

la

<\A dos millas

y media jwr

el

y

este,

á

fuerza; los torbellinos do nieve nos azotan

sesenta metros sobro el nivel del hielo,

el rostro, y aun es preciso subir mente por la arista quo detrás

trabajosa-

nievo do suporlicio parece haberse desli-

cabo

zado ó hundido, dejando un muro perpen-

Aldrich so dirige hacia

el

del

norte en

el

es-

pacio de dos kilómetros, encorvándose des-

pués hacia la

el esto.

A

las

once llegamos á

cima, y entonces reconocemos con verla costa uo se ex-

dadero sentimiento quo tiendo

nu'is

el noroeste,

allá do nueve kilómetros por donde termiiui en un escarpa-

do promontorio,

al

dicular

«Después de atravesar algunos bancos de nieve tan dura y resbaladiza como el

la

varios centenares do metros de

(lo

longitud por una altura considerable,

^'o

que era un inmenso

tor-

creía al princii)io

nevazo rodado, y

bellino de

tal

vez

lo

fuera

primitivamente; ahora os nieve comprimi-

da ó hielo azulado, semejante anterior do

un

al

de

la ¡.arto

glaciar.

«El buen tiempo parece haberse fijado, consiguiente resuelvo permanecer

que se llamó después

cabo Columbia, y que es la tierra más septentrional alcanzada ha.sta ahora.

y de

mañana para emprender la ascen-

aqui hasta

corre por esta superficie

Key, desdo donde será duda magnífico el golpe do vista. Como todos mis hombres desean vivamente acom-

pulimentada, y todos se reaniman, como en otro tiempo en el estrecho de Smith,

cual do ellos guardará la tienda: el pobre

trineo

hielo, el

cuando

se

abria

una

brecha

hacia

el

sión al pico Cooper sin

pañarme,

es preciso echar suertes para ver

Doidge resulta ser

el

menos afortunado, y

norte.

bien á pesar suyo no vendrá con nosotros.

«Al llegar á la inmediación del cabo Columbia vemos una especie de poste cónico semejante & una isleta, distante unas trein-

bruma por

ta millas,

I;

ó eminencias. lia costa se corro casi diroc-

y después una sucesión de cabos

«/P.

el

—Durante el

el

viento se eleva;

vez

más

almuerzo preséntase

la

noroeste; oscurécese el cielo;

y como

la

nieve es cada

densa, opéuese á toda tentíitiva de-


capItui oxv.

cusí (lírpc-

)

COUli-

iS 8«3

do

le

licr-

lii

fornuindo un iingulo casi

como no

que por

paro('(>

liólo

a

(Hniipriiiii-

roca y

(lo

i)s

oaii el calxt,

ih cortado y interior do

I

omos

iialila-

anu'iilo liso;

poca oxtoii-

de

!S

la

eu

tardo

el anil-

las ffriotas.

do hoy,

nos )3

83", 7' do

cl

osle,

[leí

y

hielo,

i'i

la

iborso desli-

lií^'uo,

do

Jorablc.

^'o

n menso torvez

lo l'uora

e coniprimil

do

la parte

pormanecor dor la ascen-

dondo será vista.

Como

ncute acónitos la:

para ver el

pobre

brtunado, )n

y

nosotros,

ireséntase la ese el

i'i

q\w aclare, oniTémpora-

las tros.

.•'i

.sobro el

cubierto de nieve

d<í

superllcio lisa,

ma;,'nillco Ib»!

metros

el

d<!

an-

hielo

lle^'amos

chura, por

cii'cutMita

un an-

i'i

d(>

cual avanzan^nos una lo^ua

por hora; dosf.^raciadaniento termina

i'i

los

ochocientos ó nuovecionlos metros y encontramos nieve l)landa. Me adelanto los ,'1

demás nmw cuatro ó cinco Uilomelros; pero la bruma so extiendo otra vez, perdiendo forma y color; y conut no puedo ver ni hacer nada, busco un rcfu^Mo en la sociedad de mis compañeros. Para así los objetos s\i

orientarnos hastábanos soy;uir

la

dirección

tentativa de

(

el

'reo

sudoeste

componen de

puedo socavar

canzar: oslo nos permitió continuar nuestro

Alejandra por

han ó

visto las huellas do

lemings,

tros

un

zorro

se

y do dos

únicos indicios de vida

animal que hemos

La

Hoy

parte del este.

la

hace

hallado

mucho

profundidad

nievo

cual

no

sullciento

didad de un metro; pero sólo so encuentra

Do

hielo.

esto

(i

oeste

so

«S.

— Hermosa

manana: temperatura la marcha las tres y

80 emprende

2tí°.

/i

irlo.

i'i

y pronto franqueamos ofrn Algunos golpes de azada me

permiten verla A tres piós do prolundidad bajo una nieve dura y compacta. Kl caes

bueno, aunque no bastante resba-

Es im2)osible reconodonde comienza la tierra y donde termina el mar; no veo grietas; el suelo ladizo para el trineo.

cer

parece confundirse con

ma una

el hielo,

y

este for-

especie de ola redondeada,

detrás

está cubierta do nieve

de la cual se perfila otra complolamente

por todas partos, excepto en algunas es-

idéntica, que perfila su curva como el oleago impelido por el viento en una playa

tiempo.

tierra

la costa.

«La salud de mi gente excepción hecha de

la

de que se quejan todos sargento

muy

buena,

marina. La línea de

rigidez de piernas

á cinco ó seis millas

es

los

individuos:

y Jacobo Doidge parecen

el

sufrir

diferir de las

hummocks se extiendo más allá y no parece

que conocemos. Los

sumamente pequeños, y

los restos

muy

mucho.

en las inmediaciones,

«Pasado el cabo Alberto Edvvards, la costa comienza A ser baja y llana, y obser-

tán bastante oprimidos.

vamos una formación, nueva para uií, A cual doy el nombro de «olas do hielo.»

grietas que se dirigen hacia

«Delante de

las

la

«Después de

la colación

floes

son

que hay

numerosos,

es-

atravesamos dos el

norte

y pa-

recen ser recientes; una hora después lle-

escarpaduras elévanso

gamos á una

cuesta,

y

para evitar

corta dispongo

un

que mis

varios montecillos de treinta á cuarenta

barranco que

pies de altura; su dirección general es del la

hombres hagan un rodeo; después comenzamos la ascensión de una meseta que se

alqjan do tierra,

desarrolla á dos ó tres millas por delante

sudeste al noroeste,

y por

costa este de la bahía se

Tomo

I.

lo tanto,

en

ir

o.xtienden otras

eminencias semejantes.

mino

camino sin temor do perder terreno.

«El 7 acampamos A una milla del cabo

d(í

el

si oculta ó no la tierra. «Al pasar entre la isla Ward Ilunt y el continenlo cruzamos por una especií! do espolón de unos nuevo metros do altura por nuovecionlos do ancho, que se prolonga h una milla del centro do la margen nioridioiial de la isla. Creyendo que se compono de tierra doy (U'den do (!xcavar á la profun-

ola di'

al-

llrnuí,

para sabor

mo

autos do extenderse la bruma, partían

paralelase esta úl-

.son

hielo

(i

veinte minutos,

procisamonto del punto que desoi'ibamos

mientras

roi^to,

que bajo su cubierta

do los surcos, pues según pudo ase^íurar-

cielo;

ieve es cada

tima. se

V>;r.

carpaduras do jorso fijado,

marcha

poro do aspecto esponjoso,

uro perpeulo nietros

la

«Después do caminar

unos

(i

))od('mos esperar

prondemos tura

l)¡a,

800

ascensión. Todos quedan chasqiiondos; jmro

la

87

H


2tO

VIAJR« Al

(In hiH

cioii

prosentaiulo

oulina»,

oiiduladu

(lo luM

olas

coiifl>,'uni-

lii

tío

do quo

liit.'jo

Ho coluciiii tus tiondus A luH tardo; miontras ipio yo proHÍ;,'olii

yii lio liuhliulu.

dos do

la

marcha, avaii/ando cuatro

cinco kil(')mo-

»^

tan poco

poro la pondiontc ch

troH mrts;

olüvada, (juo

do vista so limita mu-

el ¡miito

cho. Los hununocks parecen acorcarso tiorra

llrmo,

apoyAndoso casi en

ol

la

i\

cal)o

POfo NORTR.

por tina

suelo parece

ol

elefj:ido esti'i

l't^rtil;

para

el

seinlira-

do do restos do esquisto; so ven saxil'ra;,'as, anuipolas del año pasado y mus<j;o de la estación; esto últinu) es do un verde hrillan-

quo nos

una huella

alejara la vista. 8<»lo

do leming roctiorda

vida animal: esta

la

región, explorada por

mí en

todos sentidos

miontras que mis homhres almacenaban provisiones

nada para «9.

y

prometo

no

,

y continuamos su-

veinticinco minutos

¡'i

colinas

las

i'i

quo

unos dos kilómetros do aquí.

y media llegamos

un escarpado

declive de

metros de altura.

l)esi)ues

cresta de

la

(i

do sesenta

mi'is

do tan larga as-

censión, preciso era bajar; pero yo no ha-

bía pensado en

la

rapidez de

por la cual dobla deslizarse

hombres, sentados en zar poco

ú.

poco

el

la nievo,

las

pendiente, trineo.

Mis

dejan avan-

vehículo, suspendido dr

las correas de tracción; pero

queadas

la

el

dos terceras

una vez fran-

partes de la p^ni-

diente, confían demasiado en sus fuerzas el trineo se les escapa.

prenden

los

Por fortuna no so

patines éntrelas rocas

ningún

y

y no

re-

deterioro; pero el recuerdo

de las cabriolas sucesivas de nuestro pobre vehículo bastará para que los marineros sean más prudentes en semejantes casos.

«Al atravesar

las tierras bajas

cruzamos

del terreno

recorrido

hace algunos días, esto suelo (jue se eleva tanto tiem|»o en suave

pendiente, cortány sobre lodo osas olas de hielo y do tiorra, merecerían un detenido estudio. I,a nievo forma enormes montones

dose do pronto,

al

rededor del cabo Slepheiison: este pro-

montorio mido noventa metros do altura,

y

quo lo tocan por el esto tienen monos do ciento á doscientos.» Aldrich no había pensado aun en ol es-

las colinas

por

lo

io le

jiero el

estado sanitario do su gen-

infundía inquietud, y por esto escri-

bió el 10:

"Casi todos mis hombres padecen

de

las piornas,

y

más

¡"i

pura quo ae

pueda fumar fuera.

curvaturas y de

las diez

!Ml

lo liastunto

calienta

ol sol

donde

nieve es bastante llrmo; pero

dos

;'i

da;

tardo so atraviesa unasuporllcio unilbrmo, la

i\

segunda

«.\ pesar do la fatiga general, ninguno do nosotros so apresura entrar en la tien-

so

Mi'is

norte lu

mitad del día, 1» marcha oh luAs penosa, A la profundidad do lo<< barrancos.

corbuto; las tres

el

causa do

absolutamente

— Nos ponemos en marcha A

suceden

las

los ca/adoros.

l)iendo paralelamente

sulta

liái'ia

-La conllguracion

dd punto

rededor

depósito

to

doliondoniidiifl pnralelnM entro

extienden

millas do las colínas. Duraiito

vecino. «;\.l

««*rio

(|uo se

NJ,

cortas.

Después do las

mucho

etapas son cada voz

las

las

inseparables

fatigas del principio,

pensamos avanzar más rápidamente; poro ol mal persisto á pe.sar de los remedios. Durante los primeros días do marcha, las piernas no parecen tan doloridas; mas ¡ay! al fin llegamos al resultado que yo esperaba. xVyles y yo devoramos todo el pemmican disponible; los demás han perdido ya el apetito; yo quisiera concederles uu poco de reposo, pero no hay tiempo; ya he-

mos perdido demasiado. «Todos

los días

observo con ansiedad la

direcion de la costa,

que tanto deseamos

ver encaminada hacia

el

mantiene

al oeste, salvo

vatura hacia

el

norte; siempre se

alguna ligera cur-

mediodía:

acampamos á

linos cuatro kilómetros del cabo

«La marse

línea de al

fin

á

Richards.

hummocks parece aproxitierra y esperamos algún


capItvlo XV.

ratnlii» (If'lliiitivo

A

irii riitii.

ron hAciii iiios

([ri

l'iiltii

o\ l)n|(),y

salir

iil

PU

ver otros

tlf'l

parto Hilónos

oriciitiicioii

ño glaciar y aléjase do treinta

metros del

Iom (MIiiIoh ooiitAha-

('»

ul

mitad dol o| viiyo.

hastantfí llano,

quo

inrtH

sioto ú

A modio

y

la

tioinpo qiio so

nievo

mido contra

lilanda

la

tierra

f,'ri('tas;

impo-

lia

do oiono,

mon-

piedras y restos do osq\iislos, pero

di)

A

formar nn solo Iminmock.

distancia

ol(''vaiise a!n;uiios

cierta

la

verdadera cordillera dista todavía

cinco k¡l(^metros;

el

camino

os

—Termíhnolro —12".

como ayor;

tro; la niebla

ol

l)ri.sa

nevazo nos azota

el

ros-

oscurece la atm(3sl'era, y esta

do

la

víspera

damos vuelta

h la

me-

cuando aclara un poco. témpanos compactos y duros, en los cuales se tropieza A cada paso de una manera que nos

Muy

intervalos

pronto

haría reir

si

llegamos & unos

no estuviésemos tan cansados.

hay parajes

se-

libres

inmediaciones;

nieves rodadas. «.\nn(|ue

mAs

los

pr<»ximos

hummocks

al ribazo,

los del los

de

Ward

1

estil

ellas

estén

cabo Columbia.

dos promontorios es kilrtmetros; ¡i

bastante grandes.

altnra de los cabos,

la

medio camino; cortada por tres ba-

lunt se halla

de costas

la línea

hías, dos de

I

un poco ofrecen aquí una

gran analogía con

A

y en un espacio de

la al-

gunas millas, proyéctanse A intervalos agudas Hechas y tierras bajas. Los hummocks estiln bastante lejos de la isla de Ward Hunt, cuya costa se halla sin duda protegida por alguna defensa natural. 11°, 5. Siempre «/.y. Temperatura:

viento firme;

más

la

bruma

rivalizará con el

copioso chubasco que jamás se

haya

en un día de noviembre. Mis hombres no se muestran tan activos visto en Líiudres

nas rígidas,

ocupa todo el espacio comprendido entre el promontorio y la pendiente que acabamos de seguir;

lo

de nievo

al rededor de nosven mAs que acumulaciones de

las

otros no so

como de

tenta metros de longitud,

ocho y

on

Good y Doidge sufren mucho. A las cuatro horas do marcha llegamos al cabo Fanshawe Martin. «Un muro perpendicular de hielo, de quince A veinte pies de altura por i}nos

las

(|iio

Este ejercicio es penoso para las piernas doloridas: el sargento

pop [.ara

recogido hoy una hoja de sAuce,

«ll<!

de unos ciento cincuenta

Fnorto

norte,

ol

dirijo

cual indica

la

seta en dirección al cabo, ol cual entreve-

mos ü

almorzar y se arma la tienda A veinte minutos d(í la mañami,

de

ausencia completa do luz y de sombra dificulta nuestra marcha. Después do seguir ol floe

hi^cia

La distancia entro

dol sudoosto; el tiempo os tan desagrada-

F''«nfi-

sudoeste. lla(7>mos alto

el V(>rd!idero

isla

«1^.

una milla

so

prolnn^^a por la pendiente inclinada

cabo

costa que ahora so

la

hneno y

costa.

ble

siguiendo

aislados, (-¡reñi-

dos do ^'raudos acnmiilaciones de nevazo;

pero

al

hawo Martin atravesamos la extremidad do un espolón que «o extiende en ol espa-

y cortado on

(Irme

lido liAcia el ribazo liancos

sin

no tiono

ochocontímotros do altnra,

varios sitios por anchas

tónos

caminóos

el

;

licitamos al iinti;,Mio lloo, opri-

(lia

allil do esta muralla. "Después do dar la vuelta

cio do cerca de

otapa

lOxcoli'i'o

ya hn

A cuarontii

La niebla noH impido ver

(loo.

miis

d ciialiiuiíTii

oosto, paos

nos concodii'i parn

con

un peque-

parto anterior de

la

i\

ron

iliri^'ioruri

al este

fitl

aHoméjasfl

onon ribu/0M(|un no cor-

traHciirrido asi la

«//.

do nuM-

l)U(|un, iiio confciilariii

so

(|ii(>

li»,

to

ordinario: el

causado por

niebla

mal tiempo,

las fatigas el

ocasiona,

y

el

las pier-

desfallecimien-

exceso de trabajo que la todo,

en

fin se

combina .

para agobiar nuestro espíritu.

Yo

quisiera

que mis compañeros descansasen; pero muéstranse tan impacientes como yo por continuar la marcha y nos ponemos en camino A las tres y media de la madru-

í 'i

^5


í»!

VIAJES AL POLO NORTE.

212

gada:

montaiuos

la

un poco, y ro-

despeja

cielo se

el

pendioiile que

por detrás del cabo Bicknor.

este descanso nos

que

«Dotniíif/o^ 11.

colinas que en vez de extenderse

como

un

sus com-

y

vehículo

corta; espe-

repondrá un poco.

— Despierto

cocinero

al

un poco más tarde que de costumbre: todos habrán dormido dos horas y media más. El viento se calma, per > siempre

\in color

el

presenta

cielo

de plomo y está brumodel almuerzo cuece ya en

El pemmican mientras so trata sobre varios asun-

so.

la olla, tos;

más

hablase de Inglaterra, pero

nudo de víveres y de legumbres

á

me-

frescas, te-

ma fecundo é inagotable; de vez en un

cuando,

sordo gemido llama la atención sobre

nuestras desgraciadas piernas,

y

se piensa

también en la suerte de nuestros compañeros Es preciso tomar un partido; nuestros descubrimientos no podrán compararse con

los

de los viajeros polares que nos han

precedido.

A

reapareciendo

las seis se el sol

disipa la

bruma,

después de una ausen-

«A te

por

quince minutos continuamos

los

el trineo se desliza

el

reservado

¥1

declive,

siada rapidez

algunos de

el

la

tan ligeramen-

que siento mucho haber

el trabajo fácil

de la marcha;

man

cordilleras regulares se

para

el

principio

vehículo corre con

dema-

para nuestros pobres cojos,

los cuales se hallan

en un estado

nniy lastimoso. Después de recorrer dos

ki-

al-

diseminan en todos

y están cortadas por barrancos en La punta sud-norte es sumamente inclinada; á la distancia de veinte millas presenta una eminencia que indico á mis hombres como límite defini-

sentidos

diversas direcciones.

tivo de nuestra exploración.

«El puerto que atravesamos está inscrito la carta geográfica con el nombre de Bahía de Milney. El camino sería bueno

en

no fuese por las capas de escarcha en que nos hundimos á veces hasta las rodillas. Una emberiza de las nieves revolotea á veinte metros del vehículo: es el único ser viviente que hemos visto hace mucho

si

tiempo. «I.').

—Termómetro. —

21°; sol brillante,

aprovechamos para secar todo nuestro equipo. El camino es mejor que ayer; densas brumas velan el horizonte en la dirección de los hielos. «Llegados al campamento de la bahía de Yelverton, recordamos haber dejado la pala en nuestra última estación, donde había servido para sujetar unas cuerdas; yo me disponía á retroceder, pero mi gente pide que se continúe la marcha: mañana volveré con Ayles á buscarla mientras el trineo sigue adelante, pues ya le alcanzaremos á la hora de hacer alto Mis hombres tienapo sereno; le

.

parecen haberse aliviado con de ayer. Soy

cia de varios días.

marcha:

de

for-

no pesa ya tanto, pero las piernas tlaquean antes que los brazo». Por fin llegamos A un declive que baja sobro una bahía, donde el camino promete ser fi'icil: le reservo para mañana A fin de que mis hombres no padezcan tanto al comenzar la marcha. Por ro

el floe

á ocho millas de profun-

y

el

muy

siete

una

fuerzas; están casi desfallecidos,

primera vez la etapa será

de

tura de cieniíi á trescientos metros

centenar da metros durante mi ausencia. El sargento y Doidge apuran sus iiltimas niAs;

liahía

didad; las orillas pedregosas tienen

deten-

del país; pero el trineo apenas recorre

mucho

una

piinto uiAs

go algunos instantes para sacar un bosquejo

pañeros no valen

lómetros nos hallamos por fin en

Me

oi

podemos distinguir.

lojauo que

prolongu

so

el

el

descanso

único atacado de oftalmía,

pero padezco mucho. «76".

— Good y sus compañeros han reci-

bido orden de marchar hasta el cabo descubierto el 14; la etapa durará

once horas,

como de costumbre; si la bruma se eleva, acamparán para esperarme. «Ayles y yo emprendemos la marcha para

ir

en busca de

la

pala perdida,

que


213

CAPÍTULO XV, el floe

de

profan-

:le

en una

al-

y

for-

lerse

como

•os

n en todos rrancos en id-norte es stancia

do

aencia quo defini-

lite

encontramos

al fln después de recorrer cer-

ca do veinte kilómetros en cuatro horas

y

media de camino; pero las ráíagas del nordeste y la bruma que so eleva en dirección A los hielos no nos permiten detenernos. La brisa refresca y nos envía torbellinos de nevazo que amenazan borrar las huellas amigas do los patines del trineo. Muy pronto perdemos de vista el ca1)o hacia el cual nos dirigimos: Good se habrá visto en la precisión

de acampar.

mañana después de nueve horas de ca-

stA inscrito

la

mino, volvemos

scarcha en

lación

espalda

la

al

viento para

y tomar nuestra

respirar cinco minutos

co-

ta

las rodi-

de galleta y pemmican. Después encontramos el sitio donde nuestros compa-

s

revolotea

ñeros han almorzado

es el

d1 3

único

mucho

ace

brillante,

para secar

10 es

mejor

;

pero apretamos

paso para huir del

el

bahía de

pjado la pa-

»Por lo pronto podemos seguir sin mucha dificultad la huella sinuosa del trineo; pero después nos cuesta mucho trabajo,

londe había

porque en algunos

das;

yo me

sitios

mente borrada. Cuando

está

completa-

se daba este caso,

Ayles se detenía mientras que yo avanzaba, describiendo círculos hasta que volvíamos

itras el tri-

A encontrarla. Al

íiu

nos veríamos obligados

acampando de cualquier modo,

esperado,

sin atreverse A intentar nada, ni siquiera

A comer; tanta érala inquietud que sentían

por nosotros. Al divisarnos, el cocinero había salido fuera, sin cuidarse del viento ni

de los torbellinos de nieve, dAndose por muy contento con tener que preparar nues-

Con

el tó

cer

caliente

muy

nos reponemos

y

pemmican

el

pronto. Después de ha-

un breve relato de

las

aventuras del día

nos introducimos en nuestros sacos y cada cual se duerme pacificamente en plena potienda polar. Gracias A la vela,

llegaba A creer que

muy pronto

un hoyo con nuestra

A prac-

pala, para echar-

trineo

el

hombres, que habían caminado durante

las

once horas reglamentarias, recorriendo cerca de diez >\I7.

y nueve

esta

kilómetros.

—Termómetro.

che ha soplado

y

gente pide ifiana volalcauzare-

en aquella buena gen-

largas horas nos habían

había avanzado con bastante rapidez, y hasta demasiada para algunos de nuestros

chubasco.

la

tres

pero comprendemos

horizon-

el

Durante

te.

sesión de todas las comodidades de nuestra

que han proseguido su marcha A fin de aprovechar el viento que sopla, casi tempestuoso, rodeándonos de nubes de nieve. Mi compañero comienza A manifestar señales de fatiga (lo cual no es poco decir para Ayles);

y

tro regreso produjo

tra cena.

«Llegados A nuestro punto de partida de

nombre de isria bueno

horas,

nues-

es indecible la alegría que

la

11."

Toda

la

no-

tempestad del nordeste,

mañana, A pesar de nuestro cansan-

no nos dormimos. Delante de \a puerta se ha formado un muro de tres pies de es-

cio,

pesor, A través del cual practico

tura con la pala ayudado por

La tormenta pasaba

el

una abercocinero.

todavía sobre

el

ñoe A

de quince ó veinte pies, ocultando todos los objetos A pocos metros de nosotros, aunque un magnífico sol tratase de la altura

disiparla,

permitiéndonos ver de vez en

cuando

azulado color del cielo.

is

hombres

ticar

el

descanso

nos debajo de la nieve, cuando de pronto

«D'-^nues de fumar en la tienda la mitad

e oitalinia,

divisamos una tienda A cincuenta metros

de uua pipa sacamos el trineo de la capa de escarcha en que estA sepultado; después

de distancia; poco después resuena una de)s

han reci-

abo descunce horas, a se eleva,

la

marcha

i'ciida,

que

tonación

y óyese

el

agudo

silbido

del con-

el

se iza la vela

y empréndese

la

marcha;

el

tramaestre entre los gritos discordantes de

viento cesa tan repentinamente como ha-

mis hombres y los mugidos de la tempesque A intervalos repiten re-

bía comenzado,

tad, señales

y mis bombres vuelven A

ceñirse con afán las correas del trineo. Fax

ligiosamente para llamarnos A través de la

ciertos sitios la nieve es blanda

bruma. »Nuestra ausencia había durado catorce

pero en otros tiene bastante resistencia.

y profunda,

En i'íi

ninguna parte vemos

el hielo

desnudo,

lo

I


214

VIAJES AL POLO NORTE.

me

cual

hace suponer que

los floes

de

la

bahía no están cubiertos de eminencias

apezonadas ú ocultos por un espeso estrato íi

de

nieve.

También observamos

la

completa ausencia de hummocks. ¿Tendrá

el

restos

agua tan poca profundidad que los no puedan ser impelidos? Si el hielo

de la bahía alcanza mucho espesor, tal vez sea demasiado débil la influencia de la marea para que

el floe se

rompa

todos los años.

sejo volver á la tienda, pero

me

suplican

que no los envíe y continúan su penosa marcha. En cuanto á mí, dejo atrás el vehículo y franqueo una suave pendiente que

comienza á una legua de nuestro campamento. Recorro un espacio de cuatro kilómetros más, pero no se ve ningún promontorio; la tierra se dirijo

más marcadamente

hacia el sur desde la bahía de Yelverton. El suelo está cubierto de nieves pro-

TlUNEO DE veía.

»/S.

—Teniendo en cuenta

mi gente y

>;

los

el

estado de

víveres que nos quedan,

veo que será prudente volver al buque: no tenemos raciones enteras de galleta más que para cinco días, y si nuestras etapas han de ser tan cortas como las últimas, es preciso que este artículo nos dure diez. Después de confiar la tienda y los bagages al cuidado de Mann, que no anda ñ'icilmente, aunque está mejor que ayer, marcho con el trineo á fin de escoger sitio

conveniente para construir un cairn y

observar mayor extensión de costas.

hace buen tiempo

me

quedo un poco atrás

para instalar cómodamente

guarda parar

los utensilios

el té,

Doidge y

el

Como

al

hombre que

neceparios para pre-

y muy pronto me reúno con sargento, que cojean á un cen-

tenar de metros detrás del trineo. Les acon-

y no veo

fundas. ,,

sitio

para construir

el

cairn.

Hallábame entonces á sesenta metros soel mar ó el hielo, y examiné cuidadosamente le? alrededores: no se veía ninguna tierra excepto la costa que recorríamos, y que á doce kilómetros del sitio á donde i.abía llegado dirijíase gradualmente hacia bre

el

sudoeste.

»La

línea

de

hummocks

á siete kilómetros,

se

extendía

pareciendo inclinarse

sur. El pait> mismo es poco elevahay escarpaduras, ni distingo un punto en que el viento haya barrido

hacia

el

do; no solo

las nieves del invierno.

van sobre longada,

el hielo

y

hallábamos

la especie al fin

Las colinas

en pendiente

se ele-

muy

pro-

de puente en que nos

de nuestro viaje de ida

forma parte de una meseta ondulada que


lia

'1

se enlaza

suplican

u penosa •ás el vélente que

«Vuelvo galleta

re kilóme-

)roraonto-

ladamente

Yelver-

3

con la costa, continuando con

la dirección del sudoeste. al

Leves pro-

y doy orden de hacer

ción está bastante bien representada por

una

colación, compuesta de

algunas saxífragas y matas de gramíneas. No veo huellas recientes de animales; pero sin duda han pasado por aquí liebres. Al

izase el pabellón

y aguardiente;

A juzgar por la extensión

so-

la altura

de

la

cuidado-

eía

ningu-

[corríamos, lio

á donde

^ente hacia

extendia inclinarse loco eleva-

tstingo

un

lya barrido lúas se ele-

|muy pro-

m que nos laje de ida

lilada que

«En

todo

el

mi

espacio que

vista alcanza,

parece componerse de pequeños gui-

la isla

en

extremidad noroeste hay

jarros; sólo

rocas cortadas á pico

«Al dirigir una mirada liAcia atrás para examinar la bahía, veo una serie de «folas de hielo»; hemos atravesado dos en el día

senta \ina forma perfectamente redondeada.

de ayer.

más escarpada hacia

«Mis hombres utilizan dos ó tres horas de reposo para recomponer su calzado y entregarse A otras tareas por el estilo. Las botas y las medias se han mojado hoy completamente por primera vez. Temperatura

por

Durante

el viaje

y

(i

corrida en

en

tal

un

82° IG'

de vuelta,

.

los

los depósitos

que

sobre los

el oeste,

presentando

baja de pendiente

el este tina superficie

muy

poco inclinada. Las dos islas se asemejan por tantos conceptos, que su exis-

misma

tencia es debida probablemente A la

causa.

y

las siete

treinta

temperatura

10°,

minuEl ca-

«Nuestras barbas, patillas y bigote, tienen ahora un color mucho más claro que

la distancia

re-

no hubieran podido durar preciso re-

signarse A reducir las raciones; y en verdad que el desarrollo de la terrible epi-

demia no pudo menos de activarse por

la

van acor-

es mejor; pero las etapas

tando cada vez mAs. Mis hombres están extenuados.

antes,

y su

tinte de «oro pálido»

comunica

cierto aspecto de limpieza á nuestros

sem-

blantes, curtidos por el viento ó la rever-

ahumados por

beración, ó bien

el

sebo de

bugías esteáricas.

las

«El 5 de junio damos por

el

«7.

la vuelta otra

—Temperatura—

Cuando hayamos

«El 30, añade el diario, llegamos A la de Ward Hunt, cuyas rápidas pendientes, cubiertas de profunda nieve, escalamos con gran dificultad. Llegados A la cima de una altura de ciento ochenta metros, que se corre hAcia el oeste en la dirección del Cono, vemos que está completamente barrida y que se compone de

metros más

5°.

ya

se divisará

cobran ánimo.

Magnífico

día.

recorrido cincuenta kilo •

se lo digo á mis hombres,

un

vez

cabo Colombia.

insuficiencia del alimento.

isla

y

isla Crozier,

síntomas

mis hombres au-

Fué

demás pre-

lo

mino

82° 10'

los víveres dejados

desde un almacén al otro.

todo

N. O. N. 80° 30' O.» 85° 3;r

visible.

modo por

día,

«Así como la

;

espolones bajos que los cabos proj'^ectan, es

tos de la tarde:

que liemos

la debilidad creciente de

mentaba de

la

«Acampamos A

10°.

del escorbuto se pronunciaron cada vez niAs

emberizas de las nieves.

encontrar tierra firme.

Longitud (Groenwich) Latitud do la mAs lojana tierra Longitud

metros

y

rededor de nosotros revolotean dos ó tres

eminencia en que caminábamos, esperaba

Latitud del punto extremo llegado

el

y

bebemos A la salud de la reina. «Terminado el refrigerio se hace una prueba con la sonda, y A la profundidad de metro y medio llégase al hielo, aunque

A la sombra:

)nstruir

pequeños guijarros y de tierra, como la isla Crozier, en la bahía de Ross. La vegeta-

trinco

alto; prep.'irase

campa-

3

en

ella

li

215

capItulo XV.

En

el buque, y así que con esto re-

lontananza se distingue

ave de gran tamaño, que por

nos parece una gaviota las nieves son

;

las

numerosas en

«Acampamos

á

una

punta Stubbs, y por

el vuelo emberizas de

la costa.

milla O. S. O. de la la tarde

vemos una

;S

:•-


216

.

cosa singular: espesas

luchan contra

\\n sol

y repentinas magnífico.

VIAJES AL POLO NOBTR.

nieblas

Nos

sor-

prende agradablemente el aspecto del camino, que ha mejorado mucho durante nuestra ausencia; la nieve, fina jienta, tiene de veinte

íl

veinte

y granu-

y cinco

cen-

tímetros de profundidad.

creen que el pemmican les hace daño; sin duda será la causa de siis padecimientos una extremada debilidad, pues Ayles y yo no experimentamos nada todavía. ¡Ah! si

pudiésemos cazar algo, esto

cuando menos

si

acentúa desde ayer en pañeros: sus encías

gran, pero

tal

so remediaría,

nos quedara

conserva de carne. Otr

un poco de

intoraa enojoso se

<

oii^tví

estiih

comy san'esto Ala

de mis

blandas

vez se deba

disminución siempre creciente de

la ración

de galleta. Hasta ahora, y para economiempapaba siempre en el té ó en la olla de pemmican ahora tratamos de cozar, se

;

merla seca.

No me

atrevo á suponer que

una epidemia, cuyo ha pronunciado hoy por primera

esto sea el principio de

nombre

se

vez entre nosotros. «¿Puede producir

escorbuto este

me pregunta

Doidge.

— «No, he contestado. «Esto es verdad en un sentido, pero

¡ay!

no en otro; atribuyo el mal A la galleta. Todos mis hombres deben volver á tirar. «8. El termómetro marca dos grados sobre el punto de congelación del agua; la nieve húmeda empeora el camino, y se altera con una rapidez alarmante bajo la influencia de una temperatura más benigna. «Es imposible avanzar: hacemos alto para alijerar el trineo, en el que sólo deja-

mo

trescientas libras; pero co-

cosa no mejora, es preciso retirar todo el cargamento, excepto los utensilios de la

cocina

«A

!l

es preciso dispensarle

de tirar del

y

le

etapa

envió á descansar para la segunda ilcl

vehículo,

ayudando yo un poco

á los otros. Sin embargo, al ver que con auxilio de Ayles

podemos

salir del

delante aplanando

el

paso doy

vamos

camino para facilitar el paso del trineo. Al cabo de la etapa le descargamos, y volvemos á desandar lo andado para recoger el resto de los bagajes. Después de tomar un refrigerio continúase el

marcha con todo el cargamento. Como nieve está un poco más firme se puedo andar media hora, pero después se hace la

la

forzoso detenernos

va sobre

el

y descargar todo

vehículo, incluso

lo

que

botiquín:

el

es preciso quitar uno de los patines para desembarazarle de una masa de hielo de más de ocho centímetros de espesor que

mucha de

contribuye á recoger

impelida por

nieve

la

Esta operación se

el trineo.

ha hecho ya dos veces. En media hora sólo avanzamos diez metros, y con frecuencia mis hombres han de aplicar la pala debajo de los patines para que se deslicen. Al fin

el

ejercicio de tirar del trineo?

mos un peso de

y

licencia á los enfermos: nosotros dos

«Nuestros hombres se quejan poco, poro

ó

termo,

trineo; poco después el sargento se agrava,

y algunos pequeños objetos. las diez, Stubbs me parece muy en-

arma

se zo:

la

tienda para el segundo almuer-

Stubbs dice que

encuentra bien, pero

se

no le creo: más vale que tome las cosas así. Terminado el almuerzo, el sargento y Mann no pueden ya con su alma, y sólo quedarán cinco para tirar del trineo. Sin embargo, la marcha no ha sido del todo mala esta tarde: el

termómetro marca 2°^ 1 3. La

tienda estaba dispuesta ya cuando nuestros inválidos llegaron.

Tienen

las

encías

tan doloridas que no pueden acabar de co -

mer su marina,

ración de galleta. El sargento de el

calafate

y

com-

el herrero están

pletamente desfallecidos. « / 0.

— Se emprende

siguiéndonos

los tres

la

marcha á las

enfermos;

el

diez,

pobre

Stubbs hace fuerzas de flaqueza para poner

buena cara, pero harto se conoce su estado. Ayles y yo nos hundimos algunas veces en


.

M

cap/tülo XV.

y no sé qué seno encontrásemos de vez

la nieve hasta las caderas,

de tirar del

do nosotros

ría

se

agrava,

segunda yo un poco r que con ol leí paso doy la

dos

s

vamos

etapa

la

le

an-

lo

os bagajes.

Como

ne

puede

se

hace

se

íes

todo lo que

ú

botiquín:

jatines para

de hielo de

que

espesor

de

la

nieve

Dperacion se

hora sólo

lia

1 frecuencia

pala debajo

Al

icen.

fin

ndo alrauera bien, pero as cosas así.

entoyMann sólo 50.

queda-

Sin

em-

todo mala

el

'ca 2°^ 1 3.

La

de

punta de Moss. «//. A medida que nos acercamos

depósito se habla

menudo

un poco

la

la

«Fuertes oleadas de nieve y una espesa

bruma me impiden

al

la

lo

conversación, que

sobre la nieve casi privado de conocimiento.

el

de las

buque,

recae todas las noches sobro nuestro des-

Durante

graciado viaje.

mucha más firme y cual se recorre una

El suelo comienza á ser practicable, gracias á lo

buena etapa

once horas y media de trabajo nos permiten franquear nueve kilómetros

;

y llegar

del cabo Colan,

al depósito

la tienda

me

dirijo al cairn

recoger mis cartas, mas

ha construido tan

el

á fin de

teniente GifTard

que rae

es

sola piedra,

y

sólido edificio

una

imposible desprender

por lo pronto debo contentarme con un pa-

ha dejado

pel que

de un palo.

reposo mis hombres no sienten

el

opresión en

el pecho y hablan con menor fatiga les corta la ¡Cómo llegaremos al buque

facilidad, pero la

respiración. sin ir

un

auxilio que Ayles

y yo deberíamos

á buscar! ¡Triste jornada!

corrido en todo

más que

No hemos

en

sujeto

la

extremidad

En algunos sitios se ven huellas

metros;

mas

dos mil setecientos

han consumido muchos víveres. «14. La nieve, fuerte y sólida, nonos pasa de los tobillos; se arma la tienda para tomar un refrigerio, aunque los inválidos están muy lejos aun. A una milla de Sail-Harbour encontramos un mal paso, donde el trineo amenaza hundirse á cada se

mucho no detenernos del movivehículo se necesita una suma

instante; importa

nuado y ya no come. «12. El termómetro marca 4° al aire libre, y en la tienda -f 10. Dejo los inválidos en el campamento y vamos al depósito. Todo está bien, excepto la botella de jugo de limón, cuyo cuello se ha roto, mas por fortuna no se ha perjudicado el conte-

todo, pues para volver á poner en

nido. Se carga el trineo

cueste lo que cueste^ es preciso arrastrarse

á

mi gente Todos

y

leo las noticias

se regocijan al saber

que

miento

el

vehículo liega sobre nosotros,

y

con manos y rodillas hasta llegar á mejor

sargento de

cacerías de bueyes almizcleros nos hacen

del vehículo para evitar los patines.

las

encías

están com-

:

venir

el

agua á

la boca.

En

cambio,

los

doscientos kilos de víveres que se agregan ía alas diez, )s;

el

pobre

para poner

1 ;e

su estado,

ñas veces en

cargamento dificultan mucho el trasporte, pues llevamos mil libras, ó sean doscientas por hombre. «13. En el almuerzo se consumen seis libras de conservas de carne, este cam-

al

TOMO

I.

•i

Algunas veces, nuestros tres compañeros, menos robustos que nosotros, ape-

jabar de co -

aando nues-

ii

entonces,

terreno.

se

áh

de fuerzas de que no podemos disponer. Ayles y yo, que tiramos del centro, nos hundimos con frecuencia hasta la cintura; gracias al impulso adquirido antes, el

han restablecido con la Descubierta y que nuestros amigos han pasado buen invierno la descripción de sus comunicaciones

i:!

á pesar de nuestra situación

de liebre. Good está completamente exte-

las

»

re.i

pero mi gente está fatigadísima. Mientras

arman

visitar el fiordo ó golfo

que se halla en la inmediación: bruma os mala compañera. Mis tres en-

sin salida

fermos nos siguen, pero se pierde mucho tiempo esperándolos; á las ocho, Good cae

h

nu'is

que nos darán sobre

cual reanima

continúase

lento.

la vista

íi

pues comen con

apetito.

camino. Acampa-

IVicil el

nueve y media,

A las

noticias

andar

i

mos

facilitar

ira

si

en cuando más

bio parece agradar á todos,

nas tienen tiempo de apartarse de

mos

recorrido

hoy

siete

«Adam Ayles no tarde, al salir de

dispuesto.

la

kilómetros

se

la línea

— He-

y medio.

siente bien: ayer

ya inno puede

tienda, estaba

¿Qué será de nosotros

si

trabajar?

«15.

—El termómetro

la tienda.

Mann y

marca

19°) 5

en

Stubbs, parecen estar 88

¡i

H


218

VIAJES AL POLO NORTR.

mejor. Después de pasar por Sail-Harbour

ruda

camina más fAcilmente, pero los enfermos siguen retardándos(> mucho. Con la copiosa traspiración que nos produce el trabajo no es nada agradable esperar en medio de

hoy no haya

se

bruma y el frío viento del este. «Hacemos alto A las s^'o y continúa la marcha á las ocho d fin de atravesar la península de Parry, mas la pendiente es dela espesa

masiado escarpada para las pocas fuerzas de que podemos disponer. El menos débil de nosotros ha debido subir los bagajes en repetid is veces, necesitando

por

lo

menos

es la cuesta, por

más que

sido del todo

nieve de

la

mala,

si

bien

y yo á menudo. ¿Cómo hapaso si el camino hu-

bastante resbaladiza para que Ayles

perdamos pió muy bríamos salido del biese sido malo? El trayecto

mente

fácil

es

general-

excepto por la tarde, porque

entonces la nieve se ablanda de nuevo y

el

trineo se hunde.

«Ayles comienza á dar señales de gran desfallecimiento físico, pero su voluntad es

invencible. Tiene la rodilla hinchada

y ríun golpe con un yo creo más bien que

gida, á consecuencia de

una hora para franquear cuatrocientos cin-

témpano, según

cuenta metros.

nuestra marcha acelerada es la causa del

«ÍO ó más bien 17. En marcha A las y cincuenta y cinco minutos de la

dos

tarde. Se baja de la colina por

blanda, y al fin a'caazp pequeña escotada a es^,

ui;

la

una nieve hielo

^'^h el

en

la

península de

Parry, pero desgraciadamente es preciso

En

mal.

dice:

cuanto á mí, no sé

si

podré resis-

mucho tiempo la correa. La marcha ha sido de diez y siete kilómetros. «Hacemos alto á las ocho y cuarenta minutos para tomar un refrigerio y conceder un poco de reposo á los enfermos, á tir

una se-

quienes hago tomar después la delantera,

por piquoins etapas de

algunos metros de longitud, deteniéndonos

porque ofrece muchos peligros detenerse para esperarlos. Como no puedo abandonar

á cada paso para que uno á otro de nues-

las correas

desviarnos de

ello

gunda pendiente

tros

parj

^'ranq'T^'^.!'

pueda recobrar aliento y buena tarde; se han re-

tiradores

—Muy «17. — Doy orden á

fuerzas.

los

la exploración

mí;

Giñard

si

le

ha recorrido, yo no enMientras que mis

cuentro sus huellas.

corrido de diez á once kilómetros.

enfermos de

em-

marcha para que tomen buena delantera, mientras que nosotros nos ocupamos en levantar la tienda y cargar el 6°. El catrineo. El termómetro marca mino parece ser bueno; después de pasar

prender

debo renunciar á

de un camino completamente nuevo para

la

hombres respiran un poco, apisono el camino en medio de la profunda nieve; mas estas tres horas de fatiga extrema quedan bien recompensadas, porque esta vía es

muy

preferible al largo

y

tortuoso sendero

servación, nos reunimos con nuestros in-

que pasa por Guide Hill (Colina de los Guías). La vista del monte Cono me permite reconocer perfectamente nuestra posición: vuelvo á la tienda con un fuerte

válidos,

que avanzan á duras penas. El

dolor de cabeza, ocasionado por el calor del

tiempo

nos

sol,

por la bahía de Santiago Ross, volviendo á

tomar

tierra al sur de la

favorece

Punta de

la

Ob-

singularmente;

la

tanto que no parece sino que se

bruma, que reina en todas partes, deja en descubierto el valle por donde avanzamos,

parte

pues algunos remolinos de

empleado

impiden

la

atmósfera la

bajar.

«José Good vehículo,

y Doidge siguen tirando del aunque parecen extenuados. Muy

el

me

cráneo. Los pobres inválidos llegan

cinco minutoa después que yo, habiendo

una

seis horas

tamente con ras

y media para

recorrer

distancia franqueada por nosotros len-

y

cuarto.

el

pesado vehículo en dos ho-


!:

capItulo XV.

«Si sólo hubiera dos enfermos los colocarla en el trineo, pero ¡tres!

puedan mds,

mos

al

Ayles

ó

Cuando ya no

mejor aun, cuando llegue-

depósito,

enviaré h mi compañero

buque: conoce mi plan y muésmarchar cuando sea nece-

al

trase dispuesto á sario;

y como

es

hombre sagaz, vigoroso y

de gran resistencia,

me

será

muy

útil.

El

tuve A mis órdenes y su conducta fué siempre superior á todo elootoño anterior

le

per-

jalor del

se s

me

llegan

abiendo recorrer ;ros leu-

dos ho-

Me

mos á

las dos

y

bas-

y al fin acampay media. Todos están desfa-

ciño la correa,

excepto Ayles, que se

Armar

la

tienda

sostiene

y hacer hervir

la

«De vez en cuando dirijo al horizonte una mirada inquieta: temo que el deshielo

se hacía tan

empeore muy pronto el camino, si no le hace impracticable por la parte de View Point (Punta de la Vista), que nos condu-

kilómetros de marcha por tierra firme.

penoso servicio por turno,

esta vez nos distribuímos el trabajo.

20, El tiempo aclara y ól viento ¡I Por fortuna, el trayecto es cada vez más fácil; pasamos del barranco y apenas es necesario ya tirar de las correas. El sargento está muy enfermo; me espanta la alteración de sus facciones; doy orden de <.<10

echarle sobre el trineo

ayer.

el

los otros

enfermos, mientras que Good,

y yo seguimos tirando del El pobre Good se queja amarga-

trineo.

mas

Cinco

cesa.

nevadas: seguiremos

y me

adelanto con

y su cargamento. Mitchell, Good, Doidge y Ayles me siguen tirando del trineo. En un sitio donde el trabajo es más bote

penoso hacemos apear

quien sostengo do

al

lo

al pobre inválido, á mejor posible, arrastran-

mismo tiempo

el

bote; es preciso

de nuestra marcha,

avanzar hasta que ya no se pueda más^ de-

y Mitchell apenas puede adelantar un pié. Hacemos alto para almorzar y esperar á los

teniéndonos de vez en cuando para tomar

rezagados, prosiguiendo la marcha á las

mente de

la celeridad

aliento. Trato de

reanimar á mis hombres

minutos. Mis compañeros de

hablándoles del depósito y de las noticias que vamos á recibir, pero esta perspectiva,

correa dan señales de extc3r.uacion que no

á la cual se mostraban antes sensibles, pa-

me

rece serles ahora indiferente.

once

fuerte

tante.

lo

cacerola son pruebas crueles: hasta, ahora

Mitchell, Ayles

stra po-

y

valor.

con

me

pués su penosa marcha con una energía resignación que jamás podro elogiar

firme.

el camino que apisoné Apenas principia la marcha, Doidge cae desvanecido; le hago volver en sí con una dosis de sal volátil y envióle á reunirse

de los

espacio do cinco ó seis metros

el

llecidos,

es

barranco

norte de la

deteníanse para respirar, continuando des-

me

permitieron apreciarle en su justo

el

Punta de la mis pobres hombres tira-

al

Vista volví atrás:

ban en

tos

«Domingo 18. Leo el servicio del día. La mañana es fría, de lo cual me alegro; mas un cielo sombrío anuncia próximas

vía

«Después de haber hallado

que se extiende

les

cirá á nuestros cuarteles de invierno.

sendero

la

Jamás rehuyó el trabajo; y las difícipruebas por que hemosatravesado jun-

gio.

quedan

210

bruma es tan espesa que no debo separarme mucho do mi gente.

aunque

y 20

dejan «duda sobre su estado: es preciso

hacer

el

último esfuerzo á toda costa. Arre-

glándome de modo que no me oiga Good, explico á mis hombres la urgencia de llegar al depósito; una vez aquí, si no encontramos á nadie, Ayles marchará en busca de socorro. Para que se comprenda mejor que no hay tiempo que perder rompo la marcha con ciento treinta libras de peso,

llegamos á la Punta de

A

las siete

la Vista,

donde

veo un palo clavado en la nieve por el Dr. Moss: una esquelita nos anuncia que la

en

gente de

Markham ha

y que más cir-

vuelto ya,

hallaremos detalles

el depósito

Nos alegramos de su buena como sentimos nuestro mal

cunstanciados. suerte, tanto éxito.

Había esperado reunirme con núes-


.

VIAJES AL POLO NORTE.

ttO

tros el

amigos, poro sogun supimos más tardo,

oncueutro

hubiera sido provechoso

iio

mucho; mas por

ni para unos ni para otros.

«Vacilantes, encorvados, seguimos arras-

trándonos, porque

mAs urgente;

si

se

volveremos A ver

auxilio es cada vez

el

hace esperar mucho no

el

buque.

«Toda nube tiene su borde plateado,» dice nuestro proverbio;

y efectivamente,

preparábase para nosotros una alegría que ni

aun

trataré de describir.

«La muerto do Petorsen y

Yo

il)a solo,

poco dolante, cuando de pronto hacia la altura que domina

un

New

un

tiro

me

pobre criado .Inrge Porlor

la

do mi

afectaron

oirá parto consolAbame el

no haber perdido ninguno de mis compañeros.

«Convengo con May en que me deje dos hombres mañana para la demolición del depósito, como lo exijo el capitán, quien

mAs pronto

recibirA así

En

la tienda, el

noticias

nuestras.

«barómetro social» ha su-

bido ya algunas pulgadas;

la

alegre

emo-

ción producida por la presencia de Malley

Point:

había sido tan fuerte para mis pobres ami-

era

una señal del buen Malley, quien sin duda debió creer que yo estaba loco, por-

gos que ninguno pudo contener sus lA-

que después de gritarle con todas mis fuerzas ¡(d ChnUcníjcr! desaparecí en los

El trineo con perros trasporta

hummocks para

correr hAcia el trineo

rar de la correa.

Mis

y

ti-

noticias fueron aco-

gidas con una explosión de gozo, y creyendo yo que Malley acompañaba A alguna

expedición de caza ofrecí A mi gente lieV?e

punto para ar-

para cenar, alejAndome

al

mar

la ribera

la tienda.

al teniente

Cerca de

May y

al

encontré

marinero que nos

«21

—Marcha A

las

f)

y 45 minutos. los

enfer-

mos de dos en dos: el marinero conductor y los animales cumplen perfectamente su cometido; y como una inacción sería peliles hago prometerme que todos los días practicarAn un poco de ejercicio. Exceptúo de la regla al sargento, que se queda con nosotros,

grosa para nuestros invAlidos,

echado siempre en

el

vehículo.

Veo con

había descubierto.

gusto que nuestros

«Al saber que el capitán Nares los enviaba en nuestro auxilio, y que estaba su-

apresuran A bajar A fin de aliviar de peso A

mamente

de

inquieto por nosotros desde el

regreso de los exploradores del norte, ex-

perimenté un alivio indecible. Todas

las

dificultades parecían desvanecerse; la sola

presencia de los visitantes, su aspecto de salud,

y en

fin,

la

limpieza de su traje,

los perros.

bebidas confortantes.

Alert'i,

tarles

una impresión

dolorosa habíase con-

venido en no decirles nada de

las

defun-

ciones ocurridas durante nuestra ausencia.

y media

una postración general, la cual combatimos con buen éxito dando á la gente conservas de ostras, gelatina de manzana y

última parte de nuestro viaje. Fui con A la tienda del depósito, mientras que Malley iba A reunirse con mis hombres para encargarse de la cocina, acompañAndole el marinero Thornback con medicamentos y alguna golosina para la cena. Para evi-

A las nueve

se

noche, y entonces se produce la reacción; al ardimiento de la víspera sucede

bre

May

Acampamos

invAlidos

la

mí todos los temores que me asaltaban hacía tres semanas respecto A la alejaron de

pobres

«Hemos ganado la

«22.

distancia

catorce kilómetros so-

que nos separa de

— La tumba de Porter

la

estA sobre el

ñoe que debemos atravesar; nuestros hombres parecen aun demasiado abatidos para

que se

mando

les

pueda anunciar esta muerte:

A Self adelantarse bajo el pretesto

de llevar

la tienda

grande y parte del equi-

po; pero en realidad

que marca

el

para quitar la cruz

lugar de reposo de su pobre


capItulo XV.

de mi

l:t

afectaron Dl.-'ilianie

is

(•

la vela,

dejarán las cosas como estaban.

acampar pronto. «De repente divisamos un trineo di

el

m pa-

o

<(S.'i.

•lición

del

quien

iin,

nuestras,

e^re

emo-

do Malley

sus lá-

enfer-

conductor

amenté su sería<