Page 1

Islas Baleares, vive el Mediterrรกneo


Playa de Es Trenc, Mallorca


Islas Baleares, vive el Mediterráneo

5

Imagina el Mediterráneo, un mundo a la medida humana

23

Ibiza, embrujo y mito

9

Mallorca, siempre hay algo por descubrir

29

Formentera, los colores del paraíso

17

Menorca, naturaleza en estado puro

32 Mapa geográfico e información turística


sol y playa

Platja d'en Tortuga, Menorca


naturaleza

Campos, Mallorca

Imagina el Mediterráneo. Un mundo a la medida humana. Un lugar donde la vida transcurre lentamente, y el tiempo se llena de contenidos: la luz del sol, el agua del mar, las montañas. Una cultura acogedora, donde nadie se siente extranjero. Imagina el Mediterráneo. Imagina las Islas Baleares. Las Baleares tienen en sí mismas un repertorio de sensaciones mediterráneas. Para empezar, su paisaje. Calas, montañas, bosques que llegan hasta el mar, extensiones rocosas, barrancos y torrentes, llanuras con pueblos y cultivos, rincones escondidos, amplias playas. Las Baleares ofrecen todo eso y mucho más. Porque, al mismo tiempo, constituyen una de las ofertas turísticas más

Imagina el Mediterráneo. Un mundo a la medida humana. 5


náutica

Mirador de Ses Ànimes, Mallorca

Estany des Peix, Formentera

completas y consolidadas de Europa. Con servicios, unas infraestructuras modernas y puestas al día, instalaciones deportivas para la actividad náutica o el golf, parques naturales, centros especialmente diseñados para reuniones y congresos, rutas cicloturísticas, oferta gastronómica, y un buen sistema de comunicaciones. Es un concepto de turismo tradicional y contemporáneo al mismo tiempo. Salvaguardando lo antiguo, pero completándolo con los criterios más actuales. Entre ellos, el respeto al medio ambiente y la sostenibilidad.

y diferentes. Cada una con su personalidad propia: Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera. Su situación, en el centro del Mediterráneo occidental, les proporciona un clima benigno. Ni demasiado caluroso en los meses de verano ni rigurosamente frío cuando llega el invierno.

La comunidad de las Islas Baleares comprende cuatro islas que al mismo tiempo son parecidas 6

Lo más conocido de las Baleares son sus playas. Una de las características que llaman la atención es la suavidad y coloración de la arena, que destaca con los colores azules y verdes del mar. Esa calidad se explica por el hecho de que al no existir ríos en las Islas, apenas hay aportación mineral. La arena está formada por sedimentos orgánicos como conchas o caracolas, trituradas por la acción de las aguas.

El abanico de playas resulta muy amplio: arenales extensos, calas cerradas, rocas, rincones escondidos entre acantilados. Con la gran ventaja de que pueden encontrarse tanto playas con todos los servicios y cerca de los núcleos habitados, como calas vírgenes. Lejos de todo. Donde la vivencia del baño sigue siendo absoluta. Sin embargo, las Baleares no son sólo playa. Su variedad de paisajes permite muchos itinerarios: senderismo, cicloturismo, excursiones a caballo, en barca, caminos de montaña y de playa. Desde los grandes barrancos, impresionantes escenarios de piedra, hasta montañas, llanuras plácidas y agrícolas, zonas boscosas, extensiones dunares, islotes, salinas y albuferas.


cultura

Dalt Vila, Ibiza

Pueblos y ciudades constituyen otro capítulo. Las Baleares han vivido una historia difícil de aislamiento y peligros. Durante el siglo XVI fueron la frontera entre dos mundos en guerra: el cristiano y el islámico. Así se explican las torres de defensa, las grandes murallas que protegen las ciudades, y el hecho de que tradicionalmente los núcleos habitados estuviesen en el interior.

señoriales de Palma o Ciutadella. A ese patrimonio hay que añadir numerosos museos de arte moderno, galerías, actividades musicales y teatrales. La sociedad balear se muestra abierta y cosmopolita, pero al mismo tiempo ha sabido mantener su identidad tradicional. Las ferias, mercados, la artesanía o el folklore están vivos, transmiten con gran fuerza su mensaje de siglos.

La cultura es un atractivo más. Desde las construcciones prehistóricas, impresionantes en Mallorca y Menorca, hasta el rico legado fenicio y púnico de Ibiza o el sepulcro megalítico de Ca na Costa en Formentera. Las catedrales de Mallorca, Menorca e Ibiza, con elementos góticos y barrocos. Las mansiones

Las Islas ofrecen así una invitación a los sentidos. Los productos baleares tienen su mismo sello: autenticidad y tradición. La ensaimada y la sobrasada, que son comunes a las cuatro islas, los vinos, el aceite, los quesos, la repostería... Un repertorio de sabores que completa una oferta gastronómica

entre lo más popular, los platos antiguos y tradicionales, y los gustos internacionales, la modernidad. Vivir las Baleares supone una manera de disfrutar del Mediterráneo. No sólo en su paisaje, sino sobre todo como una experiencia interior de calma, belleza y plenitud.

7


Almendros en flor


paisaje

Valldemossa

Es una isla, pero tan variada como un continente. Mallorca constituye una especie de mosaico difícil de abarcar. Ofrece desde la grandiosidad de paisajes sin modificar a la comodidad de los hoteles a pie de playa, de las ermitas de montaña o los monumentos prehistóricos a los centros de ocio, comerciales o culturales. Del silencio del campo a las zonas de locales nocturnos.

Mallorca, siempre hay algo por descubrir

Cada uno puede escoger la Mallorca que prefiere. Con la ventaja de que se trata de una isla muy abarcable, sin grandes distancias y con buenas infraestructuras viarias. La mayor de las Baleares inventó una de las primeras fórmulas del turismo, allá por los años 60. 9


Capilla de Sant Pere, catedral de Mallorca

Palma

Una forma de vivir amable y tranquila

10

Un mar plácido y accesible, playas, pueblos y ciudades de propocionada belleza, un ambiente relajado y acogedor. Sobre todo una forma de vivir amable y tranquila. El contrapunto a la prisa o la masificación de las grandes ciudades. Desde aquellos primeros tiempos hasta la actualidad, Mallorca es un destino puntero. Palma, la capital, concentra en sí misma muchos atractivos. En primer lugar, la ciudad antigua, quieta y ensimismada. Callejones que discurren entre palacios con grandes patios, iglesias y conventos. La vivencia de la parte vieja apenas ha cambiado en siglos. Claroscuros, monumentalidad, sonidos de pasos y campanas.

El mayor símbolo de patrimonio mallorquín es sin duda su catedral gótica. Cuando se penetra en ella sorprende el gran espacio interior. Es el templo de la luz. Parece un juego entre las luces verticales que salen de la tierra hacia el cielo - las velas, los retablos, las columnas - y las que llegan del cielo hacia la tierra, como los colores que proyectan los inmensos rosetones. La catedral representa un recinto para el diálogo entre el hombre y el espíritu. La Seo de Mallorca es también una lección de historia, desde la edad Media hasta nuestros días, cada época ha dejado allí lo mejor. Así ocurre con la espectacular capilla concebida por el artista mallorquín Miquel Barceló.


meetings

Catedral de Mallorca

Un toque contemporáneo y osado en contraste con la antigua solemnidad del gótico.

Una capital cosmopolita, activa, multicolor, moderna.

Esa Palma de la Seo, la Lonja, el castillo de Bellver, los patios barrocos, convive con la ciudad contemporánea. Una capital cosmopolita con todos los servicios. Activa, multicolor, moderna. La oferta cultural es muy importante: museos, colecciones de arte, conciertos, exposiciones, festivales, librerías. Y se trata de una cultura viva, participativa, muy mediterránea. El centro de Palma posee además un gran atractivo para el "shopping". Allí se puede adquirir desde artesanía a la manufactura de la piel, moda, calzado, obras de arte, muebles

y decoración, telas. Es una invitación a la mirada y el paseo, complementada con las terrazas y cafés que jalonan toda la ciudad. Entre esas compras, los productos baleares ocupan un primer lugar. La ensaimada se sigue fabricando como hace siglos, el aceite mallorquín, que tiene unas características propias de gusto y textura, los quesos, el vino, los embutidos como la sobrasada. Palma es una ciudad a la medida humana. No es extraño que gentes de todos los países la hayan escogido como lugar de residencia. Muchas empresas y profesionales realizan allí sus reuniones de empresa y congresos aprovechando las buenas comunicaciones, la planta hotelera, y la belleza del entorno. 11


Salgamos de Palma. Porque hablar de Mallorca es hablar sobre todo de playas. Sus 550 kms de costa permiten encontrar una gran variedad de paisajes. Las grandes playas turísticas, con los servicios más avanzados, se hallan en lugares como la Playa de Palma, S'Arenal, Palmanova, Magaluf, Santa Ponça o la bahía de Alcúdia. En el sur o Migjorn se encuentran las largas cintas arenosas de Sa Ràpita y Es Trenc, un paisaje dunar de aguas luminosas. Allí donde el contraste entre el blanco y el azul vivo resulta muy espectacular. La costa también es un importante incentivo para la actividad náutica. Los puertos deportivos y las regatas como la Copa del Rey nos hablan del peso de esta actividad en la isla. Los que deseen playas más familiares y tranquilas tienen un largo catálogo para escoger: desde las calas del Ponent como Sant Elm a las del Llevant o el nordeste como las que se encuentran en la zona de Artà y Capdepera. Y finalmente están las calas recónditas, a las que se llega caminando. Verdaderas joyas paisajísticas que se encuentran sobre todo en las zonas montañosas, como la sierra de Tramuntana, la península de Formentor o el parque natural de Llevant.

Cala Agulla

Cala Llombards

12


azules

Cala Sa Nau


De acuerdo con los criterios de un nuevo turismo, que integra los valores de la protección del medio ambiente, Mallorca cuenta con zonas protegidas. La más importante es sin duda el parque nacional marítimo-terrestre del archipiélago de Cabrera, situado al sur de la isla. Es un reducto que se conserva absolutamente virgen, y que puede visitarse en excursiones organizadas desde el sur de la isla. Otros lugares de interés naturalístico son: el humedal de la albufera de Mallorca, en Muro; el parque natural de Llevant en las montañas de Artà; el islote de Sa Dragonera o las calas de la zona de Mondragó. Estos parajes protegidos permiten la realización de itinerarios de gran interés. La sierra de Tramuntana cuenta también con diferentes circuitos de senderismo. Allá los paisajes cortan el aliento: valles, despeñaderos rocosos, acantilados, paisajes de alta montaña que contrastan con la línea del mar como horizonte. Existen refugios desde los que se pueden realizar diferentes rutas. Otra oferta importante son los campos de golf. Mallorca cuenta con 24 instalaciones para la práctica de este deporte tan ligado al paisaje, y que ha contribuido a dar una imagen diferente de la isla.

Golf Alcanada

14


golf

Mallorca es también un enclave puntero en turismo cultural. Ello se debe probablemente a su carácter romántico. Los paisajes de la costa norte, de Valldemossa o Deià, parecen salidos de los grabados decimonónicos. Una naturaleza grandiosa que se corresponde con los estados de ánimo más exaltados. Allí se conservan vivas las historias de Chopin, George Sand, el archiduque Luis Salvador o Robert Graves. La música, la pintura o la literatura siempre han encontrado su inspiración en esta isla. Para conocer Mallorca hay que disfrutar también de su gastronomía. Tanto en Palma como en cualquier otra localidad, funcionan restaurantes donde probar platos típicos como "ses sopes", el "llom amb col" o el "frit de matances". Conocer Mallorca ofrece por lo tanto un abanico de vivencias amplísimo. El catálogo de posibilidades es tan extenso que puedes visitar varias veces la isla y cada vez el viaje será distinto. Nunca igual. Siempre habrá una nueva Mallorca que descubrir. A pesar de ser conocida por todos, pese a tener tanta fama en el mundo, es una tierra que guarda sus secretos para quien desee buscarlos. Cada uno encontrará una oferta a su medida. Y acabará sintiendo Mallorca como una casa grande, un lugar limitado en lo geográfico, pero infinito en la forma de vivirlo.

Son Marroig, Deià

15


Cala Macarelleta


reserva

Campo menorquín

Menorca es una isla de gran personalidad. Muy distinta al resto de las Baleares. Un lugar especial donde el paisaje, la historia, las tradiciones y la forma de vivir se conjugan en un mundo único. En reconocimiento a sus valores naturales y culturales, la UNESCO le otorgó en 1993 la consideración de Reserva de Biosfera, cuyo núcleo es el Parque Natural de s’Albufera des Grau, en el noreste de la isla. La geografía menorquina se caracteriza por una configuración llana, con elevaciones de escasa altura. Un relieve dulce y ondulado. En su parte norte, la tierra aparece oscura y pizarrosa. En el sur, por el contrario, los torrentes han abierto hondos barrancos en la piedra calcárea. Esos cursos de agua, al llegar al mar, forman

Menorca, naturaleza en estado puro 17


Faro de Cavalleria

Torralba d’en Salord

calas perfectas. La representación más ajustada de lo que uno espera encontrar cuando busca una playa: arena blanca, un semicírculo protector de bosque y acantilado, un valle a las espaldas, y por delante el horizonte límpido, el cielo y el mar.

Su patrimonio arqueológico es uno de los más importantes del Mediterráneo

18

Por si ese paisaje no tuviese suficientemente embrujo, todo en la isla posee una gran unidad de escala. Los "llocs" o casas de campo, pintadas de blanco, dominan la perspectiva de bosques, pastizales, y muchas paredes de piedra. Las colinas nunca son demasiado altas. Los promontorios y ensenadas trazan una imagen acogedora, pictórica. El cielo parece inmenso y los colores vivos.

La oferta monumental en Menorca resulta de excepción. Ha sido bautizada sin exageración como un museo al aire libre. Su patrimonio arqueológico es de los más importantes del Mediterráneo. Monumentos como la Naveta des Tudons o los poblados prehistóricos amurallados de Torre d’en Galmés y Trepucó son muy conocidos. Además de su interés histórico, ofrecen una sensación única. La vivencia de su majestuosidad, de su fuerza telúrica. Como si la piedra de las construcciones vibrase con el paisaje. Menorca posee también una rica oferta de museos, desde el Museu de Menorca en Maó al Municipal de Ciutadella, pasando por el Ecomuseu del Cap de Cavalleria, al norte de la isla.


arqueología

Maó

Museo diocesano

Museo al aire libre

Aunque todos y cada uno de los pueblos de la isla tienen su encanto y mantienen su carácter y personalidad propios, Maó, la capital, merece una mención aparte. Domina un puerto natural en forma de fiordo que alcanza los cinco kilómetros. Aparece encaramada a un acantilado, blanca, de edificios bellos y proporcionados, con el puerto a sus pies. Tiene algo de nórdico en la limpieza, la racionalidad, que contrasta con la mediterraneidad del fondo marino, el blanco, las plazas y las cuestas. El recuerdo de la dominación británica del siglo XVIII constituye otro elemento singular, patente sobre todo en la arquitectura, en elementos decorativos, el tradicional gin que sigue una fórmula del siglo XVIII, y algunas palabras del habla popular.

Maó tiene un centro comercial y una industria bisutera muy cotizada. La ciudad ofrece tiendas sobre todo de ropa y calzado, una zona lúdica en Baixamar, un centro histórico con edificios como la iglesia de Santa María o el convento del Carme, librerías, restaurantes. Y una vista privilegiada sobre el puerto. No es raro entonces que constituya un punto de cita para los navegantes. La seguridad y amplitud de su puerto lo convirtieron desde la antigüedad en un privilegiado lugar de recalada. Durante la temporada estival, numerosas embarcaciones siguen disfrutando de sus condiciones.

19


Al otro extremo de la isla, Ciutadella constituye la ciudad del poniente, la capital histórica hasta el siglo XVIII. Es famosa por las fiestas de Sant Joan, unos festejos en los que nadie se siente extraño y que dan mucho carácter a la población, cuando sus calles se convierten en una apoteosis de músicas, gente, cordialidad desbordada y caballos, siendo precisamente éstos últimos los que juegan el papel protagonista, tanto en las fiestas populares de todos los pueblos como en el día a día, conformando una parte intrínseca de la vida y la cultura menorquinas. Pasear por Ciutadella supone revivir muchas sensaciones del pasado. Las calles del casco histórico son estrechas y transcurren entre los grandes palacios de la nobleza isleña. El carácter señorial está presente en las escaleras de honor, los ventanales, los blasones. Se combinan con el elemento popular de las arcadas, donde abren muchos comercios de productos típicos, ropa o calzado. El puerto de Ciutadella posee un gran tipismo. Abierto entre paredes de piedra y casas particulares, termina a los pies del ayuntamiento y la antigua muralla. Su parte posterior constituye también un centro de ocio y vida nocturna. Vista desde lejos, Ciutadella parece una ciudad de cuento. Se levanta con sus campanarios, con su urbanismo antiguo, en medio de una llanura pedregosa. Con el mar al fondo.

“Jaleo” típico de las fiestas

20


tradición

Menorca es una isla muy adecuada para toda clase de deportes náuticos (vela, surf, submarinismo, kayak…), el senderismo, las rutas cicloturísticas o las ecuestres. Sin dificultades orográficas, con rincones deslumbrantes a cada paso. Recorrer Menorca, dejarse empapar por sus colores, por el viento, la humedad, el olor a salitre, tiene algo de experiencia interior. La isla cuenta con un antiguo camino de ronda, el "Camí de Cavalls", que permite recorrer la práctica totalidad de la costa, disfrutándola de la forma más auténtica. La gastronomía constituye otro de sus puntos fuertes. La fama de su caldereta de langosta se ha extendido por todo el mundo. Lo mismo que el queso con D.O. Mahón - Menorca. La sensibilidad de sus sabores parece corresponderse con la de sus paisajes. Menorca es como una representación de la vida anímica. Por eso todos cuantos las visitan reconocen algo suyo en ella. Crean un vínculo para toda la vida.

Puerto de Ciutadella

21


Cala Saladeta


patrimonio

Balàfia

Ibiza tiene mito. Es una de las islas más famosas del Mediterráneo. Cuando la conoces, lo entiendes enseguida. En pocos lugares del mundo se pueden encontrar cosas tan opuestas en un espacio tan reducido. Ibiza tiene paisajes sagrados, con tanto poder y belleza que han sido utilizados miles de veces en libros, discos, postales, cuadros... Como el majestuoso islote de Es Vedrà surgiendo de las aguas. Unos pueblos blancos y coquetos: Sant Joan de Labritja, Santa Gertrudis de Fruitera, Sant Agustí des Vedrà, Santa Agnès de Corona... Una ciudad antigua que conserva sus murallas, sus callejones, sus miradores. No en vano Dalt Vila (el casco histórico de la capital) ha sido declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

Patio de armas, Dalt Vila

Ibiza, embrujo y mito

23


Mercadillo Hippy

Pla de Corona

El campo ibicenco tiene la coquetería de un cuadro "naïf". Una tierra roja, esponjosa, casas aisladas y de formas puras. Y al fondo esas elevaciones tan características de la isla. Montañas de formas redondeadas, femeninas. Bosques, valles, fuentes.

Ibiza, la isla de la creatividad

24

Como si fuese una derivación de esa naturaleza deslumbrante, Ibiza es también la isla de la creatividad, de los artistas. Aquí nació la moda adlib en los años setenta, y desde entonces es paradigma en tendencias y moda. Arquitectos, escritores, pintores, fotógrafos... Todos han quedado deslumbrados por su embrujo. Por supuesto que hablar de Ibiza es referirse también al ocio y la sofisticación. No hay espectáculo

igual a las noches estivales en el puerto de Ibiza, donde una población variopinta, inclasificable, protagoniza una especie de desfile ininterrumpido. La variedad de los atuendos y los tipos humanos, las músicas, los mercadillos callejeros, parecen salidos de una escenografía oriental. Muy cerca, las macrodiscotecas son el templo de esa vivencia ibicenca de la noche. En el otro extremo se halla una Ibiza popular, ancestral. Se vive en los caserones de Dalt Vila, en las casas de pescadores del barrio de la Marina. Pero sobre todo en el campo. Al ser los núcleos muy dispersos, el centro siempre ha sido el bar-tienda. Un lugar


puesta de sol

Puesta de sol en Ses Salines

inclasificable donde se reúnen payeses, artistas, residentes extranjeros. Unidos todos por el amor a esta isla, a la extraordinaria armonía que desprende su paisaje. Ese sentimiento recio, telúrico, se traduce también en su gastronomía: en platos como el "sofrit pagès" o la "burrida de ratjada" (a base de raya).

Lugares que hay que ver para creer

Esa Ibiza popular está muy presente en la artesanía y el folklore. Quien haya contemplado una danza ibicenca no la olvidará nunca. Desprende una autenticidad y una antigüedad de siglos. Lo mismo que los protocolos de relación humana, sumamente cálidos y generosos. No en vano esta tierra ha acogido siempre a todo tipo de viajeros. A su lado está la Ibiza monumental.

La isla fue un rico enclave púnico, un emporio comercial. El legado fenicio y púnico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad, con muestras como el poblado de Sa Caleta y la necrópolis de Puig des Molins. Allí se guardan unas piezas preciosistas, llenas de misterio, de influencias griegas y orientales. Depósito de una civilización de artesanos, comerciantes y navegantes que llevó por todo el Mediterráneo los productos de Ibiza. La Ibiza costera tiene lugares que hay que ver para creer. Como la zona de Ses Salines. Donde a cada puesta de sol, los espejos de los estanques se llenan de colores suaves, azules, anaranjados, amarillos, grises, blancos. Un verdadero espectáculo. 25


Platges de Comte Cicloturismo

Algunas playas ibicencas también forman parte del mito. ¿Quién no ha oído hablar de Cala Comte, Es Cavallet o Benirràs? De arena muy luminosa, con islotes en el horizonte parecen salidas de un escenario de película. Los fondos marinos son tan ricos en praderas de posidonia que han sido declarados también Patrimonio de la Humanidad. Paradójicamente, el mito y ese peso de la historia no han sido óbice para que Ibiza sea al mismo tiempo un lugar muy moderno. Vila, la capital, aparece como una ciudad con todos los servicios, bien comunicada, con numerosas actividades culturales. Posee un activo sector comercial, locales para encuentros de negocio y congresos. 26

Deportes náuticos

Ibiza cuenta con un campo de golf, un centro social y deportivo fundado en 1992 y situado a tan sólo siete kilómetros de la capital ibicenca, a mitad de camino entre las localidades de Jesús y Santa Eulària. El Golf de Ibiza es el único campo de golf de las Baleares con un recorrido de 27 hoyos. El turismo náutico cuenta con buenas instalaciones, siendo por ello destino de una regata legendaria: la Ruta de la Sal. Ibiza es un paraíso para todos aquellos amantes del submarinismo y de otros deportes náuticos, como el kayak de mar.

Se han habilitado rutas para practicar senderismo y cicloturismo. Las Vueltas a Ibiza en mountain-bike o en bicicleta de carretera son eventos deportivos ya implantados en la isla y con repercusión fuera de ella. El mito de Ibiza se basa en belleza, sol, autenticidad, historia.


calma

Platges de Comte


Pas de s’Espalmador


turquesas

Camino de Sa Pujada

¿Cuáles son las reglas del paraíso? Todos las conocemos. Ante todo, un lugar cerrado en sí mismo; preferentemente una isla. Un paisaje que llene los sentidos, que invite a la felicidad. Una distribución humana nada congestionada, acogedora. Y una geografía que parezca salida del mapa de una novela, con sus puntos mágicos, sus misterios. Eso es exactamente lo que encontramos en Formentera.

Formentera, los colores del paraíso

Muchos recorren medio mundo en busca de esos paraísos escondidos, cuando tienen Formentera tan cerca. En ningún otro sitio puedes encontrar esas aguas radiantes, de un verde o un azul tan luminosos que parecen iluminados por dentro. Lenguas de suave y cálida arena, como las de Illetes, donde tus huellas en la arena parecen las de un 29


Peix Sec

Fondo marino

Robinsón. O la arenisca de los acantilados del Racó de sa Pujada, retorcida en auténticas esculturas de la naturaleza.

Un lugar excepcional para gozar del mar

Formentera es una isla de mapa del tesoro. Tiene varios mares y varios cielos si contamos el horizonte de levante, el de poniente, y los de sus dos estanques interiores. Allí, la isla parece espejarse en sí misma. Como una tierra de leyenda. Los promontorios de la Mola y el Cap de Barbaria aparecen a lo lejos. Son mundos dentro de otro mundo. Si el viaje es un estado del espíritu, Formentera ofrece un verdadero viaje. Nada más cruzar los freos en barco, se entra en otra dimensión. Al desembarcar en el puerto de la Savina es como si algo hubiese cambiado en nuestro

30

interior. El cielo es muy grande, los atardeceres lentos, no hay prisa, tocas las materias -la arena, las piedras, el agua- y te gustaría ser artista. Degustas cada momento. Te parece haber encontrado tu sitio en el mundo. Formentera es un lugar excepcional para gozar del mar. Desde la playa de Migjorn hasta los sensacionales arenales de Illetes. Navegar, bañarse, bucear, son placeres al alcance de cualquiera. Como si estuviese unida a ese concepto tan sensorial, la gastronomía añade otro interés más. Cenar a la orilla del mar una ensalada de "peix sec", en cualquiera de los restaurantes de la isla, ver a los lejos las luces de Ibiza. Sentir que todo está cerca, que no hace falta correr. El gusto de la cocina de


paraíso

Faro de Barbaria

pescado o marisco, el vino, forman parte de esa imagen interna de la isla.

Un espacio donde el tiempo apenas transcurre

Como buen paraíso, Formentera tiene sus misterios. Monumentos como el sepulcro megalítico de Ca na Costa, el faro de la Mola, las cuevas de los acantilados, la extensión casi lunar de Barbaria, las salinas, los recuerdos de la época hippy. Todo son sugerencias históricas que te permiten soñar en un espacio donde el tiempo apenas transcurre, donde todo es circular.

Es una isla para recorrer poco a poco. En bicicleta, a través de las diferentes rutas interiores. O caminando por el camino empedrado que trepa por los acantilados de la Mola. Para comprar los productos artesanales de regusto hippy en Sant Francesc, recorrer el mercadillo artesanal de la Mola, escuchar un concierto en una noche de plenilunio. Cuando el viajero esté lejos, recordará sobre todo los colores del paraíso. El turquesa del agua, los ocres de la piedra, el azul del cielo, la luz del faro recorriendo las tinieblas. Sentirá la añoranza de Formentera como se siente la nostalgia de aquello que se ha vivido muy profundamente.

31


Mallorca

HOSPITAL

CUEVAS

CENTRO DE SALUD

CAMPO DE GOLF

OBSERVATORIO

AEROPUERTO

ÁREA NATURAL

YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO

CASTILLO

EXCURSIÓN EN BARCA

INFORMACIÓN

ACTIVIDADES NÁUTICAS

MUSEO - MONUMENTO

ACTIVIDADES HÍPICAS

ERMITA Y SANTUARIO

SENDERISMO

FARO

CICLOTURISMO

TORRE DE DEFENSA

TREN


Menorca

Ibiza

Formentera


OIT Peguera* Ratolí, 1. 07160 Calvià Tel: 971 687 083 - Fax: 971 685 468

OIT Port d'Alcúdia - Passeig Marítim Passeig Marítim, s/n. 07400 Alcúdia Tel: 971 547 257 - Fax: 971 547 257

OIT Porto Cristo* Moll, s/n. 07680 Manacor Tel: 971 815 103

OIT Santa Ponça Puig de Galatzó, s/n. 07180 Calvià Tel: 971 691 712 - Fax: 971 694 137

OIT Platja de Muro* Av. S'Albufera, 33. 07440 Muro Tel: 971 891 013 - Fax: 971 894 000

OIT s'Illot Sipions, s/n. 07680 Manacor Tel: 971 812 118

OIT Andratx* Av. de la Cúria (Ajuntament). 07150 Andratx Tel: 971 628 019 - Fax: 971 628 019

OIT Can Picafort Plaça Gabriel Roca, 6. 07458 Santa Margalida Tel: 971 850 310 - Fax: 971 851 836

OIT Cala Ferrera Av. Cala d’Or, 4. 07669 Felanitx Tel: 971 659 760 - Fax: 971 659 760

OIT MALLORCA (CdM)* Plaça de la Reina, 2. 07012 Palma Tel: 971 173 990 - Fax: 971 173 994

OIT Port d’Andratx Av. Mateo Bosch (Edifici de la Llonja). 07157 Andratx Tel: 971 671 300

OIT Artà* Costa i Llobera, 7. 07570 Artà Tel: 971 836 981 - Fax: 971 836 981

OIT Portocolom* Av. Cala Marçal, 15. 07670 Felanitx Tel: 971 826 084 - Fax: 971 825 762

OIT AEROPORT (CdM)* Aeroport, Palma. 07000 Tel: 971 789 556 - Fax: 971 789 267

OIT Sant Elm Av. Jaume I, 28. 07159 Andratx Tel: 971 239 205

OIT Capdepera* Es Pla d'en Cosset, 2. 07580 Capdepera Tel: 971 556 479 - Fax: 971 556 479

OIT Cala d'Or* Perico Pomar, 10. 07660 Santanyí Tel: 971 657 463 - Fax: 971 648 029

OIT PORT - Moll de Paraires - (CdM)* Estació Marítima nº 2. 07012 Palma Tel: 608 173 307 ext.68044

OITCamp de Mar Av. de la Platja. 07160 Andratx

OIT Cala Ratjada - Capdepera* Vía Mallorca. 36. 07590 Capdepera Tel: 971 819467 - Fax: 971 565 256

OIT Colònia de Sant Jordi* Gabriel Roca, s/n. 07638 Ses Salines Tel: 971 656 073 - Fax: 971 656 447

OIT Valldemossa* Av. de Palma, 7. 07170 Valldemossa Tel: 971 612 019 - Fax: 972 612 019

OIT Cala Bona Passeig del Moll, s/n. 07559 Son Servera Tel: 971 813 912

OIT s'Arenal Terral , 23. 07600 Llucmajor Tel: 971 669 162 - Fax: 971 662672

OIT Port de Sóller Canonge Oliver, 10. 07108 Sóller Tel: 971 633 042 - Fax: 971633 042

OIT Son Servera* Plaça Abeurador, 3. 07550 Son Servera Tel: 971 567 002 ext.1035

* Abierta todo el año

OIT Sóller* Pça. Espanya,15. 07100 Sóller Tel: 971 638 008 - Fax: 971 638 009

OIT Cala Millor* Passeig Marítim s/n. 07560 Son Servera Tel: 971 585 864 - Fax: 971 585 864

OIT Cala Sant Vicenç Plaça Cala Sant Vicenç. 07469 Pollença Tel: 971 533 264 - Fax:971 866 746

OIT Cala Millor* Badia de Llevant, 2. 07560 Sant Llorenç Tel: 971 585 409

Palma Virtual* Tel: 902 102 365 - Fax: 902 102 365

OIT Pollença* Sant Domingo, 17. 07460 Pollença Tel: 971 535 077 - Fax: 971 531 154

OIT Sa Coma Av. Les Palmeres, s/n. 07687 Sant Llorenç Tel: 971 810 892

OIT Illetes Passeig de Illetes, 4. 07181 Calvià Tel: 971 402 739- Fax: 971 402 739

OIT Port de Pollença* Passeig Saralegui, s/n. 07470 Pollença Tel: 971 865 467 - Fax: 971 866 746

OIT s'Illot Llevant, 7. 07687 Sant Llorenç Tel: 971 810 699

OIT Magaluf (Central)* Av. Pere Vaquer Ramis, 1. 07181 Calvià Tel: 971 131 126 - Fax: 971 131 188

OIT Alcúdia* Major, 17. 07400 Alcúdia Tel: 971 897 113 - Fax: 971 548401

OIT Cales de Mallorca Passeig de Manacor. 07689 Manacor Tel: 971 834 144 - Fax: 971 849 105

OIT Palmanova* Passeig de la Mar, 13. 07181 Calvià Tel: 971 682 365 - Fax: 971 682 365

OIT Port d’Alcúdia - Ciutat Blanca Ctra. Artà, 68. 07400 Alcúdia Tel:971 892 615 - Fax: 971 892 615

OIT Manacor* Plaça Ramón Llull s/n. 07500 Manacor Tel: 971 847 241

MALLORCA www.infomallorca.net

OIT Palma* Passeig del Born, 27. 07001 Palma Tel: 902 102 365 - Fax: 902 102 365 OIT Palma Rentadors* Av. Argentina, 1. 07013 Palma Tel: 902 102 365 - Fax: 902 102 365 OIT Palma* Parc de les Estacions, 07002 Palma Tel: 902 102 365 - Fax: 902 102 365 OIT Platja de Palma* Plaça Meravelles, s/n. 07610 Palma Tel: 902 102 365

34


MENORCA

IBIZA

FORMENTERA

www.menorca.es

www.ibiza.travel

www.formentera.es

OIT de Ciutadella - Ciutadella de Menorca Fundació Destí Menorca Plaça Catedral, 5. 07760 Ciutadella Tel: 971 382 693 Fax: 971 382 667 Email: infomenorcaciutadella@menorca.es www.menorca.es

Vara de Rey Passeig Vara de Rey, 1. 07800 Ibiza Tel. 971 301 900

Oficina de información turística de La Savina C/ de Calpe s/n Teléfono: 971 32 20 57 Fax: 971 32 28 25 e-mail: turismo@formentera.es

OIT Fornells - Es Mercadal Fundació Destí Menorca Casa des Contramestre, C/ des Forn s/n. 07748 Fornells Tel: 971 376 437 Email: infomenorcafornells@menorca.es www.menorca.es OIT Aeropuerto de Maó Fundació Destí Menorca Terminal d'Arribades Aeroport de Menorca Ctra. Sant Climent, s/n. 07700 Maó Tel.: 971 356 435 Fax: 971 157 322 infomenorcaeroport@menorca.es www.menorca.es OIT Maó Centre - Maó Fundació Destí Menorca Plaça Explanada s/n. 07702 Maó Tel: 971 363 790 / 902 929 015 infomenorcamao@menorca.es www.menorca.es OIT Port de Maó - Fundació Destí Menorca Moll de Llevant, 2. 07701 Maó Tel: 971 355 952 Fax: 971 352 674 infomenorcaport@menorca.es www.menorca.es

Puerto Antoni Riquer, 2. 07800 Ibiza Tel. 971 191 951 Aeropuerto Tel. 971 809 118 La Cúria Plaça Catedral, s/n. 07800 Ibiza Tel. 971 399 232 Figueretes Passeig de les Pitiüses, s/n. 07800 Ibiza

Oficina de información turística de Sant Francesc de Formentera Plaza de la Constitución s/n e-mail: turismo@formentera.es Oficina de información turística de Es Pujols Calle Espalmador, esquina Avenida Miramar e-mail: turismo@formentera.es

Parc de la Pau Isidor Macabich, s/n. 07800 Ibiza Sant Antoni Passeig de ses Fonts, s/n. 07820 Sant Antoni de Portmany Tel. 971 343 363 Santa Eulària des Riu Marià Riquer Wallis, 4. 07840 Santa Eulària des Riu Tel. 971 330 728 Santa Eulària des Riu Passeig de s’Alamera. 07840 Santa Eulària des Riu Cala Llonga Playa Cala Llonga Es Canar Playa Es Canar

Edita: ATB, Agència de Turisme de les Illes Balears, Conselleria de Turisme i Treball, Govern de les Illes Balears Coordina: Dpto. de publicidad ATB Colabora: Fundación Mallorca Turismo, Fundació Destí Menorca, Fundación para la promoción turística de Ibiza, Consell Insular de Formentera Concepto, diseño y maquetación: dcp3.es Fotografías: © Mateu Bennàssar, Jaume Capellà, Jordi Escandell, Eduardo Miralles, Javi Saguillo, Manu San Félix, Carles Raurich, Vicent Marí, Klaus Siepmann, Agustí Torres. Archivo fotográfico de ATB, Fundació Destí Menorca, Fundación para la Promoción Turística de Ibiza. Foto Portada: Ses Illetes, Formentera Textos: © Carlos Garrido Impresión: Gráficas Planisi Depósito legal: PM - 0000 - 2010 Edición: Septiembre 2010 Impreso sobre papel Creator Star Si desea colaborar con algún comentario para mejorar la próxima edición de este folleto, puede enviar un correo electrónico a: publi@ibatur.caib.es. Gracias.

35


www.illesbalears.es

ISLAS BALEARES_ Vive el Mediterráneo . 2010 [España]  
ISLAS BALEARES_ Vive el Mediterráneo . 2010 [España]  

Islas Baleares, vive el Mediterráneo Playa de Es Trenc, Mallorca 17 Menorca, naturaleza en estado puro 23 Ibiza, embrujo y mito 32 Mapa geog...

Advertisement