Issuu on Google+

Mis Cuentitos

Juan Felipe Amariles L贸pez


Introducción A continuación les presentare unas de mis creaciones literarias creadas a fin de presentárselas a ustedes, mostrarles hasta donde puede llegar la imaginación de una persona, como piensa y como partiendo de conceptos muy básicos se pueden mostrar las cosas de diferentes maneras hasta llegar al punto de reflexionar sobre algo que es lo que quiero que ustedes aprovechen al interactuar en este espacio. Lee y aprende.

Juan Fe. Amariles López


Siempre encontraras alguien con quien contar.

En medio de la oscura y fría noche, debajo de un árbol evitando la lluvia un pequeño Conejo intentaba cavar un agujero para cubrirse del frió y para dormir hasta que llegara la mañana. Ceso la lluvia, el cielo estaba despejado y el sol empezaba a asomarse detrás de las montañas, resplandeciente y plasmando sus rayos de luz sobre los enormes campos hortalizas. El pequeño Conejo apenas abría sus ojos esa mañana, se levanto dio unos cuantos pasos y fijo su mirada en el cielo; en este las Águilas y los Halcones volaban en espera de una presa fácil, el pequeño Conejo se sintió asechado, como si una de estas aves le hubiera visto, y en cuanto se sintió amenazado se hecho a correr a toda velocidad, - Ayuda…!!! Ayuda…!!!-, gritaba el pequeño e indefenso Conejo mientras corría asustado; era solo


cuestión de segundos para que el pobre Conejo estuviera aferrado a las enormes y filosas garras del Halcón que le perseguía, cuando de la nada un enorme Lobo salto sobre el Halcón que en dicha persecución volaba muy bajo al suelo; en un momento de desesperación por librarse de las garras de el Lobo, el Halcón logro huir de este. - Te lo voy a agradecer toda la vida-, le dijo el pequeño Conejo al Lobo mientras se le acercaba con un poco de temor, - Es mi deber como protector de esta zona, y tu ¿Quién eres?, nunca te había visto por aquí-, respondió el Lobo. – Recorría un largo camino con mi familia, ayer cuando empezó a oscurecer los perdí de vista y me extravié, intente encontrarlos pero empezó a llover y me oculte debajo de un árbol hasta hace un rato que ese Halcón intento cazarme, y así es como vine a dar a este lugar-, dijo el Conejo. – Sígueme, te llevare a un lugar seguro, donde podrás descansar y comer algo-, le dijo el Lobo al Conejo. Emprendieron juntos un camino no tan largo hasta llegar a las entrañas de un pequeño bosque habitado por muchas criaturas que se notaban un poco curiosas al ver al lobo llegar con un desconocido, - El nos acompañara aquí hasta poder hallar a su familia-, dijo el Lobo mientras todos volteaban a ponerle atención; algunos animales se acercaron al


conejo y le mostraron donde permanecer durante su estadía, mientras tanto el Lobo se alejaba a rondar y vigilar el lugar. – Oye, hace unas horas mientras volaba vi un grupo de tres Conejos al Nortes de este lugar, al parecer buscaban a alguien porque parecían estar muy preocupados-, dijo un Búho mientras se acercaba al Conejo, este al escuchar lo que el Búho le había dicho le pidió desesperadamente que le ayudara, - Volver al lado de mi familia es lo que mas anhelo en este momento, ayúdame por favor-, le suplicaba el Conejo al Búho, - Espera hasta mañana a primera hora, le pediré ayuda a nuestro líder, el Lobo y te acompañaremos a buscar a tu familia-, le dijo el Búho al Conejo. Pasaba la tarde en aquel sitio en donde se hallaba el tan triste y perdido Conejo. Todos vivían muy felices y alegres, la comida abundaba y un techo nunca iba faltar, necesidades por las cuales el conejo no habría de preocuparse; los pajaritos cantaban, las jóvenes criaturas se divertían y el Conejito para no sentirse triste y solo jugaba con estos hasta el cansancio. El sol ya se ponía detrás de las montañas y la oscuridad aparecía, todos regresaban a sus refugios, el conejito se dirigió al lugar que le


habían asignado para refugiarse, comió un poco y se fue a dormir ya que no veía la hora de que amaneciera para ir a buscar a su familia. Llego la mañana y el Conejo con ansias y desespero por partir a busca r a su familia, salio corriendo de su refugio a buscar al Búho y al Lobo. Al hallar juntos al Búho y al Lobo el Conejo de inmediato les dijo, - ¿Si me ayudaran a buscar a mi familia?-, -Claro que si, partiremos de inmediato-, dijo el Lobo. Después de un momento el Lobo, el Búho y el Conejo emprendieron un largo viaje en espera de hallar la familia del pequeño Conejo extraviado. Pasaban las horas recorriendo un largo camino, el calor era soportable pero agotador, el Lobo y el Conejo buscaban por tierra y el Búho en lo alto del cielo veía todo lo que pasaba abajo y guiaba a sus seguidores. – Veo animales cerca de aquí-, aviso el Búho desde el cielo al Lobo, el Conejo al escuchar esto, guardando sus esperanzas acelero el paso esperando hallar a su familia. Llegaron a un lugar poblado por muchas criaturas que los observaban con indiferencia, Bienvenidos a nuestro poblado, ¿que los


trae por aquí?-, dijo un Venado mientras se les acercaba, - Buscamos un grupo de tres conejos que andan por estos lugares, por casualidad ¿los habrá visto por aquí?-, dijo y pregunto a la vez el Búho. – Yo…!!! Yo los vi hace dos días por aquí, estaban buscando a alguien, creo que están allí cerca en una madriguera debajo de una roca-, dijo un Castor que se dirigió corriendo hacia estos. ¿En donde?-, pregunto el Conejo desesperado. El Castor al ver tal parecido del Conejo a los tres que había visto le dijo que lo siguiera. El pequeño Conejo empezó a llorar de la alegría al ver, que de debajo de una enorme roca salía su padre, su madre y su hermano, Mamá…!!! Papá…!!-, exclamo el Conejito mientras corría. – Creí que nunca te volveríamos a ver-, dijo la madre del conejo llorando de alegría mientras le daba un enorme abrazo a su hijo, - Cuando me extravié, encontré quien me ayudara a encontrarlos, y gracias a ellos es que estoy aquí-, el pequeño Conejo le presento a su familia al Lobo y al Búho quienes habían sido su compañía y ayuda para encontrarlos, - Que bueno que estén juntos de nuevo-, dijo el Lobo, - Por fin estas en casa-, dijo el Búho, los padres del pequeño Conejo le agradecieron al Lobo y al Búho el haberles llevado a su hijo, el pequeño Conejito se los agradeció a corazón


y alma por haberlo ayudado. El Lobo y el Búho se marcharon, y el pequeño Conejo se sentía muy feliz, sabia que de ahora en adelante todo iría mejor y nunca mas se volvería a separar de su familia.

‘En la vida siempre te vas a encontrar con seres que te van a ayudar a superar obstáculos en la vida, seres que siempre vas a recordar y que de alguna forma van a dejar una marca en tu Corazón.’

¿Será que alguien me quiere? Cierto día por la mañana, Juanito un joven niño se dirigía a su escuela, camino a la escuela Juanito iba muy distraído, cuando sintió que alguien lo asechaba por detrás, en un instante se detuvo y voltio a mirar para atrás; con unos bonitos ojos, hermoso pelo, moviendo la cola y un gesto de alegría a Juanito lo perseguía un perro, al parecer abandonado y sin dueño. Juanito al ver tan simpático animal, se agacho,


empezó a acariciarle la cabeza y a sobarle suavemente su lomo. Al parecer los dos juntos estaban muy contentos, y el perro continuo persiguiendo a Juanito hasta la escuela. Después de una larga caminata Juanito llego a la escuela con el perro atrás suyo, cuando Juanito ingreso a su salón sus compañeros vieron que venia con el animalito, todos se dirigieron hacia este para mimarlo y acariciarlo, todos estaban muy contentos de que el perro los acompañara; - Juanito ¿este perro es tuyo?- pregunto una de sus compañeras, -no, cuando venia camino a la escuela me di cuenta de que me estaba siguiendo, me pareció muy simpático y deje que me acompañara.- Dijo Juanito. Paso la mañana y acercándose la tarde concluían las clases en la escuela y Juanito y sus compañeros querían conservar el perro, Cuidémoslo entre todos- Comento Juanito, Si todos colaboramos con lo que necesite el perro, muy bien lo podremos conservar- Dijo Juanito. Ese día, Juanito llevo el perro a su casa y lo escondió hasta el día siguiente para que sus padres no se fueran a molestar y volvería a la escuela a dialogar con sus compañeros sobre como ayudar a aquel animal. A la mañana siguiente, Juanito volvió a la escuela con el perro, cuando ingreso al aula se


dio cuenta de que todos sus compañeros habían llevado recursos, alimentos entre otros utensilios para el perro; a Juanito le pareció muy agradable que todos quisieran colaborar por una buena causa. Todos recibieron muy contentos al perro, pero Juanito tenia aun una gran duda así que le pregunto a sus compañeros, -¿Y como se va llamar?, aun no le ponemos nombre-, -Bruno me parece bien-, Dijo uno de sus compañeros. El resto de sus compañeros parecían estar muy de acuerdo con ese nombre, así que lo llamaron Bruno. El perro se sentía muy contento de que aquellos niños tan amantes a los animales lo quisieran, no hacia nada mas que mover la cola de felicidad y se sentía muy agradecido. ‘Nunca te sientas solo, en la vida siempre habrá alguien para ti, solo te falta buscarlo’


Los Tres Gamincitos . En lo mas peligroso del centro de una ciudad se encontraban tres gamines muy unidos, los tres gamines estaban discutiendo sobre en que barrio vivir y que necesitaban trabajar, uno de los gamines le dice a los otros, –Huy… parceros yo me tengo que ir de por aquí porque la tomba ya mantiene mucho por estos lados,¿ y donde me cojan y me pillen la merca?, huy… no, la cosa se esta calentando- dijo el gamin no tan vicioso llamado Sebastián, entonces uno de los otros gamines que era un marihuanero pero el berraco, Mario, se llamaba dice, -Ja sabe que mañiño yo también me tengo que perder de por aquí porque ando sin plata para pagar la traba y me salen es quebrando- dijo el gamin marihuanero, cuando el tercer gamin, Juan, menos vicioso y mas inteligente que los otros dos, se encontraba pensando ‘No…!!! Estos dos si están es embalados, ¿será que les consigo trabajo? Para que se quiten esos bultos de encima, si mas bien ayudemos a los parceros’, en ese instante se oye la voz de la sabiduría del gamin inteligente que dice – Saben que parceros, abrámonos por allí para hacer unas vueltas y que empiecen a


camellar para que se quiten esos problemas y las culebras de encima- dijo el inteligente.

Los tres gamines emprenden un largo viaje en transporte publico hasta que llegan a un sitio lo mas de elegante y lujoso, era un barrio de gente rica. Los tres gamines se dirigieron hacia una gran mansión que se encontraba en lo mas central del barrio, una mansión rodeada de muchos autos muy bonitos y demás lujos, el gamin inteligente acompañado con sus dos compañeros a la espalda toca la puerta y les abre un hombre de pelo canoso y mas o menos unos cincuenta años, -Quiuvo patrón, bien o no- saluda el gamin inteligente, que al parecer lo conoce muy bien, -Buenas tardes hijo, ¿Cómo le va?-, saluda aquel hombre,-Bien, bien mi patrón. Es que venia por aquí a molestarlo-, dice el gamin inteligente. El hombre canoso los invita a entrar a la casa para dialogar mas cómoda y tranquilamente. – Mi patrón, es que necesitaba conseguirle trabajo aquí a los parceros, y quería saber si usted me podría colaborar en eso- dice el gamin inteligente,-A ver hijo, yo en si puedo darles trabajo, pero por el momento solo tengo trabajo para uno, discútanlo a ver quien lo necesita mas y me avisan, iré a tomarme una ducha- dice el hombre canoso


mientras se retira. –Yo quiero camellar de una-, -No… mijo…!!! Yo necesito mas que usted ese trabajo- empieza a discutir el gamin menos vicioso con el marihuanero, -¡Ya… Cállense!- grita fuerte el inteligente,esperemos que venga el patrón, le preguntamos a ver de que se trata ese trabajo y ahí si decidimos quien de los dos es mas apto para asumirlo-. Después de media hora vuelve el patrón, -Y bien… ¿Ya decidieron quien va a recibir el trabajo?-, dice el patrón, -antes que nada mi patrón queremos saber ¿de que se trata aquel trabajo?-, pregunta el inteligente ‘En ese preciso momento le entra una llamada al patrón, Contesta, habla un corto tiempo y cuelga’, -me acaban de informar de otro trabajo en el cual siempre necesito siempre que lo ocupe alguien. ¡Ah! Por cierto, el primer trabajo que les comente se trata de matar una gente que me ha estado pisando mucho los talones, del que me acaban de informar se trata de transportar mercancía (Droga) de una comuna a otra, ahí decidan pues -, dijo el patrón, se juntaron los tres gamines unos diez minutos a discutirlo, dice Juan, el inteligente, -Vean pues, yo pienso que Mario si quiere trabajo agarre el de las vueltas porque usted vive trabado y sin mente para hacer las cosas, y usted Sebas,


vive llevando mercancía de un lado a otro y pues debería agarrar el de transportar la merca de barrio a barrio-, comento Juan; Mario y Sebastián se echaron a un lado se pusieron de acuerdo y aceptaron lo que propuso Juan, -Bueno pues, tomen cada uno un palito (Un Millón de Pesos) para que comiencen su vida en donde los voy a mandar a cada uno-, el patrón mando a Mario, el marihuanero para una hacienda en donde de ahora en adelante iba vivir y a empezar a trabajar con demás hombres de los suyos, a Sebastián lo mando para una comuna de clase social baja a trabajar en el traslado de las Drogas, y Juan, el gamin menos vicioso de los tres volvió a el lugar en que siempre permanecía con sus otros dos compañeros, esta vez solo y poco a poco se fue convirtiendo en un jefe de una banda delincuencial haciéndose cada vez mas una escoria para la sociedad.

Transcurren Seis meses Juan, Sebastián y Mario, ninguno de los tres volvió a saber de sus demás antes parceros. –Estoy listo patrón, vayamos a hacer esa vuelta, y terminemos con quien le robo su mercancía -, dice Mario ya convertido en un sicario decidido, a su


patrón y emprende su camino para hallar un objetivo desconocido; -¿Listos Muchachos?- pregunta Juan siendo ya el jefe de una banda de delincuentes y procede a tomar un recorrido con el fin de cobrarle una deuda a alguien que no conoce, pero que le causa problemas. Juan y Mario buscan el mismo fin, ya que tienen un enemigo en común, van al mismo lugar y a matar alguien en particular.

Es un gran reencuentro para Mario y para Juan el hallarsen en un mismo lugar,-Parcero…!!! Tiempo sin verlo-, dice Juan a Mario, Hermano… que coincidencia,¿Usted que hace por acá?-, dice y pregunta Mario a Juan, entre los dos estuvieron hablando un rato, cuando se oye un disparo y la voz de un miembro de la banda de Juan que dice, -¡Se fue por acá! ¡Rápido! Es el que buscamos ¡Corran!-, y en ese instante se echan a correr Juan y Mario con su gente atrás, siguen aquel sujeto hasta que lo acorralan en un callejón sin salida, seguramente era un transportador de mercancía (Droga) y gestor de información entre mafias, bandas y demás grupos delincuenciales, ya lo tenían encañonado cuando este salio de la oscuridad y revelo su identidad, -¡Sebastián!, ¿pero como?-,


exclaman Mario y Juan, -Si, soy yo el que les a producido los conflictos entre las mafias y los problemas con la perdida de mercancía, ¿Y que?, ya hasta aquí llegue, mátenme, ya no tengo nada que hacer en esta vida que tengo-, dijo Sebastián siendo siempre el desconocido que dañaba los negocios de los mafiosos y narcotraficantes, -No te vamos a matar-, dicen Mario y Juan, -¡Pues yo si¡-, exclamo fuerte el patrón de Mario mientras desenfundaba su arma, -¡No¡-, exclamaron Juan y Mario interponiéndose ambos entre Sebastián y los disparos del Patrón de Mario y los secuaces de Juan, propinándoles estos la muerte a los tres parceros que después de un gran encuentro tuvieron una horrible muerte.

‘La Vida es como el Mar, puedes ver su inicio pero no su final’


Los Sueños de Bryan. Bryan, un joven de tan solo Quince años, desde su infancia siempre le habían gustado los autos y verlos correr, Bryan siempre había soñado con ser un gran corredor y conducir un automóvil, pero sabia que no lo podría hacer hasta que cumpliera los Dieciséis años. Sus padres siempre lo habían apoyado con sus sueños y deseos, así que cuando se aproximaba el momento de Bryan cumplir los Dieciséis su padre le empezó a enseñar a manejar el automóvil y Bryan cada vez mas entusiasmado por conducir mas rápido aprendió. Llego la fecha, Bryan cumplió sus Dieciséis años y su padre orgulloso le obsequio su primera licencia de conducción y para mas en frente de su casa le esperaba una sorpresa. – Por dios es un auto…!!!, ¿para mi?-, exclamo y pregunto Bryan a la vez, - Si hijo. Todo tuyo, le dijo su padre, - Muchísimas gracias papá-, le dijo Bryan a su padre mientras le daba un fuerte y fraternal abrazo. Después de este


hecho, Bryan le pregunto a sus padres si querían ir de paseo con el, sus padres aceptaron la invitación, fueron a almorzar a un restaurante y a realizar otro tipo de actividades en familia, Bryan se sentía muy feliz de lo que pasaba y no hacia nada mas de repetirle a sus padres cuanto los quería y agradecerles por siempre haberlo apoyado con sus sueños. Los años pasaron, las ilusiones cada vez crecían y crecían aun mas, y Bryan ya adulto, cumplió el mayor sueño de toda su vida, Bryan ya era un corredor de autos, de los mejores, había ganado muchos premios, muchas carreras, una fama y muchos admiradores. Sus padres se sentían aun mas orgulloso de el, haberlo visto crecer con sus ilusiones y siempre en pie dispuesto a alcanzar sus metas, y Bryan agradecido de tener unos padres tan buenos como son los suyos siempre guiándolo por el buen camino y apoyándolo siempre. Un día, Bryan se preparaba para una gran carrera la cual anhelaba mucho ganar, estaba con la frente en alto y siempre dispuesto a ganar. – Mucha suerte hijo, se que puedes hacer esto-, le dijo su padre, mientras el junto con su esposa abrazaban a su querido hijo. – Ten cuidado y mucha precaución hijo, no


quiero que te pase nada malo-, le aconsejo su madre mientras lo soltaba de sus brazos. Una Carrera de Cincuenta y Ocho vueltas, un duelo que no será nada fácil para alcanzar la victoria. Bryan ya se encontraba listo para arrancar en la pista, rodeado de Veinticuatro competidores mas, - Esto no será nada sencillo-, pensaba Bryan. –Y… fuera…!!! Inicia la carrera-, dijo el narrador de la carrera mientras los autos arrancaban. Pasaron mas de Dos horas y faltaban tan solo Tres vueltas, Bryan iba de segundo lugar ya casi pasándose el primero, - Yo puedo, lo lograre…-, pensaba Bryan y apretó fuertemente el acelerador; de un momento a otro la emoción se fue, sintiendo un vació en su interior, -Ohhh… no…!!!-, grito Bryan, había perdido el control del auto, choco contra otro auto, se volcó y dio varias vueltas impactando fuertemente contra el piso, sus padres gritaban y solo pedían que lo ayudaran; cuando los paramédicos llegaron a prestarle los primeros auxilios ya era demasiado tarde, Bryan no tenia señales de vida, había fallecido, ya no había nada que hacer. Sus padres lloraban y gritaban de la nostalgia, su único hijo ya no estaba con ellos, pero así es el destino, nunca sabes lo que va pasar.


Bryan fue reconocido como uno de los mejores corredores, su memoria siempre estaría guardada entre sus admiradores, una persona excepcional y siempre dispuesta a alcanzar lo que quería.

‘A veces nos aferramos a nuestros mas profundos sueños, olvidándonos de todo lo demás, y sin embargo nunca sabemos lo que halla por pasar.’


Cuentito de Granja Amanecía y el sol resplandeciente se asomaba atrás de las montañas, iluminando los enormes campos de cultivos y ganado, los gallos empezaban a cacarear, y los animales de la granja empezaron a levantarse de su profundo sueño, - Muuu… Buenos días….!!! -, saludo la vaca a sus demás compañeros; todos


cordialmente se dieron el saludo de buenos días. Los cerdos estaban felices revolcándose en el lodo, los caballos corrían alegremente por los enormes pastizales, los perros ladraban a las gallinas y las ovejas balaban, todos en aquella granja estaban muy contentos esa mañana, cuando después de unas horas antes de que llegara la tarde su amo llego en una camioneta, al parecer con un nuevo integrante a la granja, - Buhhhrrr…!!!-, se escucho un fuerte mugido en la parte de atrás de la camioneta. – ¿Que será?, ¿Quién habrá aya atrás?, ¿Será fuerte?, ¿Será peligroso?-, todos se formulaban muchas preguntas, dudas e incógnitas, querían saber quien de ahora en adelante los iba empezar a acompañar. El granjero entro su camioneta a un establo abandonado y allí encerró a aquel animal del cual todos querían saber, todos tenían mucha curiosidad pero no se darían cuenta hasta el día siguiente. Pasaron mas de Dos horas hasta que el granjero descargo su camioneta, la saco, cerro fuertemente el establo y se fue a su casa. Durante toda la tarde todos los animales de la granja estuvieron husmeando alrededor de aquel establo intentando averiguar que clase de animal era el que había allí encerrado. – Yo creo que debe ser un enorme y peligroso


dragón rojo…!!! -, dijo uno de los perros, - No digas estupideces tonto perro, de apuesto a que es un enorme y feo monstruo de el pantano-, dijo una oveja, - Hablando de los que dicen estupideces y sales con una peor, podría ser un elefante salvaje-, dijo el caballo. – Ya dejen de discutir y decir estupideces, hasta podría ser alguien igual a uno de nosotros-, comento la sabia vaca, - ¿Y que tal que sea un pollo gigante?-, dijo una gallina, Yaaa…!!! No digan sandeces, sea lo que sea debemos esperar hasta mañana para averiguarlo-, exclamo un viejo cerdito. Paso la tarde y seguida de esta la noche, el cielo estaba despejado y miles de estrellas adornaban su panorama, los animales de la granja como siempre, se reunían a observar el firmamento por las noches, - ¿Que ves?-, pregunto el caballo a la vaca, - Sabes, a veces me siento sola en esta granja al no estar con criaturas al menos algo similares a mi, o de mi especie, quisiera una pareja, y… en este momento, en el cielo veo un macho para mi, jaja…-, comento y respondió la vaca a la vez mientras reía, - Siempre va haber alguien para cada uno de nosotros, solo debemos buscar ese alguien-, dijo el caballo, y se guardo un silencio total hasta que todos decidieron ir a dormir.


Llego la tan esperada mañana, todos los animales de la granja estaban reunidos en un mismo lugar en espera de que el granjero saliera de su casa y fuera a abrir el establo y descubrir que clase de animal tenia allí encerrado. – Ahí viene el granjero-, dijo una oveja. El granjero se aproximo al establo, saco un manojo de llaves de su bolsillo y empezó a abrir algunos candados que aseguraban la puerta del establo con cadenas. Se oían fuertes gemidos de rabia, algo que se golpeaba contra las paredes del establo, hasta que el granjero abrió la puerta del establo y de allí salio corriendo un enorme toro, todos los animales de la granja estaban muy asustados, pero el miedo duro hasta que notaron que el toro con estar suelto y no encerrado se torno mas sereno y menos agresivo. El toro vio el grupo de animales reunidos y los saludo, – Hola, ¿como están?-, dijo el toro a medida que se aproximaba al grupo de animales, - Muy bien, y tu ¿porque estabas tan furioso aya?-, dijo y pregunto a la vez la vaca, la cual había quedado cautivada al ver tal criatura parecida a ella, - Odio estar encerrado, estaba desesperado por salir-. Todos al ver la actitud del toro, notaron que no era ni la clase de criatura que ellos imaginaban y que su actitud y temperamento no eran tan fuertes. Todos


saludaron al toro y le dieron la bienvenida a su nuevo hogar. Ese día, la vaca permaneció toda la tarde con aquel toro, le mostró la granja, dieron juntos un paseo, hablaron mucho y se hicieron muy buenos amigos, ella sentía que el era su alma gemela. Se acercaba la noche y la vaca fue a hablar un rato con el caballo. - Me gusta la forma de ser de ese toro-, le comento la vaca al caballo, Creo que se te esta cumpliendo lo que me comentabas anoche-, le dijo el caballo a la vaca con una sonrisa en el rostro, - Es agradable caminar y charlar con el, me parece muy simpático-, reitero la vaca sobre la personalidad del toro. Llego la noche, y como siempre todos se reunían a observar el firmamento, esta vez con la compañía de un nuevo integrante,- ¿Te acompaño?-, pregunto el toro a la vaca que se encontraba recostada en el piso, - Claro, no hay problema-, respondió la vaca. Iniciaron una larga conversa, contándose sus historias y cosas que les habían pasado. – Sabes, del otro sitio del que me traen me sentía muy solo, porque no tenia a nadie como yo que me hiciera compañía, ahora todo es


diferente, has sido una gran compañía para mi-, le dijo el toro a la vaca, - Yo me sentía igual en este lugar, hasta que llegaste tu, y ya se que de ahora en adelante todo ira mejor-, dijo la vaca. Ambos se quedaron fijos mirándose los ojos y se dijeron entre si que nunca mas se querían separar, se creo un romance entre ambos y se llegaron a querer mucho. Desde aquel momento y en adelante la vida de la vaca en su granja cambio para siempre, no se sentiría mas tiempo sola, tampoco diferente porque ya tenia alguien semejante a su parecer, eran muy felices y sabían que de ahora en adelante, juntos, todo iría mejor.

‘En el transcurso de nuestras vidas todo cambia, nunca te sientas solo porque aunque así te sientas a tu alrededor siempre abra personas que se preocupan por ti aunque tu no lo notes, sueña y alcanza lo que mas anhelas’


Cuentos