Page 90

454

VICENTE EAMPÉREZ. Y ROMEA

engruesa y vuelve a tender al cuarto de círculo; se suprime el alto, considerándolo inútil por lo cual no puede y a servir para conducir las aguas; los contrafuertes terminan en gruesos prismas o en línea seguida. Así son los de las naves de las catedrales de Palencia, Vitoria, Avila, Pamplona y los de todas las iglesias de los siglos x i v y x v que los tienen (San Juan de los Reyes, de Toledo; Antigua, de Valladolid, etcétera, etc., etc.). Algunos casos particulares merecen citarse.

F I G . 308

Ábside de la catedral de Iveón

(Fot. del autor)

Ea catedral de Valencia, cuya nave es obra del final del siglo x m , tiene unos toscos arbotantes, que no merecerían citarse a no ser por la singularidad de ser de arco de medio punto completo, con lo cual aparece olvidado el principio generador del arbotante. Me cabe la duda de si estos arbotantes no están, como toda la catedral, modificados en el siglo x v m . Ea arquitectura catalana aplicó mal, generalmente, el arbotante. Eo prueban los pequeñísimos de la catedral de Barcelona (figs. 304 y 309), inútiles para el equilibrio de la nave, porque ésta se baila sostenida por las laterales; los de la giróla de la de

•FUNDACION JUANELO TURRIANO

Profile for FUNDACIÓN JUANELO TURRIANO

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea