Page 264

•62 4

VICENTE EAMPÉREZ Y ROMEA

fuertes, resultando que este elemento de equilibrio queda al interior en toda su altura o en parte de ella. Ejemplo de lo primero tenemos en la catedral de Barcelona, cuya estructura de tramo es la siguiente: Tres naves de muy diferente ancho, pero de casi igual altura, producido esto porque, así como en la estructura anterior las bóvedas de las naves laterales arrancan de capiteles, colocados mucho más bajos que los de arranque de las altas (ejemplo, en la mayoría :d.e"las iglesias del siglo xiii y xiv), aquí las bóvedas altas y bajas arrancan de' capitéles situados en la misma hilada, produciendo una gran elevación en las naves laterales.. 2.° Contrafuertes muy salientes, de igual sección en toda su altura, aprovechados para colocar capillas en la parte baja y anchísimas tribunas en là zona alta. Dèbe recordarse que en este ejemplar hay, además de los contrafuertes, unos epqueñísimos arbotantes colocados:sobre las naves bajas; pero su oficio es tan secundario, que no altera la estructura principal, fundada en los contrafuertes. En esta estructura existe tin principio análogo a la del grupo tercero, que voy a estudiar (equilibrio por naves de igual altura), aunque no sea completamente igual. Tiene la ventaja de dejar resguardado de la intemperie el elemento de equilibrio; pero, en cambio, lleva las ventanas, no ya al muro de las naves bajas, sino más allá, al qué cierra las capillas.y las tribunas, resultando iglesias muy obscuras. En la catedral de Barcelona este defecto se atenuó, con poco resultado, con unos rosetones colocados en lo alto de la nave mayor. Ea estructura análoga a là anterior, pero con contrafuertes semiinteriores, o sea que en la zona de las capillas no tiene tribuna encima, la ofrecen también varias iglesias catalanas, entre las cuales la más notable es la de Santa María del Mar, en Barcelona. Esta estructura tiene las ventajas y desventajas contrarias a la anterior: deja al descubierto parte de los contrafuertes, que,:como son considerables, están grandemente expuestos; pero permite abrir grandes ventanales en las naves bajas, sobre las capillas. Ea iglesia citada tiene también la particularidad de que los pilares son •octógonos, como en otros monumentos de la región; B) Nave cuyo equilibrio está obtenido por a r b o t a n t e s . — Ya he explicado (pág. 451) eb alcance y fiñ.^ la historia y el desarrolló de este importantísimo elemento en España. Recordaré aquí que constituye uno de los dos grandes medios de la arquitectura ojival, al cual debe ésta no' sólo el equilibrio y la reducción de masas interiores, sino uno de los factores más integrantes del grán estilo (en el más arquitectónico y alto concepto de la palabrá) (i).: : . . Ea estructura de arbotante no .se extendió mucho en España. Eas iglesias del Cister no lo admitieron nunca, pues los casos de Veruela y Las Huelgas no constituyen regla. En la catedral de Toledo están tan defectuosamente aplicados, que puede dudarse de su efecto útil; en la de Sevilla pasa algo parecido; en la giróla de la de Gerona, la inutilidad del arbotante es casi segura; en las de Valencia y Tortosa la enormidad de los arbotantes hace pensar en una mala interpretación de su principio estático y una desconfianza del efecto títil. En cambio, en algunos casos, como los de la giróla de la catedral de Avila y los de la nave de la iglesia de Lequeitio, el arbotante (i)

Estilo es la conformidad de la forma con el material y la estructura.

FUNDACION •lUANELO turriano

Profile for FUNDACIÓN JUANELO TURRIANO

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea