Page 252

•62

4

VICENTE EAMPÉREZ Y ROMEA

tro Mateo para fundamentar el Pórtico de la Gloria, salvando el gran desnivel existente entre el suelo de la plaza y el de la basílica compostelana. De ella se ha tratado y a , (tomo E pág. 535)Románica por fuera y ojival por dentro, es un caso de iglesia de dos naves la de Udalla (Santander). Das dos naves son de desigual anchura, divididas en cinco tramos también desiguales y con sendos ábsides semicirculares en la cabecera. Por la rareza del tipo es ejemplar interesantísimo. Otra iglesia de dos naves se menciona: la de Secadura (Santander); pero más parece ser una de tres, a la que no llegó a construirse la tercera. Otra, por fin, existió hasta este siglo: la de la Santa Madre de Dios de la Esperanza, de Vich (Barcelona). C) Iglesia de tres naves. — c) Iglesia de tres naves, sin crucero, con uno o tres ábsides en el frente. — Como las de una nave, con o sin crucero, este tipo es el que responde a la más fiel tradición basihcal latina, transmitida por la románica. Sigue en importancia a la iglesia de una nave y es propio de aquellas en las que se ha querido evitar la complicación del encuentro del crucero. Son sus caracteres: perímetro rectangular dividido en tres naves seguidas, a cuyo final hay sendos ábsides poligonales, o uno solo correspondiente a la nave central, aunque éste es el caso menos frecuente. Santa Ana, de Sevilla (siglo xin); San Hipólito, de T á m a r a (Palencia); Santo Toribio de Liébana (Santander), etc., etc., son ejemplares de aquella disposición; la catedral nueva de Plasencia lo es de ésta. En algunos el crucero se indica por un tramo de mayor anchura (catedral de Palma de Mallorca); pero es más general el caso de que este crucero, aunque no esté manifestado en la planta, se acuse perfectamente en la estructura (catedral de Mondoñedo, en su dispcsición primitiva). c') Iglesia de tres naves, con otra de crucero y uno, tres o cinco ábsides de frente. —• Sigue, como las anteriores, la tradición románica. En España es el tipo más desarrollado, desde la transición (catedral de Tarragona) hasta la decadencia (catedral de Oviedo). Das dos naves bajas del brazo mayor terminan siempre en la de crucero, o sea que ésta es única, y no doble o triple, como sucede en algunas de las plantas con giróla (catedrales de León, Toledo y Avila). Es excepción de aquélla la nave del crucero de la iglesia de Sasamón (Burgos), pues la nave del crucero es doble, anomaha no muy explicable. Los brazos del crucero son muy poco salientes en muchos casos (catedral de Sigüenza), pero muchísimo en otros (catedral de Oviedo). Asígnase esto último a las iglesias destinadas a gran tránsito de peregrinos; pero esta razón no está de acuerdo en la época ojival con las condiciones y emplazamiento de algunas iglesias de crucero muy extendido, como, por ejemplo, la catedral de Lérida. También en este tipo de iglesia se aprovecharon los salientes de los contrafuertes para alojar capillas, convirtiéndose la planta en rectangular, como se ve en la catedral de Huesca. ^ De cruz griega con naves bajas, formando un perímetro cuadrado, y tres ábsides (típicos caracteres de la planta bizantina), debe citarse la interesante iglesia de Santa Clara, de Palencia, del siglo xiv.

FUNDACION •lUANELO TURRIANO

Profile for FUNDACIÓN JUANELO TURRIANO

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea