Page 236

•62

4

VICENTE EAMPÉREZ Y ROMEA

productos, y de ello se tratará en otro lugar. Colocábanse estos barros vidriados formando zócalos en capillas, claustros, refectorios, etc.; en columnitas puramente ornamentales; en retablos, ya de relieve, ya sólo pintados; en pilas de bautismo; en revestido de bóvedas, etc., etc. Ea gran mayoría de los ejemplares que se citan son de procedencia mudéjar, aun los colocados en regiones muy separadas de las corrientes mahometanas: tales son, por ejemplo, los zócalos de la iglesia de franciscanos de Balaguer (Eérida) y los del presbiterio de Pöblet (Tarragona), que son alicatados de origen mudéjar. Existió, sin embargo, ornamentación de barros vidriados, esencialmente gótica en el estilo, aunque acaso de fa,bricación mudéjar. El plinto de zócalo descubierto en Santa Marina, de Sevilla (i) se compone de dos bandas horizontales verdes, encuadrando una ancha faja de azulejo blanco y losetas de color melado, en las que hay de relieve escudos con un castillo en unas y un águila en otras. Del mismo estilo, género y época son las descubiertas en el claustro del Dagarto de la catedral hispalense, con escudos conteniendo cruces y castillos, y algunos otros raros ejemplares. Da importancia de ellos se apreciará al saber que se consideran como los únicos hasta hoy descubiertos del siglo XIII (2). Del XIV y xv abundan más. Seguramente muchos de los notables ejemplares que poseen algunas colecciones (3) proceden de iglesias y monasterios. Sección importantísima de la policromía esencialmente arquitectónica es la ornamentación pintada de los techos y armaduras de cubierta. En las iglesias y en las salas monásticas, en que éstas quedaban aparentes, y en los claustros techados con madera, el lujo y esplendor de las artes medievales exigió que aquellas partes obscuras se animasen con la magia del color. No era, como en tantos otros elementos, sino la continuación de aquellas trabes visigodas y románicas de que se tienen noticias (ya que no ejemplares), vivamente policromada;.. El carácter general de la ornamentación de techos y armaduras en la época gótica es la profusión de motivos y la brillantez en el color. Zapatas, vigas, tabicas y techillos se llenan de estrellas, lazos, festones, adornos, figuras y escudos, en los que el azul, el rojo, el dorado, el blanco y el negro se completan en admirable tonahdad. Domina esta gama brillante en los techos de los siglos x m y xiv; se apaga algo y se hace sombría en el xv, aunque esta observación no pueda generalizarse. Como carácter nacional de estas pinturas puede señalarse la aparición frecuentísima de elementos mudéjares, aun en techos de regiones muy alejadas de las que dominaban los mahometanos (armadura de la capilla Real de Santa Agueda de Barcelona) (fig. 371), o de forma esencialmente gótica (techo de la sala prioral de Sigena). Acaso se deba esto a que los mudéjares eran especialistas en este género de obras. En orden a los asuntos desarrollados en las pinturas de las techumbres hay dos géneros: uno, en el que los temas son puramente ornamentales (flores y hojas, con(1) Reproducido en la obra del Sr. Cestoso y Pérez Historia de los barros vidriados sevillanos. — Sevilla, 1904. (2) Cestoso (obra citada); D. Cuillermo J. de Osma: Azulejos sevillanos del siglo XIII. — Madrid, 1902. (3) Museo municipal de Sevilla, colección Osma, Museos Arqueológico Nacional, Episcopal de Vich, etc., etc.

FUNDACION •lUANELO TURRIANO

Profile for FUNDACIÓN JUANELO TURRIANO

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea