Page 174

^94

VICENTE I.AMPÉREZ Y ROMEA

ción en cinco vanos con arcos de medio punto y cuatro cuadrados, con celosías de complicadísimos y pequeños dibujos góticos, del claustro de la catedral de T a r a zona (Zaragoza), del primer tercio del siglo xvi; las tracerías del claustro de Santa Maria la Real, de Nájera (Eogroño), de la misma época, en la que sobre tres columnillas -platerescas se entrelazan caprichosos vástagos serpeados, y las más numerosas, decididamente platerescas, con columnas abalaustradas, arquillos y rosas de imitación gótica, que se-ven en el crucero de la catedral de B u r g o s (ventanas de la nave, del triforio y de la linterna, promedio del siglo xvi). Rosas. — Tomaré las rosas en el punto en que las dejé en el estilo románico, (tomo I, pág. 489). No alcanzan en él grandes dimensiones ni eran, por tanto, complicadas de trazar ni de construir. Pero, cuando en la arquitectura ojival los muros laterales de las iglesias se calan o suprime-n, los arquitectos buscan igual solución con los de los hastiales, y como allí se acusan los arcos formeros de la bóveda, la solución que se prePiG. 411 senta, naturalmente, es suVentanales del claustro de Santa María la Real de Nájera primir también el muro, co(Logroño) locando un inmenso ojo de (Fot. Olavarría) huey adaptado a aquel arco y que, por igual razón que en las ventanas, exigirá una tracería de piedra. No se llega a esto todavía en la tra-nsición; eh ella los grandes ojos de huey tienen tracerías de losas caladas (ejemplo, monasterio de Armenteira, Pontevedra), o del sistema'detaUado en la pág. 491 del tomo I, a saber: una serie de columnillas, simples o dobles, en sentido radial, que sostienen otra serie de arquillos (ejemplos: Huelgas de B u r g o s ; refectorio de Santa María de Huerta, Soria, etc., etc., etc.). Eas grandes rosas tienen su época de apogeo en el siglo x m ; después, al par que las ventanas, vuelven a achicarse en nuestra arquitectura. Como sistema de la tracería, siguen también la ley señalada en aquéllas: sencilla, con grandes partidos, en el estilo más puro del siglo x m ; multiplicándose sus elementos en los del xiv, aunque conservando un claro sentido geométrico; complicadas hasta llegar a los trazados flamígeros, en el xv. No creo que en España haya grandes rosas, de clara estructura ojival, anteíriores al primer tercio del siglo x m , en el que se elevan las más importantes y puras de nuestras catedrales. Eas de Burgos, León, Toledo y T a r r a g o n a poseen los más bellos

fundacion • juanelo turriano

Profile for FUNDACIÓN JUANELO TURRIANO

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea