Page 127

H I S T O R I A D E DA A R O U I T E C T U R A C R I S T I A N A ESPAÑOEA

44^

con ninguna o pocas molduras (baquetones 7 alguna gola por excepción). Perfil de silueta triangular, compuesto de gruesos baquetones. 2.^ Siglos XIII y XIV. Perfil de silueta triangular, compuesto de baquetones alternados con grandes golas, terminado por un grueso baquetón, apuntado, sin o con filete en el vértice. 3.^ Siglo XV y primera mitad del xvi. Perfil seco y monótono, en el que dominan las pequeñas golas. Inútil será advertir que,las divisiones no están tan en absoluto limitadas que no existan confusiones de épocas y caracteres. Da nervatura de las bóvedas de crucería no tiene, en general, más decoración que su propio perfilado. Da regla no es absoluta. En la época de transición y en las escuelas arcaicas existen arcos con dientes de sierra (torales de la catedral de Cuenca); zigzags (diagonales de una de las bóvedas en el brazo del crucero de la catedral de Salamanca) (tomo II, fig. 79); flores cuatrifolias (formeros de Santa Ana, de Sevilla), o florones (Pórtico de la Gloria, de Santiago) (tomo I, fig. 276). En la época de apogeo del estilo, es general la carencia de ornatos en los nervios. En el siglo x i v comienzan otra vez a decorarse los nervios, lo que alcanza su apogeo en el XV. Tienen escudos béráldicos los arcos de la capilla de la Visitación, en la catedral de B u r g o s (fig. 336); ángeles teniendo escudos, la de Don Alvaro de Duna, de la catedral de Toledo; angrelados, la de la Concepción, en la de Burgos (fig. 338), y el crucero y bóvedas contiguas de la de Sevilla. En los primeros ejemplares, los escudos y ángeles son pocos y están aislados en sitios determinados; en los segundos, los arquillos del angrelado forman una guarnición seguida a lo largo de todo el nervio. Es un recargamiento ornamental, propio de la decadencia. En el siglo x v bay también nervios decorados con guirnaldas, formando uno de los perfiles (Reyes Nuevos, de la catedral de Toledo) o alojadas en las golas de las molduras (crucero de la catedral de Sevilla). Elégase con esto a un gran grado de riqueza en las bóvedas. Claves. — En las más antiguas bóvedas de crucería, los nervios se cruzan sin tener clave común. Así, en las capillas absidales de la catedral de Avila, en la capilla mayor de Fitero y en otros mucbos ejemplares, los arcos diagonales internan en el fajón con una simple penetración. Do mismo sucede en los arcos diagonales de las bóvedas; la de Fitero, la del crucero de Santa María de Val-de-Dios, las de Sandoval, etc., etc., no tienen clave común. E n la catedral, de T a r r a g o n a se señala tímidamente la clave por un anillo, tan pequeño, que no evita la mutua penetración de las molduras de los arcos. Comprendida ya, en la época de desarrollo completo del estilo, la conveniencia de que los arcos diagonales tengan una clave común, se hace general su uso. En los ejemplares más sencillos, consiste en un anillo moldado con iguales perfiles que los nervios, , y cuyo hueco se utiHzaba sin duda para pasar y colgar las cuerdas, hierros, etc., etc., necesarios para los andamios de reparaciones y hmpiezas. Así tienen las claves las naves de las catedrales de Burgos, León, etc., etc. Este anillo adquiere gran tamaño en los casos en que sobre la bóveda hay un campanario, y ha de dejarse paso a las campanas.

fundacion juanelo isu t u r r i a n o

Profile for FUNDACIÓN JUANELO TURRIANO

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA CRISTIANA_VOL_02_ParteII_OPT  

Historia de la arquitectura cristiana según el estudio de los elementos y los monumentos / por Vicente Lampérez y Romea