Issuu on Google+

Una reflexión sobre la RESPONSABILIDA D. RESPONSABILIDAD …. palabra originaria del latín responsan, forma latina del verbo responder. Respon (responder) habilidad (habilidad).Dicho de otra manera: obligación de responder por los actos propios y en muchas ocasiones por las acciones de otros. Haremos referencia en este escrito a la obligación que nos compete a los humanos por responder de nuestra conducta frente a quienes comparten con nosotros este mundo: los animales. Dejando de lado por un momento nuestra responsabilidad con los animales de la fauna silvestre no menos importante haremos referencia a la responsabilidad que tenemos frente a los animales de compañía. Señala la norma vigente (ley 84 de 1989) que cuando llevamos a compartir nuestro hogar a un animal doméstico, debemos suministrarles un lugar adecuado para el descanso, alimentación adecuada para su especie , auxilio médico en caso de enfermedad y un trato respetuoso exento de

violencia. De manera tímida esta ley indica sanciones para quienes no cumplen con estos principios desafortunadamente en nuestra país no hay quien haga cumplir esta ley como tantas otras que son letra muerta y es tiempo ya, sin más tardanza realizarle una juiciosa reforma que dote de herramientas a las autoridades y los ciudadanos para enfrentar el maltrato a los animales en nuestra nación. Esta responsabilidad que se inicia con una evaluación juiciosa del porque deseamos adquirir un animal de compañía y pasa por prepararnos para convivir con él o ella, sabiendo que también deben adaptarse a vivir con nosotros y que en ese proceso de adaptación pueden suceder situaciones en ocasiones no muy agradables que en ocasiones terminan con pequeños accidentes domésticos; no involucra exclusivamente a ese propietario y su familia, sino a todos nosotros como ciudadanos. Nuestra responsabilidad implica no solamente no permitir el abuso y el maltrato, sino dejar de ser cómplices

silenciosos de este. Somos Responsables de exigir a las autoridades que cumplan con sus obligaciones de amparar y proteger a los animales, responsables de denunciar tajantemente a quienes actúan de una manera irresponsable o negligente frente a sus animales de compañía. Los animales de compañía nos dan amor, fidelidad, ternura, lealtad llenan nuestros momentos de soledad y es por ello totalmente injusto cuando nos incomodan deshacernos de ellos lanzándolos a la calle para que sean presas del hambre y el maltrato. Cómodamente algunos ciudadanos desinformados increpan y juzgan severamente a las entidades defensoras y protectoras de los animales cuando según ellos no cumplen su tarea. Me pregunto con bastante frecuencia ante esas actitudes, donde está la responsabilidad de esos críticos que piden cuentas y hacen exigencias a quienes dedicando su tiempo y su dinero trabajan por el bienestar animal. Es tiempo de reflexión y de cambio. Es tiempo de enseñar a las futuras generaciones el respeto


a los derechos de los animales, a un trato digno y justo. Es momento de abandonar esa actitud prepotente que caracteriza a la especie humana la cual se ha abonado dueña de la tierra y la tiene al borde del desastre. Es el momento de la responsabilidad, responsabilidad del actuar, cuando debemos todos asumir nuestro papel de protectores de aquellos que por su condición no pueden hacer sindicatos, ni contratar abogados o votar por políticos que generen condiciones que hagan este mundo menos difícil para ellos. Una pregunta fina ¿? Esta tan mal la “fiesta brava”, que con tanto brío paga millones de pesos en espacios publicitarios de televisión para atraer espectadores a sus escenarios de dolor y sangre?


Laresponsabilidad