Issuu on Google+


Huelva, 24 nov (EFE).- El granado, la higuera, el pistachero, el caqui o el almendro se presentan como alternativas agrarias para Doñana, ya que se trata de variedades que frenan el deterioro ambiental y promueven la conservación de los territorios. Así se concluye en el "Estudio y diagnóstico de nuevas alternativas agrarias de bajo consumo de recursos en el Espacio Natural de Doñana", elaborado por la Fundación Doñana 21. El estudio, al que ha tenido acceso Efe, parte del hecho de que el paisaje agrario de Doñana está amenazado por problemas ambientales, erosión y pérdida de la fertilidad de los suelos; subvenciones al arranque de viñedo; excesiva fragmentación de las parcelas agrícolas; la escasez de agua para regadío; pérdida de empleo y cualificación en el sector; el envejecimiento de la población activa, o la modificación de las ayudas PAC. Ante esta situación es necesario determinar qué variedades eran las más idóneas para minimizar los impactos ambientales; reducir los problemas agroambientales; incrementar la renta del agricultor tradicional y fomentar y mantener la biodiversidad agraria. A partir del estudio y diagnóstico de los principales recursos que se utilizan en la actividad agraria de Doñana, se inició la búsqueda de fórmulas de cultivos filtrándolos en base a expectativas, experiencias e inquietudes del sector, concluyéndose que son los anteriormente expuestos los más idóneos. En relación al pistacho se resalta el hecho de que es un cultivo con características muy apropiadas para su implementación en zonas de Doñana, delimitadas por registrar bajas temperaturas en épocas invernales; de que sea un cultivo novedoso en España y que puede ser manejado de forma ecológica en las condiciones de este espacio. Con respecto al almendro, frutal muy conocido en la comarca de Doñana, el estudio destaca que es una opción de "gran interés" para áreas con escasa disponibilidad de recursos hídricos, que trabaja cómodamente en sistemas de producción ecológica, y podría incrementar su productividad implementando plantaciones más tecnificadas y dotadas de un apoyo de riego en las condiciones ambientales de Doñana. El aspecto negativo que se contempla es el hecho de la "elevada" presencia de este cultivo en otras zonas andaluzas, pudiendo encontrar competencia en los mercados.


La higuera y el Granado se plantean como una alternativa que puede suponer la recuperación de especies tradicionales y mantener la gastronomía popular, además de generar un espacio de paisaje tradicional muy integrado con la conservación del medio natural y de ser un cultivo muy fácil de manejar de forma ecológica. El problema que determinan para en el caso de la higuera en la comarca es que su recolección es en verano coincidiendo con la temporada alta del sector turístico, pudiendo padecer escasez de mano de obra en determinadas circunstancias; mientras que para el granado es la necesidad, en la mayoría de nuestros ambientes agrarios apoyo de riego localizado, para obtener producciones elevadas.

Granada padece unos problemas medioambientales más graves de los que corresponden al tamaño de la ciudad, según desvela un estudio encargado por el Ayuntamiento de la capital a expertos de la Universidad. El más preocupante de esos problemas es el tráfico desmesurado, principal fuente de contaminación acústica y ambiental y origen del caos que sufre la ciudad. Otras disfunciones que padece Granada son la pérdida de calidad del agua potable y la escasa sensibilización de las Administraciones públicas en cuestiones ecológicas.Éstas son algunas conclusiones del avance del informe de Diagnóstico Ambiental de la ciudad, que realizan investigadores de la Universidad de Granada y que fue presentado ayer. Los datos definitivos del estudio, sin embargo, no estarán disponibles hasta marzo de 2001. El concejal de Medio Ambiente, Baltasar Garzón (IU), explicó que el diagnóstico servirá al consistorio granadino para "fijar las estrategias de corrección de los problemas que sufre la capital". La iniciativa se enmarca dentro del proyecto Agenda 21 Local, que aplica los principios ecológicos fijados en la Cumbre de Río de Janeiro. El estudio está coordinado por el profesor Rafael Hernández, quien aseguró que el problema del tráfico está ocasionado sólo por un tercio de los granadinos. "Aunque parezca mentira, la mayoría de los ciudadanos se traslada a pie y sufren el castigo de una minoría que se permite el lujo de usar el coche para trayectos de 500 metros". El informe analizará también cuánto tiempo pierden los conductores granadinos al día por culpa del tráfico. Hernández adelantó que podría ser entre una hora y una hora y media. El detallado estudio, de casi 600 folios, acusa a las Administraciones de falta de sensibilidad con los problemas ambientales y a los empresarios de buscar el beneficio económico sin prever los daños ecológicos que pueda ocasionar.


http://www.google.es

http://www.google.es


Nicolás Lemery, (nacido el 17 de noviembre de 1645 en Rouen y fallecido el 19 de junio de 1715 en París), fue un químico francés, primero en desarrollar teorías sobre la química del ácido-base en el año 1680. Clasificó las sustancias en tres grupos: mineral, vegetal y animal. Describió el método para obtener ácido sulfúrico. Explicó los incendios subterráneos, terremotos, truenos y relámpagos.

Algunas Ideas Lemery se opuso a la alquimia y expuso muchos de sus trucos, el lo llamó “ el arte sin arte”, el principio de la mentira, el medio labor, utilizó el término mendigar. El definió la química como “ un arte que enseña como separar las diferentes sustancias que se encuentran en un compuesto. El reconoció 5 principios, 3 activos ( espíritu del mercurio, aceite o azufre y sal) y 2 pasivos ( agua o flama, y tierra). Lemery usó la teoría corpuscular como base para decir que consideraba que los ácidos, uno de los principios activos, estaban formados por un conjunto de partículas puntiagudas en movimiento, mientras que los álcalis poseían zonas porosas que las puntas de los


ácidos podían penetrar. Como resultado,los ácidos quebraban la resistencia de los álcalis y ocurría una violenta reacción. Lemery realizó una serie de experiencias, que en su conjunto fueron habitualmente designadas por los autores del siglo XVII como la experiencia del “vulcán” de Lemery. En la presentación inicial del trabajo de Lemery en las Mémoires de la Académie des Sciences francesa, se afirma que el mejor método para explicar la naturaleza es hacerla representar, esto hace posible producir en laboratorio los mismos efectos a través de causas semejantes. En verdad Lemery no realizó una sola experiencia, como recientemente se ha afirmado por los autores que lo citan, sino un conjunto de experiencias diferenciadas por la introducción de algunas alteraciones en las condiciones experimentales.

Antoine-Laurent de Lavoisier (París, 26 de agosto de 1743 — 8 de mayo de 1794), químico francés, considerado el creador de la química moderna, junto a su esposa, la científica Marie-Anne Pierrette Paulze, por sus estudios sobre la oxidación de los cuerpos, el fenómeno de la respiración animal, el análisis del aire, la Ley de conservación de la masa o Ley Lomonósov-Lavoisier y la calorimetría. Fue también biólogo y economista. Se le considera el padre de la química moderna por sus detallados estudios, entre otros: el estudio del aire, el fenómeno de la respiración animal y su relación con los procesos de oxidación, análisis del agua, uso de la balanza para establecer relaciones cuantitativas en las reacciones químicas estableciendo su famosa Ley de conservación de la masa.

Lavoisier realizó los primeros experimentos químicos realmente cuantitativos. Demostró que en una reacción, la cantidad de materia siempre es la misma al final y al comienzo de la reacción. Estos experimentos proporcionaron pruebas para la ley de la conservación de la materia. Lavoisier también investigó la composición del agua y denominó a sus componentes oxígeno e hidrógeno. Algunos de los experimentos más importantes de Lavoisier examinaron la naturaleza de la combustión, demostrando que es un proceso en el que se produce la combinación de una


sustancia con oxígeno. También reveló el papel del oxígeno en la respiración de los animales y las plantas. Con los químicos franceses Louis-Bernard Guyton de Morveau, Claude Louis Berthollet y Antoine-François de Fourcroy, Lavoisier concibió una nomenclatura química, o sistema de nombres, que sirve de base al sistema moderno (Méthode de nomenclature chimique, 1787). En el Tratado elemental de química (1789), Lavoisier aclaró el concepto de elemento como una sustancia simple que no se puede dividir mediante ningún método de análisis químico conocido, y elaboró una teoría de la formación de compuestos a partir de los elementos. También escribió Memoria sobre la combustión (1777) y Consideraciones generales sobre la naturaleza de los ácidos (1778). Entre los muchos descubrimientos de Lavoisier, los que tuvieron más impacto fueron sus estudios de los procesos vegetales que se relacionaban con los intercambios gaseosos cuando los animales respiran (1783). Trabajando con el matemático Pierre Simon Laplace, Lavoisier encerró a un cobayo durante unas 10 horas en una jarra que contenía oxígeno y midió el dióxido de carbono producido. Midió también la cantidad de oxígeno consumido por un hombre en actividad y reposo. Con estos experimentos pudo mostrar que la combustión de compuestos de carbono con oxígeno es la fuente real del calor animal y que el consumo de oxígeno se incrementa durante el trabajo físico.


Friedrich Wöhler, pedagogo y químico alemán, nació en Eschersheim (hoy parte de Fráncfort sobre el Main) el 31 de julio de1800 y murió en Gotinga el 23 de septiembre de 1882. Mientras estudiaba medicina la maestra katyanna lo reprobo en Heidelberg se interesó por la química y se trasladó a Estocolmo para estudiar con el químico sueco Berzelius. En 1836 fue profesor de química en la Universidad de Gotinga. Precursor en el campo de la química orgánica, Wöhler es famoso por su síntesis del compuesto orgánico denominado urea, que no fue el primero que sintetizó ya que el primero fue el oxalato de amonio, no lo reveló debido a que no sabía en ese entonces qué nombre llevaría, es por eso que lo llamó el "Sólido blanco desconocido". Mediante su contribución se demostró, en contra del pensamiento científico de la época, que un producto de los procesos vitales se podía obtener en el laboratorio a partir de materia inorgánica. También llevó a cabo investigaciones importantes sobre el ácido úrico y el aceite de almendras amargas en colaboración con el químico alemán Justus von Liebig. Aisló además dos elementos químicos: el aluminio y el berilio. Descubrió el carburo de calcio y a partir de éste obtuvo el acetileno. También desarrolló el método para preparar el fósforo que se sigue utilizando hoy. En 1830 determinó que el elemento eritronio descubierto por Andrés Manuel del Río en México en 1801 y el vanadio descubierto por Nils Gabriel Sefström en Suecia 30 años después, eran el mismo. Escribió varios libros de texto de química orgánica e inorgánica.


Archibald Scott Couper (31 de marzo de 1831 - 11 de marzo de 1892) fue un químico escocés que propuso una nueva teoría de estructura y enlace en la química orgánica. Descubrió la tetravalencia del átomo de carbono, la cual le permite enlazarse con otros átomos de carbono formando largas cadenas, y que el orden de enlace de los átomos de una molécula puede determinarse a partir de indicios químicos. Couper era el único hijo sobreviviente de un rico propietario de una fábrica textil cerca de Glasgow. Estudió en las universidades de Glasgow y Edimburgo y de forma intermitente en Alemania durante los años 1851-54. Se inició en el estudio formal de la química en la Universidad de Berlín en el otoño de 1854. Posteriormente, en 1856 entró en laboratorio privado de Charles Adolphe Wurtz en la Facultad de Medicina de París (hoy, Universidad de París V: René Descartes).

Aportación científica La investigación que Couper presentó difería de la de Kekulé en varias maneras. Couper estaba abierto a la idea de que el carbono es divalente; Kekulé no. Couper proporcionó diversas fórmulas mejor resueltas en su reporte que Kekulé, y en dos casos llegó a sugerir fórmulas cíclicas (hetero), lo que podría haber influido la sugerencia posterior de Kekulé sobre el anillo de benceno. Couper adoptó el peso atómico del oxígeno como 8 en lugar de 16, por lo que hay dos veces más átomos de oxígeno en las fórmulas de Couper que en las de Kekulé. Por último, Couper utilizó líneas punteadas o guiones entre los átomos en sus fórmulas, aproximándose a la aparición de estilos de fórmula posteriores. En este sentido, su obra


fue probablemente influyente en los primeros teóricos estructuralistas, Aleksandr Mikhaylovich Bútlerov y Alexander Crum Brown. Bibliografía: http://www.wikipedia.org/ Imágenes: http://www.google.es/


Revista quimica