Issuu on Google+

Resolución 406 - 2012 - Conafu

CICLO DE INGRESO DIRECTO “CID” Asignatura:

“Tecnología de la Información” Tema:

Conflicto de la Península Coreana

Alumnos: Misael Sencia Ch. Gabriela Rueda O. Juan Díaz Castro Alexander Herrera Mendoza

CUSCO - PERÚ 2013


Historia del conflicto Hasta  1945  Corea  era  una colonia  de  Japón.  Tras  la rendición  de  Japón  en  1945  los  Aliados  de  la Segunda  Guerra  Mundial  dividieron  la  península coreana  por  el  paralelo  38,  quedando  en el  norte  las tropas  soviéticas  y en  el  sur  las estadounidenses.  En 1948 la  península coreana se divide en dos entidades políticas:  la  República  de  Corea  (Corea  del  Sur) y la República  Democrática  Popular  de Corea  (Corea del Norte). Los sistemas político­sociales contrapuestos entre los países,  el  capitalismo  y  el  comunismo,  provocaron una  guerra  que  se  inició  en  1950.  En  esa  guerra  Corea  del  Sur  acudió  en  ayuda  de EE.UU., mientras  las Fuerzas  Armadas  de  China y las tropas de la URSS estaban al lado de  Corea  del  Norte.  Tras  intensos  combates  en  1953,  ambos  estados  celebraron  un acuerdo de alto  el fuego, aunque no se hizo un tratado de paz. Según este acuerdo Corea del  Sur  y  Corea  del  Norte  están  divididas  por  la  línea  de demarcación  militar  en ambos lados de la zona desmilitarizada, de una anchura de 4 kilómetros. En  la  década   de  los 60 se  registraron  ataques y provocaciones  armadas  repetidamente por  parte  de  ambos  estados,  lo  que  llevó  a  la  muerte  de  centenares  de  coreanos.  Sin embargo,  en  las  décadas  posteriores  ambas   partes  han  dado  pasos  para  suavizar  la tensión. En  julio  de  1972  ambas  Coreas  firmaron  una  declaración  conjunta  que  establece  los principios  básicos  de  la  asociación:  por  sus  propias  fuerzas  sin  depender  de  fuerzas externas, y por medios pacíficos a partir de la “unidad nacional”. En  1991,  Corea  del  Norte  y  Corea  del  Sur  firmaron  el  Acuerdo  de  reconciliación,  no agresión, cooperación  e intercambio.  En 1992  adoptaron  una  declaración conjunta sobre la desnuclearización de la península coreana. En el  período  entre 2000  y  2007  en Pyongyang se celebraron dos cumbres intercoreanas donde  se  firmó  la  Declaración Conjunta  del  Norte  y  del Sur,  donde las  partes  anunciaron su  intención  de  buscar  la  reunificación  “por  las  fuerzas  de  la nación coreana”.  Asimismo se acordó mantener “relaciones de paz y prosperidad”. Sin  embargo  el  diálogo  político  entre  las  dos  Coreas  ha  estado  marcado  por  cierta inestabilidad,  donde las  pugnas por ambas partes han pasado por momentos de menor a mayor  tensión.  En  octubre  de  2006 y mayo  de 2009  hubo  un deterioro de las  relaciones cuando  Corea  del  Norte  realizó  pruebas   nucleares subterráneas. Este paso  indignó  a la comunidad  internacional.  En  respuesta  a  las  acciones  de  Pyongyang  el  Consejo  de Seguridad  adoptó la  Resolución  1718  y  1874,  que exigían  a  Corea del  Norte  detener las actividades  nucleares  y  volver  a  las  conversaciones  sobre  la  desnuclearización  de  la península coreana. El  26  de marzo  de  2010 en  el Mar Amarillo, cerca de la frontera con Corea del Norte,  tras una  fuerte  explosión  cuya  causa  no   se  conoce  se  hundió  la  fragata  militar  surcoreana Cheonan.  46  de  los  104  marineros  que  estaban  a  bordo  murieron.  Seúl  acusó  a


Pyongyang  de  la  destrucción  de  la  nave;  Corea  del  Norte,  a  su  vez,  dijo  que  la investigación del caso fue falsificada por Seúl. El  23  de noviembre de  2010 en la  península coreana, cerca  de la  isla  de Yeonpyeong en el  mar  Amarillo,  donde pasa la línea fronteriza en disputa entre ambas Coreas, se registró el  incidente  armado más  grande en el  último medio  siglo. Según informes de Seúl, la isla fue  sometida  a  fuego  de  artillería  desde  el  norte,  fuego  al  que  respondieron.  En  este combate murieron dos soldados surcoreanos y 14 resultaron heridos. El  17  de  diciembre  de  2011  murió  el  líder  norcoreano  Kim  Jong­il.  Su  hijo  menor,   Kim Jong­un, fue nombrado como sucesor. El  12  de  febrero   de  2013  tuvo  lugar  un  auge  de  la  tensión  en  la  crisis  coreana  cuando Corea  del  Norte  realizó  su  tercera  prueba  militar  subterránea.  En  respuesta  a  este desafío,  el  7  de  marzo el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la resolución 2094 con nuevas sanciones. Otro  deterioro  de  las  relaciones  entre Pyongyang  y Seúl se dio por los ejercicios  militares conjuntos  a  gran  escala de  Corea  del  Sur  y  EE.UU. en  marzo de 2013. Pyongyang suele considerar este  tipo de ejercicios  militares como un “ensayo general para la guerra” en la península  coreana, por lo  que  amenaza con tomar  represalias en  caso  de  un ataque a su territorio.  Además,  las autoridades  norcoreanas  han insistido en repetidas ocasiones que en  caso  de  agresión  están  listos  para  usar   misiles  capaces  de  llegar  a  las  bases  de EE.UU. El  5  de marzo  Corea  del  Norte  puso fin al Acuerdo de Armisticio que se firmó en 1953. El 8  de  marzo  declaró  la  renuncia  unilateral  de  todo  acuerdo  de  no  agresión  vigente entre Pyongyang  y  Seúl,  y  anunció  el  corte  de  línea  de  comunicación  telefónica  entre  los  dos países. El  26  de marzo  Corea del  Norte  declaró que  está preparado para el combate y amenazó con golpear a Guam, Hawái y la parte continental de EE.UU. El  27  de  marzo  Corea  del  Norte  decidió  romper la  línea directa militar de  comunicación con Seúl.  El  mismo día,  Corea del  Norte  envió un mensaje al Consejo de Seguridad de la ONU diciendo que la situación en la península coreana está al borde de la guerra nuclear. El  29  de  marzo  dos  bombarderos  sigilosos  B­2  de  la  Fuerza  Aérea  de  EE.UU.  con capacidad  para  transportar  bombas  nucleares,  hicieron  su  primera  maniobra  militar en la península coreana. El  30  de  marzo  Corea  del  Norte  anunció  que  las relaciones  en  la península  coreana han entrado  en  estado  de  guerra  y  resolverán  los  asuntos  con  el  Sur  según  las  normas  de guerra. El Gobierno surcoreano respondió rápidamente a esta declaración de Pyongyang, asegurando   que  “la  declaración  de  Corea  del  Norte  no  es  una  amenaza  nueva,  sino  la continuación  de  sus  amenazas  provocadoras”,  mientras  EE.UU.  tomó  la  decisión   “en serio”.

El conflicto en la península coreana: intenciones estadounidenses


El  enfoque  de  la  mayoría  de  las  noticias referidas a la  situación  en  la península  coreana desde marzo  y  hasta  la actualidad, ubican como causante único o principal del conflicto al gobierno  de  la  República  Popular  Democrática de  Corea  (RPDC).  Abundan  los  titulares de  “Corea  amenaza”,  “Corea  intimida”,  con espacios  donde se  mantiene  el seguimiento de los  movimientos  militares,  tales como “Seúl sospecha que Pyongyang trasladó  un misil de alcance medio a su costa este”. En  ese  ámbito,  una  aproximación  objetiva  al  conflicto  en  la  península  coreana,  o  por  lo menos  donde   predomine  el  sentido  común,  indica,  a  partir  de  los  precedentes,  que  los otros  actores  involucrados,  en  especial,  Estados  Unidos  de  América  (EUA),  no  son  tan inocentes  como  aparentan  ser.  Como  han  demostrado  las  acciones  de  las  potencias occidentales  en  la  denominada  primavera  árabe,  Estados  Unidos  y  sus  aliados  son especialistas  en  la  conformación  de  crisis  y  conflictos en los  medios masivos  y  sobre  el terreno. En el  este  de  Asia  se  concentran, por una  parte,  los aliados más importantes de EUA en el  área: Japón  y  la  República  de Corea  (Corea  del sur), por la otra, los Estados que en la práctica  están  desempeñando  un  papel  de  “contrapeso”,  por  no  calificarlos  aún  de contestatarios  frente  a  EUA,  con  una  postura  en  función  de  la  política  y  práctica multipolares  en  las   relaciones  internacionales:   la  República  Popular  China  (RPCH)  y Rusia.  En  ese  escenario,  el  denominado  por  Collin  Powel,  como  último  reducto  de  la guerra  fría  le  viene  como  “anillo  al  dedo”  a  la  política  imperial  de  Washington.En  este caso,  debemos  tener  en  cuenta  cuatro  niveles  fundamentales  que, en primera instancia, indican las intenciones de EUA. 1ro. Corea  del  Norte y su satanización le permiten a Estados Unidos, no sólo mantener su presencia  en  la  región,  sino  afianzar  la.  No  podemos  olvidar  que  en  su   Estrategia  de Seguridad Nacional, Asia es prioritaria. Aunque  la guerra en Afganistán  iniciada en  el año 2001,  debía permitir a EUA controlar el territorio  de  Asia  Central,  en  la  práctica  no  ha  sido  así:  ha  enfrentado  una  situación  de estado  de  guerra  al  interior  de  ese  país,  que  se  ha  extendido   al  vecino  Pakistán  y  el avance en  la solución de  las problemáticas  de  esa región en el marco de la Organización de Cooperación de Shanghai, liderada por Beijing y Moscú. En  ese  contexto,  la  amenaza  coreana  “justifica”  el  sistema  de  bases  militares  en  Asia Pacífico y el  de defensa antimisiles estadounidense en el océano  Pacífico. El gobierno de Barak Obama  trata  de  que su liderazgo se  convierta  en  incuestionable.  Si  la situación no fuera  tan grave,  casi daría  risa la  inmensa importancia  que se le da al traslado de un misil norcoreano,  como   mencionábamos  anteriormente,  “Seúl  sospecha  que  Pyongyang trasladó un misil de  alcance medio  a su costa este”. Estamos en presencia de  un misil de alcance  medio.  La  amenaza  es  inminente,   es  inmensa,  por  lo  que  EUA,  según  la  BBC “pone a punto sus defensas ante la  amenaza  norcoreana”  y  anuncia  que  enviará a  Guam la  denominada  Terminal  de  defensa  de  Alta  Altitud  (THAAD,  por  sus  siglas  en  inglés), considerado el sistema de defensa antimisiles más nuevo y más completo del país”.


No  es  nuestro  objetivo  enumerar  todas  las  fuerzas  y  equipos  de  alta  tecnología,  desde aviones  hasta  radares  y  otros  equipos  de  última  generación  enviados por  EUA hacia  el este de Asia, sólo mencionamos este porque nos demuestra la desproporcionalidad entre las posibilidades tecnológicas de la RPDC y EUA. Esto  se  vincula  directamente  con  los  intereses  de  las  acciones  estadounidenses  en  la región. Sólo quiere impresionar, demostrar y amenazar a la RPDC con su poderío militar? 2do.  En  el  plano  regional,  crear  una  situación  de  inestabilidad  y  tensión  en  un  país fronterizo  con  la  RPCH.  Este  último  país  tiene  que  demostrar  su  liderazgo,  bajo  los preceptos  de  su  política y sus principios  de  “país  armonioso” y “crecimiento pacífico”. La nueva dirección y liderazgo de  la RPCH tiene un reto ante sí. Estados Unidos pretende, si no “contener” a la 2da economía del mundo, presionarla en torno al conflicto, al tiempo que despliega y demuestra en los mares cercanos del gigante asiático todo su poderío militar. 3ro.  Para  la  República  Popular  Democrática  de  Corea  (RPDC)  la  situación  creada  la afecta  en  varios  aspectos,  pero sobre todo en el  económico. La inseguridad  y  el estado de guerra  frenan, o por lo  menos  dificultan,  las  inversiones  en  el país y el avance pacífico en diversos  proyectos,  como  la explotación de  los  recursos  mineros  y  la construcción  del ferrocarril  desde  Rusia  hasta  Corea  del  Sur.  Sin  embargo,  el  elemento  político  no  es despreciable,  todo  indica  que  Washington  está presionando el  nuevo liderazgo del  país, en la figura de Kim Young Um, este necesita legitimarse, esencialmente, hacia el interior. 4to. Estados  Unidos  reafirma  y  profundiza la  división  de  la nación coreana.  En la medida que  las  tensiones  y  los  desacuerdos  entre  el norte  y  el sur aumenten,  el avance  hacia la reunificación de la península se hace cada vez más difícil. Si el país se reunificara, nacería probablemente  otra  potencia  regional,  pues se unirían,  entre otros, los  recursos  militares del  norte  y  el  sur,  los  recursos  naturales  del  norte  y  la  experiencia  y  dinamismo  de  la economía  del  sur.  Si   hay  alguien  que  no  está  preparado  para  la  reunificación  ese  es Washington,  eso  supondría  que  el  “peligro”  no  existe  y  por  demás,  la  necesidad  de  las bases militares  y  los planificados ejercicios conjuntos con Corea del sur (cuatro cada año, aunque en ocasiones se efectúa un mayor número) no tendrían sentido. En  los  juegos  de  guerra, Estados  Unidos  se  lleva  las palmas, las  intenciones  son claras, liderazgo,  presencia  y  reafirmación  de  su  papel  a  nivel  mundial  ¿como  garante  de  los valores de la democracia? En  este  escenario  las  intenciones  pueden  estar  claras,  pero  los  peligros  son impredecibles. Hasta qué punto la situación creada en torno a la península no aumenta los riesgos de que países  como  Corea  del  sur  y  Japón  consideren  la necesidad de  tener  el  arma nuclear?. Sin  embargo, la  amenaza  mayor  está en  que, aunque  Estados Unidos no necesita que la tensión se  deteriore hasta el punto de una guerra contra la RPDC; esta no es descartable, pero  en  este  caso  estaríamos  ante  una  guerra  nuclear.  Como  apuntó  el  viceministro de Relaciones  Exteriores  de  Rusia,  Igor  Morgúlov,  “Rusia  cree  que  cualquier  error aleatorio


en  la  península  coreana  puede  dejar  la  situación  fuera  de  control”,  insisto  esa  situación fuera de control seguramente incluye el uso del arma atómica. Ojalá eso no ocurra.

LA TECNOLOGÍA MILITAR

Pyongyang  ha  vuelto  a  advertir  a  Seúl  de  que  la  guerra  puede  estallar  en  cualquier momento,  al  tiempo  que  las  autoridades  niponas  por  segunda  vez  han  transmitido informaciones  erróneas  sobre  lanzamiento  de  misil  norcoreano.  Tomando  en consideración  todas  estas  circunstancias,  el  jefe  del  comité  de  la  Duma  de  Estado (cámara  baja  del  Parlamento  ruso)  para  los  asuntos  internacionales,  Alexéi Pushkov, ha sugerido  que  una  llamada  telefónica  del  presidente  de  EEUU,  Barack  Obama,  a  su homólogo norcoreano, Kim Jong­un, podría relajar la tirantez en la Península de Corea. Si  Barack  Obama  diera  una  llamada  telefónica  a  Kim  Jong­un,  justificaría  siquiera  en parte  su  Premio  Nobel  de  Paz,  opina  Alexéi  Pushkov,  mostrándose  seguro de  que  Kim Jong­un podría  aceptar el  arreglo del conflicto, pero guardando las apariencias. No quiere ver  dañada  su   reputación  ni besar el  azote, sino  ser  reconocido como mandatario de un Estado cuya postura es respetada, consignó el parlamentario ruso. Mientras  tanto,  Pyongyang  busca alcanzar este objetivo al son de una retórica belicosa. El jueves  pasado ha vuelto  a  advertir  a  Seúl  de  que el  Ejército norcoreano,  si la  situación lo


exige, puede  asestar un fuerte golpe  a Corea del Sur. Para infundir mayor miedo, se dio a conocer que a  los  misiles norcoreanos ya fueron asignados los blancos en la parte sur de la Península. Ha  contribuido  a  arreciar  la  tirantez  en  torno  a  Corea  del Sur el  segundo falso  toque  de alarma,  dado  por  el Japón  en los  últimos dos días. Este país informó erróneamente sobre lanzamiento  de  misil  balístico  norcoreano.  La  reacción  de  los  militares  japoneses  bien podría  haber  provocado  unas contramedidas por parte de Pyongyang. Gueorgui Toloraya, experto  del  Instituto  de  Economía  (Academia  rusa  de  Ciencias),  no  descarta  que  el conflicto local entre las dos Coreas puede estallar en cualquier momento: –Pueden  producirse  escaramuzas  en  la  frontera  o  en  el  Mar  Amarillo  o,  tal  vez, perpetrarse  acciones  subversivas  que  puedan  degenerar  en  tiroteos,  conflictos  locales que, sin embargo, no adquirirán las dimensiones de una guerra a gran escala. La  crisis  en  torno   a  Corea  del  Norte  se  ha  gestado  sobre  el  telón  de  fondo  de  las maniobras  militares,  protagonizados  por  EEUU  y  Corea  del  Sur  que  en  buena   medida provocan  la  retórica  belicosa  de  Pyongyang,  opina  Alexánder  Vorontsov,  experto  del Instituto de Orientalismo (Academia rusa de Ciencias): –Corea  del  Norte  experimenta  determinados  recelos  en  cuanto  al  perfil  de  estos ejercicios  que  no  se  sabe  si  son  maniobras  rutinarias  anuales  o  preparativos  para hostilidades.  Para  prevenir  el  peor  escenario,  Pyongyang  lanza  temibles  advertencias, cuya  esencia  podría  expresarse  así:  es  imposible  intimidarnos,  no  tenemos  miedo  a  la guerra; si la guerra llega a estallarse, pelearemos hasta la última gota de sangre, de modo que será mejor que no os metáis con nosotros. Las prestigiosas  organizaciones sociales de  Corea  del  Sur  instaron a las  autoridades de su  país  a  entablar  sin  demora  negociaciones  con  el  vecino  del Norte.  La  Asociación  de Naciones del  Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés) se muestra dispuesta a aportar  su  grano   de  arena  a  esta  tarea.  Indonesia,  que  integra  la  ASEAN,  por  su  parte también aplica esfuerzos para ayudar a Pyongyang y Seúl a relajar las tensiones. Washington  confía  en que China hará valer su fuerte influencia sobre  Corea del Norte para solventar  la  crisis.  Para  la   Casa  Blanca  no  pasaron  desapercibidas  “las  crecientes preocupaciones  de Pekín con motivo de los efectos negativos de una actitud irreflexiva de Pyongyang”  y  la  tesis  de  que  la  desestabilización  en  la  Península  de  Corea  también repercute negativamente en la situación estratégica de la propia China. Los  titulares  de  asuntos  exteriores  del  G8  han  amenazado  a  Pyongyang  con  aplicar nuevas  sanciones  en  caso  de  que lance  otro misil.  Se supone  que el  15  de abril,  día del 101º  aniversario  natalicio   de  Kim  Il­sung,  fundador  de  Corea  del  Norte, este  país  podría ensayar otro misil balístico de alcance medio

Bolivia  insta a  solucionar  conflicto  entre  Corea del  Sur  y  Corea  del Norte de forma pacífica: ABI.­  Ante  las  graves  declaraciones  de  amenaza  de  guerra  o  del  uso  de  la  fuerza,  las


maniobras como los  ensayos y despliegues  militares en la  Península  Coreana,  el Estado Plurinacional de  Bolivia,  consecuente con  su política pacifista y de apego a la cultura de la vida  considera  elemental  la  obligación  internacional  de  los Estados  de  abstenerse  de  la amenaza  del  uso  de  la  fuerza,  remarca  un  comunicado oficial de la  Cancillería boliviana difundido el miércoles. Fundamentalmente  (Bolivia)  exige  como  esencial  la  necesidad  de  avanzar  hacia  el objetivo  prioritario del  desarme  nuclear y alcanzar  un  mundo libre de armas nucleares. En ese  contexto,  el  Estado  boliviano  deplora y rechaza  toda acción que ponga  en peligro la paz  mundial  y  seguridad  de  los  Estados  en  la  región  asiática’,  complementa  el documento. Asimismo,  Bolivia  hace  un  llamado  a  todas  las  partes  involucradas  a  ‘evitar la  escalada de acciones,  versiones e interpretaciones que  ocasionan  la tensión  mundial’,  además de atraer la atención mediática, que podrían desencadenar en situaciones imprevisibles para el planeta. En ese marco, el Estado Plurinacional de Bolivia ‘exhorta a las partes a deponer actitudes y  manifestaciones  belicistas’,  además  de  expresar  su  interés  porque  ese  conflicto,  entre las  partes  involucradas,  se  solucione  mediante   el  diálogo y los  mecanismos de solución de controversias previstos por el Derecho Internacional. Finalmente, insta a deponer todas las acciones que, además de afectar la tranquilidad y la buena  vecindad  entre  dos  naciones  hermanas,  ponen  en  peligro  la  paz  y  la  seguridad internacional.


Conflicto de la Peninsula Coreana