Issuu on Google+

Fue el gran momento de Wan Lung; hab铆a coronado el trabajo de toda su vida . En su rostro apareci贸 una serena sonrisa; Se volvi贸 hacia su victima y le dijo : -tenga la bondad de inclinar la cabeza , por favor.

Juan David Correal


Juan David Correal


Verdugo Wang lung (historia)