Page 1


Hola Juan David Por los caminos difíciles de la vida Todos intentamos hacer nuestro nido en busca de paz y de armonía En medio de todas tus dificultades, con una valentía ilimitada, escogiste tu camino de libertad Y partiste rápidamente para irte a vivir libre en un mundo fascinante Con gran dolor y tristeza vivimos todos esta angustia, pero en la fe hay sabiduría. Naturaleza, montañas y ríos sol, estrellas y universo, era lo que amabas ver y hacer Música, poemas y pinturas. Con tu guitarra componías tu partitura. Tu mundo era toda la naturaleza Sin fronteras y con plena libertad, viajas ahora en el agua, tu nuevo elemento amigo, hacia horizontes desconocidos y lejanos A pesar de nuestras penas y tristezas, tú estarás siempre presente En nuestros corazones y en nuestros pensamientos. Contigo nos comunicaremos cotidianamente en esta nueva dimensión en la que todos añoramos encontrarte Adiós, Juan David, que tengas un maravilloso viaje! Robert Légaré Montreal, 22 de agosto de 2010


Poesias Libro 1

MedellĂ­n, febrero de 2009


Canción para un día veloz Era otro día en la ciudad cuando salí caminando al parque con la idea obsesiva de que iba a ocurrir algo distinto. Quizás un rayo que me ilumine o un arco iris de presencia divina. El clima caluroso de un medio día veloz y tropical aumentaba la sensación de vértigo en cada uno de mis pasos. Con mis zapatos negros avanzo sin prisa. Hoy sólo quiero encontrar a alguien y brindar un trago. Después de charlar un poco y compartir recuerdos y vivencias, vendrá la noche a saldarlo todo con su magia de eléctricas luces. Era otro día en la ciudad cuando salí caminando al parque y mi mente en blanco se sorprendió con un presagio terrible, una confrontación con el mundo y su futuro y pensé de pronto que esto no conduce a nada. Hoy sólo quiero encontrar a alguien y brindar un trago.


Después vendrá la noche a saldarlo todo con su magia de eléctricas luces.


Segunda canción del deseo Un árbol reverdece y su enramada parece una ventana por donde brilla la luz del nuevo día. Tú eres la flor que adorna el solar de los años jubilosos. Mira la bondad del río y el regalo de su agua fresca, contempla la sabiduría de las piedras labradas por la corriente y resígnate a ser la mínima parte de este universo. Tú eres la fría amapola y la pálida margarita... Mira la belleza de la mañana sobre la cumbre de la montaña dorada por el sol y sé libre paloma mensajera. Tú eres la razón de las quimeras... Siente el calor que derrite el hielo de tu corazón y arriésgate a imaginar un ideal por el cual luchar con vehemente fidelidad. Tú eres un enigma por descubrir... Siente el ritmo de los minutos que pasan por tu vida para entregarte cariño y atrévete a cumplir tu meta de superar las barreras de la realidad.


Tú eres la golondrina extraviada que busca abrigo en la chimenea del amor. Procura ser indulgente con tu hermano, bríndale un poco de tu paz y desea siempre lo mejor para los demás. Tú eres un enigma por descubrir.

Contradicciones Filosóficas


El rey y su estrategia


Las fichas se mueven sobre el tablero ¡Furia de antiguas leyendas! En el espacio-tiempo en el que dos rivales proyectan su ataque, la imaginación se convierte en conceptos y es desafiada la suerte. Este juego siniestro personifica la lucha por la existencia; la guerra misma y el campo de batalla. ¡La llave de la victoria! Con un poco de astucia, salta el caballo alazán para dar jaque al rey blanco y en seguida cambiar la estrategia. Hay un ambiente de tensión en la mesa; sólo uno puede ganar la partida. Y entonces una torre consuma el juego, ¡Jaque mate!

Contradicciones Filosóficas


El silencio de un amigo Escribo estas líneas desde el profundo silencio que me ronda después de pronunciar la palabra amigo. Este silencio es cómplice de la amistad sencilla de las cosas cotidianas. Este silencio es un intento por descubrir lo esencial de los días radiantes cuando se siente una certeza, de las noches de niebla enigmática, del fuego que es luz y de la energía de Dios. Lo esencial de los altos árboles que proyectan su sombra en la montaña y son felices, como los pájaros que vuelan libres en la madrugada. La amistad es saber compartir experiencias gratas que almacena el corazón. Ahora recuerdo el trágico viaje con Checho… pero eso es parte del ayer. Hay que superarlo. Me considero amigo de la naturaleza y de las personas que confían en la compañía que se brinda. Todavía conservo los mejores momentos de lo que fue una amistad.


Contradicciones Filos贸ficas


El milagro de la lluvia


La lluvia caía del espacio gris. Una tormenta del cielo enfurecido se había desatado y el viento en su fulgor hacía estremecer los árboles. Fue una noche de niebla absoluta y llovía continuamente sobre los tejados. Los rayos liberando su energía estallaban con fuertes resplandores y hacían eco en las montañas. El agua purificaba los parques y caminos con gotas de claridad traslúcida. Fue una noche desierta de media luna cuando encontré refugio en un viejo laurel donde permanecí extasiado contemplando el milagro natural.

Contradicciones Filosóficas


Relato del viaje al paraíso El sol brillaba desde la inmensidad de las alturas, radiante, abrazador como en el principio de los días. El astro rey salió muy de mañana y sus rayos se desplegaban en un prisma de múltiples colores. La naturaleza recobraba toda su fuerza y su vitalidad, multiplicando la verde tonalidad de las palmeras y su exuberancia se mezclaba con el mar salado y se comunicaba a través de iguanas y guacamayas. En esta tierra de indios milenarios estaba ahora con Checho, gozando del viaje al paraíso, fumando cigarros y dándole a la botella de ron. Caminando por la playa caliente, pronto conocimos el lugar y de acantilado en acantilado íbamos charlando. Fueron tres días intensos, pero al amigo lo mordió un extraño y letal animal venenoso y lo mató en cuestión de horas.


Fue su último viaje al paraíso.

Contradicciones Filosóficas


Imágenes de luz Cuando brilla la luz del día radiante por el espacio del valle, y el sol sale sobre la montaña en una mañana de hojas secas y sutiles flores silvestres, se enciende mi alma con la emoción de vivir una aventura. Quisiera salir a recibir el nuevo día que se vislumbra por la ventana y descubrir la libertad del paisaje tan parecido a la imagen del cuadro que un artista pintó inspirado. Veo instantes congelados en el tiempo de futuras visiones reveladas, el ritmo del momento efímero que se marcha y sólo deja la memoria más confusa que antes. La memoria atada a la razón. Donde está la luz está la claridad y la verdad. La luz que diferencia lo uno de lo otro, es al fin la prueba de esta existencia que algunos llevamos como un lastre oxidado.


Contradicciones Filos贸ficas


Instantes del presente El tiempo que pasa, invisible se desvanece, caballo furtivo que corre hacia el ocaso.


Te llevas los momentos de la juventud dorada a los lugares de la región del olvido. A lo lejos se escucha el tin tan de las campanas llamando a misa y un niño que juega con su barco de papel se estremece ante el cielo pintado de azul violeta. El tiempo se consume como una vela prendida en la oscuridad y va quemando el presente lentamente. Las horas se marchan al compás de un reloj solar. La vida continúa con sus ritos y tragedias y en lo alto, Venus alumbra desde su inmensa claridad desierta. La mañana llega con un resplandor alucinado y empieza otro día, igual a los demás, con su rutina inquebrantable, con un bullicio inquietante y aparece una vez más la incertidumbre del futuro acechando el espejismo del ayer. Cada instante quedará sellado para siempre en los confines del siglo que termina.

Contradicciones Filosóficas


La magia del momento Ya que el momento efímero se escapa y vuela al lugar anquilosado del recuerdo, ya que el instante presente se pronuncia desde un tiempo esquivo, volvamos nuestra frente a la juventud y vivamos este viaje colmados de emoción. Ya que el tedio matutino es más fuerte que las ansias de alegría, ya que la esperanza es el único remedio para el pesimismo, vamos juntos al bosque y entonemos una canción. Ya que el sol se oculta y llega la noche que nos cobija, ya que se acaba el vino y se prende la fogata, reunamos nuestros mejores deseos y opinemos de cosas triviales con pasión. Ya que la amistad es un tesoro y buscamos siempre pruebas del ser supremo, ya que la naturaleza se expresa en la perfección de un árbol, esta noche mira al cielo estrellado y reza una oración.


Contradicciones Filos贸ficas


Tiempo del futuro Se vislumbran tiempos de tribulación. Estamos en la época del futuro que ha venido con luz eléctrica y televisión. Todos los presagios bíblicos se han cumplido y una nube muy gris anuncia la llegada de la tormenta del Apocalipsis. Es el fin de los días que algún día terminan como todas las cosas que empiezan. Tal vez el sol se apague cuando esté contemplando la maravilla de un avión volando por el cielo y venga la noche eterna de los confines del universo. Entonces vamos a lamentar el tiempo perdido olvidando que lo importante de la vida es buscar, sencillamente, la conciencia y la iluminación para trascender esta máquina limitada. El hombre contemporáneo siente la incertidumbre del mañana y a veces no encuentra seguridad en su existencia. Intenta descubrir algo que lo conduzca a la acción y se diluye en su propia soledad.


El hombre moderno ha encontrado las claves de la ciencia, que transformaron el planeta en su reino y ahora libra la lucha por ocupar un lugar en esta sociedad, por ser alguien que acrediten los papeles. Es la lucha por convertirse en un ejecutivo de estereotipo y conducir felizmente un auto every week.

Contradicciones Filos贸ficas


La fe de una certeza


Creo en algo para neutralizar la anarquía que aniquila. Creo en las palabras y en el acto creativo de la afirmación. Observo que las cosas tienen un origen y un principio lógico que se evidencia en la máxima expresión de una ecuación matemática. Los números infinitos son la representación de lo que existe en el universo y por eso son exactos. Los números reales son cifras precisas de leyes universales que están conjugadas de forma consciente y ordenada y que el hombre descubre y utiliza en la vida diaria. ¿Cuánta distancia hay entre la tierra y el sol para que el planeta gravite en una órbita de 365 días con sus noches y, de vez en cuando, ocurra un eclipse de luna? Esto ya no es coincidencia. Dios existe y su principio activo es el orden sistemático que lleva a la inteligencia superior.

Contradicciones Filosóficas


La noche del ayer

Avanza la noche con su oscuridad espectral. Desde las alturas se avecinan las tinieblas que enturbian las calles de melancolĂ­a y soledad. Las sombras salen de su escondite acechando la presencia de los ĂĄrboles y un mundo clandestino se revela ante la mĂĄgica escena que proyecta un rayo de luz de luna.


La noche es un lugar lejano y extraño que viene del profundo silencio del espacio trayendo la bruma de la eternidad.

La noche pasajera es cómplice de borrachos y enamorados pero más que un instante onírico, la noche del ayer es un evento fantástico que regresa con un ciclo puntual cada vez que se apagan las últimas nubes detrás de la montaña. ¡Silencio! Es media noche.

Contradicciones Filosóficas


La ironía de las cosas Una ironía quedará escrita en el libro antiguo de letras incendiadas. Recuerdos, ilusiones del ayer, palabras sin sentido espejismo diacrónico, pasión estéril. Olvido. Y todo para nada. Todo mezclado en el éter de una botella vacía. Qué absurda situación sin tregua y qué frenético impulso me lleva y me transporta a lugares desconocidos. Otra vez de regreso al desierto, otra vez me pierdo en los laberintos de cemento y asfalto. Voy buscando la aurora de la alborada, voy predicando la verdad del centauro. Llevo siempre en mi bolsillo la sal de la roca, llevo un cristal para ver las estrellas. Quiero ser una gaviota, quiero volar sobre el ocaso y en una nube reposar la cansada existencia. Quiero dibujar los colores del arco iris, quiero viajar al centro del milagro y en un acto de reconciliación y fe bendecir la cruz del origen de los siglos.


Luna clara de oriente, centella ef铆mera del sur, alumbren mi sendero con el resplandor de un augurio revelado. Es ahora o nunca...

Que esta febril locura pronto se extingue.

Contradicciones Filos贸ficas


El universo


Dios es la energía que crea el universo y se expresa en principios matemáticos y en leyes físicas. Por lo tanto, si el sol es energía, Dios se expresa a través del sol. He cambiado nuevamente, como el viento su dirección. Pero esto no es aterrador, más bien me compenetro con el misterio que rige el universo y me otorgo el insulso poder de intervenir justo en su destino. Presiento las leyes de la materia, también manifestada en energía, como parte indisoluble de un todo omnipotente y majestuoso. No puedo hablar de un perfecto equilibrio; mis sentidos nunca lo han comprendido. El nacimiento de las estrellas no es para mí ni más ni menos desconcertante que la expansión del cosmos.

Contradicciones Filosóficas


Carta en la botella A decir verdad, me he convertido en un habitante desapercibido y poco llamativo. Un habitante de esta ciudad que huele a ceniza. Me pregunto si fue intencional mi actitud y un propósito ser quien soy. Ahora resulta inútil lamentarse o soñar con el regreso del tiempo. Estoy aquí, bueno o malo, todo lo que soy, haciendo frente a mi ingenuidad y desterrando todos mis fracasos. Cediendo tranquilamente al ciclo que he de cumplir. Creo que la experiencia personal es el mejor medio para la comprensión, sin embargo resulta más difícil desentrañar mi naturaleza que las cuestiones del mundo externo. Por mi parte me considero impredecible, tanto que encuentro mis ideas desactualizadas en algunos momentos, entonces busco respuestas para consolarme entre tantas dudas.


Podría hablar un poco de los rasgos que saltan a la vista y hasta podría definir la esencia que irradia mi alma, pero me parece absurdo declararme con dos o tres palabras limitadas y por eso no lo hago. Me gusta el mar, el Caribe especialmente, por sus aguas claras y las islas que parecen flotar.

La arena caliente en la noche atiborrada de estrellas. Todo se conjuga en un ambiente que mi alma reclama, no con intenciones de revivir los recuerdos, sino con ganas de salir volando hacia aquel lugar y perderme en la playa como un grano de arena, respirar el verde mientras sorbo un coco para refrescarme. De todas formas, estaría más seguro conviviendo con las fieras.

Contradicciones Filosóficas


La amistad que se aleja

Dedicado a Jair.


Amanece con un resplandor extraño. Una tibia armonía se disipa en el paisaje que ayer recorrimos. La brisa matutina me trae el recuerdo de aquellos momentos vividos con ansiedad. Pero el destino intrincado que no admite azares nos alejó en la distancia. Por fortuna conservamos el secreto de nuestra amistad. En el silencio de esta amarga soledad encuentro la calma de mi pecho atormentado. Con la esperanza en el campo que florece, decido tomar el trago dulce de la libertad. De aquí en adelante la alegría será la ruta que persigo. De aquí en adelante llevaré en la frente el signo del manantial. Y arriba en la montaña voy a quemar estas palabras para que suban al cielo convertidas en humo. Ya no estaré más nostálgico, pues un lucero brilla en el zenit y una rosa roja florece en el jardín.

Contradicciones Filosóficas


Poesias Libro 2

MedellĂ­n, julio de 2009


Eclipse Eterno Voy por la vereda incógnita de claveles y de pinos taciturnos sumando los días y descontando las noches en un dramático eclipse eterno. Voy inventando paraísos prismáticos de solsticios y primaveras y solo en la bruma del espacio vacío, voy por la vida apaciguando los destellos de mi espíritu desmesurado. Voy por la ruta del equinoccio, seductor hechizo. Sigo la sombra del frondoso cauchero y trasmito señales de idilios y congojas. Voy por la vereda incógnita de la fútil imaginación con la nostalgia divergente y con un deleite prisionero. La velocidad y la rutina me trajeron al punto final y un aviso me indicó la curva de la atmósfera. Estoy encandilado por el fuego renovado Estoy abatido por las cadenas de la incertidumbre. Estoy alelado por el eco de una sensual guitarra. La mágica aureola de un tenue horizonte alumbrará el sendero y la montaña azul.


Contradicciones Filos贸ficas


La prisión Estoy decidido a fugarme a otra llanura, a otra dimensión donde escuchar pudiera la melodía de una canción. Estoy confabulando profecías y rituales contra lo establecido y decretado, para que un día no haya excusas, para que nunca se olvide el don más preciado. Estoy mezclando la alquimia y la poción del elixir, estoy calentando el verso y el parlache; estoy consumiendo la dosis de humo y de ebria noche. Estoy parado en tierra extranjera y con un silbido quisiera llamar a quien desde lejos se aproxima. Estoy acechando el truco de una mágica ilusión y a fuerza de conciencia trato de combatir la exacerbada sumisión. Estoy redundando en lo que significa un delirio de persecución y quisiera escapar de esta férrea prisión.


Contradicciones Filos贸ficas


Pudiera el mundo cambiar Pudiera el mundo cambiar y salir de sus contradicciones. Pudiera la gente tener esperanza y ser aquel prototipo de humano que corresponde al siglo XXI. Pudiera haber armonía y justicia. Pudiera la luz del nuevo día iluminar este valle de mil colores y poblar las montañas con guayacanes y girasoles. Pudiera ser feliz con sólo ver un arco iris. Pudiera salir volando en un avión con rumbo a mi destino y no regresar jamás. Pudiera encontrar una verdad para confirmar todas mis sospechas y al fin comprender, con una mística reflexión, esta obra musical que habito, esta expresión realista del Dios universal. Pudiera estar convencido de la amistad sencilla y sincera. Y con la cálida presencia de un alma iluminada y certera ser fuego y espada para luchar contra la adversidad.


Pero ahora estoy vac铆o y abandonado estoy tan desconcertado y abatido que ni la ausencia puede hallarme. Ni la poci贸n del sabio cham谩n ha logrado curarme.

Contradicciones Filos贸ficas


El hombre misterioso Hoy es un dĂ­a verĂ­dico y absoluto pues a cada instante y en cada minuto se matiza el paisaje con la bruma de la maĂąana.


Y una enramada entrelazada en la maraña de árboles fuertes y delgados, de matorrales verdes y delicados, conforma el conjunto magnífico del bosque. Hoy es un día verídico y radical, pues el caudal del río siguió su cauce y aquel azulejo visitó el cercado de mi cabaña. Y la sombra, la sombra inmutable de la montaña se bebió las llamas que consumen frío y soledades. Hoy es un día verídico y crucial pues el aroma del café hirvió en la hora inicial cuando ya los perros se despiertan. Y una tibia armonía que disipa los pesares va cambiando la angustia que fluye a los siete mares. Un caballo brioso galopa saltando muros y corrales. Hoy es un día verídico y magistral pues a lo lejos se divisa una presencia espectral, ¿será un amigo, un malvado, un hombre real? Eso lo voy a averiguar tan pronto pase el umbral. Con la luz de una linterna lo voy a iluminar para que quede clara su intención y para dar a este caso una definitiva solución.

Contradicciones Filosóficas


Los guaduales del campo En el campo verde de Colombia vive un árbol milenario y su esbelta silueta se dibuja en contraste con el cielo. En el campo verde hay un millón de grillos que cantan cuando cae la noche y un búho joven acecha entre la niebla. Pero en la ciudad todo sigue igual. En el campo verde el río fluye cruzando los valles, allí donde crecen los guaduales. Y en una manga que sube a los yarumos brama una recua de vacas que beben gotas de lluvia. Y un guayabo silvestre que termina el ayuno de petirrojos, azulejos y carpinteros, se resiste al vaivén del viento. Pero en la ciudad todo sigue igual. En el campo verde donde vuelan los gavilanes venciendo las alturas y los rayos del sol se difuminan a través de las nubes, se revela un milagro: por un momento se paraliza el tiempo y el día se convierte en noche cuando sale la luna. En el campo verde crece la palma. Pero en la ciudad todo sigue igual.


Contradicciones Filos贸ficas


El prisma de cristal El día se aleja siguiendo la dirección de una brújula y Venus alumbra desde su inmensa claridad espectral. La soledad se avecina en el tiempo del siglo y el desierto avanza. Ya se ha quebrado el prisma de cristal. Y queda en evidencia el campo eléctrico de una constelación. La ley del universo es la justicia aquí en la sociedad. Y cuando se acerque el fin… Y la mitad del mundo pierda su orbita, vendrá la noche absoluta, noche fría. Una gran explosión consumirá toda la energía solar y los planetas saldrán disparados al vacío al perder su núcleo. El fin está cerca. Donde termina el cosmos empieza la nada.


Contradicciones Filos贸ficas


Ciencia ficción El espacio y el tiempo son relativos, lo que implica la posibilidad de múltiples realidades en mundos paralelos. El centro del universo se desplaza irradiando luz, siguiendo el imán. La galaxia gira en torno al núcleo del sistema y el equilibrio continúa en alta tensión. Es la velocidad de la luz que enciende el rayo. Es el fuego que consume la leña. Es la vida que se expresa. Es el licor que me embriaga. La realidad es más extraña que la ficción. Y Dios acecha escondido allá arriba, lejos. Su luz me encandiló.


Contradicciones Filos贸ficas


Viaje sin retorno


Al fin de la vía estaba el mar. Y una sensación extraña nos reunió en la playa aquella noche cuando se conjuró el destino. Y subimos por la escalera de piedra. La fortaleza de un pueblo olvidado se matizaba entre la jungla. El tigre acechaba para lanzar su ataque de fuego y consumar la matanza. La luna brillaba en las alturas y en una explanada geométrica se esfumaron las sombras. De pronto estábamos atónitos. Una parálisis embargó al amigo, consecuencia de la poción venenosa. Era su final. El final del viaje. Y una llama que se extingue. Y una frustración que crece. Y una depresión terrible que me invade.

Contradicciones Filosóficas


Contra relato

Y la cambio por tres pesos‌ La juego en una ruleta rusa. La juego por la medalla.


O por el prisma de cristal. De todas formas la llevo perdida. Y ¿dónde encontraré remedio, dónde encontraré la llave para salir de una contradicción absurda y crítica? La vida es one moment. La vida es un viaje. Y la cambio por tres cartas o por el naipe completo. La cambio por la libertad de un perico la cambio por una botella, por una antorcha. Por cualquier ideal. La cambio por el cero o por el cien. Desafío al que sea en una partida de ajedrez. 3 x 8 veinticuatro horas del día. 3 x 4 doce horas de desvelo. Ya la vela está prendida para alumbrar esta soledad.

Contradicciones Filosóficas


Contradicciones No busco la fama. No pretendo honores. No se justifica la guerra. Sólo ambiciono brindar con vino. Brindar con vino… Y que la alegría retorne al tonel, y que la esencia conserve el espíritu. No se evapora el deliquio… Prefiero la contemplación de una estrella. Sólo deseo que se cumpla la profecía. Oh noche espectral, ya son las diez, la hora del olvido. Pero no me resigno a este desconcierto y digo no a la anarquía que aniquila.


S贸lo creo en la verdad. De eso s铆 estoy seguro.

Contradicciones Filos贸ficas


Corazonada Desde la meseta que sube al bosque se divisa la ciudad. Y en un instante sublime la niebla gris desapareció los pinos y los eucaliptos. De pronto se abalanzó la noche sobre el ocaso y el silencio fue total. Entonces prendimos el fuego que forja al hierro y quedamos a voluntad de aquel cuento fantástico sin saber el desenlace. No sé cuánto tiempo transcurrió. Por el sendero se oyó el eco de alguien que se acercaba. Y después un susurro de voces, y presentí que algo siniestro nos amenazaba. ¡Silencio! Son ellos, se acercan. Nos congeló la incertidumbre.


Inm贸viles y asustados esperamos lo m谩s funesto. Pero nunca hubo evidencia de nada.

Contradicciones Filos贸ficas


El ritmo y la clave

El ritmo y la clave que escribe estas lĂ­neas de desconcierto y nostalgia, de guitarras plaĂąideras y de lamento, es el sonido de las notas en fuga, de los silencios y los contratiempos.


De lo que expresa una canción. ¡Que viva la música! Y la fantasía que lleva inmutable el secreto de otra época. La música es lo más sublime, lo que alegra los instantes que trasmiten al alma la sinfonía de este radio. ¡Que viva la música! La más altruista, la más compleja, la más sincera alabanza es la señal que marca el desdén. Lo más elocuente, lo más absoluto lo que es intraducible. ¡Que viva la música!… Desde el jazz al blues, desde la clásica a la romántica, desde el son a la sicodélica salsa, desde el rock a lo alternativo. Es un poderoso instrumento que enciende la llama de la vida. ¡Que viva la música!

Contradicciones Filosóficas


Poesias Libro 3

MedellĂ­n, enero de 2010


Parafernalia El periódico publica las noticias. Con la técnica y el internet viajan las cartas y los relatos de una realidad virtual. Y la energía del tornado desata la tormenta de una lluvia eléctrica en la USA. La guerra es declarada en Alemania por un filosófico ideal contra la revolución que inventó el avión. Y estalla la bomba atómica. ¿Cuándo termina el dominio? ¿Cuándo se concilia el control? El estado, contrariado en teoría por el siglo de las luces y la ilustración que divide las clases sociales. Y los soldados se alistan para el contra ataque subversivo… para el terrorismo de la guerra. En el circo romano el toro ha sido derrotado!


Contradicciones Filos贸ficas


Cibernauta Este relato electrónico lleva el ritmo que proviene del paralelo. De día es ilusión y de noche es fantasía. Se deriva de una canción… Del eco del hombre… Del sonido del rayo veloz… Del trino de los azulejos… Del signo galáctico de la certeza. Del espectro y la imagen. Del espacio geométrico. De la totalidad de lo real… El ayer se manifiesta en la causa. La posibilidad atrae los momentos del presente ausente y es inevitable el pronóstico del futuro. En lo que se refiere a lo concreto, en lo que alude al principio, es allá donde está la síntesis, es allá donde está la candelada para prender este cigarro.


Contradicciones Filos贸ficas


Artificio Y es una época de tribulación. De derroche de catarsis y de traición. Pero no hay equilibrio en la balanza, no hay fe en el ángel o en el santo. No hay superstición… La ironía del guerrero reclama la victoria con la espada del sacrificio. Se acude con sevicia contra un caballo azabache, contra el castillo donde está el rey en su encrucijada… donde está la escalera, donde está la campana de la torre y lo que ignoran los poetas y lunáticos. Y la palabra del Señor que un día enseñó el artificio de la humildad y del amor… ¿Qué significa este libro sagrado? ¿Qué abarca la gravedad de estas leyes cómplices?


Un amuleto me salva de la incertidumbre, de este dilema sin sentido‌

Contradicciones FilosĂłficas


El modelo del árbol Un paisaje dibujado en la claridad de la traslúcida mañana y un lote baldío donde florece el anquilosado guayacán amarillo. La sensatez lo deleita, el calor lo agobia y siente el deseo inclemente de mimetizar su aura, de conjugarse con los lirios y los anturios y de transfigurar la magia, la vida, la luz que encubren el modelo de la imagen y la creación de la idea. Y viajando en un globo aerostático, absorbiendo la electricidad radioactiva de una estrella, el guayacán reflexiona y se yergue paralelo a Júpiter. La perspectiva lo lleva al imán de los Andes y en la tangente de su leñoso tronco el carpintero talla el techo de su refugio. Allí retoza y desde allí vigila la hora precisa, el instante cumbre cuando empieza otro día de aventuras.


Contradicciones Filos贸ficas


Degradación La naturaleza es tan sabia y tan frágil, que la piedra rebota en la laguna y el graznido de la guacamaya inspira un verso ecuánime y rotundo que delira y expresa el código de un dialecto que nombra y señala. La naturaleza se agota. el caimán se extingue. Y la amazonia se reduce a claros parciales, destruida por el hacha asesina. La tala del bosque debilita a la Madremonte Y desplaza al mono que brinca alegre por las copas de los árboles. Nuestro planeta se está calentando y el río se evapora para siempre. El humo de fábricas y autos contamina el oxígeno. Ahora queda el idolatrado mundo reducido a una palabra: ¡Desastre!


Contradicciones Filos贸ficas


Abandono Este era el fantástico solar que comprendía los predios de la finca. Un naranjo cavilaba la plácida transposición de los días premonitorios. Y una ceiba cocodrilo levitaba en la cálida temperatura del campo ecológico. Una finca valorada en sumas millonarias más no astronómicas. Quien tiene con qué no la compra… Y a quienes les gusta, no tienen con qué. Total: ni raja ni presta el hacha. Pero ahí está el guadual que utiliza el zorro para camuflarse y encontrar abrigo. Y arriba el kiosco donde repetía la oración de libro: Never More.


Contradicciones Filos贸ficas


Trama y contexto Si no es aquí entonces ¿dónde? Tal vez naufrague en mi travesía, pero al fin de cuentas ¿quién pierde más? Ensillaron el burro antes de amarrarlo. Si no es ahora entonces ¿cuándo? Ya no hay tiempo para ensayos. Esto es la realidad de una historia que diseña los salones y plazas de la ciudad que soñó el cazador. A esta altura ¿quién va a profanar la evidencia de lo que construyó el hombre a fuerza de clavo y martillo? ¿Quién es coherente con la fecha contemporánea y con el hoy? Ubiquémonos entonces en el contexto de la época y que cada cual contribuya con las buenas intenciones, con las actitudes positivas que la consciencia le dicte. Pues uno sólo da de lo que tiene.


Contradicciones Filos贸ficas


La euforia del gol 23 haraganes corriendo en la cancha apasionadamente, se estrujan, se chocan. Estratégicamente saltan, zapatean, alzan la plegaria al Santísimo y eufóricos cantan el gol, su máximo objetivo. En América el trofeo más codiciado es la Copa Libertadores. A nivel mundial el rey es Brasil; bailan samba con el balón. El mejor jugador: Maradona. El símbolo de calidad: El pibe. El mayor crac: Ronaldinho. El fútbol mueve a las masas y es más popular que el blue jean. Incita al escándalo más que los Beatles. Es deber del buen ciudadano ser fanático de su equipo local.


El f煤tbol es el impulso de los muchachos que se divierten en las calles. Otros preferimos el ping pong.

Contradicciones Filos贸ficas


“Podría hablar un poco de los rasgos que saltan a la vista y hasta podría definir la esencia que irradia mi alma, pero me parece absurdo declararme con dos o tres palabras limitadas y por eso no lo hago” Juan David Correa Y.

Para los que no tuvieron el privilegio de conocer a Juan David o para los que no quisieron ir más allá de las apariencias o de algunas percepciones, escribo estas líneas, insuficientes claro!, para definir el universo que encierra un ser humano. Al leer los poemas y ver las pinturas recuerdo la infancia y la juventud que vivimos juntos y descubro en ellos varios elementos que han sido constantes en su vida, una vida artística de principio a fin. Uno de esos elementos es la música, una incansable compañera en su vida, recuerdo que siempre en su habitación había un radio encendido durante días enteros y muchas veces durante noches enteras. Sobre todo le gustaba la música clásica, la salsa y el jazz. Pero la música no era sólo una cuestión de gusto; tenía una gran habilidad y talento para ella. A los 6 años empezó a estudiar violín en el conservatorio de música de la Universidad de Antioquia. Estudió varios años, pero no estaba en su mente ser músico de profesión. Abandonó el violín pero su talento seguía latente. Volvió al conservatorio en su adolescencia para estudiar guitarra clásica. Estudió varios semestres y luego dejó el estudio de la música para dedicarse de una manera empírica a seguir explorando su talento. Tengo aún el recuerdo de las tardes cuando hacia un dúo con mi papá y la casa se llenaba de música y de canciones de Serrat, Calamaro y otros.


Otro elemento predominante en sus poesías y pinturas es la naturaleza. Siempre se sintió atraído por el campo y la naturaleza. Cuando éramos niños pasábamos las vacaciones en fincas en Ebéjico, la tierra materna o en Santa Rosa de Osos, la tierra de Miriam. Le gustaba pescar, subirse a los árboles, caminar por caminos de herradura. Le gustaban los animales, pero entre todos le fascinaban los caballos. Por eso disfrutaba yendo a la finca de Aurelio, donde siempre había caballos y podía hacer cabalgatas entre cafetales y árboles frutales. La niñez que pasamos rodeados de naturaleza y los años que pasó en las parcelas de Madrigal y El Encanto fueron, a mí manera de ver, decisivos en su obra poética y pictórica. El gusto por la naturaleza, su gran capacidad de observación y la especial sensibilidad que poseía para maravillarse con cosas tan simples como el sonido de la lluvia al caer, la sombra de un árbol, la luna, el reflejo del sol en las montañas, quedaron plasmados para siempre en sus poemas y cuadros. Nunca le interesó conocer el viejo mundo, decía que esas ciudades viejas eran como un museo donde ya todo estaba hecho y que no le interesaba conocer antigüedades. Por el contrario América y en especial Sur América lo atraían enormemente, al igual que las culturas prehispánicas que habitaron y habitan el nuevo mundo. Ese interés lo llevó a estudiar Antropología en La Universidad de Antioquia. Allí conoció a su entrañable amigo Checho sin saber que esa amistad sería determinante en la vida de los dos. La trágica pérdida de su amigo en la Sierra Nevada, fue una herida abierta que nunca cerró y partió en dos la vida


de Juan David. Después de estudiar Antropología, estudió una carrera media en gestión AgroAmbiental, motivado por su gusto por el campo. Pero era una carrera enfocada a crear empresa, algo diametralmente opuesto a la pasión artística que dominó la vida de Juan David. Así que dejó de lado la academia y se dedicó a explorar sus habilidades pictóricas. Tomó algunas clases, pero en general fue empírico y se dedicó a encontrar su estilo propio, lleno de formas cubistas y colores vivos. Sus temas no podían ser otros que la naturaleza, esa que tanto admiró y que plasmó en sus lienzos a su manera. Podría seguir enumerando los componentes de ese gran universo que encierra Juan David, pero simplemente quiero resaltar su actitud crítica y su coherencia frente a la vida. Se resistía a seguir caminos predeterminados y estaba más interesado en las cuestiones existenciales y profundas que en las cosas triviales de la existencia. Finalmente quiero resaltar su puntualidad, nunca quiso llegar tarde a nada. Y el día después de la luna llena de Julio de 2010 no fue la excepción. Armado de una gran valentía llegó puntual a su cita con la eternidad, ese día se volvió parte indisoluble de la naturaleza que lo rodeaba y emprendió así el camino hacia los confines más profundos del cosmos que tanto lo intrigaron. En sus poemas, en sus pinturas y en la música que siempre lo acompaño, nos dejó para siempre la esencia de su alma de artista. enfocada a crear empresa, algo diametralmente opuesto a la pasión artística que dominó la vida de Juan David. Así que dejó de lado la academia y se dedicó a explorar sus habilidades pictóricas. Tomó algunas clases, pero en general fue empírico y se dedicó a encontrar su estilo propio, lleno de formas cubistas y colores vivos. Sus temas no podían ser otros que la naturaleza, esa que tanto admiró y que plasmó en sus lienzos a su manera. Podría seguir enumerando los componentes de ese gran universo que encierra Juan David, pero simplemente quiero resaltar su actitud crítica y su coherencia frente a la vida. Se resistía a seguir caminos predeterminados y estaba más


interesado en las cuestiones existenciales y profundas que en las cosas triviales de la existencia. Finalmente quiero resaltar su puntualidad, nunca quiso llegar tarde a nada. Y el día después de la luna llena de Julio de 2010 no fue la excepción. Armado de una gran valentía llegó puntual a su cita con la eternidad, ese día se volvió parte indisoluble de la naturaleza que lo rodeaba y emprendió así el camino hacia los confines más profundos del cosmos que tanto lo intrigaron. En sus poemas, en sus pinturas y en la música que siempre lo acompaño, nos dejó para siempre la esencia de su alma de artista.

Ana Cristina Correa, Julio 2011


Contradicciones filosóficas  

poesía, cuento, relato

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you