Issuu on Google+


Sin mayores inconvenientes podrás discernir que estamos hablando del tipo de imágenes más tradicionales en las que la angulación entre el objeto retratado y la cámara es de 180° respecto del suelo, lo que equivale a decir que es un disparo en línea paralela al suelo. Este tipo de ángulos es el que brinda una imagen más realista ya que se trata justamente de la posición con la que observamos el mundo en forma natural y cotidiana, por eso es que suele tratarse de fotografías que nos brindan un sentimiento de seguridad y quietud.


Se trata de las tomas realizadas con la cámara en una posición superior al objeto retratado. Se utiliza cada vez que se busca lograr una sensación de vulnerabilidad de aquello que se está fotografiando. Suele ser muy empleado en la fotografía de niños, mascotas, flores u objetos pequeños.


Este es, nada menos, que el ángulo picado extremo. ¿Qué significa esto? Muy simple, hablamos de ángulo cenital cada vez que la cámara se encuentra en una posición de extrema superioridad respecto al objeto o sujeto a retratar, de forma tal que prácticamente se encuentra en una perpendicular respecto del suelo y por sobre el sujeto. Si bien se utiliza para remarcar más aún esa sensación de vulnerabilidad de la que hablábamos en el punto anterior, lo cierto es que este ángulo también ofrece un panorama mucho más amplio creando una composición mucho más abarcativa del sujeto y el entorno.


Es el ángulo opuesto al picado, se trata justamente de aquel que se logra colocando la cámara en una posición inferior al sujeto u objeto a fotografiar. Y como tal es también opuesta la sensación lograda con este tipo de tomas, ya que el sujeto con este ángulo adquiere una superioridad y un lugar de dominancia dentro de la imagen capturada. Es el tipo de disparos favoritos de aquellos que se especializan en retratar paisajes arquitectónicos, aunque no deja de ser un recurso útil a la hora de jugar con otros puntos de vista para fotografiar niños, flores, etc.


Así como el ángulo cenital es el extremo del picado, este es el extremo del contrapicado. Y tal como en el caso anterior, este ángulo extremo se logra colocando la cámara en una perpendicular entre el suelo y el cielo pasando por el objeto o sujeto retratado. El resultado como era de esperarse es magnificar la sensación de superioridad y dominancia del objeto. Este tipo de disparos se reserva casi de manera exclusiva para la fotografía de edificios.


Angulos Fotograficos