Issuu on Google+

1


>I

NTRODUCCIÓN

Por Adel Jalit

D

esde mitad del siglo XIX al día de hoy, el mundo sufrió un gran avance en materia de tecnología. Esta tecnología no solo simplificó los grandes procesos productivos sino que rige fuertemente en nuestra vida cotidiana.

El uso de esta tecnología tiene una gran paradoja, y es que muchas veces causa rechazo. No es el mismo uso que se le da a cierto número de artefactos según la edad, es un gran mito o realidad que la gente mayor suele reusarse a utilizarlos. Hace pocos años se realizaron estudios sobre niños menores de 10 años que nacieron con objetos sumamente tecnológicos y su nivel de atención sobre los objetos móviles y las pantallas táctiles es mayor que la prestada frente a libros impresos. ¿Realmente está cambiando nuestra forma de vivir gracias a la pantalla? ¿Llegará el punto de rechazo hacia la tecnología a dividir a las personas en dos grandes clases?

Los “tecnofóbicos” suelen preferir una comunicación personal y una vida menos dependiente, y se contrapone con la tendencia a que los niños jóvenes usen celular o tengan cuentas de Facebook. ¿Pero todos mayores son así? ¿Es común la adaptación al medio? Psicólogos explican que la adaptación comienza con la aceptación, y muchas veces es lo más difícil de cambiar en una persona que vivió toda la vida desenchufada de estos aparatos. Todo lo contrario de un niño que observa a sus padres de una generación que sí se naturalizó con el cambio e intenta imitarlos por simple admiración o intriga. La brecha generacional sólo se dará estos años, ya que cuando pase el tiempo, los padres acostumbrados a la tecnología, mañana serán abuelos que si usaron computadoras. Por lo que el

2


objeto de estudio no solo debe ser inmediato, sino que no podrá hacerse en otra época ya que la computadora personal tiende a estabilizarse en avances y logró una inserción hogareña de, incluso, más de una unidad por vivienda. ¿Todos los abuelos son “desenchufados”? ¿Podrá la nueva edición virtual de los medios superar a la vieja y establecida impresión de papel? Sociólogos estudian detalladamente el caso, ya que de darse lo que todos esperan, los medios de comunicación no sólo cambiarán completamente, sino que serán artífices principales (por su importancia en la sociedad) en, quizás, una revolución similar a la invención de la máquina de vapor o la dinamita, para ejemplificar.

La evolución del medio gráfico en su máxima expresión. Miles de ediciones de periódicos caben en una pequeña pantalla de Tablet.

La tecnología es una realidad, la vida adaptada a su funcionamiento solo depende de nosotros, sea cual sea nuestra edad.

>L

A TECNOLOGÍA EN LOS MENORES

Por Jaquelina Martínez

3


E

n base a la nota realizada a dos menores (Guadalupe Arduzzi de 10 años y Valentina Arduzzi de 13) pudimos corroborar que es una generación que ya nace con la cultura tecnológica incorporada a su vida. Por lo tanto, la adaptación a los cambios drásticos y continuos en lo que respecta al ámbito tecnológico no es un problema para ellos.

Crecen y se desarrollan día a día alrededor de una multiplicidad de objetos tecnológicos ya sea computadoras, celulares y tablets. Sumado al uso de estos aparatos, se hallan también las tan popularizadas redes sociales, las cuales las más utilizadas son Facebook y Twitter. Entre las preferencias de ambas, tanto Valentina (13 años) como Guadalupe (10 años) eligieron Facebook, ya que les brinda la posibilidad de compartir fotos, utilizar aplicaciones, juegos y hasta chatear con sus amigos. Si bien ellas consideran que no usan mucho las redes sociales debido a que llega un punto que las aburre, muchos chicos se vuelven adictos a las mismas y comienza a generar un impacto negativo a nivel social como educativo, ya que hasta pierden concentración en la escuela y en las tareas que tienen que realizar. Esto comienza a ser una problemática entre los padres y maestros que vuelcan todas sus energías en poder hacer que los chicos encuentren otro ámbito de distracción que no sea sólo a través de la computadora o los videojuegos. La famosa empresa XO Tablets consiguió sus mayores cifras en ventas al enfocar su

Además de la adicción que generan estas público a niños menores a 15 años. páginas de Internet como Facebook o Twitter, se suma una aplicación que brinda la posibilidad de chatear a través del celular, como lo es Whatsapp. Conversando con Valentina ella me aseguro que no permanece tanto tiempo en las redes sociales pero que sí usa mucho éste nuevo medio de comunicación, que le permite estar conectada con sus amigos de una manera más rápida, económica, practica y en todo lugar.

No se conocen datos de cuántos menores de 15 años utilizan Facebook, ya que la misma empresa recomienda comenzar a utilizar la red social recién a esa edad. Los menores nacieron, crecieron y conviven a diario con la revolución tecnológica que parece no tener límites. Ellos se adaptan de manera rápida al uso de la tecnología y a todo lo que ella ofrece. Si bien en exceso, como todo, puede ser un inconveniente y hasta una problemática típica de nuestro siglo, no se puede negar que los avances tecnológicos dan lugar a un acceso a la información y a la hiperconectividad. Utilizados de manera adecuada todos los artefactos tecnológicos pueden ser de gran ayuda tanto para los niños, los adultos como los mayores. No es casualidad que las escuelas hace años vengan promoviendo la enseñanza de computación y que comiencen a introducir a sus clases medios digitales.

4


Hoy en día el acceso a la información y a la tecnología debe ser un derecho, ya que es hacia donde se encamina el mundo en general, y los niños no deben estar por fuera de eso, siempre y cuando su uso sea en la justa medida.

>L

A CLAVE ES ADAPTARSE

Por Juan Cruz Funes sus 55 años de vida, María repasa como impactaron los avances tecnológicos en su vida, tanto en el aspecto personal como profesional: “La clave es adaptarse, porque corres riesgos de quedarte fuera del sistema”, confiesa. Al principio no hubo aceptación de su parte a los cambios tecnológicos, porque toda su generación creció de una manera. Leían de los libros, buscaban información solamente en bibliotecas o recurriendo a los adultos que les contaban sobre hechos y sucesos importantes y de esa forma aprendían. La información era muy escasa si uno lo compara con lo que ocurre ahora, pero en ese momento no sentían que se perdían de cosas porque era lo que había para aprender y todos tenían los mismos métodos.

A

En un fragmento de la nota agrega que le costó adaptarse por una cuestión de formación, pero con ayuda de familiares y cursos empezó a relacionarse con la computación, algo fundamental para su trabajo diario como secretaria en un instituto. El cambio mayor fue dejar de usar la máquina de escribir y pasar al Word, y reconoce que agilizó mucho su labor.

Costó adaptarse (…) pero con ayuda de familiares y cursos empezó a relacionarse con la computación Al tener hijos todo se hizo más fácil para María, porque ellos la introdujeron en la nueva era por los juegos, los programas, y la fueron llevando. Seguramente si viviese sola le hubiese sido mucho más costoso involucrarse en el tema de las nuevas tecnologías, pero como los jóvenes hacen todo de manera más práctica sería hasta necio no intentar entender de qué se trata y así aprender mucho más. Más adelante se refiere que recién hace 10 años pudo adquirir su primera computadora y hace 3 pudo reemplazarla por una mejor.

5


Recomienda a los adultos que se capaciten y segundo que no le tengan miedo a lo nuevo, y asegura que lo más importante es reconocer que internet facilita mucho las cosas, los trabajos, los contactos a través de internet. Recuerda lo difícil y esporádico que era tomar contacto con un familiar que se encontraba en otra ciudad y hasta en otro país. Hoy con la tecnología tanto en celulares como computadoras se puede hablar, mandar fotos al instante, y es importantísimo poder aprovecharlo, reflexiona María sobre los avances tecnológicos. Para ella tomar cursos y recibir ayuda de familiares, sobretodo de jóvenes es lo más indicado.

Desde los 35 años en adelante, las redes sociales más utilizadas son Facebook y LinkedIn. El promedio de edad de un usuario de Facebook es de 38,7 años. Ella cree que como en todo orden de la vida no sirven los excesos, y ahí está su principal contra frente a los avances tecnológicos. Se ha perdido el encuentro cara a cara, las llamadas por teléfono de línea con amigas, ahora es todo por chat y mensajes de texto. No le gusta y por suerte con su grupo más íntimo mantiene esa forma por la cual se comunica siempre. Es cierto que en su momento tampoco tenían el teléfono y salían a jugar a la vereda o a encontrarse todos los días a la misma hora en un lugar idéntico. Esa rutina es imposible verla hoy en los adolescentes, afirma. Y para finalizar afirma que sería muy lindo que se despeguen un poco de los celulares, que no adecuen su vida a la tecnología sino que sepan distinguir cuales son los límites.

>U

N ABUELO QUE SE CONECTA

Por Ádel Jalit aúl, de 80 años, se despierta temprano a la mañana y se prepara un té. No puede esperar los 2 minutos que tarda en sonar la alarma del microondas y prende la computadora. Entre tostadas, mermelada y diarios virtuales se entera de todo lo que pasa en el país y cómo andan sus primos de Udine en Italia.

R

Gladis, su esposa de 77 años, no tiene celular, nunca usó una computadora y no sabe para qué sirven la mitad de los botones del control

6


remoto de su tele de LED (que compró Raúl). La disparidad tecnológica convive en la casa de mis abuelos en el día a día, por lo que puedo decir que conozco cada detalle de lo que estoy comparando. Mi abuelo maneja la computadora desde hace muchos años, porque siempre se interesó en seguir aprendiendo. Y el hecho que use un smartphone o una cámara digital va de la mano de animarse a un mundo que, muchas veces, escapa de su comprensión. Ésta comprensión que para ellos es tan difícil y que para los menores de 30 años es algo simple.

Raúl chequea su cuenta de Facebook cada mañana, su esposa Gladis no sabe ni prender la computadora. Muchas veces suena raro, y aunque muchos abuelos tengan cuenta en Facebook, no es común todavía. Para una persona mayor de unos 60 o 65 años es más difícil aprender por dos sencillas razones: La primera razón es el cambio generacional. Está científicamente comprobado que es más fácil aprender algo en los primeros 20 años de nuestra vida, y ellos pasaron ampliamente esa edad, por lo que incorporar nuevos conocimientos les es más difícil. La segunda razón es el tema del empleo. Los trabajos en los que generalmente se utiliza la computadora es posterior o contemporánea de los años en los que se jubilaron, por lo que nunca (o escasas veces) debieron usarlas en sus trabajos. En esta época, una persona mayor o joven, puede decidir quedarse afuera de la tecnología, existe gente que así lo hace. Por lo que aprender a moverse en un mundo de innovaciones y adelantos es una cuestión, no solo de actitud, sino a predisposición a conocer cosas nuevas, y encontrar un mundo en una pantalla.

>C

RECER SIN PANTALLAS

Por Nicolás Martínez

L

uego de la nota realizada a Alberto Rucci de 73 años, pude llegar a corroborar que la tecnología va de la mano del tiempo y reflejada en generaciones.

En este caso, la tercera generación no gozo en su juventud de grandes apariciones tecnológicas y de comodidades como si las hay en la actualidad.

7


¿Bueno? ¿Malo? Ambas preguntas son correctas desde mi punto de vista, gozaron de una infancia más sana por así decirlo, de estar en el campito del barrio jugando a la pelota en vez de estar encerrados delante de una pantalla jugando a videos juegos, el estar más cara a cara con demás personas. Y malo quizás en el sentido de seguridad, la tecnología avanzo también en el sector de la salud, creció la expectativa de vida, se solucionaron problemas que antes no tenían solución.

Es muy común comparar épocas pasadas con la juventud actual. El análisis es imposible, cada una tiene sus puntos a favor y en contra, dependiendo siempre del punto de vista. En otras palabras cada generación tiene sus pro y sus contras, en este caso, puntualizando a la nota realizada, generación que nació sin actividad tecnología implementada en sus vidas y que tampoco con el correr de los años, decidieron aprender a usarlas, ya sea para lo laborar, como para lo personal. La frase más escuchada, la vida pasa por el día a día, por las relaciones entre las personas y reflejada en los hechos, no pasa delante de una pantalla conectada con un teclado.

>¿S

ÓMOS LO QUE

USAMOS? Recopilando los testimonios de cada entrevistado, hicimos una especie de ping-pong, para saber qué responde cada uno cuando se le pregunta sobre su relación con la tecnología. 1- ¿Cuánto significa la tecnología en tu vida?

Guadalupe Arduzzi (10 años): Mucho, me sirve para hablar con mis amigas y familia

Valentina Arduzzi (13 años): Yo diría que no tanto, sólo uso la tecnología para divertirme un rato o cosas de la escuela

María del Carmen Funes (55 años):

8


Por cómo me ayuda en mi trabajo de secretaria, mucho. Me sirve más en el plano profesional que en lo personal. Siento que ahorro tiempo al hacer las tareas en la computadora, y además con el celular estoy en permanente contacto con compañeros de trabajo y familiares.

Alberto Rucci (73 años): No mucho, en lo único que utilizo la tecnología es para la parte laboral, pero no en lo personal, en mi trabajo necesito estar actualizado en maquinaria para realizar una buena labor, pero después, en la vida misma, no soy de utilizar tecnología, soy muy sencillo en ese sentido, es más, este celular debe tener como 10 años ya.

Raúl Carletti: (80 años): Últimamente mucho, ya que puedo comunicarme con personas distantes, con familiares que hace años que no veo y que viven en otros países. Estoy al tanto con todas las informaciones, me interesan mucho la ciencia y la ecología, y en la computadora encuentro todo eso.

2- ¿Que objetos generalmente usas?

Guadalupe Arduzzi (10 años): Computadora y Tablet

Valentina Arduzzi (13 años): Celular más que nada y computadora

María del Carmen Funes (55 años): Celular desde hace 4 años y computadora. Me interesaría tener una Tablet pero a la vez sé que tendría que dedicarle tiempo para aprender, sería solo para tener un chiche, ya que la compu me es muy útil.

Alberto Rucci (73 años): El celular como ya te dije, mensajes de texto y llamadas, después no me pidas hacer más cosas en el teléfono porque no las tiene y porque tampoco las sé hacer jajá. Después escucho mucha radio y uso el televisor a la noche, para distraerse un poco, pero si me preguntas de computadoras y aparatos nuevos, realmente no tengo idea, ni siquiera sé cómo se encienden!

9


Raúl Carletti: (80 años): Todas las mañanas, temprano, cuando me levanto, reviso mi Facebook. Cambié mucho desde que tengo la notebook, que me es más fácil para llevarla a cualquier lugar de la casa. Y televisión solamente a la noche, después de cena, sobre todo National Geographic o Animal Planet. 3- ¿Le costó adaptarse o le cuesta adaptarse?

Guadalupe Arduzzi (10 años): No, no me costaría porque uso mucho el celular de mi hermana también.

Valentina Arduzzi (13 años): No, no me costó. Y si me dan un celular que nunca use lo sabría usar automáticamente

María del Carmen Funes (55 años): Me costó al principio, pero con la ayuda de familiares y cursos que tome, todo fue más fácil. En cuanto al celular mis amigas estaban en la misma situación, así que fuimos aprendiendo juntas. Hoy estoy más canchera aunque al ver a los jóvenes hacer todo más rápido siendo que aún me falta aprender.

Alberto Rucci (73 años): Realmente si, mis nietos me tratan de explicar pero es como si me estuvieran hablando en Árabe, se me es muy difícil, y ahora con 73 años realmente no necesito aprender de esas cosas, viví toda la vida sin ellas, creo que puedo terminar esta vida de la misma forma. Lo único que aprendí a usar, pero a medias, es el celular, y aun hoy me cuesta manejarlo.

Raúl Carletti: (80 años): Sí, mucho. Todavía no lo domino como corresponde. Sobre todo tengo que esperar que alguien me ayude con algunos asuntos de mi muro. Ahora lo voy llevando bien, pero me queda un hueco muy grande para aprender. 4- ¿Tiene cuenta en alguna red social?

Guadalupe Arduzzi (10 años): Si, Facebook y Twitter

Valentina Arduzzi (13 años): Si, Facebook y Twitter

María del Carmen Funes (55 años):

10


Tengo Facebook pero no me gusta que todo sea público. Pueden verlo solo mis amigas y no acepto a cualquiera como amigo.

Alberto Rucci (73 años): Ni si quiera se lo que es una red social, pero por las dudas te digo que no tengo. Seguramente mis hijas y mis nietos deben tener.

Raúl Carletti: (80 años): Facebook y Hotmail. 5- ¿Cada cuánto utiliza redes sociales o aparatos tecnológicos?

Guadalupe Arduzzi (10 años): Todos los días un ratito

Valentina Arduzzi (13 años): Poco, las uso un rato cada día y no estoy todo el día con el celular en la mano

María del Carmen Funes (55 años): El celular todos los días pero solo para hablar con familiares. La computadora un rato por día me tomo para leer los mails y ver páginas interesantes de Facebook.

Alberto Rucci (73 años): Nunca, el celular solamente, es más, en la camioneta nueva me cuesta encontrarle todos los “chiches” nuevos que vienen ahora, cada vez salen con más detalles y más cosas para la comodidad de uno.

Raúl Carletti: (80 años): Hace desde 2010 que uso Facebook, lo reviso todos los días, ya sean 5 minutos o una hora. Generalmente, si hay que contestarle a alguien lo hago en el momento. Mi mail lo tengo desde hace mucho más. Antes lo usaba muchísimo, pero últimamente no porque Facebook me da todo lo que necesito. Y si hay algo que no entiendo, o quiero saber, lo busco directamente por Google.

11


>P

ARA CONCLUIR

Por Nicolás Martínez A medida que fuimos avanzando con esta investigación, y realización de entrevistas y recolección de datos, nos hemos dado cuenta que la tecnología es impregnada en el avance del ser humano. Que queremos decir, que a medida que van apareciendo nuevas tecnologías, más avanzado va a estar la persona para cubrir sus necesidades, obligaciones o deseos. Pero este avance no está direccionado solo en ese sentido. Si nos ponemos a pensar un poco más allá, podremos notar que aquellas personas que nunca, o muy pocas veces han tenido contacto con algo tecnológico, a medida que va avanzando con innovaciones nuevas, mas avanza esa línea imaginaria de inadaptación hacia ellas, generalmente de las personas mayores.

6 tipos de enchufes que se identifican con diferentes tipos de artefactos electrónicos. Nuestra vida asimiló su uso y hoy son objetos completamente cotidianos.

La respuesta más sencilla hacia esa inadaptación es, “cada vez hay cosas más complicadas” o “déjaselo para los más jóvenes a eso”. Pero con el correr de esta investigación, llegamos a la conclusión que hay de todo en esta vida. El abuelo que se levanta temprano para agarrar su computador y revisar los diarios digitales. El abuelo que con suerte se acuerda de llevar su celular al trabajo. Todo eso es tecnología dentro del hombre, algunos más, otros menos. Hablando hacia la generación “del medio”, no nacieron con grandes avances tecnológicos, pero se los fueron encontrando con sus obligaciones, es decir, el trabajo. La presión a aprender cosas nuevas para un mejor rendimiento laboral. Y luego aparecen los más chicos, ellos si nacieron con todo, como suelen decir los abuelos. Su fácil manejo hacia las nuevas tecnologías tiene una simple respuesta, lo mamaron desde nacimiento.

12


Así que, sin ir muy lejos, ¿la tecnología está en nuestra vida? Pues claro, esta para todos, algunos la piden, otros la aceptan, otros se las imponen y al último grupo, se las rechaza.

>T

RIPLE W, CONCEPTOS,

DEFINICIONES Y PUNTO COM Por Jaquelina Martínez Al encarar la investigación sobre el impacto de la tecnología en las diversas edades, no podemos dejar de explicar ciertas terminologías propias de la temática como brecha

digital, inmigrantes y nativos digitales y alfabetización digital. Brecha digital hace referencia a la diferencia socioeconómica entre aquellas comunidades que tienen accesibilidad a Internet y aquellas que no, aunque tales desigualdades también se pueden referir a todas las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como las computadoras, los celulares, la banda ancha y otros dispositivos electrónicos. La brecha digital consiste en la distinción entre aquellos que tienen acceso a Internet y pueden hacer uso de los nuevos servicios ofrecidos por la World Wide Web (nuestra comúnmente conocida WWW), y aquellos que están excluidos de estos servicios.

13


Este término también hace mención a la distancia que hay entre diversos grupos según su capacidad para utilizar las TIC de forma eficaz, debido a los distintos niveles de alfabetización, carencias, y problemas de accesibilidad a la tecnología. De hecho no es lo mismo la facilidad de aprendizaje de los jóvenes frente a las TIC, que las personas mayores. Como así también, podemos ver la distinción entre los niveles económicos que hace que ciertas personas puedan adquirir nuevos dispositivos electrónicos, y otros no tengan la posibilidad de acceso.

Los cables de banda ancha, que se utilizan para transportar los datos de internet, hoy son comunes en cada ciudad y tienen menos de 10 años. Luego del tendido eléctrico, son la segunda mayor extensión de cableado en el mundo.

También se utiliza el término para señalar las diferencias entre aquellos grupos que tienen accesibilidad a contenidos digitales de calidad y aquellos que no. En síntesis, la brecha digital se basa en las desigualdades previas al acceso a las tecnologías, y las posibilidades que tienen unos y las carencias que poseen otros frente a la misma situación. Por otro lado tenemos el concepto de nativos e inmigrantes digitales. Para comenzar definiremos a los nativos digitales, que son los jóvenes que nacieron en la era tecnológica, los que crecieron y convivieron con todas las revoluciones y avances en materia de tecnología y comunicación.

Los nativos digitales son “hablantes nativos” del lenguaje digital ya que han pasado toda su vida usando computadoras, celulares, videojuegos, reproductores digitales de música, entre otros dispositivos. Como bien lo define Marc Prensky en su libro Nativos Digitales Inmigrantes Digitales: “Hoy en día la media de los graduados universitarios ha pasado menos de 5.000 horas de su vida leyendo, pero más de 10.000 horas jugando con videojuegos (por no hablar de las 20.000 horas viendo la televisión)”. Los nativos digitales utilizan a diario la mensajería instantánea, el correo electrónico e Internet, conviven con todas las plataformas electrónicas y digitales, las cuales las hacen parte de su vida, pero ¿qué ocurre con

14


los inmigrantes digitales?

Los inmigrantes digitales son aquellos que no nacieron en el mundo digital, pero que, en algún momento más avanzado de sus vidas comenzaron a incorporar las nuevas tecnologías. Si bien algunos pueden utilizar muchos o la mayoría de los medios digitales con más o menos facilidad, son y siempre serán inmigrantes. La diferencia entre unos y otros radica en que cuando los nativos digitales manejan las nuevas tecnologías sin necesidad de aprendizaje previo, los inmigrantes digitales deben someterse a ese aprendizaje y adaptarse a su nuevo entorno, y aun cuando lo logran siempre conservan, hasta cierto punto, su “acento”, es decir, su pie en el pasado. Prensky nos dice que “el acento de inmigrante digital puede verse en cosas tales como acudir a Internet para obtener información como segundo recurso, y no en primer lugar, o en la lectura del manual de un programa en lugar de asumir que el propio programa nos enseñará a utilizarlo.” Los nativos digitales están acostumbrados a recibir información muy rápidamente, les gusta procesar en paralelo y la multi-tarea. Prefieren los gráficos antes que el texto y no. Funcionan mejor conectados y optan por los juegos en lugar del trabajo “serio”. Sin embargo, los inmigrantes digitales suelen tener muy poco aprecio por estas nuevas habilidades que los nativos han adquirido y perfeccionado a través de años de interacción y práctica.

Queramos o no el mundo se encamina a una era completamente digital, lo cual implica que aquellos que aún no se han incorporado a estos cambios o no sean adaptado, comiencen a hacerlo. Y los que empiezan a sumergirse en esta revolución tecnológica y comunicacional deban ir día a día perfeccionándose. En relación a este perfeccionamiento encontramos otra definición importante: la de alfabetización digital y alfabetización multimedia. La alfabetización digital es la habilidad para localizar, organizar, entender, evaluar y analizar información utilizando tecnología digital. Implica tanto el conocimiento de cómo trabaja la alta tecnología de hoy día como la comprensión de cómo puede ser utilizada. Las personas digitalmente alfabetizados pueden comunicarse y trabajar más eficientemente especialmente con aquellos que poseen los mismos conocimientos y habilidades. Las investigaciones con respecto al alfabetismo digital se focalizan en aspectos más amplios vinculados con el aprendizaje de cómo efectivamente hallar, usar, resumir, evaluar, crear y

15


transmitir información utilizando tecnologías digitales y no sólo con la habilidad para usar una computadora. El alfabetismo digital incluye el conocimiento del hardware de las computadoras, del software (particularmente aquellos que más frecuentemente se utilizan en los negocios) de Internet, de los teléfonos celulares, y de otros dispositivos digitales. Una persona que utiliza estas habilidades para interactuar con la sociedad puede ser llamada ciudadano digital. Como podemos ver la tecnología comienza a atravesar todos los ámbitos de la vida y conlleva a la necesidad de adaptarnos a ella. Hoy en día son muy pocas las personas que por ejemplo no cuentan con correo electrónico o no tienen un celular. Las nuevas comunicaciones se instalaron para quedarse y los que no pueden acceder a ella lamentablemente quedaran exentos de una gran multiplicidad de oportunidades, tanto en el ámbito laboral como en el social.

>>>>>Edades Tecnológicas    

Adel Jalit Jaquelina Martínez Juan Cruz Funes Nicolás Martínez

2014 Postítulo en Periodismo y Comunicación Universidad Nacional de Rosario

16


El final