Page 1

Intención Poética Juan Carlos Vázquez Pérez

a editorial aurora


C贸digo de acceso al libro electr贸nico


Diseño de Portada: Editorial Aurora: ‘Secreter’. Foto: Juan Carlos Vázquez © 2013 Juan Carlos Vázquez Contacto: juancarlos7@live.com.mx Primera Edición: 2013 Derechos reservados a favor del autor. Derechos sucesorios en igualdad de proporciones a Valeria Vázquez Ramos y Ximena Vázquez Ramos. Hecho el depósito que marca la ley: Se permite la transmisión total o parcial del contenido en medios audiovisuales citando la fuente y el autor. Queda prohibida la fotocopia con fines de lucro. Queda prohibida la copia o reproducción por medios electrónicos o mecánicos, sin el consentimiento previo y por escrito de la editorial y del autor. Editado, impreso y encuadernado en México.


no hay mayor absoluto en mi vida que tus ojos sobre mi y tus palabras al atardecer de esta historia transitando vía navegación por los surcos del alma no hay más sentido que dar la vida por mis hijas que matar por ellas si es preciso arrancarle el corazón a cada día y llevárselo para su cena

A Verónica, Valeria y Ximena que son sentido y fin


I

hay ternura en las cucharas son como un vehĂ­culo de amor un servidor de sustento una promesa y un conjuro: una promesa de su regreso un conjuro que nos hace callar las cucharas son como los pechos tiernos de nuestra madre dispuestos a darnos hasta llenar son cĂłmplices calladas del placer oral hay ternura de sobra en las cucharas la misma enigmĂĄtica esencia que en las manos de mujer


las flores son más hermosas si se les ve a ras de tierra si nos tiramos de panza y dejamos a su alcance el aliento las puedes mirar en mitad de la primavera vanidosas e insoportables como narcisos las puedes cortar tomándolas por sorpresa –así no llorarán de espanto o de coraje– se te quedan en la mano como varitas mágicas que encantan a las mujeres pruébalo: intenta este juego pero primero gánate su confianza hazles creer que eres una abeja mostrándoles cómo zumban tus pensamientos y de pronto córtalas con algo efectivo e indoloro como un adiós decidido como navaja de promesa incumplida… y corre corre lejos a disfrutar el triunfo siémbralas entre hielos para que perduren entre el frío de lo estático y las miradas encantadas de los transeúntes ante su muerta dulzura


la rueda de la fortuna es una ironĂ­a ese girar es lo que nos da sentido de movimiento nacer y girar crecer y girar reproducirse y girar hasta morir y como la lluvia : a veces arriba hasta que nos rompe el trueno :a veces abajo entre la tierra humillados

enterrados

o renovados sembrados

hundidos surgiendo


tras contemplar el azúcar tuve una revelación :Que lo dulce quita las penas y los traumas también :bienvenido sea lo dulce a nuestras vidas que mueren suavemente por la desdichada adicción a los hidratos de carbono :Lo dulce adormece las horas perdidas y despliega ilusiones arrugadas el azúcar corta la amargura de un café en soledad y se pega entre tu piel y mi sed :Lo dulce es también silencioso y cruel como quien mata a besos como quien mata al hacer el amor


no hay mejor sal que la sal de tu piel marina y acuosa me lleva de la cocina a la cama –a veces a lugares impensables– la sal nos cubre por dentro y por fuera –somos producto de la sal– en la sal nos apoyamos para llorar y para darle una parte de amor a la comida la sal sabe mejor entre tus piernas y sobre tus alas es una manta blanca en medio de la noche de insomnio somos más de sal que de maíz más del mar que de la tierra nos encendemos por el fuego que la sal aporta a nuestras vidas sazonadas bajo su mirada sencilla


se ha dicho tanto sobre la almohada y ella sigue silenciosa y cómplice –cómplice incluso de la cabeza más testaruda– la almohada es un campo justo para recibir los sueños y la cabeza del soñante fiel y dócil a veces termina tirada por el suelo –esperando su retorno al espacio somnífero– una verdad: la almohada no nos habla ni da consejos ella calla y escucha todos los discursos del sueño oye los murmullos de las pesadillas y se sonroja con las indecencias que nos proponemos la almohada sirve para sostenernos con nuestras penas a nosotros y aquellos que queremos ser nos contempla sin protestar por los ronquidos nos abraza y se vuelve una confesora paciente una ventanilla para nuestras quejas sonríe cuando soñamos que somos felices igual que llora cuando nos morimos –un poco– de frío y soledad en las noches de desamor


la cebolla es un poco como tú y como yo sin intención alguna nos mueve al llanto y a veces nos hace cerrar los ojos a la realidad no es fácil vivir así la cebolla también llora por hacernos llorar y carga sufriente esa culpa por generaciones conmovida y callada es un poco como tú y como yo se cubre y encierra entre capas –falsedades que usamos para vernos bien– se entrega a la comunión de cielo y tierra a su tiempo nace para cumplir una paradoja : alimentarnos mientras llora y hacernos llorar :como una madre bañada en ternura que llora mientras amamanta a su bebé


mueble multiusos: mesa a veces ha hecho de cama otras tantas de almohada para desvelados para ebrios de anochecer para los cansados de soñar despiertos la mesa se afirma en cuatro patas esenciales como los cuatro elementos es indispensable como los cuatro lunares que circulan por tu espalda sus cuatro patas sostienen cuatro versiones del mundo en cuatro fases mesa menguante: para los ánimos entristecidos que precisan un plano para ahogarse en lágrimas mesa creciente: para los que se dan sin compromiso por el placer de saciar a otros mesa llena: para los que saben de hambre de amor y de besos mesa nueva: para desesperados y aquellos que gustan romper la rutina la mesa es cómplice para encontrarnos debajo para sustentar las charlas y el café para depositar los planes y la fe para aliviar el alma y cargar el cuerpo cuando se agotan las horas y los sueños


los libros son como los hombres sé de varios libros simplemente incomprensibles otros claros y transparentes

otros burdos y laxos

hay libros crueles –aún los escriben y los publican– una vez me entregué a largos amoríos con tres libros –uno lleno de fantasmas y dos con espíritu abierto que saltaron sobre mí al doblar la esquina– conocí un libro que sólo sirve para nivelar una vieja mesa otro que nunca puedo terminar de leer pero hay algo más : el libro es un ser vivo buscando ser leído :ser a través del lector los libros son buenos para curar las borracheras de realidad si los tomamos acompañados se multiplican y forman ecos se antojan con un sofá

con un parque o con una mesa silenciosa

los libros justos en cantidad son mejor no deben ser tratados con la violencia de quien sólo los acumula por parecer sabio pocos libros como los verdaderos amigos como los verdaderos amores y como los sueños cumplidos


la silla es un mágico encuentro con uno mismo flota en el aire junto a los sueños se estaciona en tierra como lo real sus formas y dones son bendición al cansancio y a la espera le dan minutos atenuantes la silla es un frente y una trinchera refugio y hogar para asomarse y atrapar el viento volverlo aliento parte de este recorrido que es envejecer la silla es un ritual un lugar para el erotismo tuyo y mío un lugar para ir trepando por la imaginación y por tu piel un lugar para matar noticias y crucigramas para eternas conversaciones con palabras inagotables para entrar en acción y enderezar este ilógico evento que es la vida


el camión de la basura se lleva algo más que lo que ya no sirve o lo que estorba se lleva lo afrentoso y los restos de nuestros placeres nos deja solucionado el problema de qué hacer con los defectos y las críticas se hace cargo del viejo colchón más pesado por su carga de sueño y cansancio acumulado se lleva también los malos recuerdos y los fantasmas de la desilusión el camión de la basura nos aporta renovada fe para vaciarnos de pesares y resentimientos para dejarnos limpios y ligeros dispuestos a otra inquisición de placeres y excesos


II hacer un inventario es recolectar recuerdos y juntarlos en un frasco acumular horas sentado en una banca merodeando los éxitos y los fracasos marcándolos con folio y etiqueta por fecha y forma un inventario es también contar cuentos y contar a los encuentados se logran bellos inventarios en pareja : se hacen como beber café el vaivén de la cafetera que no deja de llenar la taza y la taza terca que no deja de vaciarse un inventario es un montón de algo una caja llena de eso una lista de tus detalles

una fila de tus ideas

es eso que no resta orden al caos que somos pero nos pone por un momento en paz


un buen perro se queda callado y mira a su amo para descifrarlo atiende inclinando su cabeza –como explicándose lo humano– un buen perro ladra para festejar y para avisar del enemigo se hace sombra de su dueño y duerme a sus pies un perro que se precie de serlo se rasca con discreción y espera la llegada de la comida se trata a sí muy en serio y también juega muy en serio un buen perro viene con fiesta al morir se va mar adentro

al centro de lo que somos

allí se queda con sus peripecias y maromas jugando con nuestra alma ocultándose de nuestras penas ladrándoles igual que al enemigo


los hĂĄmster se amontonan y se empujan por subir a la rueda en su confinamiento se dedican a lo humano :dar vueltas para sentir que se mueven :proferir chillidos para creer que dialogan :a llenarse de cansancio para olvidar su encierro los hombres se aglomeran y se golpean por subir al metro en su bĂşsqueda de sentido se dedican a la rutina :dar vueltas para sentir que progresan :proferir gritos y sentencias por no soportar el silencio :a llenarse de comodidades para engaĂąarse que son felices


me dijeron ¡ya no bebas café! ¡ya no fumes! cuidaron incluso de mí calcularon mi pulso y estimaron mi esperanza de vida insistieron: ¡ya no escribas! ¡te hace daño! ¡no te inconformes… te hace ver raro! en medio de los murmullos me dije : tengo aburrimiento me receté Neruda y Sabines por la noche acompañados de café y cigarrillos aquellos insisten: ¡no escribas no te inconformes eres raro! yo tal vez testarudo insisto en esta sencilla receta para el tiempo lento


esta mañana de lunes tengo una distorsión paratáxica personifico a los demás con descaro a fin de cuentas sólo son caricaturas humanas en la mañana del lunes respondo a la realidad a través de los barrotes de este disfraz de domesticado : adaptación a una sociedad enferma es lo mismo que enfermedad en esta mañana de lunes voy rumbo a ser un hombre moderno eso es todo absoluto es lunes y me dispongo a devorar el universo

la vida

puede esperar


el viernes me pongo regresivo infantil-infame intrínseco a mi existencia risueña y mortal no creo en dioses ni en milagros sólo creo en este viernes y su luna llena : un despliegue fantasías copas rebosantes y mujeres dispuestas este viernes hay renacimiento heme aquí plenilunar como el risueño mortal que soy


somos lugares comunes frases trilladas para comprar un terreno en medio de lo habitual enamorarse y vivir atados ser enterrados y resucitar somos lugares comunes nuestras rutinas y novedades –nada nuevas– somos eso que se repite insistiendo en hallar una respuesta a las mismas viejas preguntas lo que a fuerza de ser diferencia resulta siempre lo mismo : lugares comunes


en la ciudad al doblar la esquina ya eres anónimo uno más en las rutas limitadas por los anuncios y los señalamientos dicen: “la ciudades matan las costumbres” la rutina que no muere es la costumbre de la ciudad mira los ojos de las personas caminan buscando algo y nadie… muy pocos tal vez… saben eso que buscan ya nadie saluda al pasar en las calles sólo queda un ir y venir de cuerpos movidos por sobrevivir todos cuerpos anónimos –incluso en su propio hogar– al doblar la esquina han doblado muy bien su espíritu para guardarlo en un lugar oculto de su cartera o entretelas condicionados a pasar y dejar pasar a ser parte de la costumbre cotidiana: desaparecer a fin de ser


la vida es otra cosa no requiere brújulas o termómetros no requiere sabios ni santos hemos de subir y caer perdernos en ella para encontrarnos la vida es sencilla como la lluvia al atardecer confiada entrega a lo que ha de venir a lo que es

a lo que fue

es este momento contigo es este instante

esta línea

así de sencilla es viento y agua que fluye un transcurrir y un devenir un sorpresivo advenimiento las alas de un sueño que tejimos en el pasado que se hace realidad la vida es sencilla y humilde y cuando rompe la piel y hunde sus relojes ya agotados los orgullos y temores reconocemos que la vida es otra cosa


una lista de bellezas: un café delicioso al amanecer el chocolate mis hijas los atardeceres los libros –leerlos es aún mejor – las películas de grandes aventuras tu cuerpo comer –acompañado – caminar por mi ciudad de tarde a noche el vino tinto una noche estrellada sin la ciudad la luz del sol atravesando tus pupilas la risa de los niños la brevedad que es la vida –no nos alcanza para mucho – la música de tu vida –que es la mía– soñar con ser leído


III

me gusta tu mirada sorprendida cuando la vida te obsequia y la forma en que bostezas me atrapa tu cuerpo dormido cordillera en medio de los sueños pacíficos { la vida: es saber que transcurres junto a mí : que te sonrojas ante mis besos } me gustas mientras pintas y llenas crucigramas mientras escrutas mis pensamientos y me despojas del dolor y de la piel y te la echas encima para cubrirte la lluvia me surcas y te complace mi locura porque soy tu tierra conquistada me has vuelto hacia ti –y un poco me has vuelto como tú– eres atardecer en un parque sereno –suave y total para mí– como la noche –reveladora de las verdades del alma– y como el aire –vital y risueña–


para que haya amor debe haber rebeldes insurrectos que inicien el fuego mortales que se lancen al vacío conocedores que : llegado a un punto y en plena conflagración ya no hay retorno como tú y como yo venciendo la soledad y los días sin más vestidura que la pasión


cuando te fuiste el olvido no cerr贸 la puerta ni las heridas cuando te fuiste las cosas se rompieron empezaron a envejecer los retratos perdieron el color la casa toda se volvi贸 grande muy grande y negra el tiempo ha cobrado su cuota peino canas de necedad pues aqu铆 en medio de toda esta antig眉edad persiste mi amor por ti


esto que siento al atardecer con las calles azules el sol partiendo es un estado de imposibilidad para existir una condici贸n des茅rtica hojas que arrastra el viento una silenciosa y quieta soledad existir y no ser eso es vivir sin ti


te amo pero no te amo como tĂş quieres te amo tanto tanto que no alcanzo a amarte bien este amor con que te amo es lo que es es lo que soy solo tengo este amarte tanto tanto que de ser asĂ­ puede ser que no te ame bien


amar se vuelve una necesidad más fuerte en los días de lluvia y en las noches largas –como tus piernas largas– se torna insistente cuando la soledad nos aconseja –a veces la soledad es buena consejera– amar se escribe cruel y descarnado con la punta de un cerillo encendido y con la saliva de los amantes mientras se besan amar queda después de acabar el amor y en los minutos arraigados de extrañamiento amar se vuelve agrio como un limón a destiempo sobre la herida amar se perturba hasta el cansancio amar es un vulnerable sitio de peregrinación donde sepultar los despojos de un amor y hacernos de una brújula para encontrar otro amar se nos ha vuelto el aire y el tiempo más que una necesidad : el deseo de uno atrapando el deseo del otro


no es lo mismo dar un beso que sólo un aproximado que sólo quedarse en una añoranza de beso un beso mientras lloramos es la lluvia seduciendo la tierra un beso entre risas se coloca entre el fuego pirotécnico y una fiesta de pueblos que son nuestros cuerpos un beso no se puede permitir la mera descripción pues debe sentirse para saberse para forjar un milagro y alcanzar su entendimiento


IV

inicio vacío como el silencio: indicio vacío de mí lugar abierto y nada de mí nada letras y agua son los mismo escurren por este siglo se pierden por una grieta en medio del aire imposible escribir


al cerrar el libro desaparecĂ­

simplemente dejĂŠ de existir


sólo es posible leer leer y creer que escribimos soñar que llenamos hojas en blanco metáfora es el oficio del escritor llevar a un acto copulativo la tinta y el papel obligándoles a procrear escribir es una de tantas variantes de lo real que es leer


La poesía no es la misma de día que de noche no pensamos igual parados que sentados

o acostados

de noche la poesía se vale de magia y espíritus que nos sacuden que nos hace despertar hacia dentro encendiendo la luz de una bombilla en medio de nuestro latido que va despertando la poesía tiene reservas para su ataque es más peligrosa y seductora en la soledad en el atardecer en que vamos anocheciendo por el cielo en que nos convertimos atravesados por ese recogimiento interior con la aura afectada y la piel erizada la poesía no es la misma de día que de noche en el silencio de esa oscuridad la poesía te posee te despoja de la cordura y desata el corazón exprime tus razones y abre tus heridas la poesía es un laberinto donde puedes encontrar lo perdido : tu interior


las palabras cobran vida desde el ánimo lo vuelven fácil queda emancipado de la censura que a fuerza de tanto limpiar termina por dejarnos más sucios las palabras son abiertos o cerrados vehículos que se prestan al imperio de la circunstancia que nos ocupa


nadie nadie escribe como habla nadie es prosa hablada de su prosa escrita el ser expresivo que escribe es ya otro un descubrimiento consecuente hablar no es en sí una búsqueda estética por oírse bien hablamos porque leemos –las caras y las cosas– esa lectura busca una espesura y una corporeidad busca ser efecto del símbolo que somos al ser sujetos de la lectura de otros al cobrar vida por la fonación somos lectura nadie se escribe como se lee y se van llenando las cuartillas con eso que nos mueve y les decimos palabras por pura comodidad


todos los momentos se vuelven difíciles para la poesía a veces se necesita que desaparezca el mundo el tiempo mucho tiene que ver los años no vienen solos traen su equipaje a veces mal acomodado ponen las cartas sobre la mesa o sobre la cama o en el plato al comer y el mundo sigue allí viéndonos partir de a poco dejándonos al paso del aire y del polvo este momento este es difícil para esta poesía el mundo no ha desaparecido mientras tanto yo sí


V cómo quisiera volver atrás el tiempo volver a aquél camino donde conocí al viento volver a los otoños

volver a los veranos

volver a las vivencias de inocentes años olvidarme de estas penas

sus dolores y sus daños

cómo quisiera romper de ésta vida adulta la seriedad romper de ésta vida la lucha y la sobriedad me hubiera más gustado quedarme en aquella edad de sonrisas

de ternura

de sinceridad

quisiera escaparme de todo el presente pues es ya tanto el peso, que me duele hasta la mente quisiera escaparme de todo lo que hay aquí escaparme totalmente

inclusive hasta de mí

cómo quisiera hacer de lo imposible una realidad volvería a ser alegre

volvería a otra edad

en que no existiera el miedo

la mentira y la maldad

cómo quisiera hacer de lo imposible una realidad esto es tan sólo un sueño, un deseo inalcanzable un intento inconcebible de tocar lo impenetrable esto es tan sólo un sueño

ciego

loco

irrealizable


VI

las botellas rotas las colillas volando y el aire muerto esperĂŠ quedĂŠ vencido cubierto de una plaga de minutos voraces de insomnio flotando boca abajo en este arenal sobre la mesa en este sitio entre lo innombrable y el florero entre tu ausencia y mi silencio


un llanto de lluvia se abrió paso entre la gente se acercó mojando toda la ciudad luego… inundó por dentro esta piedra porosa que soy y por contagio lloré por todas las gentes y todas las ciudades


en la profunda casa del silencio hay una ventana de la que brotan nubes hoy estรก cerrada al viento y al todo el tiempo ocurre que un hombre se ha colgado de sus ideas y ha muerto de tanto pensar


ya he tirado sal deliberadamente y he perseguido al gato negro del vecino he pasado bajo tres o cinco escaleras y nada esta fortuna de haber nacido viento no me cambia por lluvia


nos dimos espacio apenas suficiente para una cerrada entrega de cartas del diario de los minutos viejos apenas suficiente para ver llegar y alejarse tus pasos de peat贸n repentinos como fugaces sobre el suelo de mi existencia


hay que descifrar el discurso subversivo en el llanto de los bebés discutiendo las erratas de sus padres creando una apología de sus necesidades señalando al mundo como sitio non grato cuando no llega el amor hay que correr tras las mujeres y preguntarles a sus ojos porqué lloran y se cubren con maquillaje –tal vez digan más de lo que ellas mismas puedan decir con palabras gastadas – debemos comer del mismo plato que los perros y oler lo mismo que ellos –buscando entender su interminable y dispuesta nobleza– hay que procurar a veces lo imposible a lo que nos orilla nuestra limitada naturaleza procurar lo imposible con pico y pala

y una lámpara

tal vez demos con una respuesta allá en el fondo de la necia caverna de la ignorancia humana


me encuentro ahora sobre una dilemática avenida –el apagón se la llevó { de nuevo } le comió los huesos y las fórmulas – pero aquí sigo esperando el regreso de la razón atado de pies y manos espantando a gritos la luna


… ¡por aquí pasen! aquí está la tierra herida y los libros no leídos por aquél rincón yacen los besos desperdiciados y unos retratos de miradas fatigadas cerca de la ventana ya sin fuerzas están los sueños de los esclavos y sobre la alfombra se arrastra el deseo lleno de hastío al fondo del pasillo podrán contemplar los pasos extraviados que buscaban amor sobre la cama, las almas de los soñadores y bajo ella las miradas furtivas de los decepcionados por aquí pasen y vean este cuarto de los espejos y contemplen sus tiernas sonrisas


las moscas son ingrediente en todas las vidas pero no hay una “mosca de mi vida” no obstante hay vidas de mosca breves, zumbonas, ligeras, inicuas deicidamente infecciosas las moscas en enjambre ennegrecen cualquier asomo de luz las moscas se suelen coleccionar en frascos y en el hígado –los pedantes y los cretinos– en la boca y en la cabeza –los soberbios y los obtusos– las moscas que he visto son siempre la misma mosca incluso aquellas verdes o azules o las de enormes ojos vigilantes todas ellas democráticamente iguales en la podredumbre y sobre tu comida merodeando tu cabeza y tus sueños estuvieron antes que nosotros y ellas

escribirán la última página de la existencia terrenal

cuando la torpe vanidad humana haya dado cuenta de la civilización


observaciones en un anochecer de otoño viento solo en ausencia de tiempo o sólo sin tiempo

es viento solo

espacio abundante

sin medida ni límite

sin centro ni borde

vivo espacio abundante

llegan las parvadas oscuras a esta vieja calzada al refugio de mil historias llegan las parvadas oscuras llueve suave

lentamente

todos se van

yo soy piedra inamovible mientras llueve suave luces para este anochecer luces tan hermosa

lentamente

y tú en mi memoria

como luces para este anochecer

¿sabes? todo iba bien hasta que te pensé otra vez

hasta que me quedé anocheciendo todo iba bien.

si fuera verano yo no pensaría en tí ni estaría aquí si acaso fuese verano ya he hablado demasiado

ya sabes que te extraño

ahora estaré en silencio

pues ya he hablado demasiado


al final del final sólo queda la muerte –que es otra forma de vida– una sustancia que no hemos comprendido pero que nos abraza desde el nacimiento al cerrar los ojos

al dejar de sentir

y de saber

sólo queda un espacio y en ese lugar nos volvemos a encontrar con el horizonte de donde salimos con la manos llenas de tiempo al final sólo queda esa otra incomprensible forma de vivir que es estar muertos


Índice I las cucharas las flores la rueda de la fortuna el azúcar la sal la almohada a cebolla la mesa los libros la silla el camión de la basura II inventario un buen perro los hámster-los hombres receta para el aburrimiento mañana de lunes el viernes lugares comunes anónimo como la lluvia al atardecer una lista III me gustas para que haya amor cuando te fuiste una condición desértica tanto eso me basta amar beso


IV imposible escribir al cerrar el libro leer y creer de noche la poesía las palabras nadie este momento V un sueño VI quedé vencido un llanto de tanto pensar fortuna apenas procurar lo imposible aquí sigo pasen y vean las moscas observaciones en un anochecer de otoño otra forma de vida


La primera edición de Intención Poética se terminó en Diciembre de 2013. Para su composición se utilizó el tipo Cambria La edición estuvo al cuidado del autor. Editorial Aurora

Intención poética  

Poesía que enfoca su lente en los detalles cotidianos.

Advertisement