Page 1

DEDICATORIA: A nuestros grandes maestros que se encuentran haciendo radio en el cielo. A aquellos que todav铆a, gracias a Dios, siguen disfrutando de lo maravilloso que es ser locutor. A los hombres del micr贸fono, que con profesionalismo y verdadera vocaci贸n, son ejemplo para las nuevas generaciones.

Pag2  
Advertisement