Page 1

"O me toca sacar de la pensión para darle a ella", interviene Heriberto Oquendo, su esposo, jubilado del Municipio de Medellín que viste overol caqui como en los tiempos de trabajador. Lucía, blanca y de cabellos largos, ríe con Norela de la tragedia cotidiana. De las madrugadas y trasnochadas en balde. "Qué más vamos a hacer; ya lloramos lo suficiente". Norela sabe que si no pagan, no recibe plata. Trabajan a pérdida Esas mujeres tienen la experiencia del mundo. Nacieron cosiendo. Tienen más de 20 años en el negocio. Y sus prendas se venden en almacenes de la ciudad, especialmente del Hueco. Hay un altar en el rincón del taller con la imagen de la Virgen del Carmen -"la compré con mi primer sueldo en el Municipio", comenta Heriberto- y la del Divino Niño. Bajo la mirada quieta de estas figuras, ellas trabajan sin saber cuánto vale cada una de las 20 operaciones que lleva la prenda. Ni cuánto un minuto de trabajo; ni el hilo, que va de cuenta del taller. "Esa cuenta la hago al final -explica Lucía-. De los 120 mil pesos que nos ganamos en cinco días que demoramos en la tarea, sacamos el 50 por ciento para el taller, para pagar la deuda, el hilo, servicios y demás; del otro 50 saco el pago de las cuatro". Cada una anota en una libreta las operaciones que realiza: "pega de bolsillo", "cierre de costado", "entrepierna", "filete", "ribete", "apertura de ojal", "pegada de botón"... Multiplica 20 por 120: 2.400. Dividen 60.000 pesos por esas 2.400 operaciones: 25 pesos. Cada una cuenta las operaciones que hizo y las multiplica por 25: esa es su paga. En estos talleres informales, las integrantes tienen seguridad social como beneficiarias de sus esposos si éstos trabajan o, si no, Sisben, "no se trata de cuánto cobro sino de cuánto me pagan", explica doña Genia, como llaman en confianza a Eugenia Posada, maquiladora de toda clase de prendas en su casa de Aranjuez, donde trabaja con cinco mujeres. "Hay que echarle mano a cualquier contrato, porque si una no lo coge, otra lo agarra".

Página 4  

"O me toca sacar de la pensión para darle a ella", interviene Heriberto Oquendo, su esposo, jubilado del Muni- cipio de Medellín que viste o...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you