Issuu on Google+

LA LIBERTAD Barranquilla, Martes 25 de Marzo del 2014

ESPECIAL

Por:Andrés Noé Gómez Redacción Deportes Diseño y diagramación: Juan Pablo Mercado Escamilla

EL TRICAMPEONATO BRASILEÑO

H

Checoslovaquia en la final por un contundente 3-1.

oy continúan los especiales mundialistas de la Revista Deportiva del Diario LA LIBERTAD, en está oportunidad hablaremos de cómo Brasil pasó a convertirse en el dominador absoluto de este deporte en solo 12 años, claro de la mano de su máxima figura, Pelé. Tras la Copa de Suiza-1954, muchos países suramericanos albergaban la esperanza de poder contar con la organización del evento para la edición de 1958. Sin embargo la Fifa decidió que sería Suecia

REVANCHA BRASILEÑA Los brasileños llegaban a está Copa con la idea de poderse sacudir de los desazones de los torneos pasados. Lo que más llamaba la atención dentro del grupo de ‘veteranos’ orientados por el DT Vicente Feola, era niño de 17 años bautizado como Pelé. Feola no se convenció de alinearlo hasta el último partido de la fase de grupos ante la Unión Soviética, tras el empate de la segunda jornada 0-0 con Inglaterra. Ese día entró para nunca salir. PROMESA CUMPLIDA De su mano los ‘cariocas’ se despacharon 2-0 ante los soviéticos, en segunda ronda superaron 1-0 a Gales con tanto suyo, en semifinales ‘O Rei’ marcó un triplete en el 5-2 ante Francia. En la Final Pelé marcaría otros dos para otro contundente 5-2 ante los suecos, que sellaría el primer título brasileño. Con la victoria final Pelé cumplió una promesa realizada su padre, ‘Dondinho’, durante la tarde del 16 de julio de 1950. Ese día el pequeño de 8 años le dijo a su padre que dejará de llorar por el Maracanazo porque ganaría un

DECEPCIÓN A LA INGLESA Sí Brasil pudiera borrar la Copa de Inglaterra-1966 lo harían, fueron eliminados en la fase de grupos. Parte del ruina fue la lesión sufrida por Pelé en el tercer partido de la fase de grupos ante Portugal, cuando el defensa Morais lo molió a patadas. Brasil perdió ese juego 3-1. El campeón sería el local Inglaterra, que en una apretada final, que se fue al tiempo extra, superó 3-2 a la poderosa Alemania. Tras su mala fortuna en los últimos años, Pelé renunció a la Selección solo para enfocarse en el Santos.

Mundial para él. EL VIRREINATO EN CHILE Tras 12 años de ausencia, la Copa Mundial de fútbol regresó a territorio suramericano. En está oportunidad la candidatura de Chile sorprendió a todos el 10 de junio de 1956 en el congreso de la Fifa en Lisboa, al ganarle a la de Argentina. Brasil, ubicada en el grupo ‘C’ con México, Checoslovaquia y España. Sin embargo, para está Copa la magia de Pelé duró muy poco. La carga excesiva de partidos a la que fue sometido por su equipo, el Santos, le generó un esguince inguinal que lo sacó de la competencia en apenas el segundo partido. Habiendo anotado un gol en la primera fecha ante México, ‘La perla negra’ se limitó a ver desde las gradas como sus compañeros Amarildo, Zito y Vava hacían la ‘fiesta’ y coronaban como bicampeones a los ‘cariocas’ ante

TERCERA VICTORIA Luego de tres años fuera del equipo, Pelé retornaría al combinado de Mario Zagallo, su excompañero en las conquistas de 1958 y 1962, para enfrentar su última Copa Mundial, la de México-1970. Brasil sabía que sería difícil volver a reunir un grupo como el de se entonces, con: Carlos Alberto, Gerson, Rivelino, Tostao, Jairzinho. El campeonato empezó el 31 de mayo y Brasil avanzó a segunda ronda tras ganar en la fase de grupos a las escuadras de Checoslovaquia (4-1) Inglaterra (1-0) y Rumania (3-2). En cuartos de deshizo de Perú (4-2) y en semifinales aplastó a Uruguay (3-1). LO MEJOR DEL ‘REY’ Está copa es recordada por reunir a las grandes estrellas que pasaron a la historia del deporte, como Franz Beckembauer, Ladislao Mazurkiewicz,

Teófilo Cubillas o Luigi Riva. Sin embargo ninguno realizó un mejor torneo que Pelé. Con jugadas estupendas desde la primera jornada, incluyendo los goles que no fueron, como la jugada en la que gambeteó al portero Mazurkiewicz sin tocar el balón o el remate de media cancha que pasó rozando el palo ante Rumania, el astro brasileño condujo a la tercera conquista de su país al colocar el primer gol y el pase para el cuarto en la goleada de Brasil 4-1 ante Italia en la final, haciendo a Brasil dueño definitivo del trofeo.


EL REY PELE