Issuu on Google+

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PANAMÁ FACULTAD DE CIENCIAS Y TECNOLOGÍA POSTGRADO EN DOCENCIA SUPERIOR

TECNOLOGÍA E INFORMÁTICA EDUCATIVA INCORPORACIÓN DE LAS VIDEOLECIONES DE FÍSICA AL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE EN LA U.T.P.

Profesora: Magister Marilú rivera Alumno: Juan Ramón Collantes.

Panamá 2012.

1


CONTENIDO I.- RESUMEN………………………………………………………………………………………………………………………………..3 II.- INTRODUCCIÓN……………………………………………………………………………………………………………..………3 III.- LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMÁTICA Y DE LA COMUNICACIÓN (T.I.C.)..……………….…………4 IV.- EL USO DE LAS T.I.C. EN LA EDUCACIÓN……………………………………………………………………………….20 V.- NUEVOS INSTRUMENTOS T.I.C PARA LA EDUCACIÓN……………………………………………………………24 VI.- DESVENTAJAS DE LAS T.I.C…………………………………………………………………………………………………….24 VII.-ENTORNO VIRTUAL DE APRENDIZAJE (EVA)………………………………………………………………………….27 VIII.- HERRAMIENTAS PARA LA PRODUCCIÓN Y GESTIÓN DE MATERIALES EDUCATIVOS…………….29 IX.- DESARROLLO DE COMPETENCIAS A PARIR DEL USO DE LAS T.I.C…………………………………………..31 X.- MEJORA DEL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE………………………………………………………………..32 XI.- TECNOLOGÍA DE LA INFORMÁTICA Y LA COMUNICACIÓN EN EL PROCESO ENSEÑANZAAPRENDIZAJE………………………………………………………………………………………………………………………….…..34 XII.- EVALUACIÓN DE LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR………………………………………………..43 XIII.- FUNCIÓN DE LAS T.I.C EN LA EDUCACIÓN ACTUAL……………………………………………………………..45 XIV.- LAS T.I.C. Y LA EDUCACIÓN A DISTANCIA…………………………………………………………………………..50 XV.- UN CONTEXTO DE CAMBIOS………..……………………………………………………………………………………..52 XVI.- LAS T.I.C. EN LA UNIVERSIDAD..…………………………………………………………………………………………53 XVII.- LAS TIC Y LA CRISIS EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR………………………………………………………………55 XVIII.- LOS PROCESOS DE INNOVACIÓN EDUCATIVA…………………………………………………………………..56 XIX.- LOS CAMBIS EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR Y LAS T.I.C………………………………………………………….58 XX.- ¿QUÉ ES EL VIDEO EDUCATIVO?...............................................................................................64 XXI.- OPENCOURSEWARE O O.C.W………………………………………………………………………………………….…..67 XXII.- DESARROLLO DE UNA EXPERIENCIA……………………………………………………………..…………………….69 XXIII.- CONCLUSIONES……………………………………………………………………………………………………….…………71 XXIV.- REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS………………………………………………………………………………………….72

2


I.- RESUMEN. Una de las características más importantes de la Globalización en la actualidad es el surgimiento de una completa revolución en la Educación en todos sus niveles y por todo el Mundo. La causa de ésta, es el nivel alcanzado por el incesante desarrollo científico-tecnológico, gracias a la cual, la tecnología de la informática y la comunicación han alcanzado niveles nunca antes vistos. Una de las características más importantes de este proceso consiste en que las fuentes del conocimiento y sus aplicaciones ya no son únicamente las Universidades, sino que este conocimiento partiendo fundamentalmente de ellas, ya no se limita únicamente a sus aulas sino que se ponga a disposición de toda la sociedad y no solamente del País de origen, sino también de otros Países. Es completamente claro que el proceso enseñanza-aprendizaje está siendo afectado y necesite amoldarse a las nuevas condiciones que han surgido. Ha cambiado no solamente le papel de la Universidad, sino también el del Profesor y naturalmente el del Alumno. En esta monografía presentamos la evolución que ha experimentado y sigue experimentando la aplicación del desarrollo de la informática y la comunicación en la Educación Universitaria del Mundo. Especial atención ponemos en los videos educativos, y sobre todo a las videolecciones de máxima potencialidad expresiva. Con este tipo de videolecciones son los que hemos empezado un experimento en el grupo 1 IE-122 de la Facultad de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Tecnológica de Panamá en el primer semestre académico del año 2012. Nuestros objetivos consisten en medir en cuánto mejora el rendimiento de los Estudiantes si tienen a su disposición esta nueva herramienta didáctica y si es o no aceptada primeramente por toda la comunidad universitaria de nuestra Universidad y por toda la Sociedad Latinoamericana. Queremos recalcar en este trabajo que nuestro experimento acaba de empezar, pero por la gran acogida que ha tenido y sigue teniendo hemos decidido presentar sus resultados preliminares. II.-INTRODUCCIÓN. Las clases filmadas de la teoría de la Física en las mismas aulas de clases y de los experimentos de Física en los mismos laboratorios de enseñanza son un recurso didáctico muy óptimo para el aprendizaje de esta ciencia por toda persona interesada en ella, sobre todo por los mismos Estudiantes que cursan la materia. Hace unos pocos años había una enorme dificultad en producir estos tipos de películas en las mismas aulas de clases y en los mismos laboratorios, no solo de Física, sino de cualquier otra disciplina. Con el advenimiento de INTERNET y su disponibilidad de banda ancha para la navegación en el espacio cibernético es posible tener acceso directo a las clases filmadas en las mismas aulas y a los experimentos realizados en los mismos laboratorios de las mejores Universidades del Mundo.

3


En la actualidad en el espacio cibernético existen ya muchas clases de Física filmadas en las mismas aulas de clases y en los mismos laboratorios de enseñanza, de diferentes niveles de profundidad y contenidos, dedicadas a personas que se forman para diferentes profesiones. A ellas podemos accesar básicamente de dos formas. La manera más fácil de encontrar estas clases es por medio del buscador You Tube u otros sitios que almacenan videos depositados por los internautas. Otro recurso disponible consiste en utilizar buscadores como Google, Yahoo u otro cualquiera; para localizar el material se utilizan frases apropiadas o palabras claves. La búsqueda en sitios almacenadores de videos puede ser más productiva debido a la especificación del material disponible, más no así a través de los sitios de búsqueda donde a través de una frase se pueden hacer búsquedas más avanzadas y específicas ya que los videos por lo general van acompañados de textos explicativos que pueden ser usados en la búsqueda por medio de palabras claves. En You Tube en la mayoría de las veces el texto explicativo es más resumido y con mucha frecuencia son de mejor calidad. En nuestros países tenemos un problema muy grande con la disponibilidad de estos recursos en nuestra sociedad, ya que casi la totalidad de estos videos de las clases de teoría y de los experimentos de Física que se encuentran en INTERNET son producidos en otros idiomas sobre todo en el idioma inglés. Nuestros alumnos de nuestras Facultades de ingenierías no deben tomar esto como un obstáculo sino como una oportunidad, conjuntamente con el aprendizaje de la Física es posible mejorar sus conocimientos del inglés u otras lenguas. En nuestra Universidad Tecnológica de Panamá después de filmarse las clases sobre la Electricidad y el Magnetismo en el mismo salón de clases, tal cual ocurrieron, se las ha puesto a disposición de toda la comunidad científica latinoamericana en el ciberespacio. Estas videolecciones fueron primeramente diseñadas para los mismos estudiantes que cursaban la materia en el mismo salón de clases y para otros grupos de diferentes Facultades. Nuestro objetivo consiste en que estas videlecciones se conviertan en un poderoso instrumento didáctico al servicio de todos nuestros Estudiantes, Profesores y autodidactas en general. III.- LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMÁTICA Y DE LA COMUNICACIÓN (T.I.C.) Las tecnologías de la informática y la comunicación (T.I.C. o TIC) se han aplicado en la Educación universitaria para elaborar materiales didácticos, exponer y compartir sus contenidos; propiciar la comunicación entre los Alumnos, los Profesores y el Mundo exterior; elaborar y presentar conferencias; realizar investigaciones académicas; brindar apoyo administrativo y matricular a los educandos. En general, las instituciones de Enseñanza Superior de los países en desarrollo están sacando el máximo provecho de los ordenadores y programas informáticos de que disponen, aunque todavía confrontan dificultades debidas a la deficiente infraestructura de telefonía y telecomunicaciones, la escasez de recursos para capacitar a los Docentes y la falta de personal competente en el manejo de las tecnologías de la información para ayudarles en la creación, el mantenimiento y el apoyo de los sistemas de TIC.

4


Las políticas que fomentan el uso de las TIC benefician sin duda a los institutos de Educación Superior, aunque esas tecnologías no han todavía sustituido a las modalidades tradicionales de aprendizaje y enseñanza en las aulas. Es indudable que las TIC pueden ampliar el acceso de ciertos Estudiantes específicos y que se han convertido en medios de realizar experiencias pedagógicas más vastas, especialmente cuando Alumnos y Educadores se encuentran separados en tiempo y espacio. Es probable que la aplicación concertada de políticas nuevas y reformadas exija la participación de otros ministerios (tales como los de Telecomunicaciones, Comercio y Salud Pública) y de juntas y organismos de Educación Nacionales privados y no gubernamentales (con miras a la convalidación y la homologación, donde proceda). En la actualidad el vertiginoso avance de las TIC y su influencia en todas las esferas de la sociedad ha permitido no solo el incremento en los resultados de la ciencia, la producción y los servicios sino que también se refleja en la forma de actuar y pensar de los individuos, donde lo logrado hasta hoy era catalogado como inalcanzable, utópico y, a veces, imposible imaginarlo. La evolución de la ciencia, la cultura y la sociedad combina forzosamente el respeto y la asunción de la tradición con la práctica y apuesta por la innovación. Y el punto de equilibrio está en la innovación desde la tradición, en buscar una nueva Universidad sin despreciar las formas y métodos convencionales. Muchas veces oímos en nuestras Universidades rechazar los avances tecnológicos argumentando defender el humanismo, sin caer en que si hay alguna cosa intrínsecamente humana, esta es la tecnología, ya que es la manifestación más profunda de nuestra inconformidad con las cosas tal como son. La tecnología nos sirve para estructurar el mundo y explicarnos el ¿por qué? de las cosas, y este proceso constituye la actividad más antigua, que ha ocupado más tiempo a los humanos. No solamente las técnicas son imaginadas, fabricadas y reinterpretadas por el hombre, sino que el uso intensivo de las herramientas constituye la humanidad como tal conjuntamente con el lenguaje y las instituciones sociales complejas. Así pues cualquier proyecto que implique utilización de las TIC, para cambios metodológicos, formación de los Profesores universitarios, mejoramiento de la enseñanza y el aprendizaje, etc. constituye una innovación. En este sentido, creemos que aquellas Universidades que no contemplen cambios radicales en relación a los medios didácticos y a los sistemas de distribución de la enseñanza pueden quedar fuera de la corriente innovadora que lleva a las nuevas instituciones universitarias del futuro. Desde hace algún tiempo el proceso de enseñanza-aprendizaje se ha perfeccionado con grandes transformaciones; en la actualidad se ha enriquecido con la utilización de las TIC, ésta se ha convertido en vehículo para el aprendizaje no solo del contenido de las materias sino, también, del uso efectivo de las nuevas tecnologías. La premisa es que con un conocimiento básico del uso de una herramienta tecnológica determinada, el estudiante pueda utilizarla para desarrollar las diferentes actividades. Otras de las premisas es tratar de cambiar las formas tradicionales de enseñanza que hasta el momento se han estado utilizando, siguen siendo en su mayoría: conferencias, clases prácticas, seminarios, donde los aspectos pedagógicos como motivación y comunicación con el estudiante son de un nivel no óptimo para lo deseado por el claustro, la educación, como las tecnologías, están en un proceso de búsqueda y transformaciones, es preciso caminar a la par de la nueva era.

5


Para que tanto las instituciones existentes como las que están naciendo puedan responder verdaderamente a este desafío, deben revisar sus referentes actuales y promover experiencias innovadoras en los procesos de enseñanza aprendizaje, apoyándose en las TIC, haciendo énfasis en la Docencia y en los cambios de estrategias didácticas de los Profesores; es decir, en los procesos de innovación docente. Esto en nuestro terreno, se traduce en procesos de innovación docente apoyada en las TIC. Hay que tener presente que, como cualquier innovación educativa, estamos ante un proceso con múltiples facetas: en él intervienen factores políticos, económicos, ideológicos, culturales y psicológicos, y afecta a diferentes planos contextuales, desde el nivel del aula hasta el del grupo de Universidades. El éxito o fracaso de las innovaciones educativas depende, en gran parte, de la forma en la que los diferentes actores educativos interpretan, redefinen, filtran y dan forma a los cambios propuestos. Los diversos cambios tecnológicos hacen al cambio del comportamiento humano, lo cierto es que dichos cambios repercutirán en la educación y más en la didáctica que ella utiliza para dictar sus contenidos. Es válido reflexionar acerca de cómo nos auto prepararemos y eduquemos a los Estudiantes para enfrentarse a este nuevo mundo de la informatización, que si tiene muchas ventajas, puede ser también vulnerable para aquellos que no estén listos para enfrentarlo desde el punto de vista técnico, político e ideológico. La importancia de las acciones orientadoras preliminares es conocida desde hace tiempo, y la erudición popular lo ha expresado en un refrán: "Mide siete veces, y corta una sola vez". (Talízina, 1992:1) La reflexión de esta reconocida psicóloga nos lleva a meditar en la necesidad de la orientación previa de los posibles implicados antes de desarrollar alguna acción. En tal sentido, debemos preparar político, ideológico, cultural y psicológicamente a los que conforman el proceso docente educativo, antes de introducir cambios que puedan parecer inoportunos. En la Educación Superior, el ritmo de innovación y la variedad de innovaciones se manifiesta en la proliferación de modelos educativos y de experiencias que aceleradamente incorporan nuevos paradigmas educativos. La Educación Superior deberá desenvolverse en el futuro en una sociedad que se ha convenido en llamar "sociedad del conocimiento", en la cual el conocimiento será la fuente principal de producción, riqueza y poder. (José Silvio, 200:24) Teniendo en cuenta que el proceso docente educativo es el sistema de actividades que se propone conscientemente a la Universidad, un proceso único, integral para la institución. Teniendo en cuenta además que las condiciones actuales de nuestra sociedad exigen de hombres que posean una mentalidad científica, ni dogmática ni esquemática, que no les baste con producir lo que saben sino que sientan deseos de innovar, que posean una conducta transformadora, se considera que los esfuerzos para alcanzar el conocimiento productivo y no reproductivo en función del desarrollo de la sociedad, deben ser aún mayores. No basta con adquirir la información y reproducirla, es preciso buscarla, seleccionar de ella lo necesario y utilizarla para construir

6


nuevos conocimientos. Cuando seamos capaces de lograrlo, estaremos pasando entonces, de la sociedad de la información a la sociedad del conocimiento. Las modalidades de formación apoyadas en las TIC llevan a nuevas concepciones del proceso de enseñanza aprendizaje que acentúan la implicación activa del Alumno en el proceso de aprendizaje; la atención a las destrezas emocionales e intelectuales a distintos niveles; la preparación de los jóvenes para asumir responsabilidades en un mundo en rápido y constante cambio; la flexibilidad de los Alumnos para entrar en un mundo laboral que demandará formación a lo largo de toda la vida; y las competencias necesarias para este proceso de aprendizaje continuo (Salinas, 1997). El mayor potencial de las nuevas tecnologías de la información en la educación reside no solo en lo que aportarán a los métodos de enseñanza/aprendizaje actuales; están cambiando también, el modo de trabajo, de relacionarse y el modo de percibir. El proceso enseñanza-aprendizaje y las TIC: un dúo que revolucionará la Educación. Desde la perspectiva del aprendizaje la utilización las TIC tiene grandes ventajas: interés motivación, interacción, continúa actividad intelectual, desarrollo de la iniciativa, mayor comunicación entre Profesores y Alumnos, aprendizaje cooperativo, alto grado de interdisciplinariedad, alfabetización digital y audiovisual, desarrollo de habilidades de búsqueda y selección de información, mayor contacto con los estudiantes, actualización profesional. De igual manera, el rol del personal docente también cambia en un ambiente rico en TIC. El Profesor permanece siendo fuente de conocimiento, pero ahora ya no es la única y deberá pasar además a actuar como guía de los alumnos, facilitándoles el uso de los recursos y las herramientas que necesitan para explorar y elaborar nuevos conocimientos y destrezas; actuará como gestor de la hornada de recursos de aprendizaje y a acentuar su papel de orientador y capacitador (Salinas, 1998). Los profesores constituyen un elemento esencial en cualquier sistema educativo y resultan imprescindibles a la hora de iniciar cualquier cambio. Sus conocimientos y destrezas son esenciales para el buen funcionamiento de un programa; por lo tanto, deben tener recursos técnicos y didácticos que les permitan cubrir sus necesidades. Para adaptarse a las necesidades de la sociedad actual, las instituciones de Educación Superior deben flexibilizarse y desarrollar vías de integración de las tecnologías de la información y la comunicación en los procesos de formación. Para ello es de vital importancia considerar como factor importante la idiosincrasia de cada una de las instituciones al integrar las TIC en los procesos de la enseñanza superior. Debemos ser capaces de mezclar los valores tradicionales de las Universidades con la nueva visión de la educación que debe conceder importancia tanto a la formación profesional como a la preparación para enfrentarse a las transformaciones de la sociedad. "La formación

7


profesional requiere un amplio nivel cultural. Un graduado universitario debe ser ante todo portador de los valores más altos de la cultura humana, de la cultura universal" (Talízina, 1985:35) Paralelamente es necesario aplicar una nueva concepción de los Estudiantes-usuarios, puesto que los mismos pasarán a jugar un rol diferente, no desde el punto de vista del concepto Estudiante, sino de las nuevas formas de aprendizaje que tendrán que desarrollar basada en la utilización de las TIC, así como cambios de rol en los Profesores y cambios administrativos en relación con los sistemas de comunicación y con el diseño y la distribución de la enseñanza. Todo ello implica, a su vez, cambios en los cánones de enseñanza-aprendizaje hacia un modelo más flexible. Para entender estos procesos de cambio y sus efectos, así como las posibilidades que para los sistemas de enseñanza-aprendizaje conllevan los cambios y avances tecnológicos. La innovación provoca cambios en los sujetos y en el contexto. Por ello, podemos reconocer dos ámbitos necesariamente interrelacionados para que se produzcan auténticas innovaciones: el subjetivo y el objetivo. El ámbito subjetivo supone el cambio de representaciones y teorías implícitas de los actores, desde las cuales interpretan y adaptan las innovaciones. El ámbito objetivo se refiere a las prácticas que son objeto de transformación: intencionalidades, contenidos de enseñanza, estrategias metodológicas, materiales curriculares, enfoques y prácticas de evaluación. (Salinas, 2004:6) Lo antes mencionado es de suma importancia, puesto que es necesario que se realice un estudio previo referente al tema en cuestión, en este caso la introducción de las TIC al proceso de enseñanza en la Educación Superior, que se analicen todas las teorías al respecto, las posibles ventajas y desventajas, que se tracen metas, que se examinen las necesidades y posibilidades de la Universidad para asumirlas. Posteriormente se podrá llevar acabo la actividad práctica, se estará en presencia del ámbito objetivo, se podrán transformar e innovar los planes de estudios de las diferentes disciplinas, así como las metodologías en función de la nuevas tecnologías. La actividad teórica por sí misma no conduce a cambios en los objetos y fenómenos del mundo exterior, pero permite preverlos, predecir con anterioridad los resultados de las acciones prácticas, elegir las acciones más adecuadas. Orientar al hombre adentrándose en toda la práctica. (Talízina, 1992:1) Plantea el Doctor Salinas que los cambios que se dan en las instituciones de Educación Superior presentan cuatro manifestaciones que podemos considerar como respuestas desde la práctica, de gran interés para comprender el fenómeno, todas ellas interrelacionadas dentro de los procesos de innovación: cambios en el rol del profesor, cambios en el rol del estudiante, cambios metodológicos e implicaciones institucionales. (Salinas, 2004:6) Al respecto de estas cuatro manifestaciones, el autor del presente trabajo, a partir de haber hecho alusión a algunos de estos cambios de roles desde el punto de vista educativo, asume una visión de la enseñanza en la que el Estudiante es el centro de toda atención, y en la que el Profesor juega un papel decisivo como orientador, como especialista en el tema.

8


El Profesor actúa primero como persona y luego como experto en el contenido. Suscita en el Alumno el crecimiento personal, enfatiza en aprender a aprender antes que la transmisión de información. El Profesor pasa a ejercer como guía de los alumnos, proporcionándoles el uso de los recursos y herramientas que precisan para elaborar nuevos conocimientos. "El estudiante puede asimilar esos conocimientos básicos trabajando con la máquina y el Profesor interviene cuando puede hacer algo más que la máquina" (Talízina, 1985:20) Hoy en día el desarrollo de la ciencia y la técnica que bien pudiera caracterizarse como una revolución de la información, extendiéndose a todas las ramas de la sociedad, es también una revolución en la pedagogía, por lo que corresponde para los Profesores un desafío la asimilación y preparación de sus clases con la utilización de las nuevas tecnologías. Existen muchas vías, pero el Docente necesita conocerlas, aprenderlas y aplicarlas. Se necesitan nuevas competencias y contenidos curriculares, los profundos cambios que en todos los ámbitos de la sociedad se han producido en los últimos años exigen una nueva formación de base para los jóvenes y una formación continua a lo largo de la vida. Esto implica el cumplimiento de los nuevos retos para la Educación Superior, entre ellos: dar respuesta a una demanda formativa en crecimiento (masificación de postgrados, másteres, doctores), incrementar la calidad de los procesos de enseñanza, aumentar la excelencia científica, incorporar las TIC a la actividad docente. La mejor manera de lograr esta nueva capacitación del profesorado en TIC es promoviendo la adecuada formación desde la propia Universidad, incentivando el uso y la integración de las TIC y, por supuesto, facilitando los adecuados medios tecnológicos y un buen asesoramiento continuo. El profesorado debe ver la necesidad y la utilidad de las TIC en su quehacer docente e investigador, debe descubrir sus ventajas, debe sentirse apoyado en todo momento, porque si no lo ve necesario y factible ¿Para qué las TIC? Al igual que el Profesor el Alumno pasa a desempeñarse en un mundo de informatización, por lo que conlleva a desarrollar una serie de acciones educativas relacionadas con el uso, selección y organización de la información a través del empleo de las TIC. Esto incluye trabajar en la flexibilidad de los estudiantes para pasar de un sistema presencial a uno a distancia, lo mismo sucede a la inversa, así como en la flexibilidad para utilizar autónomamente los diferentes materiales. " para formar la habilidad de estudiar, hay que formar también una serie de habilidades auxiliares, entre ellas, saber orientarse en el sistema de información moderno” (Talízina, 1985:32) En cuanto a los cambios metodológicos, las TIC nos permite reproducir los modelos de enseñanza aprendizaje, pero a su vez nos brinda la posibilidad de vincular los elementos tecnológicos, pedagógicos y organizativos dentro del proceso docente educativo. No se inventan nuevas metodologías, sino que la utilización de las TIC en educación abre nuevas perspectivas respecto a una enseñanza mejor, apoyada en entornos en línea cuyas estrategias son prácticas habituales en la enseñanza presencial, pero que ahora son simplemente adaptadas y redescubiertas en su formato virtual.

9


En cuanto a la implicación de las instituciones, el Doctor José Salinas plantea que no hay mucha ideología en cambiar el enfoque educativo, la corriente es ensayar con los métodos tradicionales de enseñanza en entornos no tradicionales. (Salinas, 2004:7) Esta afirmación del Doctor en Ciencias de la Educación José Salinas brinda la posibilidad de asumir que en el ámbito de la Educación Superior aún persisten problemas para diseñar los planes de estudio en función de las TIC, así como la falta de visión de algunas instituciones para asumir el reto, de nada sirve introducir nuevas tecnologías si no se producen otros cambios en el sistema de enseñanza. Cualquier proyecto que implique utilización de las TIC, cambios metodológicos, formación de los Profesores universitarios, etc., constituye una innovación, puesto que estamos inmersos en un proceso de creación, invención, de introducción a un proceso educativo de elementos nuevos, que dan lugar al desarrollo del conocimiento pedagógico, científico y técnico. La historia de la educación está llena de intentos por cambiar las concepciones tradicionales de la educación para centrarla más en el Estudiante, hacerla menos directiva, más individualizada, más constructivista y más interactiva. (José Silvio, 200:38). En el mundo de hoy y en un futuro, es cada vez más evidente que las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (NTIC), no sólo constituyen una manera de conocer o descubrir un nuevo conocimiento, se convierte de lleno en una impostergable necesidad el dominar estas tecnologías, las cuales cubren en la actualidad las diferentes esferas del desarrollo de la sociedad. Debemos de considerar cómo la tecnología puede cambiar radicalmente lo que hacemos como Profesor, y empujar nuestros pensamientos a nuevos niveles, nos desafía a reorganizar, y reconstruir nuestras ideas pedagógicas, rutinas, y a pensar en las maneras en que se refleja este cambio en un clima tecnológico y sociológico en que nuestros estudiantes aprenden. La introducción de las TIC en la educación tiene como premisa fundamental tratar de cambiar las formas tradicionales de enseñanza que hasta el momento se han estado utilizando, siguen siendo en su mayoría: conferencias, clases prácticas, seminarios, donde los aspectos pedagógicos como motivación y comunicación con el estudiante son de un nivel no óptimo para lo deseado por el claustro. Estos propósitos demandan que la enseñanza sea una actividad de calidad, que garantice conocimientos sólidos, que apliquen métodos que además de conocimientos, permitan la formación de una personalidad activa que genere el conocimiento independiente, que desarrolle la capacidad de resolver problemas. En la práctica, la clase constituye la forma de organizar el proceso pedagógico por lo que a través de ella, es que el estudiante a partir de su nivel de desarrollo puede ir avanzando siempre y cuando el Profesor asuma la dosificación de sus clases sobre la base del diagnóstico y las necesidades de los estudiantes, pensando siempre en romper la rutina para que los mismos se sientan motivados.

10


A través de diversas conversaciones entabladas con los Estudiantes de primero y segundo año sobre las asignaturas que reciben de Física General, se aprecia como tendencia que para ellos una buena clase, con gran contenido científico-técnico se ubica en el centro del proceso, las creen necesarias, opinan que son cosas que no habían estudiado antes con las intenciones actuales, que no son monótonas y ni aburridas como generalmente se piensa, lógicamente no es una tendencia generalizada, pero si de una gran mayoría. Ante esta situación se determinó que la problemática radica en algunas deficiencias que presenta el Profesor en la proyección para organizar el proceso de enseñanza – aprendizaje, sobre todo en la preparación de las clases utilizando las tecnologías, unos no la utilizan y otros no explotan sus ventajas todo lo necesario como para lograr una motivación por parte de los Estudiantes, propiciando de esta forma una menor inclinación por la asignatura. La posibilidad de utilizar las nuevas tecnologías, más allá de cambiar las formas de la enseña tradicional, nos ayuda a fomentar cada una de nuestras clases a través de la explotación al máximo de todas sus aristas, no consiste solo en preparar las actividades y montarlas en un Power Point o usar un televisor, sino de enriquecerlo a través de orientaciones de actividades que le permitan al estudiante hacer búsquedas, descargar tareas y recursos desde la Web de la propia asignatura, utilizar materiales de apoyo como( películas, documentales, entrevistas, y otros programas), todos con un fin educativo e instructivo, que luego de atormentar y desmotivar al Estudiante, lo conlleve a un determinado foro de debate y reflexiones acerca del tema, este foro puede hacerse también a través del correo electrónico o del Chat. Todos los estudiantes no responden de la misma forma a la presencia del Profesor en el aula, no todos logran adquirir a la misma velocidad del contenido. En la evaluación, la presencia y el tiempo son variables que se combinan muy diversamente en cada estudiante para emitir una respuesta y que muy difícilmente logre controlar el Profesor en grupos de gran cantidad de Estudiantes. Así, uno de los aspectos destacables de las TIC en la Universidad es que posibilita un potencial cambio en la forma de relación entre Profesores y Estudiantes, permitiendo personalizar le relación de aprendizaje, así como galvanizar las iniciativas de los alumnos con mayores inquietudes. En el campo de la educación cada día se nos exige en la preparación de profesionales capaces de integrarse al contexto científico-tecnológico actual de los procesos sociales, industriales o productivos. En esta preparación hay que tener en cuenta sus problemas, las dificultades a que se van a enfrentar, las causas y las alternativas de solución. En este sentido es muy importante que los profesionales tengan pleno dominio de los aspectos expuestos en el párrafo anterior para el empleo de las TIC, específicamente el uso de INTERNET que es muy utilizada por el gran cúmulo de información que nos brinda, y que a la vez debemos orientar y educar a los Estudiantes en el uso de la misma, razón que implica una gran responsabilidad para los Profesores de Física General.

11


Pero los cambios no se limitan al hecho concreto de la interacción entre ambas partes del proceso, sino que afectan profundamente a los tradicionales respectivos papeles de Profesores y Alumnos. Así se ha señalado para los Profesores que, de entrada asumen un notable déficit técnico dado sus limitaciones en el uso de las nuevas tecnologías. La novedad no se limita a un mero cambio de medio, sino que supone una nueva interactividad capaz de alterar los rasgos tradicionales de la enseñanza presencial. Por otro lado se recuerda que el nuevo soporte exige a los Estudiantes que sean especialmente activos, responsables de manera autónoma, y que puedan fundamentar criterios para seleccionar y clasificar el conocimiento relevante del más amplio. En suma, que puedan alcanzar una pauta de trabajo rutinario acompañado de habilidades tales como el sentido creativo y crítico. Necesitamos nuevas competencias y contenidos curriculares, los profundos cambios que en todos los ámbitos de la sociedad se han producido en los últimos años exigen una nueva formación de base para los jóvenes y una formación continua a lo largo de la vida. Esto implica el cumplimiento de los nuevos retos para la Educación Superior, entre ellos: dar respuesta a una demanda formativa en crecimiento (masificación de postgrados, másteres, doctores), incrementar la calidad de los procesos de enseñanza, aumentar la excelencia científica, incorporar las TIC a la actividad docente. Como ventajas generales de las herramientas asociadas a las TIC en el mundo universitario se han destacado tres: 1) se facilita la comunicación entre Profesores y Estudiantes, eludiendo los problemas de horario y distancia, 2) se facilitan nuevos canales de comunicación entre los Estudiantes, según sus intereses e inquietudes (foros de discusión, listas de distribución), 3) se suministra una gran cantidad de información con rapidez. Como consecuencia de estos tres factores, las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones posibilitan el diseño y creación de redes educativas telemáticas que generan nuevos escenarios educativos, así como la elaboración de específicos instrumentos electrónicos educativos. El mayor potencial de las nuevas tecnologías de la información en la educación reside no solo en lo que aportarán a los métodos de enseñanza-aprendizaje actuales; están cambiando también, el modo de trabajo, de relacionarse y el modo de percibir. La inserción de las TIC como recurso didáctico es un problema esencialmente pedagógico y por tanto hay que abordarla desde la perspectiva del proceso docente educativo con transformaciones sucesivas de carácter innovador. Hoy la enseñanza no deberá llevar a las Alumnos a la práctica por la práctica, sino originar que en la unidad dialéctica teoría– práctica, se apropien de manera consciente de las generalizaciones teóricas que les permitan operar con conceptos, leyes, establecer nexos y relaciones; todo lo cual favorecerá que el aprendizaje adquiera significado y sentido para ellos. A partir de la práctica cotidiana y de su vínculo con la Teoría Pedagógica, se proyectan los rasgos esenciales que caracterizan el proceso de enseñanza aprendizaje, los que se expresan en

12


forma de principios didácticos, es decir, reglas generales, sobre cómo debe transcurrir este proceso, para objetivos dados, en condiciones determinadas y teniendo en cuenta el desarrollo socio histórico en el que ocurre el acto educativo. M. Silvestre y J. Zilberstein asumen una concepción didáctica desarrolladora, según la cual, una enseñanza correctamente estructurada con gran contenido científico-técnico y dirigida al desarrollo de los Estudiantes producirá un aprendizaje desarrollador. Se reconoce a los principios didácticos como aquellas regularidades esenciales que rigen el enseñar y el aprender (por ello no deben solo denominarse como principios para la enseñanza, sino que deben incluir al Alumno), que permiten al educador dirigir científicamente el desarrollo integral de la personalidad de los mismos, considerando sus estilos de aprendizaje, en medios propicios para la comunicación y la socialización. (Silvestre, M y Zilberstein, J, 200) El proceso de enseñanza-aprendizaje, sin lugar a dudas, lleva implícito dos procesos inseparables que se dan en una unidad dialéctica, se interrelacionan y condicionan mutuamente: enseñanza y aprendizaje. El proceso de enseñanza responde básicamente a la actividad del Docente y el proceso de aprendizaje, en tanto depende del anterior, se lleva a cabo por los Estudiantes, dirigidos por el Profesor. A continuación hacemos referencia a dos herramientas del proceso de innovación docente apoyadas en las TIC que ofrecen grandes ventajas para perfeccionar el trabajo docente educativo, vistas las mismas como herramientas y no como fin. Nos proyectamos hacia el siglo XXI desde finales de un sueño, desde una utopía inalcanzable, con una profunda crisis económica, social, política, ideológica, de estructura del propio saber. Una crisis que desde las dos últimas décadas, viene afectando al conjunto de las sociedades actuales. Se trata de una crisis descivilizadora comparable a la que atravesó Occidente en los siglos XIV al XVI, que dio lugar a la era de la Modernidad, entre finales del XVIII y XIX J. M. Sancho. Se dice que el drama de la Modernidad y la post Modernidad es que se ha desarrollado y se sigue desarrollando "luchando con la mitad de ella misma, contra el individuo y su libertad", J. M. Sancho, ¿por qué se dice esto? Según autores como A. Tourraine, el proceso de modernización se ha concebido y conceptualizado con un carácter unilateral. Para él, en lo esencial, dicho proceso supone la existencia de una correspondencia cada vez más estrecha entre la producción, progresivamente más eficaz gracias a la ciencia, la tecnología y/o la administración; la organización de la sociedad, regulada por la ley y la vida personal, regulada por el interés, pero también por la voluntad de liberarse de todas las limitaciones. En este proceso hay dos componentes básicas: la racionalidad y la subjetividad. Mientras el primero se orienta a organizar la vida social y las actividades productivas a través de la incorporación de la ciencia y la tecnología, el segundo supone el desarrollo integral de la personalidad, liberada de las limitaciones impuestas por los condicionamientos sociales y culturales. Históricamente, sin embargo, la Modernidad ha sido asociada casi exclusivamente al

13


primer aspecto, o sea, la racionalidad, a la que poco le ha importado el tal llamado desarrollo integral de la personalidad. Es por eso que se dice que la sociedad se desarrolla luchando contra la mitad de ella misma, contra el individuo y su libertad. Esto es casi incontrolable y más aún con análisis como el que hace I. Ramonet, haciéndose eco de la desconfianza expresada por las 850 autoridades económicas más importantes del mundo en el Forum Internacional de Davos (Suiza) en enero de 1995, en otorgar todo el poder al mercado. Este, que si se viene a ver es como un nuevo territorio del cual depende una parte del mundo, pero que no tiene contrato social, ni sanciones, ni leyes, sólo las que establecen a su libre albedrío los protagonistas para su mejor provecho. Pero, ni Ramonet, ni Ted Turner, de CNN, ni Rupertt Murdoch, de News Corporation Limited, ni Bill Gates de Microsoft, ni Jeffrey Vinik, de Fidelity Inversment, ni Robert Allent de ATT, ni desde luego George Soros u otras decenas de auténticos dueños del mundo, han sometido sus proyectos al sufragio universal. La democracia no está hecha para ellos. Están por encima de las interminables discusiones en las que conceptos como el bien público, el bienestar social, la libertad y la igualdad todavía tienen sentido. No tienen tiempo que perder, su dinero, sus productos y sus ideas atraviesan sin obstáculos las fronteras de un mercado globalizado. A sus ojos el poder político es simplemente el tercer poder (el primero es el económico, el segundo el de los medios de comunicación). A la perplejidad política, social y económica hay que añadir los efectos producidos por la proliferación de las aplicaciones de la tecnología de la información y la comunicación. Personas hasta ayer consideradas profesionales y culturalmente preparadas, comienzan a sentirse rodeadas por un mundo que no conocen ni entienden, que no pueden calibrar a dónde conduce y dudan poder dominar. La sensación es la de estar “perdiendo pie”, de que existe algo ajeno a ellos mismos, que crece sin cesar, que ocupa cada vez más espacio en los medios de comunicación, en las estanterías de las tiendas, en las ferias de libros. Algo a lo que cada vez se da más publicidad y que hemos comenzado a nombrar como si se tratase de una nueva socialización. Y que sin duda nos conduce a algún lugar importante, por lo que se nos hace obligado conocerlo. Proliferan términos como "multimedia", "hipermedia", "hipertexto", "CD-ROM", "interactividad", "autopista de la información", "INTERNET". Hay quienes piensan que nunca van a poder ordenar todos estos nuevos conceptos y los procesos que sustentan, que se están convirtiendo en extranjeros de su propio tiempo (emigrantes digitales). Más preocupante es aún saber que vamos a depender de ellos en lo adelante y en gran medida. Otra característica de la sociedad actual es el aumento exponencial del volumen de información que diariamente se produce y transmite en el mundo. En un solo día, se elabora y distribuye un volumen de datos mayor que el que una persona puede asimilas o dar sentido en toda su vida.

14


El volumen de información se duplica cada 10 años y un 90% de lo que un niño tendría que llegar a dominar a lo largo de toda su vida todavía no se ha producido, mientras la Escuela y ciertas Universidades giran en torno a disciplinas establecidas hace un siglo. Por todo esto el hombre se ha visto obligado a sumergirse en sí mismo, buscar y elaborar nuevas teorías que le permitan adaptarse psicológica, social, y profesionalmente a tono con el desarrollo que la tecnología impone. Es así que: Sin duda alguna y por necesidad, hay que ir concibiendo la escuela, la educación, el aprendizaje de forma diferente. No podemos seguir formando profesionales que siempre fueron "niños obedientes, que esperaban al maestro en el aula, con sus mentes en blanco, dispuestos a recepcionar toda la información que éste fuese capaz de transmitir". Hay que despertar el interés y el deseo del aprendizaje autónomo durante toda la vida, de hacerlo en cada momento y en todos los lugares. Solo así se formarán hombres y mujeres capaces de adaptarse al cambio, J.M.Sancho. Cambio que es producto del acelerado ritmo de innovaciones tecnológicas. Hay quienes dicen que la humanidad ha progresado más en ciencia y tecnología que en sabiduría. Para especialistas que, liderados por Jaques Delors, elaboraron el último informe de la UNESCO, los cuatro pilares de la educación del tercer milenio son: aprender a aprender, aprender a conocer, aprender a hacer, y aprender a comprender al otro. Sus propuestas educativas van a contracorriente de la economía de mercado que suele prevalecer en los países agobiados por el problema del paro. Sus orientaciones se enmarcan en un contexto caracterizado por la desilusión, por el progreso económico y científico y un cierto sentimiento de desencanto que predomina en las tres últimas décadas. Para los autores de este informe es preciso superar las tensiones entre lo global y lo local, lo espiritual y lo material, lo universal y lo particular, la tradición y la modernidad, el largo y el corto plazo, el desarrollo de los conocimientos y su capacidad de asimilación, la necesidad de compartir y el principio de igualdad de necesidades, etc. Algunos autores ha llegado a decir que: La Escuela debe desaparecer como forma de la enseñanza. Claro está, que no tienen en cuenta los elementos de socialización y control social implicados en la educación, ni las dimensiones políticas de la Escuela; pero dicen que el aprendizaje se ha convertido en algo demasiado esencial para la economía moderna para dejarlo en manos de las Escuelas. La nueva generación de las (TIC ) ha transformado totalmente el papel social del aprendizaje. El aprendizaje que solía ser un claro proceso humano se ha convertido en algo en el que la gente comparte, cada vez más, poderosas redes y cerebros artificiales. El reto de aprender solo puede gestionarse mediante una red mundial que agrupe todo el saber y todas las mentes. Con esto surge entonces una nueva forma de concebir la enseñanza y el aprendizaje, pues es indiscutible que en la existencia de esa red de conocimientos que se pide, está de por medio la computadora y por ende la introducción de las nuevas teorías sobre la obtención de conocimientos, L.J. Perelman.

15


El incesante desarrollo de la tecnología, que ha avanzado a pasos agigantados desde la aparición del transistor en 1948 y la electrónica integrada, ha llevado a la Humanidad a un estado en el que se le hace muy difícil a cualquier persona tener el conocimiento actualizado en cualquier esfera del saber, pues el volumen de información que se publica es demasiado grande. Pensar entonces en comenzar a informar de avanzados temas a los niños desde edades tempranas no es idea descabellada ni imposible, es necesaria y factible, porque además, ahora hay que transmitirles en el mismo tiempo mucha más información y conocimientos que antes. Por supuesto, con el sistema de enseñanza que se emplea actualmente no se logra, ni con las teorías de aprendizaje que hasta hace un tiempo existían, llámese conductismo o cognitivismo con sus escuelas y posiciones teóricas. Ya se han estudiado y elaborado muchas teorías sobre el aprendizaje que por supuesto van orientadas a un aprendizaje apoyado por la computadora. Las computadoras deben estar inmersas en ambientes de aprendizajes poderosos y colaborativos, como herramientas que apoyan el proceso activo de construcción del aprendizaje y de desarrollo de habilidades. ¡No! al aprendizaje como un proceso pasivo de adquisición de la información. ¡Si! al aprendizaje con comprensión y aplicación. Desde la aparición de las computadoras en los años 80 se trata de incorporarlas a la enseñanza, pero no se obtienen los resultados esperados. Una explicación parcial de esto es que la aplicación de esquemas y prácticas usuales solamente produce en los aprendices una actividad mental de bajo nivel, y no llegan a explotar el potencial específico de la computadora, como por ejemplo, su posibilidad interactiva y su tremenda capacidad para la presentación de datos. Cosa ésta que fue obviada o tal vez no tan estudiada por mucho tiempo. De ella hay que aprovechar su potencial y fortaleza específica para presentar, representar y transformar la información (simulación de fenómenos y procesos), y para inducir formas específicas de interacción y cooperación (a través del intercambio de datos y problemas vía red). Surgen los llamados Sistemas Tutoriales Inteligentes (STI), que basan sus decisiones instruccionales en un diagnóstico detallado del conocimiento del estudiante, en ocasiones de un conocimiento previo de los aprendices que va a ser determinante en su aprendizaje futuro; cosa ésta en que según estudios realizados por F.J.R.C. Dochy, es donde fallan los STI. Estudios más profundos sobre la utilización de la computadora como medio de aprendizaje y las características propias del proceso cognoscitivo del hombre ha llevado a conclusiones importantes sobre la mejor forma de combinarlas. Ha llevado a la idea de que los ambientes de aprendizajes (EVA) basados en el uso de la computadora no debían involucrar tanto el conocimiento y la inteligencia en la dirección y estructura de los procesos de aprendizaje, sino más bien deberían crear situaciones y ofrecer herramientas para estimular a los aprendices a hacer el máximo uso de su potencial cognitivo, M. Scardamalia. Con esto surgen entonces los tutores no inteligentes, o sea, tutores que no deberían proveer la inteligencia para lograr el aprendizaje, no deberían realizar la planeación y el monitoreo del progreso de los estudiantes, porque éstas son las actividades que los estudiantes deberían ejecutar ellos mismos para aprender. Lo que uno debería hacer es apoyarlos temporalmente para permitir que los aprendices ejecuten a un nivel justo y más allá de su nivel corriente de habilidad.

16


A conclusiones como ésta, importantes para el uso efectivo e interacción eficiente entre el hombre y la computadora, se llega por los profundos estudios realizados sobre aspectos como el proceso de aprendizaje productivo. El aprendizaje es un proceso de construcción del conocimiento y de significado individualmente diferente, dirigido a metas, autorregulado y colaborativo, E. De Corte (En la Prensa). El aprendizaje es acumulativo: está basado en lo que los aprendices ya saben y pueden hacer, y en que pueden seleccionar y procesar activamente la información que encuentran, y como consecuencia, construyen nuevos significados y desarrollan nuevas habilidades. El aprendizaje es autorregulado: este rasgo se refiere a los aspectos meta-cognitivos del aprendizaje efectivo, especialmente al hecho de que los buenos aprendices y resolvedores de problemas manejan y monitorean sus propios procesos de construcción del conocimiento y adquisición de habilidades. A medida que los estudiantes son más autorreguladores, asumen mayor control sobre su aprendizaje y consecuentemente, dependen menos del apoyo instruccional externo para ejecutar esta actividad reguladora. El aprendizaje se dirige a alcanzar metas: el aprendizaje significativo y efectivo se facilita por la conciencia explícita de la búsqueda de logros, de metas adoptadas y autodeterminadas por parte del aprendiz. El aprendizaje necesita de la colaboración: la adquisición de conocimientos y sus aplicaciones no es puramente un proceso que se lleva a cabo en la mente, sino que ocurre en interacción con el contexto social y cultural, así como con los artefactos, especialmente a través de la participación en actividades y prácticas culturales. El aprendizaje es individualmente diferente: los procesos y logros del aprendizaje varían entre los estudiantes debido a las diferencias individuales en la diversidad de aptitudes que afectan el aprendizaje, como por ejemplo las diferentes concepciones y enfoques del aprendizaje, el conocimiento previo, los estilos cognitivos, las estrategias de aprendizaje, el interés, la motivación, etc. Para lograr un aprendizaje productivo, se deberían tomar en cuenta esas diferencias. En sintonía con esta concepción de aprendizaje basado en la investigación, ha surgido una nueva generación de ambientes de aprendizaje (EVA) apoyados por computadoras que se caracterizan por un giro claro hacia sistemas de soporte, los cuales están menos estructurados y son menos directivos, están más enfocados hacia el entrenamiento que hacia la tutoría, involucran herramientas controladas por los estudiantes para adquirir el conocimiento y tratan de integrar estrategias y herramientas de entrenamiento, en ambientes de aprendizajes de colaboración e interactivo, J. Kaput. Están orientados a ambientes instruccionales que pueden evocar procesos constructivos de aprendizaje en los estudiantes para obtener objetivos educativos deseables que están enfocados hacia el entendimiento, hacia habilidades para la solución de problemas, hacia

17


estrategias meta-cognitivas y hacia la idea de aprender a aprender. Esto se opone a lo que es la adquisición de conocimiento memorístico. Con las nuevas teorías sobre el aprendizaje se concluye, según todos los autores consultados, que el aprendizaje es un proceso de construcción y que la adquisición de conocimientos y de competencias debe estar insertada en un contexto social y funcional de su utilización, E. de Corte. Sin duda las innovaciones en el aprendizaje han dado lugar al surgimiento de nuevas técnicas informáticas que a su vez sustentan y promueven estas renovaciones del aprendizaje, como son las técnicas del hipertexto, multimedia e hipermedia. Al estudiarlas pudiéramos preguntarnos cómo y por qué surgen y por qué considerarlas nuevas técnicas de aprendizaje. Pues si fuéramos a analizar lo que el hombre ha hecho para lograr cada vez más desarrollo, no es más que acercar los artefactos y sus principios de funcionamiento, haciéndolos lo más parecidos posibles al hombre mismo. Por eso, si estudiamos el principio de funcionamiento de una computadora vemos que su principio básico de trabajo y forma de procesar la información se asemeja mucho a cómo el hombre piensa y procesa sus conocimientos. No es de extrañar entonces, que el hombre busque la mejor forma de adquirir los conocimientos mediante el estudio, o sea, tratando de eliminar la forma de estudio secuencial, como la que se hace al leer las páginas de un libro. Si la realidad es que cuando queremos llegar a aprender algo en específico lo hacemos saltando de un documento a otro, asociando una información con otra según nuestra conveniencia, pero con la limitante de que con libros esto es algo complicado si vamos a manipular varios a un mismo tiempo. Podemos pensar que nos perdemos, que no logramos asociar todo o que tenemos que tomar demasiadas notas para aprender. Esta complejidad se elimina con solo mirar a una pantalla; que por supuesto, muestre un software educativo apropiado a un tema específico, y que haga uso de los hipermedios, o al menos de un hipertexto. Asociar la lectura de un texto a una imagen o sonido, hace innegablemente mucho más fácil llevarlo a nuestra comprensión que la simple lectura de un libro, donde hay que imaginarlo todo. Explorar las ideas por asociación es uno de los aspectos básicos del pensamiento y de conceptualización del ser humano; éste es el principio básico de las técnicas del hipertexto e hipermedia. Al pretender dar una definición de hipertexto se puede plantear: Creación y representación de vínculos entre porciones discretas de una base informativa. Red cuyos nodos representan informaciones y cuyos arcos representan relaciones entre nodos.

18


Definimos hipermedia como la combinación de hipertexto más el uso de tecnología multimedia, por lo que puede usarse este término en las aplicaciones en que los usuarios fabriquen sus propios caminos no secuenciales a través de imágenes, sonidos y texto. Sobre la base de lo anteriormente expuesto acerca de las nuevas teorías del aprendizaje, se puede inferir la importancia que reviste el uso de la computadora no solo como el display y teclado que tenemos delante, sino insertada en el mundo, como si pudiera brindarnos todo el caudal de conocimientos que éste posee. La sociedad actual, la sociedad llamada de la información, demanda cambios en los sistemas educativos de forma éstos se tornen más flexibles y accesibles, menos costosos y a los que han de poderse incorporar los ciudadanos en cualquier momento de su vida. Nuestras instituciones de formación superior, para responder a estos desafíos, deben revisar sus referentes actuales y promover experiencias innovadoras en los procesos de enseñanza-aprendizaje apoyados en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Y, contra lo que estamos acostumbrados a ver, el énfasis debe hacerse en la Docencia, en los cambios de estrategias didácticas de los Profesores, en los sistemas de comunicación y distribución de los materiales de aprendizaje, en lugar de enfatizar la disponibilidad y las potencialidades de las tecnologías. Multitud de experiencias de enseñanza virtual, aulas virtuales, etc. incluidos proyectos institucionales aislados de la dinámica general de la propia institución, podemos encontrar en nuestras Universidades, que aunque loables, responden a iniciativas particulares y en muchos casos, pueden ser una dificultad para su generalización al no ser asumidas por la institución como proyecto global. En efecto, las actividades ligadas a las TIC y la Docencia han sido desarrolladas, generalmente, por Profesores entusiastas, que han conseguido dotarse de los recursos necesarios para experimentar. Pero no existe en el organigrama de las Universidades una ubicación clara de la responsabilidad de los recursos de TIC para la Docencia, ni un canal establecido para su financiación, gestión y desarrollo. Los Servicios de Informática han podido en algunos casos darles cierto soporte, pero sin la imprescindible planificación Docente y configuración pedagógica, por lo que se pone de manifiesto la rigidez de las estructuras universitarias para integrar en su funcionamiento cotidiano la utilización de las TIC en los procesos de enseñanza-aprendizaje Se requiere participación activa y motivación del profesorado, pero se necesita además un fuerte compromiso institucional. La cultura universitaria promueve la producción, la investigación en detrimento de la Docencia y de los procesos de innovación en este ámbito. Y sin embargo procesos de este tipo parecen ser los que oxigenarán de alguna forma a las Universidades. Desde diversas instancias se pide a las instituciones de Educación Superior que flexibilicen sus procedimientos y su estructura administrativa para adaptarse a nuevas modalidades de formación más acordes con las necesidades que la nueva sociedad presenta.

19


La excelencia en las TIC es una parte muy importante de los cimientos sobre los que ha de fundarse la excelencia universitaria. Nos encontramos, por otra parte, en un momento de cambio fundamental aplicable igualmente a las tecnologías, que evolucionan de forma vertiginosa y que, como explica este artículo, colonizan todos los ámbitos de nuestra vida profesional y particular. En la Universidad, esos cambios vienen provocados por tres r etos fundamentales en los que las TIC juegan un papel decisivo como claramente puede observarse en el ejemplo de las Universidades europeas: el Espacio Europeo de Educación Superior, el Espacio Europeo de Investigación y la implantación de la administració n electrónica. Estamos viendo que la verdadera innovación en la tecnología implica siempre un salto hacia adelante. Lo importante es saber en qué momento hay que dar uno de esos grandes saltos hacia el futuro. Este es uno de esos momentos y no podemos desaprovecharlo, porque estamos en el camino que nos lleva hacia una Universidad digital que nos sitúe en vanguardia junto a las más avanzadas instituciones de enseñanza superior a nivel internacional.

IV.- EL USO DE LAS T.I.C. EN LA EDUCACIÓN El uso de las TIC en las Universidades del Mundo ha sido uno de los principales factores de inducción al cambio y adaptación a las nuevas formas de hacer y de pensar iniciadas a partir de los ochenta en los distintos sectores de la sociedad. En el ámbito administrativo, los procesos de acción generados facilitan la organización de las instituciones, permitiendo manejar grandes cantidades de información y bases de datos en los distintos procesos. En el ámbito lo académico, estas herramientas han facilitado a un gran número de estudiantes el acceso a la información, y han modificado significativamente el proceso de enseñanza-aprendizaje. Dentro del área de la Ciencia y la Tecnología, Horna et al. (2002) refieren que en los últimos 10 años el crecimiento de INTERNET como medio de comunicación masivo ha revolucionado el manejo e intercambio de información en Física, Matemáticas y todas las demás Ciencias y sus aplicaciones. La búsqueda automatizada, el acceso a literatura en formato electrónico y el intercambio de texto, imágenes y sonido en tiempo real son algunas de las características que hacen de INTERNET un elemento imprescindible dentro de la práctica de la Ciencia y Tecnología y los actuales estándares de la Educación Científica. Estos autores señalan que en países en desarrollo muchas Facultades de Ingeniería han implementado cambios en la currícula e infraestructura universitaria, para integrar a INTERNET en sus actividades académicas, a pesar de las limitaciones inherentes a la situación económica de estas naciones. Pérez (2006) comenta que el aprendizaje virtual permite la interactividad y promueve la motivación, la eficiencia y la mejora del conocimiento en un entorno flexible, lo cual facilita el formar mejores profesionales con las habilidades necesarias para hacer frente a esta compleja y emergente sociedad de la información y el conocimiento. Por su parte, de acuerdo con su experiencia, Clark (2002, citado por Pérez, 2006) señala que el aprendizaje virtual a través de las TIC permite a los alumnos de las Facultades de Ingeniería aumentar rápidamente sus conocimientos, habilidades y actitudes, lo que se traduce en motivación y realización.

20


El desarrollo de la microelectrónica, la informática y las telecomunicaciones ha generado grandes cambios en el espacio educativo. Si bien se trata de tecnologías que no nacieron en esta área, su apropiación paulatina ha impulsado innovaciones tanto en lo académico como en lo administrativo, lo que se ha evidenciado con mayor fuerza en el nivel superior. En este apartado se presentan algunos referentes teóricos que han apoyado los estudios empíricos relacionados con la introducción y uso de las TIC, ofreciéndoles una base conceptual que sustenta la necesidad de implantar cambios al interior de las aulas de clase presenciales. Las instituciones de educación han optado por una habilitación tecnológica continua pretendiendo elevar el nivel educativo de las escuelas. Se ha fomentado el uso de las TIC en administrativos, docentes y alumnos, considerando que estas herramientas pueden actuar por sí solas, en un error frecuente que se ha reproducido en los distintos niveles educativos. En ese sentido, hay una distancia entre el cambio producido por la mera introducción de las TIC y el que se busca generar en las funciones básicas de una institución; introducir nuevas tecnología no es suficiente, se requieren cambios profundos en la estructura académica y administrativa para lograr los fines deseados. Como menciona Bates (2001: 79) “el plan tecnológico debería contemplar tanto la infraestructura tecnológica como la enseñanza con la tecnología”. Según Escudero (1992), el uso de las T IC no es un recurso inapelablemente eficaz para el aprendizaje de los alumnos. Igualmente subraya que “es necesario integrar las nuevas tecnologías en un programa educativo bien fundamentado para hacer un uso pedagógico de las mismas, ya que son las metas, objetivos, contenidos y metodología lo que les permiten adquirir un sentido educativo”. Al respecto, Litwin (2005: 23) señala que “resulta necesario admitir que el estudio de las funciones que les caben a las tecnologías en relación con la enseñanza no se presta hoy simplemente a una enumeración de usos posibles. La utilización de aquellas en un proyecto educativo enmarca un modelo pedagógico en el que se seleccionaron contenidos culturales y se modelaron estrategias cognitivas”. Las tecnologías que se utilizan con mayor frecuencia en los niveles educativos son la computadora, el correo electrónico y la INTERNET, y su aplicación puede ser tan variada como permitan las circunstancias de cada Facultad. Así, la computadora forma parte activa en la vida universitaria desde el nivel escolar, incluso preescolar, por lo que en los niveles medio superior y superior es casi una obligación saber manejarla adecuadamente. El correo electrónico ha permitido agilizar la comunicación y obtener una inmediatez que hace unos años parecía imposible; a través de él, los Alumnos pueden abrir nuevos espacios de trabajo entre sus compañeros y con sus Profesores. Por último, la INTERNET proporciona un espacio de flujo informativo que ofrece a Estudiantes y Profesores la posibilidad de acceder a los conocimientos más actuales en sus áreas de formación. A propósito, Bates (2001) mencionó que “tal vez el uso más extendido de la tecnología en la Enseñanza Superior sea el correo electrónico como complemento de la enseñanza de aula regular. Así, el correo electrónico no sólo se usa para fines administrativos sino cada vez más para la comunicación entre Profesores y Alumnos. La red tiene la ventaja adicional de que, mediante los vínculos de INTERNET, los Profesores pueden acceder a otras páginas de todo el mundo llevando a la clase materiales de estas páginas”. La diversidad de formas en que se integren las TIC al proceso educativo, así como la intensidad y frecuencia de sus usos, son los principales factores que pueden determinar las modificaciones que se logren implementar en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Sangrá y González (2004: 83-84) hacen una adaptación de Freeman y Capper (1999),

21


señalando siete principios de incorporación de las TIC en la docencia universitaria, de los cuales mencionaremos los siguientes cuatro:e la tecnología a) Comunicación. Facilitar la comunicación y el contacto entre los Estudiantes y el Profesorado. Las tecnologías de comunicación asíncrona facilitan enormemente las oportunidades para relacionarse entre los Estudiantes y el Profesorado. b) Cooperación. Desarrollar la reciprocidad y la cooperación entre estudiantes. Igual que en el punto anterior, los sistemas de comunicación asíncrona mejoran la relación entre estudiantes, lo que refuerza la resolución de problemas en grupo, el aprendizaje colaborativo y la discusión de las tareas encomendadas. c) Aprendizaje activo. Utilizar técnicas de aprendizaje activo. La tecnología está facilitando enormemente el learning by doing en lugar de la mera observación. Los mecanismos de búsqueda son utilizables de manera muy sencilla y la simulación de situaciones reales cada vez es más fácil de desarrollar. d) Interactividad. Retroalimentar con rapidez. Las TIC aumentan la posibilidad de conseguir una retroalimentación inmediata sobre el progreso en el aprendizaje. A partir de los cambios generados por la introducción de las TIC en la educación, Duart y Sangrá (2000: 34) proponen un proceso de enseñanza-aprendizaje con los siguientes puntos: Precisar muy bien los objetivos que deben alcanzar el estudiante y los contenidos que ha de llegar a dominar. Planificar una secuencia y ritmo recomendado para alcanzarlos. Considerar al Profesor como supervisor y facilitador y, a la vez, como fuente de verdadero conocimiento, de actividades e informaciones. Evaluar el propio proceso de aprendizaje, en el cual los resultados de la evaluación de los estudiantes son un primer indicador acerca de si han sido correctamente diseñados los elementos del proceso y de si hay correspondencia entre los objetivos a alcanzar, las actividades propuestas y los mecanismos de evaluación empleados. A partir de estos referentes teóricos, los ejes trabajados en la investigación fueron: a) Frecuencia con la cual los estudiantes utilizan las TIC en sus asignaturas. b) La manera como se ha modificado el proceso de enseñanza-aprendizaje en lo que se refiere a la información actualizada, el material didáctico que se ofrece a los alumnos, el desempeño de los Docentes y los criterios de evaluación. c) La mejora de los procesos de comunicación entre Alumnos, Docentes e Institución. d) El desarrollo de las TIC al interior de la Institución, en términos generales, desde la perspectiva de los Alumnos. Existen diversas formas de definir qué se entiende por Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). En todo caso el nombre dado a este tipo de tecnología está seriamente marcado por aquellos que la han desarrollado, los tecnólogos. Es por ello que nos parece como la definición más acertada aquella que expresa que las tecnologías de la información y la comunicación son: "… el conjunto de procesos y productos derivados de las nuevas herramientas (hardware y software), soportes de la información y canales de comunicación relacionados con el almacenamiento, procesamiento y transmisión digitalizados de la información..." . En educación, como muchas otras actividades, el uso creciente de las TIC ha venido dictado por la evolución de éstas. Las TIC se han aplicado a la educación desde hace bastante tiempo, pero fue la aparición de las computadoras personales a comienzos de los años 80 el hito que permitió que la informática fuera un recurso barato y con grandes prestaciones, accesible a

22


todos. Las mejoras continuas del hardware y otras tecnologías han extendido y acelerado su uso. Un aspecto importante fue el desarrollo de mejores interfaces de usuario y gráficos. Últimamente han tenido gran impacto multimedia e INTERNET. Asimismo, esta incorporación de las comunicaciones hace prever nuevas posibilidades y desarrollos en un futuro próximo. El cambio de función en la institución educativa propiciado por las potencialidades de las TIC ofrece como describe Martínez (1999) implicaciones sociológicas, metodológicas, etc. Pero sobre todo, lleva consigo cambios en los profesionales de la enseñanza y entre éstos, el cambio del rol del Profesor es uno de los más importantes. Al igual que el Alumno, que ya está en el futuro de que estamos discutiendo, con referentes de la sociedad de la información, de la era digital, el rol del Docente también cambia en un ambiente rico en TIC. La Universidad y el Profesor dejan de ser las únicas fuentes de todo conocimiento y el Profesor pasa a actuar de guía de alumnos para facilitarles el uso de recursos y herramientas que necesitan para explorar y elaborar nuevo conocimiento y destrezas, pasa a actuar como gestor de la pléyade de recursos de aprendizaje y a acentuar su papel de orientador. En este contexto, parece conveniente que los Profesores sean capaces de (Salinas, 1997b): 1.- Guiar a los alumnos en el uso de las bases de información, conocimiento y sus aplicaciones, así como proporcionar acceso a los alumnos para usar sus propios recursos. 2.- Potenciar que los alumnos se vuelvan activos en el proceso de aprendizaje auto dirigido, en el marco de acciones de aprendizaje abierto, tal como ya se ha señalado. 3.- Asesorar y gestionar el ambiente de aprendizaje en el que los alumnos están utilizando los recursos. Tienen que ser capaces de guiar a los alumnos en el desarrollo de experiencias colaborativas, monitorizar su progreso; proporcionar feedback de apoyo a su trabajo; y ofrecer oportunidades reales para la difusión del mismo. 4.- Acceso fluido al trabajo del estudiante en consistencia con la filosofía de las estrategias de aprendizaje empleadas y con el nuevo Alumno-usuario de la formación descrita. Como puede comprenderse, todo esto implica cambios en su preparación profesional, ser usuarios sofisticados de recursos de información, prepararse para un nuevo rol de Profesor como guía y facilitador, de recursos que eduquen alumnos activos que participan en su propio proceso de aprendizaje; la gestión de un amplio rango de herramientas de información y comunicación actualmente disponibles y que pueden aumentar en el futuro, las interacciones profesionales con otros Profesores y especialistas de contenido dentro de su comunidad pero también foráneos. La utilización de las TIC en la educación exige un aumento de la autonomía del Alumno. A la superación de las barreras de la distancia y el tiempo para acceder al aprendizaje, se añade mayor interacción y la oportunidad de controlar las actividades de aprendizaje y compartirlas mediante la intercomunicación en un marco de apoyo y colaboración. Dotar a los materiales de aprendizaje la capacidad de ejercer esta autonomía por parte de los alumnos supone cambios en el proceso de diseño. Este nuevo marco para el diseño nos lleva a un nuevo modelo que hace hincapié en los aspectos de interacción y cooperación del proceso de enseñanza-aprendizaje e integra como esenciales la indagación y la exploración, generalmente ausentes en los diseños tradicionales. Desde estas concepciones, las TIC exigen currícula flexibles y abiertos. Requieren materiales y cursos que, al estar centrados en el Alumno, incluyan entre sus cualidades instruccionales la flexibilidad y adaptabilidad a las distintas situaciones de aprendizaje

23


en las que tienen que integrarse, la posibilidad de integración de múltiples aplicaciones y documentos (materiales genéricos y específicos de las redes, el acceso a foros de intercambio de conocimientos profesionales y académicos,...), estrategias que proporcionen control al usuario sobre el propio proceso de aprendizaje y la interactividad necesaria para proporcionar un estilo conversacional o de diálogo al proceso. Así, se prima el diseño de programas y materiales modulares, exigiendo la elaboración cooperativa de los mismos y la integración flexible de estos módulos para formar parte bien de verdaderos cursos estructurados (parecidos a los cursos de estructura cerrada de la educación a distancia convencional), bien de distintos itinerarios curriculares organizados por los mismos usuarios. V.-NUEVOS INSTRUMENTOS T.I.C. PARA LA EDUCACIÓN. Como en los demás ámbitos de actividad humana, las TIC se convierten en un instrumento cada vez más indispensable en las instituciones educativas, donde pueden realizar múltiples funcionalidades: 1) Fuente de información (hipermedia). 2) Canal de comunicación interpersonal y para el trabajo colaborativo y para el intercambio de información e ideas (e-mail, foros telemáticos) 3) Medio de expresión y para la creación (procesadores de textos y gráficos, editores de páginas Web y presentaciones multimedia, cámara de vídeo) 4) Instrumento cognitivo y para procesar la información: hojas de cálculo, gestores de bases de datos… 5) Instrumento para la gestión, ya que automatizan diversos trabajos de la gestión de los centros: secretaría, acción tutorial, asistencias, bibliotecas… 6) Recurso interactivo para el aprendizaje. Los materiales didácticos multimedia informan, entrenan, simulan guían aprendizajes, motivan... 7) Medio lúdico y para el desarrollo psicomotor y cognitivo. VI.- DESVENTAJAS DE LAS T.I.C. DESDE LA PERSPECTIVA DEL APRENDISAJE. a) Distracciones. Los alumnos a veces se dedican a jugar en vez de trabajar. b) Dispersión. La navegación por los atractivos espacios de Internet, llenos de aspectos variados e interesantes, inclina a los usuarios a desviarse de los objetivos de su búsqueda. Por su parte, el atractivo de los programas informáticos también mueve a los estudiantes a invertir mucho tiempo interactuando con aspectos accesorios. c) Pérdida de tiempo. Muchas veces se pierde mucho tiempo buscando la información que se necesita: exceso de información disponible, dispersión y presentación atomizada, falta de método en la búsqueda... d) Informaciones no fiables. En Internet hay muchas informaciones que no son fiables: parciales, equivocadas, obsoletas... e) Aprendizajes incompletos y superficiales. La libre interacción de los alumnos con estos materiales, no siempre de calidad y a menudo descontextualizado, puede proporcionar aprendizajes incompletos con visiones de la realidad simplistas y poco profundas.

24


Acostumbrados a la inmediatez, los alumnos se resisten a emplear el tiempo necesario para consolidar los aprendizajes, y confunden el conocimiento con la acumulación de datos. f) Diálogos muy rígidos. Los materiales didácticos exigen la formalización previa de la materia que se pretende enseñar y que el autor haya previsto los caminos y diálogos que seguirán los alumnos. Por otra parte, en las comunicaciones virtuales, a veces cuesta hacerse entender con los "diálogos" ralentizados e intermitentes del correo electrónico. g) Visión parcial de la realidad. Los programas presentan una visión particular, un modelo de la realidad, no la realidad tal como es. h) Ansiedad. La continua interacción ante el ordenador puede provocar ansiedad en los estudiantes. i) Dependencia de los demás. El trabajo en grupo también tiene sus inconvenientes. En general conviene hacer grupos estables (donde los alumnos ya se conozcan) pero flexibles (para ir variando) y no conviene que los grupos sean numerosos, ya que algunos estudiantes se podrían convertir en espectadores de los trabajos de los otros.

PARA LOS ESTUDIANTES a) Adicción. El multimedia interactivo e INTERNET resulta motivador, pero un exceso de motivación puede provocar adicción. El profesorado deberá estar atento ante alumnos que muestren una adicción desmesurada a videojuegos, chat.... b) Aislamiento. Los materiales didácticos multimedia e Internet permiten al alumno aprender solo, hasta le animan a hacerlo, pero este trabajo individual, en exceso, puede acarrear problemas de sociabilidad. c) Cansancio visual y otros problemas físicos. Un exceso de tiempo trabajando ante el ordenador o malas posturas pueden provocar diversas dolencias. d) Inversión de tiempo. Las comunicaciones a través de Internet abren muchas posibilidades, pero exigen tiempo: leer mensajes, contestar, navegar... e) Sensación de desbordamiento. A veces el exceso de información, que hay que revisar y seleccionar, produce una sensación de desbordamiento: falta tiempo. f) Comportamientos reprobables. A veces en los mensajes por correo electrónico, no se cumplen ni las reglas gramaticales ni las normas de la "netiquette". g) Falta de conocimiento de los lenguajes. A veces los alumnos no conocen adecuadamente los lenguajes (audiovisual, hipertextual...) en los que se presentan las actividades informáticas, lo que dificulta o impide su aprovechamiento. h) Recursos educativos con poca potencialidad didáctica. Los materiales didácticos y los nuevos entornos de tele formación no siempre proporcionan adecuada orientación, profundidad de los contenidos, motivación, buenas interacciones, fácil comunicación interpersonal, muchas veces faltan las guías didácticas... También suelen tener problemas de actualización de los contenidos i) Virus. La utilización de las nuevas tecnologías expone a los virus informáticos, con el riesgo que suponen para los datos almacenados en los discos y el coste (en tiempo y dinero) para proteger los ordenadores.

25


j) Esfuerzo económico. Cuando las TIC se convierten en herramienta básica de trabajo, surge la necesidad de comprar un equipo personal.

PARA LOS PROFESORES a) Estrés. A veces el profesorado no dispone de los conocimientos adecuados sobre los sistemas informáticos y sobre cómo aprovechar los recursos educativos disponibles con sus alumnos. Surgen problemas y aumenta su estrés. b) Desarrollo de estrategias de mínimo esfuerzo. Los estudiantes pueden centrarse en la tarea que les plantee el programa en un sentido demasiado estrecho y buscar estrategias para cumplir con el mínimo esfuerzo mental, ignorando las posibilidades de estudio que les ofrece el programa. Muchas veces los alumnos consiguen aciertos a partir de premisas equivocadas, y en ocasiones hasta pueden resolver problemas que van más allá de su comprensión utilizando estrategias que no están relacionadas con el problema pero que sirven para lograr su objetivo. Una de estas estrategias consiste en "leer las intenciones del maestro". Por otra parte en INTERNET pueden encontrarse muchos trabajos que los alumnos pueden simplemente copiar para entregar al profesor como propios. c) Desfases respecto a otras actividades. El uso de los programas didácticos puede producir desfases inconvenientes con los demás trabajos del aula, especialmente cuando abordan aspectos parciales de una materia y difieren en la forma de presentación y profundidad de los contenidos respecto al tratamiento que se ha dado a otras actividades. d) Problemas de mantenimiento de los ordenadores. A veces los alumnos, hasta de manera involuntaria, des configuran o contaminan con virus los ordenadores. e) Supeditación a los sistemas informáticos. Al necesitar de los ordenadores para realizar las actividades proyectadas, cualquier incidencia en éstos dificulta o impide el desarrollo de la clase. f) Exigen una mayor dedicación. La utilización de las TIC, aunque puede mejorar la docencia, exige más tiempo de dedicación al profesorado: cursos de alfabetización, tutorías virtuales, gestión del correo electrónico personal, búsqueda de información en Internet... g) Necesidad de actualizar equipos y programas. La informática está en continua evolución, los equipos y los programas mejoran sin cesar y ello nos exige una constante renovación.

DESDE LA PERSPECTIVA DE LOS CENTROS a) Costes de formación del profesorado. La formación del profesorado supone un coste añadido para los centros y para la Administración Educativa. b) Control de calidad insuficiente de los entornos de tele formación. Los entornos de tele formación, sus materiales didácticos, sus sistemas pedagógicos, su sistema de evaluación, sus títulos... no siempre tienen los adecuados controles de calidad. c) Necesidad de crear un departamento de Tecnología Educativa. Para gestionar la coordinación y mantenimiento de los materiales tecnológicos, así como para asesorar al profesorado en su utilización, los centros deben crear un departamento específico y disponer de un coordinador especializado.

26


d) Exigencia de un buen sistema de mantenimiento de los ordenadores. La utilización intensa de los ordenadores da lugar a múltiples averías, des configuraciones, problemas de virus. Ello exige a los centros tener contratado un buen sistema de mantenimiento. e) Fuertes inversiones en renovación de equipos y programas. Los continuos cambios en el mundo de la informática exigen una renovación de los equipos cada 4 o 6 años. ALGUNOS USOS CONCRETOS DE LAS TIC: Según (Ibáñez, 2004) 1) Internet como fuente general de información 2) Creación de páginas y sitios Web 3) El correo electrónico como medio de comunicación 4) 5) 6) 7)

El procesador de texto como herramienta de aprendizaje El aprendizaje colaborativo en comunidades virtuales. Aplicaciones educativas y materiales digitales usados por el alumnado. Programas para la creación de materiales educativos

VII.- ENTORNO VIRTUAL DE APRENDIZAJE (E.V.A.). Los Entornos Virtuales de Aprendizaje son en la actualidad el prototipo tecnológico que da sustento funcional a las diversas iniciativas de teleformación. Sin embargo, desde su concepción, diseño y posterior empleo en los procesos de aprendizaje, los EVA deben satisfacer una visión pedagógica que enriquezca su constitución tecnológica inherente. Considerar este requerimiento puede orientar el uso de estas tecnologías más allá de los usos convencionales como simples máquinas, hacia una en que se contemple al aprendizaje como el principal motivo de su inclusión educativa. Un aprendizaje que tribute a ampliar la zona de desarrollo próximo en los educando, que tribute a un aprendizaje significativo. Los EVA al generar nuevos contextos o ámbitos de aprendizaje desde una estructura de acción tecnológica, posibilitan de manera recíproca, nuevos umbrales de representación cognitiva que influyen en las oportunidades de aprendizaje de quienes interactúan con estos instrumentos. Esta dinámica es de ida y vuelta, que hacen de los EVA un poderoso elemento de mediación educativa. Se considera la organización de sistemas de enseñanza-aprendizaje en entornos virtuales como un proceso de innovación pedagógica, una nueva experiencia educativa, asentada en la creación de las condiciones para desarrollar la capacidad de aprender y adaptarse, tanto de las organizaciones como de los individuos. Nos referimos a una nueva experiencia educativa cuando hablamos de la incorporación de las nuevas tecnologías, puesto que las mismas generan espacios de trabajo diferentes, porque no es necesario estar en un recinto áulico, no requiere de la presencia física de un profesor, no es necesario sujetarse a horarios predeterminados, se puede abordar el conocimiento desde diferentes perspectivas en un currículum flexible, porque se rompen rigideces académicoadministrativas, se ajusta a las necesidades y disponibilidad de tiempo individual, se requiere de

27


disciplina, organización y administración del tiempo libre, se desarrollan habilidades técnicas y cognitivas diferentes, porque obliga a tener responsabilidad para el logro de los objetivos propuestos. En comunidades virtuales de aprendizaje, la suma de los actores del proceso son los estudiantes, docentes o tutores, contenidos, libros, apoyos didácticos, medios, por mencionar solo algunas. Un entorno virtual de enseñanza/aprendizaje es una aplicación informática diseñada para facilitar la comunicación pedagógica entre los participantes en un proceso educativo, sea éste completamente a distancia, presencial, o de una naturaleza mixta que combine ambas modalidades en diversas proporciones. Un EVA sirve para distribuir materiales educativos en formato digital (textos, imágenes, audio, simulaciones, juegos, etc.) y acceder a ellos, para realizar debates y discusiones en línea sobre aspectos del programa de la asignatura, para integrar contenidos relevantes de la red o para posibilitar la participación de expertos o profesionales externos en los debates o charlas. El EVA debe ser una herramienta útil y adecuada para la diversidad de modalidades y estilos docentes que se dan en la universidad, para la pluralidad de materias y asignaturas, para contenidos y formatos diversos y para niveles y objetivos variados, y debe facilitar activamente las buenas prácticas en la enseñanza y el aprendizaje. Debe aumentar las oportunidades de comunicación y colaboración en la construcción de conocimientos entre los participantes en el proceso educativo y una relación significativa con los materiales de aprendizaje. Todo EVA está diseñado consciente o inconscientemente desde una filosofía pedagógica. Es decir, se basa en un conjunto de supuestos acerca de cómo se produce el aprendizaje en las personas y, por consiguiente, cómo puede favorecerse éste desde la enseñanza, todo EVA asume una teoría implícita sobre el aprendizaje en línea. Algunos entornos privilegian la creación y distribución de contenidos formativos, asumiendo que el contacto de los estudiantes con materiales relevantes, cuidadosamente diseñados, es el elemento clave del aprendizaje. La autora del trabajo, en cambio, considera que estos deben potenciar la comunicación entre los participantes en la convicción de que el aprendizaje es producto de la interacción social y la construcción compartida de significados en un ambiente rico en información y en oportunidades de conocimiento. En cada caso, los distintos módulos, componentes o herramientas incorporadas en el entorno poseerán distintas funcionalidades y estarán dispuestos de modo diferente. Por otra parte, en una Universidad los Profesores abordan sus tareas partiendo de una amplia variedad de estilos docentes, producto tanto de sus convicciones pedagógicas como de la naturaleza de los contenidos o materias, de la variabilidad de los estilos de aprendizaje de sus estudiantes, etc. Un entorno que satisfaga la mayor parte de necesidades debe ser sumamente flexible, no imponiendo ningún estilo docente en particular sino facilitando la mayoría de ellos a fin de que los docentes y los estudiantes lo experimenten como un aumento de posibilidades y no como una limitación, un elemento distorsionador o un freno a su creatividad y a su capacidad de innovación.

28


Los entornos virtuales de aprendizaje ofrecen una serie de posibilidades para procesos de colaboración, donde los alumnos producen conocimiento de forma activa formulando ideas por escrito que son compartidas y construidas a partir de las reacciones y respuestas de los demás. El aprendizaje colaborativo se centra precisamente en esas habilidades derivadas de los intercambios entre grupos de trabajo, que proporcionan importantes ventajas cognitivas. Aprender en colaboración supone entonces que a través de una serie de interacciones se promueve un cambio en la actividad cognitiva del estudiante, permitiendo confrontar sus ideas con las ideas de otros, ya sea por la generación de un conflicto o por la simple descripción de las mismas. Finalmente, el uso de estas tecnologías implican un mayor y cuidadoso trabajo por parte de los docentes, en el sentido de que requieren dar atención individualizada a los estudiantes, revisar las tareas y actividades integradoras y retroalimentar a cada uno de los estudiantes aun cuando se trate de actividades colaborativas, por lo que la capacitación debe ser constante y permanente tanto en el uso adecuado de las tecnologías, como de las innovaciones pedagógicas, los contenidos curriculares, las estrategias de enseñanza y de aprendizaje, la planeación de la sesión con uso de medios, la lectura de los medios, y los contenidos propios de su área del conocimiento o de especialidad. En consecuencia, las Nuevas Tecnologías no vienen a sustituir al Docente sino que intensifica su labor que implica mayor tiempo tanto en la planeación como en la atención de los estudiantes. La práctica educativa nos ha demostrado una vez más que no es suficiente con la incorporación de las tecnologías las cuales tienen un desarrollo vertiginoso día a día y por sí mismas no tienen significado educativo, se requiere que éstas vayan acompañadas de un modelo pedagógico innovador y creativo que le dé sentido a su uso, que de manera continua se renueve y se transforme con base en propuestas acordes a los planteamientos del nuevo siglo, es decir, responder a los cambios de paradigmas educativos, a la globalización, a la sociedad del conocimiento, a la democratización de la educación y a la formación para toda la vida. VIII.- HERRAMIENTAS PARA LA PRODUCCIÓN Y GESTIÓN DE MATERIALES EDUCATIVOS. Dentro de las herramientas para la producción y gestión de materiales educativos, podemos señalar los Software Sociales como herramientas muy eficaces para desarrollar el proceso docente, brindan la posibilidad de la retroalimentación de información entre los usuarios de los diferentes cursos. Herramientas como la Wiki permite crear y mejorar las páginas de forma instantánea, dando una gran libertad al usuario, contribuyendo así al mejoramiento del sitio y a la elaboración conjunta de un determinado artículo. Los esquemas de clase o mapas conceptuales como generalmente se le denominan, potencian la habilidad de resumir de forma clara y precisa determinada información de mayor volumen, sintetizando de forma creativa los diferentes temas. El Hot Potatoes está formado por 5 programas, cada programa permite generar diferentes tipos de Tests, los cuales consideramos son muy creativos y habilidosos para incentivar el

29


aprendizaje. Los crucigramas, el completamiento de oraciones, frases, el enlace según la correspondencia, son formas refrescantes de apropiación del conocimiento. Estas son herramientas educativas de carácter novedoso, que ampliaran la gama de actividades a desarrollar dentro del entorno virtual de aprendizaje, permitiendo que el usuario navegue por el entorno de forma espontánea, voluntaria y motivada. Esto conlleva a que el profesor requiera de una preparación intensiva sobre cómo utilizar las nuevas tecnologías, así como las herramientas fundamentales para crear sitios Web, realizar búsquedas de información en INTERNET, entre otras actividades que son necesarias para enriquecer el proceso docente. Todos los estudiantes no responden de la misma forma a la presencia del profesor en el aula, no todos logran adquirir a la misma velocidad el contenido. En la evaluación, la presencia y el tiempo son variables que se combinan muy diversamente en cada estudiante para emitir una respuesta y que muy difícilmente logre controlar el profesor en grupos gran cantidad de estudiantes. Las nuevas tecnologías nos permiten en este aspecto evaluar al estudiante de forma individual a través de diferentes documentos enviados por el E-mail u otra vía, logrando de esta forma la evaluación de todos los estudiantes, además de la que se realiza de forma sistemática en el aula, que no será siempre a todos los estudiantes del grupo por cuestión de tiempo. Como en los demás ámbitos de la actividad humana, las TIC se convierten en un instrumento cada vez más indispensable en las instituciones educativas, donde pueden realizar múltiples funcionalidades. Sin duda las nuevas tecnologías pueden suministrar medios para la mejora de los procesos de enseñanza-aprendizaje y para la gestión de los entornos educativos en general, puede facilitar la colaboración entre las familias, los centro educativos, el mundo laboral y los medios de comunicación, pueden proporcionar medios para hacer llegar en todo momento y en cualquier lugar la información a medida que la sociedad exija a cada ciudadano, también puede contribuir a superar desigualdades sociales; pero su utilización a favor o en contra de una sociedad más justa dependerá en gran medida de la educación, de los conocimientos y la capacidad crítica de sus usuarios, que son las personas que ahora se están formando a través de la utilización de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones que constituyen la cultura del siglo XIX. Las nuevas tecnologías de la información están revolucionando todos los terrenos en que se aplican, y la enseñanza universitaria no puede ni debe permanecer ajena a los nuevos retos que se le plantean.

30


IX.- DESARROLLO DE COMPETENCIAS A PARTIR DEL USO DE LAS T.I.C. Los nuevos dispositivos tecnológicos permiten almacenar, procesar y transmitir grandes cantidades de información en una forma rápida y segura. El lapso de tiempo entre la generación de la información y su retransmisión a través de los medios, se acorta cada vez más, hasta lograr un mundo inmediato donde la apropiación de la información se convierte en un bien en sí mismo. Esta rapidez y accesibilidad de la información, que se refleja en los renglones económico, social y cultural de una gran parte de la Humanidad, ha propiciado la creación de redes como precursoras de una sociedad globalizada. Así las cosas, en el ámbito laboral las necesidades se han modificado drásticamente y las demandas hacia los trabajadores aumentan. Un trabajador cualificado ya no es aquel que se ha desempeñado por varios años en un mismo puesto y conoce todo lo referente a su área. Ahora se espera contar con un personal flexible y capaz de adaptarse a las condiciones cambiantes de la empresa, que cuente con los conocimientos básicos pero asimismo con apertura para aprender de manera continua otros temas, cuando se necesiten. Litwin (2005: 20) reitera que si bien en la esfera educativa las TIC son una herramienta valiosa, “su ritmo de cambio es acelerado, y posibilitan nuevas funciones constantemente, lo cual las convierte en generadoras de un problema: la adaptabilidad al cambio vertiginoso y a las nuevas posibilidades que se encuentran siempre a disposición”. Se han identificado las siguientes competencias como necesarias para adaptarse eficazmente a los constantes cambios: 1) un aprendizaje autogestivo que permita a los educandos acceder y asimilar la información tanto dentro como fuera del aula; 2) un aprendizaje just in time, es decir, en el momento y donde se necesite; 3) la habilidad para resolver los problemas que las modificaciones y desarrollos tecnológicos generen, y 4) la capacidad para acceder, discriminar, evaluar y asimilar la información necesaria para transformarla en conocimientos útiles y necesarios. Perrenoud (2004: 109) refiere que “formar en las nuevas tecnologías es formar la opinión, el sentido crítico, el pensamiento hipotético y deductivo, las facultades de observación y de investigación, la imaginación, la capacidad de memorizar y clasificar, la lectura y el análisis de textos e imágenes, la representación de las redes, desafíos y estrategias de comunicación”. Los estudiantes se han apropiado de las TIC de manera natural, pues la mayoría creció con ellas en muchos espacios de su vida diaria (digitales nativos) y ahora sólo han tenido que adoptarlas en su quehacer educativo. Sin embargo, saber manejarlas no es suficiente; deben aprender a integrarlas en su proceso de aprendizaje, si quieren desarrollar las competencias que les permitan una adecuada inserción en el campo laboral. Si los estudiantes logran adquirir estas competencias, se requiere contar con otra estructura curricular, que brinde más opciones de desarrollo que las ofrecidas hasta el momento. A su vez, los docentes tendrán que modificar sus prácticas, si no quieren verse rebasados por una generación de estudiantes cambiante. Por lo tanto, las instituciones educativas enfrentan un gran reto, que ha orillado a docentes y administrativos a implementar estrategias para continuar funcionando de una manera adecuada y pertinente. Alonso y Gallego(1996) describen las siguientes funciones que debe cumplir el Profesor de la era tecnológica: 1.- Favorecer el aprendizaje de los alumnos, como principal objetivo. 2.- Utilizar los recursos psicológicos del aprendizaje. 3.- Estar predispuesto a la innovación.

31


4.- Poseer una actitud positiva ante la integración de nuevos medios tecnológicos en el proceso de enseñanza- aprendizaje. 5.- Integrar los medios tecnológicos en el diseño curricular. 6.- Aplicar los medios de manera didáctica. 7.- Aprovechar el valor de comunicación de los medios para favorecer la transmisión de la información. 8.- Seleccionar y evaluar recursos tecnológicos. Barroso (2007) realizó una investigación para analizar cómo inciden las TIC sobre el desarrollo de las siguientes competencias para el estudio en un programa de posgrado: 1.- Búsqueda de información. 2.- Asimilación y retención de la información. 3.- Organizativas. 4.- Habilidades inventivas y creativas. 5.- Analíticas. 6.- Para la toma de decisiones. 7.- Sociales. 8.- Metacognitivas y autorreguladoras. De estas ocho competencias, las de asimilación y retención de la información y organizativas alcanzaron un mayor nivel de reforzamiento gracias al apoyo de las TIC. Los anteriores autores coinciden en considerar a las TIC como un parteaguas dentro del espacio educativo, pues su adecuado uso ha permitido una mejora en los procesos de enseñanza-aprendizaje y, por ende, una mejora integral de la calidad. colar 20X.- MEJORA DEL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE. En esta sección constatamos que los alumnos perciben una mejora general en cuanto al uso de las TIC en el Campus Universitario en los últimos años, aunque aún falta mucho por hacer. Los resultados nos dan pie para seguir indagando sobre los cambios que se generan en la Universidad en esa área. Según Dondi et al. (2004: 100), “una perspectiva real de los estudiantes sobre el uso de las TIC en el currículo universitario necesita ser investigada y desarrollada, añadiendo evidencias e intensos estudios recientes. El objetivo es extender la alfabetización digital en los sistemas de educación y aprendizaje, y llenar el vacío entre aquellos que tienen acceso a las TIC y los que están excluidos de esta nueva élite, bien integrada en la sociedad corriente”. En ese sentido, Sangrá y González (2004: 94) señalan que “existe una gran laguna en lo que se refiere a la evaluación de los programas y estrategias llevadas a cabo por las Universidades para integrar las TIC. En la mayoría de casos lo que sucede es que no se evalúa cuál ha sido el impacto real en una medida determinada”. Se calcula que el conocimiento producido en la historia de la Humanidad es equiparable al de los últimos 10 años, y se espera que en el futuro la cifra se duplique cada cinco años, de manera que circularán nuevos conocimientos e información en cantidades descomunales. Esa situación nos obliga, como educadores, a repensar nuestro quehacer académico y nuestra responsabilidad con los estudiantes de hoy y de mañana, si queremos dotarlos de la capacidad para enfrentarse con éxito a la vida. Desde hace una década, las funciones del Docente y del estudiante universitario se han ido modificando poco a poco, y en ello las TIC han sido parte activa. En el estudio realizado, nos damos cuenta de que el aumento en el uso de las TIC por parte de los estudiantes no es aislado y que debe orientarse hacia un mejor aprovechamiento de sus capacidades de aprendizaje.

32


En ese sentido, Litwin (2005: 21) señala que “si el uso de las nuevas tecnologías es frecuente y estas se expanden como formas de entretenimiento, es probable que estimulen el ensayo y error y la respuesta rápida”, es decir, mediante su uso cotidiano, van propiciando habilidades cognitivas que llevarán a los estudiantes hacia la agilización de comprensiones conceptuales y metodológicas. Los alumnos de la carrera de Ingeniería Electromecánica han generado distintos procesos que se reflejan en acciones diversas, como la búsqueda y adquisición de material actualizado mediante la consulta de bases de datos; un mayor uso de INTERNET como medio de investigación y, en general, una disposición abierta para integrar nuevos elementos en su proceso de aprendizaje. En relación con lo anterior, Bates (2001: 48-49) enumera algunas ventajas que se obtienen al enseñar con tecnología: Los estudiantes pueden acceder a una enseñanza y un aprendizaje de calidad en cualquier momento y lugar. La información que antes sólo se podía obtener del profesor o el instructor se puede conseguir cuando se necesite a través del ordenador (computadora) e INTERNET. Los materiales de aprendizaje multimedia bien diseñados pueden ser más eficaces que los métodos de aula tradicionales, porque los alumnos pueden aprender más fácil y rápidamente mediante las ilustraciones, la animación, la diferente organización de los materiales, un mejor control de los materiales de aprendizaje y una mayor interacción con ellos. Las nuevas tecnologías se pueden diseñar para desarrollar y facilitar destrezas de aprendizaje de orden más elevado, como las de resolución de problemas, toma de decisiones y pensamiento crítico. La interacción con los Profesores se puede estructurar y gestionar mediante comunicaciones on-line, para ofrecer mayor acceso y flexibilidad tanto a los estudiantes como a los Profesores. La comunicación a través del ordenador puede facilitar la enseñanza en grupo, integrar a Profesores invitados de otras instituciones, y las clases multiculturales e internacionales. Sin embargo, para que se puedan desarrollar adecuadamente, los puntos anteriores requieren de un sistema organizado. Como señalan Sangrá y González (2004: 76), “la integración de las TIC ha de hacerse de forma explícita, planificada y sistemática, implicando a la organización en su conjunto e involucrando a sus miembros individual y colectivamente. Sólo entonces podrán convertirse en un factor de cambio y de mejora de la Universidad”. Entre los objetivos de las carreras de Ingeniería se encuentra el siguiente: Aprender a investigar para transformar la realidad. Desarrollar una actitud crítica que permita aplicar los conocimientos teóricos a la práctica profesional, fomentando la búsqueda de la calidad y la excelencia en el desempeño de las actividades. Analizar los problemas y conflictos que se presenten en el ejercicio de la profesión y resolverlos con sentido práctico, legal y humanista. En el Plan de Desarrollo de todas las Facultades de la U.T.P. se establecieron los siguientes objetivos, encaminados al uso de las TIC: Consolidar la formación del estudiante mediante el modelo por competencias profesionales, el cual implica que los programas educativos propicien el desarrollo de competencias científicotécnicas. Fortalecer y consolidar la producción y uso de video educativo, software y multimedia. A pesar de que en los documentos analizados no se detectaron estrategias que indiquen el camino a seguir para cumplir esos objetivos, creemos que el uso de las TIC en esta carrera —aunque sea un propósito nacido del interés de los Docentes y estudiantes, más que de la institución— podrá contribuir a elevar la calidad educativa de sus egresados. El estudio sólo ha indagado en la percepción de los estudiantes, sin ahondar en las modificaciones estructurales del proceso de enseñanza-aprendizaje en su conjunto, limitación que deberá salvarse en otras investigaciones. Resulta interesante el antecedente de que ni la carrera analizada ni las otras carreras ofrecidas en La U.T.P. cuentan con cursos en línea, por lo que en todas las asignaturas se trabaja de manera

33


presencial. Sin embargo, eso no se debe a un rechazo hacia las TIC, como demuestran los datos presentados, por lo que los estudios que se realicen en torno a estas herramientas deberán extenderse hacia todos los espacios del proceso educativo y no centrarse sólo en los programas a distancia XI.- TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN EN EL PROCESO ENSEÑANZA APRENDIZAJE. Los procesos de innovación respecto a la utilización de las TIC en la Docencia universitaria suelen partir, la mayoría de las veces, de las disponibilidades y soluciones tecnológicas existentes. Sin embargo, una equilibrada visión del fenómeno debería llevarnos a la integración de las innovaciones tecnológicas en el contexto de la tradición de nuestras instituciones. No podemos olvidar la idiosincrasia de cada una de las instituciones al integrar las TIC en los procesos de la enseñanza superior, tampoco que la dinámica de la sociedad puede dejarnos al margen. Se hace imprescindible partir de un análisis del contexto donde la innovación se ha de integrar, ya sea desde el punto de vista geográfico (la distribución de la población, la ruptura del territorio en provincias y regiones comarcales como es nuestro caso, las condiciones sociolaborales en las que nuestros posibles alumnos se desenvuelven,...) pedagógico (nuevos roles de profesor y alumno, mayor abanico de medios de aprendizaje, cambios en las estrategias didácticas,…), tecnológico (disponibilidad tecnológica de la institución y de los usuarios, etc..) o institucional. Por otra parte, conviene aclarar, y más hablando de Universidad, que innovación no siempre es sinónimo de investigación. Cuando Morin y Seurat (1998) definen innovación como "el arte de aplicar, en condiciones nuevas, en un contexto concreto y con un objetivo preciso, las ciencias, las técnicas, etc…", están considerando que la innovación no es solamente el fruto de la investigación, sino también el de la asimilación por parte de las organizaciones de una tecnología desarrollada, dominada y aplicada eventualmente a otros campos de actividad, pero cuya puesta en práctica en su contexto organizativo, cultural, técnico o comercial constituye una novedad. Así pues cualquier proyecto que implique utilización de las TIC, cambios metodológicos, formación de los profesores universitarios, etc. constituye una innovación. En este sentido, creemos que aquellas Universidades que no contemplen cambios radicales en relación a los medios didácticos y a los sistemas de distribución de la enseñanza pueden quedar fuera de la corriente innovadora que lleva a las nuevas instituciones universitarias del futuro. Y estos cambios pasan obligatoriamente por lograr la enseñanza de nuestras Universidades convencionales más flexible. Las posibilidades de las TIC en la enseñanza superior están dando lugar a distintos modelos de organizaciones (Adell, 1997; Aoki, Fasse y Stowe, 1998; Salinas 1998a; Hanna, 1998). Este último, por ejemplo, nos habla de 7 tipos distintos: Universidades de educación a distancia basadas en la tecnología; Instituciones privadas dirigidas a la enseñanza de adultos; Universidades corporativas; alianzas estratégicas Universidad-empresa; organizaciones de control de acreditación y certificación; Universidades tradicionales extendidas, y Universidades multinacionales globales. Puede comprenderse que el éxito de las experiencias a desarrollar en las

34


Universidades convencionales dependerá de la transformación de algunas de las actuales estructuras que provocan el aislamiento institucional para potenciar equipos que conjuguen la calidad docente en sistemas presenciales con la interacción a través de las redes y que lleven a la cooperación en el diseño y la distribución de los cursos y materiales de educación a distancia en el marco de consorcios de instituciones dando lugar a verdaderas redes de aprendizaje, descritas en otros trabajos ( Harasim y otros, 1995; Salinas, 1995, 1996). Nos encontramos ante un cambio cercano a la Universidad (lo investigamos, lo desarrollamos, lo promovemos,…), pero al mismo tiempo existe la creencia de que no la contaminará. Por ello, la Universidad se encuentra en una situación paradójica: Por una parte está cercana y es una parte de esta revolución de la información, mientras que por otra, representando de alguna manera el segmento más conservador de la sociedad, es lenta en adoptar nuevas vías de tratar con la información y con la tecnología. Parece necesario, en este sentido, un compromiso institucional de aplicación de las TIC a la Docencia universitaria. Con todo lo que ello implica. La explotación de las TIC en la Docencia universitaria tiene como objetivo principal que los alumnos tengan acceso a los servicios educativos del campus desde cualquier lugar, de manera que puedan desarrollar personal y autónomamente acciones de aprendizaje. Se pretende contribuir a la igualdad de oportunidades de los alumnos, a la oportunidad de acceso de la población a la formación superior, a mejorar la competencia profesional de manera constante. Para ello se ha implantado un modelo de formación apoyado en un sistema mixto en el que se utiliza tanto sesiones de videoconferencia, como actividades presenciales, enseñanza a través de INTERNET mediante materiales de aprendizaje en la Web y explotación de comunicación telemática interactiva, etc… Entre los objetivos a cumplir podemos nombrar los siguientes: 1.- Diseñar e implantar un servicio educativo innovador de aprendizaje abierto, implantando el dispositivo tecnológico adecuado para ampliar el marco de actuación de la Universidad al ámbito nacional e internacional. 2.- Implantar un servicio de educación semipresencial para estudios regulares de grado y de postgrado, apoyado en el servicio a que hace referencia en primer objetivo con el apoyo pedagógico, técnico y administrativo adecuado. 3.- Proporcionar acceso a los servicios educativos del campus a cualquier alumno desde cualquier lugar, de forma que pueda desarrollar acciones de aprendizaje autónomamente, con ayuda de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. De todo ello se esperan beneficios en términos de: Accesibilidad de los estudiantes involucrados a los materiales de aprendizaje y a las clases en las extensiones, posibilidades de acceso a la formación permanente de personas desde su propio entorno, actualización profesional en campos económicos dinámicos, etc.;

35


Efectos inducidos en el campus en cuanto a actualización del profesorado en relación a las nuevas tecnologías, cambio de estrategias didácticas e innovación en la dinámica educativa de nuestra Universidad; Efectos inducidos en el mercado de trabajo de nuestra sociedad al permitir cursar estudios de mayor demanda desde fuera del campus y mediante la mejora de la competencia profesional en sectores activos de la economía balear; Interés social al acercar la Universidad a ciudadanos alejados de los circuitos culturales convencionales y al adecuar la actuación universitaria a las condiciones sociales y tecnológicas; y, progreso al contribuir a la adecuación de los sistemas de enseñanza-aprendizaje de nivel superior a la sociedad de la información. Los estudios ofertados se destinan a alumnos que por razones fundamentalmente geográficas, pero también por necesidades de una formación más individualizada y flexible en relación al ritmo de aprendizaje, a la frecuencia, al tiempo, al lugar, al grupo de compañeros, etc. requieren acciones formativas más abiertas y flexibles en cuanto a las necesidades individuales (compatibilizar estudio y trabajo, discapacidades físicas, etc.) y sociales (personas en segunda oportunidad de formación, estudiantes de áreas remotas y rurales, barreras sociales...). Para ello se ha diseñado un dispositivo metodológico que contempla el aprendizaje autónomo junto a la interacción (síncrona y asíncrona). Esto supone materiales multimedia de calidad (impresos, multimedia en el servidor de la Universidad, audiovisual, etc.) y un sistema de comunicaciones electrónicas que permitan la interacción de los alumnos con el material, con el tutor y con otros alumnos. Para ello se ponen en acción los siguientes elementos: 1.- Sistema mixto de distribución de la enseñanza: a) Aprendizaje autónomo mediante diversos tipos de medios (materiales básicos, de referencia y complementarios escritos, en la red, etc.) - Material escrito - Material audiovisual - Material multimedia - Materiales en el servidor y herramientas de comunicación b) Actividades de presencia continuada diseñadas para poder desarrollarse mediante: - Videoconferencia, - Actividades presenciales y actividades de grupo/seminario presenciales A través de sistemas telemáticos.

36


2.- Sistema de tutoría a) Sistema a distancia mediante telecomunicaciones (individual y de grupo mediante correo electrónico, conferencia electrónica, etc.) b) Apoyo local en las extensiones. Este tipo de acciones de formación implican nuevas situaciones didácticas, nuevos entornos para el alumno-usuario, y por ello debemos contemplar una combinación de distintas situaciones didácticas: a)

b)

c) d) e) f) g) h) i)

Trabajo autónomo (lecturas, materiales de autoaprendizaje, visionado, ejercicios y actividades de aprendizaje, evaluación) a realizar en el hogar, en el puesto de trabajo o en el Centro de Recursos Multimedia. Actividades presenciales (Clases, seminarios y actividades complementarias presenciales tanto en situaciones desarrolladas en contexto de aula convencional, como en contextos de “presencia continuada”) Trabajo en grupo Convencional Comunicación y trabajo colaborativo mediante la red Prácticas tutorizadas Tutoría En cualquier lugar mediante sistemas telemáticos Local

Dispositivo tecnológico Todo ello requiere un adecuado dispositivo tecnológico. En este sentido, se contaría con: a) un servidor donde colocar los materiales de aprendizaje con acceso fácil y rápido desde cualquier punto informático del campus (incluyendo los centros de recursos multimedia de las extensiones de la Universidad, desde el propio hogar y con interfaces claras y transparentes tanto para los alumnos como para los profesores; b) una red potente que consolide el proyecto TIC; c) un sistema de videoconferencia que sirve de enlace entre las aulas de los distintos centros donde todos los alumnos (presenciales y a distancia) participan de las mismas actividades; d) Centros de Recursos Multimedia en las Extensiones de la Universidad que sirvan de enlace en las actividades académicas y donde los estudiantes encuentren el espacio, los equipos y los materiales para poder recibir una formación de calidad. Existiría, también, una mediateca donde los estudiantes tengan a su disposición los materiales didácticos (escritos, audiovisuales o multimedia), bibliográficos o complementarios que les facilitará la formación.

37


Por otra parte, los estudiantes dispondrían de distintas aulas de informática para poder acceder a los materiales existentes en el servidor de la Universidad y al sistema de tutoría electrónica, tanto en las extensiones universitarias, como en el campus o desde los ordenadores de los centros universitarios. En todos los casos, los alumnos pueden consultar los materiales que se encuentran en el servidor también desde el hogar, a través del acceso que les proporciona la Universidad. Dimensión pedagógica En este sentido se contempla: a) b)

materiales didácticos multimedia estructurados en módulos Profesores, que son los Profesores responsables de la Docencia en las diversas materias de la especialidad en el campus principal y que se responsabilizan de la autoría del material didáctico, de la docencia presencial y mediante videoconferencia, de la tutoría electrónica y presencial de los alumnos y del mantenimiento y actualización de los materiales. c) apoyo técnico-pedagógico en la elaboración y estructuración de los materiales multimedia, en la formación y asesoramiento de los profesores mediante la acción conjunta de los distintos servicios de la Universidad. Desde una dimensión pedagógica podemos señalar que este sistema de formación requiere materiales didácticos de calidad junto a una acción de los formadores adecuada. Por ello, contempla: a)

Diseño, elaboración, aplicación y validación de materiales didácticos multimedia estructurados en módulos. b) Estos materiales estarán formados por materiales impresos, audiovisuales, materiales en el servidor, etc... c) Se considera crucial la participación de los formadores en el proceso de diseño y producción, integrados en equipos multidisciplinares. Formadores, cuya participación supone: a) b)

c) d) e)

Actualización de sus estrategias didácticas y procedimientos para adecuarse al sistema telemático de formación. Participación en la autoría del material didáctico adecuado a su campo de actuación (con la colaboración de las unidades de apoyo técnico-pedagógico y de los distintos servicios universitarios). Responsabilizarse de las acciones presenciales (de presencia continuada). Hacerse cargo de la tutoría electrónica y presencial de todos los usuarios. Comprometerse a participar en el mantenimiento y a la actualización de los materiales.

38


De acuerdo con lo que se dijo al principio, en este tipo de experiencias es necesaria una fuerte implicación institucional, se requiere que sean considerados como proyectos globales de las distintas instituciones involucradas, ya que además de las implicaciones administrativas que tiene para los distintos servicios y centros, requiere la acción coordinada de unidades que proporcionan el apoyo técnico-pedagógico (colaboración –asesoramiento- con los formadores en la elaboración de los materiales; estructurar los materiales multimedia; participar en la formación de los formadores de cara a una actualización en sistemas telemáticos y multimedia: Creación de materiales de presentación, desarrollo de videoconferencias, interacción sincrónica y asincrónica, etc...; colaboración/coordinación de las acciones conjuntas de los otros servicios), de los servicios informáticos, de recursos audiovisuales, de publicaciones, y, sobre todo, de los nodos de la red o consorcio en vistas al acceso a los materiales por parte de los alumnos, al apoyo técnico a los usuarios de los Centros de Recursos Multimedia y a la organización de las sesiones presenciales. Implicaciones en el entorno del alumno. Las modalidades de formación apoyadas en las TIC llevan a nuevas concepciones del proceso de enseñanza-aprendizaje que acentúan la implicación activa del alumno en el proceso de aprendizaje; la atención a las destrezas emocionales e intelectuales a distintos niveles; la preparación de los jóvenes para asumir responsabilidades en un mundo en rápido y constante cambio, y la flexibilidad de los alumnos para entrar en un mundo laboral que demandará formación a lo largo de toda la vida. Los retos que para la organización del proceso de enseñanza-aprendizaje esto supone, dependerán en gran medida del escenario de aprendizaje (el hogar, el puesto de trabajo o el centro de recursos de aprendizaje), es decir el marco espacio-temporal en el que el usuario desarrolla actividades de aprendizaje. El apoyo y la orientación que recibirá en cada situación, así como la diferente disponibilidad tecnológica son elementos cruciales en la explotación de las TIC para actividades de formación en estos nuevos escenarios. Entre el aula convencional y las posibilidades de acceso a materiales de aprendizaje desde cualquier punto a través de telecomunicaciones existe todo un abanico de posibilidades de acceso a recursos de aprendizaje y de establecer comunicación educativa que deben ser considerados, sobre todo en una proyección de futuro. El énfasis se traslada de la enseñanza al aprendizaje y esto supone nuevos alumnos-usuarios que se caracterizan por una nueva relación con el saber, por nuevas prácticas de aprendizaje y adaptables a situaciones educativas en permanente cambio. Las implicaciones desde esta perspectiva sobre el rol del alumno implica (Salinas 1997): 1.- Acceso a un amplio rango de recursos de aprendizaje. 2.- Control activo de los recursos de aprendizaje. 3.- Participación de los alumnos en experiencias de aprendizaje individualizadas basadas en sus destrezas, conocimientos, intereses y objetivos.

39


4.- Acceso a grupos de aprendizaje colaborativo, que permita al alumno trabajar con otros para alcanzar objetivos en común. 5.- Experiencias en tareas de resolución de problemas (o mejor de resolución de dificultades emergentes mejor que problemas prestablecidos) que son relevantes para los puestos de trabajo contemporáneos y futuros. Cambios en el rol del profesorado De lo que venimos diciendo, puede verse que consideramos que el Profesor tiene un papel fundamental en el proceso de innovación del que nos estamos ocupando: Podría decirse que es imposible que las instituciones de Educación Superior convencionales puedan iniciar procesos de cambio sin contar con el profesorado, pero tampoco parece que puedan tener éxito a la larga aquellas experiencias promovidas por Profesores sin el apoyo de la institución. En este sentido, creemos que es verdaderamente necesaria la concurrencia y la iniciativa institucional. Este tipo de proyectos deben ser asumidos por toda la organización y por los equipos gestores, atendiendo entre otras cosas a los peligros que el ignorar este tipo de iniciativas tiene para las Universidades. En los sistemas de enseñanza flexible para las Universidades e instituciones de Educación Superior el Profesor debe participar en todo el proceso, ya que no es un agente externo al que se le puede pedir que solamente juegue el papel de creador de contenido. El Profesor, a nuestro juicio, debe responsabilizarse del proceso global de enseñanza-aprendizaje, ya se desarrolle éste en ambientes convencionales, u otros más flexibles. Además de la responsabilidad del contenido, el Profesor ha de participar en el proceso de diseño y elaboración de los materiales de aprendizaje, en los procesos de distribución de los mismos y en los procesos interactivos de intercambio de información, opiniones y experiencias o en las tutorías, así como en la actualización y mejora de los materiales. El cambio de función en la institución educativa propiciado por las potencialidades de las TIC ofrece como describe Martínez (1999) implicaciones sociológicas, metodológicas, etc. Pero sobre todo, lleva consigo cambios en los profesionales de la enseñanza y entre éstos, el cambio del rol del Profesor es uno de los más importantes. También el alumno, o mejor el usuario de la formación superior, comienza a ser distinto. Como persona y como alumnos llega con referentes de la sociedad de la información, de la era digital, y ello obliga al Profesor a adaptar su discurso y sus estrategias. Al igual que el alumno, que ya está en el futuro de que estamos discutiendo, el rol del Docente también cambia en un ambiente rico en TIC. La Universidad y el Profesor dejan de ser las únicas fuentes de todo conocimiento y el Profesor pasa a actuar de guía de alumnos para facilitarles el uso de recursos y herramientas que necesitan para explorar y elaborar nuevo conocimiento y destrezas, pasa a actuar como gestor de la pléyade de recursos de aprendizaje y a acentuar su papel de orientador. En otras palabras, parece conveniente que los Profesores sean capaces de (Salinas, 1997, 1998b): 1.- Guiar a los alumnos en el uso de las bases de información y conocimiento así como proporcionar acceso a los mismos para usar sus propios recursos.

40


2.- Potenciar que los alumnos se vuelvan activos en el proceso de aprendizaje autodirigido, en el marco de acciones de aprendizaje abierto, explotando las posibilidades comunicativas de las redes como sistemas de acceso a recursos de aprendizaje. 3.- Asesorar y gestionar el ambiente de aprendizaje en el que los alumnos están utilizando estos recursos. Tienen que ser capaces de guiar a los alumnos en el desarrollo de experiencias colaborativas, monitorizar el progreso del estudiante; proporcionar feedback de apoyo al trabajo del estudiante; y ofrecer oportunidades reales para la difusión de su trabajo. 4.- Acceso fluido al trabajo del estudiante en consistencia con la filosofía de las estrategias de aprendizaje empleadas y con el nuevo alumno-usuario de la formación descrito. Es indudable que el colectivo docente universitario necesita un proceso de formación y que la planificación del mismo y la misma existencia de formadores de formadores constituyen un tema clave. Pero además debemos pensar en términos de formación continua, de desarrollo profesional. El Profesor universitario no solo debe estar al día de los descubrimientos en su campo de estudio, debe atender al mismo tiempo a las posibles innovaciones en los procesos de enseñanza-aprendizaje y en las posibilidades de las tecnologías de la información y la comunicación. Deben prepararse para un nuevo rol de Profesor como guía y facilitador de recursos que orienten a alumnos activos que participan en su propio proceso de aprendizaje; la gestión de un amplio rango de herramientas de información y comunicación actualmente disponibles y que pueden aumentar en el futuro, las interacciones profesionales con otros Profesores y especialistas de contenido dentro de su comunidad pero también foráneos. Por otra parte, para desarrollar este nuevo rol de guía y facilitador, el Docente necesita servicios de apoyo de guías y ayudas profesionales que les permitan participar enteramente como profesionales. Los profesores constituyen un elemento esencial en la institución universitaria y resultan imprescindibles a la hora de iniciar cualquier cambio. Sus conocimientos y destrezas son esenciales para el buen funcionamiento de un programa; por lo tanto, deben disponer de los recursos técnicos y didácticos que les permitan la innovación en la docencia a través de TIC. La sociedad demanda sistemas educativos más flexibles y accesibles, menos costosos y a los que puedan incorporarse los ciudadanos a lo largo de la vida, y para responder a estos desafíos las instituciones universitarias deberían promover experiencias innovadoras en los procesos de enseñanza-aprendizaje apoyados en las TIC. El énfasis, por tanto, debe hacerse en la Docencia, en los cambios de estrategias didácticas de los Profesores, en los sistemas de comunicación y distribución de los materiales de aprendizaje, en lugar de enfatizar la disponibilidad y las potencialidades de las tecnologías. Para ello, se requiere participación activa y motivación del profesorado, pero se necesita además un fuerte compromiso institucional. La cultura universitaria promueve la producción y la investigación en detrimento de la docencia y de los procesos de innovación en este ámbito y, sin embargo, procesos de este tipo parecen ser los que oxigenarán de alguna forma a las Universidades.

41


Nos encontramos en unos momentos cruciales para el despegue de una amplia aplicación de las TIC en la enseñanza universitaria, que alcance el volumen crítico capaz de iniciar un verdadero proceso de cambio. Lo importante en este tipo de procesos de formación es la utilización de una variedad de tecnologías que proporcionen la flexibilidad necesaria para cubrir necesidades individuales y sociales, lograr entornos de aprendizaje efectivos, y para lograr la interacción de estudiantes y profesores. Por ello, nuestra propuesta, desde la reflexión, pasa por la realización de acciones formativas de forma flexible, continuada e intercambiable. La explotación de las TIC en la Docencia universitaria tiene como objetivo principal que los alumnos tengan acceso a los servicios educativos desde cualquier lugar, de manera que puedan desarrollar personal y autónomamente acciones de aprendizaje utilizando para ello las telecomunicaciones, que todos nuestros alumnos entren en contacto con unas tecnologías que se van haciendo imprescindibles en el desarrollo de cualquier profesión e involucrar a nuestros Profesores en un proceso de innovación de su Docencia. Se trata de un modelo mixto que combina la enseñanza presencial convencional con acciones apoyadas en las TIC (videoconferencia, materiales de aprendizaje en el servidor, etc…). El sistema requiere 3 elementos tecnológicos: Un servidor o servidores (donde están situados los materiales de aprendizaje con rápido y fácil acceso); una red de comunicaciones que haga realidad la red de aprendizaje y Centros de Recursos Multimedia y enlaces efectivos de los usuarios con las acciones formativas. Y tal como se dijo anteriormente, este tipo de acciones de formación implican nuevas situaciones didácticas, nuevos entornos para el alumno-usuario, y por ello debemos contemplar una combinación de distintas situaciones didácticas: Trabajo autónomo; actividades presenciales (desarrolladas en el aula convencional o en contextos de “presencia continuada” mediante videoconferencia); trabajo colaborativo en grupo; prácticas tutorizadas; tutoría mediante sistemas telemáticos y/o con apoyo local. Este tipo de modalidades de formación llevan a nuevas concepciones del proceso de enseñanza-aprendizaje. El alumno se convierte en parte activa de dicho proceso, en el cual se establece una nueva relación con el saber, nuevas prácticas de aprendizaje y nuevas situaciones educativas en permanente cambio. De igual manera, el rol del Docente, dejando de ser la única fuente del conocimiento para desarrollar funciones de guía, orientador, asesor y facilitador de recursos y herramientas de aprendizaje. En este contexto, parece conveniente que los Profesores sean capaces de: 1.- Guiar a los alumnos en el uso de las bases de información y conocimiento. 2.- Potenciar la actividad de los alumnos en el aprendizaje autodirigido. 3.- Asesorar y gestionar el ambiente de aprendizaje de los alumnos.

42


4.- Acceso fluido al trabajo del estudiante en consistencia con la filosofía de las estrategias de aprendizaje empleadas y con el nuevo alumno-usuario descrito. Todo ello implica una mejor preparación profesional y se les va a requerir – sea en la formación inicial o en ejercicio- a ser usuarios aventajados de recursos de información. Junto a ello, necesitan servicios de apoyo de guías y ayudas profesionales que les permitan participar enteramente como profesionales. Los Profesores constituyen un elemento esencial en cualquier sistema educativo y resultan imprescindibles a la hora de iniciar cualquier cambio. De acuerdo con lo que se dijo al principio, en este tipo de experiencias es necesaria una fuerte implicación institucional, se requiere que sean considerados como proyectos globales de las distintas instituciones involucradas, ya que además de las implicaciones administrativas que tiene para los distintos servicios y centros, requieren la acción coordinada de unidades que proporcionan el apoyo técnico-pedagógico, de los servicios informáticos, de recursos audiovisuales, de publicaciones, y, sobre todo, de los nodos de la red o consorcio en vistas al acceso a los materiales por parte de los alumnos, al apoyo técnico a los usuarios de los Centros de Recursos Multimedia y a la organización de las sesiones presenciales. En el terreno de la Educación Superior, el éxito de estos proyectos dependerá de la transformación de algunas de las actuales estructuras que provocan el aislamiento institucional para potenciar equipos que conjuguen la calidad docente en sistemas presenciales con la interacción a través de las redes y que lleven a la cooperación en el diseño y la distribución de los cursos y materiales de educación a distancia en el marco de consorcios de instituciones dando lugar a verdaderas redes de aprendizaje. En este artículo introductorio a la monografía sobre “Evaluación de la calidad en la Educación Superior” se pone de manifiesto la importancia de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en el contexto educativo universitario actual. En primer lugar se subraya la relevancia de la tecnología y la electrónica en el nuevo contexto globalizado y competitivo de hoy en día y se destaca el uso que las Universidades hacen de las nuevas herramientas de comunicación, sobre todo de INTERNET. Posteriormente, se describe la importancia que muchos de estos instrumentos están adquiriendo en la evaluación de la calidad de la Educación Superior, a través de los cuales todos los días se llevan a cabo más procesos, análisis y auditorias. Por último, se relacionan ambas tendencias y se presenta el resto de artículos que forman parte de la monografía. XII.- EVALUACIÓN DE LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR. La globalización y los cambios que supone no son solo económicos, sino también científicos, sociales y culturales. Se modifican las estructuras y la configuración de las sociedades como consecuencia de los movimientos migratorios entre todos los países del mundo. Este nuevo contexto globalizado se caracteriza también por la interacción entre países y sociedades a través de redes de comunicación más desarrolladas y eficientes (González Marino, 2008), así como por la creación de instituciones, organismos e iniciativas transnacionales que conllevan cambios y adaptaciones en diversos ámbitos, como puede ser la creación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han

43


desempeñado y desempeñan un papel fundamental en todas las transformaciones que sufren las sociedades actualmente, generando beneficios en muchos sectores de ellas. Como afirma Duart en las editoriales que la Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC) publica en cada uno de sus números, en plena sociedad de la información la tecnología está cada vez más presente en todos los órdenes de la vida. Teléfonos, móviles, ordenadores y, sobre todo, INTERNET son herramientas básicas ya en la vida y, como tal, lo son para cualquier proceso de aprendizaje. Estas herramientas facilitan la búsqueda de información, el compartir esa información, generar conocimiento y compartirlo con personas a las que no conocemos, que se encuentran en otras partes del mundo. El conocimiento está cada vez más accesible, al alcance de cualquier persona y su gestión es el mayor desafío con el que se encuentran tanto las Universidades como las propias TIC (Fainholc, 2006; Lara, 2009). De estos instrumentos, sobre todo de INTERNET, se están sirviendo las Universidades para mostrarse al mundo y ofrecer lo que cada una considera más relevante. En otra de sus editoriales, Duart informa de que todas las Universidades cuentan actualmente con presencia en la Red, y más del 60% de ellas presta servicios directos a su comunidad universitaria. El reto actual, por tanto, no consiste en estar o no, sino en para que estar, en que ofrecer al mundo, en una ventana como el único contacto que personas de otros países pueden tener con su Universidad. La calidad es clave a la hora de tomar estas decisiones de política estratégica, por lo que se ha de cuidar lo que se transmite a través de las TIC (Roca, 2006). La evaluación de la calidad, por tanto, es esencial en este proceso, pero no solo para la visibilidad de las Universidades en el mundo (Aguillo y Granadino, 2006), sino también para mejorar la situación de las Universidades en el contexto competitivo surgido tras la Declaración de Bolonia. Cuanto mejor sea la oferta de las Universidades, mejor será la publicidad que se pueda hacer de esta a través de INTERNET o de otros medios. Son muchas las TIC y sus aplicaciones utilizadas en el ámbito educativo para mejorar la formación de los alumnos, profesores e investigadores. Las más utilizadas son, por supuesto, INTERNET, pero también los campus virtuales, la gestión informatizada de los expedientes o contenidos educativos, las plataformas electrónicas, los portales informáticos o el e-learning a través de blogs y wikis (Dans, 2009; Franklin, 2006; Steegman, Huertas, Juan y Prat, 2008). También en los últimos años han aparecido muchas revistas electrónicas, como RUSC, que han tenido una gran aceptación y un buen funcionamiento, como afirman Abadal y Rius (2006). Son varias las críticas y recelos que despiertan las TIC, sobre todo en cuanto a su utilidad real para el alumnado, pues Ben Youssef y Dahmani (2008) estiman que es necesaria una adaptación de las estructuras universitarias para una mayor eficiencia de las TIC en el aprendizaje. También muestra preocupación por la cada vez mayor brecha digital que se observa entre aquellos que tienen acceso a las TIC y los que no (Ben Youssef y Ragni, 2008; Tello Leal, 2007), y pone empeño en no dejar de lado lo local, lo propio de cada Universidad y su contexto dentro de este ámbito globalizado (de Oliveira, 2007). Lo cierto es que se ha de luchar por una mayor y mejor integración de las TIC en la metodología docente del alumnado –no solo entenderlas como entretenimiento–, adaptándolas constantemente a una sociedad cambiante y teniendo siempre muy claro el gran poder de comunicación que se obtiene con ellas (Soto Carballo, 2007). En cuanto a la calidad en la Educación Superior también se han observado cambios en su evaluación y en los principios inspiradores, sobre todo a consecuencia de la Declaración de Bolonia (1999) para las Universidades Europeas y del establecimiento de los objetivos y requisitos que los países miembros han de cumplir para la creación del Espacio Europeo de Educacion Superior (EEES). Tradicionalmente, la evaluación de la calidad se realizaba teniendo en cuenta la productividad científica de las instituciones de Educación Superior, bien a través de las publicaciones de los Profesores e Investigadores (Buela-Casal, 2003, 2005; Buela-Casal et al.,

44


2004), o bien a través del número de tesis doctorales defendidas en ellas (Agudelo et al., 2003; Moyano, Delgado y Buela-Casal, 2006). Pero en la actualidad y sobre todo tras la entrada de todos los países en el EEES, la calidad en la Educación Superior es un concepto global, que implica a alumnado, profesorado, investigadores, departamentos, instituciones y al resto de personal involucrado en la vida universitaria (Buela-Casal y Castro, 2008; Del Rio Bermudez, 2008; Muniz y Fonseca-Pedrero, 2008). La evaluación de la calidad en la Educación Superior, Universidades han de llevar a cabo programas de mejora globales para poder competir con otras instituciones de su entorno en este nuevo contexto competitivo, y ahí desempeñan un papel básico las TIC. Con los cambios sufridos por el sistema universitario en los últimos años, entre los que cabe resaltar la nueva legislación de los estudios de doctorado entendidos ahora como másteres oficiales, la creación de la mención de calidad para distinguir a los programas de doctorado que cumplen una serie de requisitos o la conversión de los títulos universitarios en grados –proceso que se lleva a cabo actualmente–, las tecnologías de la información y la comunicación han adquirido una importancia suprema. Actualmente, el correo electrónico es una herramienta fundamental para Profesores e Investigadores, que facilita el trabajo de personas en constante movilidad y que necesitan mantener el contacto con los miembros de sus grupos de investigación, así como facilita el intercambio con investigadores de todas las partes del mundo. Son tiempos en los que la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANECA) y las distintas agencias autonómicas cobran una gran relevancia en el desempeño de Docentes e Investigadores; en que se celebran con gran éxito cursos y congresos, como las distintas ediciones del Foro de Evaluación de la Calidad de la Educación Superior y de la Investigación, que cada año cuenta con más matriculados y con asistentes y ponentes más importantes y reconocidos; tiempos en que para escribir un artículo de investigación se ha buscar previamente en varias bases de datos internacionales. Además, hoy en día las solicitudes de becas, los proyectos de investigación, las acreditaciones y distintivos como la mención de calidad al doctorado se hacen casi íntegramente por vía electrónica mediante plataformas virtuales creadas por los distintos organismos – principalmente el Ministerio de Ciencia e Innovación– para dicho fin. Cada vez son más las publicaciones científicas que llevan a cabo todo el proceso de revisión electrónicamente, desde la recepción de los manuscritos hasta la publicación de los trabajos una vez revisados. De la misma manera, en muchas Universidades el contacto que el docente tiene con sus alumnos conlleva un gran uso de herramientas similares, sobre todo plataformas electrónicas en las que se entregan y presentan trabajos, se consultan dudas y se ponen en común las preocupaciones de unos y otros. Por todo esto, por la creciente y también necesaria relación entre la Educación Superior –y la evaluación de la calidad en ella– y las tecnologías de la información y la comunicación, se considera relevante la monografía que aquí se presenta. .) XIII.- FUNCIÓN DE LAS T.I.C. EN EDUCACIÓN ACTUAL.

Actualmente la educación en todo el Mundo, debe enfrentar el desafío del uso de las tecnologías como herramienta pedagógica, con el fin de que los estudiantes desarrollen estrategias que le servirán para enfrentar y solucionar las necesidades de la sociedad futura. Por lo tanto, el principal protagonista de la enseñanza y uso de estas TIC, es sin duda los Profesores, independiente de su especialidad. Antes de continuar es necesario aclarar que son las TIC (Tecnología de la Información y la Comunicación) , son tecnologías que se agrupan en un conjunto de sistemas necesarios para

45


administrar la información y especialmente los computadores y programas necesarios para convertirla , almacenarla , administrarla transmitirla y encontrarla . Cómo las TIC es un fenómeno relativamente nuevo , en especial el uso de INTERNET , las expectativas relacionadas con el uso y la aplicación que tendrían estas tecnologías son variadas , pero sin duda , lo que más se ha meditado es como estos avances tecnológicos cambiarían las formas de interacción social , el trabajo , y por supuesto la educación ; en este último ámbito , es necesario integrar las TIC a un modelo curricular considerando tres aspectos que en su conjunto deben interrelacionarse , según lo señalado por Gutiérrez (1997) estos forman una dimensión tridimensional : los agentes educativos que corresponde a la educación informal , los recursos didácticos y objetos de estudio .Por lo tanto , los Profesores al ser los principales usuarios de las TIC , no basta con que logren una alfabetización digital , sino que deben conocer en amplitud las tecnologías para utilizarlas de mejor manera dentro del aula de clases . Para Mumtag (2005) las variables que se deben considerar en el currículo para el uso de las TICs son: los Profesores, la Universidad, las políticas y gestiones que puedan aplicar las TICs en las Universidades. Las TIC en educación son variadas y va a depender del tipo de aprendizaje o desarrollo de capacidad que se quiera trabajar con los estudiantes, ya que se debe tener en cuenta la influencia de las TIC y su potencial como recurso didáctico .De esta manera se podría garantizar que utilizamos las TIC al servicio de la educación y no viceversa. Competencia de los docentes en el uso de las TIC La UNESCO ha propuesto tres enfoques de visiones y alternativas de políticas educativas, a través de ellos, los estudiantes, ciudadanos y trabajadores de un país adquieren competencias más sofisticadas para apoyar el desarrollo económico, social y cultural de un país. Estos enfoques son: 1. Adquisiciones de nociones básicas de TIC: Tiene como objetivo preparar a los estudiantes, ciudadanos y trabajadores capaces de comprender nuevas tecnologías, tanto para apoyar el desarrollo social como para mejorar la productividad económica. 2. Profundización de conocimientos: El objetivo es aumentar la capacidad de educandos y ciudadanos para agregar valor a sociedad y a la economía, aplicando los conocimientos de las asignaturas escolares en problemas complejos encontrados en la vida cotidiana. 3. Generación del conocimiento: Tiene como objeto desarrollar la participación cívica, la creación cultural y la productividad económica mediante la formación de estudiantes, ciudadanos y trabajadores dedicados en la creación de conocimiento, innovar y participar en la sociedad del conocimiento.

46


Tabla N°1: Estándares propuestas por la UNESCO de competencias en TIC para Docentes Los programas que se destinen en la formación del uso de las TIC deben ser aplicados a escuelas que mejoren y aprendan continuamente, bajo esta perspectiva, los Docentes elaboran los procesos de aprendizaje para los alumnos, comparten sus experiencias y logran una formación profesional permanente. Los Docentes que adquieren competencias en el uso de las TIC son capaces de elaborar unidades didácticas variadas e innovadoras , participar en proyectos educativos a distancia , mantener un actitud positiva frente a los cambios , conocer herramientas de procesador de textos , investigar temas relacionados con la disciplina que enseñan ,etc.

En la educación se ha propuesto competencias para el desarrollo y uso de las TIC , la cual consiste en la existencia de tres niveles de adquisición de competencias para el uso de las TIC , esto está destinado a la formación inicial de Profesores , desarrollado en cinco áreas : área pedagógica, aspectos sociales , legales y éticos relacionados con el uso de recursos informáticos, aspectos técnicos que se relacionan con el uso de herramientas tecnológicas, gestión escolar y desarrollo profesional , así mismo , todas las instituciones educativas han generado proyectos que implementan el uso de TIC en la formación docente . Dada la diversidad de los planes de capacitación desarrollados por las Universidades, no es posible encontrar estándares que generen consenso. Por lo anterior, en la definición de los estándares se consideró a aquellos elementos comunes a todos los planes y también a aquellos que, por su pertinencia y relevancia, conviene tener presente en la definición de estándares TIC en la formación inicial de Docentes. Por lo antes señalado, los estándares aquí presentados no necesariamente dan cuenta de una oferta común de formación docente, más bien son los mejores estándares que se pueden deducir del conjunto de las ofertas.

47


Tabla N° 2: Estándares de competencias. A continuación se entrega una tabla la cual especifica las categorías de análisis presentadas en la tabla N° 2 , los estándares y la cantidad de indicadores encontrados en los planes de capacitación revisados.

48


Tabla N°3: Estándares específicos. En los programas que se sostienen se realiza un trabajo con diversos ejes temáticos. Un primer eje relacionado con el manejo computacional que incluye los temas: Conceptos generales de informática, uso del sistema operativo, manejo de software de productividad (procesador de

49


textos, planilla de cálculo y software de presentación), navegación y búsqueda de información en INTERNET y comunicación por medios digitales. Una segunda categoría plantea el tratamiento de contenidos específicos sobre las nuevas tecnologías y trata tópicos de uso y manejo de los mismos con propósitos educativos. En este plano, destaca el trabajo de revisión de las posibilidades que ofrecen las TIC y uso de softwar educativos e INTERNET para apoyar algunas actividades educativas. Finalmente un eje en el cual se trabaja específicamente, el desarrollo de materiales educativos y/o didácticos utilizando una diversidad de medios tecnológicos. XIV.- LAS T.I.C. Y LA EDUCACIÓN A DISTANCIA. La primera idea que asociamos a la utilización de las redes de telecomunicaciones en la enseñanza es su aplicación a la educación a distancia. Y, aunque la educación a distancia resulta fuertemente afectada por las posibilidades comunicativas que proporcionan las redes, también la enseñanza presencial se beneficia de dichas aportaciones. En la actualidad, el modelo predominante de educación a distancia sigue siendo, todavía, el modelo industrial, caracterizado por una alta dependencia de la comunicación en estrella ofrecida por los materiales impresos y las distintas tecnologías. Los cambios en las telecomunicaciones y sus aplicaciones educativas presentan nuevos retos a este tipo de instituciones, y como resultado de este nuevo entorno tecnológico resurge el debate sobre la conceptualización misma del campo de la educación a distancia. Hoy no puede hablarse de educación a distancia en el siglo XXI sin hacer referencia a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y las posibilidades que ofrecen a través de la comunicación mediada por ordenador y los entornos virtuales de formación. Aparecen nuevos ambientes de aprendizaje (EVA) que no parece que vayan a sustituir a las aulas tradicionales, pero que vienen a complementarlas y a diversificar la oferta educativa. Los avances que en el terreno de las telecomunicaciones se están dando en nuestros días están abriendo nuevas perspectivas a los conceptos de espacio y tiempo que hasta ahora habíamos manejado tanto en la enseñanza presencial, como en la enseñanza a distancia. Y por ello se han de tener presentes estos nuevos enfoques de la enseñanza superior. Las perspectivas que las TIC presentan para su uso educativo, exigen nuevos planteamientos que a su vez requerirán un proceso de reflexión sobre el papel de la educación a distancia en un nuevo mundo comunicativo, pero también provocarán un cuestionamiento de las instituciones educativas. En palabras Moran y Myrliger (2000): “Sospechamos que los días de la educación a distancia como tal están contados. Un inestable, problemático y profundo proceso de cambio está en marcha. Los métodos y sistemas de educación a distancia están convergiendo con aquellos de la enseñanza cara a cara fuertemente influenciados por las tecnologías electrónicas. Este proceso creemos que transformará la enseñanza y aprendizaje de la Universidad por completo, no solo añadiendo algo de enseñanza a distancia aquí, y algo de enseñanza en-línea allá. Las consignas son flexibilidad, centrarse en el estudiante, aprendizaje en red, calidad y eficiencia”. Así, el entramado de redes de comunicación y las posibilidades crecientes de los sistemas multimedia cuestionan, tanto para la educación a distancia como para la presencial, la utilización de sistemas educativos convencionales. Es cierto que fue el desarrollo de la tecnología impresa y su uso como medio de instrucción lo que hizo que la educación por correspondencia se convirtiera en una aceptable parte del sistema de educación pública de masas. Sea como sea, desarrollo de los medios de comunicación y su explotación en los procesos de enseñanza han dado lugar a la evolución de la educación a distancia, autoformación o aprendizaje independiente. Taylor, (1995) presenta dicha evolución en 4 generaciones: El Modelo de correspondencia se ha visto generalmente como la

50


primera generación de educación a distancia y ha sido incorporado por el Modelo Multimedia, como segunda generación de educación a distancia, que supone el uso de recursos de enseñanzaaprendizaje refinados y culturalmente desarrollados, incluyendo guías de estudio impresas, lecturas seleccionadas, vídeos, audiotapes y cursos de distinto tipo basados en ordenador. Mientras muchas instituciones están involucradas en la evolución desde el modelo por correspondencia al modelo multimedia, otra importante tendencia es cambiar hacia la tercera generación del Modelo de Teleaprendizaje de educación a distancia. Esta tercera generación está basada en el uso de las tecnologías de la información, incluyendo audioconferencias, sistemas de comunicación audiográficos, videoconferencia, radio y televisión de banda comercial, con retorno en audioconferencia. La emergencia de la cuarta generación de educación a distancia, el Modelo de Aprendizaje flexible, promete la combinación de los beneficios de la alta calidad de Multimedia Interactiva basada en CD-ROM, con una alta interactividad y acceso a un abanico cada vez mayor de recursos enseñanza-aprendizaje ofrecidos por la conexión a INTERNET. Desde la enseñanza presencial convencional también podríamos describir un proceso de evolución convergente, desde que las TIC y sobre todo las redes son utilizadas como un medio de distribución de la enseñanza. Por ello, parece necesario reflexionar sobre los elementos y las relaciones que se establecen y que entran en juego en estas nuevas modalidades de enseñanza-aprendizaje. Entre las contribuciones que las TIC hacen al campo educativo, una de las principales es abrir un abanico de posibilidades de uso que pueden situarse tanto en el ámbito de la educación a distancia, como en el de modalidades de enseñanza presencial. Esto supone nuevos entornos, y requiere nuevos enfoques para entenderlos, diseñarlos e implementarlos. Mason y Kaye, ya en 1990 señalaban que la aplicación de la comunicación mediada por ordenador estaba haciendo cambiar la naturaleza y estructura de las instituciones coetáneas de educación a distancia de diferentes formas, e indicaban tres implicaciones de dicho uso: 1) la desaparición de las distinciones conceptuales entre la educación a distancia y la educación presencial. 2) El cambio de los roles tradicionales del profesorado, tutores adjuntos y staff administrativo y de apoyo. 3) Proporcionar una oportunidad, que nunca existió antes, de crear una red de estudiantes, un “espacio” para el pensamiento colectivo y acceso a los pares para la socialización y el intercambio ocasional. Para diseñar y desarrollar entornos de formación basados en estas tecnologías habrá que tener presente esta circunstancia y plantear situaciones que se adapten a una diversidad de situaciones (por parte del estudiante, del Profesor, de la institución, etc...). Conocer las posibilidades que las características de las distintas aplicaciones y entornos que pueden ser utilizados va a ser crucial para sacar el máximo partido a estas tecnologías. Pero sus posibilidades descansan, tanto o más que en el grado de sofisticación y potencialidad técnica, en el modelo de aprendizaje en que se inspiran, en la manera de concebir la relación profesor-alumnos, en la manera de entender la enseñanza. Deben ser estudiadas por tanto desde una óptica pedagógica, deben ser considerados como verdaderos procesos de innovación. Los distintos sistemas formativos deben sensibilizarse respecto a estos nuevos retos y proporcionar alternativas en cuanto a modalidades de aprendizaje. De nada sirve sustituir los antiguos medios por nuevas tecnologías sin otro cambio en los sistemas de enseñanza. En este sentido, no podemos volver a caer en los errores cometidos en las décadas precedentes, pero tampoco sucumbir al influjo de la máquina todopoderosa. La utilización pertinente de las redes debe ayudarnos a formar más, formar mejor, formar de otra manera.

51


Y en el terreno de la educación superior y continua, el éxito de estos proyectos dependerá de la transformación de algunas de las actuales estructuras que provocan el aislamiento institucional para potenciar equipos que conjuguen la calidad Docente en sistemas presenciales con la interacción a través de las redes y que lleven a la cooperación en el diseño y la distribución de los cursos y materiales de aprendizaje, en el marco de consorcios de instituciones dando lugar a verdaderas redes de aprendizaje. Para que exista una verdadera red, se necesita, mucho más que telecomunicaciones, un entramado de personas, tecnología e instituciones, donde el elemento más importante lo constituye el factor humano desde el momento en que decide compartir recursos y experiencias o cooperar en su creación o compartir la docencia. XV.- UN CONTEXTO DE CAMBIOS. Es habitual hablar de este tiempo de cambios propiciado por los avances de las tecnologías de la información y la comunicación como del inicio de una nueva era, a la que suele llamarse sociedad de la información. Podemos destacar cuatro importantes temas que convergen en este momento (Duderstand, 1997): 1) la importancia del conocimiento y su aplicación como un factor clave para determinar seguridad, prosperidad y calidad de vida; 2) la naturaleza global de nuestra sociedad; 3) la facilidad con que la tecnología –ordenadores, telecomunicaciones, multimedia posibilitan el rápido intercambio de información; 4) el grado con el que la colaboración informal (sobre todo a través de redes) entre individuos e instituciones están reemplazando estructuras sociales más formales como corporaciones, Universidades, gobiernos. Todos ellos afectan directamente a la función que las Universidades cumplen en la sociedad. Estos cambios de papel ponen de manifiesto la necesidad del debate público, ya que frecuentemente podemos encontrar posturas de aceptación acrítica de la tecnología. Pero la respuesta de las Universidades a estos retos no puede ser estándar: Cada Universidad debe responder desde su propia especificidad, partiendo del contexto en el que se halla, considerando la sociedad a la que debe servir, teniendo en cuenta la tradición y las fortalezas que posee. Como señala Toffler (1985), las organizaciones complejas como lo son las Universidades, cambian significativamente cuando se dan tres condiciones: 1) Presión externa importante. 2) Personas dentro insatisfechas con el orden existente. 3) Alternativa coherente presentada en un plan, modelo o visión. Así pues, como cualquier organización que pretende la calidad, la Universidad para llevar a cabo verdaderos cambios, verdaderos procesos de innovación, debe prestar, en primer lugar, atención al entorno y sus mensajes. Los cambios que están afectando a las instituciones de Educación Superior no pueden entenderse sin hacer referencia al contexto de cambios que se están dando en distintos órdenes y que constituyen esa presión externa: 1) Los cambios en la forma de organizar la enseñanza universitaria propiciada por el Espacio Europeo de Educación Superior, los enfoques de esta enseñanza en relación a competencias, los ECTS, etc. 2) Los cambios propiciados por las TIC. 3) Cambios en el conocimiento, (en la generación, gestión y distribución del mismo) 4) Cambios en el alumno, en el ciudadano, en lo que puede considerarse hoy como una persona formada,…

52


Obviamente, frente a la presión de estos cambios se producen respuestas institucionales de distinto tipo. Entre otras: 1) Programas de innovación docente en las Universidades, sobre todo, relacionados con la incorporación de las TIC en los procesos de enseñanza -aprendizaje. 2) Modificación de las estructuras universitarias, en cuanto que comienzan a ser consideradas estas tecnologías en el organigrama y en los órganos de gestión de las Universidades. 3) Experiencias innovadoras de todo tipo relacionadas con la explotación de las posibilidades comunicativas de las TIC en la docencia universitaria. Las modalidades de formación apoyadas en las TIC llevan a nuevas concepciones del proceso de enseñanza -aprendizaje que acentúan la implicación activa del alumno en el proceso de aprendizaje; la atención a las destrezas emocionales e intelectuales a distintos niveles; la preparación de los jóvenes para asumir responsabilidades en un mundo en rápido y constante cambio, la flexibilidad de los alumnos para entrar en un mundo laboral que demandará formación a lo largo de toda la vida y las competencias necesarias para este proceso de aprendizaje continuo (Salinas, 1997). Los retos que para la organización del proceso de enseñanza-aprendizaje suponen, dependerán en gran medida del escenario de aprendizaje (el hogar, el puesto de trabajo o el centro de recursos de aprendizaje), es decir el marco espacio-temporal en el que el usuario desarrolla actividades de aprendizaje. De igual manera, el rol del Docente también cambia en un ambiente rico en TIC. El Profesor deja de ser la única fuente de todo conocimiento y pasa a actuar de guía de alumnos para facilitarles el uso de recursos y herramientas que necesitan para explorar y elaborar nuevo conocimiento y destrezas, pasa a actuar como gestor de la pleyade de recursos de aprendizaje y a acentuar su papel de orientador y mediador (Salinas, 1998). Todo ello trae como resultado implicaciones en su preparación profesional y se les va a requerir, en su proceso de formación -inicial o en ejercicio-, a ser usuarios aventajados de recursos de información. Junto a ello, necesitan servicios de apoyo de guías y ayudas profesionales que les permitan participar enteramente como profesionales. Los Profesores constituyen un elemento esencial en cualquier sistema educativo y resultan imprescindibles a la hora de iniciar cualquier cambio. Sus conocimientos y destrezas son esenciales para el buen funcionamiento de un programa; por lo tanto, deben tener recursos técnicos y didácticos que les permitan cubrir sus necesidades. Para entender estos procesos de cambio y sus efectos, las posibilidades que para los procesos de enseñanza-aprendizaje traen los cambios y avances tecnológicos conviene situarnos en el marco de los procesos de innovación. XVI.- LAS T.I.C. EN LA UNIVERSIDAD. Las instituciones universitarias se encuentran en transición. Los cambios en el mundo productivo, la evolución tecnológica, la sociedad de la información, la tendencia a la comercialización del conocimiento, la demanda de sistemas de enseñanza-aprendizaje más flexibles y accesibles a los que pueda incorporarse cualquier ciudadano a lo largo de la vida, etc… están provocando que las instituciones de Educación Superior apuesten decididamente por las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Pero ¿Cómo están respondiendo las Universidades a estos cambios y demandas? Las instituciones de Educación Superior están, con frecuencia creciendo, cambiando al uso de INTERNET para distribuir cursos a estudiantes a distancia, también para mejorar los programas educativos que se distribuyen en el campus. Algunas instituciones han visto esto como una

53


manera de atraer a los estudiantes que no pueden por otra parte asistir a clase; otros lo utilizan como una manera de responder a las necesidades de una nueva población de estudiantes. Están apareciendo una diversidad de Universidades virtuales. Algunos programas educativos han sido desarrollados implicando al estudiante a interactuar con una aplicación de software en un ordenador, pero sin darse interacción entre el grupo de alumnos. Otros programas son más interactivos, permiten a los estudiantes poner comentarios en un área de discusión en el sitio web (discusión asíncrona). Los participantes en esta forma de aprendizaje mediado por ordenador pueden leer y comentar sobre un tópico puesto a discusión a su propio criterio. Otra manera de enseñanza on-line es la que usa discusión síncrona donde los participantes entran en un sitio del curso al mismo tiempo e interactúan unos con otros en tiempo real. Al margen del método instruccional utilizado, se está dando una transición desde la convencional clase en el campus a la clase en el ciberespacio. Profesores y alumnos actúan diferentemente en los dos tipos de clase; los productos de aprendizaje son diferentes también. Los cursos y programas de comunicación mediada por ordenador han aparecido tan rápidamente que, ni educativa ni socialmente, se ha desarrollado pensamiento sobre el posible impacto de este método de distribución. Ni tampoco hay mucho pensamiento sobre la necesidad de modificar el enfoque educativo: lo corriente es ensayar con los métodos tradicionales de enseñanza en entornos no tradicionales. ¿Qué sucede cuando los instructores y sus estudiantes nunca se encuentran cara a cara sino que están conectados solo a través de texto en una pantalla? ¿Cómo cambia la transmisión del conocimiento, la naturaleza del proceso de aprendizaje y las relaciones entre personas que están interactuando on-line? En estos últimos tiempos las Universidades están experimentando un cambio de cierta importancia en el papel que juegan en el conjunto de los sistemas educativos. En este contexto, necesitan involucrarse en procesos de innovación docente apoyada en las TIC, presionadas, entre otros factores, por el enorme impacto de la era de la información, que hace que la compartimentalización de los sectores profesionales, de ocio y educativo sea superada de tal forma que hay nuevos mercados para la Universidad, al mismo tiempo que pierde el monopolio de la producción y la transmisión del saber; por la comercialización del conocimiento que genera simultáneamente oportunidades para nuevos mercados y competencias nuevas en el sector, y por una demanda generalizada para que los estudiantes reciban la competencias necesarias para el aprendizaje continuo. Si hemos de estar atentos a cómo los elementos críticos en las relaciones Universidad sociedad (incremento de la necesidad de reciclaje de los profesionales, uso cotidiano de la tecnología, nuevos modelos organizativos, etc.) afectan –y afectarán- a las formas en las que las Universidades manejan sus proyectos futuros, parece claro que todo ello estará condicionado por el cambio de la instrucción en clase y los tradicionales programas graduados basados en la coincidencia espacial a la instrucción on-line y a programas graduados externos. Puede ocurrir que, mientras muchas instituciones de Educación Superior se están centrando, como se ha dicho, en las TIC para distribuir educación a distancia, están fracasando en detectar lo que se necesita para resolver los problemas señalados antes. Todavía ponen el énfasis en credenciales y grados tradicionales, y aunque distribuidos a veces mediante las TIC, siguen una organización de clases y grados convencionales. En cualquier caso, lo que si podemos dar por seguro es que la educación parece ser uno de los campos privilegiados de explotación de las posibilidades comunicativas de las redes informáticas, y ante semejantes perspectivas los pedagogos no podemos quedar indiferentes.

54


XVII.- LAS T.I.C. Y LA CRISIS EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR. En cualquier foro de debate sobre temas universitarios se insiste hoy sobre la oportunidad y la necesidad de nuevas iniciativas en la explotación de las posibilidades de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en los procesos de enseñanza-aprendizaje universitarios. Baste como ejemplo el artículo 12 de la Declaración Mundial sobre la Educación superior en el siglo XXI: Visión y acción (Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, 1998), bajo el título de El potencial y los desafíos de la tecnología, constituye un claro ejemplo de las preocupaciones a que hemos hecho referencia. Para lograr el “aprovechamiento de las ventajas y el potencial de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, velando por la calidad y manteniendo niveles elevados en las prácticas y los resultados de la educación, con un espíritu de apertura, equidad y cooperación internacional” que allí se reclama, las instituciones políticas y universitarias despliegan una gran variedad de estrategias que dependen del contexto y de los objetivos que se persiguen. Muchas de las respuestas tratan de hacer frente a la crisis que rodea a la Enseñanza Superior como repercusión de las transformaciones que se están dando en el terreno tecnológico, en el económico y, por supuesto, en el cultural, en la comunicación y que afectan a las instituciones educativas. En este contexto de crisis y búsqueda de nuevas soluciones, la diferenciación entre demanda tradicional y no tradicional aparece cada vez como menos adecuada. Consideramos que en la actualidad esta diferenciación no proviene de la demanda sino que la mantiene la oferta misma, siendo las instituciones las que diferencian entre ambas demandas. En todo caso, parece más adecuado hablar de formación inicial y continua que cada vez coincide menos con tradicional - no tradicional y, en cualquier caso, hablar de formación flexible (Latona, 1996; Salinas, 1997b, 1999; Moran y Myringer, 1999). Las instituciones de Educación Superior han experimentado un cambio de cierta importancia en el conjunto del sistema educativo de la sociedad actual: Desplazamiento de los procesos de formación desde los entornos convencionales a otros entornos, demanda generalizada para que los estudiantes reciban la competencias necesarias para el aprendizaje continuo, comercialización del conocimiento que genera simultáneamente oportunidades para nuevos mercados y competencias nuevas en el sector, etc… El ámbito de aprendizaje varía de forma vertiginosa. Las tradicionales instituciones de educación, ya sean presenciales o a distancia, tienen que reajustar sus sistemas de distribución y comunicación. Pasan de ser el centro de la estrella de comunicación educativa a constituir simples nodos de un entramado de redes entre las que el alumno-usuario se mueve en unas coordenadas más flexibles y que hemos denominado ciberespacio. Por otra parte, los cambios en estas coordenadas espacio-temporales traen consigo la aparición de nuevas organizaciones de enseñanza que se constituyen como consorcios o redes de instituciones y cuyos sistemas de enseñanza se caracterizan por la modularidad y la interconexión. Todo ello exige a las instituciones de Educación Superior una flexibilización de sus procedimientos y su estructura administrativa para adaptarse a nuevas modalidades de formación más acordes con las necesidades que esta nueva sociedad presenta. La existencia, como comenzamos a acostumbrarnos a ver, de oferta on-line, de cursos en INTERNET, o los proyectos experimentales de algunos profesores y/o departamentos no presupone una Universidad más flexible. Tampoco que una institución esté investigando en los últimos avances en temas de telecomunicaciones o de aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación lo es. Para responder verdaderamente al desafío a que hacemos referencia tanto las instituciones existentes, como las que están naciendo ex profeso deben revisar sus referentes actuales y promover experiencias innovadoras en los

55


procesos de enseñanza-aprendizaje apoyados en las TIC, haciendo énfasis en la docencia, en los cambios de estrategias didácticas de los Profesores, en los sistemas de comunicación y distribución de los materiales de aprendizaje, es decir, en los procesos de innovación docente, en lugar de enfatizar la disponibilidad y las potencialidades de las tecnologías. Al mismo tiempo, estos proyectos de flexibilización se han de entender como proyectos institucionales, globales, de carácter docente, que involucran a toda la institución. En resumen, las Universidades necesitan involucrarse en procesos de mejora de la calidad y, esto en nuestro terreno, se traduce en procesos de innovación docente apoyada en las TIC. Multitud de experiencias de “enseñanza virtual” “aulas virtuales”, etc. incluidos proyectos institucionales aislados de la dinámica general de la propia institución, podemos encontrar en nuestras Universidades, que aunque loables, responden a iniciativas particulares y en muchos casos, pueden ser una dificultad para su generalización al no ser asumidas por la institución como proyecto global. Así, este tipo de iniciativas particulares no hace sino poner de manifiesto la rigidez de las estructuras universitarias para integrar en su funcionamiento cotidiano la utilización de las TIC en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Se requiere participación activa y motivación del profesorado, pero se necesita además un fuerte compromiso institucional. La cultura universitaria promueve la producción, la investigación, en detrimento muchas veces de la docencia y de los procesos de innovación en este ámbito. Y sin embargo procesos de este tipo parecen ser los que oxigenarán de alguna forma a las Universidades. XVIII.- LOS PROCESOS DE INNOVACIÓN EDUCATIVA. Los procesos de innovación respecto a la utilización de las TIC en la docencia universitaria suelen partir, la mayoría de las veces, de las disponibilidades y soluciones tecnológicas existentes. Sin embargo, una equilibrada visión del fenómeno debería llevarnos a la integración de las innovaciones tecnológicas en el contexto de la tradición de nuestras instituciones, instituciones que, no olvidemos, tienen una importante función educativa. No podemos olvidar la idiosincrasia de cada una de las instituciones al integrar las TIC en los procesos de la enseñanza superior, tampoco que la dinámica de la sociedad puede dejarnos al margen. Debemos tener presente que como cualquier innovación educativa estamos ante un proceso con múltiples facetas: en él intervienen factores políticos, económicos, ideológicos, culturales y psicológicos y afectan a diferentes niveles contextuales, desde el nivel del aula hasta el del grupo de Universidades. El éxito o fracaso de las innovaciones educativas depende, en gran parte, de la forma en que los diferentes actores educativos interpretan, redefinen, filtran y dan forma a los cambios propuestos. Las innovaciones en educación tienen ante sí como principal reto los procesos de adopción por parte de las personas, los grupos y las instituciones (las cosas materiales y la información son desde luego más fáciles de manejar y de introducir, que los cambios en actitudes, prácticas y valores humanos). La innovación puede ser interpretada de diversas maneras. Desde una perspectiva funcional podemos entenderla como la incorporación de una idea, práctica o artefacto novedoso dentro de un conjunto, con la convicción de que el todo cambiará a partir de las partes que lo constituyen. Desde esta perspectiva el cambio se genera en determinadas esferas y luego es diseminado al resto del sistema. Desde otra perspectiva menos reduccionista, podemos considerar la innovación como la selección organización y utilización creativas de recursos humanos y materiales de formas nuevas y propias que den como resultado el logro de objetivos previamente marcados. Estamos hablando, pues, de cambios que producen mejora, cambios que responden a un proceso planeado,

56


deliberativo, sistematizado e intencional, no de simples novedades, de cambios momentáneos ni de propuestas visionarias. Como proceso que es supone la conjunción de hechos, personas, situaciones e instituciones, actuando en un período de tiempo en el que se dan una serie de acciones para lograr el objetivo propuesto (Havelock y Zlotolow, 1995). Este proceso se caracteriza por la complejidad derivada del hecho de introducir cambios sustanciales en los sistemas educativos ya que implican nuevas formas de comportamiento y una consideración diferente de los alumnos. Requiere, por tanto, un proceso de sistematización, formalización, seguimiento y evaluación. El cambio en las organizaciones es un proceso que ha sido descrito con frecuencia y, en consecuencia, las etapas o fases del mismo. Muchos autores se han ocupado del tema: Havelock y Huberman (1980); Fullan y Stiegelbauer (1991); Havelock y Zlotolow (1995); Fullan y Smith (1999). Curry (1992), por ejemplo, habla de tres etapas fundamentales: 1) Movilización, por la que el sistema es preparado para el cambio; 2) Implantación, en la cual el cambio es introducido; 3) Institucionalización, cuando el sistema se estabiliza en la nueva situación. La incorporación de nuevos materiales, nuevos comportamientos y prácticas de enseñanza y nuevas creencias y concepciones, etc. son cambios que están relacionados, de acuerdo con Fullan y Stiegelbauer (1991), con los procesos de innovación en cuanto mejoras en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Para estos autores, el uso de nuevos materiales, la introducción de nuevas tecnologías o nuevos planteamientos curriculares solo es la punta del iceberg: las dificultades están relacionadas con el desarrollo por parte de los Profesores de nuevas destrezas, comportamientos y prácticas asociadas con el cambio y la adquisición de nuevas creencias y concepciones relacionadas con el mismo. De esta manera, consideramos la organización de procesos de enseñanza-aprendizaje en entornos virtuales como un proceso de innovación pedagógica basado en la creación de las condiciones para desarrollar la capacidad de aprender y adaptarse tanto de las organizaciones como de los individuos y desde esta perspectiva podemos entender la innovación como un proceso intencional y planeado, que se sustenta en la teoría y en la reflexión, y que responde a las necesidades de transformación de la prácticas para un mejor logro de los objetivos. Cuando Morin y Seurat (1998) definen innovación como “el arte de aplicar, en condiciones nuevas, en un contexto concreto y con un objetivo preciso, las ciencias, las técnicas, etc…”, están considerando que la innovación no es solamente el fruto de la investigación, sino también de la asimilación por parte de la organización de una tecnología desarrollada, dominada y aplicada eventualmente a otros campos de actividad, pero cuya puesta en práctica en su contexto organizativo, cultural, técnico o comercial constituye una novedad. Así pues cualquier proyecto que implique utilización de las TIC, cambios metodológicos, formación de los Profesores universitarios, etc. constituye una innovación. Y desde esta perspectiva consideramos que debe abordarse su estudio. Al mismo tiempo, la innovación educativa como cambio de representaciones individuales y colectivas y de prácticas que es, ni es espontánea, ni casual, sino que es intencional, deliberada e impulsada voluntariamente, comprometiendo la acción consciente y pensada de los sujetos involucrados, tanto en su gestación como en su implementación. Ni las estrategias arriba-abajo, ni las de abajoarriba (centro-periferia y periferia -centro en la nomenclatura de Stenhouse) funcionan por sí solas, sino que se requiere una adecuada combinación de ambas (Fullan, 1994). Estos procesos ponen de manifiesto, también, la necesidad del debate público en relación con las consecuencias positivas y negativas que traen estas tecnologías. La reflexión en este tema se hace más necesaria entre los que hablamos de las tecnologías de la información y la comunicación y las posibilidades que las mismas ofrecen en este mundo global.

57


Frecuentemente podemos encontrar posturas de aceptación acrítica de la tecnología, pero la respuesta de las instituciones a estos retos no puede ser estándar. Cada Universidad debe responder desde su propia especificidad, partiendo del contexto en el que se halla, considerando la sociedad a la que debe servir, teniendo en cuenta la tradición y las fortalezas que posee. Para responder a estos desafíos las instituciones educativas deben revisar sus referentes actuales y promover experiencias innovadoras en procesos de enseñanza-aprendizaje apoyados en las TIC. Se presentan en este terreno dificultades a las Universidades convencionales en relación a la capacidad de flexibilización de sus estructuras (Salinas, 2002). Así, la innovación, si bien está próxima a la práctica, está relacionada con todo el proceso, con perspectivas de globalidad, implicando cambios en el currículo, en las formas de ver y pensar las disciplinas, en las estrategias desplegadas, en la forma de organizar y vincular cada disciplina con otra, etc. La aplicación de las TIC a acciones de formación bajo la concepción de enseñanza flexible, abren diversos frentes de cambio y renovación a considerar: 1) Cambios en las concepciones (cómo funciona en aula, definición de los procesos didácticos, identidad del Docente, etc…) 2) Cambios en los recursos básicos: Contenidos (materiales, etc…), infraestructuras (acceso a redes, etc…), uso abierto de estos recursos (manipulables por el Profesor, por el alumno; ...) 3) Cambios en las prácticas de los Profesores y de los alumnos. Para ello deben ponerse en juego una variedad de tecnologías de la comunicación que proporcionen la flexibilidad necesaria para cubrir necesidades individuales y sociales, lograr entornos de aprendizaje efectivos, y para lograr la interacción profesor-alumno. La reflexión sobre todo ello debe hacerse, como es lógico, a través del análisis de la disponibilidad tecnológica, del mercado de la oferta formativa y del estudio de costes, es decir, desde la viabilidad económica y tecnológica, pero sobre todo debe hacerse desde la óptica de la viabilidad didáctica, centrada en la calidad de los materiales y sistemas de enseñanza y en las posibilidades comunicativas que ofrecen dichos sistemas. Ya dijimos anteriormente que ni las estrategias centro-periferia ni las estrategias periferiacentro funcionan por sí solas, sino que se requiere una combinación adecuada de ambas. Las estrategias centro-periferia, aun disponiendo de una buena plataforma de difusión no suelen tener el impacto deseado. En sentido opuesto, como señalan Fulla y Smith (1999), un buen desarrollo profesional por sí solo no es efectivo, la cultura organizacional debe cambiar. Para ellos esto implica desarrollar culturas de trabajo colaborativo o “comunidades de aprendizaje profesional”. La incorporación de las TIC a los procesos de Enseñanza Superior requiere este tipo de transformaciones. Como se ha dicho ya, de nada sirve introducir nuevas tecnologías si no se producen otros cambios en el sistema de enseñanza. Cualquier proceso de incorporación en este ámbito, debe ser analizado y estudiado como una innovación, ya que presenta cambios y transformaciones en todos los elementos del proceso didáctico. XIX.- LOS CAMBIOS EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR Y LAS T.I.C. Los cambios que se dan en las instituciones de Educación Superior presentan cuatro manifestaciones que podemos considerar como respuestas desde la práctica, de gran interés para comprender el fenómeno y todas ellas interrelacionadas dentro de los procesos de innovación: Cambios en el rol del Profesor, cambios en el rol del alumno, cambios en el proceso de enseñanzaaprendizaje (cambios metodológicos) e implicaciones institucionales. a) Cambios en el rol del profesor.

58


Los cambios que se dan en la institución, entre los que podemos destacar el impacto de las TIC, conducen irremediablemente a plantearse - un cambio de rol del Profesor, de la función que desempeña en el proceso de enseñanza -aprendizaje en el contexto de la Educación Superior. Comience el proceso por una reflexión sobre este rol, o comience por la introducción de las TIC en el proceso, habrá que afrontar el binomio rol del Profesor y papel de las TIC en la docencia universitaria. Hay diversos autores que se han ocupado de las funciones que debe desarrollar el Profesor en los ambientes de aprendizaje que explotan las posibilidades de la comunicación mediada por ordenador. Mason (1991), al igual que Heeren y Collis (1993), habla de tres roles: rol organizacional, rol social y rol intelectual. Berge (1995) los categoriza en cuatro áreas: pedagógica, social, organizacional o administrativa y técnica. Por otra parte, no todos estos roles tienen que ser desempeñados por la misma persona. De hecho raramente lo son. El rol del Profesor se complementa de la transmisión del conocimiento a los alumnos a ser además facilitador en la construcción del propio conocimiento por parte de estos (Gisbert y otros, 1997; Salinas, 1999, Pérez y Garcías, 2002). Se trata de una visión de la enseñanza en la que el alumno es el centro o foco de atención y en el que el Profesor juega, paradójicamente, un papel decisivo. Adoptar un enfoque de enseñanza centrada en el alumno significa atender cuidadosamente a aquellas actitudes, políticas y prácticas que pueden ampliar o disminuir la “distancia” de los alumnos distantes. El Profesor actúa primero como persona y después como experto en contenido. Promueve en el alumno el crecimiento personal y enfatiza la facilitación del aprendizaje antes que la transmisión de información. La institución educativa y el Profesor dejan de ser las únicas fuentes de todo conocimiento y el Profesor debe pasar a actuar como guía de alumnos para facilitarles el uso de recursos y herramientas que necesitan para explorar y elaborar nuevo conocimiento y destrezas, pasa a actuar como gestor de la pleyade de recursos de aprendizaje y a acentuar su papel de orientador. En otros trabajos (Salinas 1997, 1998) nos hemos ocupado de los requerimientos a los profesores en este ámbito. Todo ello requiere, además de servicios de apoyo y asesoramiento al profesorado, un proceso de formación que conduzca a: 1) Conocimiento y dominio del potencial de las tecnologías. 2) Interacción con la comunidad educativa y social en relación a los desafíos que trae la sociedad del conocimiento. 3) Conciencia de las necesidades formativas de la sociedad. 4) Capacidad de planificar el desarrollo de su carrera profesional. b) Cambios en el rol de alumno. Al igual que el Profesor, el alumno ya se encuentra en el contexto de la sociedad de la información y no se adapta al papel que tradicionalmente se le ha adjudicado. Los modelos educativos se ajustan con dificultad a los procesos de aprendizaje que se desarrollan mediante la comunicación mediada por ordenador. Hasta ahora, el enfoque tradicional ha consistido en acumular la mayor cantidad de conocimientos posible y sus aplicaciones, pero en un mundo rápidamente cambiante esto no es eficiente, al no saber si lo que se está aprendiendo será relevante. Es indudable que los alumnos en contacto con las TIC se benefician de varias maneras y avanzan en esta nueva visión del usuario de la formación. Esto requiere acciones educativas relacionadas con el uso, selección, utilización y organización de la información de forma que el alumno vaya formándose como un maduro ciudadano de la sociedad de la información. El apoyo y la orientación que recibirá en cada situación, así como la diferente disponibilidad tecnológica son elementos cruciales en la explotación de las TIC para actividades de formación en esta nueva situación, pero en cualquier caso se requiere flexibilidad para cambiar de ser un alumno presencial

59


a serlo a distancia y a la inversa, al mismo tiempo que flexibilidad para utilizar autónomamente una variedad de materiales. c) Cambios metodológicos. Muchos de los conceptos asociados con el aprendizaje en la clase tradicional, pero ausentes cuando se utilizan sistemas convencionales de educación a distancia, pueden reacomodarse en la utilización de redes para le enseñanza, dando lugar a una nueva configuración de la enseñanza que puede superar las deficiencias de los sistemas convencionales, ya sean presenciales o a distancia. Lo que frecuentemente se ha procurado es reproducir los modelos de enseñanza-aprendizaje dominantes y así encontramos muchos cursos y experiencias que se basan fundamentalmente en el modelo clásico de enseñanza-aprendizaje. Las posibilidades de las TIC permiten reproducir de alguna forma estos modelos y en algunos casos puede entenderse que ésta sea la opción “adecuada” (la adecuada combinación de elementos tecnológicos, pedagógicos y organizativos). Para Mason (1998), no se inventan nuevas metodologías, sino que la utilización de las TIC en educación supone nuevas perspectivas respecto a una enseñanza mejor y apoyada en entornos on-line, cuyas estrategias son estrategias habituales en la enseñanza presencial, pero que ahora son simplemente adaptadas y redescubiertas en su formato on-line. Así, por una parte, las decisiones ligadas al diseño de la enseñanza vienen delimitadas por aspectos relacionados con el tipo de institución (si es presencial o a distancia, el tipo de certificación que ofrecen, de la relación de la institución con el profesorado, de los espacios físicos disponibles, etc.); con el diseño de la enseñanza en sí (metodología de enseñanza, estrategias didácticas, rol del profesor, rol del alumno, materiales y recursos para el aprendizaje, forma de evaluación); con aspectos relacionados con el alumno, usuario del sistema, y con el aprendizaje (motivación, necesidades de formación específicas, recursos y equipamiento disponible,…). Por otra, las decisiones relacionadas con la tecnología en sí implican la selección del sistema de comunicación a través del ordenador o de herramientas de comunicación que resulten más adecuadas para soportar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Estas decisiones parten del conocimiento de los avances tecnológicos en cuanto a las posibilidades de la tecnología para la distribución de los contenidos, el acceso a la información, la interacción entre Profesores y alumnos, la gestión del curso, la capacidad de control de los usuarios durante el desarrollo del curso, etc. En definitiva, diseñar un entorno de formación supone participar de un conjunto de decisiones en forma de juego de equilibrio entre el modelo pedagógico, los usuarios –según el rol de profesores y alumnos– y las posibilidades de la tecnología desde la perspectiva de la formación flexible (Latona, 1996; Salinas, 1997b, 1999; Moran y Myringer, 1999). d) Implicaciones institucionales Al margen de la metodología utilizada, se está dando una transición desde la convencional clase en el campus a la clase en entornos virtuales. Profesores y alumnos actúan diferentemente en los dos tipos de clase; los productos de aprendizaje son diferentes también. Los cursos y programas de comunicación mediada por ordenador han aparecido tan rápidamente que, ni educativa ni socialmente, se ha desarrollado pensamiento sobre el posible impacto de este método de distribución. Ni tampoco hay mucho pensamiento sobre la necesidad de modificar el enfoque educativo: lo corriente es ensayar con los métodos tradicionales de enseñanza en entornos no tradicionales. Entendemos que las implicaciones institucionales de estos procesos de cambio que supone la introducción de las TIC en la docencia universitaria tienen manifestaciones en los siguientes aspectos: 1.- Contexto

60


Ninguna innovación puede ignorar el contexto en el que se va a desarrollar. La introducción de las TIC en la Docencia universitaria supone considerar aspectos que hacen referencia a las características de los posibles usuarios, tanto individuales como colectivos. Se hace imprescindible partir de un análisis del contexto donde la innovación se ha de integrar, ya sea desde el punto de vista geográfico (la distribución de la población, la ruptura del territorio en islas como es nuestro caso, las condiciones socio -laborales en las que nuestros posibles alumnos se desenvuelven,...) pedagógico (concepciones y creencias, nuevos roles de Profesor y alumno, mayor abanico de medios de aprendizaje, cambios en las estrategias didácticas,…), tecnológico (disponibilidad tecnológica de la institución y de los usuarios, etc.), organizacional o institucional. Se trata de considerar la integración de las TIC en las instituciones de enseñanza superior en el contexto de la evolución de la sociedad, del cambio social, etc. Debe ser considerada la oportunidad de “mercado” en cuanto aparecen nuevas oportunidades para las Universidades en acciones alternativas a las convencionales; y como consecuencia, reflexionar sobre la necesidad y urgencia de introducirse en este terreno por parte de las Universidades ante la competencia que en el terreno de las “enseñanzas virtuales” van apareciendo y sobre los peligros de la excesiva comercialización del conocimiento. La fortaleza de las Universidades en el terreno de las TIC en la Docencia está, como se dijo, en su profesorado, en el conocimiento y en la aplicación del conocimiento. Pero ninguna Universidad es fuerte en todos los campos. Se ve imprescindible la alianza entre las instituciones, la formación de equipos interdisciplinarios, interinstitucionales que abarquen todos los aspectos necesarios para la calidad de los programas (técnico, pedagógico, comunicativo, etc...) 2.- Política institucional. Si pretendemos preparar a nuestra institución para el futuro, es importante involucrar a toda la comunidad universitaria, y esto en sus primeros momentos puede estar reñido con proyectos estrella. Se ha de tener claro que es lo que se pretende a medio y largo plazo. Se ha comentado ya que los proyectos propulsados por Profesores entusiastas, con ser loables, no suelen ser efectivos. Es imprescindible que las instituciones de Enseñanza Superior se involucren en experiencias de explotación de las TIC en la docencia. Es importante que el proyecto de innovación esté integrado en la estrategia institucional y asumido por la comunidad universitaria. Supone que todos los miembros de la comunidad (dirección, profesorado, etc…) deben mostrar compromiso con el proyecto. Este compromiso es importante, tanto para la supervivencia de las mismas como para la evolución de las instituciones universitarias. Así como se ve incierto el futuro de las experiencias particulares de los Profesores, tampoco parece que puedan tener éxito proyectos impuestos desde los órganos de gobierno: es necesario concienciar a la comunidad universitaria. Junto al apoyo institucional se considera, por tanto, elemento crucial el convencimiento del profesorado como elemento clave del éxito. Ello requiere fuerte motivación (sensibilización, reconocimiento, incentivos) del profesorado que participa o susceptibles de participar en experiencias de utilización de las TIC en la docencia universitaria. Hay que recordar que las innovaciones no tienen éxito si son solamente de la base a la cabeza, ni a la inversa. De ahí ese compromiso. Se constata la necesidad de concienciar a los órganos de gobierno de las Universidades de potenciar a los grupos establecidos o por establecerse que se dedican a la explotación de las TIC en la Docencia: Sería preocupante que los grupos innovadores en este terreno estén trabajando de forma dual: convencionalmente en su quehacer cotidiano y en experiencias de estrategias innovadoras en proyectos externos a la Universidad. La necesidad de disponer en las Universidades, como se ha señalado, de una estrategia institucional que suponga una formulación de una visión conjunta de futuro sobre el modelo de enseñanza y aprendizaje, frente a la proliferación de proyectos personales o de centros (Salinas,

61


1999). La incorporación de las TIC a las organizaciones ha demostrado siempre la necesidad de un replanteamiento de la organización interna, una reingeniería de la actividad, de los flujos de información y de los productos para los que se orienta su labor. En el caso de muchas Universidades , habitualmente, no existe en el organigrama una ubicación clara de la responsabilidad de los recursos de TIC para la docencia, ni un canal establecido par a su financiación, gestión y desarrollo. La Universidad entendida como organización debe afrontar esta evolución para situarse como una institución plenamente operativa en la sociedad de la información del siglo XXI. 3.- Implementación. Se han de considerar, así mismo, los elementos que se ponen en juego para ejecutar el proyecto. A veces se definen los objetivos a lograr como si ya se hubieran conseguido. La forma en que cada organización despliega los recursos y los organiza va a ser importante para el logro de los mismos. En la Universidad las actividades ligadas a las TIC y la Docencia han sido realizadas habitualmente por Profesores entusiastas, que han conseguido dotarse de los recursos necesarios para experimentar. Por tanto, no ha existido en el organigrama de las Universidades una ubicación clara de la responsabilidad de los recursos de TIC para la Docencia, ni un canal establecido para su financiación, gestión y desarrollo. Los Servicios de Informática han podido en algunos casos darles cierto soporte, pero sin la imprescindible planificación docente y configuración pedagógica. Por otra parte, un cierto número de experiencias durante los años recientes demuestran que las iniciativas aisladas resultan difíciles, costosas y limitadas en su eficacia, y que cuando no salen adelante, tienden a producir desaliento y actitudes negativas por parte tanto de los Docentes como de los propios estudiantes. Entre los aspectos más importantes a considerar de cara a la implantación de los proyectos, proponemos: 1) El sistema de apoyo a Profesores tanto en las acciones a incluir en el plan de formación y actualización del profesorado respecto a uso de las TIC en la Docencia, como en todo el sistema de asesoría personal que se presta a los mismos, las acciones de asistencia técnica (coordinación de las actuaciones de los distintos servicios, información de recursos disponibles, etc...), etc. Estos sistemas de apoyo no sólo se centran en el papel fundamental de la formación del profesorado; además debemos pensar en términos de formación continua, de desarrollo profesional. 2) Apoyo a los alumnos. Los alumnos requieren acciones de formación (destrezas comunicativas, de selección de la información, de organización, etc.), tal como se señaló, pero al mismo tiempo, asistencia técnica y políticas de promoción del uso de las TIC (planes de compra, créditos blandos, etc...). 3) Política del equipo. El equipo que va a llevar adelante el proyecto constituye una de las piezas clave. Su configuración, funciones y lugar en el organigrama de la institución depende de la cultura e historia de la misma. Por eso mismo la política respecto a dicho equipo constituye uno de los elementos críticos para el éxito de los proyectos de integración de las TIC en la enseñanza. La forma en que se organizará este equipo también reviste importancia: el papel del experto en contenido, cómo y quién se encargará del diseño instructivo, del diseño digital, si consideramos la presencia de programadores, o cuál va a ser el papel del coordinador del equipo. 4) Nuevas relaciones. Es indudable que las oportunidades en el mercado académico se amplían al integrar en la institución universitaria entornos virtuales de enseñanza-aprendizaje. Ello nos sitúa en una posición distinta respecto a socios que pueden provenir del campo tecnológico, del sector económico y sobre todo de nuestras relaciones con las otras instituciones (consorcios, redes de universidades, etc.).

62


5) Infraestructura de red, hardware y software. Es indudable que poco se podrá hacer en el campo de la docencia basada en TIC sin unas claras líneas estratégicas respecto a la infraestructura, un plan tecnológico de la institución será una buena base para el éxito. A pesar de ello, quiero recordar algo que ya dijimos: La innovación es una actividad humana, no técnica. 4.- Práctica, experiencias y efectos. Las prácticas que se desarrollan, aquellas prácticas que son el objeto de la innovación dependen de la organización de los elementos y recursos a disposición del proyecto y puede concretarse en distintos tipos. Los nuevos espacios educativos que se crean mediante estos tipos de prácticas pueden referirse, tanto al impacto que la introducción de las TIC tiene en la enseñanza convencional, como a la configuración de nuevos escenarios para el aprendizaje. Entre el aula convencional y las posibilidades de acceso a materiales de aprendizaje desde cualquier punto a través de telecomunicaciones existe todo un abanico de posibilidades de acceso a recursos de aprendizaje y de establecer comunicación educativa que deben ser considerados, sobre todo en una proyección de futuro. La proliferación de experiencias a que hacíamos referencia al principio puede suponer, a veces, la aparición de nuevos vocablos -de hecho en los últimos tiempos hemos oído hablar de “enseñanza virtual”, “campus virtual” ”universidad virtual”, y más recientemente “e-learning”, “blended learning”, etc. en el mundo educativo solamente, sin constituir otra innovación. La sofisticación de las tecnologías, los brillos de los multimedia no deben deslumbrarnos, ya que estos fenómenos deben ser abordados con rigor. Todos estos avances provocan serios interrogantes: ¿Cuál es el nuevo papel que desempeñan los Docentes? ¿Y los alumnos? ¿Cómo se establece la comunicación educativa por medio de estos nuevos canales? ¿Se puede reproducir la interacción que se da en el aula por medios electrónicos? ¿….? Todos estos interrogantes exigen, al menos desde la óptica pedagógica, estudio y reflexión. Exigen investigación si queremos respuestas contrastadas. Pero también exigen que las distintas instituciones promuevan proyectos innovadores en este terreno, ya que lo importante en este tipo de procesos es la utilización de una variedad de tecnologías que proporcionan la flexibilidad necesaria para cubrir necesidades individuales y sociales, lograr entornos de aprendizaje efectivos, y para lograr la interacción de estudiantes y profesores. Las experiencias tienen distinto tipo de efectos en las instituciones (que dependerán de la toma de decisiones respecto a los condicionamientos de que hemos venido hablando), y aunque son difícilmente transferibles, muchas de ellas pueden contribuir a definir nuestro modelo de enseñanza-aprendizaje basado en las TIC. El éxito de cualquiera de estos tipos de proyectos dependerán de varios factores, como se ha señalado en otros trabajos (Salinas, 1997): El prestigio y la capacidad de innovación de las instituciones, la flexibilidad de su profesorado, la calidad del contenido, el entorno de comunicación, o la reconstrucción de los ambientes de comunicación personal. En la medida que atendamos los aspectos tangibles: plataforma, comunicación, materiales, funcionamiento de la red; y lo intangible: comunicación pedagógica, rol del Profesor, interacción, diseño de actividades, proceso de evaluación y la satisfacción de alumnos, Profesores y gestores, seremos capaces de construir una alternativa más cercana que la educación a distancia y diferente de la enseñanza presencial. Creemos que la educación a través de la red ofrece nuevas posibilidades de aprendizaje abierto y flexible. Pero el profesorado y el alumnado necesitan buenas condiciones de trabajo, funcionamiento adecuado de la red, eficacia en las funciones que integran el campus virtual, calidad de los contenidos, adecuación pedagógica de las actividades, fluidez en la comunicación pedagógica, coherencia con los proceso de evaluación y acreditación. La flexibilidad debe ser una opción compatible con la rutina Docente y ofrecer la seguridad de conexión y

63


entrada al campus virtual a cualquier hora que se desee. Solo así podemos asegurar la calidad que proporcione eficacia y satisfacción a alumnos y profesores. Durante los primeros años de utilización de las TIC en formación, los proyectos se han centrado en la innovación técnica para crear entornos de aprendizaje basados en la tecnología. Ahora el foco es el alumno mismo y la metodología. El nuevo pensamiento implica demanda de una sólida fundamentación metodológica, al mismo tiempo que un enfoque centrado en el alumno. Así, desde una perspectiva institucional los verdaderos objetivos a lograr serían: 1) Constituir un medio de solucionar necesidades de una educación más individual y flexible relacionada con necesidades tanto individuales (combinación del trabajo y estudio, reciclaje, o relativas al ritmo de aprendizaje, a la frecuencia, al tiempo, al lugar, al grupo de compañeros, etc.) como sociales (formación a grupos específicos o diferenciación de programas de estudio dirigidos a una nueva y mejor cualificación en el mercado de trabajo). 2) Mejorar el acceso a experiencias educativas avanzadas permitiendo a estudiantes e instructores participar en comunidades de aprendizaje remoto en tiempos y lugares adecuados. 3) Mejorar la calidad y efectividad de la interacción utilizando el ordenador para apoyar procesos de aprendizaje colaborativo, entendido como aquel que hace hincapié en los esfuerzos cooperativos o de grupo entre el Profesor y los Estudiantes, y que requiere participación activa e interacción por ambas partes, frente a los modelos tradicionales de aprendizaje acumulativo. XX.- ¿QUÉ ES EL VÍDEO EDUCATIVO? Se aborda la definición de vídeo educativo desde la doble perspectiva de su realización y de su utilización en el aula. Parte de la consideración de que cualquier vídeo que se emplee en la Docencia puede ser considerado como educativo, con independencia de la forma narrativa que se haya empleado en su realización. Para llegar a la conclusión de que el vídeo será o no educativo en la medida en que es aceptado por los Alumnos como tal y el Profesor lo utiliza en un contexto en el que produzca aprendizaje. Para ello, tras un razonamiento inicial, presenta algunas experiencias en el educación universitaria que ponen de manifiesto estas conclusiones. Definición de vídeo educativo No resulta fácil definir qué es el vídeo educativo, o, al menos, hacerlo de una forma clara y contundente. Lo cierto es que el vídeo es uno de los medios didácticos que, adecuadamente empleado, sirve para facilitar a los Profesores la transmisión de conocimientos y a los Alumnos la asimilación de éstos. Podemos definir un vídeo educativo como aquel que cumple un objetivo didáctico previamente formulado. Esta definición es tan abierta que cualquier vídeo puede considerarse dentro de esta categoría. M. Cebrián (1987) distingue entre cuatro tipos de vídeos diferentes: curriculares, es decir, los que se adaptan expresamente a la programación de la asignatura; de divulgación cultural, cuyo objetivo es presentar a una audiencia dispersa aspectos relacionados con determinadas formas culturales; de carácter científico-técnico, donde se exponen contenidos relacionados con el avance de la ciencia y la tecnología o se explica el comportamiento de fenómenos de carácter físico, químico o biológico; y vídeos para la educación, que son aquellos que, obedeciendo a una determinada intencionalidad didáctica, son utilizados como recursos didácticos y que no han sido específicamente realizados con la idea de enseñar.

64


M. Schmidt (1987) también nos ofrece su propia clasificación. En este caso, en función de los objetivos didácticos que pueden alcanzarse con su empleo. Estos pueden ser instructivos, cuya misión es instruir o lograr que los alumnos dominen un determinado contenido; cognoscitivos, si pretenden dar a conocer diferentes aspectos relacionados con el tema que están estudiando; motivadores, para disponer positivamente al alumno hacia el desarrollo de una determinada tarea; modelizadores, que presentan modelos a imitar o a seguir; y lúdicos o expresivos, destinados a que los alumnos puedan aprender y comprender el lenguaje de los medios audiovisuales. Si nos centramos en la función de transmisión de información que, dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, puede tener un vídeo educativo, prescindimos de otros objetivos que no sean los de carácter modelizador y nos ceñimos en los vídeos curriculares, tal y como los define Cebrián (1987), nos aproximaremos a lo que podemos denominar con más propiedad vídeo educativo. Que son los que definimos como de alta potencialidad expresiva. La potencialidad expresiva La potencialidad expresiva de un medio didáctico audiovisual es la capacidad que éste tiene para transmitir un contenido educativo completo. Está condicionada por las características propias del medio, es decir si es auditivo, visual o audiovisual; y por los recursos expresivos y la estructura narrativa que se haya empleado en su elaboración. Así, un vídeo, a priori, tendrá mayor potencialidad expresiva que una diapositiva que se limite a reproducir un referente real. Y, a su vez, ese mismo vídeo tendrá una mayor o menor potencialidad expresiva en función de qué elementos expresivos audiovisuales utilice y cómo los articule en la realización. En esta línea, y referido exclusivamente a los vídeos educativos, se pueden distinguir tres niveles de potencialidad expresiva: A.-Baja potencialidad Cuando son una sucesión de imágenes de bajo nivel de estructuración (Cabero, 1989 y De Pablos, 1986) que sirven de apoyo o acompañamiento a la tarea del profesor y no constituyen por sí solos un programa con sentido completo. Es lo que algunos autores (Medrano, 1993) denominan Banco de imágenes. Las imágenes son un recurso más durante la exposición del Profesor, quien recurre a ellas como medio de apoyo o de ilustración de los contenidos que explica. El vídeo no tiene una forma didáctica. Es una sucesión de imágenes ordenadas desde el punto de vista secuencial y limpias de detalles indeseables tales como desenfoques, vibraciones de la cámara, imágenes en vacío, etc. que han sido tomadas en forma rápida y, en muchas ocasiones, con medios domésticos; sin más sonido que el recogido del ambiente. B.-Media potencialidad La sucesión de imágenes y sonidos transmite un mensaje completo, pero carece de elementos sintácticos que ayuden a la comprensión de los conceptos y a la retención de la información que el vídeo suministra.

65


Estos vídeos, los más habituales, necesitan la intervención del Profesor en distintos momentos de la sesión y el concurso de materiales complementarios que aclaren distintos aspectos del contenido. Son útiles como programas de refuerzo y verificación del aprendizaje obtenido mediante otras metodologías. Dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje suponen un refuerzo del Profesor en la fase de transmisión de información y del alumno en la fase de verificación del aprendizaje. Puede ser cualquier vídeo, pues no es necesario que presente una determinada estructura narrativa o utilice ciertos elementos expresivos, basta con que aporte información y ésta sea considerada útil por el profesor. La potencialidad expresiva media es más propia de los vídeos de tipo cognoscitivo, según la terminología empleada por M. Schmidt (1987). C. -Alta potencialidad. Son vídeos elaborados en forma de videolección, donde se plantean unos objetivos de aprendizaje que deben ser logrados una vez que ha concluido el visionado. En esta categoría podemos incluir los vídeos que M. Schmidt (1987) define como Instructivos, es decir, los que presentan un contenido que debe ser dominado por el alumno, y Modelizadores, mediante los cuales al alumno se le propone un modelo de conducta que debe imitar una vez concluido el visionado. Estos vídeos, por sí solos, son capaces de transmitir un contenido educativo completo. Están especialmente diseñados para facilitar la comprensión y la retención del contenido. Su alto nivel de estructuración les otorga una estructura narrativa sencilla de asimilar y donde cada una de las secuencias o bloques temáticos están debidamente estructurados. Están presentes, además, una serie de elementos sintácticos que ayudan a la transmisión y retención del mensaje. Tales como imágenes construidas a la medida de los conceptos que están explicando (reales o de síntesis), locución que complementa a las imágenes, elementos separadores de bloques y secuencias, indicadores previos o a posteriori que estructuran el contenido y ayudan a la retención, repeticiones intencionadas, ritmo narrativo vivo pero no acelerado, música, efectos de sonido, etc. Estos vídeos son los más elaborados tanto desde el punto de vista de los contenidos como desde la realización. De ahí, que para su elaboración sea necesario constituir un equipo multidisciplinar en el que trabajen codo con codo Profesores y expertos en comunicación audiovisual. Algunos aspectos complementarios Este planteamiento de los vídeos, a los que llamé videolecciones (Ferrés, 1988)), formó parte de profundo fenómeno a investigar (Bravo, 1994,c). Y las hipótesis que planteábamos en ésta línea fueron confirmadas. Sin embargo, en los resultados globales del trabajo había algunos datos que se salían de la hipótesis general y que son especialmente interesantes.

66


El primero de ellos era el relacionado con la estrategia didáctica. Para la mayoría de los autores consultados, un vídeo no enseña por el simple hecho de ser visto por los alumnos. Como dice F. Martínez (1991) les transmite información. Pero, ¿es ésta la que queremos que retengan? o, por el contrario, ¿no cabe la posibilidad de que los alumnos se fijen otros aspectos ajenos o no tan importantes para el logro de los objetivos y no reparen en el contenido esencial? La única forma de asegurarnos de que los Alumnos comprenden y retienen el contenido que les transmite el vídeo es diseñar una estrategia didáctica que, a través de nuestro trabajo como Profesores, nos garantice esto. El segundo aspecto es el estilo o forma de aprendizaje. A determinados niveles, sobre todo universitarios, los estudiantes no están dispuestos a cambiar su forma de aprender y si hasta este momento los medios didácticos empleados han sido tiza y saliva, con alguna transparencia, no están por la innovación tecnológica ya en los últimos años de su carrera. El tercero se refiere a la capacidad que los alumnos otorgan al vídeo para transmitir ciertos contenidos. No debemos olvidar que es un medio que vehicula contenidos, generalmente de bajo nivel, relacionados con el entretenimiento. El cuarto es el programa de la asignatura. A los alumnos les preocupa el examen. Por ello, los vídeos que realmente aprecian y suscitan su interés son aquellos en los que están inmersos el centro, los departamentos y, sobre todo, el Profesor de la asignatura. Para la explotación de estos vídeos es necesaria una estrategia didáctica. Pero su realización, con tal de que tenga un nivel técnico adecuado, puede adoptar cualquier forma. Hasta programas de vídeo que no son vídeo o, al menos, que no emplean el lenguaje propio de éste, convirtiéndose en un mero soporte de información. XXI.- OPENCOURSEWARE O OCW. OpenCourseWare o OCW es un término aplicado a los materiales de todos los cursos creados por las Universidades y compartidos en forma libre a través de INTERNET. Este movimiento empezó en 1999, cuando la Universidad de Tübingen en Alemania publicó videolecciones en línea en el contexto de su propia iniciativa. Sin embargo el verdadero movimiento de los OCW empezó con el lanzamiento de los MIT OpenCourseWare en MIT en octubre del 2002. Este movimiento estuvo muy bien reforzado con el lanzamiento de proyectos similares en las Universidades de Yale, de Michigan y la Universidad de Berkeley de California. Las razones de MIT tras las OCW fue realzar en forma global el aprendizaje humano por la disponibilidad de la web hacia el conocimiento. MIT también creyó que esto permitiría a los estudiantes estar mejor preparados para las clases presenciales, ya que esto les permitiría estar más atentos durante las clases. Desde entonces el número de Universidades que han creado los proyectos de los modelos OCW después de MIT han ido en aumento, algunas de ellas han fundado la William and Flora Hewlett Foundation. De acuerdo con el website de la OCW Consorcio, un proyecto OCW: 1.- Es una publicación digital libre y abierta con materiales de alto contenido educacional, organizados como cursos. 2.- Está disponible para usar y adaptar bajo una licencia abierta, tal como la licencia Creative Commons. 3.- No proveerá la típica certificación o el acceso a alguna Facultad. Los proyectos OCW ya han sido adoptados por las siguientes Universidades: En las Américas: Brazil.

67


Universidade Estadual de Campinas Mexico. Universidad de Monterrey, en 2007. Estados Unidos de Norte América. La lista está aproximadamente clasificada en el orden de adopción de los principios OCW. 1.- Instituto Tecnológico de Massachusett (MIT) en el 2002. 2.- Universidad de California, Berkeley. 3.- Universidad de Standford. 4.- Universidad de Princeton. 5.- Universidad de Pennsylvania. 6.- Universidad de Michigan. 7.- Universidad de Harvard. 8.- Universidad de Yale. 9.- Instituto Tecnológico de California (Caltech) Las siguientes organizaciones no están directamente afiliadas con alguna Universidad en particular: 1.- Academia Khan. Sin fines de lucro. 2.- Estudiantes del Círculo Network. Peer to peer. 3.- Coursera. Inversiones del capital financiero. 4.- Udacity. Sin fines de lucro. 5.- edX. Sin fines de lucro. En Asia. China. OpenCourseWare originalmente iniciado por MIT y la Fundación Hewlett, comenzaron el movimiento en China en setiembre del 2003, cuando MIT y la Internet Engineering Task Force(IETF) se unieron con la Universidad de Jiaotong, de Beijing para organizar una conferencia sobre Open courseWare en Beijing. Como resultado de esta conferencia, 12 Universidades solicitaron al gobierno establecer el programa OpenCourseWare 3en China. Este grupo incluye a las dos Universidades más prestigiosas de China como lo es la Universidad Central de Radio y Televisión, la cual es una Universidad Central China abierta que alberga a más de 2 millones de estudiantes. Como resultado de esta petición, el gobierno chino estableció el Programa Chino calificado de OpenCourseWare, dirigido por el Ministerio de Educación. Este programa acepta aplicaciones de profesores Universitarios que deseen colocar sus cursos en línea y recibir un subsidio de entre $10,000-$15,000 por curso que coloca en línea, y ponerlo a disposición del público en general completamente libre. El premio más prestigioso a nivel nacional es el del CQOCW, luego continúa el nivel provincial y el nivel escolar. En 2008, 1799 cursos a nivel nacional, más de 5000 cursos a nivel provincial y más de 10000 cursos en el nivel Universitario fueron puestos a disposición en línea. Estos típicamente incluían programas de estudios, notas de los cursos, gastos, asignaturas, y en muchos casos la lección completamente grabada o filmada. La escala de este proyecto también fue estimulada por una gran actividad de investigación y más de 3,000 artículos en revistas fueron escritas en China sobre el tópico de OpenCourseWare. Simultáneamente la China Open Resources for Education se erigió como una NGO, con doce Universidades como miembros. Esta organización organizó la traducción voluntaria del MIT OpenCourseWare al idioma chino para promover la idea del openCourseWare en China. Al final del 2007, 245 cursos fueron traducidos al idioma chino e inmediatamente fueron usados por 200 profesores en sus cursos enseñando a un total de 8,000 estudiantes. India.

68


Flexilearn es un portal de un curso abierto muy usado. Él fue iniciado por las Universidad Nacional Abierta Indira Ghandi y a parte de proveer libremente los materiales de los cursos, Flexilearn también provee oportunidades de matricularse en los cursos y presentarse para los exámenes lo que conlleva a la Universidad a otorgar la certificación correspondiente. Japón. OpenCourseWare originalmente iniciado por MIT y la Hewlett Foundation fue introducido y adoptado en Japón. En el año 2002, los investigadores del National Institute of Multimedia Education (NIME) y el Tokyo Institute of technology (Tokyo Tech) estudiaron el MIT OpenCourseWare, llevandolos a desarrollar un plan piloto de OCW con 50 cursos en el Tokyo Institute of Technology en setiembre. Luego, en juliodel 2004, MIT brindó una lección sobre el MIT OpenCourseWare en el Tokyo Tech, lo que rápidamente condujo a la primera reunión sobre la Alianza Japonesa OCW. La reunión fue liderada por cuatro Universidades Japonesas . En el año 2006 la Conferencia Internacional OCW se celebró en la Universidad de Kyoto, desde entonces la Asociación Japonesa de OCW fue reorganizada en el Japan OCW Consortium. En la actualidad el Japan OCW Consortium tiene más de 600 cursos, 18 Universidades miembros, incluyendo la United Nation University (JOCW,n.d.). Europa. Alemania. 1.- La Universidad de Tübingen, en 1999. Netherlands 1.- Delf University of Technology, en 2007.

XXII.- DESARROLLO DE UNA EXPERIENCIA. La carrera de Ingeniería Electromecánica, en la Facultad de Ingeniería Eléctrica inició sus actividades en 1994 y actualmente cuenta con 504 alumnos. Esta carrera contó en el 2006 con una eficiencia de egreso de 71.11%, la cifra alta en relación con el resto de las carreras de la U.T.P. Así mismo, el índice de deserción fue de 12.38% para el 2006, el más bajo de toda la U.T.P. Por otra parte, la modalidad de titulación más frecuente es a través de Tesis o Práctica Profesional, y cuyos resultados son reconocidos tanto en el ámbito Nacional como en el Internacional, pues se centran en el desarrollo de competencias integrales adquiridas por los egresados en su correspondiente carrera. En el 2012, la U.T.P. fue acreditada por el Organismo Internacional de evaluación correspondiente, siendo la primera Universidad de Panamá en lograrlo. La trayectoria de calidad de esta Universidad es reconocida en los diferentes espacios de la región. En los últimos 10 años, la bibliografía generada en torno al uso de las TIC en Educación Superior del Mundo ha rebasado la posibilidad de su análisis y discusión; no obstante, pocos estudios presentan datos empíricos al respecto, quedándose la mayoría en una base teórica intangible y, a veces, poco aplicable. Por eso, mediante el presente trabajo se pretende dar a conocer unos datos arrojados a partir de estudios cuantitativos, más como un sustento a la teoría existente que como una aportación al conocimiento en el área. El caso de estudio abordado es el de los Estudiantes de la carrera de Ingeniería Electromecánica de la Facultad de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Tecnológica de Panamá en el primer semestre académico del año 2012, donde desde hace varios años

69


han venido integrando a las TIC en su quehacer universitario, sobre todo en cuanto al aprovechamiento INTERNET como recurso informativo y de actualización. Así, se pretende dar cuenta del cambio en las calificaciones que los Estudiantes de esta carrera han mostrado durante el primer semestre académico 2012, con respecto al año anterior, cuando se filmaban las clases de Electricidad y Magnetismo en su mismo salón de clases y luego se lo subía a You Tube , desde cuatro ejes: a) Frecuencia de uso de las TIC con las clases filmadas, b) Mejora del proceso de enseñanza- aprendizaje, c) Proceso de comunicación y discusiones científicas sobre los temas tratados en clase y en los videolecciones. d) Desarrollo de las TIC en la Institución. En el siguiente apartado se presentan algunas experiencias de introducción de las TIC en el área de la Ingeniería Eléctrica. El trabajo se enmarca en torno a dos vías: el desarrollo de competencias a partir del uso de las TIC con las clases filmadas, y con relación a los cuatro ejes de análisis desde la introducción de las TIC en la educación y la modificación del proceso de enseñanza-aprendizaje. En el primer semestre académico del año 2012 en un grupo de Electromecánica de la Facultad de Eléctrica de la Universidad Tecnológica de Panamá hemos diseñado el contenido y el plan instruccional completos del curso de Electricidad y Magnetismo (Física II) con vídeos de las clases completamente filmadas tal, cual ocurrieron en el salón de clases, como mero soporte de conocimientos mínimos y sus aplicaciones para aprobar el curso, arropados por una estudiada estrategia didáctica. Estas clases se han subido a You Tube y se han puesto a disposición de todo el Mundo y en especial de los Alumnos que reciben las mismas clases en otros grupos por el mismo Profesor de la materia. Los resultados de este recién iniciado experimento son muy alentadores. Tal es así, que el grupo de investigación ha decidido continuar con otros cursos como Mecánica General (Física I), Ondas, óptica y calor (Física III). Las características de la experiencia son las siguientes: 1) Se imparte la asignatura completa en el tablero con pilotos y a pura voz. 2) La enseñanza del curso es obligatoria dentro de la carrera. 3) La duración es semestral. 4) La asistencia a clases presenciales donde se filman las mismas es obligatoria (Existen dos grupos más donde se imparten las mismas clases en diferentes horarios y de forma tradicional)

Una encuesta inicial llevada a cabo por el grupo de investigación pone de manifiesto que los estudiantes encuestados tienen un elevado gusto por la informática y, sin embargo, no todos observan los videos regularmente y algunos ni siquiera los han usado para prepararse para los exámenes. Otro de los indicadores utilizados fue el de la asistencia a clase, el resultado muestra que la gran mayoría de Estudiantes asiste a las clases tradicionales puntualmente y no sienten incomodidad por la presencia de las cámaras. La valoración global que los alumnos encuestados hacen de esta experiencia pone de manifiesto que para el 86,6% ésta ha sido positiva o muy positiva.

70


Una de las pruebas consistió en comprobar las diferencias entre las calificaciones obtenidas por los Estudiantes que asistieron a clases por el método tradicional y a los que se les puso a disposición el nuevo recurso didáctico (las videolecciones). Los resultados muestran una ligera mejora, pero suficientemente captable numéricamente de esta diferencia. Debemos recalcar que las videolecciones no se subían inmediatamente a INTERNET, la elaboración tecnológica de edición de las mismas tomaba su tiempo. Además hasta ahora no se han podido subir todas las clases, debido que en algunas de ellas se ha podido detectar fallas durante la filmación. La prueba definitiva consistió en captar la aceptación de todas estas videolecciones de Electricidad y Magnetismo por toda nuestra sociedad panameña y latinoamericana. Aquí los resultados han sobrepasado todas nuestras expectativas. El número de observaciones de estas videlecciones continúa en aumento casi exponencial. Las causas del alto número de observaciones de estas videolecciones están completamente por investigar, así como también qué capas de nuestra sociedad latinoamericana es la que más se ha interesado por ellas. XXIII.-CONCLUSIONES. La educación es la base del progreso de cualquier país, sobre todo, en aquellos en vía de desarrollo. Para ello la formación Docente es un factor importante para alcanzar una educación adecuada y a la par con los cambios sociales, culturales y tecnológicos que van surgiendo con el paso del tiempo. Los Docentes, hoy en día, deben adquirir nuevas estrategias de enseñanzas las cuales les permitirá desarrollar capacidades y habilidades en sus alumnos para lo cual es fundamental el uso de las nuevas tecnologías. Si un Profesor logra desarrollar las competencias para el uso de las TIC no sólo le permitirá mejorar su labor docente sino que también el centro educativo en donde se desempeñe, ya que al modificar ciertas estrategias de enseñanza-aprendizaje, permite modificar el currículo generando Universidades que se autoevalúen y que mejoren constantemente. Otro factor importante es la capacitación permanente de los Docentes en el tema de las TIC , la cual debe ser pertinente con el área que enseña y con el contexto en que se desenvuelve, para ello, las políticas educativas deben contemplar dentro del curriculum a las TIC como parte del aprendizaje y no como algo anexo a las clases tradicionales , ya que de este modo , los estudiantes logran un acierta autonomía en el proceso de aprendizaje , se relacionan de mejor manera con la disciplina que se enseña y adquieren la capacidad de adquirir conocimiento en forma permanente . El avance de las tecnologías ha permitido ser una herramienta fundamental en el desarrollo del proceso de enseñanza aprendizaje, la cual permite a los estudiantes adquirir el conocimiento en forma más inmediata y amplia, sin embargo, esto no es suficiente para que el alumno aprenda, debido a que muchas veces este conocimiento no siempre se sabe aplicar. Dado lo anterior, el Profesor cumple un papel fundamental, en el conocimiento y uso de estas tecnologías, debido a la importancia didáctica que puedan tener si le da un buen uso. La función de las TICS en educación son muchas y variadas, pueden ir desde la elaboración de un texto pasando por el uso y elaboración de páginas Web como medio informativo hasta la elaboración de los Blog educativos, por otro lado, permite al Docente mantener una visión amplia

71


de su disciplina, incorporar nuevas metodologías de trabajo y actualizar sus conocimientos, así como también mejorar la comunicación entre los alumnos. Los Docentes que conocen y manejan los TICS adquieren competencias que les facilita el uso de las tecnologías, como por ejemplo, son capaces de navegar en INTERNET, calcular datos, usar un correo electrónico, a pesar de todas estas ventajas, muchos Docentes hoy en día, no logran comprender a cabalidad la utilidad que puede significar el uso de las TICS en el desarrollo de sus clases. En la medida que el Profesor incorpora la utilización de las TIC a su modo de actuación como profesional, le permitirá desarrollar conocimientos y habilidades sobre el tema. La utilización de las mismas permite promover experiencias innovadoras en los procesos de enseñanza aprendizaje. El uso de las TIC en el desarrollo de las clases contribuye a diversificar el proceso docente y otorga un rol fundamental al alumno en la medida que este tenga conciencia en la forma de emplear las mismas. El empleo de las TIC en el proceso de enseñanza conlleva al fortalecimiento de habilidades docentes impulsando la formación integral del alumno. La utilización de las TIC en las diferentes instituciones, infiere un paso relevante para el desarrollo cultural de la sociedad. La utilización de estas nuevas tecnologías impulsa el desarrollo investigativo en las Universidades. Teniendo en cuenta los elementos expuestos, podemos decir que el empleo de las TIC en la Educación Superior tributa a objetivos y finalidades sociales, complementando e incentivando el desarrollo de las carreras universitarias. En la experiencia desarrollada en la Universidad Tecnológica de Panamá se pudo observar un ligero mejoramiento en el rendimiento de los Estudiantes con respecto a los Estudiantes de la misma materia en el semestre académico anterior, con el mismo Profesor. Estrictamente hablando la experiencia planteada acaba de empezar y actualmente se encuentra en su etapa de desarrollo e investigación. El fenómeno en estudio también posee profundas repercusiones sociales, que desde luego sería muy importante determinar. Es todavía muy temprano para llevar a cabo alguna conclusión definitiva.

XXIV.- REFERENCIAS BIBLIOGRAFÍCAS 1.- Cabero,J. y Martínez,F.(1995): Nuevos canales de comunicación en la enseñanza. Centro de Estudios Ramón Areces, Madrid. 89-118. 2.- Ibáñez J, E.2004.Educación transformadora. España.

72


3.- Cabero, J; SALINAS, J. et al (coord.). Las nuevas tecnologías para la mejora educativa. 4.- Kronos. Sevilla. ISBN: 84-85101-25-1.Pág. 451-466. 5.- Marqués Graells, 2000. Impacto de las TIC en educación: funciones y limitaciones (última revisión: 8/07/06. 6.- Martínez,F. (1999): A dónde van los medios. (Coord.): Medios Audiovisuales y nuevas tecnologías para el s. XXI. Diego Marín Ed. Murcia. España. 7.- Morin,J.; Seurat,R. (1998): Gestión de los Recursos Tecnológicos. Cotec, Madrid. 8.- Revista Pensamiento Educativo, 20. Pontificia Universidad Católica de Chile pp. 81-104 [http://www.uib.es/depart/gte/ambientes.html] 9.- Salinas, J. (2000): "¿Qué se entiende por una institución de educación superior flexible?". 10.- Salinas,J. (1995): Organización escolar y redes: Los nuevos escenarios de aprendizaje. 11.- Salinas,J. (1997b): Nuevos ambientes de aprendizaje para una sociedad del conocimiento. Revista Pensamiento Educativo, 20. Pontificia Universidad Católica de Chile.

12.- Salinas,J. (1998): Redes y Educación: Tendencias en Novática 132: Monografía sobre "Las TIC en la Educación" Presentación. 13.- Alonso, C. y Gallego, D. (1996), Integración curricular de los recursos tecnológicos. Barcelona: Oikos-Tau. Argudín, Y. (2005), Educación basada en competencias. Nociones y antecedentes. México: Trillas. 14.- Ávila, R., Samar, M. E. & Peñaloza F. (marzo de 2004), “Descripción y evaluación de una página web como apoyo virtual del curso presencial 2003 de Biología Celular, Histología y Embriología, de la carrera de Medicina”, ponencia presentada en LatinEduca 2004, Córdoba, Argentina. 15.- Barroso, R. Carlos (2007), “La incidencia de las TIC en el fortalecimiento de hábitos y competencias para el estudio”, en EDUTEC, revista electrónica de tecnología educativa, núm. 23. Disponible en: http://edutec.rediris.es/Revelec2/revelec23/cbarroso/ cbarroso.html 16.- Bates, T. (2001), Cómo gestionar el cambio tecnológico. Estrategias para los responsables de centros universitarios. España: Gedisa. 17.- Clark, D. (2002), “Psychological myths in e-learning”, in Med Teach, 24: 598-604.

73


18.- Clark, W. F., Garg, A. X., Blake, P. G., Rock, G. A., Heidenheim, A. P., Sackett, D. L. (2003), “Effect of awareness of a randomized controlled trial on use of experimental therapy”, in JAMA, 290: 1351-1355. 19.- Del Toro, B. (2006). “La educación a distancia y las tic como apoyo para la enseñanza y el aprendizaje en ciencias de la salud”. Extraído el 10 de julio de 2007 del sitio web de la Universidad Autónoma de Guadalajara: genesis.uag.mx/revistas/escholarum/articulos/ cs/el%20medio.cfm. 20.- Dondi, C. et al. (2004), “Percepciones de los estudiantes sobre la relevancia de las tic para estudios universitarios”, 21.- Sangrá, A. y González, M. (coords.) La transformación de las universidades a través de las TIC. Discursos y prácticas., pp. 99-112. Barcelona: Editorial UOC. Duart, J. y Sangrá, A. (comps.) (2000), Aprender en la virtualidad. 22.- España: Gedisa. Escudero, J. M. (1992), La integración escolar de las nuevas tecnologías de la información. España: Infodidac 21. 23.- Goldberg H. R., Haase E., Shoukas A., Schramm L. (2006), “Redefining classroom instruction”, in Adv Physiol Educ, 30: 124-127. 24.- Goldberg H. R., Mc Khann G. M. (2000), “Student test scores are improved in a virtual learning environment”, in Adv Physiol Educ, 23: 59-66. 25.- Jonassen, D. H., & Reeves, T. C. (1996), “Learning with technology: Using computers as cognitive tools”, in D.H. Jonassen (ed), Handbook of research for educational communications and technology, pp. 693-719. New York: Macmillan. Litwin, Edith (comp.) (2005), Tecnologías educativas en tiempos de internet. Argentina: Amorrortu editores. 26.- Majó, Joan y P. Márquez (2002), La revolución educativa en la era internet. España: Praxis. 27.- Pérez López, F. (2006), Aprendizaje clínico basado en la evidencia, e-learning e internet. Consulta realizada el 10 de julio de 2007. Versión electrónica disponible e n www.unizar.es/eees/innovacion06/COMUNIC_ PUBLI/BLOQUE _ III/CAP _ III _ 17 pdf 28.- Pérez Ríos, J. (coord.) (2003), ¿Cómo usa el profesorado las nuevas tecnologías? España: Grupo Editorial Universitario. 29.- Perrenoud, Philippe (2004), Diez nuevas competencias para enseñar. España: Biblioteca del aula. 30.- Read, D. y Simon, S. (eds.) (1975), Humanistic Educations Source Book. USA: Prentice Hall. Sangrá, A. y González, M. (coords.) (2004), La transformación de las universidades a través de las TIC. Discursos y prácticas. Barcelona: Editorial UOC.

74


30.- Universidad de Guadalajara (2007), Tercer Informe de Actividades 2006-2007 de la maestra Patricia María Etienne Loubet, rectora del Centro Universitario del Sur. Ciudad Guzmán: U de G. 31.- Vidal Ledo et al. (2004), “Las nuevas tecnologías en la enseñanza y el aprendizaje de la Anatomía Humana”, en Educación Médica Superior [online], revista cubana, septiembrediciembre de 2004, vol. 18, núm. 4. Consultado el 31 de agosto de 2007. Disponible en: scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S0864- 21412004000400010&script=sci _ arttext 32.- Visser, Lya (1998), Desarrollo de la comunicación motivacional en apoyo a la educación a distancia. Guadalajara: 33.- Martín Sabina, E; Pérez Cabrera, R y Alfonso Cuba, I. -." El impacto de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en la Educación Superior". En: Revista Educación Universitaria. No 1, 1998. ( ya citado) (pp. 43-72). 34.- Silvestre, M y Zilberstein, J, (200), Enseñanza y aprendizaje desarrollador, Ediciones CEIDE, México. 35.- Silvestre, M y Zilberstein, J, (200), ¿Como hacer mas eficiente el aprendizaje?, Ediciones CEIDE, México. 36.- Silvestre, M, Aprendizaje, Educación y Desarrollo, (1999) Editorial Pueblo y Educación, Cuba. 37.- Sangrá, Albert (2001) "La calidad de las experiencias virtuales de educación superior", Cuadernos IRC, vol. 6, Barcelona, España, 38.- Talízina, N. F: Fundamentos de la enseñanza en la Educación Superior. Editorial MES, La Habana, 1985. 39.- Zilberstein, J, Portela, R y Mcpherson, (1999), Didáctica Integradora vs Didáctica Tradicional, Editorial Academia, Cuba. 40.- Adell,J. (1997): Tendencias en educación en la sociedad de las tecnologías de la información. EDUTEC. Revista Electrónica de Tecnología Educativa, nº 7 [http://www.uib.es/depart/gte/revelec7.html] 41.- Martínez,F. (1999): A dónde van los medios. En Cabero,J. (Coord.): Medios audiovisuales y nuevas tecnologías para el s:XXI. Diego Marín Ed. Murcia. 42.- Morin,J.; Seurat,R. (1998): Gestión de los Recursos Tecnológicos. Cotec, Madrid 43.- Harasim,L., Hiltz,S., Teles,L. y Turoff,M. (1995): Learning Networks. The MIT Press, Cambridge, MA

75


44.- Salinas,J. (1995): Organización escolar y redes: Los nuevos escenarios de aprendizaje. En Cabero,J. y Martínez,F.(1995): Nuevos canales de comunicación en la enseñanza. Centro de Estudios Ramon Areces, Madrid. 89-118 45.- Salinas,J. (1996): Campus electrónicos y redes de aprendizaje. En Salinas,J. y otros (Coord): Redes de comunicación, redes de aprendizaje . Servicio de Publicaciones de la Universidad de las Islas Baleares, Palma de Mallorca. 91-100 [http://www.uib.es/depart/gte/salinas.html] 46.- Salinas,J. (1997): Nuevos ambientes de aprendizaje para una sociedad de la información. Revista Pensamiento Educativo, 20. Pontificia Universidad Católica de Chile pp 81-104 [http://www.uib.es/depart/gte/ambientes.html] 47.- Salinas,J. (1998a): Redes y Educación: Tendencias en educación flexible y a distancia. En Pérez,R. Y otros: Educación y tecnologías de la educación. II Congreso Internacional de Comunicación, tecnología y educación. Oviedo. 141-151 [http://www.uib.es/depart/gte/tendencias.html] 48.- Salinas, J. (1998b). Redes y desarrollo profesional del docente: Entre el dato serendipiti y el foro de trabajo colaborativo. Rev. Profesorado (Univ. de Granada), 2 (1). [http://www.uib.es/depart/gte/docente.html] 49.- SALINAS, J., de BENITO, B. y PÉREZ, A. (1.999): "Tecnologías de la Información y la Comunicación en la Enseñanza universitaria: el caso de la UIB". Comunicación. I Simposium Iberoamericano de Didáctica universitaria: La Calidad de la docencia universitaria. Universidad 50.- Gutiérrez,A.(2003) Alfabetización digital algo más que ratones y teclas .España : .Editorial gedisa. 51.- Vilches .R. Integración de las TICS en la cultura docente Revista enfoques educacionales 7 (1) pp 93-102,2005 52.- UNESCO. Formación docente y las tecnologías de Información y Comunicación, Santiago .2005 53.- UNESCO. Estándares DE Competencia en TIC para Docentes. Londres 2008

54.- Curry,B. (1992): Instituting Enduring Innovations: Achieving Continuity of Change in Higher Education. ERIC Digest. Clearinghouse on Higher Education Washington DC 55.- Duderstadt,J. (1997): The Future of the University in an Age of Knowledge. Journal of Asyncronous Learning Networks. 1(2). 56.- Fullan, M. (1994): Coordinating Top-Down y Bottom-Up Strategies for Educational Reform. Systemic Reform: Perspectives on Personalizing Education , September. 57.- Fullan, M. (2002): Liderar en una cultura de cambio. Octaedro, Barcelona

76


58.- Fullan,M. Y Stiegelbauer,S. (1991): The New Meaning of Educational Change, London: Casell. 59.- Fullan,M. Y Smith,G. (1999): Technology and the Problem of Change 60.- GISBERT, M. Y otros (1997): El docente y los entornos virtuales de enseñanzaaprendizaje. 61.- En CEBRIÁN y otros: Recursos Tecnológicos para los Procesos de Enseñanza y Aprendizaje. ICE/Universidad de Málaga, Málaga, 126-132. 62.- Havelock, R., & Zlotolow, S. (1995). The change agent's guide. Englewood Cliffs, NJ: Educational Technology Publications (2nd ed.). 63.- Heeren,E. Y Collis B. (1993): Design Considerations for telecommunications – Supported Cooperative Learning Environments: Concept Mapping as a “Telecooperation Support Tool”. Journal of Educational Multimedia and Hipermedia 4(2) 107-127 64.- Latona, K. (1996): Case Studies in Flexible Learning. Institute for Interactive Multimedia and the Faculty of Education. University of Technology Sydney, Sydney (Au) 65.- Mason, R. (1991): Moderating educational computer conferencing. Deosnews 1(19). 66.- Mason,R. (1998): Models of Online Courses. ALN Magazine 2(2) [http://www.aln.org/alnweb/magazine/vol2_issue2/masonfinal.html] 67.- Mason,R. y Kaye,T. (1990): Toward a New Paradigm for Distance Education. 68.- Harasim,L. (Ed.): Online education. Perspectives on a New Environment. Preager, New York. 15-38. 69.- Moran, L. & Myringer, B. (1999). Flexible learning and university change. In Harry,K. (ed.): Higher Education Through Open and Distance Learning. London: Routledge, 57-72 70.- Morin,J.; Seurat,R. (1998): Gestión de los Recursos Tecnológicos. Cotec, Madrid 71.- Pérez i Garcías, A. (2002). Nuevas estrategias didácticas en entornos digitales para la enseñanza superior. SALINAS, J. y BATISTA, A. (Coord): Didáctica y Tecnología 72.- Educativa para una universidad en un mundo digital. Imprenta Universitaria. Universidad de Panamá.2002. 73.- Salinas,J. (1997): Nuevos ambientes de aprendizaje para una sociedad de la información. Revista Pensamiento Educativo, 20. Pontificia Universidad Católica de Chile pp 81- 104 [http://www.uib.es/depart/gte/ambientes.html]

77


74.- Salinas,J. (1997b): Enseñanza flexible, aprendizaje abierto. Las redes como herramientas para la formación. En. Cebrián,M. Y otros (Coord.): Recursos Tecnológicos para los procesos de Enseñanza y Aprendizaje. ICE/Universidad de Málaga 75.- Salinas,J. (1999): El rol del profesorado universitario ante los cambios de la era digital. I Encuentro Iberoamericano de perfeccionamiento integral del profesor universitario. Universidad Central Venezuela. Caracas, 20-24 julio. 76.- Salinas, J. (2002): Modelos flexibles como respuesta de las universidades a la sociedad de la información. Acción Pedagógica 11(1), enero-junio. 77.- Taylor,J. (1995): Distance education technologies: The fourth generation. Australian Journal of Educational Technology, 11(2), 1-7 XXV.- Web GRAFÍAS. 78.- www.uib.es/depart/gte. 79.- www.cuadernosirc.com/ 80.- www.uc.cl/campusvirtualuc/documentos/evaluacion.pdf (Evaluación del impacto de las TIC en la educación). 81.- [http://www.uib.es/depart/gte/revelec7.html] 82.- [http://www.aln.org/alnweb/journal/issue2/duderstadt.htm] 83.- [http://www.uib.es/depart/gte/docente.html] 84.- www.youtube.com/watch?v=1289amhgpyy

78


Monografía