Page 1


TRANSICIONES

Julio Montufar

Esta historia comienza en una habitación dentro de una casa compartida en los suburbios de una pequeña ciudad, donde Branwen acaba de terminar de mudarse y emprender un nuevo comienzo, en donde ha decidido que nadie más que el será quien dibuje cada trazo de su nueva historia. Branwen es un joven un tanto retraído que ha decidido comenzar su nuevo ciclo del alma lejos de casa, intentando abrirse por sí solo una puerta hacia un futuro usando sus propias estrategias. Branwen acostado sobre una esquina de su cama, con la cabeza colgando y admirando el mundo al revés, pensaba en que sería realmente de el con esta decisión que había tomado y que cosas vendrían con ello. Con un suspiro decide encender un cigarrillo y no cuestionarse más, ya que no tenía caso porque lo mejor era comenzar a organizar sus siguientes movimientos. —No debo replicar los mismos hábitos con los que he vivido en mis últimos años, es tiempo de hacer las cosas diferentes. — se dijo Branwen a sí mismo, mientras abría su laptop y la colocaba en sus piernas. Comenzó a buscar en páginas de empleos alguna oportunidad para una persona recién graduada y con muy poca experiencia, rogando poder encontrar algo dentro de su área. Paso varias horas hasta darse cuenta que, para poder trabajar en su área, los requerimientos eran muy específicos y necesitaba al menos un par de años de experiencia, percatándose así de que nada sería fácil; así que de esta manera se propuso a hacer lo que tuviera que hacer para poder llegar a cumplir sus metas. Branwen decide enviar algunas solicitudes de empleo a empresas que el considera que podrían darle la oportunidad de trabajo, con el cual podría pagar sus cuentas mientras obtiene un poco de experiencia y así también buscar con calma alguna oportunidad más grande dentro de su carrera. Al dia siguiente muy temprano, Branwen no necesitó de alarma para despertarse, ya que la misma ansiedad no le permitió dormir mucho, se quedó en la cama unos minutos más con un cigarrillo encendido y meditando un poco. Él sabía

1


TRANSICIONES

Julio Montufar

que dentro de todo ese optimismo por empezar bien un nuevo ciclo y mantenerse ocupado, la mayor parte del tiempo dibujando y creando, había algo que intentaba dejar atrás y que solo con muchísimo esfuerzo lograría superar antes que sus pensamientos lo arrastraran de nuevo. Después de una ducha reviso su correo electrónico y sin respuesta alguna, decidió tomar su mochila e ir a caminar un poco para conocer sus alrededores y claro, poder comprar una cajetilla nueva de cigarrillos, ya que son una parte elemental de su proceso creativo. Mirando a sus pies en cada paso que daba mientras escuchaba música con sus audífonos, respiraba un tanto ansioso por sentirse en la incertidumbre laboral, pero teniendo en cuenta que eso era parte del proceso, el mismo se repetia: —paciencia, todo a su tiempo. — Pasaron un par de días en los cuales prácticamente se volvió un habito revisar su correo electrónico y salir a caminar en busca de cigarrillos e inspiración para continuar ocupado, hasta que unos días después recibió algunas respuestas las cuales lo llenaron de esperanza así que a la mañana siguiente Branwen muy temprano estaba listo para ir a algunos entrevistas con su cabello semilargo bien peinado , los zapatos bien limpios y su atuendo siempre en colores oscuros pero muy de acorde a la ocasión; se encontraba muy nervioso intentando retener información relevante de algunos tutoriales que estaba viendo para tener una guía al menos de que errores no cometer. Antes de salir de casa reviso su teléfono móvil esperando encontrar algo que al perecer no estaba allí, solo vio detenidamente la pantalla antes de meter su móvil a su bolsillo con cierto aire de pena. Las horas pasaron y Branwen fumaba su ultimo cigarrillo antes de dormir con una pequeña sonrisa que se asomaba a su rostro deseando tener noticias positivas el día de mañana. La mañana siguiente despertó y como un resorte se levantó de la cama a darse una ducha fría para luego revisar su móvil y computadora esperando buenas noticias.

2


TRANSICIONES

Julio Montufar

—Bueno, sé que a veces esto tarda un poco— se dijo al no encontrar respuestas con respecto a sus entrevistas, pero al abrir sus mensajes decidió tomarse el tiempo de leer todos esos mensajes que sus amigos habían enviado desde hace un tiempo, cuando él empezó con su nueva transición, había decidido mantenerse distante de todo aquello que lo distrajera o lo hiciera dudar de las acciones que debía tomar. Decidió que era tiempo de reencontrarse con uno de sus amigos que había cumplido el papel en el pasado de mejor amigo y con quien hace ya un buen tiempo no compartía, lo cito en un parque para fumar un poco y charlar. Al día siguiente se encontró con su amigo Theo en el parque, como habían quedado y se saludaron con un cálido abrazo, ansiosos por contarse sus vivencias. —Branwen, ¿cómo vas? ¿Qué has hecho en todo este tiempo? — preguntaba Theo. —pues bien supongo, intentando darme una nueva oportunidad— responde Branwen—, Quiero hacer las cosas distintas sabes, quiero por una vez ser el intérprete de mis decisiones y por ende de mis acciones. Realmente estaba harto de querer complacer a todos y dejarme por último, necesitaba un nuevo comienzo— los dos se quedaron viendo como el viento movía las hojas de los arboles mientras fumaban un cigarrillo sentados en una banca. A la mañana siguiente Branwen continúo la rutina de levantarse temprano, darse un baño, revisar su correo y su móvil esperando una respuesta positiva. De esa manera continuó por varios días. Una semana después se dio cuenta que no obtendría respuesta a sus entrevistas y un poco asustado intentaba tranquilizarse a sí mismo diciéndose —es parte del proceso, volveremos a intentarlo—, y así sucedió, nuevamente envió currículos y asistió a entrevistas, pero lastimosamente no recibía respuesta alguna y la fecha del pago de la renta se acercaba lo que ponía más tenso a Branwen, así que decidió salir con su amigo

3


TRANSICIONES

Julio Montufar

Theo para ir por un par de cervezas y divagar un poco. Allí estaban ambos amigos, frente a un bar que prometía una noche relajada, con un ambiente bohemio y un mundo nocturno nuevo que explorar; estando sentados uno frente al otro se vieron a los ojos —¿Así que esto es madurar?, volverse parte del sistema y de la monótona rutina— exclamo Branwen. —¿Y que esperabas, seguir jugando con carros de juguete? — Responde Theo. ambos se rieron mientras brindaban, asi que de esa forma las horas pasaban y entre charlas y botellas Theo finalmente se atreve a preguntar. —¿y tú… ya lograste superarla? — Branwen suspira y responde: —Ya no pienso en ella como antes, creo que más que superarla solo acepte lo sucedido y eso me permitió continuar, pero superar… ¿Cómo sabes si has superado a alguien? — Eran cerca de las 2:15 de la madrugada y los dos amigos decidieron caminar a casa de Theo, ya que él tenía unas cuantas cervezas más en su apartamento y tenían mucho que contarse. Al llegar la mañana siguiente Theo salió para ir al trabajo —Puedes quedarte si así lo deseas— exclama Theo antes de salir de su apartamento. Al despertar, Branwen vio en la mesa de noche de Theo una caja de galletas, las cuales se miraban deliciosas; este sin pensarlo tomo una y se la comió de una sola mordida, pensando que podría ir a buscar empleo en algunas tiendas cerca de casa de Theo. Después de un café y un baño se puso en movimiento, caminando por el parque empezó a sentirse de forma muy extraña, no era una sensación muy grata y a medida que iba caminando, esta se iba intensificando. Pasando el tiempo mientras caminaba, sentía que la gente lo observaba, tenía

4


TRANSICIONES

Julio Montufar

una paranoia muy intensa y solo pensaba que debía regresar a casa lo antes posible, así que como pudo tomó un bus y se dirigió a su destino, ya sentado, se recostó en la ventana y mientras miraba desde adentro, sentía que de alguna forma extraña estaba organizando sus ideas, como si por primera vez ponía los pies más en la tierra. Luego de unos minutos sintió que la fuerza lo abandonaba, todo su cuerpo hormigueaba, Branwen comenzó a asustarse y aunque no estaba muy lejos de su casa, pero las esperanzas de poder llegar a ella se volvían remotas en su cabeza. De un momento a otro comenzó a ver borroso y su preocupación se manifestó de forma alarmante, en ese momento pudo ver acercarse una chica y preguntarle —¿te sientes bien? Discúlpame por mi intromisión, pero te ves muy mal y quería saber si puedo ayudarte en algo, ¿quieres un dulce o algo de beber? — preguntaba la chica con una expresión de preocupación. —Mi nombre es Oriel, no temas que todo va estar bien— Mientras ella hablaba nerviosa Branwen intento darle la mano —Mucho Gusto mi nombre es Branw…— en ese momento Branwen se desplomo. En cuestión de media hora Branwen recupera la consciencia en una banca, hay varias personas a su alrededor murmurando sobre lo sucedido, estaban pendientes de su reacción; él estaba un poco un poco confundido preguntando sobre lo sucedido cuando se acerca la chica del Bus y dice: —No te preocupes, hemos llamando a la ambulancia y vendrán en cualquier momento— Branwen se levanta rápido y sale corriendo, todos se quedan atónitos ante la reacción de él, ya que no es normal dadas las condiciones del acontecimiento y el hecho de que un atentado a su salud como ese pudiera ser catastrófico. Branwen, mientras corría a su casa pensaba sobre la razón por la cual el sufrió este ataque, pensó una y mil cosas, tal vez era parte de su mala alimentación o tal vez demasiadas preocu-

5


TRANSICIONES

Julio Montufar

paciones estaban dejando huella en su salud. Al llegar a su casa se recuesta sobre su cama y medita tendidamente cada cosa que hizo en el día, que pudiera haber ocasionado aquella reacción, cuando recuerda haberse comido una galleta con un sabor algo extraño en la casa de Theo, así que inmediatamente le escribe y le cuenta lo sucedido. —Theo, hoy tuve un colapso de camino a casa, no sé qué sucedió, lo último que hice fue comerme unas galletas que tenías sobre tu mesa de noche y creo que estaban en mal estado, me puse muy mal y terminé despertando en una banca rodeado de personas extrañas— escribe Branwen aun con las manos temblorosas y la piel blanca. —Amigo, no debiste haber comido de esas galletas, lo siento por no advertirte antes pero jamás pensé que te fueras a comer una— responde Theo con risas de por medio. —Esa galleta que te comiste era espacial— —¿Galleta especial? ¿A qué te refieres con eso? —Espacial amigo, espacial. Con eso me refiero a que contienen marihuana— —Oh ya entiendo, por eso me sentía tan raro, si hubiera sabido jamás habría pasado la vergüenza en el parque, pero bueno, es mi culpa por haber abusado de la confianza— —No te preocupes, pronto pasaran los efectos, te aconsejo que te relajes y te recuestes, en unas horas todo habrá pasado— Branwen no puede dejar de pensar en dos cosas: primero que esa experiencia le hizo recapacitar y pensar las cosas de otra manera. Segundo el rostro de aquella chica que lo abordo en el bus preguntando sobre su salud, tenía algo en ella que no podía quitarse de la cabeza, no sabía que era, pero estaba seguro de que era algo que ya había sentido en el pasado. El pasado lo asusta, no quiere volver a ese agujero en donde alguna vez estuvo puesto que todos esos demonios internos aun lo persiguen en su cabeza, así que decide descansar un rato y dormir.

6


TRANSICIONES

Julio Montufar

Luego de un par de horas despierta y decide comenzar a trabajar más en sus proyectos personales, el considera que si logra llevar a cabo sus planes con éxito, lograría ganarse el respeto de las personas y el perdón de sus papás, ya que hacía mucho que no los veía y para él era muy importante poder entablar de nuevo una relación con sus papás, aunque las cosas en su casa no estaban muy bien desde aquel incidente donde comenzaron todos sus problemas que lo llevaron a una espiral depresiva que termino en un intento de suicidio. Branwen sabía que no podía permitir que sus pensamientos se apoderaran de él, había estado trabajando muy duro para ser una persona productiva para la sociedad, estaba decidido a ser feliz por primera vez y no podía permitir que algo tan subjetivo tomara las riendas de su vida. Pero aquella experiencia con esas galletas tuvo algo mágico que no podía explicar, le quería dar una segunda oportunidad en otras condiciones, así que decide llamarle a Theo para pedirle que se reunieran una vez más. —Quiero volver a intentarlo— —¿A qué te refieres? ¿quieres comerte otra galleta y volar? — —si— exclama seguro de sí mismo Branwen. —no sé si sea buena idea, pero como sea si de igual forma lo vas a hacer, prefiero estar contigo para asegurarme que todo salga bien— —Muchas gracias, sabía que podía contar contigo, sucedió algo en el autobús antes de desvanecerme que creo podría darme las respuestas que necesito— Así que de esa manera Branwen dispuesto a revivir la experiencia decide emprender camino de nuevo a la casa de Theo, no sin antes haber descansado bien y comido lo suficiente, tal vez así podía evitar un mal viaje como el que tuvo la primera vez. Branwen llego a casa de Theo muy decidido a encontrar respuestas, se prepara en la cama y se come la galleta, al

7


TRANSICIONES

Julio Montufar

cabo de unos 40 minutos nuevamente se comenzó a sentir raro, Theo le pregunta —¿Cómo vas? — a lo cual Branwen responde —estoy tranquilo, extrañamente muy tranquilo. Sabes ni siento ansiedad en este momento— con un tono como curioso y extrañado. Theo lo invito al balcón de su habitación para fumar un cigarrillo y charlar, al cabo de unos minutos Branwen interrumpe la conversación y exclama: —Quiero sentirme así siempre, estoy realmente cansado de todo, fingir que estoy bien, intentar ser una persona positiva, actuar como que nada ha sucedido, tener pesadillas todo el tiempo. Theo tu sabes que después de lo sucedido nunca volveré a ser el mismo, ni aun naciendo nuevamente, pero por primera vez me siento tranquilo en tanto tiempo y eso, eso es algo que quiero conservar. — —Amigo lo hecho, hecho esta, debemos de continuar con nuestras vidas y de una vez dejar atrás lo sucedido, deja ya ese tormento. — —Como si fuera tan fácil, estoy marcado de por vida y esta oscuridad me consume por dentro poco a poco, eso de vivir aparentando ser feliz cuando por dentro sabes que no hay remedio no es lo mío, he intentado ser alguien diferente, dejar ese ciclo atrás y continuar mi camino, pero por más que lo intente nada sale como quisiera, es como un karma que llevare en esta y tal vez en otras vidas. — Branwen tuvo una larga noche meditando todo aquello que había sucedido hasta su presente y por primera vez sentía que podía realmente pensar dejando las emociones a un lado, como que podía organizar sus pensamientos sin ese ruido abrumador que escuchaba de forma cotidiana. Al paso de un tiempo la situación de Branwen había cambiado, él había caído en una fuerte depresión pues su situación no era nada favorable y no se sentía en condiciones de seguir esperando que el universo le enviara una luz, asi que se sumergió en la vida nocturna para poder sobrellevar su día a día; de

8


TRANSICIONES

Julio Montufar

esta forma conoció a “Maw” un tipo con muy buen aspecto, una sonrisa impecable y que era el alma de la noche, no solo era el chico de las fiestas, él era una parte fundamental de las fiestas, ya que su empresa se dedicaba a la venta de productos recreativos por llamarlo de una forma divertida, cosa que para Branwen hasta ese momento era un estilo de vida nuevo y diferente a todo lo que él conocía. Theo por su parte se preocupaba mucho, porque el conocía ese mundo un poco mas que Branwen y sabía que era peligroso, era muy fácil dejarse llevar y ser manipulado por gente buena en apariencia, pero mala por dentro, todo esto pintaba una mala situación para una persona con problemas emocionales y depresivos, el sabia que esto no traería nada bueno para su vida. Branwen por su parte dejo de ser tan cerrado a la idea de trabajar en algo que no fuera su área, asi que comenzo a trabajar en un call center, lo cual le ayudo a pagar sus cuentas mientras encontraba un mejor trabajo, el no perdía la esperanza de que algún dia encontraria un trabajo que verdaderamente le gustaba; el consideraba que una de las cosas mas importantes era trabajar en algo en lo que uno fuera feliz haciendolo, consideraba que eso le ayudaria a tener una mejor vida, mas balanceada y feliz, pero momentaneamente tenia que ajustarse a lo que tenía, la vida independiente es dificil al final del dia el también necesita comer. con respecto a la vida nocturna de Branwen, poco a poco se fue haciendo algo habitual el salir a ciertos bares y discotecas de caracter independiente, donde se escuchaba música pesada y una especie de música electronica muy rápida, que por alguna razón la gente disfrutaba más despues de comerse un trozo de papel, cosa que para Branwen era algo muy curioso, el no entendia que era eso que la gente hacia, no sabia como se llamaba o donde lo vendian, pero le generaba una intriga muy grande. Branwen no sabía lo que ese estilo de vida le acarrearía asi como no sabía que ahi conoceria a alguien que le cambiaria la vida para siempre. Por el momento Branwen tenia estabilidad económica pero

9


TRANSICIONES

Julio Montufar

carecía de estabilidad emocional, la cual trataba de manejar consumiendo marihuana que su amigo Theo le conseguía, ya que de esa manera el podía controlar el consumo de Branwen y de cierta forma saber en lo que el andaba metido, al ser el amigo mas antiguo que tenia, no podia evitar no preocuparse por el y por su estado emocional, el sabía tambien por lo que Branwen pasaba ya que fue parte de esa historia. Un día Branwen salía del trabajo pensando en preguntarle a su nuevo amigo Maw sobre aquellos papelitos extraños que la gente se comía, pues ese día habia sido dificil para el, ya que trabajar en un call center no lo satisfacía por completo, tal vez tenía un poco de estabilidad económica pero no era algo que realmente disfrutaba hacer y el verdaderamente queria disfrutar su vida de la forma en la que esta gente se miraba disfrutar las fiestas. Así que Branwen va al lugar donde frecuentaba ver a Maw, se le acerca y le pregunta: —Hola Maw,¿como estás?— —Hola Branwen, que alegría verte por aqui, me encuentro muy bien y tu ¿cómo estas?— —Pudiera estar mejor, pero se pudiera decir que estoy bien— respondia Branwen un tanto decaído —oye tengo una duda, he ido a varios lugares en la noche y he observado gente comerse unos papelitos cuadrados que luego de un rato hace que la gente se sienta mejor, ¿será posible que puedas ayudarme a conseguir uno?— —Wow Branwen, no sabía que te gustaba tanto la fiesta— exclamaba Maw mientras se carcajeaba —claro, yo puedo conseguirte lo que necesitas, solamente tienes que tomar en cuenta que es tu primera vez, te aconsejo no comerte mas de la mitad.— —No te preocupes, todo va estar bien, tomare en cuenta tu consejo.— De esta manera Branwen logro conseguir lo que quería y habiendolo logrado, se va para un bar donde el se sentía

10


TRANSICIONES

Julio Montufar

cómodo con la música. Una de las cosas mas importantes para Branwen siempre fue la música, el disfrutaba mucho escuchar música de toda clase, era de esas personas que pasaba horas escuchando y descargando música. Teniendo todo lo necesario y con todas las ganas del mundo por disfrutar la vida, Branwen se va a su lugar favorito, parte la mitad de ese papel extraño con un dibujo de un emoticón sonriendo y se lo come, pide una cerveza y se va a sentar a la barra, la música iba a tope pero el no sentía nada, Branwen creía que el efecto era inmediato pero trata de ser paciente y le da tiempo, asi que mejor platica con el bartender —como va la noche— pregunta el amable bartender. —tranquila, pero ya irá mejor.— —oye, ultimamente te he visto frecuentar más el bar en la noche, solamente quiero decirte que siempre eres bienvenido y que nos alegra tu presencia en este lugar.— —Muchas gracias, eso me hace sentir bien, poder contar con un nuevo amigo en este lugar, ahora se que si un dia me quedo dormido no me pasará nada.— Al cabo de 40 minutos Branwen se comienza a impacientar y piensa que lo han engañado, asi que decide comerce la otra mitad del papel que Maw le habia vendido, por un momento recuerda lo que Maw le dijo, pero lo ignora cegado por el enojo de sentirse burlado, cosa de la que luego Branwen se arrepentiria. Al cabo de hora y media Branwen se comienza a sentir un poco mareado, casi de la misma forma en la que se sentía fumando yerba con Theo, pero de cierta manera era distinto, sentía una enorme euforia, una energía muy grande que el jamás habia sentido de esa forma, en ese momento se dio cuenta de que el papelito si funcionaba, aun no sabía que era pero sabía que funcionaba, el problema es que cada vez subia mas esa euforia y luego de un momento comenzo a ver las cosas desde otra perspectiva, las luces eran mas brillantes

11


TRANSICIONES

Julio Montufar

y tenía la sensación de que todo “ondeaba”, era como estar en mar adentro, él sentía que esa sensación lo abrumaba, jamas habia sentido que sus sentidos estaban desorientados de esa forma, al sentir eso decide regresar a la barra y tomar asiento, el bartender lo ve y se le acerca —Branwen, ¿te sientes bien?— —No lo se, todo parece ir en camara lenta.— El bartender lo observa detenidamente a los ojos e inmediatamente sabe de que se trata. —¿Has consumido LSD verdad?— —¿LSD? no sabría decirtelo, no pregunte en realidad.— —¿A quien se lo compraste?— —a un tipo al que llaman Maw— —Mmm... todo tiene sentido, pero bueno, no te preocupes que todo estará bien, disfrutalo y hablamos luego.— Branwen no termina de escuchar lo que le dice el bartender, se para y se va del bar, la música era demasiado fuerte y no podía deternerse a pensar nada ni un segundo, al salir se encuentra con un mundo completamente diferente, los rostros de la gente se ven deformes, las calles parecen serpientes que se arrastran, los árboles respiran, —todo esto no es normal, esta no es la realidad que yo conozco— se decia Branwen mientras se agarraba el cabello de la cabeza con las manos. Branwen no sabia como llegar a su casa y en realidad no le importaba mucho, él no podia creer que estaba bajo los efectos del LSD, no sabía mucho sobre esta sustancia pero sabía un poco sobre sus efectos psicodélicos y un par de historias de personas que quedaron mal de la cabeza, esto lo asustaba un poco pero se tranquilizaba pensando que con una dosis era imposible quedar loco, asi que se intenta calmar y decide caminar como puede para bajar los efectos del narcótico

12


TRANSICIONES

Julio Montufar

el cual se iba intensificando a cada segundo que pasaba, de esta forma Branwen deambuló por las calles de su ciudad sin rumbo alguno durante una hora, el creía que nada le podía pasar y no le preocupaba mucho si ese era el caso. En algun punto de la madrugada a eso de las 4:00 a.m. al no ver que los efectos se disiparan decide ir al parque ya que es un lugar tranquilo donde nadie lo molestaría y la abundancia de árboles le hacen sentir mucha tranquilidad y paz. Estando ya en el parque se sienta, enciende un cigarrillo y disfruta la tranquilidad del lugar, Branwen siente que los árboles lo abrazan y lo protegen, como si intentaran hacerle entender que todo va estar bien, cosa que el disfruta mucho, asi como la forma en la que visualmente ve todo, en ese momento reflexiona sobre lo ocurrido y de la irresponsabilidad de hacer lo que hizo sin decirle a nadie, el estaba consciente que le podia pasar cualquier cosa y nadie se daría cuenta, en ese preciso instante, se da cuenta que si se preocupa por el mismo y que no quiere pasar el resto de su vida solo, el sabe que tiene que dejar el pasado atras, que los errores cometidos no los volvería a repetir jamás, aún si no lograba olvidar las escenas tan turbias de las cosas que hizo, el también tenia derecho a vivir. El sol comenzó a salir y aun con los efectos del estupefaciente, el experimentó en primera persona el amanecer más impresionante que el había vivído en toda su vida, la manera en la que todo cobra vida al primer rayo de luz, el cantar de las aves, el movimiento de los árboles, las personas dirigiendose a sus lugares de trabajo, cosa que el había olvidado que tenia y que interrumpe su momento sublime del día, ya que sin trabajo estaría de nuevo donde comenzó. Branwen se levanta y se va lo mas rápido posible de regreso a su casa, el sabe que tiene que estar a las 7:30 a.m. en su trabajo de nuevo y al ser nuevo no le perdonarían una falta tan grave como faltar a su trabajo o llegar tarde, asi que hace todo rápido y sale de nuevo a enfrentar la vida. Al llegar a su trabajo son las 7:45 a.m. y su jefe ya estaba esperandolo, pero al ser esta su primera vez lo perdona, no sin antes advertirle que las cosas no siempre se pueden perdonar y que

13


TRANSICIONES

Julio Montufar

tiene que tomar más en serio su trabajo, ya que si en algún momento esto se volvía algo frecuente, no iban a tener la misma consideración que tuvieron con él en ese instante. Los efectos para ese momento ya habian cesado, pero ese amanecer le había abierto los ojos, a que todos tenemos una nueva oportunidad cada mañana de hacer las cosas distintas, mejores, que despues de la noche viene la mañana y que por mas oscuridad que haya, siempre hay luz al final del camino. Los días posteriores a esa experiencia Branwen los continuó con una actitud más positiva, hasta que recibe en su cubículo de trabajo a su supervisor, este le hacer saber que en la sala de conferencia le estaba esperando la visita de unas personas que necesitaban hablar con el de un tema de importancia. En ese momento él sintió como un frio recorría su cuerpo, sus manos empezaron a temblar; en sus adentros Branwen se imaginó que había cometido algún error en sus llamadas y como no tenía mucho tiempo en la empresa, existía la posibilidad de que lo despidieran, pero también en lo más profundo de él sentía que podría también ser algo más. Branwen reacciono y se dijo así mismo —Actúa tranquilo, no muestres que estas nervioso, actúa con naturalidad— respiro profundo y se dirigió a la sala. Al entrar lo esperaba el supervisor encargado de su piso, quien le recibió en la puerta y le dio la introducción —Branwen, ellos tienen algunas preguntas que hacerte sobre la desaparición de una conocida tuya, ellos intentan recolectar cualquier información que sea útil para el caso— el señor abrió la puerta y se dirigió a las personas en la sala —Señores aquí está Branwen a su disposición, tomen el tiempo que necesiten y espero pueda ser de ayuda, con permiso los dejo a solas. — Branwen por dentro se sintió muy asustado, pero sabía que debía mantener la cordura y actuar con tranquilidad sin levantar ninguna sospecha, así que se acercó extendió la mano y continuo con naturalidad.

14


TRANSICIONES

Julio Montufar

—Buenas tardes, mucho gusto mi nombre es Branwen, ¿díganme en que puedo ayudarles? — —Mucho gusto Branwen, soy William Sanz y tengo a mi cargo el caso de la desaparición de la señorita Amber De León, le comento que el caso ha sido nuevamente abierto dado el lamentable hallazgo de sus restos que fueron encontrados a la orilla de una playa donde viene a desembocar el Rio Negro, lamento mucho darle esta noticia de forma tan repentina señor Branwen. — A branwen le rodo una lagrima en la mejilla y vinieron muchos flashbacks a su cabeza en cuestión de segundos, los agentes le dieron un par de minutos y enseguida él respondió: —Lamento tanto esta noticia, espero poder colaborar con toda la información necesaria para resolver el caso. — —sencillo, solo queremos nos responda algunas preguntas ya que tenemos entendido que usted era amigo de la señorita De León, estás son solo unas preguntas de rutina, sabemos que ella es una persona viajera y que a veces se va de viaje durante más de un año. Pero debido a las circunstancias forenses queremos descartar ciertos asuntos.— — está bien — — ¿hace cuánto conoce a la señorita De León? — La conozco hace mas de 5 años, pero comenzamos a frecuentarnos hace 3 años y medio aproximadamente — — ¿Cual era su relación con ella? — — Nosotros eramos amigos — respondia Branwen mientras se desmoronaba por dentro. — ¿Cómo se conocieron? — — Nos conocimos en un bar cerca de mi casa, al que solía frecuentar al salir de mis clases en la universidad —

15


TRANSICIONES

Julio Montufar

— ¿Qué sabía usted acerca de ella? ¿conocía a alguien del que ella se quejara o algo a lo que le tuviera miedo? — — En realidad nunca hablamos mucho sobre ella, era muy esquiva cuando le preguntaba sobre su vida y nunca llegue a conocerla verdaderamente, a pesar de que le tenia una gran estima por su forma tan noble de ser — — ¿Sabe si ella tenia alguna razón para querer cometer suicidio? porque al parecer tenia un cuadro clínico depresivo muy severo, ¿estaba usted al tanto de esto? — — No señor, no sabía que ella tuviera ese tipo de problemas, aunque si recuerdo que ella me generaba un sentimiento de melancolía al hablar, creo que eso responde el porque nunca le gustaba profundizar mucho acerca de su vida. — — Bueno, al parecer esa pueda ser la razón, creo que tenemos suficiente información señor Branwen, le agradecemos mucho su cooperación y disponsición para responder nuestras preguntas, es libre de irse. — — Muchas gracias, espero puedan encontrar una respuesta pronto. — Branwen salio de la sala de conferencias y se dirigió al baño, no podia seguir conteniendo las lagrimas al escuchar terrible descubrimiento y el pavor que le generaba la impotencia, al parecer el sabía algo que los demás no, pero no sabía que hacer ante esta situación tan agobiante. Al terminar su turno, Branwen fue a su casa con un sentimiento de culpa enorme, no sabía porque no pudo decir toda la verdad ante los agentes de policía que llevaban el caso de Amber de León, todo esto hizo en Branwen una especie de colapso emocional que desemboco en una hiper necesidad de perder el conocimiento a toda costa; así que salió de su casa a buscar a Maw. Al cabo de unas encontro a Maw en una discoteca cerca del centro de la ciudad, no sabía que pedirle en realidad asi que se le acercó y con un tono seco, Branwen dijo:

16


TRANSICIONES

Julio Montufar

— Maw, quiero que me vendas productos de los que tu ofreces, esta noche quiero disfrutarla como nunca antes — Maw al escuchar esto se molesta mucho y lo ignora. —Oye Maw, te estoy hablando, no me ignores — Maw solo lo escucha y se va, asi que Branwen se va detrás de él y le comienza a pedir que se detenga. —¡MAW, POR FAVOR! — — Oye Bran, no quiero que jamas vuelvas a hacer esto, mi trabajo tiene muchos riesgos, no puedo aceptar que vengas a hablarme de esa forma y muchos menos a exigirme frente a otras personas — —Lo siento Maw, no debí actuar de esa forma, creo que estoy muy ansioso y me deje llevar, no volvera a pasar — —Ok, es la primera vez que pasa y espero sea la última, ¿entendido? — — Si Maw, es la última pero por favor, pudieras conseguirme algo para poder distraerme esta noche, es que recibí una mala noticia y realmente quiero relajarme un momento — — Está bien, ¿que quieres? — — ¿Que tienes? — — Tengo pastillas de éxtasis, capsulas de DMT, LSD, marihuana y cocaína ¿que tipo de viaje buscas? — El más loco que pueda conseguir — Branwen tenía un dinero guardado, que le habia sobrado del último pago de la renta asi que decidido vuelve a decir — Dame una pastilla, dos trozos de LSD y una bolsita de polvo — —Wow, tranquilo amigo, no te aceleres tanto, que después te puedes quedar sin frenos y el accidente puede ser fatal —

17


TRANSICIONES

Julio Montufar

— No te preocupes, no todo es para esta noche, solamente no quiero molestarte durante un tiempo — — Ok, esté bien. Toma, serían 125 dólares — — ¿¡125 dólares!? jamás pensé que fuera tan caro — — Oye, tómalo o déjalo — — Está bien, me lo llevo — Branwen agarra su compra, la mete a su mochila y se va en dirección rumbo al parque, él sabe que a esa hora el parque esta solo y puede estar tranquilo antes de comenzar la larga noche que se venía. Al llegar al parque, Branwen toma su mochila y saca todo lo que le compró a Maw, de esa forma comienza sin pensarlo dos veces, a consumir todo lo que había conseguido, primero se traga la pastilla de éxtasis, luego se come los dos trozos de LSD y al final aspíra media bolsita de polvo blanco, al instante comienza a sentir los efectos de la cocaína subir directo a su cabeza como una bala fría golpea contra ella; Branwen se levanta, guarda la bolsita y se va al bar que suele frecuentar. Al llegar pide un mojito cubano y le dice al bartender: — Ésta noche, es mi noche — — Que alegre y energético se encuentra ésta noche joven Branwen, le noto la mirada un poco hmm, inquieta — — Claro que si, porque no habría razón para estarlo — — Tenga cuidado joven amigo, la vida nocturna tiene sus riesgos y usted creame que no quiere conocerlos — — No se preocupe, todo estará bien — Luego de eso sucedieron un par de bebidas mas, cuando nuestro personaje comienza a sentirse mareado, pero no como la primera vez, en esta ocasión era una sensación muy fuerte, era la mezcla que habia consumido, mezclado con el

18


TRANSICIONES

Julio Montufar

alcohol, lo que comenzó a crear una reacción muy agresiva, el joven Branwen se recostó sobre la barra del bar mientras la vida del lugar continuaba con regularidad a su alrededor, al cabo de unos minutos el bartender vio salir de la boca del muchacho una especie de espuma blanca, lo cual alarmó al trabajador inmediatamente — ¡Alguien llame una ambulancia inmediatamente! — grito el bartender del lugar. Branwen ya no estaba al tanto de lo que pasaba a su alrededor, se encontraba inconciente en la barra del bar, mientras llegaba la ambulancia el bartender le reviso sus pertenencias para ver si podían encontrar alguna identificación como para poder localizar alguno de sus familiares, pero lo unico que pudo encontrar fue una bolsita con coca y su teléfono desbloqueado con un último mensaje enviado a Theo; él bartender entendió lo que estaba sucediendo, asi que guarda la bolsita de coca y recibe a la ambulancia para que se lo lleven al hospital. A los dos días, Branwen recupera la conciencia y despierta un tanto aturdido sin saber que sucedía, una enfermera se le acerca y lo atiende: — Buenas tardes Branwen, finalmente pudo despertar, hemos estado pendientes de usted ya que su estado fue crítico, pensamos que lo perderíamos por un momento, ya lleva dos días dormido profundamente — Branwen la observa con asombro ante lo que estaba escuchando, no lo podía creer, él jamás había sufrido algo así. Al mismo tiempo nota algo familiar en el rostro de esta chica, sabía que la conocía de algun lado. — ¿Que ha sucedído? ¿Quien eres y porque me pareces tan familiar?— pregunta Branwen. — veo que no te acuerdas mucho de mí, mi nombre es Oriel y yo te auxilié cuando te desmayaste en el autobús, lo que tuviste fue una sobredósis, al parecer tuviste una noche muy loca —

19


TRANSICIONES

Julio Montufar

— Claro, ya lo recuerdo, tú fuiste quien se acercó a hablarme en esa ocasión, como olvidar un rostro tan agradable, es una pena que hayamos tenido que conocernos de esta forma, pero te agradezco mucho el que hayas estado en esa ocasión ahi, no se que hubiera sido de mi — — No te preocupes, ha sido un gusto conocerte, aunque hubiera preferido que fuera en otra situación, por el momento lo importante es que te recuperes, no todos corren la misma suerte que tuviste tú en esta ocasión — — Lo sé, fui un tonto irresponsable al haber hecho semejante cosa, no se que pasaba por mi cabeza en ese momento — — No digas eso, créeme que entiendo un poco tu situación — — ¿A que te refieres? — hubo una persona que conocí que no tuvo la misma suerte que tu y perdió la vida por una sobredósis de heroina — — Lamento tanto escuchar eso, no se que decirte — — No tienes porque decir algo, solamente quiero evitar que más personas sufran este tipo de situaciones, hay familias que se destruyen por estas cosas, pero no todos comprenden lo que una persona puede estar viviendo por dentro, asi que si en algún momento quieres hablar con alguien sabes que puedes contar conmigo, de igual forma cualquier cosa que necesites estaré aqui cerca pendiente de tí — — No se como agradecerte tanto, en serio espero podamos seguír en contacto, tal vez algún día podemos seguir hablando, creo que me vendría bien un poco de compañía — — No hay nada que agradecer, yo hago mi trabajo y es un gusto para mí poder ayudar a tanta gente, como tú, solo espero que reconsideres tu vida y busques una salida — en ese momento llega Theo al cuarto donde estaba Branwen — Al parecer alguien viene a verte, te dejo a solas con tu amigo —

20


TRANSICIONES

Julio Montufar

Theo entra al cuarto de Branwen y al verlo tendido en esa cama no puede evitar soltar un par de lágrimas, era su amigo el que estaba ahí y no podía creer lo sucedido. Branwen lo ve sin saber que decir, ya que era mucha la pena que sentía con su amigo. — Lo siento Theo, espero puedas disculparme por no haberte dicho antes, creo que nada de esto hubiera sucedido si lo hubiera hecho — — Disculpame a mí, por no haber estado para tí cuando más lo necesitabas, la verdad no esperaba que fuera a suceder, pero debí preveerlo para evitar que sucediera— — Lastimosamente sucedió, pero creí tener una razón, el día que me sucedió llegaron un par de investigadores a mi trabajo, querian interrogarme sobre Amber — — ¿Y que te preguntaron? ¿Que querían saber? — — encontraron los restos de Amber a la orilla de una playa cercana a la desembocadura del rio negro, simplemente no lo podía creer y no pude decirles nada, solamente fingi conocerla poco, no tuve el valor de decir lo que sabía sobre ella, el miedo se apoderó de mí y fui incapaz de decir la verdad, a pesar de que en realidad no era culpable de nada de lo que sucedió con ella, pero estaba en shock y me negaba a aceptar lo que estaba escuchando de esos agentes — — Branwen, quiero que sepas que te aprecio mucho y que estoy contigo en las que sean, pero tiene que soltar ya lo que sucedió, tienes que ir y confesar todo lo que sabes, te ayudara mucho a cerrar este ciclo que solo tragedia te ha traído — — Lo haré, pero dame un poco de tiempo, necesito tomar todo el valor necesario para hacerlo, espero pueda quedarme un tiempo en tu casa, la verdad no quiero estar solo en este momento y apreciaria mucho si pudiera quedarme un par de días nada más, asi me recupero primero —

21


TRANSICIONES

Julio Montufar

— Claro amigo, puedes quedarte el tiempo que necesites, pero cuando te sientas con energía sería bueno que fueras a confesar para que la familia de Amber pueda estar tranquila— — Lo haré — Theo se retíra y regresa a su casa. A la mañana siguiente dan de alta a Branwen y Theo no se hace esperar, el está esperandolo afuera, de esta forma Theo lleva a Branwen a su casa para traer todo lo necesario para los días que el estará en su casa. Ya en la casa de Theo se acomoda Branwen en el sillón de la sala y enciende un cigarrillo, Theo se va al trabajo y lo deja solo el resto del día. Branwen pasa todo el día pensando todo lo sucedído desde el día en que esos agentes aparecieron en su trabajo, él sabía que tenía que afrontar aquello, si verdaderamente quiere ser feliz, tenia que ser valiente y contar su parte de la historia para darle un fin a todo esto de una vez por todas a aquel sufrimiento que ha cargado durante todo este tiempo. Branwen pasa los próximos tres días sin salir de la casa de Theo, se prepara con tiempo para volver a la realidad, en su trabajo ya no pueden darle más tiempo del que ha tomado, además no puede aprovecharse de Theo ya que ha pasado mas días de los que tenía planeado estar, de esta forma Branwen vuelve a su casa al atardecer. Al caer la noche decide salir a caminar un rato, tiene tantas cosas en la cabeza que necesita salir un rato a despejar la mente, camina en dirección al centro, con la intención de pasar a su regreso al bar donde tuvo la sóbredosis, esta vez sin intención de repetir la historia. Al llegar al bar se dirige a la barra, cuando el bartender lo atiende y dice: — Vaya joven Bran, que me alegra verlo de nuevo por estos rumbos, la última vez nos asustó mucho a todos, espero que todo este bien de nuevo — — Si, todo está bien esta vez, lo siento por lo sucedido hace unos días, no era mi intención que pasara todo ese alboroto —

22


TRANSICIONES

Julio Montufar

— Yo sabía que no todo andaba bien, disculpe por haber tocado sus pertenencias, pero teníamos que avisarle a algun familiar o conocido suyo sobre lo sucedído, lamentablemente no fue lo único que encontre — En ese momento el bartender saca la bolsita con aquel polvo blanco, el cual Branwen al verlo no puede evitar sentir náuseas. — Decidí quitarte la bolsa de encíma porque sabía que te podía acarrear mas problemas de los que tenías en ese momento, ten te la devuelvo, solamente espero sepas que hacer con esa bolsita y que tomes una sábia decisión — Branwen se da cuenta que no está solo, tal vez no sean amigos pero siempre hay gente que se preocupa por los demás aunque no lo sepan. — Usted ha sido una persona muy fina conmigo, me da pena preguntárselo en este momento, pero quisiera saber cual es su nombre, ya que usted conoce el mío y yo por el contrario nunca me preocupe por saber el suyo, me da mucho pesar haberle hecho perder su tiempo en semejante alboroto como el que hice y quiero darle las gracias por haberme evitado más problemas de los que tengo, tenga por seguro que hare lo correcto con esta bolsa endemoniada. — — Confío en que así sera — con una risa de simpatía expresó — Mi nombre es Marco Loera — — Mucho gusto señor Loera — — Solo Marco, dejemos las formalidades un rato — Luego de esto Branwen va y bota el contenido de la bolsa en un retrete, tira de la palanca y lo deja ir, prometiendo jamás volver a consumir algo parecido. Pasadas las doce Branwen decide regresar a su casa para descansar un poco, ya que al siguiente día tiene que trabajar, asi que toma un taxi, llega a su casa y se tira a dormir. A la mañana siguiente Branwen se presenta a su hora normal de entrada al trabajo, para darse cuenta que ya no habia

23


TRANSICIONES

Julio Montufar

lugar para él ahi, uno de sus supervisores en el call center le da la mala noticia de que a pesar que la empresa le pago los días que se ausentó, no iban a poder seguir trabajando con él, cosa que desmotivo mucho a Branwen ya que era el único trabajo que había podído conseguir en mucho tiempo; ahora no sabía que hacer con su situación, no le quedaba otra opción más que ir a la comisaría a declarar sobre lo sucedido con Amber y su desaparición, él sabía que eso le quitaría una carga de encima que con seguridad le impedía continuar. Así que Branwen realiza todo el papeleo necesario para concluír con su trabajo, acepta y se hace cargo de su situación, concluyendo que él era el único culpable y que quien podía enmendar toda esta situación era él. Despues de retirarse de su trabajo, Branwen va a su casa inmediatamente a traer sus cosas, el sabía que tenía que mostrar a los agentes encargados del caso de Amber, toda la evidencia que tenía en su poder. Branwen pide un taxi y se dirige rumbo a la estación de policía donde se encontraban los agentes, pide que se le haga una entrevista con los encargados del caso de Amber de León ya que tiene información que compartir en relación al caso de ella. Mientras esperaba, Branwen saca su sketchbook y se pone a dibujar retratos rápidos de la gente que estaba en la misma sala de espera que él. Pasan un par de horas y la ansiedad afecta a Branwen, haciendo que este se pare y busque otras personas a las cuales dibujar, esto le ayuda mucho a mantener los niveles de estrés bajos, de esta forma encuentra una ventana grande que da a un cuarto de interrogaciones, donde una persona está respondiendo preguntas acerca de un caso de homicidio en su ciudad, al escuchar las características del sospechoso Branwen comienza a dibujar, a ver si logra hacer algo con lo que escucha del testigo. El agente Sanz se topa con Branwen dibujando un retrato del sospechoso, cosa que le llama mucho la atención ya que no sabía que el fuera tan bueno haciendo retratos y menos a partir de una descripción, asi que lo deja continuar hasta que termina de hacer el dibujo, luego lo interrumpe y le dice:

24


TRANSICIONES

Julio Montufar

— Señor Branwen, estamos listos para recibirlo, nos disculpamos por no haber podido atenderlo antes, pero tenemos otros casos que atender y a veces no nos alcanza el tiempo para cubrir todos los casos, espero pueda entendernos. Los agentes y Branwen comienzan a caminar hacia uno de esos cuartos de interrogacion, sin saber que esperar del joven Branwen, lo hacen sentir lo mas cómodo posible para que sienta la confianza de poder decir toda la información que tenga por decir, lo seguro es que el caso iba llegar a su fin. — Buenas tardes señor Branwen, estamos enterados de su petición y estamos aqui para escucharlo, si esta listo puede comenzar cuando usted se sienta mas cómodo — — Está bien, me siento listo. Todo comenzó una noche que yo me dirigía a un bar cerca de mi casa, esa noche conocí a Amber de León, ella era amiga de un conocído de la universidad el cual me introdujo a ella, yo en esa ocasión recuerdo haberla visto y recuerdo pensar que me pareció la chica mas hermosa que haya visto, había algo en su mirada y en su forma de hablar que me cautivaba, luego de un par de copas tomamos un poco más de confianza y a partír de ahi nos frecuentamos a menudo para tomar una taza de café o para hablar en el parque, el cual era uno de nuestros lugares favoritos — Branwen saca de su mochila un sketchbook mas antíguo en donde solía hacer retratos de Amber. — Estos son los dibujos que solía hacerle, era muy difícil en algunos momentos el poder hablar con ella a profundidad, ya que era muy reservada con su vida personal, yo podía intuír que ella tenia muchas cosas en su interior que no le permitían tener paz, pero siempre trate de estár cerca de ella para que sintiera que puede contar con una persona en el momento que lo necesite, así que a veces solo me dedicaba a dibujarla, eso antes que se fuera de viaje por sur america durante un periodo de más de un año, en ese tiempo yo no supe nada de ella, pero cuando volvió había algo en ella que había cambiado, era mucho más introvertída que antes — En ese momento Branwen se toma unos minutos porque no logra evitar sentirse mal. — Tome su tiempo señor Branwen, continúe cuando pueda —

25


TRANSICIONES

Julio Montufar

al cabo de unos minutos Branwen saca de su mochila una carta y un collar muy fino, que tenía en su interior una foto de ella, el agente al ver esto le pregunta: — ¿Esto que es? — Este es el último recuerdo que tuve de ella, a decir verdad el único obsequio que pude tener de ella, creame que a ese púnto para mi ella era muy difícil de sacarmela de la cabeza, ya que habiamos tenido una especie de relación amorosa que aunque no era la mejor relación del mundo, pero me hacia sentir muy bien el poder ser un apoyo para ella, ahi fue cuando comencé a tener mis dudas acerca de su problema depresivo, no se que había sucedido en ese último viaje a sur america, pero cuando recibí esta carta sentí que las cosas no estaban bien — En ese momento Branwen extiende la carta y la lee: — Querido Branwen, se que todo este tiempo ha sido una etapa dura para ambos, yo me siento muy mal por haberte acarreado tantos problemas, yo te quiero mucho, pero no quiero ocasionarte más problemas a ti o a alguien más, quiero que sepas que eres una persona muy buena y con un corazón que vale oro, solamente quiero hacerte saber que me iré de viaje de nuevo, solo que esta vez no hay retorno, espero puedas comprender e intentes algún día perdonarme. No intentes buscarme, ya que mi viaje me llevara a los rincones más lejanos del cosmos, lugar donde algún día espero podamos encontrarnos de nuevo y pueda darte todo el amor que necesitas sentir, pero que en éste momento no te puedo dar. Búscame en el puente San Martín que está cerca del río negro pasadas las 11 p.m. te dejaré un último recuerdo. Sin más que agregar me despido, esperando puedas continuar con tu vida y que seas feliz siempre. Con amor, Amber. — — Ésta fue la última vez que supe de Amber. Al leer la carta no

26


TRANSICIONES

Julio Montufar

pude evitar pensar lo peor, así que llamé a mi amigo Theo para que me acompañara al puente San Martín; al llegar no encontramos más que este collar con la foto de ella, me sentía muy mal por la carta que había recibido de ella, e intentamos buscarla en el río, pero no encontramos ninguna pista que indicara que había cometido suicidio, yo sabía en el interior que eso había sucedido pero nunca lo quise aceptar y ella al ser un alma aventurera, cabía la posibilidad que ella se haya ido del pais de nuevo, para no regresar, o al menos eso quería creer, nunca supe sobre su familia, asi que jamás supe más — — Lo sentimos mucho señor Branwen, no podemos imaginar el sufrimiento que ha sentido durante todo éste tiempo, pero toda esta información es muy valiosa para concluir el caso, entendemos que su familia estaba muy preocupada que haya sido un homicidio, pero esto descarta las posibilidades de uno. Ahora mi pregunta es la siguiente: ¿Porqué no pudo contarnos la verdad la primera vez que lo interrogamos? — — Lo siento mucho por eso, el día que ustedes llegaron no podía creer lo que me estaban diciendo, estaba en shock y sentía mucho miedo, había tenido unos días muy malos y no supe reaccionar de la manera correcta, por eso vine a enmendar mi error, contando todo lo que sabía sobre ella, necesito cerrar éste ciclo de mi vida para poder continuar — — Entendemos los motivos y lamentamos mucho su pérdida, esperamos que con esta información logremos llegar a un final, seguramente la familia de Amber tambien quiere saber la verdad del asunto en cuestión, le agradecemos su sinceridad y su apoyo al caso, es libre de irse señor Branwen Branwen deja su sketchbook y demás cosas como evidencia para el caso, a pesar del apego que tenía por esos recuerdos, sabía que ya no podía seguir teniendolos, eran un recuerdo muy doloroso y si quería verdaderamente tener una mejor vida tenia que desapegarse de ellos, así que les dice a los agentes antes de irse que no quiere tener de vuelta esas cosas y que son libres de hacer con ellas lo que quieran. Al salir del cuarto, Branwen siente que se ha quitado una tone-

27


TRANSICIONES

Julio Montufar

lada de peso de encima, se siente mejor, mucho más tranquilo que antes, de hecho jamás se había sentido mejor en mucho tiempo, pero esta vez era distinto, ésta era verdadera tranquilidad, sabía que el podía continuar con su vida y que de aqui en adelante, todo cambiaría para bien, había algo en el aire que le decía que algo bueno le depararía, quien sabe que tan pronto comenzarían a sucederle cosas buenas en su vida. Branwen finalmente se siente libre, después de todas las cosas que había vivido en las últimas semanas entendió que en la vida uno es el creador de su propio camino y que todo lo que hacemos es un refléjo de lo que somos, nada es al azar y siempre tenemos el poder de decidir que hacer con nuestras vidas, al final no podemos aferrarnos a las cosas ni a las personas, nunca es sano depender de nadie de ninguna forma, ya que nos volvemos personas incapaces de resolver situaciones tormentosas cuando estamos solos, así que Branwen decide comenzar una nueva etapa con la frente en alto y con todas las fuerzas del mundo, no sin antes ir a su bar preferido a tomar una cerveza. Al llegar al bar Branwen se dirige como siempre a la barra a saludar a su nuevo amigo. — Hola Marco, ¿cómo va todo? — — Hola joven Branwen, todo espectacular ¿y usted como se encuentra el día de ahora? le noto mucha calma en su mirada, me alegra mucho verlo de esa forma — — Me encuentro muy bien, verdaderamente me siento tranquilo, asi que he decidido venir a relajarme un rato antes de irme de regreso a casa, este día ha sido muy memorable — — Me alegro por usted joven Branwen, que disfrute su noche — En ese momento el bartender se aleja para continuar su rutina. Repentinamente una chica se sienta en el asiento de a lado, no podía creerlo, era Oriel la chica que lo había atendido en el autobús y en el hospital, solo que esta vez estaba vestida con ropa casual, se miraba verdaderamente hermosa.

28


TRANSICIONES

Julio Montufar

— ¿¡Oriel!?, que alegría verte por estos rumbos, no me imaginaba que frecuentaras lugares como estos — — Hola Bran, igualmente me alegra mucho verte, veo que te has recuperado muy rápido y que te ves mejor, te ves muy feliz y tranquilo, al parecer has cambiado mucho — Oriel sonríe y continúa. — siempre vengo a este lugar, solamente que prefiero estar en una mesa cerca de la ventana al otro lado — — Me siento tranquilo, tus palabras me ayudaron mucho esa vez en el hospital, te lo agradezco mucho, además estos últimos dos dias han sido de catarsis muy fuerte y creo que por fin logré perdonarme, de aquí en adelante todo será mejor — — Me siento feliz por tí Branwen — mientras sonríe amablemente a la mirada relajada de Branwen. — Oye, ¿parecería mucho si te digo que te ves muy bonita? Oriel se sonroja, y se sonríe nerviosamente — Muchas gracias Bran, tu tampoco te ves nada mal, me gusta tu camisa — — Gracias, es de una de mis bandas favoritas, me gusta mucho la música ¿y a ti? que piensas de la música ¿te gusta? — Me encanta la música, pero yo prefiero la música de los 80’s me gusta ese sonido mas elaborado que la música actual, aunque estoy abierta a escuchar otros géneros — Por un momento hay un silencio, los dos se observan fijamente a los ojos y se sonríen, al parecer nuestro amigo Branwen esta de suerte, por primera vez no siente miedo a conocer a alguien, se da la oportunidad de conocer nuevamente a una persona que al parecer es de buenos sentimientos. — Sabes — exclama Branwen — Me gusta mucho tu compañia, me gustaría quedarme más tiempo si hubiera una forma — — Oye, yo tengo un apartamento donde pudieramos estar mas tranquilos, tal vez no sea muy bonito, pero es acogedor ¿no se que piensas de esa idea? —

29


TRANSICIONES

Julio Montufar

— Me parece una magnífica idea, pasemos por una botella de vino — Luego de esto, ambos se dirigen al apartamento de Oriel. Al parecer la noche pinta espectacular para ambos. A la mañana siguiente Branwen sale de la casa de Oriel en dirección a la suya, decide irse caminando, por fin se siente completo en mucho tiempo, la vida le sonríe y parece que todo irá bien en adelante. Al llegar a su casa se topa con una carta bajo su puerta, al parecer es una carta del agente Sanz, la cual dice: —Señor Branwen, le escríbe el agente William Sanz, el motivo de ésta carta es para notificarle que hemos tomado la decisión de invitarlo a una entrevista de trabajo, observamos detenidamente su trabajo, mas específicamente cuando hizo el retrato a partir de la descripción de un testigo, razón por la cual hemos argumentado que usted seria un elemento fundamental de nuestro equipo de trabajo en el área de ilustración de sospechosos, espero considere nuestra propuesta. Sin más que agregar, me despido. ATTE: William Sanz — Ésto desconcierta de manera estrepitosa a Branwen, era lo último que podía esperar en esos momentos, no se lo podía creer, al parecer la transición de Branwen desemboca en un mejor mañana para él.

30


Profile for jrmontufar93

Transiciones  

transiciones es un viaje a los pensamientos y sentimientos más profundos de una persona melancólica con problemas para convivir con los demá...

Transiciones  

transiciones es un viaje a los pensamientos y sentimientos más profundos de una persona melancólica con problemas para convivir con los demá...

Advertisement