Page 1

CHILE INDÓMITO

®

L A REVISTA DE L A NATURALEZA DE C HILE NUMERO 18 - AGOSTO 2015

Biodiversidad: Pato juarjual, Poroncoy, Lagarto de krieg, Sapo de la puna, Hongo peziza, Chicharrita

Briófitas, pequeños grandes bosques Huemul, el Príncipe de los bosques de Aysen Gaviota Garuma, La joya del Desierto Topocalma, diversidad de paisajes Las aves de Colina, vida en el bebedero


CHILE INDÓMITO

®

LA REVISTA DE NATURALEZA DE CHILE NÚMERO 18 - AGOSTO 2015

Sapo hermoso (Telmatobufo venustus) © Jean Paul de la Harpe

Editor General: Jean Paul de la Harpe Z. Edición de Textos: Romina Bevilacqua Diseño y Diagramación: Jean Paul de la Harpe Z.

1Foto de Portada: Huemul - © Carolina Panichine Faúndes. Colaboraron en este número: Bernando Segura - Carolina Panichine F. - Diego Reyes - Edgardo Flores - Felipe Osorio - Jean Paul de la Harpe - Juan C. Torres-Mura - Luis Felipe Peña - Marina L. Lemus - Romina Bevilacqua Chile Indómito 2015 - www.chileindomito.cl CHILE INDÓMITO® es una revista de distribución gratuita, dirigida a cualquier persona que quiera leerla. Todos los contenidos y fotografías contenidas en esta revista son de exclusiva propiedad de CHILE INDÓMITO® y de los autores correspondientes de cada artículo publicado en esta. Cualquier uso de este material para otros fines esta completamente prohibido sin la autorización expresa de los autores. Todas las opiniones vertidas en esta revista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite. NUMERO 1 - ENERO 2013


CONTENIDOS NOTAS DE LA EDITORIAL

BIODIVERSIDAD DE CHILE

BRIÓFITAS

4

5 - 12

13 - 30

Pequeños grandes bosques

HUEMUL

33 - 56

El príncipe de los bosques de Aysen

GAVIOTA GARUMA

59 - 72

La joy

TOPOCALMA

73 - 86

Criaturas asombrosas

LAS AVES DE COLINA Vida en el bebedero

89 - 112


Pitio (Colaptes pitius) Š Jean Paul de la Harpe


NOTAS DE LA EDITORIAL Estimados amigos y lectores de CHILE INDÓMITO. Después de un largo silencio, hemos vuelto...... y con todas las ganas y energías de seguir potenciando este hermoso proyecto, llamado Chile Indómito, cuyo fin último es dar a conocer y ayudar a conservar nuestro valioso patrimonio natural. Pasaron muchas cosas desde el último número que nos paralizaron por un tiempo, pero hemos salido fortalecidos, con una visión optimista de los que se nos viene por delante, siempre tratando de aportar y avanzar en esta gran labor de difusión ambiental. Hemos vuelto a nuestro origen, en lo que se refiere al diseño y presentación de nuestros contenidos, con la creencia que simplificando la lectura del mensaje, dejando que las fotografías hablen por si solas, lograremos llegar más lejos. También les comento que dentro de pronto habrá noticias en lo que se refiere a nuestra web www.chileindomito.cl, el cual dejará de ser un simple sitio web donde guardamos las revistas, para pasar a ser un portal muy interactivo, cargado de contenidos, imágenes, videos y todo tipo de material multimedia que vaya orientado a la difusión de nuestro patrimonio natural. También tendremos un foro en donde todos podrán participar de las diversas temáticas que ahí se plantearán. Bueno, y para finalizar les dejo este número que ha sido armado con mucho cariño y dedicación. Hay reportajes hermosos, de seres y lugares mágicos de nuestro hermoso Chile. Los invito a sentarse tranquilamente, y disfrutar cada una de las páginas de esta revista, que esta buenísima.

Muchos saludos Jean Paul de la Harpe Z. Editor.

4


Mariposa del Tamarugo (Leptotes trigemmatus) Š Jean Paul de la Harpe


BIODIVERSIDAD DE CHILE La Biodiversidad se entiende como el conjunto de especies vivas que existen en un lugar determinado, la cual comprende desde las bacterias a organismos superiores, como mamíferos, aves, reptiles y anfibios. Es, sin duda, el legado de millones de años de evolución de la vida sobre el planeta, el cual es único e irremplazable. Miles de organismos reunidos bajo el concepto de especie, el cual las individualiza como unidades biológicas. Es este concepto que queremos dar a conocer y rescatar en esta sección de Chile Indómito®. Hacer un recorrido a lo largo de Chile, rescatando las especies más singulares y emblemáticas, de las cuales muchas veces se sabe muy poco o casi nada. Creemos en la importancia de la difusión de nuestra naturaleza como elemento clave en la conservación de esta. Para esto, en cada número de Chile Indómito® daremos a conocer seis especies que habitan en nuestro país, desde hongos y plantas, hasta organismos superiores, y que forman parte de nuestro Patrimonio Natural. Haremos una pequeña descripción de cada especie, indicando generalidades de esta, acompañada por una imagen. A continuación los invitamos a conocer las próximas especies que se presentan en este capítulo, las cuales serán: Pato Juarjual, Poroncoy, Sapo de la Puna, Hongo Peziza, Chicharrita y Lagarto de Krieg.

6


Fotografía: © Jean Paul de la Harpe

PATO JUARJUAL Lophonetta specularioides Pato de gran Tamaño, que habita a lo largo del territorio nacional, desde Parinacota hasta tierra del Fuego. En su rango de distribución norte y centro, se ubica en zonas cordilleranas, asociado a lagunas y vegas andinas. En su rango más austral, se le puede ver desde lagunas cordilleranas hasta la costa.

Se alimenta de vegetación acuática. Existen 2 subespecies en Chile. La del norte (alticola) es de mayor tamaño, y el color del ojo es anaranjado. Por contraparte, la variante sureña (speculiariodes), es de menor tamaño, y el color del ojo es rojo.

Es normal verlo en parejas, aunque a veces pueden formar pequeños grupos. 7


PORONCOY Cavia tschudii Roedor perteneciente a la familia Caviidae que se

Se cree que esta especie dio origen a muchas otras

encuentra presente en la cordillera de los Andes de

del género, incluida la especie doméstica.

Peru, Chile, Bolivia y Argentina. Esta especie habita cerca de vegas altiplánicas sobre los 3000 msnm. Es de pelaje corto de color café, un poco mas claro hacia el vientre. Se alimenta de plantas, tanto de sus frutos como hojas y raíces.

Fotografía: © Diego Reyes


Fotografía: © Diego Reyes

LAGARTO DE KRIEG Liolaemus kriegi Lagartija de tamaño medio, alcanzando unos 7 cm.

Habita en Chile y Argentina. Se conoce una pobla-

de hocico a cloaca, de coloración plomiza con esca-

ción de ellos en la cordillera del Bío Bío y hay unos

mas más oscuras en un patrón de zig zag por el dor-

registros en la cordillera de la VI Y VII Región la cual

so. Por su coloración y hábitat cuesta un poco verlos

aún se encuentran en estudio.

aunque luego de un rato en el lugar es un tanto mas fácil. Generalmente se ve asoleándose sobre grandes Rocas. 9


SAPO DE LA PUNA Telmatobius Marmoratus Anfibio de gran tamaño, pudiendo alcanzar los 8

Se encuentra en en Chile, Peru y Bolivia, a alturas

cm. de largo. Como todos los Telmatobius, es de há-

sobre los 3600 msnm. En Chile se distribuye en el

bitos mayormente acuáticos, aunque por las noches

altiplano de las Regiones de Arica y Parinacota, y Ta-

es posible encontrarlos fuera de los cursos de agua.

rapacá.

Su coloración es café con manchas oscuras en el lo-

Su categoría de conservación es Vulnerable.

mo y la cabeza, aunque hay variaciones que van desde gris hasta negro. Tiene el hocico truncado y por ser de hábitos principalmente acuáticos, posee membranas interdigitales en sus patas traseras.

10 Fotografía: © Diego Reyes


Fotografía: © Jean Paul de la Harpe

HONGO PEZIZA Peziza aurantia Es un hongo Ascomycetes, que habita en terrenos

tes, actuando como descomponedores de la mate-

texturados, entre cortezas, gravilla, y otros. Llama la

ria orgánica que se encuentra en el piso.

atención su colorido fuerte anaranjado, que sobresale del piso. Su fructificación es en forma de disco.

Se le puede encontrar en la zona centro sur del país.

Forman conjuntos de 8 a 12 discos que crecen cercanos entre si. Al igual que otras especies de Hongos, tienen una importancia muy relevante en el mantenimiento de los ecosistemas, ya que hacen circular los nutrien11


CHICHARRITA Chilelana artigasi Es la única Cicadellidae de la subfamilia Coelidiinae

te anterior que en la base; Escutelo pequeño, la mi-

presente en Chile. Se distribuye desde el Departa-

tad de largo en comparación al pronoto; las alas no

mento de La Paz en Bolivia hasta la Región del Bío

alcanzan a cubrir totalmente el abdomen. Colora-

Bío en nuestro país.

ción variable, principalmente amarilla con porcio-

Es muy pequeña, midiendo solo entre 4 y 6 mm.

nes y marcas normalmente negras.

Esta especie se caracteriza por presentar la cabeza

Esta chicharrita puede ser observada desde la se-

menos ancha y más elevada que el pronoto. Parte

gunda mitad de la primavera hasta inicios del Vera-

anterior a los ojos prominente y cónica, porción dor-

no. Es frecuente de hallar sobre el Tabaco del Diablo

sal entre los ojos más del doble de ancha en la par-

(Lobelia spp.).

Fotografía: © Diego Reyes


BRIÓFITAS PEQUEÑOS GRANDES BOSQUES

Texto y Fotografías: Bernardo Segura, Edgardo Flores, Diego Reyes, Felipe Osorio


Las briófitas son pequeñas plantas que carecen de semillas, frutos y flores. La palabra briófita es el término colectivo para denominar a musgos, hepáticas y antocerotes. Briología se refiere al estudio de las briófitas. Si bien existen marcadas diferencias entre estos tres grupos de organismos, ellos están relacionados con suficiente atención como para justificar un único término que incluye a los tres. Así un musgo es una briófita, una hepática es una briófita y un antocerote es una briófita.

Lunularia cruciata

© Bernardo Segura

(L.) Dumort. ex Lindb.

El nombre Lunularia proviene del latín lunula (luna pequeña) haciendo referencia a la forma de luna creciente de los conceptáculos ubicados sobre la superficie dorsal. Estos últimos, como se pueden observar en las fotografías, poseen unas pequeñas estructuras llamadas “propágulos”, los cuales son fragmentos clonales de la planta madre que salpican impulsadas, por la acción de las gotas de lluvia, fuera de ella para asentarse y crecer en un nuevo lugar. Es una especie muy fácil de observar cerca de asentamientos humanos, en particular, sobre lugares húmedos y sombríos.

15


Š Edgardo Flores


© Diego Reyes

Muchas especies de briófitas son el hogar de diversos tipos de organismos, como por ejemplo, de invertebrados, arácnidos y anfibios. Sin embargo son muy pocas las briófitas que son usadas como alimento, las cuales pueden producir ciertas moléculas cuyo sabor actúa como repelente. A pesar de esto, en las regiones árticas, muchas especies de musgos son el alimento de diversos tipos de animales (como por ejemplo, gansos y renos). La particularidad de estos musgos es que poseen altos niveles de ácido araquidónico, que ayuda a las células a seguir trabajando a bajas temperaturas. Es decir, los musgos son el suministro de un anticongelante natural. 17


Š Diego Reyes


Sapo Manchado (Nannophryne variegata) Š Felipe Osorio


Sapo Manchado (Nannophryne variegata) Š Felipe Osorio


Antocerotes Hace aproximadamente 450 millones de años, los ancestros primitivos de las primeras plantas terrestres realizaban los primeros intentos por colonizar la tierra. Las briófitas son los parientes más cercanos de estos verdaderos colonizadores, siendo las hepáticas las más estrechamente relacionadas siguiendo con los musgos. Sin embargo, y algo más tarde, apareció otro grupo de briófitas… los Antocerotes. En la fotografía podemos apreciar a un “Antocerote” del género Phaeoceros, cuyo nombre proviene del latín phaios (oscuro, marrón grisaceo) + keros (cuerno), este último en alusión a la forma de cuerno de sus esporofitos (y del que hace referencia al nombre vulgar que se les da a los antoceros de “hierbas con cuernos”) y el primero al color que tomarían sus esporofitos una vez maduros. Sin embargo, este color no sería una característica primaria ni secundaria del género.

© Diego Reyes


© Diego Reyes

Funaria. La cultura mapuche también asignó nombres comunes y usos a diversas especies de briófitas. Al musgo de la fotografía se le conoce como Oñoquintue, que significa “mirar hacia atrás o hacer volver la mirada”. Con él, se prepara una infusión o pócima para que la persona amada pudiera volver su mirada y corresponder su amor. Este musgo es del género Funaria, cuya etimología proviene, probablemente, del latín funis (cable) + aris (parecido), en alusión a la forma trenzada que adquieren las setas de sus esporofitos una vez secas.

22


© Bernando Segura

Fossombronia Hepática del género Fossombronia sp. cuyo nombre fue puesto en honor a Vittorio Fossombroni (1754-1844), ministro de los Grandes Duques Pietro Leopoldo y Fernando III, que resaltó por sus esfuerzos para mejorar la agricultura de la Toscana por drenaje y riego. © Felipe Osorio

23


© Felipe Osorio

© Diego Reyes

Riccia En Chile, existen diversas especies de hepáticas del género Riccia, las que poseen una forma de corazón muy característica. El nombre del género fue acuñado en honor a un político y botánico italiano, proveniente de Florencia, llamado Pietro Francesco Ricci.

© Diego Reyes

24


Fissidens maschalanthus Fotografía perteneciente al género de musgo Fissidens sp., que se encuentra presente en todo el mundo y que en Chile posee alrededor de 16 especies, muchas de las cuales son endémicas (como por ejemplo, F. maschalanthus). El nombre del género proviene del latín fissilis (dividido) + dens (diente), haciendo clara alusión a los dientes © Edgardo Flores

del peristoma divididos.

Racomitrium lanuginosum Alrededor del año 1689, desde el puerto de Plymouth, Inglaterra, el corsario inglés John Strong zarpa con su barco llamado “Welfare” hacia las inhóspitas costas del Pacífico Sur. Dentro de su tripulación viajaba un botánico aficionado que llevaba por nombre George Handisyd quien era responsable de colectar diversos materiales para el naturalista Hans

© Bernando Segura

Sloane. Una muestra de musgo, Racomitrium lanuginosum, colectada por este joven botánico, una vez el “Welfare” tomó contacto con tierras del Estrecho de Magallanes, ha sido, según datos del afamado botánico nacional Hugo Gunckel, la primera colecta de musgo que se estudio en territorio nacional. La etimología del género Racomitrium proviene de rhakos (rasgado) + mitrion (referido a la caliptra) haciendo clara referencia a las caliptras que son rasgadas en la base. 25


© Edgardo Flores

Philonotis Fotografía perteneciente al género de musgo Philonotis sp. que se encuentra presente en todo el mundo, generalmente en regiones templadas, y que en Chile posee alrededor de 10 especies. Es común encontrar especies de éste género en lugares cercanos a arroyos y cursos de agua temporales y sombríos. Esta observación le permitió ser bautizado como Philonotis ya que su nombre proviene del latín philos (amor) + notis (humedad), haciendo clara alusión a los lugares que este musgo ocupa como habitat.

26


Costesia macrocarpa La siguiente fotografía nos permite observar a uno de los pocos géneros endémicos de musgos de Chile central, Costesia macrocarpa, cuyo nombre fue dado en honor al sacerdote franciscano Nathaniel Costes, quien fuera un apasionado y entusiasta colector de musgos y profesor del colegio de los Padres Franceses de Santiago de Chile. Es un género monotípico difícil de encontrar en terreno debido a que es casi imposible de ver si es que no está presente su fase esporofítica, muy característica por el gran tamaño de sus esporofitos. El tipo de esta especie fue colectada en el fundo de Los Perales de Marga-Marga donde, lamentablemente, se ejerce una terrible presión inmobiliaria destinando a este sector a una inminente desaparición.

© Felipe Osorio


© Felipe Osorio

Dendroligotrichum dendroides Dendroligotrichum dendroides es una especie de musgo muy común en las regiones templadas del Cono Sur. Es una especie fácilmente distinguible por su forma dendroide (en forma de árbol y que le ha permitido ser conocido como “musgo pinito”) y su gran tamaño que lo ha llevado a ser catalogado como uno de los musgos más grandes del mundo. El nombre del género proviene del latín dendros (árbol) + oligos (poco) + trichos (pelo, cerdas), aludiendo al gran tamaño y hábito dendroide, así como también, a los pelos ralos sobre la caliptra.

28


© Edgardo Flores

Plagiochila Las hepáticas del género Plagiochila son quizás las más diversas del mundo con cerca de 500 especies. En el sur de Chile son muy comunes de ver creciendo prolíficamente sobre troncos en bosques sombríos y cercanos a cursos de agua. Plagiochila proviene del latín plagios (de lado, inclinado) + cheilos (labio, borde), que aluden a la boca oblicua del perianto. 29


© Felipe Osorio

© Felipe Osorio

30


Cursos Talleres Expediciones de FotografĂ­a de Naturaleza W W W. A B TA O . C L


HUEMUL EL PRÍNCIPE DE LOS BOSQUES DE AYSÉN.

Texto y Fotografías: Carolina Panichine Faúndes


Š Carolina Panichine F.


El príncipe del bosque, nombre que di a esta hermosa especie serena y de movimientos elegantes, hace ya casi una década desde que

mules de la Guardería Tamango, datos que se traducían en cómo rastrearlos y en el respeto de ciertas pautas de comportamiento y de acercamiento que debía seguir obligatoriamente.

comenzara a observarlos y fotografiarlos, en la Reserva

Entonces comencé a internarme en el bosque va-

Nacional Tamango y luego, en la Reserva Nacional de Ce-

rias horas al día, con porcentajes de avistamientos relativa-

rro Castillo en la Región de Aysén, en mi Patagonia.

mente bajos, debido a la falta de experiencia pero tam-

Se dice en fotografía que no se requiere de títulos para entrar a este arte y bajo esta concepción, con mi cámara análoga y con sólo algunos conocimientos básicos en foto-

bién según mi impresión actual, a que el número de huemules de esa época era más reducido del que se puede apreciar en estos días.

grafía, comencé a buscar a los huemules en la Reserva

Pasado algún tiempo, luego que mi fiel Zenit se

Nacional de Cerro Castillo, ubicada a unos 64 km al sur de

averiara en forma irremediable, me cambié a la era digi-

la ciudad de Coyhaique, con la motivación de ver a aquel

tal, a una cámara compacta, sin embargo, al poco tiempo

ciervo que muchos de mis coterráneos observaban en di-

de comenzar a registrarlos con este formato, me di cuenta

ferentes rutas y que, además, sabía que se encontraba en

que no bastaban sólo las ganas para captar esos encuen-

peligro de extinción. Luego de algunos intentos fallidos

tros con el “príncipe”, ya que la falta de mayores conoci-

de búsqueda y para poder concretar mi sueño, un verano

mientos y de equipo me frustraron no una vez, sino varias

viajé hasta la ciudad de Cochrane, específicamente a la

veces. Aún consciente de las limitaciones, por diferentes

Reserva Nacional Tamango, dado que en ese lugar esta-

razones, me demoré varios años en dar el salto al mundo

ban realizando estudios de huemules a través de radio

réflex acompañado de la técnica que conlleva, así como

collares. Entonces, coordiné una excursión en compañía

también, de las diferentes instancias de formación por las

de un guardaparque quien usaría una de las antenas tele-

que cualquier fotógrafo aficionado debiera pasar.

métricas. Caminamos algunas horas siguiendo las señales que emitía uno de los collares, y, para nuestra grata sorpresa, pertenecía a una hembra con cría. Sólo gracias a esta tecnología logré mi primer avistamiento.

Debido a esta tardía decisión, quedarán sólo en mis recuerdos algunos momentos únicos e irrepetibles, vividos en algún rinconcito de esta Patagonia bella, como por ejemplo, cuando por respeto a este mítico ser, me

Curiosamente, tras mi viaje a la Reserva del Lago

rehusé a usar flash cuando ya se iban los últimos rayos de

Cochrane, comencé a avistarlos en la Reserva de Cerro Cas-

sol y en la escena observaba, muy emocionada, cómo una

tillo. Sin duda, para lograr estos primeros avistamientos

cría de tan sólo unos días de nacida, era amamantada por

realizados por mi cuenta, fueron de mucha ayuda todos

su madre, así como también, el festín de caricias que vi-

los datos que me habían entregado los expertos en hue-

nieron posteriormente. 36


Š Carolina Panichine F.


© Carolina Panichine F.

Me autodenomino una “patagona de corazón”, aman-

lidad, lo que me ha llevado a creer que es una decisión pro-

te y respetuosa de la naturaleza. Vivo en una zona privile-

pia de ellos, entregar el momento mágico del avistamien-

giada, lo que me permite en mis tiempos libres y fines de

to. Por este motivo es que lograr fotografiarlos y a la vez

semana, ir tras el rastro del huemul, animal que en el trans-

disfrutar de la energía tan especial que te transmiten, re-

curso de estos años ha calmado de alguna manera mi alma

quiere dedicar largos períodos de tiempo en su búsqueda,

inquieta y a través de los múltiples momentos que he com-

en condiciones climáticas no siempre favorables sino que a

partido con ellos, he aprendido a respetar sus tiempos, a

veces muy adversas.

conocer algunos de sus hábitos, a entender su comportamiento frente a algunos estímulos. Por otra parte, he cultivado mi paciencia dado que no siempre cooperan apareciendo cuando yo espero y/o en las condiciones que considero ideales, ¿por qué? simplemente porque son libres, porque recorren como fantasmas silenciosos los senderos que ellos mismos trazan al interior del bosque, lo que implica que no siempre se muestren, o puedan verse con faci-

En algunas ocasiones, he llevado a grupos de amigos a observarlos en su medio natural, al interior del bosque, y no es poco común que luego de un par de horas de trekking mis acompañantes se desalienten, pensando que volverán a casa sin el objetivo cumplido, lo que queda reflejado en un extracto de las palabras que me escribió mi amigo Javier Navarro, también fotógrafo aficionado, cuando me agradeció una de las salidas, con este texto: 39


Š Carolina Panichine F.


Š Carolina Panichine F.


“El sol de noviembre se colaba feliz entre los ñirres y lengas, el estero desbordado mojó el pasto, y nuestros pies se hundían en esa húmeda y esponjosa alfombra verde, subimos y bajamos, escudriñamos el suelo y las ramas, mas fue en vano, parecía que habíamos sido derrotados por el inconmensurable bosque, por su insondable misterio, por sus piedras más feroces, por las mariposas blancas y negras. Se burlaban con su canto los pitíos y jilgueros no encontrábamos el fruto del bosque prometido, algo se llevó las orejas grisáceas, las astas del macho alfa, las pezuñas del lodo… Pensé será mejor regresar a la claridad, otro día regresaremos con nuestras cámaras y nuevas esperanzas en las mochilas. De pronto escuchamos las palabras de Carolina, Carolina, la de la sonrisa ancha, de la dulce pedagogía con su cámara al hombro, del corazón siempre en el punto dulce, nadie puede con su energía. Un canto, fue su voz anunciando el encuentro con cinco seres de aguzadas narices, de elevadas orejas de pantanosas pezuñas…

42


Š Carolina Panichine F.

Š Carolina Panichine F.


Š Carolina Panichine F.


© Carolina Panichine F.

“Mi fascinación por los huemules, tiene relación con

más podrían no existir, y ¿tú los has visto? o simplemente

los valores entregados por mis padres, quienes siempre

pregunto ¿te aburres de ver a tus amigos o a alguno de tus

nos guiaron en una línea de respeto y cuidado del medio

familiares?”.

ambiente, además de fomentar nuestro gusto por la lectura. Inspirada en este último punto, nace la idea de nombrar al huemul como “el príncipe del bosque”, ya que en uno de los libros favoritos de mi niñez, “Los animales encantados”, uno de sus personajes, era un príncipe el que fue convertido en un ciervo…

Adquirí un compromiso de protección con cada príncipe, una tarde que regresé al bosque luego de algún tiempo de no ir a buscarlos, producto de una lesión en una de mis rodillas, ese día, mientras fotografiaba a diferentes integrantes de un grupo… ¡de pronto! uno se dirigió hacia mí a paso lento, se detuvo tan sólo a unos metros, pastó unos

Cuando me preguntan ¿no te aburres de buscar tan-

segundos y me observó tranquilo; al ver este comporta-

to a los huemules?, mi respuesta es amplia, pero muy sen-

miento, dejé mi cámara a un lado y también me dispuse a

cilla… les digo, “¡cómo podría! si en cada encuentro obser-

observarlo. De pronto, levantó su cabeza y finalmente a pa-

vo algo distinto, cada estación es diferente a la anterior.

so firme se acercó de tal manera que quedó sólo a unos

¿Qué tal si veo a uno nuevo que no he visto antes? o ¿si di-

centímetros de donde me encontraba sentada; me miró a

viso a ése que no he visto hace tiempo? Los huemules son

los ojos, brevemente, frente a frente, con una mirada pro-

mis príncipes, están en peligro de extinción en unos años

funda, transparente, como intentando comunicarse, inclinó

45


su cabeza y lamió la punta de mi zapato, luego se retiró con su habitual delicadeza y serenidad. Consideré ese momento único, como un regalo especial, pero a la vez muy simbólico y decidí que ya era hora de fotografiarlos no sólo para alimentar mi alma, sino también para ayudar en su protección. Para finalizar me gustaría agregar que en el transcurso de estos años que llevo observando a los huemules, he aprendido: que yo soy la extraña en su mundo, aprendí a moverme como ellos, en forma cautelosa; descubrí sus miedos y, lo más importante, aprendí a dejarlos ir... De esta forma sé que siempre estarán ahí, esperando tranquilamente en el corazón de la Patagonia, para ser admirados por el ojo o la cámara de un respetuoso amante de la naturaleza y/o del príncipe del bosque. Carolina Panichine Faúndes

© Carolina Panichine F.

46


Š Carolina Panichine F.


Š Carolina Panichine F.

Š Carolina Panichine F.


Š Carolina Panichine F.

Š Carolina Panichine F.


Š Carolina Panichine F.

Š Carolina Panichine F.


Š Carolina Panichine F.

Š Carolina Panichine F.


Š Carolina Panichine F.


© Carolina Panichine F.

“…Quiero volver allí y comer otra vez avellanas tostadas y chocolate, sentarme bajo los árboles junto a las princesas, confundirme por un momento con esos seres poderosos, quiero ser parte de esa comitiva, y transmigrar otra vez acompañando al príncipe y sus cuatro hadas, quiero sentir el misterio de vivir con los habitantes del bosque, en el Portezuelo, justo en medio del alma de mi tierra.”

Extracto: de Javier Navarro.


Š Carolina Panichine F.


TALLER SEMESTRAL DE

FOTOGRAFÍA DE NATURALEZA AGOSTO - DICIEMBRE 2015 “El objetivo de este Taller es profundizar los conocimientos en Fotografía de Naturaleza, aprendiendo las habilidades necesarias para convertirse en un mejor fotógrafo y conocedor de nuestra hermosa naturaleza”. Temáticas - Planificación de un proyecto fotográfico - Aspectos esenciales de ecología y geografía - Fotografía de Paisajes - Fotografía Nocturna y de larga exposición - Fotografía de Fauna (Aves, mamíferos, Reptiles, anfibios, insectos) -  Fotografía Macro - Técnicas Digitales (Fotografía HDR, Panorámicas,y otras) - Edición y revelado digital - Publicación en medios digitales e impresos

Más informaciones al correo info@abtao.cl o en nuestro sitio web www.abtao.cl


Fecha de Inicio: Martes 12 de Agosto 2015. 64 horas teĂłricas (Lunes y MiĂŠrcoles de 19:30 a 21:30) 8 salidas a terreno (salidas diarias - sĂĄbados) Lugar: Santiago de Chile.


G AV I O TA

GARUM A LA JOYA DEL DESIERTO

Texto: Juan C. Torres-Mura y Marina L. Lemus FotografĂ­as: Juan C. Torres-Mura y Jean Paul de la Harpe Z.


Š Jean Paul de la Harpe Z.


Las gaviotas, aves generalistas Las gaviotas son una familia cosmopolita y generalista, esto es, no están especializadas en cuanto a la forma de forrajeo, el tipo de alimentación que consumen y los hábitos de nidificación; viven en diversas situaciones ambientales desde los polos al trópico y son las aves marinas más ágiles en tierra. Hay 62 especies de gaviotas y están repartidas en todo el mundo, siendo más diversas en las zonas temperadas de ambos hemisferios. Tienen dietas muy variadas que incluyen invertebrados marinos y terrestres, huevos y pollos de otras aves, frutas, semillas, carroña y hasta basura. En Chile hay 13 especies, seis son residentes (se reproducen en el país), tres son visitantes (no anidan aquí pero vienen regularmente) y cuatro son accidentales (con pocos registros). La Gaviota Andina (Larus serranus) vive en los humedales de la Cordillera de los Andes, entre Parinacota y Aysén; la Gaviota Cáhuil (Larus maculipennis), que es residente y la Gaviota de Franklin (Larus pipixcan) que es visitante, viven tanto en la costa co-

alimenta de crustáceos, principalmente pulgas de mar (Emerita analoga), que recoge cuando se retira la ola, aunque también se interna en el mar para pescar peces pequeños cuando los cardúmenes se acercan a la superficie. Se le reconoce por su plumaje general gris; en las alas las plumas primarias son negras con la punta de las secundarias blancas, formando una banda; la cola es gris con una banda negra cerca del extremo y una fina línea blanca en la punta. El pico, las patas y los ojos son negros. El pollo, que pesa 32-38 g al nacer, es gris claro o ante, con puntos oscuros en la cabeza y el cuerpo. El juvenil, es café con el manto y las alas manchadas de ocre y con ribetes pálidos en cada pluma. Una muda parcial (entre abril y septiembre) lo lleva al primer plumaje alterno que es café grisáceo. En el segundo ciclo una muda completa lleva a un plumaje gris ahumado con tintes café y capucha café con la frente más clara. Entre julio y septiembre hay una muda parcial que lleva al plumaje adulto alterno con la cabeza blanca.

mo en ríos y lagos interiores; las otras especies viven en

La mayoría de las gaviotas nidifica cerca de la costa,

la costa, aunque la Gaviota Dominicana (Larus dominica-

en cambio la Garuma es única porque se reproduce en el

nus) habita en casi todo el país y subiendo por los ríos, ha

desierto interior, en las regiones de Tarapacá y Antofagas-

sido capaz de colonizar la mayoría de las ciudades del Val-

ta, en colonias ubicadas hasta a 100 km de la costa. Esta

le Central (o Depresión Intermedia), Santiago incluido.

especie se reproduce solo en Chile por lo que debe incluir-

Una gaviota distinta

se entre las especies endémicas de Chile (aunque sea visitante migratorio en otros países del Pacífico). El término

Una especie de gaviota chilena es inconfundible.

endemismo destaca las especies que sólo habitan o se

La Garuma (Larus modestus) se destaca por ser modesta

reproducen en Chile y cuya preservación es nuestra res-

en sus colores y en sus hábitos, se le observa fácilmente

ponsabilidad como país.

en la costa, especialmente en playas de arena, donde se 62


© Juan C. Torres-Mura

La actividad reproductiva es marcadamente estacio-

Costa (los sitios en la Pampa están a unos 1.000 m de alti-

nal, solo ocurre en época de primavera-verano y no hay re-

tud). Se mantienen en el desierto durante la noche, estable-

producción en los años en que se desarrolla el fenómeno

cen pequeños territorios y vuelven a la costa de madruga-

El Niño. La aparición de masas de agua cálida hace que los

da. En septiembre y octubre se producen las cópulas en la

peces, que son el alimento de muchas especies de aves y

playa, el cortejo incluye vocalizaciones, posturas corporales

de la Garuma en la época de reproducción, migren hacia

y la entrega de un “regalo”: el macho da a la hembra un

aguas profundas o alejadas de la costa, donde las aves no

pescado. Entre octubre y diciembre son las posturas de uno

pueden pescar.

a tres huevos (promedio = 1,6 el más bajo en todas las ga-

El ciclo reproductivo comienza en agosto o septiembre cuando se forman las parejas y buscan el lugar de nidificación en el desierto, para ello al anochecer se juntan en la costa y aprovechan corrientes cálidas ascendentes para ganar altura, y volar al interior cruzando la Cordillera de la

viotas), en pleno desierto, en un nido que es una simple depresión en la tierra sin materiales adicionales (sin plumas ni vegetales). La incubación la realizan alternadamente ambos padres, cambiando cada día. Los huevos de Garuma son variables en tamaño y coloración, el color de fondo es más claro que el de las otras especies de gaviotas, va de 63


© Juan C. Torres-Mura

blanco con tinte gris perla a salmón ocre pálido y a menu-

Como los pollos no controlan bien la temperatura durante

do un huevo es más claro que otro en un mismo nido. Las

los primeros días, es necesaria la ayuda de los padres quie-

pintas son de color castaño en diferentes tonos, lo que con-

nes los mantienen bajo sus cuerpos para calentarlos en la

forma un conjunto apropiado al ambiente del desierto con

noche o darles sombra durante el día; pero después de

fuerte resolana. El tamaño medio de los huevos es 58 mm

unos días deben quedarse solos, mientras los padres van al

de largo y 41 mm de ancho; el área de poros, por donde el

mar, y para ello las piedras presentes en su ambiente se

huevo respira, está reducida y así se pierde menos agua

tornan importantes ya que les sirven para tener sombra en

por evaporación, pero hace la incubación más larga que en

el día y protegerse del viento frío en la noche. Por las limita-

otras especies de gaviota, unos 30 días.

ciones en la alimentación, el crecimiento es lento y recién a

Considerando el grado de desarrollo al nacimiento, las gaviotas son semi-nidífugas, ya que los pollos nacen con los ojos abiertos, están cubiertos de plumón, adquieren pronto una movilidad completa y se desplazan por los alrededores del nido yendo hacia los padres para recibir alimento.

los 60 días alcanzan el estado de volantón y pueden llegar a la costa donde siguen recibiendo alimento de los padres por un tiempo. Una parte de la población que no participa de la reproducción puede verse en nuestras costas en época estival y después de la reproducción las Garumas adul64


tas y juveniles se dispersan a lo largo de la costa, llegando

aquellas descritas por C. Guerra y colaboradores en los 80’s

hasta Chiloé por el sur y ocasionalmente hasta Panamá por

eran más pequeñas y estaban dispersas en un amplio ran-

el norte.

go, conformando un patrón de hiperdispersión que hace

Los sitios de reproducción de la Garuma en la Depresión Intermedia (pampa) han sido descritos por varios investigadores y corresponden a planicies o laderas aluviales suaves con presencia de un sustrato arenoso con pequeñas rocas. Para explicar la ubicación de los sitios de nidificación en el desierto absoluto, hasta a 100 km hacia el interior, hay dos hipótesis, una sería una antigua reproducción a orillas de lagos pleistocénicos ya desaparecidos, quedando el hábito ancestral en las Garumas y la otra es un movimiento gradual al interior para evitar la depredación sobre los nidos y la competencia con otras especies más grandes y agresivas

muy difícil detectar las colonias y establecer densidades. ¿Una gaviota en problemas? Debido a su amplia distribución geográfica y sus altos números poblacionales (> 100.000 parejas) la Unión Internacional para Conservación de la Naturaleza (UICN) no la considera amenazada y está en la categoría Preocupación Menor. A nivel nacional, la especie se encuentra citada en el Reglamento de la Ley de Caza en categoría Vulnerable entre las regiones de Arica-Parinacota y Atacama y es Rara en las regiones del centro y sur del país.

de la costa, como la Gaviota Dominicana o la Gaviota Perua-

En los últimos veranos ha habido una alta mortalidad de

na (Larus belcheri). La mayoría de las aves marinas buscan

volantones de Garuma; en el verano de 2014 se observó

para anidar islotes o acantilados, libres de depredadores

volantones desnutridos y moribundos en las carreteras del

terrestres. Entre los depredadores naturales que hay en la

Norte Grande. Se deduce que los padres no encontraron

costa, además de las gaviotas se mencionan los zorros (ej.

peces suficientes para completar la alimentación de los po-

Zorro Culpeo (Pseudalopex culpaeus), los Halcones Peregri-

llos en el desierto, aunque en la costa de Mejillones se ob-

nos (Falco peregrinus), los Traros (Caracara plancus) y los

servó muchos volantones, algunos todavía siendo alimenta-

Gallinazos (Cathartes aura). En el desierto absoluto tanto

dos por los padres. En febrero de 2015, en una colonia ubi-

zorros como rapaces son muy raros y las aves más frecuen-

cada en la parte sur de Antofagasta, los padres abandona-

tes son los Gallinazos, que atacan los huevos y pollos jóve-

ron los nidos dejando huevos y pollos, sin embargo en otra

nes de las Garumas. Los Gallinazos han aumentado en el

colonia ubicada en el norte de la región hubo abundante

desierto ya que siguen la actividad humana, donde siem-

producción de pollos. Dada la variación geográfica de estos

pre encuentran comida (ej. basura y perros atropellados).

eventos no se pueden asociar a acciones antrópicas, que

Las gaviotas en general son aves gregarias y la Garuma anida en colonias. Aquella estudiada por T. Howell, G. Millie y B. Araya en los años 70, al interior de Tocopilla era muy grande y densa (10.000 parejas en 5,5 km2), en cambio

son más bien puntuales y seguramente corresponden a cambios en las condiciones oceanográficas, que derivan en la disminución de alimento (peces y crustáceos) que los padres llevan a los pollos. En la temporada 2014-2015 se produjo la nidificación de la Garuma en dos sectores de la 65


Nido de Garuma y sus huevos © Juan C. Torres-Mura

© Juan C. Torres-Mura


Pollo recién nacido © Juan C. Torres-Mura

© Juan C. Torres-Mura


Restos de pescado © Juan C. Torres-Mura

Polluelo muerto © Juan C. Torres-Mura


costa de Mejillones; este es un fenómeno nuevo, no regis-

La habilitación de caminos y el uso de la Pampa para “de-

trado previamente y cuyos resultados aún están por verse

portes” todo terreno, ya sea en rally locales o internaciona-

ya que los lugares ocupados por la gaviota coinciden con

les (ej. Dakar), más el desarrollo industrial, pueden amena-

un fuerte uso humano. La costa cercana a Antofagasta es

zar los sitios de nidificación, y es necesaria la colaboración

usada en verano para hacer camping, recorridos en motos

entre el Estado, ONGs y empresas privadas. Impulsados por

y vehículos 4x4, la gente lleva sus perros, etc. además de

la autoridad ambiental, algunos proyectos mineros (ej. Sie-

los depredadores naturales mencionados anteriormente.

rra Gorda SCM, Antakena) han realizado seguimientos po-

Tanto el abandono de ciertas colonias ubicadas en el desierto, pero cercanas a la costa, así como la elección de sitios de nidificación cada vez más alejados, llegando hasta los 100 km hacia el interior, se podrían relacionar con la depredación. Diversos autores mencionan la recolección de huevos por pobladores de la zona, siendo elocuente la descripción de Goodall, Johnson y Philippi: “en la temporada de 1942, un camión tripulado por cinco hombres arrasó el “garumal” de Colupo. En tres días obtuvieron 30.000 huevos

blacionales voluntarios en Antofagasta, la ONG CULTAM está relevando nuevas áreas de reproducción y difundiendo su importancia en la comunidad regional. Todos los participantes están involucrados en el objetivo de desarrollar planes de manejo y conservación de la especie. Las Garumas cambian sus lugares de reproducción, lo que hace difícil establecer áreas (ej. reservas o santuarios) que protejan sus colonias, siendo su conservación y manejo un desafío pendiente.

que fueron vendidos a $ 0,60 c/u. Esto produjo a los reco-

Vivir en el desierto no es fácil, la radiación solar es extrema,

lectores la no despreciable suma de $ 18.000”. Otras inves-

las variaciones de temperatura son muy amplias, van de

tigaciones relacionan el efecto antrópico (recolección de

3ºC en la noche hasta más de 38ºC en el aire y más de

huevos) con el abandono de las colonias ubicadas en la

60ºC en el suelo en el día, la humedad durante el día es

Pampa del Miraje, al interior de Tocopilla, ocurrido a media-

muy baja (<10%) y no hay ni alimento ni agua (nunca hay

dos de los años 70’s, lugares que habían sido descritos en

precipitaciones). Pero, con sus características fisiológicas y

los clásicos trabajos de Goodall y colaboradores, y Howell y

conductuales particulares la Garuma es un ejemplo único

colaboradores. La depredación, incluyendo el saqueo de

de adaptación a este ambiente hostil.

huevos, es una fuerte presión de selección; en los últimos años se ha observado un aumento de los Gallinazos (Catarthes aura) depredando huevos y pollos pequeños en las áreas de nidificación de la Garuma, también se han registrado Halcones Peregrinos depredando sobre gaviotas adultas.

69


Zorro Culpeo, Depredador de Garuma © Jean Paul de la Harpe Z.

Huevo de garuma depredado © Juan C. Torres-Mura

Traro, Depredador de Garuma © Jean Paul de la Harpe Z.

Pollo de Garuma © Juan C. Torres-Mura

Gaviota Peruana, Depredador de Garuma © Juan C. Torres-Mura

Gallinazo, Depredador de Garuma © Juan C. Torres-Mura


Š Jean Paul de la Harpe Z.


Š Jean Paul de la Harpe Z.


TOPOC ALMA VARIEDAD DE PAISAJES Texto y Fotografías: Luis Felipe Peña


Playa ubicada en la comuna de Litueche, región del Libertador General Bernardo O’Higgins, es sin duda un territorio para recorrer y soñar. Del mapudungún tupun-kulman, lamer-lamido y azotado, el cual debió hacer referencia a los altos farellones que allí se encuentran y sus característicos vientos, los cuales hoy son aprovechados por amantes del windsurf, que vienen a esta playa a disfrutar de sus bondades. Su costa abarca casi cinco kilómetros de largo, territorio que alberga; bosques, formaciones rocosas que sobresalen de la playa, una laguna con una alta población de aves y miradores que tienen la particularidad de poder observar hacia la misma playa. Diversidad paisajista que hace de este lugar un paraíso para Fotógrafos de Paisajes, siendo hoy por hoy un destino muy poco conocido. Me ha tocado recorrer esta playa en muchas oportunidades y se ha convertido en uno de mis lugares preferidos, especialmente su zona sur, donde se esconde su verdadero potencial. Su soledad hace de este singular territorio, un lugar perfecto para buscar tranquilidad, caminar por sus rincones y ver como la luz cambia en la medida pasan las horas, es simplemente una maravilla. Los amaneceres y atardeceres son de un alto impacto visual, ver nacer la luz desde lo alto del mirador sur o presenciar desde la playa como el sol se esconde en el horizonte tras los roqueríos que sobresalen de la playa, es de una belleza poco común.

75


© Luis Felipe Peña

76


© Luis Felipe Peña


© Luis Felipe Peña


© Luis Felipe Peña


© Luis Felipe Peña


83 © Luis Felipe Peña


© Luis Felipe Peña


LAS AVES DE

COLINA

VIDA EN EL BEBEDERO Texto y Fotografías: Jean Paul de la Harpe Z.


Las aves son quizás el grupo más fotografiado en el

acercamiento. Conocer por ejemplo, horarios de actividad,

ámbito de la fotografía de Naturaleza. Despiertan una fasci-

preferencia de hábitats, dieta, distribución geográfica,

nación debido a su multiplicidad de colores, formas, tama-

etc..... De esta forma, nos podemos anticipar a ciertos even-

ños, cantos y también al hecho que puedan volar. Es por lo

tos que ocurren todos los días en el mundo de las aves, co-

mismo que son miles de fotógrafos en todo el mundo que

mo por ejemplo, el momento en que se alimentan, en que

anda tras de ellas, con largos lentes, buscando en todos los

beben agua, etc.....

ambientes, desde remotos parajes naturales hasta el jardín de la casa.

Una vez solucionado el punto anterior, es muy necesario el segundo requisito, para lograr fotos de calidad. Es-

Pero fotografiar este grupo de animales no es para

to es, pasar desapercibido, o sea, esconderse. Y para esto

nada fácil, ya que muchas de ellas huyen volando lejos,

existen muchos artilugios, desde ropa camuflada, escondi-

frustrando las expectativas de quienes han gastado millo-

tes naturales, o escondites artificiales o hide (nombre en

nes en caros equipos. Y es que uno de los secretos de lo-

ingles de escondite, que se ha generalizado para llamar a

grar buenas fotos de fauna es acercarse, y mucho, lo cual

estos lugares). Los hay de manera comercial, los cuales son

no se hace fácil con un grupo de animales que son alta-

pequeñas carpas camufladas, de armado rápido, que po-

mente perceptivos a cualquier intruso que trate de aproxi-

seen perforaciones para poder sacar los lentes. Pero tam-

márseles. Poseen un sentido de la audición muy desarrolla-

bién podemos fabricar uno, con elementos muy simples.

do y una vista privilegiada entre el resto de los vertebrados

Lo más importante es esconder la figura humana. En gene-

terrestres. Entonces, he ahí el gran desafío de un fotógrafo

ral si instalamos un hide en un lugar, al cabo de algunos

de aves, acercarse.

días las aves se habituaran a este nuevo elemento en el pai-

Existen varios métodos o técnicas de acercamiento a

saje, aunque sea de color rosado o fucsia.....

las aves, las cuales van desde acercarse en vehículo (las

Considerando lo dicho antes, y con el afán de lograr

aves temen menos de los autos que de las personas) a téc-

fotos únicas, en donde se pueda observar y fotografía aves

nicas más sofisticadas, que involucran saber mucho más de

en conductas naturales, y con absoluta calma, es que deci-

lo que queremos fotografiar. O sea, necesitamos compren-

dí construir, junto a mi amigo Fernando Zamorano, un hide

der bien qué es lo que vamos a fotografiar. En la medida

en mi casa. Tengo la suerte de vivir en la comuna de colina,

que conozcamos aspectos básicos de la conducta y distribu-

a pies de cerro, por lo que la cantidad de aves que circulan

ción de una especie, empezaremos a tener más éxito en el

es enorme. Desde Chincoles hasta Cóndores. Pero no basta91


Pitio (Colaptes pitius) Š Jean Paul de la Harpe


Tiuque (Milvago chimango) Š Jean Paul de la Harpe


ba el hide para lograr hacer fotos, también necesitaba “al-

cerlo de manera paulatina, sacándole agua de a poco, para

go” que atrajera a las aves, y nada mejor en una zona en

que las aves vean que se está secando lentamente, como lo

donde escasea el agua, que ofrecer agua. De este modo,

sería un charco en el cerro. De esa forma, las aves comien-

construimos un bebedero, de 3 metros de largo, 1,5 de an-

zan a buscar otras fuentes de agua.

cho y 10 cm de profundidad, el cual lo adornamos con rocas y ramas. Así, las aves tendrían un lugar seguro y a mano para beber y darse baños. Era solo cosa de esperar. Al principio partimos con un bebedero pequeño, para probar si tendría éxito, y use un hide comercial, tipo carpa. Mi sorpresa fue que al cabo de un par de días las aves comenzaron a llegar. Al principio tímidamente, para ir subiendo en número de individuos y especies. Debido a eso, decidimos construir el bebedero más grande y construir un Hide fijo, hecho de madera, con techumbre sólida, que permitiera la presencia de 4 fotógrafos a la vez, de forma cómoda, y que no perturbara a las aves. Y así fue como, con el

Otro punto a considerar es “dónde” se instala el bebedero. Hay que considerar la orientación con respecto al sol, para siempre tener buena luz. También pensar en el fondo, para crear fotos con un aspecto natural, y que no aparezca una puerta o un auto detrás del ave. Otra de las cosas interesantes de esto, es que no se necesita un gran equipo fotográfico para lograr buenos resultados, debido a que estamos fotografiando de cerca a las aves. Por lo mismo, con un lente de 300 mm basta y sobra. De esta forma, nos ahorramos los millones de pesos que pueden costar un lente de 500 mm o similar.

bebedero listo y el hide construido, ya han venido decenas

Bueno, aquí comparto con ustedes algunas de las

de fotógrafos a deleitarse con el festín de aves que circulan

cientos de tomas que he logrado en el bebedero. Espero

frente al lente.

las disfruten, y desde ya quien quiera venir a fotografiar,

Uno de los temas relevantes que no se puede descuidar, es la responsabilidad que uno adopta al construir un bebedero. Una vez que las aves ya saben que este es el

ofrecemos talleres regulares los fines de semana (para más información visitar www.abtao.cl). Muchos saludos

abrevadero seguro, es de vital importancia mantenerlo siempre con agua, en buenas condiciones. A fin de cuentas, las aves ya consideran este lugar como su punto de hidratación. Por lo mismo que uno asume un compromiso, que en caso de querer desarmar el bebedero, hay que ha94


Yales (Phrygilus fruticeti) Š Jean Paul de la Harpe


Chincol (Zonotrichia capensis) Š Jean Paul de la Harpe

Mirlo (Molothrus bonariensis ) Š Jean Paul de la Harpe


Jilguero (Sporagra barbata) Š Jean Paul de la Harpe


Tordos (Curaeus curaeus) © Jean Paul de la Harpe

Tortolita Cuyana (Columbina picui) © Jean Paul de la Harpe d


Chercan (Troglodytes aedon) Š Jean Paul de la Harpe


Yales (Phrygilus fruticeti) Š Jean Paul de la Harpe


Loica (Sturnella loyca) Š Jean Paul de la Harpe


Tortolita Cuyana (Columbina picui) © Jean Paul de la Harpe

Tiuque (Milvago chimango) © Jean Paul de la Harpe


Tortolitas Cuyana (Columbina picui) Š Jean Paul de la Harpe


Diuc贸n (Xolmis pyrope) 漏 Jean Paul de la Harpe


Loica (Sturnella loyca) © Jean Paul de la Harpe

Rara (Phytotoma rara ) © Jean Paul de la Harpe


Yales (Phrygilus fruticeti) Š Jean Paul de la Harpe

Jilguero (Sporagra barbata) Š Jean Paul de la Harpe


Gorrión (Passer domesticus) © Jean Paul de la Harpe

Diuca (Diuca diuca) © Jean Paul de la Harpe


Loica (Sturnella loyca) Š Jean Paul de la Harpe


Diuc贸n (Xolmis pyrope) 漏 Jean Paul de la Harpe


CHILE INDÓMITO

®

L A REVISTA DE L A NATURALEZA DE C HILE

www.chileindomito.cl

Chile Indómito - Número 18 - Agosto 2015  

CHILE INDÓMITO® pretende reunir conocimientos y vivencias de nuestra naturaleza, para lo cual cuenta con distintos reportajes, a cargo de pr...

Chile Indómito - Número 18 - Agosto 2015  

CHILE INDÓMITO® pretende reunir conocimientos y vivencias de nuestra naturaleza, para lo cual cuenta con distintos reportajes, a cargo de pr...

Advertisement