Page 1

3b

6b

8b

CUATRO manizaleños en un "río" humano en Chicago.

"EL SUEÑO es el de una U. como se la merece Caldas".

SE BUSCA reina para Manizales.

EN DOMINGO w w w . l a p a t r i a . c o m

DOMINGO DICIEMBRE 3 DE 2006

1b

HECHOS QUE DARÍAN INDICIOS DE QUE EN EL DEPARTAMENTO TAMBIÉN EXISTEN ESOS VÍNCULOS

PARAPOLÍTICA, destape que puede salpicar a Caldas Una mirada de los analistas a lo que podría pasar en Caldas con los nexos entre ‘paras’ y los políticos. Políticos e investigadores hablan sobre la situación del departamento. Panorama. JUAN PABLO GALLO REDACTOR/LA PATRIA MANIZALES

El escándalo que vive el Congreso de la República por los presuntos nexos de varios legisladores con grupos paramilitares parece tomar cada día más fuerza. En las últimas tres semanas nueve congresistas, todos de la Costa Atlántica, fueron vinculados formalmente a la investigación que se adelanta por estos hechos. La pregunta que ronda ahora en el ambiente es qué tanto podría salpicar este fenómeno a departamentos de otras regiones del país como Caldas, pues para nadie es un secreto que en todos los rincones de Colombia existe la presencia de grupos ilegales, en algunos más que en otros, aunque se desconoce si en todos se da ese vínculo parapolítico. Uno de los hechos que confirma que Caldas no es ajena a este fenómeno son las declaraciones de Iván Roberto Duque, conocido como ‘Ernesto Báez de la Serna’, comandante político de las Auc, en las que públicamente reconoció que mantenía permanente contacto y reuniones con políticos de la región, sobre todo de Aguadas, de donde es oriundo. El hecho más sobresaliente de este tipo de relaciones se registró días después del asesinato del congresista José Óscar González Grisales, el 18 de marzo de 2005. Allí, el líder ‘para’ afirmó públicamente que el asesinato le dolió en el alma, al considerarlo como uno de sus amigos más entrañables.

Nexos de amistad

Estas manifestaciones públicas de Báez, en las que además señaló como responsable al entonces alcalde de Aguadas Óscar Diego Trujillo Sánchez, y su posterior “echada para atrás” son, según Gerson Iván Arias Ortiz, Investigador de la Fundación Ideas para la Paz, una clara muestra de cómo a pesar del “arraigo” político de ciertos jefes ‘paras’ en la zona, pesan mucho más esas “alianzas” entre los grupos paramilitares y los miembros de la política. El investigador añade que en relación al caso de Caldas, en especial el norte del depar-

BARRA DE CONTROL DE CALIDAD

3 “Hay que abogar por el destape del paramilitarismo, pero también por el de la guerrilla. Si de conocer la verdad se trata, los miembros de los grupos guerrilleros desmovilizados deberían decirle al país la parte que a ellos concierne, y tendríamos que exigir desde ya que destapar sus relaciones con la clase política sea un punto fundamental en la agenda de los diálogos de paz, tanto con el Eln como con las Farc”, Alfredo Rangel, Director de la Fundación Seguridad y Democracia.

fueron los primeros congresistas en ser vinculados por la infiltración paramilitar en la política:

6 parlamentarios siguieron en la lista, una vez que por concierto para delinquir agravado fueron vinculados formalmente a la investigación que se adelanta por presuntos nexos con el paramilitarismo los senadores Álvaro Araújo Castro, Dieb Nicolás Maloof Cusé, Mauricio Pimiento Barrera y Luis Eduardo Vives Lacouture, además de los representantes a la Cámara por el Magdalena Jorge Luis Caballero Caballero y Alfonso Antonio Campo Escobar.

Aún sin esclarecer se encuentra el asesinato del ex concejal de Aguadas, Fernando López Ramírez. Los hechos, que aún son materia de investigación, ocurrieron el 21 de mayo de 2004 en el sector de La Galería de Manizales. Algunos indicios manifestaron que López Ramírez quería dar a conocer la estrecha relación que en el municipio del norte de Caldas existía entre los paramilitares y los políticos de la localidad. El ex concejal habría tomado esta decisión luego de ser víctima de un atentado en su municipio un mes antes de su asesinato.

FOTOS/ARCHIVOS/LA PATRIA

La red que tejieron los grupos paramilitares en el país, ahora tiene atrapado a algunos personajes de la vida política, sobre todo de la Costa Atlántica. Según los expertos, en la red también pueden estar algunos caldenses, pues los hechos históricos demuestran cómo en el departamento también podrían darse los vínculos entre ‘paras’ y política.

tamento, y el posible impacto de la “parapolítica”, se debe señalar además que, a diferencia de otras regiones, el poder de las estructuras del Bloque Central Bolívar en la zona se hizo posible a través de una figura como la de Báez , “refinada” expresión del modo “tradicional” y “clientelista” de hacer política. “Este panorama se traduce en que el proceso de develamiento de ciertas ‘relaciones peligrosas’ entre políticos y paramilitares va a tomarse su tiempo y muy posiblemente será el resultado de un ejercicio de “valentía extrema” por parte de los caldenses, de una “mala” o “buena” jugada de alguno de los involucrados, o de las decisiones que se tomen desde La Ceja o desde Itagüí”, agregó Arias Ortiz.

Sí y no

Esa valentía extrema de la que habla Arias Ortiz es precisamente la que les hace falta a los caldenses de acuerdo con el senador del Partido Conservador Ómar Yepes Alzate, pues para él hay zonas específicas en el Departamen-

to en las que se podrían registrar este tipo de relaciones. “En Caldas se oye hablar de que en la zona del oriente y en el norte hay algo de eso, pero no es tan predominante como en otras partes del país. Además eso es muy difícil que se destape, pues la gente les teme a las represalias por tratarse de pequeñas poblaciones”, agrega Yepes Alzate. A estas declaraciones le sale al paso el salamineño Enrique Emilio Ángel Barco, reemplazo de González Grisales en la Cámara de Representantes. Para él, la política en Caldas, se ha caracterizado por su manejo siempre basado en el proselitismo político y nunca en poderes

externos. “Para nadie es un secreto que el país en general está enfrentando una gran dificultad y existen unas zonas de mucha influencia guerrillera o paramilitar, pero de ahí a que en Caldas se haya aprovechado para sacar unas votaciones altas o para beneficio político propio, no creo que ninguno esté con ese tipo de dificultades”, afirmó Ángel Barco militante del Partido Liberal.

Economía y política

Compartiendo un poco el concepto del congresista caldense, y minimizando la posibilidad de que esa relación entre políticos y paramilitares

sea un problema mayúsculo en Caldas, Gustavo Duncan, investigador de la Fundación Seguridad y Democracia, afirma que es muy poco factible que este fenómeno salpique al departamento. Para él, la fortaleza de Caldas es que la economía privada aún es fuerte y ha guardado cierta independencia de la parte política, mientras que en otras regiones como la Costa Atlántica no es tan fuerte y ambos sectores están mezclados. “En Caldas hay con qué, mientras que en otras regiones como en Cesar la fuerza económica depende en su mayor parte del negocio ilegal, en Caldas la gente tiene empresa, vive y resuelve sus problemas al margen de lo que hagan estos grupos que basan su economía en los cultivos ilícitos”, concluye Duncan. Sin embargo, asegura que Caldas no está del todo exenta, pues tiene un fenómeno similar, pero con grandes diferencias frente a otro tipo de personajes, no tanto a la altura de grupos armados sino del nivel sicarial. “Allá no hay cadenas. Hay escuelas de sicarios, hay narcotráfico, pero la diferencia es que en Caldas el asunto del narcotráfico, de la violencia y de la política está un poco más aislado del control del resto de la sociedad”, concluye.

Pequeños políticos

Pero si por las altas esferas políticas llueve, un torrencial aguacero se podría esperar en los denominados “pequeños políticos” de las regiones. Gobernadores, Alcaldes y concejales, día a día se encuentran expuestos a las presiones que este tipo de grupos armados puedan ejercer sobre la forma de hacer política en sus distritos. Caldas también tiene antecedentes en este aspecto. El 7 de febrero pasado, en un acto sorpresivo, la ex concejal de La Dorada Maribel Galvis Salazar, en una “jugada” considerada maestra, se entregó con un grupo de desmovilizados de las Auc del Magdalena Medio para evitar su captura tras la denuncia de algunas de sus supuestas víc-

En La Merced

La Merced ha sido considerada como el emporio paramilitar en el departamento de Caldas, una vez allí fue donde nació hace cerca de 10 años el frente Cacique Pipintá, adscrito al Bloque Central Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc). Este grupo armado ilegal, el único que aún no se acoge al proceso de desmovilización, surgió allí con solo cinco miembros y ahora lo conforman cerca de 150 combatientes de quienes aún se con-

tinúa escuchando el tronar de sus fusiles en el norte y el centro de Caldas. En la localidad, hace algunos años, también fue descubierto un campo de entrenamiento de paramilitares. El 1982, Iván Roberto Duque, conocido como ‘Ernesto Báez de la Serna’, comandante político de las Auc, fue designado alcalde de la localidad cuando militaba en el Partido Liberal.

timas de extorsión. Por eso el caso de los congresistas, parece ser apenas la punta del iceberg que existe detrás de los nexos entre paramilitarismo y política. De acuerdo con los cálculos que tiene la Fundación Seguridad y Democracia, en los últimos 10 años, por lo menos 480 alcaldes y 1.200 concejales podrían haber realizado acuerdos con los ‘paras’, y por lo menos 120 oficiales de Policía Nacional y 60 oficiales de las Fuerzas Militares podrían haber tenido algún tipo de vínculo con esos grupos. “De este tamaño es parte de la verdad que habría que develar sobre la infiltración del paramilitarismo en el Estado, en la política y en la sociedad”, señaló el Director de la Fundación, Alfredo Rangel en un artículo publicado el domingo pasado en la revista Cambio.

Todo el destape

Aunque comparte esta visión, según el veedor de la OEA para el proceso de paz, Sergio Caramagna, ese “destape” se deberá hacer pausado, pues estos hechos son una consecuencia directa del proceso de desmovilización que se adelanta. “Las implicaciones institucionales, así como las económicas y políticas, que puedan tener estos fenómenos al margen de la ley deberán ir conociéndose de manera gradual y si es posible de una manera ordenada, para que todo el mundo conozca lo que ha pasado en el país y estos episodios no se vuelvan a repetir nunca más”, agregó Caramagna. Según el veedor, no hay que alarmarse ni desanimarse por esto, sino que por el contrario, todo es el resultado de un acontecimiento muy importante que se vive en el país con la desmovilización de cerca de 31 mil hombres y 36 estructuras al margen de la ley. Por ahora, solo se espera que cada uno de los congresistas entreguen sus versiones a las autoridades para saber cómo este destape va afectar a las diferentes esferas políticas que pueden ir desde el Presidente de la República, hasta los pequeños políticos que actúan en municipios. También resta esperar que aquellas personas que estén involucradas se entreguen de manera voluntaria, pues como está direccionado el proceso lo más probable es que tarde que temprano todo saldrá a la luz pública.

06-12-03-ParapoliticaCaldas  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you