Page 1

www.lapatria.com

E N

D O M I N G O

OBEDIENCIA, LO QUE NO SE PUEDE PERDER CON LOS HIJOS Y SE DEBE ENSEÑAR DESDE EL HOGAR

Falta de = menores sin control autoridad

DOMINGO OCTUBRE 1 DE 2006

3

b

cia de la escuela, surge un interrogante y es si realmente allí se está haciendo algo para que retorne esa autoridad perdida del padre sobre su hijo. Jaime Arturo García Ardila, Rector del Colegio de la Asunción, de Manizales, es consciente del papel que tienen ellos sobre el tema y asegura que en la mayoría de casos esa autoridad se pierde por temor o por un permisivismo que ya ha tomado gran ventaja dentro de las familias. Por esto, dice que lo más importante es que el padre tome consciencia de que la educación no es solo responsabilidad del colegio sino una obligación compartida. En el caso particular de esta institución, agrega, que desde hace tres años se lleva a cabo una experiencia con la conformación de la Escuela de Padres, que ha dado buenos resultados. “Al principio no fue fácil, pues en ocasiones el padre no le da tanta importancia, pero una vez se logra vincularlo le encuentra mucho gusto, pues en este espacio se le enseña cómo debe comportarse en determinadas ocasiones frente a sus hijos y la importancia que es ser exigente tanto frente al hijo y como frente al estudiante”, agregó García Ardila.

Dos polos

FOTO/ARCHIVO/COLPRENSA/LA PATRIA

Una mirada desde el gobierno, las autoridades, los especialistas y los padres de familia a este problema. En Manizales 1.295 menores han sido retenidos en el año por estar fuera de sus hogares en la noche. Control, parece ser la solución al inconveniente. Rebeldía. JUAN PABLO GALLO REDACTOR/LA PATRIA MANIZALES

“¿Usted cree que yo soy mocho y que los policías corren más rápido que yo?”. Esas palabras se las dice Felipe, un menor de 14 años, a su papá cada vez que éste le recuerda que si se queda por fuera de la casa más de las 11:00 de la noche podría ser retenido por la Policía. Aunque Felipe confía en su juventud y en su buen estado físico al momento de encontrarse en una situación de estas, otros 1.295 menores de edad no pudieron hacer uso de estas facultades. La cifra es la cantidad de jóvenes que por estar por fuera de sus casas después de las 11:00 de la noche, fueron retenidos por las autoridades de Manizales desde el primero de enero hasta el pasado 16 de septiembre. Pese a que las cifras por sí solas son alarmantes, lo son aún más si se analiza un poco más al detalle, pues se tiene que en promedio son retenidos por este fenómeno 152 menores de edad cada mes, es decir en una sola semana 35 jóvenes se ven involucrados en un caso de estos. Según Martha Belén Uribe Cárdenas, Secretaria de Gobierno (e) del Municipio, la situación es preocupante y se trata de un comportamiento social que se está presentando muy continuamente en la ciudad y que se nota con mayor frecuencia con los operativos especiales que se han intensificado en los últimos meses.

Sanciones

De continuar con esa actitud y de ser sorprendido por las autoridades, la suerte de Felipe sería distinta. El procedimiento, según Uribe Cárdenas, con los menores retenidos es, en primer lugar, la de conducirlo a la Casa de Recepción de Menores y una vez allí son atendidos por funcionarias especializadas al tiempo que se llama al padre o al acudiente para que recoja al menor. “Nosotros no podemos sancionar al me-

X Como todos, los hijos necesitan disciplina, la que de alguna manera va ligado a los castigos, pero siempre de manera racional, para que sólo les enseñe a respetar ciertos límites para desarrollarse y crecer. X Cabe destacar, que cuando se habla de castigos no se habla de maltrato ni daño físico ni psicológico, pues sus efectos serán aún peores en estos pequeños. X Recuerde: «El golpear enseña violencia. Golpear a los niños está absolutamente mal y que hoy en día ya no están solos si se atreven a protestar. Es positivo sí... X Les enseña a respetar las reglas familiares y so-

nor tiene que ser al padre o al representante legal y esas sanciones son económicas y pueden llegar a ser hasta de dos salarios mínimos mensuales vigentes, pero el monto final es tasado por el Inspector de Policía al que le correspondió el caso”, agregó Uribe Cárdenas. De acuerdo con la funcionaria, existen unos padres que se molestan, otros que se sorprenden porque creían que sus hijos estaban en la casa de un amigo o de un familiar, pero lo que más se presenta es aquellos padres que a la hora del llamado dicen que los dejen pasar la noche allá para ver si pueden ajuiciarlos, pues en sus casas ya no pueden controlarlos Este último caso que la funcionaria menciona es, según ella, el más preocupante pues es un fiel reflejo de la pérdida de autoridad que se vive en la relación padrehijo y de la descomposición social que se observa dentro de cada núcleo familiar.

Una vez capturados por fuera de sus hogares a altas horas de la noche, muchos padres de familia prefieren dejar en manos de las autoridades el control de sus hijos, pues según ellos ya es imposible lograr que obedezcan las normas y reglas que se tienen dentro del hogar.

padres de familia por su trabajo deben estar todo el día por fuera de la casa y ahí se pierde el control con respecto a la hora de entrada de los muchachos. “Sin control y sin ningún patrón de orden los muchachos a los 12 años empiezan a experimentar el uso y el abuso de las sustancias psicoactivas como el alcohol, el cigarrillo y marihuana. Ese proceso, en la mayoría de los casos, empieza con las llegadas tardes a la casa y con el rompimiento de todas las normas le den permiso o no”, dice. Cuando ya se llegó a ese punto, la psicóloga asegura que es complicado que el muchaSin control cho dé marEsa misma cha atrás y lo preocupación que aconseja la comparte la a quienes psicóloga de acuden a su la Comisaría consulta es Tercera de Un buen ambiente familiar, sin maltratos a los hijos ni a ninguno de que los paFamilia de sus miembros, siempre será la clave principal para lograr que los dres hagan M a n i z a l e s , hijos miren con respeto a sus padres de familia. Esto hará que no se una renegoA l e x a n d r a pierda la autoridad y el respeto en la relación padre-hijo. ciación de Muñoz Rojas, normas con el quien afirma que a su oficina llegan en promenor con la que el padre de familia retoma medio 10 casos semanales de padres de fade manera paulatina la autoridad en la casa. milia quienes solicitan asesoría profesional “Estos son los casos en los que los papara conocer el camino a seguir para retodres de familia deciden solicitar ayuda promar el control de sus hijos. fesional, pero yo diría que los que no vienen “El mayor inconveniente que tenemos son son una proporción bien grande y con el paso las familias descompuestas (sin padre o sin del tiempo el muchacho ya no es usador sino madre) lo cual hace que el muchacho empieabusador de esa pérdida de autoridad”, conce a desobedecer y a romper con los límites”, cluyó. agregó la profesional, quien asegura que la zona de su influencia (comuna Ciudadela del Espacios educativos Norte) podría catalogarse como la más comEse abuso conlleva a que el menor de plicada por problemas de diferente índole. edad empiece a consumir sustancias psiA esa descomposición familiar, de la que coactivas y a dejar el espacio escolar que, habla la psicóloga, se debe añadir otro prosegún ella, es el único que permite que el blema que se presenta con lo menores de joven tenga un arraigo a algo diferente al edad de esta zona y es que la mayoría de las alcohol y a las drogas. Con esta importan-

Castigar,

En ese punto es donde el rector de la institución resalta la importancia de experiencias como la Escuela de Padres, pues allí se abre la posibilidad de que se fortalezca esa cooperación padre-colegio en la educación del menor, pues lo que se hace en la escuela no se va a borrar cuando el estudiante llegue a su casa. Aunque es consciente de ello, Carlos Fernando, afirma que no es fácil. Él es padre de dos hijos: Carlos Mario, de 15 años, y Jairo Alberto, de 12, y en tono burlesco, afirma que la vida lo premió con Carlos Mario, pues es estudioso (cursa décimo grado), casero y responsable en todas sus actividades, caso contrario a lo que ocurre con Jairo Alberto. “Al menorcito yo le digo que es el ‘hijo calavera’ pues la verdad le gusta mucho el traguito y salir a rumbear con sus amigos del barrio (La Enea). Yo lo he tratado de aconsejar pero ese muchacho no escucha, le entra por un oído y le sale por el otro, del colegio me lo despachan a cada rato, pues ya ni se lo aguantan”, dice, ahora con un tono impregnado de angustia. El padre asegura que en repetidas ocasiones le inculcan que observe el ejemplo del hermano mayor, que pese a que por su edad debería tener una vida social más activa, Carlos Mario emplea su tiempo libre para acudir a diferentes actividades como la de los miércoles a las 4:00 de la tarde que la dedica para tomar su clase de guitarra. Estos espacios lúdicos, son precisamente los que la psicóloga de la Comisaría Tercera de Familia, afirma que son la mejor opción para que los menores de edad no tomen rumbos equivocados en sus vidas. “El problema es que aquí (en la comuna Ciudadela del Norte) es muy difícil. Yo no tengo otra opción para ofrecerle al muchacho para que no esté hasta altas horas de la noche por fuera de la casa. Yo no puedo decirle que se vaya al campeonato de baloncesto o a la clase de guitarra o de flauta. Aquí tenemos una sola Casa de la Cultura que queda en Villahermosa, pero no hay más opciones”, concluye Muñoz Rojas. Por esto, asegura que una forma de remediar el problema es que el padre de familia realice alguna actividad lúdica, pues si por ejemplo el padre toca guitarra o practica algún deporte pues ese será un buen inicio que en la mayoría culmina en la imitación del hijo.

Imitar

Esa imitación es la misma de la que habla la especialista en Programación Neurolingüística (Pnl), Liliana Zambrano Bahamón, quien afirma que el 95 por ciento de la comunicación con el hijo se da a través de un lenguaje no verbal. “La psicología clínica dice que un niño hasta los seis años desarrolla un proceso de impresión de las normas y hasta los 12 es imitación, es decir que en esta época copiamos el ejemplo que nos dan nuestros padres, y las congruencias en las actuaciones dan el control sobre ellos”, agrega. Los lenguajes no verbales a los que se refiere la especialista van, por ejemplo, desde un simple regaño, pues el padre verbaliza: “no estoy de acuerdo contigo”, pero con su cara reflejan todo lo contrario. “Estas incongruencias generan confusiones en la autoridad, entonces más adelante va a ser muy difícil definir la autoridad”, concluye Zambrano Bahamón, quien el jueves próximo estará en Manizales dictando en el Auditorio de la Universidad Nacional la conferencia “Padres hoy y las competencias ciudadanas” con el tema central de cómo instalar los valores en los hijos con técnicas de Pnl. Arriesgado como Felipe, “Calavera” como Jairo Alberto o ajuiciado como Carlos Mario, lo más importante es que los padres aprendan que la virtud de la autoridad siempre será el centro de la formación de una persona, por lo tanto será el centro de la correcta formación de los hijos.

BUENO Y MALO

ciales que han sido previamente acordadas. No se trata de castigar a la primera, sí no se le ha indicado al niño que eso no se debe hacer. X Les ha dicho de manera breve y por un espacio de tiempo prudente que ciertas cosas no cumplen las normas positivas de comportamiento, y que sí se hacen de igual manera, recibirán un castigo. X Nunca le diga que por haberse portado mal ya no se le quiere. Ese podría transformarse en un daño trascendental en sus vidas. Ellos deben sentirse seguros emocionalmente, pero deben entender que las normas hay que respetarlas.

X Todos tenemos derecho a explicar lo sucedido y a señalar por qué nos equivocamos. X Es importante jerarquizar los castigos de acuerdo a los hechos. X Las sanciones deben ejecutarse inmediatamente. Es negativo sí... X Se desvirtúa la esencia del castigo y pierde sentido para los niños, haciéndolos pensar que se trata de una decisión antojadiza y que no tiene que ver con su actuar, sino que con el mal día que ha tenido el padre.

X No hay que pensar que los niños hacen las cosas para hacer daño o para hacer enojar al padre. Ellos actúan con otra lógica, que es la de lograr sus cometidos y explorar siempre. X Ningún hecho justifica el daño físico ni psicológico a un niño. Los castigos deben ser razonables y acordes a su edad. X Las amenazas perjudican la imagen frente al niño y constituye maltrato de igual forma, provocándole miedo nuestra presencia o autoridad. X Recuerda que hay que predicar con el ejemplo. ¡El hijo no dirá groserías sí no las escucha de usted!


06-10-01-MenoresSinControl  
Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you