Page 1

cmyk

14 a

JUEVES AGOSTO 10 DEL 2006

G E N E R A L w w w . l a p a t r i a . c o m

EN LA EMERGENCIA AÉREA QUE SE REGISTRÓ EN LA TARDE DE AYER EN UN PARAJE DEL KILÓMETRO 41

Susto en las alturas, milagro en tierra Carlos Arturo Silva, piloto aficionado, y otras dos personas salieron ilesas. La aeronave cubría la ruta Medellín-PereiraManizales. Vida.

El piloto Carlos Arturo Silva contó con la habilidad de tomar en segundos una decisión de vida o muerte: buscar una planicie para aterrizar. Increíblemente logró la hazaña y salvó su vida y la de sus dos acompañantes.

una avioneta tan pequeña como esta. Lo más importante es que la barriga no se vaya a incendiar y se deben abrir las puertas antes del impacto porque si se bloquean y el avión se incendia ahí queda uno ‘achicharrado’”, dice este ingeniero electricista y piloto. Esos instantes antes del impacto son vitales porque asegura que una vez que el avión toca tierra “hace lo que se le da la gana”, ya que si bien el terreno parece plano, presenta irregularidades que provocan diferentes reacciones en la aeronave. La pericia de este piloto la corrobora el Administrador del Aeropuerto La Nubia, Reinerio Cuartas: “se trata de un piloto con mucha experiencia y por eso logró ejecutar la maniobra. El arribo a Manizales era para las 6:00 de la tarde, pero se recibió un llamado en el que anunciaba problemas en su motor”, indicó.

JUAN PABLO GALLO Y ÓSCAR VEIMAN MEJÍA REDACTORES/LA PATRIA MANIZALES

Agosto siempre sopla buenos vientos para Carlos Arturo Silva Barreto. Así parece entenderlo este manizaleño que ayer “volvió a vivir” luego de que la avioneta en la que se desplazaba desde Medellín hacia Manizales falló y tuvo que aterrizar de emergencia en un paraje de la hacienda Alejandría cerca a la vereda Kilómetro 41. “Nosotros veníamos y de pronto se apagó el motor. Lo primero que uno hace es planear la nave y observar el mejor sitio para realizar una maniobra de emergencia. Por fortuna estaba esta área y se pudo efectuar y salir con vida del incidente”, dijo Carlos Arturo. El plan de vuelo que ayer debía cumplir en su avioneta privada, una Cessna 182, de matrícula HK1217-P, era la de Medellín-Pereira-Manizales. Por eso salió del aeropuerto de Rionegro (Antioquia) a las 4:35 de la tarde con rumbo al aeropuerto Matecaña, de Pereira, en donde dejaba a dos amigos que los acompañaban. “Qué pena que los haya dejado en mitad de camino”, les dice Carlos Arturo a los otros ocupantes de la avioneta: Víctor Hugo Vargas y Francisco Bermúdez Ocampo y que, igual que el piloto,

FOTOS/DARÍO AUGUSTO CARDONA/LA PATRIA

Hélices torcidas, golpes en el motor y el tren de aterrizaje totalmente destrozado fueron algunos de los daños que a simple vista se observaban en el Cessna 182.

salieron ilesos del hecho. Las palabras de Carlos Arturo, impregnadas con un poco de humor negro, sirven para despedir a sus dos acompañantes que luego del susto y de repetir en varias ocasiones “que volvieron a vivir” emprendían, ahora por vía terrestre, el camino hasta Pereira, su destino final.

Buenos vientos

Agosto parece ser un mes

de suerte para Carlos Arturo, este hombre de 62 años y que desde hace aproximadamente 22 practica lo que él dice que es su afición más grande: la aviación. Hace 17 años, el 18 de agosto de 1989, fue protagonista de otro susto similar. “Yo despegué en un Piper Saratoga del aeropuerto Eldorado, de Bogotá, y cuando sobrevolaba el Puente Aéreo se me incendió la avio-

Presencia policial

Una vez se anunció el caso el coronel Luis Alfonso Novoa Díaz, comandantes de Policía Caldas, se apersonó del caso y se dirigió al lugar de los hechos para conocer el estado de los ocupantes y al tiempo verificar que no se tratara de un vuelo clandestino. “La Policía acude cuando se entera del aterrizaje de emergencia y se hizo la verificación del estado de salud de los ocupantes y se investigó con la torre de control de Rionegro y evidentemente el plan de vuelo concuerda con la declaración del piloto”, añade Novoa Díaz. El Comandante coincide en que este es un caso poco común y en el que la suerte, el terreno plano y la pericia del piloto fueron elementos fundamentales para que el hecho que se registró ayer no se convirtiera en tragedia.

neta y me tocó aterrizar así”. Recuerda Carlos Arturo que en medio de la conmoción no se percató de que aquella fecha, el día en el que mataron a Luis Carlos Galán, casi concuerda con la fecha de ayer en la que se registró un nuevo incidente. “Ah”, dice, “espere que aquí tengo las fotos de esa ocasión”, recuerda, mientras abre una pequeña portezuela de la colisionada avioneta y de ella extrae nueve fotografías, el mismo número que parece ser el de vidas que tiene este hombre que ahora disfruta de su pensión del Instituto del Seguro Social. “El avión es privado y le estaban haciendo mantenimiento en Medellín y por eso venía de allá. No sé si fue algo que falló luego de las reparaciones, pero de eso se encargarán los técnicos quienes determinarán cuáles fueron las causas del accidente”, añade.

Un pájaro, un avión...

Mariluz Correa, quien junto con su esposo son los encargados de cuidar la hacienda, narra que fue un hecho que nunca antes había visto. “Estaba dentro de la casa y cuando oí un estruendo como cuando se cae algo muy grande, me asomé y vi algo así como un carro grande en los cultivos. De momento no sabía que era una avioneta”. Ella dice que fue mucha

suerte que no se presentaran víctimas y eso es fácil de corroborar al darle un vistazo al lugar. Aunque la planicie es bastante amplia (cerca de kilómetro y medio), a escasos 200 metros de donde quedó la aeronave se tienen cultivos de cítricos y árboles grandes que podrían haberle dado un final no tan feliz a esta historia. Rubén Darío Arango, habitante del Kilómetro 41, expresa: “nos dimos cuenta de que algo había pasado cuando dejaron de sonar los motores, nos asomamos y vimos la avioneta, pero pensamos que era que los nuevos dueños tenían ese aparato y decidieron aterrizar en el lugar”. Recordó que hace unos cinco años ocurrió un caso similar con una avioneta que también cubría la ruta desde Medellín y que tampoco quedaron heridos graves por el caso. “Esa es una extensión plana que antes era cultivada en solla y millo y ahora es ganadera”. Suerte, milagro o pericia, lo único cierto es que de todas estas debe tener algo Carlos Arturo quien por ahora esperará las determinaciones de los inspectores de la Aeronáutica Civil para movilizar la aeronave y repararla para volver a surcar los cielos nacionales, pero no para corroborar que de verdad cuenta con nueve vidas, dos más que las del gato.

Antes del impacto

Los 22 años que lleva piloteando de manera particular su propia avioneta, dan la habilidad y pericia para actuar en casos como el que ayer se le presentó a Carlos Arturo. Por eso asegura que de manera calmada avisó a los acompañantes de los problemas. “Les dije que el motor se había apagado, pero eso por el ruido es algo notable en

El terreno plano que se presenta en algunos parajes del Kilómetro 41, los 22 años de experiencia en pilotaje y mucha suerte fueron los que le salvaron la vida ayer a Carlos Arturo Silva Barreto y dos amigos que lo acompañaban en un vuelo particular entre Medellín y Manizales y que por fallas mecánicas tuvo que aterrizar de emergencia.

MEDIARÁ ANTE LAS FARC

Leyva, nueva pieza en el rompecabezas de paz COLPRENSA/LA PATRIA BOGOTÁ

«Uno propone y otro dispone». Así definió el ex ministro Álvaro Leyva Durán la labor que durante este gobierno realizará como mediador en busca de un acercamiento con las Farc para lograr el acuerdo humanitario, revelado ayer en medios de comunicación. Según Leyva, quien dijo haberse reunido el pasado viernes con el presidente Álvaro Uribe para discutir opciones que permitan la liberación de los secuestrados, su labor será proponer caminos, más que reunirse directamente con las Farc, pues en su concepto, actualmente «no están dadas las condiciones para ir y esto no es Indiana Jones». Aseguró que no está en busca de puestos o prebendas. «Aquí no está de por medio ni una apuesta en la administración ni quitarle el oficio a los que se desempeñan en el tema de la paz. Después de estos años algún conocimiento tengo y algunas opiniones puedo dar, y él (Uribe) es la persona que puede abrir la puerta (del Acuerdo Humanitario)».

La estrategia

Leyva Durán se suma a los «ases» que ya el presidente Álvaro Uribe Vélez ha exhibido en busca de lograr sentar en una mesa de conversaciones a las Farc: La Iglesia, la comunidad internacional, Fabio Valencia Cossio y, más recientemente, los congresistas de la comisión de Paz y Acuerdo Huma-

nitario, creada por la presidenta de Senado, Dilian Francisca Toro. Esta comisión, anunciada el pasado lunes y definida el martes, tendrá la misión de colaborar con el Ejecutivo en lo concerniente al logro de la paz y hacer el acompañamiento necesario en un eventual acuerdo humanitario. La integran senadores uribistas y de oposición: Zulema Jattin, Gloria Inés Ramírez, Alexandra Moreno Piraquive, Marta Lucía Ramírez, Jesús Piñacué, Miguel Pinedo Vidal, Juan Carlos Martínez, Gabriel Zapata, Juan Manuel Corzo, Mario Salomón Nader, Gustavo Petro, Luis Alberto Gil Castillo, Germán Villegas y Piedad Córdoba Ruiz. Todos estos actores en el escenario de paz podrían darle un giro total a la forma de acercarse a las Farc, pues gozan de alta credibilidad y respetabilidad entre esa guerrilla (caso Valencia Cossio y Leyva Durán) y conforman un grupo heterogéneo, no tan directamente relacionado con el anillo de confianza cercano a Uribe. Y eso, según analistas, le dará el empujón definitivo al nuevo aire del cuatrienio que comienza, donde no se bajará la guardia en los combates, pero se abrirán más las puertas hacia la paz. Álvaro Leyva Durán hace unos meses parecía irreconciliable con la política de Álvaro Uribe Vélez pero ahora, según sus propias palabras, hará las veces de «perito», pero sin comprometerse del todo: «ni comprador, ni vendedor», puntualizó. cmyk


06-08-10-AterrizajeEmergencia  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you