Issuu on Google+

cmyk

EN DOMINGO w w w . l a p a t r i a . c o m

El especialista en serpientes, Héctor Charry, habla sobre la realidad en Caldas de accidentes ofídicos. El principal inconveniente en el país es la falta de suero anticoral. Recomendaciones al presentarse un caso de este tipo. Cuidado. JUAN PABLO GALLO

C

PATRIA MANIZALES

A punto

Pese a que el menor recibió la atención en el Hospital San José de la localidad en donde se le aplicaron 10 ampolletas del denominado suero polivalente, que es el que sirve para la mordedura de la gran mayoría de ofidios, el efecto no fue el esperado ya que la serpiente era una coral y para este tipo de accidentes el medicamento es distinto. Según Efraín Eduardo Espinosa Dorado, Director del Hospital San José, de Samaná, solo en esta población se reciben al año un promedio de 12 personas que llegan por causa de accidentes ofídicos. En lo corrido de este año, por ejemplo, el número ya asciende a 15 casos solo en esta población. “Ese fue un caso especial por que el animal que atacó era una coral, por eso el niño fue remitido a Manizales. El resto de los pacientes de accidentes ofídicos son atendidos en el municipio ya que la vacuna se consigue sin ningún problema, lo que no ocurre con el antídoto para la mordedura de coral”, agregó Espinosa Dorado. El inconveniente que se tiene con la que se denomina “vacuna anticoral”, es que el laboratorio Probiol, (empresa privada, única en producir el suero en el país), no cuenta con el registro que otorga el Invima para poder comercializar el medicamento, pese a tener el registro para el otro tipo de vacuna (la polivalente), que en el país también la produce el Instituto Nacional de la Salud (INS), ente oficial.

Sobrevivencia

No obstante, si no fuera por este laboratorio, el pequeño Gustavo Adolfo, no hubiera podido sobrevivir al accidente con la coral, ya que, aunque no cuentan con la licencia que les permite vender el producto, el laboratorio lo produce en mínima cantidad y en casos de extrema urgencia se dona a la familia afectada. Lastimosamente, la misma suerte no fue

1

b

Para tener en cuenta

EDITOR FIN DE SEMANA/LA

erca de c i e n s e r pientes reposan en “jaulas” de vidrio en el Centro de Investigación y Asesoría Ofidiológica “Ophidia”, en Manizales. Ellas son las encargadas de aportar su granito de arena, a través de su veneno, para elaborar antídotos y evitar que las muertes por mordedura de otros animales de su especie aumente de manera indiscriminada en el departamento. El encargado de realizar esta labor es el biólogo y especialista en toxinología (tóxicos naturales) Héctor Charry Restrepo quien afirma que las cifras de mordedura por serpientes son elevadas en Caldas, pues según un estudio adelantado por él desde 1990, en promedio son 73 caldenses al año quienes sufren por este fenómeno. “Esto es un número muy elevado, pero la situación más grave es que no existe el número de antídotos ni el conocimiento necesarios para atender estos casos, sobre todo de aquellos que se presentan por la serpiente coral”, agregó Charry Restrepo, quien solo realiza el primer paso en la larga cadena de la elaboración de este tipo de medicamentos: la extracción del veneno. Las palabras del experto se pueden corroborar con el caso del pasado 15 de octubre, cuando Gustavo Adolfo Córdoba Escobar, de 13 años, residente en la vereda California (Samaná), por poco muere luego de que una culebra coral lo mordió en una mano.

DOMINGO NOVIEMBRE 27 DE 2005

FOTOS/DARÍO CARDONA/LA PATRIA

En la plaza de mercado y otros l u gares de la zona urbana se han encontrado ocasionalmente ejemplares de Bothrops asper (Mapana, Taya equis) que han llegado a la ciudad provenientes de la zona oriental del departamento ocultos en cargamentos de productos agrícolas

Mortalidad por Ofidismo

Departamento Mortalidad* Caldas ........................ 7,6% Cauca ......................... 6,2% Antioquia ................... 5,3% Casanare .................... 4,1% Santander ..................... 2% Amazonas ................. 0,04% *Promedio anual.

Según el biólogo y especialista en toxinología (tóxicos naturales) Héctor Charry Restrepo, en la atención del accidente ofídico hay que recordar que el único remedio eficaz para neutralizar la acción del veneno es la aplicación oportuna y en dosis suficiente de suero antiofídico, y que no existe ningún otro tratamiento ni mucho menos curas milagrosas o mágicas. X Si es posible y con la debida prudencia, se debe intentar capturar la serpiente para su posterior identificación. Determinar la especie de serpiente agresora, así como su tamaño, son dos factores importantes que ayudan a evaluar la gravedad del envenenamiento. X Si no fue capturada, seguramente se encuentra en las cercanías y constituye un grave riesgo para todos X Si fue capturada viva, debe colocarse en un recipiente sólido que se pueda tapar firmemente, no se deben usar bolsas de plástico o de tela, ni costales. X No se debe manipular de ningún modo ni jugar con ella, así esté muerta ya que puede morder por reflejo nervioso. X Evitar contacto directo con las heridas o la sangre de la víctima. X Nunca se debe succionar con la boca la herida. El cuidado de la víctima. X Se debe limpiar o lavar muy bien la zona afectada con agua y jabón. X Se puede intentar comprimir la herida para procurar sangrado y de esta forma extraer algo del veneno, pero esto solo es útil en los primeros minutos ya que el veneno se absorbe muy rápido.

X Se debe inmovilizar a la víctima y evitarle toda fatiga. Debe evitarse al paciente el caminar o realizar movimientos bruscos. X No se debe perder tiempo en espera de síntomas. En ofidismo el tiempo es oro. X Oxigenar al paciente; permitir una buena ventilación. X Dar a beber bastante agua. X No suministrar ninguna clase de bebedizos, ni aplicar emplastos ni pomadas. X Nunca se debe recurrir a brujos, hierbateros, rezanderos o similares. X No suministrar analgésicos como la aspirina. X No realizar incisiones, cortes, punciones ni succiones de ningún tipo. X No aplicar torniquetes de ningún tipo ni vendar la extremidad afectada. X No aplicar hielo. (Tampoco compresas calientes). X No realizar nunca procedimientos tales como la cauterización o la aplicación de choques eléctricos. X No realizar masajes en la zona afectada. X Infundir ánimo y optimismo en la víctima. X Lo más importante es transportar la víctima en el menor tiempo posible al centro de atención más cercano. X Es importante informarse muy bien acerca de qué entidades o personas pueden brindar asesoría u orientación acerca de la evaluación inicial y tratamiento del accidente, así como sobre el uso de los sueros antiofídicos. X En el país hay muchas personas serias con amplia experiencia en ofidismo y que pueden prestar incluso por vía telefónica- una invaluable ayuda en la evaluación y el tratamiento del accidente ofídico. X El Centro de Investigación y Asesoría ofidiológica “Ophidia” presta asesoría médica en ofidismo las 24 horas en el teléfono móvil 310-4325562.

73 CASOS POR MORDEDURA DE OFIDIOS CADA AÑO EN EL DEPARTAMENTO

Serpientes, problema que acecha la salud en Caldas Ofidismo en Caldas*

Micrurus mipartitus (Coral rabo de ají, matagatos o mataganado)

para la menor Laura Valentina Orozco, de ocho meses, quien falleció hace una semana en el hospital San Jorge, de Pereira, producto de la mordedura de una serpiente coral Rabo de Ají en el municipio de Ulloa (Valle del Cauca) desde donde fue remitida a la capital risaraldense. Pese a que Charry Restrepo y el laboratorio colombiano acudieron con la vacuna adecuada al llamado de los médicos para intentar salvarle la vida a la bebé, la tardanza en la aplicación por la falta de disponibilidad de este antídoto, tanto en los hospitales de Cali como de Pereira, llevaron al triste desenlace para esta familia. Al respecto de los casos de mordedura por esta clase de serpiente, el Ministro de la Protección Social, Diego Palacio Betancourt, le dijo a Caracol Noticias del domingo pasado que existen problemas, muchas veces, en la distribución y que eso hay que entenderlo, ya que según él, en el país no se produce un antídoto contra la mordedura de coral. “Hoy estamos produciendo suero antiofídico que permite que cerca del 97% puedan recibir atención. Hay algunas clases muy especiales que no son producidas en Colombia y que necesitan ser importadas”, agregó el colaborador presidencial quien concluyó que “uno no puede decir que porque uno o dos casos tienen alguna dificultad, la crisis es total en el país”, refiriéndose a la muerte de la niña de ocho meses de Pereira. Palacio Betancourt concluyó que los secretarios de Salud, al igual que los gobernadores, deben asumir la responsabilidad de tener stocks dentro de los distintos entes territoriales para poder suplir la necesidad en caso de coral o en caso de que el paciente sea vinculado o sea un paciente no asegurado.

En la Territorial

Al respecto, Édgar Salguero, epidemiólogo de la Dirección Territorial de Salud de Caldas (DTSC) afirmó que allí se cuentan con seis dosis para atención de mordeduras de serpientes, tres anticoral y tres polivalentes, pero que son utilizadas en casos de extrema urgencia ya que la responsabilidad reposa en cada hospital que es el que debe adquirir

El biólogo Héctor Charry, solo realiza el primer paso en la vasta cadena para obtener el suero antiofídico: la extracción del veneno. Luego sigue un proceso en laboratorios especializados que puede tardar hasta seis meses para obtener una sola ampolleta de este medicamento.

estos medicamentos. Para el caso del Hospital de Samaná, por ejemplo, el Director afirmó que allí se tiene un inventario de 10 ampolletas del suero polivalente, pero esto se debe al buen desempeño administrativo que tiene su centro asistencial, pues no es fácil pues el costo de cada dosis puede alcanzar los cien mil pesos. “El problema es que a cada paciente se le debe suministrar de 8 a 10 dosis para neutralizar el efecto del veneno, sin contar otros medicamentos como anestésicos y antinflamatorios”, aseguró Espinosa Dorado, quien agregó que el costo de atención de un paciente de esta clase puede alcanzar en promedio a los dos millones de pesos.

Error

Con respecto a la importación de vacunas anticoral, Charry Restrepo afirmó que es un error que cometen las autoridades sanitarias del país, una vez que los venenos de las serpientes varían dependiendo de cada región, por lo que no se logra el efecto esperado en los accidentes colombianos. “Es tan claro que pese a que el hospital de Pereira poseía 10 ampolletas del suero costarricense para la atención de la niña, en la misma etiqueta del suero se dice que no tiene efecto en los accidentes con Micrurus mipartitus que es la clase de coral colombiana y que afectó a esta pequeña”, agregó el biólogo. El experto añadió que se ha demostrado que las variaciones en la composición de los venenos están fuertemente ligadas a factores geográficos y climáticos, razón por la cual, por ejemplo, los sueros antiofídicos norteamericanos son ineficaces frente al veneno de ser-

Municipio 1990-1999 2000-2005 Manizales .................. 103 .................... 7 Aguadas ...................... 11 ..................... Anserma ..................... 33 .................... 1 Aranzazu .................... 33 .................... 2 Belalcazar ..................... 0 .................... 4 Chinchiná ..................... 8 ..................... Filadelfia ....................... 5 ..................... La Dorada ................. 184 .................. 59 La Merced ..................... 7 .................... 1 Manzanares ................. 34 .................... 2 Marmato ..................... 25 ..................... Marquetalia ................... 7 .................... 1 Marulanda .................. 11 .................... 2 Neira ........................... 26 .................... 2 Norcasia ........................ 0 .................... 4 Pácora ........................ 13 .................... 2 Palestina ....................... 8 .................... 4 Pensilvania .................. 30 ..................... Riosucio ...................... 26 .................. 18 Risaralda .................... 24 .................... 2 Salamina .................... 10 .................... 5 Samaná ...................... 68 .................. 22 San José ....................... 2 ..................... Supía ............................ 9 ..................... Victoria ....................... 20 .................... 2 Villamaría ................... 15 .................... 1 Viterbo ........................ 25 .................... 5 Total año ............. 737 ............. 146 * Fuente. Investigación de Héctor Charry Restrepo. **Los datos del 2000 a la fecha se tienen en cuenta en una columna diferente ya que se trató de una información fragmentada, pues no existe ningún dato oficial en Aguadas, Chinchiná, Filadelfia, Marmato, Pensilvania, San José y Supía, es decir, faltan datos del 26% del departamento.

pientes suramericanas y viceversa. En Colombia se ha reportado cerca de 225 especies de serpientes, agrupadas en ocho familias. De este grupo, al rededor de 40 especies son venenosas y capaces de causar la muerte a un ser humano. Las serpientes venenosas colombianas pertenecen a dos familias, la familia Viperidae (vipéridos), que agrupa a todas las víboras verdaderas, y la familia Elapidae (elápidos) que reúne a las llamadas serpientes de coral o coralillos. Por ahora, los casos de mordeduras de ofidios son cada vez más nombrados y el gobierno tanto nacional como departamental y hasta en los propios municipios deberán tomar las medidas respectivas para evitar que más pérdidas humanas se presente por este fenómeno. De igual forma, se debe mejorar en los registros adecuados en los diferentes entes comprometidos con la salud para conocer la realidad de este flagelo que serpentea por los suelos de Caldas.

Falta de suero

Los últimos casos de mordedura de serpiente coral, no sólo en Caldas sino en otras regiones del país, revive el problema de la falta de este medicamento en los diferentes centros asistenciales y los inconvenientes para adquirirlos. Clemencia Gómez Cabal, Gerenta del laboratorio Probiol, (empresa privada productora de este tipo de suero), manifestó que en el país se producen al año alrededor de 40 casos de mordedura de estos animales y generalmente son los menores de edad los afectados, toda vez que se sienten atraídos por el tamaño y color del ejemplar. Gómez Cabal agregó que durante 2004 murió una niña en Ibagué (Tolima) que fue mordida por una serpiente de este tipo. De igual manera informó que en el país sólo este laboratorio produce el suero contra mordedura de coral, pues el Instituto Nacional de Salud no lo hace y recalcó que pese a los casos que se han presentado, el Invima inexplicablemente no ha aprobado el registro, por lo cual no puede ser comercializado. Sobre el tema, el Invima expidió en agosto de 2004 un comunicado a la opinión en el que señala que es improcedente conceder autorización a Laboratorios Probiol para la producción de suero anticoral ya que presenta incumplimiento de los estándares de calidad exigidos internacionalmente para la producción de suero antiofídico polivalente. “Yo creo que eso se debe a que nosotros denunciamos hace un par de

años algunos malos manejos del Invima y a mi modo de ver esto es consecuencia de eso”, agregó. La solicitud para la renovación se radicó desde junio de 2004, como se observa en Acta del Invima del 25 de septiembre pasado, y hasta la fecha, pese a que el laboratorio asegura que se acataron las sugerencias del Invima, aún no se obtiene el registro necesario. «Nosotros tuvimos este registro y estamos en proceso de renovarlo, pero llevamos 18 meses en ese trámite. Un registro normalmente se demora tres meses”, agregó. El Acta del Invima, la cual está firmada por Judith del Carmen Mestre Arellano, Subdirectora de Medicamentos y Productos Biológicos, señala que la Comisión Revisora conceptúa que el producto cumple con las especificaciones en lo relacionado con toxicidad aguda y prueba de potencia, mostrando su capacidad neutralizante, y que por lo tanto se recomienda que continúe el trámite para el otorgamiento del Registro Sanitario. “Eso es sólo el primer paso y se demoraron 16 meses, ahora nos quedan dos etapas», agregó. Aunque el concepto se emitió dio hace cerca de dos meses, el laboratorio aún no puede comercializar el producto y se hace necesario importar este tipo de medicamentos desde otros país, corriendo el riesgo, como lo afirma el experto, que el resultado sea fatal.

Bothriechis schlegelii (Víbora, Cabeza de candado, granadilla, colgadora).

BARRA DE CONTROL DE CALIDAD

cmyk


05-11-27-Serpientes