Page 17

Pág. 17

España y Argentina Dos orillas orillas unidas unidas por por millones millones de de letras letras Dos

JORGE RODOLFO ALTMANN, un ícono cultural de Zárate... Intentaré separar, apenas por un momento, el profundo cariño que me une a Jorge para contarles, con objetividad, quién es este docente de las Ciencias Exactas que supo encontrar la fórmula precisa, en el espacio y el tiempo, para compatibilizar la Física, la Química y los fríos números de la Matemática con la calidez de la música y las letras. Nació en Campana cuando corría el año 1944, pero a los pocos meses se instaló en Zárate, una vecina localidad de la provincia de Buenos Aires, ciudad que fue testigo y receptora de su formación y trayectoria, personal y profesional. Lo vio prendarse del piano, a temprana edad, hasta terminar el profesorado superior en el Conservatorio Elmérico Fracassi, mientras despuntaba su inclinación por su carrera específica, a la vez que iba componiendo los sólidos acordes de una vida dedicada a la familia y a sus aficiones artísticas. La literatura pronto entró en escena y con ella incursionó en diarios locales y del interior del país. Fue guionista de la Revista “Fantasía”; editó ensayos científicos; y varios de sus relatos obtuvieron destacados reconocimientos como el Premio Julio Cortázar de la Fundación Centro Cultural San Telmo (1993), y el Primer Premio de la SADE Seccional Noroeste (1999 y 2003), por mencionar solo algunos. Entretanto, aparecía su primer libro: “Historias en La Mayor (Cuentos que cuentan Cuentos)” (1998), convertido, más tarde, en texto escolar. A través de las vivencias de Froilán Baldosas, un típico pibe de barrio, evoca y pinta con añoranza la Zárate de antaño, retratando personajes, rincones y costumbres de la época con una pícara y sana inocencia, hoy perpetuada en la memoria colectiva. Puedo así afirmar, categóricamente, que logró ser profeta en su tierra, pues también sus numerosas obras musicales, en honor a su querida comunidad, cobraron trascendencia y repercusión incluyéndose en los cancioneros de los Institutos: Sagrada Familia y José Manuel Estrada, y en las escuelas: Educación Técnica Almirante Guillermo Brown y la Escuela Nº 1. La emblemática “Canción Zarateña” (1980), fue declarada Patrimonio Municipal y Cultural y sigue entonándose, con orgullo y emoción, por generaciones de ciudadanos a lo largo de las tres úl-

timas décadas. Su polifacética inquietud lo incitó a lanzarse hacia inesperados desafíos y fue así que emprendió una larga travesía en radio por casi veinte años, llegando a ser dueño y director de la primera emisora argentina transmisora de tangos, al aire y on line, durante las 24 horas: FM La Tanguera 92,7 Mhz. Su pasión por el tango permanece latente, plasmándola en una amplísima y completa colección de discos y material que atesora; asimismo la reflejó en su segundo libro, “Invitaciones al Tango” (2000), y en la realización de Radio Videos, “Una manera diferente de hacer radio”. El tango “Mimo” (1999), integra otro homenaje; en esta ocasión al Bar y Confitería Mimo, punto de reunión de los más prestigiosos tangueros de los años 40, artistas de la talla de Juan Ehlert, Armando Pontier, Homero y Virgilio Expósito, Enrique Mario Franchini, los Hermanos Berón, Héctor Stamponi y Héctor Insúa. En el 2008, adopta a Mar del Plata como su nuevo hogar. Desde aquí, las composiciones y relatos proliferan y decide compilarlos, junto a sus anteriores obras, grabando videos y publicando escritos en su sitio web: http://jorgerodolfoaltmann.blogspot.com. Allí pueden disfrutarse sus “Nocturnos, en clave de ausencia” y la novela “Cubario”, entre otros. Es un trabajador incansable, talentoso, versátil e innovador; un Maestro que nos da cátedra de aplomo y sencillez. Al enterarse de esta nota, con sorpresa y humildad, expresó: “Que se destaque, por favor, que considero que no soy nadie importante ni pretendo serlo y que, simplemente, me enorgullezco de todo lo que estudio y he estudiado, de lo que leo y he leído, de lo que aprendo y he aprendido, y de lo que enseño y he enseñado, siendo muy respetuoso y observador del arte de los demás. En esencia, esto soy yo y nada más que eso. Todo el resto, lo que creo y comparto, es un mero entretenimiento en mi vida ya suficientemente adulta, por cierto”. Ya habrán descubierto por qué lo respeto y aprecio tanto... Diana PROFILIO, Escritora, Artista Plástica Mar del Plata (Argentina)

Edición Nº6  

Revista Digital Letras de Parnaso

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you