Issuu on Google+

Posible pasado Cae la primera gota de agua… se siente el obscuro triste de la nube… el viento sopla con ruido armonioso… ella espera inquieta a que pase un coche, cuando de repente al pasar el coche, ella cierra los ojos y se cubre a las posibles gotas que el coche podría aventar al pasar… siente la brisa en la cara, y da un salto para abrir los ojos inesperadamente cuando de repente ve caer de aquel coche viejo una moneda de extraña figura y muy dorada. Lisa camina hacia ella y decide juntarla para dársela a los viajeros… se inclina hacia ella y al hacerlo comienza a sentir como su piel se estremece… siente lo helado del agua y al volver su postura se encuentra un panorama completamente diferente…ya no está lloviendo…las nubes se fueron, todo está completamente diferente, las personas, las casas, y aquel coche viejo ha desaparecido… Comienza a caminar para quitarse de la calle preguntándose qué es lo que le paso y en donde se encontraba, estaba más confundida que nada, no entendía lo que paso. De repente, una bola de niños pasaron corriendo enfrente de ella, todos sonrientes y juguetones pero vestidos de una forma extraña para ella. Decide seguirlos y llega a la esquina y se da cuenta que en frente de ella se encuentra como una plaza al aire libre, muchas mujeres vestidas con vestidos y sombrillas extravagantes y elegantes con pelucas y maquillaje, los hombres de tipo trajes antiguos con sombreros y a muchos se les veía insignias en sus trajes, muchas personas empiezan a mirarla de manera extraña puesto que su pantalón de mezclillas, su jersey y abrigo la hacían notar entre toda esa multitud extravagante, decide ignorar las miradas y fija la suya en un café y decide acercarse. Cuando entra, todos comienzan a mirarla de una manera extraña. Decide sentarse en una mesa junto a la ventana. Estaba aturdida, tenía miedo y comenzó a pellizcarse para despertar de su posible sueño ya que ella lo creía así. Se acerca a ella un joven mesero alto, rubio y muy apuesto para pedirle la orden, ella se asusta al momento de que el habla ya que estaba distraída pensando en que fue lo que sucedió y, al voltear los dos se quedan


mirándose por unos minutos a los ojos, al mirar a ese joven, algo en ella se calmó, ya que ese joven no la miraba como todos, de una manera extraña, si no que el la miraba de una manera especial, no podía dejar de mirar sus ojos grises azulados, y él no podía dejar de mirar sus ojos marrones obscuros. Lisa la sentirse incomoda bajo la mirada y el joven prosiguió a pedirle la orden pero ella solo dijo – disculpa si es extraño preguntar pero ¿en dónde estoy?el solo se limitó a sonreír un poco y contesto – te encuentras en Londres, siglo XVIII- ella quedo asombrada, petrificada, preguntándose como fue que llego a ese siglo, ¿estaba soñando y todo era parte de su imaginación? O realmente se encontraba en el siglo XVIII, pero, ¿Cómo? Al verla el joven decidió proseguir-y al parecer usted no es de por aquí ¿sería atrevido preguntarle de dónde viene?- ella se rio un poco pensando en que contestarle ya que decirle que venia del futuro no era su primera opción pero no tenía más que decirle – creerás que estoy loca, pero , yo no soy de este siglo, soy del siglo XXI, el futuro para ser más clara, solo que no tengo idea de cómo fue que llegue aquí, o si esto es un sueño y nada de esto es real- le dijo Lisa al joven, el solo bajo la mirada y sonriéndole le dijo- le aseguro, bella dama, que esto es real- ella le devolvió la sonrisa y le dijo –¿y no crees extraño e irreal que yo esté aquí siendo de otro siglo?- el joven miro a lisa directo a sus ojos y le dijo – no lo sé, pero sé que las cosas no pasan por que si, tal vez el destino quería que estuvieras aquí, y no lo sé, tal vez, que nos conociéramos- ella se sintió nerviosa y bajo su cabeza viendo hacia la mesa y sonriendo, aun con la cabeza mirando abajo sonrió para ella y dijo – “tal vez”volvió a levantar la cabeza para mirar al joven y pregunto- ¿Cuál es tu nombre?- el sonrió y le contesto- André, ¿y el de usted bella dama?sonriéndole dijo- Lisa. Pasaron algunos días y Lisa aún no estaba completamente familiarizada con la época en la que se encontraba, pero lo soportaba ya que cada día iba a esa plaza y en especial a ese café a encontrarse con André, en las noches salían a caminar por las calles del Londres antiguo y cada día se sentía más atraída por André al igual que el por Lisa.


Un día lluvioso cuando iba caminando para encontrarse con André en el café, vio un coche viejo parado enfrente de ella que creía haberlo visto antes, entonces se dio cuenta que era el mismo coche que se le cayó la moneda ese día que viajo al siglo XVIII. El vidrio del coche bajo y solo se vio una sombra con sombrero y de la ventana la sombra aventó una moneda dorada. Lisa se quedó viendo como caía la moneda al suelo mojado y justo al levantar la vista el coche avanzo rápidamente haciendo que el agua del suelo se levantara para mojarla, como reacción Lisa cerró los ojos y dio media vuelta tapándose la cara con sus brazos. Al abrir los ojos se dio cuenta que se encontraba en su cama acostada, en su apartamento de Londres, completamente empapada de agua… Se incorporó para sentarse y al momento de hacerlo dos monedas doradas cayeron de su pecho a sus piernas. Lisa no supo cómo reaccionar, entonces pensó que todo fue un sueño y se sintió mal al pensar que se había enamorado de alguien producto de su mente. Pasaron los días y ella dormía mucho con la esperanza de volverse a encontrar a André en sus sueños, pero no fue así…. Un día ella salió temprano a caminar y pensar en muchas cosas que tenía en la cabeza, al estar caminando, sin saberlo, llego a una plaza donde había un café, comenzó a sentirse inquieta y su piel temblaba por una extraña razón. Decidió entrar al café y se sentó en una mesa pegada a la ventana y pidió su orden, el día estaba soleado pero frio, y ella solo se limitó a ver por la ventana. Cuando termino su café, metió sus manos a la bolsa del abrigo y se dio cuenta que en ella estaban las 2 monedas doradas, ella se quedó mirando las monedas y en eso un joven diferente, al que la atendió, se acercó a ella para recoger la cuenta. Lisa levanto la mirada para ver al joven y al verlo, Lisa quedo completamente sorprendida, el joven era idéntico al de su sueño y, al parecer, el también por una extraña razón miraba a Lisa de una manera sorprendida, entonces él dijo- disculpa si sueno extraño pero siento que te he visto antes…. Como si te conociera, ¿acaso ya nos hemos visto antes?- Lisa sonrió y le dijo- siento exactamente lo mismo, puede ser, ¿Cuál es tu


nombre?- le pregunto Lisa levantándose de su mesa –Andrew, pero muchos me dicen solo André mucho gusto- le dijo levantando la mano en forma de saludo hacia Lisa. Ella sintió un cosquilleo pasar por todo su cuerpo, le estrecho la mano y dijo – igualmente, yo soy Lisa.- se soltaron de las manos y sonriendo Andrew le dijo- espero verte seguido por aquí- ella le devolvió la sonrisa y le dijo- créeme que vendré seguido a este lugarDicho esto, dio media vuelta para salir del café por la puerta que estaba cerca de su mesa y justo al abrirla se escuchó –Lisa!- ella volteo y vio que Andrew la miraba directo a los ojos y entonces le dijo- ¿segura que no nos hemos visto antes en algún lugar?- ella miro las monedas doradas que tenía en la mano y volviéndolo a mirar a los ojos, le dijo- tal vez en un sueño- Andrew le sonrió y dijo- “tal vez”- ella le regreso la sonrisa y salió del café, satisfecha de haber tenido “tal vez” ese sueño en un posible pasado.

Fin


Posible pasado