Issuu on Google+

Adivina buen adivinador.


Alto alto como un pino, pesa menos que un comino.


Tengo patas y no ando, soy plana y no canto, seme apoyan para escribir y no te puedo hacer reĂ­r.


Todo el mundo lo lleva, todo el mundo lo tiene, porque a todos les dan uno en cuanto al mundo vienen.


El nombre


Mi casa la llevo a cuestas, tras de mĂ­ dejo un sendero, soy lento de movimientos, y no le gusto al jardinero.


Una se単orita muy se単oreada, que siempre va en coche y siempre va mojada


Adivina quién soy: cuanto más lavo, más sucia voy.


Fui a la feria comprĂŠ una bella lleguĂŠ a la casa y me puse a llorar con ella.


¿Qué será, qué es: mientras más grande, menos se ve?


Una cajita chiquita, blanca como la cal: todos la saben abrir, nadie la sabe cerrar.


¿Quién hace su casa en la verde rama, y allí a sus hijos  solicita y llama?


De cierto animal di el nombre: es quien vigila la casa, quien avisa si alguien pasa y es fiel amigo del hombre


¿Qué bicho dirás que es, que es algo y nada a la vez?


Viste de chaleco blanco y también de negro frac. Es una ave que no vuela. Pero nada. ¿Qué será?


De huevo blanco y hermoso una maĂąana nacĂ­ y al calor de una gallina con mis hermanos crecĂ­


Canto en la orilla, vivo en el agua, no soy pescado, ni soy cigarra.


El roer es mi trabajo, el queso mi aperitivo y el gato ha sido siempre mi mรกs temido enemigo.


Larga y lisa, larga y lisa, llevo puesta una camisa, toda bordada, bordada, sin costura ni puntada.


Lenta dicen que es porque s贸lo asoma la cabeza, las patas y los pies.


Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.


Lleva años en el mar  y aún no sabe nadar. 


Millares de soldaditos van unidos a la guerra, todos arrojan lanzas que caen sobre la tierra.


En mí se mueren los ríos, y por mí los barcos van, muy breve es el nombre mío, tres letras tiene no más.


Como el algodón  suelo en el aire flotar,  a veces otorgo lluvia  y otras, sólo humedad. 


Cuatro puntos son y para distinguirlos  necesitamos del sol.


Rompe y no tiene manos, corre y no tiene pies, sopla y no tiene boca, ÂżQuĂŠ te parece que es?


Tengo forma de patito arqueado y redondito. 


Soy un nĂşmero, y no miento, que tengo forma de asiento.


Redondo, redondo, sin tapa, sin fondo.


Rodeo cuellos y cuellos, tanto de ellas como de ellos.


Hoy cuando me levanté,  puse uno en cada pie.  Como no son los zapatos,  dime tú... ¿qué puede ser?


Mi padre al cuello la ata y, poco a poco, la aprieta hasta llegar a su meta.


Una piel que es otra piel, una mano que no es mano y el frĂ­o se aguanta bien.


Con varillas me sostengo y con la lluvia voy y vengo.


Por la noche me lo pongo, por el dĂ­a me lo quito y en la siesta lo uso un poquito.


Me pisas y no me quejo, me cepillas si me mancho, y con mi hermano gemelo bajo tu cama descanso.


FIN


Adivinanzas 3