Page 1

Catedral de San Isidro - Sta. María de la Cabeza - Nuestra Señora de la Ribera - Stella Maris www.catedraldesanisidro.org

El diálogo es necesario MADRES

CAMINOS DE ENCUENTRO JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

Especial Año de la Fe

Aníbal Filippini

Año 10 | 95 Octubre 2013. Distribución gratuita


STAFF

ÍNDICE

Coordinadora

7 • Día de la ecología 4/10

Flor Tapia Gómez

Diseñadora Gráfica Anita Bartolini

Correctora

Cuidar la tierra

03 • Carta del Párroco El diálogo es necesario

Madres Cuidar la tierra

04 • Padre Mariano

10 • Cura Brochero Caminos de encuentro 10 • Familia

Llevamos un tesoro en vasijas de barro

Madres

Sofi Costa

Colaboradores Jocha Castro Videla Nichi Gorchs

12 • Universidad Educación Superior

05 • Comunidad Cambiar las cosas chicas

Distribución: gratuita Tirada: 5.000 revistas Origen: año 2004

8 ••Día de la madre 10 Naturaleza

06 • Cura Brochero Crónica de viaje a Cura Brochero

12 • Cura Brochero Caminos de encuentro 14 • Jóvenes María

14 • María 15 • Avisos

Correo de lectores y anunciantes: bienaventurados_catedral@yahoo.com.ar

CARTA DEL PÁRROCO

El diálogo es necesario

Q

ueridos amigos,

Escribo esta carta pocos días después de la jornada de oración por la paz en Siria. Aún estoy impactado por la respuesta universal al pedido del Papa Francisco y por su fruto inmediato: se detuvo el ataque anunciado por Estados Unidos y Francia. Por ahora es sólo una frágil tregua, ya que la amenaza perdura y la guerra que desangra a ese país sigue produciendo muertes, destrozos y exilios. Pero, por primera vez en mucho tiempo, se enciende una luz de esperanza y algunas de las partes están comenzando a dialogar. Esto nos impulsa a seguir rezando para que Dios mueva los corazones y al mismo tiempo valorar la importancia del diálogo, que es el camino para lograr la paz en todos los órdenes del obrar humano: desde el plano internacional al ámbito social y familiar. Con respecto a esto último, los invito a leer la encíclica Ecclesiam Suam de Pablo VI, Nº 60-111, de la que extraigo algunas ideas.

1. La oración es un diálogo entre Dios y el hombre Dios tomó la iniciativa, habló y se comunicó con los seres humanos. De modo velado por medio de la creación y la conciencia, de manera más explícita con los patriarcas y profetas en el Antiguo Testamento. Plenamente en Cristo Jesús, palabra hecha carne. La palabra de Dios nos interpela y exige una respuesta libre. Más allá de las formas y modos de orar, la oración consiste en escuchar a Dios y hablarle desde el corazón. Por eso decimos que es un diálogo, donde tanto Él como nosotros hablamos y escuchamos. Pero es importante destacar que Dios no se impone, sino que respeta nuestra libertad, nuestros límites, tiempos y procesos

interiores. Esto nos enseña cómo dialogar con los demás.

2. Algunas características del diálogo Dialogar es una de las actividades espirituales más nobles y ricas del ser humano. Implica que las partes sepan escuchar al otro con el corazón, en lo posible poniéndose en su lugar. Para esto, son necesarias: a. La claridad. El diálogo supone y exige capacidad de comprensión, es un trasvase de pensamiento. Por ello, es necesario que cada uno exprese su opinión de manera comprensible para el otro. b. La mansedumbre. El diálogo no es posible si uno es orgulloso, hiriente u ofensivo. Dialogar no es dar una orden ni una imposición. Por el contrario, quien dialoga es pacífico, paciente, generoso y evita los modos violentos. Su autoridad intrínseca viene de la verdad que expone, la caridad que manifiesta y el ejemplo que da. c. La confianza, tanto en el valor de la propia palabra cuanto en el interlocutor. Esto promueve la amistad y entrelaza los espíritus en la mutua adhesión a un bien que excluye todo fin egoísta. d. La prudencia, que tiene en cuenta las condiciones anímicas, sicológicas y morales del otro. Por eso, quien dialoga se preocupa por adecuar el tiempo y las formas de la propia presentación para no resultarle molesto ni incomprensible al otro. Pidamos confiadamente al Señor que Él nos ayude a dialogar en todos los niveles de las relaciones humanas para que haya más paz en el mundo, entre las diferentes religiones, en nuestro país y en las familias. Hasta pronto!

Dialogar implica saber escuchar al otro con el corazón, en lo posible poniéndose en su lugar

Pedro Oeyen Bienaventurados 2013 •

3


PADRE MARIANO Padre Cholo

COMUNIDAD

padrecholo.blogspot.com | mcaracciolo2000@gmail.com

“Llevamos un tesoro en vasijas de barro”

2Cor 4,7

El próximo 24 de octubre se cumplirán 10 años de mi Ordenación Sacerdotal. Lo primero que me surge es un sentimiento de alegría y agradecimiento por estos años que tan rápidamente, pero con tantas cosas, han pasado. Agradecimiento a mi familia por el don de la fe, a todos los que me han acompañado durante tantos años hasta que entré al seminario ayudando a que crezca mi fe. También a todos aquellos que me acompañaron en el camino de mi vocación y fueron un gran signo de la presencia de Dios; y por último a todos los que han estado a mi lado de múltiples maneras durante estos diez años. Son tantas las personas y los gestos de amor que Dios ha puesto en mi camino que sería totalmente injusto si me pusiera a dar nombres. Recuerdo con mucha alegría el día de la ordenación. La Catedral estaba en obra así que fue en el gimnasio Juan Pablo II del colegio Marín. Ese día fuimos ordenados Agustín Pollitzer, Cristián Cabrini, Oscar Correa, Roberto Ferrari y yo. Nos ordenó Monseñor Casaretto y fue una verdadera fiesta. Recuerdo mucha gente, momentos muy lindos de silencio y oración durante la celebración. La imposición de manos del obispo y de mis hermanos sacerdotes, la alegría de estar consagrando por primera vez… Y la multitud de saludos que me dieron después de la celebración, desde gente muy cercana hasta personas que no conocía pero que habían participado de esa fiesta diocesana. El lema que elegimos los cinco juntos fue “DENLES DE COMER USTEDES MISMOS” (Mc 6,37). Esta frase se encuentra en la narración de la multiplicación de los panes. 4

• Bienaventurados 2013

Sucede cuando Jesús se compadece de la multitud al verlos como ovejas sin pastor y sin nada para comer. En ese momento ordena a los discípulos algo que sonaba imposible de realizar: dar de comer sin tener nada para compartir. Es ahí cuando aparece lo imposible para los hombres, que Jesús actúa y les devuelve la esperanza: multiplica los pocos panes y peces que tenían. Luego del milagro de Jesús los discípulos asumen un gran protagonismo, que es dar de comer a la gente aquel alimento que Jesús multiplicó. Creemos que ese mandato de dar de comer sigue Jesús dirigiéndolo a los hombres de hoy, y en especial sentimos este llamado nosotros para nuestro ministerio. Personalmente, elegí el lema “LLEVAMOS UN TESORO EN VASIJAS DE BARRO”. Sentía que Jesús era el verdadero tesoro que había encontrado en mi vida y por lo que estaba dispuesto a renunciar a todo lo demás, pero que mi vida era frágil frente a ese tesoro. Pero que aun siendo una frágil vasija quería animarme a transmitir y llevar a Jesús a los demás. Hoy sigo manteniendo este convencimiento pero me es mucho más claro el “llevamos”: cómo esta fragilidad se hace mucho más fuerte cuando compartimos y llevamos ese tesoro entre todos, cómo en comunidad tenemos muchas más herramientas y dones para transmitir a Jesús. Durante estos diez años les agradezco por su fe, esa fe que me compartieron y que me contagiaron. Esa fe que cada día me da más fuerza para vivir mi vocación. Que Dios los bendiga.

Aun siendo una frágil vasija quería animarme a transmitir y llevar a Jesús a los demás.

Les comparto algo que escribí, necesitaba descargar un poco lo que me pasa por dentro y es algo así... El viernes 28 de junio me robaron. Entraron a casa, 16.20hs, arma en mano, todos al piso y así empezó una experiencia que no le deseo a nadie. Cuando entraron, éramos varios dentro: el plomero y su hijo, dos pintores, Ale (mi hermano) con un amigo, Claudia (que trabaja en casa), un amigo y yo.

En tiempo real, fueron algo así como 10 minutos… muchos más en la cabeza. “Todos estamos bien”, “fue una desgracia con suerte”, “sólo se llevaron plata"... pero no es eso lo que quiero compartir. Hoy lunes, cuatro días después, habiendo decantado un poco lo que pasó y lo que no pasó, quiero compartir un sentimiento que me queda. ¿Por qué nos pasan estas cosas?

venía la policía y rajaron. Se llevaron algunas cosas materiales; pero, más allá de eso, me robaron y es esto lo que más duele. ¿Cómo alguien puede entrar en la vida de otro que no conoce y en un segundo transformarla, cambiarla para siempre y desaparecer? ¿Con cuántas personas nos cruzamos en un día? ¿Cuánto hacemos por cambiarles la vida? En esto que me pasó, descubro un potencial enorme y una necesidad enorme en las personas. La potencia de querer y la necesidad de ser queridos. Creo que echar culpas sería la salida fácil; sentir bronca y angustia es inevitable.

¿Qué siento que me toca hacer hoy? Querer. Transformar la vida de las personas que me cruzo todos los días, contrariamente a como

¿Quién tiene la culpa? ¿Alguien?

quisieron cambiar la mía el viernes.

¿Qué tengo que sentir después de esto? ¿Bronca? ¿Miedo?

¿Cómo? No sé.

¿Angustia? Cuando vi un arma apuntándome a la cabeza y después apuntando a la cabeza de mi amigo y luego a mi hermano, mi cabeza se dividió… Sentimientos / Acciones. Me roboticé, sólo pensé en hacer que esa situación terminara lo más rápido posible. Seguí todas las indicaciones: le di la plata, me ató las manos, me paseó por mi casa, revisaron y tiraron todo lo que pudieron, me empujaron, les pegaron a Ale y a Claudia, nos dijeron de todo menos gracias, me dijeron que se iban a llevar a mi hermano, que querían plata y más plata, que dónde estaba la caja fuerte, que si no les daba la guita me iban a matar… Después de un rato de idas y vueltas, se dieron cuenta de que

Pero sé que el único camino para que esto cambie es cuidarnos. Y no sólo entre los que estamos más cerca. Cuidarnos todos; no cuidarnos de alguien, sino más que nada de ese alguien, que sin duda tiene más necesidad de ser cuidado que cualquiera. Sólo así, haciendo cada uno su parte, es que se empiezan a cambiar las cosas. No creer que, porque la vida nos dio más, somos más que alguien; totalmente lo contrario. Si tuvimos más, es más lo que le debemos al mundo, no en plata sino en oportunidades. Espero que esto que hoy comparto sirva al menos como disparador, como para dejar de esperar a que otros hagan y empezar a cambiar algo desde las cosas más chicas.

facu moro

1/07/13

Bienaventurados 2013 •

5


COMUNIDAD JÓVENES DIA DE LA ECOLOGÍA 4/10

CURA BROCHERO JÓVENES

MANU MÉNENDEZ MANU MENÉNDEZ

MAXI CISNEROS (25) – seminarista ¡Qué gozo tan grande el tener al querido Cura Brochero reconocido como beato! Es un gran regalo para nuestra Iglesia argentina. Quiero compartirles la alegría de haber participado de este acontecimiento. Fue realmente emocionante ver llegar a hermanos de tantos lugares de nuestro país, y tan diversos a la vez. Algunos habían emprendido la peregrinación a pie, otros a caballo, a lomo de mula, en bicicleta, y todos congregados por un mismo motivo: uno de los nuestros comprendió el Evangelio y se animó a vivirlo hasta desgastarse por completo, porque supo que Dios acompañaba su entrega, ¡motivo más que suficiente para reunirnos y festejar esta alegría! La diversidad de hermanos presentes en esta fiesta me habló de un hombre que fue pastor de todos y no le tuvo miedo ni al frío ni al calor de las sierras cordobesas a la hora de anunciar el Evangelio. Entendió que la Buena Noticia es para todos, incluso para el más alejado del camino. El querido curita Brochero (así le dicen sus paisanos) supo llegar hasta el último rancho, ¡porque el amor de Dios no se puede callar! La misma alegría con la que este hombre habló de Dios, fue la que se hizo presente en el corazón de los serranos y, como esta alegría que proviene de Dios es contagiosa, la vivimos todos los que participamos de esta fiesta de la fe. Emprendimos la peregrinación con el seminario. Fuimos recorriendo los diferentes lugares por los cuales estuvo nuestro nuevo Beato, desde su lugar de nacimiento, hasta la casa en la que pasó sus últimos días y Dios lo llamó a su encuentro. En el camino nos 6

• Bienaventurados 2013

encontramos con muchas personas que nos hablaron de este hombre, de la simpleza con la que hablaba de Dios, ¡qué bien que nos hace escuchar el Evangelio y cuánto más verlo encarnado! Era inevitable hablar del cura y no esbozar una sonrisa. Esos testimonios me permitieron percibir que el curita Brochero estuvo presente en medio de sus ovejas y hoy lo sigue estando en sus corazones. El querido Beato es un regalo para nuestra tierra, no sólo porque ha salido de ella, sino porque permaneció en ella, se desgastó en ella y hoy intercede por todos nosotros. Nuestro curita gaucho nos regaló el testimonio de una vida pobre y entregada, qué profundas estas dos notas que lo caracterizan. Pidamos a nuestro buen Dios poder vivir nuestra vida desde lo que fuimos llamados, desde nuestra misión. Vivir en clave de entrega es hacer carne el Evangelio. Desgastarnos por amor es el mejor testimonio de una vida bien vivida.

¿Cómo transmitir con palabras algo tan vasto y vivo como la naturaleza? ¿Cómo describir una flor, un atardecer, un árbol? No alcanzan las palabras para hacerlo; y si alcanzasen, igual no tendría sentido, justamente, no tendría sentido. Eso es lo que tiene la naturaleza para mí: sentido, sentidos. No hace falta hablar. Seré una chica de pocas palabras y, ¿por eso me gusta tanto estar al aire libre? Cada día me sorprendo más de cómo la naturaleza nos enseña todo el tiempo cómo tenemos que vivir. Encerrarnos en invierno, estar calentitos y compartir mates al lado de un fueguito, alimentarnos con comidas contundentes, trabajar por la mañana cuando el sol está más fuerte, reflexionar, dejar caer las hojas, meternos para adentro, podar. Y empieza a llegar la primavera y nos vamos despertando. Te van surgiendo ganas de moverte, de salir a caminar, de seguir tomando mate pero ahora afuera, de trabajar más tiempo en el jardín; los aprendizajes del invierno van brotando y madurando, los pájaros van cantando cada vez más. No queda otra que tirarnos en el pasto. Los árboles hacen crecer sus hojas para que nos podamos sentar bajo su sombra. Los muy inteligentes en invierno sueltan sus hojas para que nos llegue más sol del poco que hay, y ahí estamos, llenos, completos, brotando, creciendo y dando flores, desplegados al mundo y sus maravillas, enamorándonos, reproduciéndonos y todo vuelve a empezar, un mismo ciclo pero distinto cada año, con nuevas oportunidades para trabajar distintos temas y seguir creciendo. Mi contacto con la naturaleza, y con las plantas en

especial, es desde chica; pero recién de adolescente este vínculo se afianzó y se desarrolló tanto más. Empecé a trabajar en una huerta con chicos con discapacidades sólo porque me interesaba el trabajo con ellos, y allí fue donde mi vínculo con las plantas se estrechó tanto. Empezar a conocer cómo crecen las plantas que comemos, cómo son desde chiquitas, y cómo se desarrollan de grandes: que las lechugas son las hojas de una planta que también tiene flores amarillas hermosas, que las berenjenas chorrean como gotas violetas colgadas de su planta, que los brócolis son plantas enormes llenas de flores. Y así conocí las plantas medicinales, y caí en la cuenta de que todos los remedios que consumimos vienen de las plantas. Y se presentó la oportunidad de armar una huerta en casa. Así es que hace 3 años plantamos el limonero en el centro de la huerta, y rodeado de canteros con formas onduladas y caminitos, están las hortalizas y las plantas aromáticas y medicinales. En estos 3 años el limonero creció y creció y recién al tercer año dio limones, muchos, varios, amarillos y gigantes, que adornan al árbol como si tuviera lucecitas de colores. Es un trabajo cuidar a las plantas, sembrarlas, cosecharlas, abonarlas, ¡pero es tanto más el placer y el gozo de verlas crecer y compartir sus semilla, sus frutos, sus flores! Escribiendo todo esto vuelvo a pensar en que es imposible trasmitir por acá, mediante palabras, lo que es el mundo natural. ¡¡¡Salí a plantar una semilla de cualquier cosa, cuidala, mirala crecer, regala, hablale, pedile que crezca fuerte, y vas a entender!!! Bienaventurados 2013 •

7


REFLEXIÓN Nichi Gorchs

Mad res

nichigorchs@yahoo.com.ar

Estela pasa todos los domingos por la puerta de casa a pedir comida. Siempre pide comida “para comer ahora”. A su lado, siempre algún nene de ojos grandotes mira con ilusión mientras yo busco algo caliente para que tomen, les armo unos sándwiches o lo que pueda. Estruja el corazón ver cómo comen con avidez lo que uno les convida desde la abundancia. Estela es mamá de 7 chicos, uno de ellos murió en su panza avanzado el embarazo, pero ella lo nombra. Porque, como dice el dicho popular, si perder un padre es ser huérfano, perder un hijo no tiene nombre. Estela es madre de varios, y es madre en la carencia. Hace de y es madre sin nada. Y acercándose la fecha que muchos celebraremos con un asado, regalos o flores, pienso en qué difícil es ser mamá sin nada; qué duro tener que levantarse todos los días pensando en qué van o comer hoy, o si van a comer. Madres de mirada cansada, manos curtidas y dientes flojos. Madres en general sin respuestas a tantas preguntas. Pero me paro del otro lado, y pienso también en ¡qué difícil ser madre en la abundancia! Y tener que decir que no a todo lo que el mundo y el consumismo nos ofrecen. No al uso temprano de redes sociales, o de modas de adultos; no a las necesidades inventadas que 8

• Bienaventurados 2013

parecen urgentes. Cómo poner un límite teniendo medios ilimitados; cómo educar en la austeridad ante tanto exhibicionismo. ¡Qué difícil ser madre! A María, la incondicional mamá de Jesús, la veo más como Estela. La imagino administrando el pan escaso. La pienso huyendo a Egipto con miedo y pasando incomodidades. Pero también en la responsabilidad inmensa de educar al Hijo de Dios, una tarea que creo que nadie puede abarcar con la razón. Salvo Ella y su infinita confianza.

¡Qué difícil ser mamá entonces! En uno u otro contexto, qué gran desafío. Están las madres de lejos, las que por trabajo de unos u otros viven a muchos kilómetros de sus hijos, y aprenden a esperar a la distancia, a acumular sueños y ganas de verlos. Como María, cuando ofrece en el corazón las partidas y llegadas de Jesús, sus vueltas por Galilea predicando. Están las madres que perdieron a sus hijos. Aquellas a quienes se les perforó el corazón en una herida que nunca cicatriza del todo. Las que se pudieron despedir y acompañar una agonía, pero nunca les pareció suficiente el tiempo. Las que se quedaron con esa última frase no dicha, ese último consejo o palabra de apoyo que no

LA IGLES IA COMO MADRE

“El Concilio Vaticano II dice que la Iglesia es nuestra madre en la fe (…) ante todo la Iglesia es madre porque engendra nuevos cristianos. Por el bautismo los hace nacer a la vida divina y establece con ellos un vínculo vital, interior, como el de una madre con sus hijos. Además como buena madre los ayuda a crecer y a ser responsables. Los alimenta, los educa y los ayuda a crecer a lo largo de sus vidas. Así la Iglesia (…) nos nutre con la Eucaristía, nos sostiene también en los momentos de sufrimiento y dificultad. (…) Su maternidad incluye también la solicitud de unos con los otros. (…) Preguntémonos, ¿honro a la Iglesia como madre? (…) ¿comparto su cuidado maternal por mis hermanos?” SS Francisco, audiencia papal del 11/09/2013

llegó a tiempo. Al igual que María, atravesado su corazón por una espada, ofreciendo sin entender, pero entregando incondicionalmente. Cómo olvidar a las mamás que adoptan, que incorporan a su familia hijos que no llevaron dentro, pero que valen por dos embarazos. Que se la juegan, que se embarcan en la aventura de ofrecerle a alguien el hogar que por algún motivo se le negó. Como Juan, que junto a la cruz se compromete como hijo, cuando la Virgen lo acoge en su regazo. Y aquellas mamás que no llegan a serlo. Porque su cuerpo no lo permitió, porque no se dio la oportunidad, porque no tenía que ser; pero con ese instinto igualmente entregado. En los comedores escolares, en las guardias de los hospitales, en las salas de neonatología, en las escuelas, en tantos otros lugares. Como María, que nos recibe a todos con su abrazo infinitamente paciente y que todo lo perdona y lo cura. Para mí las madres son manos, callosas o cuidadas. Son ojos tristes, grandes, alegres, arrugaditos alrededor. Son bocas sonrientes, brazos abiertos, pies sobre la tierra. Son exigencias, errores, aciertos, perdones. Son sobre todo un corazón cambiado para siempre por la maternidad, entregado, como María.

Las manos de mi madre Las manos de mi madre parecen pájaros en el aire historias de cocina entre sus alas heridas de hambre. Las manos de mi madre saben qué ocurre por las mañanas cuando amasa la vida hornos de barro pan de esperanza. Las manos de mi madre llegan al patio desde temprano todo se vuelve fiesta cuando ellas vuelan junto a otros pájaros junto a los pájaros que aman la vida

y la construyen con los trabajos arde la leña, harina y barro lo cotidiano se vuelve mágico. Las manos de mi madre me representan un cielo abierto y un recuerdo añorado trapos calientes en los inviernos Ellas se brindan cálidas nobles, sinceras, limpias de todo ¿cómo serán las manos del que las mueve gracias al odio? Peteco Carabajal

Bienaventurados 2013 •

9


ESPIRITUALIDAD Jocha Castro Videla

josecastrovidela@hotmail.com

CAMINOS DE ENCUENTRO “El Cura Brochero es realmente un pastor, según la palabra y la intención de Jesús: su grey es su rebaño. Carneros y ovejas se confunden en su concepto. Él arrea con todos hacia el abrevadero, seguro de hacer el bien, porque los impulsos de su voluntad no son más que obediencia a los dictados de su conciencia” I

Hacía tres días que las nubes y la lluvia, finita pero constante, no dejaban ver el sol. El frío, tan profundo como sorprendente para estos días de septiembre, azotaba como siempre a los más pobres. El domingo ya terminaba para muchas personas, pero no para Hilario y su familia. Su padre había muerto de cáncer, iba a ser una larga y fría noche en vela, esperando la mañana para hacer la cola en el Registro Civil y lograr enterrar a su padre, Leima, en el cementerio municipal. Lo velaban en su pieza, una precaria construcción de ladrillo hueco, sin revoque, ni del fino ni del grueso. Sin puerta ni ventana, apenas unas telas haciendo de cortinas. El frío calaba los huesos, la humedad empeorándolo todo. Al costado de la cama, el cajón. El crucifijo acompañado por seis lámparas en forma de vela, de las cuales una no andaba. Hilario, su mujer, unos pocos vecinos, el infaltable mate para combatir el hambre y el frío, velaban al viejo Leima, ese paraguayo que hasta el último día de su vida sólo habló el guaraní. Hay cosas que nunca faltan en la casa del pobre, las goteras. Lamentablemente, una de ellas esa noche de domingo dejaba caer gotas de lluvia en el costado derecho de Leima, acostado en el cajón. Una bolsa de residuos negra ubicada en ese lugar buscaba evitar que el cuerpo del difunto se mojase. Nosotros velándolo, acompañándolo, rezando juntos, recordándolo, evitando sentir el frío, intentando naturalizar esa gotera que hasta el último día acompaña la vida de los pobres, en este caso la de Leima. Esta imagen, esta situación, tan frecuente en los barrios “invisibilizados” de nuestra diócesis y de nuestro país, son quizá para nosotros muy ajenos, muy lejanos, aunque estemos sólo a unas cuadras de distancia. Para el Cura Brochero fueron el motivo de su vida a pesar de las distancias y las dificultades del terreno. Recordamos al beato Cura Brochero como un sacerdote de Dios para su Pueblo, que se pasó los años de su ministerio (47) haciendo caminos para tejer encuentros. Con una parroquia territorialmente in-

mensa entendió que su misión era salir al encuentro de todos, pero especialmente de los más pobres, de esos preferidos de Dios. Con su mula recorrió cientos de kilómetros, y trazó caminos en la tierra, en los corazones y en nuestra historia como Iglesia argentina.

>>¿De qué manera obraba el cura Brochero?

“Cuanto sean más pecadores o más rudos o más incivilizados mis feligreses, los han de tratar con más dulzura y amabilidad en el confesionario, en el púlpito y aun en el trato familiar”II . Obraba de acuerdo con el corazón de Jesús, ese que con su calidez y su ternura recibía a todos, pero especialmente a los “enfermos que tienen necesidad del médico”. Ese Jesús que salía al encuentro de todos, que sanaba con su tacto, reconfortaba con su palabra, dignificaba con sus gestos, sus mesas compartidas; que, frente al cuestionamiento de los “justos”, respondía no con la ley, sino con su corazón y su experiencia de un Padre inmensamente misericordioso. Ese Padre que sale a buscar a la oveja, ese Padre que da vuelta la casa en busca de la moneda perdida, ese Padre que espera fuera de su casa la vuelta de su hijo menor. De esta manera actuó el Cura Brochero.

>>¿De qué manera la vida del nuevo beato argentino nos interpela hoy?

Brochero desafió las distancias físicas para ir al encuentro de los más necesitados, entregando literalmente su vida, muriendo ciego y con lepra, agotado. ¿Cuál es nuestro contacto con los más pobres? Esos que tenemos muy cerca, a pocas cuadras de distancia, en los semáforos, en las esquinas, en los trenes. Que nuestro corazón sea cada día más parecido al del Nazareno y al de Brochero, y podamos desafiar las distancias que nos alejan de nuestros hermanos los pobres, donde Dios se halla de manera preferencial. II Carta al Pbro. Filemón Cabanilla – 13/12/1884.

I Brochero: ex cura de San Alberto” (colaboración), La Patria (Córdoba), 2/4/1908.

10

• Bienaventurados 2013

Bienaventurados 2013 •

11


UNIVERSIDAD

UNIVERSIDAD

Educación superior: de una preocupación a una ocupación Extracto de ideas de la ENTREVISTA A MONSEÑOR OJEA SOBRE LA EDUCACIÓN SUPERIOR Y EL ROL DE LA UNIVERSIDAD DE SAN ISIDRO USI La educación superior católica crea un espacio nuevo de libertad y autonomía para el diálogo entre las ciencias y la teología y para poder contactarse con la realidad del mundo y transformarla. En la educación superior existe la responsabilidad de mirar todo el otro mundo de la educación, aquel que no puede acceder a la educación superior. El ideal de una universidad consiste en un espacio en donde podamos escucharnos para trabajar y desarrollar lo mejor de nosotros en función de la realidad social del país. Como obispo, aspiro a una universidad que tenga mucha diversidad en la composición de la gente que asista a ella. Aspiro a que en la universidad diocesana haya capacidad para poder realizar tareas de campo para acercarse a las situaciones en las que viven nuestros hermanos más necesitados y palpar allí cómo se va a transformar la realidad. La Universidad de San Isidro es una gran oportunidad y una gran responsabilidad. Para mí es una oportunidad enorme que la iglesia de San Isidro pueda servir a otras diócesis del Gran Buenos Aires. También es la posibilidad de la Iglesia de apuntar alto. A través de nuestra universidad podemos generar herra12

• Bienaventurados 2013

mientas pastorales indispensables para nuestra labor pastoral. Es comparable a quien tiene más elementos para afrontar las carencias y necesidades sociales enormes. Es aprovechar aquello que el Señor nos dio y gestionarlo con capacidad organizativa. El desafío es hacer una opción real por los pobres. Nuestra universidad multiplicará a futuro sus centros universitarios dentro de la diócesis para mayor acceso y participación. Sueño con una universidad que incida en el cuerpo social, por un lado en la formación de dirigentes, excelencia en el estudio, dirigentes con sentido social y vida entregada al servicio público. Dentro de la pastoral diocesana la universidad es un camino de escucha y reflexión. El buen Samaritano, cuando se acerca al hombre necesitado, pierde el miedo a que su historia sea cambiada. Mi vida puede ser modificada y otro puede entrar en mi propia historia. Todo cambio es lucha. Integrar a alguien en la propia historia es un riesgo, es el riesgo de la fraternidad. El hermano es el que hace la historia. Hacerse prójimo es hacerse verdadero hermano del hermano. Hay algo de lo que me privo si no me encuentro con el otro. Si lo quiero buscar, me arriesgo, tengo que salir para que mi vida pueda ser modificada por otro. En la vida cristiana nuestra vida es modificada por la caridad. El joven universitario puede ser ayudado a través de la vida

universitaria en el amor a la verdad, la sinceridad, la búsqueda del bien, el estar abiertos a la escucha, y una gran capacidad de diálogo sincero. Pensando en los estudiantes universitarios me uno a lo que dijo Francisco en Brasil: “No se olviden de los jóvenes y los viejos. No tengan miedo de correr riesgos, es imposible vivir sin exponerse, sin salir de uno mismo. La vida se goza cando salimos de nosotros mismos, cuando dejamos de estar auto centrados… Volvamos a las raíces de la fe y mucha confianza en el futuro que Dios quiere para nosotros. Vivir la fe nos hace esperar y amar con un amor entero.” Me preguntaron cuál creía que era el aporte como obispo al proyecto de una universidad diocesana. El pastor a veces tiene que estar adelante, a veces al lado o atrás. Yo estoy aprendiendo, nunca tuve una universidad, me pongo en las manos de Dios y voy a aprender para acompañar este hermoso proyecto del que se me hizo responsable.

¿QUE ES LA UNIVERISDAD DE SAN ISIDRO? La Universidad de San Isidro “Dr. Plácido Marín” (USI) tiene por Misión formar personas con una cosmovisión cristiana de la vida a través de la producción, la conservación y la comunicación del saber, para la búsqueda de la verdad y en función al bien común, a fin de promover profesionales comprometidos en la transformación de la realidad social que les toque vivir. La USI se propone cercana, no solamente por su ubicación geográfica, sino también por la proximidad humana en la relación con sus estudiantes y con la comunidad en general. Su propuesta innovadora se funda en la actualidad del conocimiento transmitido a través de la incorporación de los avances científicos y tecnológicos, con un estilo pedagógico novedoso y creativo. Sus tareas fundamentales de investigación y enseñanza configuran una propuesta transformadora de la realidad, la sociedad, la cultura y la persona misma. En sus primeros años de actividad, la Universidad de San Isidro elige desarrollar disciplinas que tienen conexión directa con áreas particularmente sensibles para la sociedad, tales como la justicia, la educación, el empresariado y la comunicación. La educación es un instrumento fundamental para el desarrollo humano y social, es por ello que la USI privilegia la promoción del hombre y de la cultura, con especial atención hacia los más necesitados. De este modo, la Universidad de San Isidro constituye una propuesta universitaria local para la Región Metropolitana Norte del Gran Buenos Aires, pero con una perspectiva abierta e internacional. Universidad de San Isidro (USI)

n 4743 0028 int. 264 - Cel. 1157811714 – http://www.usi.edu.ar/ t@prensausi f http://www.facebook.com/universidaddesanisidro

Bienaventurados 2013 •

13 13


María JÓVENES

La Virgen María, ¿quién es para nosotros? Muchos jóvenes la ven como la Madre de Jesús y tal vez, al ser nombrada pocas veces en la Biblia, uno no puede tener tanta información sobre ella, ya que en casi todo el Nuevo Testamento son más nombrados los apóstoles que la Virgen María. Pero en esas pocas veces que se la nombra, nos sorprende en todo momento: su forma de responder, su forma de actuar, y su forma de cargar con su propia cruz. Ahora bien, en cuanto a su forma de responder y hablándoles a todos los jóvenes, ella le dio el “Sí” a Dios, le dijo “Hágase en mi tu voluntad”. ¿Somos conscientes de estas palabras? Ella, siendo tan pequeña, y cargando con una responsabilidad tan grande. A veces me pregunto: ¿María era consciente de lo que iba a tener que pasar? A mí, lo que más me sorprende a mí de la Virgen, aparte de su respuesta, es cómo actuó después de esta noticia que recibió del Ángel. Ella fue al encuentro de su prima Isabel a un pueblo llamado Ain Karim en la montaña de Judá. Es admirable lo que hizo: fue a visitarla, a cuidarla, a estar con ella hasta que Isabel tuviera a su hijo (Juan el Bautista), y tuvo que caminar unos 130km. aproximadamente. Esto es lo que me sorprende, ese amor que tenía y esa confianza que depositaba en Dios para realizar esa tarea tan grande. Creo que

estamos invitados a tomar a María como ejemplo del amor hacia el otro y que de ese amor recibido por Dios podamos servir al que más lo necesita. Pero lo que más se ve con claridad de María es ese silencio que guardó y que guarda en su corazón sobre toda la vida de Jesús, todas las enseñanzas de su Hijo, toda la crucifixión que tuvo que ver, todo el sufrimiento que guardó y también toda la felicidad de verlo resucitado. María es un claro ejemplo de que en el silencio podemos encontrar nuestros sentimientos y nuestro amor hacia Dios y hacia el prójimo. “María conservaba todas las cosas y les daba vuelta en su corazón” (Lc. 2, 14-20). María comprendió que ese era su camino, guardar todas las palabras de su Hijo en su corazón. Y debemos aprender de ella esa capacidad de escuchar, reflexionar y vivir con la palabra de Dios en nuestras vidas. Y por último, así como tenemos a Jesús dentro de nosotros, que está siempre en nuestro corazón, la Virgen María está siempre al lado nuestro en todo momento de la vida. Ella nos acompaña en el silencio; en los momentos de dificultad siempre se encuentra al lado nuestro, levantándonos cuando nos caemos, alentándonos en momentos de desolación. Ella es nuestro soporte y a través de ella también llegamos a Jesús. Una vez escuché: “recémosle a María porque Jesús no le puede negar nada a su Madre”.

AVISOS el domingo 6 de octubre – Misa: 11 h

FIESTAS PATRONALES DE SANTA MARÍA DE LA CABEZA

Al mediodía: asado y postres a la canasta. Por la tarde: juegos y entretenimientos para grandes y chicos. Traer, además, ganas de pasarla bien y compartir en comunidad. ¡Están todos invitados!

lunes 7 de octubre a las 20 h

PARA TODA LA FAMILIA

El lunes 7 de octubre a las 20 h en el Salón Menini se hará una mesa redonda, de reflexión y debate sobre CÓMO VEN LOS JÓVENES A LA FAMILIA, QUÉ ESPERAN DE ELLA. La presentación estará a cargo del Equipo de Jóvenes. Será un buen momento para escucharlos, compartir, intercambiar opiniones y buscar coincidencias. Invitamos tanto a los adultos como a los jóvenes.

viernes 18 de octubre a las 20 h en la Catedral

ORDENACIÓN SACERDOTAL

El viernes 18 de octubre a las 20 h en la Catedral, Tomás Chavarría será ordenado sacerdote. Nos unimos muy especialmente a esta gran alegría de toda la Iglesia diocesana, ya que Tomi estuvo con nosotros todo el año pasado compartiendo la vida y colaborando con la pastoral de jóvenes. Recemos por él y acompañémoslo en su consagración a Dios y al servicio de todos.

CATEDRAL Párroco: P. Pedro Oeyen Vicarios Parroquiales: P. Francisco Gamboa P. Mariano Caracciolo P. Hugo Álvarez Diáconos Permanentes: Wenceslao Gómez Caride José Hamed Horarios de misa: Lunes a Viernes: 8, 10 y 19h Sábados y feriados: 10 y 19h Dom.: 10, 12:30, 19 y 20:30h Confesiones: Diarias: Media hora antes de la misa de 19h Dominicales: Media hora antes de cada misa Secretaría Parroquial: 8:30 a 12h y de 16 a 20h Adrián Beccar Varela 530 Tel. 4743 0291/ 4990 Caritas: Atiende en Anchorena 469

CAPILLAS Ntra. Señora de la Ribera El Cano 172, Acassuso Tel. 4742 7198 Horarios de Misa: Sábado 19h Domingo 19:30h Horarios de Secretaría: Jueves 15 a17h Sábados 17 a 19h

Santa María de la Cabeza Soy oaquín de Larrechea, tengo 22 años, soy egresado del Holy Cross (camada 2009) y estoy estudiando Ingeniería en Producción Agropecuaria en la UCA. Soy parte de la comunidad de una parroquia en Tigre que se llama Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y en la Catedral soy Coordinador General de Confirmación. Juego al fútbol dos o tres veces por semana con amigos y en los famosos e históricos partidos de "Generales vs. Coordinadores".

14

• Bienaventurados 2013

33 Orientales 1301, Beccar Horario de Misa: Domingo 11h

Stella Maris España 1016, Beccar Horarios de Misa: Sábado 19:00hs de niño Domingo 11:30h Bienaventurados 2013 •

15


Bienaventurados Octubre 2013  

Revista Parroquial de la Catedral de San Isidro

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you